Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

I a see you later, right? [Sam J. Lehmann]

Matt Forman el Miér Dic 28, 2016 12:54 am

El mundo mágico era un poco más parecido a lo que mi querido padre hubiese querido. Todos mis conocidos y mis familiares se sentían dichosos de poder salir a la calle con la cabeza bien alta siendo magos de sangre limpia, sabiendo que poco a poco el mundo mágico quedaría limpio del todo y expuesto, y los muggles tendrían que aceptarlo. Pero yo no me sentía del todo bien con aquello. De repente me había dado cuenta de que no era así como yo quería que todo fuese. Había tenido que pelear con Luke, y luego me acusaron de dejarlo escapar aunque me libré de una buena. Les conté que Luke me ató a un árbol y escapó, cuando aquello no era del todo cierto. Además, Sam estaba desaparecida. Todo iba bien en el Ministerio a la órdenes de la nueva Ministra. No imaginaba a nadie mejor que Abi para ese cargo. Pero sin Sam... Había huido, estaba claro. Así que era de suponer que ella no era una sangre limpia. Cosa que yo nunca me interesé por saber.

Pero ahora si que me interesaba. Me daba un poco igual su estatus de sangre, más bien quería cerciorarme de que ella estaba bien. Aún a riesgo de ponerla en peligro le mandé una lechuza deseando que estuviese bien. Como quien da ánimos a un enfermo de gripe. En el trabajo casi todos sospechaban que mi querida amiga legeremaga era una sangre sucia pero yo intentaba disuadirles. Al fin y al cabo mi amiga se podía haber contagiado de viruela de dragón y no estar en disposición de pedir una baja como dicta la ley. Todo infundado. Empezaban a verme como un loco, o como un traidor. Al fin y al cabo yo no llevaba su marca, no era un mortífago, y desconfiaban de mí. Yo solo quería que Sam estuviese bien, y le dije que mi casa siempre sería su casa. Aunque mi casa ya no parecía mi casa. Al día siguiente de la gran batalla tuve que quemar todas las películas de muggles, y alguna de mi música. Y dejar el televisor en el contenedor de basura más cercano a mi casa. ¿Y cocinar? Tenía la nevera repleta de comida. Picar cebollas, zanahorias, puerros... me ayudaba a calmar los nervios.

Quedé con Sam en vernos cerca de la mansión Forman. Pues no había hablado con ella desde que me mudé este septiembre. De allí iríamos directos a mi mansión. Y mi madre no sospecharía nada sobre Sam porque le dije a la elfa que aquella tarde iba a visitarme una de mis novias y no quería ser molestado. Con aquella patraña mi madre se mantendría alejada y contenta.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 631
Puntos : 227
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Miér Dic 28, 2016 3:24 am

Desde la caída del Ministerio, había tenido que huir. Se hacía una ligera idea de quién podía haberle mandado la carta que le avisaba de que tenía que irse apenas unos minutos antes del ataque, pero no podía estar segura porque no tenía ninguna manera de contactar con él. La única persona que mostraría un poco de preocupación por alguien como Sam y que supiera del ataque era Rodolphus Lestrange. Y no precisamente porque tuviera en estima a Sam, sino más bien porque perder a alguien como ella seguramente no estaba entre sus planes por muy sangre sucia que fuese.

Ahora mismo Sam estaba viviendo en casa de su padre muggle, en Londres. No podía volver a su piso porque estaba registrado en el Ministerio y, evidentemente, no podía dejarse caer por su trabajo porque ahora mismo su cabeza probablemente estuviera en una lista de futuras personas a las que llevar a juicio por robo de magia. Pero tampoco podía quedarse a vivir en la casa de su padre porque sería un lugar muy típico a dónde ir a buscarla. Sin embargo, no había tenido ni tiempo de pensar... Para colmo, no se había atrevido a mandar ninguna carta a ningún ser querido por miedo no solo a que le pillasen a ella, sino en poner en peligro a los demás. El Profeta había dejado bien claro el posicionamiento del nuevo gobierno y temía no solo las consecuencias que ella pudiera tener por ser lo que es, sino la de los demás por tener relación con alguien como ella. Aún no entendía como era posible que hubiese pasado todo lo que había pasado y que verdaderamente ser hijo de muggles fuera un obstáculo para una sociedad mágica que alardea de ser superior a los muggles.

No obstante, un día le llegó una carta de una lechuza que conocía. Su amigo Matt había contactado con ella y, a riesgo de que el correo fuese interceptado, quedó con ella directamente cerca de la Mansión Forman. Recibir una carta de Matt le hacía tener esperanzas. No solo le había dejado mucho más alegre saber que Matt estaba vivo, sino que el hecho de que se hubiese arriesgado a contactar con ella decía mucho de un amigo.

Llegado el día, la chica se vistió con una vestimenta sencilla, un gorrito de lana para el frío y una bufanda bien alta para tapar lo máximo posible su rostro. No quería llamar la atención y mucho menos que alguien pudiese reconocerla. Se apareció cerca de la mansión y buscó a Matt tranquilamente. Le vio en la puerta de la Mansión y se acercó a él sin prisas. Se acercó por un lateral, por lo que Matt no la vio hasta que estaba a unos escasos pasos de distancia. Automáticamente Sam lo primero que hizo al estar a su lado fue ponerse de puntillas para abrazar a Matt por la nuca con un cariño que seguramente su amigo nunca hubiese visto venir de ella. Era un cariño producido por la preocupación y lo mucho que le quería, por lo que fue un abrazo bastante profundo.—Me alegra que estés bien —dijo tras soltar un suspiro, separándose de él—, y de que hayas contactado conmigo. Tenía miedo de hacerlo yo por si te metía en líos... —confesó finalmente, mirándole a los ojos con preocupación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 16.421
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 842
Puntos : 597
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Jue Ene 12, 2017 12:59 am

Cuando Sam apareció respiré aliviado pero al mismo tiempo me sentí tenso. La situación es peligrosa, y yo mismo me estoy poniendo en peligro al verla a ella. Al igual que ella puede pasarlo mal si la encuentran. La abracé con fuerza pero deseando soltarnos para entrar en la casa. No dije nada, simplemente la guié hasta la puerta de la mansión, atravesando el jardín y entrando por la puerta de atrás. Subí deprisa las escaleras, cerciorándome de que Sam me seguía y entré en mi habitación cerrando mágicamente la puerta al estar los dos dentro y a salvo. Este vez la abracé de verdad, con ganas, y sin temor de que nadie pudiese vernos. Habían pasado un montón de cosas en el mundo mágico, muchos cambios que nos impidieron vernos con normalidad. Con su comentario de antes supe que ella temía ponerme en peligro. Lo que ella ignora es que yo no me guardo de sangre sucias por las apariencias, son mis ideales.

