Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Warriors [Jason Poulter]

Invitado el Lun Feb 06, 2017 5:59 pm

Viernes, 10 de Febrero del 2017.

Aquella persecución había comenzado en los terrenos que rodeaban “La casa de los gritos” gracias a un chivatazo que había llegado a los oídos de uno de sus compañeros y seguidamente a la mente de Alec. Un auror que renegaba del nuevo régimen era su objetivo, allí habían llegado él y dos mortífagos mas, varita en alto y dispuestos a llevar a Azkaban al joven que se plantaba delante de ellos, sorprendido por su facilidad para encontrarlo; iluminando el cielo y marcando su llegada al son de un “Morsmordre". Sus compañero tomaron la iniciativa aquel día, lanzando un conjuro tras otro sobre el rubio, se movían de un lado a otro, como si la danza de la muerte se tratara; Alec había decidido esperar. Parecía que aquello no avanzaba y menos aun cuando uno de los mortífagos fue golpeado por un Sectum que lanzo el auror – Estúpidos, no perdáis el tiempo – escupió aquella palabras a sus compañeros, pasando por su lado a la vez que se desaparecía para seguir al auror que pretendía escapar de ellos.

De ninguna manera se habría esperado que con todo el trabajo que tenía normalmente en el Ministerio llegara alguien a pedirle que se uniera la caza de un auror aquel día, sin embargo aquellos que le conocían sabían que era incapaz de resistirse a una petición como esa. Muchos sabían que era un buen duelista, y sobre todo un bien cazador, pues no solo lo hacía siguiendo los ideales del Señor Tenebroso, sino que aquel deseo por ver sufrir era algo que surgía de su interior como el fuego surge de la garganta de un “Colacuerno”. Así pues allí estaba, de un lado a otro, persiguiendo al auror que antes había formado parte del ministerio en el que ambos formaban parte, o al menos Alec todavía lo hacía.

Con un parpadeo observó como su aparición los había traído a una de las calles del “Valle de Godric”, curioso lugar para aparecerse, no pudo evitar pensar. Aquel lugar donde convivían humanos y magos, o quizás convivieron, pues dudaba que ninguno todavía quisiera vivir allí, poniendo en peligro a sus apreciados muggles, Alec no pretendía ser discreto, no en aquellos momentos. Echando la mirada atrás vio como el mortífago que había recibido el corte había llago allí con una herida incluso peor de la que antes tenía, era tan inútil, claramente había sufrido una despartición – Ya puedes irte, así no sirves para nada – espetó antes de observar como su otro compañero, Marc creía recordar, aunque no estaba seguro pues era nuevo entre las filas, se aparecía entero – Gracias a dios que tu sí que sirves para algo, no puede escapar – dijo para envolver su cuerpo en humo negro y lanzarse tras los pasos del auror que les tomaba distancia.

El nuevo parecía haber cogido el ritmo y le seguía a escasos metros, de las varitas de ambos refulgían hechizos para intentar tumbar al auror, provocando estragos en alguna de las casas, inundando de polvo aquellas callejuelas. Tenía claro que el rubio los estaba intentando alejar del valle para llevarlos a las afuera, o en su defecto para aparecerse sin que lo viéramos al doblar una esquina, sin embargo no lo permitiría. Un bombarda surgió de la varita de Alec para cortar el paso del auror antes de que llegara a doblar hacia la izquierda, dirigiendo su avance hacia delante de nuevo, o salían de allí con el o el pueblo sufriría las consecuencias; Alec sonreía sin preocupaciones, aquel peso podría recaer sobre los hombros del rubio, sin embargo no lo haría en los del castaño. – ¡Puedes correr, pero no podrás esconderte! – amplificó mágicamente su voz, dirigiéndole una sonrisa divertida a su compañera mortífago, el joven estaba haciéndolo bien, si le alcanzaban y aun seguía en pie, quizás, solo quizás, le sería de ayuda.

Off: Inspirado con la canción de Imagine Dragosn ewe

WARRIORS:



Última edición por Alec Parrish el Sáb Feb 11, 2017 8:13 pm, editado 4 veces
avatar
InvitadoInvitado

Jason Poulter el Mar Feb 07, 2017 2:28 am

Me encontraba en Hogsmeade, más precisamente en los alrededores de "La casa de los gritos". Hacia ya 2 días que estaba viviendo como nómada, es decir que no tenía un lugar fijo y por ende estaba recorriendo la mayoría del territorio inglés ya que en la situación actual no era seguro estar quieto en un mismo lugar, aunque hacía unos días estaba en un lugar seguro decidí volver a vivir como nómada, quizás volvería a ese lugar, no tenía todavía bien en claro que hacer con respecto a eso, la situación no estaba siendo muy buena para personas cuyos ideales eran los mismo que los míos, porque el 19 de diciembre del año pasado Lord Voldemort realizó el derrocamiento del Ministerio de Magia Británico y la escuela de magia y hechicería Hogwarts, por ende ahora todo Inglaterra y el Reino Unido estaban a merced suya y de sus mortífagos. Junto a este nuevo alzamiento al poder vino una brutal y descarada cacería hacia cualquier mago o bruja con orígenes muggles, es decir los llamados hijos de muggles o sangre sucia, o cualquier mago que cumpliera con los requisitos para vivir bien en este nuevo régimen pero que no hayan querido someterse a estas nuevas reglas, como era en mi caso. Como mago mestizo y auror podía sobrevivir al nuevo poder, ya que aunque no era sangre pura tenía algo de esta en mis venas, además que los Poulter se habían caracterizado por ser una familia respetada en el mundo de los magos, además al ser auror se podían justificar mis acciones realizadas contra los mortífagos durante el otro mandato e inclusive el pasado 19 de diciembre, pero por mis principios y mis ideales me había negado rotundamente a permitir que me sometiesen a las reglas de este nuevo Ministerio y por eso es que decidí darme a la fuga, decisión que mi padre después de sobrevivir del caos del Ministerio también había optado, solamente que yo decidí quedarme en Inglaterra y él emigrar fuera de este para reunirse con mi madre, la cual ya se había ido antes de lo ocurrido en diciembre.

