Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Only Yesterday [Andromeda Tonks/Priv.]

Fiona T. Shadows el Vie Nov 25, 2016 12:02 pm

 
Callejón Diagon · 18.20 h · Nublado, 8ºC · 25 de noviembre · Andromeda Tonks

Había trabajado durante toda la mañana pero por suerte, tenía la tarde libre. Y por esa misma razón le había mandado una lechuza a Andromeda para verse en un par de horas. Fiona no era mucho de planificar lo que haría a lo largo del día por lo que aquella carta quizá fuese algo precipitada para cualquier persona. Pero no para Andromeda, quien ya conocía de sobra cómo era su amiga y que sus planes podían surgir de improviso sin previo aviso.

Por suerte, Andromeda aceptó en verse en el Callejón Diagon a las seis de la tarde. Y, como cabía esperar, Fiona llegaba tarde. Se había quedado dormida después de comer y por mucho que le había dicho a Drake que la despertase antes de irse a trabajar, este había olvidado hacerlo. O, más bien, le había dado pena hacerlo, como solía pasarle todos los días que Fiona le pedía aquel favor. Había intentado poner el despertador en el teléfono pero todavía no tenía muy claro cómo funcionaba, por lo que el despertador había estado avisando de la alarma durante algo más de veinte minutos, con el pequeño problema de estar en silencio.

En cuanto había visto que eran ya las seis, había salido corriendo. No literalmente, pero su velocidad había sido tal como si estuviese corriendo. Se había aparecido en el piso superior para arreglar su cabello en el espejo y lavarse la cara después de haberse quedado profundamente dormida. Había golpeado su atuendo con la varita para modificarlo y, acto seguido, había dejado de lado su casa para aparecer en pleno interior del Caldero Chorreante. - ¡Cuidado! ¡Estos jóvenes ya no saben ni dónde tienen que aparecer! Habrase visto semejante desinterés por la vida de los demás… ¡Esto en mis tiempos no pasaba! – Un anciano comenzó a gritar en cuanto se apareció a pocos centímetros de él. Fly salió disparada rumbo al callejón Diagon pero aún podía escuchar la voz del anciano despotricando hacia ella, los jóvenes y su comportamiento. - ¡Pero niña, un poco más de respeto! – De haber tenido tiempo, hubiese acabado discutiendo con él. ¡Y es que no era ninguna niña! Por Merlín, tenía casi treinta años y aún más de uno pensaba que podía tratarse de una alumna de Hogwarts por su altura. Era algo que tendía a tomarse a broma pero cuando las personas lo decían de tal manera olvidaba que trabajaba en el Ministerio de Magia defendiendo precisamente a las personas y no lo pensaba dos veces a la hora de lanzar algún hechizo que supusiese su caída al suelo o la caída del poco pelo que pudiesen tener. Sólo por puro entretenimiento.

Golpeó los ladrillos con la varita y dejó que la pared cobrase vida ante sus ojos. Los ladrillos de redistribuyeron para formar una entrada al Callejón Diagon y Fiona pasó a través de esta antes de que se cerrase. No tuvo tiempo para escuchar cómo los ladrillos a su espalda volvían a su posición habitual, sino que salió corriendo rumbo a la botica, pues había quedado con Andromeda justo frente a aquella tienda.

No tardó en ver a su amiga no demasiado lejos de donde se encontraba. Aceleró el paso y frenó en seco a pocos centímetros de esta. Elevó sendas manos a la altura de su propio rostro mostrando las palmas de estas y cogiendo aire tras aquella carrera. - ¡Prometo que no fue mi culpa! – Dijo intentando justificarse. – Le dije a Drake que me despertase porque trabajé toda la mañana y estaba agotada pero el muy inútil demostró que sigue siendo un puñetero Hufflepuff y no me despertó. Se fue a trabajar, tan digno él, dejándome ahí dormida en el sofá cuando le dije que había quedado contigo y que  me despertase antes de irse. ¡Así que si vas a matar a alguien te ofrezco su cabeza! – Cogió aire de nuevo, esta vez por lo rápido que había comenzado a hablar para intentar justificarse. – Pero para pedirte perdón te invito a tomar algo y paga él. Porque es su culpa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 21.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 677
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Invitado el Sáb Nov 26, 2016 12:32 pm