- A mi también me alegra que estés bien. Me preocupé al no verte en el Ministerio y supuse que la orden de busca y captura impuesta para todos los nacidos de muggles y traidores a la sangre te incluía. Nunca supe nada de la pureza de tu sangre, ni de tus ideales. Tampoco le he dado mucha importancia, pero las cosas ahora han cambiado. Y de qué manera...

La invité a sentarse en uno de los sillones de la habitación para yo sentarme en el otro. En el centro había una pequeña mesa donde aparecieron bebidas y galletas. Quise ver a Sam y le mandé una carta, sentía que tenía muchas cosas que contarle, y en el momento de la verdad no me salían las palabras. Ese sentimiento de felicidad que tuve cuando supe que finalmente nuestro lado había vencido y los seguidores del señor oscuro habían conseguido el Ministerio duró poco. Primero tuve que enfrentarme a Luke, y ahora a esto. Seguramente Sam no era una bruja de sangre limpia, y no estaba de parte de los míos. Automáticamente se convertía en una traidora. Y esa traidora estaba en mi casa, y merecía una explicación.

- Quiero que sepas que siento mucho que hayas tenido que esconderte. Son efectos colaterales. ¿Ves esta casa? La familia Forman ha sido siempre reconocida por sus firmes ideales anti-muggles. Y yo he crecido en esta casa, desarrollando esos mismos ideales. De verdad me gustaría que no me odiases, pero siempre he creído en la sangre pura y en que los magos deberíamos dominar el planeta. ¿Qué ocurre? Que los que van por delante no siempre hacen las cosas como uno cree, y ahora mismo me siento estafado, estoy desolado. He luchado para conseguir que los magos no tengan que esconderse como si fuesen ratas, y hasta el momento lo único que veo es que los muggles siguen sin tener conocimientos sobre nuestra existencia pero que personas que no pueden probar que su sangre es totalmente mágica tiene que vivir en el exilio. Como tu. Prométeme que te escondes en un lugar seguro.

Pasé ambas manos por mi pelo, pero sin acariciarlo, más bien peinándolo con histeria. Desde la revolución había pasado por muchas fases, y ahora mismo me encontraba en un abismo. Una gran angustia se apoderaba de mí causada por una profunda crisis de identidad. Siempre había defendido y alardeado de mis ideales anti-muggles, pro sangre limpia. Mi padre murió por esos mismos ideales. Yo había matado por esos ideales. Pero esos ideales han hecho que gente como Sam tenga que vivir escondida y con miedo. En este momento siento una gran confusión. Odiaba el antiguo gobierno, pero este no me termina de convencer.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 631
Puntos : 227
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Lun Ene 16, 2017 1:28 am

Encontrarse al aire libre en un lugar en dónde podían ser vistos se notaba que a Matt le preocupaba, ya que rápidamente le hizo una señal para que la siguiese. Pasaron a través del jardín para llegar a la puerta trasera y subir al segundo piso, más concretamente a su habitación. Era una casa enorme en la que nunca había estado antes y, para su sorpresa, no vio a nadie por el camino. ¿Viviría solo con su sobrina en aquella gran mansión? No le dio tiempo ni a preguntar ni a cuestionarse nada, ya que cuando la puerta se cerró detrás de ellos, Matt la abrazó con sinceridad, un gran abrazo que a Sam le reconfortó más que cualquier otra cosa.

Mientras le escuchaba, Sam se sentó en uno de los sillones de la habitación, pero no tomó nada por el momento pues la ida hacia Godric le habían puesto un poco nerviosa con todo el asunto.—Nunca pensé que mi pureza de sangre sería motivo de discriminación, la verdad —confesó sinceramente ante sus palabras—. Siempre me advirtieron que para una hija de muggles como yo, lo mejor era ocultar lo que era si quería llegar lejos. Y ahora mírame... —sonrió débilmente—. He llegado más lejos que muchos legeremantes y de nada me sirve. El nuevo gobierno prefiere verme muerta a pesar de a dónde he llegado. No sirve de nada lo que eres ahora, ni lo que creas, ni lo que apoyes, sólo importa de donde vienes.

Se mantuvo entonces callada cuando Matt volvió a hablar. Si había algo en aquel momento que la tranquilizase era poder estar con Matt y poder escuchar lo que decía. Al fin y al cabo, si había contactado con ella, era porque suponía que no estaba de acuerdo con todo lo que había pasado; porque de estarlo, entonces Sam estaba en un problema y en el sitio equivocado.

No le gustó nada lo que estaba escuchando, lo cual parecía no estar de acuerdo con cómo parecía sentirse Matt. Samantha, como legeremante y muy buena amiga de él, podía notar el cúmulo confuso de sentimientos que estaba sintiendo, a pesar de no entenderlo. De todas maneras, a pesar de que Matt no pareciera estar hablando con odio ni rencor hacia los sangre sucias —y por tanto hacia ella—, sus palabras hacían que Sam se sintiese en un lugar inseguro. ¿Quién quiere estar en el mismo lugar que alguien que apoya las ideas de tus enemigos? ¿Y si de repente prefiere librarse de sus incertidumbre y acabar con ella solo para no sentirse confundido y poder seguir hacia adelante? Una sangre sucia menos por la que preocuparse—. No te creía capaz de pensar así —dijo con sinceridad—, no te odio, pero me has decepcionado. Pensé que eras una buena persona y al final sólo resultas ser como cualquiera de esos asesinos que matan por una idea. —Y ningún ser humano, muggle o mago, merece ser asesinado por el soberbio ideal de otras personas—. Mi sangre, según vosotros, no es totalmente mágica, Matt, soy hija de dos personas que no tienen el don y, a su vez, ellos tuvieron padres que ni podían pensar en la existencia de una posible magia. Y así continuamente probablemente hasta mis más antiguos ancestros que seguramente vivían cosechando trigo y criando cabras —dijo un tanto exasperada—. Pero eso no me hace menos bruja que tú ni que nadie sólo porque tu hayas nacido en una familia privilegiada y con un linaje mágico super purista. —Soltó de igual manera, enfadada por la injusticia que ahora mismo iba en contra de los magos y brujas como ella—. La sangre que corre por tus venas y la que corre por las mías no es tan diferente. Pero claro, vuestro ego basado en el injustificado odio por los muggles hace que los veáis como la peor escoria del mundo; y claro, de ahí no puede salir nada bueno. No hay que ser muy listo para saber que vuestros más antiguos antepasados también fueron muggles, así que no sois mejores que nadie. —Estaba cabreada por todo lo que había pasado y, en cierta manera, escucharle decir eso, además de decepcionarla hasta el punto de entristecerse, también le había enfadado—. ¿Y tú, por qué los odias? ¿Por qué odias a la gente como yo?