Nos estaban cazando uno por uno y era por ello que mantenerse en un mismo lugar por mucho tiempo no era seguro y ya tocaba cambiar de lugar, generalmente me decidía por lugares apartados como bosques, colinas o alguna parte del mundo muggle pero ahora estaba viendo la posibilidad de ir al Valle de Godric o volver al refugio de donde provenía antes de estar en Hogsmeade, el Valle de Godric era uno de los pocos puntos de Gran Bretaña que tenía su zona muggle y su zona mágica, ya que en este pueblo había ambas comunidades. Hacía ya algunas semanas que me estaba ubicando en un lugar seguro pero necesitaba salir un poco y esa era unas de las razones por la cual anteriormente había acampado en Hogsmeade. Me había enterado que Drake Ulrich, uno de los tantos compañeros aurores que tenía, fue capturado por los mortífagos y por ello fue enviado a Azkaban, eso era lo que le ocurría a las personas en nuestra situación, lamentaba mucho la situación de Drake, ya que este era el esposo de Fiona y le tenía mucho cariño y aprecio y de seguro no lo estaría pasándolo bien con esto.

Mientras caminaba entre los aldeanos a la vez trataba de cubrirme el rostro con la bufanda que tenía puesta, en este caso el invierno ayudaba un poco, ya que por el frío te tenías que cubrir el rostro y eso ayudaba a que no te pudieran reconocer o que por lo menos tarden un poco más de lo habitual en hacerlo. Podía ver en las paredes de las calles y casas carteles con imágenes de personas que estaban prófugos, a algunas las podía llegar a reconocer y sabía que estaban allí por no pensar con los ideales puristas o no ser sangre pura y no porque fuesen verdaderos criminales, sorprendente mente todavía no había encontrado uno con una foto mía.

Mierda, mientras caminaba vi como de repente aparecían enfrente de mi tres mortífagos, no pude evitar sorprenderme ya que podía jurar que nadie me había podido reconocer pero al parecer estaba total mente equivocado. A la vez que veía como uno de los mortífagos conjuraba su símbolo en el cielo, saqué rápidamente del bolsillo mi varita, no podría escapar de aquello sin pelear pero primero opté por huir así que rápidamente giré en mi propio eje y comencé a correr por el pueblo. Ja!, le había podido dar con un sectum a uno de los mortífagos así que aproveche esta pequeña ventaja para aparecerme en el Valle de Godric. A penas pude pisar tierra firme empecé a correr nuevamente, eso me daría un poco de ventaja ya que les sacaría un poco más de distancia. Al correr miré hacia atrás y pude divisar a dos de los tres mortífagos, seguramente el otro había quedado muy herido y se había retirado, los dos mortífagos que aún quedaban me perseguían por todo el pueblo, obviamente no solamente me perseguían sino que también me lanzaban hechizos que por suerte le daban a mi alrededor y no a mí.

Tenía que salir del pueblo, no quería que los mortífagos causaran más daños al pueblo y sus habitantes así que en la próxima calle doblaría hacía la izquierda para intentar alejarlos del pueblo y además así tendría más libertad para correr. Mierda, uno de los mortífagos idiotas le había lanzado un hechizo a una de las casas, cosa que bloqueaba aquella calle por lo que lo único que me quedaba por hacer era seguir corriendo en la misma dirección en la que iba.

-¡No les tengo miedo!-Grité demostrando firmeza y coraje, no me acobardaría en esa situación, no me caracterizaba por ser una persona cobarde sino todo lo contrario, además como auror estaba preparado para situaciones como estas y era por ello que recién ahora me habían encontrado, había personas que solo duraron horas después del alzamiento del nuevo régimen.-Desmaius-Le dije apuntándole a uno de los mortífagos.





Off-rol: Todavía no usaré los dados, el hechizo va dirigido al compañero de Alec y es tú decisión si le da o no el hechizo. Y es Jason Poulter y no Jason Pulter jajaja Smile.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lucas Till
Edad del pj : 23
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.770
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Perro beagle (Habla)
Mensajes : 295
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3766-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3767-relaciones-de-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3881-oceano-de-recuerdos-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t4608-arcon-de-jason-poulter#71415
Jason PoulterFugitivos

Invitado el Dom Feb 12, 2017 2:19 pm

Comenzar un día como cualquier en el Ministerio, con un interrogatorio tras otro, yendo de aquí para allá entre otras de sus obligaciones habría sido de lo mas normal para Alec, sin embargo había acabado apareciéndose en los alrededores de aquella casa encantada con sus compañeros cazadores. Un trabajo que a él, precisamente, le encantaba en demasía.

Con cada paso que daban, con cada hechizo que abandonaba su varitas y erraba en su objetivo, aquellos sus compañeros le demostraron que no eran los mejores en su trabajo, al menos no aquel día, o que el chico al que estaban persiguiendo era mejor de lo que esperaban encontrar, y dar caza, por supuesto. Sin embargo Alec se estaba tomando su tiempo para actuar aquel día, y ya una vez persiguiéndolo sin la molestia de uno de sus compañeros y con la única compañía de aquel joven mortífago, que aun siendo un novato, hasta aquel momento se estaba desenvolviendo bien en aquella situación, perseguía al prófugo sin descanso. Esperaba que el mortífago herido llegara a su destino sano y salvo, pues una despartición en el estado que se encontraba sería bastante dolorosa, Alec ya había sufrido con anterioridad alguna herida importante, sin embargo nunca una despartición. Aunque quizás incluso se lo mereciera, aquello le pasaba por dejarse herir por el enemigo, por un auror nada menos.

