Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gwendoline Edevane pj destacado
JOAHNNE & EDWARD Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne]

Adae West el Mar Ago 23, 2016 2:16 pm

Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] N3B6CPd

El pequeño Raven había ido a visitar a su amigo a San Mungo porque el pobre había sido víctima de una enfermedad mágica que, la verdad, Adae no sabía ni cómo se llamaba. Sus madres fueron un poco reacia al hecho de que fuera a un Hospital Mágico, lugar que ellas desconocían y en donde podría contraer enfermedades de las que ellas no tendrían ni idea. Así que podéis imaginaros la rotunda negación que daban una y otra vez cuando el pequeño mago insistía en ir a visitar a su mejor amigo.

Pero como era un poco persistente con lo que quería, al final una de sus madres, Selina, la más débil ante la adorabilidad de su pequeño hijo, fue quien accedió. Tardaron la vida —entendiendo como “vida” mucho tiempo— en llegar a San Mungo, ya que Adae no sabía donde estaba y Selina era muggle, por lo que tuvieron que ir al único sitio que conocían —el Callejón Diagón— y preguntar como se llegaba a San Mungo. Tras unas cuantas horas, llegaron.

Selina dejó a Adae solo con su amigo durante una hora al asegurarse de que la enfermedad que tenía dicho amigo no era contagiosa ni peligrosa para su hijo. Una hora después, Adae salió de la habitación de su amigo ya que el horario de visita había terminado. Se dirigió a la sala de espera y, nada más llegar, fue cuando llegó un hombre con bata blanca, sudado y aparentemente muy preocupado.

—¡Cerrad las puertas del hospital! —gritó—. ¡Ya! ¡En el laboratorio hemos tenido un escape, rápido, rápido!

La seguridad del hospital corrió a hacer caso al sanador y todas las puertas fueron cerradas. Justo después del hombre de bata blanca, aparecieron varios sanadores con mascarillas en la nariz y en la boca y comenzaron a “empujar educadamente” a todas las personas que estaba en aquella sala de espera hacia una habitación mucho más sosa y sin ventanas.

Adae pensó que sería un simulacro. En Hogwarts hacían muchos simulacros de vez en cuando, aunque solían decir: “esto es un simulacro”.

—Esto no es un simulacro —dijo el señor preocupado.

Vale, no era un simulacro. Adae ya comenzó a preocuparse un poco más. ¿Y su madre donde estaba? ¿Se había retrasado? ¡Selina siempre llegaba tarde!

>>El laboratorio está cerca de la sala de espera y hace aproximadamente quince minutos nos hemos dado cuenta de que una de nuestras muestras virales se ha roto. La probabilidad de expansión es muy alta y vuestra sala la más perjudicada. No podemos arriesgar a toda la comunidad mágica y muggle por un descuido. Lo sentimos. Estáis en cuarentena hasta que estemos seguro de que la propagación no se ha hecho o que  todos estéis sanos. Os prometemos seguridad y atención.

Se giró y se fue con un rostro serio y solemne. Adae lo observó con la cara en pánico y con ganas de haber hecho caso a sus madres y no ir a visitar a su amigo. ¡Estúpido amigo! ¿Y cuál se supone que es el protocolo a seguir cuando estás en cuarentena? Adae sabía el protocolo en caso de apocalipsis zombie, de tercera guerra mundial o de ataque alienígena. ¿Pero y el de cuarentena cual era?

Su mente empezó a divagar en su contra… ¿Y si me muero? ¿Y si no salgo de aquí? ¿Y si no vuelvo a ver a mi familia? ¡Discutí con mi hermana antes de venir aquí, no puedo morir habiendo discutido con mi hermana! ¿Y si es un virus que duele? Lo peor de todo sería que fuera un virus que duele… porque encima de morir, encima sufres… por lo menos si fueras un virus indoloro… pero morir sin saber que vas a morir es todavía más horrible… ¿O no? En verdad sería una muerte dulce…

Y, como era evidente, le costó respirar entre tanto nervios y angustia. Cogió el inhalador de su bolsillo del pantalón e inhaló por la boca, tranquilizándose progresivamente mientras cerraba los ojos y susurraba.

No me voy a morir… no me voy a morir…Abrió un ojo para ver a su alrededor y vio a más gente de la que esperaba o de la que había procesado que había.

Su visión alertó a una joven rubia que, curiosa, estaba intentando colarse en una habitación que parecía de los sanadores. Sí, ese tipo de personas era la que necesitaba en su grupo. No sabía como iba el protocolo ante cuarentenas, pero ante un apocalipsis zombies tenías que unirte al más fuerte e inteligente; y ella lo parecía.

Adae se guardó el inhalador y se acercó “disimuladamente” hacia ella, hasta quedar justo detrás de una manera muy sigilosa.

—Si vas a intentar salir, me apunto a tu misión secreta. Un cómplice siempre viene bien, ¿no? —Sonrió, intentando parecer útil—. Se me da bien hacerme el muerto. —Sonrió orgulloso, diciendo sus virtudes.

Le sonaba la chica, además, era joven. Seguro que era de Hogwarts.
Adae West
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tumblr_mrudfdS0Md1r9lh4co8_250
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 415
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 280
Puntos : 210
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Adae WestInactivo

Stella Thorne el Jue Ago 25, 2016 3:57 am

Caminaba por las calles de Londres con una sonrisa en los labios, ya que a pesar del calor que se sentía por estos días,  el día de hoy tenía la particularidad de que corría una leve brisa que hacía que se hiciera mucho más soportable el calor veraniego. Habíamos quedado con Synnove que iríamos a ver la apertura de un nuevo museo de arte contemporáneo que quedaba en el centro, claramente había sido idea de Synnove y al final había estado aceptando tras recibir una invitación de un helado de chocolate posterior, reconociendo una vez más lo cuanto que la conocía su amiga.

Comencé a caminar más rápido ya que me entraron unas tremendas ganas de ir al baño, esta mañana había tomado demasiado agua para recuperarme de la noche anterior tras una fiesta muy peculiar y ahora estaba dando sus resultados, miré para todas partes para ver si encontraba algún lugar, y fruncí el ceño al ver tan sólo almacenes, tuve que detener mi caminar ya que mi necesidad iba en aumento, ¿por qué cuando uno piensa en aquello el deseo de un baño aumenta? , respire para ver si así se calmaba un poco, después de todo no me quedaba más de un par de cuadras para llegar al museo, en eso miro hacia un costado deteniendome un un cartel familiar, una sonrisa enorme se apodero de mi rostro tras leer "Purge y Dowe S.A" , ¡gracias Merlin y Morgana! pensé aliviada.

A paso rápido fui a ese almacén sin siquiera detenerme a leer los carteles que decían "cerrado por reparaciones", entré y fui directo al maniquí de nailon verde.- Vengo de visita, a...ver a mi abuela.- dije lo primero que se me vino a la cabeza, y atravesé el cristal, encontrándome al otro lado con la sala de espera junto a la recepcionista del Hospital San mungo,  me pegó un mirada a la cual le respondí con una sonrisa. Seguí caminando a paso decidido, tratando de hacer memoria de dónde se encontraban los baños en el hospital, pensé unos segundos y lo recordé, por el pasillo a la derecha.

Salí del cubiculo del baño mucho más aliviada, miré mi reloj e hice una mueca sí salí de acá rápido y corría de seguro podrá llegar a la hora citada, sino pues nada llegaría a lo menos 10 minutos tarde, me acerqué al lavamanos cuando escuche un hombre gritar, y tras sus palabras que no comprendí del todo mucho movimiento y caos, fruncí el ceño "quizás se escapó uno de la cuarta planta", pensé, me sequé las manos en mis jeans y salí del baño, y al salir sólo alcance a escuchar "Lo sentimos. Estáis en cuarentena hasta que estemos seguro de que la propagación no se ha hecho o que  todos estéis sanos. Os prometemos seguridad y atención. ".- ¿¿QUÉ?!.- grité fuertemente, pero pase desapercibida tras el caos que se encontraba en ese lugar en estos momentos ¡¿cuarentena?! ¡¿estén sanos?! ¡¿Por qué no he de estar sana?! ¡¿se escapó un virus letal o qué?! ¡¿esto no sólo pasaba en las jodidas películas?! .- Creo que ha habido una equivocación...- le dije a una enfermera pero que ni me presto atención ya que había como cuatro personas más preguntando cosas entre ellas ¿No vamos a morir? ¿No puedo ir a decirle adiós a mi padre? entre otras, rodee los ojos ¡la gente es tan exagerada! y  fui en búsqueda de otra persona.- Creo que ha habido una equivocación yo sólo venía al baño...- seguí diciendo pero nuevamente no me tomaron en cuenta.- ¡ARG!.- grité frustrada y mire para todos lados, no me quedaría de brazos cruzados, necesitaba respuestas ahora ya, y no me quedaría a esperar que me vinieran a decir lo que se podía y no hacer. 


Es en oportunidades como esta que detesta no ser una amiga muy cercana de los teléfonos celulares, hace tres años para navidad le habían regalado uno, y desde allí sólo lo ha ocupado contadas veces, pero en estas ocasiones es cuando pienso que podría avisarle de esto a su amiga y que viniera a rescatarla, pero ya ¡basta de lamentos! tengo que lograr salir de aquí.


Etapa N°1:
"Camaleón style"
Unirse al enemigo, ¿quiénes son los que nos están ocultando cosas? los de batas blancas, mire como una enfermera salía de una puerta que decía "Sólo para personal autorizado" sonreí de lado, mire para todas partes y el caos reinaba por lo que nadie tenía fija la mirada en mí y entre en un segundo dentro de la habitación, sonreí satisfecha al ver que dentro del lugar habían trajes de enfermeros, y médicos, estaba tan sumida en mis pensamientos que no me di cuenta que había entrado alguien, por lo que al escuchar una voz, pegué un pequeño salto y me giré sobresaltada, encontrándome con un pequeño niño de gafas mirándome, me lleve la mano al corazón para ver si seguía latiendo y al comprobar que seguía intacto logré por fin colocar una sonrisa que también fue ayudada por las palabras del pequeño.