Finalmente bufó por su preocupación a la hora de que se escondiese en un lugar seguro.—¿Acaso hay algún lugar seguro para nosotros, Matt? —preguntó con retórica—. La única solución que hay para nosotros es irnos lejos, muy lejos. Y no puedo permitirme eso —añadió finalmente más tranquila. No podía irse no porque no pudiese permitírselo económicamente o porque no quisiera, sino porque un juramento le mantenía allí, cerca de aquel gobierno, pero escondida para no ser una víctima de él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 16.421
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 842
Puntos : 597
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Jue Ene 26, 2017 12:12 am

Me daba mucha pena escuchar la verdad que Sam me estaba contando. No por ella, ni por ser hija de muggles. Más bien por perderla como compañera porque está en busca y captura como muchos otros hijos de muggles. Pero ella es una bruja, estudió en Hogwarts y tiene poderes. Eso poco importa. Nunca supe el valor de mis ideales hasta que vi a los míos en el poder. Todo había cambiado mucho, y no precisamente a mejor. Cuando mi padre hablaba de una raza de magos puros y de un mundo sin muggles a mi me llenaba de alegría, al igual que me sentí bien el día que los mortifagos tomaron el Ministerio. Pero no me gustaba tener que dejar de hablar con ciertas personas por no ser de sangre pura, o dejar de ver a Sam... Realmente no tenía consciencia de lo que esos ideales suponían hasta ahora. Por eso mi amiga, bruja nacida de muggles, tenía que vivir escondida. El nuevo gobierno no ve con buenos ojos a los nacidos de muggles. Es todo muy complicado. Sería genial y bueno para la salud de la sociedad que el linaje de magos continuase puro. Pero lo cierto es que ha habido tanta mezcla de genes que hoy en día siguen saliendo casos de muggles que tiene hijos con poderes. Se debe al mestizaje. No por ello son menos magos ni brujas... Somos iguales. ¿O no? Vaya lío.

A pesar de todo tenía clara una cosa, yo no iba a hacerle daño a Sam. Ella no le había hecho daño a nadie, ni sin querer. Simplemente estaba viviendo algo que no merecía porque su talento como bruja no se podía discutir. Mis palabras no le gustaron. Después de tantos años siendo compañeros de trabajo no nos conocíamos ni lo más mínimo. Y ya era hora de poner las cartas sobre la mesa. Dejé que soltase su rabia después de hablarle de mis ideales. Estaba indignada y decepcionada, conmigo.  

- Yo no he asesinado a nadie por mis ideas. En eso te equivocas. Pero sé que si podría matar a ciertas personas. ¿Crees que los aurores son buenos? No tuvieron ningún reparo en matar a mi padre, ni a algunos de mis amigos... Crecí en un entorno, y adopté unos ideales. Pero eso no significa que seamos de los malos. Tampoco ellos son los buenos... - hablé sin filtros por primera vez desde que nos conocíamos. - No creo que tus antepasados criasen cabras, ni que mis antepasados fuesen muggles. Ha habido magos siempre, la historia lo demuestra. Y seguramente alguien en tu línea familiar lo era. El gen mágico no puede surgir de la nada. Cierto que se perdió en algunas generaciones, y de nuevo salió en otras. Como niños con ojos azules en familias de ojo marrones. Así que yo no odio a la gente como tu. No coincido con todos los ideales de los mortífagos.

Quise saber si se escondía en un lugar seguro. Pregunta tonta, por supuesto. Ningún nacido de muggle estaba seguro ahora, en ningún lugar. Y entendía perfectamente que ella no quisiera irse lejos. Puede que tarde o temprano las cosas se estabilicen. El señor oscuro debe darse cuenta de que los magos nacidos de muggles también tiene poder. Sería mejor acabar con los que son muggles directamente. Le tomé la mano y bajé la mirada.

- Créeme cuando digo que yo no quería que esto fuese así. No quiero que corras peligro, y a su vez no puedo hacer nada por protegerte o terminaremos muertos los dos. Y de mi comportamiento no depende solo mi vida, si no también la de mi familia y amigos. ¿Sabes que estuve involucrado en la batalla? Fui a defender mis ideas y... me topé con alguien a quien tenía mucho cariño defendiendo las suyas. No sabes lo mal que me siento y que dilemas tengo. Pero si puedo hacer algo por ti, lo haré. ¿Puedo ayudar en algo?

No podía esconder a Sam en mi casa, ni a nadie. Si ellos se enteran vendrán a por ella y la mataran delante de mi. Después me mataran a mi, y pondré en peligro a Lluna. Pero no se si esto es lo que quiero. Odio que Sam tenga que sufrir. Jamás imaginé que cuando triunfase el señor Oscuro las cosas no irían a mejor.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 631
Puntos : 227
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Vie Ene 27, 2017 2:18 am

No sabía que era peor, matar a alguien por una idea —que por lo menos tenías un motivo—, o afirmar que podías matar a ciertas personas independientemente de sus creencias. Eso sin duda dejaba un abanico más amplio de opciones.—¿Y cuáles son tus ideales entonces? Porque hasta donde yo tengo entendido, o eres purista o no lo eres. Actualmente los que han cogido el poder lo son y por eso personas como yo estamos jodidas. ¿Qué ideales adoptaste tú? —preguntó para cerciorarse. Luego remermoró el tema de los aurores que supuestamente habían matado a su padre—. No creo que haya un bando bueno ni un bando malo, Matt. La cuestión está en hacer lo correcto. ¿Y desde cuándo una guerra en donde se vierte sangre inocente es lo correcto? Nada, absolutamente nada justifica eso —cuestionó francamente triste.

Ella consideraba que el bando purista era el malo, pero solo porque a ella le habían hecho el mal. No solo le habían coaccionado a trabajar para ellos, sino que encima ahora le privan de cualquier libertad. Ahora solo le quedaba vivir lo suficientemente cerca como para estar en peligro, pero no lo suficientemente lejos como para intentar pasar desapercibida.

Las palabras de Matt no la estaban convenciendo en absoluto, de hecho, lo único que estaba consiguiendo es que Sam se pusiese más enferma con tanta hipocresía. Se sentía estafada por la sociedad mágica y ahora que había venido a ver a un amigo... resulta que solo es alguien que apoya a aquellos que quieren hacerle daño. Estaba enfadada con todo lo que había pasado y de alguna manera se sentía en la necesidad de descargarlo con Matt porque sabía que era el único que apoyaba el nuevo gobierno y que no intentaría llevarle ante un juez para ser juzgada. Bufó ante sus palabras.—¿Y cómo esperaba que fuera? Años, muchos años llevan los puristas dejando claro que los sangre sucias no merecen utilizar la magia porque no son más que muggles. ¿Qué te esperabas que sucediera cuando un purista tomara el mando en el Ministerio? ¿Que nos invitaría amablemente a volver al mundo muggle y a devolver la varita? —Soltó con evidente ironía. Cuando le dijo que había estado involucrado en la batalla, Sam cerró los ojos lentamente, sentándose en el sillón que había allí.—Por favor, dime que no eres como los demás y que no has matado a nadie inocente solo para defender esa estúpida ideología... —le pidió, llevándose la mano a la frente, mirando al suelo.

