Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Revelaciones ||Flashback ||Remus

Invitado el Vie Oct 21, 2016 5:15 am

Finales de 6to año


La pelirroja tenía que terminar su tarea de Encantamientos, bueno, ya la tenía hecha solo faltaba revisarla y tal vez añadir algo mas y ciertamente era para la siguiente semana, pero era Lily, claramente tenía que estar lista para todo, tener sus deberes realizados con anterioridad, además tener estudiado todo lo relacionado con los exámenes, faltaba poco para los exámenes finales y ocupaba sacar buenas notas, no era algo como los TIMOs y faltaba un año para los EXTASIS, pero era bien conocido que la chica era una atacada por los estudios y tenía que ser una de las mejores, además se esforzaba mucho.

Estaba siendo bastante complicado concentrarse, no podría dejar de pensar en la última vez que había visto a James, el chico no sabía de su cabeza por mas que lo intentaba, no lograba terminar de revisar su tarea o estudiar para los exámenes y eso era realmente malo, ocupaba concentrarse, no por que fuera a reprobar, ella tenían un muy buen promedio pero no quería bajarlo por un simple beso que la tenía atontada, aunque el mencionar ese beso en sus pensamientos no hacía nada bueno por ella, si no desconcentrarla mas y que sus mejillas se tiñeran de rosa.

Delineo sus labios con el indice de forma inevitable y como no hacerlo si en ese momento su mente estaba perdida en ese día, ciertamente todo había empezado de forma incómoda por el día que despertaron juntos con Stella en el invernadero cortesía de Sirius, pero como se fueron dando las cosas, aún no entendía como terminaron de tal manera, tal vez fue la insistencia de esos años, o no sabía, pero el que una vez mas le dijera lo que sentía por ella y los celos que había sentido hacía su amiga y hasta la llevó a enojarse con la misma por un par de días y no querer ver al pelinegro hicieron que terminara diciendo lo que sentía por él, no entendía como había pasado, pero lo había hecho.

Tal vez también tenía algo que ver la especie de conversación con Freya, o el verla con ese chico en el armario escobero, mordió su labio inferior, nunca había sido una chica de estas que tenían las hormonas alborotadas ni sentía que lo era, pero siempre le gustó James o desde hacía un par de años lo hacía, claramente siempre soñó con su primer beso y ahora que él se lo dio no podía dejar de pensar en este, aún cuando la tomó por sorpresa en algunas cosas por que claramente el chico no le dio un beso simple, no podía dejar de pensar en el mismo o en como se refugió en los brazos de él después del mismo.

Aún no le había contado nada a sus amigas, se lo había reservado para ella misma, al menos hasta que sintiera que podía decirlo a los demás, ocupaba procesar lo sucedido y esperaba que él tampoco se lo contara a sus amigos, bueno al menos suponía que Sirius no sabía nada, después de todo de saberlo ya hubiera hecho alguna clase de comentario o eso suponía.

Su mente siguió divagando hasta el punto de reprenderse a si misma "Vamos Lily, concéntrate" realmente ocupaba concertarse en lo que estaba haciendo pero parecía tan imposible que solo terminó soltando un largo suspiro mientras echaba la cabeza atrás en el respaldo y miraba el techo, ocupaba concentrarse o pensar en otra cosa, resopló y dirigió su vista al frente donde vio a uno de sus amigos, Remus Lupin, este también era amigo de James y de Sirius, pero era con el que mejor se llevó desde el principio, tenía algunas cosas en común y lo consideraba el mas maduro de los cuatro dado que también tenía que incluir a Peter en el grupo. Sabía que no lograría concentrarse sola así que llamó al chico - Hey, Remus, aquí - diría alzando una mano para indicarle donde estaba y que fuera donde ella, además de dedicar una sonrisa de disculpa a la bibliotecaria aunque no había gritado ni hablado muy alto, o eso era lo que sentía; esperaba que la presencia de la castaño la ayudara a concentrarse en sus estudios o al menos distraerse con un buen tema de conversación.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 21, 2016 8:43 am

Con el final de las clases tan cerca, sus compañeros de cuarto (también llamados mejores amigos ó granos en el culo, según la ocasión) se hallaban evidentemente alborotados, extremadamente excitados y, para un lunático, ese día le estaban agotando más de la cuenta. Remus sabía que existía un lugar que era una especie de punto seguro cuando buscaba tranquilidad: La biblioteca. A menos que buscasen información para alguna gamberrada (gamberrada en la que él también estaría incluido luego de desistir de inyectarles sentido común), los chicos decidían alejarse de ahí como si esta fuese un foco infeccioso, por ello usó la excusa de deberes sin hacer para alejarse de ellos aunque fuese unas horas incluso cuando, obviamente, primero tuvo que soportar sus burlas sobre su “empollonidad” (ni siquiera se había molestado en explicar que esa palabra no existía)… pero eso era mucho mejor que el que le llamasen aguafiestas si intentaba lograr que se calmaran, algo que estaba seguro que era un experimento en el que iba a fallar.

El olor a libros, tinta y pergaminos lo recibió como una caricia familiar, como algo a lo que él estaba perfectamente acostumbrado y que inmediatamente le hizo sentir calma, por lo que buscó algún asiento alejado de los chicos que estudiaban para sus TIMOs (quienes solían ser bastante más ruidosos que los alumnos de EXTASIS). Para alguien con los sentidos tan desarrollados, en ocasiones le resultaba útil concentrar su oído en una sola persona para así concentrar todos los siguientes en la tarea que debía realizar sin preocuparse por cualquier otro ruido que pudiera sobresaltarlo y por ello Lily era perfecta, así que optó por ubicarse cerca de ella, a una distancia prudente para así dejarse envolver por la concentración.

Al cabo de un momento notó que Lily estaba más callada que lo habitual, no escuchaba el suave rasgar de la pluma sobre el pergamino, el tintineo casual de la punta metálica sobre el frasco del tintero o el pasar constante de las hojas de lo que estuviese leyendo.

La observó unos segundos pues parecía estar con la mente bastante lejos de la biblioteca, pero pronto volvió a su lectura. Había elegido un tomo de criaturas mágicas para preparar la próxima lección de Defensa Contra las Artes Oscuras y tomaba apuntes ocasionales. Se encontraba escribiendo un ensayo sobre los gorros rojos para refrescar la memoria cuando un susurro llamó su atención.

