Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Compras, cotilleos y curiosidades. [Amelia Bones]

Invitado el Dom Oct 02, 2016 11:26 pm

Después de un fin de semana interesante y relajante en el cual había vivido cosas fuera de lo común, me esperaba mi cruel regreso a Londres. Era una ciudad hermosa, llena de vida, diversidad y cosas muy interesantes, pero vivir aquí y hacer todo de a diario, compras, trabajo y esas cosas comenzaba a aburrir. Salí de mi trabajo y necesitaba pasar por la zona de comercio donde había un sin fin de puestos, tiendas de todo tipo y lugares donde podía encontrar cosas que necesitaba para mi departamento. Caminé con la sombrilla en la mano pues parecía que ese día quería llover. Londres es la ciudad del clima loco, pues en 5 minutos puede cambiar de estar nublado, a llover, después sale el sol y de nuevo se nubla. Así que ese día otoñal con hojas cayendo por todas partes, viento frío, y una brisa de pequeñas gotitas anunciando la lluvia parecía ser uno más del montón.

Caminé hasta llegar a una avenida donde los autobuses recogían a los muggles, y los llevaban hacia sus destinos. Tan complicados y tontos como animales, pues en todo éramos superiores a ellos. Llegué a un lugar donde parecían vender cosas útiles, entre y cosas raras había por todas partes. Era una tienda donde podías encontrar de todo, desde cosas de aseo personal, comida, medicamentos, pan, un lugar con todo revuelto. Necesitaba comprar algo de jabón para baño y para cabello, pero me pareció raro ver a unos patitos de hule.

Lo tomé entre mis manos mientras lo echaba al carrito, pues parecía extraño. Pase por el pasillo de detergentes y tome algo para lavar la ropa. Después me dirigí a tomar de un refrigerador grande un par de botes de leche y detrás de eso, pan. Todo parecía estar bien y a la perfección, me dirigí hacia la caja donde cobraban y me apresure a tomar mi cartera, la cual contaba con un pequeño hechizo de expansión, así que al abrirlo se escucho un alboroto. -Pff.. Pues parecía que los galeones de oro que llevaba dentro se habían regado por todo el interior, así que sonó como si hubieran robado una maquina donde cambiabas monedas. La gente volteó a verme, y la cajera hizo una expresión un tanto, rara..

-¿Se le perdió algo? Dije un poco molesto, mientras ella sorprendida por mi contestación volvió hacia su trabajo. Cobró todo rápido y salí del lugar para dirigirme hacia donde vivía, tome las bolsas, y algo cayo y reboto en la banqueta, para caer en la calle húmeda por la lluvia. Un chillido fuerte sonó, y cuando miré a ver que se me había caído, mi patito de hule estaba completamente aplanado, pues un autobús había pasado por encima...
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 07, 2016 8:17 am

Oh Londres, hermosa por su renombre… O, al menos, eso es lo que diría cualquier turista. Amelia ya llevaba diecisiete años viviendo en esta ciudad y, aunque naciera en ésta, no le gustaba en absoluto. La única razón por la que Lia estaba disgustada era que casi siempre llovía y la lluvia era todo lo contrario a la esencia de Amelia. Ella era alegría, luz, fuerza… Y la lluvia era agua, tristeza, desgana. Pasear por las calles de Londres no era algo habitual en ella, pero quería comprar unos libros antes de volver a Hogwarts.

La suerte de Amelia era que conocía las rutas de los autobuses y aunque detestara el tiempo, viajar en uno de ellos aliviaba ese mal estar que tenía. Buscó un asiento libre al lado de la ventana y observó el panorama que la rodeaba hasta llegar a su destino. Apretó el botón para indicar que la siguiente parada quería bajar y, al hacerlo, casi se cae. - Maldita sea… – Se mordió el labio, el autobús se fue y Amelia se fijó que al lado suyo había algo aplanado. - ¿Eh? – Levantó la mirada y observó a una persona que estaba mirando hacia donde estaba ese objeto. - E-es… ¿T-tuyo? – Preguntó mientras lo cogía y se levantaba para poder ofrecérselo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 07, 2016 8:31 am

En realidad no era que el patito de hule fuera demasiado importante para mi, solo lo compre por curiosidad, y ya esta. Ni modo, tenía que pasar de largo ese incidente y dirigirme hacia mi ajetreado viaje. Una voz interrumpió mis pensamientos, una joven tenía en la mano el patito aplastado preguntando que si aquello era mío. La miré y simplemente esboce una sonrisa un poco alegre, no sabía si lo quería de vuelta, pero no iba a ser mal educado y la dejaría con la mano estirada delante de mi.

