Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Criaturas Magicas - Primera clase [29/01 - 29/02]

Invitado el Lun Ene 30, 2017 3:56 am

Recuerdo del primer mensaje :

29 de enero de 2017, pleno invierno dentro de los territorios de Hogwarts. Como últimamente ya se hacía costumbre, el clima era pésimo, la nieve aún caía en grandes cantidades, y el frío ya de por si molesto, se veía potenciado por las corrientes de aire gélido.
A escasos metros del bosque, se alzaba una pequeña cabaña. Dentro de ella, se hallaba un hombre de unas cinco décadas de edad, alto, medianamente musculoso, y de cabello entrecano. Se encontraba leyendo un libro, el cual parecía ser bastante antiguo, y a un lado de él, sobre el escritorio en el que leía, se encontraba una gran cantidad de otros libros igualmente antiguos. El sujeto estaba absorto del resto del mundo, profundamente concentrado en su lectura, y aún golpes en la puerta de la cabaña y una gran cantidad de llamados desde fuera de ésta no alcanzaba para devolverlo al mundo.
Aquellos que llamaban eran algunos de sus alumnos, ya que aquel sujeto era el recientemente nombrado profesor de cuidados de criaturas mágicas, y aquel día debía de ser su primer clase. La realidad era que el sujeto le daba importancia a su clase en la misma proporción en la que un purista se preocuparía por el bienestar de un muggle. Había recorrido medio continente para llegar a Hogwarts y ocupar el puesto, sin embargo, no lo había hecho por el trabajo en sí, sino porque, al ocupar ese puesto, tenía completo acceso a la biblioteca de Hogwarts. El tipo era un completo maníaco del conocimiento, en el transcurso de su vida ya había aprendido todo cuando pudiese sobre pociones, artes oscuras, criaturas mágicas, dragones, y aún su sed de conocimiento no se veía saciada.
Desde su llegada a Hogwarts, se pasaba el día entero leyendo libros sacados de la biblioteca, e incluso aveces se concentraba tanto en su lectura que olvidaba alimentarse. Aquella era una de esas veces, los alumnos se encontraban en sus puertas desde hace poco menos de diez minutos, en los cuales incesantemente intentaban llamar la atención del profesor, y éste seguía sin dar rastro de su presencia.


---------------------------------------------------------------------

off:
Bueno, bienvenidos a la primer clase de Cuidados de Criaturas Mágicas. Disculpen la tardanza, y espero que la pasemos bien :v

En el primer post deberán rolear como llegan a las puertas de mi cabaña e intentan llamarme la atención para que salga de la casa. Ustedes no están seguros si yo me encuentro dentro, pero deberán seguir intentando. Pueden utilizar cualquier medio para que salga (incluso romper una ventana (?) jajajaja), pero cuidado, si interrumpen a Yngvarr de mala forma su molestia por la interrupción a su lectura se verá potenciada, y puede que los castigue :v

Pd: que el primer alumno no me tire la puerta abajo, si van a hacer algo así esperen a que lleguen varios antes jajaja
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Jue Feb 02, 2017 12:52 am

No sabía exactamente si mi ardua tarea de tirar piedrecitas estaba funcionando, pero rápidamente dejé de ejercerla cuando vi que Sirius había tomado el mando de la mejor decisión del universo: dejar constancia de nuestra asistencia e irnos a comer al Gran Comedor como una gran familia en pleno descanso educativo. Pero no. Mis esperanzas cayeron estrepitosamente contra el suelo al ver como el nuevo profesor salía por la cabaña y nos hacía entrar a todos con desgana. ¿Por qué estábamos todos allí, incluido el profesor, si nadie tenía malditas ganas?

Entré en contra de mi voluntad, pero por suerte por el camino vi que Amelia recién había llegado, por lo que me pegué a ella como una lapa para incluso sentarme a su lado en aquellos asientos. Me limité a decirle un bajito hola para no interrumpir las amables —nótese la ironía— palabras del profesor. Pude ver también a Noah, pero solo le dediqué una sonrisa sincera cuando nuestras miradas se cruzaron. Me sentía fatal por todo lo que le había pasado, pero él mejor que nadie debía de saber que la socialización con él quizás nos podría salir cara a los demás.

Comenzó a hablar el profesor pero mi mente hizo algo así como una desconexión neuronal en donde dejé de escuchar y me focalicé en lo que sería el trabajo en el Ministerio, sintiendo como un desagradable olor a quemado llegaba a mis fosas nasales. Fruncí el ceño, mirando a todos mientras contestaban inteligentemente a las preguntas del profesor de nombre desconocido y de ojos muy bonitos. Porque podía ser un antipático, pero tenía unos ojazos. Además, con la cantidad de profesores radicales que tenemos últimamente en el colegio, una ya se acostumbra a tratar con tanta prepotencia en clase. Lo que se me hace raro es que vengan de mano de los profesores y no de los Slytherin.

Me limité a continuar prestando atención mientras me remaba en la silla, haciendo que mi asiento se apoyase solamente en las dos patas de atrás mientras me balanceaba con cierta sutileza para pasar desapercibida. No sería la primera vez que me tiran una tiza a la frente por menos, aunque por suerte ese profesor no parecía tener ninguna tiza a mano.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 30.720
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1296
Puntos : 711
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Jue Feb 02, 2017 4:25 am

