Situación Actual
6º-11º // 1 febrero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Isaac B.Mejor PJ ♂
Circe M.Mejor PJ ♀
Henry K.Mejor User
Sam L.Mejor roler
Valarr & DannyMejor dúo
Joshua E.Drama queen
Isaac B.Mister sensato
Lluna F.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Dead in photographs (Caleb Dankworth)

Matt Forman el Mar Sep 13, 2016 10:58 pm

Me desperté con mucho ánimo sabiendo que era viernes al fin. Por suerte para mí no tengo que trabajar el fin de semana y puedo aprovechar el tiempo para salir, quedar con Sam y seguir viendo Juego de Tronos, visitar a Lluna o quedarme en casa metido en la bañera hasta el cuello y relajarme. Pero mi alegría duró poco. Lo que me costó ducharme y vestirme, pues al llegar al salón me topé con Andy que chillaba encima de la mesa para hacerme saber que me había llegado una carta importante. Supe que se trataba de algo grave al ver el sello del Ministerio. Nunca me mandan nada a menos que sea un caso de vida o muerte. La carta era breve, problemas en el mundo muggle, peligraba el secreto. Salí de casa sin ni siquiera desayunar para no perder tiempo, pillando uno de esos cafés en vaso de papel de los muggles. Si la cosa se complicaba no iba poder ni comer, de modo que pedí también un croasant relleno de chocolate.

Llegué al Ministerio aún bostezando y nada más entrar por la chimenea me asaltaron tres o cuatro asistentes para contarme lo ocurrido mientras me dirigía a mi despacho. Justo cuando estaba metido en el ascensor me enteré de lo que estaba ocurriendo. Se trataba de una máquina que hay en algunos barrios y que los muggles usan para sacarse fotos. Suena fatal pero lo llaman foto-matón. Y de hecho estaba muriendo gente en él. Alguien había encantado la máquina de modo que el muggle salía ensangrentado y con cara de muerto en la fotografía. Lo tomaban a broma pero al cabo de unos días dicho muggle moría, quedando el cadáver como el de la fotografía. Sin pensar en nada más pulsé el botón para ir al Departamento de Accidentes y Catástrofes para actuar junto con Caleb. Llamé a su despacho y esperé. A él le habrían informado al igual que a mí porque el hecho estaba afectando a los muggle. Lo mío iba a ser averiguar que tipo de Misterio esconde el foto-matón. Cuando me abrió entré sin rodeos.

- Tenemos que ir a ver esa máquina y averiguar que es lo que pasa. Paso de mandar a los ineptos, tengo a un par de buenos Inefables en la zona pero tengo que ir personalmente. ¿Vamos?

Tanto mi amigo como yo éramos muy serios en nuestro trabajo. Las bromas y el cachondeo nos gustan como a los que más, pero cuando ocurre algo como esto en el mundo muggle y peligra el secreto nos ponemos a ello totalmente. Y al igual que yo, Caleb siempre prefería supervisar la zona por él mismo.

- Se ve que corre prisa. La Ministra en persona me ha mandado una carta esta mañana. No tengo ni idea de qué puede estar pasando con esa máquina. ¿Has desayunado?

En la mano llevaba todavía el informe que me habían facilitado los asistentes nada más llegar al Ministerio. En ellos había varias fotos de las personas muertas. Algunas de esas muertes resultaban macabras incluso para mí. Me resulta curiosa la máquina de las fotografías. ¿Y si me saco una foto? Quizás es solo un mago fan de las películas de miedo con ganas de asustar a los muggles. O quizás se trata de una máquina de lo más curiosa, que sería bienvenida en nuestro almacén de objetos misteriosos.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 12.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 571
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Caleb Dankworth el Lun Oct 31, 2016 6:22 am

Había días en los que estaba de mal humor, pero era tolerable porque me lo guardaba para mí mismo. Y había días en los que estaba de muy mala ostia, y eso era peor. Hoy era uno de esos días en los que estaba de muy mala ostia, y la gente en la oficina no se estaba acercando mucho a mí por miedo a que les tirase una mesa encima. Si fuese por mí les lanzaría una buena maldición, pero eso sería contraproducente aunque increíblemente satisfactorio. Tendría que esperar a estar fuera del trabajo para encontrar una víctima con la que desquitarme.

