Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Fiebre Quidditchera~ (Danny M.)

Edward Westenberg el Dom Ago 14, 2016 7:29 pm

Recuerdo del primer mensaje :


~ FIEBRE QUIDDITCHERA~
Copa mundial de Quidditch- Japón- 10:00 am

Jamás pensé que el salir de Hogwarts iba a ser de esta manera, más bien, jamás pensé o si quiera se me paso por la cabeza que todo sería así. Aunque después de ya haber vivido todo hasta el momento y detenerme un poco a pensar (sólo un poco que todo sigue) llegué a la conclusión que todo lo que he pasado de una u otra forma, tarde o temprano hubiera pasado igual, después de todo jamás dejaría de ser una imán para los problemas.

Ahora, sumándole más aventuras, llegamos a esta, que a modo personal es una de las cosas que había esperado por montón, y ahorrado también. Años he esperado para poder ir a un partido que sea de la copa Mundial de Quidditch ¡años! pero gracias a mi ahorro, y al dinero extra que viene de mis padres en plan "felicitaciones por graduarte y de paso con excelentes calificaciones" (gracias memoria fotografía, ¡gracias!) , logré recaudar el dinero suficiente tanto para mi como para otra persona. Siempre lo había planeado así de todas formas, un partido solo no es lo mismo, lo bueno es gritar, opinar, ganas de subirte a una escoba y entrar al partido, todo eso compartirlo con alguien que le guste tanto como a ti todo aquello. Y gracias a un choque inesperado en el bosque prohibido encontré a la compañera perfecta Danny Maxwell, que no le digan a los del equipo de Gryffindor pero definitivamente es mi jugadora favorita del castillo.

Además promesas son promesas, y sin dudarlo, cuándo habían salido a la venta los tickets para el partido de "Irlanda vs Inglaterra" en nada más ni nada menos que Japón como anfitrión no lo dude dos vez y los compré, mandandole  los tickets por correspondencia a Danny, más la ubicación en donde se encontraría nuestro traslador que nos llevaría al partido.

Y todo aquello me trajo hasta acá, miré mi reloj ya me encontraba en un monte en los alrededores de Londres, el cual bajo un "Repello Muggletum" lograba que ningún muggle se dirigiera allí, y viera como un grupo de personas al tomar un sombrero desaparecían,  y más se sorprenderían si se enteraban que aquel simple sombrero los llevaba a  Japón,pagaría por ver la expresión de sus rostros al enterarse de aquello.

Mire hacia mi derecha por si la rubia cabellera de Danny se asomaba entre la gente, había muchos magos, cada cuál con su propios cotillones, este partido prometía, no por nada ambos equipos eran los favoritos para ganar la copa mundial de este año. Miré mi vestuario, quizás me había pasado más de la cuenta tenía una gorro de los colores del equipo de Inglaterra -rojo y blanco-, más un poleron que decía "Epic Rowntree Counter" que era el movimiento especial del equipo, y por el cuál se habían vuelto tan famosos.

Mire nuevamente hacia un costado, y una sonrisa se apoderó de mi rostro, levanté mi brazo derecho a modo de saludo.- ¡Danny acá!.- grité para que la chica diera con mi paradero, comencé a caminar hasta ella, hasta llegar a su lado.- ¿Cómo han ido tus vacaciones?.- le pregunté mientras le daba un abrazo a modo de saludo.- ¿lista para el mega partido que nos espera?.- le pregunte con una amplía sonrisa y un brillo en los ojos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 12.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 340
Puntos : 219
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Miér Nov 02, 2016 2:44 am

Sí llegamos a tener ese plan secreto, no te dejaría renunciar a él para ir a comer con mi abuela —le contesté divertida ante el plan inventado que recién acababa de inventarse y que parecía sencillamente impresionante. ¿Os imagináis? Sería increíble. Aunque algo me decía que a mí me faltaba valor —o quizás una licencia de aparición ante el miedo de morirme perdida en el Amazonas—, como para apuntarme a algo así.

No perdí la oportunidad de pedir mi parte del trato si ganaba la apuesta, que Edward tuviera que llevarme a ver Doctor Strange si perdía. Yo lo veía un trato justo. Por suerte para mí, a él también le gustaría ir a verla, por lo que no le supondría un castigo ir al cine conmigo. Aunque a decir verdad, "el castigo" por perder a nuestra apuesta no era nada malo. A mí me encantaría invitarle a una cerveza de mantequilla en Hogsmeade un fin de semana y a él seguro que le gusta ir al cine a ver esa película, por lo que era todos ventajas. Sonreí ampliamente cuando el exGryffindor dijo que él era de X-MEN más que de Los Vengadores. Yo alcé la mano libre para que me chocase los cinco ante esa afirmación.

Eres de los míos. Cada día me caes mejor. —Sonreí divertida, ya que yo también prefería mil veces más a los X-MEN (inclusive sus cómics y películas), que los de Los Vengadores—. Allí donde esté mi querido Kurt Wagner, que desaparezcan todos Los Vengadores prepotentes y aburridos —recité divertida, mirando al cielo teatralmente como si amase a Kurt Wagner, o más conocido como El Rondador Nocturno o Nightcrawler. Era mi X-MEN favorito con muchísima diferencia y tras leer sus cómics me había enamorado. Figuradamente hablando, claro—. ¿Cuál es tu X-MEN favorito? Bueno, déjame adivinarlo... —Entrecerré los ojos y lo miré a sus ojos, intentando hacer gala de mis pocos avances en Adivinación—. Antes de decir nada, he de decir que mis peores notas en Hogwarts las tengo en Adivinación, pero tiene pinta que tu personaje favorito es... MAGNETO. —Intenté adivinar, totalmente al boleo.

Asentí con la cabeza ante lo que dijo, ya que no le faltaba ni una pizca de razón.

Es que hay gente de mi mismo curso con la que no he intercambiado palabra en mi vida, ¿sabes? Encima la sala de Gryffindor está en Mordor y la de Hufflepuff en la Comarca, así que está claro que no somos las dos casas con más cercanía para socializar. —Reí divertida, para luego dar paso a mi verborrea friki y que soy incapaz de vetar—. Hufflepuff es la Comarca porque está claro que todos los Hobbits son descendientes de Helga mezclados con elfos domésticos. Son adorables, como nosotros los Hufflepuff —añadí divertida—. Quizás Mordor pega más para los Slytherin. Ravenclaw sería Rivendel y los Gryffindor... seríais los enanos de Moria. —Reí, ya que seguro que tenía algo que objetar con ser un enano.

A mí no me cabía más comida, por lo que tuve que negarme a la deliciosa hamburguesa de barbacoa que se vendía por sí sola gracias a la increíble imagen que tenían en aquel puesto. Esbocé una sonrisa enorme en mi rostro al escuchar a Edward y negué con la cabeza.

¡Es que son amores imposibles! —Me quejé divertida ante su broma y acusación de ser una rompecorazones—. El día en el que tu barriga sea una barriga fuerte e independiente, que venga a buscarme y le daré amor verdadero. —Añadí intentando aparentar seriedad—. Aunque la relación entre la hamburguesa y yo sería desastrosa y dramática. Terminaría comiéndomela mientras duerme. —Solté una divertida risa. Me dolían hasta los mofletes de reírme tanto.

Mientras Edward se comía las hamburguesas yo me armé de valor para ir a preguntarle a uno de los encargados de las instalaciones en dónde se encontraba aquel curso express de Karate que vendía aquel volante de información. Información INSUFICIENTE, pero información al fin y al cabo. Cuando volví a dónde estaba Edward, el muy gordo ya se había comido una hamburguesa, por lo que sólo pude mirarle con sorpresa al ver la caja de cartón vacía.

Tú y tu barriga sois un misterio para la ciencia. Deberíais salir en Cuarto Milenio como hecho paranormal. —Fue lo único que dije al respecto, con clara diversión en mi voz—. Segura que no quiero. De verdad, estoy llenísima. —Además, me daba vergüenza robarle de su hamburguesa, seamos sinceros. Yo era una chica muy cercana, pero demasiado tímida para tomarme demasiadas libertades con las confianzas.

Nunca había aprendido a hacer ningún tipo de técnica de defensa personal, sólo a dar un puñetazo sin que me hiciera más daño yo que el supuesto enemigo y todo por necesidad. Pasé muchos años al principio de mi formación en Hogwarts teniendo que aprender a defenderme y a no caer en depresión adolescente por culpa de los malditos Slytherin con ganas de joder la paciencia y las ilusiones de los nuevos y más pequeños.