¿Qué podía hacer por ella? Matar a Rodolphus Lestrange, está claro que sería lo primero que saldría de sus labios de poder pronunciar esas cuatro sencillas palabras. A veces desearía no ser ella la legeremante, sino que le leyesen la mente y pudiesen ver su opresión tan claramente; leer sus pensamientos y sentir sus deseos. Pero no podía decir eso en voz alta porque si no la primera en morir allí sería ella misma. Ya no podía hacer nada por ocultar su estatus sanguíneo, ni tampoco en hacerse pasar por alguien que no era... la única alternativa era irse lejos, pero tampoco podía. ¿Así que qué le quedaba? Tendría que quedarse en Londres, escondida en algún asqueroso agujero en donde no la encontrasen. ¿Uniones? No se podía unir a la contraposición del gobierno porque sería jugar con fuego y tampoco podía declararse fiel al nuevo gobierno porque era sangre sucia y eso al nuevo régimen le da algo así como sida. Suspiró entonces y elevó ligeramente la mirada. Sí que podía ayudar en algo, sí...—Pues no seas un cobarde y lucha por lo que crees justo. Si de verdad quieres ayudarme, la única manera es que no te quedes callado cuando sientes que no se hace lo correcto —le respondió con seriedad—. No hacer nada en un momento así, a pesar de que sabes que no es lo correcto y por ello muere gente inocente, es como matar a una persona en la guerra, solo que lentamente. Y aunque no quieras verlo, al final esta guerra nos afecta a todos y cuando menos te lo esperes estarás entre la espada y la pared. Tendrás que decidir. Decidir si ayudarme a vivir a mí o a esa persona que te encontraste en la batalla o defender a los que se suponen que ahora gobiernan. —Era un ejemplo, el más fácil que se le había ocurrido.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 16.421
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 842
Puntos : 597
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Vie Feb 03, 2017 1:16 am

Había previsto que el encuentro con Sam sería serio, pero me estaba poniendo muy tenso. No quería herirla, pero tampoco me apetecía callarme. Demasiados años reprimiendo mis verdaderas opiniones, y ahora que puedo no las pienso callar. Pero también es cierto que estoy un tanto confuso. Mi bando, los puristas. Sam en el lado opuesto, hija de muggles. Es mi amiga, mi mejor amiga del trabajo. Hemos pasado muy buenos momentos juntos. Tanto de fiesta como viendo esas dichosas series que te enganchan más que la droga dura. Ella es como la parte inocente y pura de mi vida, lo único inocente y puro en realidad. Y no me gustaría perderla, pero le debo la verdad.

- Sam... - la miré fijamente juntando mis manos sobre la mesa. - Te debo la verdad. Si no soy un mortífago es porque mi querida madre me lo prohibió al morir mi padre. No quería quedarse sin el único hijo que tenía vivo. Creo que ya te hablé de mi hermana... Y lo cierto es que yo quería serlo, quería acabar con todos esos que mataron a mi padre y a algunos de mis amigos. Lo ansiaba, y lo ansío. No desprecio tu calidad como bruja, pero si creo que los magos de sangre pura son algo excepcional. Supongo que no es correcto matar  agente inocente. Pero si creo que los magos somos superiores a los muggles y deberíamos estar por encima de ellos. No escondidos como apestados. Nosotros tenemos el poder. Somos superiores. Eso no significa que tengamos que matarlo a todos... ¿no?

Mi confusión quedaba cada vez más visible, pero no estaba mintiendo. Cierto es que tampoco me termina de gustar el modo de gestionar las cosas que ha adoptado el nuevo gobierno. No quiero que Sam ni gente nacida de muggles se tenga que esconder. Quizás si deberían pasar una prueba con su varita o algo así. Si pueden realizar magia, sean o no nacidos de muggles, es que son magos y brujas. Y me da rabia que estén atacando a gente que si tiene poderes mágicos y que no hagan nada con los muggles. El mundo mágico sigue escondido, y las leyes siguen siendo parecidas. Simplemente más estrictos con los sangre sucias. Así no adelantamos nada.

- Puedes definirme como purista si quieres. Pero no miento cuando digo que no esperaba que las cosas fuesen así. Es decir, yo haría las cosas de modo diferente. Gente con magia a un lado, con sus respectivas clases. Siempre ha habido clases y siempre las habrá. Y la gente sin magia... a otro lado. Me da lo mismo si ese otro lado significa esconderse, morir... Pero que dominen los magos. Eso es lo único que tengo claro.

Sam quería saber si yo había matado a alguien. Mencione la batalla, y sin nombrar a Luke le dije que también luchando me topé con alguien a quien tenía en gran estima peleando al lado opuesto al mío. A su vez me animaba a defender los derechos de la gente que como ella se había tenido que esconder aún siendo magos.

- No he matado a nadie inocente, puedo jurarlo sobre la tumba de mi padre. Jamás he ido cara a alguien para matarlo sin más. - en esos momentos no pensaba en Willow, por supuesto. Aunque a ella no la maté de cara precisamente. - No he matado a gente inocente. Tu has dicho gente inocente, que quede claro. - dije dando por sentado que podía entender que en realidad si que había levantado la varita contra alguien, pero por que tenía mis motivos. -  Se que muy pronto tendré que elegir entre lo que siempre he sido y lo que es correcto, pero eso se lo dejo al Matt del futuro. Si tengo la oportunidad no dudaré de defender a un sangre sucia antes que a un muggle. Pero no defenderé a un nacido de muggles antes que a un mago de sangre pura. No es que no quiera renunciar a mis ideales, es que no se puede ir en contra de lo que uno cree.

Aquellas palabras arrancadas con rabia podían sentar fatal a Sam, pero tenía que saberlo. Ese alegre hombre que la abrazaba mientras devoraban capítulo tras capítulo de series fantásticas está en un buen lío. Y no es que no quiera luchar por lo que es justo, o lo que es correcto. Es que mi familia, el recuerdo de mi padre y el honor de mi apellido van con eso. No es algo de lo que me pueda desprender tan fácilmente para defender a mi amiga.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 631
Puntos : 227
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Miér Feb 08, 2017 1:20 am

Si no entendía a las personas puristas, entendía todavía menos a los mortífagos. No conocía Al-Que-No-Debe-Ser-Nombrado, sólo sabía que había sido el causante de todo lo que estaba pasando y que se lo habían venido como un ser egoísta y muy, pero que muy nazi. Pero lo que no entendía era a aquellos que le seguían tan fielmente. ¿Acaso no podían cumplir esos mismos propósitos sin jurar sumisión absoluta a un ser inhumano, tatuarte una horterada en el brazo y tener que cumplir los deseos de esa persona hasta la muerte? No entendía a esa secta y nunca lo haría.