La causante de mi mal humor era la nueva Ministra de Magia. La muy zorra. Una de las primeras cosas que había hecho en cuando había ocupado su nuevo cargo fue quitarnos el puesto a todos los jefes de Departamento porque quería hacer investigaciones y no sé qué más putas chorradas. ¡¿Pero quién coño se cree que es?! ¿Winslow la caga y ahora todos tenemos que pagar el precio de sus gilipolleces? ¡Venga ya! Muchos de los otros ex jefes estaban enfadados porque al quitarles el puesto obviamente también les habían reducido el sueldo, y eso a mí me importaba una mierda, tenía dinero saliéndome de las orejas y solamente trabajaba por hobbie más que por otra cosa. A mí lo que verdaderamente me jodía es que ahora tenía que aguantar a un mamarracho que había puesto la nueva Ministra para que ocupase el que hasta hace poco había sido mi puesto, y no estaba dispuesto a volver a recibir órdenes de un imbécil que no sabe lo que está haciendo porque el puesto le queda muy grande. Llevo quince años aquí, nadie sabe desmemorizar mejor que yo, nadie. Volvería a recuperar mi puesto de Jefe, pues aunque este trabajo es solo un hobbie, prefiero un hobbie que me coloque por encima de los demás en este puto departamento. Me niego a estar entre el montón como uno más, aquí el que da las órdenes soy yo.

En cuanto llegué a la oficina me metí en mi despacho, y me puse a mirar los informes que nos habían llegado a primera hora de la mañana sobre el trabajo que teníamos pendiente para el día. Mi humor mejoró un poquito cuando me di cuenta de que no tendría que hacer papeleo o trabajo de oficina ese día, sino que por fin había un caso interesante del que nos teníamos que ocupar. Mi humor mejoró muchísimo más después cuando llamaron a mi puerta, y al abrir vi allí a mi mejor amigo Matt. Sabía que iba a tener que trabajar con un Inefable en este caso, pues a él le tocaría resolver el misterio y a mí me tocaría borrar todo rastro del incidente de las memorias de los muggles para así proteger el secreto de la magia. Aunque, francamente, todo este asunto de que los magos tuviésemos que seguir escondiéndonos de los muggles me tenía bastante hasta las pelotas.

-Buenos días a ti también- dije con tono bromista cuando él no se anduvo con rodeos, aunque mi ligera sonrisa burlaba demostraba que no andaba en serio. Definitivamente me había mejorado el humor. Aunque cuando mencionó a la Ministra se me borró la sonrisa rápidamente de la cara.

-Tomé algo en la mansión antes de venir, ¿y tú?- le respondí a su última pregunta mientras le quitaba el informe de la mano y abría la carpeta. Había comido rápido y mal pues tenía prisa para venir a trabajar, y había empleado mi tiempo en asegurarme de que mi hija desayunase. Ferdinand podría haberse encargado de ello, pero me gustaba hacerlo personalmente. Nunca me había gustado dejar el cuidado de mis hijos en manos de otras personas.

Miré las macabras fotos de los muggles muertos. Por el rabillo del ojo pude ver que a Matt le desagradaban algunas de ellas, pero mi reacción fue distinta. Como la puerta de mi despacho estaba cerrada y no había ojos indiscretos que estuviesen observándonos no escondí la sonrisa perversa que se me dibujó en el rostro al ver lo que les había pasado a aquellos muggles.

“Necesito un cacharro de estos,” pensé mientras miraba rápidamente una foto de la máquina de fotomatón. Metí todo en la carpeta otra vez y se la devolví a Matt.

-Vamos, no hay tiempo que perder. Mi nuevo jefe me ha dejado una nota diciendo que voy a encargarme yo de todo porque soy “la persona indicada debido a mi experiencia con casos difíciles y mi historial personal de éxito laboral”- mascullé con cara de muy malos humos y marcando comillas con los dedos mientras repetía lo que ese imbécil me había dicho. ¡Claro que soy la persona más indicada, soy el único trabajador de este puto sitio que no es un jodido inútil! Y eso incluye al mamarracho de mi nuevo jefe. Si supiese qué coño está haciendo, insistiría en acudir a supervisar el caso y las desmemorizaciones, en vez de tomar la salida cómoda y dejármelo todo a mí. Que le den.

Matt y yo fuimos al Atrio y desde allí nos desaparecimos a un lugar seguro cerca del fotomatón. Volví a robarle el informe a Matt para mirar algunos datos. Él tenía su trabajo, yo el mío, y teníamos que organizarnos.