Estaba claro que abandonar aquellas calles e ir a un lugar mas abierto sería lo mas cómodo para todos, tanto para el auror como para ellos, los mortífagos. Sin embargo el causar la destrucción en aquel pueblo sería algo que alteraría al auror, sería algo que ellos aprovecharían. – No pares, intenta golpearlo y cárgate todo lo que te apetezca. – incitó al joven mortífago que lo acompañaba aquel día, pues ya que debía cargar con él al menos le serviría de ayuda – ¡Confringo! – escuchó como vociferaba el joven, destruyendo la pared de un edificio, mientras Alec le cortaba el paso al auror con aquella explosión. Las rocas bloquearon toda la calle acumulándose varios metros por encima de la calzada, esta claro que aquello obligaría al rubio a seguir hacia delante. Realmente le encantaba causar el caos por aquella zona, aunque también empezaba a agobiarse por la falta de espacio.

El polvo y los escombros se acumulaban en aquella calle a cada metro que avanzaban y con cada floritura que realizaban con sus varitas Alec y su compañero, aun no habían llegado a acertar al auror, sin embargo antes o después caería él o ellos en su defecto. – No esperaba menos de un auror. – Amplificó su voz para que se escuchara entre las explosiones - sin embargo, lo tendrás….antes o después lo tendrás… - susurró aquello, mas para él mismo que para el auror, Alec estaba deseoso de comenzar una batalla de verdad, aquella persecución se estaba tornando algo tediosa. En aquel instante el castaño pudo ver como el Desmaius que abandonaba la varita del auror se encontraba con el pecho del mortífago novato, que en aquel momento estaba tan centrado en saciar su apetito de destrucción, que claramente había bajado la guardia. – Novatos….- fue lo único que pudo decir al respecto, pues tampoco se merecía mucho mas; ágilmente lanzo una pequeña roca, de las tantas que sobrevolaban aquel espacio, hacía el muchacho a la vez que pronunciaba un Portus, enlazando la roca a la sede de los mortífagos, pues no sería conveniente que alguien encontrara al joven por allí y decidiese tomarse la justicia por su mano.

- Yo no soy como el resto, con eso no tenemos ni para empezar. Deja de huir, ¡cobarde!...Serán ellos – señaló con su varita a su alrededor, dándole a entender que se refería a los muggles y sus propiedades – quienes paguen el precio de tu cobardía. - Rió escandalosamente, disfrutando con todo el caos que estaban causando en el transcurso de toda la persecución.  Alejó su mente de todo aquel caos para conseguir aparecerse a escasos tres metros del rubio – Venga, demuéstrame de que estas hecho. – escupió aquellas palabras mientras hacía volar una fuente que se podía ver por la calle lateral que tenían a su derecha – Ups…se me fue la mano. - no pudo evitar aquel comentario jocoso.

Off: Lanzo dado de iniciativa. Lo lanzo ya y asi ya tenemos eso en cuenta para el momento que aparezcamos en otro lado, ya que imagino que Jason no querrá pelear ahí, en pleno pueblo, y antes o después nos iremos ha algún lugar mas apartado. (DUDO QUE NO ME SUPERES, PUTA VIDA e.e xDDD)
PD: srry por lo del apellido, me salte la “u” xDDDD


Última edición por Alec Parrish el Dom Feb 12, 2017 2:20 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Dom Feb 12, 2017 2:19 pm

El miembro 'Alec Parrish' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Jason Poulter el Dom Feb 12, 2017 10:53 pm

Mientras corría por el pueblo pude ver como los dos mortífagos que me estaban persiguiendo no solo me estaban persiguiendo, sino que también se estaban encargando de causar destrucción y miedo en el pueblo, ya que habían empezado a atacar las casas y calles del Valle de Godric. Por lo que ese fue uno de los motivos por el cual decidí atacar nuevamente a los mortífagos, además del hecho de que me perseguían y me quería librar de ellos, ya que no sabía que me podría suceder si ellos me capturaban, probablemente terminaría en Azkaban como Ulrich pero nada era seguro con los mortífagos y menos con Voldemort, eran totalmente impredecibles.

Tenía que tratar de llevarlos fuera del pueblo porque estaban causando destrucción en él y no podía no sentirme culpable de aquello por lo que también me sentía con la responsabilidad de terminar con ese caos y era por ello que quería llevarlos fuera del pueblo. Si me tenía que batir a un duelo con los mortífagos ahora sería un duelo mucho más parejo, ya que solo quedaba un mortífago de los tres que originalmente me perseguían, pero eso no quería decir que fuese más fácil, ya que podía estar la posibilidad de que el mortífago que quedaba en pie era el mejor de los tres y por eso si se daba el duelo no debía cometer el error de confiarme porque errores así se pagan muy caro. Estaba haciéndose difícil de realizar mi nuevo propósito, el cual era sacar al mortífago del pueblo y eventualmente huir de allí sin que el mortífago me siguiera persiguiendo, ya que los mortífagos habían estado bloqueando algunas calles, las cuales desembocaban en la salida del pueblo.

