Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Viaje a los Juegos Olímpicos (Ian Howells)- Evento.

Invitado el Sáb Ago 20, 2016 10:38 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Debía desplazarme a Brasil, un especímen peligroso le había dado por salir del país y había sido divisado por la Agencia en Río de Janeiro nada menos, en plenas Para-Olimpiadas.
Necesitaba un motivo para poder desplazarme a la luz del día y bajo ninguna sospecha al lugar, sobretodo para los alumnos los cuáles no podrían asistir a una de las clases de Vuelo, salvo que algún alma caritativa se le ocurriera dar la clase por mí.

Con el maletín en las manos con varias investigaciones transcritas en código clave por si alguien les daba por ojearlas, a los Jefes no se les había ocurrido más que la brillante idea de formar un concurso en el que se regalaba un viaje de ensueño a dos personas, una ganadora era yo, la otra sería la que realmente hubiera ganado el viaje a gastos pagados para cruzar el charco y ser partícipe de un acontecimiento mundial y que haría historia en Inglaterra.

Los muy cabrones no me habían querido decir quien era el otro ganador, pero cuando Joshep se despidió de mi con unas palmaditas en la espalda me olí que no era más que una putada más, para ver como me las ingeniaba para salir airosa. Por supuesto, el otro agente ya me esperaba en el aeropuerto de Río, se haría pasar por mi marido para poder pasar totalmente desapercibidos. Y por desgracia, tampoco me habían querido decir quien era ese otro agente, no todos nos llevábamos bien, pero cuando lo mantenían tan en secreto me podía esperar cualquier cosa.

Tomé aire varias veces y lo solté despacio, la varita reposaba en el interior de mi bolso agrandado con magia, íbamos a entrar al mundo muggle, y desplazarnos con avión, para seguir todos los pasos que marcaban el protocolo de grandes eventos. Elegí ropa cómoda para el trayecto, unas zapatillas sport, unos pantalones sueltos pero estrechos, camiseta y una chaqueta chic. Me sentaba bastante mejor el aire chic que no el shock.

Y allí, con uno de los chicos haciéndose pasar a mis espaldas por uno de los desarrolladores del concurso, con la maleta colocada en el carrito, esperaba paciente la llegada del verdadero ganador del concurso.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Mar Sep 27, 2016 1:32 am

Pero qué mujer más bipolar, de verdad. Primero había parecido una mujer tranquila, juguetona y simpática. Luego, de repente, apareció ese aire maternal que le dio repelús a Ian... ¿y ahora venía con esta filosofía barata para intentar convencer a Ian de algo que le da exactamente igual? ¿Dónde había quedado la chica sexy y juguetona del aeropuerto?-Emmm... sí.-Contestó Ian ante su reflexión, la cual atendió hasta la mitad. Eso sí, su última premisa la entendió perfectamente, ya que más que una observación era un ataque directo.-Exactamente. Ese soy yo. Veo que me muestro tal como soy, algo que no se puede decir de todos.-Añadió Ian en relación con el comportamiento de la chica que tenía a su lado. Había visto tres caras de ella que no sabía ya cual era la verdadera.

El chico frunció el ceño, teniendo la sensación de que Helen le estaba tratando como un niño, algo que no le gustaba lo más mínimo.-Físicos, evidentemente. No te conozco como para saber si eres más madura intelectualmente o más inmadura, pero físicamente te puedo asegurar que aparentas unos veintitrés.-Aseguró sin complicarse demasiado.

Entonces la chica comenzó a relatarle la historia de por qué no tenía pareja, una historia que en la mente de Ian parecía mucho más épica de lo que estaba contando. Era lo típico y aburrido. La típica mujer que se enamora y luego se queda frígida perdida porque no sabe disfrutar sin sentimientos de por medio... Por favor... E Ian pensando que le había tocado el gordo con el acompañante a las Para-olimpiadas y solo le tocó otra mujer depresiva por el amor.-Bueno, exigente y antipática no lo sé, pero bipolar seguro.-Curvó una sonrisa de lo más altiva.-Y a los hombres no nos gustan las mujeres bipolares. Que si primero te sigo el juego, que si luego me las doy de mujer maternal, que si ahora te trato como un subnormal... No, tía, si quieres ganarte a un hombre, asegúrate primero de tener una personalidad fija.-Le recomendó, con un guiño que a pesar de querer parecer amistoso, fue totalmente irónico.

