Situación Actual
19º-25º // 27 de julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Denzel S.Mejor PJ ♂
Caroline S.Mejor PJ ♀
Gwendoline E.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Andreas & NailahMejor dúo
Gwendoline E.Trama Ministerio
Aaron O.Trama Área-M
Freya H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Comes and Goes [Lluna Forman]

Steven D. Bennington el Lun Sep 19, 2016 8:01 pm


A menudo, cuando acudía a reuniones con desconocidos (a las que evitaba  concurrir siempre que podía) y era presentado al grupo por uno de sus amigos como aquel chico que adoraba los instrumentos y sentía fascinación hacia la música, alguien le daba un fuerte apretón de manos, sonriendo para acabar diciendo con aire de jubilosa conspiración: “Sabe, siempre he deseado aprender a tocar un instrumento”.

Antes, Steven trataba de ser amable. Luego pasó a contestar con la misma regocijada excitación: “Sabe, siempre he deseado ser químico nuclear”. La gente tendía a mirarle con perplejidad. No importaba. No importaba en absoluto. Últimamente el mundo parecía estar lleno de gente perpleja. Si quieres tocar un instrumento, lo tocas. Sólo tocando un instrumento se aprende a tocar un instrumento. Y eso, en cambio, resultaba no ser un buen sistema para enfrentarse a la radioactividad.

Steven Dean Bennington siempre había deseado tocar un instrumento, y toca un instrumento. Así comenzó a tocar el violín, el chelo, el bajo o la guitarra. Porque así es como se hace. No hay otro sistema. Existe ese apetito por la música. Glotonería. Deseos de revolcarte en ella. Debes escuchar miles de canciones y aún así no serías capaz de interpretar una por ti mismo. Debes escuchar a otros tocar. Incluso con envidia.

Después de esto, es conveniente empezar a conocerte a ti mismo, tanto como intentas conocer a una persona interesante que aparece en tu vida.  Pues en cada persona que se conoce, se encuentra una parte de sí mismo que aún no conocías. Y es a través de la música donde puedes conocer a las personas. Donde de una manera u otra comienzan a abrir su alma a los demás sin siquiera pensarlo. Sin darse cuenta de lo que están haciendo. Y es que la música nos permite trasmitir a los demás lo que las palabras ocultan. Lo que los silencios permiten.

Esa podía ser la razón número uno de su lista de por qué la música era un pilar fundamental en esta. Otra podía ser la capacidad de abstraerse del mundo y la de expresarse. También se encontraban la de conocerse a sí mismo y la de disfrutar de su propia compañía. A fin de cuentas, la música era una vía de escape primordial en su día a día.

También adoraba enseñar a los demás. Trasmitirles ese conocimiento y esa fascinación hacia la música, por lo que consideraba la oportunidad de enseñar a los demás como algo único que no debía dejarse de lado.

Una sonrisa se dibujó en su rostro mientras preparaba una de las salas contiguas a la tienda principal, donde los discos e instrumentos de exposición se amontonaban a la vista de los clientes. Colocó todo de la mejor manera posible y sacó dos guitarras muggles, las cuales colocó cerca de dos taburetes.

Pocas horas antes había salido a comprar unos dulces para la visita de su alumna de aquel día, pues siempre acostumbraba a tener algo que comer por la tienda, especialmente cuando tenía trato con sus alumnos, lo cual le suponía en más de una ocasión una bajada de azúcar. Y, para qué engañarse, adoraba comer dulces.

Una vez terminó de colocar todo, miró el reloj en su muñeca cerciorándose que aún distaban diez minutos de la hora acordada entre ambos para la clase de aquel día. Pasó por la tienda para comprobar que el otro de los dependientes se encontraba en su puesto de trabajo, leyendo una revista relajadamente mientras un par de chiquillos de no más de siete años correteaban por la zona de los instrumentos de percusión.

- ¿Os gustaría probar alguno? – Preguntó amablemente el hombre al ver como los dos niños miraban en dirección a uno de los tambores de mayor tamaño, el cual contaba con varios dibujos tribales en su decoración.

- ¿Podemos? – Preguntó el mayor de ellos con cierta timidez, como si pudiese recibir una negativa a pesar de encontrarse en una tienda de música.

- Claro. – Dijo Steven con una media sonrisa antes de agacharse hasta quedar de cuclillas para situarse a la altura de los niños. – Pero ese tambor, es un tambor mágico. Debéis tener mucho cuidado porque si tocáis muy fuerte, haréis que comience una gran tormenta. Y  no queréis eso, ¿Verdad? Con el buen día que hace hoy, seguro que vuestros padres os pensaban llevar a jugar un rato, será mejor que no empiece a llover. – Su sonrisa se había convertido en una mueca de pánico fingida, donde era evidente que hablaba totalmente en broma.

Los niños rieron y rápidamente salieron en la dirección donde se encontraban sus padres mirando discos. Steven rió y saludó con una mano cuando los niños miraron en su dirección mientras hablaban con sus padres y, acto seguido, siguió avanzando por la tienda esperando a que llegasen las cinco de la tarde y Lluna Forman hiciese su entrada a través de la puerta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Lluna Forman el Lun Sep 19, 2016 11:09 pm

El culpable era Matt, el único culpable. La abuela solamente tocaba el piano y no muy bien, fue obligada por sus padres al igual que ellos fueron obligados por los suyos. Un círculo que nunca se acababa. De modo que Matt fue obligado por sus padres a tocar el piano, y luego él me obligó a mí. Algo extraño pasó con la cadena familiar al llegar a Matt, y es que la música le gustaba de verdad. Quizás por eso fue el único que sacó algo del piano, y luego se aproximó al violín, a la batería... No sé, sabe tocar muchos instrumentos. Supongo que eso es lo que me fascina, que a él le gustaba y más que obligarme intentó involucrarme. Cosa que le funcionó, y a día de hoy sigo tocando el piano y el violín porque me gusta, y mi última adquisición ha sido una guitarra. Matt me regaló una eléctrica pero creí conveniente empezar con una guitarra española, ya que soy medio española y he empezado a averiguar cosas sobre mi otro país.  

Entré en la tienda de música poco antes de la hora acordada con mi guitarra en la mano, dentro de su funda. En mis últimos ensayos en casa le había roto una de las cuerdas y a parte de la clase necesitaba reponerla, y todo lo podía hacer en la tienda de música y con Steven. Le conozco desde hace mucho, desde que trabaja en al tienda seguramente, y le tengo confianza. Es un músico increíble y un profesor paciente, no se le puede pedir más. Cuando le dije a Matt que iba a ir a sus clases no se lo podía creer, y pronto me habló de organizar una fiesta en la mansión donde poder tocar juntos e impresionar a nuestros amigos. Me los imaginó a él y a su hermana tocando juntos frente a innumerables viejos en fiestas aburridas y me da mucha pena, me alegra saber que yo no voy a hacer eso nunca más. Los viejos no quieren escuchar una guitarra eléctrica ni mucho menos canciones de Rock and Roll. Dudo que quieran escuchar flamencos, o como se diga eso que tocan en españa.

