Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Año 2016 - 1 de Septiembre [Trama Global]

Albus Dumbledore el Jue Sep 01, 2016 10:48 pm

Recuerdo del primer mensaje :

~~~~~~~~


1 Septiembre, año 2016



El tren está dividido en vagones y los vagones en compartimentos. Cada compartimento puede llevar 6 personas con comodidad más sus equipajes de mano. El tren tiene capacidad para transportar 144 personas (sin contar al conductor).
En la locomotora no pueden viajar alumnos y tampoco en el vagón de equipajes. Normalmente viaja algún profesor en el tren y otros adultos (como la señora del carrito) en el primer vagón.



___________________________________________________

1.- Recuerden que es obligatorio que todos los alumnos viajen a Hogwarts a través del Expreso. No se permiten autos, ni vacas voladoras.
2.- El tema se ha abierto el día 01 de Septiembre y se mantendrá el viaje hasta el lunes 3 de octubre; hasta entonces pueden rolear en la estación cuando llegan a tomar el tren, en el expreso mismo, fuera del colegio (para cerrar escenas) y dentro del colegio... Pero por favor, mantengan un rol de de espacio/tiempo coherente.
3.- No es obligatorio rolear en este tema antes de hacerlo en el Colegio. Sin embargo, se premiará la participación en él con puntos adicionales para sus casas.
4.- La cuenta de Albus Dumbledore será la encargada de avisar cuando el tren salga de la Estación, hasta entonces el viaje no comienza y damos tiempo para que todos suban al tren. Si alguien no ha podido rolear que sube al tren, daremos por hecho que lo hizo y podrá rolear dentro como si ya estuviera allí antes.
5.- Pongan entre corchetes al inicio de vuestro mensaje dónde se desarrolla vuestro rol, tal como se indica en los siguientes ejemplos:

  • Ejemplo 1: [A las afueras de King's Cross]
  • Ejemplo 2: [King's Cross]
  • Ejemplo 3: [Anden 9 y 3/4]
  • Ejemplo 4: [Vagón 2, Compartimento 11]
  • Ejemplo 5: [Pasillo del vagón 4]
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 321
Puntos : 9
Ver perfil de usuario

Invitado el Vie Sep 16, 2016 2:34 am

[Vagón 3, Pasillo] (con Alice)


Pudo volver a respirar tranquilo una vez que dijo todo lo que tenia que decir, ya había cumplido con su deber y ahora se podía largar ¿no? Le hubiese encantado que Alice le hubiese respondido con un “Lo entiendo, no te preocupes, no pasa nada” y hubiesen quedado tan amigos como siempre, para luego cada cual volver a lo suyo, pero no. La vida no podía ser tan perfecta.

Casi pudo sentir el dolor en su pecho cuando la cambiaformas le dijo que no había entendido ¿En serio tendría que repetir todo aquello de nuevo? Suspiró profundamente y fijó su mirada sobre la manija de la puerta, mientras él permanecía aún apoyado en la otra pared.

—Dije… que lo siento… —le miró, aunque sólo lo hizo por un segundo, antes de volver hacia otro lugar —… por la sobre reacción de allá atrás.

Y entonces ella preguntó por qué fue lo que pasó allá, y ahí ya Sirius tuvo que respirar profundo, para luego mirar a través de la ventana del compartimiento y ver a Stella y a Synnove, antes de apoyarse de costado, con la cabeza aún pegada a la madera, como si desease recostarse sobre la pared del vagón.

—No lo sé —respondió, pero entonces cerró los ojos por un segundo, para luego volver a abrirlos y retractarse —. En realidad, sí lo sé… —suspiró —Es sólo que he sido un mierdas de persona y estoy intentando mejorar y arreglar todas las cagadas que he cometido, pero no sé como.

Comenzaba a frustrarse de nuevo, podía notarse en su expresión de hastío, hastío que sin duda era consigo mismo. Estaba siendo duro con él, aunque eso Alice no lo sabía. Muchas cosas habían cambiado en su modo de ver las cosas luego de que comenzara a estrechar su relación con su padrino, y lo que más había cambiado era su relación con las chicas y eso afectaba directamente su relación con Alice.

Abandonó su apoyo sobre la pared contraria y se dio la media vuelta para mirar hacia el otro lado del pasillo, dando uno o dos pasos hacia ese costado para quedar fuera del margen visual de las otras dos chicas y entonces volver a mirar a Alice.

—Sé que tenemos una relación algo extraña, bueno, en los últimos meses de escuela del año pasado. Tú y yo… nos besamos cuando se nos daba la gana y… otras cosas, pero…

¡Joder! ¿Dónde estaba Drake ahora que le necesitaba? ¿Por qué era tan difícil hablar de estas cosas con las chicas?

No pudo evitarlo, tuvo que hacerlo, no tenía más remedio…

Acabó dándose un par de cabezazos con la muralla más cercana, lo que provocó que la gente que estaba dentro de ese compartimiento abriese la puerta para que pasaba.

—Lo siento, golpeé sin querer —se disculpó Sirius y ellos cerraron la puerta, poniendo caras de circunstancias.

El ojigris volvió a mirar a Alice mientras dejaba escapar el aire por su nariz. Le hubiese gustado que su padrino hubiese estado ahí como pepito grillo para darle al menso un poco de apoyo moral.

—Bueno… me he dado cuenta que no está bien —suspiró —. Tú sientes cosas por mi, cosas profundas y yo… yo soy el cabrón que se aprovecha… Eso no está bien —negó con la cabeza —. No esta bien para ti y tampoco lo está para mi, ahora lo veo y eso es jugar con tus sentimientos y lo siento. Además… —rió en ese momento con un poco de ironía —¿qué clase de amigo era si me acostaba contigo y no tenía ni idea de tus problemas y tu depresión? Lo siento, de verdad, he sido un mierdas… —volvió a respirar profundo —y siento además que teníamos mucha mayor comunicación cuando éramos sólo amigos, y de verdad no quiero perder mi amistad con tú ¡Te conozco de que tengo memoria! —alzó los hombros —Y bueno… he aprendido cosas… se puede decir que me han enseñado a ser mejor persona y a ponerme en el lugar del resto… No quiero seguir haciendo ilusiones en alguien a quien no sé si pueda corresponder y que sepas no lo digo sólo por ti, porque no creo que pudiese estar con ninguna chica en estos momentos y ya no quiero seguir jugando con nadie, ni que nadie juegue conmigo, y allá atrás pues… Synnove estaba en el piso, herida, Stella sobre ella, la otra loca haciendo escándalo ¿y tú? Tú vas directamente a darme un beso para agradecerme ¿qué? ¿para qué? Hubieras primero esperado a ver la herida de Synnove, a ayudarnos a ponernos de pie, preguntar lo que había pasado, pero no… el beso fue absolutamente innecesario y también lo es el que andes diciendo a todo Dios que te gusto. Y sí, ya sé que es mi culpa, sé que yo deje que todo pasara y que nunca te he dicho nada, pero ya no mas… No quiero que se confundan más las cosas, no quiero que hayan más libertades entre nosotros de las que teníamos hasta antes de San Valentín, yo… sólo quiero volver a tener la amistad que tenía contigo porque al final… Al final sé, y ya me di cuenta, que es la única forma en la que puedo seguir a tu lado sin hacerte daño, porque aún cuando tú me digas que no, en el fondo igual lo hago. Lo sé y ya lo tengo claro, así que, por favor… —dijo tendiéndole la mano —amigos… no más miraditas, ni toqueteos, ni “me gusta él”, ni más besos… a menos que sea el saludo que fue siempre —se mordió el labio inferior —¿Amigos?… ¿Por favor?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Sep 16, 2016 3:49 am

[Vagón 3, Pasillo]

Cada segundo que pasaba sentía que las cosas eran mas incomodas y no quería que las cosas fuera incomodas, pero sentía que no había otra forma, no después de lo que pasó antes. Al menos Sirius se disculpó con ella, aunque ocupaba mas que una disculpa, ocupaba saber que era lo que había pasado allá, el por que de ese compartimento, el por que de su reacción con ella.

Según parecía sería una conversación algo complicada la que tendrían, algo que ella no esperaba que pasara pero en ese momento quería dejar las cosas claras, en ese tiempo se había dado cuenta que si no aclaraba las cosas rápido terminaban muy mal y por eso intentó ser valiente y escuchar todo lo que Sirius tenía para decirle, pero parecía que él tampoco quería tener esa conversación con ella y sentía que lo estaba obligando y casi quiso detenerlo y restarle importancia al asunto aunque decidió que lo mejor es que él dijera todo lo que tenía que decir.

No le gustaba verlo tan frustrado como estaba y menos saber que al menos en este momento ella era en parte responsable por un simple acto de agradecimiento, por estar mas cariñosa con sus seres queridos en ese momento, pero a su vez no entendía el por que tenía ese concepto de él, no sabía que era lo que le había pasado para que cambiara tanto en ese tiempo o al menos lo que parecía que había hecho en ese momento y en cierta forma le preocupaba un poco, pero ocupaba escuchar todo lo que dijera para entenderlo.

