Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Tiempo de Calidad (privado)

Invitado el Vie Oct 14, 2016 2:08 am

Recuerdo del primer mensaje :

Lexie miró nuevamente la carta y luego a su madre, luego a la carta y así un par de veces. Cuando estaba con papá se daba el lujo de pedir todo lo que le diera la gana; de hecho la última vez había pedido helado, batido y tarta... no había terminado la última, pero había devorado todo lo demás. Con mamá era otro asunto, porque mamá no quería que comiera demasiada azúcar ni demasiadas porquerías en pos de su salud física y la de sus dientes.

Suspiró, todo en la carta se veía delicioso y quería un poco de cada cosa, pero dudaba que fuera a salirse con la suya haciendo ojito. Funcionaba con papá, con mamá... no, porque ella ya era inmune desde que Lexie tenía cinco años.

—Quierooooooooooooo... —canturreó bajando la carta—. Un emparedado de pollo y un jugo de naranja.

Miró orgullosa a su madre, estaba segura de que era una buena elección.

Ese fin de semana había salido con ella, en principio porque tenían que hacer algunos recados juntas, cosas como ir al médico y actualizar algunos papeles. Por la mañana todo había sido trámites y cosas aburridas, pero ahora en el almuerzo empezaría el momento de calidad para estar juntas. Seguro mamá querría ir de compras y llenarla de vestidos y adornos para el cabello, y luego Lexie haría berrinche para ir al Callejón Diagon y comprar libros y quizás ver cosas de Quidditch, era una rutina bien estudiada para las dos.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 21, 2016 1:42 am

Charlotte se sonrojó cuando Lexie la llamo modelo, le encantaba probarse atuendos, al fin y al cabo sabia que era una mujer atractiva y le gustaba lucir vestidos elegantes cuando no tenia su uniforme del Ministerio.

Abrió sus grandes ojos mientras escuchaba a Lexie, le fascinaba cuando su hija desvariaba, Steven solía hacerlo, pero sabia que la pequeña había sacado su forma rápida de hablar.

- Ay Lexie, eres hermosa!- Exclamó en tono alegre mientras abrazaba a la pequeña niña. - Haremos esto, vamos al Callejón Diagon y compramos una linda escoba para ti, sólo si me prometes que no te vas a meter en líos - sonrió y miró a Lexie seriamente.

- Libros luego, hay un libro nuevo sobre criaturas mágicas que te encantará - dijo entusiasmada.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Oct 23, 2016 2:15 am

—¡No me meteré en líos! —prometió exaltada—. Jamás. La usaré siempre cuando esté cerca de un adulto o un profesor, y será en el campo de Quidditch y no me dejará desafiar por nadie. Seré responsable, lo juro.

¡Tendría una escoba! Tuvo que hacer un gran control mental para no estallar de emoción en ese momento, aunque claro, se colgó de la mano de su madre mientras iba dando saltos hasta que llegaron al Caldero Chorreante. Como era de esperarse, muchas miradas se dirigieron a Charlotte, pero muchos conocían a su padre y tenían la decencia de mirar hacia otra parte, otros se ganaron miradas de odio de Lexie.

Su madre abrió la puerta hacia el callejón y una vez que el agitado camino quedó ante ellas, Lexie casi salió disparada arrastrando a Charlotte de la mano. Había varios lugares dónde ver escobas, pero ella ya tenía identificado uno en especial en dónde conseguir una si acaso se daba la suerte de que alguno de sus madres accediera a regalarle una. No necesitaba una escoba profesional ni una muy veloz, quizás y hasta podía conformarse con un modelo viejo, nada podía ser peor que las que les daban en la escuela.

Entraron a la tienda que Lexie quería, había muchos niños con sus padres viendo los diferentes modelos.

—¿Puedo elegir la que yo quiera?


avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Oct 23, 2016 3:24 am

Charlotte soltó una carcajada ante las promesas de Lexie, su hija siempre estaba metida en algún problema, aunque no lo buscara, pero ella amaba darle con todos los gustos. Así como su padre lo hacia con los dulces, Charlotte compraba escobas, o eso parecía.

Al entrar al Callejon Diagon, tuvo que caminar a paso largo, ya que Lexie la llevaba arrastrando. Movió su cabeza, su hija estaba muy interesada en su futura escoba, y ella no era quien para negarsela.

-Lexie, cálmate un poco!- exclamo y sonrió a algunos de sus colegas que se encontró en el camino, hasta que llegaron al local que la pequeña tenia en mente.

-Claro que si, será tu escoba- le dijo a la pequeña, mientras se agachaba un poco para besarle la mejilla. - Elige bien, una bella escoba para una bella niña- murmuro en el oído de Lexie.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Nov 07, 2016 11:58 pm

Lexie estaba demasiado emocionada como para contradecir a su madre, porque no iba a decirle que no quería una escoba que fuera linda, quería una escoba que fuera funcional... aunque no mentiría, quería una escoba que al verla la gente se quedara sin aliento, y sólo con verla el capitán del equipo de Quidditch le pediría que entrara... Ok, eso no pasaría, pero tenía permitido soñar.

