Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

London Calling [Ashton Lancaster]

Rhea Jackson el Dom Ago 14, 2016 1:32 pm


En esta época del año el Callejón Diagon estaba hasta los topes de gente. Cientos de alumnos de Hogwarts, nuevos y veteranos se pasaban por las tiendas para hacer las compras para el próximo curso, e incluso los que ya habían acabado estaban por allí buscando cosas para abrirse paso en la nueva etapa que les tocaba vivir. En mi caso, necesitaba los libros para el último curso y una túnica nueva pues la mía ya tenía demasiado trote. Había insistido para no comprarme una nueva pues solo me quedaba un curso, pero mi madre me había instado a comprarla. No quería que su hija pareciese una zarrapastrosa en su último curso y bueno...ella pagaba así que yo respetaba su decisión.

Había tenido la suerte de poder ir sola a hacer mis compras y eso me gustaba, pues así podía hacerlas con toda la calma del mundo. A mis hermanos les habría encantado venir conmigo y pararse en cada escaparate y flipar con toda la magia que rodeaba al Callejón Diagon un año más, pero me había salvado gracias a las obligaciones que ambos tenían. Aunque las obligaciones de uno de ellos eran una cita con su nueva novia que a mi no me caía nada bien. De vez en cuando tenía que recordarme a mi misma que no debía hacerle boicot a las novias de mis hermanos porque si ellos conociesen a la persona con la que yo me acuesto lo matarían...y luego me matarían a mi.

La inmensa cantidad de caras conocidas que poblaba aquella calle era algo maravilloso. Me paré a saludar a más gente que a entrar en tiendas, aunque tengo que reconocer que al ver acercarse a algunos me hice la invisible lo más rápido posible. Era una pena no haber encontrado a Danny o a Ian por allí ya que con ellos si que me habría tomado algo en el Caldero Chorreante después de las compras.

Mi primera parada fue Flourish and Blotts, donde, por costumbre, ellos te preguntaban el curso y cuando se lo decías ya sabían exactamente que libros necesitabas. Había demasiada cola para ese tipo de asesoramiento así que me perdí un poco por la librería buscando los libros necesarios para el siguiente curso y de paso aprovechando para cotillear por si tenían algo nuevo e interesante que llevarme a casa como lectura secundaria. Estaba planteándome comprar un libro sobre las mantícoras, por los recuerdos que me traía, cuando pasó por mi lado un chico con dos libros en cada mano y cara de desesperación. El chico debía de tener mi edad y unos ojos que llamaban la atención desde lejos. No parecía demasiado seguro de lo que estaba haciendo y, a pesar de su aspecto, me recordaba más a un alumno de primero que habían dejado solo.

Cerré mi ejemplar sobre mantícoras y me acerqué a él con una sonrisa- Necesitas ayuda?- le pregunté diligente e intentando ser amable. No me sonaba su cara ni lo más mínimo, pero no se podía negar que era muy guapo.



Vestimenta:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Ashton Lancaster el Jue Ago 18, 2016 12:07 pm

Mamá, no toques eso —le dijo Ashton a su madre por enésima vez desde que habían entrado al Callejón Diagón. Estaban en la tienda de Quidditch mirando las escobas voladoras, ya que Ashton había estado planteándose durante algún tiempo meterse en un equipo del colegio. En Uagadou no lo había hecho, prefería mirar y animar, pero tal vez pudiese hacerlo en Hogwarts. Su madre miraba maravillada los modelos de escobas y no podía mantener las manos quietas, como casi siempre que veía algo mágico. Ashton ya estaba acostumbrado a eso, pero prefería que el dueño de la tienda no les regañase por estar tocando toda la mercancía.

A Ashton le gustaba ir de compras solo, pero su madre había insistido en acompañarle en cuanto supo que iba a ir a un barrio exclusivamente mágico. A Victoria van der Berg le apasionaba ver con sus propios ojos a gente de otras culturas en su “hábitat natural”, por llamarlo de alguna forma, y su curiosidad no se limitaba solamente a las culturas muggles sino que desde que se había enterado de que existía magia en el mundo porque su hijo era mago su curiosidad se había multiplicado. Ashton no tenía corazón para decirle a su madre que no cuando ella le pidió que dejase que le acompañara, así que ahí estaban. Además, habría sido una grosería no dejarla ir.

Todavía tengo que comprar los libros —le dijo a su madre cuando se dio cuenta de que no debería seguir distraído en esa tienda más tiempo, pues aún le quedaban cosas por comprar de su lista del colegio. Su madre se dio cuenta de que él tenía razón, y miró en el interior de su bolso para ver si tenían suficiente dinero. Los galeones que le quedaban no serían suficiente para todo, tendrían que ir a Gringotts a cambiar más dinero muggle por galeones como habían hecho antes. Su madre se emocionó ante la idea de ver duendes otra vez, y Ashton no pudo evitar sonreír un poco al verla tan contenta, como una niña pequeña en un parque de atracciones. Él había estado igual hace años, cuando se enteró de que era un mago. —Bueno, ve al banco tú sola si quieres mientras yo voy a la librería —dijo él mientras su madre le daba los galeones que quedaban. Él sabía que dejar a su madre sola rondando a sus anchas por el Callejón Diagón era un peligro porque seguramente acosaría a todos los magos y brujas y a los duendes cual científica loca, pero no le dio mucha importancia.