Helen se fijó en la serpiente que tenía tatuada Ian y éste se encogió de hombros ante la suposición de la chica.-Pues no. Me lo hice porque me representa.-Y no dijo nada más. Le representaba porque había estado siete años en un colegio en dónde la serpiente era su casa y más de una persona le llamaba así solo por sus orígenes. Luego Helen comenzó a decirle lo malo que era beber e Ian la miró con incredulidad en sus ojos. ¿Pero y esto a qué venía? Sobre todo lo de llamarle niño al final. Ian puso los ojos en blanco y se levantó del sillón tras quitarse el cinturón.-Diviértete con el sueñecito. Por cierto, creo que ya lo he pensado. Tienes veintitrés años físicos y ochenta y cuatro mentales. Normal que no tengas novio.-Dijo finalmente, antes de caminar hacia una cabina en donde había visto que se había metido la pelirroja.

[Al día siguiente]

Durante el avión y teniendo en cuenta que dormían en habitaciones separadas, Helen e Ian apenas volvieron a hablar. No obstante, al día siguiente tenían que ir a las Para-olimpiadas juntos, por lo que ambos tenían que compartir el coche, el asiento contiguo y la dulce y perfecta situación de ver tullidos creyéndose personas normales. Ian comenzó a caminar por las escaleras en busca de sus asientos, vestido esta vez con unos pantalones vaqueros que le llegaban por la rodilla, unas playeras y una camiseta sin mangas en dónde se le veía parte del costado. Hacía calor allí.

Una vez encontró su asiento, se sentó y se acomodó, colocándose los huevos para estar todavía más cómodo. Iban a ver la categoría de los nadadores, por lo que iba a ver a muchos mancos y cojos nadando.-Puff... no voy a poder evitar descojonarme cuando vea a esa gente nadando cual gusanos retrasados.-Dijo sin una pizca de empatía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 24.457
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 844
Puntos : 532
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Mar Sep 27, 2016 6:40 pm

A diferencia de algunas personas muy simples el resto de personas eren seres sumamente complejos, si a ello le añadías sus experiencias, su manera de desenvolverse en la vida y los años de estudio junto a un sin fin de vivencias, tenías seres completos, los cuáles iban unos buscando su media naranja, su alma gemela, yo sabía que no buscaba a nadie, sabía cuál era esa persona, pero también sabía que no era factible debido a las desinencias que habíamos llevado ambos- Pues si te mostraras un pelín más maduro igual te llevabas más chicas a la cama, y sino maduro, al menos respetuoso con ellas -intentaba coger la posición adecuada para recuperar todas las horas de sueño, porque no sabía a lo que me enfrentaba en Río, sí a quién, no a qué porque no podía saber como estaban las cosas, qué contactos tendría allí Sullivan, o si era el cabecilla de alguna organización oculta para el Ministerio Inglés, íbamos a estar siguiéndolo en todo momento, y encima pendientes del posible ataque en los Juegos Para-Olímpicos- Vas mejorando, réstale edad a una chica y salvo que te pases, será más fácil que te la lleves a la cama.

¡Oye, pues el chico aprendía rápido!- ¿Bipolar? ¿Y en qué te basas para decir que yo soy bipolar? ¿Acaso sabes tú lo que conlleva esa enfermedad? -igual sí lo sabía, pero si lo sabía mejor que se explicara, porque mis preguntas aunque le llegaran de sopetón, y era algo que no esperaba que pudiera definir tal cuál, pues mucha gente gastaba enfermedades mentales como si fueran expertos en la materia cuando no tenían ni pajolera idea de cómo estaban juzgando a una persona o ni siquiera tenían o mostraban las características de esa enfermedad, igual sí me daba la definición correcta, pero...¿No había dicho que estudiaba para Derecho? ¿Desde cuando en Derecho se daba Psicología y Psiquiatría cuando era una materia acoplada veías un pelín por encima sin llegar más que a rascar la superficie de todo el compendio de conocimientos?- Te llevo tratando como un subnormal desde el aeropuerto, pero simplemente por tu manera arrogante de presentarte -a ver qué bipolaridad le sacaba a esa verdad- Gracias, eso intentaré. Largo.

[Al día siguiente]

Menos mal que había podido dormir en el avión, porque en toda la noche apenas pude pegar ojo con el interrogatorio de Sullivan y el personaje que se me había acoplado en la misión. Las primeras pruebas por la mañana eran las de natación, con esas personas se veía claramente el coraje y el valor que tenían, estando en un medio en el que los humanos éramos deficientes y luchando por conseguir equilibrar un cuerpo al que le faltaban extremidades y era tan difícil de coordinar en muchos aspectos. Me detuve en el puesto de golosinas y compré varias gominolas con forma de gusano en diferentes sabores. Cuando estaba con el periodo necesitaba extra de azúcar y chocolates, así que como ya me había terminado las chocolatinas que cogí en el buffet del hotel, recargué las provisiones con gominolas, hasta encontrar donde vendían más chocolates, quería comprar las de coco bañado en chocolate, esas me pirraban.

