Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Un Domingo cualquiera (Lily Evans)

Invitado el Sáb Nov 26, 2016 7:14 pm

La luz se escurría entre el dosel de la cama, entraba tímidamente a través de la tela roja como si no quisiese molestar. James se llevó la mano derecha a los ojos y se los frotó un poco. Bostezó en silencio, mientras los suaves sonidos de las relajadas respiraciones de sus compañeros recorrían el dormitorio. Descorrió con ligereza el dosel y buscó sus gafas de montura metálica. Una vez colocadas observó el reloj de mesa, 7:46 de la mañana. James, James, James... pensó. No eran ni las ocho de la mañana de un domingo y ya estaba completamente despierto. Se desperezó en la cama como si tuviera diez años, y se dejó caer por el lado más próximo a la cama de Sirius. Metió los pies con parsimonia dentro de las zapatillas y salió con todo el silencio que pudo del dormitorio masculino.

Sus pasos sobre las escaleras, no eran más que un suave roce sobre el aire. Mientras llegaba a la sala común el ambiente se iba caldeando, influencia de la chimenea que sin duda debía haber estado ardiendo hasta bien entrada la madrugada. La sala lucía completamente vacía cuando James llegó a ella. Sin duda los elfos domésticos ya habían pasado a recoger, y no quedaba ni un resto de envoltorios de golosinas, o trozos de pergamino perdidos. Se pasó la mano por el alborotado cabello, y tomó una revista de la mesa con no mucha emoción. James se dejó caer sobre el mullido sofá escarlata, y abrió la revista. Era una revista de Quidditch de modo que capto su atención al poco tiempo. Estaba absorto en la lectura cuando un "fru, fru" resonó por las escaleras. Unos segundos más tarde, una brillante y pelirroja melena apareció por las escaleras. Lily también se había despertado temprano aquel domingo, que ya para James distaba mucho de ser un domingo cualquiera.

Sus ojos se encontraron, hacía tiempo que no se sentía tan estúpido como cuando los brillantes ojos verdes de Lily Evans se posaron en su pijama naranja desvaído y gris con el escudo de los Chudley Cannons. James se aclaró la garganta y dedicándole una sonrisa tímida le dijo con voz suave: –Buenos días Lily. Apartó sus pies del extremo del sofá, dejándole sitio para sentarse si quería hacerlo. Habían pasado varios meses desde el beso. Le escribió durante el verano y aunque ella le contestó, no habían llegado a verse de modo que James estaba envuelto en dudas. Al mismo tiempo lo que no esperaba era que una vez en Hogwarts parecieran estar en el mismo sitio que antes de sincerarse. Así que por una parte era una suerte que por fin tuvieran un momento a solas. Aunque por otro lado ¿y si Lily le decía que había estado pensando, que había cambiado de opinión y que no quería nada con él? Fantástico, ahora no se si estoy contento o asustado... Volvió a mirar a Lily: –Te has despertado muy temprano, ¿no? O no, ahí iba la primera pregunta estúpida. Genial. Concentración Potter. Se dijo a si mismo mientras Lily abría la boca para hablar.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Nov 29, 2016 9:21 pm

Era un domingo a las 7:50 y ella estaba despierta, llevaba casi una hora sin poder retomar el sueño y era algo en cierta forma molesto, por que aún cuando era una de las que se levantaba mas temprano y siempre hacía todos sus deberes a tiempo y todo eso, los domingos era el día en que descansaba un poco mas era de los días que se daba la libertad de dormir hasta pasadas las 8 de la mañana pero parecía que ese no sería el día, así que decidió que tal vez lo mejor sería ir a la sala común y pasar un rato ahí, tal vez leer algo de lo que verían en la próxima clase de pociones o tal vez otra materia, pero buscar como pasar el rato antes de volver a los dormitorios para arreglarse de verdad.

Se estiró un poco como si de un gato se tratara y salió de la cama sin muchas ganas, pero si no podía dormir ocupaba llegar a ocupar su día en algo productivo, buscó en un baúl un libro y lo dejó fuera antes de ir al baño y lavar sus dientes y el rostro, eso era lo único que no podía posponer, luego de eso regresó al cuarto, tomó una liga y se amarró el cabello en un moño alto y desordenado para finalmente salir del dormitorio con su libro entre los brazos rumbo a la sala común donde podría tomar la libertad de leer un rato, al menos hasta que los demás empezaran a despertar con lo que ella volvería a la habitación para acicalarse, aunque si era sincera con ella misma seguro lo haría antes de eso, seguro después de todo andaba con una pijama ridícula pero caliente.

