Situación Actual
6º-11º // 1 enero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Sirius B.Mejor PJ ♂
Danielle M.Mejor PJ ♀
Valarr K.Mejor User
Coraline M.Mejor roler
Evans & DenzelMejor dúo
Steven & DrakeMejor amigos
Evans & JoshuaMejor dúo hostil
Sirius B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Evento- Fiesta medieval [Yvette]

Invitado el Dom Ago 21, 2016 4:59 pm

Miró a su alrededor sin saber muy bien qué era lo que estaba haciendo en aquel lugar. Observó a los asistentes a aquella fiesta extraña, sin tener ni idea de qué hacer, pero con la mínima esperanza de ver a alguien que le resultara conocido. Y es que, que James Potter estuviera en una fiesta totalmente muggle no era muy común.

¿Cómo había llegado a aquella situación? Ah, sí, una apuesta. Con Sirius, claro, no podía ser de otro modo. Hacía unos días que habían visto anunciado aquel evento y claro, no habían podido resistir la tentación de hacer una apuesta al respecto y como él había perdido le había tocado ir a la fiesta muggle, vestido con ropa medieval.

En sí la idea no era mala, pero habría sido mucho más divertido con magia, estaba seguro. Suspiró y avanzó entre los invitados, solo para hacer algo, casi chocó con un camarero que llevaba copas de champagne y James agarró una con una sonrisa, al menos el alcohol le animaría, eso seguro. El camarero le miró como preguntándose si era mayor de edad, abrió la boca un par de veces, pero la volvió a cerrar al ver al chico tan seguro, así que se marchó sin decir nada.

Dio un trago a aquella bebida que no había probado en su vida, y luego miró la copa, asintiendo con la cabeza. Estaba bueno. Quien pensaría que el champagne muggle pudiera gustarle a un crío de diecisiete años... Volvió a caminar, la gente hablaba animada y era evidente que no había nadie -aparte de él- que hubiera ido solo a la fiesta. Aunque eso era algo lógico, siempre era más divertido asistir a esos eventos acompañado.

Suspiró, estaba realmente aburrido, si al menos ocurriera algo que le entretuviera... pero no era buena idea usar la magia en aquel lugar, alguien le podía ver... a menos que... sonrió, sí, podía funcionar si se escondía y utilizaba algo de magia, nada, poquita, para animar la fiesta y que pareciese más medieval.

Buscó con la mirada algún lugar discreto, mientras caminaba tranquilo, dejando la copa vacía en la bandeja de otro camarero y agarrando una llena. Definitivamente, si no conseguía entretenerse rápido iba a acabar pillando una cogorza.

—Mami, mami—escuchó a una niña cerca de él que tiraba de la falda de su madre—tengo miedo, hay un fantasma ahí...—señaló con su dedo en dirección a un pasillo tenuemente iluminado por las velas -obviamente la decoración del museo también estaba ambientada en la época medieval, ¿qué gracia tendría sino?- James miró en aquella dirección, quizá... quizá fuera un fantasma de verdad. Obviamente la madre de la niña la ignoró, diciendo que esas cosas no existían. Si ella supiera...

Así pues, se dirigió hacia el nombrado pasillo, aún con la copa a medio beber en la mano. Pudo ver de reojo a varios hombres abalanzándose prácticamente sobre los camareros, claro, comida y bebida gratis eran palabras mágicas para la mayoría de gente.

Llegó rápidamente hasta ese pasillo poco transitado que llevaba hacia los baños y otras partes del museo cerradas al público de aquella fiesta. —Hum...veamos si de verdad hay algo interesante por aquí...—murmuró para sí mismo, dando otro pequeño sorbo a la copa. Espera que realmente hubiera algo divertido, porque sino aquella noche se le haría terriblemente larga y aburrida.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 26, 2016 2:27 pm

En menos de una hora el museo se había llenado de gente – puff- resople desde lo alto de una de las barandillas que bordeaban todo el piso de arriba, observando como la entrada se iba abarrotando cada vez. – Con lo relajada y tranquila que podría estar en casa este fin de semana y me ha tocado venir a esto- me dije a mí misma mientras veía a mi abuela, con gesto no muy divertido, como me ordenaba con una severa mirada a bajar hasta donde ella estaba para acompañarla – genial – me separé lentamente de la barandilla y sin ninguna prisa fui hasta el centro de la entrada, donde estaba mi abuela con un grupo de señoras de su misma edad o incluso más jóvenes.

Mi abuela realizó elegantemente las debidas presentaciones de su nieta hacia los demás y ahí acabo todo, a nadie le apetecía hablar con una muchacha tan joven como yo, y por supuesto no sería yo quien les llevara la contraria, estaba muy bien así. *estaba va a ser la noche más larga de mi vida* pensé mientras ponía los ojos en blanco.

Con la excusa de que me picaba la planta del pie, fui hasta una de las exposiciones que uno podía encontrar nada más entrar al museo para rascarme, un enorme caballero de brillante armadura, sobre un caballo marrón sostenía un gran estandarte decorado con la bandera de alguna casa antigua a la que pertenecía, la verdad, es que imponía un poco estar sentada alrededor de algo como eso, tan grande. Me quedé allí sentada, viendo a la gente pasar esperando a que algo interesante ocurriera, pero por el momento no había indicios de que algo así fuera a suceder.