Comencé a caminar junto a Edward hacia el sitio indicado con tranquilidad, admirando todos los puestos que se abrían paso ante nosotros. Me terminé el refresco y lo tiré en la primera papelera que encontré por el camino, para luego escuchar la pregunta de Ed. Jamás me habían hecho una pregunta TAN COMPLICADA. Me llevé la mano a la barbilla en un gesto pensativo y tras unos segundos lo miré.

Como supongo que te refieres como posesión... prefiero el hipogrifo. No es que sean precisamente domésticos, pero es lo más cercano a ser una criatura leal. Y como Hufflepuff eso me mola, ¿sabes? —Me encogí de hombros divertida—. Los dragones son totalmente agresivos, totalmente imposibles de controlar y normalmente todo lo que encuentran, está destinado a terminar muy mal. Además los hipogrifos son muy monos —añadí finalmente—. Y si no te refieres a posesión, sino en plan si preferiría ser un dragón o un hipogrifo... pues lo mismo. Prefiero ser un hipogrifo. No me mola eso de ser un bicho enorme que va por ahí armando caos por muy majestuoso, poderoso y raro que sea —contesté a Ed, para hacer una leve pausa—. No esperaba que la pregunta fuese tan complicada. ¿Tú qué preferirías? ¿Y si tuvieras que ser un sabor de las grageas de Bertie Bott's de todos los sabores, qué sabor serías?—añadí a las preguntas, mirándole con las cejas alzadas—. Pregunta difícil, ¿a que sí?

La pregunta de las grageas se me había ocurrido una noche en donde me eché 4 horas de siestas y por la noche no pude dormir. Y, filosofando, las múltiples respuestas a esa preguntas me dejaron despierta mucho tiempo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1565
Puntos : 912
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Edward Westenberg el Mar Nov 15, 2016 1:14 am

Se rió al escuchar las palabras de Danny, y preguntándose si efectivamente la hufflepuff se iría con él a recorrer el mundo, pero antes de que su imaginación volará lejos su mente hizo que se detuviera en seco, recordando el pequeño cambio que ocurría en él bajo la luna llena, ni con Danny ni con nadie podría recorrer el mundo en un Volkswagen T2 sin antes decirle sobre su licantropía a la persona que lo acompañase.- Hey, ahora venían nuestros agradecimientos por el Oscar.- reclamó bromeando.- ¡En primero lugar, gracias a May por creer en nosotros, sin ella esto no hubiera sido posible!- siguió bromeando mientras hacia que tenía una de esas estatuillas en sus manos.

Le choco la mano a la rubia con una amplía sonrisa, luego la miró sorprendido al escuchar su respuesta.-¡Nightcrawler! Que buen personaje, imposible no amarlo-le sonrió, sabía que Danny leía comics, la había visto leer un par de veces uno en Hogwarts, recordando que la primera vez que la vio leyendo uno por los pasillo, sintió un gran impulso de acercarse a ella. Y como lamentaba en estos momentos no haber seguido ese primer impulso y haberse acercado aquella vez, en vez de esperar tanto para conversar más con ella y conocerla. No contesto enseguida a su respuesta, esperando escuchar que opción escogía la chica, cuando la escuchó se llevó la mano al pecho como si lo hubieran herido de un flechazo directo al corazón.- Realmente te iba mal en Adivinación ¿eh?.- la miró divertido.- No te culpo, yo era un asco, sólo veía mugre en vez de cosas en mi té, lo más cercano a una figura que vi una vez, fue un Mario Bros y estuve a punto de decir "Veo a un hombre saltando sobre tortugas". Ahora, Magneto no es mi favorito , aunque todo MY RESPECT a ese personaje, pero mi favorito es...- hizo una pausa para generar dramatismo.- Hank McCoy , la bestia peluda.- terminó por decir con una amplía sonrisa. De todos los personajes que se encontraban en X-MEN ese era el suyo sin dudarlo, es que vamos...sin la fuerza e inteligencia de la bestia azul no serían nada.

Se rió más fuerte esta vez al escucharla hablar sobre La Tierra Media.- Eso mismo te iba a decir, que sí tenemos que hablar de gente viviendo en las sombras esos serían los Slytherin.- arrugo su nariz de manera graciosa, sacando todo su lado infantil contra las serpientes.- y ¡Hey! ¿Quieres asesinarnos a todo con un Balrog?, no muchas gracias, prefiero ser un enano de Aglarond.- terminó de decir divertido.

- ¡En el amor nada es imposible" "ven y besame Danny" "te prometo amor eterno" "soy un estomago fuerte e independiente, ignora a este gilipollas que me toco ser estomago" .- bromeaba mientras seguía poniendo voces graciosas para interpretar a su estomago, mientras que paralelamente lo movía hacia la hufflepuff como si verdaderamente este le estuviera hablando, para terminar riendo igual o más fuerte que ella.- "Si no eres mía no eres de nadie Danny".- siguió bromeando mientras giraba radicalmente su estomago en dirección a la hamburguesa.- Ahí esta porque me entraron ganas de comerme la hamburguesa, despecho amoroso.- dijo mientras negaba con la cabeza tratando de parecer todo serio en su comentario para luego terminar riendo.

- Cuando era pequeño mis padres me llevaron al Doctor pensando que tenía ese gusano comilon en mi estomago, pero no había nada, nací así, comilón por naturaleza.- se encogió de hombros divertido mientras saboreaba los último restos que le quedaban en su boca de la hamburguesa.- Si es por no querer herir más las emociones de mi estomago, tu tranquila ¿eh? que yo le tapo lo ojos mientras le pegas un mordisco a la hamburguesa.- bromeó divertido, para luego pegarle un mordisco él y cerrar los ojos "delicioso" pensó.

Comenzaron a caminar en busca del lugar en donde impartirían clases de Karate, y sitió como sus ansias de comer se habían visto disminuidas luego de la comida que le había llevado a su estomago enamoradizo, por lo que simplemente se digno a caminar observando un poco más todos los puestos y cosas que se encontraban en los terrenos, hasta que una duda le surgió de la nada y no lo pensó mucho para aclarársela. Sonrió ante la respuesta y luego más aún ante la pregunta de la hufflepuff.- Tener también un hipogrifo, dicen que si te logran tener respeto hasta te pueden llevar a volar un rato y defenderte si lo necesitas.  Pero de ser, pues definitivamente seria un  dragón, sí nos gusta andar causando revuelos y tirando fuego por doquier, es que somos unos rebeldes sin causa y a la única persona que le hacemos caso es a nuestra guapísima madre Targaryen.- bromeó, sacando nuevamente su lado friki, es que realmente amaba a esa mujer, ficticia pero que más da, soñar es gratis ¿no?.- Y sobre las grageas...- arrugo su nariz pensativo.- Jum, si que esta difícil...- admitió mientras se le pegaba otro mordisco a la hamburguesa, como dicen por ahí con el estomago lleno se piensa mejor. - ¿Has probado alguna vez ese dulce muggle llamado Peta Zetas? creo que así seria, no sabría describirlo... pero es entre ácido y dulce, y lo más entretenido explosivo.- agregó mientras movía las cejas de arriba a abajo divertido.- Ahora me toca a mí : Si tuvieras que ser una pieza de ajedrez ¿cuál serías? .- pregunto curioso, mientras observó  no tan lejos de ellos como había una gran fila para entrar a una sala con grandes ventanales y en su interior se encontraban hombres con karategui  blancos.- Creo que hemos llegado a nuestro destino...- le dijo señalandole la gran fila, y haciendo una mueca de lado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 12.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 340
Puntos : 219
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Nov 17, 2016 3:21 am

Ay, Nightcrawler era uno de mis muchos amores platónicos a pesar de que solo tuviera tres dedos, un rabo, fuera azul y cada vez que se transportase dejase un olor a huevos podridos. ¡No importa! Era increíble. Era el mejor antihéroe de la historia y su personalidad, tan humilde pero justiciera, me encantaba. Sin embargo, debía decir que Bestia era otra muy buena elección tanto como personaje como por el trasfondo que tenía. Me sorprendió que ninguno de los dos fuésemos los típicos de decir los protagonista en plan Charles Xavier, Magneto, Lobezno o Mística.

Ooooh. —Asentí con la cabeza, dándole la razón por su decisión—. Es una muy buena elección, sí señor. Bestia y Nightcrawler podrían resolver los crímenes ellos solitos sin ayuda de nadie, serían increíbles. ¿Tú serías del Team Magneto o del Team Xavier? —Yo, por mis principios, sería del Team Xavier, pero debía de admitir que desde una tercera perspectiva de espectador... el Team Magneto parecía mucho más divertido. Reí divertida ante su matización de los enanos y asentí—. Vale, me parece bien tu variación, pero sólo porque me caéis bien y no quiero veros morir —añadió finalmente.

