Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Everybody's talking [O.]

Invitado el Miér Oct 12, 2016 3:38 pm

Después de dejar la bolsa de viaje en su habitación, bajó a la parte principal y pública del Caldero Chorreante. Al día siguiente tendría una sesión fotográfica en la tienda de Artículos de calidad para el Quidditch con una de las chicas de las Arpías de Holyhead. Ya tenía algo de experiencia en las sesiones fotográficas y sabía que eran días largos y agotadores, por lo que había preferido pasar la noche de antes y la del día de la sesión fotográfica en el Caldero Chorreante, no quería cansarse más de la cuenta.

No contaba con que su estancia allí se filtraría en alguna revistilla de cotilleos y atraería a fans a verlo. Los primeros minutos no fue para tanto, había unas cuatro o cinco personas que se habían acercado a él para hablar, pero conforme pasaba el tiempo el lugar se iba llenando de más y más gente, e incluso de periodistas y fotógrafos que habían aprovechado la ocasión para ver cómo se comportaba con sus fans. A él todo eso le daba un poco igual, era agradable con sus fans y no iba a decirles nada maleducado, tampoco le importaba mucho lo que los reporteros pudieran escribir de él porque esas revistas de cotilleos nunca le habían quitado el sueño. Pero sí que era molesto.

Había notado que algunos de los huéspedes se fueron entre quejas a sus habitaciones, Ludo comenzaba también a cansarse de todo eso, pero no tenía forma de escapar de esa situación sin montar un espectáculo, y a él no le gustaba dar espectáculos. Su mirada se cruzó con la de la chica que tan amablemente le había dado la llave de su situación y fijó los ojos en ella. Le quería decir: ¡Socorro! Echa a toda esta gente de aquí, haz algo. Pero no podía gritar eso delante de todo el mundo, por lo que se dedicó a mirarla con una sonrisa algo perturbadora, con suerte ella entendería qué era lo que le quería decir y echaría a toda esa gente del bar, o lo sacaría a él de allí, cualquier cosa.

Si no tenía suerte, tendría que hacer de tripas corazón y aguantar entre ese mar de gente hasta que se cansaran de hablarle y de pedirle fotografías y autógrafos y se fueran. A veces parecía que los fans no recordaban que, por mucho que fueran famosos, eso no significaba que no fueran personas que también necesitaban su paz y tranquilidad.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Jue Oct 20, 2016 1:13 am

Llevábamos una semana en el Caldero Chorreante bastante completa. No dejaban de reservarse habitaciones, tanto para pasar largas temporadas como para pasar una noche. Nuestro comedor estaba lleno y la barra rara vez tenía un hueco libre. Lo cual era perfecto, pues se traducía en mayores ingresos.

Poco tiempo pasaba por ahí, muchas veces me limitaba a sentarme en la barra y charlar con algún que otro cliente. Siempre y cuando éste fuera de interés. En otras ocasiones me limitaba a charlar con Natalie, no podía haber mayor placer que ver como una antigua compañera trabaja para ti. Pero ese día era un caos. Había contratado a una recepcionista bastante cortita...había sido alumna de Hufflepuff, no podía esperar más de ella. Estaba desbordada, pero no tenía más trabajo que hacer por hoy, o eso es lo que yo imaginaba.  

La susodicha, que se llamaba Clothilda, se encontraba a un lado de la barra, observando a lo lejos a uno de nuestros clientes más famosos en ese día. Estaba completamente embelesada a pesar de casi doblarle la edad. En una burbuja tal estaba, que no prestaba atención a los clientes que a su lado pasaban farfullando pestes por el escándalo que allí había. Y cuando el famoso en cuestión comenzó a mirarla con aire perturbador, ¿qué creéis que hizo? Pues saludarle como una grupi más. Se había terminado de enamorar y en su mente sólo había pajaritos preñados en estos momentos.

Por suerte o por desgracia de nuestro famoso y su fan número uno, para mi no fueron mudas las quejas del resto de clientes. Algunas palabras mal sonantes pude escuchar en el pasillo. - Por favor, no lo tomen en cuenta, ahora mismo solucionaré este inconveniente. Como disculpa esta noche la cena correrá a cargo de la casa. - Tuve que disculparme, sí, disculparme YO. Y encima regalar una cena...esto iba a terminar mal, muy mal como no se solucionara pronto.

Descendí las escaleras desde la primera planta. - ¿Qué está pasando Clothilda? - Despertarla de su ensimismamiento no resultó complicado, la mujer cambió su mirada embelesada por una más avergonzada. - Han aparecido muchos periodistas y fans de repente. Ludovic está firmando autógrafos y posando….está tan guapo. - Se explicó volviendo a mirar al jugador. Negué con la cabeza. Que alguien de mi edad tenga que traer a la realidad a una mujer que podría ser mi madre tiene tela. - Lo primero de todo, es un cliente, para ti el señor Bagman. - Mi tono fue más serio que antes. - Segundo, si no estuvieras tan embelesada te darías cuenta de la realidad de la situación. Un comportamiento así pone en riesgo tu puesto. - Su cara por fin volvía a ser la de siempre, un ápice de temor a perder el empleo era lo mejor que podía darme en esos momentos.  No dejé que abriera la boca, tenía asuntos que atender.

Saqué mi varita y conjuré un sonorus hacia mí. - Por favor, ¿pueden atenderme un instante? - Mi voz resonaba con fuerza en la estancia. Un silencio se produjo casi al instante. - Entendemos el fulgor que causa la presencia de tan célebre jugador, sin embargo este es un local en el que muchas personas vienen a descansar. Así que les pido amablemente que bajen el tono y que abandonen el local. La estrella también tiene que descansar. - Intenté ser todo lo amable posible. Si se me permitiera comenzaría a lanzar cruciatus a diestro y siniestro, junto a algún avada y saldrían todos corriendo. Pero eso alejaría a los clientes y no es lo que queremos. No si quiero seguir teniendo mis caprichos.

Con el conjuro ya retirado me acerqué a Ludovic Bagman. - Por favor, acompáñeme, su habitación ya está lista. - Falso, él ya había estado en su habitación. Sin embargo, ¿qué iban a saber el resto? Sólo tenía que lograr que se marcharan y la paz volvería a mi establecimiento. Eso era lo que me importaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.