Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

HALLOWEEN 2016 - Fiesta de adultos

Cuenta de Ambientación el Vie Oct 14, 2016 11:16 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Como cada año, el Ministerio de Magia organizaba una fiesta de Halloween para todos aquellos que quisieran acudir sin necesariamente trabajar en este lugar. Todo el Mundo Mágico tenía la oportunidad de acudir a esta fiesta, desde niños menores de 11 años que aún no estuviesen en edad de acudir a Hogwarts a aquellos que ya habían terminado sus estudios y ahora tenían un trabajo o pasaban la mayor parte del tiempo en la Universidad.

Todo el Mundo Mágico estaba entusiasmado por la celebración de esta fiesta donde, a diferencia de otros años, no se preveía ningún altercado. Los Mortífagos parecían haber desaparecido del mapa, los ataques a muggles habían finalizado y las desapariciones ya no eran el foco de conversación de muchos. Todo estaba en calma en la noche más mágica del año.

El Ministerio de Magia había situado unos trasladores en su propia sede para que todo aquel que quisiese acudir a la fiesta pudiese hacerlo y es que la localización de esta era desconocida hasta que, mediante el traslador, llegabas a ella. Fueron muchos los magos que a primera hora de la noche comenzaron a hacer cola para aparecerse en el Bosque de Epping, a las afueras de la ciudad.

El bosque estaba decorado a la perfección para aquel evento. Había luces de color naranja por todas partes, árboles secos sin hoja alguna que colgase de sus ramas, pequeñas mesas redondas con siete sillas para que los magos pudiesen sentarse a conversar y tomar algo, calabazas con tétricas sonrisas, comida típica de aquella festividad, velas blancas y rojas y, lo que más llamaba la atención, eran unos esqueletos que habían cobrado vida aquella noche para servir a los invitados con sus bandejas llenas de dulces típicos de la época.

Habían sido invitados fantasmas para que amenizaran la velada y también podían verse diferentes magos ataviados con los disfraces más típicos para esta festividad. Había varios monstruos de Frankenstein, tres Condes Drácula  e incluso un par de hombres lobo que se divertían aullando a todo aquel que se cruzase en su camino. Y es que el espectáculo aquella noche estaba asegurado.

OFF: Este post permanecerá abierto hasta el 15 de noviembre y es libre de entrar todo aquel que no estudie en Hogwarts (es decir, los profesores si pueden acudir a esta fiesta). El uso de disfraces es OBLIGATORIO y la cumplimentación de retos acordados por MP no es necesaria pero conlleva una recompensa en caso de cumplirse.

Se deben tener en cuenta los siguientes puntos:
  • La fiesta está protegida por un hechizo que impide a todo muggle o mago acceder a ella por el bosque. La seguridad mágica se encarga de la fiesta en todo momento gracias a la nueva Ministra.
  • La única manera de llegar hasta la fiesta es por trasladores que se encuentran en el Ministerio de Magia y, para acceder a estos, debes estar invitado a la fiesta.
  • No haberte apuntado a la fiesta no te impide entrar en ella. Y, por el contrario, haberte apuntado no te obliga a participar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 379
Puntos : 251
Ver perfil de usuario

Elia Deveraux el Mar Oct 18, 2016 11:01 pm

Dando por el saco a Matt, Esther, Jason, Circe e Ian.
Finalmente adorando a Sam.



Halloween consiste en ponerte un disfraz sexy y ser perversa. O por lo menos eso es lo que yo creo. Esta año había decidido ir al baile organizado por el Ministerio porque se junta muchísima gente del mundo mágico y es una buena oportunidad para conocer a alguien interesante. Aunque, mi lado perverso tuvo una idea y estaba muy dispuesta a llevarla a cabo. Fue hace unas semanas paseando por Londres en un fin de semana que quedé con mis chicas para tomar algo. Un señor calvo con pinta de poca inteligencia gritaba desde lo alto de un muro cosas como que satanás quiere vernos en el infierno y no podemos hacer nada más que rezar por nuestras almas. Que risa nos dio a las tres. Pero más que risa a mi me dio una idea. La idea de disfrazarme de aquello cobró fuerza durante el mes de octubre y finalmente lo hice.  Me vestí de predicadora loca, de muy loca realmente con un vestido simple y el pelo un tanto alborotado. Salí de Hogwarts para poder aparecerme en el Ministerio. Lo hice en un callejón, como siempre, y me acerqué caminando. En un cruce tiré a pasar  y un loco salió de la nada con un coche muy rápido y no se como no terminé muerta. Vi la luz, escuché el pitido del claxon y luego... ¡Señor! ¡Gracias por apiadarte de mi alma impura!

Entré en la fiesta un tanto desorientada pero sabedora de que el Señor me había salvado por una razón, si. Tenía que avisar a todas las almas perdidas e impuras de que tiene que cambiar sus vidas de pecado. Si no llevan un buen camino morirán, y luego irán a ese lugar terrorífico que es el infierno. Decidí acercarme a dos conocidos míos, el señor Forman y Esther mi ex-compañera de trabajo. - ¡Dios os bendiga, hermanos! - Y como un sueño tuve una visión, tenía que advertirles de que el señor lo ve todo y los juzga por sus pecados. - Esther, con lo decente que tu eras, mira tu vestido... estás enseñando las tetas. - Me santigüé por ella, para que señor la perdone. - Y tu, Matt, he leído que te gustan los hombres. ¿Por qué? ¡Virgen santísima! Eres un desviado descocado. Que el señor os perdone. Solo os queda rezar... - Con ellos había un chico con el pelo completamente rojo. - Arderás en el infierno. - Me alejé de ellos haciendo la señal de la cruz con mis dedos como si ellos fuesen el mismo demonio. Van a ir al infierno si no se arrepienten.

Luego visualicé a Ian y Circe, dos de mis antiguos alumnos. Por suerte este año se habían graduado. Son el pecado personificado. Me acerqué a ellos con decisión y me santigüé de nuevo frente a ellos. - Sois dos pecadores. En especial tu, Ian. Irás al infierno con el mismísimo satanás si no cambias tu forma de vida. Debes reprimir el deseo sexual. Y tu... Eres una descocada sinvergüenza. Rezaré por vosotros en mis plegarias nocturnas. - Me alejé de ellos haciendo de nuevo la señal de la cruz sobre mi cara y me acerqué a la única persona con aura benevolente que había en la sala, Sam... no recuerdo que más. - ¡Oh, querida! Eres la viva imagen de una persona decente. ¿Quieres que hagamos algo divertido como ir a misa o confesarnos? - Le pregunté esperanzada.

Disfraz:
avatar
Imagen Personalizada : Love me
RP : 10
PB : Natalie Dormer
Edad del pj : 24
Ocupación : Profesora de Runas Antigu
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 0
Lealtad : A mi misma
Patronus : Cacaculopedopis
Mensajes : 234
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1052-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1078-mis-relaciones-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1077-cronologia-de-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1298-arcon-de-elia-deveraux

Sam J. Lehmann el Miér Oct 19, 2016 1:12 am

Con Elia Deveraux

La legeremaga se había quedado con la mirada perdida en un punto fijo, pensando con temor en el posible fin del mundo. ¿Sería un fin del mundo literal y la tierra explotaría? ¿O en plan filosófico? ¿O a lo mejor era algo más metafórico y se refería a un cambio muy fuerte que haría que la raza humana se extinguiese? ¿Y si en realidad era una invasión extraterrestre que haría que todo ser viviente de la tierra muriese pero en realidad el planeta seguiría intacto para que una nueva forma de vida evolucionase? ¿Dolerá o será un fin del mundo en plan indoloro y rápido?

