Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Tiempo sin verte — Eris Masbecth

Invitado el Miér Nov 02, 2016 11:16 am

El ruido de la calle la molestaba demasiado, tanto que Wanda no pudo evitar hacer una mueca. ¿Era necesario gritar, reír o emocionarse tanto? Ni que fuera el inicio de curso. Normalmente los sábados eran bastante tranquilos a esa hora, pero por cosas del destino ese día que la pelirroja tenía planes el mundo se ponía en su contra. Una pareja de más o menos su edad chocó contra ella, dejando caer el libro que tenía entre sus manos. Si las miradas matasen, esos dos estarían muertos tres veces. - ¿A caso no sabes andar? – Recogió el libro que cayó y lo limpió de la suciedad que podría tener mientras pensaba, “Muggles tenían que ser, si pudiera…”, pero se mordió la lengua y siguió andando hacia su destino.

Había quedado con Eris en una cafetería por esa zona, hacía tiempo que no la veía y cómo la pelirroja tenía que ir luego a hacer unas compras aprovechó para quedar con la morena. Miró su reloj, todavía quedaba algo de tiempo así que entró en el lugar y buscó una mesa apartada para sentarse. Miró a los empleados y su vista fue directa hacia el camarero que la iba a atender. Sonrió pícaramente y esperó a que llegara a tomarle nota. - ¿Tú estás en la carta? Porque si es así no dudaré en pedirte cómo plato principal. – Le guiñó un ojo y miró por encima de la carta. - Por ahora un té negro con hielo, estoy esperando a alguien, así que si quieres puedes hacerme compañía. – Invitó a que el chico se sentara delante de ella, pero Wanda sabía que se negaría por el trabajo. Abrió su libro y siguió leyendo desde el punto en el que se había quedado, esperando a que su prima apareciera por algún lado.
avatar
InvitadoInvitado

Eris Masbecth el Miér Nov 02, 2016 1:12 pm

Cuatro meses.

Ese era el tiempo que según el médico le había dicho que estaba embarazada. No sabía como afrontar aquella situación en la que se encontraba en aquel momento. Incluso sabía quien era el padre. « ¿En qué estaba pensando aquel día? » Lo recordó y tan solo le entró arcadas. No por el chico del que estaba embarazada, no. Aquellas arcadas vinieron sin más. Aquello era un aviso de que por mucho que se negara a aquella realidad el bebé existía. El padre no era otro que el mejor amigo de su hermana y aquello le preocupaba. No sabía si Circe sabía quien era el padre, ni si quiera sabía si su hermana se había percato de la barriga que de por sí ya tenía. Al menos daba gracias que el padre fuera un mago puro, bien recogido en la familia era y por su hermana, así que debía ser un buen mago y persona. ¿No? Trataba de auto convencerse de que no pasaba nada malo.

Aquel día había quedado con su prima; y se tuvo que retrasar. Antes de salir del hogar tuvo que devolver a causa de las náuseas que le causaba la comida que su madre estaba haciendo en la cocina. — ¡Por Merlín! ¿Qué estás cocinando? — Preguntó como si aquello que cocinase fuera lo peor del mundo y realmente había sido su comida favorita antes del bebé. Una vez ya estuvo realmente lista, no tardó en ir lo más rápido de lo que su cuerpo le permitía ir a un local para tomar algo con su querida prima Wanda. Lo cierto es que no le tenía un aprecio demasiado fuerte por ser su prima pero sí que la aceptaba como familiar, y no por ser mestiza precisamente, sino más bien porque tenía entendido que sus ideales no estaban lejos de los de ella misma y eso hacía que la aceptase. ¿El resto de la relación? Estaba por ver.