Etapa N°2:
"Hacerse de aliados"



- Es un muy buen don el qué tienes, hacerse el muerto no es tarea fácil, te lo digo por experiencia.- le dije guiñandole un ojo divertida, después de todo debía admitir que el chico por más indefenso que pareciera tenía que tener agallas para haberse colado al igual que ella a esa habitación, entrecerró los ojos mirándolo, pero tras unos segundos agregue.- acepto, bienvenido a la misión "Escapando de San mungo: No, no es walkind dead".- le dije divertida, no sabía si el chico conocía esa serie muggle, pero eso no iba al caso, le tendí mi mano.- Stella Thorne, un gusto.- le dije sonriente.


Luego miré las prendas y escogí las mejores para los dos, traté de encontrar la más pequeña para el chico, pero sin muy buenos resultados.- Ahora nos toca la Etapa N°3 "Unirse al enemigo y pasar desapercibido" ¿estas listo?.- le pregunté mientras le tendía el delantal más pequeño que había encontrado para él. 
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 855
Puntos : 486
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Adae West el Jue Ago 25, 2016 4:12 pm

El niño no destacaba precisamente por su valentía o por su coraje, pero cuando se sintió consumido por la incertidumbre de estar infectado, solo podía pensar en salir de allí para volver con su madre y que ésta le cuidara. Seguro que al lado de Selina no se iba a morir. Era un poco irresponsable por su parte intentar escaparse de una cuarentena, por eso de que puedes contagiar a muchas más personas, pero Adae ahora mismo sólo podía pensar en el sentido sobre protector mágico que tenían sus madres sobre él. Adae pensaba que sus madres podrían parar hasta un meteorito si era posible.

Así que armándose de valor —y miedo— persiguió a la joven más aventurera y aparentemente valiente de aquella sala hasta colarse en el interior de una habitación. Mientras Adae se colaba, sintió como un algo, llamemoslo emoción, le corrió todo el cuerpito.

Fue entonces cuando llamó la atención de la rubia para decirle sus grandes virtudes y habilidades, además de su intención de unirse a su escuadrón de huida.

—¿Verdad? —preguntó emocionado por lo que había dicho—. Pues nadie lo valora.

Adae tenía claro que si en algún momento de su vida se veía metido en medio de una trifulca o pelea, ya que muchas personas le habían metido miedo con eso de la guerra, el tipo malo de lo Voldemore y esas cosas, él se haría el muerto hasta que todo terminase. Se tiraba al suelo, abría los ojos dramáticamente, evitaba parpadear si alguien lo miraba y listo.

—¡The Walking Dead! Espero que no sea The Walking Dead, no quiero salir de aquí siendo un zombie... —El niño le agarró la parte baja de la camisa a la chica, ya que era todavía bajito —pues no había pegado el estirón— y era lo que más a mano tenía—. ¿Crees que vamos a morir? —preguntó con miedo—. Porque yo no quiero morir.

El niño intentó parecer menos miedoso para así parecer más hombre y que la hica no se pensase dos veces eso de meterlo en su escuadrón.

—Yo me llamo Adae West. El placer es mío, está claro, yo solo sé hacerme el muerto, tú eres el cerebro de esta misión —asumió divertido, tendiéndole la mano. Era muy guapa y tenía una sonrisa preciosa. A Adae le seguía sonando—. ¿Estabas en Hogwarts, verdad? Me suena un montón tu cara. Yo te he visto antes seguro segurísimo. —¡Pero segurísimo! Lo que Adae no recordaba es que la chica que tenía delante era de las mejores amigas, si no la mejor amiga de su amor, por eso le sonaba, de verla con ella.

Adae asintió enérgico cuando la simpática chica le preguntó mientras le tendía un delantal. El chico se lo puso rápidamente y era como cinco tallas más grandes que él. El pobre parecía que tenía puesto un saco de papas.

—Creo que me queda un poco grande —dijo, tan modesto como siempre, alzando las manos en cruz para mirarse él mismo de arriba abajo—. ¿Cómo voy a pasar desapercibido así? ¡Voy a llamar la atención, si parezco un saco de patatas de diez kilos! —Ni de cinco ni de ocho, sino un saco de papas de diez kilos. Se quejó y se quitó el delantal—. ¿Y si te haces pasar tú como la enfermera y yo como tu paciente? En el caso de que cunda el pánico o nos vayan a pillar, puedo hacerme el muerto. —Dio como idea para explotar sus habilidades, hablando en voz relativamente baja, o por lo menos más baja de lo normal, ya que a pesar de estar en una habitación pequeña y vacía, las paredes no parecían ser precisamente gruesas. Entonces a Adae se le ocurrió una idea brillante—. ¡Oh, oh, oh! —Saltó varias veces en su misma posición ante su idea mientra zarandeaba las manos de emoción—. Soy tu paciente y tu la enfermera y podemos intentar salir aludiendo al hecho de que ya me han hecho las pruebas y que estoy sano como un roble. —Esperó a ver qué decía la chica mientras repetía en su mente lo que había dicho y fruncía el ceño—. ¿Cómo un roble? No entiendo esa frase hecha. Mi madre siempre me la dice cuando me como todo el puré, que así estoy sano como un roble. ¿Por qué los robles están sanos? ¿Acaso no es un árbol? ¿Como el manzano? —le preguntó a Stella, confundido. La vida era muy difícil.
Adae West
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tumblr_mrudfdS0Md1r9lh4co8_250
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 415
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 280
Puntos : 210
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Adae WestInactivo

Stella Thorne el Mar Ago 30, 2016 12:01 am

Desde que tenía uso de razón jamás la habían detenido un "no se puede" "no esta permitido" "eso no" "por ahí no" y así podría seguir la lista. Por lo que cuando al salir del baño escuché las palabras de ese caballero de delantal blanco diciendome que no podría salir en no sé cuánto tiempo no dude en encontrar la forma de escapar lo antes posible. Quizás era irresponsable, quizás era arriesgado, pero también jamás me he considero una persona muy racional a la hora de accionar, así que no había mucho más que hacer que comenzar el plan de escape.

Tras muchos intentos de explicarles a las enfermeras o encargados del hospital que se encontraban entre el tumulto de gente desesperada para poder decirles que yo tan sólo quería el baño, nada más, y que al salir estaba un caos modo película de fin de mundo. Pero simplemente fue imposible hablar con ellas, y cansada divisé no muy lejos una sala que me podría ayudar a salir de allí.

Sigilosamente logré entrar allí, sin darme cuenta que otra persona me seguía. Era una pequeño niño de gafas, que ofrecía ser mi cómplice en el intento de salir del lugar.- Pues ha llegado tu "nadie", porque yo valoro tu don- dije encogiendome de hombros, ya que realmente lo encontraba algo único. Sonreí de lado cuando se refirió a la serie, y lo sentí agarrarse de mi camisa.- lamento decirte que sí, afuera escuché decir que sólo nos quedan...2 horas como humanos.- intenté decirlo lo más serio posible, pero luego me reté mentalmente por no recordar que era una niño más pequeño y que de seguro yo a su edad aún le temía a los zombies, en cambio ahora creía que sería capaz de agarrar un pistola y dispararle en la mitad de la frente sin problema.- Es broma, no seremos zombie, con ser magos ya cumplimos la cuota de ciencia ficción.- le dije divertida. Después de todo si le dijera a Miriam mi vecina en el barrio muggle donde vivo que soy maga, sería igual como si le dijera que The Walking Dead podría llegar a pasar.- Y no...- se detuvo un momento a pensar, no quería cumplir algo que realmente no tenía idea, a veces hay noticias de enfermedades muy particulares en los magos, sentí un nudo en el estómago, fruncí el ceño no dejaría que el miedo me dominase.- No, no vamos a morir.- agregué después segura para tranquilizarlo. 

- Alohas Adae, lamento decirte que el cerebrito eres tú, si se que es presión ¿no? pero es que yo soy más de impulso, así que anda agarrando confianza porque deberás decirme cuando esté a punto de cometer alguna locura que de donde se mire no nos llevará a nada provechoso. Así es, soy un arma de doble filo.- dije divertida, al parecer Robert tenía razón que no servía para tratar a niños más pequeños, de seguro ya estaba más que espantando al niño.- Osea, no es que me lance a la vida sin importar nada.- si se lanzaba a la vida sin importar nada.- pero en simples palabras te digo, que confía en mí en decirme pase lo que pase allá afuera si está bien o no.- terminé por decir agregando una sonrisa que trataba de parecer en calma y por fin le soltó la mano al chico de gafas.- ¡Sí! ¿tú también? Wow, Soy Gryffindor, si salgo de aquí entraré al último año ¿tú?.- le pregunté emocionada,mientras intentaba recordar si alguna vez lo había visto por los pasillos, ya que él me había dicho que mi rostro le era conocido, pero no se me venía nada a la cabeza, me sentí un poco mal por aquello, era muy despistada y olvidadiza, me costaba un mundo el recordar nombres, o rostros. 

Comencé a buscar entre las cosas algo que nos quedará y nos ayudará a pasar desapercibidos al salir de aquí. Después de mucho buscar no encontre nada de la talla del chico, pero de todos modos quise intentar pasandole el delantal más pequeño que había encontrado, mientras yo me ponía un traje de enfermera, que tras ponermelo logré comprobar que me queda a la perfección. En eso escuchó al chico a mi lado, me llevé la mano a la boca para contener la risa al comprobar que efectivamente el chico si parecía una saco de papas. No logré ni pensar en una idea cuando el chico ya me había vuelto a hablar, asentí cuando dijo su primera idea, iba a comenzar a hablar pero nuevamente el chico claramente emocionado, había que admitir que era una ternura.- Estábamos destinados  a terminar juntos en esta misión West, tú eres el cerebrito yo soy la que pone el pecho a la bala.- le dije guiñandole un ojo divertida.- Y sobre lo del roble. Mi padre es muy fanático de la siembra, mi jardín es enooorme y lleno de árboles, flores y plantas. Y bueno él me asegura que todas tienen vida, y los robles en especial es uno de los árboles que se caracteriza por su fortaleza y  resistencia, necesitando sólo agua , sol  y un poco de amor,  hay datos que señalan que algunos han durado miles de años. Lo sé porque me gusta escalar sobre todo árboles y aprendí mucho de ellos ¿ahora porque te estoy contando esto? .- pregunté pérdida frunciendo el ceño, no solía contar mucho mis cosas a buenas a primeras, pero al mirar al chico sólo se podía ver bondad en él, sonreí de lado y recordé a lo que íbamos con la conversación.- ¡ah! Eso, sigue comiéndote el puré porque serás fuerte y porque simplemente...¡es rico el puré! ¿cómo no te puede gustar?.- le pregunté divertida.