Observó a Lily y su llamada, ¿Necesitaría ayuda con sus deberes de encantamientos? Difícilmente, Lily era una estudiante aventajada y, aunque se decepcionara de si mismo por admitirlo, ni siquiera había empezado con ello. Pero la forma más simple de resolver una duda es buscando información, por lo que cerró el libro y se levantó para seguirla en cuanto Madame Pince desvió su atención.

- ¿Dónde está tu cabeza hoy? –preguntó en un susurro con una sonrisa, dejando en manifiesto que la había estado observando. Ni siquiera, en ese segundo en que había levantado la mirada para observarla, había dejado pasar aquel gesto donde se tocaba los labios- ¿Qué sucede, Lils? –preguntó esta vez para así dar el pie a que ella pudiese comenzar a desenredar lo que parecía enmarañar su cabeza pelirroja.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Oct 26, 2016 4:45 am

No podía concentrarse, por que tenía que estar pensando en esas cosas, recordar la conversación con Freya donde esta le decía que si no había dado su primer beso y que podía probar con ella luego de encontrarla en el armario escobero y como la mató de vergüenza por su falta de experiencia, recordar el beso de James que la llevó al cielo y como luego su abrazo que la hizo sentir tan segura, tanto que no quería apartarse de él y como ese pequeño llegó a interrumpirlos y obligarla a separarse de él.

Desde entonces no habían hablado al respecto aunque bueno, no es como si ellos llegaran a hablar mucho, casi siempre era ella regañándolo por alguna de sus trastadas y nada mas y esos día tampoco es que hubieran hablado mucho, tal vez se verían en vacaciones pero por el resto no era mucho lo que habían llegado a hablar por no decir nada, en cierta forma la hacía sentir algo incómoda, pero a su vez creía que era lo mejor en ese momento, tal vez ocupaban hablar con mas tiempo y calma y no era algo que fueran a conseguir en el colegio, por lo que esperaría a las vacaciones para salir con él, hablar con calma y sin interrupciones aunque posiblemente en ese momento ya sus amigos lo supieran, aunque era lo mejor o eso quería creer.

Estuvo pensativa y sin poder avanzar hasta que vio a Remus en la biblioteca y decidió llamarlo, seguro que estudiando con él conseguía avanzar o al menos cambiar el rumbo de sus pensamientos y eso era lo que necesitaba, razón por lo que lo llamó para que se acercara hasta donde ella estaba ubicada que no era muy lejos de él.

Al parecer el Gryffindor ya había notado que ella tenía la cabeza en otra parte y claramente eso la llevó a sonrojarse, se podía decir que de poder, sus mejillas terminaría rivalizando con su cabello, pero eso no lo sabía tan a ciencia cierta como el hecho de que le ardían las orejas y sentía que el rostro también estaba muy caliente y como no, si su mente estaba en uno de los mejores amigos de su actual acompañante y este estaba preguntando que donde estaba su cabeza, claramente no iba a responder "Estaba pensando en tu mejor amigo James, por él no puedo concentrarme en revisar mi tarea ni en estudiar" por que no, no era algo que iba a decir, así que solo abrió la boca para responder y luego la cerró. Empezaba a odiar esa parte de ella y es que nunca había sido así, no hasta ahora, últimamente sentía que fácilmente se quedaba sin respuestas, sin saber que decir y todo era desde que había visto a Sirius, James y Peter en paños menores por culpa de Stella y había despertado con James por culpa de Sirius.

- Estudiemos juntos - diría como para cambiar el tema mientras le dedicaba una mirada de "dejemos el tema para otro momento" y es que realmente no quería hablar al respecto, no en ese instante, prefería por el momento quedarse pensando en otra cosa y que mejor que lo académico o al menos eso pensaba en ese instante dado que tal vez mas adelante terminaría sacando el tema de forma indirecta o muy directa, primero quería que el chico la acompañara un rato.

- ¿Se notó mucho que estaba en otro mundo? -preguntó con lo que parecía ser vergüenza en ese momento y como no si estaba segura que se había visto ridícula.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Nov 01, 2016 7:43 am

- Ya, claro –respondió en forma casi irónica mientras reía de forma nasal, pues ella acababa de ofrecerle “estudiar juntos” con esa mirada tan conocida de “primero evitaré hablar de ello, daré rodeos y te haré esperar antes de soltar alguna prenda”, así que sólo tomó el mismo libro que leía antes y buscó la página en la que había quedado. Ya sería la misma Lily quién decidiera cuándo sería el momento.

A pesar de que ambos fingían estar estudiando, sabía que Lily seguía muy lejos de ahí mientras Remus, en cambio, estaba muy presente en el sitio, observándola detenidamente. ¿Qué haría que Lily diera rodeos? Definitivamente no era algo académico ni relacionado con la prefectura, sino mas bien algo personal. ¿Había vuelto a su amistad con Snivellus? No lo creía, sino los hubiesen visto al menos alguna vez juntos en el mapa, algo de lo que James no habría dejado de quejarse y cotorrear, pero en cambio Lily solía ir más con él o con sus amigas. ¿Tendría que ver con el detalle de que, en cambio, ahora James casi no hablaba de ella? Ya no estaba dándoles la tabarra cada día sobre cómo serían estar con ella, si sus besos sabían a pastel de fresas o de chocolate o cómo imaginaba la textura de sus labios ni ninguna de esas cosas que nadie, especialmente él, quería escuchar.

La observó detenidamente e incluso la olfateó muy disimuladamente para intentar encontrar algún indicio de lo que pasaba, pero ella para su fortuna se le adelantó, y estaba comenzando con los rodeos (si, se sentía afortunado. El que empezara pronto con los rodeos quería decir que no tendría que prolongar durante demasiado tiempo su curiosidad suprimida).

- Ay, Lils… –se pasó una mano por el cabello, desordenándolo de forma inconsciente, con picos apuntando en diferentes direcciones- Te conozco bien y para mi no serías más obvia ni siquiera teniendo un letrero que dijera “desconcentradísima” al lado –le contestó sonriendo, omitiendo completamente el que se había dado cuenta sólo gracias a sus sentidos superdesarrollados.

La observó un segundo antes de apoyar la barbilla sobre su mano, descansando el codo en la mesa- ¿Un penique por tus pensamientos?* -preguntó, a sabiendas de que gracias a la ascendencia muggle de ambos, Lily entendería lo que era un penique.