Entró finalmente al local donde habían quedado y observó la cabellera pelirroja en una de las mesas, leyendo un libro. Poco a poco la castaña se acercó a su prima y finalmente acabaría por sentarse con cuidado, por la barriga principalmente. — Buenas, Wanda. ¿Te hecho esperar mucho tiempo? — Preguntaría como cortesía. — Siento mucho la espera, tuve que retenerme unos minutos en casa por... Te puedes hacer una idea. — Haría referencia al embarazo, ayudándose con una mirada. Lo cierto es que estaba siendo más amigable de lo habitual, quizá porque las hormonas jugaran un gran papel en el estado de ánimo en el que se encontrase. Aquel día estaba especialmente de buenas, se había levantado así. — ¿Has pedido ya?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Nov 03, 2016 1:52 pm

Levantó la cabeza cuando notó que la taza de té ya estaba en su mesa, apenas se había percatado de la presencia del camarero. Con su cabeza hizo un gesto de agradecimiento y siguió leyendo hasta poder terminar el capítulo. El libro que estaba en sus manos era uno de sus preferidos, el arte más íntimo y aunque ya se había leído varios de ese mismo género, ese era el mejor para su gusto. Cuando escuchó la puerta del local miró de reojo para ver si era la persona que esperaba y al ver que así era, cerró el libro para guardarlo en su bolso. - No te preocupes, así he tenido más tiempo para socializar con un bombón. – Agarró el té sin azúcar y le dio un trago, estaba muy caliente, como a ella le gustaba. Observó la barriga de Eris un segundo, ¿De verdad estaba embarazada? Si apenas se le notaba. - Te sienta bien. – Se refería al embarazo, pues algo hacía que Eris se viera mucho más hermosa de lo que ya era.

Dejó la taza encima del plato y la giró dos veces, manías suyas para tomárselo. - La verdad es que solo me pedí té, me parecía grosero pedir la comida sin ti. – Cogió la carta y empezó a revisar la comida que había, casi todo le daba arcadas. - No tienen mucha variedad. – Sus ojos fueron bajando hasta encontrarse con la palabra mágica, “bistec”. - Bueno, algo se puede salvar. – Pediría la carne poco hecha, con suerte el sabor que tanto le gustaba estaría decente si no la arruinaban con el calor. - ¿Ya decidiste? – Añadió mientras cerraba la carta.
avatar
InvitadoInvitado

Eris Masbecth el Dom Nov 06, 2016 5:36 pm

¿Socializar con un bombón? No era más que un muggle. Quizá tuviera buen cuerpo y demás, porque de los pocos camareros que había atendiendo almenos uno le parecía atractivo pero no era más que eso: muggle. Lo cierto es que la castaña muchas veces se tomaba la sangre muy importante, demasiado. Aunque prefirió dejar aquel tema de lado, allá su prima con sus gustos carnales. Eris tenía claro que aquel tema se lo iba a tomar ya demasiado serio, la última vez que no lo hizo le pasó aquello que tenía en la barriga y no le agradaba para nada. ¿Tener un hijo con un chico de mala reputación? Un chico que tenía claro que era un calienta almejas y que si caía se las comía. Al menos la castaña se sentía más consolada de que hubiera sido ella quien le hubiera buscado a él realmente, porque el juego fue desde un primer momento.

Igual se sintió halagada por las palabras de su prima. Lo cierto es que estaba sintiendo cada vez más fea por tener aquella barrigaza y los pechos cada vez más grandes, como aquellas caderas que tenía. — Muchas gracias, me gustaría verme igual de como me ven pero no logro de sentirme cada vez más gorda. — Así le era su cruda realidad. ¿Feliz por el embarazo? Por partes iguales, aunque más tirando a lo desagradable. No le parecía nada divertido, ni mucho menos. Realmente todo aquello le era como una mierda. ¿A quien le gustaba estar vomitando cada vez que olía algo desagradable más de la cuenta? Entonces tomó la carta para comenzar a echarle una ojeada. No tenía mucha hambre, a pesar de comer por dos. — Creo que... — Comenzó a responder hasta acabar encontrando lo que quería. — Si, ya he encontrado lo que buscaba. — Diría para dejar la carta a un lado y llamar a uno de los camareros.