- Ahora, sácate eso del cuerpo que sí realmente pareces un saco de patatas mientras yo echaré un mirada hacia afuera para ver como va todo.- le dije mientras me acercaba sigilosamente hacia la puerta, tome de la manilla y aguantando la respiración comencé abrirla despacio, pero lo que pasó a continuación no me lo esperaba. La sala estaba vacía, no había nadie.- Cerebrito...- dije a lo bajo lejos de parecer burlona o algo, así lo había registrado en mi cabeza, y lo llamaría así seguramente hasta que recordara su nombre del todo. Abrí más la puerta y salir un poco más para observar y nada, no había nadie ¿dónde se habían ido todos?.- Al parecer nos perdimos de algo...- agregué mientras salía con todo mi cuerpo hacia el pasillo. Esto estaba siendo muy extraño, por un momento pensé que podría ser una broma de aquellos programas de televisión que disfrutan riéndose de la gente, siendo nosotras en esta ocasión los protagonistas. Salí y comencé a ver por todas partes, la mayoría de las puertas estaban cerradas.- ¡¿ALÓ?! ¿HAY ALGUIEN?.- grité por todas partes, me dirigí a la puerta del hospital, intente cruzar el ventanal que me llevaría a la salida, pero no me dejaba, volví hacia al chico de gafas, y lo miré con toda la calma posible.- Creo que estamos encerrados.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 855
Puntos : 486
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Adae West el Miér Ago 31, 2016 4:11 am

Casi le da un infarto de miocardio cuando dijo que se iban a convertir en zombie en menos de dos horas, aunque luego soltó aire aliviado cuando la chica le dijo que era broma. De hecho, hasta sonrió porque la broma de la ciencia ficción si que le hizo verdadera gracia.

—Uf, menos mal. —Se quitó un peso de encima con eso de que le dijeran que no iba a morir, aunque se lo hubiera dicho una chica normal que no tendría ni idea de la magnitud del virus, pero no importa, para Adae aquella chica ahora mismo era la líder de sus acciones, así que lo que decía iba a misa. Si decía que no iban a morir, es que no iban a morir.

A Adae no le gustaba la idea de ser el cerebrito de la operación, aunque Stella terminó convenciéndolo cuando empezó a decir que era una loca que se tiraba impulsivamente a hacer cosas que probablemente no ayudasen de nada, sino todo lo contrario. El pequeño Raven, al contrario que la chica, era muy pero que muy precavido y siempre se pensaba las cosas veinte veces antes de hacerlas, así que se armó de valor para ocupar el puesto de el cerebro del grupo.

—Iba a decir que no me veo capacitado, pero dado tu historial y tu confianza en ti misma, vale, acepto. —El niño sonrió—. Seré una especie de Charles Xavier. El cerebro. ¿Lo pillas? —preguntó como inciso, antes de sentirse orgulloso de sí mismo por su arte para reconocer cara—. ¡Lo sabía! Yo también, claro. Soy de Ravenclaw y el próximo año entraré en tercero ya. ¡Estoy deseándolo! Hogwarts es muy guay, ¿a que sí? —No sabía si Stella venía de familia mágica o muggle, pero teniendo en cuenta el increíble brillo en los ojos de Adae, se podía asumir perfectamente que era un hijo de muggles, de personas excesivamente muggles.

Agradeció profundamente que Stella le resolviese la duda del roble. Podía resultar una duda estúpida y totalmente sin sentido, pero Adae solía ser de esos niños que se preguntan el por qué de todo y que verdaderamente sienten curiosidad por qué pasan las cosas y por qué se dicen las cosas. Así que atendió a la explicación de Stella como si fuera la profesora más atenta de todo San Mungo.

—¡Ala que guay! —exclamó divertido cuando Stella se dio cuenta que no sabía de qué narices estaba hablando—. No lo sabía... con razón... Entonces con agua, sol y amor, ¿un roble puede durar miles de años? Espero yo también durar miles de años con agua, sol y mucho, mucho amor. Bueno, miles de años no, que aburrimiento, pero cientos de años sí. —Asintió con la cabeza, convencido de lo que decía—. No me gusta el puré, tiene trozos raros de verdura rara y sabe raro. A lo mejor el puré de tu madre sabe bien, pero el puré de las mías sabe raro, muy raro. No me gusta. —Arrugó la nariz recordando como hace dos días había tenido que sufrir la ira del sabor del puré de Selina.

Adae se quitó aquel delantal que le quedaba como si fuera una sotana de monje y entonces salió detrás de Stella por la puerta, dándose cuenta por su propia visión y por lo que decía su nueva compinche que no había nadie allí. ¿Ya se habrían muertos todos? El niño se acercó corriendo a Stella, persiguiéndola como si fuera su propia sombra allí a dónde iba.

—¿Y si se han muerto todos? —preguntó Adae desde detrás de ella—. ¿Y si se han convertido en zombies y se han ido detrás de los humanos para atacarlos y comérselos a todos? —Hizo otra pausa dramática—. ¿Y si han desalojado el hospital para hacerlo explotar para así matar al virus ya que era demasiado peligroso? —Repitió la pausa—. ¿Y si en verdad el virus no es más que un tóxico que nos hace implosionar, no dejando rastro de nuestro cuerpo por ningún lado? —Añadió a su sarta de tonterías que, para él, tenían todo el sentido del mundo—. Porque eso último explicaría que no hubiera nadie y antes hubiera mucha gente... O a lo mejor ya el virus ha entrado en nuestro cerebro y los efectos que ocasiona es que veamos personas allá dónde no las hay. A lo mejor estoy contaminado desde que entré al hospital... ¿y si estoy contaminado y tú no eres real? —preguntó asustado, abriendo los ojos—. ¿Eres real? Por eso nadie te vio entrar en la habitación, solo yo... —Se llevó las manos a la cabeza y se agachó rápidamente, cerrando los ojos fuertemente. Tranquilidad... tranquilidad... la imaginación de Adae siempre le jugaba malas pasadas, como cuando va por el pasillo de su casa a oscuras y su mente empieza a divagar sobre los posibles monstruos, fantasmas o entes peligrosos que pueden aparecer en esa oscuridad para matarle.

Esperó unos segundos hasta que su mente razonó lo que estaba pasando, por lo que volvió a ponerse en pie. Acababa de recordar de qué reconocía a aquella chica, así que su mente no se había inventado nada. Era real. ¡Era real!

—Vale, no eres un producto de mi imaginación —dijo entonces en voz alta, resolviendo por sí mismo su propia confusión—. ¿Ya tienes diecisiete años? Puedes hacerle un alohomora a la puerta. —Parecía la idea más sencilla del universo, pero era un niño de trece años, obviamente sólo se le ocurrían ideas estúpidas que, a lo mejor, podían servir—. O una Bombarda. Seguro que eso no falla. Aunque si tienes diecisiete años ya podrías tener licencia de aparición y eso nos ahorraría sufrir innecesariamente la incertidumbre de nuestra muerte —dijo con toda la seriedad del mundo, mirando a Stella mientras asentía con la cabeza.

Al darse cuenta de que Stella era amiga de su amor Synnove, o por lo menos es lo que aparentaban por Hogwarts, tenía que portarse como un adulto y resolver los problemas, para que así Stella le hablase bien a Synnove de él y así el amor fuera recíproco.
Adae West
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tumblr_mrudfdS0Md1r9lh4co8_250
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 415
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 280
Puntos : 210
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Adae WestInactivo

Stella Thorne el Sáb Sep 03, 2016 4:09 am

Con tan sólo estar unos minutos con el chico con gafas había recordado esos momentos cuando era más pequeña y creías casi la mayoría de las cosas que decían, ya sabes el viejito pascuero, el ratón de los dientes, el viejo del saco...por ejemplo cuando tenía 11 años tras ver una película de espías muggle, había pasado todo un verano creyéndome la espía del barrio teniendo un diario en donde anotaba todo, solucionaba "casos tremendos" (como descubrir que perro era el que se robaba la comida del almacén de la esquina) y así...No es que ahora se creyera más grande y madura, PORQUE ESO SI QUE NO, y sí, quizás sabía que quizás ya era hora de madurar o algo así decía todo el mundo (o la gran mayoría) ¿Por qué estoy pensando todo esto? pensé y sacudí mi cabeza para alejar esos pensamiento y terminar riendo por la reacción del chico al gastarle la broma de los zombies. 

El chico se presentó y no me demoré en decirle que de los dos él tendría el rol de cerebro, o mejor dicho la razón, mientras le decía aquello comprobé que después de todo la teoría de Robert que era pésima tratando con niños pequeños se había confirmado, pero esperen... Al parecer el pequeño había aceptado gustoso mi decisión a pesar de mi pésima presentación , sonreí ampliamente, quizás después de todo yo no era tan pésima en esto o quizás el chico que tenía enfrente era de los suyos, y no, no tenía idea que significaba pensar que era ser de los suyos, pero con esto quería decir que creía que se llevaría muy bien con aquel niño.- Lo pillo...- dije divertida al escuchar la analogía que hacía el chico.- Podríamos ser un poco Xavier ¿sabes? sólo tendríamos que aprender Legeremancia y ahí al menos tendríamos la capacidad de meternos en la cabeza de los demás.- - le dije pensativa, sería interesante aprender aquello, aunque sabía que era algo muy difícil de conseguir, y no sabía si realmente le motiva el hecho de poder entrar en la cabeza de las personas, ¿para qué? se perdería toda la emoción de no saber que iba a pasar.