-Se me cayó, muchas gracias. Lo tomé con la mano intentando arreglar la forma tan singular que había adoptado aquel pato, pareciera que el pico estaba inclinado de tal manera que tocaba sus patas. La miré para dedicarle una sonrisa amable y le di las gracias. -A decir verdad, no lo iba a tomar pero como te tomaste la molestia te doy las gracias.. Dije, pero algo se nos había olvidado, el día era lluvioso y los autobuses pasaban constantemente, la lluvia acrecentó y quise abrir mi paraguas pero se había atorado el seguro, así que fue difícil abrirlo, a decir verdad, fue imposible.

Mire a la joven un poco avergonzado, pero que mas daba, no podía tenerlo todo pues parecía que ese día sería más húmedo de lo normal. Justo había comenzado a creer que hasta ahí había llegado mi mala suerte, cuando repentinamente un autobús levanto una ola de agua que nos mojó completamente. Con la mirada agachada soltando un resoplido aceptando el destino volví a mirar a la joven, pues su cabello estaba completamente sobre su rostro debido al agua que nos había impactado. -Pensé que me iba mal, pero ya veo que a otros les va peor. Dije mientras soltaba una carcajada...
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 07, 2016 11:33 am

Con una sonrisa negó con la cabeza, realmente no fue nada recoger ese objeto. - N-no es nada… – Agachó su cabeza y se levantó cómo pudo, el golpe le había dejado las rodillas adoloridas. Se limpió y antes de que la atropellaran se subió a la acera, al lado del hombre con el que estaba hablando. Las mejillas de Amelia se volvieron de color rosado por el comentario del desconocido, realmente era muy amable. - O-oh… N-no lo sabía… P-perdone… – Bajó su mirada y empezó a jugar con los dedos algo nerviosa. Se sentía mal por ver a ese pato de plástico aplastado, pero recordó que conocía un lugar en dónde podía comprar otro si él gustara. - Y-yo… Conozco una tienda en dónde hay varios patos cómo ese… De muchos colores. I-incluso hay de disfrazados… – Levantó la mirada avergonzada. - Si quiere, le puedo indicar el camino… Seguro encuentra uno que le guste. – Ella se compró uno hacía tiempo de color rosa con unas gafas de sol, le hizo gracia y ahí sigue, en su habitación.

Otra cosa que Amelia odiaba de Londres eran esos momentos en los cuales te mojan por completo. La mayoría de personas tenían cuidado con respecto a los charcos, pero otros pasaban completamente de los demás y hacían lo que les placía. Cuando escuchó al hombre hablar no pudo evitar estornudar, seguro que iba a coger un catarro. - S-siempre tengo mala suerte con estas cosas… – Murmuró mientras se apartaba su pelo mojado de la cara, el karma la odiaba, estaba segura de ello.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 07, 2016 11:02 pm

La chica parecía amable y en esos momentos sentía como si la culpa se la hubiera adjudicado intentando compensar el hecho de que ese patito nunca llegaría a ser el mismo de nuevo. Sonreí ante el sonrojo de la chica, pero me parecía algo dulce solo esbocé una sonrisa pero no fue necesario que llegará a llevarme a comprar a un lugar algo que no necesitaba en realidad, pero no quería hacerla sentir mal. -Sabes, suena una buena idea, digo ahora que estamos empapados no hace falta la sombrilla. Dije mientras la cerraba de nuevo para después hacerle una seña para caminar.

-¿Entonces, vives aquí en Londres? Pregunté mientras la observaba con detenimiento caminando por la acera. El viento comenzaba a soplar un poco más fuerte, y de repente una sensación comenzó a invadir las calles de Londres, la gente corría a meterse a los locales y sus casas, pues parecía que se avecinaba una tormenta. Las nubes llegaron de una manera inmediata, algo demasiado inusual, sentía como si toda la felicidad del mundo se hubiera esfumado. -Que extraño.. miraba el cielo con detenimiento.. La miré y simplemente algo no andaba bien por aquellos lugares..