Un bostezó se escapo de sus labios cuando el reloj anunció el mediodía, estaba tan casada que podría dormir tres días seguidos, sin ni siquiera levantarse de la cama para ir al baño. Llevaba un rato autocompadeciéndose de sí misma cuando de forma inesperada una lechuza se posó sobre el rellano de la ventana, inmediatamente fue a abrir el sobre, suponía que sería un mensaje de Ted para avisar de que llegaría más tarde que de costumbre o alguna cosa similar, sin embargo no fue así, en está ocasión se trataba de Fiona. Leyó sus palabras con atención y de forma instintiva sus ojos se clavaron sobre el reloj — Algunas cosas no cambian — dijo con una sonrisa burlona, tenía menos de cinco horas para encontrar a alguien que se hiciera cargo de Nymphadora.

Después de pasar más de dos horas mandando lechuzas a todo el mundo que conocía, Andromeda, seguía igual que al principio, no tenía a nadie con quien dejar a la pequeña, la única opción que le quedaba era una vecina adolescente y muggle, una combinación peligrosa teniendo en cuenta que a Nymphadora le encantaba cambiar su aspecto constantemente, no creía que su vecina fuera a estar preparada para algo así pero no tenía muchas más opciones.

Sobre las 17:30 la chica apareció de forma puntual — Muchas gracias, no sabía a quien más recurrir — comentó con sinceridad — Te prometo que serán como mucho un par de horas, mi esposo no tardará en llegar — Mientras daba a la chica las últimas pautas que tenía que cumplir se acercó a Nymphadora para abrazarla — Por favor pequeña, nada de magia durante un rato, ¿vale?, no creo que nuestra invitada pudiera entenderlo — La niña asintió con la cabeza dando a entender a su madre que se comportaría de forma "apropiada" pero Andromeda dudaba que fuera así, la conocía y sabía que le salía de forma natural, no podía esconder sus habilidades y por supuesto ella no quería que lo hiciera, estaba tremendamente orgullosa de su pequeña.

Llegó al Callejon Diagon unos quince minutos antes de la hora por lo que aprovechó para pasear por él y detenerse mirar algún que otro escaparate que llamará su atención, sin saber muy bien porque vinieron a su cabeza recuerdos de su infancia, que distinto era pasear por ese mismo lugar cuando era un Black, es curioso como algo tan simple como un apellido puede cambiar toda una forma de concebir el mundo o de que te conciban los demás, ahora simplemente era Andromeda, y lo cierto es que tampoco le iban tan mal las cosas a pesar de que muchos de sus antiguos "amigos" discreparían con ella.

Habían pasado casi veinte minutos de la hora acordada y Fiona no hacía acto de presencia, ¿quizá se había olvidado de su encuentro?, de ser así, Andromeda estaba dispuesta a enviarle un vociferador a su casa para comentarle un par de cosillas, ya estaba dispuesta a irse cuando a lo lejos reconoció la imagen inconfundible de su amiga, con rapidez se cruzó de brazos y frunció el ceño para exteriorizar su enfado — ¡Oh, claro! ¡Drake! — se golpeó la frente con la palma derecha de la mano a la vez que asentía ligeramente, como si las piezas de un gran puzzle desarmado empezarán a encajar — Ahora lo entiendo todo, por supuesto a ti no se te ha ocurrido pensar que existen métodos alternativos para despertarse, ¿verdad? — dijo clavando sus ojos en los de Fiona, si, estaba molesta, la imputualidad era algo que siempre le había provocado rechazo, a pesar de que ella misma había llegado tarde a multitud de encuentros, su enfado era un tanto hipócrita, también lo sabía, pero no podía remediarlo —Pienso pedir lo más caro — dijo dejando a un lado su malhumorado ceño, los momentos con Fiona eran escasos, ambas tenía limitado el tiempo y no iba a permitir que veinte minutos arruinaran lo que prometía ser una tarde agradable.
avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Dom Nov 27, 2016 12:52 pm