Gracias a las enseñanzas que me habían impartido en mis tiempos como estudiante a auror y como auror, había adquirido ciertos conocimientos y habilidades que antes no tenía por lo que había mejorado en ciertos aspectos como en duelo, investigación y el aprender a vivir como nómada o en tiendas de campañas, es decir a la intemperie por lo que se podría decir que el haber sido auror ahora me servía de mucha ayuda, ya que desde hace unos días estaba viviendo como nómada por lo que sabía en que lugares acampar, como conseguir alimentos de esos lugares entre otras cosas que servían y mucho cuando se estaba viviendo en ese estilo de vida. Además siempre me había destacado por ser un buen duelista pero con el entrenamiento que tenían los aurores había mejorado mucho, al punto de lograr vencer en duelos a aurores experimentados y a veces también vencía a mi padre, aunque yo pensaba que este seguramente me tenía un poco más de piedad al ser mi padre y por eso a veces lograba vencerlo. Además gracias al entrenamiento de los aurores también estaba preparado tanto física como psicológica mente para situaciones como las que estaba viviendo actualmente, ya que no era fácil vivir como nómada y menos si lo estabas haciendo de manera solitaria y además tenías que tener una gran agilidad y estado físico para correr y al mismo tiempo intercambiar hechizos con tres mortífagos.

Al escuchar lo dicho por el mortífago lo miré directamente y al mismo tiempo me detuve para responderle. Lo que había dicho me había dejado helado, ya que no dejaría que les hiciera algo a las personas que vivían en el Valle de Godric, sabía que no podría vivir con la culpa de que les pasase algo por una acción mía por lo que esa fue la única razón por la que me detuve, ya que no me importaba lo que dijera y pensara de mi el sucio mortífago. Su amenaza me hacía tenerle un cierto odio, ya que solamente personas sucias y muy bajas podían amenazar a personas inocentes, esto era entre él y yo, nadie más.

-No me importa lo que pienses de mí-Le dije con sinceridad al mortífago a la vez de que le mantenía la mirada fija, eso demostraba determinación además de que mirándolo a los ojos era la mejor forma de leer a un oponente.-Déjalos afuera de esto, esto es entre tu y yo-Le dije mientra veía que se aparecía a algunos metros de mí, más cerca de lo que estaba antes. Cuando vi que había destruido una fuente cercana a nosotros, decidí que cueste lo que cueste debería alejarlo del pueblo y lo haría pagar por toda la destrucción que había causado.

Di un paso hacía atrás a la vez de que me aparecía en un lugar del pueblo más apartado pero no era lo suficientemente lejano como para que el mortífago me perdiera de vista, lo había hecho con esa intención, para que me viera y se apareciera a donde me encontraba. Con eso no lograba que se alejara del pueblo pero por lo menos lo ponía en un lugar apartado en donde nadie saldría herido y además nos daría más libertad de movimiento, cosa que nos beneficiaba a ambos.-Vamos, ven aquí, ¿No querías que te demuestre de que estaba hecho?-Le incité con todo el valor y valentía que tenía para después retirar la varita de mi cuello, ya que había ampliado mi voz, tal como lo había hecho el mortífago en algunos momentos de la persecución.-¿Eres el mejor de los tres mortífagos o el que tiene más suerte?-Le dije mientras le sonreía de forma burlona. No estaba siendo arrogante ni nada por el estilo sino que era una estrategia, era riesgoso, ya que si lo hacía enojar iría directamente a atacarme fuertemente con los hechizos pero así lograría una cierta ventaja porque algunas personas al enojarse solo quieren atacar y se ciegan en eso y no piensan mucho sus movimientos, por lo que yo estaría más calmado y pensaría dos veces mis movimientos, esperaba que la estrategia sirviera y que no fuese contraproducente.



Off: Lanzada de dado de iniciativa.


Última edición por Jason Poulter el Lun Feb 13, 2017 6:45 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lucas Till
Edad del pj : 23
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.770
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Perro beagle (Habla)
Mensajes : 295
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3766-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3767-relaciones-de-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3881-oceano-de-recuerdos-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t4608-arcon-de-jason-poulter#71415
Jason PoulterFugitivos

Maestro de Dados el Dom Feb 12, 2017 10:53 pm

El miembro 'Jason Poulter' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Invitado el Miér Feb 15, 2017 6:21 pm

Incitar a que fuera más agresivo a aquel joven mortífago que le estaba acompañando en aquella misión, en aquella cacería del auror, le había parecido la mejor idea para que fuese algo útil al menos. Sin embargo en el mismo momento en el que vio como la euforia se apoderaba de la varita del chico debió simplemente haber cortado todo aquello, haber tranquilizado al chico y haber dirigido su euforia hacia el objetivo que precisaban aquel día. Ahora ya era demasiado tarde. Lo único que había conseguido era causar el caos en aquel pueblo y llenar la calle, en toda su longitud, de escombros y nubes de polvo que lo inundaban todo.

En aquel momento ya se encontraría en la sede, quizás ya estarían atendiéndolo o quizás se encontraba solo y tirado en el suelo hasta que alguien se dignara aparecer por donde hubiera caído el chico, sin embargo aquello ya no era responsabilidad de Alec, el había cumplido como su superior  le había puesto a salvo, más que suficiente para un novato tan inútil.

Aquella mirada que chocaba con la del mortífago hizo que una sonrisa traviesa curvara sus labios. Estaba claro que los aurores eran sota, caballo y rey; todos marcados por un mismo patrón…amenazas a la muchedumbre y ya te prestan toda la atención que necesitas en el momento que te apetezca. No sabía si es que no se daban cuenta de aquella flaqueza o simplemente no eran conscientes de que aquello era lo que a más de uno de los suyos le había costado ya no solo la varita, si no la vida, exhalar su último aliento. Aquello que poblaban el Valle era simples peones en el tablero de ajedrez de Alec, no dudaría en sacrificar a más de uno con la intención de alterar al auror, sin embargo él parecía no estar dispuesto a sacrificar ninguna ficha e intentar ganar aquella partida sin bajas. Alec no lo permitiría, pues le encantaba ver como se rompen y se recomponen con furia los aurores cuando no consiguen proteger a aquellos de quienes se proclaman defensores.