Mientras Victoria van der Berg se dirigía al banco sola con la excusa de cambiar dinero cuando en realidad lo que quería hacer era cotillear, Ashton se dirigió a Flourish & Blotts. Lo primero en lo que se fijó fue en que la tienda estaba a rebosar de gente, por lo que le fue completamente imposible encontrar a un dependiente que pudiese ayudarle a encontrar los libros necesarios para el curso escolar. No le importó demasiado, y se paseó por la librería observando todos los estantes repletos de volúmenes, algunos gordos y otros delgados, unos viejos y otros nuevos. Encontró uno de los libros que tenía que comprar, la “Guía de la transformación, nivel superior”, y cogió el libro muy contento… o al menos estuvo muy contento hasta que le echó un vistazo a los contenidos del índice del libro y vio que ahí no había nada sobre la Animagia. Eso para él era terrible. En Uagadou muchos de sus amigos ya dominaban la Animagia, pero él aún estaba aprendiendo y había tenido la esperanza de poder seguir estudiando esa rama de la transformación humana y completarla en Hogwarts. ¿Y ahora qué iba a hacer?

Wat ‘n groot stuk kak —masculló entre dientes en afrikáans bastante fastidiado, refiriéndose a la grandísima mierda que le parecía aquello, antes de cerrar el libro y llevárselo mientras continuaba buscando los demás libros. Encontró los libros de pociones y cogió dos. Le sonaba que alguno de esos títulos era el que necesitaba. Fue a sacar la lista de Hogwarts del bolsillo, pero se dio cuenta entonces de que se la había llevado su madre sin querer.

Miró los dos libros muy confundido, intentando acordarse de cuál necesitaba, cuando de repente apareció una chica rubia muy mona y aparentemente simpática que le ofreció ayuda.

Eh, sí —dijo él. Su acento siempre le había parecido normal cuando estaba en Sudáfrica, pero ahora que escuchaba a todo el mundo hablando a su alrededor con acento británico se daba cuenta de que debía sonar muy extranjero. Era un guiri en un país de guiris. —Voy a empezar sexto en Hogwarts y no tengo la lista y no tengo ni idea de cuál de estos dos es el que tengo que comprar. ¿Tú vas a Hogwarts? —la chica no tenía pinta de dependienta en absoluto, y por la edad él supuso que sí que era una estudiante también, aunque nunca se sabía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 15.450
Lealtad : A sí mismo
Patronus : N/A
Mensajes : 191
Puntos : 118
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3325-ashton-lancaster#54902 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3326-we-need-a-little-controversy-ashton-s-rs#54912 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t3755-correo-de-ashton-lancaster#61291

Rhea Jackson el Vie Sep 02, 2016 7:24 am

De algún modo subconsciente, cada vez que entraba en el Callejón Diagon me invadía una melancolía extraña. Al ver aparecer aquella calle completamente mágica, me venía a la mente al instante, la primera vez que la había visto y como me había sentido entonces. Mi madre había estado conmigo en aquella ocasión, y también el resto de mi familia, pero la recuerdo especialmente a ella porque no me soltó la mano en ningún momento, la menos hasta que llegamos a Gringotts. Y en ese momento me soltó porque eché a correr para ver todo aquel enorme edificio blanco lo antes posible y lo más rápido que mis piernas me permitieron. Ahora habían pasado 6 años desde aquel momento y, estando yo a un paso de empezar mi último curso en el castillo de Hogwarts, la sensación de entrar en aquel callejón por primera vez aun no desaparecía. Sin embargo, según me iba internando en aquella calle todo era más y más familiar.

Flourish y Blotts no era precisamente una excepción en mi línea de paradas melancólicas, pero sí que era el sitio que estaba segura de que jamás dejaría de visitar. Todos aquellos libros apilados de una manera aleatoria me llamaban como un imán y yo siempre caía en sus redes. Siempre. Incluso durante el curso, mandaba lechuzas para que me mandasen algunos ejemplares, hasta ese punto llegaba yo. Por eso, para mi era más una bendición que una condena eso de que hubiese tanta gente allí buscando los libros del curso. Si no me atendían directamente, podía perderme tranquilamente entre todas aquellas estanterías y encontrar los libros por mi misma, o, ya que estaba encontrar cosas mucho mejores que los libros de texto del año. A pesar de todo, lo que no esperaba encontrarme, era un chico perdido entre aquellos volúmenes sin mucha idea de lo que realmente estaba buscando.