Inmediatamente después de pronunciar aquella pregunta, de detras de Yngvarr un alumno anunció casi gritando que él sabía aquella respuesta. Antes de que siquiera Yngvarr pueda darse vuelta, aquel joven comenzó a hablar. Yngvarr lo miro a los ojos mientras éste daba la respuesta, sin embargo, en un momento se distrajo y su atención cayó sobre el joven a su lado. Éste poseía un extraño uniforme, el cual no presentaba el logo de la casa a la que pertenecía.
- "Así que éste es el sangre sucia" -pensó. Dentro suyo sentía un poco de pena por aquel muchacho y por todos los sangre sucia de Hogwarts. Yngvarr no tenia nada en contra de ellos, y aún creyendo ser sangre pura y haberse criado en una familia noble, no tenia ni un pelo de purista. Sin embargo, tenia que aparentar serlo o su estadía en Hogwarts se vería bastante molesta.
Volvió a prestar atención al gryffindor, momentos antes de que éste terminará su monólogo, el cual finalizó con una broma que le pareció bastante familiar a Yngvarr, por lo que no pudo evitar sonreír.
-Si lo que quieres es ser una bestia vas por buen camino -le respondió con tono burlón, con una sonrisa en su rostro- Buena respuesta, 10 puntos para Gryffindor.
Estaba a punto de continuar, cuando el alumno nuevamente le dirigió la palabra, interrumpiendolo.
-Por cierto, profesor ¿Cuándo pasamos a la acción? - preguntaba el joven, Yngvarr notó que ésta puso bastante nervioso al sangre sucia que se sentaba a su lado. Cuando intentó responderle, nuevamente fue interrumpido, sin embargo, esta vez no por uno de sus alumnos.
En el salón de la cabaña de encontraban tres mesas, dos alargadas y de gran tamaño, en las cuales los alumnos estaban distribuidos, y otra de menor tamaño entre éstas dos. La de menor tamaño tenia sobre ella un objeto de gran tamaño con forma cúbica, el cual no se sabía que era ya que estaba tapado con un manto de cuero rojizo. Del interior de éste, cada tanto se escuchaban unos débiles sonidos, como si se gritos de aves se tratase, sin embargo, los alumnos no parecían percatarse de ellos.
Sorpresivamente, del interior del objeto se escuchó un grito, esta vez fuerte y claro, era imposible que cualquiera en ese salón no lo haya escuchado. Era un sonido difícil de explicar, un punto medio entre el grito de un ave y el rugir de un felino de gran tamaño. Instantes después de aquel sonido, uno de los costados de aquel manto se cubrió en llamas, las cuales poco a poco se extendieron por todo el manto de cuero. Yngvarr sonrió de oreja a oreja, mostrando sus blancos dientes, para nada sorprendido.
-¿Acción decías?...
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Feb 02, 2017 5:24 am

¡Y no se lo comió!… Bien! Hasta ahora podía decir que el profesor tenía una apariencia algo fiera y salvaje, pero no era ningún caníbal. Incluso le vio sonreír debido a su pequeña broma, lo cual significaba que era un hombre con sentido del humor, re-doble bien.

—Uuuh… Gracias —respondió halagado antes de pasarse un dedo por la lengua y tocarse el costado del trasero para hacer un sonido de apagar algo —. Estoy que quemo.

Por supuesto que aprovechó de inmediato para preguntar cuando pasarían a la acción, ya que el profesor había hablado mucho de lo que podían llegar a hacer y él aún se sentía sin poder decir si sólo estaba hablando por hablar o si realmente lo quería decir. Mas en ese momento, justo cuando Noah le pasaba un papel doblado, algo sobre una de las mesas, algo cubico tapado con cueros, que en la cabaña de un profesor de Criaturas Mágicas exclamaba a gritos que se trataba de una jaula, chilló fuertemente haciendo que todos se callaran y entonces profesor se girara de nuevo hacia ellos para preguntarles si era acción lo que querían.

—¡Gorgonas galopantes! ¡Una bestia lanza fuegos y no soy yo! ¿Puedo quedármela?

Preguntó divertido antes de volver a adelantarse entre los alumnos, para ser uno de los primeros que se acercara a la mesa.

—¿Es un dragón? ¿Un fénix? ¿Un erumpent? ¿Un excregruto de cola explosiva?

“¿Su mamá?” estuvo a punto de agregar, pero mejor se quedó callado y simplemente se giró a mirara a Remus cuando éste también opinó. Entonces vio a Noah junto a él, por lo que miró el papel que aún tenía en las manos y se apartó un par de pasos para abrirlo, leerlo y luego volver a acercarse a Noah como si fingiese querer regresar a su puesto.
avatar
InvitadoInvitado

Joshua Eckhart el Jue Feb 02, 2017 6:30 am

Aquella clase era con toda seguridad rara y hasta el momento sólo había oído tres voces en el interior de la cabaña. La suya, la del profesor y la de Black. Esperaba que el resto también se animase a hablar conforme pasaba el tiempo, porque le desagradaba un poco la tensión que sentía en el ambiente, quizá por el motivo de un profesor nuevo con pintas amenazantes que al menos parecía no querer tirar a nadie al Bosque Prohibido a ser comida de acromántulas.

Giró los ojos con la broma del Gryffindor y no entendió del todo la gracia de ésta. Si hubiese estado un poco más distraído hubiera soltado algún comentario, formulando en palabras el pensamiento que le había cruzado: “Sí, bueno, ya nos dimos cuenta que tienes las hormonas alborotadas”. Mas se quedó en completo silencio, mirando por aquí y por ahí mientras escuchaba.

Todo el sitio se quedó en silencio cuando un chillido fuerte salió de aquella extraña caja cubierta con el manto de cuero, haciendo a todos mirar hacia ella, como si hubiese contestado al llamado de Black. El profesor por supuesto no estaba en lo absoluto sorprendido y el Ravenclaw sólo se encogió en su sitio cuando se dio cuenta de que aquella clase no iba a ser en lo absoluto amena para él, con el fuego extendiéndose a través del manto de cuero. Si hubiera sido un nivel más cobarde, se hubiera levantado y hubiera salido.

Para ya, hombre, ¿qué estás haciendo?”, se dijo a sí mismo en su cabeza, tomando una larga inhalación mientras veía al Gryffindor tan entusiasta con la idea, “reacciona, no pasa nada”. Tenía que convencerse de ello, no iba a quedarse detrás de la clase. Sus ojos permanecieron fijos en el cuero al quemarse hasta que las llamas volvieron a desaparecer, inundando otra vez el sitio de aquel aroma molesto.