* “A Penny for your thoughts es una frase inglesa muggle que he traducido de forma literal, aunque una traducción más acertada sería “daría lo que fuera por saber qué piensas”.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Nov 02, 2016 3:58 am

Si Remus la conocía como ella creía y ella conocía a Remus como lo conocía, sabía como iban a seguir las cosas, todo iba a seguir una misma línea, ahora el punto era ¿Prolongarlo mucho o no? bueno, era fácil de responder, por mas que intentó ponerse a estudiar y a leer las cosas no lo logró, seguía sin conseguirlo, no sabía como hacerlo, pero tenía que, claramente se estaba delatando mucho en que había pasado algo en su vida y por el amor a Dios, casi que sería mas fácil haber vuelto a hablar con Severus que hablar con respecto a ese tema.

Su mente no dejaba de divagar, una y otra vez intentaba retomar su lectura pero no llegaba a recordar ni siquiera la última palabra que leía y era algo realmente molesto y casi que quería resoplar una vez mas pero se contuvo, solo cerró el libro una vez mas y lo dejó frente a ella antes de volver a ver al Gryffindor y preguntar si se notaba que estaba en otro mundo, sabía que le dirían que si, pero tenía muchos pensamientos en la cabeza que realmente no quería sacar a la luz ni con Stella, ni Mary, tampoco con Remus, pero en este momento sabía que terminaría haciéndolo de una forma u otra y que esta forma a su vez sería una en la que dejaría las cosas como a medias por así llamarlo y solo hablaría lo necesario, al menos eso creía.

Al parecer si había sido demasiado obvia y una vez sintió calor, o bueno dudaba que en algún momento se le hubiera llegado a quitar la sensación, pero al menos no había dicho nada al respecto de su lenguaje corporal minutos atrás, solo que había notado que ella estaba distraída y que era mas que obvio, así que quiso creer que no se dio cuenta de esos gestos.

Como abordar el tema, ya le había hecho una pregunta mas clara por sus pensamientos, pero realmente no sabía como hablar de los mismos, así que analizó un poco y encontró en pocos instantes la forma de abordar el tema sin abordarlo, "Gracias, Freya" dijo mentalmente, ella le serviría mucho en ese momento - Hace unos días me encontré a dos alumnos muy acaramelados en el Armario Escobero, así que me surgieron algunas dudas - diría quitando toda la situación de ella y desviándolo hacia esas personas, era bien conocido que ella era muy tranquila aún con las calumnias ella no tenía muchas experiencias den muchas cosas - Por cierto nunca te he visto con ninguna chica así, en plan romántico ¿No te interesa alguien? - una vez mas siguió desviando el tema, esta vez lanzandolo hacía su acompañante y es que era un tema complicado, sin duda alguna.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Nov 02, 2016 5:49 am

- ¿Y por qué dos alumnos acaramelados te tendrían en ese estado de desconcentración? –preguntó una vez que hubo terminado de hablar, sin embargo decidió seguirle la corriente. Tal vez así ella se sincerara más fácil con él si acaso él también era sincero… ¿Pero hasta qué punto podría hacerlo?- Tu cabeza es un nido de pajaritos, querida Lily, que cotorrean sin parar y vuelan por todos lados en forma caótica, sin embargo si no te sientes lista estoy de acuerdo en hablar de mi. ¿Te parece si nos alejamos un poco de la señora Pince? –sugirió, pues la bibliotecaria no era precisamente amiga de las conversaciones personales dentro de su querida biblioteca. Por ello tomó sus cosas y le ofreció la mano a Lily para ayudarle a levantarse en cuanto esta estuvo lista, para caminar al rincón más alejado de la biblioteca, allí donde más de alguna vez había sorprendido a los estudiantes “estudiando anatomía”, como solían llamarlo.

Aprovechó el camino silencioso para ordenar un poco sus ideas. Tampoco era cosa de simplemente decirle “es que como soy un hombre lobo, aunque claro, eso no lo sabías, no me siento preparado para establecer una relación pues podría herir mucho a esa persona de forma desintensionada. Ya sabes, antes de la luna llena me pongo todo rabioso y después de ella simplemente quiero estar solo y descansar… además, ya sabes, tengo una especie de relación sin la parte romántica con mis compañeros de cuarto, los que son muy demandantes”. Se rió para si y, si, tal vez podría decir lo último pues no era mentira.

En cuanto llegaron a una de las últimas mesas se sentó en aquella que parecía más alejada de los demás.

- Digamos que no me permito mucho pensar en chicas… –inició mientras sacaba sus cosas para volver a fingir que estudiaban- no, no soy gay si acaso te lo preguntas, pero sabes que mi condición económica a penas me permite comprar un uniforme en condiciones, ni hablar de regalar flores o chocolates con regularidad y, hasta cierto punto, soy un romántico, siento que eso es parte importante de una relación –confesó riendo, bajando la mirada para ocultar el sonrojo- Además… es complicado… –esta vez desvió su mirada hacia la estantería más próxima, fingiendo leer los títulos en los libros aunque en realidad estaba lejos de ahí-De cierta forma Sirius, James y Peter son una especie de novios con los que jamás, JAMÁS, me besuquearía, pero no tienes idea de lo demandantes que pueden ser. Ya sabes, ni siquiera puedo gozar de muchos momentos de tranquilidad sin que alguno aparezca corriendo por la puerta y me saquen a la fuerza para hacer alguna tontería, aunque no es que me moleste –confesó sonriendo- en realidad, creo que incluso lo uso como una excusa. No siento que pueda estar con alguien, soy…  soy como una especie de lobo, por compararlo con algún animal cualquiera. Disfruto a mi manada y los cuido demasiado, tener una chica haría que me dividiera entre mis amigos y mi novia. Además no me gustaría iniciar una relación sólo porque si, estoy esperando a que llegue ese alguien especial, ese alguien que haga que desee dejarlo todo por ella. Ya sabes, soy un romántico. –terminó, riéndose en la última frase y volviendo a sonrojarse.