Caminó hasta la sala común, parecía estar vacía, al menos fue así hasta que vio que James se encontraba en la misma y ella quiso que la tierra la tragara y casi que se dio media vuelta para regresar al dormitorio por donde vino y como no hacerlo cuando llevaba puesto un enterizo de de oso panda, aún cuando no tuviera la capucha puesta en ese momento seguía siendo ridículo, de todas las personas en el mundo que tuvo que verla así vestida era James, hubiera hasta preferido que hubiera sido Sirius el que la viera, hubiera soportado las burlas del ojigris, pero que fuera el chico que le gustaba quien la veía así, era algo nada grato.

Realmente pensó regresar por donde había venido sin embargo las palabras de James, ese simple saludo la hicieron ver que era muy tarde la había visto y ahora no quedaba mas que ser valiente y seguir adelante, aún así se sintió algo cohibida, tímida y acalorada por el rubor que tenía de la misma vergüenza - Buenos días, James - desvió la mirada y se fue a sentar a su lado, en ese espacio que le dejó.

No entendía por que las situaciones con James siempre se volvían tan incómodas o extrañas, primero verlo a él y a sus amigos así con poca ropa, luego amanecer a su lado con la cara pintada y al lado de Stella, luego declarar sus sentimientos, luego estuvo lo de las cartas de las vacaciones que si fueron mas tranquilas y al final no pudieron salir, en parte por los problemas que ella tuvo con esa chica que la había atacado en Hogsmeade, realmente la pasó mal, tanto por los hechizos que le lanzaron como por la maldición que acabó con la vida de otra persona.

Y desde que habían regresado por mas que compartían clases y sala común, no habían tenido tiempo de hablar de nada y realmente estaba algo incómoda en ese momento por estar así vestida frente a él, era triste su vida - Si, ya no podía dormir y ¿tu? La verdad no esperaba ver a nadie en este lugar aún - diría aún sin poder verlo directamente.

FdR: Pijama XD
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Dic 03, 2016 7:14 pm

En el fondo, si se paraba a pensarlo su pijama raído no era algo tan malo. Lily vestía con uno enterizo y que imitaba a un panda, supuso que esa debía ser una de las razones por las cuales parecía tan incomoda ante él. –Tu pijama me parece adorable. –dijo demostrando su aprecio. Le sonrió con sinceridad y dejó la revista sobre la mesa baja frente a la chimenea. Se acabó la lectura. –Entiendo que te puedas sentir mal, es difícil competir con mi mejor modelo. –Tiró de la manga de su camiseta mostrándole un pequeño agujero sobre el naranja desvaído. Esperaba hacerla reír y que sintiese un poco más relajada. Una ligera satisfacción prendió en su pecho cuando ella optó por sentarse a su lado en el sofá escarlata. –Yo tampoco se muy bien porque no podía dormir, pero bueno...– Posó su brazo derecho sobre el respaldo del sofá de modo que quedaba girado hacia ella.

Sin saber muy bien que decir durante unos momentos se quedó mirándola con detenimiento, la curva de su cuello, la firmeza de su barbilla. El verde se sus ojos parecía extrañamente fuerte aquella mañana, o quizás el resto de días siempre los había evitado con algo de miedo. Era el momento de armarse de valor, de dejarse de juegos de niños, no se avergonzaba de mirarla. Cuando los ojos de ella le devolvieron la mirada, James no pudo sino sonreírle con esa, su sonrisa de pillo, de niño pequeño, de esas que fácilmente se pegan. –Bueno. Se aclaró la garganta. –¿Que tienes para contarme Lily? Seguro que hay algo ahí para entretenernos esta mañana. No iba a comenzar en la conversación preguntándole si sus sentimiento había cambiado, o si pretendía salir con él. Eso vendría después cuando estuvieran más relajados, aunque lo consideraba poco probable en su caso. –Por cierto, creo que nunca te lo he preguntado: ¿Que piensas hacer cuando terminemos?

