Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

HALLOWEEN 2016 - Fiesta de alumnos

Cuenta de Ambientación el Vie Oct 14, 2016 11:16 pm

Recuerdo del primer mensaje :


El Gran Comedor había sido el encargado aquel año de albergar la fiesta de Halloween, la cual había sido preparada por los Elfos Domésticos del castillo y por el propio director, quien no podía estar más feliz de congregar un año más a sus alumnos en una festividad como aquella.

La música ya estaba preparada y el Gran Comedor se había convertido en un lugar oscuro y tétrico. Unas ventanas estaban tapiadas mientras que otras dibujaban siluetas de muertos en su interior que luchaban por entrar al Gran Comedor. Las cuatro mesas de las casas habían desaparecido y sólo había dos en los laterales donde la comida se amontonaba. Había algunas mesas de menor tamaño para aquellos que quisieran sentarse a charlar, aunque la poca luz que había en el Gran Comedor sería un inconveniente.

Había telarañas y un extraño olor en toda la habitación. La música iba cambiando según entraban los invitados para que estos pudiesen comenzar a bailar al son de los temas que podían ir pidiendo a uno de los Elfos Domésticos mientras que el resto de estos paseaban por el Gran Comedor con bandejas llenas de dulces zombies, disfrazados ellos mismos también de estas míticas criaturas.

En alguna que otra ocasión, los elfos se metían demasiado en su papel y daban pequeños mordiscos en las pantorillas a aquellos que más les apetecía para luego salir corriendo con una sonrisa divertida en sus labios. Y es que aquel día, se las había permitido molestar a los alumnos siempre y cuando no se saliesen de su papel de zombies. Aquella noche, hasta los elfos domésticos del castillo pasarían una gran velada.

El director y gran parte del claustro de profesores se encontraban en el lugar que había ocupado su mesa para las comidas los días anteriores. Pero en aquella ocasión, no había mesa alguna donde sentarse, solo un lugar donde conversar y controlar que no se produjese algún altercado a lo largo de la noche. Y es que en la noche más mágica del año, cualquier cosa es posible.

OFF: Este post permanecerá abierto hasta el 15 de noviembre y solo pueden acudir a ella alumnos y profesores de Hogwarts. El uso de disfraces es OBLIGATORIO y la cumplimentación de retos acordados por MP no es necesaria pero conlleva una recompensa en caso de cumplirse.

Se deben tener en cuenta los siguientes puntos:


  • La fiesta tiene lugar en el Gran Comedor de Hogwarts, por lo que sólo pueden acceder a ella alumnos y profesores del centro.
  • No haberte apuntado a la fiesta no te impide entrar en ella. Y, por el contrario, haberte apuntado no te obliga a participar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 330
Puntos : 201
Ver perfil de usuario

Invitado el Jue Oct 27, 2016 8:40 pm

¿Que diantres bailan Lia, Danny y Stella? Huyendo de "La Pelos" e interaccionando con Dave y ¿Josh? Menciones varias.


Estaba en medio del salón, saliendo de la "visión" con el cuerpo destemplado, lo había visto perfectamente, exactamente lo mismo que vi el curso anterior antes de despedirme de Dave en uno de nuestros duelos, cuando no aceptó venir a dormir a la sala común De Hufflepuff, no le iba a dejar mi cama, seguro que terminaba yo en el suelo, como mucho el sofá de la sala común. Porque como fuera la mitad de lagartija que era yo de noche, no íbamos a poder dormir. Por suerte llevaba la pulsera de cuero trenzada que me había dado el curso anterior para quitarme los miedos de encima, era como tenerlo cerca.

Y al girar un cuarto de vuelta vi en principio a Lia que iba con un traje blanco hablar con Danny y comenzar un bailecito, luego se les unió Neferet, busqué con la mirada a Adae y al ver a mi prima Anne la saludé con la mano, pero suponía que no me reconocería, además si se cumplía lo de la visión dejaríamos de poder vernos, porque yo me iba a quedar sin padres, y me mandarían a vivir a un orfanato.

Pero igual allí conseguía hacer amigos de verdad, de los que me quisieran tal y como era, y no me intentaran cambiar. Entonces los elfos entregaron las taras con las velas, una terminó empastrada en el rostro de la señorita Brandford, churancándole los cuatro pelos mal puestos en gris que llevaba e la cabeza- Ouch, que daño -no por la tarta, sino porque la señora parecía no darse cuenta de que ahora estaba completamente calva y con una mancha negra en la cabeza que iba a juego con el resto del disfraz, con esos dientes tan feos. Y Dave quería que fuera a hablar con ella, cuando yo ya había hablado y me había regalado hasta su arpa, la cuál estaba en el fondo de mi baúl. Porque cada vez que la veía me acordaba de ella poniéndose roja al hablarle de Dumbledore y casi matándose volando sobre una escoba, y saliendo del Lago Negro completamente chopada. Menuda visión, y luego se preguntaban porqué tenía pesadillas por las noches. O me levantaba con el estómago revuelto.

Tenía que salir de su vista porque se dirigía hacia donde me encontraba, ojalá la detuviera alguien, porque aquella imagen me iba a dar muchos más males sueños, seguro, imaginénse, si ya de normal era difícil de ver la señora, con ese pelo mocho en rojo anaranjado, como para encima tener toda la cara cubierta de merengue y dando gritos para compartir, ¿Qué quería compartir si llevaba toda la cara manchada y le caía a churretones por encima del disfraz el resto del pastel? Grotesca, una imagen verdaderamente dantesca. Los nueve infiernos de Dante se quedaban demasiado cortos al lado de "La Pelos", menos mal que hoy se había dejado las bolas de cristal que le daba por lanzar a los que molestaban en su clase, o para llamar la atención de alguien.

Pero estaba petrificada, si echaba a correr seguro me localizaba con la buena suerte que había tenido siempre, sólo había que ver con qué tipo de familia había crecido. Pero seguro que habían peores que la mía, de eso no tenía duda. Agaché la cabeza y di otro cuarto de vuelta, más un grito con un apelativo acompañándolo me hizo levantar la cabeza y tropezar de lleno con Dave, el cuál llevaba el calzón amarillo y la cabeza de oso bajo el brazo, el mismo chico disfrazado que me había dicho que mi "hermanito" Dave estaba bajo el disfraz del señor Cosmas y al cuál le había echado el sermón por asustar a Elizabeth, y ahora resultaba que no era un disfraz.

