Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Escarabajos Egipcios (Libre)

Invitado el Miér Ago 03, 2016 12:15 pm

Agosto, a semanas del inicio del curso.

El tiempo pasaba muy lentamente cuando estabas sin dinero y mendigando por las calles. No sabía nada de mi familia, ni de mis padres y hermano, ni de mis primos. No había vuelto a coincidir con ellos, y eso que con Robert me había llevado siempre bien. Pero ya no estaba estudiando en Hogwarts, y no sabía nada de su vida. Deseaba que estuviera bien, y que todo le fuera muy bien en la vida.

Hoy volvía a chispear, y la ropa la tenía ya del color de la ceniza, necesitaba darme un buen baño y ponerme colonia, pasarme un cepillo de pelo y devolver a mi cabeza el brillo de siempre. Iba a repetir segundo, otra desgracia para mi familia, su hija no era tan lista como se pensaban, ya no iba un curso adelantado, sino que estaría en el mío. Estaría con Nefret, la chica que conocí en los lavabos, en la entrada de aquel túnel secreto por el cuál no pude avanzar demasiado, pues tenía paredes a todos los lados, y luego me puse enferma y perdí todo el curso.

Tenía el estómago hueco, dolía. Se me iban las ganas de hacer cosas, pero sentía calor, aún hacía calor durante la noche, no entendía como las personas que habían en aquel sitio iban tan tapados. Todos con la capucha echada por encima, igual era porque llovía y no querían mojarse las ropas de debajo. No me gustaba mi aspecto de ahora, pero ya se me había gastado todo el dinero para volver a casa y si iba al Ministerio seguro que mis padres se iban a enfadar cuando me deportaran de nuevo a Alemania, y eso me daba miedo.

No quería enfrentarme a un adulto enfadado, papá me daba incluso más miedo que el profesor Cosmas, al cuál le tenía que devolver aún los escarabajos vivos que le cogí prestados en aquella clase, mi última clase en el curso pasado.

Extendí la mano con la mirada gacha cuando escuché unos pasos cerca, no sabía quien era pero igual me podía echar unas monedas y cuando reuniera todas las que me cabían en la mano podría regresar a casa, en donde aunque pasara miedo al menos me daban de comer y dormía en una mullida cama acolchada y cubierta con mantas. En Quedlinburg hacía más frío que en Londres.

- ¿Podría darme unas monedas, por favor, para regresar a mi casa? -pedí cortesmente en el tono de voz que mamá me instaba a gastar, educado y pueril.

Los escarabajos del señor Cosmas tendrían que esperar, al menos, así lo suponía. Ni una sola tienda de Diagon los vendía, igual en este otro callejón sí los tuvieran.


avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 12, 2016 10:37 pm

Ahora si estaba cerca de entrar a clases una nueva razón para ir al callejón ahora para comprar sus útiles, una vez mas iba con alguien de la familia, esta vez era su madre quien la acompañaba, sus hermanas una ya no ocupaba mas útiles de colegio, ya estaba en la universidad y había buscando un trabajo de medio tiempo mientras que la otra había pedido permiso para regresar a Francia y terminar sus estudios ahí, al final los padres de las chicas lo permitieron, la dejaron quedarse en casa de su tía y terminar los estudios en Francia, después de todo sus TIMOS eran perfectos y aún cuando tendría que repetirlos por el sistema francés, querían hacerla feliz y sabían que ella tenía muchos amigos allá y casi que tenía una vida formada allá o eso había decidido desde hace mucho tiempo, ella misma había querido irse con su hermana pero no tuvo tanta suerte, aún era muy chica y tenía que quedarse con sus padres aún cuando lo viera injusto.

Por un lado no quería volver a la academia mágica y ver una vez mas a Ivanna molestándola pero por otro lado estaba entusiasmada de volver, quien sabe a lo mejor ella no volvía, además le gustaba ir al callejón diagón aún cuando la vez pasada había terminado en un problema algo inusual, pero no importaba ese día estaba comprando las cosas para iniciar las clases.