De repente, en medio de su filosofía e intento de entender el por qué de la vida, una mujer vestida de lo que parecía una persona pobre, desamparada y un poco indigente, se acercó a ella. Sam la miró de arriba abajo al reconocer su cara y rápidamente la relacionó con la anterior fiesta de Halloween. ¡Sí, era ella! ¡Era aquella mujer que le había relatado con pelos y señales aquella experiencia sexual! Menos mal que su cerebro era selectivo y solo recordaba el hecho de lo que le había contado y que había sido ella, pero no el contenido sexual en su totalidad.—¡Yo a ti te conozco! —Reconoció con una sonrisa—. Nos conocimos el año pasado, pero no recuerdo tu nombre. —Confesó la chica, para luego sonreír ante su premisa y pregunta—. ¡Gracias! ¡Claro, confesémonos juntas! Tú también pareces mucho más decente que el año pasado cuando me soltaste con toda tu cara tu experiencia sexual más salvaje con un látigo y un tío que quería domarte por detrás o algo así. ¿Te acuerdas? Yo me acuerdo, por desgracia. —Puso un gesto totalmente autosuficiente ante su buena memoria de Ravenclaw. En ocasiones prefería no tenerla—. ¿Quieres confesarme algún pecado más? Soy tu confesora de confianza, podríamos hacer una tradición en donde cada Halloween me cuentes algo de ti que nadie más sepa, en plan secreto. Yo podría empezar confesándome contigo, pero creo que me mandarías directa a la hoguera y no precisamente por bruja. —Rió por su chiste. ¿Pero qué narices le pasaba? Tenía la maldita risa floja y nerviosa. Le hacían gracia las cosas pero seguía estando nerviosa por el pequeño asuntillo del fin del mundo.

¡Espera, era el momento perfecto! Sam dejó de reír. Parecía una jodida bipolar. La biblia siempre tenía tonterías de esas del fin del mundo y ella parecía fiel amante de la biblia, del Señor Todo Poderoso, Jesucristo, María, la paloma y el de los cuernos. Posiblemente se dio cuenta de que ir follándose a tíos con látigos no era sano para la vida y se hizo monja. Oye, más vale tarde que nunca, ¿no?—Oye, tengo una pregunta. ¿Tú sigues a Dios y sabes de la biblia, no? —preguntó, acercándose entonces a ella para hablar más seriamente de lo que acontecía—. ¿Sabes algo sobre el fin del mundo? ¿Dice algo Dios? ¿Es esta noche? ¿Es esta noche, verdad? —preguntó Sam con un gesto que denotaba claramente su preocupación por el tema.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 7.565
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 662
Puntos : 455
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Edward Westenberg el Miér Oct 19, 2016 9:36 pm

Con Riza Becket

Situaciones extremas te llevan a hacer cosas drásticas. Miró el polvo blanco esparcido sobre su velador, tomó su tarjeta de identificación, ahora, ¿cómo se hacía esto?. Trató de  buscar todas las imágenes grabadas que tenía de aquella sustancia en su cabeza, y se le vinieron a la cabeza desde la película muggle “Pulp fiction” hasta el libro enorme que había ojeado en la biblioteca cuando la idea se le había ocurrido.

Suspiro y comenzó con su tarjeta a generar un pequeña línea de aquel polvo “mágico”, cuando logró una a simple vista decente, se detuvo un momento. Jamás había hecho esto antes, pero ya era suficiente, es que este mes el contacto con personas había sido escaso por no decir nulo, no tenía ganas de personas, ni de nada la verdad. Para ser sinceros sólo le faltaba dejarse crecer la barba para poder protagonizar esa película muggle titulada “Cast Away” siendo su libreta donde escribía una que otra canción la sustituta de Wilson, la tan famosa pelota. Además, sólo sería una vez, nada más, quería tener ánimo, compartir con personas, conocer gente nueva, y nos sentir que a tu cuerpo recién lo habían apaleado para luego al sobrevivir ser atropellado por un enorme camión.

¿Y desde cuando que pensaba él tanto las cosas? Fue esa pregunta que lo incentivo, para no pensar nada más y acercar su nariz a esa línea blanca para inhalar profundamente.- ¡Mierda!.-  exclamó mientras se llevaba la mano a la nariz, que sensación más desagradable joder. – Y ahora ¿qué? .- se preguntó al no sentir nada, llegándose a preguntar si realmente le habían vendido cocaína o lo que acaba de inhalar era una jodida harina.

Oh…esperen.

Hormigas mutantes y eufóricas comenzaron a subir desde sus pies  y mientras iban ascendiendo por su cuerpo sentía que le comenzaban a inyectar directo a la vena energía, y cuando llegaron a su cabeza abrió los ojos sintiendo que salían de ellos ratos laser. Sí, rayos laser.

Se largó a reír estruendosamente se sentía súper mega poderoso. SE SENTÍA REY DEL MUNDO.

Todo desde allí paso muy rápido, es que todo pasaba muy rápido. Quería correr, saltar, trepar las paredes, bailar desenfrenadamente, aullarle a la luna, e hizo todo aquello mientras se ponía el disfraz que había arrendado sin muchas ganas hace unos días.

¡HOLA! ¡PERO QUE BUEN DISFRAZ! ¡ARRIBA SOLDADO! ¡PERO QUE BELLEZA! ¡AAAAU! ¡HAGAMOS FLEXIONES! ¡A MOVER EL CUERPO! ¡SALTANDO, SALTANDO! ¡ARRIBA LAS MANOS!, esas fueron sólo algunas de las cosas que Edward iba gritando por la calle hasta llegar al Ministerio de Magia. Y ni siquiera el llegar aquel tan solemne edificio lo hizo censurar su apretado pero energético estado anímico.

Llego al bosque y lo primero que hizo fue echarse a correr como loco entre los árboles, haciendo el intento de trepar a ellos, cayéndose en más de una ocasión pero se volvía a parar con el mismo ímpetu. Es que no sabía si era su idea, o los efectos del polvo blanco milagroso, pero sentía que todo el tiempo que pasaba sin moverse era tiempo perdido.

Miró hacia donde estaba la mayoría de las personas.- ¿POR QUÉ NO SE ESTÁN MOVIENDO?.- gritó con el ceño fruncido hacia ellos, para luego ir corriendo con todo el desenfreno del mundo hacia ellos, sin contar que de pronto una chica se le cruzaría por su camino y chocaría con ella, pero sus reflejos están mejor que nunca, apretado sí, pero veloces, lo que logró que la tomará de la cintura para que no se cayera.- ¡Hola guapa! ¡Me has detenido el corazón! ¡Que belleza! ¡Auuu! ¿Nos hemos visto antes? ¿Si? ¿No? Si, no, si, no. ¡Acá soldado Ed a su disposición! ¿No tienes ganas de moverte? ¡Hoy hay que moverse! ¿No te gustaría hacer algo de deporte? Correr, saltar, trepar árboles, o ¡flexiones!  ¡OH, no, no, no! ¿Habrá un lago por ahí? Nadar, nadar, nadar ¿Sabías que es considerado uno de los mejores deportes? .- comenzó a decirle atropelladamente y exageradamente expresivo. Sólo quedaba una de dos, que la chica estuviera lo suficientemente loca para seguirle el cuento, o mirarlo como si le hubiera crecido una segunda cabeza e ignorarlo. Pero esa noche nada le importaría, esa noche haría que todo el mundo moviera su culo, SEA COMO SEA.

Disfraz:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.060
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 302
Puntos : 191
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Invitado el Miér Oct 19, 2016 11:32 pm

Recogió su cabello en una coleta y refregó sus ojos ante el comentario de su compañera. ¿Cuál era la necesidad de ir como una zorra a una fiesta de disfraces? Joahnne sabía que habría más gente que en los festejos que se realizaban en el Castillo de Hogwarts pero no por ello encontrarías al amor de tu vida con un disfraz de enfermera sexy. Tal vez tenías la posibilidad de llevarte a uno a la cama, pero como hablamos de la pelirroja esta no quería nada de ello y se lo había dejado muy en claro a Melissa que solo quería fastidiarle.