Tuvo que insistirse mentalmente, casi obligarse, a levantarse de su asiento y seguir a los demás a investigar qué era aquella cosa. De acuerdo al chillido pudo pensar que era alguna clase de ave, o en el último de los casos un dragón. Por ello tuvo que prácticamente forzarse a avanzar. Algo que él sabía a ciencia cierta era que si esperaba quizá estudiar más adelante algo que ver con ellos, tendría que superar un estúpido miedo que cuando se accionaba no sonaba tan fácil.

Sólo tenía dos cosas revoloteándole en la cabeza como pajarillos a punto de escaparse: lo poco que deseaba otra llamarada y la inquietud que le causaba la presencia de Noah ahí. Algunos profesores eran de lo más bestias con los nacidos de muggles y esperaba que ese día no fuese el día que tuviese que aguantar aquel chico otro evento semejante.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 7.350
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 701
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Invitado el Jue Feb 02, 2017 8:01 am

- Oh, vamos, siempre has sabido que soy empollón –le contestó divertido a Sirius mientras dejaba caer la piedra que antes había usado para golpear la puerta y se acercaba a él para firmar la lista. Incluso había divisado un clavo cuando escuchó el grito de su profesor desde el interior de la cabaña, pero como nadie más parecía haberlo oído simplemente se desentendió pues, la mejor forma de pasar desapercibido, es seguir al resto del rebaño.

Terminó de firmar la lista de clases y estaba preparando una bola de nieve que le metería por el cuello a Sirius cuando el profesor salió pegando un grito, lo que le hizo dar un respingo y soltar inmediatamente la nieve que tenía acumulada, entrando junto a su mejor amigo al salón interior.

El olor a quemado le molestaba en la nariz e incluso le hizo estornudar un par de veces mientras caminaba y se ubicó en la mesa, sacándose los guantes pues ahora que estaban en el interior eran innecesarios.

El profesor inició su presentación y Remus estuvo a punto de rodar los ojos “vale, entrada dramática aderezada con retraso e impaciencia, lista. Primera impresión desagradable, lista. Vamos por esa clase” se dijo a si mismo luego de escuchar la presentación del profesor donde daba a entender claramente que no tenía ni el más mínimo interés en sus alumnos. Aún así rió por lo bajo como toda respuesta al comentario de Sirius pues le había sonado similar.

Cuando él preguntó sobre las clasificaciones de las criaturas inmediatamente se le pasó por la cabeza la clasificación según peligrosidad. Él mismo se ganaba las 5 estrellas de forma automática (porque clasificarse a si mismo con estrellas era mucho mejor que hablar de equis), sin embargo fue el mismo Ravenclaw que había avisado que el profesor se encontraba dentro quién le quitó las palabras de la boca, sin embargo notó el movimiento de Sirius, miró a Noah e imitó la actitud del pelinegro, retrocediendo hasta el Ravenclaw con quién había coincidido en El cabeza de puerco en una oportunidad. Era curioso que esa vez había hablado hasta por los codos pero ahora, justo ahora que había decidido darse una oportunidad a si mismo, ya no podría hacerlo más.

Iba a quedarse junto a él únicamente como un apoyo, pero Sirius pensó en una forma mejor de quitarle la nube gris que parecía cernirse únicamente sobre él, contándole uno de esos chistes malísimos que tendían a decir entre ellos.

Justo en ese momento terminó Joshua de hablar y el profesor le comentó que su respuesta estaba incompleta, sorprendiendo a Remus. “¿En serio? ¿Y qué esperaba? Ooooh…” pensó, mientras el profesor preguntaba las diferencias entre seres, bestias y espíritus, haciendo que Sirius (quién jamás permitiría que le llamaran empollón) contestaba cual empollón. De hecho, Sirius llevó la discusión a un ámbito realmente cercano para él y se sintió ligeramente incómodo aunque no lo dejó traslucir. Y suerte que tenía su amigo de que Remus no fuera un legeremante, pues sino, de solo pensar que le había llamado “Remusín” en su mente este se hubiera convertido en una bestia pues ODIABA (así, con mayúsculas) que alguien se atreviera a llamarle algo distinto a Remus. Rem o Remy pasaban, pero “Remusín” o “Remusito” eran cosas que odiaba demasiado. Ya hacía que su sexualidad fuese dudosa por si mismo y no necesitaba ayuda de un mote, muchas gracias.

Notó que Noah estaba pensativo y recordó lo mucho que a este le gustaban las criaturas, por lo que buscó pergamino y pluma en su mochila, entregándoselas al chico.

- Ey, si quieres agregar algo puedes escribirlo y yo puedo transmitírselo al profesor –dijo, guiñándole un ojo. No recordaba haberse sentido tan incómodo en su vida como cuando estuvo con Noah, pero aún así el chico le caía bien pues era inteligente y esa era una cualidad que él apreciaba.

En ese momento la criatura que tenía el profesor decidió llamar la atención de todos los presentes. Antes había percibido algún tipo de sonido pero, tal como había hecho al principio, decidió simplemente fingir que era tan sordo como el resto de sus compañeros hasta que fuera necesario… y ahora que todos lo habían escuchado, él también fingió sorpresa.