Tenía con ella sus nuevas túnicas, sus libros y estaba casi lista, solo tenía que comprar algunas cosas mas como los ingredientes de pociones y los materiales y demás cosas de ese estilo cuando se pasó por la entrada del callejón Knockturn - Mamá, ¿que es lo que hay aquí? - preguntó con su típica voz infantil, nunca había entrado en tal lugar y siempre lo habían evitado - Ese es un lugar de dudosa reputación, nunca entres ahí, solo brujas y magos con malas intensiones o amantes de las artes oscuras lo frecuentan - diría su madre mientras la instaba a apartarse pero en eso la pequeña escuchó una voz algo conocida - Mamá, mamá, espera conozco esa voz - vio como su madre estaba a punto de reñirle pero a la pequeña no le importó, entró en el callejón, cerca de la entrada había una niña que por su estado tan deplorable la sorprendió, si era la tejona que recordaba haber visto un par de veces, la que robó los escarabajos del profesor y luego vio en el Hall del colegio y nunca mas volvió a ver, claramente en ese tiempo aún ahora la veía como algo tonta por lo que hizo, pero verla en tal estado la sorprendió - Neferet, ¿Que ocurre? - diría su madre al llegar hasta donde ella y al ver la expresión de la pequeña - Mamá, ella estaba en mi colegio - diría a su madre antes de arrodillarse para quedar a la altura de la niña - ¿Que te pasó? ¿Estás bien? - preguntaría antes de volver a ver a su madre con una clara expresión de "¿Que hacemos?"

La señora Le Blanc, claramente como adulto responsable no dejaría a la niña ahí - Pequeña, no sabes que este lugar es peligroso, ¿donde están tus padres? - preguntaría en primera instancia intentando buscarlos pero por el estado de la niña era claro que no estaban cerca y era lo que mas le preocupaba.

FdR: Ya se lo que dije en las relaciones pero aún así tanto ella como Elizabeth hubieran actuado así y la última aún sin dinero hubiera preferido no comer y alimentarte a ti y a su pequeño y darte casa.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Ago 15, 2016 4:31 pm

FdR: no creo que sea necesario que justifiques como actuaría tu personaje, tú lo conoces mejor que nadie, no soy nadie para juzgarlo, sólo puedo juzgar a los míos y decidir la relación que pudieran tener con otros personajes con los que haya interactuado. De todas maneras, gracias por contestar el post.

Conocía aquella voz. Levanté la cabeza despacio y sonreí, era agradable ver alguien conocido en un lugar como aquél tan solitario y lleno de magos con capuchas negras siempre cubriéndoles el rostro, como si se avergonzaran de su rostro. Igual es que eran muy feos y no querían asustar a nadie.

- Hola Neferet -había coincidido con ella en la clase de Pociones del señor Cosmas y luego en el hall del vestíbulo cantando y bailando en las escaleras, antes de la hora de la cena. Era de un curso inferior al mío, porque ahora resultaba que sí tendría que comprarme los útiles de tercero, y para eso necesitaba volver a casa, porque mis padres tenían el dinero. Georgie se iba a tragar sus palabras, él me había dicho que no sería lo suficiente inteligente para poder pasar el curso y tendría que repetir, pero se había equivocado, porque mis amigos me habían ayudado. Y tenía buenos amigos, tanto en mi casa, de cursos superiores, algunas chicas del equipo de quidditch en el que aún era suplente y no me había ganado el puesto de titular, además de haber fallado durante toda la temporada después de un debut horrible en el que perdí el conocimiento, como en otras casas, como la de Neferet. Adae estaba en tercero este año conmigo.

Giré un poco la cabeza, seguía estando en el mismo colegio, yo estaba antes que ella de hecho, iba a pasar a tercero y ella a segundo, aunque igual la pasaban a tercero, era muy lista.