La previsión metereológica había fallado un poquito, la lluvia anterior de la noche había dejado unos nubarrones asfixiantes y la humedad era casi del noventa por cien. Me senté al lado de Ian con la bolsa de golosinas en la mano y una botella de agua- ¿Quieres? -le ofrecí tendiéndole la bolsa de gusanos caramelizados.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Jue Sep 29, 2016 12:37 am

Más de seis mil millones de personas en el mundo, más de un 77% de probabilidad de que haya vida alienígena en el planeta Tierra, más de doscientos países, miles de religiones, millones de alimentos, mil y una posibilidad gastronómica… y había sido Helen la que había tenido la absoluta y maravillosa coincidencia de comprar putos gusanos de golosinas como tentempié a la hora de ver tullidos nadando junto a Ian Howells, el único ser de la tierra que probablemente le tenía ese pánico irracional a los malditos gusanitos de goma. ¿De verdad se podía tener tan mala suerte? ¿GUSANOS DE GOLOSINA, EN SERIO? Al principio Ian ni se percató de ello, sino que como era un gordo simplemente iba a meter la mano en la bolsa para coger un puñado. Sin embargo… el olor le llegó. Ese olor del demonio llegó a sus fosas nasales hasta provocar sus propias náuseas.-¡Uggh!-Contestó, apartando rápidamente la mano.

No entendía qué clase de atracción podían tener esa golosina, de verdad. De hecho, no le daba un manotazo a la bolsa de gusanitos y la tiraba por los aires porque ya tenía cierto grado de madurez, aunque no lo parezca a simple vista. Pero sí, quería pegarle un golpe y llenar a todos los que estuviesen en la fila de delante de gusanos de goma.-No, no quiero de esa mierda, gracias.-Contestó Ian con tanta finura como gratitud. Obviamente había sido un “gracias” totalmente irónico.

Evidentemente evitó dejar que se notara que en realidad lo que tenía no era asco (que era lo que intentaba dar a notar), sino cierto temor irracional por golosinas totalmente inofensivas. Pero bueno, peores cosas se han visto en este mundo.

Como Ian y Helen habían llegado un poco justos a los juegos, no tardó mucho en empezar una de las primeras carreras. Como no tenía a quién preguntarle e Ian tenía algunas dudas, habló con Helen aún sin mirarla.-¿Tú sabes como van estas cosas, agente secreto?-Preguntó con cierto retintin.-¿Cómo van las categorías? Porque ahí hay un manco, bueno, varios mancos. ¿Es categoría de mariposa, croll, brasa, delfin? Porque no tiene manos, no puede nadar de ninguna de esas maneras. ¿Hay una categoría especial para los mancos o algo así?-Preguntó con total seriedad y notó como ciertas miradas se clavaban en él con cierta molestia por sus comentarios. Algo que le sudó completamente el huevo derecho.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 24.457
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 844
Puntos : 532
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Jue Sep 29, 2016 1:00 am

Iba a preguntarle si estaba seguro que no quería dulces, pero la cara de desagrado me lo dijo todo, así que me senté apartándole la bolsa de delante, el pistoletazo de salida ya había sonado y todos animaban a sus respectivos países. La verdad es que no tenía ni idea de como iban las categorías, no sabía si era por extremidades que les faltaran aparte del sexo, por supuesto.

Me metí medio gusano en la boca y negué con la cabeza, arrancándolo de cuajo para masticar un poco- Pues la verdad es que no tengo ni idea, pero no creo que se mida el nivel intelectual, sino a nivel de tullidos tú les ibas a ganar a todos -¡Ay madre! Que volvíamos a empezar como en el avión- Perdona, no he pasado buena noche, Ian -y nunca mejor verdad, de todas las verdades que había dicho en mi vida, aquella se llevaba la palma, sólo esperaba que Sullivan siguiera vivo cuando regresara al hotel, porque sino iba a dejar sin carnet de padre al tipejo que se había instalado en mi cuarto junto a él.

Sonreí pidiéndole disculpas a todos los que se giraron atravesándolo con la mirada por sus comentarios despectivos sobre los deportistas que participaban, no podía ser tan gilipollas, tendría que estar haciéndose el gallito, pero como alguien le diera por sacudirle me iba a apartar e incluso animar al primero que le pusiera la mano encima.

Para algo él llevaba escolta, para que no lo mataran cuando abría la boca, pero si el resto de mis compañeros esperaban que moviera un dedo por alguien como Ian, ya podían esperar sentados si no querían cansarse.

