Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Amortentia - Amores equivocados

Invitado el Mar Feb 14, 2017 11:43 pm

Con la cercanía de la luna llena (una especialmente caótica), Remus estaba francamente agotado. Lucía ligeramente demacrado, con las ojeras marcadas y parecía haber perdido un par de kilos y por eso a Sirius no le había extrañado cuando le comentó que iría a dormir una siesta pues era bastante obvio que la necesitaba.

Había comenzado a quitarse la ropa cuando notó una caja de bombones sobre su cama. Extrañado la tomó y la examinó, notando que no traía remitente. Fue por ello que la abrió y el intenso olor del chocolate y pastel de fresas llenó inmediatamente sus fosas nasales. “Debe haber sido Sirius” pensó, sin saber que había acertado sólo en parte.

No pudo resistirse a tomar uno y metérselo por completo en la boca, saboreándolo lentamente para comprobar si su sabor era tan bueno como el aroma que tenía y no se sintió decepcionado, especialmente porque el chocolate parecía haber llenado algo más que sus sentidos.

- Oh, Dios, oh, Merlín –exclamó, llevándose otro chocolate a la boca sintiendo esta vez de forma más clara las emociones intensas que nacían poco a poco.

¿Cómo no lo había notado antes? No estaba seguro, sólo sabía que lo que sentía por Annie palidecía en comparación a sus sentimientos actuales. Estaba perdidamente enamorado, tan lleno de amor que dolía, que sentía que moría si no podía estar con su recién descubierto amor cuanto antes.

- Canuto, ¡Estoy enamorado! No puedo seguir guardándolo, necesito decirlo cuanto antes… –le comentó al pasar, mientras se ponía la chaqueta y corría fuera. ¿Pero cómo encontrarle? Volvió tras sus pasos y tomó la lechuza de Sirius- Debes entenderlo, es importante. Necesito que esta carta llegue al remitente de estos chocolates.

“Necesito verte cuanto antes. ¿Te parece si nos juntamos hoy en el Cafe in the Crypt? Está ubicado en el Trafalgar Square, bajo la iglesia St. Martin. Estaré esperándote.
PD: Los chocolates estaban deliciosos”

Era todo lo que decía en la escueta nota que envió antes de volver a tomar su chaqueta, una bufanda y salir corriendo por la puerta para poder aparecerse lo antes posible en algún lugar seguro de Londres desde donde caminaría hasta llegar al recién mencionado café.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Jue Feb 16, 2017 2:59 am

A ver, que sí... que Ian estaba intentando madurar para dejar de ser un subnormal y que Eris le dejase criar a su maldito primogénito sin decirle que era un desastre inmaduro, pero oye, una pequeña travesura no le dolía a nadie. Una travesura un tanto sucia e infantil. Desde hacía tiempo que se la tenía jurada a Sirius Black, por lo que no vio mejor momento que San Valentin para conseguir que ese tipo cayese bajo sus redes y fuese él mismo el que se acercase a Ian para recibir el puñetazo de su vida. Iba a partirle la jodida nariz hasta dejársela torcida de por vida. Por lo de los calzoncillos, por lo de la cita con aquella tipa horrible y, sobre todo, por lo del cerdo. Arg, lo del cerdo y el culo... eso había sido un golpe muy bajo.

Así que compró unos bombones, se hizo con Amortentia y lo envió a nombre de Sirius Black. Ahora solo quedaba esperar, que se los comiese y que viniese como un perrito enamorado a la puerta de Ian para recibir su rechazo amoroso en forma de puñetazo bestial. ¿Fácil, no? Ian definitivamente no iba para estratega, pero él estaba cien por cien convencido de que su plan saldría a la perfección.

El día 14 de febrero se encontraba en su casa, merendando tranquilamente un tazón de cereales cuando una lechuza entró por la ventana de su comedor y le dio en la nuca, soltándole la carta sobre la mesa. Ian esbozó una sonrisa y la leyó, saboreando su victoria al leer lo que ponía.