Soltó la mano de su madre para recorrer la tienda y encontrar un encargado, y cuando esa pobre alma le preguntó qué necesitaba, Lexie lo bombardeó a preguntas. Quería detalles sobre todos los tipos de escobas que había en esa tienda, quería la velocidad, el tirón, la madera, el costo, la vida útil, todo. Era hija de su madre, por tanto no se dejaría estafar ni compraría algo sólo porque fuera de color rosa.

Eventualmente regresó corriendo hacia su madre.

—¡Ya elegí! —le dijo emocionada, las mejillas rosas por la excitación—. ¡Ven, ven, ven!

En un aparador estaba la Barrestrella XXI. No era una Saeta de Fuego, porque realmente Lexie no se permitiría ser tan extravagante, pero quería algo que estuviera cerca y no fuera un modelo viejo.

—Quiero esa, mamá.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Nov 10, 2016 2:22 am

Charlotte dejo ir a Lexie, su hija era demasiado inquieta y estaba demasiado excitada con respecto a su escoba. Sonrió tapando su boca, cuando el encargado miró a la pequeña sorprendido ante la cantidad de preguntas que le estaba haciendo. Y si, era su hija, y necesitaba saber todo sobre el producto que iba a comprar. Decidió mirar algunos artículos de la tienda, aunque no le llamaban mucho la atención, eran mas que todo sobre Quidditch y ella ya estaba grande para jugar el deporte y no le interesaba mucho. Cuando era joven, solía ir a los partidos a ver a sus compañeros y alentarlos y algunas voces a sonreír y flirtear con los del equipo contrario, pero nada más.

Lexie la sacó de sus pensamientos cuando tomo su mano y la arrastró hacia la escoba que había elegido -Lexie, cálmate un poco- rió y miró el escaparate donde decía Barrestrella XXI. Asintió con su cabeza mientras leía en las instrucciones de la escoba las utilidades que tenía.

-Crees que es la adecuada para ti?- preguntó a su hija y apoyo su mano sobre el hombro de la pequeña. - Bueno, creo que si tu crees que es la que necesitas, llevamos ésta- sonrió al encargado y tomó la mano de Lexie mientras se dirigian hacia el mostrador principal.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Nov 11, 2016 12:29 am

Lexie no cabía en su emoción. Era como si no se le fueran a agotar las energías en ningún momento, pero es que saber que tendría su propia escoba la emocionaba como pocas cosas en la vida.

Vio al hombre envolver la escoba, colocarle los precintos adecuados y decirle el precio a su madre. Era un regalo costoso, es que las escobas en sí no eran objetos baratos a fin de cuentas, pero su madre no titubeó a la hora de sacar los galeones de su bolso y entregar la cantidad que se le pedía. Lexie se sintió llena de amor hacia su madre, porque no era sólo que obsequiara algo que ella quería, es que confiaba lo suficiente en ella como para concederle es deseo. Y Lexie era una niña que apreciaba la confianza de sus padres por encima de todas las cosas, decepcionar a cualquiera de los dos era inaceptable.

El encargado le entregó el recibo a Charlotte y la escoba a Lexie, quien la estrechó contra su pecho dando saltitos.

Al salir de la tienda se arrojó a los brazos de su madre con escoba y todo.

—¡Gracias gracias gracias! ¡Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaa! Me portaré bien, lo prometo. Y tendré las mejores calificaciones en el colegio, y no me meteré en problemas, lo juro.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Nov 13, 2016 10:50 pm

Charlotte sonrió al encargado, mientras el hombre colocaba los precintos necesarios y los hechizos de contención a la escoba. Saco de su bolso los galeones para pagar la escoba con alegría, pues sabia que era algo que Lexie quería con todas sus fuerzas y a ella le encantaba complacer a la pequeña. No sabia si a Steven le agradaría que su hija montara en una escoba todo el dia, pero Charlotte siempre era la mala de los dos, ya que era un poco mas estricta con Lexie, asi que había que reivindicarse con la pequeña demonio.

Al salir de la tienda, rió a carcajadas cuando Lexie la abrazo, amaba los abrazos de su hija y estrecharla contra su pecho. Aunque casi le saca un ojo con la escoba, Charlotte la contuvo y le dio miles de besos en la cabeza y luego uno en cada mejilla. -Mas te vale que no te metas en problemas, sino tu padre nos retara a las dos- sonrió tocando la punta de la nariz de Lexie.

Miro su reloj y se dio cuenta que la pequeña debía volver a Hogwarts. Tristeza la invadió de inmediato, pues extrañaba a Lexie horrores y su departamento estaba muy vació sin la niña dando vueltas y queriendo saber de todo un poco. -Mira la hora que es- dijo con angustia y sus ojos se llenaron de lagrimas, odiaba tener que decirle adiós a Lexie.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.