Me sorprendí cuando me dijo que iba a Hogwarts y que había visto mi rostro antes ¿por qué era tan mala para recordar rostros? .- Lo es,  es algo muy parecido a un segundo hogar en ocasiones, donde tienes tus amigos, los no tantos, y para los que no nacimos de magos, es todo un mundo nuevo por descubrir.- le dije con una sonrisa enorme, y podía sentir que mis ojos brillaban un poco, no sabía si de nostalgia o felicidad al recordar que este sería su último año allí...sacudí por segunda vez la cabeza en ese día para no tener que pensar que ya llegaría el tiempo de graduarse y pensar qué hacer con su vida - Los ravenclaw son lo más, tengo a muchas amigas allí, y en especial a una que es casi como mi hermana.- agregué sonriente, cada vez que me encontraba con un ravenclaw terminaba pasando un buen momento, al menos hasta ahora me había pasado así,no pudo evitar que se le viniera a la cabeza las imágenes de su casi hermana Synnove  o la guapa y rebelde de Freya, o la risas de Sybill, y así podría seguir la lista ¿cómo no adorar a las águilas?.

Al parecer los años escalando árboles y el amor por Robert por las plantas habían dado sus frutos, logrando explicar ese refrán tan común de cuando eres pequeño y te dicen que deberías comerte aquello porque o sino, no serías fuerte como un roble. Bueno, a mi nunca me lo dijeron pero lo había escuchado más de alguna vez cuando era pequeña e iba de visita a donde sus amigas, ya que en mi casa siempre me dejaron comer lo que yo quisiera, quizás por eso su amor por los chocolates avanzó tan desmesuradamente. - ¡Te volverías fan del puré que hace Robert! Exclamarías ¿ cómo he perdido tanto tiempo sin probar el puré? Lo dirías levantando los brazos al cielo y todo bien dramático.- agregué bromeando, aunque no del todo, el puré de Robert realmente era ú-ni-co.

La búsqueda de algo de vestuario para el pequeño había sido un desastre, en cambio para mí había sido todo un éxito comprobando al ponerle el traje de enfermera que me quedaba a la perfección. En eso le dije al chico que se sacara aquel delantal que era verdad lo que decía que parecía una saco de papas.

Me dirigí hacia la puerta para abrirla y desde allí fue como si en un cerrar y abrir de ojos protagonizaramos una película apocalíptica, de zombies, virus letales, o peor que todo aquello de un virus al parecer peligroso en un hospital mágico del cual se accedía hablando con un maniquí ¡un maniquí! No sabía cual de todas esas opciones de películas era peor, pero lo que sí sabía es que no había nadie en la sala que antes estaba repleta de personas gritando desesperadas y sin entender nada. Corrí para ver si había alguna oportunidad de salir, saqué mi varita y probé algunos hechizos, ver si podía salir por el ventanal en donde había entrado, y maldiciendo al ver que no se podía nada de lo anterior maldecí porque  aún no había tenido el dinero para sacar su licencia de aparición para poder salir de allí o si quiera tener ese estúpido teléfono muggle para llamar a su amiga que estaba a pasos de allí ¡pasos!  ¡mierda, mierda, mierda! pensé, tomé aire y me dirigí donde el ravenclaw.

El chico entró rápidamente en desesperación y su imaginación voló muy lejos, sabía que debía detenerlo de pensar todas esas cosas, pero estaba sumergida en pensar un buena respuesta para el chico que no fuera alarmante, ya les había dicho que era pésima en el tratar con chicos más pequeños, eso de ser la madura no era lo suyo. Y por otra parte paralelamente estaba pensando qué hacer, debía haber una salida, algún lugar...miré todas las puertas que habían en esa habitación, habían exactamente tres, ya había probado dos...sólo le quedaba la de esa esquina. 

Estaba tan sumida en mis pensamientos que había dejado de escuchar del todo al chico, y ni me había dado cuenta que se había tirado al suelo dejando ir más allá su imaginación, si es que eso era posible. Me dirigí hacía la única puerta que me quedaba por ver, llegué y con mi varita utilice todas las posibilidades para abrir la puerta y nada..."piensa Stella, piensa" pensé para mi misma, cerré mis ojos, y luego la respuesta vino a mi cabeza, busqué con la mirada las tuberías del hospital, esos típicos mini túneles que se accede tras abrir una rejilla y que si teníamos suerte sería lo suficientemente grande para que al menos el chico cayera en él, sonreí victoriosa al verla en la otra esquina me acerqué y logré comprobar que hasta yo podría caber dentro pero muy, muy, pero muy apretada, la abrí ahora sin mayor dificultad. Y tras mucho tiempo de no poner mi atención en el chico, lo volví a mirar llegando sólo a escuchar lo último que decía.- No tengo licencia...- le dije haciendo una mueca.- Pero...- agregué rápidamente para no alarmar más al chico.- Tengo una idea..- le dije mirándolo y buscando las palabras para que el ravenclaw logrará aceptarla.- ¿ Has visto esas películas donde los personajes viajan por las tuberías del edificio? Al parecer hoy nos tocará ser los protagonistas...- le dije haciendo una mueca que deseaba ser una sonrisa, mientras con mis manos le señalaba la tubería.- Sé que te dije que era impulsiva, y que a veces cometo locuras, pero creo que esta vez he sido bastante cuerda. Y sí, ya probé con todos los hechizos abrir las otras puertas.- terminé por agregar, para ver si así si aceptaba entrar a ese agujero totalmente oscuro, que quizás por cuantos siglos no ha sido abierto, tragué saliva... "Vamos Stella" pensé tratando de animarme,  es la mejor opción que existía. Además tenía que entender que estaba pasando, llegar al final de este asunto. Ya se había vuelto algo personal, esto definitivamente no era algo normal, y tenía que averiguar de qué se trataba.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 855
Puntos : 486
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Adae West el Vie Sep 09, 2016 2:11 pm

Normalmente a Adae le costaba más adivinar si una persona era hijo de muggles —como él— o no, pero con Stella recién acababa de averiguarlo en una conversación normal, ya que lo había dicho como quien habla del tiempo, lo cual le alegró. Le gustaba mucho que la gente tomase tan natural el hecho de que fueras hijo de muggles y no te sacrificaran por ello, así que se sentía afortunado de haberse encontrado a alguien como él en aquella cuarentena de la muerte.

—¡Yo también soy hijo de muggles! —Sonrió ampliamente como si fuera merecedor de ser celebrado el hecho de no ser sangre limpia—. ¡Lo sé! —dijo inconscientemente cuando añadió que tenía muchos amigos de Ravenclaw—. Te reconocí por eso, te veía mucho con la gente de mi casa y pululando por la torre de Ravenclaw… —Soltó una risita algo nerviosa por parecer un poco acosador, ¡pero no era su problema tener buena memoria!—. Además… —Bajó la mirada e intentó distraer su atención arrastrando los pies, ya que le daba vergüenza decir lo que iba a decir—, estoy enamorado de una de tus amigas. Pero creo que no es correspondido… —Entonces elevó la mirada y puso un mohín tristón a Stella, a la vez que se encogía de hombros—. Pero yo espero crecer y gustarle, ¿sabes? No tengo prisa. —Añadió, esta vez más optimista y despreocupado que nunca.

Adae podía entender que algunos purés fueran increíbles, pero no entendió quién era Robert. ¿Se habría perdido en la conversación pensando en Synnove y en no parecer un acosador que no escuchó la parte en la que introducía la identidad de ese tal Robert?

—¿Quién es Robert? —preguntó sonriente sin saber muy bien por qué estaba sonriendo. Suponía que de la felicidad con la que había hablado Stella le había contagiado la felicidad.

Después de esa presentación, Adae entró en pánico. No en cualquier tipo de pánico, sino de ese que te reconcome la cabeza hasta el punto de hacerte recapacitar en el hecho de que pensar esas cosas no es sano para tu bienestar. No sabía si Stella le había visto o no, pero teniendo en cuenta que no reparó en el hecho —o le ignoró—, Adae supuso que no y eso le sentó bien al niño, porque aún podía aparentar seguridad para ser un hombretón y que así Stella le hablase a Synnove de lo valiente que era.

Intentó buscar una solución lógica y fácil, pero al parecer Stella ya la había pensado antes que él y no funcionaba, además de que la Gryffindor no tenía licencia de aparición. Por lo que si las puertas no funcionaban y desaparecerse mágicamente tampoco, sólo quedaba la opción de meterse, como bien decía Stella, por los conductos de ventilación.

Y a Adae no le gustaba nada. Eso estaba oscuro y seguro que también estaba sucio. ¿Sabéis la claustrofobia que tiene que dar eso? ¡Qué mal rollo! Pero no podía darle mal rollo. Tenía que empezar a crecer y a ser un chico valiente. Tenía que salir de allí por sus propios méritos enfrentándose a sus miedos para así poder salvar a Stella. El pequeño Ravenclaw se acercó brincando a Stella y observó la tubería con una mirada similar a la que le echaría un ingeniero termonuclear a una bomba de hidrógeno, es decir, una mirada muy, muy interesante que intenta ocultar temor.