- Buenas tardes. - dije educadamente al entrar. - Buenas tardes, maestro. - sonreí al ver a Steven.

Steven es un señor algo más joven que Matt, con una sonrisa encantadora. Muy simpático y realmente encantador. No se mucho más acerca de su vida o de como es fuera de su trabajo, tampoco me interesa. Lo único que necesito saber es que es un excelente profesor y que por ahora necesito su ayuda con las clases de guitarra. Me acerqué a él sin entrar en el aula pues lo que necesitaba era otra cosa primero.

- Antes de la clase necesito reponer una cuerda. Se me ha roto ensayando esta semana. La quinta.

En la tienda misma fue donde compré la guitarra, y cuerdas de repuesto, pero no me aclaraba a cambiarlas sola. Y por algún extraño motivo siempre se me rompía la quinta, y ya no tenía ninguna de repuesto esta vez. Necesitaba que Steven me la cambiase otra vez, a ver si lograba aprender a fijarla bien.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 9.400
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 262
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Steven D. Bennington el Lun Sep 19, 2016 11:50 pm

Paseó entre las hileras de cajetines donde los discos se amontonaban, colocando alfabéticamente aquellos que habían ido a parar lejos de sus respectivos lugares. Movió apenas un par de discos cuando alzó la vista al ver una silueta abriendo la puerta. Una sonrisa se dibujó en sus labios al distinguir a Lluna quien, a pesar de parecer a simple vista una persona bastante seca, había resultado ser una excelente alumna y una agradable compañía.  

- Maestro. – Repitió el hombre con una radiante sonrisa de oreja a oreja. - ¿Eso no me hace parecer muy mayor o esto demasiado serio? – Preguntó retóricamente con su habitual tono bromista. Llevaba años impartiendo clases de música a jóvenes y no tan jóvenes pero el título de “maestro” era algo que no acostumbraba a usar. Sonaba demasiado serio, algo que sin duda no iba de la mano con su forma de ser.

Dejó los últimos discos que aún tenía en sus manos en los correspondientes lugares y apenas dos minutos más tarde fue en dirección a la zona de recambios para instrumentos.

- ¿Otra vez? – Si Lluna decía que se le había roto una cuerda, era fácil de averiguar de cuál se trataba. Y es que la quinta cuerda de aquella guitarra parecía estar maldita para Lluna, quien tenía una facilidad innata para romper aquella cuerda. Esa única cuerda, pues el resto estaban sanas y salvas. – No se lo digas a Jack, pero voy a regalarte otro pack de cuerdas de repuesto. – Jack era un hombre bastante animado pero no por ello iba a permitir que su compañero de trabajo fuese regalando nada de la tienda cuando aquello debían reponerlo luego de su propio bolsillo. –Con la condición de que esta vez pongas tú la cuerda. – Enarcó sendas cejas antes de coger el paquetito con los recambios e ir en dirección a la clase, la cual se situaba apenas a unos metros de distancia de la zona principal de la tienda.

Abrió la puerta para dejar que Lluna pasase en primer lugar y, una vez dentro, cerró la puerta para que la música no molestase al resto de visitantes y, del mismo modo, el poco ruido que pudiese llegar a hacer la gente, no desconcentrase a Lluna.

- Hacía mucho tiempo que no te veía, me alegró recibir tu carta. – Lluna era una clienta habitual pero recientemente había despertado en ella el interés por nuevos instrumentos, en este caso, la guitarra eléctrica, aunque primeramente había optado por hacer uso de la guitarra española. - ¿Qué tal han ido las vacaciones? Te sentirás muy diferente ahora que no estás en Hogwarts. ¿Qué vas a estudiar? – Preguntó con tono alegre mientras cogía una de las guitarras para quitarle la quinta cuerda.

Mientras Lluna hablaba, Steven iba elevando la vista para no perder detalle de lo que esta iba diciendo, pues le resultaba imposible permanecer atento únicamente a la guitarra si pretendía escuchar lo que estaba diciendo en aquel momento su acompañante.

- Saca la guitarra de la funda y veamos si eres capaz de ir siguiéndome mientras pongo una cuerda nueva, ¿Te parece? Iré lento, explicándote cada movimiento otra vez y si tienes dudas, me paras, ya lo sabes. – En más de una ocasión había acabado cambiando la cuerda de la guitarra de Lluna pero quería que esta comenzase a coger la confianza suficiente como para ser capaz de cambiarla por ella misma.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Lluna Forman el Mar Sep 20, 2016 10:51 pm

A pesar de ser zurda tocaba los instrumentos de la forma que me enseñaban, de modo que no tenía problema con la guitarra. Ya me dijeron que era fácil, solo había que cambiar las cuerdas de posición pero no quise. Me parecía más fácil hacer los acordes con mi mano buena y la mano derecha solamente tenía que rasgar las cuerdas del centro para que sonasen dichos acordes. Quizás por eso la quinta cuerda saltaba, seguro que tenía algo que ver con mi lateralidad. Pero a Steven no le importaba, siempre cogía prestada una quinta cuerda de la tienda y me la reponía. Desde siempre llamaba maestros a mis profesores de música, y no era diferente con él. Es el mínimo trato de respeto que merecía de mi parte. Él es el maestro y yo la aprendiz, pero siempre le sorprende y me hace saber que no le suena bien. Yo sigo sin cambiar mi hábito.

De nuevo Steven me dijo que iba como a tomar prestada una cuerda nueva para reponerla, como si fuesen muy caras o un objeto extraño. Simplemente me reía de mala gana con su broma. No me importaba pagarlas, en absoluto, valen como una miseria. Puse mala cara al saber qe esta vez yo tenía que cambiar la cuerda sola. Ya iban unas cuantas veces que él me la cambiaba para que aprendiese a hacerlo por mi misma y nunca me atrevía. Le seguí hasta la clase con poco ánimo. No quería romper otra cuerda al intentar cambiarla ni mucho menos ponerla mal y que no sonase afinada. Lo primero fue ponernos al día. No nos conocíamos mucho pero si lo suficiente. Matt y yo somos clientes habituales.

- El verano ha sido genial pero algo loco. Estuve viajando por varios países para ver mundo antes de entrar en la universidad. Algunos de mis compañeros se tomaron un años libre pero yo prefiero continuar mi formación. Me he decantado por la Alquimia, pero sin descuidar mi pasión por el Quidditch. - le contesté un poco de forma automática ya que todo el mundo me lo había estado preguntando. - ¿Qué tal tu verano? ¿Has estado con la familia?

