Situación Actual
6º-11º // 1 enero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Sirius B.Mejor PJ ♂
Danielle M.Mejor PJ ♀
Valarr K.Mejor User
Coraline M.Mejor roler
Evans & DenzelMejor dúo
Steven & DrakeMejor amigos
Evans & JoshuaMejor dúo hostil
Sirius B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Tengo una noticia. [Ian]

Eris Masbecth el Lun Nov 07, 2016 11:06 am

Madrugada, recién abierta la cafetería.
Domingo, mañana de resaca para muchos.
Cafetería lejana al centro de la ciudad.
Poca gente.

Ya habían pasado más de cuatro meses de lo sucedido. Aún lo seguía recordando. Ya habían pasado más de dos meses que sabía que estaba embarazada y a penas hacía un mes que descubrió quien era el padre por meras cuentas que llevaron la lógica. Estaba segura de lo que iba a hacer aquel día, de lo que iba a decir. Estaba segura de las consecuencias y acataría cada una de ellas como una persona adulta. Durante el último mes se había estado tomando las cosas más en serio. Comenzaba a entender que la vida no era un juego y que posiblemente hubiera perdido una de las partes. Ahora se encontraba con una barriga que le hacía sentirse fea. Unos pechos que le hacía sentirse como una vaca. Y un recuerdo que le hacía sentirse culpable.

Había citado a Ian en una cafetería bastante lejos de lo que era el centro de la ciudad. Un domingo y además muy temprano. A penas habían abierto la cafetería y ya se encontraba Eris en lo más al fondo de la misma, en una esquina donde la única luz que daba era la artificial del techo. Se sentía confusa, aunque en cierto modo no tuviera duda algunas de lo que iba a hacer. Tenía algo muy serio que hablar con aquel chico, algo que posiblemente al mismo le fuera a cambiar la vida pero seguramente no tanto como a ella. ¿Por qué? Implicaba que ahora todos los de su trabajo sabían que estaba embarazada, difícil era ocultarlo, y lo único que quería era que no se supiera de quien era el padre. Cosa que siempre intentó dejar claro Eris, por motivos más que lógicos. Ese fue uno de los mayores motivos que llevó a que alargase tanto aquel día.

Por favor, un café bien cargado. — Pidió aún con la carta de la cafetería en la mano, medio ocultando el rostro pero atenta de la llegada de Ian por la puerta. Estaba lista, preparada. Todo. Quería dejar claras las cosas antes de que se enterase por terceros, aunque no estaba segura por qué tercero se podría enterar. De todos modos: Él era el padre. Debía saberlo, ya que si tuviera un hijo me gustaría saberlo (de ser un hombre claro). Entendía que no era más que un crío, aunque mucho no se llevaban. Y aunque él fuera el padre, no estaba dispuesta a tener una relación estable con él por solo un bebé. Los tiempos cambia y con ello las costumbres y tradiciones.

Fue cuando ya tenía el café sobre la mesa cuando observó como el joven había entrado por la puerta. Lo observaba con un rostro serio, y es que... ¿Quién podía sonreír ante una situación así? Nadie. Al menos nadie como en aquella situación. Más concreta con la de tener un hijo con un chico de dieciocho años que había sido tu alumno aunque no le hubieras dado clases. — Por favor. Toma asiento. — Le ofreció con un gesto con la mano antes de que se sentase para luego dar un sorbo a su café. — Es mejor que estés sentado. Además de pedirte algo para beber, aunque sea agua. — Su voz parecía tan neutra que de neutra rozaba la seriedad. — Y si puede ser algo que no lleve alcohol. Prefiero que estés sobrio. ¿Quizá un café? Eso te podrá quitar la resaca si tienes. — Lo único que quería es que tuviera los cinco sentidos porque aquello que le iba a contar no era para tomárselo a broma.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Ian Howells el Miér Nov 09, 2016 11:55 pm

Debía de ser delito esto de tener que madrugar un domingo para ir a tomar café. Si ya madrugar un domingo era herejía por ser el día del Señor (el día destinado para el descanso), hacerlo para trasladarse hasta una cafetería para beber café, esa bebida del amarga del demonio, debía de hacerlo el peor pecado del mundo. Sin embargo, como hacía tanto tiempo que no veía a Eris... decidió asistir a la quedada. Quizás había tenido una mala semana en el trabajo y necesitaba desahogarse con sexo sin compromiso con un buen folla-amigo. La verdad es que era el único motivo viable por el cual pensaba Ian que le había citado en un sitio tan lejano a una hora a la que probablemente no hubiese nadie en ningún sitio porque todos estarían durmiendo. Aunque no entendía por qué no le había invitado a su casa.

Como era de esperar por cualquier persona que conociese a Ian, sí, el sábado por la noche había salido de fiesta. Por suerte para él no fue la peor fiesta a la que había asistido, por lo que no salió de ella tan borracho que no podía ni mantenerse en pie. De hecho, consiguió camelarse a una tan rápido que no tardaron en irse a casa de la chica para terminar la faena. Es más, Ian solo había pasado por su casa para ducharse y cambiarse de ropa e ir presentable a la cita con Eris.