La mentalidad de Matt era tan retrógrada como su familia, o por lo menos todo lo que estaba diciendo le sonaba a como si ahora mismo estuviese cincuenta años antes viendo como los magos se cuestionan sus capacidades frente a los muggles. Eran personas cerradas de mente, incapaces de ver más allá de su propio ego y de su propia vida. No le extrañaba lo más mínimo que personas así quisieran tatuarse la marca tenebrosa e ir por ahí "haciendo justicia" en nombre de otra persona. Sam se estaba exasperando con las explicaciones de Matt, pues lo sentía por él, pero no iba a convencerla de nada, mucho menos a hacer que su punto de vista pareciese racional.—Tu madre te salvó de cometer la mayor gilipollez de tu vida —contestó sin remordimientos—. Y sí estás despreciando mi calidad como bruja —le interrumpió mientras hablaba, aunque no le cortó. Si tenía en baja estima a los muggles, creía superiores a los sangre puras y ella era una hija de muggles... claramente estaba desprestigiándola aunque una parte de él no quisiese hacerlo. Era la realidad.—¿Pero es que te escuchas? ¿Todos los de vuestra pandilla son igual de idiotas que no son capaz de mirar más allá del círculo en el que viven? —Se estresó, llevándose las manos a la cabeza para suspirar y tranquilizarse—. Los magos NO somos superiores a los muggles, Matt, por mucho que te empeñes en valorar la estúpida sangre que corre por nuestras venas. Ellos han tenido un desarrollo muy superior en años al que han tenido los magos. ¿De verdad te crees capaz de erradicar a todos los muggles solo para declarar a los magos superiores? Dime como te enfrentarás a los ejércitos de cada país, a armas de fuegos más poderosas y rápidas que una varita, a bombas atómicas, misiles...

A los magos puristas se les pasaba por alto que el desarrollo tecnológico de los muggles es sublime, que viven de guerras día sí y día también. ¿De verdad creían que podían con ellos cuando el número es inmensamente mayor y sus recursos también?—. ¿Qué es lo que tú quieres? ¿Dominar el mundo como un mago y que todos los muggles se postren ante ti? ¿Es eso? Porque eso no va a pasar. No vivimos escondidos porque nos consideremos apestados o inferiores, vivimos escondidos porque somos incompatibles en sociedad junto a los muggles. Somos mundos muy diferentes, y la diferencia más grande es que simplemente ellos son más.

"Qué dominen los magos..." repitió en sus pensamientos, rodando los ojos en un gesto incómodo. No comentó nada sobre eso porque le parecía estúpido insistir en algo en donde tenían ideas directamente opuestas. Pero algo en lo que no se pudo callar fue cuando matizó lo de matar a una persona inocente y a otra persona que podía no ser tan inocente.La inocencia es relativa, me gustaría saber qué ha hecho esa gente a la que has matado para merecer la muerte —respondió retóricamente con evidente desdén en la voz. No podía respetar a nadie que matase por placer, porque matar por una idea al fin y al cabo es por propia realización. Sam, en su vida, había matado a nadie y no podía concebir la idea de que su amigo estuviese tan tranquilo contándole que había matado. ¿Acaso eso no recae en su maldita consciencia?

Su última reflexión hizo que Sam le mirase y se sintiese ya totalmente rechazada. ¿Aquello no iba a parar? Muchos de sus seres queridos ahora o habían desaparecido o pertenecían al otro bando y, para un amigo que creyó que iba a quedarse, solo resultó ser otro purista más pero con remordimientos en su interior. ¿Desde cuánto había vivido rodeada de tanta hipocresía?—. ¿Por qué razón ibas a tener que defender a un sangre sucia de un muggle? Teniendo en cuenta la mierda en la que nos habéis metido, son nuestros únicos aliados ahora mismo —respondió, para luego apartar la mirada de él momentáneamente y mirar hacia sus propias manos. Estaba tocándose los dedos de manera inquieta, además de que su mirada era triste a pesar de querer aparentar seriedad. Lo peor de todo es que en lo más profundo de ella había algo que la estaba dejando con un mal cuerpo increíble, con una sensación de pérdida abismal; y era sólo el hecho de que después de esta conversación, Matt sería su enemigo.—. Entonces... —Tragó saliva y volvió a mirar a Matt—. Esto es un adiós definitivo, ¿no? Me has dejado bien claro que jamás vas a apostar por mí cuando es el único momento en el que de verdad te necesito. —Esbozó una sonrisa irónica por la situación—. La próxima vez que nos veamos, quién sabe, a lo mejor vas a tener que alzar tu varita contra mí y conjurar una maldición asesina sólo para que yo no mate a un asqueroso opresor sangre limpia que quiere abusar de mí para luego meterme en Azkaban para pagar por mi herejía —añadió con ironía y repulsión. No sería la primera vez que le pasa eso, ni tampoco sería la última en la que le pasaría, ya que a pesar de todo, no podía esconderse para siempre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 16.421
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 842
Puntos : 597
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Miér Feb 15, 2017 10:57 pm

Ella defendía su postura y yo la mía. Una nacida de muggles no podía entender mi punto de vista al igual que yo no podía entender el suyo. Los muggles no son iguales que nosotros, nunca lo serán. Siempre han sido seres inferiores, y por eso nos temen. Siempre nos han temido. Hasta que inventaron una religión que dice que los que practican la magia son aliados de Satán y contrarios a ese Dios suyo, y nos persiguieron. Acabaron con mucha de su gente pensando que mataban magos. No podemos olvidar eso. Algunos magos menos poderosos murieron en las hogueras, o colgados. Y otros, escaparon sin dejar rastro y lucharon desde las sombrar. Finalmente el mundo mágico quedó en las sombras. Ya es hora que eso cambie. Pero Sam no lo ve así.

- Ellos pueden tener armas poderosas, pero nosotros somos magos. Eso no se le puede comparar a nada. Con un buen plan se terminaría esa tontería. Los muggles no son iguales a nosotros. Ellos hacen la guerra contra gente por sus ideales. Pero sus ideales se basan en dioses que no existen. Nosotros deberíamos ser sus dioses. Podemos hacer de verdad eso que ellos se empeñan en llamar milagros. Además, tampoco hablo de acabar con todos. Soy partidario de llegar a acuerdos.

Sam me estaba poniendo contra las cuerdas. Es cierto que opino que los muggles son inferiores y deberían estar todos muertos. Pero he evolucionado, ahora veo todo de una manera distinta. Incluso me llevaba bien con ciertos muggles de mi entorno. Todo se puede hablar. No soy tan extremista, siempre y cuando cada cual acepte su lugar. A mi entender, Sam solo pensaba en que ellos son más. Tampoco es que los defienda como si fuesen una especie en extinción. Podría hacerla cambiar de opinión... Si ella quisiera, podría mover algunos hilos y hacerla pasar por una sangre limpia. Así no tendría problemas. Pero dudo que acepte ahora mismo. Ambos nos estamos acalorando demasiado con esta conversación. Más cuando yo admití que no había matado nunca gente inocente, recalcando lo de inocente.