- Oh, que visión tan simple del mundo – no pudo evitar soltar una risa jocosa – Este, nuestro cambio nos concierne a todos, a cada uno de nosotros….a cada uno de ellos. – le contestó estando en aquel momento a escasos metros del auror, ahora empezaba a tornársele familiar el chico, debía haberle conocido de pasada en el Ministerio, del que antes formaba parte y del que ahora era prófugo.

Pudo observar como con aquel paso, que en un inicio le había parecido un traspié, el auror se aparecía a bastantes metros más allá, donde aun podía verle, aquello debía ser alguna especie de zona abierta. Si esperaba que desde aquel lugar el pueblo no se viera afectado lo llevaba claro, o más le valía solo concentrarse en defender todo lo que les rodeaba. La gente por naturaleza era curiosa, aun a expensas de saber que aquella curiosidad les costaría la vida, y aquello era algo que Alec sabía utilizar bien, muy bien, para ser realistas. Sin pensarlo dos veces, y sin darle opción a pensar en un lugar mejor para aquel enfrentamiento, el castaño se apareció al escuchar aquella verborrea que soltaba, al compás de un Sonorus, el auror.

Observó a su alrededor aquella especie de plaza en la que se encontraba, realmente estaba apartada de las viviendas del Valle, podía ver cómo los últimos rezagados se escondían en sus hogares, incluso llego a vislumbrar a un par de persona ocultarse tras unos montículos de nueve desde donde podrían observar su contienda sanos y salvos, o eso parecían creer ellos, no se equivocaban, al menos de momento. Alec no pudo evitar poner los ojos en blanco ante aquella originalidad por parte del rubio, realmente los aurores se estaban quedando con el repertorio vacío, o quizás es que no estaban acostumbrados a trabajar tanto  - Perdona por la espera, es que tu grandilocuencia me tenía abrumado – ironizó aquello mientras dejaba escapar una risa floja, elevando su varita al firmamento Morsmordre… – arrastró aquella palabra mientras la marca tenebrosa se alzaba sobre sus cabezas, sublime y poderosa.


Última edición por Alec Parrish el Jue Feb 16, 2017 11:20 am, editado 2 veces
avatar
InvitadoInvitado

Jason Poulter el Jue Feb 16, 2017 9:02 am

Aunque no había podido sacar al mortífago muy lejos del pueblo como yo quería, por lo menos lo había hecho lo suficientemente lejos para tener una cierta distancia entre el lugar que estábamos ahora y las viviendas del Valle de Godric. Pude lograr ver que algunos aldeanos se escondían en sus hogares o en donde podían, pero me sorprendí un poco al ver que algunas personas se escondían cerca de la plaza en donde nos encontrábamos el mortífago y yo para probablemente ver lo que estábamos haciendo. Algo que en mi opinión era sumamente imprudente y arriesgado, ya que desde allí podía impactar cualquier hechizo desviado o tal ves en un acto de locura el mortífago quisiera atacar a alguno para tratar de debilitarme, ya que seguramente sabía que lo que menos podía soportar un auror era ver a gente en peligro y además me veía en la obligación de protegerlos porque yo había traído este caos al pueblo y si les pasaba algo me iba a sentir sumamente culpable, por lo que daría todo de mí para defenderlos y tratar de acabar con el mortífago, que se había convertido en toda una amenaza.

-¡Salgan de aquí y vallan a un lugar seguro!-Les grité a las personas que estaban allí en un intento para hacerles entender de que aquel no era un lugar seguro y que podían correr riesgos si se mantenían en aquel lugar. Esperaba sinceramente que entendieran y se retiraran de allí, aveces la gente solía ser insensata y no veía los riesgos, en este caso lo eran porque por querer ver lo que sucedía ponían en riesgo su seguridad.

No me sorprendí al ver como el mortífago convocaba la marca tenebrosa y esta se alzaba en el cielo, era algo ya normal que lo hiciesen, esa era su marca personal y además dejaban asentado de que habían estado allí y que lo que había sucedido en el lugar donde estaba la marca era solamente obra suya, en este caso quería decir que la destrucción de una parte del Valle de Godric había sido realizada por ellos y por nadie más. Esa era una estrategia que usaban para imponer miedo y querer demostrar que ellos tenían el control de las cosas.

Todo eso lo sabía porque como auror había aprendido a estudiar a los rivales y además mi lugar en la Orden era el de vigilante, cuya función era vigilar a ciertas personas cuyas acciones eran sospechosas y por lo tanto tenía que descubrir si pertenecían o no al bando de Voldemort, por lo que lo que había aprendido en la Academia era de una gran ayuda, asi que entendía el accionar y pensamiento de los mortífagos un poco más de que lo podría hacer alguna persona normal, aunque tenía que reconocer que todavía me faltaba experiencia y conocimientos, es decir que todavía no había llegado al nivel de otros aurores pero esperaba que algún día pudiera llegar a ser un gran mago.

-Ya te habías tardado-Le dije refiriéndome al hecho de que era muy predecible que los mortífagos hiciesen eso por lo que iba a picarle un poco con el hecho de que era algo ya bastante predecible y de que se había tardado en hacerlo.-Son algo predecibles con eso de la marca tenebrosa-Le dije sonriendo con falsa arrogancia, si había alguna cosa que no era esa era ser arrogante pero tenía que fingirlo, ya que eso haría confiar al mortífago de que me vencería, sino es que ya lo estaba. El mayor error que puede cometer alguien es confiarse y subestimar al rival, ese era el fin, ya que la confianza segaba y el rival podía ser más fuerte de lo que aparentaba y por ende más difícil de vencer.