A diferencia de él que parecía recordar todos los detalles de la vida de su familia yo no recordaba mucho sobre la suya. Puede que esté casado, o que su hermana se ha casado. Algo así. Mientras tanto saqué la guitarra y le quité la cuerda de metal rota con cuidado. Él a su vez cogió una de las guitarras de la clase y se dispuso a cambiar la cuerda para que yo me fijase y aprendiese los pasos. Primero pasamos la cuerda por el agujero que tiene el puente, dejando un trozo considerable para poder atarlo. Luego ese trozo se enrolla con la cuerda haciendo como un nudo y al estirar al cuerda queda bien atada y no se mueve. Luego venía la parte de arriba, en el traste, lo que veo más complicado. El otro extremo de cuerda se introduce en el clavijero, se hace algo parecido a lo anterior y luego se va girando la clavija hasta que la cuerda quede tensa. Ese es el momento clave, si te pasas la cuerda se rompe. Claramente dejé la cuerda algo floja.

- Me da miedo que se rompa, otra vez. Si la aprieto poco no suena bien, pero si me paso tampoco. ¿Cuál es el truco?

Era la primera vez que llegaba tan lejos sola. Es decir, había cambiado otras cuerdas pero las rompí al apretarlas de más. Por eso tenía que haber un truco, y que la cuerda quedase perfecta para afinarla y poder tocar. Existen trucos para todo, la guitarra no puede ser una excepción.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 9.400
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 262
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Steven D. Bennington el Miér Sep 21, 2016 4:16 pm

No conocía mucho a Lluna a pesar de ser una clienta habitual de la tienda desde hacía años. Mantenían una relación cordial. Al principio entre cliente y vendedor y ahora como algo más cercano como podía ser su profesor de música. Era una chica agradable con la que podía hablar cómodamente a pesar de no tener el nivel de confianza que puede llegar a alcanzarse con una persona.

- Es lo mejor que puedes hacer, así no perderás el hábito de estudiar. – Afirmó el chico seguro de sus palabras. Había quien optaba por dejar un año los estudios de lado para retomarlos en un futuro y, o ese futuro no llegaba o cuando optaban por volver a la vida académica todo resultaba demasiado complicado. – Suena bien, seguro que lo sacas todo sin problemas. ¿Te apuntarás al equipo de Quidditch de la Universidad? – Creía recordar que en sus tiempos había varios equipos universitarios dentro del campus pero no estaba totalmente seguro de que aquello siguiera vigente.

Por su parte el verano había sido mucho más tranquilo. Él no había viajado alrededor del mundo como podía haberlo hecho alguien con el poder adquisitivo de la familia de Lluna. Ni tampoco como alguien que termina sus estudios y se encuentra ante un largo periodo vacacional.

- Mucho más tranquilas que las tuyas, sin duda. – Rió. – Tuve un par de semanas libres así que las aproveché para llevar a mi hija a ver a su abuela a Australia antes de que empezase el curso. Ahora que has acabado de estudiar en Hogwarts,  no podré decirle que una de mis alumnas estudia con ella en el castillo. – Su hija acababa de comenzar su primer curso en Hogwarts y su verano había sido un dolor de cabeza. No por tener que acompañarla al Callejón Diagon a comprar los materiales para el nuevo curso sino por las miles de dudas e inseguridades que salían de la boca de la pequeña. Tenía miedo de ir a Hogwarts y no poder dormir en casa, tenía miedo de no encajar y de no conocer a nadie. Pero finalmente había aceptado a acudir al castillo para formarse como bruja.

Una vez en el interior del aula, se sentó en una de las sillas que había preparado mientras le quitaba con cuidado la quinta cuerda a una de las guitarras para tener que ponerla del mismo modo que Lluna. La cuerda estaba algo desgastada, por lo que no dudó en ponerle una nueva aunque esta aún no se hubiese roto.

Lluna sabía a la perfección cual era el proceso, pero aún así, fue haciéndolo despacio para que fuese prestando atención en cada uno de sus movimientos. Colocó la cuerda  través del puente de la guitarra con cuidado de dejar la cuerda suficiente por ambos lados de manera que el nudo quedase bien. Pegó la cuerda a la tapa de la guitarra para que esta no se subiese y acabase por quedar un nudo que se desharía con facilidad. Apretó el nudo cuando este estuvo bien hecho y la parte de abajo quedó amarrada.

Para la parte superior bajó la velocidad, pues era donde podían tener más complicaciones. Giró con cuidado la clavija hasta que vio el agujero de la guitarra, el cual quedó situado en la parte delantera, introdujo por ese mismo agujero la cuerda y esta volvió a su lugar al rodear la zona blanca donde se encontraba el agujero.

- Sujeta la parte superior de la cuerda con la otra mano. – Dijo indicando a la mano que no se encargaba de girar las clavijas. – Así no lo harás del tirón y no se romperá la cuerda en ese momento. Igualmente si tienes el resto de cuerdas bien tensas, tan sólo tienes que dejar esta igual de tensa y debería sonar igual, tienes un truco aún más fácil. – Sonrió. – Pero si cambiaras todas, no tendrías una cuerda de referencia, claro. Si la aprietas poco, como ahora, no sonará bien como dices. Y si te pasas acabará por darte un latigazo al romperse, aunque deberías notar que está a punto de romper. – O al menos, él lo notaba cuando estaba a punto de suceder y estaba a tiempo de apartarse para no llevarse el golpe. – Debes colocar la cuerda en el raíl, con cuidado. E ir tensando muy poco a poco cuando ya queda tan poca cuerda. – Dijo animando que Lluna intentase girar más la cuerda. – Por lo general las cuerdas tienen la misma medida y el agujero quedará siempre en el mismo lugar. Nosotros hemos empezado con el agujero aquí arriba, y ahora giraremos un poco más hasta que el agujero llegue de nuevo al mismo punto. – Una vez llego ahí freno. – Y ahora, un cuarto de vuelta más, para que quede mirando hacia arriba. Con estas cuerdas la medida es esa, si las cortaras al principio cambiaría el número de vueltas y la fuerza, el tema es que tengas paciencia pero con tiempo cogerás práctica, como haciendo el resto del proceso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Lluna Forman el Miér Sep 21, 2016 11:59 pm

Empezamos a hablar cordialmente sobre temas personales. Me sentía igual de cómoda hablando con el sobre mi proyecto de futuro y de mis vacaciones como cuando vas al esteticista a cortarte el pelo, o a adecentar tu manicura. Simplemente hablas de temas triviales o les explicas tu vida como si les interesase. Eso pasaba con Steven. Dudo que le interese la vida de una chica como yo, y tampoco es que a mi me interese la suya. Pero si me gusta presumir. Que todo el mundo sepa qué voy a estudiar, pues no soy estúpida aunque provenga de familia rica, y que a su vez voy a estar haciendo prácticas con las Arpías. Y eso último me lo he ganado a pulso, demostrando con cada partido mi valía.