Con una chaqueta vaquera, unos pantalones negros y el pelo más largo que como lo había visto Eris por última vez, Ian se presentó en la cafetería aquella. Era un muerto de cafetería, ya que apenas había gente. No le costó lo más mínimo dar con la Masbecth y dirigirse hacia donde estaba ella.-Buenos días, Eris.-Le saludó con un gesto afable que se vio cohibido por la seriedad de la profesora. Ian se extrañó, ya que nunca había tenido esa actitud hacia él. Se sentó y sopesó pedir algo ante la insistencia de la chica, además de que con la resaquita que tenía, hidratarse no vendría mal.-Vale, vale...-Contestó mientras alzaba la mano para pedir en voz alta a la persona que estaba detrás de la barra. Al no haber prácticamente gente, fue instantáneo que le mirase.-Una coca-cola por favor.-Eso le hidrataría, no tendría alcohol y le espabilaría un poco.

Se quitó la chaqueta vaquera y se quedó en camiseta de manga corta, una básica de color negro. Se fijó entonces en su acompañante y se percató de que estaba un poco más gordita. El verano no le había sentado tan bien. No quería ni imaginársela cuando llegase Navidad y tuviese todos los polvorones y turrones a punta de boca. Iba a terminar una foquita como no empezase a controlarse el peso con deporte o una dieta. Sin embargo, por muy sincero que fuera Ian, no dijo nada al respecto, ya que parecía bastante seria y eso solo empeoraría las cosas. Consejo de experimentado, nunca le digas a una mujer que está gorda. NUNCA.-¿Estás bien? Estás mucho más seria que otras veces. Cierto que la última vez nos vimos con muchas copas de más en el cuerpo y eso hace que todos seamos más simpáticos, pero creo que nunca te había visto tan seria.-Comentó con sinceridad.-Y me resultó extraño que me citaras en este sitio tan raro y más todavía un domingo a estas horas.-La camarera le dejó la coca-cola delante de él, junto con un vaso con hielo y se fue por donde había venido. Ian comenzó a servirse la bebida en el vaso.-¿Ha pasado algo con Circe?-preguntó, ya que era lo siguiente más viable que se le ocurría debido a la seriedad en el ambiente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 17.205
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 746
Puntos : 460
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Eris Masbecth el Jue Nov 10, 2016 10:40 am

No estaba segura de como debía presentar todo aquello del embarazo. Estaba segura de que ni si quiera se había fijado en que la tripa estaba redonda, y que no era de manera proporcional a la ganancia de peso por exceso de comida. Ojalá fuera eso. Estaba claro que en su cabeza todo era algo relacionado con cualquier cosa menos con él. Al menos había tomado algo de seriedad, si es que se podía decir eso, y calmó en cierto modo a Eris porque tenía la necesidad de saltar al cuello de él para ahogarlo. Los instintos asesino se podían ver mucho más acentuados por las hormonas y eso era algo que Eris trataba de controlar en aquel momento en su interior. Por el bien de Ian...

No estoy aquí por Circe y espero no tener que hablar de nuevo contigo por culpa de Circe. — Diría sin querer abandonar su postura de seriedad. — Lo que estoy por contarte es algo bastante serio, algo relacionado contigo. ¿Vale? — Por un momento rodó los ojos con desagrado, sabía que echaría el bebé a otro y que él no hizo nada. — Veo que te acuerdas de aquella noche y yo también me acuerdo de esa noche. Sin duda me hiciste no olvidarlo... Lo recuerdo cada día de todos los meses que han pasado. — Y poco a poco se fue tornando una sonrisa un tanto confusa por sus intenciones porque claramente no era de felicidad. Se acercaba más a la ironía y el enfado contenido. — ¿Sabes que hay que ponerse antes de follar? ¿No? Pues recuerda, recuerda si aquel día te lo pusiste. — La cosa lo estaba dejando más claro. ¿Se podía tener más tacto en aquel asunto y en aquellas condiciones? No, le estaba costando muchísimo. Aun ni si quiera sabía que el chico lo estaba pillando.

Entonces acabó señalándose la barriga. — ¿Crees que estoy así de gorda porque me haya apetecido cebar mi cuerpo de comida? No, las causas son naturales y nada que ver con la comida. — Entonces apoyó las dos manos en la tripa, la cual extrañamente iba cogiendo un cariño incontrolable. — No sé si vas pillando las cosas pero no puedes decir que no. — Y ese no hacía referencia a la segunda parte de la frase, la cual dejaría unos segundos antes de terminar. — Estoy embarazada y tú eres el padre. — Finalizaría siendo totalmente directa en cuanto al asunto y tratando de decir aquello con mucho enfado ante el chico.

Claro que como adulta ella también reconocería sus errores en aquello. — Está claro que yo no te dije nada aquel día, ni pensé en ello porque confié en que caerías tú en ponértelo. Aun así ya no hay vuelta atrás: tú no te pusiste un condón y yo no te lo recordé. Esto ahora es cosa de los dos y espero que seas más maduro para aceptar esto pero no estoy dispuesta a dejar que un picha brava como tú críe a mi hijo. — No, no estaba dispuesta a hacerlo. — ¿Qué ejemplo sería? Si he venido aquí es para contarte lo que ocurre, porque eres el padre y debes saberlo pero no pienso dejar que el niño tenga como referente paterno a un chico que no es capaz de mantener la cabeza de abajo tranquila. Como si le fuera a faltar aire o algo y se fuera a morir. — Suspiró. — ¿Quedó claro todo? — Aquello era lo último que diría con total intención de irse, no pensaba en darle más explicaciones en cuanto a no dejar que el niño fuera criado por él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Ian Howells el Sáb Nov 12, 2016 12:01 am

Escuchó con atención todo lo que decía Eris con ese tan marcado tono de voz que más que hablar con Ian parecía que estaba en clase echándole la bronca a los alumnos. Le daba miedo. No le molaba que las mujeres le hablasen enfadadas sin saber el motivo; sabiéndolo por lo menos podía defenderse o autoconvencerse de que en realidad sólo están locas, pero este no era el caso.