-¿Y tus compañeros?, espero que sobrevivan un poco más, seguramente eran uno de los mejores en la filas de tu señor-Dije con total y descarado sarcasmo. Sabía que así tal vez lo molestaría un poco, aunque los mortífagos estaban caracterizados por ser más fríos que un tempano, además también así le haría pensar al seguidor de Voldemort que estaba confiado y que lo estaba subestimando, cosa que lograría que él lo hiciese y ahí yo tendría un poco de ventaja.

Ya era hora de terminar con juegos y palabrería y que comenzara la acción. Tenía que vencer a aquel mortífago por que así dejaría de atormentar a aquel pueblo que por mi culpa se había visto afectado, además no quería que le causase más daño ni que dañara a alguna persona. Por lo sostuve firmemente mi varita y apunte hacía el mortífago, si él no comenzaba con el duelo, lo haría yo.

-Es hora de comenzar con la acción-Dije a la vez de que lo miraba firmemente, tenía que hacerlo así para demostrar que no le tenía miedo y de que estaba listo para luchar. Sabía que era una forma de advertirle al mortífago y que quitaría el efecto sorpresa del ataque pero no pude evitar decirlo, tal vez debería ser menos bocazas.

-Scabiem-Dije firme y seguro en mi cabeza, mientras le apuntaba al mago purista. Sabía conjurar hechizos silenciosos, por lo que era una ventaja pero seguramente mi rival también sabía hacerlo. Esperaba que el hechizo fuese efectivo y si lo hacía iba a dejar al mortífago con dificultad en la vista por un tiempo o con ardor en la cara, cosa que me daría ventaja si no se lograba defender.




Off: Lanzada de dado de ataque.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lucas Till
Edad del pj : 23
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.770
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Perro beagle (Habla)
Mensajes : 295
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3766-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3767-relaciones-de-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3881-oceano-de-recuerdos-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t4608-arcon-de-jason-poulter#71415
Jason PoulterFugitivos

Maestro de Dados el Jue Feb 16, 2017 9:02 am

El miembro 'Jason Poulter' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Invitado el Jue Feb 16, 2017 11:41 am

Realmente estaba sorprendido de que tras toda aquella persecución que había comenzado fuera del Valle de Godric todavía se encontrasen allí, en el mismísimo Valle, quizás algo mas alejados de lo que a Alec le gustaría, sin embargo allí estaban, eso era una realidad. Podía haber esperado que el auror se apareciera en las afueras del lugar, sin embargo había optado por quedarse allí, en aquella plaza donde tendría lugar el espectáculo que ambos iban a protagonizar. Con la nieve que aun era la protagonista del clima actual aquella visión de sus alrededores era realmente gloriosa, aun podía recordar aquella batalla del diecinueve de Diciembre, cuando la sangre roja tiñó la misma nieve que se encontraba ahora a su alrededor, una visión realmente hermosa.

Solo pudo enmarcar una mueca de disgusto en su rostro cuando el auror vislumbro a aquellos incautos que se ocultaban para observar lo que acontecería allí. Alec observaba de reojo como una de aquellas personas tiraba de la ropa del otro, para finalmente seguir allí, agachándose un poco más, como si aquello les diera a entender que ya no estaban allí. Que simple podía llegar a ser la gente a veces, sin embargo entendía que aquella situación despertase el morbo de observar una batalla.

Cuando sus labios terminaron de articular aquella palabra y la marca tenebrosa se encontró libre para tomar forma en el firmamento no pudo evitar relamerse lo labios y observarla atónito. Ver como la serpiente abandonaba la calavera y recorría el cielo, sinuosa y vigorosa. Aquello elevaba su espíritu y encendía la llama dentro de su paramo mental para empezar a pensar en aquella batalla que se presentaba frente a sus ojos. No podía apartar la vista del cielo, y no lo haría para responder aquellas estupideces por parte del auror – Supongo que igual que vosotros, intentando proteger a los que ni siquiera os piden ayuda, aurores… - amplió su sonrisa, sin mirarle si quiera, refiriéndose a aquellos que les observaban en la distancia, aquellos que el auror había prevenido y que aun así allí seguían, expectantes, observando cómo se desarrollaba la situación. Aquella arrogancia del auror no podía parecer más ensayada, aquellos comentarios de libreto, solo le faltaba sacar su cuaderno de apuntes y leerlos de allí.

- Yo solo espero que ahora mismo estén recibiendo su justo castigo por su incompetencia – posó la varita en la marca tenebrosa de su antebrazo para manipular a la serpiente del cielo y comenzar a hacer que esta se enrollase alrededor de la calavera que conformaba la marca tenebrosa en el cielo – Yo mismo los habría torturado, sin embargo alguien tiene que acabar lo que habíamos empezado. Estoy seguro de que más de uno ocupará mi lugar encantado – rió ante aquella visión de sus compañeros recibiendo el castigo justo, un Crucio para empezar seguro que les caería, de ahí en adelante todo sería cosa de quien se encargase de dejarles claro que aquello no era un juego, quizás serían más vehementes con el novato, realmente era el que mejor lo había hecho de aquellos dos.

El mortífago seguía haciendo que aquella serpiente fuera de aquí para allá, como el domador de bestias dirige a sus criaturas en una actuación. Estaba realmente absorto en aquello cuando le pareció escuchar algo por parte del auror. Sabía que estaba distrayéndose demasiado con aquello, sin embargo ver como la marca tenebrosa se movía sobre sus cabezas era algo que le apasionaba. Bajó la mirada del cielo para ver como una estela de polvo negro, ¿pimienta quizás?, se dirigía hacia él. Rápidamente deslizó su varita desde la marca tenebrosa hacía delante, hacía aquella estela, que venía directo a él, para conjurar una ráfaga de viento que pudo alejar la mayor parte de aquello que ahora podía confirmar que era un Scabiem.

