Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Se hace camino al andar [Priv Niobe]

Invitado el Dom Oct 09, 2016 8:53 am

Recuerdo del primer mensaje :

Amaneció despejado, incluso desde el eternamente encapotado Londres, y a Riza no le hizo falta más señal para ponerse en marcha. Se había tomado el día libre para dedicarse a su hobby y alejarse un poco del mundo y, con el equipamiento listo desde la noche anterior, nada más acabó de vestirse emprendió el camino desde Hogsmeade. Ese día le esperaba una ruta sencilla pero larga, unas cuatro horas de camino y paisaje. Nada de papeleo, nada de muggles, nada de traidores a la sangre; solo ella, su varita y los paisajes de la bella Inglaterra mágica. Llevaba demasiado tiempo sin salir de la ciudad y ya iba siendo hora de estrenar las nuevas botas que se había regalado con el primer sueldo: aislantes, transpirables y absurdamente cómodas, además de a la última moda mágica. Que se rieran los muggles, con todo su equipamiento de plásticos, telas y cosas raras.

De hecho, una de las razones por las que solía elegir Hogsmeade para empezar las rutas era la total ausencia de muggles. Estaban todos demasiado pelmas en el ministerio con lo de "no llamar la atención" y ella se negaba a vestirse como un muggle: prefería mil veces sus pantalones de equitación, su camisa blanca y un chaleco oscuro. Y si no fuera porque estaba recuperándose de un cólico, también se habría llevado al caballo de su tío.

Como era habitual, le costó casi media hora de camino conseguir relajarse y empezar a olvidarse de su trabajo, pero para entonces pudo centrarse ya en el mapa y la brújula mágica que llevaba encima. Lo más normal habría sido encantarla para que le marcase el rumbo, pero eso le habría quitado gran parte de la gracia al asunto y, con la varita encima, no tenía demasiado miedo de lo que pudiese encontrar.

Fue por eso que, cuando oyó lo que parecían pasos bastante cerca del camino, sacó la misma y se decidió a investigar. No había demasiadas criaturas peligrosas por allí cerca, no mientras no la cabreasen a ella.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Oct 27, 2016 5:53 pm

Desde el punto de vista de la noruega, Riza era muy infantil, o lo parecía por sus absurdos "ataques", aún cuando la "discusión" parecía haber terminado, Riza insistía en quedar por encima o al menos en simplemente a hacer quedar por debajo a Niobe. Quiso reírse cuando le llamó salvaje, pero su asombro fue aún mayor que la gracia que le hizo aquello así que no dijo nada. ¿Para qué? No sabía cuanto iba a tener que aguantar con ella ahí hasta que pudieran salir de aquel camino y si replicaba y seguía con el mismo cuento (el cual ella cientos de veces seguía) no terminarían nunca, porque desde el punto de vista de cada una, la otra siempre estaba equivocada y seguirían "argumentando" entre insultos baratos y absurdos y sería un no acabar, así que ésta vez decidió ser sensata y con mucha fuerza de voluntad, no le siguió el juego...por el momento al menos.

Quiso continuar con su camino pero al igual que la rubia, toda su atención se centró en aquel peludo arácnido el cual ella no consideró tan grande. Al menos no lo era para su especie y consideró que la rubia fue algo exagerada.—  Oh.Veo que a alguien no le gustan mucho los arácnidos. Es raro, ya que en el fondo no os diferenciáis demasiado.— Y aquí asomó aquella actitud que parecía reclamar en la rubia solo que ahora ella actuaba así, parecía irresistible aquel impulso de las pullitas mutuas entre ellas.

Mantuvo su mirada fija en aquel arácnido hasta que desapareció. Cualquiera habría dicho que era raro la forma en la que sonrió al verlo, pero es que necesitaba ver alguna criatura mágica más allá de aquellas tan aburridas e inofensivas, aunque apenas fuera por escasos segundos. Lo que luego le hizo extrañarse porque no creía que estuvieran en lo más hondo del bosque como para encontrarse una criatura así, y lo más raro aún, estaba sola y pocas veces solían estarlo.

Ya, pues será mejor que no nos topemos con una "aumentada" de verdad, verás la poca gracia que te hace. Será mejor que avancemos.— Comentó poniéndose de nuevo en marcha con un rostro algo serio, pensativa por lo que acababa de ver.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 28, 2016 8:44 pm

Riza apretó los puños, incapaz de contenerse la frustración cuando sus palabras no surtieron el efecto esperado. Había esperado ofenderla, enfadarla quizás, incluso la perspectiva de un duelo no la desagradaba. ¿Pero que Niobe se diera media vuelta y se largara? A punto estuvo de gritarle que a ella, a una Beckett, nadie la ignoraba, nadie le daba la espalda, pero se contuvo a tiempo y, con la expresión más digna que pudo conseguir, siguió adelante. Si Niobe pensaba ignorarla ella iba a devolverle el favor.

Bien pensado, aunque si lo analizaba con frialdad Riza sabía que estaba perdiendo el tiempo al intentar razonar con alguien de ascendencia muggle, la actitud de esta la irritaba demasiado. Con cualquier otra persona Riza habría terminado el asunto mucho antes, pero había algo en la noruega capaz de irritarla y acabar con sus nervios. Era un asunto personal y, aunque no dudaba de su superioridad mágica (al fin y al cabo, era una Beckett), se negaba a ceder a esos impulsos. Esa era una batalla distinta.

Pero el silencio de Niobe no duró demasiado, aprovechando su remarque hacia las arañas para meterse de nuevo con Riza. Ella nunca había oído usar a ese insecto particular como insulto, pero se limitó a fruncir el ceño y encogerse de hombros.

-Son los estrategas de entre los insectos, solo que no me gusta tener una tan grande tan cerca. –Masculló, evitando tropezar con un tronco de milagro y girándose cuando Niobe mencionó lo de las arañas mayores. Debía ser un farol, pero solo por imaginárselo ya empezaba a sentirse algo incómoda. Las decenas de arañitas que rodeaban el suelo no ayudaban mucho y Riza se vio obligada a cortar varias telarañas para avanzar.

-Estamos en Inglaterra, aquí no hay acromántulas. –Le dijo a Niobe, iluminando un árbol con la varita. Extrañamente no había nidos, ni aves ni ardillas. Era como haber cambiado completamente de bosque y eso, junto a la charla, la tenía un poco más nerviosa y más pálida que de costumbre. No había acromántulas, pero de haberlas, a ellas la marca tenebrosa no las iba a amedrentar.

avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.