Mientras hablaba, Ian bebió de su coca-cola con tranquilidad. De hecho, Ian comenzó a atar cabos a medida que Eris iba hablando. Era un poco tonto, pero tampoco tanto como las malas lenguas decían. ¿Se había puesto preservativo? ¡Claro que se había puesto preservativo aquella noche! Él mismo recordaba el momento exacto en el que... No, estaban dentro la piscina. No se había puesto preservativo. ¿Cómo se le había olvidado ponérselo? ¿Qué clase de subnormal había sido? ¿Acaso el Ian del pasado se creía que por estar en la piscina al eyacular los espermatozoides iban a preferir a salir a nadar en vez de ir a fecundar un puto óvulo? ¿En qué cojones estaba pensando? Aún con la boquilla de la coca-cola en los labios, comenzó a retirarla lentamente y no dijo nada. No iba a decir nada porque le daba un poco de vergüenza interrumpirla sólo para afirmar que, efectivamente, no se había puesto el condón.

Sin embargo, cuando Eris se tocó la barriga y dijo las palabras que Ian no quería creerse, el universitario sintió como el corazón sufría un poco de taquicardia.-Ay...-susurró afectado. Quería decir algo así como "es imposible" o "estás loca mujer déjate de comer polvorones", pero no. Él sabía que no se había puesto el maldito preservativo, además de que por el tono de voz de Eris, su barriga y su madurez mental, sabía a ciencia cierta que no estaba gastándole una puta broma. Ian se levantó de golpe de la silla, con la mano en el pecho y con la otra en el respaldar de su silla, mirando al suelo mientras seguía escuchando a Eris. O más bien la intentaba escuchar, ya que su cabeza ahora mismo se acababa de colapsar de información demasiado fuerte. ¡No podía decir nada! ¡Se había quedado mudo! ¿¡Cómo era posible!? ¿¡Por una vez que no se pone el maldito condón y es padre!? ¡Puta probabilidad! Su madre iba a matarlo.

Y, por primera vez desde el nacimiento de Ian, las neuronas que conformaban su cerebro actuaron rápidamente en sus propios pensamientos.

Primero se sintió terriblemente asustado, tanto por lo que repercutiría en su vida, tanto por la advertencia que le había dado su madre siempre de que como dejase embarazada a alguien, le dejaba sin más descendencia por irresponsable. Siempre, desde siempre, su madre le había hecho ver que si en algún momento dejaba embarazada a alguien, él tenía que hacerse cargo. ¿De dónde se creen que viene su obsesión con ponerse el maldito preservativo? Luego rápidamente, al escuchar sus palabras, se sintió aliviado por no tener que hacerse cargo del bebé, pero apenas duró unos segundos hasta que se dio cuenta de que él no podría simplemente dejar que la mujer cargase con todo el marrón. Ian podría ser muchas cosas, pero como buen pichafloja que era, sabía las consecuencias de serlo. De repente sintió que todo había avanzado demasiado rápido y que tenía que actuar rápido si no quería que Eris se levantase y se fuese.-¿Qué?-Dijo entonces al darse cuenta de que Eris pretendía dejar aquello así, como un aviso insulso y meramente cordial en el que le pedía, sin pedírselo, que se fuera a la mierda por haberle dejado embarazada y que no quería saber nada de él.-No, no ha quedado todo claro.-Dijo Ian de repente, poniendo su mano en la mesa para mirar a Eris con una seriedad muy poco común en él. Le molestaba -Y MUCHO- que la gente que no tenía ni puta idea de cómo era le juzgase de esa manera y mucho más le estaba molestando el hecho de que Eris estuviese eligiendo por los dos.-No sabes nada de mí. Hemos hablado civilizadamente durante una maldita noche de borrachera, Eris, no tienes derecho a juzgarme por ello y mucho menos decirme que no vas a permitir que críe a mi hijo. ¿Que ejemplo sería yo como padre? ¿Y qué ejemplo serías tú como madre que le organizas una fiesta a tu hermana pequeña y te acuestas sin protección con su mejor amigo? ¿Eh? ¿Ya se lo has dicho a Circe, que yo soy el padre? Bueno está claro que no, porque si no ya me hubiera destrozado las putas piernas. Pero aquí yo no soy la única mala influencia-Soltó de repente sin pensar, metiéndose con ella porque evidentemente ahora mismo creía que era lo único que igualaba las cosas. No era el remedio más maduro, pero nadie ha dicho que Ian sea maduro. Cogió aire por un momento, ya que de verdad que se había puesto muy nervioso. Y como para no...-No esperes que acepte tu decisión. Si no querías que me inmiscuyera, no debiste habérmelo dicho.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 17.205
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 746
Puntos : 460
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Eris Masbecth el Lun Nov 14, 2016 11:09 am

Se quedó observando cada segundo el rostro contrario. Parecía que le iba a dar un ataque al corazón, sobretodo lo pensó cuando se levantó de aquella manera de la silla. Quizá todo fuera un teatro para escaparse de sus responsabilidades. No lo sabía. Igual no estaba dispuesta a cambiar su decisión al respecto al hijo. Sabía que no le estaba dejando decisión al contrario, sabía que ni si quiera le había dado la oportunidad de hablar de aquello y ya tenía intención de marcharse como si aquello no hubiera sido nada realmente. Claro que al final el joven acabó demostrando que claramente no estaba dispuesto dejar que Eris se fuera a marchar así sin más tras lo que le había estado contando. ¿Por qué? No lo entendía. Sin embargo Eris le escuchó igual de impasible como cuando le estuvo contando la historia.