- Mi idea era apuntarme al equipo de la universidad, pero voy a estar como suplente de la buscadora de las Arpías de Holyhead. Me lo ofrecieron hace muy poco tiempo. Eres uno de los primeros en saberlo.

Estaba visiblemente emocionada al hablar de ello. ¿Cómo no me voy a emocionar? Es increíble que pueda entrenar con ellas y que, si surge la ocasión, incluso pueda jugar algún partido importante. Mucha presión, pero mejor no pensar en ello todavía. Lo que me esperaba no era peor, pero también me tensaba porque la maldita cuerda cinco de la guitarra no paraba de darme disgustos. La había cambiado ya muchas veces. A decir verdad, Steven me la había cambiado muchas veces ya pero esta vez quería que lo hiciese yo sola. Seguí sus pasos, hacía lo que él hacía con la guitarra que tenía en las manos a ratos fijándome más en sus manos que en las mías. Finalmente lo conseguí. Al fin y al cabo la teoría me la sabía. Lo que no entendía todavía era como saber si la cuerda estaba en su sitio. Es decir, cuando la haces sonar si que se nota porque si suena mal es que no está afinada.

- Vale, yo creo que no ha ido tan mal. Pero se puede saber de un modo. Voy a afinarla.

Ese proceso me lo sabía ya de memoria y lo repetía metódicamente cada vez que iba a tocar algo con la guitarra. La sexta cuerda al aire tiene que sonar igual que la quinta en el quinto trate, la quinta igual que la cuarta en el quinto traste, la cuarta al aire igual que la tercera en el cuarto trate... y es que en la cuarta estaba la diferencia y lo hice bien, y luego las demás igual, en el quinto traste. Hasta asegurarse que la primera cuerda al aire suena igual que la sexta en el quinto traste. Miré a Steven sonriendo.

- Esto es lo que mejor se me da. ¿Ha sonado bien? Yo creo que ha sonado bien. ¿Qué tal la quinta? - pulsé la quinta al aire mientras pulsaba el quinto traste de la cuarta. - ¿Bien? ¿Podemos empezar?

La primera partitura que me dio no eran más que unos ejercicios para aprender a pasar de los acordes Do, Sol y Fa. De modo que saqué la partitura y repetí el ejercicio una y otra vez hasta que al sonar el Do se me resbaló el dedo de la quinta cuerda. Matt solía decirme que tenía las manos pequeñas y los dedos demasiado finos como para poder sujetar bien la cuerda de la guitarra. Además, el traste es bastante más grande que el del violín y no llego bien a las últimas cuerdas.

- Más que ejercicios de acordes necesito alargar mi dedo índice izquierdo. ¿Conoces algún buen hechizo? - le dije bromeando.

No quería alargar mi dedo, solamente necesitaba más práctica y para eso estaba ahí. Steven podía darse cuenta de que a diferencia de muchos de sus alumnos yo estudiaba en casa más horas de las que él me pedía. Quería aprender rápido y tocar bien para poder cambiar de guitarra y dejar los sonidos vibrantes acústicos por algo más eléctrico.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 9.400
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 262
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Steven D. Bennington el Jue Sep 22, 2016 3:08 pm

No conocía hasta que punto llegaba la afición de Lluna por el Quidditch pero quedó demostrado que iba mucho más allá de lo que había llegado a pensar primeramente cuando dijo que sería miembro de uno de los equipos profesionales de Quidditch. Steven no entendía mucho de equipos de aquel deporte ni de cualquier otro como podía ser el fútbol en el mundo muggle o el baloncesto. Pero sí que conocía las posiciones y dado el tema de conversación, no tardó en relacionar el nombre de aquel equipo como uno profesional de Quidditch.

- ¡Vaya! Pues felicidades Lluna, seguro que acabas ocupando un buen puesto y no sólo de suplente. – No había visto jamás a la chica subirse a una escoba pero si había sido fichada por un equipo de Quidditch profesional era porque tenía madera para ello. – El equipo de tu casa te echará de menos este año. – Conocía a Lluna desde hacía un par de años y también a algunos de los miembros de su familia, pero no se había parado a recordar a qué casa había pertenecido la chica.

Era una alumna de primera. No sólo por su paciencia a la hora de conseguir las cosas, sino por su interés por aprender lo más rápido posible. Steven podía comprobarlo al ver que de una sesión para otra mejoraba notablemente. Podían notarse las horas de trabajo que había en casa tras cada una de sus acciones y Steven estaba más que asombrado con lo rápido que iba progresando Lluna.

Como alguien que llevaba años enseñando, sabía que no podían dejarse de lado los cumplidos pero tampoco podían ser el plano principal de la conversación, pues la persona acaba creyendo que ya sabe suficiente y deja de esforzarse. Aunque algo le decía que la constancia de Lluna era muy diferente respecto a otros de sus alumnos. Se podía notar con solo ver cómo cogía la guitarra e intentaba cambiar la cuerda por sí misma que no se iba a rendir fácilmente.

- ¿Ves? A la primera. Y puedes hacerlo sin mí, te sabes todos los pasos perfectamente. – Él había servido como apoyo haciendo los mismos pasos que Lluna a su lado con otra guitarra pero bien ella podía haberlo hecho sin tenerle al lado. – Te falta confianza en ti misma. Si la cuerda se rompe, ponemos otra. Y si está floja, tiene arreglo. – Sonrió amablemente, y es que Lluna parecía querer hacer todo perfecto y no quería equivocarse en ningún momento.

Escuchó como Lluna se encargaba de afinar la guitarra y observó el movimiento de sus dedos para luego subir la vista a sus labios y escuchar lo que decía. Afirmó con la cabeza y sonrió.

- Lo haces de maravilla. – Confirmó el chico una vez se hubo encargado de terminar de comprobar que las cuerdas ya estaban afinadas y podían comenzar con la clase aquel día. – Claro, tengo unas nuevas partituras para ti. – Sacó la primera de ellas, donde tan solo se veían representados los acordes para que fuese ganando agilidad en los dedos, algo que hacían siempre para empezar la clase. – Eso no sería un buen truco, sino hacer un poco de trampas. – Rió a la broma de la chica, y alargó tal y como ella pedía, el dedo índice izquierdo de su propia mano gracias a la metamorfomagia para luego devolverlo a su forma habitual. – Pero en tu caso no podemos hacer esa trampa, no hay más remedio que seguir practicando hasta que ganes la habilidad suficiente en los dedos para que estos no sean un impedimento.