-Yo tengo que borrar las memorias de los involucrados. Necesito encontrar a las personas que sepan o sospechen cual es la causa de la muerte de estos muggles- le dije a mi amigo.- ¿Tú qué vas a hacer exactamente?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ian Somerhalder
Edad del pj : 36
Ocupación : Desmemorizador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 366
Puntos : 241
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t869-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1036-watch-the-world-burn-with-me-caleb-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t1294-welcome-to-my-life-cronologia-de-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb

Matt Forman el Mar Nov 15, 2016 12:59 am

Me alegraba saber que iba a poder trabajar con Caleb esta vez. Es uno de mis mejores amigos desde siempre, el tío que mejor me conoce del mundo, y me da la sensación de que lo veo muy poco. Demasiado poco diría yo. Me entero de las cosas que ocurren en su vida por los demás. Como saber que está liado con Abi, la secretaria de la Ministra, que lo supe por Apolo. También tuvo una hija, con su cuñada, asunto turbio donde los haya. Ni siquiera he conocido a la niña. Eso está muy mal, fatal. Pero la carta de la Ministra me ha roto el día y aunque me alegra poder trabajar con mi amigo, entré en su despacho sin ni siquiera saludar. Simplemente pregunté si había desayunado, sin más.

- Lo siento, tío. Nada más despertar ya me he puesto de malas. Maldita sea nuestra nueva jefa. Me pone de los nervios.

Con él podía hablar sin tapujos. Es más, estaba casi seguro de que opinaba lo mismo que yo sobre la Ministra y su forma de reorganizar el Ministerio. Me quitó el informe de las manos y se puso a ver las macabras fotografías. Estaba la foto sacada del foto-matón y al lado la fotografía que habían sacado los policías forenses de la verdadera muerte de los individuos. Todos muggles, por supuesto. En ocasiones nuestro trabajo es una mierda. Ese aparato de fotografías no está tan mal. Simplemente va quitando de nuestro mundo la escoria sin magia. Mi amigo me comentó que su nuevo Jefe le había encargado a él esta misión por la experiencia que tiene en casos como este. Manda huevos.

- Por suerte en mi Departamento no hay nadie que pueda ser Jefe aún. La Ministra nos está evaluando a todos. Pero solamente a mí me manda a realizar trabajos especialmente difíciles con pipiolos recién llegados. - mostré mi descontento.

Subimos juntos al Atrio y salimos del Ministerio rumbo al lugar exacto de Londres donde estaba ubicada la diabólica máquina mata muggles. La zona estaba acordonada por la policía muggle pero nos dejaron pasar sin problemas ya que todos ellos estaban bajo maldiciones de confusión. Algunos de nuestros compañeros del Ministerio ya habían llegado al lugar para allanarnos el camino. Caleb me explicó su trabajo, que en comparación con el mío parecía aburrido.

- Debería mirar la máquina, saber que oscuros secretos esconde. Trasladarla al Ministerio para que cesen las muertes, hacerla revisar... O sea, revisarla yo. - me corregí pues ya no mando sobre nadie en mi propio Departamento. - Elaborar informes sobre el caso y la máquina...

Mi trabajo era muy distinto al de Caleb y estaba claro que no íbamos a trabajar juntos aunque fuese el mismo caso. Mi preocupación debe ser la máquina y el posible efecto mortal que tiene, y su deber es limpiar las mentes de los muggles para que no recuerden que la máquina mata.

- ¿Crees que podemos vernos dentro de un rato y almorzar? Un almuerzo de trabajo, quiero decir. - intenté sonar convincente. - Para comentar el caso y poner algunos puntos en común. Ya sabes, por el bien de los muggles. - intenté no reír al decir aquello.

La calle estaba cortada y algunos muggles curiosos cotilleaban desde las barreras de contención impuestas por la policía muggle. Había muchos magos trabajando en la zona y lo mejor era quitar la máquina de allí, borrar memorias e intentar buscar al responsable. Cada cosa más difícil que la anterior pues nunca es fácil trasladar un objeto mágico encantado si no sabes como funciona, los muggles que necesiten un borrado de memoria no se prestan precisamente voluntarios, y saber quien es el culpable es tan difícil como encontrar una aguja en un pajar.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 12.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 571
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Caleb Dankworth el Jue Mar 09, 2017 4:48 pm

Bromeé cuando vi a mi mejor amigo de toda la vida irrumpiendo de aquella manera en mi lugar de trabajo, pero en cuanto me comentó la razón de su mal humor no me extrañó en absoluto. No podía culparle, y menos cuando mencionó a la nueva Ministra. A todos los que nos habíamos visto afectados con su nuevo mandato (y sobre todo aquellos que no compartíamos para nada sus ideales) estábamos hasta los cojones y se nos notaba a kilómetros, al menos entre nosotros. Ante otras personas esbozábamos encantadoras sonrisas y manteníamos nuestra perfecta fachada como siempre. Me alegraba de que hoy no fuese a tener que mantener esa fachada.