Era un no parar de reír con Edward. Siempre había pensado que con mis amigos me lo pasaba genial y que tenía los mejores amigos del mundo que me hacían felices con sus tonterías y estupideces, ¿pero Edward? Él era otro nivel de risa y entretenimiento. De hecho me estaba riendo tanto que me sentía totalmente plena y alegre. No sabía si él era consciente de su manera de ser o el efecto que tenía en los demás, pero era genial, ya que tanta cercanía y bromas terminaban por hacer que la otra persona —en este caso, yo— se sintiese mucho más cómoda a su lado. Y ya con las coñas del estómago enamorado... es que era divertidísimo.

Debe de ser muy duro que tu estómago esté enamorado de otra persona. Tienes que mimarlo, ¿sabes? Primero una hamburguesa, luego un perrito, luego una fajita, luego quizás chocolate de HoneyDukes... Si no, claro que se enamora de la primera chica que te compra un burrito y dos hamburguesas —le "eché" la bronca divertida—. Hubiera sido super desagradable. ¿Eso no sale por el culo? Ugh. —Me dio un escalofrío de imaginarlo—. Pues has tenido suerte, siendo un gordo con la comida como lo eres y teniendo un figurín. ¿O haces deporte? ¡Espera, claro que haces deporte! Yo te he visto corriendo por Hogwarts. —Recordé de repente. Era injusto que algunas personas tuvieran un metabolismo increíble y pudiera comer mucha mierda sin engordar. Yo era una persona normal y si como mierda, pues cojo mis kilitos y me parecía una vida injusta. Muy injusta.

Comenzamos a caminar hasta la zona en donde se suponía que estaba eso del karate, pero por el camino Edward me hizo una pregunta que me hizo reflexionar. Luego yo le hice otra mucho más profunda sobre las grageas de de Bertie Botts que le hizo reflexionar a él como humano y persona... Y finalmente, él me hizo otra a mí. Eran preguntas que a simple vista no revelaban nada del otro, pero que a la vez podían decir mucho.

Sería el alfil, es mi pieza favorita —contesté con seguridad—. No sé por qué es mi pieza favorita, pero está al lado de los reyes y al moverse en diagonal, como que no te la esperas, ¿sabes? Me da la sensación que es la que más poder tiene tanto para crear una buena defensa como para tener un buen ataque. —Me gustaba mucho el ajedrez, sobretodo desde que conocí el mágico, pero la verdad es que no lo jugaba demasiado.

La cola para entrar en aquello del karate estaba a reventar, por lo que sólo hizo falta mirar la cara de Edward como para acordar con la mirada de que esperar allí sería una pérdida de tiempo absoluta. Di la vuelta sobre mis propios talones y reí.

Hacer deporte, no sé en qué estábamos pensando... el mundo nos ha hablado y ha dicho que no seamos subnormales, que no malgastemos nuestro tiempo en hacer una clase express de karate cuando podemos estar comiendo  —le dije divertida mientras empezaba a caminar en dirección contraria—. No entiendo como puede haber tanta gente ahí, yo pensé que iba a estar vacío. Bueno bueno, continuamos con las preguntas. ¿Qué super poder tendrías? Yo siempre había pensado que el de Nightcrawler, con diferencia, es el mejor de todos, hasta que con once años me di cuenta de que era maga y que la aparición existe. Luego el control mental y la lectura de mentes, con maldiciones o la legeremancia también puedes hacerlo. El control del tiempo podría hacerse con un giratiempos, para cambiar de forma está la poción multijugos y para la super fuerza, super velocidad o super elasticidad seguro que había algún tipo de poción que alterara tus mierdas genéticas. Así que por descarte... he llegado a la conclusión de que el único que verdaderamente valdría la pena es el de comer mucho, mucho, mucho y no engordar nunca. Ese sería mi superpoder. —Y estallé de risa al final, ya que evidentemente estaba de broma.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1565
Puntos : 912
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Edward Westenberg el Jue Dic 01, 2016 7:20 pm

Hizo un gesto de afirmación ante las palabras de la hufflepuff sobre los personajes que a modo personal para el exgryffindor era sus X-MEN que se encontraban seguro en su top five del comic del maravilloso imperio de Marvel. – Magneto.- se mordió la lengua al responder tan rápida esa pregunta,  pero luego se encogió de hombros y terminó riendo.- Es que vamos, la acción está más allí ¿no?, con todo el respeto que merece el profesor Xavier.- terminó admitiendo.  

Risas, comida y más risas. Eso era pasar al lado de la hufflepuff, cada minuto que pasaba a su lado se sorprendía al ver que tenían muchas cosas en común, y descubría que  mientras más pasaba el tiempo tenía más cosas por las cuales hablar, y si no las había aparecían porque era grandioso estar con ella. Es que le estaba resultando  tan fácil ser él mismo y encontrar la diversión en las cosas menos pensadas. Hace mucho que no lo pasaba tan bien como lo estaba haciendo en aquel momento, y el simple hecho de saber que en unos minutos más comenzaría el partido de Quidditch hacia que toda esta situación ganara mucho más puntos de los que ya tenía.
- ¿Crees que no le doy todo lo que me pide? .- le pregunto haciéndose el afectado, siguiendo la broma de reprimenda de la chica.- Lo que pasa es que mi estómago siente debilidad por las chicas guapas, y ya verás que estoy lejos de ser una chica, y más de ser una guapa.- terminó por decir divertido, soltando una pequeña carcajada de paso. – Sí sale por ahí.- dijo afirmando las palabras de la chica mientras de paso imitaba su misma expresión de asco al recordarlo.- De hecho, cuando mis padres supieron de aquello por primera vez se alegraron de que simplemente sea un chico comilón y estomago coqueto.- se rió, luego tras escuchar las palabras de la chica espero para ver si recordaba cómo había sido su último encuentro, dónde había terminado chocando en pleno bosque mientras el cumplía su cuota necesaria de correr que necesitaba para vivir. – Así es, corro. Si no fuera por eso ahora como mínimo sería cuatro veces yo.- rió, y se encogió de hombros.- ¿te imaginas? Sería doblemente insoportable.- bromeó divertido.

Y luego vinieron la ronda de preguntas del chico que siempre presentaba a las personas cuando realmente le interesaba conocerlas más allá de un simple “Hola, ¿cómo estás?” Y Danny había despertado la curiosidad del Gryffindor, quería saber más cosas de ella, tratar de comprender su mundo, ese aire tan peculiar pero sumamente atractivo que la rodeaba. Es que para los ojos del licántropo la hufflepuff era una chica grandiosa.
Una sonrisa totalmente sincera apareció en sus labios cuando escuchó la respuesta de la chica ante su pregunta de las piezas de ajedrez, pensando que aquella pieza le quedaba perfecta a la rubia. – Esta al lado de los reyes porque es de confianza, y sumamente valiente. Es directo, no anda con rodeos, y como  bien dijiste sorprende. Sí, tú serías un maravilloso alfil.- concluyó sincero con una amplia sonrisa.

Hizo una mueca cuando observó la fila que existía para poder entrar a las mini clases de karate, claro que todo el mundo estaría allí, si estaban en un evento mundial sobre el deporte más famoso del mundo mágico, era obvio que todas las cosas gratuitas estarían repletas con personas que esperaban que comenzase el partido. Se rió ante las palabras de la chica, olvidando por completo la decepción que había sentido al comprobar que no harían la clase de karate.

- Danny Maxwell...- dijo deteniéndose en su caminar para generar una pausa dramática.-  ¿Dónde has estado toda mi vida?.- pregunto con esa sonrisa traviesa que lo caracterizaba para luego echar a reír. Siguió caminando hacia cualquier parte pero que ya eso poco le importaba al Exgryffindor que estaba simplemente dejándose llevar a donde lo llevara la corriente con la hufflepuff. Pero había que admitir que hizo un leve puchero mientras le dedicaba una última mirada hacia el lugar donde practicaban karate para luego olvidarlo, y seguir caminando junto a la chica.- Sí, sí sigamos con las preguntas.- adopto una postura más jovial al recordar aquello, es que realmente le gustaba esa dinámica.