“¿Gorgonas galopantes? Esa era buena, debería aprenderla para mi listado de reacciones idiotas”, pensó divertido y rió por lo bajo cuando Sirius pidió una mascota nueva. Aún así, se concentró en tratar de adivinar. El ruido que había hecho la criatura oscilaba entre un ave y un felino. Pensó en un Grifo, pero dudaba que alguien mantuviera a un Grifo encerrado en una jaula en Hogwarts… aún así, el profesor tenía apariencia y actitud similar a la de los Vikingos, no le extrañaría que fuese capaz de llevar un Grifo o un Dragón pequeño a clases

- ¿Podría ser un Grifo? –dijo, atreviéndose a complementar la respuesta de Sirius pese a lo ridículo que creía que sería el tener una criatura así en clase.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Feb 02, 2017 7:37 pm

La rubia había firmado la lista para retirarse de la clase sin embargo las cosas no serían tan fáciles así cómo hubieron personas que no estaban de acuerdo con faltar a la clase también estuvo el hecho que el profesor recordó la clase y los hizo ingresar a la misma, no sabía que esperar de la misma sólo esperaba que fuera interesante, tampoco esperaba encontrar a Noah en la misma, aunque este llegó tarde pero ella pudo verlo siendo su presencia la que la hizo sacar de su bolsa una serie de cosas, un libro con lenguaje de señas y un par de pictogramas, eran muggles y le había costado un poco consegirlos pero lo había hecho por él, lo necesitaba, ella tenía una discapacidad y sabía lo mal que uno se podía sentir sin tener las ayudas para solventar las cosas.

- Son para tí, se lo difícil que es tener una discapacidad, te ayudará a comunicarte - fue lo único que le dijo, no se los había entregado antes por diversos motivos, entre los que estaba que no los consiguió hasta hace un par de semanas, había tenido que investigar mucho para dar con ellos, ella no sabía mucho de muggles y tuvo que investigar como ellos hacían o tenían algo así y luego mandarlos a pedir y hacer todo a traves de alguien de confianza, en este caso Tenney y además de varías cosas más y Noah no podía ir a todas las clases, pensaba dárselo en artes oscuras pero las últimas clases no pudo y en fin, hasta hoy pudo.

Luego de entregar las cosas siguió estando más atenta a la clase, las clasificaciones que el profesor daba aunque no tuvo tiempo de responder nada se le adelantaron algunos de sus compañeros y el mismo profesor.

Parecía que la clase luego de las escalas iría a la parte práctica, el profesor tenía al frente una jaula tapada donde se escuchó un ruido, parecía que tenía una criatura en ella pero no sabían cual seria pero según lo que el profesor habló y comentó en la clase suponía que tenía que ser un grifo o puede que un dragón joven, estás fueron precisamente las criaturas que usó de ejemplo de la primera escala.

- Podría ser un dragón joven o un grifo que fueron las criaturas que usted nombró anteriormente de ejemplo? - la verdad esperaba estar equivocada y que fuera algo menos peligroso que eso, aún cuando fuera chico lo vería muy problemático tener algo así y que las cosas salieran más o principalmente que usaran a Noah de cebo o algo así con la criatura, no quería pensar en cómo podría lastimarlo algo así, serían quemaduras muy feas, esperaba que fuera otra cosa, realmente lo esperaba.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Feb 03, 2017 7:37 pm

El manto se había cubierto por completo de fuego, las llamas eran tan grandes que  éstas alcanzaban a tocar el techo. A Yngvarr le asombró el hecho de que a varios de sus alumnos, éstas ni los asustaran, y aun menos los había asustado el grito de aquella bestia. Varios de sus alumnos comenzaron a decir que animal pensaban que se encontraba allí encerrado. Yngvarr los ignoró por completo, y luego de unos segundos, aún sonriendo, se dirigió al objeto de gran tamaño y, con las manos desnudas, tomó con fuerza el manto en llamas y tiró de él, descubriendo lo que se encontraba allí.

El manto se hallaba ahora en el suelo, aún cubierto de llamas, a un costado de aquella jaula. Yngvarr no demostró dolor alguno en sus manos, las cuales habían entrado en contacto directo por varios segundos con aquel fuego, y es más, éstas estaban intactas, ni un pelo quemado.

En el interior de aquella jaula de gran tamaño, se hallaba, imponente, un gran dragón, que si bien era joven, era de un tamaño para nada pequeño. Fácilmente, llegaba al metro treinta (1,3 M) de estatura, y sus alas, si tuviera espacio para abrirlas, llegarían a los dos metros. La forma de su cuerpo ya estaba completamente desarrollada, para ser un adulto simplemente le faltaba el tamaño. Poseía una gran cantidad de lo que parecían ser picos o espinas, las cuales le cubrían la parte trasera de la cabeza y la espalda, y, como la mayoría de las razas de dragones, sus brazos estaban unidos a sus alas.

Incluso antes de que Yngvarr pudiese terminar de destapar la jaula, éste lanzó una gran llamarada de fuego entre las dos mesas de gran tamaño. Luego, dio un gran grito, aun más potente que el anterior, para despues voltear y mirar fijamente a Yngvar, con una expresión en su rostro que denotaba furia. Yngvar también clavó su mirada en él, y por unos segundos ambos estuvieron petrificados, mirándose entre sí. Momentos después, el dragón desvió su vista con expresión de resignación, como si de una batalla de miradas se hubiese tratado, y éste se hubiese rendido. Ahora, su vista estaba clavada en cada uno de los alumnos de aquel salón. Luego de pasar la mirada por cada uno de ellos, nuevamente gritó, para luego lanzar una gran llamarada hacia los alumnos que se encontraban en la mesa que estaba a su derecha. Ésta logró alcanzar una distancia de cinco metros, distancia suficiente como para alcanzar a cada uno de los alumnos sentados en aquella mesa, si es que éstos no tenían reflejos suficientes como para esquivar aquel fuego. Yngvarr, simplemente se quedó observando aquella escena, cruzado de brazos, con una sonrisa en su rostro.

_________________________________________________________________________________


Off:
Bueno, antes de que respondan al post les voy a decir un par de cosas:

1º   Ustedes escojen si se encontraban en la mesa de la derecha o izquierda

2º  Si esconjen la derecha, y prefieren que su pj no haya podido reaccionar a tiempo, NO pueden decir que se quemaron, pueden decir que las llamas los alcanzaron,  pero NO sintieron calor. No pregunten porque, ya despues verán :v

3º  No se si lo dije antes, pero la jaula es de gran tamaño. Seria de un metro veinte cada uno de sus lados, por lo que el dragón se encuentra bastante apretado e incomodo debido a la falta de espacio.