—Vale... —dijo el niño—. Pero no sabemos a donde nos lleva. ¿Y si nos lleva al foco de infección? ¿O si nos morimos aquí dentro y nadie nos encuentra jamás? —preguntó muy seriamente, dándose cuenta de que si eso pasaba, en realidad por lo menos pasaba algo, porque allí encerrados no iba a pasar nada de nada—. Bueno, no importa. Vamos a pensar en positivo, ¿vale? ¡Pensar en positivo! —repitió para creérselo—. ¿Me ayudas a subir? Yo me meto primero y abro el camino.
Adae West
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tumblr_mrudfdS0Md1r9lh4co8_250
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 415
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 280
Puntos : 210
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Adae WestInactivo

Stella Thorne el Mar Sep 13, 2016 2:17 am

Sonreí ampliamente cuando escuché al chico gritar feliz que él también era hijo de muggles, bueno yo no lo era del todo, pero no era algo que me gustaría comenzar a explicar aquí en medio del hospital bajo una supuesta cuarentana. Además fui criada sólo por muggles y eso es lo que cuenta.

Abrí los ojos sorprendida al ver que el chico me había reconocido más de alguna vez merodeando por las zonas de los ravenclaw, es que no era para menos, mucha gente que estimo está en esa casa, y una de ellas es casi como mi hermana- aunque los años ya le han otorgado ese título a mi parecer- En eso observé que el pequeño de gafas bajaba la mirada avergonzado, y no entendí muy bien el porqué de tan radical cambio anímico hasta que me señaló que estaba enamorado de una de mis amigas.- ¿ de verdad? ¿De quién? .- pregunté curiosa más no sorprendida todas sus amigas eran las más guapas e inteligentes de Hogwarts y lo poco que había estado con el chico se veía un niño muy inteligente y de seguro alguna de sus amigas flecharon su corazón.
Sentí como se me derretía el corazón cuando comencé a escuchar que tal vez no le era correspondido y ver su mueca triste posterior, casi por inercia sentí como un leve puchero aparecía en mi rostro.- No te voy a mentir ahora sería medio extraño que estuvieras con una de mis amigas, pero en unos años más todo es posible, las cosas van cambiando ¿sabes? .- le dije sonriente, por más que me había causado ternura, tampoco quería hacerle falsas ilusiones.- pero además debo agregar que mientras esperas crecer hay más peces en el mar querido compañero de misión.- terminé por agregar guiñandole un ojo, sin saber si comprendería mis palabras pero si no era así le explicaría que significaba dicha expresión.

El sólo escuchar el nombre de Robert generó una sonrisa en mi rostro.- Es mi padre.- dije sonriente.- el mejor cocinero de puré del mundo, y bueno muchas cosas más.- dije divertida, mientras en mi cabeza ya me imaginaba el rostro de Robert cuando le cuente todo esto.

La felicidad de hablar de sus amigas, de Hogwarts y de su familia no duró mucho tiempo, ya que tras tomar lo que más le servía de esa pequeña habitación al salir de ella comprobaron que todos se habían ido y no sólo eso sino que habían dejado todas las vías de escape cerradas, estaban solos sin poder siquiera de utilizar su magia ya que ninguna hechizo había funcionado con ninguna de las puertas o salidas del hospital.

Todo estaba siendo muy extraño, comencé a sentir una leve tensión en mí entre ceño y mis hombros, traté de pensar lo más rápido posible una solución antes de que mi imaginación y el ravenclaw fueran a volar más lejos de los que ya estaban haciéndolo.

Fue allí cuando apareció frente a mí la idea de salir de aquella planta a través de los conductos de ventilación. No sabía a dónde los llevaría, pero cualquier lugar era mejor que quedarse allí quietos esperando que alguien los recordase, a algún lugar se tiene que haber ido la gente y ellos tenían que descubrirlo, o si tenían un poco más de suerte salir por sus propios medios del hospital.

Tras ver que lograba caer hasta yo dentro del conducto, le comente a Adae mi idea, después de todo ya habíamos quedado que él sería el cerebrito del equipo, y por más que mi idea no me parecía una mala idea, tenía que pasar por el filtro del ravenclaw primero, una sonrisa de lado apareció en mi rostro al ver la mirada que le pegaba al conducto Adae, pero luego mi boca se torció en una mueca de lado al escuchar las preguntas del pequeño, para luego volver a sonreír cuando agregó lo del pensamiento positivo.- No te voy a mentir, no tengo idea hacia dónde nos lleve, pero como bien dices tú hay que pensar en positivo, además cualquier lugar es mejor que quedarse aquí esperando sin hacer nada.- le dije reafirmando su postura, para luego sonreírle ampliamente tratando de transmitir seguridad, más de la que estaba sintiendo en esos momentos.

- Vamos que se puede, lograremos salir de aquí, yo te ayudo a subir.- seguí diciéndole segura, me agache un poco para llegar a su altura y mirarlo a los ojos- afírmate con tu mano en mi hombro, y apoya tu pie en mis manos, cuando suba, te tomas de ambas manos del conducto y yo te empujo de abajo los pies.- le comencé a indicar,  mientras  unía mis manos para que allí apoyará su pie Adae, y me agachaba para que le fuera más fácil. - ¿listo?.- le pregunté desde la posición en la que me encontraba para ayudarlo a subir.

Pero en eso recordé algo.- ¡espera!.- grité mientras me enderezaba y llevaba mi mano derecha a mi bolsillo de atrás de mis jeans, sonreí al comprobar que era verdad mi pensamiento, y saqué del bolsillo una barra de chocolate que había guardado esta mañana para  algún momento del día.- Siempre es bueno un poco de azúcar en estos momentos.- le dije sonriendo ampliamente, mientras abría el envoltorio de la barra y la partía en dos tendiendole una Adae.- para recargar fuerzas.- le dije aún con una sonrisa.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 855
Puntos : 486
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Adae West el Mar Sep 20, 2016 1:23 am

—No te lo puedo decir, ¿sabes? Esas cosas no se dicen. Se lo tengo que decir primero a ella, porque si no terminará por enterarse por terceras personas y no puedo permitir eso. —¡Qué niño más iluso! ¡Se lo había dicho a su mejor amiga y qué necio había sido en confiar en ella! Adae prestó atención a la reflexión de la Gryffindor, la misma reflexión a la que había llegado él—. Ya... eso siempre he pensado yo también. La edad no juega a mi favor. Además, cuando yo ya tenga edad para que ella pudiera fijarse en mí, ella se fijará en chicos más grandes y al final todo será un bucle infinito de desdichas y tristeza hacia mí... —Frunció el ceño ante la mala noticia, pero suspiró profundamente para encogerse de hombro ante la cruda realidad—. Yo aún así tengo esperanzas. Habrá mucho más peces, pero ninguno como ella. ¿Sabes cuando vas a un lago y ves a todos los peces nadando por debajo del agua? La gente se fija en aquellos que caen en la desesperación de ir a por el pan que cae en la superficie, pero ella... Ella es pez ese grande, brillante y de un especial único que muy pocas personas alcanzan a ver. ¡Ese pez es al que yo quiero!

Adae sonrió al ver la sonrisa de la chica. Le encantaba cuando una persona hablaba de otra persona con una sonrisa en el rostro, ya que denotaba claramente la felicidad que sentía al tener a esa persona en su vida. Era un detalle que muy pocas personas tenían en cuenta, pero Adae se había percatado de ello porque se había dado cuenta de que siempre sonreía cuando hablaba de su hermana, por ejemplo.

—Pues por sólo como lo cuentas, me gustaría probarlo —contestó contento.

Ante la imposibilidad de salir de aquella sala y la impotencia de no encontrar salida, a Stella se le ocurrió una idea un poco descabellada pero que parecía la única opción: entrar por el conducto de ventilación hacia Merlín sabía dónde. Adae no estaba muy convencido ante la idea, pero se convenció a sí mismo por la idea de enfrentarse a sus miedos y a los problemas que se le enfrentaban. Tenía que empezar a crecer y a convertirse en un hombre. El niño asintió ante lo que comentó la rubia. Era verdad que cualquier sitio era mejor que en dónde se encontraban ahora, por lo que no tenían nada que perder. Bueno, a lo mejor perdían la vida si se morían allí dentro, pero no quería pensar en negativo ahora.

—¡Listo! —afirmó con convicción, colocándose en posición para subir a las manos de Stella y que ésta le impulsara. No obstante, ella exclamó con sorpresa algo que asustó al niño—. ¿¡Qué pasa!? —preguntó exaltado.

Pero no había pasado nada. Había sido un susto totalmente innecesario por una barrita de chocolate.

¡Una barrita de chocolate! Iba a tener que empezar a copiar esa técnica secreta de ocultación de comida para momentos como éstos en dónde cundiera el pánico y la posibilidad de muerte fuera elevada. ¿Qué mejor manera de morir que comiendo chocolate? Adae cogió la mitad de aquella barrita y se la comió rápidamente con mordiscos de lo más divertidos.

—Me gusta tu manera de trabajar. Te contrataré en mis próximas misiones de escape para que alimentes mi cerebro con azúcar. Somos un buen equipo, ¿no? —Sonrió animado, hablando con la boca llena.

Cuando se comieron la barrita de chocolate, siguieron aquellas guías que Stella había dado y Adae se apoyó en ella para que le elevase y así poder llegar a la zona superior. El niño se agarró con sus manos y haciendo toda la fuerza posible —además de la ayuda que le proporcionaba Stella desde los pies—, consiguió subir. Se metió hacia el interior gateando e intentó darse la vuelta, pero le dio miedo por si por aquel tubo de ventilación oscuro venía alguna especie de sombra asesina a asesinarle —obviamente— por la espalda. Así que habló a su amiga sin darse la vuelta, simplemente gritando.