Por un minuto sintió que Sirius dejaría las cosas así y no diría nada mas dejándola con mas preguntas que respuestas, pero este solo se estaba moviendo en su lugar por todo lo que sentía, pero siguió hablando y ahora mas específicamente sobre su relación, la relación que llevaron el año pasado y sintió que si la cosa iba por ahí sería mala, que tal vez había mal entendido lo que pasó con Stella, que pensaba que ella esperaba de él mas de lo que en realidad esperaba, la verdad no estaba segura pero se sentía algo nerviosa al saber que las cosas iban por su relación, no quería arruinar su amistad con él y la ponía realmente mal el ver que posiblemente iba por ahí y que esto lo frustraba al punto de golpearse contra la muralla y también la asustó, pero no sabía que hacer si preguntar, si ir donde él estaba en ese momento o que, al final solo permaneció en su lugar.

Sentía que las cosas iban mal, pero eso no la preparó para todo lo que el ojigris empezó a decir, cosas que en algún punto la hicieron sentir algo mal, no por que dejaran la relación que habían tenido en los últimos meses por que eso no era lo que le importaba si no lo que él pensaba y lo que le pedía, cosas que una vez mas la hacían ver que tenía que cambiar muchas cosas de si misma, principalmente que si antes se guardaba las cosas, ahora con mas razón tendría que hacerlo, tenía que comerse todo lo que sentía bueno o malo y ya tenía muchos secretos y ya se estaba tragando muchas cosas de las que sentía pero tenía que seguir haciéndolo si quería mantener las amistades que tenía y esto en este momento le molestaba, tenía que desconectar sus emociones y hacerlo de verdad.

Cerró los ojos y respiró hondo, había estado practicando en sus vacaciones el como dejar de ser ella misma por que así lo sentía, sentía que no era ella misma cuando actuaba como si todo estuviera bien, cuando escondía todo cuando se cerraba ante las personas, esperó un momento a estar mas tranquila y abrió los ojos y sonrió, sonrió como si no sintiera que algo en su interior se estuviera rompiendo cada vez mas.

Por fin respondió a las palabras de Sirius - A las primeras que vi fue a Synnove y a Stella y pregunté como estaban, luego fui a donde ustedes y pregunté a la rubia como estaba y viste como me respondió y fui a donde ustedes por que también me preocupé por ti y por que no me creo el cuento de Ziva por el que atacó a Stella, Snape es demasiado serio para esas bromas, lamento el beso, lo hice sin pensar estaba muy agradecida que ayudaras a una de mis mejores amigas. También lamento haberle dicho a Stella que me gustabas hoy al frente de ti como si nada, pero tu ya lo sabías y Stella lo supo en quinto por que las mujeres entre amigas nos contamos las cosas, si nos gusta alguien y eso, pero no te preocupes no lo volveré a decir - sonrió una vez mas y tomó aire antes de continuar - Mi padre quiere que me case con un purista y posiblemente lo termine haciendo, así que por ese lado tampoco podría hacerme ilusiones contigo, nunca he esperado nada de ti ni te lo he pedido y posiblemente nunca lo haga, también he sido muy reservada con lo de la muerte de mi madre en especial por las sospechas que tenía que han sido desmentidas y la realidad ha sido otra y quien sabe tal vez tuviste que darte cuenta que estaba mal por que estos meses he tenido el cabello gris, pero los hombres no saben de colores ni los determinan, estar contigo me ayudaba a olvidar un poco lo que pasaba, sin embargo intimar no es todo en la vida ni lo mas importante, prefiero nuestra amistad y como dije antes no quiero arruinarla por lo que he sentido por ti - ciertamente la destrozaba saber que una vez mas que había cometido un gran error al decirle lo que sentía a Sirius y que hubiera sido mejor quedarse callada.

Por Merlín era difícil, muy difícil tener a esa otra persona que no era ella actuando en su lugar, aún no se acostumbraba a ser ella, pero estaba durando un poco mas que antes y quería mantenerla lo mas posible - Esta bien, seremos solo amigos como siempre aunque lo que me pides también es que cambie algunas cosas de nuestra relación antes de mi cumpleaños, pero lo haré, solo dame tiempo para saber como actuar ante esta nueva amistad, no creo que sea mucho tiempo el que necesite pero ocupo habituarme a muchas cosas que están pasando en mi vida. Pero si volvemos a ser amigos - diría con una sonrisa, la misma que había adoptado desde que el dio su discurso, esperaba que con eso las cosas estuvieran claras por que ahora era ella la que se quería retirar del lugar - Y bueno, creo que debería volver a ver como está Synnove y Stella - diría como escusa para no decir que tenía migraña o que tenía que pensar algunas cosas.
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Vie Sep 16, 2016 5:46 am

[ Compartimiento 4 : mini interacción con todos xD]

Rodee los ojos divertida cuando escuché a Sirius decirme que jamás debería haber llegado a confundirlos, para luego sacarle la lengua de manera infantil. Luego seguí caminando hacia Synnove y Alice con una amplia sonrisa, toda la impulsividad que tengo se va lejos si alguien me dice que me tiene sorpresas, y al escuchar el tono que ocupó la ravenclaw al decírselo podría asegurar que serán chocolates, quizás me equivoque...ojala que no. Tomé  ambas por el brazo para ir rápidamente más que nada a curarle la herida a su mejor amiga, que bueno quería los chocolates, mucho de hecho, pero lo primero era que esa cosa le dejará de sangrar a la ravenclaw, amigos ante que los chocolates, aunque cueste creerlo.

Estábamos por salir del vagón cuando nos topamos con la pequeña mordedora y lanza hechizos, la pequeña llamaba a Sirius y un peculiar brillo en sus ojos delataba que había estado llorando o lo haría pronto, por lo que me acerqué a ella para preguntarle si estaba bien, pero luego me eché a reír cuando escuché sus siguientes palabras.- ¿un slytherin te dijo aquello? .- le pregunté divertida, estaba noventa y nueve por ciento segura que había sido Black el causante de todo , pero encontré entretenido seguirle la idea a la pequeña hufflepuff, después de todo siempre es una buena hora para culpar a las serpientes.-  vaya idiotas.-agregue negando con la cabeza.- Y no, no soy pelirroja, aunque creo que se me vería bien.-  dije bromeando divertida.- Y pues nada, todo aclarado, y..cuando quieras te puedo enseñar otros hechizos más divertidos hacia personas poseídas y locas.- terminé por decirle a lo bajo a la pequeña para que Synnove no me escuchará siendo toda una mala influencia.

En eso veo llegar a a Adae, el pequeño ravenclaw de gafas que había compartido tan divertida aventura en San Mungo.- ¡Cerebrito!.- le dije de manera cálida y con una amplia sonrisa saludandolo de vuelta con mi mano, quería seguir hablándole pero al parecer el ravenclaw tenía un pequeño problemita con la que ahora sabía que se llamaba Ziva, la pequeña mordedora, sip desde ahora ese sería su apodo. Miré a Synnove con una mueca divertida, pero la ravenclaw ya había salido del compartimiento y había ido a saludar mas afectuosamente a Adae, y desde el lugar en que me encontraba podía ver perfectamente el color rojizo que habían adoptado las mejillas del pequeño de gafas, sonreí de lado. Luego Synnove le dijo que ya se adelantaba al compartimiento, miré a Alice enseguida para ver si nos acompañaba, pero no esperé mucho su respuesta, ya que Synnove me estaba preocupando y no quería que estuviera sola.

[ Pasillo Vagón 4, Vagón 3, compartimiento 16 :
Synnove, Alice , Sirius y muffins<3]

Salí del compartimiento y me encontré con Adae, sonreí de manera inmediata.- Digo lo mismo compañero, maravilloso verte, ya nos veremos en otra aventura en el castillo.- le dije sonriente mientras pasaba por su lado haciéndole pequeñas cosquillas. Llegué al compartimiento y miré a Synno con rostro de preocupación, no me gustaba verla así, además me sentía un poco culpable, más que mal todo este escándalo era en parte  porque estuve a punto de quedarme fuera del expreso. Me senté a su lado y le tomé de la mano.- Apoyo moral forever. Porque sabes que soy pésima curando heridas, pero si quieres improviso..- le dije sonriente, pero enseguida llegó la hufflepuff al compartimiento y suspiré aliviada, no quería dejar peor esa herida, y sabía muy bien que era capaz por lo torpe que puedo llegar a ser a veces.  

En eso sintió que había alguien más afuera, levanté mi cabeza y mire al gryffindor que como acto seguido me tendió un frasco, entrecerré los ojos para descubrir a que me recordaba ese color...Murtlap, obvio que Sirius tenía aquello, me reí cuando dijo lo de busca pleitos y líos.- Infaltable.- le dije tomándolo en mis manos con una sonrisa.- gracias, lo cuidaré.- le dije sonriente, aunque para hacer efectiva esa promesa  pase el frasco a las manos de Synnove, en mis manos corría mucho riesgo.