- No eres mi hermano de sangre, pero eres tan buena persona como él. ¿Sabes que le recriminé al profesor Cosmas por asustar a Elizabeth porque tú me dijiste que eras tú?- me quedé miando un momento el fuego de las velas danzar sobre el pastel, era hipnótico, el fuego me llamaba mucho la atención- Ya veo que el oso eras tú, no soy tonta, puedo pecar de ingenua a veces, pero tonta no soy -estaba algo molesta, pero por suerte el profesor no me había dicho nada, igual ni me había oído, que todo era posible, al menos yo no lo había tocado como la pobre Elizabeth, que menudo magreo le había metido. Y a la de tres le ayudé a soplar, mentalizando mi deseo, "Quiero unos padres que me quieran", y me quedé mirando quien era ese tal Josh, que por lo visto Dave no tenía vergüenza que lo vieran con él- ¿Dave tengo algo malo en mí para tener la sensación que no encajo en ningún lugar? -porque quitando a "La Pelos", el chico este que no me sonaba de nada pero veía que era más mayor, de cursos superiores, y los elfos, el resto parecía sacado de un libro muggle de cuentos infantiles. Bueno, y el señor Cosmas que no sé de qué iba, la verdad, igual iba de mendigo asesino. Y en mi familia tampoco encajaba, no era como ellos querían que fuera.- ¿De qué va disfrazado el señor Cosmas, de mendigo medieval asesino?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 28, 2016 5:46 pm

Con Dave (Deivid) y Ziva. Menciono a Myrtle.

Todo estaba muy animado, la gente bailando en la pista de baile, otros hablando a gritos ya que la música retumba en el gran salón y lo que el canadiense tenía era hambre, bastante, su panza le pedía a gritos llenarla con algo, aunque fuese una galleta o golosina. — si, ya les he saludado y hablado con ellos un poco, quizá más tarde vuelva — sonríe, olvidándose un poco del hambre por la conversación. —  hubiese sido genial que vinieras de zombi, pero tu disfraz es bonito — asiente, porque aunque no es el más laborioso sí que destaca y está seguro que es por eso que lo eligió.


Sigue la mirada entre la gente que le señala, la verdad es que no conoce a nadie de aquellas personas que él está nombrando, así que no dice nada, sus razones tendrá para que no quiere reconocer a la chica esa en particular. Se encoge de hombros siguiendole por el salón hasta llegar con una niña, una tarta ¿y elfos? No estaba entendiendo lo que pasa, ¿celebraban también cumpleaños de esa niña? Estaba muy pequeña para ser amigo de uno de septimo y más de Dave, pero de igual forma no comentó nada sobre eso, se limitó a observar todo.


Le dedicó una sonrisa a la niña cuando está se le quedó viendo, se rascó la cabeza, para ser un zombi no estaba dando mucho miedo que eso es la reacción que esperaba tardando horas en maquillarse el mismo y parecía haber fracasado totalmente, sino fuera por el golpe que recibió del slytherin, ¿o sería que fue por la sorpresa y no por el atuendo?


— Muchas felicidades a ambos  — dijo sonriendo, sin saber si era cumpleaños de ella o no pero lo dedujo. Se hizo a un lado pues uno de los alumnos que tomaba fotografías se dispuso a hacer una de la chica huffle y el chico Sly mientras soplaban al pastel. Lo bonito de las fotografías mágicas es que tienen movimiento y eso es más vistoso, mientras que las muggles son estáticas.


— Me llamo Joshua — dice hablando con un tono alto para que se escuche por sobre la música y presentándose solo, no necesitaba esperar a que alguien más lo hiciera, pues es una persona educada. De reojo vio a la profesora de adivinación, le caía muy bien y le parece una persona divertida aunque no sea precisamente su clase favorita ya que no cree en esas cosas, pero de igual forma verla en la fiesta haciendo de las suyas era lo que se podía esperar, quizá la saludaría más tarde.
avatar
InvitadoInvitado

Dave Blackshine el Dom Oct 30, 2016 1:22 pm

Interacción con Josh y Ziva.
Proposición para causar el "mal" a todos los presentes.


Las palabras de la pequeña me indicaban que estaba ligeramente cabreada, y quien dice ligeramente dice que quizá podría haberme arrancado los ojos  por la comparación tan fea que hizo.  

- EL profesor Cosmas no te hubiera regañado, estaba demasiado ocupado con una menor buenorra, no te mandaría a algún sitio donde pudieran hacerte daño. - Contesté al verla soplar las velas. - Y claro que tienes algo malo, nadie es perfecto, y cuando encuentres el lugar donde la gente vea que tus imperfecciones son perfectas, entonces verás que encajas, como a mi lado. Yo veo que tus mofletes de hámster son graciosos, por ejemplo, eso no es algo malo, pero claro, yo es que no te veo nada malo. Imagino que es porque tus defectos son perfectos para mi. - Concluí sonriendo, era cierto que sabía usar la palabra para conseguir lo que quería, leer libros me había ayudado y verme decir cosas bonitas de vez en cuando era posible si los planetas se encontraban correctamente alineados. Volví a mirar a Josh. - Gracias, apañado. Bueno pues ya os conocéis, ahora podemos ir a comer algo los tres juntos ¿no? - Observé el entorno, la gente seguía divirtiéndose, hablando y relacionándose y yo hacía escasos minutos esperaba joderles todo aquello, pero  ahora no. ¿Por qué no? Miré extrañado a la tejona y al águila, eran ellos los que habían sustituido la carta de mi hermano y de mi padre, ellos habían conseguido que sonriese sin la necesidad de robarle la sonrisa a otra persona. Quizá en aquello consistía la familia, ¿era así cuando Arenna seguía viva? ¿en eso consistía la felicidad? ¿en tener una familia? Recapacite un segundo sobre mis actos de aquel largo mes y mi estómago pareció anudarse con fuerza ¿estaba haciendo lo correcto?  