Habría sido terriblemente fácil para mi pasar de él y dejar que se buscase la vida, pero siendo francos, eso no pega nada conmigo. Si veo a alguien sumido en el caos y la confusión algo en mí me empuja a ayudarle. Mi padre siempre me dice que eso acabará metiéndome en problemas pero.... después del Torneo, en que más problemas podría meterme?

Mi pregunta fue supongo que algo inesperada pero con una intención amable. Al parecer si que necesitaba ayuda, pues poca gente lo habría reconocido con tanta rapidez como lo había hecho él. Tenía una manera de hablar muy extraña, con un acento que no lograba identificar para nada y que me sonaba de lo más curioso y divertido, aunque tenía la sensación de que a nadie le gustaría escuchar que su acento es divertido así que ese iba a ser un comentario que me iba a guardar para mi.

-- dije asintiendo con la cabeza a su pregunta- Voy a empezar séptimo así que tienes la suerte de que puedo ayudarte porque yo ya tengo todos los libros que necesitas- dije con amabilidad y una sonrisa, clavando mi mirada en la suya como hacía siempre que conocía a alguien nuevo.- No eres de por aquí, verdad?- pregunté con curiosidad mientras tendía las manos para que me pasase los libros- Creo que no te había visto nunca y si hubiésemos pasado los últimos 5 años juntos en el castillo creo que me acordaría de ti- dije con una pequeña risa al final.- Este es el que necesitas- dije pasándole el libro de pociones bueno y dejando el otro en una pila cercana- Cual es la siguiente asignatura que te interesa?- pregunté consciente de que llegado sexto no todos teníamos las mismas asignaturas. Esperaba que tuviéramos varias en común o sí que necesitaríamos asesoramiento.- En sexto cada itinerario de estudios es diferente en Hogwarts, así que espero poder ayudarte con todos.- Comenté casi en un susurro expresando mi preocupación al respecto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Ashton Lancaster el Mar Oct 25, 2016 10:49 pm

Se sintió muy agradecido con la desconocida que había decidido acercarse a él y prestarle su ayuda, pues Ashton no tenía ni idea de cuáles eran los libros que debía comprar ya que se había olvidado la lista que había recibido con su carta de Hogwarts, y no había ningún dependiente disponible que pudiese ayudarle a buscar los volúmenes que necesitaba. Ashton tuvo mucha suerte, como pudo comprobar cuando la guapa desconocida le informó de que efectivamente era alumna de Hogwarts y ya estaba en séptimo, por lo que conocía cuáles eran los libros de sexto y le ayudó a escoger el libro correcto.

Muchas gracias, con el poco personal que hay por aquí para ayudar empezaba a temer que tuviese que llevarme los dos a casa por si acaso —comentó con una ligera sonrisa agradecida. La chica se dio cuenta de que él no era de allí, cosa que no era difícil de adivinar debido al acento y a que si fuese de allí hace años ya que habría asistido a Hogwarts, y la chica tenía razón, si ese fuese el caso deberían conocerse aunque fuese solo de vista. —No, no, soy de África. De Sudáfrica —aclaró, pues decir que eras de Africa dejaba las cosas tan claras como que un alemán dijese que él es de Europa. No, había que decir el país, no el continente. —Este va a ser mi primer curso en Hogwarts… ¿Es poco común que haya nuevos que no sean de primero? —preguntó, demostrando así que sí que estaba un poco nervioso por el hecho de ir a ser nuevo en un curso tan avanzado. Todos los demás ya llevaban allí años, se conocían perfectamente entre ellos, conocían el castillo como si fuese su hogar… ¿Y si él se sentía fuera de lugar?

—Em, Defensa Contra las Artes Oscuras —contestó él cuando la chica le preguntó de qué otra asignatura necesitaba el libro. También necesitaba los libros de Transformaciones y de Encantamientos, pero esos eran mucho más fáciles de encontrar. —Y de Herbología… Y supongo que tengo que escoger ya las asignaturas optativas, todavía no lo he hecho y se me acaba el tiempo… ¿Tú cuáles recomiendas? —preguntó con curiosidad, pues obviamente ella sabía mil veces más de cómo eran las clases en Hogwarts y los profesores.

Se pasearon por la tienda buscando los libros que necesitaba. Menos mal que Ashton había encontrado a aquella chica, o todavía estaría como un idiota intentando acordarse de cuál de los dos libros de pociones era el correcto.

Oye, muchísimas gracias por ayudarme —dijo él de nuevo. Aunque a veces (la mayoría del tiempo) era un poco capullo y se la refanfinflaba molestar a los demás si él iba a conseguir algo a cambio, pues era bastante egoísta, apreciaba el hecho de que la chica estuviese allí con él y no estuviese haciendo lo que fuese que ella había ido a la librería para hacer. —Me llamo Ashton, por cierto. Ashton Lancaster.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 15.450
Lealtad : A sí mismo
Patronus : N/A
Mensajes : 191
Puntos : 118
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3325-ashton-lancaster#54902 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3326-we-need-a-little-controversy-ashton-s-rs#54912 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t3755-correo-de-ashton-lancaster#61291

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.