Miré a Alice con un rostro indescifrable cuando el gryffindor le dijo que quería hablar , para luego mirar a la ravenclaw, y enseguida nuevamente a la hufflepuff que ahora le tendía el paño, lo recibí y  ambos salieron del  compartimiento. Sentí un leve temblor en el ojo por la presión de saber que ahora debía hacerse cargo de la herida de Synnove, obvio que lo haría es su mejor amiga, hermana, todo, pero era pésima en estas cosas  trate de calmarme respirando, ¿ en qué me podría equivocar? era sólo poner el ungüento en el pañuelo y ponerlo delicadamente sobre la herida de su mejor amiga, mierda ese era el problema... la parte del delicadamente.  

Me giré hacia Synnove.- Olvida lo que te dije anteriormente, el día de hoy no seré pésima curando heridas, lo prometo.- le dije decidida, tomé aire y levante la mano con el pañuelo, para que con la otra abriera la tapa del frasco, la dejé en el regazo de la ravenclaw para luego sacar un poco del ungüento con el pañuelo, lo mire, mire la herida de Synnove, volví a mirar el pañuelo y volví a inspirar, ahora venía lo difícil... lleve mi mano lo más delicadamente posible hacia la frente de su mejor amiga, aguante la respiración y...- Lo logre, Synno, logré ponerte delicadamente ese ungüento.- le dije sonriente y toda orgullosa de mi prueba superada, para luego sentarme a su lado.- ya se te pondrá mejor, el Murtlap es lo más.- le dije sonriente.

Luego miré hacia la puerta del compartimiento y fruncí levemente el ceño, miré a Synnove.- ¿no llevan ya su resto esos dos hablando?.- le pregunté y sin saber muy bien qué me impulsó, quizás mi curiosidad, o que quería compartir mi super etapa superada de delicadez, o simplemente todo lo anterior, es que abrí la puerta del compartimiento y miré a los dos que al parecer por  sus rostros no estaban teniendo una muy buena conversación, al menos a simple vista. Quizás los interrumpió, sí lo más probable, pero ya estaba afuera, no volvería a entrar diciendo "upsi perdón" tenía que hacerse cargo de tan impulsivo acto.- Ya, ya, mucha chachara, acá adentro queremos los muffins Sirius, después de una herida se necesita azúcar..- le dije encogiendome de hombros sonriente recordando ese muffins  que seguramente estaban sabrosisisisimos.- además el olor me esta matando.- les dije poniendo mi mejor versión de gato con botas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.330
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 637
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Vie Sep 16, 2016 4:47 pm

[Vagón 3, Pasillo y Compartimiento 16] (con Alice, Stella y Synnove)


What the heck?… ¿Qué demonios tenía que ver Severus Snape con lo que estaban hablando? ¿De cuando que la cambiante no podía dejar de pensar en el imbécil de cabello sucio? ¿Era acaso que se había enamorado de él y no podía dejar de pensar en Snape y al final sólo le había besado porque pensaba que el Slytherin le estaba mirando y eso le podría poner celoso? ¿No, verdad? Sonaba estúpido… Así que… ¡¡¿¿QUÉ DEMONIOS TENÍA QUE VER SEVERUS SNAPE EN LO QUE ESTABAN HABLANDO??!!

Sí, en ese preciso momento es donde su Sirius interior estaba a punto de estallar echando vapor por las orejas y empuñando los puños de rabia. Con lo que le costaba sacar a flote esa conversación y ella que no perdía tiempo para sacar sus extraños fetichismos con los chicos de Slytherin.

Y fuera de lo Snape, además decía que Stella lo sabía desde quinto y que entre las chicas se contaban cosas, pero… ¿No había sido la misma Alice quien había dicho que ella no le contaría nada a nadie porque no creía que tuviese amigas tan cercanas como los suyos? ¿Cuándo las cosas habían cambiado tanto? ¿Por qué él no se había enterado? ¿Y por qué sonreía luego de que dijera que no lo volvería a decir? ¿Por qué? ¿Era gracioso?

¡¡AAAAAAAHHHH!! ¡¡MALDITAS COMPLICADAS MUJERES!! ¿Por qué son todas tan complejas y difíciles de entender ¿¿POR QUÉ??!!!

Y sí, si alguno de los usuarios ha visto la película “Inside Out”, comprenderán que en ese momento Ira estaba tomando el control de su cabeza y corría de un lado para otro, entre medio de los controles, estirándose la piel del rostro antes de echarse a morir.

“Mi padre quiere que me case con un purista y posiblemente lo termine haciendo.”

¡Bingo! Primera frase coherente que él por fin entendía. Aunque… un momento… ¿tenía que decirle eso precisamente a su mejor amigo Sangre Limpia? Sirius no sabía si realmente lo decía con esas intenciones, pero no pudo evitar el sentirse un poco presionado, tanto por su amiga como por su propia moral y es que de pronto se sentía un mierdas de persona, sabiendo que podía ser útil de algo y acabar haciendo nada.

“Estar contigo me ayudaba a olvidar un poco lo que pasaba…”

Outch… Eso dolió…

Pudo notarse en la expresión de Sirius, si antes se había cuestionado ser un mierdas de persona, ahora lo corroboraba al cien por ciento. Se sentía absolutamente culpable y con ganas de lanzarse por una de las ventanas del tren… ¿Por qué ser buena persona tenía que ser todo tan complicado? Era mucho mas fácil cuando sólo le importaba pasarlo bien y le valía más bien un cuerno lo que pasaba con los demás. Puto Drake que había conseguido hacerle ver más allá. Y sí, por más que lo maldecía en esos momentos, sería la primera persona a la que escribiría en cuanto tuviese un momento de tranquilidad.

—Alice, yo… no estoy pidiendo que cambies nada de antes de tu cumpleaños —negó con la cabeza —, y con lo que me dices también me doy cuenta de…

Pero su frase quedó inconclusa, pues en ese momento Stella abrió la puerta del compartimiento y les quedó mirando para luego regañarles por estar hablando y decirle que quería los muffins. Sirius le quedó mirando sorprendido y con la boca ligeramente abierta ¿De verdad le estaba diciendo eso? ¿De verdad había salido a apurarle por los muffins luego de él dijera expresamente que necesitaba hablar con Alice?

Parpadeó confundido y miró a la Hufflepuff, a la Gryffindor y a la Hufflepuff de nuevo. Ahí había gato encerrado ¿o era sólo su idea? ¿Acaso la Hufflupuff habría pedido a la Gryffindor que no le dejase a solas con él? Bueno, podía ser ¿no?

—Eeeeeh… Okey.

Terminó por acceder, ya que no quería seguir obligando a Alice a estar a solas con él, así que se animó a entrar también al compartimiento, aunque primero se hizo a un costado para que Alice y Stella entrasen primero. Sirius tomó asiento junto a Stella y abrió la caja de muffins, dejando de ver a los pobres pasteles todos aplastados y algo desmigajados.

—Mmmnn… Ziva se sentó sobre ellos para protegerlos —sonrió divertido —, pero lo hizo sobre la caja, eh. No es que haya puesto su trasero en los muffins, así que imagino que el sabor debe ser el mismo. Tienen que sacar pedazos con la mano.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Sep 16, 2016 10:28 pm

La última vez que había tenido una conversación tan "profunda" con Sirius este había "colapsado" y sentía que lo llevaba por el mismo camino por su falta de explicaciones pero eran demasiadas cosas de las que tenían que hablar y el ojigris seguro tenía planes con sus amigos y ella en este momento no es que quisiera hablar mucho con él, ocupaba algo de preparación para poder hacerlo, preparación mental que en ese instante no tenía, así que intentaba acortar todos los detalles, como que ella pensaba que Ziva no dejaba subir a Stella por su culpa y no la de los Slytherin y menos al que culpó de todo lo sucedido.

Intentaba no quebrarse, no quería ponerse a llorar al frente de él y por eso seguía intentando actuar como otra persona, le comentó lo relacionado al actuar de las chicas, ella ciertamente le había contado lo que pasó a una de sus amigas pero en cierta forma la hizo sentir mal, a Stella se lo contaría en vacaciones pero al final se lo reservó para ella, además no era lo mismo hablar sobre intimar que hablar sobre quien te gusta y quien no, eso último es algo que decías a tus amigas cuando hablaban de chicos y al menos una vez en la vida se habla de chicos.

Sabía que había cosas que no tenía que decir en ese momento, que ellos debían hablar en otro momento mas oportuno porque al parecer eran demasiadas cosas las que tenían que hablar entre ellos, pero lo haría después, en algún momento que no era ese o tal vez si en ese, pero, la verdad todo era complicado, muy complicado entre ellos.