La pregunta de Ziva me hizo reaccionar y le miré con una amplia sonrisa. - Yo diría que va de fraile pederasta de algún convento pobre, pero seguro que él alardea de ir de Jedi. - Reí lanzando una mirada a Josh. - Ella es mi pequeña hermana adoptiva. - Dije. - Le adopté yo porque quise y ella no opuso resistencia ¿verdad? Es muy buena duelista. Por cierto, Ziva. - Cambié el objetivo de mi mirar al de la pequeña. - Josh está hambriento así que vamos a alguna mesa a que coma algo ¿cuál preferís? ¿veis alguna que esté medio vacía y en la que podamos partir la tarta?  

Personalmente tenía ganas de llegar a una mesa pero para soltar la maldita cabeza de oso, que pesaba como siete osos enteros, y la tarta, puesto que me dejaba sin movilidad alguna y tener las manos ocupadas era algo que me causaba demasiada ansiedad.  

- Oh... - Mi ceja derecha se alzó sin más. - ¿Queréis que hagamos alguna travesura en cuanto terminemos de comer? - Pregunté con una sonrisa maliciosa. - Pero nada en plan Sly, sino algo más light, más.. Como el resto de casas, como echar alcohol en la ponchera o algo así,  os dejo elegir a vosotros ¿Qué me decís? - Añadí con ganas de que la respuesta fuese afirmativa. Porque al fin y al cabo era mi último año allí y sino la liábamos iba a ser un desperdicio en toda regla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 17
Ocupación : Slytherin 7º Curso
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.750
Mensajes : 154
Puntos : 109
Ver perfil de usuario

Adae West el Dom Oct 30, 2016 10:44 pm

Con Dorcas Meadowes


La profesora Brandford le había dado la tarea a Adae de proteger a Ziva, pero se cansó. Es decir, se cansó de vigilarla, no de protegerla, ya que en realidad no había tenido que protegerla para nada. Así que cuando se dio cuenta, ya había perdido de vista a la culo inquieto de su amiga. Se cabreó consigo mismo por su poca concentración en su misión, pero bueno, no iba a pasarle nada siempre y cuando no se metiera en líos —dijo la voz de la obviedad en su mente.

Así que para no sentirse solo, recurrió al recurso al que todo el mundo recurre cuando se siente solo: la comida. Él era pequeño, sí, pero no te dejes engañar por su minúsculo cuerpo, porque parecía que en su estómago tenía una especie de agujero de gusano capaz de transportar todo lo que comía a otra dimensión. No engordaba, no crecía, pero oye, comía por los codos. Una habilidad que muchos desearían. Así pues, comenzó a comer pegado a una de las mesas.

Una chica vestida de campanilla y muy mona apareció a su lado, hablándole directamente a él sobre el sorprendente sabor del cerebro, ya que era de limón. Adae no se esperaba que alguien interactuase con él, por lo que le pilló con la boca absolutamente llena de comida, por lo que tenía los mofletes inflados.

—Sí, está super rico —Quiso decir, aunque en realidad balbuceó algo parecido a: “jí, mstá jupe dico”. Se señaló entonces su propia boca y tragó más tranquilo el pastel que tenía en la boca. Ya con la boca más liberada, sonrió—. Los pastelitos parecen de chocolate, pero luego tienen como sirope en el interior de fresa. El sabor a fresa como que te explota en la boca cuando lo muerdes. Yo me estresé porque se me salió el sirope inesperadamente todo por fuera y me lo metí todo en la boca para no mancharme, de ahí mi estado de retrasado en el que me has encontrado. —Se excusó divertido.

Asintió a lo de la decoración, ya que él consideraba que estaba DEMASIADO BIEN decorado y los elfos estaban DEMASIADO METIDOS en el papel de ser buenos zombies. Cada vez que algún elfo le mordía la pantorrilla a Adae le daba un mini infarto de miocardio, por lo que no era descabellada la idea de pensar que de allí no salía con vida al finalizar la noche.

El chico sonrió contento por el reconocimiento de la Hufflepuff y zarandeó la mano con fingida modestia por el halago, metiéndose en el papel del famoso Tony Stark.

—Yo me llamo Adae y soy de Ravenclaw. —Nunca entendería la necesidad de decir el apellido. ¿De verdad alguien se acuerda del apellido?—. Un placer conocerte, campanilla. ¿Has perdido a tu Peter Pan? Yo he perdido a mi Pepper. —preguntó divertido, aunque luego se le ocurrió una pregunta mucho más interesante—. ¿Es el mismo recuerdo feliz el que usas para volar que el que usas para tu Patronus? ¿O las hadas no necesitan recuerdos felices para volar? No me acuerdo… —Hacía años que no veía esa película; nunca había sido especial fan de Peter Pan. Wendy siempre le cayó mal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 13
Ocupación : Preso
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 11.115
Lealtad : Al sapo Croac
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 259
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3312-adae-west-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t3313-relaciones-de-adae-west http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Mar Nov 01, 2016 4:48 am

{Interacción con Myrtle Brandford}
{AL QUE SIGUE LE EMPUJE Y SE TIRÓ LA BEBIDA ENCIMA - excepto Dorcas y Adae-}
{Interacción con Adae y Dorcas}

No iba como una putilla, es más, me había divertido decorando este disfraz. Dejar que tus compañeras te tiren sangre falsa sobre un pijama mientras gritas "Todo en el pecho, así me gustaaaa" era algo por lo cual no mucha gente se permite vivir. Ni hablar que desde la mañana mi espíritu escalofriante se llevaba todas las de ganar, el cruzar las puertas del Gran Comedor para permitir que la gente me conociese me agradaba. Quería mencionarle al mundo como era mi vida, como si fuesen fans. Hasta permitiría que unos cuantos niños se me acercasen para admirarme, y esto si me hacía entrar en razón. Parecía un conejito que saltaba entre la gente.

De pronto siento como alguien suspira en mi oreja, si había un buenorro detrás mío justificaría como esto me encendía. La respiración un tanto exagerada me hizo alzar una ceja, mientras que la voz de la persona permitió que se me fuese toda cachondez. Si tuviera pene podríamos decir que habia sido por unos segundos la torre Eiffel pero tan solo identificarla hizo que se cayera como si de un gusano se tratase.  Y la predicción dado me provocó una mueca extraña, hasta podía espantar a los que tenía en frente con la cara que tenía. ¿Dave? ¿Qué mierda tiene que ver? Parece que algunas andan resentidas con el muchachito. La música se elevó justo cuando la supuesta araña me atacaría. ¿Qué me quedaré embarazada envuelta en su tela de araña? Eso sí que no permitiría ni de coña. Mi hermana sería la tía de una pequeña araña y eso no me hacía gracia cuando a ella le espanta los arácnidos. -NO PUEDE SER SERÉ MADRE DE UNA ARAÑA.- vociferé dándome la vuelta con terror hacia la profesora. Pero esta se encontraba ignorándome, la cara de póker que le di fue más espeluznante que la anterior.