Escuchó atentamente las palabras de la chica, asintiendo cada vez que decía que todos los poderes podían ser suplantados por cosas mágicas. Para él no había sido nunca una sorpresa, esa era una de las ventajas de ser hijo de  una muggle y una mago, que los dos mundos los conoces desde un comienzo, por lo que sólo se limitada a admirar de los súper héroes su personalidad, su forma más humana por extraño que pareciese, ya que lo demás sabía que podía llegar a hacerlo sin problema (si es que estudiaba y  ponía todo en ello, claro). Pero la inteligencia, esa palabra y decisión correcta en cada situación, eso sí que admiraba del personaje de  Bestia.  Se  echó a reír cuando terminó de escuchar las palabras de la hufflepuff.- ¿Qué dices? No necesitas ese poder, estas perfecta como estas. Y cómo dice un refrán muggle “Guatita llena, corazón contento” , y si llega a pasar que la comida te supera me ofrezco a salir a ser deporte contigo feliz. Ya verás que entretenido es ir a correr.- le dijo animado, es que realmente el chico adoraba correr, se sentía libre. – Y sobre el súper poder, creo que ninguno, ya bien has dicho, aquí en el mundo mágico no hace falta.- terminó de decir encogiéndose de hombros.- Ahora bien, a veces cuando era pequeño y ahora quizás un poco también…- admitió sonriente, mientras se desordenaba el cabello por inercia.-…me gustaría tener la cabeza de Bestia, digo la prudencia e inteligencia para tomar  decisiones, para crear curas, no lo sé saber tomar las decisiones correctas en el momento correcto.- hizo una mueca algo nostálgica, pero luego sacudió su cabeza para alejar algunos pensamientos que lo atormentaban últimamente.

Se encogió de hombros y al desviar nuevamente su mirada hacia la chica algo en el camino llamó su atención que lo hizo sonreír ampliamente.- Nueva pregunta; ¿Helado de chocolate, o de vainilla?.- le pregunte con una sonrisa traviesa, mientras con ambas manos tomaba sus hombros y la giraba en dirección a una puesto que vendía helados.- Vamos, no puedes negarte. Además nos falta el postre.- le dijo en su oído divertido, mientras ya se imaginaba comiendo uno de esos helados, se veían deliciosos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 12.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 340
Puntos : 219
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Mar Dic 13, 2016 3:38 am

Serías doblemente encantador, no doblemente insoportable —le dije con total seguridad cuando bromeó. El día que repartían virtudes, con Edward tuvieron excesiva generosidad con su encanto.

Mi manera de ver al alfil siempre me había gustado y me parecía bonita; atípica. Normalmente la figura favorita de la gente suele ser la reina por la gran variedad de movimiento o el caballo, ya que es el único que puede saltar casillas de esa manera. Me daba la sensación que los pilares como el alfil y la torre estaban muy infravalorado solo por su visible simpleza. Pero aún así me gustó haber escuchado la manera de ver el alfil que tenía Edward, ya que también era una visión bonita.

Le conté mi manera de ver los superpoderes en relación con el mundo mágico, ya que este mundo era como un lugar de pura fantasía y ciencia ficción. Al ser hija de dos muggles, todo lo que descubrí una vez me metí en este mundo fue como haber entrado en la Academia de Charles Xavier, haber traspasado el armario hacia Narnia o descubrir que tengo suficiente control de la fuerza en mi interior como para convertirme en Jedi.

Ya sé que ahora no me hace falta, ¿pero te imaginas lo guay que sería comer todo lo que te diera la gana y no engordar ni un gramito? Es el sueño de todo ser humano que adore la comida —le dije, defendiendo mi poder. Aunque a decir verdad, su poder era sin duda mucho más útil y mejor. El mío era solo porque soy una gorda, el de él podría significar un antes y un después—. Pff... a veces tomar una decisión es complicado, ¿eh? Nunca sabes si es la correcta. Y cuando la tomas, te terminas preguntando una y otra vez si fue una buena decisión o si la has cagado. Tener ese poder sin duda te libraría de muchos quebraderos de cabeza, pero a veces cometer fallos está bien. Ser perfecto debe de ser aburrido. —Sonreí mientras asentía.

La nueva pregunta me cogió un poco desprevenida. Era verdad que era muy importante saber si una persona es de vainilla o de chocolate, pero yo tenía la teoría de que todo el mundo era de chocolate. Los que comían vainilla eran personas que no merecían ser de fiar. Como los que ponen piña a la pizza. Ugh. Desconfianza suprema hacia ellos los herejes. Aunque luego no pude evitar reír ante el por qué de la pregunta y asentir ante su incuestionable verdad.

Siempre hay hueco para el postre, eso no te lo puedo negar —le contesté mientras me dirigía al puesto de helado—. Siempre he preferido el chocolate, pero adoro el olor a vainilla por encima de todo. Me parece un olor super agradable. Sin embaaargo... —Señalé el cartel con los sabores—. Me lo voy a pedir de Kinder Bueno porque es el mejor helado existente actualmente, digan lo que digan. ¿Tú de qué lo quieres? —pregunté justo a la vez que señalaba el Kinder Bueno y un cucurucho, para que la amable señora me lo fuese sirviendo. Mientras tanto, fui sacando el monedero nuevamente para pagar.

Edward pidió su helado cuando se hubo decidido y yo pagué tras recibir mi espectacular cucurucho de Kinder Bueno. Aquel sabor era como la versión mejorada del chocolate de toda la vida. Eso sí, me di cuenta de que entre las vainas y las hamburguesas, a lo mejor llevábamos mucho tiempo dando vueltas por allí cuando deberíamos ir haciendo cola para entrar al estadio y buscar nuestros asientos.

¿Qué hora es? —Yo tenía las manos ocupadas, el móvil en el bolsillo trasero y no nunca llevaba reloj, por lo que le pregunté a él—. ¿Qué da mucho para que tengamos que ir al estadio? Pff... —Sonreí algo timidilla—. Estoy nerviosa por ver jugar a Inglaterra. La buscadora es increíble, tengo muchísimas ganas de verla en acción —añadí a mi notable tono inquieto—. Mientras tanto, dime. Si fueras un animago, ¿cuál crees que sería tu animal? —pregunté mientras lamía mi impresionante helado. Estaba llena, pero como bien había dicho, para el postre siempre hay hueco.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1565
Puntos : 912
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Edward Westenberg el Mar Dic 27, 2016 2:14 am

- Me harás sonrojar.- bromeó mientras convertía sus manos en abanico que se tiraban aire para luego terminar riendo sonoramente. Él jamás se sonrojaría por algo así, todo lo contrario adora esa sensación que se producía cuando alguien te decía cosas de ese estilo. Por eso mismo él  jamás se contenía si debía hacerlo con otra persona. Quizás era su orgullo satisfecho o su vanidad que escondida bailaba la conga, pero de una u otra forma aquellas palabras le sentaron muy bien y lo hicieron sonreír ampliamente.

La miró y se rió negando con la cabeza divertido.- Noup, aún no le veo la gracia a tu poder.- bromeó sólo para picar un poco a la chica. Tras escuchar sus palabras aún mantuvo su sonrisa, pero sus ojos se le pusieron levemente sombríos tras recordar algunas decisiones que había tomado el último tiempo no del todo correctas.- No, no es nada fácil y es verdad que veces tomando algunas malas decisiones se pasa muy bien- terminó por decir sonriente, guiñándole un ojo de forma traviesa y de paso recuperando el brillo en sus ojos. Lo estaba pasándolo tan bien junto a Danny, que no permitiría que nada, ni nadie echase a perder ese momento.

En su vida el helado (por no decir la comida en general) tenía una especie de imán en su mirada. Cuando llegaba a un lugar nuevo lo primero que hacía era ver a dónde  se encontraban los puestos de comida, defendía su postura diciendo que sí dijeran que en un minuto el mundo llegaría a su fin, él de todas las muertes prefería el morir comiendo, sentía que era una final feliz después de todo.

Sonrió cuando escuchó que Danny esta vez si aceptaría al postre . Es que quién no tenía ese pensamiento realmente le faltaba un poco de azúcar en su vida, síiel postre era el mejor broche de oro existente. Escuchó sonriente las reflexiones de la chica, mientras él pensaba cuál de esas dos sería su elección, y al mismo instante se respondió que le daba igual, lo que importaba era tomar helad, el resto eran sólo detalles. - ¡Hey! Yo no conocía esos.- se dio cuenta que hace mucho no comía helados de puestos, comía casi siempre en el Caldero, no por elección sino más bien porque era lo que resultaba más económico en el último tiempo. - Quiero de ese mismo por favor - le dijo a la mujer que atendía, miró a Danny mientras ponía un rostro de niño de cinco años esperando su el nuevo dulce salido al mercado. Cuando le tendieron el suyo a Danny sintió como se le hacía agua la boca, se veía igualde bueno que en su imaginación y olía mucho, mucho mejor. Cuando ya tuvo el suyo entre sus manos, por enésima vez en aquel día su sonrisa llegó a medidas nunca antes vistas.