4º  Ya se que es un poco tarde, pero acá les dejo mas o menos como es la cabaña por dentro


Los rectangulos marrones son las mesas, los cuadrados pequeños las sillas y el gran cuadrado rojo seria la mesa con la jaula. Las zonas grises las puse de ese color ya que en ningun momento entraran a ellas, las puertas se marcan con verde. En el salón hay una gran puerta doble de madera que lleva al patio.

PD: si, lo hice con paint :v

El dragón seria algo así (raza colacuerno hungaro)



avatar
InvitadoInvitado

Joshua Eckhart el Vie Feb 03, 2017 8:35 pm

Entre el fuego y las acciones del profesor, aquello se tornó algo extraño. Probablemente estaba más impresionado por el fuego que por el grito, aunque intentaba con todo lo que conformaba su ser no darlo a poner en evidencia. Entonces vieron que dentro de la jaula había un dragón. Joshua no pudo evitar sentirse un poco mal de que estuviera dentro de una jaula tan pequeña cuando era más que evidente que no cabía muy bien en su interior, en una incómoda posición. Aunque sabía que era quizá peligroso pensar en ponerlo en una jaula cómoda por la facilidad de movimiento que tendría.

Su silla chirrió un poco cuando se separó de la mesa al ver la llamarada tan cercana que salió de las fauces del dragón. El grito lo aturdió pero a decir verdad no le hizo mucho caso, cuando tenía el corazón tan agitado que sentía que iba a salírsele del pecho tan pronto como Joshua le diese la posibilidad. Se le ocurrieron algunas posibles razas para la criatura, que se le revolotearon en la cabeza cuando notó las espinas de su cabeza.

Luego pareció haber una disputa silenciosa entre el dragón y el profesor, haciéndole pensar que aquel gesto resignado de la bestia parecía más como si entendiera su actual posición. Que estaba más bien preso y podía hacer en general poco. Mientras pensaba en ello, no intuyó que el dragón estaba por lanzar una llamarada en dirección a su mesa y la vio venir cuando apenas pudo amagar a levantarse teniendo como resultado la caída de la silla y por consecuencia la suya propia. Aunque cerró los ojos, no sintió ningún calor que le indicara si la llamarada aún seguía ahí o había pasado.

Se levantó del sitio donde había ido a parar luego de caerse y alejarse a rastras un poco, regresó su mirada al dragón. Seguía agitado, pero era una especie de colisión entre la impresión del fuego y la curiosidad que le daba el dragón que no le dejaba concentrarse plenamente ni en una cosa ni en la otra. Y, en medio de todo aquel caos de pensamientos que tenía, hizo aparición una cuestión más o menos certera que el resto.

¿Puede ser un… Hébrido negro? ¿O un Colacuerno húngaro? —intentó adivinar entre las principales razas que se le habían ocurrido que poseyeran pinchos en sus cabezas y lomos, lo que había alcanzado a ver de la criatura antes de caer y alejarse un poco más de la jaula, todo con discreción, aunque aún le dejaba la cuestión del fuego que, suponía, debía haberse sentido cerca en la mesa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 7.350
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 701
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Noah Gallagher el Sáb Feb 04, 2017 12:00 pm

Nada más hacerle llegar la nota a Sirius con cuidado de que nadie se percatase de aquello el profesor vikingo como había decidido apodarle por su gran parecido a los que salían en las películas muggles clavó su mirada en mi durante unos instantes que a mi se me hicieron eternos. ¿Me habría pillado pasandole el papel? Aparté la mirada esperando la regañina o el castigo, no obstante ninguna de esas dos cosas llegaron. Suspiré aliviado.

Cuando volví a poner mi atención en la clase escuchando las respuestas de los alumnos y del mismo profesor otro alumno volvió a llamar mi atención, esta vez fue Remus. Mis ojos se clavaron directamente en los suyos que seguían siendo tan bonitos como aquella primera vez que los vi en el Cabeza de puerco. Como si me hubiese leído el pensamiento sobre mi desacuerdo con la respuesta de Sirius el Gryffindor me ofreció un pergamino y una pluma para que escribiera cualquier cosa que se me ocurriese, con sentido claro, y el lo retransmitiría a la clase. Aquello me hizo sonreír, definitivamente aquel león era diferente a los demás.

El profesor llamó de nuevo la atención de sus alumnos aunque, como pasaba también en el mundo muggle, muchos de nosotros preferimos ignorar esa llamada de atención durante unos minutos más, minutos en los que una alumna de Hufflepuff se acercó hasta donde me encontraba. La conocía, no había hablado nunca con ella pero la conocía de clase y de verla por los pasillos. Aquel día estaba siendo de lo más extraño e incomodo para mi, todo el mundo, con el que nunca había cruzado ni media palabra, estaba siendo la mar de simpático, incluso Sirius, que eso si era de extrañar. Lo que más llamó mi atención fue lo de aquella chicha, lo de Elizabeth o Liza como la había escuchado nombrar por otros alumnos. Ella no solo se había acercado a mi para preguntarme como estaba y transmitirme su apoyo, no, se acercó a mi para regalarme varios artículos muggle que me facilitarían enormemente el comunicarme con los demás. Mi cerebro pareció colapsar nuevamente, no sabía que hacer, si reír o llorar y no de tristeza. Preferí escribir en el pergamino que me había prestado Remus. -Muchas gracias-. Se lo enseñé regalándole una de mis sonrisas más verdaderas.