Quisiera una ensalada césar y un zumo de melocotón. — Pediría tranquilamente mientras se colocaba la servilleta sobre las rodillas y acabar mirando a su prima con una ligera sonrisa. — Bueno, cuéntame. ¿Qué tal te va por el... ministerio? Trabajabas ahí, ¿cierto? — Preguntaría algo confusa porque no se acordaba si era aquello lo que le había dicho la última vez que se habían encontrado hacía tiempo ya. No había mejor manera de comenzar una conversación que intentando retomar la información que ya conocía para refrescar la mente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Lun Nov 21, 2016 10:22 am

Cuando escuchó las palabras de su prima la volvió a ver, pero seguía sin verla tan gorda como decía. - Por mucho que te mire sigo sin verte gorda, Eris. He visto gente peor y créeme, tú estás llevando el embarazo mejor que ellas. – Levantó una ceja y dio el último sorbo a su té. - Quizá deberías de mirarte más en el espejo y decirte que cada día estás más hermosa. Así es cómo lo hago yo y mírame, el ego no me lo quita nadie. – A veces Wanda podía ser muy egocéntrica, pero nunca se sentiría fea o gorda. Su belleza es algo que tiene a su favor y sabe que gracias a ésta puede conseguir muchas cosas. Cerró la carta y miró al camarero. - Yo un bistec poco hecho y para beber me tomaré… – Cerró un poco los ojos para pensar mejor su pedido. - Agua sin gas, que esté muy fría. – Depende para qué la pelirroja era bastante estricta y la temperatura caliente era algo que odiaba. Por eso su estación preferida era el invierno. Tanto era su odio que en verano Wanda estaba de viaje en algún país frío, como Noruega o Suecia.

El ministerio… ¿Qué podría decir de él? En parte odiaba ir a trabajar ahí, pues odiaba mucho relacionarse con otra gente que apenas conocía, pero… Era eso o el puesto de profesora de criaturas mágicas y bueno, Wanda y los niños no es que pegaran mucho. - No es que adore ir al ministerio para trabajar con las criaturas, si pudiera trabajaría con ellas en cualquier otro lugar, pero… Por desgracia no hay muchas otras opciones aquí. – Encogió los hombros, claro que si quisiera podría irse a otro país y trabajar con esas bestias, pero tenía razones por las que quedarse aquí. - Y ya sabes que yo y los niños no… – Dándole a entender que tampoco serviría de profesora. - No sé cómo puedes soportarlos, la verdad. ¿Cómo lo haces? – Los nervios de la pelirroja son tan pocos que cuando alguien le preguntara algo no dudaría en acabar lanzándole un Crucio para que se callara.
avatar
InvitadoInvitado

Eris Masbecth el Vie Nov 25, 2016 12:28 pm

Las palabras de su prima sin duda tenían su toque afectivo y de algún modo hacían que Eris se quisiera ver de aquella manera que inevitablemente no alcanzaba. Sabía perfectamente que se estaba poniendo redonda, por decirlo de algún modo. — Muchas gracias, Wanda, a veces esto de estar embarazada te pasa mala factura. — Respondería agradecida por las palabras ajenas, mostrando que ciertamente aquellas palabras le hicieron sentirse mejor con su tripa que antes no era más que un peso, literalmente. Tras eso ambas pidieron aquello que querían, siendo la elección de Eris algo que quería tomarse pero que fuera más suave para sí misma, porque la carne en verdad era buena opción pero la ensalada le entraría con más facilidad.

