Situación Actual
19º-25º // 27 de julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Denzel S.Mejor PJ ♂
Caroline S.Mejor PJ ♀
Gwendoline E.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Andreas & NailahMejor dúo
Gwendoline E.Trama Ministerio
Aaron O.Trama Área-M
Freya H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

La cita [Anne VonBranberg]

Invitado el Vie Jul 15, 2016 9:14 pm

Recuerdo del primer mensaje :

días antes del banquete...


Parecía que habían pasado mil años desde ese encuentro con Anne en los terrenos del castillo.  Quizá había sido fugaz, pero intenso. Si le preguntaban obviamente no lo admitiría a nadie, jamás, pero hacía tiempo que había comenzado a sentir, quizá algo poco más tarde que el resto, los efectos de la adolescencia y las hormonas. A veces le afectaban a la hora de tener pensamientos racionales, actuaba impulsivamente o por lo que en él podía llamarse impulsivamente, se le dificultaba ser racional. Pero donde más lo notaba era en su interés por el sexo opuesto, ponía atención a detalles que antes no hubiera contemplado. Antes resultaban prácticamente iguales a sus ojos, hoy bien podía definir cuales le generaban una atracción diferente del resto. Reconocía tener un gusto particular, y por encima de todo, en el trono ubicaba a su compañera. Le resultaba cada vez más difícil al estar hablando a escasa distancia no perderse en sus ojos o descender la mirada involuntariamente hacia sus labios. Normalmente sería igual de frio con todo el mundo, al menos hasta entrar en confianza, pero con ella en particular ahora sumaba el factor de que por momentos se sentía entre intimidado y nervioso al darse cuenta de que ya no la miraba con los mismos ojos que antes.

Así como pasaron los días, completamente proporcional fue aumentando su nerviosismo. Algunas noches le costaba dormir ya que su mente divagaba diferentes posibles escenas de la cita que parecía ser una realidad y cada minuto que pasaba se acercaba. Era en esas noches donde decidía tomar su encendedor e irse de guardia, aunque no fuera su turno, con el mero hecho de despejar su mente. No tenía ni idea de que hacer en una cita, ¿debía tomarlo como un encuentro como cualquier otro? Seguramente no o de lo contrario no se llamaría cita sino más bien sería un encuentro casual. ¿Debían en algún momento de la cita besarse? Sentía que era el rey imbécil cuando esa pregunta relampagueaba en su mente y le hacía fruncir el ceño y maldecir por lo bajo. Si alguien pudiera verle allí en la oscuridad de su cama, podría verle levemente sonrojado. Lo único que le daba cierta calma era que Anne conocía su singularidad para el trato y todos lo que implique socializar, después de todo ella también era particularmente diferente al resto, era una especie de simbiosis entre ambos.

La noche previa fue la que más trabajo le llevo poder conciliar el sueño, pero ya no tanto por nervios sino por ansiedad. Hacia un par de horas que había preparado su ropa junto a su cama. Ese era otro punto que le generaba muchas dudas, ¿debía vestir como cualquier otro día de visita a Hogsmeade? También lo dudaba, su instinto le indicaba que se trataba de algo especial y debía esmerarse más.  Y así lo había hecho, se había tomado el trabajo de comprar ropa nueva para la ocasión además de un perfume nuevo. Pero no solo eso, junto a sus cosas dentro de una pequeña cajita de madera había guardado algo que había mandado a comprar específicamente para la ocasión. No sabía bien que iba a suceder al revelar eso, pero se sentía a gusto de haberlo hecho, su instinto le indicaba que era un buen gesto.

A la mañana fue de los primeros en despertarse en la habitación, luego de un desayuno rápido y ducharse volvió para terminar de prepararse. Creyó escuchar algún murmullo por lo bajo, pero hizo no hizo ningún caso y salió a tranco largo de allí. Le gustaba ser puntual y odiaba cuando alguien no lo era, y en un día así no podía ser menos. Vestía zapatillas converse, jeans, una camisa a cuadros y una chaqueta de cuero negro que contrastaba perfectamente con su pelo rubio peinado hacia atrás. Se había afeitado y perfumado en sus muñecas y cuello.

El día no era demasiado caluroso por lo que la chaqueta no le vendría para nada mal ante la suave brisa que corría. Particularmente prefería el invierno, el frio y los días grises pero esa mañana Hogsmeade estaba especial, parecía que tendrían un día tranquilo, no había aun demasiada gente y el clima era ideal para pasearse por el pueblo.