Miré a la señora que le acompañaba, era muy guapa como Neferet, incluso en aquel oscuro callejón realzaban la belleza entre las sombras. El pequeño farol que iluminaba la calle las alumbraba un poco y me dejaba descubrir algunos rasgos- En casa, por eso quiero conseguir unos cuantos galeones para poder coger el expreso hasta Alemania. Ya no me quedan -negué con la cabeza pensando que no quería terminar en el Ministerio y que los aurores avisaran a mis padres para que vinieran a por mí. El castigo ya iba a ser sonado cuando pusiera un pie dentro de la mansión, salvo que tuviera suerte y ellos aún no hubieran vuelto de su "viaje".

Papá y mamá salían mucho de viaje y me dejaban bajo el amparo de Georgie y los elfos de casa. Sólo necesitaba unos galeones, no necesitaba nada más. Del resto ya me ocuparía yo solita, como siempre. No era una niña, aunque tampoco una adulta. No podía hacer magia fuera de Hogwarts sin que el Ministerio de magia se diera cuenta, pero en casa sí me obligaban a practicar, por desgracia hechizos que no me gustaban y eran muy difíciles.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Ago 17, 2016 10:02 pm

No entendía a esa chica realmente no la entendía, estaba en muy mal estado y aún así sonreía, aún así le dedicaba una sonrisa y la saludaba como si nada como si se hubieran encontrado en un mejor lugar, la rubia no sabía que decir o hacer, estaba algo sorprendida y no sabía si la chica era tonta, valiente o le faltaba algo en su cabecita castaña, pero fuera como fuera no era normal, al menos para ella no era normal, nada normal.

No, es que realmente no tenía lógica, ella estando así estaría asustada y posiblemente casi que se aferraría a quien conociera para salir de esta situación, pero ella lucía tan tranquila que no sabía que decir o que pensar y bueno no es que tuviera muchas cosas en que pensar era una niña y no tenía tanta imaginación para saber lo que pudo pasar pero, realmente no entendía, así que volvió a ver a su madre como preguntándole que hacer, realmente estaba confundida y no le gustaba estar confundida.

La madre de Nef preguntó por sus padres mientras la pequeña rubia no dejaba de estar confundida, era una niña no tenía mucho que hacer o no sabía que hacer pero estaba con su madre y su madre si sabría como actuar ¿verdad? esperaba que si, por que ella no tenía la menor idea, solo sabía que no sabía nada.

La respuesta de la chica pronto llegó y por la expresión de la señora Le Blanc no era una respuesta muy agradable, claramente estaba muy molesta y Nef al escuchar eso no pudo mas que abrir y cerrar la boca un par de veces si saber que hacer o decir, por lo que una vez mas volvió a ver a su madre buscando que hacer o decir, en cierta forma le daba miedo y algo de lastima por la chica, como tenía unos padres así y también agradecía que los suyos estuvieran a su lado pero no podía creer lo que estaba escuchando - ¿Cuanto tiempo llevas aquí? - pensó en voz alta, se tapó la boca con las manos luego de dar la pregunta que no pensaba hacer en voz alta y miró a su madre y luego a Ziva, no sabía que mas decir o hacer, era algo muy incomodo.

- Pequeña, no puedes irte así como estás, por que no nos acompañas al Caldero y ahí te aseas un poco, comes y luego yo te llevo a tu casa - propuso la semiveela mayor mientras Nef, le hacía gestos a Ziva instándola a aceptarlo, no podía quedarse ahí donde estaba y como estaba.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Ago 17, 2016 11:22 pm

Me quedé mirando a Neferet, aún con la sonrisa en el rostro, ya estaba con alguien conocido, y a la que consideraba una niña muy inteligente, aunque un poco aburrida. Neferet lo hacía todo bien, y ponía en duda todo. ¿Por que no se divertía como el resto de niños? Volví a negar con la cabeza, igual estaba algo triste porque ella sí quería estar fuera de Hogwarts en verano, pero las personas que yo quería estaban en el castillo, mis amigos, con quien siempre tenía risas y aventuras. Yo quería que ya empezara Hogwarts, ansiaba que llegara el día 1 de Septiembre y tener que coger el Expreso de nuevo hacia el castillo, además sabiendo que no me iba a separar de los niños y niñas con los que había sido seleccionada hacía tres años, casi tres años en pocos días.