-Te dije que no, no me pondré el bendito disfraz de caperucita roja.- mordió su labio conteniéndose, ni siquiera pensaba ir a aquella fiesta pero le debía un favor a Black. ¿Cuál? Ni siquiera sabría de donde se había ganado aquel chantaje.

-¿En serio irás de Bella? Ni siquiera estamos hablando de Bella de la Bella y la Bestia. Así me encantaría verte, además con tu piel te lucirías con el amarillo del vestido.-

-Melissa, me vería como una enferma porque soy demasiado pálida, el contraste… ¿Para qué discuto? Iré de la otra Bella y queda ahí la discusión. Tú ve Harley Quinn y emboba a quién quiera pero a mí no me metas en esa categoría. No estoy para esas andanzas, y lo sabes.- susurró e inmediatamente cortó con la conversación, su vista volvió al profesor y prestó atención a lo que estaba enseñando. Sí, se había perdido completamente con los desplantes de una de sus compañeras pero agradecía internamente que no siguiera insistiendo. No sabía la verdadera realidad de la pelirroja que  andaba como un potus en vida pero el decirle “mi novio me dejó por otra” parece que era una mentirilla piadosa y que espantaba cualquier interrogatorio.

------

Hogsmeade, ya estaba acostumbrada a ese lugar. No era novedoso como cuando tenías unos años menos y esperabas a que tus padres hayan firmado el permiso para recorrer los alrededores. La pelirroja suspiró sonoramente, todos anhelaban aquella noche para lucir los disfraces que habían sido pensados para la ocasión hacía bastante tiempo, ni hablar que los negocios cerrarían y podrían disfrutar con todos. Las calles no mostraban indicio alguno de que Black estuviese por allí, hasta que luego de unos cuantos pasos pudo vislumbrar un cabello engominado en exceso y… ¿Estaba brillando? Se había encargado muy bien de su disfraz y ella simplemente estaba como la tonta de Bella Swan en su versión humana, nada de vampiros ni hijos extraños que querían matarla por dentro.

-Eres graciosito.- le dedicó una sonrisa porque ya comenzaba a sentir vergüenza de su decisión.  Le abrazó y se sintió más tranquila luego de eso. Joahnne, la pelirroja que no es pelirroja en este momento, mordió su labio e hizo la cara de sufrida como la que hacía Bella en la película. Sin embargo, ella no estaba actuando. Extrañaba a Rubén y el lazo que tenía con sus padres ni siquiera progresaba.  Tal vez tomó las decisiones incorrectas pero ya se habían hecho, ya había elegido. – Tú sí que te has pasado con tu disfraz. ¿Acaso rodaste por glish?- volvió al tema para beneficiar a sus sentimientos.-Yo  me siento afortunada por encontrar al amor de mi infinita vida. Muérdeme con cuidado.- bromeó, había que tener en cuenta que hubo una etapa oscura de Joahnne en donde se había visto cada una de las películas para luego tirarlas contra Rubén buscando explicaciones. Nada en ello era bueno, es decir, quién soportaría tener una hija que luego quería ser cortejada por tu mejor amigo. ¿KEEEEEE? Y eso que la batalla donde casi el noventa por ciento del cast moría era pura ilusión. Sintió verdaderamente que su tiempo había sido robado.

Tomó su brazo y esperó para vivir ese revoltijo de estómago cuando desapareces. El Ministerio de Magia se dejaba observar a los lejos, no se separaron porque según lo planeado debían entrar juntos para que Black no sea descubierto. ¿Se creía espía? ¿Y si estaba en una misión, por qué no le decía a ella con mayor claridad lo que buscaba con entrar allí?

-Sigo pensando que esto es una locura. Además, ¿Para qué quieres entrar a esta fiesta?- susurró con cuidado para que solo Sirius escuchase su pregunta.

Tenían el tiempo suficiente para que la explicación del castaño fuese escuchada por Joahnne, el paso que definiría si su favor había sido satisfecho era ser hallados en la lista y llegar a tocar e traslador dando paso al evento que se encontraba en el bosque. Estaba todo el mundo, quitando a los alumnos de Hogwarts y unos cuantos profesores. Cada uno esperaba su turno, como aquellos dos que iban como los protagonistas de Crepúsculo.

Eran los siguientes, Joahnne sonrió amablemente y dijo el nombre de ambos. Sirius aparentó ser un idiota que buscaba algo en sus bolsillos, no tardaron mucho en ser aceptados y casi se podía escuchar el próximo suspiro de la pelirroja que ahora era castaña. No habían dado siquiera un paso hasta que la mano de uno de los funcionarios del ministerio se posó sobre su hombro.

Aguarde señorita, debe asistir con un disfraz lo detalla la invitación.-

Por instinto, la exGryffindor se cubrió sus ojos con la mano izquierda. Por poco muere de un infarto.- Es un disfraz, soy Bella Swan de la película muggle Crepúsculo. Sí, esa saga que todo el mundo detesta y se burla. Con su permiso.- la mueca extraña del hombre la hizo aumentar su vergüenza ajena. Hubiera aceptado el disfraz de caperucita roja.

Todo su entorno cambió con tan solo posar la mano sobre el traslador. No podía mentir que el bosque estaba ambientado a la perfección, si su estado de ánimo hubiese sido uno más ameno para la ocasión hubiera disfrutado desde el principio. Pero he aquí Joahnne, inexpresiva como Bella Swan. Vaya disfraz.

-Hace frío…- y es que su atuendo era horrible, unos jeans azules junto a unos tennis negros dejándola ya con el letrero de “no me he preocupado en nada, solo en que mi presencia cumpla con su parte”. Ni hablar que llevaba una camiseta de tirantes grisácea y encima de esta otra camisa. No obstante, ella había llevado ropa interior pero no estaría sintiendo su bracier. Pasó su mano sutilmente en un intento de acomodarse el cabello y detecto que estaba sin aquella prenda. –No puede ser…-

Bella Swan. Que alguien me cambie de disfraz en la fiesta y le hago un baile (?):
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Jue Oct 20, 2016 1:38 am

Con Joahnne Herondale

¿Tenía ganas de ir a la fiesta? Pues no muchas, es lo propio cuando una desgracia sacude a tu familia. ¿Pero qué hacer cuando eres la causa de esa desgracia? Pues huir del hogar y acudir a un evento social. Pues qué mejor lugar para olvidar y tener algunas respuestas. No había olvidado las desapariciones de mis amigos y la fiesta se presentaba una ocasión especial para poder sacar alguna pista. ¿Por qué seguía insistiendo en el tema? Vamos, eran mis dos únicos amigos, quién en su sano juicio no usaría todos los cartuchos que tiene a su disposición.

Elegir disfraz me resultó más complicado de lo que había imaginado. Hacía sólo dos semanas había elegido el disfraz perfecto, pero la sangre me lo había manchado y no lograba quitarla de la tela. Por ello me probé y probé mil y un disfraz más. Pero al fin lo tenía. Algo sutíl y que enseñaría lo justo y necesario. Se moldeaba a mi figura y me permitía jugar con mi escote una vez más. El pelo estofado no fue sencillo de lograr. Tuve que recurrir a la ayuda de Lrog para ello. ¿Cómo demonios había gente que llevaba el pelo así todo el año? Sin duda no sabían lo que era una buena peluquería….

Era tarde ya, las diez de la noche. Aparecer cerca del ministerio no fue problema, pero la larga espera para llegar al trasladador me había cansado. No entendía tanta seguridad, si con la nueva ministra estábamos tan a salvo, cómo iban a atreverse los mortífagos a hacer algo en la fiesta...era impensable según El Profeta. Aunque al parecer para la ministra no era tan descabellado. Tan orgullosa estaba de haber recuperado a los desaparecidos, haber resuelto las incógnitas…¿dónde estaban pues mis amigos?