Aunque de alguna forma todo fuese mentira, en realidad lo que él decía eran cosas que ni siquiera quería confesarse a si mismo. Era un romántico, quería un primer beso especial, quería una chica que fuese su sol luego de la luna llena, alguien que con una caricia borrara el dolor y con un beso las dudas. Quería a alguien que iluminara tal y como hacían los chicos su vida gris, tan gris como el pelaje del lobo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Nov 08, 2016 12:03 am

- Bueno... nunca había pensado en esos temas, no he tenido ninguna revolución hormonal, siempre he sido muy centrada en todo y para algunos muy aburrida por lo mismo, pero no se, ver eso y seguramente ya alguno de los chicos te contó que Stella y yo los vimos con escasas prendas a Black, Potter y Pettigrew el día que ella fue nombrada miembro del equipo, pues bueno, dejando eso de lado, creo que no se, de repente ver a ese par de personas en el armario escobero de una forma tan sexosa, creo que me sacó de mi zona de confort y me hizo cuestionar algunas cosas - Entre todas las cosas por las que se podría llegar a conocer a Lily es que ella nunca había salido con nadie y alguno que otro seguramente pensaría que era una frígida, aún con lo que dijera Corazón de Bruja, ella ni siquiera había llegado a dar un beso si no hasta que James la besó hace poco tiempo, así que claramente todo la sacaba de su zona de confort y se veía en situaciones nuevas y extrañas para ella.

- Si, tienes razón aunque no creo que sean pajaritos, creo que son dragones - intentó no reír por que si no serían regañados, así que cuando él propuso alejarse de la bibliotecaria sin pensarlo mucho tomó sus cosas, dejó que la ayudara a ponerse de pie y se fue detrás de él hasta un lugar mas cómodo donde ambos podría hablar sin que nadie los llegara a interrumpir.

Aún cuando a él le pasó por la mente aclarar que no era gay, a ella no le había pasado por la cabeza nada parecido aunque a veces sentía que entre los cuatro amigos había alguna especie de tensión sexual, aunque principalmente de juego, como la mayoría de amistades de hombres de la actualidad en las que actuaban de una forma que si no se supiera que eran heteros en algún momento se llegaba a confundir su orientación, pero al menos a ella no era algo que le importaba mucho, podrían tener la orientación que tuviera al menos Remus y lo seguiría queriendo como amigo, James por su parte si sería una decepción, pero bueno ya se habían besado, por ende creía que no, que no podía serlo, en especial por que ambos sentían algo el uno por el otro.

Siguió escuchando a su amigo y Dios, si no estuviera enamorada de James, seguro se enamoraría de Remus, es que es tan adorable, tan lindo y lo que decía de como sería un novio de alguien, lo del romanticismo y esas cosas eran algo que enamoraba, estaba segura de que si alguien llegaba a ser pareja de Remus no se arrepentiría y si le rompía el corazón a su amigo, ella le rompería algo mas o mínimo le lanzaría un maleficio feo, por que Remus se merecía una buena relación, alguien que lo quisiera por como es, por quien es y esperaba que en algún momento llegara a tener a alguien así, es que realmente se lo merecía - Siento que no es necesario tanto detalle o cosas muy caras si se dan con amor, puede ser el diamante mas caro del mundo pero si no se siente nada, es un regalo vacío, en cambio una simple flor y no de las caras o un abrazo dado con cariño, vale mucho mas valioso, pero eso es lo que yo pienso y respeto que no quieras estar con nadie ahora, tal vez luego de que salgamos conozcas a alguien mas - estaba confiada de que conocería a alguien mas que lo haría sentir algo como lo que ella misma sentía por Potter y seguro sería muy feliz con esa persona y ella sería muy feliz por él.

- Una pareja que te haga elegir entre tus amigos y ella no me parece una buena pareja - ella misma se había resignado que de querer algo con James tendría que aceptar en el paquete a Sirius y claramente a Remus y a Peter, porque los cuatro iban juntos y ahora que lo pensaba sería una relación muy complicada, pero como aún no eran nada mejor no desviaba sus pensamientos para futuros hipotéticos como este, por que terminaría soñando despierta y no era la idea.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Nov 10, 2016 7:33 am

Remus negó con la cabeza. ¿En serio era capaz de salir de su zona de confort por tan poco? Suerte que no le había visto a él desnudo, sino probablemente aún no fuera capaz de dirigirle la mirada y probablemente le entraría un ataque de pánico después de semejante espectáculo. Vamos, que Remus era considerablemente más grande en comparación a cualquier otro hombre blanco vivo. Se rascó el cabello una vez más y siguió escuchándola.

Comparar su caos mental con dragones le hizo darse cuenta de que el problema tal vez era mayor al que él había pronosticado, sin embargo decidió dejar pasar el tema, se olía a que la chica no estaba precisamente dispuesta a hablar con sinceridad y, cómo hombre lobo, él tenía un muy buen olfato.

Le escuchó toda su charla sobre el valor del cariño sobre un objeto, lo tenía claro, pero también tenía claro que era una pobre excusa para evitar hablar de por qué no se involucraba jamás, incluso aunque algunas chicas llamasen su atención.

- Vamos por partes –pidió, ordenando sus ideas antes de empezar a hablar- Dudo que tus dragones emocionales sean sólo por eso pues una chica tan centrada como tú difícilmente se revolucionaría por un par de chicos teniendo una actitud bastante cariñosa en un armario cuando tenemos claro desde tercero que eso es bastante común.

Suspiró y se acomodó en su asiento, recostando la espalda antes de continuar.

- Aunque no lo parezca, entiendo perfectamente que una chica que me haga elegir no sería una buena pareja. De hecho, tendría que rechazarla si ella me pidiese con palabras eso pues estaríamos hablando de alguien sumamente egoísta. Sin embargo sabes como son los chicos, de hecho, ya me dijeron que hoy tengo que pasarme por la habitación antes de ir a cenar y sabes bien que es mejor ir a ver que planean o pueden terminar desmadrándose si no les meto un poco de sentido común. Tu has estado presente en las trastadas que hacen cuando estoy involucrado… sabes también que son considerablemente peores cuando no he estado ahí. Es como tener hermanos, ¿Sabes? Hermanos pequeños y con trastorno por déficit de atención e hiperactividad –Oh, conceptos psicológicos muggles. Adoraba que Lily fuese hija de muggles para poder mencionarlos sin tener que dar una explicación larga después- entonces involuntariamente tendría que decidir entre ellos y ella en ocasiones pues no podría estar absolutamente todo el tiempo compartiendo con los chicos y esa hipotética novia. En momentos querría estar con ellos, en otros sólo con ella, ocasionalmente con todos. He observado a la gente y al inicio de una relación tienden a querer dedicarle más tiempo a sus parejas, ya sabes, el romanticismo del inicio y esa especie de atracción psicológica y carnal hacia esa otra persona. Es lo mismo lo que me lleva a lo de los detalles románticos. Sé que el cariño que pones en una cosa es la parte más importante de un regalo, pero, imagina que tu y yo fuésemos novios. ¿Te sentirías satisfecha si acaso te regalase una manzana que tu sabes que, evidentemente, la tomé del desayuno donde habían muchas otras manzanas más, todas igual de frescas y apetitosas? Creo que los detalles son los que marcan la diferencia. No es lo mismo una flor cortada en los jardines a traer un tulipán holandés pues tu jamás serías una flor corriente, Lils, tú por ejemplo, merecerías que te regalasen un Lilium especial, uno blanco como tu alma, con las puntas rojas como tu cabello –diciendo eso acercó su mano al rostro de la chica para poner un mechón tras la oreja y le sonrió- Mereces a un chico que sepa ver y apreciar lo especial que eres. Alguien que esté obsesionado contigo, que conozca tu potencial y lo admire… –dijo, refiriéndose evidentemente a James.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Nov 11, 2016 3:47 am