Como este curso ya Georgie no estaba en el colegio, esperaba que me dejaran quedarme en vacaciones, porque iba a ser el último año de Danny, la iba a echar mucho de menos cuando dejara Hogwarts. ¿A quien elegirían entonces como capitán del equipo? Si teníamos a la mejor de todo Hogwarts.

¡Uy! A la señora que iba con Neferet tan guapa por lo visto no le había gustado mi contestación, pero no entendía porqué, le había dicho la verdad. Dirigí de nuevo la vista hacia la chica de Ravenclaw pero rompí a reír cuando la vi abrir y cerrar la boca como si fuera un pez fuera del agua. Eso había sido muy divertido. Creo que no la había visto hacer aquello nunca, ojalá lo hiciera más a menudo, era gracioso. Pero preguntó algo y casi al instante la mujer replicó con tono algo autoritario, lo que me hizo retroceder unos pasos. Sólo estaba algo sucia, tenía hambre y necesitaba unos cuantos galeones para poder coger el expreso hasta Alemania para volver a casa. No quería hacer de polizón sin billete, eso me metería en problemas seguro con el Ministerio, y si me metía en problemas con el Ministerio y me volvían a llevar a casa, no quería ni pensar en los varazos que me daría mamá en la espalda.

- Lo primero vale, tengo mucha hambre, señora... -asentí con la cabeza, parecía que quisiera ser amable conmigo, y la verdad, estaba famélica, ni siquiera recordaba cuando era la última vez que me había llevado algo apetitoso a la boca, ya estaba pensando en cazar ratas, hacer una pequeña hoguera, asarlas y comerlas, porque el estómago me rugía- pero no tengo más ropa limpia en la mochila, así que como mucho puedo quitarme la mugre de encima y peinarme el pelo. Pero en verdad prefiero que no venga a mi casa, no sea cosa que a mis padres no les guste y no vuelva con Neferet. Si me puede prestar unos galeones, será suficiente. En cuanto regrese al callejón Diagon a por lo útiles de tercero, se los devolveré. Se lo prometo.

¿Cuantos amigos no había vuelto a ver una vez que habían pisado la mansión? No llevaba a nadie de Hogwarts a mi casa, yo no podía hacer fiestas divertidas de pijama con mis amigas, porque estaba con la duda de perder a mis amigos si a mis padres no les gustaba su manera de ser, o eran de esas personas que ellos llamaban sangre sucia.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ago 18, 2016 12:11 am

Cuando vio como la tejona se rió de ella, la pequeña se cruzó de brazos e infló las mejillas - No es gracioso, estamos preocupadas por ti, unos padres no tienen que hacer esto... - diría Neferet algo enojada y hubiera seguido hablando de no ser por que su madre le puso una mano en el hombro y la instó a guardar silencio con lo que la pequeña no pudo hacer mas que hacer caso a su mamá y bajar la cabeza.

- Natasha tiene razón, no me parece correcto que tus padres te dejaran aquí sin dinero ni nada, unos buenos padres no debería hacer eso - explicó la mayor con dulzura y cierta preocupación, la niña parecía que llevaba días ahí - Aunque tal vez estoy juzgando mal y ellos están preocupados por ti - diría la mujer dándoles el beneficio de la duda, pero sin duda estaba molesta por el descuido de esas personas con su hija, una niña que era como de la misma edad que Neferet, tal vez un poco mas mayor, ella jamás dejaría a sus hijas solas, cierto que dejaría a Seraph irse al extranjero pero por que se quedaría con la familia de su esposo.

- No te asustes - dijo la menor, tal vez si había algo de angustia en ella, realmente le preocupaba la niña aun cuando nunca habían sido amigas y fuera Hufflepuff, le daba algo de preocupación por su reaccionar, siempre había sido alguien que se preocupaba por el bienestar de los demás o al menos casi siempre.