- Maté a dos aurores. A sangre fría. Sin torturas ni gilipolles de las que suelen hacer los mortífagos. Esos aurores fueron los que mataron a mi padre y a Neil. Y no me arrepiento. Ellos fueron capaces de matar, no eran inocentes. Como tampoco yo lo soy. Y... - tomé aire antes de continuar hablando. - la noche de la batalla maté a un mortífago. - no estaba orgulloso de aquello, pero no tuve más opción. - Luke me había encadenado a un árbol, pero tenía las manos libres y mi varita lista. Él y yo estábamos hablando de como... Yo no sabía que él era partidario de eso que llaman Orden del Fénix, al igual que él no sabía que yo tengo unos ideales diferentes. De la nada surgió un encapuchado que iba a matar a Luke y a rescatarme a mí, así que lo maté... Aún a sabiendas que luego Luke podía haber acabado conmigo.

En ningún momento me di cuenta de que había dicho el nombre de Luke, dejando bien claro que ese era el nombre de la persona a la que me había tenido que enfrentar el día de la batalla y a quien había admitido ante Sam que me importaba. Me costó confesar dichas muertes ante Sam, y eso que no he hablado de Willow. Aquello fue doloroso para mí, y demasiado reciente como para poderlo confesar y quedar impune. Del mismo modo que todo atisbo de amistad entre Luke y yo había quedado en el olvido, la amistad que un día nos unió a Sam y a mí se estaba dispersando poco a poco.

- Sam, los muggles no son tus aliados. ¿Crees que si supiesen que podéis hacer magia os dejarían vivir en paz? Supongo que es una putada estar a medio camino entre ser un simple muggle o ser un mago de sangre pura, porque no encajáis en ninguno de los dos grupos. Pero no miento al decir que para mí tu eres igual que yo. Si por mi fuese toda persona con magia tendría los mismos derechos. Eso es lo que yo cambiaría ahora mismo.

Tuve que apretar bien fuerte los dientes para no mostrar como las palabras de Sam me partían el corazón, literalmente. Aquello era mucho peor que romper una relación, y solía mucho más que eso. También es verdad que nunca he salido con nadie a quien quisiera de verdad, y a Sam si. Y aquello era como si fuese una ruptura. Que de hecho lo era. Se estaba rompiendo nuestra amistad. Nos conocimos en el trabajo y nos juntamos por nuestros gustos iguales en algunas cosas. Ahora eran nuestras diferencias notorias las que nos estaban separando.

- No me gustaría que fuese un adiós, Sam. Sabes que te respeto, y tus habilidades en Legeremancia superan a cualquier mago de sangre pura. Y si me veo en una situación como la que describes es muy probable que mi varita acabe matando al menos inocente. Como hace unos días...

Entre ella y Luke habían desestabilizado todo en lo que yo creía hasta ahora. Todos esos ideales, la pureza de la sangre y demás había dejado de tener importancia. No perderles, no dejarles morir por no ser como yo era lo que más me preocupaba en aquellos momentos.  
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 631
Puntos : 227
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Vie Feb 17, 2017 2:51 am

Bufó, terriblemente irónica y divertida ante su necia idea de que realmente los magos eran superiores a los muggles a pesar de las evidencias. Le cegaba su sobrevalorado poder como mago. Le parecía inverosímil que alguien tan inteligente, como siempre había considerado a Matt, tuviese un pensamiento tan cerrado y altivo que estaba claro que no era más que inducido por un pensamiento en donde ponía muy por encima las capacidades de los magos. Se está olvidado de la parte más importante: de que es humano, como todo el resto del mundo. Y que una maldición asesina es tan efectiva como una bala impactando en un órgano vital.—¿Ser sus dioses? Tienes que estar bromeando... —murmuró por lo bajo, para finalmente darse cuenta de que no, de que su amigo hablaba muy en serio—. Ni tú ni ningún mago podría jamás ser ningún Dios. Nadie, absolutamente nadie. Pero Matt, ¿es que te estás escuchando? Suenas como el líder loco de una secta enfermiza. ¿De verdad crees las palabras que salen de tu boca? Porque es la primera vez en mi vida que te escucho decir tantas tonterías juntas —respondió, enfadada—. Te doy firmado que cualquier plan o estrategia de magos hacia muggles por el poder, fracasará. Quizás para cuando eso pase yo ya esté muerta tal y como me van las cosas... Pero te acordarás de mí cuando veas la inminente derrota ante tus ojos. Como mago que eres, deberías de saber mejor que nadie que los dioses no existen.

Le corroboró las personas a las que había matado: dos aurores. Sam jamás había apoyado en ningún momento de su vida a ningún bando. El Ministerio cometía muchos fallos, los aurores eran los primeros en recibir los abucheos de la sociedad ante los errores y los mortífagos simplemente eran personas despreciables cuya conducta era muy cuestionable e inmoral. Ella, de hecho, siempre había adoptado una posición totalmente neutral ante su mala relación tanto con puristas como con los aurores, por lo que sabía que precisamente los aurores no eran los inocentes de la película.

Por lo menos se alegró de que Matt no fuese uno de esos perversos hombres que disfrutan y sienten placer arrebatándole la vida a una persona. Había matado por venganza. Seguía siendo totalmente cuestionable, pero por lo menos tenía un motivo válido.—La gente se piensa que matar por venganza te exime de la culpabilidad. Es la excusa de los cobardes. Pero al final eres tan ruin como ellos, ¿lo sabes, verdad? —preguntó con retórica, para entonces seguir escuchándole hablar de Luke, la persona con la que se había encontrado la noche del ataque—. ¿La Orden del qué? —cuestionó, sin mucho interés en saber que era eso, la verdad. Sonaba a secta rara que no llamaba nada su atención. Sin embargo, cuando terminó de hablar, Sam vio un atisbo de esperanza. Se levantó de su asiento lentamente y se acercó a su amigo, quedándose justo en frente, con la mirada más brillante—. Matt, mataste por Luke a uno de tus aliados. Mataste a un sangre pura que defiende tus mismos ideales por un traidor, un fugitivo que ahora mismo está en busca y captura, vivo o muerto. ¿Por qué quieres desafiar a la razón y a tu corazón por una idea? Una idea que está haciendo sufrir a más personas de las que está salvando... —le dijo, con voz suave, mirándole a los ojos. No era su intención que le ayudase porque le metería en un lío, solo quería volver a ver delante de ella al mismo Matt que había conocido en un principio.