Merodeé la zona, había mucha comida aunque en estos momentos no me apetecía para nada. Debería ver como vino Stella vestida, o Adae. En cuanto pensé en la personita bajita que se ganó un poco de mi corazón la visualicé, me acerqué sin tener demasiado cuidado y es que choqué con varias personas. Y una terminó con su bebida encima. Ups.

-¡ADAE!- grité mientras corría a su encuentro.- No sabes lo feliz que me encuentro.- afirmé mientras me metía en la conversación.- Disculpen, lamento haber interrumpido. ¿Sabían que hago modelaje de ropa interior en el mundo muggle y más de una agencia quiso tenerme dentro?- sonreí. Era una barbie, una puta barbie que solo importaba ella. Esto no me gustaría cuando terminase de ser idiota pero eso será otra historia.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Nov 01, 2016 12:27 pm

Con Dave y Joshua|Mención a Adae, Dorcas y Freya.

Me quedé mirando a Dave, no lo creía del todo, ¿Seguro que no me enviaría a algún sitio donde me hicieran daño? ¿Nunca? Porque si eso iba a ser así...tuve que sonreír, seguro que le sacaba partido a aquella frase en algún futuro y no muy lejano, porque cuando alguien decía algo luego tenía que cumplirlo, sino se le podía acusar de mentiroso.

- Menos mal que le gustan rubias -dejé escapar el aire despacio, sólo me faltaba que yo le gustara, con el miedo que me daba el señor Cosmas, pero por suerte eso no iba a pasar, porque yo era morena, como Dave.

Miré a Joshua y sonreí, se llamaba Joshua pero Dave lo llamaba Josh y decía que era su amigo. ¿Qué deseo habría pedido Dave? Me quedé mirando a su amigo, ¿Por que me felicitaba a mí?- Oh, no es mi cumpleaños, mi cumpleaños es el 20 de Diciembre, es el cumpleaños de la señora Brandford, ¿Sabéis que odia a su marido? -eso es lo que me había contado el día que la vi en el Lago Negro, y ahora que recordaba, le había prometido que iría a tomar té con ella, pero también le había dicho si yo podía tomar otra cosa, porque el té no e gustaba, era demasiado amargo.- ¡Oh, un Jedi! -abrí mucho la boca sorprendida, había escuchado a Danny hablar de los Jedis, pero no sabía qué eran, ¿Así iban vestidos los Jedis?- ¿Y donde lleva su sable luminoso?- no esperaba que nadie me contestara aquella pregunta, la había formulado al mismo tiempo que se me pasaba por la cabeza la idea- ¡Ala, seguro que Bonnefoy se lo tocó y por eso parecía tan enfadado!¡Porque a los Jedis no se les toca el sable! -asentí convencida con la cabeza y las palabras que acababa de decir, buscando con la mirada a ver si localizaba a Adae- Verdad -respondí al escuchar lo que le decía Dave a Joshua, aunque no lo estaba mirando, a veces me pasaba, si la persona me daba buenos sentimientos o me hacía sentir algo, aunque no le estuviera mirando escuchaba todo lo que decía, pero si la persona no me daba confianza, era como si ni siquiera hubiera dicho nada.

Tener a Dave como hermano aunque no fuera de sangre era de las cosas más bonitas y que me habían aportado más cariño en toda mi vida, y ocurrió desde el día que el sombrero me envió a Hufflepuff.

Los seguí un poco por detrás, un paso si llegaba, porque ellos hablaban y se miraban de manera extraña- Aquella mesa de allí tiene un hueco -señalé con el brazo, y allí estaba el Hombre de Hierro, Ironman, Adae, jo, parecía haberse molestado cuando había confundido simplemente el metal, total yo le había dicho Hombre de Hojalata, con Dorcas vestida de hada, ¡Que guapa iba...! y otra chica al lado.

A unos pasos de ellos había un hueco libre en la mesa para poder cortar la tarta de chocolate, galletas y merengue por encima. Quizás tenía que haberme disfrazado de princesa y no haber roto el vestido que me envió mamá para la fiesta de Halloween- Alihotsy -dije en cuanto Dave propuso hacer una broma después de comer. Era una fiesta, y faltaban risas, un poco de alihotsy u hojas del árbol de las hienas en el ponche y todo el que lo bebiera estaba segurísima que le daba por reírse.

Con la jarra que llevaba asida desde el principio de la fiesta recogí un poco de ponche para beber, antes de que le echaran nada y sonreí, mi idea no era de Slytherin, porque yo no estaba en aquella casa, mi idea era el de una tejona del montón.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Nov 02, 2016 9:16 am

Interacción con Samantha, Stella, Danny, Neferet.

Arrugó la nariz. - ¡No digas eso que te puede oír! Solo me faltaba tener problemas con ella… – Infló los mofletes y cruzó los brazos. - El amarillo me encanta y lo sabes, esa profecía que dicen de que da mala suerte es una bobada… Pero Articuno me robó el corazón. ¡Lo siento! – Sacó la lengua y se rió, no podía negarse a uno de sus tipos preferidos que era el de hielo. - ¿Solo uno? – Se llevó las manos a la cara sorprendida, de Danny no se lo esperaba. - Tía, yo esperaba que tuvieras un ejército de Pikachus. – Aunque bueno, quizá la suerte no estaba del lado de la rubia. Se sorprendió todavía más al escuchar lo del Gyarados, ¿Era realmente cierto lo de los 400 caramelos? - Y yo sin ningún Magikarp… ¡Que triste es mi vida! – Puso un leve puchero, pero se le fue a los pocos segundos para seguir riéndose.