Estaban en medio de una conversación importante en la que Alice estaba a punto de responder a las palabras de Sirius o dejarlo continuar, iba a explicar porque serían diferentes las cosas cuando Stella apareció, momento en el que si las miradas mataran Stella estaría muerta, por que le lanzó una mirada asesina por la interrupción, cierto que ella misma quería terminar la conversación lo mas pronto posible y que le dolía la cabeza pero en ese momento no quería que Stella los interrumpiera por que era una conversación importante y menos para salir con lo que salió - Sirius a mi no me mires, yo no tengo nada que ver - diría, realmente fue Stella la que salió de la nada, ella no había quedado con ella de la nada, pero sabía que su amiga era curiosa - Y no podemos dejar esta conversación así a medias, pero al parecer tampoco seguirla ahora, así que en el castillo terminamos esta conversación, no quiero tener malos entendidos contigo - le diría a Sirius sintiéndose algo frustrada pero a la vez bien de poder posponer las cosas y realmente ocupaba que ambos pusieran las cartas sobre la mesa aclararan todos los puntos sin este tipo de interrupciones aunque dudaba poder lograr hablar con el chico sin ningún tipo de interrupción.

En ese momento no tenía ganas de regresa al compartimento, aún cuando antes dijo que sería mejor volver, no quería hacerlo por el simple hecho de la interrupción de Stella, pero al final luego de resoplar entró al compartimento, tomando primero sus cosas y luego sentándose al lado de Synnove, donde buscó entre su bolso a ver si llevaba algo mas que la ayudara con la migraña, por suerte era del tipo de personas que llevaba con ella tanto pociones como pastillas muggles para la migraña, sentía que no había nada como una poción pero ya la había dado y últimamente sentía que no le funcionaba tan bien, así que solo sacó el frasquito de pastillas de la que extrajo dos y buscó una botella de agua para poder tomar las pastillas mientras Sirius hablaba y explicaba lo de los muffins.

Ya medicada se puso a prestar atención a algunas cosas como Synnove - ¿Te sientes mejor? - le preguntó a la cambiante, viendo como su herida se veía mucho mejor, lo que significaba que Stella había hecho un buen trabajo en ese momento, por lo que le dedicó una sonrisa a Stella que esperaba que esta interpretara como un "bien hecho", después volvió a ver los muffins con algo de vergüenza aunque no había sido ella la que los dejó en esas condiciones - Espero que les gusten - diría con una pequeña sonrisa.

Intentaba concentrarse en cosas pequeñas y no en la recién conversación o terminaría saliendo del compartimento en busca de uno vacío que seguro no encontraría y todo por que aún no se acostumbraba a ignorar por completo todo lo que sentía, en especial si eran emociones fuertes, aunque algo le decía que si se ponía a llorar podría atribuirlo a su dolor de cabeza por que era tal que tenía suerte de no estar llorando del dolor, aunque no era de las que se pusiera a llorar por una migraña, prefería dormir cuando las tenía, por que llorar solo empeoraba las cosas.
avatar
InvitadoInvitado

Ashton Lancaster el Sáb Sep 17, 2016 3:45 am

Los adolescentes y preadolescentes sobre todo eran curiosos y bastante cotillas por naturaleza, así que a Ashton no debería haberle sorprendido cuando el niño le preguntó que si Anabeth era su novia. Al principio Ashton sí que se mostró sorprendido, alzando las cejas de manera cómica cuando el chico le preguntó eso, y tras escuchar el siguiente comentario que hizo el niño entonces Ashton rio.

No, no es mi novia, es solo una vieja amiga. Tal vez debería ser tu novia, después de todo el beso te lo ha dado a ti —dijo Ashton de manera claramente bromista en buen plan.

Cuando le prestó a Pikachu al niño, podría haber jurado que su hámster le lanzó una mirada que gritaba “¡traidor! ¡No me dejes con desconocidos, me van a aplastar! ¡Nunca hemos estado en Europa, a lo mejor aquí son raros y comen hámsters!”, pero Ashton estaba seguro de que su pequeña mascota estaba en buenas manos. Vio al niño salir corriendo todo emocionado y él mismo se metió en uno de los vagones, pues el tren estaba a punto de partir de la estación.

[Vagón 3, Compartimento 18]

En el pasillo se encontró con Anabeth, lo que le hizo sonreír de nuevo. La siguió hasta un compartimento vacío y allí entraron ambos y se acomodaron. Se sentó justo enfrente de Anabeth y rio levemente al escucharla hablar.

Ya ves, es un mundo muy pequeño —suspiró, todavía muy sorprendido por la enorme coincidencia de haberse encontrado con Anabeth precisamente allí, en el tren a Hogwarts, cuando se suponía que ambos deberían estar en dos países completamente diferentes. ¡En continentes diferentes! —Dit is die nootlot —murmuró casi para sí mismo más que para Anabeth, refiriéndose a aquel suceso como el “destino”. Todavía le costaba trabajo no hablar todo el tiempo en afrikáans, por lo que de vez en cuando no se daba cuenta de que lo hacía.

¿Y por qué estás en Hogwarts? —preguntó con curiosidad. —No sabía que te habías ido de Francia… Si hubiese sabido que iba a encontrarme contigo aquí no hubiese estado tan cabreado por tener que transferirme aquí desde Uagadou —dijo él. Claramente habría seguido estando molesto por el cambio de país y de escuela, pero hubiese protestado muchísimo menos. —He oído muchas cosas de Hogwarts… Algunos dicen que está lleno de locos y que pasan cosas muy raras.

Fue entonces cuando un grito en el exterior del tren le sobresaltó y miró por la ventana. Lo que vio fue una completa locura. ¿No había supervisores en ese tren que se asegurasen de que la gente no hacía el idiota?

Vale, creo que mi pregunta se ha respondido ella sola… —murmuró sin saber muy bien cómo reaccionar. Decidió dejar de prestar atención a lo que sucedía en el exterior del expreso y volvió a fijar su mirada en su bella amiga. —Bueno, la verdad es que todas las chicas francesas tenéis cara de “jódanme todos” —bromeó él, preparándose para recibir un golpe como represalia por parte de su amiga. —¡Eh, yo también conozco a esa chica, Elizabeth! —se dio cuenta al fijarse mejor. —La conocí en África durante un partido de Quidditch… Me pregunto a quién más me encontraré aquí.

Miró a su amiga cuando esta mencionó la ceremonia de Selección. —Algo he escuchado… —pero como no se acordaba bien escuchó a su amiga con atención mientras ella hablaba de las cuatro Casas y le explicaba quién estaba en cada una. No le sorprendió que ella estuviese en Slytherin por las cualidades que ella misma mencionó, aunque había escuchado algunas cosas negativas de esa Casa… —¿Es verdad que esa Casa está llena de puristas y que no admiten a nacidos de muggles en ella? Si es así ya podemos descartar esa para mí —dijo, aunque con cierto fastidio pues el racismo no le gustaba, pero no podía negar que le gustaban las cualidades positivas de los alumnos de esa Casa. —¿En cuál crees que caeré yo?

Estaba familiarizado con lo coqueta que era su amiga, así que sonrió ligeramente cuando ella sacó su espejo para asegurarse de que su cabello y todo en su rostro estaba absolutamente perfecto.

Pragtig. Preciosa, como siempre. —Cuando Anabeth preguntó qué le había llevado a él a estar allí suspiró. —El trabajo de mis padres, básicamente… Mi padre está trabajando ahora en Aberdeen, aunque obviamente tiene que viajar mucho a puertos de otros sitios, y mi madre está haciendo un trabajo de investigación de la cultura escocesa. ¿Y tú? ¿Cómo es que no estás en Francia?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Matthew Daddario
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Ni idea
Galeones : 10.900
Lealtad : A su propio culo
Mensajes : 132
Puntos : 74
Ver perfil de usuario

Invitado el Dom Sep 18, 2016 10:48 am

[Vagón 4, fuera](Sola)

Llevaba un buen rato yo sola, pensando en todo lo que había pasado. No estuvo bien lo que hice, nada bien. Había atacado a una chica sin que me hiciera nada, y por suerte ella había podido esquivar el hechizo. Me había metido en donde nadie me había llamado, yo solo quería tener una familia, alguien que me quisiera de verdad, pero no podía obligar a las personas con las que pasaba el año, porque ellos ya tenían su propia familia, y yo no era más que una extraña. No me gustaba estar sola. Me daba rabia hacerle daño a la gente, pero a veces era necesario. En verdad me había creído lo que me dijo Sirius, en casa a vece pasaba, la gente que venía se volvía loca y papá tenía que dejarlos dormidos para siempre, o durante un tiempo, hasta que volvían a levantarse y eran como marionetas, cuando había hecho su magia sobre ellos.

Ocurría en el sótano, y allí guardaba a sus marionetas. Como si estuviera creando un ejército de marionetas, que sólo le obedecían a él.

Coloqué las manos en los barrotes y tiré hacia atrás para sacar la cabeza, pero tuve que hacer fuerza porque las orejas no querían salir, pero no me iba a quedar tanto tiempo allí fuera, empezaba a sentir frío, las manos y los pies entumecidos, aunque al menos las heridas de la espalda debidas a los varazos de mamá ya no dolían, era como si se hubieran dormido a causa del frío.