—¡Me adelanto un poco para que puedas entrar, ¿vale?! —preguntó a la vez que gateaba hacia adelante para dejarle espacio. Luego se miró las manos,  ya que las notaba un poco sucia y, a través de la poca luz que entraba por donde habían entrado, se percató de que las tenía todas asquerosas por el polvo acumulado—. Puaj, qué asco, esto está muy sucio —añadió como información adicional—. Ahí delante el conducto va hacia la derecha y hacia la izquierda. ¿Hacia dónde deberíamos echar? —preguntó finalmente al echar una mirada más observadora hacia el frente.
Adae West
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tumblr_mrudfdS0Md1r9lh4co8_250
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 415
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 280
Puntos : 210
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Adae WestInactivo

Stella Thorne el Dom Sep 25, 2016 10:58 pm

Sonreí ampliamente al escucharlo decir aquello, me causaba una ternura tremenda, y me hizo pensar el por qué yo jamás había sentido algo así, ni cuando pequeña, cada vez que comenzaba a sentir algo de ese estilo por alguien, por muy pequeño que sea me daba media vuelta y me iba, traumas del ayer y hoy que no vienen a cuento, sacudí mi cabeza para alejarlos.- Es verdad, es mejor que se entere de tu boca que la de otros.- le dije dándole la razón.- Bueno, si ella es ese pez tan especial, no la dejes ir tan fácil, pero insisto, no te cierres a otras posibilidades, quizás tu miras a ese pez brillante y único, pero quizás te encandila tanto su luz que no te deja ver claramente quizás a otros peces tanto o más especiales que aquel.- le dije mirándolo con una sonrisa de lado. Aunque no sabía qué hacía yo precisamente dando consejos de amor si era un fiasco. Pero bueno, eso no tenía qué por qué saberlo el pequeño ravenclaw.

- Si logramos salir de esta cerebrito te prometo que un día te invito a probar el puré de Robert, te encantará.- le dije divertida y segura. Es que no había nadie que conociera que hubiera probado alguna comida de Robert y no quedará maravillado. Siempre he pensado que por eso amo tanto comer, porque mi padre siempre ha tenido un especial don para la cocina.

Luego todo pegó un giro inesperado, y encontré a mi parecer una solución para poder salir de allí o encontrar al menos alguien que nos ayude, mi idea era entrar por los conductos de ventilación, ya que a algún lugar nos tendría que llevar, hacia a un lugar o alguien, o espero esperaba. Le explique los pasos a seguir a Adae, e intente convencerlo que por más que en un principio le había dicho que mis ideas no siempre eran las mejores, por mi afán de meterme en problemas y seguir mis impulsos más que la razón, en esta ocasión específicamente realmente creía que era lo mejor que podíamos hacer, y al parecer logré sonar convincente porque el pequeño de gafas aceptó apoyar sus pies entre mis manos y subir al conducto. Estaba a punto de impulsarlo hacia arriba cuando recordé algo muy importante e indispensable (al menos para mí) a la hora de entrar en una aventura, no pensaba dar un paso más sin tener mi amado chocolate en mis venas, por lo que saqué un barra de chocolate sacando un pedazo para Adae y para mí. Necesitábamos fuerza y azúcar para enfrentar sea lo que sea que nos encontremos más allá de este sector.

Me metí el trozo a la boca y enseguida sentí como mi energía subía y mi ánimo también. Reí divertida al ver como comía el ravenclaw recordandome un poco a mí en su manera de hacerlo, y reí más aún al escuchar sus palabras.- ¡Somos un perfecto equipo! Estábamos destinados a encontrarnos en esta aventura cerebrito. Y claro cuenta conmigo cuando quieras, hasta si necesitas ayuda con cierta chica-pez que te derrite tu corazón achocolatado.- le dije sincera con una sonrisa cálida de medio lado.

Cuando nos terminamos ambos la barra de chocolate ya estábamos listos para descubrir que diantres estaba pasando allí y dónde se había ido todo el mundo, Adae se apoyó su pie en mis manos y de un impulso logró subir al conducto y entrar en él. Cuando observé que ya estaba seguro allí y escuché que se había corrido para que yo también pudiera entrar, de un salto intenté agarrarme de la entrada del conducto, para luego de un impulso de mi brazos, más mi pie que al apoyarlo a la pared me dio el empuje para elevarme, logré entrar más de la mitad de mi cuerpo, mirando a la espalda de Adae ya dentro, y escuchando su pregunta. No se la respondí enseguida ya que primero quería lograr entrar con todo mi cuerpo, por lo que me enrosque lo más que pude para poder entrar mis piernas y estar por completo dentro del conducto. Adae caía perfectamente pero yo me sentía levemente aprisionada, nunca he sido claustrofóbica, pero si lo hubiera sido en este momento estaría viviendo una pesadilla. Comprobé que efectivamente el conducto estaba asqueroso, pero no le di mayor importancia ya que ahora teníamos que avanzar y descubrir más cosas, o lograr salir, o lo que sea, pero había que movernos.

- Te diría que nos separáramos, pero las cosas están muy extrañas por lo que…- dije dejando la palabra al aire, frunciendo el ceño y mordiéndome el labio pensativa.- Vamos a la izquierda, intentemos allí, sino, siempre está la opción de devolvernos. – le dije intentando sonar segura para transmitirselo al pequeño ravenclaw. No entendía nada, yo sólo había venido por el baño y ahora estaba con Adae en un conducto de San Mungo con un virus al parecer suelto, y una desaparición de más de 30 personas en menos de unos minutos que estuvimos dentro de una pieza. El mundo definitivamente estaba muy loco el día de hoy.

Comenzamos a gatear, doblamos a la izquierda como habíamos planeado, no se lograba ver nada, caminamos a gatas por un buen rato hasta que pillamos una leve rejilla que daba a una sala del hospital, miré a Adae.- Da unos pasos más allá Adae, para que ambos podamos ver hacia la habitación que lleva esta rejilla.- le dije , el chico lo hizo, y pude ver mejor entre las rejas el lugar.

Era una pieza totalmente blanca con muchos archivadores, estaba vacía y la luz que desprendía de la ampolleta era intermitente, a simple vista era una habitación muy tétrica, pero no dejaría que aquello me asustara, por lo que tomé aire y tomando la rejilla con mis manos tiré hacia mí para sacarla para luego dejarla apoyada en una de las paredes del conducto, volví a mirar al pequeño ravenclaw.- Bajaré yo primero, te esperaré abajo para que luego te lances y yo te recibo ¿sí?- le dije mirándolo con toda la seguridad que podría transmitir.

Miré una vez más antes de saltar hacia abajo, era una altura considerable pero si lograba caer bien con una buen rebote y control del peso no tendría que salir nada mal, saqué primero mis piernas, las sentí colgar para luego ir bajando de a poco hasta que sólo mis manos estaban tomadas de la entrada del conducto mientras el resto de mi cuerpo colgaba.- Nos vemos abajo.- le dije a Adae con una sonrisa antes de soltar mis manos y saltar.

Llegué al piso sin problema y sonreí victoriosa, levanté mi rostro para mirar al ravenclaw.- Sé que nos conocemos hace muy poco, pero confía en mi Adae, salta, te prometo que no te dejaré caer, te doy mi palabra.- le dije sincera, levantando mis brazos hacia él.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 855
Puntos : 486
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Adae West el Lun Sep 26, 2016 10:45 pm

Oh. El consejo amoroso que Stella le había dado a Adae le había abierto los ojos. ¿Y si en realidad el brillo de aquel pez no era más que una distracción que no le permitía ver más allá? Pues era una buena manera de verlo, sin duda. Adae asintió pensativo ante lo que decía, un poco reacio solo por la idea de que no quería dejar de considerar a Synnove su pez super especial y único.

—Es un buen razonamiento —dijo con sinceridad, sin añadir nada más al respecto porque no sabía lo que decir.

¡Le acababa de invitar a comer puré! Hubiera sido mucho más emocionante que le hubiera invitado al McDonald o a algún sitio de comida basura, ya que el hecho de "comer puré" le quitaba bastante nivel al plan. No obstante, si le invitaba a comer puré es que le invitaba a la casa y, por tanto, si una persona invita a otra persona a su casa, es que eran amigos. Y a Adae le gustaba eso. Le caía bien la Gryffindor y le hacía sentir bien que le invitara, pues sentía que hacía amigos.

—¡Genial! —Sonrió contento—. Mi madre se va a enfadar mucho si se entera que me como el puré de otro padre y no el de ella, pero bueno, yo creo que será un amor-odio. Odio por no tener el super puré de madre y amor porque sabrá que yo no soy el problema, sino su puré. —Rió divertido y se encogió de hombros. En el fondo, sabiendo lo curioso que era Adae, le hacía ilusión probar el puré para ver si de verdad estaba tan rico como Stella decía.

Antes de empezar la misión de huida por conducto, Stella sacó chocolate para suavizar la misión, por si morían, por lo menos morir dulcemente, que siempre era mejor que morir normal. Adae asintió ante la ayuda que le había ofrecido, incluso para intentar ganarse a Synnove, por lo que en Hogwarts la cogería por los pasillos para preguntarle cómo podrían conquistarla a ella. Si eran amigas era porque se llevaban bien y si se llevaban bien era porque eran un poco parecidas, por lo que a lo mejor la misma manera en la que podía impresionar a Stella, servía con Synnove.

Pero luego, vino la verdadera misión. Entraron al conducto y comenzaron a gatear por allí, pero como Adae era el primero y no quería cagarla, le preguntó a Stella para donde tenía que echar. Finalmente, tras decidir que ir hacia la izquierda, Adae continuó caminando con  tranquilidad, notando como la mierda se le pegaba en las manos. Urgh. ¿Hacía cuanto que no limpiaban eso? ¡O peor! ¿Lo habrían hecho alguna vez? Después de unos pocos minutos, llegaron a una rejilla por ese mismo camino, rejilla que Adae pasó de largo para poder mirar justo a Stella a través de ella. A él le parecía una buena idea bajar, ya que no le gustaba nada estar ahí dentro, aún pese a que aquella habitación no parecía la habitación más segura de todas.

—Vale —le contestó a su idea. Vio como Stella, con paciencia, quitaba la rejilla y a continuación se posicionaba de tal manera que bajar parecía incluso fácil. De hecho, Adae pensó en la posibilidad de intentarlo él solo, ya que se sentía mal. ¡Si llega a ser un poco más alto y más fuerte, debería de haber sido él el encargado de bajar primero, enfrentarse al peligro y ayudar a bajar a la chica! Odiaba ser bajito y débil como una patata flácida—. Yo confío en ti... —Se puso entonces en posición para comenzar a bajar y decidió continuar hablando para apaciguar sus nervios—. Confío en ti como Jazmín en Aladdin, como Ash en Pikachu, como si fuésemos amigos de toda la vida. Voy, ¿eh? —avisó por si acaso. Estaba ya solo sujeto con los brazos y los pies colgando—. Salto, ¿vale? —No tenía miedo, pero le daba cosilla. Pero finalmente, saltó.