Asintió ante las palabras de Neferet, se sentía muy agradecida por su cumplido. - Es que al principio quise disfrazarme de la Alice demente, la que hicieron el videojuego ¿Sabes? Pero luego me lo imaginé y no me vi con ese disfraz. Así que decidí crear mi propia Alice inspirada en varias, soy bastante rara. – Se llevó la mano a su nuca y la acarició mientras sacaba la lengua. - ¿A que es bonito? ¡Le quedó genial! – Sonrió mientras veía de nuevo el disfraz de Danny.

La pequeña Alice se fue y Amelia la despidió con la mano, esperaba volver a verla más tarde. Observó a su mejor amiga y encogió los hombros ante su pregunta. - Pues no lo sé, la verdad. ¿Por qué me quieres, quizá? Ah y porque te quiero también. – Correspondió a su abrazo y depositó un beso en la mejilla de ella, dejándole una marca roja de su pintalabios. - Uy, creo que te he manchado. – Se rió y sacó un pañuelo que tenía para limpiarle la marca a Danny. - ¡Listo! – Amelia no entendía lo que su amiga estaba diciendo, pero asintió sin mucho que decir. - Vale… – Lo único que sabía era que se lo pasaría en grande con ella.

Cuando empezó a bailar una chica de Gryffindor la habló y se sonrojó un poco ante su comentario, no sabía su nombre pero sabía que era de los leones por la gente con la que la había visto. - G-gracias… – Parpadeó varias veces y sonrió con timidez. - S-soy Amelia… P-pero puedes llamarme L-Lia… – Extendió su mano hacia la pelirroja, esperando que ésta se presentara también. - E-estoy en sexto y e-estoy en Hufflepuff… – Estaba orgullosa de su casa y aunque se burlaran de ella por ser de los tejones, a Amelia le daba absolutamente igual.

¡Danny y Stella estaban bailando con ella! ¡Era un milagro! - ¡Gracias Stella! – Se alegraba demasiado por lo que estaba ocurriendo, la morena durante unos segundos se veía bailando sola en la pista, pero no fue así. - Tú sí que estás guapa, Stella. – Sonrió y le dio un abrazo de bienvenida. - Pues espero encontrarme con el sombrerero loco… – Se tapó la cara avergonzada por lo que acababa de decir. - Pero porque es mi personaje preferido, no mal penséis. – Ya que lo último que quería era que la acosaran a preguntas por saber quién quería que fuera su sombrerero loco. Observó las tartas y asintió. - ¡Sí están deliciosos! – Y sin quererlo siguió bailando ese baile mientras Danny le preguntaba a Stella sobre el Pokémon Go.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Nov 03, 2016 8:15 pm

Con Dave y Ziva en la mesa de postres.



A pesar de que la fiesta parecía ir viento en popa, todos felices y algunos bailaban o conversaban de forma animada, el canadiense en lo único que podía pensar en esos momentos era el alimentar su pobre estómago que le reclamaba llenarlo con algo. Veía el pastel de los cumpleañeros y se le hacía agua la boca pero solo hizo la sugerencia de ir a la mesa de bocadillos para atascarse. Encima estaban hablando sobre gente que no conoce, bueno, le sonaba el nombre del profesor pero los demás ni idea, les dejó hablar, permaneciendo en silencio esperando que alguno de ellos hiciera por ir a la mesa o terminaría yendo solo.


Asintió contento cuando la pequeña dijo a dónde podían ir y los siguió, lo que le pareció extraño fue cuando escuchó que se consideraban familia. — ¿En serio? Que curioso, no lo hubiese creído si no me lo dices, creo que eso es adorable, te va tener una hermana pequeña y a ti un hermano mayor, claro — dedica una sonrisa para ambos, pasando justo al lado de unos alumnos disfrazados como superhéroes, disfraces bien trabajados que lucen.


— Sabes que yo no soy el mejor para las bromas, creo que está comprobado, así que les dejo a ustedes, yo les sigo, total, es halloween, se espera hacer travesuras  — afirma llegando hasta la mesa donde se sirvió un poco de jugo de calabaza y un pan dulce que se encontró, amortiguando así el hambre. —  No es mala idea — asegura con el bocado aún, pues hacer reír a las personas sin poder contenerse podría resultar gracioso y no es algo pesado como hacer que las personas les de diarrea, aquello le recordó al campo de quidditch y su travesura en las gradas de los Ravenclaw. — ¿Quién hace los honores? ¿quizá usted, señorita Ziva?  — le pregunta con los ojos brillosos, pues en realidad lo que deseaba en esos momentos era probar un trozo de aquella tarta de cumpleaños que se ve exquisita.
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Vie Nov 04, 2016 3:19 am

Danny y Lia <3


Desde pequeña que supo que sus extremidades no le hacen caso cuando se trata de bailar, en simples palabras no tiene ritmo y al parecer jamás lo tendrá. Pero a diferencia del resto que se echa a morir y se queda en una esquina algo avergonzada, en su  caso fue  todo lo contrario, si había música ella bailaba, a su modo pero lo hacía, no iba a dejar de moverse por no tener nada pero nada, repito nada de ritmo. Es por eso que cuando vio a sus queridas amigas, que además iban monísimas con sus disfraces y al mismo tiempo estaban haciendo una coreografía que parecía sacada del mismo libro que esta noche las unía, no pudo evitar sonreír ampliamente y unirse rápidamente a la diversión.

Vaso- agua –vasoagua, y ahí ya nos trasladábamos a Hawai moviendo las caderas y todo, se rio y se detuvo dejando el vaso en la mesa, ya que sabía muy bien que mientras más pasará ese vaso en su mano, mayores eran las probabilidades de su pronta destrucción. – Gracias por ese halago, mydear.- le respondió a su amiga, es que esa había sido la idea, volver a la Reina Blanca zombie-dead-walking (el orden de los factores no altera el producto) y al parecer se había cumplido.- ¿Dónde aprendiste esa hermosa coreografía Lia? Me ha encantado.- le dijo esta vez a su otra amiga hufflepuff.

La verdad no se esperaba que hubieran tantos personajes de aquel libro,  la puso muy alegre, aunque por dentro esperara que también estuviera allí  su amiga Synnove,  para que  también se alegrará por aquello.- Ou! A mí me gustaría ver a Tweedledum y Tweedledee, ellos definitivamente son mis favoritos.- agregó sonriente, pero luego su mirada se desvió a la mesa de comida, había tanta comida visualmente asquerosa que no hacía más que provocar en la gryffindor unas ganas tremendas de probar todo pastel, tartas, y cosas dulces de la mesa.