- ¿Su invitación? - Preguntó uno de los porteros, sí los llamo porteros pues es a lo que me recuerdan. Los típicos muggles que se ponen frente a una puerta y deciden quién entra y quién no. - O. Winslow. - Dije tendiendole la invitación. Apenas tres minutos después estaba en un bosque. El trasladador era un invento de lo más útil, no requerías más que tener equilibrio para no doblarte un tobillo al aparecer con semejantes tacones. La noche iba a ser difícil para mis pies, estar en un bosque no era lo que tenía en mente precisamente. Por suerte el suelo parecía bastante estable.

No tardó en acercarse un esqueleto y ofrecerme una copa de champán. Sabor suave y ese burbujeo que me raspaba la nariz desde dentro. Lo adoraba. Deambulé un poco entre la gente, buscando alguna cara conocida cuando...- Buenas noches Herondale. - Saludé a mi antigua compañera de curso. Sacando mi varita del ligero de mi pierna y balanceándola frente a ella. - No sé cómo te habrá tratado la vida estos meses, pero las neuronas las has perdido sin duda. ¿O es que ya no sabes lo que es una fiesta de disfraces?  -Mis palabras no ocultaban más que el desagrado que me provocaba verla. - Por suerte para ti, esto tiene fácil solución. - Dije con una sonrisa ladina, apuntándola con mi varita. Una idea clara tenía en mi mente. Un hechizo bastante simple haría que estuviera disfrazada como se merecía. Un movimiento claro de varita y un conjuro mental, Induere Vestem, y ¡tachán! La pelirroja había pasado de sus ropas comunes a un disfraz mucho más acorde a su ser.  - Mucho mejor ahora. No hace falta que me des las gracias. - Comenté con el mismo tono, guiñándole un ojo antes de guardar mi varita de nuevo en el ligero. Ahora Joahnne reflejaba lo que era a mis ojos, sin duda la noche había mejorado.

Tomé un sorbo de champán y continué deambulando por la fiesta, en busca de alguna respuesta y quizás arreglar algún estilismo más.



Off: La acción está acordada, ahora Joahnne está disfrazada de caquita!  

Una dulce muñequita:
Joahnne y su nuevo disfraz (para que nadie se lo pierda):
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Steven D. Bennington el Vie Oct 21, 2016 7:28 pm

Con Beatrice Bennington.
Interacción con Joahnne Herondale.

Eran algo más de las doce cuando llegaron al Ministerio de Magia, y es que entre unas cosas y otras, se les había hecho tarde.

- ¿Quieres darte prisa? Al final llegaremos y no quedarán pasteles. – Dijo Steven con tono de decepción, pues una de sus partes favoritas de Halloween eran esos pasteles de diferentes formas y tamaños que hacían alusión a la festividad de los muertos vivientes. - ¿Crees que habrá esas galletas con forma de murciélago que comprábamos cuando éramos pequeños? No las he vuelto a ver desde que tenía once años. – Cuando eran niños, Norman Bennington preparaba la casa para Halloween. Decoraba cada rincón e incluso él se disfrazaba para pasar una gran noche con sus dos hijos pero tras marcharse a Hogwarts el mayor de los hermanos, aquella tradición se había perdido.

Pasaron por la puerta principal del Ministerio llevando su entrada consigo y una sonrisa por parte del rubio, quién adoraba ese tipo de fiestas. Saludó amablemente al hombre que se encontraba en la puerta dando paso a todos los invitados y sonrió más a sus acompañantes hasta llegar al traslador. Al llegar la hora, los hermanos Bennington tocaron la calabaza decorada con su singular sonrisa que intentaba ser aterradora y desaparecieron del Ministerio de Magia. Lo siguiente que vieron, fue un bosque cuidadosamente decorado para tal festividad.

- ¿Conoces a alguien? – Preguntó Steven mirando a su alrededor sin encontrar caras conocidas. Tampoco era la persona más sociable en el Mundo Mágico pero esperaba ver a alguno de sus amigos por aquel lugar. – Sino es fácil, ¿Cuánto hace que no te echas un novio? Debería buscarte uno. De estos decentes que merecen la pena para que me des sobrinos, no un lío de una noche, ¿Eh? Que soy tu hermano mayor, no quiero que nadie vaya por ahí aprovechándose de mi hermanita una única noche. Al menos que lo haga un par de años para que Lexie tenga primos.

Rió ante su propio comentario. No era más que una broma pero en parte hablaba completamente en serio. No sabía muy bien qué hacer aquella noche y la gente tendía a ir a esas fiestas con el fin de ligar a lo largo de la noche, por eso aquellos disfraces por parte de algunos. Por lo que él estaba más que dispuesto a facilitarle la jugada a más de uno.

- Pero vamos primero a buscar las galletas de murciélagos. Es más importante que encontrar al hombre de tu vida. – Insistió a su hermana casi llevándola a rastras a una zona donde había bastantes platos de comida. Había magdalenas, pedazos de pastel, caramelos, ponche y… A lo lejos las vio. Fue como si el cielo se abriese sobre su cabeza. Como si una luz embriagadora iluminase aquellas galletas con formas de murciélago. Como si la felicidad en forma de galleta hubiese aparecido en su vida. - ¡Mira! ¡Ahí están! – Dijo entusiasmado cogiendo puñado. Le tendió una a su hermana y comenzó a comer una con intención de guardar el resto para lo que quedaba de noche antes de que se acabasen. Pero su intención se quedó en eso, una simple intención. Las galletas no estaban tan buenas como recordaba. Estaban realmente repulsivas.

Una mueca de asco apareció en el rostro de Steven quién rápidamente dejó la galleta mordida sobre una bandeja que portaba un camarero disfrazado de esqueleto y cogió a su vez una copa de champagne que este llevaba en ella. Tragó a toda velocidad el contenido de aquella bebida para quitarse el sabor de la boca y negó con la cabeza.

- ¿De verdad estaban tan malas cuando éramos pequeños? – Preguntó a su hermana realmente decepcionado por el sabor de las galletas. Respecto al resto de galletas que había cogido… Las dejó disimuladamente sobre el abultado disfraz de una chica que iba disfrazada de caca.

Spoiler:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sam Claflin
Edad del pj : 32
Ocupación : Profesor encantamientos
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 8.950
Lealtad : Pro - Muggle
Patronus : Camaleón
Mensajes : 552
Puntos : 335
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3393-steven-d-bennington http://www.expectopatronum-rpg.com/t3398-it-s-where-my-demons-hide-relaciones-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3443-this-city-never-sleeps-at-night-cronologia-de-steven http://www.expectopatronum-rpg.com/t3400-correspondencia-de-steven-d-bennington

Circe A. Masbecth el Vie Oct 21, 2016 7:31 pm

Con Ian Howells
Interacción con Elia Deveraux

Estaba claro que Danny no era la mejor Hufflepuff que existía en Hogwarts, pero tampoco lo era Rhea. Ni de lejos. Había cientos de alumnas en el castillo y también en aquella casa, por lo que considerar a Rhea como la mejor era no tener las expectativas muy altas y encima, no tener ni gusto ni criterio. – Te cogiste a la única que te hacía caso. Por muy raras, feas y desagradables que sean las otras, no son ni de lejos más feas que Rhea. No sé aún cómo no has considerado que tirarte a la cara ardilla puede considerarse necrofilia. ¿Y luego eres tú el valiente que se queja por los ganadores de Corazón de Bruja? Por favor, Howells. – Circe también se había quejado a pesar de haber salido ganadora, pero eso no quitaba que Rhea siguiese siendo fea. – Seguro que hay más de veinte zorras con ese disfraz tan original que encima creerán que les queda bien. Por lo único que lo llevarán es por ir con disfraz de putilla, y lo sabes perfectamente. – Eso era un hecho. SI había alguien usando aquel disfraz en la fiesta no era por gusto hacia el personaje, sino por enseñar cacho con algo de excusa.