- Remus, vos sos chico, en mi caso no se, creo que en efecto he sido tan mojigata y frígida como me dicen - intentó tener algo de sentido del humor, si, claramente que lo sabía, sabía que los chicos hormonados hacían esas cosas no eran tan ciega, pero maldita sea con Freya, tenía que ser tan... casi que quería rodar los ojos, siempre había tenido suerte o en si nunca revisaba el armario escobero, eso se lo dejaba a otro, así que nunca había tenido que ver eso y ser importunada por alguien como ella, porque Freya realmente la sacó de sus casillas - Además no tuviste que ser importunada por ella o escucharla o escuchar sus insinuaciones o cosas así - se escondió por un par de segundos detrás del libro, realmente era molesto, demasiado molesto recordar toda esa conversación con Freya y como esta llegó a proponerle ser su primer beso.

Nunca pensó que las cosas llegaran a un punto en que se sintiera tan complicada, odiaba las relaciones románticas y las hormonas en ese momento, sentía que no había nada peor para ella que eso al menos en estos instantes, tendría que estar preparándose para los finales y no pensando en Freya o en James o el beso o lo que fuera que rondaba por su cabeza que ahora no sabía que era y sabía en algún momento terminaría confesando todo a Remus y siendo la primera en romper lo que pidió y a su vez contándole las cosas primero a él que a sus mejores amigas, demonios, de todos tenía que hablar con alguien tan persuasivo con ella y que la conocía tan bien, realmente no estaba pensando.

En fin, decidió solo concentrarse en sus palabras, tal vez la sacaban de todo lo que sentía o tal vez no sería el caso, pero ya lo vería. La verdad desde ese principio solo estaba logrando que pasaran de dragones pequeños a dragones gigantes con sobre peso y muy inquietos, vamos que lo que Remus decía, era algo que sentía que aplicaba para los cuatro cuando tuvieran pareja y a ella le interesaba James y claramente sería lo mismo o casi que lo mismo que si fuera Remus y era algo que no sabía si sería un problema o no, pero estaba pensando muy a futuro, solo llevaban un beso, que durmieron juntos por culpa de Sirius y una cita futura y ella ha estaba pensando en el futuro, si fueran pareja, pero aún no sabía si sería algo que llegaría a pasar, las cosas siempre podían cambiar.

Analizó con cuidado las palabras y la verdad no sabía como responder, no tenía experiencia con parejas, una vez mas era una persona muy centrada y fuera de eso, tal vez tuviera razón, pero era una chica sencilla, no sentía la necesidad de pedir exigencias, pero si le gustaba darle lo mejor a sus amigos y personas queridas por eso entendía las palabras de Remus, aunque ahora había un pequeño problema con Gryffindor y es que con cada palabra que decía la hipnotizaba, estaba segura de que si no sintiera algo tan profundo por James, fácilmente se podría enamorar de Remus, aún cuando Remus no fuera el chico mas atractivo del colegio sin lugar a dudas era muy tierno y romántico y logró que ella sintiera que su corazón latiera con fuerza ante sus palabras y actos, además que una vez mas en ese tiempo sintiera algo de vergüenza, timidez y seguramente que se sonrojara por lo que tuvo que desviar la mirada y tomar una pequeña distancia de su acompañante o bueno de su mano.

En cierta forma se sintió algo aturdida por sus palabras, por lo que tuvo que hacer un gran esfuerzo por concentrase de nuevo, aunque las palabras del chico le sacaron una sonrisa - Remus, no le hagas las vueltas a tus amigos, que seguro se terminan enamorando de ti y no de ellos - dijo en broma pero realmente lo creía, vamos que la había llegado a embobar un poco minutos antes, solo que ella si tenía sentimientos fuertes por Potter.

- Y si, entiendo lo que dices, pero siento que tu vales mucho, y sí, ya se que James está obsesionado por mi y lo que siente por mi y esas cosas, hace unos días hablamos de eso, fue una conversación algo incómoda en especial por que dicha conversación incluyó la trastada de Sirius en la que nos dejó durmiendo en el invernadero solo por no estar de acuerdo en el consumo de drogas o por hacerle las vueltas a James, pero sería algo ilógico considerando que también dejó a Stella durmiendo con nosotros - poco a poco iba dejando en el aire la serie de cosas que rondaban su cabeza y por que no sentía que eran solo pajaritos.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Nov 14, 2016 8:50 am

Remus se rió de buena gana en un principio, ganándose incluso una mirada reprobadora de la señora Pince cuando Lily admitió ser frígida y mojigata, por lo que controló su risa e inmediatamente le soltó una estupidez.

- ¡Claro que sería muy efectivo practicar un ridikulus así para acabar con un boggart! –exclamó, haciéndole señas con la mirada a Lily para que notara que la señora Pince estaba atento a ellos. Por suerte ese comentario (tan estudiantil, algo que era frecuente entre dos alumnos como ellos) logró que la bibliotecaria les dejara en paz. Vamos, dos empollones divirtiéndose con temas de clases era la única forma de diversión que aceptaba la Madame.

- Lo siento, no debí reírme tan fuerte. No creo que seas frígida… un poco mojigata tal vez, pero es parte de tus encantos –le dijo con una sonrisa amplia, bajando la voz lo suficiente como para no llamar la atención de nadie. Por eso fingió estudiar un momento para terminar de despejar las dudas antes de continuar la conversación, notando su ligera turbación por el cambio de actitud de la chica así como el aroma que repentinamente desprendía, por lo que en serio se alejó intentando fingir absoluta normalidad. Dios, él lo que quería era aplicar lo que en psicología se conocía como reforzamiento positivo para que ella terminase relacionando pensamientos lindos con James, no con él mismo.