- ¿A limón? .- preguntó arrugando un poco su nariz, es que ella era más de cosas dulces que ácidas, y confirmando de paso que la mejor decisión esa noche era empezar con los muffin con ojos encima, tomó uno y sonriente comenzó aplastar con su dedo índice el ojo - Se ve tan…real- agregó divertida, le encantaba cuando convertían la comida en cosas así, como el dragón de chocolate que recibió en su cumpleaños, eso era arte puro.- ¿Pokemon GO?.- pregunto mirando a Danny, pero luego una ampolleta se le prendió arriba de su cabeza, haciendo las conexiones necesarias.- ¡Oh! Esa juego de celular, no, no lo pude jugar, perdí mi celular en verano antes de poder si quiera descargarlo, y como ya era el cuarto celular que perdía…Robert simplemente me compro uno que sirve para llamar y recibir mensajes.- terminó de decir con una mueca y encogiéndose de hombros. Recordando su visita en la mansión Dankworth, y el trágico final de su cuarto aparato tecnológico perdido en batalla.

- ¡Sabe a frutilla! ÑAAAM.- dijo toda emocionada cuando de un bocado se comió todo el ojo, en eso una imagen se le vino a la cabeza y miró a las chicas.- ¿Han visto la película Kill Bill? .- le preguntó de la nada, y continuó para darse a explicar mejor, antes de que sus amigas pensarán que los ojos tenían algo más.- Es que si hubiera venido vestida como la protagonista, con estos ojos podría haber recreado perfectamente la maravillosa y sangrienta escena que tiene con Elle.- terminó de decir con ojos brillantes, para luego bajar de su nube.- Perdón, vengo de mi hogar donde tenemos maratones de películas donde  el record ha sido  21 horas seguidas, sólo flipe con el ojo y una película jeje.- dijo acompañada de una risa inocente.

- Y Danny ¿cómo es eso de Pokemon GO? Que al final jamás pude entenderlo muy bien.- le dijo a la hufflepuff curiosa mientras que al mismo tiempo se preguntaba si esa cabeza de un hombre gritando también se podría comer.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.330
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 637
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Danielle J. Maxwell el Vie Nov 04, 2016 2:10 pm

Con Samantha, Lia y Stella.
Saludo a Sam.
Hablo con Stella.

Alicia en el País de las Maravillas nunca había sido mi película predilecta de pequeña, sino que yo era más de Aladdin, Tarzán y El Rey León, así que no tenía personaje favorito. Quizás la oruga sabia, ese personaje era gracioso. Pero vamos, que en realidad era una película que me daba muy igual. Si ahora estoy disfrazada de conejo era solo y exclusivamente por Lia.

Stella no había jugado a Pokemon GO porque había tenido el teléfono móvil roto, lo cual era toda una desgracia. Aunque mejor para ella, así ahora no echaba de menos ese vicioso juego en donde capturas criaturas virtuales. La verdad es que si te pones a pensarlo... era un poco mierda, pero el hype y la posibilidad de capturar esos Pokemon que de pequeña te volvían loca en la GameBoy... pues claro, le daba un plus.

Qué mala suerte. Te hubiera gustado. —Con lo aventurera que era Stella, seguro que iba a todos lados para conseguir a todo tipos de Pokemon.

Al principio no sabía por qué nombraba Kill Bill, pero después de asentir con la cabeza, sonreír al imaginarme la recreación de la escena con Ella con estos ojos comestibles. Teniendo en cuenta el cuerpo que tenía y que era rubia, le hubiera quedado genial ir con el disfraz de Kill Bill partiendo cabezas con la katana por ahí.

Esa película es genial. Bueno, la uno más que la dos, pero son muy entretenidas. Adoro la manera en la que están hechas. —Y es que en el fondo era super fan de Quentin Tarantino y sus películas. Mi director favorito era Christopher Nolan, pero el segundo era el gore por excelencia. Si por alguna casual decido meterme a estudiar la carrera muggle relacionada con el cine, mi meta será trabajar con ellos dos—. Te hubiera quedado super bien el disfraz de Kill Bill. Piensatelo para el próximo año y vas por ahí rebanando cabezas con la katana y haciendo la épica escena de la primera película en donde mata a montones antes de llegar a Lucy Liu. —Sí, me olvidé del nombre del personaje dentro de la película, pero todo el mundo conocía a Lucy Liu.

Y entonces... Stella abrió la veda. Me preguntó sobre Pokemon GO y mi rostro se iluminó. Era guay que te preguntasen por algo de lo que tienes ganas de hablar, ¿sabes? Parecía que me había leído la mente y me había soltado la pregunta que en aquel momento me podía hacer más feliz. No sabía la obsesión que me había entrado hoy con Pokemon GO, pero lo echaba de menos. Antes de contestar vi que Samantha estaba hablando con Lia, por lo que yo me asomé lo suficiente como para saludarla por cortesía, moviendo la mano. Llevaba desde hacía siete años en nuestra clase, por lo que sabía quién era.

Hola Sam. —La saludé antes de volver a dirigirme a Stella—. Pues verás, el juego en realidad es una plataforma que combina perfectamente el internet y la ubicación de tu móvil. Hay Pokemons repartidos por todos los lugares del mundo y dependiendo de por dónde vayas, tienes probabilidades de encontrártelos. A lo mejor vas caminando por Hyde Park y de repente te sale un Bulbasaur. Y puedes capturarlos, subir de nivel, pelear por gimnasios... —comenté con demasiada emoción, pero bueno, ser feliz por las pequeñas cosas era un privilegio que no muchos tenían—. Y está super guay porque tienes que salir a la calle, caminar, socializar con el mundo y esas cosas para que te salgan los Pokemon. No vale eso de quedarse en casa a jugar. —En realidad, si nos ponemos a escucharnos objetivamente, tampoco era el mejor juego del mundo... Pero era de Pokemon, ¿vale? Eso le sumaba puntos. Luego aproveché para preguntar otra cosa que me había llamado la atención de lo que había dicho. A lo mejor me decía algún maratón de series o películas que yo no hubiera visto y me apeteciera ver—. ¿Y qué más maratones hiciste? Yo hice el sagrado maratón de todas las películas de Star Wars con mi padre, pero somos débiles. No pudimos. Son demasiadas horas seguidas... —La miré con un gesto divertido—. He perdido facultades en Hogwarts sin películas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 36.370
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1255
Puntos : 684
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Vie Nov 04, 2016 10:26 pm

Primero con Elizabeth y Anne
Luego siendo mojada por Freya
Finalmente con Samantha y Balthazar

Era muchas las cosas que había preguntado a la mayor quien parecía estar dispuesta a contestarle, sin embargo solo logró decir un par de palabras con respecto a lo de su condición cuando la pequeña sintió la necesidad de irse a otro lado, además que ya se había aburrido y quedado sin dulces, así que sin mas ni esperar respuesta se alejó del lugar, rápidamente.