A ambas se les partió el corazón al escuchar esas palabras, Nef nunca había tenido carencias de nada por lo que no supo que decir o hacer, solo que escuchar eso le sentó muy mal y la hizo sentirse muy triste y claramente a su madre la molestó un poco mas pero al escuchar sus siguientes palabras pudo mas o menos entender, sus padres eran puristas y elitistas - No tendrás que pagarnos nada y no te preocupes por la ropa, hay forma de limpiarla con magia y en todo caso estamos en un lugar con muchas tiendas, claramente podemos encontrar algo de ropa - diría la mujer con una sonrisa - Con respecto a tus padres dudo que les moleste que sea yo quien te lleve, si tienen las conexiones que creo que tienen, no les molestará - respondería, ella era esposa de un trabajador del ministerio con un puesto importante, además el nivel de vida de ellos no era malo, solo que realmente le molestaba mucho el actuar de esas personas y estaba casi segura que ni se habían dado cuenta que no estaba en casa.

- Bueno vamos - dijo Nef mientras se ponía de pie y le daba la mano a la niña para que se levantara y fueran al caldero, aunque también animó a la chica - No te preocupes, mi mamá sabe lo que hace -
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 19, 2016 12:16 pm

¿Hacer qué? Mis padres me habían dejado al cuidado de Georgie como siempre hacían, Georgie era mayor de edad ya, un adulto, aunque hubiera terminado este año Hogwarts. Ahora si quería iría a la Universidad a estudiar algo, aunque no estaba segura de qué.

Robert también estaba en la Universidad, y sólo me quedaba Anne, mi prima, en el castillo, pero estaba en Gryffindor, y ella tenía su grupo de amigas y yo el mío. Con Robert y Anne me llevaba bien, con ellos no peleaba sino era de broma. No sabía si vendrían a la mansión como otros veranos, yo no los había visto, pero igual era porque yo había salido de mi casa hacía unos cuantos días, después de mi pequeña aventura en Londres con Matt, regresar, ver las caras largas de mis papás y volverme a saltar el castigo en cuánto salieron de la casa, aprovechando que Georgie había traído a unas amigas a la mansión y me había dicho que ni se me ocurriese asomar la nariz por ese lado de la mansión.

- ¿Quien es Natasha? -porque la que tenía delante se había presentado en el hall de Hogwarts como Neferet, ¿Quien era Natasha? ¿Como es que no la podía ver? - Puede que hayan muchas tiendas, pero es de noche y están cerradas, señora -y yo no pensaba robar nada de las tiendas. No había robado los escarabajos egipcios de Cosmas, se los había cogido prestados porque se me había olvidado ir a por ellos como exigió hacer, y cogí los que ví más bonitos a mi parecer, pero tenía pensado devolvérselos, en cuanto consiguiera encontrar dónde se compraban.

Ladeé la cabeza sin entender lo que decía la mamá de Neferet, si era amiga de mis padres no quería su ayuda, porque entonces seguro que el castigo era mayor- ¿Usted conoce a mis padres? ¿Le caen bien? -tenía que asegurarme, no parecía querer hacerme daño, además estaba siendo muy amable y tenía una sonrisa muy bonita, pero mamá también era muy guapa y tenía una sonrisa muy bonita, y aún así no tenía reparos para golpearme con la vara en la espalda y dejarme encerrada en mi habitación, aunque tuviera que jugarme la vida para descolgarme por la ventana hasta el primer piso y de allí saltar al techado de la parte de detrás de las cocinas para bajar por el poste hasta el jardín trasero de la mansión y poder ir a buscar amigos por el pueblo.