¡La hora! pegó un salto y abrió sus ojos como platos dejando el delicioso helado a medio comer, metió su mano derecha en el bolsillo izquierdo de su jeans para sacar su móvil.- ¡Debemos ir a hacer las filas!. Queda sólo media hora- exclamó asombrado. Sentía que habían sido penas unos minuto junto a Danny pero no, el tiempo había pasado volando y ya quedaba muy poco para el comienzo del partido. Y todos sabían que las filas para la Copa Mundial se caracterizaban por ser eternas.
 Tomó de la mano a Danny y comenzó a caminar hacia cualquier dirección, al cosa era moverse teniendo como teoría que en el algún momento llegaría a destino. La mayoría de las personas diría que no era la mejor elección, pero así era él un impulsivo empedernido.

- La amo, además de excelente jugadora, es guapísima e inteligente. Leí hace unos días un articulo de ella, y tiene una opinión muy potente con la contingencia mágica.- le comentó a Danny mientras la buscadora de Inglaterra se le vino a la cabeza poniendo una mirada de embobado que le duró a penas unos segundos.-Tú eres su versión en Hogwarts.-no se contuvo decir aquello, ya que por más que veía a Danny casi como una hermana, tenía que admitir que era muy guapa, además de inteligente y buena jugadora.-   Yo también estoy nervioso, nunca los he visto. Va a ser grandioso.- pensó, y por inercia apresuro su paso, mientras dirigía su mirada a los distintos carteles que se encontraban para ver si realmente iban por buen camino, y de todo corazón esperaba que así fuera.

Sintió como su cuerpo se le tensó en el instante a escuchar la pregunta de la chica. Era una pregunta muy normal para cualquiera, pero a Edward sólo le hacía recordar que hace a penas un mes se había convertido en licantropo.- Yo...- comenzó a balbucear cuando de pronto al doblar por una esquina del lugar logró observar el lugar en donde se encontraban las filas de ingreso al estadio.-Ya hemos llegado.- dijo sonriente, para observar cuál era la fila que les correspondía. Cuando volvieron a detenerse, recordó que había dejado la pregunta inconclusa.- Un lobo.- terminó por decir, mientras una sonrisa cansada se le asomó por el rostro Ya que después de todo, ahora no se podría identificar con ningún otro animal. Le hubiera gustado decirle a Danny que el ya era un animal sin necesidad de estudio, pero hace un tiempo había decidido que lo mejor era que eso se quedara entre él y Stella, al menos por ahora. - ¿Tú? ¿Cuál sería tu animal?.- le pregunto curioso, mientras pensaba en qué animal la veía él.- Un gato...- llego a esa conclusión sin darse cuenta que la había dicho en voz alta hasta que se escuchó, parpadeo un par de veces y le sonrió.- te veo como una gata de pelaje muy suave y juguetona. EL Ying de la Señora Norris, por su puesto.- agregó riendo, al recordar la odiosa gata de Filch.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 12.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 340
Puntos : 219
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Ene 12, 2017 11:22 pm

Llamadme maceta o persona con un cariño limitado por otras personas, pero se me hacía super raro darle la mano a otra persona en plan para caminar tranquilamente. Tenía sugestionado ya en mi cabeza que ese tipo de cosas las hacían las parejas, ya que yo nunca lo había hecho con nadie por evidentes razones, así que se me hacía algo muy raro. Edward me sujetó la mano para caminar hasta el estadio y me dio bastante vergüenza ese gesto inesperadamente cercano hacia mí. Evidentemente no se la solté (por una parte porque había un montón de gente en la misma dirección y no quería perderme y por otra porque me parecía feo quitársela), pero cuando llegamos a la cola, se la solté disimuladamente haciendo como que necesitaba mi mano libre para sacar algo de mi mochila.

Reí cuando me comparó con la buscadora de Inglaterra. Edward era muy mono, pero esa espectacular mujer y yo no teníamos nada en común, sólo nuestra afición por buscar pelotas doradas y muy rápidas.

No lo soy —dije divertida sin darle especial importancia. Esa mujer era... increíble y yo no tenía nada que ver con ella. Decidí cambiar de tema para evitar seguir comentando eso y que inevitablemente terminase por subirme la sangre a la cabeza por sus palabras. Bastante roja me había puesto cuando me había dado la mano —menos mal que no me vio—, como para encima volver a hacer que mi sangre me calentase el rostro—. ¿En serio? ¿Qué dice sobre ello? Supe hace meses de su opinión, pero no sé cómo estará ahora la cosa sobre todo con el nuevo gobierno de Milkovich. Otra mujer que me encanta, la nueva Ministra. —Sonreí al recordarla en los periódicos. Tenía cara de mujer simpática y bondadosa y eso me gustaba muy mucho. Hacía tiempo que faltaba alguien así de puro como líder de una sociedad tan corrupta.

Una vez en la cola, continué comiéndome mi helado mientras le preguntaba a Edward que cuál sería su animal si, por algún casual, conseguía convertirse en un animago. Yo no tenía muy claro el mío... pero él al parecer sí que lo tenía bien claro.

¿Un lobo, sí? —pregunté sorprendida ante su seguridad—. ¿Y por qué? —Hacía poco había estado investigando sobre los animales, no porque tuviese intención de convertirme en una animaga, sino porque tenía curiosidad por saber qué sería lo que me representase si por alguna casual quisiera hacerlo—. Serías un depredador... yo siempre he pensado que yo sería una presa —añadí con sinceridad para luego negar con la cabeza, divertida, ante su idea de que yo podía ser un gato. Creo que es el animal que menos puedo ser, un aburrido gato—. Tras un estudio exhaustivo, he llegado a la conclusión de que no sería para nada útil convertirme en animaga. Creo que o sería un pingüino, o un perezoso, o un quokka. Y en las tres opciones creo que no tengo ningún tipo de ventaja. Luego ves a animagos por ahí que son cosas poderosas como un  tigre, un puma, un lobo o un león. Pero luego no veo a ninguno que sea, yo que sé, una bonita mariposa o un gusanillo del campo. —Solté una carcajada divertida—. No sé, me pongo a pensarlo y creo que yo sería una de esas inútiles que no tendría nada de guay en forma animaga y es un poco decepcionante.  

Continuamos hablando de todo ese tema durante la cola mientras nos terminábamos nuestros respectivos helados. Era larga la cola, pero no tanto como la de otras entradas. Nosotros nos colocaríamos detrás de los aros del equipo de Japón, para así poder ver con claridad como Inglaterra violaba sus aros con muchos puntos de la quaffle. Y como esa parte era una curva, había menos gente en la entrada al haber menos hueco. Media hora después de estar allí de pie, comenzamos a entrar al interior tras que Edward le diese las entradas al de la puerta. Caminamos —en verdad corrimos— por todas las gradas y escaleras hasta llegar a nuestros asientos, notando como el bullicio de la gente comenzaba a penetrar en nuestros oídos y como un ambiente de pura competición y diversión comenzaba a llenarnos por dentro. Nada más llegar a nuestros asientos, pude ver como el pedazo de campo de quidditch se extendía frente a nosotros y hasta me emocioné. ¿Te imaginas que en algún momento de mi vida termine jugando aquí y la gente me reconozca tanto y tan bien como nosotros reconocemos a la buscadora de nuestro país? Sería grandioso.

Tuve el impulso de abrazar a alguien, pero como después de lo de la mano me había quedado en modo maceta con Edward ante la extrañeza, pues simplemente me mordí el labio y lo miré con una diversión incalculable en mi rostro.

Si me ves llorar es de la emoción, para que no te preocupes por mí —confesé con diversión, aún sin sentarme en mi asiento. Me iba a pasar de pie hasta el último minuto para no perderme ni el más mínimo detalle.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1565
Puntos : 912
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Edward Westenberg el Mar Ene 17, 2017 1:40 am

Llegaron hacia donde se encontraban las filas para poder ingresar el estadio. El ánimo festivo se podía oler en el aire, y los colores rojo y blanco dominaban a las personas del costado derecho, mientras en las lejanias del costado izquierdo se lograba observar una gran masa de color verde. Un pensamiento idiota se le vino a la cabeza de que si alguien los viera en ese momento desde las alturas, vería una gente reunida en plan navideño en vez de cualquier otra cosa. Se rió levemente al pensar aquello y que si así fuera le pediría a Papa Noel que cómo regalo le trajera el triunfo a los Ingleses.