En su recorrido iba en otro mundo tanto así que la unicornio zombie chocó contra ella vertiendo su fresco en su ropa - HEY, ten mas cuidado - dijo al verse empapada mientras miraba mal a la chica aunque no duró mucho por que al final se concentró mas en su disfraz - Wow, que buen disfraz, me gusta mucho - dijo pero luego se percató que era la chica de su casa que había sido mala con ella junto con Stella y Synnove, así que del mismo modo en que llegó al lugar se retiró, no tenía nada mas que decir a Freya.

Mientras caminaba una pareja llamó su atención, siendo las siguientes personas a las que se acercó la chica estaba disfrazada como algo que no conocía pero que a la vez si, tal vez alguna vez lo bien pero no recordaba en ese momento, el punto es que le pareció interesante el disfraz - Wow, me gusta tu disfraz ¿de que es? Me suena conocido pero no recuerdo - le diría a la chica antes de volver a ver al chico - El tuyo igual - le diría al chico con algo de curiosidad en su voz, habían personas que realmente se habían curado un buen disfraz como esa pareja a los que estaba molestando en ese momento con esas preguntas de los disfraces.

FdR: Tiny se cayó cuando hice este post así que no se de que es el disfraz de Balthazar, el de Sam lo recordé de pura suerte XD
avatar
InvitadoInvitado

Dave Blackshine el Dom Nov 06, 2016 6:01 pm

Interacción con Josh y Ziva.
Salida de la fiesta.

En ocasiones, las disparatadas y extrañas ideas que surgían en la cabeza de la pequeña Ziva eran, cuanto menos, perturbadoras hasta el punto de no comprender si iban en un doble significado o en el único que podría interpretar la inocencia de una niña. Fuese lo que fuese, tuve que ocultar mi gesto de incredulidad y sonreírle ante su maravillosa teoría sobre los sables laser de los Jedi y, más concretamente, el del profesor. No, no quería saber nada de ese sable ni de que niña se lo tocaba. - No lo sé, Ziva... Pero mejor no hacer mucho caso a ese tema... - Comenté con algo de asco en mis palabras. Teníamos que cambiar de tema.

Escuché las palabras de Josh ante la presentación de la menor como mi hermana y no pude evitar sonreír. - Bueno... Nunca me gustó ser el más pequeño, tenía que paliar el sentimiento de inferioridad adoptando a una enana más enana que yo. - Dije riendo hacia la pequeña tejona y volviendo a mirar a Josh. Sonreía de aquella manera cálida y que, por algún extraño motivo, me agradaba. Asentí ante la señal de Ziva hacia el hueco perfecto para poder cortar la tarta y dejar la maldita cabeza de oso antes de que me cansara de ella y le lanzara un bombarda en mitad de la fiesta.

Mi propuesta de hacer un buen espectáculo fue aceptada y en cierto modo, supe que Josh era mejor que no dictaminase la broma aquella vez o acabarían todos muriendo en los baños. Fue Ziva la que tuvo una fantástica y aburrida idea, al menos para mi. ¿Hacerles reír? Bueno, al final de la noche tendrían tal dolor de boca que quizá era fructífero. Aquel fue el argumento con el que me auto convencí. - Pues, te dejo los honores, en cuanto nos comamos la tarta, vas a la ponchera y se la sueltas sin que nadie te pille ¿podrás? ¿Tendrás la suficiente sangre de sly para hacerlo? - Le reté, reiterando la propuesta de Josh para que la pequeña lo hiciese. Dejé la tarta en la mesa y le guiñé un ojo.

"Miauu... " El maullar de aquella bola, gorda y peluda que comenzó a restregarse por mi pierna me hizo observar mi pierna, era mi gato, con un pequeño pergamino en el collar.

- ¿Qué haces aquí? - Pregunté alzando mis cejas, mostrando así mi sorpresa. - Nunca sale de la sala común de Sly porque eso supone mucho esfuerzo para él. - Expliqué a Josh y a Ziva mientras me agachaba y cogía la nota. Noté la rugosidad del papel, el colr amarillento estaba manchado por aquellas palabras que leí estando de cuclillas.

"Vas por buen camino, ven a buscarme."


Noté un escalofrío recorrer mi espalda y lancé una mirada hacia Josh. Estaba asustado, no comprendía que era aquello, ni que narices quería decir hasta que volví a observar al pequeño felino, un gato. "Es él... El gato es el destino. Yo soy el gato para él." Deduje mientras me alzaba y les dedicaba una sonrisa nerviosa a mis acompañantes. - Me tengo que ir, es una nota que tengo que contestar sin demora, lo siento mucho. - Me excusé y miré a Josh mientras me mordía el labio inferior en señal de que pasaba algo. - En fin... Guardadme un trozo de tarta, Ziva te dejo responsable de la fechoría de esta noche y Josh... Pásalo genial, siento marcharme así. Cuida de mi pequeña ¿vale? - Le dije mientras daba un beso en la frente de Ziva y posaba mi mano en el hombro de Josh. Tras eso comencé a alejarme de ellos de espaldas. Tenía que llegar lo antes posible a mi Sala Común, quizá aún podía encontrar allí a quien hubiese puesto aquella nota, quizá mi hermano había logrado introducirse en el colegio, o tal vez podría descubrir como hacía para que otros hicieran su trabajo sucio. - Buenas noches, enanos... - Me despedí y salí corriendo de allí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 17
Ocupación : Slytherin 7º Curso
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.750
Mensajes : 154
Puntos : 109
Ver perfil de usuario

Myrtle Brandford el Dom Nov 06, 2016 8:50 pm

Estaba claro que la acción del duende estampando la tarta en mi cara había llamado la atención de la mayoría de los presentes, aunque no de una forma positiva, sino más bien negativa ya que la mayoría huía o se reía y no conmigo, sino de mi, algo que estaba muy mal y más siendo la profesora, ya le quitaría puntos por eso en clase, todo a su tiempo.