Stella amortiguó la caída con sus manos e hizo que los pies de Adae tocasen el suelo con suavidad. Vale, estaba vivo. Suspiró una vez estuvo en el suelo y se miró los pantalones y las manos, que estaba echas un absoluto asco. ¿Cómo era posible que se hubiera acumulado tanta caca?

—Este sitio da mucho mal rollo —
dijo mirando de reojo a la luz intermitente—. Pero tiene una puerta por lo menos, lo primero que tenemos que hacer es comprobar si está abierta. Por favor que esté abierta o se pueda abrir... —deseó antes de dirigirse a la puerta e intentar abrirla. La manilla cedió y la puerta hizo clic, abriéndose. Sorprendido porque no se esperaba eso, se giró con los labios formando una perfecta "O", ya que se había quedado estupefacto—. ¡Está abierta! —exclamó susurrante—. ¡No me lo esperaba, me he quedado sin saber que hacer! Pufff, me he puesto hasta nervioso. ¿Abro? ¿Cierro? —Continuó hablando susurrante, por si acaso.
Adae West
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tumblr_mrudfdS0Md1r9lh4co8_250
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 415
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 280
Puntos : 210
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Adae WestInactivo

Stella Thorne el Mar Oct 04, 2016 5:20 pm

- ¡Qué va! Que tu madre también te acompañé y así logrará entender por qué el puré de Robert es único en el mundo.- seguí diciendo con una gran sonrisa. Quizás tenía en muy alta estima el dichoso puré de Robert, pero es que si lo probarán entenderían, lo dejaba justo en el punto entre cremoso y algo texturizado. Ñamñam…creo que me había entrado el hambre.

Y cómo no duraba mucho con hambre, o mejor dicho sin un trozo de chocolate tuve que detener el comienzo de nuestra misión “en busca de la salida/gente perdida” por los conductos del hospital para poder comer junto al ravenclaw aquella barra de chocolate que había dejado esa mañana, como era algo habitual en mí, en mi bolsillo trasero del jeans. Y cuando sentí el chocolate derretirse en mi boca comprobé una vez más que esta barra café era mi máxima perdición.

Logramos subir con éxito hacia el conducto, efectivamente no era visitado hace miles de años, al menos no por humanos, pero ya estábamos allí y sea como sea, como que me llamo Stella Thorne (siempre eh querido decir eso) lograrían salir sanos y salvos con el pequeño ravenclaw de San Mungo.

Llegamos hacia una habitación que a simple vista  no se veía nada amigable, pero era mejor que andar como cual ratones por los conductos, por lo que no dudé en sacar al rejilla que nos permitiría poder saltar y caer allí, rogando que dentro de las cuatro paredes blancas encontráramos alguna respuesta a todo lo extraño que nos estaba sucediendo. Bajé sin problema y luego invite a Adae hacer lo mismo.

Sonreí ampliamente al escuchar las palabras del ravenclaw, ¿es qué ese niño  no paraba de ser nunca un dulce caramelo? Era un desastre con los niños pequeños, pero al parecer; o Adae era un amor de chico (que era la opción más probable para mí) o yo estaba mejorando mi trato hacia los menores. – Siempre he creído que tengo un fuerte parecido con Pikachu.- le dije bromeando, para destensar el ambiente y hacer que el pequeño saltara más tranquilo. – Aquí estoy.- le dije lo más segura que podía, hasta que Adae saltó y logre tomarlo con mis manos y amortiguar su caída.- ¡YEI! Nivel “Bajar de los conductos”: superado.- le dije mientras le tendía mi mano para chocar con la suya.

Adae señaló que el mejor paso a seguir era comprobar si aquella habitación estaba abierta o su puerta se hallaba cerrada como todas las puertas de dónde venían. Contuve el aliento mientras el ravenclaw se dirigía a la puerta y tomaba su manilla, pero cuando escuché el click y la puerta logró abrirse sin mayor problema solté el aire contenido y sonreí más tranquila, sólo un poco, ya que tampoco sabía muy bien qué paso seguir ahora.  
¿Qué hacer? Piensa Stella, piensa. Miré alrededor de la habitación, no había nada que nos sirviera, sólo papeles, archivadores, y…¿eso de allí era mascarillas? Sonreí ampliamente y miré a Adae.- Saldremos, pero antes…- le dije mientras me acercaba hacia unas cosas blancas que se encontraba sobre una mesa para tomarla entre mis manos y volver a girarme hacia Adae.- Nos tenemos que poner de estas, que si es real que hay un virus suelto por aquí debemos tener al menos esta precaución.- le dije, sorprendiéndome de mi misma, hasta había sonado madura. Le pase una al pequeño de lentes, para luego ponerme yo una, me miré y sonreí.- Quizás me vuelva  sanadora al salir de Hogwarts.- le dije divertida a pesar de la situación que nos encontrábamos, pero tache enseguida esa idea de mi cabeza, había escuchado que para ser sanadora se debía ser bueno en pociones y bueno…no, sanadora no era lo mío.

Me acerqué a la puerta y miré a Adae asintiendo en forma de “vamos a salir y saldremos bien” o esa era mi idea, pero no creo que una mirada o gesto pudiera cargar con todo eso, pero al menos lo intente. Saqué mi cabeza y mire para ambos lados, sólo habían pasillos, totalmente desocupados, sin rastro de nada ni de nadie ¿a dónde se habían ido todos? Terminé por sacar todo mi cuerpo y comenzar a caminar hacia un lado en completo silencio, mientras caminaba abría algunas habitaciones, pero todas vacías… en eso, vi un letrero de “PRECAUCIÓN”, un paso más, “NO ABRIR SIN PERMISO DEL PERSONAL”, otro paso, “PELIGRO”.- Quizás lo mejor será ir por el otro lado...- le susurre a Adae para girarme y devolvernos por dónde habíamos venido.

- ¡HEY USTEDES!.- gritó un voz de hombre a nuestra espalda, me giré sobresaltada, sólo se lograba ver mi ojos pero que en esos momentos se encontraban muy abiertos.- El chico no puede estar aquí…- dijo mirando a Adae con el ceño fruncido, y ahí entendí que yo me encontraba con el traje de sanadora, actúa Stella, actúa.- Si, lo que pasa es que el chico se ha perdido, y lo quería llevar a dónde se encuentran todos…- comencé a decir, esperando ser convincente. El hombre me miró entrecerrando sus ojos.- tu voz no me es familiar, esta es una zona muy…- dije para luego llevar su mano a un letrero rojo.- restringida… Me podrías mostrar tu identificación, por favor.- dijo serio, mirándome directamente a los ojos, sentí mi pulso acelerarse, el hombre rió de lado y podría asegurar que casi de manera maliciosa, fruncí el ceño, estaba siendo todo muy extraño….- Yo…- comencé a decir, para luego tomarle la mano a Adae fuertemente y con mi otra mano buscar mi varita.- ¿No eres una sanadora, verdad?, pues…yo tampoco.- dijo sonriente sacando su varita.- ¡Expelliarmus! .- gritó hacia mí, pero logré reaccionar a tiempo, sacando mi varita y lanzando un "Protego".- CORRE ADAE.- grite comenzando a correr con el pequeño Ravenclaw de la mano, me giré una vez más para lanzar un hechizo que moviera un carro con cosa médicas que se encontraba en el pasillo y golpeara directo al cuerpo de aquel hombre, al ver que lo había derribado apresuré más el correr, eso nos daba un poco de tiempo, doblamos el pasillo, y logramos ver unos ascensores al final.-¡ Vamos allá!.- le indiqué al ravenclaw, y correr hacia ellos. Nos subimos.- Adae aprieta los botones, cualquiera.- le dije mientras yo me encontraba en la puerta del ascensor con varita en mano preparada si el hombre aparecía, y claro que lo hizo, y no solo…pero no pude ver más esa imagen porque las puertas del ascensor se cerraron, miré a Adae y podría asegurar que mi rostro se encontraba de un blanco verdoso.- habían más con él…- le dije a lo bajo.

¿Ahora que nos esperará en los otros pisos? Levante mi varita preparada para lo que fuera, pero al abrir, para mi gran sorpresa llegamos a una piso lleno de gente, con sanadores, todo muy normal… baje mi varita y miré a Adae.- ¿Cabe la posibilidad de que estemos soñando?.- le pregunté mirando para todas partes, sin entender nada, de nada, de nada.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 855
Puntos : 486
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Adae West el Jue Oct 06, 2016 12:08 am

Menos mal que a Stella se le ocurrió la brillante idea de taparse con una mascarilla, ya que Adae se había visto superado por la emoción del momento al encontrar una puerta que estaba abierta. Que oye, visto así suena un poco tonto eso de emocionarse por ver una puerta abierta, pero dada las circunstancias, tenía su cosilla. Adae hizo caso y se puso la mascarilla alrededor de la cabeza, tapándose la boca y la nariz y dejando solo sus gafitas por fuera.

—El uniforme te queda genial —dijo como pro a la idea—. Pero eres demasiado guay, te pega algo más activo en plan policía, o auror en su defecto. ¡O no! ¡Te pega ser domadora de dragones! ¿Existe esa profesión? —Dragones existían y Adae sabía perfectamente que eran criaturas salvajes con alta improbabilidad a ser domesticados, pero oye... A lo mejor existía. En cuanto a empleos Adae sí que no sabía—. Aunque tiene pinta de ser una profesión complicada. Seguro que tiene una alta tasa de mortalidad.