Él comenzó a hablar con una seriedad que no conocía que pudiera tener pero que claramente no se tragaba, o no quería tragarse. Quizá, para el gusto de Eris, el contrario hablara más de lo que hubiera debido hablar. Lo dejó terminar incluso cuando la atacó ni si quiera reaccionó a ello, no le iba a dar la satisfacción de verla sufrir, ni a ella ni a nadie. Llevaba incluso el embarazo como si fuera lo mejor del mundo pero le era realmente una mierda. Todo se le caía encima, y como él decía: no se lo había contado a Circe quien era el padre. Sabía que de por sí ya su hermana la asqueaba porque estuviera embarazada pero más lo haría cuando se enterase de quien era el padre. La defraudaría pero... ¿Cuando le había importado la opinión de Circe? No lo sabía, quizá desde el embarazo. El embarazo solo le traía ser más sensible o más cruel, solo los extremos.

Una vez terminó el joven, se aclaró la voz para mirar al chico con cierto desdén. — ¿En algún momento he pedido tu opinión? — Las hormonas poco a poco iban tomando un papel en aquella conversación. — No me importa lo que piense Circe, ¿cuándo me ha importado? Lo único que ha hecho en mi vida es joderme como la niñata malcriada que es. Si no le he apuntado nunca con la varita es porque es mi hermana pero... ¿te crees que a mí me importa algo Circe? — Mentiras, solo decía mentiras. Claro que le importaba su hermana, pues al fin y al cabo era parte de su familia y en cierto modo estaba orgullosa de ella aunque la odiara. — Sé que no soy la mejor influencia, al menos no lo era. Han pasado ya mucho tiempo, más de tres meses. He tenido que cambiar y he cambiado en este tiempo, por necesidad y porque me tocaba si o si. — Se miró durante unos segundos las uñas de manera desinteresada para volver a mirarlo. — Si te lo he contado es para que tengas más cuidado la próxima vez y te pongas preservativo, para no tener otro hijo por ahí suelto. Créeme que te estoy haciendo un favor más que una desgracia. — Entonces se acercó un poco más a la mesa, lo que su tripa le dejaba. — Además, no quiero que nadie se entere de que eres el padre. Tú quizás seas pre-juzgado por rellenar toda trinchera que ves pero yo no quiero ser juzgada por tener un hijo con un descerebrado. — Dejó claro para volver a la postura principal.

Se llevó la mano a la sien para masajearla un poco. — Lo criaré en Hogwarts, ya se cómo lo llevaré todo. Al niño no le faltará nada pero no te quiero ver cerca de él. — Si, había pasado por reconocimiento médico. — Si, él. Se trata de un niño y quiero que sea un mago ejemplar. No un borracho y alocado como lo fuimos los dos. ¿De acuerdo? — Se cruzó de brazos a la espera que le dijera algo más. — ¿Tienes algo más que decirme o con lo que atacarme? ¿Algo con lo que sentirte más macho? ¿Quizá lo que quieras es hacerme doble bombo? — Se mostró en su rostro una sonrisa con malicia, tratando de encontrar el modo de alguna manera de sentirse mejor consigo misma pero no lo encontraría. No había modo.

Estaba sola, embarazada y ya seguramente ningún hombre se fijase en ella.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Ian Howells el Miér Nov 16, 2016 1:00 am

Estaba nervioso; y con razón. No solo le habían dicho que era un repleto subnormal por haber dejado embarazada a una chica sino que encima, esa misma chica, le estaba diciendo que no podía acercarse ni criar al bebé porque al parecer Ian era una especie de mala influencia suprema y satánica capaz de hacer que un bebé, desde su primer año, ya dijera su primera palabrota, bebiese cerveza y ligase con la chicas. Normalmente Ian ante discusiones en las que tenía experiencia (con chicas y por temas normalmente sexuales o amorosos), solía tener una actitud despreocupada, pero en esta ocasión aquello, además de ser un problema totalmente nuevo, era verdaderamente serio y hasta él, con su cabeza de chorlito, lo sabía.

Le molestó muchísimo que Eris estuviese actuando con esa actitud cortante y borde, ya que parecía que llevaba esos cuatro meses auto-convenciéndose de que eso que estaba haciendo era lo correcto y, bajo ningún concepto, iba a cambiar de opinión. Tenía la sensación de que por mucho que dijese, prometiese o argumentase no iba a conseguir más que cabrearla y acrecentar su opinión en el hecho de que Ian no debería inmiscuirse lo más mínimo. Se sorprendió ante lo que dijo de Circe, pero sinceramente, ahora no estaba como para preguntarle sobre los problemas fraternales.