De verdad que intentaba ser puntual. Es más, era de esas personas que salían de casa antes de lo previsto para llegar incluso antes de la hora. Pero había veces que esa opción parecía borrarse del mapa. ¡No era su culpa! Verdaderamente en aquella ocasión no lo había sido y Drake pagaría por ello. Aunque, pensándolo bien, el pobre también pagaría por haberla despertado, pues era habitual que si despertabas a Fiona lo primero que recibieses era un insulto acompañado por el primer objeto que quedase al alcance de su mano. Lo cual Drake ya conocía más que de sobra y por eso mismo mantenía lejos de su ahora mujer dormida cualquier objeto punzante. Por su propia seguridad.

- Ah, claro que se me ocurrió, ¿Por quién me tomas? – Preguntó mientras avanzaban por la calle principal, la cual estaba bastante tranquila gracias a que los alumnos de Hogwarts se encontraban en aquel colegio. – Drake me dijo que pusiese la alarma del teléfono pero no sé quitarle el silencio. ¡Es que no sé para que me obliga a tener un aparato de esos si no sé usarlo! Y luego están esos relojes que suenan mucho pero me dan dolor de cabeza y me levanto de mal humor. Tuve dos de esos, y los dos acabaron rotos contra la pared por hacer demasiado ruido a las siete de la mañana. Y ese día llegue tarde a trabajar. – Rodó los ojos. – Y los métodos mágicos no me convencen. Llevo usándolos toda mi vida y aunque me golpeen en la cabeza les tengo pillado el truco para ignorarlos o pararlos. – Tenía un reloj en la mejilla del que salía una pequeña figura en forma de ratón humanizado y recorría su cama y saltaba sobre su cabeza, pinchaba sus mejillas y tiraba de su pelo. Pero no era suficiente. Y a veces se llevaba tal manotazo que no volvía a salir durante unas cuantas semanas. – Además, teniendo a alguien para que me despierte, ¿Para qué voy a usar esas cosas? ¡Que demuestre que sirve para algo! – Dijo antes de romper a reír.

Una vez avanzaron por una de las callejuelas más secundarias, Fiona encontró un local que parecía agradable para tomar algo. Era una cafetería antigua decorada ya con motivos Navideños, como si ya estuviesen al final del mes de diciembre. Fiona abrió la puerta y dejó pasar primero a su amiga de manera amable. ¡Tenía que conseguir que se le pasase el enfado!

Se acercó a la barra y esperó a que un elfo con una amplia sonrisa a la que le faltaban un par de dientes les atendiese. – Yo tomaré cerveza de mantequilla y una ración de esas galletas de allí. – Señaló en dirección a un estante, donde unas galletas de colores se acumulaban. - ¿Y usted, señorita? ¿Ha pensado ya que tomará? – Preguntó con una voz aguda y algo desafinada el elfo esperando a la respuesta de Andromeda.

Seguidamente, pasaron a tomar asiento en una de las mesas más cercanas a la ventana a esperar la llegada del elfo con sus pedidos. - ¿Y qué? ¿Cómo está la renacuaja? – Preguntó la castaña con cierta curiosidad. No le agradaban demasiado los niños, pero aquella pequeña cuyo pelo cambiaba cada pocos minutos de color le resultaba de lo más agradable. Además, era la hija de una de sus amigas, ¿Cómo no preguntar por ella? – Por Ted no te pregunto, me cruzo con él día sí y día también en el Ministerio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 21.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 677
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Invitado el Jue Dic 01, 2016 9:11 pm