- ¿Te crees que soy una ensalada? – escupió aquellas palabras, maldiciéndolo en su fuero interno, y maldiciéndose a sí mismo por haberse obnubilado mientras jugaba con su tatuaje, con aquella preciosa serpiente del cielo. Alec aun se restregaba una mano por los ojos, intentando alejar todo resto de aquello de sus ojos. Había acertado aquel primer golpe, sin embargo aquello cabreó al mortífago que con un golpe de varita lanzo un Bombarda no verbal  hacía donde creía que aun seguían aquellos incautos observadores. Pudo escuchar la explosión, y claramente aquel ruido de piedra derrumbándose tras el impacto de su hechizo le indicó que había errado por culpa de aquella especia.

PD: buen dado el tuyo e.e (Mi dado de defensa falla)


Última edición por Alec Parrish el Jue Feb 16, 2017 12:04 pm, editado 3 veces
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Jue Feb 16, 2017 11:41 am

El miembro 'Alec Parrish' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Jason Poulter el Jue Feb 16, 2017 10:53 pm

No me sorprendía mucho el hecho de escuchar de la boca del mortífago decir que probablemente sus compañeros estarían siendo castigados y que era una lástima que él mismo no pudiese castigarles, es decir torturándolos. El hecho de que los mortífagos eran crueles y despiadados no era una noticia nueva pero sí me costaba escuchar y ver que habían caído tan bajo, no había acto más ruin y asqueroso que traicionarse y torturarse entre ellos por el solo hecho de hacer las cosas mal o no hacerlas como ellos creían que debían hacerse. Ese era otro punto en donde eramos muy distintos los miembros de la Orden a los del bando de Lord Voldemort, ya que nosotros si fallábamos en alguna misión o algún encargo en especial nos apoyábamos entre nosotros y nos animábamos a seguir adelante y progresar, quizás para los mortífagos esto era muy patético y cursi pero era mejor que comportarnos como animales, nosotros eramos más que solo compañeros de guerra y de ideologías, eramos familia y la familia se defendían entre sí y no se destruían con tal de estar en una mejor posición en el bando.

Veía un poco sorprendido como el mortífago jugaba con su marca tenebrosa, ya que la marca que tenía en el antebrazo izquierdo por lo visto tenía algún tipo de conexión con la marca tenebrosa que ahora se alzaba en el cielo, ya que el mortífago con su varita movía la marca de su brazo haciendo que la del cielo se moviese simultáneamente, cosa que hacía influir temor y desesperación en los habitantes del Valle de Godric, cosa que generalmente causaba aquella marca en las personas que la veía. El mortífago por lo visto estaba muy concentrado haciendo mover la serpiente alrededor de la calavera por lo que por lo visto no prestaba atención a nada de lo que podía estar aconteciendo en su alrededor, cosa que yo aprovecharía inteligentemente y le lanzaría un hechizo que lo tomaría por sorpresa y quizás no alcanzaría a defenderse de él, situación que esperaba que se diese, ya que eso me podía dar ventaja y además de que me daría la oportunidad de volver a atacarle y así poder dañar nuevamente al servidor de Voldermort, todo esto era si aquel hechizo era certero y le daba al mortífago.

¡Ja!, el hechizo había sido efectivo y le había dado al mortífago y a pesar de que él había querido desviar el hechizo con uno que conjuraba viento no pudo evitar que la mayoría de la pimienta llegara a su rostro y por ende le afectara considerablemente la visión. Cosa que era una gran ventaja y más sabiendo que tuvo la intención de atacar a las personas que estaban de espectadores, acto que obviamente no pudo realzar, lo cual era un gran alivio para mí, ya que al no tener su visión al 100% no había podido ver bien a donde estaban esas personas por lo que el hechizo dio de lleno en una pared, que si bien era una destrucción más para el pueblo por lo menos hasta ahora no había ningún damnificado por algún hechizo. Esto me hizo poner algo furioso, ya que a pesar que no habían hecho caso a mis advertencias de todas formas ellos no tenían nada que ver con esto y yo tenía que protegerlos, aunque ellos sin saberlo estaban atentando contra su propia vida, ya que estar cerca de aquel duelo no era para nada seguro, por lo que no pude evitar advertirles nuevamente y rogaba que por lo menos alguna persona esta vez  razonara y se alejaran de allí.

-¡Por favor razonen!, ¡Este no es un lugar seguro, así que huyan de aquí!-Les pedí en un acto desesperado para que alguna persona de las que se encontraban allí piense con la cabeza y razonara que era peligroso estar allí en la plaza cerca de ellos. Por fortuna y con un poco de alivio pude ver como una de las personas que estaban "escondidas" le indicaba a otro una dirección y se iban de allí corriendo rápidamente, aunque de todas maneras todavía quedaba gente por allí, no podía creer lo testaruda y cabezota que podía legar hacer algunas personas.

Miré hacía donde estaba el mortífago y pude ver con satisfacción de que el hechizo todavía estaba surgiendo efecto, por lo que aprovecharía para atacar, ya que tendría algo de dificultad para ver y además tenía pensado lanzar un hechizo que dañaría peor su rostro, eso si lograba darle y él no llegara a defenderse o a esquivar el hechizo.-¿Sabes?, Pensé que eras más competente-Dije intentando una vez más picarle un poco al mortífago a la vez de que me movía de lugar, ya que al hablar delataba mi posición.