Tras un buen rato dando vueltas por allí y picando alguna que otra cosa decidí ir al baño, no me fue muy difícil encontrarlo ya que, aparte de los letreros era el pasillo menos iluminado de todo el sitio. Al salir de los baños, la escena que yo tanto estaba esperando se produjo ante mis ojos, un joven , había pasado por alto muy descaradamente los diferentes letreros de prohibido el paso y se había adentrado en las entrañas de aquel lugar, así que sin pensármelo decidí seguirle, o al menos intentarlo *Será igual de difícil que en las películas, seguir a alguien* pensé mientras me adentraba yo también por el mismo lugar que él.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Ago 29, 2016 7:05 pm

Cualquiera que le conociera sabría perfectamente que el saltarse las normas o las prohibiciones no era algo que le parase a la hora de divertirse un rato. Estaba acostumbrado a los castigos en Hogwarts así que el hecho de que pudieran descubrirle en un sector prohibido a los visitantes no le impidió cruzar aquellas ridículas vallas para ir en busca del fantasma, si es que había uno, claro. De todas maneras, si le pillaban a lo sumo le echarían del lugar ¿no? Y si no había nadie más a la vista, bien podía lanzar un confundus para salir impune de aquello.

Así pues, se adentró en aquella zona, alejándose del bullicio de la gente en la fiesta y encontrando el silencio como acompañante. Se quedó quieto, de pie, sin saber muy bien qué hacer, no tenía por costumbre intentar hacer aparecer fantasmas, tampoco tenía la certeza de que hubiera alguno rondando por ahí, aunque esperaba que fuera cierto, porque aquella fiesta era un muermo, no entendía cómo podía gustar a los muggles, si al menos hubieran hecho algún tipo de actividad...

Se adentró un poco más, apenas dos pasos, cuando decidió que necesitaba otra copa y, de paso, vaciar la vejiga, así que se giró bruscamente y volvió por dónde había ido, pero casi se pega de bruces con una chica que parecía haber estado espiándole. —¡Joder!—pegó un ligero bote por la sorpresa y dio un par de pasos hacia atrás—¿Qué diantre haces siguiendo a la gente así? —Cuestionó.

Observó a la chica frente a él durante unos instantes—No irás a chivarte ¿verdad? —indagó. No lo haría, casi seguro que no lo haría, ella también estaba en la zona restringida así que no le convenía ir a chivarse. Aunque no era como si le importara mucho en realidad, si la chica decidía ir con el cuento de que se había colado ahí, quizá hasta le hacía un favor si conseguía que le echaran del museo, así podría volver a casa y salir con Sirius a hacer algo productivo de verdad, como beber grandes cantidades de whisky de fuego y planear tratadas. Dios, eso sí que era vida y no lo que estaba viviendo ahora... maldita la hora en la que apostó...
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Sep 12, 2016 5:32 pm

¿Existiría la profesión de espía? me preguntaba a mí misma mientras me las arreglaba para esconderme y seguir de cerca al joven desconocido. -¿Que estará buscando? – susurro mientras lo observo desde aquella columna, quien me habría dicho a mí que la noche podría tornarse tan interesante después de todo.

*BRRRR BRRR* Me sobresalto ante la vibración de mi móvil, *mierda* miro en dirección al chico- ufff- suelto la respiración que inconscientemente había retenido – menos mal, no se ha dado cuenta- me quedo en el sitio mientras rebusco entre las ropas tan incomodas que llevo puestas– ¿dónde estás?- continuo manteniendo aquel leve diálogo conmigo misma mientras rebusco con las manos en busca del móvil – Ajá- digo mientras lo saco del bolsillo donde está. Desbloqueo la pantalla y busco que es lo que ha provocado que mi móvil vibre *en serio* pienso, he estado a punto de ser descubierta por un mensaje de mi compañía telefónica, puff. .Justo en el momento que bloqueo el móvil para dejarlo donde estaba el “grito” de alguien me sobresalta – Ahhhh- me quedo helada en el sitio, tapando mi boca con las manos de la sorpresa, *Dios, ¿es posible que el corazón pueda ir así de rápido?* pienso.

– EEEh……MMM- la verdad no sé qué contestarle – ¿Aburrimiento?- la pregunta va más dirigida a mí que a contestarle a él. Ambos nos quedamos mirándonos por unos instantes – ¿Chivarme? Con que fin haría eso- le digo, en verdad no es tan descabellado pensar que pueda ir a decírselo a alguien –Siento si te he asustado- Le digo sinceramente – No era mi intención, simplemente creí que podría hacer algo más interesante - Me hecho varios mechones detrás de la oreja. Miro detrás de él tratando de descifrar que es lo que estaba haciendo o trataba de hacer por allí exactamente, pero nada lo suficientemente lógico me vine a la cabeza así que opto por lo más sencillo -¿Qué estabas haciendo exactamente? si me permites la pregunta-
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.