-¿Me lo dices o me lo cuentas?- mascullé de manera que le indicaba que compartía sus emociones.

Procedimos a quejarnos ambos de nuestros respectivos trabajos mientras revisábamos el informe del caso en el que nos tocaría trabajar juntos. Era un caso muy peculiar y presté atención a todos los detalles de lo que decía el informe mientras le prestaba el mismo nivel de atención a las palabras de Matt. Le miré con cierta envidia nada disimulada cuando me dijo que en su departamento no habían asignado a un nuevo jefe provisional.

-Tienes suerte, no creo que hubiese podido evitar lanzarle un Crucio en medio del departamento si te llegan a poner de jefe a un gilipollas como el que me ha tocado a mí- bufé. Quería mi antiguo puesto de vuelta, el puesto que me merecía, no esta mierda de desmemorizador común. La Ministra podía comerme el rabo si quería, pero pronto vería que tendría que colocarme de nuevo al mando de todos los desmemorizadores del Ministerio de Magia. Al menos yo hacía que las cosas funcionasen como era debido. Le di una palmada en el hombro a Matt a modo de ánimo.- Ya verás que pronto estaremos en nuestros puestos otra vez. Por ahora vayamos a solucionar esta mierda.

Nos desaparecimos discretamente para llegar al lugar en el que se encontraba la máquina de fotos. La policía muggle ya se nos había adelantado, el lugar estaba precintado y nadie podía acceder a la máquina. Lógicamente los muggles no pensarían que todo esto era un asunto de magia, pero sí que creerían que alguien estaba utilizando algún programa de ordenador para modificar las fotografías que fuesen tomadas en esa máquina y escoger a sus futuras víctimas yendo tras las personas que se fotografiaban allí. Iba a ser un dolor de cabeza encontrar a todos los involucrados, pero sabía qué era lo que tenía que hacer. Llevaba muchísimo tiempo haciendo este trabajo, después de todo, soy un profesional.

-Claro, ¿cuánto crees que tardarás?- le pregunté a Matt cuando me propuso que quedásemos para comer después. Casi sonreí al escuchar lo último que dijo, y asentí de modo sarcástico con la cabeza.- Ya, claro. Oye, yo pienso pedir el resto del día libre después de esta mierda y “hacer los informes en casa”- dije mientras marcaba comillas con los dedos.- ¿Quieres comer por ahí o quieres venir a comer a mi casa? Hace tiempo que no te pasas por ahí, y te recuerdo que tienes una nueva sobrina a la que conocer.

Esperé su respuesta, y luego nos separamos y comenzamos a hacer cada uno nuestro trabajo por separado, sabiendo cada uno perfectamente qué era lo que tenía que hacer. Me acerqué a la policía muggle. Un simple Confundus no-verbal con un disimulado movimiento de varita oculto bajo la chaqueta de trabajo hizo que los hombres pensasen que yo era un enviado especial en la investigación y me entregasen toda la información que yo solicitaba, que eran los nombres de las víctimas, los lugares en los que habían aparecido muertos, y qué testigos había. Por suerte eran pocos, si actuaba rápido puede que en una hora u hora y media estuviese todo listo. Todas las víctimas habían estado o con familia o con amigos cuando había sucedido la muerte mágica provocada días después de que se sacasen una foto en aquella máquina maldita. Fui apareciéndome en las direcciones que los informes de la policía decían que eran las de las víctimas y/o las de los testigos, y pedí hablar con ellos (los testigos, obviamente. Difícilmente iba a hablar con los muertos). En todos los casos los testigos estaban seguros de que la máquina había matado a las víctimas, que era cosa de magia, a pesar de que la policía les decía que debía haber sido obra de un asesino en serie que estaba jugando un juego macabro. Y eso fue exactamente lo que yo implanté en las mentes de los testigos; el recuerdo del ataque de una persona enmascarada que había rastreado a sus víctimas escogiendo a aquellos que se hacían fotos en su máquina que era una trampa, pero que dejaba vivos a todas aquellas personas que no se habían hecho fotos. Ahora la hipótesis de la policía y los testimonios de las víctimas coincidirían, buscarían todos a una persona culpable de aquel asunto, y nadie se acordaría nunca más de la involucración de la magia en aquel asunto.