Miro  a Danny y sonrió mientras negaba con la cabeza. Esa chica era terrible, no podía creer como no se creía el cuento aún. Era grandiosa, divertida, inteligente, amable, excelente jugadora y guapa. Pero ella aún así se empeñaba pasar - antes los ojos de él- desapercibida lo máximo posible ante el resto. No entendía cómo es que aún no tenía a alguien baboso por su persona. - Que si lo eres.- repitió testarudo, no se cansaría de decirle aquello hasta hacerla entender de lo mucho que era y que con aquella jugadora no tenía mucha diferencia.- Hablaba muy bien de la Ministra, pero creía que faltaba mayor sinceridad tras los último ataques ocurridos. Si no me equivoco decía literalmente "Dicen que estamos en tiempos de paz, pero hace apenas unos meses hubo muerte de muggles sin explicación alguna".- le dedico una mirada, mientras se encogía de hombros. Él no pensaba tan bien de la Ministra, más que nada porque Stella no le había hablado muy bien de ella. Pero tampoco le daba más importancia de la que debía, la política nunca ha sido lo suyo.

¿Por qué? porque ahora soy un hombre-lobo, Danny. Le hubiera gustado responder, pero se limitó a sonreír de lado.- No lo sé, desde pequeño me ha gustado la noche, funciono más. Además podía pasarme horas observando el cielo y la hermosa imagen que proyecta la luna llena. Por lo que creo que ser un lobo me haría feliz.- y no mentía, bueno hasta cierto punto. No todo era color de rosa, pero si tenía que ver los pros y los contras tras la mordedura, siempre llegaba a la conclusión que había ganado cosas mas perder.- ¿Un pingüino, perezoso, o un quokka?.- preguntó riendo divertido. Es que el sólo hecho de imaginarse a la hufflepuff como uno de esos animales le causaba mucha gracia y ternura a la vez.- Jamás te atacaría aunque te convirtieras en un gusano, Danny.- a no ser que te la encuentres bajo luna llena, le susurró una voz dentro de su cabeza que hizo que sintiera un leve apretón en su pecho al pensar en aquello, pero alejó ese pensamiento ya que jamás estaría cerca de alguien que estimase en luna llena, eso jamás.- Creo que el convertirse en animago no sólo te es necesario para atacar, el ser animal te puede ayudar en muchas ocasiones. Por ejemplo hasta ser un rata te puede ayudar en momento de grave peligro, al pequeño, caber en cualquier hueco y ser medianamente veloz te puede ayudar a escapar de una muerte inminente.- concluyó pensativo mirándola con una sonrisa. también te ayudaría para estar a mi lado y no morir, pensó.

Las preguntas continuaron mientras esperaban para ingresar al estadio. Mientras la fila avanzaba sentía como aumentaba la emoción y la ansiedad en su interior. Aún no podía creer que estuviera a punto de ver un partido de las grandes ligas de Quidditch. Cuando llegó su turno de entrar, pasó rápidamente las entradas que tenía guardadas en su bolso, y tras pasar todas las barreras de seguridad corrió junto a Danny en busca de sus puestos. Cuando por fin logro ver el paisaje completo que deleitaba aquel estadio sintió que el aire se le cortaba por unos instantes. Era enorme, podría asegurar que era del doble de tamaño  de lo que era el de Hogwarts, tenía innumerables asientos, que se encontraban en su mayoría ocupados, había un mar de gente gritando feliz y fervientemente los cánticos de sus equipos.

Se había quedado sin palabras y no fue hasta que escuchó a la hufflepuff hablar que volvió a estar en el presente, sacudió su cabeza para sacar el rostro de idiota embobado que estaba seguro tenía en su rostro.- Puedes llorar, gritar, reír, bailar, lo que quieras Danny ¡PORQUE ESTAMOS APUNTO DE VER A INGLATERRA! ¡VAMOS DRAGONES!.- gritó eufórico levantadose de su asiento y levantando su mano izquierda animado. Escuchó como algunos fanáticos respondían a su entusiasmo con gritos en apoyo al equipo inglés.  

En eso las luces del estadio se apagaron, y una voz ronca pero entusiasta se escuchó por los parlantes.- Sean bienvenidos a un nuevo partido de la Copa Mundial de Quidditch . El día de hoy podrán deleitarse con dos equipos que aseguran tener un partido reñido y animado. ¿Se encuentran aquí los fanáticos del "Rowntree Counter"?.- preguntó entusiasta recibiendo gritos de una parte del estadio a los cuales Edward no dudó en unirse con un fuerte grito.- Mucha presencia de ingleses el día de hoy al parecer, ¿y los Irlandeses se encuentran aquí ?.- repitió de la misma forma entusiasta que las vez anterior recibiendo como respuesta gritos, aplausos por parte del otro costado del estadio.- Que alegría el entusiasmo que se respira en el estadio. Por eso no los haremos esperar más, pónganse cómodos porque sus jugadores y equipos favoritos estarán frente a sus ojos en tan sólo unos segundos. - tras escuchar eso miró a Danny sintiendo como al felicidad se le desbordaba por los ojos.- Va a empezar, ya va a empezar.- le dijo eufórico mientras le daba un pequeño abrazo por la emoción para luego dirigir toda su atención al centro del estadio.

Y así fue, ambos equipos comenzaron sus entradas épicas al campo de juego. Había leído sobre el maravilloso espectáculo que ofrecían los equipos en la Copa Mundial antes de comenzar el partido, pero todo había quedado chico tras verlo en vivo. Era grandioso, fuegos artificiales con figuras gloriosas de las mascotas de ambos equipos, y mientras iban nombrando a los jugadores estos iban haciendo los movimientos que los habían vuelto los mejores jugadores del mundo mágico.

- El arbitro Lionel ya tiene la pequeña bola dorada entre sus manos, todos se encuentran en sus posiciones, sólo basta que...¡EL SILBATO A SONADO SEÑORES! ¡El partido a comenzando oficialmente!.- gritó el locutor y Edward se levantó para ver de mejor forma todo aquello. Estaba como hipnotizado con todo, aún no podría creer la grandeza de aquel evento. Y por primera vez en su vida deseo con todas sus fuerzas haber sido bueno en aquel deporte y encontrarse en aquel campo dándolo todo por tu país.

- ¿Este sera un buen momento para sacar los snacks que mando tu abuela?.- pregunto con mirada traviesa y divertida a Danny, sí a pesar de haber comido todo el tiempo a él aún le quedaba espacio para algo más.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 12.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 340
Puntos : 219
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Jue Ene 19, 2017 2:14 am

Ante nuestra diferencia de opinión, le saqué la lengua como respuesta cuando él volvió a insistir en que yo era esa buscadora pero en Hogwarts. No lo era, no me parecía en nada. Ella era genial y yo había perdido mi primer partido de liga, así que no teníamos nada en común. Solo el blanco de los ojos y la remota posibilidad de que hubiese sido Hufflepuff en Hogwarts.

La Ministra es genial, ¿no crees? —pregunté casi por inercia—. Me parece una mujer increíble. Cogió un gobierno corrupto por Winslow y lo transformó en un gobierno justo. Los ataques disminuyeron y todo parecía volver a una normalidad en donde no tener miedo —dije visiblemente contenta. Me había inscrito en la Orden del Fénix por un motivo, por lo que cuando había paz en el mundo mágico sentía que el mundo iba por buen camino—. Me da la sensación de que es una mujer fuerte e independiente y quién poder confiar.

Hablando de la animagia me di cuenta de que posiblemente yo sea un animal inútil y muy poco común, por lo que no me serviría de nada volcarme en un estudio que al final no va a proporcionarme nada. Además de que tenía pinta de ser un arte muy complicado, que lleva muchos años y que en realidad no es tan efectivo como otros muchos.

En eso tienes razón... —le contesté al escucharle decir las ventajas que tenía ser un animal pequeño—. Pero ya me dirás que hago yo por medio de Londres convertida en pingüino, perezoso o quokka. Creo que pasaría poco desapercibida... —Reí divertida al imaginármelo.

Yo ya me lo había pasado genial en el tiempo que habíamos dado un paseo por los puestos de fuera del estadio y, para mí, la experiencia diez ya estaba garantizada. Pero cuando entramos al estadio y llegamos a nuestro sitio... supe que todavía quedaba lo mejor: vivir en vivo un partido de la Copa de Mundial de Quidditch, más concretamente Inglaterra vs Irlanda. ¿Sabéis lo grandioso que es eso? Yo me había emocionado por completo, pero obviamente no como para llorar, o por lo menos no por el momento. De hecho, solté una carcajada de felicidad al escuchar a Edward hablar con tanto entusiasmo justo antes de que se apagasen épicamente las luces y comenzase a hablar el interlocutor. ¿Y yo decía que había sido épica el apagón de luz? ¡Lo que sí que fue épico fue como salieron ambos equipos al campo! ¡Esas acrobacias! ¡Esos fuegos artificiales! ¡Esa presentación! Sí, en ese momento sí que se me salió una lagrimilla. ¿Pero cómo iba a evitarlo? ¡No podía, aquello era genial!