Habían acordado encontrarse frente a la tienda de libros. Al llegar parecía alguien en el programa de protección de testigos, miraba hacia todos lados por sobre su hombro en busca de Anne. Se hubiera decepcionado si ella era la primera en llegar allí. Naturalmente tomó de su bolsillo el encendedor y comenzó a abrirlo una y otra vez, no fumaba ni había llevado nada para calmar la ansiedad, eso era lo único que le impedía no entrar en un ataque. La espera parecía eterna. Se apoyó en un poste de luz frente a la tienda y permaneció allí esperando por su cita.  

Spoiler:
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Sep 16, 2016 4:11 pm

Sabía que había verdad en sus palabras, había jugado su última carta y la posibilidad de que los libere, pero también había escogido específicamente cada palabra para endulzar los oídos del enmascarado creyendo que decía lo que él quería escuchar.

Endureció la mandíbula con impotencia al escuchar la carcajada del enmascarado. Momento de mierda le había tocado para expresar una cucharada de lo que llevaba dentro. Difícilmente pudiera volver a expresarse con facilidad después de eso, se sentía avergonzado y humillado por haberse expuesto de esa forma y la burla no ayudo en nada. ¿Qué mierda pretendía que pasara? Cualquier cosa cursi que dijera iba a ser tomada de forma burlesca por ese hombre que los tenía colgados como vacas en el matadero.

Meneó la cabeza entre resignado y aún avergonzado, sus mejillas habían tomado un color rosado que ya no tenía que ver con la posición vertical invertida que mantenía. Observó como la tomaba por el cabello y pensó lo peor, su exposición había sido en vano. Mataría a ella y luego a él.
En cambio, para su sorpresa, la varita del hombre soltó las cuerdas haciendo que Anne cayera al suelo.

No entendía nada de lo que sucedía, estaba cumpliendo su palabra. Por muy mierda que fuera, el enmascarado acababa de cumplir su palabra. ¿Qué clase de juego retorcido era ese? ¿Una especie de cupido infernal? ¿Confiesan cuanto se estiman o mueren?

La cabeza le daba vueltas y el zumbido sobre su oreja era cada vez mayor. No podía soportar un minuto más colgado en esa posición. Si hubiera comido algo seguro lo hubiera vomitado.

Como regalo de despedida el hombre incendió la habitación antes de despedirse en una reverencia de ellos. El fulgor inminente y calor proveniente de su alrededor captó la atención de Patrick, su mirada se centró en el fuego y solamente en el fuego. Ese poder hipnótico y cautivante que tenía sobre él lo había abstraído de todo lo demás. Solo quería contemplar el fuego y nada más. Ya había olvidado su mareo, su dolor en la oreja, su incomodidad allí colgado y el hecho de que estuvieran justamente en una habitación incendiándose y necesitando ayuda médica urgente.

De pronto como alguien que te despierta de un sacudón en un sueño, se sintió caer en una caída libre que pareció eterna y en cámara lenta. Al tocar el suelo todos sus sentidos se unieron en una explosión sensorial haciéndole doler tremendamente la cabeza. Acababa de volver a nacer y entrar en razón de sí.

- Anne…-susurró todavía incrédulo de como habían sido liberados- Tienes que invocar mi varita y apagar las llamas. Solo así podremos hallar la salida de la habitación-se puso de pie y se acercó a ella haciendo presión sobre su oreja ensangrentada. - ¿estás bien?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Sep 19, 2016 9:02 pm

El cortísimo momento en el que se levantó y liberó a Patrick le pareció eterno, especialmente porque el chico parecía no reaccionar hasta que el golpe le ayudó a despertar de su letargo.

Estaba bien o eso aparentaba y para Anne era suficiente aunque estaba más en un estado de borrachera mental, no actuaba de manera totalmente racional y se sentía dentro de una especie de sueño, de no ser porque él le dio instrucciones nunca habría hecho nada más.

-Accio varita.

Conjuró y la misma salió de un lugar cerca de las llamas a sus manos, afortunadamente no se había quemado pero lucía una mancha negra propia de la cercanía del fuego.
Entrego la varita a su dueño que estaba de pie cerca de ella ¿Qué iba a responderle? Sería una muy mala Inefable si en momentos de tensión se le borraba todo lo que sabía como en ese momento ¿Qué conjuro servía para detener el sangrado en la oreja? ¿Cómo apagaría las llamas? Un temblor involuntario se hizo presente en su cuerpo y aunque alzó el brazo donde llevaba la varita no pudo conjurar nada más.