Desvié la mirada hacia uno de las vomiteras a mi izquierda, había bastante movimiento, por lo que me llevé la mano a la  espalda del vestido, en donde estaba alojada mi varita. Sí, había un montón de gente, en su gran mayoría muggles, pero si había un ataque en los Juegos Para-Olímpicos los desmemorizadores iban a tener trabajo. Retiré la mano de la espalda cuando varios compañeros se ponían en pie siguiendo a los dos primeros- Creo que voy a buscar chocolates, Ian -algo había pasado, no podía permanecer sentada comiendo dulces cuando algún compañero podía estar metido en un apuro. Yo no era así, no podía cargar con eso a mis espaldas y darme cuenta que podría haber evitado un accidente y no hice nada.


Última edición por Eunice L. Lyall el Sáb Oct 08, 2016 10:50 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Jue Sep 29, 2016 1:40 am

Ian soltó una carcajada por la SUPER BROMA que había lanzado Eunice sobre el nivel intelectual. Había sido un poco forzada, pero todos a un metro a la redonda habían reído por el hecho de que la mujer le hubiera dicho eso al subnormal que se estaba metiendo con los tullidos.-Fue buena, un poco forzada, pero buena.-Ian era el primero que sabía que era un capullo algo subnormal que a veces rozaba el límite de la cabronería... Pero la verdad es que él se encantaba tal cual era y vivía orgulloso sabiendo que no era ni el más inteligente, ni el más guapo, ni tampoco el más simpático. Si no siendo eso, su vida era tan cojonuda, no quería imaginarse si llegaba a serlo. Obviamente no le preguntó que por qué tuvo mala noche, ya que no le importaba una mierda.-¿Quieres que esta noche te ayude a pasártelo bien?-Curvó una sonrisa pícara y algo seductora, consciente de que le mandaría a la mierda.

La competición empezó e Ian prestó atención a cómo los tullidos se tiraban a la piscina con toda su buena intención. Era grandioso. Fantástico, de verdad. Ian tenía una sonrisa en el rostro que no se la quitaba nadie. Era gracioso, porque se tiraban super decididos y de repente comenzaban a moverse ahí cuales gusanos deformes con ganas de hacer contorsionismo con el cuerpo para avanzar en metros por la larga piscina y... joder, era un puto descojono. Encima veías a algunos con unas manitas ahí amputadas y medias raras moviéndolas y... joder, era un show aquello. No entendía como la gente podía verlo sin reírse, si era la cura contra todos los males.

Helen entonces pareció aburrirle (algo normal, la verdad es que era gracioso, pero nada emocionante) y dijo que iba a ir a por chocolate. Ian en un principio no quería chocolate, a pesar de que le parecía mucho mejor que esas putas mierdas de gusanos de gominola, por lo que asintió y se quedó en su lugar. Eso sí, después de unos largos segundos se sintió tremendamente incómodo, sobre todo porque todos los que estaban a su alrededor le miraban excesivamente mal por estarse riendo de aquello. Que putos sosos. Al final decidió ir con Eunice para librarse de tanto muggle estúpido. Prefería una muggle deprimida y bipolar que muchos retrasados que miran con admiración a tullidos creyéndose algo.

Sin embargo, cuando fue a perseguirla se dio cuenta de que se había pasado el puesto de las chucherías y que más allá no había nada en dónde comprar chocolate. Ian se quedó ciertamente confundido, ya que a lo mejor sí que estaba loca de verdad e iba a hacer algo raro. Así con su absoluta curiosidad le persiguió con tranquilidad hasta salir del recinto principal, por unos pasillos que daban al interior de la grande plataforma preparada para las competiciones de natación. Rápidamente descartó la idea de que estuviera yendo al baño, ya que se lo pasó de largo con total tranquilidad, cogiendo una esquina que la hizo desaparecer de la vista de Ian. Éste aceleró el paso para ver a dónde narices estaba yendo, ya que algo le decía (los carteles que decían "solo personal autorizado", por ejemplo) que no debía estar por allí. Aunque eso bien le importaba poco.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 24.457
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 844
Puntos : 532
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Jue Sep 29, 2016 2:25 am

No iba a contestar aquella pregunta, porque de hacerlo quizás se le revolvieran las tripas si se enteraba lo que había estado haciendo durante toda la noche, y no, no tenía nada que ver son el sexo, sino acojonar a un posible mortífago o seguidor de uno que sólo quería trepar en el escalafón social. ¡Cómo los odiaba! Eran magos sin escrúpulos, traidores, orgullosos y capaces de vender a sus madres por una brizna de poder. Tenía que conseguir que cantara o nos dijera algunos nombres aquella noche, y no sabía si el nuevo inquilino de mi cuarto estaría siguiendo el interrogatorio o habría bajado a desayunar para hacerle la puñeta y degustar un suculento manjar ante su vista, porque cuando se ponía en ese plan, los "entrevistados" podían pasarlas realmente canutas.