“Merlín, Remus, a veces eres un poco idiota” Se reprendió, rascándose la nuca, aunque fue interrumpido por la respuesta de Lily.

Se rió, al menos ella si había notado que se refería a James. Llegados a este punto incluso parecía que tendría que hacerlas de celestina pues los niveles de obsesión del chico de gafas hace un par de semanas habían alcanzado niveles impresionantes antes de volverse un mutis absoluto.

- ¿Dormir juntos? –repitió para si. Tiene que haber sido ese día en que él no pudo ir a los invernaderos pues estaba en la enfermería. La excusa era que había fallado de muy mala manera mientras practicaba un hechizo, pero la realidad era que había tenido una muy mala luna llena (debido al estrés que arrastraba como humano por ser el final de curso) y ni siquiera las fuerzas combinadas de Padfoot y Prongs habían evitado que se hiriera.

Puso ambas manos sobre la mesa, como si fuese a mostrar todas sus cartas… y lo hizo.

- Dulce, dulce Lily… -comenzó, pues en realidad la chica si tenía siempre un aroma dulzón que iba más allá de los perfumes o jabones que utilizara pues era parte de la esencia de la piel de la chica- ¿Sientes algo por algún chico? ¿De casualidad ese alguien es James?

Ya estaba. Lo había preguntado. Llevaba bastante rato dando vueltas con el tema, le había nombrado cuando dijo haberlo visto en poca ropa, luego que habían dormido juntos… información que había ido soltando poco a poco siendo que inicialmente sólo tenía un ataque de mojigatez gigante por dos chicos en un armario. La verdad es que todo apuntaba hacia allá, la turbación de ella, el mutismo de James, el que (como nunca) su nombre hubiese salido en la conversación y no para preguntarle cómo es que tenía amigos así de idiotas (la verdad sólo se había referido como un idiota a Sirius, pero era sabida la relación que tenían estos dos y que dudaba que en algún momento diese paso al amor), sino que como un elemento casual, como alguien que simplemente merecía nombrarse incluso más que a sus amigas de siempre. ¿Tal vez se estaba dando cuenta de que su amigo no sólo era un alumno problemático, sino que por el contrario, era alguien demasiado inteligente como para no ser inquieto y que, pese a todo, sería capaz de poner los pies en la tierra y ser serio con cosas que realmente lo merecían? ¿Alguien cuya obsesión hablaba de los valores que tenía pues no se había quedado con la idea de que Lily era estricta, empollona y mojigata como muchos pensaban, sino que había visto más allá hasta notar que es una buena amiga, alguien dulce, agradable y con quién siempre se podía contar? Sin molestarse en ocultarlo, cruzó los dedos para que Lily le contestara de forma afirmativa pues, aunque no lo pareciera a ojos desconocidos, sabía que ellos dos si harían tan buena pareja como James había adivinado desde hace mucho tiempo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Nov 29, 2016 9:53 pm

Era un lugar complicado para hablar en especial porque habían cosas que podría causar reacciones que no se debían dar en ese lugar como la que había llegado a tener Remus de reírse tan fuerte cuando ella admitió ser frígida y mojigata, pero al menos ellos eran listos así que consiguieron que la bibliotecaria pasara de ellos con ese comentario tan estudiantil sobre los Boggart, ¿es que esa mujer nunca tuvo adolescencia? parecía que no, pero al menos ya los había dejado tan tranquilos, tal vez viendo que era algo lógico que se rieran o divirtieran por cosas como esas académicas dado la clase de estudiantes que eran los dos.

En fin la conversación volvió a retomar su curso en el preciso momento en que la bibliotecaria se retiro del lugar - Bueno, al menos estamos de acuerdo en algo - respondió ella, la verdad si era así y lo admitía abiertamente con él, habían cosas que la llegaban a escandalizar fácilmente como ciertos comportamientos como los de la Ravenclaw y en algunos casos hasta los de su mejor amiga, pero en fin la conversación llegó a seguir su rumbo hasta uno en el que Remus en cierta forma metió la pata, y es que el chico podía ser muy tierno y adorable y era algo que no le servía a su amigo James, por que como le dijo después, mas que lograr que cualquier chica se fijara en sus amigos lograrían que lo hicieran en él, puede que James o Sirius fueran mas atractivos dependiendo de la chica que los viera, pero Remus con su forma de ser y de hablar como en ese momento también tenía su pegue entonces lograría que el físico de ellos no fuera rival ante sus palabras y forma de expresión.

Al menos ella sabía por donde iba la cosa y que tenía que ver con James y que realmente estaba interesada en él, por que de haber sido otro el caso, seguro que Remus hubiera llegado a terminar en problemas, pero al menos no fue ese el caso y mejor dirigieron la conversación hacía el cazador.

- Si, eso pasó y fue algo bochornoso - estaba tan atenta a sus palabras y al estar en ese lugar claramente escuchó la pregunta, lo que no llegó a ver era que la decía de una forma en la que se dirigía a si mismo como para pensar en eso, solo pensó en lo incómodo que fue despertar a su lado con la cara pintada y despertar a su lado y él abrazado a ella y a Stella, fue algo que sin duda alguna, la verdad no quería pensar mucho en eso, fue bochornoso.

O Dios, ahí vino la pregunta que realmente no quería que llegara, fue una pregunta directa que no quería responder, claramente que si le gustaba James, claramente que si sentía algo muy fuerte por él, era algo que llevaba sintiendo desde hacía bastante tiempo aunque siempre lo rechazara por su inmadurez, claro que sentía algo por él y se lo había llegado a decir hacía unos días, había llegado a decirle todo lo que sentía por él y había sido incómodo aun cuando ambos sentían lo mismo el uno por el otro pero ahora tener que decirlo a otra persona y que esta persona fuera Remus lo hacía algo complicado, sintió que la boca se le secaba no sabia como responder la pregunta, ni si era buena idea responderla pero había sido tan directa que no había forma de evitarla, aún así desvió la mirada, no quería verlo a los ojos cuando respondiera eso, pero tampoco sabía como hacerlo sentía que si intentaba hablar sería inútil que no lo llegaría a lograr que ninguna palabra llegaría a salir de sus labios, así que mordió su labio inferior antes simplemente asentir con la cabeza ante dicha pregunta, siendo una respuesta positiva la que dio aunque no fuera verbal.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Dic 03, 2016 6:34 am

Sonrió ampliamente incluso cuando la respuesta de Lily fuera tan escueta como un simple asentimiento con la cabeza. Lo sabía. En algún momento ella tenía que notar que James no era sólo un grandísimo idiota y Lily Evans destacaba bastante en el campo de la observación, así que sólo era cosa de tiempo para que ella viera las cualidades de su amigo.