Aquel detalle me había encantado, no obstante la sonrisa tardó poco en borrarse de mis labios cuando la imagen del carcelero vino a mi mente. Ni el ni ninguno de los mortífagos, en especial Rodolfo, me dejaría tener esos artículos por diversas razones. Primero por que me facilitan el poder comunicarme con la gente y segundo por que son artículos muggle, aunque quizás si decía que eran de la clase de estudios muggle... De repente el chillido de aquella criatura aún oculta a nuestros ojos por un manto en llamas llamó mi atención y la de mis compañeros que empezaron a sugerir diversas posibilidades sobre que era aquello, yo lo tenía claro. -Un dragón-. Le pasé el pergamino a Remus. No podía fallar alto tan simple como eso, no me consideraban un friki de las criaturas mágicas y en especial de los dragones por nada. Fue el mismísimo profesor el que corroboró mi respuesta retirando el manto dejando ver un Colacuerno Húngaro, el más bonito que había visto hasta ahora, que escupió una gran llamara hacia la mesa de mis compañeros, yo por suerte me encontraba en la mesa opuesta.

Mis ojos rodaron terminando por detenerse en Dani. ''Nos fue imposible hacer ese viaje a Rumanía a la colonia de dragones con la profesora Brandford y tu abuela estas navidades, pero al menos vamos a ver dragones juntos...'' Hubiese dado lo que fuera porque la joven pudiera leer mi mente. Sonreí levemente de nuevo. Volví a mirar al dragón el cual estaba enfadado y no era para menos, estaba encerrado en una jaula poco acorde con su tamaño, una crueldad a mi parecer y sobretodo ahora que sabía de primera mano lo que significaba estar encerrado en contra de tu voluntad. Miré a los ojos del dragón y por un momento pareció que el me miró a los míos también. Sentí rabia, quería pegarle un puñetazo al profesor por hacerle eso a aquel magnífico animal y después soltarlo, que al menos uno de los dos fuera libre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Sam Way
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Sangre sucia
Galeones : 1.500
Lealtad : Neutral
Mensajes : 84
Puntos : 46
Ver perfil de usuario

Invitado el Dom Feb 05, 2017 3:21 am

Había logrado sacarle una sonrisa a Noah y eso valía más que mil soles. En esos días desesperados cualquier sonrisa era buena, así que le sonrió de vuelta y le guiñó un ojo antes de volver a prestar atención al frente de la clase.

La verdad es que nunca había llegado a sentarse sino que, por el contrario, estaban de pie junto a varios alumnos mas casi al final de la clase. Esperaba que Noah no se sintiera agobiado de tener a tanta gente que se le acercaba, sino que apreciara lo bueno que resultaba. El que despertara simpatías que se mostraban tan abiertamente hacia él significaba que existía bastante gente que probablemente podría ser parte de una resistencia.

“Todo tiene que verse con miras al final” se repitió a si mismo, cuando sintió como Noah le entregaba su pergamino, por lo que alzó la mano.

- Señor, Noah Gallagher cree que podría ser un dragón –dijo alzando la voz para que así el profesor le escuchase, sin embargo bajó la voz notablemente en cuanto terminó- Estarías contento de que fuera un dragón, ¿Verdad? –le preguntó a Noah en un susurro divertido pues recordaba la conversación que habían mantenido sobre el tema ese día en el cabeza de puerco. El chico era un loco por las criaturas, lo suficientemente loco como para querer viajar con la persona más extraña de toda la planta de profesores (y probablemente del colegio). No logró detenerse a pensar demasiado en ello cuando el profesor quitó la manta del dragón y este dejó escapar una llamarada.

“Este tío es imbécil” se dijo a si mismo, con el ceño fruncido. ¿Cómo diablos osaba a tener encerrada a una criatura tan majestuosa como un dragón en una jaula así de pequeña? ¿Es que acaso tenía problemas? ¿Se había golpeado la cabeza de chiquito?

Algo que le hizo retorcer las manos y apretar los puños fue el pensar en que ese hombre probablemente querría tener a un hombrelobo para estudiarlo y que era casi igual de probable que el muy salvaje también lo mantuviese en una jaula minúscula. Eso era lo que le molestaba, lo que le dolía, la inhumanidad de respetar a otros seres simplemente porque no son de tu especie, como si cualquier otra vida fuese inferior. “Como los mortífagos” susurró una voz en su cabeza.

Un dragón en medio de una cabaña de madera, muy inteligente –le susurró Sirius, sacándole de su estado enfadado. Rodó los ojos como toda respuesta a su amigo. No podía permitirse perder el control, así que respiró profundo y luego soltó el aire lentamente, sin embargo se prometió averiguar la legalidad de tener una criatura tan joven en Escocia y encima en una jaula pequeña.


NdA: Considerando que no soy de pasarme más de 2 veces a la semana por el foro me resulta inadecuado su ritmo de posteo. Como pensé que era algo normal lo dejé pasar y estuve intentando seguir su ritmo, pero hoy estaba mirando las normas de clase donde dice esto:

Las normas para el funcionamiento de la clase (salvo problemas off rol del profesor) son:
•  2 días para postear la entrada a la clase.
•  3 - 5 días entre post y post del profesor.
•  2 días para postear la salida de la clase.

Espero que se tenga en cuenta, pues sino resulta bastante complicado poder mantenerse en clase y lo he conversado también con algunos otros usuarios (los que firmaron la lista de Sirius) que piensan de forma similar, sintiendo las complicaciones de mantenerse atentos a clase si acaso se hacen posts tan seguidos.

Edit: Las acciones de Sirius las he consultado directamente con su user y tengo su consentimiento para usarlas en mi post.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Feb 07, 2017 3:57 am

La rubia entregó los materiales al Ravenclaw y sonrió ante su agradecimiento, realmente esperaba que le funcionaran y que no le dijeran nada, no tendrían por que decirle nada, eran cosas muggles y él para ellos era un muggle, no tendría que haber problema, si fuera algo mágico sería otra cosa, pero eran cosas de personas sin magia, realmente esperaba no estar metiéndolo en problemas o metiéndose ella misma en problemas, era madre de un pequeño y no podía meterse en tal problema solo por ser buena gente pero no pudo evitar intentar ayudarlo después de lo que le pasó.