El chico no dejaba de descojonarse, las miradas lo estaban atravesando y menos mal que esas no mataban, sino iba a tener que dar una explicación de como la cabeza del chico que hacía de señuelo había reventado sin más, esparciendo sus sesos cuatro filas más abajo, y el cuerpo totalmente descuartizado, esparcido por todo el pabellón.

Cuando llegué a las escaleras tiré mano a la espalda para sacar la varita, la gente corría de un lado al otro por las tragaderas, histéricos, sí, desde luego pasaba algo, había que ir esquivándolos a todos. Así iba a ser imposible avanzar demasiado. Pasé por delante del carrito de dulces con éstos desperdigados por el suelo y un rastro de sangre hacia una de las puertas, desapareciendo por debajo de la misma- ¡Desalojen! -orden inminente, había que evacuar todo el pabellón, ya había empezado el ataque- ¡Johnson, McFersson por la derecha! -apunté con la varita moviendo la muñeca para poder lanzar un Bombarda Máxima no verbal hacia la pared por la que debían empezar a evacuar a las personas que se encontraban en los pasillos del recinto, sí saltaron algunos escombros que hirieron a unos pocos, pero nada grave con lo que podía ocurrirles si los enganchaban terroristas indebidos.

Seguía corriendo a buena velocidad hasta que giré hacia la izquierda y me llovieron cerca de cinco ráfagas de balas al mismo tiempo que me desaparecía y aparecía tras ellos barriendo sus piernas y atándolos con sogas mágicas. La muñeca no paraba de moverse, la vista me iba hacia todas direcciones, el ataque no había hecho más que comenzar y ya llevaba un balazo en el brazo- Desmaius -uno a uno el hechizo impactó sobre los cuerpos, con el movimiento semicircular de muñeca.

Y otra vez me tocaba correr, ahora por donde había venido, otro grupo de enmascarados avanzaba veloz. Vale, Ian era un capullo integral, pero le quedaba mucha vida por delante y si lo cazaban alguno de estos tipos, no iba a poder tener yo el placer de estamparle la cara contra el suelo a ver si le colocaba las neuronas en su sitio.

Al dar la vuelta a la esquina me encontré de sopetón con Ian, por lo que lo enganché de la camiseta y pateando la puerta del reguero de sangre lo hice entrar dentro y le coloqué el dedo índice de la mano izquierda sobre los labios para que se mantuviera callado, apuntando con mi mano derecha y sujetando la varita hacia la puerta mientras formulaba un "Fermaportus" y un "Imperturbate" no verbal. Había llegado el momento de conocer, mejor que fuera una ayuda a un estorbo.

Le di su espacio para que no se sintiera agredido ni intimidado- Siento haber sido algo brusca Ian, no te mentí en el avión, mi nombre en este país es Helen Dunn -retiré la varita de su vista y la coloqué detrás de la espalda- Soy bruja -la primera vez que mi abuelo me soltó eso me puse hecha un basilisco, luego me acostumbré.


Última edición por Eunice L. Lyall el Sáb Oct 08, 2016 10:53 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Mar Oct 04, 2016 3:05 pm

Nunca pensó que perseguir a Helen fuera a traer tanta confusión, estrés y diversión a su vida. Él había ido detrás de ella sin muchas expectativas, aunque con un deseo oculto de poder tirársela detrás de alguna esquina para que dejase de ser tan amargada en el amor. No obstante, eso no fue lo que pasó. De repente, allá abajo todo el mundo se volvió loco y al grito de que desalojaran, se volvió todo un poco caótico. Incluso una explosión hizo que una pared se rompiese repentinamente, lugar por donde desalojó muchas personas.

Ian estaba flipando. Comenzó a caminar con lentitud por los pasillos para no meterse en medio de ninguna carnicería, pero no le dio mucho tiempo, ya que de repente Helen apareció tras coger una curva y se topó de sopetón con Ian.-¿Qué narices está pasando?-Preguntó el chico justo antes de sentir como la chica tiraba de él para meterle dentro de un habitáculo de dimensiones pequeñas y taparle los labios con los dedos. Qué sexy. A lo mejor era un ataque terrorista o algo así en plan salam malecúm o algo de eso, teniendo en cuenta las mierdas que pasaban en el mundo, era lo más lógico, ¿no? Terroristas atacando en las Para-olimpiadas, era muy lógico.