Dejé que Neferet me diera la mano y aunque estuviera manchada y oliera un poco mal, giré la cara para darle un besito en la mejilla, en señal de agradecimiento. A mamá no le gustaba que tuviera esas muestras de cariño con nadie, mucho menos sino eran de nuestro estamento, pero me daba lo mismo, ella me caía bien.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 19, 2016 8:51 pm

Y una vez mas en el día la rubia se preguntó si la castaña era tonta o se hacía, pero quiso darle el beneficio de la duda y pensar que era por la falta de alimento, aunque todos los hechos la hacían pensar que si lo era, al igual que varias Hufflepuff que conoció ese año, recordaba la tontería que hizo Ziva en clase de pociones, recordó lo tonta que era Olivia con respecto al estudio y como le costaba un poco el mismo y no le agradaba, también recordaba lo boba que había sido Arianne cuando hablaron y esas eran todas las tejonas que conocía, ninguna hacía sido muy brillante que digamos. En síntesis no podía evitar pre juzgarlas, pero intentó no hacerlo con Ziva por esta vez.

Pero realmente se lo ponía difícil, muy difícil, como preguntaba quien era Natasha, ¿no era lógico que hablaban de ella? Su madre la llamó por su primer nombre luego de que hablara, era lógico que hablaban de ella, aún así intentó no sonar borde al responder, intentó ser lo mas comprensiva del mundo, respiró hondo y sonrió - Yo soy Natasha, mi nombre completo es Natasha Neferet Le Blanc, el profesor Cosmas en clase me pasó llamando por mi primer nombre - diría la pequeña por que tras eso, en esa clase que tuvieron juntas ella se presentó con su nombre completo y el profesor pasó llamándola por él.

- Pequeña creo que la poca iluminación de este callejón en particular te a confundido, aún no anochece, mi hija y yo estábamos comprando los útiles cuando te vimos - diría la mujer con dulzura mientras Nef asentía con la cabeza, para ese momento había decidido creer que todo se debía a su mal estado por llevar días en ese feo lugar y nada mas, ya vería mas adelante si se equivocaba o no, pero en ese momento parecía desubicada.

Al escuchar la pregunta de la niña la mujer tuvo que hacer todo lo posible por no reír, realmente la había causado mucha gracia su pregunta - No, a mi no me caen bien los puristas des-obligados - respondió la mayor a lo que Nef acotó - ¿Ya olvidaste que somos semiveelas? - preguntaría la pequeña pues no era ningún secreto en Hogwarts lo que ella era y por ende lo que su madre era, vamos que algunos puristas de su año la pasaron molestando por ser lo que era, una semiveela.

Al final decidieron que irían primero al Caldero Chorreante para que la chica se aseara, lo que Nef no espero es que esta le diera un beso en la mejilla, era era suficiente con que dejara que le tomara la mano sucia, pero que le besara la cara casi le provoca una arcada, tuvo que tener mucha fuerza de voluntad para evitar la mueca de asco y limpiarse la mejilla, no quería hacerla sentir mal, pero realmente quería limpiarse el rostro del asco que le dio tal contacto, por lo que se apresuró un poco con la niña y su madre para llegar al Caldero Chorreante y pedir la habitación donde esta se podría asear.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 19, 2016 9:28 pm

Abrí mucho los ojos, no recordaba demasiado de aquella clase, lo había pasado bastante mal, y me había marcado de sobremanera. Le tenía muchísimo miedo al señor Cosmas desde aquel día, y por más que Adae me hubiera dicho que este próximo curso teníamos que hacer cosas para que nos dijera cosas bonitas, dudaba mucho que yo pudiera hacer nada para que me dijera algo bonito algún día. Seguro que me había cogido manía de por vida.

- ¿ Y por que no gastas el nombre de Natasha en vez de Neferet? Es mucho más bonito -asentí con la cabeza, a mí me lo parecía, pero empecé a reír, pues en la clase miraba a ver quien era esa tal Natasha que nombraban tanto, porque todas las caras que veía sabía que no se llamaban así, y ahora lo entendía. Era muy divertido.

La verdad es que en aquella clase no había prestado demasiada atención a los comentarios de todos los demás, con los nervios que tenía encima con lo de lso escarabajos ya tenía suficiente, y encima el profe se enfadó conmigo por cogerle prestados sus escarabajos que brillaban con fuerza.