Había quien nacía con los dedos largos y finos y ya por ello muchos decían que debía dedicarse al piano con las tachadas como manos de pianista. Pero para Steven todo aquello era relativo. Una persona con las manos de pianista podía carecer de oído o ser incapaz de leer una partitura por no entender cómo se hace. O simplemente, no tenía ese gusto por la música que no todos tenían.

- Hoy vamos a hacer algo más complicado, creo que no tendrás ningún problema con ello. – Podía verse que cada vez iba a mejor y en caso de no poder con aquello, siempre podían dejarlo para otro día. - ¿Hay alguna canción en especial que quieras tocar? Tenemos una cantidad enorme de partituras y seguro que alguna te gusta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Lluna Forman el Sáb Sep 24, 2016 12:14 pm

Steven me felicitó por mi nuevo trabajo como suplente en un equipo de Quidditch de verdad. No el hice mucho caso aunque si estaba feliz por mí, pero sé que el trabajo de mi maestro es poner buena cara a todos los clientes y no es diferente conmigo. Simplemente sonreí y me dispuse a progresar en la clase de guitarra. Si podía, quería sorprender a Matt en navidad tocando algún villancico de esos que a él tanto le gustan. Lo primero fue cambiar la maldita cuerda, y no fue tan difícil. La peor parte era tensarla en su medida justa para que no quedase floja y sonase mal ni quedase demasiado prieta y se rompiese otra vez. Supongo que cuando has cambiado más de mil veces las cuerdas es un proceso mecánico, tal y como lo hace Steven.

Al momento de afinarla estuve genial porque era algo que practicaba todos los días, y la guitarra sonaba bien siempre. Digamos que la mantengo afinada. Esta vez era la cuerda cinco la que tenía que tener en cuenta ya que era la que había tenido que reponer. Aún así sonó bien. Steven sacó unas nuevas partituras de acordes y bromeamos con que me hacía falta alargar un poco mi dedo índice para llegar mejor a las últimas cuerdas. Él lo hizo sin ningún problema ya que era un metamorfomago, lo supe hace tiempo por sus cambios de color de pelo y demás aunque no había hablado con él de eso.

- No tengo más que seguir practicando porque yo no soy metamorfomaga.

Esa gente que podía teñir su pelo y cambiar sus formas me daba cierta curiosidad. Y al igual que el adn mágico, me gustaría saber si el gen de los metamorfomagos es dominante o no. ¿Debe haber una carrera relacionada con eso? Quizás aún estoy a tiempo de apuntarme a otra carrera tan interesante como la biología mágica, o como quiera que la llamen. Pero de momento tenía que sacar adelante mis cursos de guitarra. La tenía afinada y lista para tocar. Steven tenía muchas partituras. Podían centrarse en una y llevarse las otras a casa para poder practicar cada día hasta la próxima clase. Tenía bastante claro lo que quería aprender a tocar más que nada.

- Quiero centrarme en música clásica, flamenco y villancicos. Si, villancicos. A Matt le encantan y creo que le gustaría que le amenizara las navidades con ese tipo de música. ¿Podemos empezar con algún villancico simple?

Steven le dijo que tenía todo tipo de partituras, de modo que di por hecho que tenía todos los villancicos más típicos de la navidad. No quiero empezar tocando la cucaracha como hacen todos, quiero aprender algo que pueda usar. Después quedan años de aprender el movimiento perfecto de cada dedo en cada acorde, y luego mi ansiado sueño de poder tocar la guitarra eléctrica.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 9.400
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 262
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Steven D. Bennington el Lun Sep 26, 2016 10:41 pm

Tanto muggles como magos tenían dificultades a la hora de comenzar a tocar un instrumento pero como bien decía Lluna, tan sólo era cuestión de práctica. Lo más probable era que en menos de un mes las quejas sobre la incapacidad para llegar con los dedos de manera sencilla a las cuerdas quedasen como una mera anécdota en la mente de la chica, quien ya no tendría problema alguno para alcanzar todas las cuerdas.

Habían comenzado con partituras muy sencillas lo que hizo que rápidamente pasaran al siguiente nivel, pues Lluna ya tenía un control suficiente de la guitarra como para no necesitar partituras adaptadas a los principiantes, aunque aquellas le sirvieran para refrescar los acordes. De tal manera, le presentó unas partituras algo más complejas, las cuales sí llegaban a ser melodías y no únicamente acordes que se repetían una y otra vez. Eran partituras no muy complicadas donde podías practicar los acordes al tiempo que tocabas una pieza y no te limitabas a la repetición de los acordes.

- Aún es pronto para villancicos, dicen que da mala suerte tocarlos fuera de fecha. – Rió, pues en absoluto creía en aquel tipo de predicciones. Era una persona bastante escéptica en lo referente a aquellas cosas, lo que había hecho que no cursase Adivinación en su tiempo como estudiante en Hogwarts. – Miraré lo que tenemos, dame un segundo. – Añadió el chico apartando la guitarra para ir de nuevo a la tienda para buscar villancicos.

Dado que no estaban en temporada para estos, las partituras aún no estaban en la zona abierta al público, ya que eran pocos los que en pleno mes de diciembre pedían una partitura tan navideña como resultaba ser un villancico.

- He traído varias, a ver si alguna te gusta. – Fue sacando las partituras y leyendo el título de las canciones hasta llegar al final, donde hizo una pausa con una aclaración para la chica. – We wish you a Merry Christmas es de las más sencillas aunque sea más rápida que muchas otras. Y Silent Night… Creo que no tendrías ningún problema con ella, es bastante simple. – Le dejó las partituras a Lluna para que fuese ella la encargada de elegir cuál era la canción que quería tocar.

No le gustaba el hecho de ser él quien marcase el ritmo de la clase. Era cierto que él era el profesor pero no tenía que controlar a veinte o treinta alumnos, tan sólo a una y, dependiendo de su ritmo de aprendizaje, del mismo modo iría la clase. A su vez, era Lluna quien en su opinión debía elegir qué tocar según sus intereses. Ya que en su opinión, aprender a tocar Los peces en el río no tenía interés alguno si Lluna no pensaba volver a tocar aquella canción en toda su vida una vez saliese de la clase.