No podía dejar de pensar eso y sentir algo de estrés e incomodidad ahora que había entregados las cosas y pensaba en posibles consecuencias pero al final decidió que nada malo podría pasar así que solo se concentró en la clase, llegado a sentarse en la misma mesa donde estaba Noah solo que en una esquina donde vio como el mato cada vez se cubría mas en llamas y como el profesor los tomaba sin quemarse las manos, algo que no entendía muy bien como lo logró, pero prefirió no preguntar solo concentrarse en el dragón, según recordaba el padre de su hijo quería estudiar para ser dragonista, esperaba que no fuera como este profesor, mira que meter a un dragón en un jaula muy pequeña.

- ¿No es inadecuado mantener a un dragón en una jaula que no es de su tamaño? ¿No es un maltrato a tan magnifica criatura y una burla al mismo? - preguntó inevitablemente, no podía evitar sentirse mal por el dragón, se veía tan molesto e incómodo que había intentando rostizar a sus compañeros de la otra mesa pero por algún motivo no lo había conseguido lo que la hizo pensar que seguro usaron alguna especie de hechizo con él, nuevamente no estaba de acuerdo con esa clase y ese actuar, era la clase de Cuidado de Criaturas Mágicas, tenía que cuidarlas y no de mantenerlas así y mucho menos llegar a herirlas o atentar contra su integridad como sentía que esa jaula lo hacía.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Feb 09, 2017 9:26 pm

Vale, el profesor era algo bipolar o tenía pequeños lapsus de demencia en donde se imaginaba cosas. Primero sentía pequeños ruidos que se camuflaban entre sus voces y de pronto se escuchaba un sonido mayor, todos se daban vuelta a mirar y repentinamente para él ya eran gritos y quien sabe que otra cosa. Sin mencionar también la parte en que los alumnos habían entrado a su cabaña y se habían quedado escuchándole, Sirius incluso se había movido de un lado a otro, pero para él estaban todos sentados. Por fortuna, el Gryffindor no tenía idea de idea de todas las cosas que pasaban por la cabeza del profesor o de seguro él ya habría salido corriendo por aquella puerta, así que el pobre idiota se quedó confiado de que no estaba corriendo ningún peligro con aquel mago y siguió poniendo atención a la clase.

Oh… y tampoco olvidemos la parte en donde las llamas del dragón queman el cuero y llegan hasta el techo, pero no queman la cabaña, ni tampoco a los alumnos… ese tenía que ser un cuero MUY sensible… eso seguro.

Sirius miró impresionado el dragón, pero en cuanto vio su tamaño, la jaula, la mesa, el manto que antes lo había tapado en llamas y por tanto le había estado sofocando, y la cabaña llena de humo y un olor que ya no sabía si venía de lo quemado o quien sabe más, terminó alejándose para ubicarse junto a su compañero.

Un dragón en medio de una cabaña de madera, muy inteligentesusurró a Remus —. Creo que mejor me voy a quedar cerca de la puerta o la ventana, que esta clase me está dando mala espina; o acabamos todos como cucarachas rostizadas o de ensalada de vikingo.

Rió entre dientes, señalando con un disimulado movimiento de cabeza hacia el profesor, para luego ubicarse realmente junto a la puerta, ya que decían que soldado que huía a tiempo servía para una segunda guerra.

Estiró los brazos y bostezó largamente mientras escuchaba a Elizabeth preguntar acerca del maltrato animal al tener a una criatura como esa encerrada en una jaula tan pequeña.

—Seeeeh… La “Winter is coming” no me cae demasiado bien, pero ha cogido el punto —apoyó la pregunta de Liza —Digo… siendo mago y seguro sabiendo como conjurar un Engorgio —alzó los hombros y se apoyó contra la muralla —. Pero, profesor, en serio… ¿Cuando pasamos a la acción? —volvió a preguntar —¿Cuándo, en serio, vamos a hacer algo que no sea simplemente mirarlo? Quiero decir, no es que no sea guapo, de seguro alguna chica le tira hasta las bragas, pero… ¿Vamos a hacer algo? Esa es mi pregunta.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Feb 13, 2017 4:58 am

Era un buen día, al menos de momento eso era lo que parecía, no había llegado a escuchar ninguna voz, sus dos abuelos estaban en silencio y de momento no se habían aparecido ni una sola vez, tal lo que tuvo las semanas pasadas fue estrés postraumatico y ya estaba mejor, aún cuando la semana pasada también los vio y los días anteriores, puede que ya lo hubiera superado o puede que como los primeros días estuvieran jugando con su cabeza y fueran a aparecer en el peor momento, pero no, no quería pensar en eso, quería concentrarse en el buen día que era mientras ellos no estaban a su lado.

Ciertamente estar congelándose para ir a la cabaña del profesor de CDCM no era algo tan bueno, el tener que caminar sobre la nieve y tener que pasar por ese frío no era lo mejor pero al menos de momento era un día tranquilo y tenía algo de paz mental y eso sin duda alguna era algo bueno.

En su camino o mas bien cuando llegó notó que ya estaban todos sus compañeros fuera de la cabaña del profesor y parecía que estaban intentando llamar la atención del profesor, no sabía que estaba pasando solo que la puerta estaba cerrada y que todos tocaban la misma y dado que ella había llegado unos cinco minutos tarde dedujo que el profesor ni se enteraba que lo llamaban o que posiblemente no estaba en la cabaña, a lo mejor y hasta se le había olvidado la clase y ella estaba sin duda alguna muriéndose del frío, era muy delgada y con poca grasa corporal así que por mas abrigo y túnica se estaba congelando, razón por la que cuando Sirius propuso lo de pasar una lista de asistencia ella no dudó ni un segundo en firmarla para volver al castillo.