Tenía que estar en el compartimento con Adae para poder comprar las cosas que vendían en el carrito, con ese galeón que me había encontrado, aunque estuviera en mi bolsillo antes, yo no me acodaba, así que me lo había encontrado.

Agradecía profundamente que nadie hubiera venido a molestarme, no me gustaba llorar delante de la gente, aunque fueran mis amigos, aunque algunos dijeran que no pasaba nada, a mi me habían enseñado lo contrario siempre, que mostrar los sentimientos te hacía una persona débil, y los VonBranberg no podíamos ser débiles. Nunca. Claro que los VonBranberg tampoco podíamos caer fuera de Slytherin, y yo había sido ya la tercera de no caer en esa casa.
[Vagón 4, compartimento 23](Con Adae)

Empujé la puerta del vagón para entrar al pasillo después de girar la manivela y la cerré con cuidado, limpiándome las lágrimas que quedaban en mis mejillas y volviendo a colocar la sonrisa, aunque no salía tan grande como siempre. Antes tenía que pedirle disculpas a mi amigo, por haberle gritado y haberlo amenazado con la caja de muffins aplastados de Sirius. Si hubiera dicho que eran muffins, no me hubiera sentado encima, ¿Pero como iba a saber que dentro de aquella caja tan blandita habrían cosas que no eran rígidas?

Me froté las manos para ver si conseguía que recuperasen el calor, pero tuve que soplar varias veces sobre ellas haciendo cueva, y aún así, les costaba coger temperatura.

Avancé por el pasillo hasta el compartimento en el que estaba Adae y llamé con los nudillos sobre la puerta antes de asomar la cabeza- Hola, ¿Puedo pasar? -me esperé un poco por si seguía enfadado, entré y colocando las manos tras mi espalda pero sin levantar la mirada del suelo seguí hablando- Siento haberte metido en un lío con Synnobe, yo sólo quería ayudarte porque el curso pasado me dijiste que te gustaba pero que ella jamás se fijaría en tí, el día que fuimos a los invernaderos para salvar las semillas. Y sí se fijó, eres su águila favorita, deberías tener más confianza en tí mismo, ya te dije que sería idiota de no fijarse en tí. Y no hay Ravenclaws idiotas, ¿Verdad?- pero debía disculparme por más cosas- No debí amenazarte, eso no se le hace  a los amigos, pero me molestó mucho que dijeras que no tenía derecho a enfadarme.
avatar
InvitadoInvitado

Adae West el Mar Sep 20, 2016 1:24 am

Adae se sentía un poco mal por haber dejado que Ziva desapareciese sin poder arreglar las cosas, pero tampoco podía seguir a una persona que no quería ser perseguida. Podría considerarse acoso. Además, al encontrarse con Synnove por el camino se le habían caído todos los males y sin precedente alguno se quedó embobado.

Volvió al compartimento a pasar el tiempo mientras observaba con diversión al hámster con un parecido increíble al pokemon eléctrico, estando bastante tiempo solo. Sin embargo, cuando ya comenzó a preocuparse por su socialización, fue cuando Ziva entró por la puerta del compartimento. Preguntó que si podía pasar, con la mirada observando con demasiado interés el suelo.

—Sí, claro —contestó Adae.

Eso sí, no pudo añadir más nada porque Ziva comenzó a hablar. El niño prestó atención y dejó al hámster dentro de la bola con forma de pokeball que le había facilitado Ashton. Luego se levantó del sillón y se acercó a Ziva, dándole un amistoso abrazo.

—No dije que no tenías derecho a enfadarte, dije que no te enfadaras sólo porque no quería verte enfadada —matizó divertido—. Todo el mundo tiene derecho a enfadarse cuando algo le molesta. A ti te molestó que yo me enfadase contigo y a mí me molestó que tú le contases a Synnove un secreto que te había confiado a ti. Son dos puntos de vista diferente y los dos igual de válidos —reflexionó ante su amiga—. Pero por favor, no vuelvas a decirle a nadie lo que te cuento. ¡Y mucho menos a la persona involucrada! —añadió, intentando sonar divertido.

Synnove no había dicho nada al respecto, así que era una tontería enfadarse con su amiga. Además, Adae era demasiado bueno como para enfadarse con su amiga. Luego Adae la miró y sonrió, haciendo un baile un tanto estúpido que le salió del corazón.

—¿Lo escuchaste? —Soltó una risilla—. Soy su águila favorita. Yo. —Añadió visiblemente contento—. Es genial, en serio. Me encanta hablar con ella. ¡Además, se dio cuenta de que había crecido! Porque he crecido, tres centímetros. Te voy a ganar con el estirón... —Dejó caer a su amiga, sonriente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 11.115
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 259
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Stella Thorne el Mar Sep 20, 2016 1:50 am

[ Pasillo Vagón 4, Vagón 3, compartimiento 16 : [/b] Synnove, Alice , Sirius y muffins<3]

Había sido un comienzo de año totalmente descabellado, y al parecer seguirán sucediendo cosas totalmente extremas, como el hecho de que ahora me encontrará sudando la gota gorda intentando ponerle de la manera más delicada para no dañar a su mejor amiga un poco de ungüento de Murtlap, por haber sufrido un pequeño golpe tras recibirla de los aires, ¿cuándo dejaría de ser tan...yo?, me pregunté, respondiendome en unos segundos con un gran JAMÁS, cuando tras lograr victoriosamente mi misión de sanar a Synnove, abrí la puerta del compartimiento en donde se encontraban Sirius y Alice hablando. Me di cuenta de mi tan impulsivo acto al ver el rostro de los dos hacia mí como si me hubiera crecido otra cabeza, pero el olor de chocolate que se desprendía de la caja que tenía el gryffindor entre sus manos me hizo olvidar toda culpa que estaba a punto de aparecer en mí, fue tanto así que ni siquiera logré ver las mirada asesina que en esos momentos me dedicaba Alice, ya que mis ojos anhelantes se encontraban fijos en la caja.

En eso escuché las palabras de la hufflepuff que me sacaron de mi mundo achocolatado.- ¿Qué? No, no,  Alice no tiene nada que ver, la adicta al chocolate aquí soy yo.- dije levantando mi mano derecha mientras asentía.  Para luego girarme hacia Sirius cuando la hufflepuff le dijo la siguiente frase haciéndole una mueca con mi boca en un intento de pedirle disculpas, al parecer si querían hablar, ays...comencé a fruncir el ceño mientras entraba al compartimiento sentándome enfrente de Synnove que al parecer su herida estaba sanando más rápido de lo pensando, pero volví a olvidar todo cuando el gryffindor se sienta a mi lado y abre la caja con los muffins, me acerqué a ellos.- Pequeños indefensos.- dije haciendo un leve puchero al verlos todos aplastados, pero luego sonreí para añadir.- Pero claro que deben seguir exquisitos, o bueno hay que comprobarlo cuantos antes.- dije ampliando más mi sonrisa, ya que por fin había llegado el momento de probarlos. Llevé mi mano hacia ellos y con mis dedos saqué un gran trozo para llevarlo a la boca, cerré mis ojos al comprobar que estaban perfectos al igual de cómo los tenía en mi imaginación.- Maravillosos, Alice esta vez te has superado...- dije abriendo los ojos y mirarla con una sonrisa, para luego seguir sacando más trozos, sin importarme mucho quedar con mis manos sucias.

Escuché a Alice preguntarle a Synnove si se encontraba bien, y mire a la ravenclaw me importaba mucho su respuesta.- Come un poco de chocolate Synno, lo arregla todo.- dije mirándola sonriente, sabía muy bien que no lo arreglaba todo, pero al menos en mi vida la mayoría de las cosas se solucionaban o apaciguaban si tenía aunque sea una rana de chocolate a mi lado. Llevé otro gran trozo de chocolate a mi boca, y en eso sintió que Alice me dedicaba un mirada de "bien hecho" que despertó todo mi orgullo gryffindor.- logrde ponferlse unfgyuentgo dselhicadjamdentke .- dije con la boca llena, y al escucharme comprendí que no se me había entendido nada, por lo que espere para tragar y mirar nuevamente a Alice para decirle feliz.- Logré ponerle el ungüento y ¡de-li-ca-da-men-te! Fue todo un reto pero lo logré.- dije con una sonrisa orgullosa, quizás para algunos esa sea una tarea muy fácil, y bueno si lo era, pero es que realmente era muy torpe la mayoría de las veces, por eso por ejemplo las manualidades se me daban fatal.

Si Sirius no me detenía perfectamente podía seguir comiendome toda la gran masa de muffins que aún quedaba en la caja, me llevé otro gran trozo a la boca para luego echarme prácticamente en la silla y mirar afuera, había un paisaje maravilloso. Y por unos momentos olvidé todo lo que tuvimos que pasar para llegar a estar en este compartimiento, y deje que una extraña felicidad me inundara, después de todo extrañaba Hogwarts y las personas que tanto quería,  y ahora que se encontraba aquí con Synnove, Alice y SIrius comiendo muffins de chocolate podría decir que era un muy buen momento.