Eso sí, no dejó más nada en el tintero. Si bien estaba molesto por la situación, más lo estaba por lo que estaba diciendo. ¿Acaso era justo que Eris pudiera cambiar para ser mejor influencia y criar al bebé y que Ian no pudiera ni siquiera tener esa oportunidad? No. Ian era un ser despreciable, plano y que siempre sería igual. Nadie daba un voto de confianza porque pudiese cambiar.-¿Pero te estás escuchando? Me estás negando la oportunidad que tú misma has tenido estos meses. Has cambiado porque te tocaba cambiar y porque has querido cambiar. ¿Acaso no puedo también dejar de ser una mala influencia? No, sólo me mandas a la mierda.-Porque Eris no le había dicho algo más razonable como "si cambias sí puedes". No, se lo había cerrado totalmente en banda.-No me seas hipócrita, anda.-Dijo entonces Ian cuando Eris saltó con que le estaba haciendo un favor. ¿Qué clase de favor había en saber que era un padre que no es capaz de hacerse cargo de sus responsabilidades? No le estaba haciendo un favor, le estaba haciéndose sentir muy mal. Encima... ya cuando dijo lo de que no quería que nadie supiese que Ian era el padre... fue lo que le hizo estallar. Claro, aquí todos juzgaban a Ian por ser el rellena-trincheras, pero nadie juzgaba a las chicas con las que se acostaba, o nadie juzgaba el por qué de que esas chicas se acostasen con él. No, ahí toda la culpa y la mala fama se la lleva Ian, pero dos no se acuestan si una no quiere.-Entiendo...-Dijo, visiblemente inconforme y muy serio. No añadió nada más, no porque no supiera que decir, sino más bien porque en ese momento no le salía ninguna respuesta más elaborada. Era duro asimilar repentinamente que el problema principal es que se avergüencen de ti.

La idea de que fuera un niño hizo que Ian sonriese un poquito ante tanto amasijo de nervios. Siempre le había dicho a su madre que en algún momento Ian le daría un nieto igual de inquieto y revoltoso que él y que entonces se volvería doblemente loca. Se mantuvo en silencio durante unos segundos cuando Eris preguntó que si había algo más e Ian la miró con el ceño fruncido y una mirada muy determinante, obviando totalmente aquella sonrisa que se había formado en los labios de Eris.-¿Más macho, en serio? No creo que tenga que atacarte con nada, has dejado bien claro que eres una maldita egoísta incapaz ver más allá de las apariencias y que no es capaz de dar una oportunidad que te has brindado a ti misma. Encima tienes la cara de decirme de que en realidad todo esto es porque no quieres que nadie se entere de que soy el padre porque te da puta vergüenza admitir que te has follado a alguien que podría haber sido tu alumno y que encima has sido tan subnormal de no usar protección.-dijo la cruda realidad. Eris no estaba midiendo sus palabras y si lo estaba haciendo sin duda no lo estaba haciendo bien, así que Ian tampoco lo iba a hacer. Aunque debía de admitir que se arrepintió después de llamarla "subnormal", ya que eso no iba a solucionar nada. Estaba nervioso y enfadado y ahora mismo, inexplicablemente, sentía un terrible rencor por la chica y su supuesta "verdad absoluta" que al parecer iba a misa.

Cualquiera en su sano juicio y que conociera a Ian habría puesto la mano en el fuego en que no querría inmiscuirse lo más mínimo en un posible embarazo no deseado, pero no era así. A pesar de la actitud de Ian frente a las chicas y lo mujeriego que era, él siempre había querido ser padre, aunque en el momento adecuado. Siempre tuvo una familia muy cercana y familiar y, de alguna manera, ser un ejemplo y aquella persona que su hijo adorase, siempre le había gustado. Quizás por los momentos tan guays que tenía con sus padres de cuando era pequeño. No quería, ni se permitiría, abandonar a su hijo y ser el padre invisible que se desentendió de él. Cierto era que era un momento MUY MALO para todo esto, ya que Ian estaba estudiando y haciendo prácticas y apenas tenía tiempo, pero era lo que había y no se iba a rendir tan fácilmente ante la egoísta actitud de Eris.

Se dio cuenta de que así no llegaba a ninguna parte, por lo que se pasó las manos por el pelo varias veces hacia atrás, nervioso, hasta dejárselo despeinado. Luego la miró a ella.-¿Qué tengo que hacer?-Sonó más tranquilo que hace un momento, aunque tampoco demasiado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 17.205
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 746
Puntos : 460
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Eris Masbecth el Jue Nov 24, 2016 10:41 am

Estaba muy cansada de aquel que tenía frente a sí. Agotada de que le estuvieran contando tanta parafernalia. ¿Qué le importaba ella él más de lo que le estaba demostrando? Le escuchó porque sino se sentiría alguien maleducada y ante todo estaban los modales. Aquellos modales que esta a punto de saltarse porque las hormonas no le estaban dando para más. Ian estaba llegando al tope de la paciencia de Eris y eso que Eris era alguien que cuya paciencia podía llegar a alterar a cualquiera pero... ¿En aquellos casos? Realmente no era la misma Eris de antes, al menos no mientras estuviera aquel bombo en su tripa. Ya que este conllevaba muchos cambios hormonales que no favorecían su tranquilidad y su estar tranquilo.

Cuando Ian acabó de echarle toda la mierda encima no se iba a poner a llorar, aunque ganas no le faltasen. Ella era una Masbecth y no podía demostrar lo contrario. Se limitó a aplaudir lentamente de manera muy sarcástica. — Me encanta. Ahora soy subnormal. Me encanta. — Diría con total tranquilidad para al final con total tranquilidad acomodarse en la silla entrelazando los dedos sobre la tripa. — Si, me das vergüenza. ¿Hay un problema en eso? ¿Y qué si no quiero que sepan que eres el padre? No creo que estés en condiciones para hablar conmigo con ese tono. ¿Quieres jugar con fuego? Pregunto, porque a lo mejor lo que te apetece es llevarme la contraria en todo y yo me puedo poner en tu misma actitud. — Aquello ya comenzaba a decirlo como un juego, como si con ello estuviera disfrutando pero en su interior estaba tan rota que lo único que quería era marcharse cuanto antes de la cafetería. No aguantaba más, necesitaba aire.