Avanzó por la calle principal mientras escuchaba a Fiona dar sus explicaciones, lo cierto es que se sentía muy identificada con muchas cosas de las que iba diciendo. Andromeda tampoco sabía manejar demasiado bien ese aparato que Ted siempre llevaba con él, daba igual las horas que se pasará explicandole para que servía cada opción porque diez minutos después ya se le había olvidado, así que optaba por pulsar todas las teclas a la vez para conseguir el resultado esperado, por supuesto nunca lograba su objetivo, lo único que conseguía era volver más loco a ese extraño cachivache. Sin embargo con el despertador no le pasaba igual, tenía uno muy efectivo, Nymphadora saltando sobre la cama para que le preprara el desayuno, cualquier otra persona se llevaría una mala contestación por despertarla, odiaba madrugar.

— Tranquila, la próxima vez avísame a mí, seguro que yo consigo que abras los ojos a la primera — dijo sonando más seria de lo que quería parecer — Sabes que puedo ser muy persuasiva cuando me lo propongo — añadió antes de sacar la lengua de forma infantil. La molestia que había sentido minutos antes se estaba dispersando con rapidez, Fiona era la clase de persona que podía lograr que Andromeda cambiará el ceño fruncido por una sonrisa casi sin proponerselo, pero por el momento prefería soltar pequeños gestos cariñosos mientras seguía manteniendo las distancias, ¡Si!, quería que siguiera mimándola un poco más, solo un poquito más — Pobre Drake, sirve para soportarte, ¿te parece poco? — bromeó antes de soltar una pequeña carcajada — ¡Sigo enfadada!, ha sido un acto reflejo — le señaló con el dedo como advertencia para que no hiciera ningún comentario.

No llevaban demasiado tiempo andando cuando se pararon delante de un local que rebosaba ambiente navideño, estás fechas tan señaladas solían poner a todo el mundo de buen humor, a ella no le pasaba igual, era una época de reencuentros, de familias enteras reunidas alrededor de grandes mesas decoradas, excepto en su caso, ella jamás compartiría una noche agradable con sus padres y sus hermanas, jamás serían capaces de salvar sus diferencias, no es que extrañara estar con ellos, nunca había sido realmente feliz en su casa pero eso no significa que no le gustaría que las cosas fueran diferentes aunque fuera por una sola noche.

Agradeció con la cabeza el gesto a su amiga antes de entrar y caminar hacía la barra — Tomaré lo mismo, ¡Gracias! — exclamó dedicando una gran sonrisa al elfo que le correspondió con otra — Podemos sentarnos allí.— señaló una mesa cercana a la ventana, siempre le había gustado tener vistas a la calle cuando estaba en algún sitio.

— Es un pequeño torbellino, nunca se cansa afirmó con rotundidad, cuando llegaban las diez de la noche a Andromeda le costaba casi hasta respirar, sin embargo su hija podría pasarse horas y horas correteando por la casa con la misma energía — La he tenido que dejar al cuidado de una niñera muggle, le hice prometer que no cambiaría de aspecto pero no creo que me haga caso, menos mal que cuando Ted llegué a casa sabrá arreglar la situación — Soltó una sonora carcajada al imaginarse la cara de la chica cuando viera a Nym con el pelo negro y a los quince minutos con un tono rosa — Espero que le tengas bien vigilado, lo importante es que tenga el mínimo contacto con las mujeres del Ministerio, por favor — bromeó, no era celosa y además confiaba al 100% en su marido — ¿Y Drake? ¿Qué tal esta?, ¿Por qué no venís a cenar una noche?, prometo no cocinar y, seguro que Nym y Ted estarían encantados— estaba convencida de que iba a ser así, los cuatro tenía muchas cosas en común, lo que aseguraba una velada de lo más agradable.
avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Mar Dic 06, 2016 11:51 am