Ella si opinaba que los muggles eran muy diferentes a los magos. Obviamente siempre hay excepciones y habrá muggles que se verán amenazados por la magia, pero tampoco era la opinión de Sam hacerlo público. Lo único que decía es que los muggles la tratarían como a una persona HUMANA, que era lo que los magos en el poder actualmente NO HACÍAN. La trataban como una terrorista solo por haber vivido la vida que se le otorgó naturalmente.—Pues no sigas a un gobierno que no te gusta, Matt, joder... —dijo, suspirando mientras bajaba ligeramente la mirada—, no sigas algo que no apoyas. Si para ti soy un igual, trátame como un igual, no dejes que salga por esa puerta y sigas apoyando a un enemigo que al final será común. Al final si te quedas de brazos cruzados, vas a terminar perdiéndome a mí, perdiendo a Luke. Perdiendo a más de una persona a la que aprecias, porque esto es una guerra, Matt y en las guerras siempre mueren personas. —La voz y la mirada de Sam habían alejado el enfado que tenía, para dar paso a una mirada mucho más conciliadora, con intención de ver si entraba en razón.

Él no quería que aquello fuera un adiós, pero es que en realidad no había muchas más opciones. Apoyó entonces su frente sobre el pecho de Matt, sintiendo su calor cerca de ella mientras continuaba hablando, haciéndole sonreír levemente porque en sus palabras pudo encontrar el apoyo que creyó que no tenía, por muy pequeño que fuese. Se separó entonces de él, para volver a alzar la mirada y mirarlo a los ojos.—Tiene que ser un adiós, porque si tú y yo nos seguimos viendo entonces te pondré en peligro. Y por mucho que no compartamos la misma opinión y de verdad no te entienda, te quiero. Y no quiero que te hagan daño por mi culpa —le respondió con sinceridad, para luego suspirar y darse la vuelta, sintiendo que tenía ganas de llorar. Todo era una absoluta mierda. Cada vez se daba cuenta de que estaba más sola y parecía que poco a poco se iba estrechando todas sus oportunidades. Primero Henry, luego desaparecía del mapa Leia, luego desaparecía Emily, no tenía ni idea de en donde estaba Sasha, sus amigos más cercanos ahora pertenecían al otro bando... ¿Qué se supone que debía de hacer Sam ahora? Hasta había tenido que dejar a sus mascota con su padre, porque evidentemente serían una carga. Ni mascotas tenía ya—. Hasta que el gobierno no cambie voy a estar en peligro, por lo menos hasta que se olviden de mí. Así que no te preocupes, sigue con tu vida, que yo seguiré escondiéndome y huyendo en la mía. Si tengo suerte, nos volveremos a ver. Si la suerte no está de mi parte... te enterarás por El Profeta. Les gusta regodearse cuando atrapan a algún fugitivo, quizás hasta sea portada... —dijo con sarcasmo.

Retrocedió unos pasos, con intención de recoger su bolso que estaba al lado de la pata del sillón en el que se había sentado. ¿Había algo más que decir? Ella ya había dejado bien claro su punto de vista, su necesidad de tener un apoyo que realmente la apoye, su necesidad de tener un amigo. Él también le había dejado su punto de vista claro y... poco más había que discutir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 16.421
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 842
Puntos : 597
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Vie Feb 24, 2017 12:31 pm

Intentaba explicarle mi punto de vista con respecto al mundo mágico pero no había manera. Todas mis ideas le parecían locuras a Sam, y se indignaba cada vez que yo hablaba de los muggles con superioridad. Es lo que creo, es lo que hay. Siguen existiendo porque un día alguien dijo: vamos a escondernos de los muggles. En lugar de decir: vamos a matar a todos los muggles. Así de simple. Ahora hay alguien que lleva tiempo intentando hacer una revolución para cambiar las cosas a mejor, y lo está consiguiendo. No de la mejor manera, pues es más un golpe de estado que una verdadera revolución. Pero se prevén cambios a mejor y eso me gusta. Solo intentaba hacerle ver a Sam que no somos simples humanos como los muggles, somos algo más. Jugando bien nuestras cartas podrían considerarnos como dioses. Sam me miraba como a un loco. Me llamó líder loco de una secta enfermiza, ni que yo fuese Hugh Dancy en The Path. Que los muggles sean el centro del mundo nos está privando de evolucionar como magos. Si en lugar de ocultar nuestros poderes los pudiésemos llevar a los grande... Sería genial.

Le confesé sin tapujos al fin después de tanto tiempo que a parte de ser uno de esos magos que ellos llaman purista, había matado en algunas ocasiones. Sobre todo a aurores. Sin torturas, simplemente muertos. Por venganza. La buena de Sam me soltó un discurso sobre lo mala persona que soy por haber matado a alguien. La venganza no es una excusa y soy tan asesino como el que más. Culpable, señoría. Jamás me sentí culpable por aquello. Más bien descansado. Sabiendo que había hecho por mi padre y por Neil todo lo que había estado al alcance de mi varita. Ni Sam ni nadie me iban a hacer sentir culpables por aquello. En cambio si me pesaba la culpa por Willow. Ella mató a una vieja conocida mía, pero yo la maté a traición en un arrebato de locura.

- Sam, la venganza no es mi escudo. Sé que soy culpable. Pero no me pesa. Como tampoco la muerte del mortífago. Hice en cada caso lo que estuvo en mi mano. Malas acciones que para mí conllevan algo bueno. Venganza en uno caso, y salvar a Luke en otro. - sin querer mencioné su nombre y Sam lo había escuchado, al igual que aquello de la Orden. - ¿No sabes qué es la Orden? Tampoco yo estoy muy seguro, pero es gente que lucha en contra de los mortífagos. Más allá de aurores, que a fin de cuentas trabajan para el Ministerio. Debe ser cosa de Dumbledore. Quizás deberías buscar su ayuda.

Mis ideas no estaban del todo claras, pero escuchar a Sam gritándome e indignándose no me ayudaba. Por una parte quería que ella estuviese a salvo, y Luke. Pero por otra parte, una parte muy grande, estaban mis ideales, mi familia, mis amigos más íntimos... Caleb, Abi, Apolo. Mi Lluna. Simplemente no puedo olvidar que existen, y que están luchando activamente por unos ideales que también son los míos. No quiero ponerme sentimental, pero no me imagino una vida sin mi sobrina. ¿Y qué sería de mí sin mi gran amigo Caleb? Tampoco me gustaría dejar de ver a Apolo. Y no puedo partirme en dos. De modo que Sam está en lo cierto y esto es un adiós. Un hasta luego muy largo. Mis ojos llorosos no se contuvieron más cuando ella se abalanzó sobre mí y la abracé. No quería ponerme en peligro, pero lo cierto es que ambos lo estábamos. En una guerra solo hay muertos.

- Sam, yo te quiero. Odio esta situación. Me encuentro en una gran encrucijada que no se como resolver. Pero de algo estoy seguro, esta situación no va a durar mucho. Espero no verte siendo portada en El Profeta, o te juro que voy a matar a todos los mortífagos que te hayan hecho algo y les mataré tan lentamente que desearán no haber nacido. - calmé un poco mis nervios, serenando mi voz. - Ya sabes donde vivo. Si puedo hacer algo por ti, o si quieres mandarme algún mensaje aquí estaré para ti. No puedo hacer mucho más.