-Mocomurciélago-Dije nuevamente de forma silenciosa, era una ventaja ser bueno conjurando hechizos silenciosos. Esperaba sinceramente que el hechizo tuviera la misma potencia y efectividad como aquella vez que la use en la batalla que tuvo lugar en Hogsmeade.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lucas Till
Edad del pj : 23
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.770
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Perro beagle (Habla)
Mensajes : 295
Puntos : 113
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3766-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3767-relaciones-de-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t3881-oceano-de-recuerdos-jason-poulter http://www.expectopatronum-rpg.com/t4608-arcon-de-jason-poulter#71415
Jason PoulterFugitivos

Maestro de Dados el Jue Feb 16, 2017 10:53 pm

El miembro 'Jason Poulter' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Invitado el Vie Feb 17, 2017 5:33 pm

Aquella concentración que había puesto en jugar con su tatuaje de mortífago, su marca tenebrosa, podría haberle costado más de lo acontecido. No solía bajar la guardia de aquella manera por regla general, sin embargo con aquel símbolo en el cielo la tentación de jugar con él, jugar con el miedo de los habitantes de aquel valle, el Valle de Godric, había sido una tentación mayor. Sabiendo además que más de un incauto observaba de primera mano aquel enfrentamiento que tenía lugar a escasos metros de sus hogares, a escasos metros de ellos mismos.

A expensas de todo aquello, de su juego con la marca tenebrosa, de toda la persecución previa a encontrarse allí, esgrimiendo sus varitas. Su cabeza iba y venía, pasando del momento presente, de la caza que tenía entre manos, hasta llegar a ver los ojos de Ashton sin tenerlo delante, pues era viernes y ahí estaba él. Ya había avisado a Ashton de que aquella mañana le habían encargado un trabajo extra, había tenido que retrasar sus planes a la tarde y esperaba no tener que cancelar mas de estos por culpa del auror que tenía delante.

Por otro lado realmente no podía creer que el auror hubiera malgastado su distracción, el haberlo tenido a tiro, y con la defensa más baja de lo habitual  habiendo lanzado aquella nube de pimienta. Entendía que ellos, los aurores, buscaban no herir a nadie y enjuiciarlo bajo su sed de niños buenos, sin embargo aquellas reglas ya no valían, no ahora que su propio ministerio  se tornaba en su contra. Aquello solo hacía si no cabrear mas a Alec, tener que enfrentarse a alguien que solo conjura hechizos para niños. Podía escuchar como volvía a advertir a aquellos que les observaban en corta distancia, como intentaba de nuevo que se marchasen, que no formaran parte de aquello; pareció haberlo conseguido pues el mortífago puedo escuchar una ligeras pisadas que se alejaban, sofocadas por la mullida nieve. Si realmente pensaba que aquellos incautos iban a salir de allí de rositas, sobre todo después de lanzarle pimienta a la cara, lo llevaba claro.

Pudo escuchar como una nueva pulla abandonaba la garganta del auror que se veía tan confiado en aquel momento, tenía que librarse ya de aquello. Conjurando un Aguamentí directamente sobre su cara pudo notar como la sensación de quemazón desaparecía de su rostro, sobre todo de sus ojos que debían estar algo irritados en aquel momento. No tardó apenas un segundo en dirigirle la mirada cuando advirtió aquel gesto de varita, aquella floritura que si no recordaba mal tampoco era un conjuro de ataque como tal, aquello ya debía ser una broma. Con agilidad renovada acompañó aquel Protego no verbal con una floritura de su varita para bloquear aquel hechizo, que se desintegro en el mismo instante que chocó contra aquel escudo invisible.

- Y yo que serías más inteligente – escupió aquellas palabras con rabia hacia el chico, odiaba que un duelo se convirtiese en un juego de niños con ese tipo de hechizos, quizás el auror tenía alguna estrategia en mente. Sin embargo aquello…era de chiste.

Apenas una fracción de segundo más tarde dirigí mi varita hacía donde corrían los dos incautos observadores que ahora intentaban esconderse tras el aviso del rubio, uno de ellos tuvo la suerte de pasar el umbral de la casa, el otro sin embargo no pudo decir lo mismo. Con un ágil manejo de mi varita el cuerpo del hombre se dirigió hacia nosotros con suma rapidez, afectado por un Mobilicorpus.

- N-no, por fav… - no llegó a acabar la frase siquiera.

- ¡Viscera expulso! – vociferó a pleno pulmón, dejando que la sangre y los órganos internos de su víctima cayeran a su alrededor, ocupando gran parte de aquella plaza, y que ellos mismos se vieran bañados con la sangre de aquel pobre incauto que había servido como sacrificio. Justo en ese momento creyó recordar el nombre del auror que tenía delante – Rojo…mi color favorito. ¿Y el tuyo, Jason? – quiso provocarle aun más si cabía, estando casi seguro de haber acertado con su nombre, sin embargo aquello no acababa allí. La muerte de aquel hombre no sería en vano, su sangre era lo que Alec buscaba.

Sus labios dieron forma a una sonrisa perversa mientras conjuraba un Memento sanguis para cristalizar en forma de afiladas estalactitas la sangre que aun expulsaba el cuerpo de aquel hombre, además de parte de la que maquillaba el suelo de aquella plaza. Sin dejar de mover su varita, enlazando una floritura con otra, aquella docena de estalactitas sanguíneas levitaron al compás de un Wingardium Leviosa para salir disparadas hacía el auror, dispuestas a atravesar, cortar y golpear su cuerpo con la sangre de aquel a quien quiso proteger. – Precioso... – añadió mientras aquellas lanzas granates volaban hacia su destino.

Off: Con el 8 en mi dado de defensa supero tu ataque y por ende mi dado de ataque acierta. Suerte con el 20 que se te viene encima e.e
PD: podemos empezar a acortar los roles para hacer mas dinámico el rol de duelo si quieres. O como veas jajaja. Yo no tengo problema con escribir mas o menos de entrada xD


Última edición por Alec Parrish el Vie Feb 17, 2017 7:16 pm, editado 4 veces
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Vie Feb 17, 2017 5:33 pm

El miembro 'Alec Parrish' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.