Pero no. De repente Ian vio como Helen sacaba una varita y apuntaba a la puerta para, supuestamente, cerrarla mágicamente. El chico evitó sonreír para no delatar así su conocimiento de que sabía que era una varita y la magia. De hecho, puso cara de pánico.-¿Una bruja?-Preguntó fingidamente temeroso y se apartó de ella.-¿Cómo que una bruja? ¿Qué es eso? ¿En plan Sabrina?-Señaló con la mirada al palo de madera.-¿Es un arma? ¿Vas a atacarme con eso?-Continuó diciendo, con voz preocupada y algo alterada, moviéndose por el interior de la habitación.-¿Qué le has hecho a la puerta?-Empezó a "hiperventilar".-¿¡Y cómo te llamas!? ¿¡Qué ha sido aquella explosión!? ¿¡Ha sido tú!? ¡Qué agente secreto ni qué mierdas, seguro que eres uno de esos terroristas amargados y quieres atentar contra los pobres tullidos que luchan por ser personas normales! ¡Aleja ese palo de mí! ¡No me apuntes con él!-Le dio un manotazo a su varita e intentó abrir la puerta con desesperación.

Sin embargo, a medida que intentaba hacer fuerza sobre el pomo de la puerta para abrirlo, empezó a descojonarse al no poder evitar reírse ante su propia y estúpida actuación.-¿Sabes que te digo?-Preguntó mientras se daba la vuelta, sacándose la varita del bolsillo encantado.-Que no deberías ir por ahí diciéndole a la gente tan tranquilamente que eres una bruja. ¿Y si llego a ser un muggle, qué? ¿Cómo ibas a explicarme que cojones es la magia o la función de un palo de madera aparentemente inofensivo?-Ian dando lecciones, ¿quién lo hubiera dicho?-¿No te dijeron nunca que los muggles debían de estar lo más alejados posibles de la magia? Es un secreto, supuesta Helen Dunn.-Entonces Ian apuntó a la puerta para abrirla, para luego volver a guardarse la varita.-No sé que cojones pasa ahí fuera, pero estamos en un evento mundial en donde hay cámaras y mierdas. No creo que usar magia sea lo más sensato, super agente secreto.-La cuestionó.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 24.457
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 844
Puntos : 532
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Mar Oct 04, 2016 5:10 pm

Ian se alejaba de mi, era normal, bueno su estado de pánico era normal, no creo que se hubiera tropezado con ningún ataque real en su vida, como se vivía en realidad, cuando toda tu vida pasaba por delante de tus ojos y te dabas cuenta de lo que realmente importaba y quienes te iban a echar de menos si por una de esas tú no salías con vida, y ese era el clavo ardiente al que me agarraba yo en cada situación hostil. Pensar en la gente a la cuál le importaba, que no tuvieran que sufrir por mi muerte. Al menos las personas con sentimientos humanos echaban de menos a sus muertos.

Me di la vuelta para comprobar el estado de la mujer mutilada dentro del habitáculo, la maldición de expulsar las entrañas, claramente reconocible. Por supuesto, estaba muerta. El chico estaba sintiendo un ataque de pánico en aquellos momentos, y lo entendía. No era ni una situación agradable ni de diversión, era bastante estresante, además encerrado en un habitáculo con una persona a la cuál no conocías de nada y ni te podías fiar. No reí por respeto a la muerta que tenía delante, pero todas esas preguntas que iba soltando por su boca tenían muy fácil solución, no por nada el MI-6 había mandado toda una partida de desmemorizadores a los Juegos Para-Olímpicos sin ningún motivo. Los cuáles iban a tener trabajo de lo lindo, si conseguíamos detener esto antes de que se hiciera más grande.

Pasé la mano por encima de los párpados con las cuencas vacías de la víctima, la señora que regentaba el puesto de golosinas en el piso inferior en donde nos encontrábamos- Más o menos, pero sin pelo rubio y tanto rosa en su vida, Ian -contesté a la pregunta de Sabrina- Quizás sea un poco más como Embrujadas, teniendo en cuenta que los fantasmas existen, y para muestras... -giré la cabeza hacia él apuntando con la varita hacia la puerta por si intentaban entrar o nos habían visto, y me llevé un manotazo de su parte- No vuelvas a tocar mi varita, no sabes lo que es capaz de hacer ella sola cuando me molesto.

Claro que era un arma, pero si hubiera querido atacarlo, lo hubiera hecho en el avión, ¿O es que en esa cabeza de colibrí no le llegaba el riego sanguíneo?