Circe era borde. Era cortante. Era una apasionada de usar las palabras para humillar a los demás y se divertía con aquello. Era algo que formaba parte de su forma de ser y que no iba a cambiar por nada del mundo. Era su forma de  ser e Ian lo sabía. – No es mi culpa que la gente tenga tantos defectos de mierda. Además, si no tuviese esta mierda de personalidad no serías mi amigo. Y si tienes alguna queja al respecto, puedes irte a tomar por culo en busca de una Harley Quinn a la que meterle tu polla de payaso tatuado o, mejor, a una ardilla, que ya tienes costumbre. – Dijo de manera cortante la rubia, y es que Circe tacto, tenía poco. – Si me odias, me importa una puta mierda. -  Añadió dibujando una sonrisa de oreja a oreja lo más irónica posible.

Fue a contestar a Ian la pregunta sobre sí podía ser capaz de comportarse de manera amable con la gente aunque fuese durante una noche, pero no tuvo tiempo. Pues en aquel preciso instante surgió de la nada su antigua profesora de Runas Antiguas. Circe no dijo nada. Nada en absoluto. Se limitó a mirar a Elia con cara de no entender qué demonios estaba pasando y sin darse cuenta que sus cejas se habían alzado en señal de sorpresa ante aquel espectáculo. - ¿Qué le pasa a esta loca? ¿Se ha escapado de un manicomio? Eso justificaría esos pelos y ese traje, está desmejorada desde que no intentas follártela. – Afirmó la rubia mirando aún con curiosidad a Elia, quien ahora hablaba con un unicornio como si tal cosa. – Lleva razón, deberías meterte la polla con más frecuencia dentro de los pantalones. De los tuyos, digo. – Enarcó una ceja. – Y claro que puedo comportarme bien por una noche pero, ¿Qué ganaría con eso?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 21.470
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1354
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Lena B. Milkovich el Vie Oct 21, 2016 7:32 pm

Con Abi McDowell

Tomaron asiento en primer lugar esperando a que los primeros invitados comenzasen a aparecer por medio de los trasladores. Y es que en apenas unos segundos aquel bosque desierto comenzó a estar poblado por gran cantidad de magos provenientes de diferentes zonas. Lena fue sonriendo de manera amable a todos aquellos que se acercaban a saludar, puesto que tanto ella como Abi eran dos figuras conocidas dentro de la Comunidad Mágica.

- ¿De qué crees que serán? – Preguntó la rubia haciendo referencia a aquellos ojos. No había elegido el catering para aquella festividad, sino que de eso se habían encargado otros miembros del Ministerio. Había puesto mucho tiempo e interés en trabajar en aquella fiesta pero no tenía un control total de lo que había allí.

Desde que había comenzado a trabajar en el Ministerio las cosas habían cambiado mucho y es que se había puesto en tela de juicio el trabajo de todos los empleados hasta considerar que verdaderamente alguno merecía el cargo de jefe. Mientras tanto, era la propia Ministra y su asistente los encargados principales de cada uno de los Ministerios a los que aún no se les había asignado un jefe  determinado.  – Seguramente sea por eso último. Yo también tengo ganas de conocerle. Debe ser realmente un hombre fascinante para haber conseguido llevarse a mi Asistente. – Dijo con tono amable, y es que el tono de voz de Lena habitual, era aquel.

Se cruzó de piernas viendo pasar a la gente desde cierta distancia, y es que algo que no le agradaba demasiado de aquel puesto era el hecho de sentirse tan alejada del resto. Pero todos aquellos pensamientos desaparecieron de su mente cuando Abi se levantó para hacerse con una calabazada algo mal tallada y con la que se acercó en dirección a la Ministra. Lena no pudo evitar reír. No sólo por el estado de aquella calabaza, sino también por las palabras de Abi. – No sabía que habías solicitado un puesto en el comité de tallado de calabazas. De haberlo sabido te habría dado un par de días libres para que tallases más calabazas. – Bromeó con una sonrisa en los labios. – Creo que deberías ponerle un nombre. – Añadió muy segura de sus palabras.

- ¿Me acompañas en busca de uno de sus ojos? – Preguntó una vez ya estuvo levantada, dándole pie a Abi para que le acompañase en su camino en busca de aquellos dulces. Sabía que no se negaría, pues dado que era su jefa, por mucha confianza que tuviesen, no iba a decirle que no.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Elisabeth Mitchell
Edad del pj : 46
Ocupación : Ministra de la Magia (2.000 galeones)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 1.000
Lealtad : Pro - Muggle.
Patronus : Oso Panda
Mensajes : 45
Puntos : 34
Ver perfil de usuario

Abigail T. McDowell el Lun Oct 24, 2016 12:34 am

Con Lena Milkovich

No tenía ni puta idea de qué podían ser aquellos ojos extraños y poco apetitosos de la comida y lo cierto es que tampoco tenía demasiado interés en probarlo, por lo menos por el momento. Bastante tenía con aparentar en una agradable velada sin alcohol de por medio como para encima tener que probar cosas de aspecto dudoso. Que después de las grageas de todos los sabores me espero cualquier cabronada por parte los perturbados magos cocineros. Aún así, aporté mi granito de arena ante la pregunta de Lena.

Supongo que en el interior habrá algo rojo que simule la sangre, así que se me ocurre que puedan tener sabor a fresa —dije como opción más lógica—. Vas a tener que probarlos para saberlo —agregué con jovialidad.

El tema de Caleb, como siempre, me ponía en una situación un tanto extraña, básicamente porque yo a la hora de soltar sinceridades emocionales soy la puta peste y nunca sé que narices decir. No me sale decir cosas bonitas de la gente, aunque esas personas sean personas importantes en mi vida. Así que simplemente sonreí y asentí con la cabeza a lo que dijo. Sí, sí, un hombre fascinante sin duda alguna.

Nos acercamos a una mesa y vimos como empezaban a aparecer todas aquellas personas a través de los trasladores, pero yo no pude evitar coger una de las calabazas decorativas que estaban en aquella mesa. Una calabaza tallada por alguien con un retraso mental. Al cogerla fui respetuosa en mi intento de meterme con el creador y Lena se rió ante mi comentario.

Si lo llego a saber... —dije afablemente ante lo que dijo de darme días libres—. Para navidades tengo pensado apuntarme a un curso de guirnaldas. Unos días libres no me vendrían más para perfeccionar la técnica... —bromeé con un guiño divertido—. Un nombre... sí, la verdad es que esta calabaza especial no puede pasar como una más —añadí siguiéndole el juego a mi jefa SÓLO Y EXCLUSIVAMENTE porque era mi jefa y quería que me adorase—. Filipo. —Nombré a mi calabaza mirando a Lena y sintiéndome con un retraso similar al que había hecho semejante calabaza—. Sí claro, vamos —contesté, levantándome de allí con la calabaza debajo del brazo, caminando hasta la zona donde estaba toda la comida, además de la gran mayoría de personas.

Como era evidente, al acercarnos a ese lugar saludar a la gran mayoría de las personas fue inevitable. Lena, como era la Ministra y el rostro del Ministerio, pues la saludaba todo el mundo, mientras que mis conocidos eran más limitados a pesar de que seguían siendo bastantes por el puesto que yo también ostentaba. Me acerqué a coger una pequeña bandeja con dichos ojos y la acerqué a dónde estaba Lena. Para cuando ella terminó de atender el saludo de una persona que yo no sabía quién era, le ofrecí un ojo.