- Último año...- dije bajito, para luego mirar a todos lo del compartimiento.- Ya lo decidí, este año entraré con ustedes a la biblioteca...-  dije mirando a Alice y Synnove, con el leve ceño fruncido, ya que por más que odiaba ese lugar con toda mi alma, quería que me fuera bien en los EXTASIS, más que nada porque aún no sabía muy bien qué quería estudiar y mientras mejores sean mis resultados, más posibilidades tendré a la hora de escoger.- pero al mismo tiempo pretendo superar mi marca de bromas del año pasado.- dije ahora mirando a Black de reojo divertida.- Deberíamos un día unirnos, creo que crearíamos buenas bromas.- le dije sincera, después de todo había que admitir que Sirius con su grupo de amigos eran conocidos por aquello.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.330
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 637
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Mar Sep 27, 2016 2:09 am

[Pasillo del vagón 4 y compartimento 24]

Por un momento dejó de saber lo que estaba pasando en especial cuando su hermana sangró, solo cerró los ojos y se encerró en su mundo, no sabía que mas hacer no podía hacer nada mas estaba en pánico, solo quería que Esteph se callara de una buena vez y lo hizo y esto la asustó mas sería que ellos habían cumplido lo que dijeron de acabar con su vida y ella nuevamente no había podido hacer nada, otra vez terminaría con otro ser querido muerto, sin poder hacer nada, otro ser querido que no era querido por su familia por que si había algo que tenían en común July y Teffa era que ninguna de las dos había sido querida y apreciada por su familia, a Steph la habían separado del resto y no podía con algo así, tenía miedo de abrir los ojos.

No quería abrir los ojos, no dejaba de llorar y no pudo salir de donde estaba si no hasta que escuchó la voz de Stella, la voz de los demás era irrelevante para ella, la de la castaña no, aún así no pudo estar tranquila si no hasta que notó que no había nadie mas que ella y su hermana quien la estaba abrazando en ese momento, por un momento no pudo mas que llorar en su hombro - No lo vuelvas a hacer no quiero que termines como July, no quiero que mueras, no quiero que mueras como ella, no quiero que la cosa se repita, te quiero mucho y no quiero tener que hacer todo lo que hicimos por ella sola - diría entre lagrimas, no sabía cuanto duró o como lo hizo, pero en un momento estaba en el pasillo y en otro en uno de los compartimentos, su hermana la llevó hasta el mismo, claramente ella también ayudó pero en ese momento no creía estar muy consciente de sus actos.

Fueron varios minutos después en lo que puso sentirse mejor y curar a su hermana de todo el daño que le hicieron - No quiero que me vuelvas a proteger, yo puedo hacerlo sola y ellos me iban a dejar ir y yo soy la mayor Steph, yo puedo sola - diría entre lagrimas antes de sentarse a su lado y solo para recostar su cabeza en los regazos de su hermana y descansar un poco de toda la situación, no sabía que hacer y que decir y estaba muy cansada y como no estarlo cuando no habías podido dormir por tener pesadillas todas las noches, solo quería estar ahí quieta siendo mimada por su hermana y nada mas.
avatar
InvitadoInvitado

Anabeth Valmont el Vie Sep 30, 2016 3:23 am

[Vagón 3, Compartimento 18] (Con Ashton)

La loca de Elizabeth no le preocupaba en lo absoluto, por ella que se quedara abajo del tren y así no fuese a contaminarle el Colegio, pero Stella ya era otra cosa, aunque ella tampoco le preocupaba demasiado y es que la Gryffindor era tan loca y a la vez suertuda, que no era la primera vez que le veía en situaciones como aquella y al final siempre salía bien parada. Por eso no se molestó en ir a ayudarle, pues pensó que sólo se trataba de otra de las locuras suyas.

Continuó su charla con su amigo, Ashton, pero se mostró un poco dudosa ante su pregunta. No sabía si el Expreso de Hogwarts sería un buen lugar para hablar de sus asuntos más personales, más el preguntaba y debía darle una respuesta. Apenas hubo abierto la boca cuando un chico de gafas —al que conocía muy bien— abrió la puerta, les miró y se marchó.

—James Potter —explicó a Ashton —, sólo un Gryffindor sin respeto, nadie importante.

Movió la mano restándole importancia y se puso de pie para cerrar la puerta nuevamente. Ahora ya estaba totalmente convencida que era mejor no hablar de temas tan delicados en ese medio de transporte tan repleto de oídos.

—El trabajo de mis padres —respondió con una sonrisa, dando sólo el inicio de de toda la respuesta que debería —. Entiendo el cabreo, yo también estuve así cuando tuve que cambiarme de l'académie de magie de Beauxbâtons, pero ya teniendo un año en este colegio, creo que incluso he comenzado a cogerle cariño —le sonrió y se acercó a él para posar una mano sobre su rodilla —. Y ahora, contigo mon amie, será todo aún mejor.

Fue en ese momento que Ashton dijo conocer también a Elizabeth, por lo que Anabeth abrió mucho la boca de la sorpresa y miró a través de la ventana, esperando verla, aunque ya había quedado bastante fuera de su marco visual.

—¿Lo dices en serio? —volvió a mirarle —Oh, de verdad espero que no sean amigos, esa chica es una guarra, aún no termina de la escuela y ya se ha puesto a parir críos de hombres que ni le recuerdan. Merlín sabe cuantas enfermedades de seguro portara entre sus piernas.

Frunció el ceño ligeramente, pero en seguida se recordó de las jodidas lineas de expresión y se llevó los dedos a la frente para ayudarse a estirar la piel más rápidamente.

—¿Slytherin? ¿Llena de puristas? —rió divertida —He conocido puristas en todas las casas, mon cher ami, no sólo en Slytherin. Aunque ésta posee más reputación por ello al ser creada por uno de los fundadores a los que sí les importaba la sangre, pero como en todas partes, hay de todo. Yo estoy en Slytherin y espero que seas mi compañero.

Volvió a sonreír, pero ésta vez de forma más expresiva y coqueta, cuando él le dijo que estaba tan preciosa como siempre, así que guardó el labial en su cartera y se puso de pie para mirar por la ventanilla de la puerta.

—¿Me esperas un momento? Quiero cerciorarme de que Stella, una de las locas de abajo, alcanzó a subir al Expreso.

Le guiñó un ojo y salió del compartimiento para comenzar a recorrer los pasillos, mirando a través de las ventanillas de cristal para ver a sus ocupantes. Más no abrió las puertas como antes lo había hecho el metomeentodo de James Potter.



[Vagón 3, Compartimiento 16] (con Alice, Stella, Synnove y Sirius)

Fue ya casi en el último vagón en donde encontró a su amiga a quien sonrió antes de acercarse a la puerta, pero se detuvo por un segundo dudosa al ver las personas que le acompañaban, por lo que sacó la varita, respiró profundo y lo primero que hizo al abrir la puerta fue lanzarle un ‹‹Petrificus totallus›› a Sirius.

El Gryffindor no tuvo ni tiempo de defenderse, por lo que su cuerpo se puso inmediatamente rígido y cayó al suelo como si fuese una verdadera estatua de mármol que no era ni capaz de mover los ojos.

Excusez moi, pero si no se lo hacía yo a él, él me lo hacía a mi.

Dijo disculpándose con todos, mientras pasaba por encima del cuerpo de Sirius para ir al lado de Stella y darle un abrazo muy apretado, junto a dos besos, uno en cada mejilla.

Ma belle amie! Estás bellísima.

Exclamó acomodándole el cabello, para luego mirar la caja de muffins de chocolates y finjir desfallecer sobre uno de sus hombros.

Pourquoi?!exclamó al cielo —Contigo siempre hay una tentación, siempre.

Rió alegremente y luego de darle una nueva caricia en los cabellos, miró a las otras dos chicas y también les saludó con una sonrisa. Sin embargo, su mirada se posó directamente sobre Synnove.

—Sé que tú y yo no hemos llegado a cruzar muchas palabras, pero eres mujer y a las mujeres se les respeta; con excepción de las zorras, por cierto. Y además, eres amiga de Stella —volvió a mirar a su amiga con una sonrisa —y eso significa mucho —suspiró y posó su mirada sobre Alice antes de dirigirse tanto a Synnove como a Stella —¿es ella de confianza?

No quería ser una mal educada, pero tampoco quería llegar y soltar cosas delante de alguien que luego pudiese hacer sentir mal a alguna de las chicas. Ella a Alice le conocía poco, casi tanto como a Synnove, pero a Synnove le respetaba por ser amiga de Stella, así que no hablaría hasta que tuviese su consentimiento, y lo tuvo.