Luego de pedir, prestó atención a las palabras de su prima para ver qué tenía que contarle respecto a su trabajo. No sabía como se movían las cosas por allí y tampoco estaba segura si quería saberlo porque ciertamente no era algo que le llamase mucho la atención, al fin y al cabo había mucho idiota suelto por ahí. Aun así era capaz de entender a su prima, a pesar de que no sabía cómo serían las instalaciones para trabajar con criaturas mágicas. Eso sí, su prima recordaba que los niños con ella era mejor no juntarles. Aunque lo que más hizo a Eris reírse con ligereza fue que quería que le contara como hacía para tratar con ellos. — Son niños, querida. Es tan fácil como utilizar las cosas que les gustan para que hagan lo que quieras, más si eres su profesora. Además, ¿y lo divertido de ver sus caras de sufrimiento mientras hacen la tarea? Al menos en mi caso haciendo pociones son bastante deprimentes algunos. Se me quedan muy buenos recuerdos de los que reirme, la verdad. Aunque para serte sincera me estoy planteando cambiar de trabajo, pero no hay ningun mejor donde me paguen más. — Se encogió de hombros, no estaba muy cómoda con el embarazo y con estar en un colegio donde posiblemente el padre de su bebé fuera muy conocido.

¿Tienes compañeros que son estorbo o alguno se salva? Debe ser irritante estar rodeada de tantas personas hipócritas, como suelen ser la mayoría de los adultos. — Preguntó, curiosa por saber más sobre el ministerio y las personas que la componían.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Miér Dic 07, 2016 8:38 am

La pelirroja se encogió de hombros tras el comentario de Eris, estaba claro que Wanda no podía saber si eran ciertas pues por suerte no se había quedado embarazada. Pero conociéndola lo más seguro era que si lo hubiera estado su bebé no hubiera existido, pues la pelirroja no tenía planes para ser madre. No los tenía ahora ni tampoco los iba a tener en un futuro, no quería tener un bebé de otra persona que no fuera su querido Cosmo. - Pues espero que esa mala facture cambie, al menos durante un tiempo. – Estaba claro que Wanda era una persona bastante fría, seria y muy hija de puta y si esta conversación hubiera sido con otra persona, lo más seguro es que no hubiera dicho esas palabras. Eris le caía bien, era de su sangre y, aunque ella fuera sangre pura y Wanda una mestiza tenían los mismos ideales. El único que no la entendía era su padre, pues desde la muerte de su hermano había cambiado su forma de ser con ella. Y no su madre… Maldita muggle, la pelirroja apenas sentía cariño por esa mujer. ¿Qué pensaba Timothy cuando se casó con ella? Seguramente que nada en particular.

Cuando la morena habló de sus alumnos, Wanda recordó a sus animales, visto de esa manera era como tratar con ellos. Aunque aun escuchando eso, la pelirroja seguiría siendo incapaz de tratar con niños. Con su paciencia seguro que alguno acabaría siendo comida para alguna de sus criaturas. - Aun siendo niños yo el único pasatiempo que veo en ellos son juguetes o comida, depende de lo insoportable que sea el niño. – Rió levemente, estaba claro que su amor por los niños era más que imposible. - ¿No preguntaste en la universidad? Quizá ahí te paguen mejor, a parte que ya no tratarías con tanto niño. Y bueno, podrías vivir en tu casa tranquila con el bebé. – Eso era lo que hacían las madres, ¿No? Cuando tienen a sus hijos se quedan con éstos en casa, cuidándolos. Un escalofrío recorrió todo el cuerpo de Wanda, ese sería uno de los peores castigos para ella.

Pensó durante unos segundos si existía alguna mera persona que valiera la pena en el ministerio, al menos alguna que no fuera un auténtico gilipollas. - Pues alguno se salva, pero pocos. La mayoría le hacen la pelota a la ministra, la siguen a todos lados y todo eso. Por suerte yo no trato mucho con ella, tampoco es que aparezcan muchos compañeros por la zona en la que trabajo y mejor la verdad. Menos dolores de cabeza. – Y menos molestias, pues tratar con imbéciles era algo que a Wanda no le gustaba. - ¿Los profesores que tal? ¿Siguen lamiéndole el culo a Albus? – Seguramente que así sería, o al menos uno de ellos, Cosmas.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.