Como buena Asistente debería ser yo quién cate su comida... pero ante su curiosidad mejor que tenga el privilegio. —Sonreí con un dulce gesto—. Seguro que fue Ravenclaw, ¿verdad? —Eso o Hufflepuff por lo necia, pero Lena era demasiado inteligente, metódica y observadora como para ser un tejón.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 23.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 694
Puntos : 497
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Elia Deveraux el Mar Oct 25, 2016 1:00 am

Confesiones con Sam


No pude creerlo al verla. Una rubia angelical disfrazada como un tierno unicornio, sin pecado, en aquella misma fiesta. Era la única persona en la fiesta sin pecados. De modo que me acerqué a ella y la reconocí. Sam algo, le conté algo el año pasado que la escandalizó. Por dios santo, entonces yo era una pecadora y ensucié sus santas orejas con mis perversiones de niña mala. Ahora el Señor me ha dado la luz, y reconozco mis pecados. He cambiado. Hace como diez minutos, pero he cambiado a mejor y Él en el reino de los cielos lo sabe. No se acordaba de mi nombre pero si de los hechos del año anterior en la fiesta de Halloween cuando le conté alguna locura de juventud. - Me llamo Elia Deveraux, y esta noche el Señor ha iluminado mi vida para llevarme por el buen camino. - Mi vestimenta de loca me hacía parecer una de esas predicadoras que vi en el parque y me resultaba gracioso pero no me reí en ningún momento. Me había tomado muy en serio mi misión de salvar a las almas impuras esta noche. Pero Sam no necesitaba ser salvada. Ella era...mi confesora particular. - ¡Cielo Santo! El año pasado ensucié con inmundicia tu decencia. He pecado, ¡oh señor! - Junté las manos sobre mi rostro. - Puedes confesarte conmigo, pecadora. Y yo contigo, porque he pecado. Luego rezaremos juntas, te arrepentirás con el corazón y nuestro Señor te perdonará con su infinita misericordia. También a mí me perdonará por mis pecados. - En lugar de reírse o salir corriendo como una loca la mujer aguardó a mí lado e incluso me preguntó sobre la Biblia.

Sobre la Biblia yo sabía que era un libro muy gordo que tenía escritor anónimo, como el Quijote. La gente creyente basaba su vida en ella y yo entendía un poco porque mi innata curiosidad me había llevado a estudiar unos meses en una universidad católica. Un acierto claramente, los curas están muy salidos y no todos son viejos chochos. Aunque las niñas que estudian en universidades católicas son todas lesbianas que usan los crucifijos para todo, incluso para rezar por sus pecados de lujuria. No sabía nada sobre lo que Sam me preguntaba, o muy poco, de modo que me lo tenía que inventar sobre la marcha y tenía que ser creíble. Dudo que la Biblia hable acerca del fin del mundo, eso es cosa de científicos chiflados. - Por supuesto que si, Samanta, la biblia nos habla del fin del mundo en cada versículo. - Toma palabra, me la enseñaron los curas. - Los pecadores y gentes que no creen en Dios perecerán entre terribles sufrimientos cuando el fin del mundo llegue. Y no sé si pueda ser esta noche... Pero por si a caso debemos redimir nuestros pecados y rezar ya mismo. Dios tiene un plan, juzgar a todos por igual y erradicar el mal mandado a los infiernos a los impíos. Nos salvaremos si rezamos y nos arrepentimos de todo lo malo. Confiesa tus pecados conmigo. Ave Maria Purísima. - Le dije para que empezase la confesión. Si ella seguía con aquella locura me sería muy difícil no reír, pero a su vez me acordaba de la luz y del coche, y de como algo que no se puede ver me había salvado. Debo redimirme de mis pecados, por si a caso. Eso de rezar es tan fácil como juntar las manos y mirar hacia arriba.
avatar
Imagen Personalizada : Love me
RP : 10
PB : Natalie Dormer
Edad del pj : 24
Ocupación : Profesora de Runas Antigu
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 0
Lealtad : A mi misma
Patronus : Cacaculopedopis
Mensajes : 234
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1052-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1078-mis-relaciones-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1077-cronologia-de-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1298-arcon-de-elia-deveraux

Ian Howells el Mar Oct 25, 2016 1:59 pm

Con Circe Masbecth + Interacción con Elia


Pues a Ian no le parecía fea Rhea, coño. No para estar en el TOP 10 de chicas más sexy del mundo mágico, pero tenía su puntillo. Pero bueno, está claro que para gustos colores y todavía estaba más claro que Rhea no era para nada el prototipo de chica que Circe puede siquiera ver sin insultar. No entendió que lógica tenía lo de cara de ardilla con la necrofilia, pero tampoco le dio demasiadas vueltas.-¿Y qué tiene que ver? Yo no hubiera puesto a Rhea en el TOP 10 de las chicas ni de coña, pero esa jodida votación estaba más trucada que mis exámenes de Runas Antiguas. ¿Y la de chicos? Por favor...-Puso los ojos ligeramente en blanco.-No me hagas hablar de la de chicos.-Añadió sin ganas de tocar ese tema.-Ese es el punto. Las putillas que se disfrazan de putillas es porque quieren ir de putillas, así que yo me aprovecharé de la Harley Quinn putilla más buenorra de la fiesta. Que seguro cien por cien, habrá una.-Sonrió cual acosador.

Como era evidente, Circe le mandó un poco a la mierda aludiendo al hecho de que ella era así. Pero no, a ver, había distintos niveles de mala hostia en Circe y ahora mismo tenía puesto el máximo posible y a Ian le estaba tocando un poco la polla. A veces, aún siendo una cortante y una borde, podía ser incluso decente con Ian, por lo que sabía perfectamente que esta noche o tenía la puta regla o algo malo le pasaba, porque estaba de un insoportable horrible.

A Ian no le dio tiempo a contestar, ya que apareció su amor platónico: Elia Deveraux. No tenía puesto su mejor disfraz, ni su mejor peinado... Pero aún así Ian se la follaba. Les llamó pecadores e indecentes, aunque teniendo en cuenta que Ian intentó tirársela en el colegio, era más que normal que le dijese eso.-Dios nos dio una polla con la que disfrutar, profesora. No creo que haya sido precisamente para reprimirnos.-Contestó Ian con diversión, viendo como seguía de largo. Volvió a mirar a Circe y soltó una risa ante sus palabras.-Ni puta idea. Se quedó con ganas de Ian en Hogwarts o está tan necesitada que por costumbre ha decidido ponerse el cinturón de castidad  y seguir al único hombre que no le dará sexo jamás por su inexistencia. Yo aún no entiendo a las monjas, te lo juro. Yo creo que follan entre ellas o algo.-Razonó Ian, mostrando su estúpida teoría en alto.

Circe afirmaba que podía comportarse bien por una noche, pero Ian no lo creía. Tendría que verlo para creerlo y por lo que parecía ella no estaba dispuesta a hacerlo solo porque sí.-¿Quieres ganar algo? Podrías hacerlo solo para ver si eres capaz, porque de verdad creo que no eres capaz. Eres muy pro, amiga mía, capaz de hacer todo lo que te propongas en esta vida. Pero estoy totalmente seguro que eres demasiado egocéntrica, narcisista, impaciente y cabrona como para pasar una maldita noche sin decir nada malo de la gente, sino destacando sus virtudes.-Le retó.-Pero si quieres ganar algo, pide lo que quieras. Ya sabes que yo no tengo vergüenza. Además, daría cualquier cosa por verte ser dulce aunque sea solo por una noche.-Curvó una sonrisa confiada.

Le molestaba horrores aquel tanga. Por no hablar del picor del encaje en sus huevos. Joder, ¿cómo era posible que aquello fuera la prenda interior favorita de muchas mujeres? No lo puto entendía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 19.055
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 804
Puntos : 503
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Sam J. Lehmann el Miér Oct 26, 2016 1:31 am

Con Elia Deveraux

Ya está, no se le olvidaría más nunca su nombre. Tenía que recordarlo por si dentro de un año volvía a encontrársela y era... Seguidora de Satanás, o algo. Elia Deveraux, la pervertida mujer que va por ahí contando sus perversiones sexuales a la gente para al año siguiente convertirse en una monja seguidora de Dios. No hay quién entienda a la gente en este mundo de locos. Luego es Sam la rara por volverse vegetariana por respeto a su cerdito vietnamita.—No estoy ni bautizada ni comulgada. ¿Eso no es pecado? ¿Dios me escucha aún así y perdona mis pecados aunque no me hayan mojado con agua bendita de bebé? ¿El bautismo no es algo así como una entrada al reino de Dios? ¿He pecado si no sigo la religión en donde están escritos los pecados? —preguntó seriamente de carrerilla, ya que todas las dudas estaban chocando en su cabeza como si hubiese sido un accidente de tráfico en dominó. Sam apoyó todo su peso en una sola pierna para acomodarse y poder hablar más cómodamente con Elia.