Terminado todo aquello volví al lugar en el que había quedado con Matt, dispuesto a marcharme de allí cuanto antes. Había sido tedioso lidiar con tantos muggles en tan poco tiempo, aunque había ido todo bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ian Somerhalder
Edad del pj : 36
Ocupación : Desmemorizador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 366
Puntos : 241
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t869-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1036-watch-the-world-burn-with-me-caleb-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t1294-welcome-to-my-life-cronologia-de-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb

Matt Forman el Lun Mar 27, 2017 7:22 pm

Habían muchos trabajadores del Ministerio descontentos con la Ministra, pero a Caleb y a mí nos estaban tocando los cojones de una manera demasiado directa. Tanto él como yo nos habíamos ganado nuestro puesto de Jefes por el trabajo realizado, y no solamente por nuestro apellido o nuestra ascendencia. Eso a la señora Ministra le daba absolutamente igual. Quería vernos relegados y humillados. Disfrutaba con aquello. Estaba seguro de que no duraría mucho en mi nuevo puesto de Inefable raso. Hace unos años ya demostré mi valía y en unos meses puedo volver a ser el jefe. Ninguno de los ineptos lo merece, y menos los que suelen trabajar conmigo. Especialmente los dos nuevos que suelen trabajan conmigo. Si yo fuese el Jefe estarían fuera del Ministerio, no sirven ni para hacer tareas de limpieza.

Le propuse a Caleb tomar algo dentro de un rato, para escaquearnos del trabajo de forma elegante alegando una puesta en común. No quería pasarme la mañana revisando una máquina de hacer fotografías que mataba muggle de formas macabras y tener que comer en uno de esos mal llamados restaurantes McCosas. Mucho menos tener que comer una mal llamada hamburguesa con los dos pipiolos. Hoy que tenía una buena excusa prefería comer con mi amigo, que hace demasiado tiempo de la última vez. Además, ahora tiene una hija a la que todavía no conozco. Por eso me ofreció comer en su casa. Su idea era pedir la tarde libre para completar los informes.

- ¿Te dejan coger la tarde libre? ¡No puedes quejarte de tu jefe! A mí no van a darme la tarde libre, pero... Dentro de dos horas tengo una reunión privada con el desmemorizador encargado de este caso para intentar resolver los macabros detalles de estos asesinatos. - le guiñé el ojo para dar fe de mis intenciones. - Podemos comer en tu casa, me encantará conocer a la pequeña. Nos vemos luego.

Le di una palmada en el hombro y desaparecí en busca de los dos patanes que me habían tocado para este caso. Estaban nerviosos, esperándome sin hacer nada. No les dirigí la palabra. Me daba mucha pereza. De modo que sin esperar ninguna colaboración por su parte me acerqué a la máquina y la observé. Me daba cierto reparo entrar dentro. No estaba enchufada a ninguna toma de corriente,  es algo extraño para un aparato muggle. Por lo demás parecía un foto-matón normal, como muchos otros de los que se ven al caminar por Londres. Suelen entrar parejas, amigos o gente inútil que ha olvidado que debe presentar una fotografía personal cuando va a renovar ciertos documentos. Para mí estaba muy claro que lo ideal sería lanzar una noticia falsa a la prensa muggle. Un asesino en serie, que elige a sus víctimas en un foto-matón. El asesino ha sido capturado y no hay de qué preocuparse. Mientras tanto nos llevamos la máquina, ponen otra que funcione sin matar a los fotografiados y nos encargamos de estudiarla tranquilamente en el Ministerio. Una vez allí obligamos a la Ministra a hacerse una foto en esa máquina y todo queda en paz. Lo cierto es que necesitamos una cobaya humana para saber si la máquina funciona con magia oscura o hay una persona detrás de todo esto que se encarga de matar a la gente que se hace las fotografías. Todo a su tiempo.

- Que traigan una máquina de fotografías nueva, nosotros llevaremos esta a la sala de estudios del Ministerio.