Tenía una presión en el pecho y tenía ganas de gritar... ¡Sí, era felicidad! Así que no tardé en unirme a la afición y gritar siempre que había oportunidad alguna. Cuando comenzó el partido, unos minutos después, Edward, con su pozo sin fondo al que llama estómago, pidió los nachos de mi abuela. Yo le sonreí y me quité la mochila para sacar el tupper con los nachos con quesos en su interior. Eran más de lo que parecían a simple vista.

Creo que pocos sitios ahora mismo superarían este, ¿eh? —Y es que no se me ocurría un lugar mejor en el que estar en este momento. Ni siquiera en mi cama, comiendo pizza y jugando a la play —que por norma general suele ser mi plan estrella—, pero no, aquello era simplemente increíble.

Continuó el partido. Nuestra parte no paraba de gritar en cada movimiento maestro de Inglaterra, mientras que en cada movimiento ganador de Irlanda abucheaban. La idea era motivar a Inglaterra y desmotivar a Irlanda, ¿no? ¡Pues eso es lo que íbamos a hacer! Gritos, ovaciones, ánimos... Todo allí parecía ir para nuestro equipo y es que lo estaban haciendo genial. Fueron los primeros en marcar punto y su juego era tan fuerte y ofensivo que la gran mayoría de las veces pasaban por encima del público. En una ocasión uno de los atacantes de Inglaterra fue a tirar a los aros, pero no apuntó bien, sino que la quaffle se coló entre los dos aros. Tanto él como un irlandés volaron hacia la quaffle que venía directa hacia aquí y prácticamente pasaron a un metro de nosotros, justo por encima. ¡Fue emocionante! Miré a Edward como si hubiese pasado el mismísimo Anakin Skywalker por encima de nosotros, con un sentimiento indescriptible.

¿Pero lo mejor de todo? Sí, los golpeadores dominaban a la bludger, no como en Hogwarts. Aquellos jugadores no jugaban a defender a sus compañeros, sino que utilizaban las bludger como si fuesen de ellos. No era un juego de defensa, era un juego de dominación por el poder de las bludger... aquellas pelotas tenían la posibilidad de tirar a los jugadores de sus escobas y eso era algo que todos querían aprovechar. ¡Increíble! Pero aún así, lo mejor de todo fueron los buscadores. El buscador irlandés parecía un contorsionista, pero la buscadora británica iba a ganarle. Hacían unos movimientos... se molestaban de una manera que hasta parecía elegante y uno no se arriesgaba si se exponía demasiado. Era como un juego de dos en donde cada uno tenía que buscar la manera de adelantarse al otro aprovechándose de su error; buscando la ventaja.

¿Finalmente? Bueno... cuando la buscadora de inglaterra cogió la snitch por casi no me da un infartito de miocardio. Pegué un grito de felicidad que se vio acallado por todo el público que gritó junto a mí. Le cogí la mano a Edward a pesar de todo y la alcé en plan victoria, dando saltos en mi mismo lugar. Luego todos los de la zona comenzaron a abrazarse y demás y yo me abracé con par de desconocidos, movida por la felicidad. Finalmente me subí a mi silla y abracé a Edward por detrás (ya que era demasiado alto y estando yo de pie normal me era imposible abrazarle así).

¡Gracias, gracias, gracias, gracias! —le agradecí infinitamente—. Ha sido increíble de verdad, ha sido... pufff, el mejor regalo que me han hecho nunca. ¡Y encima ha ganado Inglaterra! —Todo lo que estaba gritando porque estaba claro que hablar a un tono normal allí era imposible entre tantos gritos y ovaciones.

No pude seguir agradeciéndole, ya que de repente la buscadora de Inglaterra, junto a algunos compañeros, pasaron justo por delante de nuestra grada enseñando alegremente la snitch entre sus dedos. Era... genial. Me quedé con una cara de impresión que no era ni normal, aún sujetada a Edward pero mirando directamente como aquella espléndida mujer se acercaba a nosotros. Debió de darle pena mi cara de retrasada, ya que se quitó las gafas que tenía sujeta al casco y las lanzó hacia donde estábamos nosotros. No sé de dónde saqué los reflejos, pero desde que vi eso volando me tiré a por ellas como si fuese un maldito lingote de oro.

Me caí al suelo y todo para pelear por él, pero finalmente lo cogí y fue MÍO. Luego volví a mirar a la buscadora, la cual me sonrió. AWWWWW. Entonces miré a Ed y me las puse para que nadie me las pudiese quitar nadie, par luego suspirar profundamente.

Creo que me he enamorado profundamente. —Reí, soltando una carcajada que era una perfecta mezcla de nervios y felicidad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1565
Puntos : 912
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Edward Westenberg el Vie Ene 20, 2017 7:08 pm

Sonrió cuando Danny le sacó la lengua y negó con la cabeza aún sorprendido que ella no se considerase como aquella buscadora. Que quizás el no era un comentarista de nivel en lo que respecta al Quidditch pero al menos en Hogwarts jamás se perdió un partido, y quizás sólo fueron siete años en comparación a la enorme historia que tenía el Castillo, pero durante todo ese tiempo la mejor buscadora que vieron sus ojos fue a la rubia. Pero ya dejaría de insistir...por el momento.

Hizo una mueca cuando la hufflepuff comenzó a hablar de la Ministra ¿si es genial? la verdad le daba lo mismo, Stella le había dicho un par de cosas, a la ligera ya que siempre ha sido muy cuidadosa con sus palabras, pero algo le hacía intuir que de su parte al menos no estaría, ni de ningún otro político a decir verdad.- ¿un gobierno justo?.- no logró evitar reír al repetir las palabras que había dicho la chica ¿Justicia para quién? para los magos, pero no todos porque también están los licantropos,  los squib,  los duendes, que ojala para algunos se mantengan bien alejados, o bien escondidos, o haciendo de empleados para ellos,  a esos hay que apuntarlos con el dedo ¿no?.- Creo que detener las muertes no hace precisamente que un Presidente sea justo, es lo básico. Creo que al mundo mágico le falta mucho tiempo para volverse un lugar justo e igualitario para todos.- terminó de decir con un leve desprecio en su voz. No llevaba ni dos meses como hombre-lobo y ya había tenido que soportar por los demás, hasta gente del mismo Ministerio palabras y miradas de desprecio hacia su persona, así que con él no le vengan con justicia y mundo color de rosas.- Pero no hablemos de política que mi estomago se descompone.- terminó por decir sonriente. Había venido a pasarla bien, no quería terminar hablando de esas cosas que sólo le producen dolor de cabeza.

Cada vez que recordaba la imagen de Danny convertida en cualquiera de esos animales lo hacía volver a reír sonoramente, es que era una imagen demasiado divertida y tierna a la vez. Pero el momento había llegado, mientras la fila avanzaba sentía como su cuerpo se removía por la adrenalina, era una especie de felicidad en estado puro o algo así. Sentía cosquillas en todo su cuerpo junto a una agradable sensación de bienestar, estaba sin palabras, el estadio era hermoso enorme, y era una imagen digna de fotografía mental el ver un costado de aquel lugar teñido de los colores rojo y blanco. La gente gritaba, se reía, y él no se quedaba atrás. Pero todo eso quedo atrás, sin siquiera poder ser el punto de comparación para lo que ahora estaba viendo frente a sus ojos. Los equipos habían entrado, fuegos artificiales, destrezas increíbles y teniendo como fondo la hermoso banda sonora de fanáticos que al igual que ellos se encontraban hiperventilados por tal magnifico espectáculo.

¡Y el partido había comenzado señoras y señores! Un gritó salido desde sus entrañas se unió a los de la multitud efervescida, cuando ya pasaron unos minutos de partido suspiró y se bajo de las gradas que no sabía cómo había terminado sobre ellas pero lo había echo, de seguro por la emoción del momento. Miró a la hufflepuff, tanta energía desprendida le había dado hambre, así que no dudó en pedirle con todo el descaro los nachos que la abuela de Danny le había enviado. Y ella tan compresiva con su pozo sin fondo sacó un tupper con los nachos, y el olor que desprendían joder...no pasaron ni dos segundos y ya tenía dos de ellos en la boca. ¿Qué diantres era lo que tenía en la boca? era...era...- JODER DANNY , SON LOS MEJORES NACHOS QUE HE PROBADO EN MI VIDA.- quizás fue la emoción de estar allí, pero no podría haberle dicho esas palabras con menos intensidad. Es que en ese preciso momento se sentía en el Olimpo.