-No... No puedo -le dijo, sintió que se perdía descifrando de que color tomaban sus ojos con el reflejo del fuego coronandole -Debes apagarlo tú -Se tambaleó aunque logró mantener su equilibrio, ya no sangraba pero el charco en el suelo indicaba que la pérdida había sido importante.

-Creo que no estoy tan bien -

Respondió a su pregunta tardíamente, sólo deseaba salir de ahí y confiaba en que el Ravenclaw hiciera lo que faltaba, el último paso y luego deberían buscar ayuda ¿Seguirían en Hogsmeade? ¿Qué hora era? ¿Algún profesor se habría percatado de que los alumnos no habían regresado al colegio?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Sep 23, 2016 6:42 pm

Tuvo preocupación de que su varita hubiera entrado combustión en el fuego y ahora fuera solo un resto de cenizas, por eso cuando la vio salir disparada hacia Anne, lo sintió como una pequeña victoria.

La tomó de nuevo en sus manos observándola con curiosidad, aún se encontraba caliente y había tomado un color más oscuro y opaco en casi todo su largo. Le agradaba su nuevo aspecto.

La voz de Anne le volvió a centrar, era evidente que la chica había llevado la peor parte allí y de puro milagro se encontraba aún de pie. Fue un idiota al pretender que ella apagara el fuego.

- Descuida, yo me hago cargo-le dijo con confianza y se acercó hacia ella titubeando un instante antes de rodearla con el brazo para sostenerla a su lado. El estado casi ido de la Gryffindor ayudaba a que actuara con ímpetu. Su corazón explotaba a mil latidos por segundo, estar allí en medio de ese fuego y en contacto con Anne era algo que le resultaba muy excitante.

- ¡Aquaeructo!- de su varita comenzó a invocar un potente chorro de agua que rápidamente apuntó hacia el fuego a su alrededor, en menos un minuto ya había diezmado a casi todas las llamas y podían vislumbrar la puerta al otro lado de la habitación. – Allí esta Anne, solo un poco más-dirigió a la chica hacia la puerta ayudándole a mantenerse en pie y de una patada abrió de par en par la puerta.

Al otro lado las sombras de un comenzado anochecer les envolvieron formando sus siluetas sobre el suelo con la ya escasa luminosidad que provenía desde dentro de la habitación. Parecía ser una especie de edificio antiguo o abandonado, no escuchaban ruidos que indicaran que alguien más se encontraba allí. – Tenemos que buscar ayuda, no tengo idea donde estamos-dijo a modo de pensamiento en voz alta dispuesto a avanzar, pero antes invocó de dentro de la habitación a su morral y se lo colgó del lado opuesto al que sostenía a Anne. El dolor en su oreja había pasado a un segundo plano, solo le importaba salir de allí y buscar ayuda para ella, que estaba cada vez más pálida y silenciosa.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Sep 27, 2016 9:25 pm

El "yo me haré cargo" sonó como miel para sus oidos, era casi permiso para dejarse morir en paz y no tener que considerar salir de esa maldita pesadilla.
No sabía como tomar las cosas de ese momento en adelante, estaba muy lejos de la lucidéz y Patrick tomó el control incluso de ella atrayendole hacia él y asegurandose de que no cayera.
Era la primera vez que tenían contacto físico tan cercano, VonBranberg no tenía la certeza pero a pesar del fuego y el dolor esperaba que él hubiese sentido la misma descarga eléctrica que ella tuvo cuando lo sintió tan próximo a su cuerpo.

Pronto el agua comenzó a deshacerse del fuego, agradeció por dentro el hecho de que la varita de Patrick no se hubiera quemado en medio del caos, lo escuchó hablar pero descifrar lo que decía ya era tarea imposible, caminaron juntos hasta la puerta y cual película las puertas del lugar se abrieron dejando ver que la noche ya estaba llegando.

No tuvieron que avanzar demasiado hasta que con lo aparatoso de la imagen hubo algunos magos y brujas que se acercaron a auxiliarlos, podría decirse que habían salido "ilesos" de la experiencia y pronto los directivos de Hogwarts se encargaron de que el asunto no se les fuera de las manos.

Dentro del colegio se habló poco abiertamente del caso, en los pasillos lo ocurrido fue un secreto a voces y ambos estudiantes eligieron -quizás más por miedo que por convicción- no hablar de ello con el resto, el tema se quedaría guardado sólo para ellos.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.