—Bueno… No sé si Edward habló contigo o no, debería de haberlo hecho, se lo advertí —comenzó con seriedad —. Él y yo no tenemos una muy buena relación, pero… algo sucedió durante las vacaciones entre él y yo, y realmente no me gustan los hombres que creen que pueden reírse de las mujeres y andar besuqueándose con quien se les da gana cuando aún están en una relación. No lo veo justo para ti, tú y todas nosotras nos merecemos algo mucho mejor. Somos mujeres… nadie debería reírse de nosotras —mencionó incluso empuñando una de sus manos con mucho convencimiento —. Por supuesto que te pido disculpas por haber sido la otra, admito que lo hice sabiendo que estaba contigo, pero lo hice también porque si él llegaba a caer, yo te lo iba a decir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Amber Heard
Edad del pj : 16
Ocupación : Estudiante 6º
Pureza de sangre : Sangre "puramente in
Galeones : 10.700
Lealtad : Neutral
Mensajes : 152
Puntos : 94
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3305-anabeth-isabelle-valmont http://www.expectopatronum-rpg.com/t3308-bienvenue-dans-ma-vie http://www.expectopatronum-rpg.com/t2459-el-giratiempos-y-sus-viajeros#56372 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3473-ecrivez-moi-buzon-de-anabeth-valmont

Invitado el Vie Sep 30, 2016 5:17 pm

[Vagón 3, Compartimiento 16] (con Alice, Stella, Synnove y Anabeth)


¿Era su idea o Alice parecía tener una habilidad innata para leer los pensamientos? No lo sabía a ciencia cierta, pero la chica llegaba a dar miedo, por eso sólo asintió con la cabeza ante su advertencia, sin llegar a decirle nada más, y entró rápidamente al compartimiento para sentirse a salvo con más gente. Quizás entre tanto pensamiento hubiese un poco de interferencia en las antenas perceptoras de Alice y de ese modo ya no le pareciera tan creepy, que poco faltaba en su imagina para que a la chica comenzase a darle vueltas la cabeza como una lechuza en plan El Exorcista.

Stella no dudó en meter la mano a la masa de muffins de chocolates y berries y sacar un puñado para llevárselo a la boca y comenzar a hablar con la boca llena.

—¿Qué dices? —preguntó Sirius echándose a reír, para luego hacer una mueca de entendimiento cuando ella lo aclaró —Aaaaaaah… Que buena chica.

Le sonrió verdaderamente como si se sintiese orgulloso de ella, aunque claro, todo acabó cuando la Gryffindor volvió a abrir la boca, para confesar muy bajito que ese año sí entraría a la Biblioteca.

—¡¿QUÉ?! —saltó inmediatamente —¿Pero tú estás loca? ¡¿Por quéeeeee?! Si ellas son tus amigas, te tienen que querer tal y como eres, no obligarte a convertirte en… ¡un monstruo!

Frunció el ceño y se cruzó de brazos, parecía realmente molesto y nadie podría ser capaz de juzgar a ciencia cierta si estaba jugando o no. Pero su expresión de desagrado al menos desapareció un poco cuando la chica agregó que también haría travesuras e iba a abrir la boca para dar su aprobación, cuando la puerta se abrió y él fue inmediatamente petrificado.

¡¿Qué demonios?!

Pensar era lo único que ya podía hacer, y con el hechizo y su caída inmediata al suelo, no supo ni quien había sido hasta que escuchó su voz, era la joputa de Valmont. Aunque claro, la chica tenía razón y había que reconocerlo, si ella no le sacaba a él del juego, él de seguro le habría hecho algo.

Tuvo ganas de quejarse cuando sintió a la Slytherin pasarle por encima, pero no podía hacer absolutamente nada, por lo que sólo se resignó a escuchar y sus palabras comenzaron a sonar interesantes desde el mismo principio, por lo que cuando soltó la bomba, ésta fue monumental ¿De verdad Edward Westenberg había puesto los cuernos a Synnove? Vaya… O sea, entendía al chico del punto de vista de que Anabeth era una mujer increíblemente guapa, tanto que él mismo a pesar de tenerle bronca miraba a veces, pero… ¿qué necesidad? A su modo de ver, si no estabas seguro de estar con alguien ¿para qué seguías estando con esa persona si al final lo único que lograbas era hacer daño? Si él hubiese tenido ganas de enrollarse con otra chica, primero terminaba su relación y luego lo hacía. Por eso se sintió orgulloso con su misma conclusión y asintió con la cabeza en un gesto de aprobación y entonces se dio cuenta que sí lo pudo hacer ¡Ya podía moverse!

Sacó rápidamente al varita de su bolsillo y antes de que la Slytherin pudiese reaccionar, le desarmó.

—¡Expelliarmus! —la varita de Anabeth saltó de sus manos y cayó al suelo, mientras él le apuntaba para mantenerle bajo control —No te muevas, rubia. Tranquila, estás aquí por una buena causa, así que te daré tregua.

Dicho eso, fue el mismo el que recogió y le entregó su varita de regreso, para entonces ponerse de pie y darse cuenta que Alice ya no estaba en el compartimiento. De seguro había sido otra de las que le había pasado por encima sin que él se diera cuenta, por lo que fue a sentarse en su lugar, junto a Synnove.

—Aaaaammm… El hechizo me tuvo inmovilizado, pero escuché todo —señaló antes de que alguien le preguntara —. Lo siento mucho, Synnove, pero si de un principio me hubieses preguntado, yo te hubiera dicho que Westenberg era un verdadero cerdo y no se merecía a tan fantástica mujer como tú —le sonrió —¿Quieres enviarle un vociferador? Tengo pergamino del bueno en mi baúl, sólo tengo que ir a por él.

La chica asintió, por lo que Sirius aprovechó ese momento para salir del compartimiento para ir a buscar lo necesario y a la vez dar un poco de privacidad a las chicas. Así que se tomó algo de tiempo y en el vagón del equipaje no sólo buscó por el pergamino vociferador, pluma y tinta, sino también un sobre de polvos urticantes y otro más de polvos de estornudo y además trajo la jaula con su propia lechuza para que la Ravenclaw pudiese enviarla inmediatamente.

Regresó al compartimiento con todo en las manos y se sentó en donde hubiese un puesto libre, pues no le extrañaría que Stella hubiese ido a sentarse al lado de Synnove.

—No sé que querrás escribirle, pero las mujeres enfadadas y escandalosas me parecen jodidamente sexy.

Bromeó intentando hacerle reír, y una vez que la Ravenclaw estuvo lista, Sirius agregó al sobre un puñado de polvos estornudo y otro más de polvos urticantes, cosa que fuese lo primero que saliese volando una vez que Edward abriese ese sobre.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Sep 30, 2016 6:41 pm

[Vagón 4, compartimento 23](Con Adae)

- Tienes razón, no debería haberle dicho nada, porque rompí tu confianza cuando me contaste aquello, pero yo sólo quería ayudarte Adae, porque eres mi mejor amigo -y sí, sabía que yo no era su mejor amiga, pero para mí él seguía siendo mi mejor amigo. Era de mi curso, y de momento era de todos los de mi curso el que mejor me caía. Pero yo nunca me había enamorado como me dijo él que lo estaba de Synnove, los chicos y las chicas me atraían lo mismo, si eran divertidos y bromistas y les gustaba el quidditch, mucho, sino, un poquito solo, pero sólo si sabían sonreír.

Recibí su abrazo amistoso con una mueca de dolor, pero no la pudo ver- Gracias, pero ya, no hace falta que aprietes -volví a sonreír y me separé de él para ir a sentarme enfrente en el banco acolchado, dejando la mesa bajo la ventana- ¿Qué has estado haciendo este verano, Adae? No me has escrito ni una sola lechuza, aunque yo tampoco, he estado bastante entretenida, vine a Londres dos veces. A la vuelta de la primera vez se enfadó papá, y la segunda, mamá. Y Georgie como siempre, molestando- creo que ya le había hablado de mi familia, se lo había dicho aquel día y en primero, y él estuvo presente cuando el vociferador llegó a la mesa de Hufflepuff en primero. Que vergüenza pasé ese día, sobretodo con las risas en la mesa de los Slytherins, no entendía como a algunas personas les caían bien, no había conocido a uno solo bueno. Todos se burlaban, sobretodo de nosotros los Hufflepuff, y si éramos pequeños, abusaban se hacían los gallitos.

Algún día les plantaría cara, y entonces ya no se reirían más, cuando fuese más mayor y no me derribasen al suelo de un empujón.

Lo vi bailar y comencé a reír, pero me uní al baile- Puedes invitarla a bailar en la cena de Halloween, ¿no? Eres su águila favorita -no podía dejar de sonreír, pero me apenaba no ser la tejona favorita de nadie, claro que las águilas eran más vistosas, ahora que los tejones eran capaces de derrotar a una serpiente con suma facilidad- ¿Y sabes que haría yo de ti? Le escribiría una carta de amor anónima, para que sepa todo lo que sientes por ella pero sin saber que eres tú, y así puedes ver que cara pone cuando reciba la carta, porque estáis en la misma casa.