- Si quieres practicar cualquier villancico me apuntas el título para que no se me olvide y para la siguiente clase busco las partituras. Ahora no teníamos demasiadas por no ser Navidad, es algo que solemos poner en diciembre. Música de temporada. – Aclaró a la chica con una sonrisa antes de sentarse él también en su silla y colocar la guitarra sobre su regazo a la espera de que Lluna eligiese partitura.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Lluna Forman el Jue Sep 29, 2016 11:51 pm

Mi idea principal era aprender a tocar villancicos, quizás tocarlos y cantarlos a la vez, y de ese modo hacer un regalo a Matt que apreciaría muchísimo más que algo material. Le encantan las navidades. Él es el espíritu de la navidad. Decora, canta, organiza, reúne a la familia... Él lo hace todo porque adora esas fechas. Ignoro porque tanto amor por la navidad, pero lo cierto es que me lo contagia. Es ver la decoración y oler sus galletas y me siento muy bien. Por eso quiero devolverle el favor de un modo intenso, y que él apreciará. Steven dijo que daba mala suerte tocarlos fuera de fecha pero yo paso de esos comentarios. No soy supersticiosa, ni mucho menos. Yo toco lo que me sale de las narices. Esperé a que él buscara esas partituras para poder aprenderlas y tocarlas.

Seguramente no era algo que a nadie le interesase tocar. Villancicos, en septiembre. Es raro. Pero ya las tiendas están anunciando bombones, uvas de la suerte y cestas navideñas. Considero que es tiempo ya para villancicos, y más aún si lo que quiero es aprender a tocarlos. Pronto volvió el maestro con algunas hojas en la mano. Lo cierto es que tuvo que buscar en los cajones pues no era algo que nadie pidiese muy a menudo, seguramente ni en plena navidad quiere alguien tocar villancicos. Miré todas las partituras. Quería una en concreto, algo que gustase mucho a mi tío. Me daba igual lo complicada que pudiera ser. Para eso me quedan tres meses enteros. De pronto la vi y la levanté con cuidado, sonriendo.

- Me quedo con Jingle Bells. El gran Sinatra la cantaba, es una de las favoritas de Matt. Tengo que esforzarme, es su regalo. Quizás también le regale también algunos discos. Ya hablaremos luego de ello.

Me quedé mirando la partitura. Las notas en sí eran sencillas si lo iba a tocar con flauta o piano, pero las tablaturas para la guitarra ya eran otro cantar. Se usaban sobre todo los tres primeros trastes, los más alejados de mi cuerpo. Lo que significa que es difícil porque tengo la mano lejos y no debería mirar mis dedos al tocar. No es tan fácil como yo creo, pero me gusta. Steven me dijo que para cualquier otro villancico que quisiese tocar se lo tendría que decir para que buscase la partitura, ya que no las tenían todas.

- Creo que con estas bastará. Lo ideal sería aprender una o dos más fáciles, de las que tienen un par de acordes o tres, y luego Jingle Bells para poder cantarla también. Eso entusiasmará a Matt. Por cierto, si se pasa por aquí no el digas nada de que estoy tomando clases de guitarra acústica. Como mucho dile que vengo por la eléctrica, pero que sueno fatal. No quiero que sepa nada, ni que se huela nada. Tiene que ser sorpresa. ¿Me lo prometes? Apuesto que viene mucho por aquí...

No quería pasarme la clase hablando de modo que esperé instrucciones mientras observaba el aula y al profesor. Es extraño lo poco que sabemos uno de otro con la de tiempo que hemos pasado juntos en clases y en la tienda. Matt compra todo aquí. Desde instrumentos y piezas o recambios a vinilos y cds de música de todos los estilos. Apuesto que sabe más mi tío sobre músicos magos que todos los que trabajan en esta tienda. Por supuesto, intuyo que también entra algún muggle aquí.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 9.400
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 262
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Steven D. Bennington el Dom Oct 02, 2016 12:49 pm

Cada persona tenía un gusto diferente por la música pero sin duda, el de Matt Forman era un gusto peculiar. No muchos clientes se interesaban tanto por los villancicos como aquel hombre, aunque teniendo en cuenta que compraba cualquier tipo de música como buen coleccionista que parecía ser, a Steven tampoco le extrañaba. Más bien le resultaba curioso. Especialmente por el hecho de encontrarse ante su sobrina, quién lo único que quería aprender eran los villancicos para poder sorprender a su tío con un regalo personal y único.

- Seguro que le encantará. – Afirmó Steven con una sonrisa amable. – Será un regalo único que has hecho pensando en él. Le gustará más que cualquier otro regalo que le hayan hecho antes. – A juicio de Steven, el dinero no lo era todo. Muchos consideraban que un buen regalo tenía que partir de un amplio presupuesto. Pero Steven no podía estar menos de acuerdo. A sus ojos, lo importante era que la otra persona se hubiese esforzado. Que hubiese pensado verdaderamente en ti a la hora de elegir un regalo u otro. Y el hecho de aprender a tocar una composición por tu cuenta para sorprender a alguien tenía un valor infinito. – Matt siempre viene a por CDs, puedo decirte algunos en los que está interesado pero que aún no ha comprado. – Añadió ante el comentario de la chica.

Para la próxima clase, llevaría algunas partituras de villancicos más sencillas. Pero dado que no era algo habitual que pidiese la gente, no tenían nada a mano que se asemejase a lo que Lluna necesitaba en aquel momento. Era complicado empezar con una partitura tan compleja y más cuando suponía centrarse en acordes que resultaban más complicados para la chica pero, si conseguía sacar aquella partitura, era imposible que no pudiese con algo mucho más fácil como resultaban ser otros villancicos.

- Si quieres algún villancico en particular apúntame el título y para el próximo día las tengo. Sino buscaré alguno más sencillo simplemente. – Afirmó con la cabeza sin poder borrar la sonrisa del rostro. Lluna siempre le había parecido una persona bastante fría a pesar de mostrarse amable con él, por lo que le entusiasmaba la idea de verla tan preocupada por el regalo que le haría a su tío. – Deberíamos decirle ambos lo mismo. Si yo le digo que hace semanas que no te veo y tú le dices que vienes a dar clases de eléctrica acabará por pillarnos. Y dado que vienes por aquí muy a menudo… Sí, si me pregunta algo le diré lo de la eléctrica, pero sólo si me pregunta. – Por el mero hecho de no saber mentir. Steven era incapaz de hacerlo. Le costaba un verdadero horror conseguir decir una mentira, por lo que no quería complicarse demasiado para acabar soltando el secreto de Lluna.

Una vez aclarado aquello, estuvieron practicando con calma la partitura que Lluna había elegido. Era buena para llevar tan poco tiempo con la guitarra y era más que evidente la práctica que realizaba en casa de manera constante. Era ese tipo de alumno que muchos sueñan con tener pero que pocas veces existe. Steven estaba más que cómodo con tener una alumna como ella.

Fallaba en algunas ocasiones y Steven le hacía rectificar y repetir aquella parte de la tablatura hasta que esta salía bien. Una y otra vez repetían aquella parte hasta que sonaba perfecta y, nuevamente, comenzaba la canción. Al principio, Steven acompañaba a Lluna con la guitarra, pero fue dejando de lado tocar él para que se centrase únicamente en el sonido de sus propias cuerdas.