Finalmente hablé con los idiotas, ellos podían encargarse de llevar la máquina hasta el Ministerio y yo podría ir a comer con Caleb y conocer a la niña. Pero esos sueños de futuro cercano se desvanecieron al ver actuar a esos dos trolls. Sin ni siquiera buscar sus varitas se acercaron a la máquina, uno por delante y otro por detrás, para llevársela a la fuerza. Primero me reí pensando que era una broma, pero no lo era y tuve que detenerles. Les grité tres o cuatro improperios y luego busqué yo la forma de trasladar la máquina sin peligros. Bastaron una grúa, un conductor, dos operarios y tres o cuatro hechizos de confusión. Que conste que les di dinero a esos muggles por el trabajo bien hecho. Mucho más de lo que merecían los dos patanes empleados del Ministerio.

Una vez allí estudié la máquina y supe que solo podía hacer una cosa. La Ministra no me daría permiso para experimentar con muggles, de modo que creí necesario sacrificar a uno de mis torpes compañeros. Confundí a uno sin que se diese cuenta el otro. El chico entró decidido en la máquina diciendo que no tenía miedo a morir. Actué como si me importase, como si no quisiera que tan valioso compañero se inmolase de aquel modo. Salió de la máquina con su fotografía sangrienta. Iba a morir asfixiado o algo así.

- ¿Por qué has hecho eso? No sabemos como funciona. Que alguien avise a la Ministra, tenemos un grave problema. - el otro chico salió corriendo de la sala en busca de ayuda. - Bueno, tu tienes un grave problema. Mejor que te quedes en observación.

Me volví para rellenar los papeles necesarios para dejar la máquina en un lugar cerrado hasta que gente preparada pudiese observarla. También al chico lo tendrían en observación para ver si podían salvar su vida, cosa que dudo. Todo apunta a que la máquina tiene magia oscura. Un brillante mago la ha hechizado para que mate a todo el que se toma una fotografía. No hay modo de averiguar quien ha sido, ni hay modo de detenerlo. Quizás mañana haya cien máquinas de foto-matón nuevas en Londres con poderes similares. Estoy seguro de que esto le encantará a la Ministra.  No tardó en llegar gritando como una cerda en el matadero. Me culpaba por no haber prestado más atención a los novatos, y como le recordé amablemente que yo ya no era el Jefe de nada no hizo más que poner mala cara e irse.

- Me voy a conocer a mi nueva sobrina. Ni se te ocurra tomarte fotos en mi ausencia que la Ministra se enfada. - le di una muy poco amable palmada en la cara al novato y salí por la puerta más contento que un día de Navidad.

Habían pasado poco más de dos horas cuando llegué de nuevo al lugar de los hechos. Caleb me estaba esperando con una cara horrible, mientras que yo llegaba sonriente sabiendo que dentro de poco tendría un inepto menos en mi equipo. Y que quizás a causa de eso la Ministra estaría en problemas. En cambio mi amigo debía estar cansado de modificar memorias y hablar con muggles para saber que recordaban. Me disculpé por la demorosa y salimos hacia su mansión. Le prometí alegrarle la cara con mi versión de lo ocurrido en el Departamento de Misterios con la máquina de fotografías.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 12.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 571
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Caleb Dankworth el Mar Mayo 30, 2017 10:48 am

Matt y yo nos separamos durante el tiempo necesario para poder llevar a cabo nuestras tareas del Ministerio con respecto a las muertes mágicas que habían estado ocurriendo por culpa del telematón muggle. Trabajamos cada uno por nuestro lado, ocupándonos de nuestras respectivas responsabilidades y siendo muy buenos en nuestro trabajo. Porque, admitámoslo, puede que asesinásemos muggles por places cuando estábamos en nuestro tiempo libre fuera del Ministerio, pero dentro del trabajo cada uno éramos verdaderos expertos en nuestras respectivas áreas.

Cuando hubimos acabado, ambos parecíamos satisfechos con el trabajo realizado. Nos reunimos en el lugar en el que habíamos quedado. Matt había tardado más tiempo que yo, por lo que había tenido que esperarle básicamente sin tener nada que hacer más que observar a los muggles que pasaban a mi alrededor y aguantarme las ganas de sacar la varita y volarlos a todos por los aires para así tener algo con lo que entretenerme.

-Por fin- suspiré alegre de que hubiésemos acabado ambos finalmente y pudiésemos marcharnos por fin de allí.- Oye, si descubrís quién está detrás de todo esto, mátenme informado… Me gusta cómo piensa- dije, retorcido como siempre que se trataba de muerte, antes de que mi amigo y yo nos retirásemos a un lugar apartado desde el cual pudimos desaparecernos tranquilamente.

Aparecimos directamente dentro de la mansión Dankworth. Fuera de la familia solo había dos personas que tenían permitido aparecerse dentro de la mansión sin que los hechizos protectores les hiciesen salir despedidos por los aires al exterior, y esos eran Abi y Matt, pues ambos eran parte de la familia aunque no lo fueran por sangre.