- Ya era hora –le dijo, alzando ambos pulgares para darle todo su apoyo- ¿Ha pasado algo entre ustedes? Mira que hasta hace unas semanas no había hora en que James no hablara de ti. Dios, Lils, me tenía harto. Que el color tan precioso de tu cabello que no es ni naranja ni rojo, que la forma tan mona como arrugas la nariz sin darte cuenta cuando estás estudiando, que nunca ha visto a alguien utilizar la servilleta con tanta gracia… y ya sabes… si continuara repitiendo todo terminaríamos de conversar durante las vacaciones –comentó con una sonrisa- James está coladito por ti y tu lo sabes. A estas alturas ha dado bastantes primeros pasos recibiendo siempre largas de tu parte. ¿Y tú? ¿Has hecho ya algún movimiento o pretendes quedarte como la mojigata y virginal Lily Evans por el resto de tu vida?

Suspiró y volvió a apoyar su espalda en el respaldo de la silla durante un segundo antes de volver a inclinarse sobre la mesa.

- No te sientas presionada. No estoy pidiendo que apures tus decisiones, ambos sabemos que debes ir a la velocidad con la que te sientas cómoda… pero los conozco muy bien a los dos, él es como mi hermano y tu eres una de mis mejores amigas. Hace mucho que creo que harían una pareja excelente y, a decir verdad, incluso estoy emocionado –añadió en tono ligeramente burlón, fingiendo secarse una lagrimita falsa en el rabillo del ojo antes de guiñarle un ojo- ¿Puedo saber cómo te diste cuenta de que no sólo es un revoltoso? ¿Qué fue lo que llamó tu atención? –preguntó con verdadero interés. Al fin y al cabo ella había escuchado todo su discurso (casi falso) sobre el romanticismo y, a decir verdad, incluso se sentía un poco culpable de no haberle comentado en ningún momento que en realidad no se sentía atraído por nadie. Habían varias chicas a las que encontraba guapa, eso era cierto, pero ninguna había llamado verdaderamente su atención.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Dic 28, 2016 5:18 am

Las palabras que le dedicaba su amigo no hacían mas que conseguir que la pelirroja se sintiera mas y mas cohibida y apenada con la situación, era una de las razones por las que no quería que nadie supiera aún lo del beso y lo de que ambos sabían que se gustaban mutuamente, por que actualmente no era mas que eso, era solo eso y una posible cita en el futuro, nada mas, así que claramente no estaba preparada para esta conversación, pero dadas las cosas era normal que llegara, ahora el punto era el como ella la afrontaría la situación y le diría las cosas a Remus.

Respiró hondo para calmarse un poco antes de mirar a los ojos al castaño aunque le costó un poco hacerlo pero para lo que estaba por decir sentía que tenía que hacerlo - Remus, me estás avergonzando, saber que él es así es algo, que me lo estés diciendo y dando detalles, ya ahí, me causa mas vergüenza, y así no podré responder tus preguntas - admitió con el tono mas diplomático que pudo encontrar en ese momento además que lo expresó con una sonrisa tímida, antes de que las cosas se volvieran aún mas abochornantes por la mención de ser mojigata y virginal, eso si no se lo esperaba, bueno, tal vez en parte si... no es mentira no se lo esperaba para nada.

Una vez mas en esa conversación se quedó sin habla solo que esta vez por unos instantes no pudo evitar tener un ataque de risa, no pudo evitar reírse nerviosamente, algo que sabía que les causaría problemas pero fue inevitable, tuvo que esconderse entre sus libros mientras intentaba controlarse, eran de esas veces en la que no puedes evitar reír de algo aún cuando no causa gracia y todo por la situación.

No estaba segura cuanto es lo que tardó riéndose solo que hasta tuvo que morderse la mano para dejar de hacerlo, además de respirar hondo antes de poder volver a hablar y aún así una que otra carcajada se escaparía de sus labios - Remus, creo poder vivir como la "mojigata y virginal Lily Evans", pero hablamos, nos fue bien, comentamos unas cosas, tal vez salgamos en las vacaciones o al menos ese es el plan - sonrió con algo de ilusión ante la idea de tener una cita con James, evidentemente era algo que realmente esperaba que se diera, quería ver como se darían cosas con él y por un instante no pudo evitar sonreír como una idiota ante la idea, pero es que realmente le gustaba.

- No me quiero apurar mucho, claramente quiero tomar las cosas con calma y ver que pasa, pero hay vamos avanzando, lentamente pero ahí vamos, solo que Remus, no quiero que te emociones demasiado y que dejemos esto entre nos, realmente no necesito a un Sirius molestando o que tu esperes demasiado de la ¿relación? y ya veremos que pasará con el tiempo, de momento quiero que vayamos lentamente e ir acostumbrándome a la idea y eres el único que sabe esto - tuvo que desviar la mirada luego de tal confesión aun no tenían una relación, tampoco sabía si la llegarían a tener pero realmente estaba ilusionada con la idea, estaba demasiado enamorada de él como para pensar en que las cosas no se darían, aunque claramente tomaría su tiempo y no sabía cuanto sería, era su primera casi relación y solo esperaba que las cosas salieran bien.

- Veamos, no te puedo decir a ciencia cierta cuando me empezó a gustar, creo que en parte se debe a su actitud, por mas arrogante y molesto que sea, James se hace notar, tanto en clase, fuera de ella como en el campo de Quidditch y sabes que quiera o no, no puedo evitar ir a los partidos, además de eso siempre me ha defendido aun cuando no lo necesito de todo aquel que osa intentar ofenderme por ser hija de muggles, siempre está para sus amigos, si tiene que defender a quien sea lo hace, tiene muchas cosas buenas - no sabía como explicarse, muchas veces cuando uno se enamora no sabe ni la razón por la que la hizo y eso era lo que ella sentía, sin contar que todos le intentaban hacer las vueltas a James con ella, así que había aún mas cosas de por medio, pero en síntesis James tenía demasiadas cosas que luego de mucho tiempo le empezaron a gustar y hasta parte de las cosas que ella odiaba y veía como defectos le encantaban de él aun cuando no lo quisiera.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ene 03, 2017 6:27 am

Remus no pudo evitar esconder una risa entre sus libros cuando esta le comentó toda apenada que le daba vergüenza hablar del tema. ¿En serio era así de vergonzosa?