Observó que por unos segundos tomó una postura más tranquila, y al hablar así lo parecería pero.. ¿Qué iba a cambiar eso? — Mantenerte lejos de mi vida. Bastantes problemas tengo como para cargar uno más, y no me refiero al niño. — Sonrió con una ligera sonrisa y con malicia mientras se acariciaba la tripa. Por algún motivo se comenzaba a aferrar más a su bebé, queriéndole y todo. Como si aquella conversación le estuviera abriendo los ojos y mostrándole que realmente quería ese bebé y no aquello que siempre pensaba de manera errónea. Aquel era su bebé y lo quería junto a ella todo lo posible. No pensaba dejar que estuviera en malas manos. — La pregunta es: ¿qué pretendes hacer tú? A juzgar por tus palabras y tu postura... No creo que te quedes de brazos cruzados, ¿cierto? — Preguntó arqueando la ceja.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Ian Howells el Sáb Nov 26, 2016 4:01 pm

Se arrepintió todavía más de haberle llamado subnormal cuando Eris sólo hizo hincapié en eso. Era como si buscase la brecha más nimia de todo lo que había dicho y le hiciese caso a ello, en vez a todo lo demás que ha dicho Ian. El chico no acostumbraba a enfadarse nunca, por lo que en ese momento estaba todavía intentando saber cómo cojones actuar. ¿Acaso era él el que lo estaba haciendo mal? ¿En serio él era el problema de todo eso y no una persona egoísta capaz de negarle a una persona el conocer a su hijo?

Ian soltó un pequeño bufido ante su defensa.-Claro que puedo hablar contigo en este tono, tú me estás hablando exactamente en el mismo. Un tono cargado de autoridad y decisión que no contempla ni el más mínimo cambio. Pues yo te ataco, porque al parecer romper tu defensa es la única manera que tengo de que te replantees las cosas.-Le contestó con el ceño fruncido, sintiéndose más racional que nunca. Desvió su mirada a su tripa al ver como Eris entrelazaba los dedos sobre ella, sintiendo un algo. ¿De verdad aquello que estaba en el vientre de Eris era suyo?-No quiero jugar con fuego... es que no quiero jugar. Quiero que te pongas en mi posición y te des cuenta de que la única que parece estar jugando eres tú. Si te doy vergüenza como persona y futuro padre de tu hijo...-Tragó saliva haciendo una brevísima pausa-...pues no deberías habérmelo dicho.

Eris le estaba tratando como un absoluto incompetente, inútil y como un adolescente inmaduro capaz de cuidarse a sí mismo. Claro que Ian no estaba preparado para tener un bebé, ¿cómo iba a estar preparado para cuidar de otro ser humano si a veces se olvidaba de darse de comer a sí mismo? No, Ian no estaba preparado, pero apostaba mil galeones a que Eris, hace cuatro meses, tampoco lo estaba. Su contestación altiva, cortante y que no aportaba nada hizo que el chico volviese a encenderse en su cabreo hasta el punto que tuvo ganas de golpear la mesa, pero se contuvo porque eso no ayudaría lo más mínimo.

Y entonces, no supo por qué, Eris le devolvió una pregunta.-Pues pretendo hacer lo que haga falta, primero para que dejes de verme como un niño inútil que te va a dar problemas y, segundo, para que me dejes conocer a mi hijo. No me voy a quedar de brazos cruzados, de eso puedes estar segura.-Y no sabía si Eris lo había pensado demasiado, pero si Ian quería, podía decirle a todo el mundo que el bebé era suyo por mucho que a Eris le avergonzara.

Sólo esperaba sonar convincente y que Eris viese en él un poco de esperanzas, aunque fuese sólo la mínima, ya que quizás eso le hiciera replantarse las cosas. Pero si la Masbecth había venido con las ideas bien claras, todo aquello que dijese Ian por esa boquita de promesa incumplida, no iba a servir para nada y ella seguiría totalmente cerrada en banda. Y eso, sin duda alguna, haría que Ian estallase. Aunque no lo pareciera, estaba ofendido, pero estaba actuando bien y de manera racional, pero Ian tenía un problema y es que a la mínima puede cambiar debido a su temperamento, algo que prefería no revelar a la futura madre nazi de su primogénito.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 17.205
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 746
Puntos : 460
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Eris Masbecth el Sáb Dic 03, 2016 12:03 pm

Realmente aquel chico la estaba sacando de sus casillas. ¿Por qué era tan terco? ¡POR QUÉ! Eris cada vez se estaba queriendo dejar llevar más por sus instintos asesinos y acabar con Ian para acabar con todo el problema que estaba causando el bebé, lo que hacía que tuviera más asco hacia sí misma sin poder evitarlo. ¿Por qué evitarlo? Realmente debía darse asco por todo lo que estaba pasando. — Si te lo he dicho es por ti, por tu cabeza loca y para que la asientes. Si tantas ganas tienes de ver a tu hijo demuéstrame pues que puedes verlo sin que este salga un niñato como tú. — Diría todo siempre con total crueldad y para hacerle daño, porque era aquello lo que sentía que el contrario le estaba haciendo. De algún modo se quería liberar del todo el dolor que estaba sintiendo y era aquella la forma de hacerlo.