-Ven- le dije para que me siguiera por la mansión que él ya se conocía como la palma de su mano, pues había pasado muchísimos años recorriendo sus pasillos, desde que ambos éramos niños pequeños.- Ha sido increíble experimentar la diferencia entre criar a un bebé con esta edad y criarlo con diecisiete años. Cuando nació Zack no tenía ni idea de cómo cuidarme ni a mí mismo, pero ahora es completamente diferente, menos mal que no se me ha olvidado la experiencia… -No podía contarle estas cosas a Abi, a Abi no le gustaban los niños ni los bebés, solamente toleraba a los míos pero eso no quería decir que quisiese escuchar nada que tuviese que ver con su crianza, a no ser que fuese sobre el aprendizaje de Zack como mortífago. A Matt, sin embargo, siempre podía contarle todo sin problemas. O al menos eso pensaba, y esperaba.- Despertarse por la noche sigue siendo tan difícil a esta edad como de adolescente, eso sí. Joder, me siento viejo.

Llegamos a la habitación de Grace. Había estado cuidada todo el día por el servicio de la mansión, quien tenían cuidado de tenerla en perfectas condiciones para no despertar mi ira si acaso algo le pasaba a la pequeña. Su habitación era todo lo que uno pensaría que jamás vería en la mansión Dankworth: rosa, color rosa clarito por doquier. Juguetes, peluches, y preciosos vestiditos en el armario dignos de una princesa como lo era mi hija. Estaba metida en su cuna, despierta y alborotada. Sonreí ampliamente al verla y la cogí en brazos. Le había crecido algo el pelo, que era rubio como el de su madre, contrastando con el del resto de la familia, aunque sus ojos eran idénticos a los míos, igual que los de Zack.

-Hola Grace- saludé mientras le daba un beso en su regordeta mejilla.- Mira quién está aquí, tu tío Matt.

Grace hizo unos graciosos sonidos que parecían “bahbahbah” mientras mirada al hombre que era un desconocido para ella, al menos hasta ahora, y agitaba los bracitos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ian Somerhalder
Edad del pj : 36
Ocupación : Desmemorizador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 366
Puntos : 241
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t869-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1036-watch-the-world-burn-with-me-caleb-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t1294-welcome-to-my-life-cronologia-de-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb

Matt Forman el Sáb Jun 03, 2017 4:23 pm

Lo cierto es que me moría de ganas de contarle a Caleb lo que había ocurrido en el Departamento de Misterios. Sé que él disfruta tanto como yo cuando pasan ese tipo de cosas. Pero él me estaba esperando de hacía un buen rato, me dijo que si descubrimos de quien se trata le informe y salimos para su casa. Le gusta estar informado, pues él a parte de ser desmemorizador es mortífago. Pero lo cierto es que le había gustado tanto el foto-matón como a mí. Quien lo ha diseñado tiene una mente brillante y perversa. No dudé un segundo en seguirlo, sabiendo que más tarde podría contarle todo. Quizás con una copa de vino en la mano, en un sofá cómodo y sin muggles alrededor.

Me moría de ganas de ver a su bebé. Si no lo había hecho antes era por...asuntos. Le veo poco en el trabajo, casi no coincidimos, y nunca nos invitamos a nuestras respectivas casas. Es algo que debería cambiar. Ambos hemos sido siempre como hermanos, familia de verdad, y no podemos dejar escapar eso. Menos ahora. Nuestros hijos se han hecho mayores, Caleb tiene un bebé... Y seguramente tiene mil novedades que contarme sobre su vida. Me prometo a mí mismo que esto no volverá a pasar. Él es el padrino de mi sobrina, y yo no conozco a su hija. Debería ser delito. Conocía de sobras la mansión,y recordaba horas y horas de juegos, diversión, charlas y alguna que otra juerga. Le seguí por la casa, imaginando que me llevaba a ver a la pequeña en primer lugar. Mientras caminábamos me hablaba de la diferencia de criar a un bebé ahora y criarlo cuando tenía solo diecisiete años.

- Por suerte para mí no tuve que cuidar nunca a un bebé, Lluna vino ya con tres añitos. Caminaba y hablaba perfectamente, aunque no en inglés. Eso fue divertido.