Fiona era el tipo de persona que apenas podía molestarse con los demás. Es más, cuando se enfadaba, este enfado apenas le duraba unos minutos, el tiempo suficiente como para aburrirse de dicha situación o para que se le olvidasen las razones del enfado. Por lo que aquel comentario por parte de Andromeda lejos de molestar a la castaña, hizo que soltase una carcajada a juego con la de su amiga. – Eso ha sido un golpe bajo. – Dijo fingiendo cierta molestia con el tono de voz, algo que no quedaba para nada creíble teniendo en cuenta que se encontraba sonriendo en aquel preciso instante. – Ay mujer, que dramática eres. Tampoco he llegado tan tan tan tarde. Y he sido sincera. Bien podía haberte dicho que en el último momento el Ministerio de Magia me llamó para hacer cosas de Aurores. Pero no, he venido con la verdad por delante diciéndote que me he quedado dormida. Que poco me quieres Meda, yo pensaba que lo nuestro era amistad. – Siguió con aquel tono de intento de dramatismo, esta vez sí borrando la sonrisa de los labios.

No tardaron demasiado en encontrar un local donde tomar algo para luego dejarse caer en una de los asientos situados cerca de la ventana, donde podían ver a la gente pasear por las calles. Aunque bueno, tampoco es que hubiese una gran cantidad de personas teniendo en cuenta que no era agosto, el mes en el que si pisabas el Callejon Diagon sin ser estudiante era posible que acabases muerto por meterte en una avalancha de alumnos en busca de la mejor oferta de materiales.

- Es una niña. Suficiente que ya ha pasado la fase de llorar, mear, dormir, cagar, llorar más. – Esperaba al menos eso, porque si Andromeda tenía una vida era porque su hija ya había dejado de ser una máquina de sufrimiento. Sí, a Fiona no le agradaban demasiado los niños. – Sí, seguro que desmemoriza a la niñera, lo normal en estos casos. Los pobres muggles, la cantidad de veces que les borramos entre todos la mente para que no se enteren de que existimos. – Rió al tiempo que negaba con la cabeza. Fiona siempre había vivido con magos pero en los últimos años había hecho una inclusión intensiva al mundo muggle y había tenido que borrar la memoria de algún vecino en más de una ocasión. Y en más de dos. Y de tres… Y podía seguir contando.

- Señor, sí, señor. – Colocó la mano derecha sobre su frente al estilo de saludo militar acatando la orden de vigilar a Ted con una sonrisa. – Si le veo hablar con una mujer le lanzo un calambrazo al culo y te lo mando directo a casa en una bolsa de conservas. O en un tupper, hecho cachitos. – Hizo una breve pausa y sonrió. – La palabra tupper es graciosa. Drake siempre decía que su madre le mandaba un tupper de no sé qué y yo pensaba que era algún tipo de animal. No me preguntes por qué. – A diferencia de Fiona, Drake si conocía el mundo muggle en profundidad, pero no se daba cuenta que su mujer en ocasiones estaba más perdida que un pulpo en un garaje.

- Está bien, ya sabes, todo el día trabajando pero bueno… Lo normal, como yo. Por lo menos tenemos horarios comunes a veces y nos vemos por el Ministerio. – Se encogió de hombros. – Aunque por suerte ahora las cosas están más tranquilas y no te vas con la duda a casa de si le llamaran durante el turno de noche por un ataque o algo similar, lo cual es todo un avance. – Y, por supuesto, un dolor de cabeza menos. – Se lo comentaré, pero ya sabes que te lo tenemos que confirmar una semana antes como pronto, que nuestro horario cambia cada semana. – Sin duda era lo que más odiaba de su trabajo.

En aquel instante el camarero apareció con dos cervezas de mantequilla y una ración doble de galletas, las cuales serán de diferentes tamaños, formas y colores. –Si necesitan algo mi nombre es Neil y seré su camarero durante la tarde. – El hombre sonrió amablemente antes de volver rumbo a la barra. – Creo que a ese le gustas. – Dijo Fiona con tono divertido antes de tomar una galleta sin pensarlo demasiado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 21.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 677
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.