No tienes ni idea de lo que es estar en mi posición. Yo seré egoísta pero tu tampoco das tu brazo a torcer. Si tuvieras más dedos de frente te hubieras tomado esto como una persona madura y aceptando las cosas, esperando que quizá en algún momento cambiara de opinión y deseando que fuera así. — Dijo, viendo lo dicho como lo más lógico para aquella situación. — No actuando así. SIEMPRE quieres comerte el mundo y cuando el mundo es el que te come a ti... MÍRATE. Mírate como te pones.

Entonces volvió a escuchar la voz de Ian y la sangre se le estaba alterando más y más. ¿Amenazándola ahora? ¿Pero este niñato que se creía? — Escúchame bien, lo único que me estas demostrando es lo contrario. ¿En serio vas a venir amenazándome? De acuerdo, no quiero que lo sepa nadie, pero no soy de esas personas a las que puedes convencer así. ¿Quieres que te amenace yo? — Preguntó mientras arqueaba una ceja. — Aquí esta nuestro hijo. — Se levantó la camisa para dejar a la vista la tripa. — Ven, trae la mano. — Cuando se acercara, tomaría su camino para que la pusiera sobre la tripa, con algo de presión para notar la cabeza del niño ligeramente. — Esto tiene tus genes y como hagas algo en contra mío el primero que lo sufrirá es él. ¿Lo pillas? Así que atente a las consecuencias y si quieres que tu hijo exista en este mundo sera mejor que no me vengas diciendo gilipolleces sobre amenazas estúpidas que no me harán cambiar de opinión. — Y fue entonces cuando retiró la mano de la tripa con enfado y se bajó la camisa. — No es bueno jugar con mis hormonas, por mucho que no quieras jugar lo haces. Así que será mejor dejar esta conversación tranquilamente y que me largue ya. ¿O es que tienes otra amenaza más?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Ian Howells el Jue Dic 08, 2016 1:02 am

-¡¡Lo estoy intentando, pero no me dejas!!-Alzó la voz por primera vez en toda la discusión cuando Eris dijo que ahora sí que tenía que demostrarle que era capaz, levantándose de la mesa con un golpe. ¡Hace un momento le decía que no, que no y nada más que no! Que alguien como él no podría ver a su hijo jamás.-¡Llevo todo este maldito tiempo buscando la posibilidad de demostrártelo y sólo me lo niegas, una y otra vez!

El pobre dependiente joven que estaba al cargo de aquella cafetería aquel domingo por la mañana estaba expectante a la escena de los dos magos mientras limpiaba, disimuladamente, la máquina del café. Evidentemente, Ian no había reparado siquiera en que estaba en un lugar público, ya que la noticia le había sacado de su burbuja de realidad.-¿Cómo pretendes que de mi brazo a torcer, Eris, si no me has dejado opción alguna para que esto pueda ir a algún sitio? ¿Acaso crees que iba a aceptar de buen grado una decisión dictada y egoísta por una madre que más que lógica tiene vergüenza? Ni de puta coña, vamos.-Contestó firmemente.-Me dejaste bien claro desde el principio que la decisión que has tomado era inamovible. ¿Cómo narices crees que voy a pensar que tengo opción en un futuro si no me das la mínima esperanza?-Preguntó con el ceño fruncido y rostro enfadado.

Sí, Ian había salido de esa burbuja de realidad y confort para meterse de lleno en una situación comprometida y que evidentemente le superaba. Sólo tenía diecinueve años y le acababan de soltar que iba a ser padre, por lo que por su mente en ese momento pasaban demasiadas cosas que le estaban volviendo bastante vulnerable aunque ahora mismo tuviese una actitud cabreada y defensiva.

Pero se mantuvo callado cuando Eris volvió a hablar con enfado y le amenazó con amenazarle, lo cual era redundante, pero cierto. Ian no dudó en acercarse a tocar el vientre de ella cuando le dio la oportunidad, sintiendo algo muy raro e indescriptible teniendo en cuenta la diferencia de experiencias que había tenido en toda su vida. Era como tocar una vida futura y se le hacía tremendamente raro saber que ahí dentro estaba... su hijo. Aunque no le gustó lo más mínimo que metiese la integridad del bebé en medio de todo aquello. Ian no le había amenazado con nada verdaderamente grave, solo le había dejado bien claro que no iba a darse por vencido. ¿Era eso acaso una amenaza tan dura? No quería que Eris se enfadase y mucho menos de esa manera, pero en aquel momento Ian ya había entrado en un bucle de enfado infundido por el rencor que le había cogido a la Masbecth en tan poco tiempo.-Ni se te ocurra hacer ninguna gilipollez, Eris.-Le dijo con claridad y seriedad mirándola a los ojos fijamente, con una autoridad que aparentemente Ian no poseía, aún de pie y apoyado en la parte trasera de su silla. La mano que Eris podía ver estaba firmemente sujetada a la silla, pero la otra, fuera de su rango de visión, estaba temblando. ¿De qué? Podían ser nervios, miedo, terror, inquietud. Todo junto y a la vez nada. Aquella situación le superaba y su cuerpo lo sabía. No quería que Eris se fuera, pero sabía que era lo mejor si quería interiorizar aquello y poder comportarse como una persona razonable.-Ni se te ocurra.-Le repitió, frunciendo el ceño a riesgo de que el gesto se viese superado por la situación.