. Nada de poco, ninguno.- le dijo sonriente a la hufflepuff para seguir comiendo, más bien devorándose los nachos. Pero los nachos quedaron a medio masticar cuando frente a sus ojos lograba observar movimientos que en su corta vida jamás pensó verlo en vivo en directo. Desde pequeño colecciono todo los relacionado al Quidditch, todos los libros, estampillas, cromos, pero ahora ver esos movimientos que flipaba de pequeño en vivo, lo dejaba sin respiración. Se levantó una vez más producto de la emoción y gritaba desbocadamente. No podía creer todo lo que pasaba frente a sus ojos, era una obra de arte en movimiento, el dominio sobre las escobas era casi inhumano, y debía admitir -aunque nunca en voz alta- que desde ese momento y para siempre admiraría a todos los jugadores que se encontraban en ese partido. ES QUE JODER ERAN PERFECTOS.

- ¿Viste eso? ¿Viste como... OH, increíble...- dijo maravillado sin poder seguir pronunciando palabra, después de que jugadores de ambos equipos volaron raudamente hacia ellos para  evitar que terminaran siendo golpeados por una huaffle, quizás sólo fue producto de su imaginación pero - así lo contaría en las próximas navidades- como el momento en que él realmente sintió el rozar de aquella pelota en su cara para luego ser desviada por la destreza de ambos jugadores siendo salvado por sólo un pelo de ser golpeado.

Nunca había gritado tanto, ni declarado su amor a tantas chicas al mismo tiempo (que las jugadores femeninas de ambos equipos eran...perfectas), no le habían dado ni un momento para sentarse, estaba de pie saltando y gritando, sin querer perderse ni un detalle, que había que ser sinceros los partidos de Hogwarts eran un bicho al lado de este, eran una broma, eran...increíbles.

- Oh...oh...oh...- balbuceo mientras apuntaba con los ojos como huevo frito a la buscadora inglesa que de un momento a otro se el vio ir directamente hacia algo que por más que entrecerrara los ojos no podía ni ver, pero gracias a las pantallas enorme del estadio logró ver el aletear de la Snitch muy cerca de la gloriosa, hermosa, maravillosa mano de aquella chica. El corazón le latía a mil hora, contuvo la respiración y ....- WOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO- gritó fuertemente mientras pegaba un salto por la emoción, sintió como Danny la tomaba de una mano y la levantaba y sin soltarse hizo un movimiento para que la chica quedara entre sus brazos levantándola del suelo, para hacerla girar en el aire. Para luego abrazar a Pedro, juanito, José, Martina, pepita y Yolanda..ok, esos no eran sus nombres, pero eso ya no importaba porque Inglaterra había triunfado y acaba de ver el mejor puto partido de la historia (o al menos de la suya).

En esos sintió el peso de Danny en su espalda y sonrió ampliamente .- No hay de qué pequeña quokka.- bromeó divertido, aunque sin saber si sus palabras llegaban a destino por el alarido a su alrededor.- Gracias a ti por acompañarme en este mego evento, y seguir a mi lado después de verme desatado por la fiebre Quidditchera.- gritó esta vez para que si logrará llegar a los oídos de la hufflepuff, rió al darse cuenta que en el partido había dejado de ser él para ser un fanático empedernido, loco y desvariado.

Estaba a punto de decirle un par de cosas más cuando se quedo estático en su lugar, como si de pronto le hubiera crecido raíces de los pies que no le permitían moverse ni un centímetro, frente a sus ojos, ahí sólo a pasos se encontraba la hermosa, maravillosa, perfecta, única e incomparable buscadora Inglesa. Estaba todo el resto del equipo, pero él sólo tenía ojos para ella, joder...era aún más perfecta ahí simplemente caminando. En eso ella mira hacia nuestra dirección y lanza sus lentes, no tuvo ni tiempo de reaccionar cuando Danny ya se abalanzado hacia ellos, sin importarle pasar por encima de él y dejarlo casi incrustado en el suelo, pero más que enojarse aquello le hizo reír. Sí...definitivamente no había ninguna otra persona más perfecta que la hufflepuff para acompañarlo en este partido.

La miró negando con la cabeza divertido, pero en eso cambió radicalmente de movimiento, mientras se llevaba ambas manos a su estomago, como si en ese preciso momento tuviera una fuerte punzada en el, hasta cayó al suelo de dolor, Danny se acercó a él preocupada y cuando estuvo nuevamente a su lado, levanto su cabeza con el mejor rostro lastimero que pudo sacar de su repertorio para decir...- El corazón de mi estomago se ha roto en mil pedazos al escuchar esas palabras Maxwell...- y sin poder evitarlo más, se hecho a reír para levantarse de un salto y rodear los hombros de la chica con su brazo.- Yo no entiendo cómo aún no crees que era la mejor buscadora de Hogwarts que joder ese salto para atrapar los lentes fue de grandes ligas.- le dijo divertido, para comenzar a caminar hacia la salida del estadio.

Después de un buen rato lograron salir del lugar, pero se le hizo amena toda al esperaba, ya que se encontraban por el lado de los ingleses, y era como estar en año nuevo, todos gritaban, bailaban, se abrazaban unos con otros, y al salir todo lo que antes se dividía en los colores de ambas equipos ahora sólo era de colores rojos y blanco. Los carteles habían sido suplantados con imágenes épicas del partido, la bandera del equipo flameaba en cada esquina y de pronto....nuevamente fuegos artificiales, y boquiabiertos se quedaron con Danny mirándolos durante todo el tiempo que duró, no podría aunque quisiera describir la felicidad que sentía en esos momentos.

Cuando estos terminaron  obligó a la hufflepuff acompañarlo para ver si aún seguían impartiendo clases, pero al llegar ya estaba todo cerrado, bromeó unos minutos de manera infantil movimientos improvisados afuera del salón haciendo el rídiculo pero no le importaba ni lo más mínimo, luego fueron por más golosinas con la excusa de que su estomago debía pasar las penas tras haber sido cambiado por la maravillosa buscadora de Inglaterra. Luego se sentaron en unos pastos que se encontraban cerca de un Lago, siguieron su juego de preguntas tan variadas como desde con que servicio te representas más hasta cosas más profundas como si realmente creían tener un recuerdo tan feliz para realizar un Patronus. Lo que restó del día siguió siendo grandioso, y al sonrisa jamás se fue de su rostro ni por un segundo.

El sol ya había desaparecido por el horizonte y lo que alguna vez fue un lugar repleto de personas ahora sólo se divisan una que otra aún merodeando al igual que ellos todo lo que ofrecía el lugar, cuando de pronto llegó a sus oído.- ÚLTIMOS TRASLADORES A LONDRES, ÚLTIMOS TRASLADORES A LONDRES.- gritaba un muy parecido al que los había llevado hasta allá, sólo que este era mucho más alto y era calvo.

Miró a Danny haciendo un puchero.- Que triste será volver a la realidad después de tan semejante día...- dijo suspirando, tomó a Danny de la mano y la llevó hasta donde se encontraban los trasladores, fue fácil tomarlos ya que sólo quedaban pocas personas.- Menos mal que ganamos, imagínate perder y después tener que pasar por un traslador, que mal.. que mal...- dijo divertido para tomar una parte de un sombrero de color violeta con una gran pluma verde escarlata sobre el.- Nos vemos en unos segundos...- le dijo sonriente para sentir como todo le daba vueltas...

Cayó al blanco pasto, y en vez de pararse enseguida prefirió ceder todo su peso con una gran sonrisa, estaba tan feliz...como hace mucho tiempo no lo estaba. Pero por más que le hubiera gustado quedarse allí por mucho tiempo más, mañana debía ir al trabajo, y a pesar de haberla pasado genial estaba cansado, pero de muy buena manera ¿a quién no le gusta estar cansado de tanto reír, gritar, celebrar? Se levantó y miró a Danny y comenzó a caminar a su lado.- Vamos caminando, yo te dejo en la parada del bus...- le dijo sonriente, aún era una larga caminata pero sabía que el tiempo pasaría volando, porque así pasaba cuando estaba al lado de la hufflepuff.

- Hey! Acabo de recordar nuestra apuesta...- dijo sonriente.- Pues bien, soy un buen perdedor. Muy pronto recibirás noticias mías con unas entradas en su interior.- le dijo divertido mientras le guiñaba un ojo. Y mientras caminaban colina abajo, las risas, agradecimientos, rememoraciones del partido siguieron vigentes.

Y esa noche al regresar a su habitación para luego meterse bajo sus sabanas, se durmió pensando que acaba de tener el mejor día de su vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Encargado Caldero Chorrea
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 12.661
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 340
Puntos : 219
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.