Mientras Adae se lo curraba para que la mascarilla no le entrase en un ojo, Stella se asomaba por la puerta para ver si había alguien que pudiera echarles la bronca o cortarles el paso. Cuando ambos estuvieron preparados, no tardaron en salir al exterior y caminar disimuladamente hacia un lado, como si todo estuviese totalmente controlado. Sin embargo, cuando de repente pasaron por delante de tropecientas puertas que decían claramente que estaban en zona sumamente restringida y peligrosa, estaba claro que no estaba todo totalmente controlado, así que dieron sospechosamente la vuelta ahí, en medio de la nada, para ir hacia la otra dirección.

Por desgracia, una voz los alertó, causándole un miniinfarto de nivel 1 a Adae. Es decir, un susto de la hostia. Corazón de Adae, haz el favor de salir de la garganta y bajar hasta tu sitio, gracias. El niño se mantuvo callado ante las palabras del solemne hombre y Stella y se asustó todavía más cuando la chica le cogió la mano fuertemente. Cuando la gente le cogía a otra gente la mano así de fuerte es que ALGO PASA. Lo decía la intuición, lo decían las películas y lo decía LA VIDA. ALGO MALO PASABA. Y sí, cuando sacaron las varitas, Adae supo que sus intuiciones eran cierta y que efectivamente aquello era malo.

Adae corrió ante las palabras de Stella. Ni se le ocurrió sacar la varita porque estaba claro que no iba a ser de mucha ayuda, además de que se había puesto nervioso y solo podía pensar en que si corría, su vida estaría a salvo, si no, pues se iba a morir. Así que corrió como si le persiguiera el mismísimo diablo y tan rápido que se estaba quedando sin aire. Solo escuchó cómo caían cosas detrás de él y como se le hacía eterna la última recta que llegaba al ascensor. Pero llegó. Sintió que le quemaba el pecho, pero llegó y apretó a trompicones todos los botones que encontró en el ascensor justo antes de desesperarse en buscar en su propio bolsillo de su chaqueta el inhalador. Se lo llevó a los labios, se quitó la mascarilla e inhaló con paciencia, mirando a Stella y colocándose las gafas mientras se apoyaba en la pared. Había corrido repentinamente muy rápido y para colmo se había puesto nerviosísimo, por lo que el ataque de asma le iba a entrar seguro.

—¿Por qué nos ha atacado? —preguntó, cogiendo aire mientras se volvía a guardar el inhalador—. ¿Cuánto tiempo nos hemos pasado en los conductos de ventilación? ¿Por qué nos han atacado? No lo entiendo. —Adae era de esos que defendían el diálogo y la palabra, así que no entendía el por qué de la violencia. Respiró profundamente para volver a llenar sus pulmones—. Ay, que me muero… —Suspiró susurrante.

Entonces la puerta del ascensor se abrió y esperó a que Stella se asomase para asomarse él mismo. De repente, ahí estaba todo tranquilo, los sanadores nos miraban sorprendidos sobre todo porque Stella iba vestida de enfermera y llevaba la varita en mano, pero no les dio tiempo a preguntar nada, ya que Adae fue el primero en salir del ascensor al ver la seguridad.

—¡Abajo nos han atacado! —¿O arriba? ¿Habían subido o habían bajado? Se llamaba ascensor, así que iba a optar por suponer que habían ascendido. Adae se acercó al primer sanador que encontró y se plantó delante de él—. ¡Nos han atacado, hagan algo! ¿Y la cuarentena? ¿Por qué estáis tan tranquilos si hay un virus por ahí matándonos a todos y abajo hay un tío atacando a quién se encuentra por delante? ¡Hagan algo!

Uno de los enfermeros se subió junto a otro al ascensor para ir a la planta de la que habían venido ellos. Adae se estresó y no quería que le volviera a dar un chungo, así que se fue caminando hacia la puerta. No sabía en dónde narices estaba, pero él iba a ir en dirección a la puerta.

—Me quiero ir. —Se paró de repente y miró hacia atrás, a Stella—. ¿Dónde está la puerta? Vamos a irnos como si nada, como si fuera lo más normal del mundo. ¿Estamos en la planta de la puerta? —Adae estaba más desorientado que un hijo de prostituta el día del padre; él solo quería alejarse de allí antes de que le vuelva a dar otro disgusto.
Adae West
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tumblr_mrudfdS0Md1r9lh4co8_250
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 415
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 280
Puntos : 210
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Adae WestInactivo

Stella Thorne el Lun Oct 17, 2016 8:15 pm

Stella echo un vistazo a la habitación cuando Adae ya se encontraba con sus pies en el suelo, tratando de recordar en qué momento su tranquilo día de verano en donde se encontraría con su mejor amiga en el museo, se había convertido en todo esto. Es que si lo pensamos bien, la historia de estos dos chicos el día de hoy estaba compuesta por: un hospital, virus, cuarentena, desapariciones, encierro, chocolates reponedores, tuberías sucias y estrechas, salas blancas con lámparas de luz intermitente y terroríficas y archivadores por mil. Y si mezclas todo aquello en una batidora te saldrá un zumo con mucha acción y suspenso, digno de un capítulo de los The X-files.

La Gryffindor sonrió ampliamente ante las palabras del pequeño ravenclaw.- Los policías muggles no me caen muy bien a decir verdad. Aunque Aurora si me lo he pensado, pero no sé si cumpla con todo lo que piden. - dijo encogiéndose de hombros, sin darle mayor importancia, se había dejado el verano para no tener que pensar en esa decisión que se aproximaba a pasos agigantados. Por ahora seguía siendo una simple alumna de Hogwarts.- ¡Claro que existe! Se llama Magizoología, consta del estudio de Criaturas mágicas. Un muy buen amigo mío entrará a estudiarlo este año. - agregó sonriente recordando a su amigo Tenney.- Y sí, debe ser muy peligrosa. Una especie de Torneo de los tres magos constante.- reflexiono la gryffindor frunciendo levemente el ceño, para luego anotarse mentalmente que si lograba salir de esto debía contactarse con su amigo para preguntarle si realmente quería estudiar esa carrera.

Y ahora venía la parte de las películas de suspenso en que los protagonistas caminan hacia el lugar que uno sabe que no deben ir, todo lo indica pero ellos siguen caminando hacia allá y la música va en aumento en cada paso que dan y los más miedosos comienzan a taparse con los ojos para evitar un paro cardíaco, pero a diferencia de algo terrible sólo había aparecido un simple sanador. O al menos eso era hasta que se volvió un lunático que lanzaba hechizos de la nada. A estas alturas si lograban salir de esta, el par debería ir a comprar sin pensarlo un boleto de la lotería muggle.

Stella observó como las puertas del ascensor se cerraban para poder respirar nuevamente, sentía que el corazón le latía a mil por hora, y que su cabeza estaba echando humo tratando de comprender aunque sea un poco lo que acaba de suceder, miró al pequeño ravenclaw y escuchó todas sus preguntas, pero aún en el estado de shock que se encontraba se acercó al pequeño y con su mano derecha tomó un brazo del chico y se lo levantó mientras que con su mano izquierda le tiraba aire a su rostro.- Tranquilo cerebrito, respira.- le dijo intentando sonar tranquila, pero fallando en el intento sonaba más bien como una especie de Siri con una pizca más de humanidad. Stella no estaba entendiendo nada de lo que estaba pasando, y por lo mismo no podía decirle nada más al ravenclaw, ni encontrar las respuestas a sus preguntas.

Volvió a levantar su varita y se puso delante de Adae antes de que las puertas del ascensor volvieran a abrirse, pero lo que vieron en aquel piso fue más extraño que todo lo anterior, estaba todo normal, las personas se encontraban hasta casi más tranquilas de cómo las había visto la gryffindor esa mañana cuando sólo había entrado al hospital en busca de un baño.

Fue Adae quien reaccionó primero salió del ascensor, y lo que resultaba ser un piso tranquilo ante las palabras del pequeño se había vuelto un pequeño alboroto. Por una parte los guardias y un par de sanadores del hospital se dirigieron con varita en mano hacia el otro piso, otra pareja de sanadores fueron hacia donde ellos para bombardearlos de preguntas y retarlos por su vestimenta, y los enfermos que se encontraban tranquilos en sus habitaciones habían comenzado a llamar para entender el griterío del pasillo.

Al parecer, un paciente de la cuarta planta había tenido acceso a una varita, pero según la seguridad del hospital ya tenían todo controlado, algo que no convencía del todo a la gryffindor porque estaba segura que había visto más personas junto a él. Pero no quiso hacer más preguntas, estaba cansada de tener que dar testimonios, y para colmo después tuvieron que recibir un pinchazo al más estilo muggle en sus brazos porque cuando habían trasladado a todos a otro piso y habían evacuado la planta principal por la amenaza del virus ambos se encontraban en la sala robándose vestuario del hospital.

Estando ya afuera de San Mungo, o para vista de los muggles que caminaban por esa calle afuera del viejo almacén “Purge y Dowse S.A” miró a Adae y no pudo más que echar a reír.- Eso fue de locos ¿no?.- le dijo aún sin creer todo lo que había pasado, en eso la gryffindor escucho como una mujer llamaba de lejos al ravenclaw, por su aspecto Stella pudo reconocer enseguida que era la madre del pequeño, sonrió de lado.- Creo que es hora de decir adiós, nos vemos en el castillo cerebrito. Recuerda decirle a tu mamá que vengan a probar un día de estos el puré de Robert.- le dijo antes de darle un abrazo de despedida y dedicarle una amplia sonrisa.

Observó como Adae corría hacia su madre y le daba un fuerte abrazo, para luego girarse y despedirse con su brazo de Stella, esta sonrió y comenzó a caminar hacia el otro lado, lo más sensato luego de un día así era dar media vuelta e irse a la casa, pero Stella carecía la mayoría de las veces de sensatez, por lo que sus pasos iban hacia el museo rogando que su amiga Synnove aún se encontrará allí esperándola y pudiera contarle todo aquello.


Stella Thorne
Imagen Personalizada : Protocolo cuarentena {Evento 3 años} [Stella Thorne] Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 855
Puntos : 486
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.