La legeremaga jamás, jamás de los jamases, se había drogado, por lo que no era consciente de que estaba drogada. Aquel brownie de marihuana había sido jodidamente fuerte, pero también había estado muy bien oculto bajo una esponjosa capa de dulce bizcocho de chocolate y helado de vainilla. Y claro, ¿ella como va a siquiera a pensar que su amigo le engañó vilmente para drogarla? No, no. Ella no podía estar drogada, solo estaba tremendamente feliz un rato y luego tremendamente preocupada y triste. Y eso era normal, no un ataque de bipolaridad. ¡Era totalmente normal!

Le preguntó a Elia sobre el fin del mundo ya que era lo que verdaderamente le estaba rayando la cabeza aquella noche. Sí, le estaba rayando eso y no el hecho de que todo pasase jodidamente lento, la gente pareciese más feliz de lo normal y ella estuviera con la boca tan seca y tuviera tanta hambre... ¡Pero si había cenado antes de venir!—¿No dice nada de si será esta noche? —preguntó sintiéndose estafada—. ¿Pero la has leído bien? ¿Seguro que no hay nada? ¿Y si ha habido una actualización o algo de las profecías? ¿No llevas eso al día? —¿Pero qué narices le pasaba a Sam con las jodidas preguntas? Parecía que se le habían metido miles de Ravenclaw en la cabeza y sólo podía soltar por su boca preguntas y más preguntas, por estúpidas que sonasen. Es más, ahora mismo Sam no estaba pensando absolutamente nada de lo que decía, solo sintiéndose superada por el miedo a morir esa noche. ¿¡Y si moría entre terribles sufrimientos como decía Elia!? Eso era peor, virgen santa. Se llevó la mano a la boca y se le empañaron los ojos ante el horrible pensamiento de que hoy se acabaría el mundo y que encima se iba a morir sufriendo.—Amén. —Intentó llevarse la mano a la cabeza, al hombro y al otro hombro y... lo que fuera, pero le salió algo raro intentando hacer esa simulada cruz con las manos que hacían los curas con tanta maestría—. ¿Y cómo me confieso? —Nunca se había confesado, ¿debía de decir que se arrepentía y esas cosas para recibir el perdón de Dios, no?—. Me arrepiento de no haber tenido más contacto con mis padres. Y de las palabrotas que digo, a veces me pueden. De tener un hermoso cerdito en mi casa en vez de dejarlo correr por el campo. Confieso también que... —En realidad era una mala persona, una mala, muy mala, persona por todo lo que hacía y encubría en contra de lo considerado bueno. Retrocedió unos pasos y se apoyó contra un árbol, sintiéndose fatal por su vida y su inminente final tras aquella fiesta—. Soy una mala persona, Elia. Voy a morir esta noche siendo una mala persona y encima Dios me va a negar las puertas al cielo por ser una desviada sexual y que me gusten las mujeres. Soy una mujer imperdonable. Soy todo pecado. Dios va a dejar que me consuma en el limbo, no me merezco ni ir al infierno. —Se llevó las manos al rostro y comenzó a llorar, sintiendo por un momento que todo lo que le habían dicho a lo largo de su vida despectivamente, era cierto. Una de las peores cosas de estar drogada es que... cuando se te mete una idea en la cabeza, ésta se te intensifica tanto que parece lo más real de tu vida; y el hecho de que el mundo se iba a acabar a las 3 AM cada vez le estaba afectando más... sobretodo ahora que Elia le había dicho que iba a morir sufriendo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 7.565
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 662
Puntos : 455
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Odiseo Masbecth el Miér Oct 26, 2016 4:41 am

Interacción con Steven y alguien libre

Miró su reloj mientras movía el pie con el clásico movimiento de alguien impaciente. No podía esperar más. Su vaca estaba por allí, suelta, sola, drogada, con frío, con hambre y sin poder mugir. ¡Tal vez ya no era una vaca! ¿Y qué haría ahora? Por las barbas y las gafas de Merlín, su vaca lo necesitaba ahora más que nunca y él estaba esperando a Clem. Clem entendería. Al menos una vez que le contará tras encontrar su hermosa vaca. Además, parecía verdaderamente entretenida hablando con cualquiera que se le atravesará sobre una fábrica de patos de hule que iban a cerrar. Sí, Clem lo perdonaría. Pero solo si encontraba a Mildred.

Salió corriendo sin dirección alguna, sin poder aguantar ya mas aquella incertidumbre tortuosa ¿Ideas? le preguntó a esa sabia voz interior con la que a veces conversaba cuando estaba drogado. Eh… Eh… ¡Uh! No, esa no. ¡Ah! No, no podemos hacer eso. ¡Ya sé, ya sé! Preguntale a alguien ¿Ven? Les dije que era sabia. La mejor forma de encontrarla sería ir preguntando por allí… ¿Pero que preguntaría? ¿Y a quien? Repasó la gente con la mirada. Todos estaban disfrazados de cosas perfectamente inútiles. Excepto ese de allá. Ese de allá parecía estar disfrazado de… ¡Robin Hood! Y Robin Hood le ayudaba a la gente o algo así. Sí, Robin Hood sería. Así que se acercó dando enormes zancadas al tal Robin Hood.

-Hola-  Acompañó ese hola tan nervioso e interrumpidor de conversaciones con una enorme sonrisa. Hasta cuando estaban nerviosas sus sonrisas eran magníficas- ¿Habéis visto una vaca? La verdad ya no es una vaca. O al menos no creo que sea una vaca ya. Es complicado. Se tomó algo que no debía tomarse, verá, y ahora puede ser toda clase de animales. Nada demasiado agresivo. A lo sumo un tigre o un elefante. Pero ningún dragón o ballena azul. Tal vez un hipogrifo. No sé muy bien aún cómo funciona la dro… poción. No la había probado, aún no había llegado a la fase de pruebas con humanos- se lo pensó un segundo y luego agregó- y aún si lo hubiese llegado, no la hubiese dado a probar a Mildred -de pronto pareció absolutamente descorazonado, como si acabase de darse cuenta de algo, y apoyó su cabeza en el hombro del hombre, como si estuviese dispuesto a echarse a llorar de un momento a otro- ay Mildred ¿por qué tenías que ir y tomarte eso? - suspiró descorazonadamente y alzó la cabeza para seguir hablando, pero por el rabillo del ojo vio algo que se movía y se giró con la rapidez de un adicto no drogado y bastante preocupado- ¡JA!

Se lanzó tras la persecución de aquello que había visto aparecer por el rabillo del ojo, enredándose los pies, poco acostumbrados a zapatos tan elegantes e incómodos y chocando estrepitosamente con alguien mientras su presa se escapaba, volviendo a desaparecer de su vista. Hasta del rabillo del ojo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lee Pace
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.950
Lealtad : A Mildred
Patronus : Lombriz de tierra
Mensajes : 255
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3068-odiseo-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3083-i-know-just-what-you-need http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Clementine Boot el Jue Oct 27, 2016 1:14 am

Con Odi el mejor amigo del mundo mundial <3
y después con el siguiente que postee jejejee (:


"¡QUE DESGRACIA! ¡QUE TRISTEZA! ¡LA NUBE NEGRA LLEGÓ Y
A LOS PATITOS DE GOMA ESFUMÓ!"
Si tuviera que ponerle alguna vez un titulo al capítulo de este día en su vida, de seguro sería algo como así.