Era una pregunta que se le acababa de ocurrir, pero no era ninguna estupidez conocer cuales eran los sueños de futuro de la pelirroja. En el fondo, a James le parecía perfecta para cualquiera cosa.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Dic 28, 2016 5:51 am

- No es adorable es ridícula - dijo casi que a punto de embozar un puchero, algo que no se vería en la Lily de siempre, la Lily que dejaba ver a los demás, la Lily que era rígida con las reglas, en este momento no era ella, estaba mostrando otra parte de su personalidad que no era la que mostraba a los demás o a sus amigas en si, pero es que las cosas con James eran diferentes y después de lo acontecido el curso anterior con mayor razón podía comportarse de la forma que lo estaba haciendo en ese momento aunque no estaba muy segura del porque, tal vez por que se sentía mas libre luego de compartir sus sentimientos con él, luego de tener el tiempo que tuvo para pensar en las cosas, aunque la verdad le hubiera mucho haber salido con él al menos una vez en las vacaciones pero al final no fue algo que se pudo dar y como decían algunos no sirve de nada llorar sobre la leche derramada, no se dio y ahora solo queda ver las cosas.

Al final aún cuando se sintiera algo ridícula con su pijama, el cazador logró hacerla reír y sentirse un poco mejor consigo misma y esa ridícula situación y en cierta forma hizo que una vocecilla en su cabeza le recordara que le gustaba, no es que no lo supiera, ella ya sabía que le gustaba pero en su cabeza sonó un "realmente me gusta" con una voz no estaba segura de si melosa o de tonta enamorada, pero no podía evitarlo, por mas que siguieran siendo raro o que no lo fuera a decir en publico aún, aún cuando Remus ya lo sabía, la verdad es que realmente sentía cosas muy fuertes por él, hasta el punto de tener esa pequeña fantasía de ellos dos ahí abrazados, pero claramente no la llevaría acabo, sería algo muy bochornoso, pero no podía evitarlo, así que solo se sentó a su lado, no sabía de que hablar pero solo estando ahí, hacía que el corazón se le acelerara un poco y no quisiera apartarse de su lado.

- Tal vez nos convenía estar despiertos a esta hora - se encogió de hombros, la verdad no sabía que decir con respecto al tema y se sentía algo embobada y no podía evitarlo, sintió que la Lily inteligente había abandonado la estación, solo esperaba que regresara pronto por que si no estaría en líos, no le gustaba la Lily que no sabía que decir.

Intentaba evitar un poco la mirada de James pero el sentirla sobre ella la obligó a devolverle la mirada y encontrarse con esa sonrisa suya que le encantaba, que la enamoraba por completo aún cuando muchas veces lo había querido negar, ya no podía negar la realidad, él realmente le gustaba y hacía que se perdiera una vez mas, aunque no lo notó hasta que una vez mas no supo que responder a su pregunta, lo que la hizo una vez mas desear que la Lily inteligente volviera, pero parecía muy lejana y era algo que la molestaba un poco, ella nunca había sido así con él, siempre había tenido una respuesta o un comentario, pero eso había sido antes del curso pasado, antes de las cosas que pasaron entre ellos, antes de admitir sus sentimientos, ahora era diferente.

- ¿Contarte de que? - nunca hubiera esperado que una respuesta así saliera de sus labios y menos con ese aire desconcertado de "me he perdido en el universo y no se donde estoy" pero al menos el joven terminó realizando otra pregunta mas concreta que la ayudaría a tener una respuesta que fuera mas inteligente que las ofrecidas en esa mañana - La verdad aún no estoy cien por ciento segura, hay varias carreras que me atraen mucho, pero no me he decidido por una en especial, de momento me llaman la atención el poder ser una auror o una sanadora, pero aún no se bien que es lo que realizaré, solo que será algo de provecho para la sociedad y ¿tu? ¿Que has planeado para cuando nos graduemos? - posiblemente pudo decir mas cosas sobre sus intereses para ese año, como que deseaba tener una familia o cosas así, pero dado que él estaba involucrado en ese deseo, decidió dejar las cosas así como estaban y concentrarse solo en lo profesional.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.