Retirando los pegotes de tarta más grandes de mi cara y mi pelo y restregándolos sobre los alumnos que me encontraba a mi paso fui abriéndome camino al exterior. Recuerdo que una de esas alumnas a las que le había obsequiado con un trozo de tarta en el vestido era Stella, esa Gryffindor con cara de pocos amigos. -Un trocito para ti, otro para ti y para... ti-. Murmuraba en voz baja en mi camino hacia el exterior.

Fue entonces cuando aquella voz bastante familiar llegó a mis oídos, era la de Dave, se estaba despidiendo. ¿Tan pronto se iba? Entonces recordé el disfraz que llevaba y como había regalado a todos esa bonita vista de su torso desnudo. ''¿Se lanzaría Josh sobre el si lo llenase de tarta?'' Me pregunté a mi misma mientras corría tras el Slytherin para llevar a cabo el experimento. No me fue posible alcanzarlo, sus piernas eran más largas y jóvenes que las mías. -Pues nada, en ese caso... ¡GUERRA DE COMIDA!- Grité mientras lanzaba un buen trozo de tarta a el primero que pillé, Cosmas. Fue entonces cuando decidí salir corriendo a mi dormitorio, ya había tenido demasiada fiesta por aquella noche.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Frances Conroy
Edad del pj : 60
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 825
Lealtad : Orden del Fenix
Mensajes : 112
Puntos : 66
Ver perfil de usuario

Invitado el Lun Nov 07, 2016 5:58 am

Con Elizabeth y Neferet.


La intención era ayudar y no joder más pero por alguna razón -quizás su abrupta amabilidad- terminó haciendo que Elizabeth se desequilibrara y casi cayera, extendio ambos brazos firmemente buscando tomarla sin embargo ella sola terminó por pararse correctamente.

-Nada de que disculparse -respondió.

Anne asintió con la cabeza olvidándose de que no la vería fue más una costumbre que algo realmente premeditado. Sacó su varita y apuntó al báculo haciendo que se redujera a un tamaño más cómodo.

-No te preocupes, en serio -dijo al sentir demasiada preocupación en las palabras de la Hufflepuff -Tómate tu tiempo para elegir... Quizás quieras beber o comer algo, ¿Sentarte tal vez? Yo estoy igual que tú sin saber donde parar, conozco mucha gente pero le hablo a poca y no tengo muchas ganas de acercarme a mi prima Ziva que anda demasiado cerca de una profesora que lleva francamente un disfráz demasiado feo.

Se encogió de hombros y negó con la cabeza -otra vez inutilmente- porque de verdad ni ella sabía que hacía en esa fiesta, seguramente el impulso de salir de la habitación y no pasar ese día encerrada había sido exagerado.

-No tengo nada interesante que hacer, ni siquiera se porque vine -explicó justo cuando llegó Neferet con quien había limado asperezas durante las vacaciones.

-Hey -saludó brevemente -Si soy un intento de Blanca Nieves muy random es el precio que debo pagar por no planear mi disfráz con anticipación.

La pequeña se refirió luego al disfráz de Liza, hablaba demasiado y muy rapido y realmente deseaba que se diera un respiro hasta que hizo la pregunta incómoda que Anne no se había atrevido a hacer. Punto para Neferet.

Finalmente sin haber saciado su necesidad de información se desapareció tan rapido como llegó.

-Se fué -dijo -Como sea... ¿Qué te apetece hacer? ¿Esperas a alguien en especial?

En el fondo alguien gritó... "Guerra de comida" y supo que algo terrible se avecinaba.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Nov 08, 2016 1:38 am

Con Neferet y Anne

La chica le dijo que no se tenía que disculpar, aún así le causaba mucha vergüenza lo que llegó a pasar y di, a ella le daba pena estar ciega así que no era algo que pudiera evitar, pero la chica se veía o bueno realmente se escuchaba muy amable y era algo que la hacía sentir mejor con toda la situación.

La chica la ayudó con el báculo, el cual por fin podría llegar a guardar y estar mas cómoda, al menos ahora si no sentía que iba a golpear a nadie por no poder caminar con dos bastones por así llamarlo que le estuvieran incomodando, además una vez mas la chica que en ese momento si llegó a saber bien quien era, seguía pareciendo muy amable y la hacía sentir bastante cómoda - Bueno, yo en mi caso en si conozco muy pocos y no puedo ver ningún disfraz, aunque me haces creer que algunos se curraron un buen disfraz - respondió, la verdad le gustaría poder ver los disfraces de los demás pero no podía, tal vez si lo lograra si se quedaba a la salida donde había luz, pero no era algo que pensaba hacer.

- Te entiendo, estoy en las mismas, aunque en mi caso creo que fue para no pasar sola mi cumpleaños - se encogió de hombros antes de que alguien mas se les uniera, era una niña que por como hablaba había comido muchos dulces, al parecer era una Alice y estaba muy emocionada por los disfraces de ellas y era muy curiosa y claramente la hizo sentir un tantito incómoda con sus preguntas, pero era algo lógico que iba a pasar.

- Tengo ceguera nocturna, es parte una enfermedad visual que... - no terminó de hablar por que la niña se fue algo que le informó Anne, quien según entendió por la conversación de ambas era una Blancanieves.

- No, no espero a nadie y creo que quiero alejarme de la guerra de comida - dijo por que ella también escuchó eso, así que sin correr pero si rápido dobló su bastón y con la mano derecha que era la dominante tomó el brazo izquierdo de la joven en pinza por sobre el codo y con cuidado se posicionó de una forma en la que quedara a su lado pero detrás de la misma con su propio codo pegado a su torso y un ángulo de 90, con lo que Anne ya podría llevarla a donde quisiera y de preferencia lejos de que guerra.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.