-Sabes, si nos apresuramos podríamos llegar a una avenida en la cual hay una plaza con un pequeño quiosco, podemos refugiarnos de la lluvia. Le dije mientras la tomaba del brazo para llevarla un poco apresurado, saqué mi paraguas, y por si las moscas mi varita se encontraba en mi pantalón lista para usarse..
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Oct 11, 2016 8:27 am

Estaba bastante sorprendida de que ese hombre aceptara ir a comprar los patitos con ella, pero sonrió con timidez y asintió. - Sí, ahora creo que lo único que nos podría servir la sombrilla es de escondernos de que no se rían de nosotros. – Rió un poco, la verdad era que si ella viera a dos personas mojadas de arriba abajo aguantaría las ganas de reírse. Miró al chico y se dio cuenta que había accedido a acompañar a una persona que ni sabía su nombre. - Por cierto… S-soy Amelia. – Hizo una pequeña reverencia y extendió su mano para saludarlo cómo debía. - Aunque me suelen llamar Lia o Ame, es más corto y más fácil. – Que tampoco es que su nombre fuera tan complicado, pero la gente solía acortar los nombres para su mayor facilidad.

Empezó a seguir al chico y asintió ante su pregunta, por desgracia llevaba ahí viviendo toda su vida. - Sí, nací aquí. No es una ciudad muy bonita… Pero es en la que me crié. – Encogió los hombros y siguió caminando. - Y… ¿Usted? – No sabía si ese hombre se sentiría ofendido si no lo trataba de usted, pero por si las moscas ella prefería seguir así hasta que él le dijera lo contrario. Ladeó la cabeza cuando escuchó al desconocido. - ¿Extraño? – Miró al cielo y no entendía nada, solo veía nubes y más nubes.

Parpadeó un par de veces y sin saber cómo reaccionar se dejó llevar por el hombre. - ¿Refugiarnos? – No entendía muy bien lo que se refería, pues cómo ya estaban mojados no hacía falta refugiarse de la lluvia. - Ya estamos mojados, no creo que empeoremos… ¿No?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Oct 12, 2016 9:01 am

Era demasiada extraña la atmosfera en la que nos encontrábamos, raramente un mago podía percibir estos cambios, había dos tipos de situaciones que podían suceder. Alguien quizás había encantado la atmosfera de Londres mediante un encantamiento de clima, o.. una criatura mágica que tiene influencia sobre esta se encuentra cerca. Las únicas criaturas que conozco que pueden hacerte sentir como si por dentro llevaras una tristeza enorme dejando un vacío de felicidad eran...-Dementores.. Dije pensando en voz alta, mientras llevaba a la chica del brazo.

¿Se encontrarían buscando a alguien? Era mi pregunta, pero si nos topábamos con ellos no dudaran ni un segundo al acercarse. Así que por si las moscas apresuré el paso con la chica, en realidad no sabía si era una bruja o no, pues nadie va gritando por todas partes eso.. La miré de reojo un poco preocupado, pero a lo lejos se encontraba una pequeña plaza, con juegos, bancas, pero en medio había un pequeño quiosco. -Refugiémonos de esta lluvia. Escuche a la chica decir que no tenia ningún sentido.. -Lo sé, en realidad no nos refugiamos de la lluvia.. Dije preocupado..

-Mira, debemos de tener cuidado, espero no te parezca extraño que... Tomando mi varita del bolsillo mientras hablo.. -Esto será necesario.. verás no se si... Trataba de explicar, pero si la chica era muggle no entendería por mas explicaciones que le diera. El lugar comenzó a ser lleno con un viento fuerte, en el suelo el agua comenzaba a congelarse, respirábamos helado...-Aquí vienen... pero.. no puedo conjurar un patronus... Dije con angustia...
avatar
InvitadoInvitado

Rowena Ravenclaw el Jue Nov 24, 2016 12:40 pm

TEMA CERRADO

Debido a una inactividad prolongada y tras no haber recibido respuesta sobre la inactivación o activación de este tema, se procede a cerrar por abandono.

En caso de querer recuperarlo, contactad con un miembro de la Administración.

Atte: La Administración de Expectro Patronum
Admin
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Marion Cotillard
Edad del pj :
Ocupación : Fundadora de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Águila
RP Adicional : -
Mensajes : 790
Puntos : 30
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.