No iba a decir más nada porque... sinceramente, no tenía ni la más mínima idea de qué más podía decir para no cagarla. Ahora mismo sólo quería decir burradas y mierdas y sabía que con esa mentalidad no podía dirigirse a la futura madre de su hijo. Así que bajó la mirada al vientre durante unos segundos para luego bajarla hasta el suelo y suspirar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 17.205
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 746
Puntos : 460
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Eris Masbecth el Lun Feb 13, 2017 4:04 pm

Por mucho que el joven lo intentara, Eris tenía bien claro lo que estaba decidiendo y lo que iba a hacer, al menos en aquel instante así era. ¿Retiraría lo que decía algún día? Posiblemente sí, aunque no lo creía así. No quería pensar ni si quiera en la posibilidad. Todo porque Ian le estaba sacando de sus casillas, con lo fácil que hubiera sido aceptar lo que iba a ocurrir y listo. Al menos desde el punto de vista de Eris era tan fácil como dejar todo esto pasar y que ella misma hiciera lo que quisiera. ¿No le quitaba un gran peso de encima dejándolo sin preocupaciones de ser padre? Tenía mucha vida por delante para seguir disfrutando. — Con lo facil que hubiera sido callarme, es de lo único que me arrepiento. Encima que por unos segundos pensé en ti y en tu conciencia. ¿No ves lo buena que soy? — Claramente se estaba riendo de él en su cara pero en parte lo decía de verdad, una pequeña parte.

Sabía que tenía a Ian en la palma de la mano y que en aquel instante podría hacer lo que quisiera con él con tal de poner al niño de por medio. Así iban las cosas. Ella tenía el poder, al menos se sentía con todo el poder del mundo en aquel momento. Es por eso que no quiso hacer otra cosa que esperar la reacción contraria para ver cómo iba a comportarse ante las amenazas propias, donde jugaba bastante sucio. — No haré ninguna guilipollez si tu no la haces. ¿Te has enterado? — Arquearía una ceja esperando la respuesta contraria para finalmente, con la misma arrogancia con la que había llegado, levantarse y quedarse frente por frente de Ian, bastante seria para acabar sonriendo ligeramente, posando la mano sobre la mejilla ajena, acariciándola con suavidad. — Si que me hiciste recordar aquella noche, me haces recordarla todos los días. Gocé, mucho. Debo admitir que tenía pocas expectativas en ti y las superaste. — Entonces le besó los labios como un recuerdo de aquello, sin ni si quiera preguntar ni con la mirada para apartarse y dar unos pocos pasos a la puerta. — Espero que no te metas más en mi vida, ya te has metido mucho y mira con lo que he acabado. — Aquello iba cargado de odio pero serenidad ante todo.

Y fue así como acabó dejando a Ian detrás de sí para marcharse de aquel sitio como si nunca hubiera estado, aunque antes dejó dinero suficiente para pagar lo de ambos. No quería saber nada más de él, nada. Quería perderlo de vista para siempre si podía ser.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Ian Howells el Lun Feb 13, 2017 6:39 pm

Más que pensar en la consciencia de Ian, parecía que estaba pensando en la suya propia. Decírselo al chico no había sido por él, sino por ella. ¿Acaso ella hubiera vivido tranquila ocultándole eso al propio padre de su hijo? Algo le decía que no. Lo que no se esperaba Eris era que el irresponsable e inmaduro de Ian de verdad quisiese tomar partido en el tema, sino que se esperaría que aceptase de buen grado el hecho de desentenderse de su primogénito.-¿Seguro que lo hiciste por mí y no por ti?-Preguntó sin dar más detalles de lo que se refería.

Sintió con evidencia una amenaza de sus labios, una amenaza que no iba contra él en realidad, sino con la salud del bebé. Ian suponía que si él se sentía así, Eris tendría el sentido maternal por las nubes y que no se le ocurriría hacer ninguna locura... pero Ian había conocido a tantas locas que ya no sabía ni qué pensar de las mujeres. Así que se mostró enfadado ante esa estúpida amenaza que parecía querer alejarlo cada vez más de ella. Sin embargo, a pesar de sus palabras, supo reaccionar a tiempo y pensar que debía de callarse la boca o al final Eris iba a terminar por cabrearse todavía más y pasar de él.

Se levantó entonces de su asiento, acercándose a Ian y posando una de sus cálidas manos sobre la mejilla del chico. A sus palabras, que normalmente hubieran tenido un efecto muy diferente en Ian, simplemente se mostró impasible, con un rostro un tanto afligido ante la confusión que sentía en ese momento. Le besó en los labios y se retiró con unas palabras que le dejaban bien claro al universitario que no quería volver a verle más nunca. Continuó sin decir nada, limitándose a mirarla a los ojos para ver cómo se iba. No le salían más palabras, pero ella debía de saber que aquel encuentro no había sido suficiente para conseguir que Ian se diese por vencido. Ni mucho menos. Lo único que había hecho es que Ian se relajase en ese momento porque se dio cuenta de que no iba a llegar a ninguna parte.

Cuando hubo desaparecido del rango de visión de Ian, casi inmediatamente le pegó una fuerte patada a la silla en la que recién estaba sentado. Ésta salió despedida hacia la pared, cayéndose al suelo con una pata desencajada. Miró entonces al camarero, que observaba con suma indiscreción. Ganas no le faltaban de ir hacia allí y descargarse con él, pero eso no procedía para nada, así que tragándose todo su orgullo herido, se abrigó y salió por la puerta de aquel estúpido café, con un rostro impasible y con muchas ganas de descargarse a golpes con cualquier cosa que se le cruzase en aquel mismísimo momento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 17.205
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 746
Puntos : 460
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.