Habiendo firmado se preparó para regresar al castillo sin embargo las cosas no salieron como ella lo quería, cuando se vino a dar cuenta ya había salido el profesor y les estaba ordenando que entraran a la clase, por lo que simplemente resopló y aún temblando y sintiendo que sus dientes castañeaban entró a la cabaña, la verdad no apreció mucho del interior solo que olía a quemado, era un olor bastante feo razón por la que intentó mantenerse cerca de la puerta o ventanas, si bien vio como habían varias mesas y bancos decidió que lo mejor era no sentarse en ninguno de ellos si no solo permanecer donde estaba y donde hubiera alguna especie de corriente de aire.

La clase inició con una pregunta sobre las clasificaciones de las criaturas mágicas que fue respondida por un alumno de Ravenclaw que en ese momento no recordaba el nombre y por Sirius, luego de eso siguió la parte que no sabía si sería práctica, primero se escuchó el sonido de una criatura, la verdad no le sorprendió mucho por el hecho de que estaba en una clase de CDCM, lo que le sorprendió es que fuera dentro de la clase, lo usual sería ver las criaturas fuera de la misma o de forma teórica, pero en caso de una exposición de alguna tenía que ser fuera en un lugar apto para que ella se desenvolviera, sin embargo no era el caso.

Las suposiciones sobre la criatura no se hicieron esperar en especial cuando el manto que cubría la jaula se prendió en llamas, le preocupó un poco lo que le pudiera pasar al ser vivo que estaba debajo de esta lo que claramente hizo despertar a cierta persona que apareció en la mesa que posteriormente sería "incendiada" por el dragón "¿Te asusta que muera? ¡Mira nada más! ¡Una maldita criatura mágica vale más que mi vida y la de mi esposo! Claro, por supuesto, es que quienes trajeron tus padres a la vida son desechables, inútiles, inservibles. Nos usaste y mataste como cucarachas. ¡Pero no te preocupes! Una criatura jamás te haría daño" expresaría con un tono desdeñoso su abuela mientras Alice se contenía para no responderle "Ella no es real, no tengo que responderle" se dijo mentalmente antes de ver como el profesor sin conjurar ningún hechizo previamente, tomaba un manto en llamas con sus manos desnudas y lo tiraba al suelo, sin llegar a quemarse o recibir ni un solo daño, a decir verdad ni siquiera parecía que tuviera su varita en mano para decirse que es que lo conjuró no verbalmente, así que solo pudo arquear una ceja agradeciendo que no había llegado a alejarse de la puerta por que al menos compañeros como Sirius estaba cerca de la misma.

Le pareció inhumana la forma en la que el profesor estaba tratando al dragón, lo tenía enjaulado en un lugar que no era apto para él, además este parecía furioso lo cual notó cuando este le lanzó fuego a la mesa en la que estaba su abuela quien ni se inmutó, claramente no podía hacerle daño a una alucinación, también le pareció mal como el profesor llegó a retar al dragón quien se limitó a verlos a ellos mal humorado mientras su abuela la volvía a criticar por preocuparse por un dragón "Oh claro te preocupa mas un dragón enjaulado cuando este aún así no está indefenso, que tus abuelos atados e indefensos antes de que los mataras brutalmente" vio como la mujer rodó los ojos luego de decir eso y se puso de pie para empezar a recorrer la clase mientras ella misma ya sin poder evitarlo se disculpaba una vez mas con ella en un pequeño susurro - Ya te dije que lo sentía, yo no quería hacerlo tuve que - dijo la cambiante hacía el punto vacío donde ella veía a la mujer de avanzada edad, quien evidentemente no estaba ahí ni en ningún lugar.
avatar
InvitadoInvitado

Godric Gryffindor el Mar Feb 28, 2017 4:54 pm

CLASE CERRADA

Clase cerrada por inactividad del Profesor.
A continuación se hará entrega de los puntos y el pago respectivo por cada estudiante.


Atte: La Administración de Expectro Patronum
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Nikolaj Coster-Waldau
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : León
RP Adicional : -
Mensajes : 469
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Godric Gryffindor el Mar Feb 28, 2017 5:24 pm

Copiandole el code a Iorwerth Cosmas sin que se note (?)

RESUMEN DE PUNTOS Y GALEONES

Los puntos según las normas de clase:
+0 puntos por participación mínima.
+5 puntos por apuntarse a una clase.
+10 puntos por asistir a clase.

+50 galeones por participación regular en tema abandonado.


RAVENCLAW
Joshua Eckhart: 20 puntos +50 galeones
+5 por apuntarse a la clase.
+10 por asistir a la clase.
+5 puntos ganados en clases

Noah Gallagher: 15 puntos +50 galeones
+5 por apuntarse a la clase.
+10 por asistir a la clase.

TOTAL: 20 + 15 = 35 PUNTOS



HUFFLEPUFF

Alice K. Ivanova: 0 puntos +50 galeones
+0 por ¿asistir? a la clase.

Amelia Bones: 0 puntos +50 galeones
+0 por ¿asistir? a la clase.

Danielle Maxwell: 15 puntos +50 galeones
+5 por apuntarse a la clase.
+10 por asistir a la clase.

Elizabeth M. Bonnefoy: 15 puntos +50 galeones
+5 por apuntarse a la clase.
+10 por asistir a la clase.

TOTAL: 0 + 0 + 15 + 15 = 30 PUNTOS



GRYFFINDOR

Remus J. Lupin: 15 puntos +50 galeones
+5 por apuntarse a la clase.
+10 por asistir a la clase.

Sirius O. Black: 25 puntos +50 galeones
+5 por apuntarse a la clase.
+10 por asistir a la clase.
+10 puntos ganados en clases

TOTAL: 15 + 25 = 40 PUNTOS
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Nikolaj Coster-Waldau
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : León
RP Adicional : -
Mensajes : 469
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.