Me levanté de al lado del cuerpo cuando se enganchó a la palanca para abrir la puerta, no era nada recomendable salir de aquel pequeño espacio, de momento aquí estaba seguro, pero comenzó a reír y fruncí el ceño, sin saber si es que realmente estaba llegando a tal punto de histeria que lo siguiente era perder totalmente el control y echarse a llorar cuál bebé, o estaba realmente loco y no le importaba nada su vida, pero entonces sus palabras salieron atropelladas de su boca entre carcajadas, me acababa de acusar de terrorista y ahora me mostraba su propia varita, por lo que el chico era un mago, y me había tomado el pelo con aquella representación- ¿En serio estás haciendo leyes en vez de teatro? Porque se te daría genial, Ian -sonreí divertida y asentí a sus palabras- No debería romper el Estatuto del Secreto de la Magia, cierto, pero situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas, además, un obliviate y adios recuerdos de mucho tiempo en un muggle, puedes incluso borrar toda relación con una persona. Y ningún palo es inofensivo, por pequeño que sea -las cosas como fueran, se te metía una viruta de madera en un ojo y te podía dejar tuerto si te rompía el cristalino- No salgas, Ian -podía darle aquel consejo, pero no podía obligarlo a quedarse, bueno sí podía, pero no me daba la gana.

Si se llevaba una maldición como aquella buena señora, era su problema- Si han llegado hasta allá arriba creéme que las cámaras ya están inutilizadas, los primeros en caer son los que informan al mundo, habrán tomado el control de los distintos medios tecnológicos y posiblemente el mundo se tenga que enfrentar a varios secuestros, puede que haya algún mago o squib entre los deportistas. Y yo estoy aquí cumpliendo órdenes, así que si no quieres verte mezclado con un ataque terrorista con ayuda mágica,- señalé el cuerpo de la mujer con todas las vísceras fuera- tal y como se esperaba en las altas sedes del Ministerio Brasileño y por lo que pidieron ayuda a agentes de todo el mundo, te aconsejo que no cruces esa puerta -le estaba pasando información clasificada, pero nada me impedía llevarlo con los desmemorizadores una vez regresáramos al hotel- Yo ofrecí mi ayuda porque no tengo cargas familiares-y tal y como estaba de ánimos hoy dudaba mucho que le importase a nadie mi muerte, pero no le iba a decir que de paso estaba en una investigación propia, sólo lo sabía una persona que se suponía estaba en el hotel con el detenido- No soy un super agente secreto Ian, simplemente soy auror, lo que siempre deseé desde que conocí la magia- esta parte del trabajo se daba en contadas ocasiones, de normal sólo era seguimiento, captación de información confidencial, y por desgracia a las puertas de una guerra, creo que estos acontecimientos se iban a dar mucho más seguidos. Necesitaba que Iorwerth regresase al cuerpo, pero no tal y como estaba ahora, ahora sería más bien una carga, antes debía desintoxicarse y volver a creer que los corruptos eran unos pocos, que su círculo más cercano, sus verdaderas amistades, no eran corruptas, que seguían el código de honor. Un auror sin compañero estaba vendido, y yo había tenido muchísima suerte de seguir aún con vida.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Dom Oct 16, 2016 7:05 pm

La tipa se creyó totalmente la mentira de Ian, ya que éste había relatado perfectamente lo que sería entrar en un estado de pánico inmediato. Se le daba de puta madre aparentar emociones, por lo que en estas ocasiones un poco de risa no venía mal. Por suerte, la mujer se lo tomó bien y se divirtió con la representación de pánico del joven. El chico pretendía salir de aquel habitáculo porque aquella mujer con vísceras fuera le estaba perturbando la vista, pero Eunice parecía no estar de acuerdo.

A Ian no le importaba lo más mínimo ver a una mujer ahí con un estado asqueroso y horripilante en donde tiene sus órganos fuera del cuerpo. Teniendo en cuenta quién era y lo mucho que le gustaba hacer daño por placer y por sentirse superior, aquello no era nada. Eso sí, mostró un poco de asquito para aparentar un poco.-No salgo.-Dijo entonces para prestar atención a lo que decía sobre el no sé qué de no sé dónde y el aquello de lo otro. Ajá. Entiendo.

Entonces el chico medio cerró los ojos y la miró a ella a los ojos.-Entonces me estás diciendo que es posible que entre los tullidos de las para-olimpiadas hay algún mago o bruja, tullida, a la que están buscando otros magos. Y que en el fondo todo esto es un ataque terrorista para armar el caos en Brasil, porque no tiene suficiente con ser una mierda de país como para encima le destrocen las para-olimpiadas. Y claro, el Ministerio Brasileño sabía que había posibilidades de que esto pasara y pidieron ayuda al Ministerio Británico y te enviaron a ti.-La miró de arriba abajo.-No quiero desprestigiar tu trabajo, auror, ¿pero no crees que te hubiera venido bien un poco de apoyo? No sé, digo, un compañero, o dos, o tres, llámame derrochador.-Ironizó divertido.