- Repite el último compás pero más lento. No te fijes en el tempo. – Esperó a que Lluna siguiese sus indicaciones. – Una vez más. – Nuevamente esperó. – Ahora acóplalo al tempo. – Y esta vez, salió a la perfección. - ¿Una última vez entera? – Preguntó Steven más que conforme con el resultado de Lluna.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Lluna Forman el Jue Oct 06, 2016 12:38 am

Le pedía a Steven una complicidad que en realidad no teníamos pero que podíamos empezar a tener ya que nunca nos habíamos encontrado en esta situación. Me interesaba aprender ciertos villancicos pero además quería hacerlo sin que Matt se enterase y darle una sorpresa en navidad. Así que quedamos en decir la misma mentira. A él le pareció mejor decir que iba a clases de eléctrica, de modo que no era una mentira tan grande como si tenía que decir que no me había visto en semanas. Me daba igual que mentira usar, pero la historia tiene que coincidir o Matt podría darse cuenta. Así que acordamos eso. Lo siguiente fue empezar con la partitura del Jingle Bells. Me iba a costar lo de los acordes pero no me iba a dar por vencida. Quizás una o dos veces, pero como soy muy cabezota al final lo voy a conseguir.

Steven preparó la partitura y empezamos a tocar primero juntos. Luego él paraba y seguía yo. Pero cuando fallaba me daba cuenta enseguida y paraba, para luego continuar de nuevo. Quejándome alguna vez de mis dedos, y de que al final me dolía la mano por las posiciones. En casa practicaría todos los días un par de horas hasta nuestra próxima clase, de modo que mis avances serían notables. Pero de momento estaba bajo las instrucciones del maestro. Me hizo repetir el último compás más lento, para darme cuenta de los acordes y poner cada dedo en su sitio. El dedo índice hacía de las suyas y no sonaba bien del todo el final. Al hacerlo lento el dedo fue cogiendo bien la posición y sonaba bien aunque lento.

- Vale, creo que lo he cogido. Es culpa de mi dedo torpe.

Asentí a eso de tocarla una última vez entera pero no sonó bien el final, de modo que sin que me dijese nada lo volví a probar una o dos veces más. No sonaba del todo bien, no estaba conforme y quería seguir pero me dolía la mano. Dejé la guitarra a aun lado rodando mi mano izquierda y estirando los dedos. ¿Se puede tener agujetas en los dedos? Steven no me decía nada malo, es un hombre tan comprensivo. Me cuesta imaginarlo alterado o enfadado.

- ¿Podemos hacer un descanso? Estoy deseando que hay de nuevo en la sección de música rock, y si hay algo clásico que pueda gustarle a Matt. Así me distraigo un momento y luego seguimos. ¿Te parece bien?

Me levanté de la silla esperando a que él me guiase por la tienda. Solo quería quitar mi vista de aquellos acordes por un momento y que mi mano volviera en sí. Nunca me había dolido tanto. Y menos mal que son tabulaciones más o menos fáciles. No se que va a pasarme cuando lleguemos al extremo.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 9.400
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 262
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Steven D. Bennington el Vie Oct 07, 2016 11:43 am

Llegaron al acuerdo de contarle lo mismo a Matt si en algún momento este pasaba por la tienda y hacía algún tipo de pregunta. Steven esperaba que el tío de Lluna no tuviese ganas de un nuevo disco en un par de meses aunque eso supusiese una cuantía considerable de dinero teniendo en cuenta lo mucho que aquel hombre adoraba la música. Pero no sabía mentir. Le costaba horrores desde niño y tendía a meter la pata cuando se veía obligado a hacerlo. La única mentira que había tenido la credibilidad suficiente en su vida había sido decir a su padre que tenía alergia a la comida verde para no comer verduras. Y, como podía verse, no era una mentira precisamente inteligente.

En lo referente a la música, Lluna no necesitaba muchas indicaciones. Sabía seguir perfectamente la partitura y lograba no perderse en ningún momento. No tenía que hacer pausas marcadas para recordar acordes o identificar qué movimiento tenía que hacer en cada momento. Sino que tenía tan interiorizada la música que no hacía falta nada más que paciencia. Eso era lo que en su opinión necesitaba Lluna, algo más de paciencia. No con la música, sino consigo misma.

- Es normal que falles, es la primera vez que tocas esta canción. – Afirmó el chico comprobando que los dedos de Lluna iban siguiendo el camino indicado por la partitura que tenía a pocos centímetros de distancia.

Movió la cabeza en señal de afirmación mientras seguía escuchando la melodía y sonrió cuando ella misma intentó corregirse hasta lograr que sonase a la perfección. Le dio el visto bueno con una simple mirada y sonrió para levantarse cuando Lluna estaba a pocas notas de finalizar la canción.

- Los descansos que necesitas. Es lo bueno de una clase con un solo alumno, tú puedes marcar tu propio ritmo de aprendizaje. – Sonrió el chico dejando la guitarra que él mismo había utilizado a un lado para conducir a Lluna a través de la puertecita que daba a la sala principal de la tienda donde se encontraban la mayor parte de los materiales que podían comprarse en esta.

Una vez en el exterior, dejó que Lluna pasease por la tienda con total tranquilidad. Tan solo había un par de clientes más que se encontraban en la zona de instrumentos con el compañero de Steven, por lo que el chico aprovechó para dejar a Lluna su espacio e ir a la trastienda.

No pasaron más de cinco minutos cuando volvió al interior de la tienda nuevamente. Su compañero seguía atendiendo a las mismas personas con las que estaba antes de que Steven se fuese y Lluna estaba en la sección de discos, quizá ojeando alguno que le llamase la atención o podía estar buscando alguno en particular.

- ¿Tienes en mente algo que buscar o simplemente miras? – Preguntó Steven una vez se acercó lo suficientemente a Lluna como para poder hablar sin que el resto de la tienda se girase a escuchar la conversación como si aquello fuese el cine. – La semana pasada trajimos vinilos nuevos, por si los prefieres en ese formado. – Steven siempre había considerado que un gran regalo que podías hacerle a alguien apasionado por la música era un reproductor de vinilos con una edición de su disco favorito en vinilo. Por lo que le encantaba que la colección de la tienda fuese creciendo más y más día a día. – Y todavía los tenemos en caja, pero llegaron CDs de segunda mano. Aún no hemos hecho el inventario pero si quieres podemos echar un ojo por si te interesa alguno. Antes de catalogarlos son más baratos. – Añadió con tono jovial.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Lluna Forman el Mar Oct 11, 2016 2:41 pm

La clase estaba siendo bastante relajada, quizás demasiado. Steven nunca era estricto y me dejaba marcar mi propio ritmo. Era más estricta yo conmigo misma que él como profesor. Por mi parte solo buscaba la perfecta armonía de los acordes pero él se conformaba con verme tocar bien algunas partes y con ver mis dedos en la posición correcta. Quería irme a casa con la sensación de tener la canción casi dominada y terminar de estudiarla en casa, de modo que insistí una y otra vez hasta que salió como esperaba. Medianamente decente se podría decir. Después de eso le pedí un descanso. No es que lo necesitase inmediatamente, pero empezaban a dolerme los dedos. No están acostumbrados a esas posiciones y el tener que sujetar las cuerdas contra el traste hace que tenga dolor y un leve cosquilleo en las yemas de los dedos.  