Miré el cielo cuando la madre de Natasha dijo que aún no había anochecido, ¡Pues anda, era verdad! Pero el cielo estaba muy gris y ya habían encendido las farolas del callejón, así que era como si fuera de noche, además, estaba demasiado oscuro, o al menos yo lo veía todo muy oscuro.

Empezamos a andar hacia el Caldero Chorreante cuando la respuesta de la mujer la entendí, y no me gustó nada. Solté con fuerza e indignada la mano de Natasha- Pues a mi no me caen bien las mujeres como usted que se piensan que son el ombligo del mundo. Lily es mucho más guapa que usted y ella no es semi-veela, además, cruzar dos razas es algo malo, siempre dan problemas -estaba muy enfadada, con las dos, ya no las quería cerca, las quería bien lejos- Sus padres deberían haber elegido mejor y darse besos su madre con un elfo, no sería tan guapa, pero al menos tendría algo bueno y poderoso en su interior y no sólo una cara bonita.¡Fuera de mi vista, las dos!

Entrecerré los ojos, sentía que desfallecía, pero me iba a mantener en pie hasta que se fueran, yo estaba allí antes que ellas dos, sino le gustaban mis padres no tenían ningún derecho a insultarlos, además, ¿Que era eso que había dicho de puristas des-obligados? ¿Qué significaba? ¿Tendría algo que ver con las máscaras que había visto en el sótano?

Estaba muy confundida, no quería seguir cerca ni de Natasha ni de su madre, las dos parecían una copia, sólo que Natasha era mucho más bajita que su madre, era incluso más bajita que yo. Para algo estaba un curso por debajo y sólo tenía doce años. Yo ya tenía los trece, aunque hubiera olvidado mi cumpleaños este año, igual al curso que viene podía recordarlo e invitar a mis amigos a algo en Hogsmade si nos dejaban salir el fin de semana, porque no pensaba volver a casa estas Navidades.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 19, 2016 9:58 pm

Eso no era algo que le preguntaba a alguien al frente de su madre, era incomodo tener que responder por que no usabas el primer nombre que te pusieron tus padres, aunque fue su madre quien respondió por ella - Por que no le gusta el Natasha, lo ve como un nombre muy común, mientras que Neferet se pega mas a ella - respondería su madre con lo que la pequeña agradeció internamente y asintió a sus palabras, era muy cierto lo que decía su madre, esa era la razón por la que mas le gustaba el nombre de Neferet que el de Natasha. además este primer nombre fue solo por su día de nacimiento.

Tanto madre como hija estaban algo preocupadas por la niña y a decir verdad la señora Le Blanc pensaba en que tan conveniente era que la niña se quedara con sus padres o no, de momento le parecía que no era buena idea, unos padres que eran tan descuidados no le daban buena espina, aunque quería saber la razón para que se llevaran mal con la niña, de momento sabía que en ese país el estar en distintas casas era un problema en especial si la mayoría eran Slytherin, seguro la niña no lo era, también estaba el hecho de los ideales si no eras purista era otro problema en esa clase de familia - Pequeña, estás en Ravenclaw como ¿Natasha? - preguntaría, para ella por mas que su hija prefiriera ser llamada Neferet era Natasha, además su pregunta era para saber mas o menos cual era el problema.

Al escuchar eso Neferet se sintió mas que dolida, al final era igual que todos, ella pensó que por ser Hufflepuff era mas buena, siempre le dijeron que los Hufflepuff eran buenos pero ella no lo era, claramente la soltó y la empujó - No eres mas que una basura con razón estás aquí tirada y tus padres no te quieren - diría la pequeña con lagrimas en los ojos, no le importó que su madre la regañara o le dijera lo que fuera, ella dijo lo primero que salió de sus labios - Todos ustedes los puristas no valen la pena - dijo dando unos pasos hacía atrás antes de salir corriendo por el callejón sin que su madre pudiera hacer nada para detenerla.