Él ahí no pintaba nada. Es decir, ¿arriesgar su vida por unos tullidos muggles? ¿Estamos locos? No arriesgaba su vida ni por un amigo, iba a arriesgarla por gente que tiene un promedio de vida inferior al de él, ni de puta coña, vamos. Además, él no pintaba nada en asuntos de aurores, no cuando ha jurado lealtad a su enemigo más fiel aunque fuera un poco cateto entre las filas de "su" Lord. Ian carraspeó.-Aquí no pinto nada, monada. Y tú tampoco. A lo mejor te crees que podrás arreglar algo, pero solo te meterás en más líos. Esta tipa de aquí ya ha sido una víctima y habrán muchas más, además de que el uso de la magia solo hará que tengas que preocuparte más de los miles de obliviate que vas a tener que hacer que de salir con vida.-Dio su punto de vista con intención de hacer bomba de humor y desaparecerse hacia la habitación de hotel para luego volver a Londres.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 24.457
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 844
Puntos : 532
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Lun Oct 24, 2016 7:17 pm

¿Otros magos? ¿Brasil un país de mierda? ¿Que me enviaron a mí?

Vale, en estos momentos no le saltaba a la yugular y le retorcía el pescuezo porque Ian debía ser un espécimen único en el mundo en cuanto a nivel cultural, estaba por debajo de la media de un niño de quinto de primaria.

Si quería largarse, que se largara, si quería morir, asunto suyo era, ya peor no podía salir esto. Me levanté y antes de que se desapareciera le enganché de la ropa para terminar en el mismo hotel. Por supuesto la misión se daba por finalizada, el ataque se había dado como se había predicho, el chico éste debía regresar a casa, yo estaba metida por culpa de un "gilipollas" que s ele habían cruzado los cables en medio de un conflicto de intereses internacional, pero ya había pasado el informe a mi superior en el MI-6, ahora era suya la cuestión y a quien tuviera que informar. Si dejar pasarlo y entonces me demostraban que no me podía fiar absolutamente de nadie, o por el contrario, intentar dar con él antes de que cometiera la mayor estupidez de su vida. La venganza no lo valía. No valía el valor de ninguna vida. Matar a otra persona no te iba a devolver a la persona amada, podríamos haberle sacado muchísima información al susodicho, pero la persona en la que un día confié, había perdido toda esa confianza. Y eso dolía y pesaba demasiado.

Correría un tupido velo y me alejaría, si me tropezaba con él no iban a ver palabras, no esta vez.

Reconocía mi parte de culpa: confiar en una persona que no era confiable y actuaba a su libre albedrío según le conviniese. Una persona que había perdido los valores fundamentales de un auror. Estar al servicio de la justicia y la ley.

Era hora de regresar a casa, más cuando intenté desaparecerme del hotel en la zona franca una explosión sobrevino, y terminé en San Mungo, en donde desperté dos días después. Y aún tenía que regresar a Hogwarts a por mis cosas, ya que ya no era Profesora de Vuelo.

Y en San Mungo tuve tiempo para pensar, pensar en el fallecimiento de mi abuelo, pues había recibido la carta la víspera de la misión, darme cuenta del giro que había tomado mi vida, darme cuenta de que estaba sola, darme cuenta que un auror sin pareja era carne de cañón, aquel ataque no lo había perpetrado magos, por más que el chico hubiera dicho todas aquellas sandeces, cabía la posibilidad, pero no habían habido pruebas que lo originasen magos, y sin pruebas no se podían constatar los hechos.

Una frase del chico dicha antes de desaparecernos me había dejado en ascuas, habló con tanto aplomo que parecía que estuviera dando una predicción certera: "Esta tipa de aquí ya ha sido una víctima y habrán muchas más", aquella mujer había muerto por una maldición, ¿Por qué Ian decía aquello? ¿Por que me preguntaba si iba de héroe, me negaba que pudieran haber magos en el ataque y luego me soltaba eso? Tal vez habría que investigar un poco más a Ian, quizás el chico sabía más de lo que decía, quizás estaba metido en un mundo donde sólo los imbéciles entraban, pues no hablábamos de un grupo de amigos, sino de gente mágica que usaba la magia para sembrar el terror. Pero si Ian estaba metido en eso, que lo investigara otro auror, mi cara ya la conocía, y me había retirado de los casos de Mortífagos oficialmente.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.