Steven me lo concedió sin pensarlo y salimos a la tienda para el descanso. Me fui directamente a la sección de música clásica para ir mirando mientras él se encargaba de las cosas de la tienda. A pesar de que los grandes compositores estaban muertos siempre había alguien que hacía algo nuevo. En especial había un violinista que nos gustaba mucho a Matt y a mí. Tenía una forma violenta pero graciosa de tocar, todo un espectáculo. Quería algo suyo pero en formato con imagen para ese televisor que mi tío esconde en su cuarto. Es gracioso que lo esconda dentro del armario, irónico. Pero yo lo sé todo. Cuando se acercó Steven comentando las novedades lo tuve claro.

- Siempre los prefiero en vinilo pero no es eso lo que estoy buscando ahora. Matt no deja de hablar de cierto violinista pero no recuerdo su nombre. Incluso me llevó a verlo este verano. Se llama Ara Ma... no se qué. Es armenio, creo, o albanés. Tiene el pelo rizado y largo, muy salvaje. Estoy segura de que habrá salido algo suyo en formato con imágenes. Quiero regalarle eso. Un concierto en dvd o algo así. ¿Crees que puedas encontrar algo así?

Sabía que le estaba pidiendo algo muy específico que quizás no existía todavía, pero conociendo como son los muggles con las nuevas tecnologías sería de extrañar que no sacasen un dvd con sus mejores actuaciones o con un concierto en directo. Hasta yo debo admitir que es genial verlo como si estuvieses allí mismo, en el concierto, aunque estés cómodamente en el sofá.

- Aunque siempre me interesan los de segunda mano, lo sabes bien. La gente vende cosas muy interesantes que creen que es basura y no lo es. Podemos echar un vistazo. Y no me importaría ayudarte a catalogarlos cuando terminemos la clase.

Lo de qué son más baratos me da igual, nada es tan caro que no lo pueda pagar. Pero aún así reconozco que no hay que pagar más por las cosas. Cada cual tiene su precio justo. Me ofrecí para ayudarle porque me parecía interesante lo de revisar discos de segunda mano, no porque no quisiera seguir con mi clase. Steven podía estar seguro de que no era una excusa y que en casa dedicaría más tiempo a la guitarra que a mí misma.


Última edición por Lluna Forman el Sáb Oct 15, 2016 3:09 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 9.400
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 262
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Steven D. Bennington el Miér Oct 12, 2016 1:43 pm

No le gustaba presionar a sus alumnos, pues aquello no se trataba de un curso obligatorio como podía ser Hogwarts o incluso en algunos casos, la Universidad. Aquella clase la tomaban por su propia iniciativa y decisión, o al menos así era en el caso de Lluna. Por esa razón prefería que fueran ellos los encargados de marcar los tiempos necesarios para cada cosa y no se sintiesen presionados en ningún momento. A su vez, consideraba la música como un método de relajación, una forma de vida por llamarlo de alguna manera. Por lo que forzar las cosas, en su opinión, no era una opción factible.

- Ara Malikian, sí, tenemos bastante de él.  Si mal no recuerdo también hay una edición de vinilo por si quieres acompañarlo con eso. – Dado que Lluna era muy dada a ese tipo de formato, se sentía casi en la obligación de contárselo.

Caminó por la tienda seguido de cerca por Lluna hasta situarse en el mostrador, donde sacó una carpeta donde podían leerse los diferentes títulos de compositores, cantantes, músicos o bandas entre otras muchas categorías. Steven siempre había preferido el método tradicional y muggle. Y en ocasiones echaba de menos tener un ordenador, pero no cabía otra opción en un lugar como aquel por mucho que le había insistido al dueño de la tienda en ello.

- Tenemos varios discos con colaboraciones o de especiales de versiones de la música clásica y también CDs propios de Ara. – Miró la lista con detenimiento ayudándose del dedo índice. – Hay un vinilo, por si te interesa. – Siguió mirando. – Sí, también hay DVD. Hay dos ofertas además. – Elevó la vista para mirar a Lluna directamente a la hora de explicárselo, ya que de estar demasiado pendiente de la lista que tenía ante sus ojos, de decir algo la chica, no se enteraría de la mitad. – Hay un set del disco de 15 con CD, DVD y Blu-Ray y sale por veinticinco galeones. Y luego tenemos una edición especial de Box Set del mismo disco que se quedan en dieciocho galeones e incluye dos CDs, dos DVDs y un Booklet con información de Ara, del concierto del quince aniversario que hizo en España y bastantes fotografías. El set es muggle y son imágenes sin movimiento pero tenemos otro que lo tendrías aquí en cinco días hábiles y te incluye las imágenes con movimiento. Pero ese se nos acabó hacer un par de días y aún no nos han llegado más. – Al parecer aquel hombre se había ganado su fama también en el mundo mágico con el paso de los años y era algo que a Steven le parecía realmente interesante. Pues por muy magos que fuesen, seguían admirando a los muggles en muchos sentidos.

Una sonrisa ocupó su rostro cuando Lluna habló de ofrecerle ayuda a la hora de organizar los discos. ¡Siempre era bienvenida una ayuda como esa! ¿Cómo negarse? Era un trabajo bastante monótono y que resultaba tedioso y aburrido, por lo que no pensaba rechazar la ayuda de la chica y más cuando así el trabajo no sería tan aburrido como tendía a serlo.

- ¡Claro! – Contestó muy animado. – En cuanto acabemos la clase hacemos una visita a la trastienda y me ayudas con los discos y, te puedes llevar hasta dos de regalo por ayudarme. Como si fueran horas pagadas. – Rió. Aún no eran productos catalogados y no estaban en el inventario, por lo que su pérdida no era un gasto. A su vez, su pérdida uno era un gran gasto ya que ninguno tendía a superar los cinco galeones y la mayoría se encontraba en torno a los dos y tres galeones. - ¿Te parece si acabamos la clase y nos ponemos con esto? Antes acabemos con la guitarra, antes tendrás tus CDs de segunda mano. – Le propuso con la misma sonrisa en el rostro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.450
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.