Todo comenzó esta mañana, cuando Clementine disponía a tomar su desayuno de día sábado, la noche anterior había terminado los últimos detalles de su disfraz, se durmió muy tranquila, pero al despertar sintió algo extraño, como si algo grande se avecinará, un notición...pero lo atribuyó que tal vez sería el hecho de que Halloween le producía algo así, una especie de "me gusta, pero me asusta".
Pero no, esta completamente equivocada, era algo peor, algo mayor, algo nunca pensado.

"Por otro lado en 24H Hoy para todos aquellos nostálgicos, que cuando pequeños pasaban horas en su bañera imaginando mundos submarinos, y aquel dulce patito de goma era su incondicional Perla Negra, hoy lamentamos decirle que aquel querido recuerdo pasará al olvido. Ya que hoy  Cuec-Cuac, la última fábrica de patitos de goma ha cerrado definitivamente sus puertas. Sus últimas declaraciones fueron las siguientes "La cosa últimamente estaba más difícil, ¡larga vida a los patitos de goma!" palabras simples pero conmovedoras de corazones. Ahora por otro lado..."
Desde ese momentos Clementine decidió dejar de escuchar, sintió como su corazón se encogía levemente al recibir esa noticia ,  no lo podía creer, no lo podía entender, y por nada del mundo lo quería aceptar.

- ¡SOBRE MI CADÁVER!.- gritó fuertemente haciendo que sus tres gatos Hola, Cómo estas, y Muy bien saltaran de sus posiciones asustados. Se paró de sopetón y subió hacia su habitación, tenía que cambiar su disfraz...

La noche llegó, y la castaña ya estaba lista, su disfraz a pesar del poco tiempo que tuvo para confeccionarlo le había quedado bastante aceptable, tenía como mínimo tres carpetas con volantes, hojas, y una bolsa con chapitas, todo aquello con un sello de patito de goma amarillo. Decir que es pasional cuando se le mete algo en la cabeza es poco, simplemente no pararía hasta hacer que aquel dulce invento de goma volviera a estar en todas las bañeras del país.

Su amigo Odiseo llegó, y no dudó ni un segundo para comenzar a contarle todo sobre la noticia de aquella mañana de sopetón, como si durante todo el día hubiera tenido atragantada aquella horrible noticia y con urgencia necesitaba encontrar un aliado, necesitaba saber que no era la única persona en el mundo, y como siempre su amigo le hizo comprender que no estaba sola, siendo Odiseo Masbecth la primera firma de su lista "SALVANDO A LOS PATITOS DE GOMA", y sin importar que le faltará un centenar de firmas más, ya había tenido el primer empujonsito y eso la ponía un poco más feliz.

Llegaron a la fiesta, pero antes Clementine quiso ir al baño, pero su disfraz era de aquellos de que para ir al baño es como comenzar una tercera guerra mundial, por lo que se demoró más de lo habitual, en sacárselo, y volvérselo a poner. Cuando sólo le faltaba  subirse el cierre de atrás, una pregunta invadió su cerebro, que de no ser por la enorme noticia de esta mañana, jamás hubiera pasado por alto.- Odi, ¿dónde esta Mildred?.- preguntó, pero no recibió respuesta, frunció el ceño, y trato de recordar si Mil le había dicho al respecto pero nada apareció por su cabeza.- ¿Odi?.- pregunto antes de salir del baño y no ver a nadie allí.

Salió de los baños, y miró alrededor, habían muchas personas y encontrar a su amigo Odiseo en ese lugar al parecer sería una odisea, suspiró para luego arreglar su disfraz, tomar firmemente su carpeta, y aferrar más a ella su bolsa con chapitas de su campaña.

Ahora, ¿a quién se acercaba primero? Miró hacia todas partes, quizás era por que la luz estaba algo tenue, o que todos estaban disfrazados, o que simplemente  la boca del pato de su disfraz no la dejaba ver muy bien , pero sea cual sea la razón no logró ver a ningún rostro conocido en la fiesta- En estas ocasiones sólo queda dejarlo al destino...- dijo encogiéndose de hombros, guardo las carpetas en la bolsa de chapitas, con esa misma mano se tapo los ojos, mientras que con la otra la llevó hacia adelante, para chocar con quien sea y así poder adherir nuevas personas a su campaña.

¡LARGA VIDA A LOS PATITOS DE GOMA!

Disfraz:
LISTA CAMPAÑA "SALVANDO A LOS PATITOS DE GOMA! XD:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Emilia Clarke
Edad del pj : 29
Ocupación : Trabajadora de Honeydukes
Pureza de sangre : Squib.
Galeones : 8.450
Lealtad : Familia, y amigos.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 129
Puntos : 74
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3303-vlam-blop-wizz-clementine-boot-j http://www.expectopatronum-rpg.com/t3321-relaciones-clementine http://www.expectopatronum-rpg.com/t3937-out-of-present-cronologia-clementine-b

Invitado el Jue Oct 27, 2016 12:38 pm

Con Jason y Matt
Respondiendo a los que me hablaron

La estancia no estaba nada mal, pero acostumbrada a los decorados de la serie, esto me parecía muy recargado de cosas. Se supone que esto era Halloween pero ahora sé que los Caminantes Blancos son más peligrosos que los llamados mortífagos, estos últimos por lo menos mueren fácil. Andaba por el salón en medio de la muchedumbre, muchos con trajes que no saben miedo, mas bien iban provocando al personal...Yo era una auténtica bruja, era la bruja roja. Pero siento que mi verdadero ser está junto a Jon Nieve, ambos nos parecemos mucho... ¿Y si me hago guardia de la noche? Primero tengo que encontrar un huargo blanco de ojos rojos. Me quedé quieta cerca de las escaleras, mirando donde estaban las bebidas...En la serie, Cersei era una adicta al vino pero creo que no beberé por esta noche... Mientras estaba allí, un chico joven se me acercó sonriendo muy contento...Como que se alegraba de verme, tanto que hasta me llamó profesora. Me quedé helada al escuchar su voz, y otra punzada en la cabeza con un dolor infernal. Por suerte no son dolores que duran mucho tiempo y pude disimular muy bien la cara.

-Hola, cuanto tiempo...Hablé disimulando muy bien, no caía ahora mismo quien era con exactitud pero no se. -Me encuentro bien, aquí pasando el rato, aunque creo que no estaré mucho tiempo...No he dormido apenas. Dije con total sinceridad, no había dormido en días, la serie me absorbió mucho...Solo advierto una cosa, como me pongan las Lluvias de Castemire salgo corriendo. -¿Mi varita? Ten cuidado con ella, es muy poderosa. Se la entregué un momento, era muy extraño que te pidan la varita pero algo en mi interior me decía que podía confiar en él. Inmediatamente después de entregarle mi varita al chico, un hombre me sorprendió llamándome Melissandre, y que no me quitara el collar...Uno que me ha reconocido. -No me lo quitaré, esta noche no haré ningún sacrificio al dios del fuego. Medio sonreí dudando de quien era este hombre...me sonaba un poco pero no tanto como el chico...No se, creo que me estoy volviendo loca...Aunque hay amenazas mayores y tengo que estar alerta. -Os quiero pedir un favor, ¿alguno sabe donde puedo encontrar un lobo huargo blanco de ojos rojos? Y otra cosa...¿Sabeis si los de la guardia de la noche reclutan mujeres? Los caminantes blancos vienen y hay que estar preparados. Hablé un poco alterada como avisando a estos dos hombres, espero que ellos comprendan la gravedad de la situación.

Alguien se me acercó y se santiguó, una mujer...¿Margery? Era clavada a ella...y seguía los ritos de la fe..-Eres clavada a Margery Tyrell...O...ella debería de haber sido la reina...Me relajé cuando vi que me estaba santiguando por llevar un vestido así, que antes no era tan provocativa...Creo que esta fiesta se está desmadrando más de la cuenta, y eso que acabo de llegar...Lo de marcharme estaba cada vez más clavado en mi mente, desde que el chico me devuelva mi varita me marcho a dormir durante dos semanas
.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.