Sonreí al escucharle decir que se sentía viejo. Ya somos dos. De un tiempo para acá siento que ya no soy el mismo que era. Me falta algo, o quizás me sobra. Cuando entré en la habitación de Grace fue como volver al pasado. Aquel olor a colonia y a limpio, todo lo que estaba a la vista era de color rosa o de color pastel, o de color rosa pastel. Todo lleno de juguetes y peluches. En la cunita estaba ella, deseosa de ver a su padre. Caleb la cogió en brazos y pude verla. Era una niña preciosa, con mucho parecido a él. Me quité la chaqueta para dejarla tirada sobre una butaca y me acerqué. Los críos pequeños tienden a babear, y no quería eso en mi traje. Me acerqué con intención de cogerla.

- Ven aquí Grace, soy tu tío Matt. El tío Matt es malo. Muy malo. ¿Por qué he tardado tanto en venir a conocerte? Si eres una princesa. - le di un beso suave en la mejilla y luego la abracé. - Tío, tenemos que vernos más. No quiero perderme más cosas como esta. Es preciosa.

Dudo que Abi quiera tener hijos, y de momento es posible que no haya más nacimientos en esta familia. Pero no quiero perderme nada más. Tampoco sé si sigue con Abi. Por lo que sé sigue casada con Apolo tan ricamente. Eso no importa. Quiero que la relación entre Caleb y yo vuelva a ser tan estrecha como solía serlo. Y si va a tener más hijos no perdérmelo. Grace jugaba con mi cara y mi camisa, y yo no podía dejar de mirarla sonriendo como un tonto. Hace años que no me sentía sí.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 12.800
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 571
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Caleb Dankworth el Sáb Jun 24, 2017 11:04 pm

Reí mientras guiaba a Matt al dormitorio de Grace para presentarle por fin a mi hija después de tanto tiempo sin haber tenido la oportunidad de él de ello y él me recordó cuando Lluna llegó por primera vez a su vida. Sí, yo lo había visto todo y me había reído de lo lindo viendo a mi amigo mujeriego y siempre tan despreocupado y vividor de la vida loca persiguiendo por todas partes a una alocada niña rubia de tremendo carácter y gran curiosidad que correteaba por todas partes, casi matándose en cada esquina, gritando cosas en otro idioma a pleno pulmón.

-Lo recuerdo bien- dije. La verdad aunque Matt nunca hubiese tenido que cambiar pañales o levantarse en medio de la noche para calmar los incesantes berridos de un recién nacido y calentar y dar biberones, no le envidiaba el rato. No, estaba contento con lo que me había tocado en la vida, por mucho que pudiese haberme quejado por cosas puntuales. Por muy difícil que hubiese sido.- Espero que cuando tenga esa edad Grace no arme mucho escándalo. Me han dicho que las chicas son peores que los chicos a esa edad, no quiero ni pensarlo- me estremecí, aunque lo hice con una sonrisa divertida en el rostro. Me preocupaba más la adolescencia en realidad, pero para llegar a esa etapa todavía quedaban muchos años por delante, afortunadamente.

Dsifruté al ver a Matt interactuar con mi hija, cogiéndola en brazos y dándole un beso en la mejilla mientras le hablaba y le decía que era una princesa, que él había sido malo por no venir a verla antes. Míranos, ¿quién pensaría que éramos locos asesinos puristas que disfrutaban torturando a inocentes cuando se nos presentaba la oportunidad? Matt no tenía la Marca Tenebrosa en el brazo, pero estaba casi tan mal como yo, y eso era decir muchísimo. Sin embargo aquí estábamos, ambos babeando por la ternura de una bebecita que ni siquiera sabía hablar todavía, que ya me había vuelto loco a mí y que sabía que pronto lo haría con Matt.

-Le gustas.- No era difícil de adivinar al ver la manera en la que Grace agarraba el pelo de Matt y tiraba de él mientras reía encantada. Si no le hubiese gustado ya estaría llorando desconsoladamente, pidiendo venir a mis brazos, pero no lo hizo en toda la tarde.

Y así por fin disfrutamos un día los dos amigos juntos en mi casa, hablando de todo y poniéndonos al día de nuestras vidas, de nuestros asuntos y familias. Esperaba sinceramente que en el futuro no tuviésemos que ponernos al día sobre la vida el uno del otro, pues no estaríamos ausentes de ellas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ian Somerhalder
Edad del pj : 36
Ocupación : Desmemorizador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 366
Puntos : 241
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t869-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1036-watch-the-world-burn-with-me-caleb-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t1294-welcome-to-my-life-cronologia-de-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.