La apuesta estaba hecha, y las cartas estaban al descubierto. En este caso ninguno de los dos había ganado nada, ambos perdíamos. Ella era la chica más inteligente y divertida que jamás había tenido al suerte de conocer. Mi lesbiana favorita, y no suelo tener lesbianas favoritas. Sam recogió su bolso para irse, estaba todo dicho. Casi todo hablado. Yo no podía cambiar mi opinión así como así. No creía en la igualdad de todos los seres de este mundo, y no podía ponerme a defender a los muggles sin más. Aún así me resistía a dejarla ir sin más, pero no podía retenerla. Por mi bien y por el suyo.    
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 631
Puntos : 227
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Mar Mar 07, 2017 4:09 am

Aquello había sido una discusión sin fin; una contradicción de opiniones tan grande que casi parecía que ambos estaban perdiendo el tiempo. Ninguno de los dos iba a dar el brazo a torcer, él porque sus ideales no se lo permitían y ella porque evidentemente, aunque en sus intenciones estuviese apoyar al bando que gobierna, ellos no la querrían entre sus filas. Ella, directamente, estaba condenada a ser lo peor de la sociedad en esos momentos, hiciese lo que hiciera. No comentó nada acerca de sus motivos sobre matar personas. Es mejor matarlas con un motivo, pero lo importante de todo eso es que estás arrebatando vidas igualmente. ¿Qué te impide lanzar un Desmaius en vez de un Avada Kedavra? ¿Qué impide a los mortífagos lanzar un Expelliarmus en vez de un Crucio? No había ningún tipo de justificación que pudiese redimir el hecho de que has matado, o por lo menos así lo pensaba Sam.

Aunque evidentemente, ella nunca había tenido que matar a nadie. Quizás algún día, si se veía frente a esa incertidumbre, sólo entonces podría entender a Matt. Pero ahora mismo... no. Sólo esperaba no tener que entenderle nunca.

Tampoco añadió nada sobre lo de ese grupo de personas liderados por Dumbledore. Ella no podía unirse a eso porque eran los enemigos directos de Rodolphus y, además de ponerse en peligro ella misma si se enteraban de su estúpida situación, también pondría en peligro a todos los demás en el caso de que Rodolphus se enterase y se aprovechase de su situación. Así que lo único que le quedaba era vivir en soledad.

Finalmente, todo se relajó. Ella se dio cuenta de que aquello no iba a llegar a ninguna parte e intentó aprovecharse de un ligero ápice de entendimiento por parte de Matt, aunque sinceramente, no sirvió de mucho. Sam le puso las cartas sobre la mesa y le dijo la cruda realidad. La relación que habían mantenido laboral y personalmente durante tantos años llegaba a su fin por un estúpido asunto de ideales y si bien Sam quería muchísimo a Matt, lo único que podían hacer para mantenerse ambos a salvo eran simplemente alejarse como si de dos polos iguales se tratasen.—¿Que esta situación no va a durar mucho? —preguntó con evidente desacuerdo—. La cantidad de magos que se oponen al nuevo gobierno es considerablemente menor a los que están en el poder. Esta situación va para largo... y mucho. O nos cansaremos de vivir bajo las piedras, o directamente ellos nos exterminarán antes de que podamos siquiera reunir fuerzas para luchar por nuestros derechos —añadió, encogiéndose ligeramente de hombros. Se acercó a la silla en donde había dejado su bolso y lo cogió, con intención de irse cuanto antes—. No pienso volver a tu casa y mucho menos mandarte un mensaje, Matt. Eso podría ponerte en peligro. Y ni se te ocurra mandarme nada tú a mí por la misma razón. —Hizo una pausa, mirándole a los ojos—. Ahora me vas a acompañar a donde sea que me pueda desaparecer y entonces será un adiós.

La vida era tan injusta... Primero Henry y su manera de ignorar la existencia de Samantha, luego todos sus amigos desaparecidos bien por ideales o por necesidad y ahora... otro pilar indispensable de sus relaciones hecho mil pedazos. Ahora sólo quedaba seguir hacia adelante y ver qué narices le deparaba el destino. Aunque algo le decía que no iba a ser nada bueno.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 16.421
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 842
Puntos : 597
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Mar Mar 14, 2017 8:01 pm

La tristeza se había apoderado de mi, y también un sentimiento de angustia mezclada con ira. Sam y yo lo habíamos dejado bastante claro, cada cual tenía su punto de vista y lo de ser amigos llegaba hasta aquí. No podía ser de otra manera. Ella es perseguida por los más fanáticos del señor tenebroso y yo me debo a mi familia. También tengo mis ideales, y no puedo cambiarlos por otros. Ni por Sam, ni por Luke, ni por nadie. Quiero un mundo mágico mejor, lo que no tengo tan claro es que lo vayamos a conseguir matando a otros magos porque no son de sangre pura. Hoy en día muy pocos lo somos ya. ¿Quién dice que mi abuela no se tiró al muggle de la tienda de vestidos? Es como si los nazis más radicales afirman que no tienen sangre judía. Ellos no saben como de bien se lo pasaban sus abuelas con otros hombres. Es un hecho. Ahora lo veo claro. La sangre no es tan importante. Aún así, Sam debe huir. Y lo peor de todo es que no podremos estar en contacto, ni siquiera sabré si sigue viva. Porque ponernos en contacto sería peligroso, sobre todo para ella.

- Tengo esperanzas en que no dure mucho. Y si dura, lo único que espero es que tu sigas viva para poder darme una colleja la próxima vez que me veas. De verdad que lo siento...

Ella solo quería que la acompañase a un lugar seguro para desaparecerse. Esperé a que cogiera sus cosas y le indiqué el camino para salir de la mansión. Permanecí callado porque no había mucho más que decir. Habíamos roto. Yo con mis ideales y ella con la impureza de su sangre, una relación inviable a día de hoy. Esperé que saliera y cerré la puerta tras de mi. La cogí sutilmente por la cintura para indicarle el camino. Justo detrás de la mansión había un bosque, es el que yo suelo usar para aparecer. Es un lugar ideal y solitario.

- Supongo que no hay mucho más que decir. Sam, de verdad, quiero que todo te vaya bien.

No esperé a pedir permiso ni nada, le di un abrazo fuerte aunque corto. Si nos íbamos a despedir, al menos necesitaría aquello. Tantos recuerdos felices con ella emborronados por un adiós triste con un abrazo rápido. Cuando ella desapareciese es lo único que me iba a quedar, pero no había otra solución. Aguanté mis lágrimas hasta que ella hubo desaparecido, y no volví a la mansión hasta pasadas unas horas. Estuve en el bosque paseando solo, como cuando de pequeño me enfadaba con mis padres y quería estar solo.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 631
Puntos : 227
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.