Y Adae era muy bueno diciendo cosas bonitas a las chicas. Me volvía a sentar colocando los brazos sobre la mesa, para evitar apoyar la espalda en el respaldo, así no dolía- Tengo ganas de que pase la mujer del carrito, tenemos un galeón de oro para comprar un montón de cosas -no hacía falta susurrar, estábamos solos los dos en el compartimento, Sirius seguramente no regresaría, igual le gustaba nadar entre babas- Creo que a Sirius le encanta nadar, porque le da lo mismo si lo hace entre babas.
avatar
InvitadoInvitado

Adae West el Sáb Oct 01, 2016 2:33 am

[Vagón 4, compartimento 23] (Con Ziva)

El niño no quiso decir más nada sobre el tema de Synnove. Él se había disculpado, ella se había disculpado, él había entendido la posición de ella y, lo más importante para la sana relación de amistad que tenían, ella había entendido que lo que hizo no estaba del todo bien. Ya con eso Adae estaba feliz, así que no tenía que añadir nada más.

—Ya lo sé, se me olvidó —confesó con sinceridad, ya que no le iba decir mentiras. No le escribió cartas a nadie, absolutamente a nadie. Al igual que él estaba demasiado distraído disfrutando del verano, suponía que todos estaban igual que él y que las cartas sobraban—. Yo a Londres vine la última semana nada más. ¿Por qué tus padres se cabrean tanto? Deberías decirles que eso es malo para la salud. —Y para las arrugas, aunque eso mejor decírselo a la madre, que seguro que se lo tomaba más a pecho. Adae siempre se los decía a las suyas cuando se cabreaban.

Cierto que era su águila favorita, pero Adae tenía dos problemas a la hora de invitarla a bailar. La primera, no sabía bailar. Se sentía como un pollito retrasado mezclado con una vieja con artrosis en la pista de baile... Por otra parte, siempre se había sentido más cómodo hablando que haciendo cualquier otra cosa con la que no se sintiera a gusto, por lo que prefería sustituir lo del baile con lo de hablar.

—Pero... Es más alta que yo, quedará raro si la invito a bailar conmigo. ¿No crees que es mejor que me una a ella a hablar, contar cosas divertidas y comer un rato? —preguntó con clara confusión para que su amiga le diera consejo—. ¿Tú que preferirías? ¿Que te sacara  a bailar o que me pusiera a hablar contigo? —añadió—. Lo de la carta lo pensé el año pasado, pero no me atreví por San Valentín. Quizás este año sí, venga. Cuando la escriba, te la enseñaré primero para que me des tu visto bueno, que a veces me paso de romántico.

Adae se mostró contento ante la idea de que pasara, de una vez por toda, la mujer del carrito. Aunque tenía una duda... ¿No se quedaba siempre en el mismo vagón? ¿El carrito cabía por las puertas entre vagón y vagón? Bueno a lo mejor usaba magia o algo, pero para él que entre vagón y vagón no cabía ese super carrito lleno de comida mala para los dientes.

Lo que no entendió fue lo que dijo sobre Sirius.

—¿Sirius es el chico que estaba aquí antes, no? —preguntó para cerciorarse, ya que en realidad no lo conocía de nada. Parecía un chico simpático y amable, pero nunca había tenido la ocasión de hablar con él a excepción de hace un rato—. ¿Por qué dices lo de las babas? ¿Se le cae la baba? No lo entiendo. —Se sentó con las piernas cruzadas y miró a Ziva con expresión interrogante, intentando sacar por sí mismo el por qué de haber dicho eso, aunque por momentos le resultaba imposible adivinarlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 11.115
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 259
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Dom Oct 02, 2016 7:31 pm

[Vagón 4, compartimento 23](Con Adae)

No me podía enfadar con Adae, porque yo tampoco le había escrito, claro que por otros motivos, si mis padres veían que yo le enviaba una lechuza a alguien, iban a ver quien era y como no les gustase la persona por cualquier motivo, adios muy buenas. Por lo que escribir durante las vacaciones con mis padres allí, salvo las dos veces que me escapé a Londres este verano, fugándome de casa cuando me habían dejado al cuidado de Georgie, mi hermano mayor el cuál pasaba de mi tanto como podía, no era nada recomendable, siempre y cuando no fuera el tipo de persona que ellos querían con los que me relacionase.

- Yo tendría que haberte escrito cuando estuve en Londres, al igual que le envié la lechuza al señor Cosmas devolviéndole los escarabajos que me encontré en el callejón Knockturn en Agosto, en el alféizar de una ventana, debería haberte enviado una a ti -asentí con la cabeza, no lo había penado en aquel momento, pero lo estaba pensando ahora, y se lo quería decir. Me encogí de hombros, la verdad es que pocas veces veía a mis padres alegres, y a decir verdad, alegres del todo, no los había visto nunca. Negué con la cabeza para darle más énfasis a mis palabras- No lo sé, Adae, a algunas personas es mejor no decirles lo que deben hacer, porque sino se enfadan, sobretodo si tienen cargos importantes y son mayores.

Y mis padres tenían buenos cargos dentro del Ministerio Alemán de magia.

¿Por que era raro que la invitara a bailar? Lo miré curiosa, ¿Qué más daba que ella fuera más alta? Los chicos cuando daban el estirón pasaban a las chicas enseguida, un año eran todos unos tapones y al siguiente altos como pinos. Yo no había crecido mucho aún, y seguía tan plana como siempre. Sin curvas. Incluso Neferet que estaba en segundo estaba más desarrollada, al menos la cintura se le marcaba, yo era como dos tablas rectas. De primero a este curso había crecido sólo dos centímetros y medio, me iba a quedar hecha un tapón como no le diera a mi cuerpo por estirarse- Eso -asentí con la cabeza- lo puedes hacer todos los días en el comedor Adae, tres veces al día, invitarla a bailar sin que sospeche que te mueres por sus huesos, sólo en ocasiones especiales, y si bailas con más chicas, pues mejor. Pero no la agobies, ¿vale? Ten en cuenta que sois águilas, y a las águilas os gusta volar libres.

Me gustaban mucho los pájaros, pero sólo cuando estaban libres en el bosque- ¿A mi? Pues que me sacaras a bailar, es más divertido, también puedes cantarle una canción, ¿Sabes cantar? Puedes tocarle una serenata con el chelo, aunque no le digas que es para ella, y si necesitas acompañamiento con un violín, me lo dices. Odio tocar el violín, pero empecé con tres años a practicar, pero por ti lo haría.- era mi mejor amigo, sólo me lo tenía que pedir, y lo haría- Jajaja, no creo que te pases de romántico, porque salvo que le hables bajo la luz de las estrellas en la Torre de Astronomía, dudo mucho que una carta pueda llegar a transmitir lo mismo que puedes sentir al raso bajo el cielo estrellado.

Negué con la cabeza divertida, me encantaba hablar con Adae, era el mejor estudiante de nuestro curso, iba a ponérmelo difícil en las clases, al ser tan tranquilo y quererlo tanto todos. Pero no me molestaba que lo quisieran, porque yo lo quería un montonazo y merecía tanto cariño- ¡Sí, Sirius! Y no se lo digas, pero es mejor cazador incluso que James, no se lo digas porque se le sube el ego enseguida y luego no hay manera de aguantarlo. En esos casos sí puede babear...-quizás me estaba equivocando pero me daba pena, porque en mi primero esos chicos eran mucho más divertidos y hacían más travesuras, ahora era como si se hubieran calmado o sólo les apeteciera estar con chicas de quinto para arriba.Las chicas que ya tenían curvas y se ponían en grupitos para hablar de chicos guapos, y hacían esos listados tan raros de cualidades, alguna vez lo había visto, pero como no sabía de qué iba el tema, directamente pasaba, porque era aburrido estar sentada y dando gritos histéricos cuando pasaba un bombón. Yo no hacía más que mirar donde estaba el bombón, pero de chocolate ni rastro, y los bombones eran de chocolate- Me refería a las chicas mayores, Adae, a la mayoría se le cae la baba cuando pasan chicos guapos por su lado, y ellos...-me puse en pie para mostrarle como andaban, elevando el pecho y sacándolo para afuera con la barbilla erguida y moviendo las caderas en una postura de lo más incómoda- andan así. ¡Y es superincómodo! ¡Prométeme que tú nunca andarás así, Adae! Parecen pavos reales, y cuando quedan para ir a Hogsmade...¡Hogsmade!- me eché las manos a la cabeza- ¡Se me olvidó! No les pedí a mis padres que me firmaran la autorización, está en el fondo del baúl.

¿Como había podido olvidarme de algo tan importante? ¿Por que ellos no se habían acordado? A Georgie sí se la firmaron cuando llegó a tercero, ¿Por que nunca se acordaban de mi? ¿Seguiría castigada?- Voy a tener que conseguir la firma de un adulto para que me dejen ir a Hogsmade, pero dudo mucho que pueda ser en el primer fin de semana, con lo guay que debe ser. ¿Tú la has conseguido?- ¿Y si se lo pedía a mi padrino? Ni siquiera lo conocía.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 7 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.