La señora Le Blanc no pudo evitar mirar con repugnancia a la niña, mientras sacaba unos cuantos galeones del bolso y se los tiraba al piso - Ahí tienes tus galeones, no vuelvas a acercarte a mi hija, no necesitamos personas prejuciosas a nuestro lado - diría la mujer con una voz sumamente fría antes de perseguir a su pequeña.

- Natasha, Natasha - no le importaba lo que los demás dijeran mientras corría buscándola, realmente odiaba a esa clase de personas tan cerradas y que se creían mejores, su hija solo le quiso dar a entender que ellas eran mestizas, claramente una persona mestiza no tenía la obligación ni la necesidad de estar a favor de la discriminación de los demás solo por no pertenecer a un linaje limpio, pero a ella le importaba mucho la pureza de la sangre al parecer, que asco.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 19, 2016 10:59 pm

Pues a mi me gustaba mucho más Natasha que Neferet, por muy común que le pareciera a Natasha- Pues Natasha es mucho más bonito -repliqué de nuevo, aunque ya lo hubiera dicho- No, en Hufflepuff, la mejor casa de todo Hogwarts, ¿Por? -a ver si ahora aquella señora iba a ser tan prejuiciosa como mis papás, que al no estar en Slytherin, no servía para nada, pero igual se metía con los puristas. Pues no sabía bien a qué se refería, ¿Quienes eran los puristas? Mi abuelo siempre decía que éramos sangre limpia, y que debíamos dejar el apellido familiar bien alto, pero a los que más quería el abuelo era a Stephan y a Georgie. Mi primo y mi hermano mayor. papá repetía las mismas palabras, y en primero había recibido un Howler cuando se enteraron que había quedado en Hufflepuff con mi primo Robert.

Ahora Robert ya no iba a estar en Hogwarts, sólo quedaba Anna.

- ¡Basura tu madre, Natasha! ¡Y tú por ser igual a ella! ¡No deberías estar en Ravenclaw, allí van los inteligentes, y ¿Dónde está tu inteligencia, tonta?! -porque que supiera y por lo que había visto la inteligencia se llevaba en el cerebro, y el cerebro era una masa gelatinosa rosada y blanquecina que desprendía un olor muy fuerte cuando salía de la cabeza. nada tenía que ver con la belleza exterior.

Miré los galeones caer en el suelo, me acuclillé a recogerlos y levanté la cabeza- No se preocupe, no me gustan las personas estúpidas, no volveré a acercarme a su hija no sea cosa que se me vaya a pegar la gilipollez que heredó de usted -me levanté y vi como se alejaban las dos corriendo.

Me sentía triste porque pensaba que Neferet había sido mi amiga, pero por lo visto no era así, todo lo que me había dicho me había hecho daño, y no me gustaba que la gente me hiciera daño. Cuando me hacían daño lo devolvía.

Miré de nuevo los galeones y me dirigí hacia la botica del callejón Knockturn, si allí no encontraba los escarabajos azules egipcios ya no sabía en donde encontrarlos, pero al pasar delante de la tienda de La Serpiente Espinosa me detuve en el resquicio de la puerta, no podía tener tanta suerte, pero si aquellos escarabajos que estaban allí no eran azules yo no conocía los colores. Tres escarabajos azules y uno verde.

Mira por donde tenía los escarabajos y suficiente dinero para comprar el billete de vuelta en el expreso hasta Alemania. y encima regresaría sola, incluso podría ahorrar unas cuantas monedas para hacerle algún regalito a Danny y a Rhea, mis mejores amigas y de las más listas de todo Hogwarts. Quizás una bolsa de chuches de Honneyduckes, o comprar a la señora del carrito el día que regresáramos a Hogwarts para empezar el nuevo curso.

Se me había olvidado de la emoción hasta del hambre que tenía, hasta que empecé a pensar en las chuches y el estómago me rugió de nuevo con fuerza.

- ¡Qué hambre tengo! -me quejé frotándome el estómago con una mano. En poco estaría en casa y los elfos me alimentarían con sus ricos manjares.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.