Cuando salió detrás del libro Lily estaba empezando un ataque de risa que también tuvo que esconder y le miraba sorprendido pues no entendía qué podía haber sucedido para que ella reaccionara así, pero al cabo de poco rato se acabó contagiando y también tuvo que esconderse, mirando de reojo a ver si la bibliotecaria estaba pendiente (por suerte para ellos, no parecía estar haciéndoles el más mínimo caso).

Nuevamente alzó dos pulgares hacia ella cuando le dijo que planeaban salir en vacaciones, aunque siguió escuchándole y por un momento quiso reír. Los Potter habían aceptado a Sirius bajo su alero cuando este escapó de casa. ¿Cómo esperaba ella que las citas se mantuvieran en secreto en vacaciones si James y Sirius vivían juntos? Especialmente porque el ojigris tendía a ser bastante curioso, pero prefirió dejarle vivir con la ilusión o la pobrecita se atormentaría demasiado. En vez de eso prefirió tranquilizarla.

- Seré una tumba, Lily. Sé que son mis mejores amigos, pero también puedo guardar secretos, incluso con Sirius. Y ya tengo expectativas sobre lo que vaya a pasar, pero también tengo perfectamente claro que no hay nada que pueda hacer para interceder así que sólo le daré tiempo al tiempo y pediré porque suceda sólo lo mejor para ustedes –finalizó con una sonrisa.

Se detuvo para saludar a un Ravenclaw que venía entrando con quién había conversado en alguna oportunidad, pero nada más fue un intercambio de movimientos de mano pues este pasó directamente hacia madame Pince y Remus retomó completamente su atención en la pelirroja.

Tenía razón en las cosas que decía de James, el chico siempre había sido así, incluso cuando era un mocoso esmirriado tenía cierta tendencia a llamar la atención por su forma de ser. Un líder nato, un defensor de los mas débiles, tal como Sirius.

No pudo evitar sonreír al recordarlos de pequeños, cuando aún no se enteraban de su condición de hombre lobo pero aún así estaban dispuestos a defenderlo cada vez que aparecía con un rasguño nuevo o con el ánimo por el suelo… o cuando ya se habían enterado y llegaban en tromba a la enfermería, con los brazos más largos de lo correspondiente por la pubertad y cargados de más chocolate del que era prudente, pero siempre dispuestos a acompañarle y recordarle que el mundo seguía teniendo cosas positivas. Se quedaban con él hasta que no tenían más remedio que irse, siempre con cuidado de no incomodarle y siendo tan serviciales que ni siquiera le permitían acomodar su propia almohada si acaso veían alguna mueca de dolor.

- Siempre te dije que ellos son mucho más que lo que muestran. Así como puede haberte resultado chocante conocer otra cara de James, es probable que algún día te asombres si conocieras a Sirius. No intento obligarte a que lo toleres ni que le cuentes, lo juro, pero… Sirius tiene bien merecida nuestra lealtad. No es como Peter, siempre tratando de agradar, sino que es alguien que va mucho más allá de la faceta de gamberro que todos ven. No es tan diferente de James si te paras a pensarlo, es sólo que puede parecer más inmaduro e idiota si sólo observas su comportamiento superficial. ¿Crees que alguien como yo pasaría tanto tiempo con Sirius si sólo fuese un idiota hecho para importunar a la gente? –le sonrió y volvió a recargarse en el respaldar de su asiento- sé que él se dedica principalmente a molestarte, le divierte sacar a la gente de su zona de confort, pero es un gran amigo cuando le das la oportunidad. Sino pregúntale a Stella, creo que ella también tendrá una gran opinión de él.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ene 05, 2017 3:57 am

Nunca creyó que en una conversación la pusiera tan nerviosa de hasta empezar a reírse de los nervios, bueno si es algo que ya había llegado a pasar, no hasta el punto de reírse si no hasta el punto de sonrojarse y querer escapar, tanto con Stella como con Freya había pasado por situaciones algo así, con James también, pero ahora tenía que pasar con Remus, aunque al parecer y como era lógico todo problema que le causaba vergüenza y causaba esas reacciones en ella tenía nombre y apellido "James Potter" por que todo lo que la llevaba a ese estado tenía que ver con él y casi que era injusto y molesto, prácticamente todo gritaba "Reconoce tus sentimientos y has algo o te vas a arrepentir o seguirás en esta situación" no había duda de eso, pero seguía sin hacerlo, al menos no realmente o en si no de forma publica.

- Solo te pido tiempo hasta las vacaciones, ya después de eso sin la presión de todas las personas que están pendientes de esta ¿relación? creo que podré pensar mejor las cosas y ver que pasa, de hecho si le cuento algo a mis amigas será en ese tiempo - le dedicó una sonrisa de circunstancias, ella no pedía una relación clandestina y en silencio, solo un poco de tiempo para procesar las cosas y era algo que sabía que podría hacer en vacaciones sin la mirada de persona como Sirius Black o de Stella Thorne, realmente no ocupaba que ninguno de los dos se diera cuenta si no hasta después de que las clases terminaran y no tuviera que verlos a la cara por un par de meses.

- Se que Sirius no es tan malo, al menos eso me parece, es como James, también me ha defendido y se que no es solo lo que deja ver a los demás aunque sí, me irrita mucho, en especial por su forma de ser despreocupada y que nos bajen puntos, pero se que es mas de lo que aparenta, aunque sigo molesta por la poción para dormir, pero lo se, tal vez algún día le de la oportunidad, tal vez - No mentía, sabía que Sirius podía ser un buen chico o un buen amigo, por algo siempre estaban los cuatro juntos desde hacía años, sin no dudaba que fuera así, solo que seguía siendo alguien inmaduro que buscaba llamar la atención con su lado rebelde y siendo impertinente con los demás o al menos eso sentía y era lo que no le agradaba mucho de él, pero tal vez si lo conocía podría ver lo que James y Sirius vieron en él además tal vez en algún momento al igual de como pasó con James podría quitarsele esa mala impresión que le provocó ese primer día en el expreso cuando iban por primera vez a Hogwarts, pero solo el tiempo lo diría.

- Stella es una loca y muy sociable, la amo con toda mi alma pero al Cesar lo del Cesar, es lógico que se lleven bien, a ella le encanta meterse en problemas e infringir las normas - se encogió de hombros era la verdad, así era su amiga, la quería como tal pero tenía que reconocer la clase de persona que tenía a su lado y aceptarla como era y hace mucho lo había hecho con la castaña.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.