Se terminó la leche de sus cereales y fue a prepararse para asistir a su cita. Se sentía un poco gay asistiendo a una cita con un hombre, pero se autoconvenció de que era por una buena causa; una causa muy varonil y hetero. Se vistió con unos vaqueros de color negro y una chaqueta vaquera con una camiseta gris, junto a unas botas anchas. Ni se molestó en peinarse demasiado, sino que fue con unas pintas alocadas, intentando formar algo decente en esa cabeza llena de pelos rebeldes.

Se apareció en un lugar cercano y seguro a Trafalgar Square, para luego caminar hasta el café que nombraba la carta y que, sinceramente, jamás había visto. Así que un poco perdido, caminó por la gran plaza hasta encontrar en una calle aquel café. Comenzó a calentar la muñeca para encontrarse con su San Valentin agresivo en unos pocos minutos... Entró en el café y se sentó en una mesa al no ver a Sirius Black por la zona. ¿Habría llegado demasiado pronto con la emoción? Se pidió una cerveza mientras esperaba, impaciente por ver al subnormal enamorado hasta la médula de su persona. Sonrió él sólo al pensar en ello, bebiendo de la boquilla de su botellín de cerveza bien fresca.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Jue Feb 16, 2017 5:58 am

Vio al chico de sus sueños cruzar por la puerta (NdA: SIRIUUUUS!! TE ODIOOO!!!), caminando despreocupado al café. Remus le observaba desde un rincón, realmente nervioso. A estas alturas había desordenado tantas veces su cabello que era una mezcla entre peluquín de mala calidad y un nido de pájaros, por lo que discretamente intentó alisarlo.

No lo entendía, habían coincidido pocas veces en Hogwarts pero estaba realmente seguro del amor que sentía por él. Masculino, un poco mayor, lo suficientemente inmaduro como para poder hacer trastadas juntos y no pasar malos ratos, además de alguien con un físico envidiable que seguramente no se dejaría intimidar ni siquiera en sus peores momentos.

Se levantó inseguro, pero de sólo verle bebiendo del botellín (un gesto que se le antojó agradablemente obsceno) supo que debía declararse, así que se acercó a la mesa y se sentó frente a él.

- Yo sé que esto es un poco inesperado… a penas nos conocemos, pero por Merlín misericordioso, no podía resistir ni un momento más sin confesarte lo que siento. Yo entiendo que tal vez no te guste pues no soy lo que alguien pudiera llamar una pareja ideal y además soy pobre, pero te juro por cada mago y bruja conocidos, por todos los dioses del planeta, que mi amor por ti es inmenso y estoy completa y absolutamente enamorado de ti –confesó, retorciendo una servilleta entre sus manos, con las mejillas sonrosadas- No puedo prometerte nada, sólo que mi amor es eterno. Merlín, Ian Howells, no sé cómo es que nunca fui capaz de notar todas las cosas que me haces sentir, tantos años en Hogwarts desperdiciados para ahora simplemente encontrarme con la verdad: que eres la persona perfecta para mi, quién me complementa y me hace suspirar. -bajó la mirada, ocultando el sonrojo que se hacía más intenso- Estoy dispuesto a esperar el tiempo que sea necesario por ti, pues creo que una relación debe basarse en la confianza que trae el conocimiento. No soy la mejor persona, pero estoy dispuesto a entregarlo todo si me lo permites –terminó, con la voz cada vez más baja.

Merlín, es que todo era tan intenso, estaba tan enamorado que estaba dispuesto a todo por Ian, incluso a entregar su vida.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Mar Feb 21, 2017 5:32 am

Cualquiera que viese a Ian podía confundirle con un enamorado esperando por su San Valentin, ya que su mirada a pesar de no ser romántica ni dulce, estaba expectante mirando por las ventanas del recinto para ver si veía aparecer a Sirius Black brincando como una tierna mariposita en busca de su amor Ian. Iba a ser TAN divertido que en el rostro del universitario ya se había pintado una sonrisa demasiado amplia como para una persona que está sola. Cualquiera pensaría que ha recordado un chiste y se ha reído él solo.

No obstante, nada de lo que tenía en mente se cumplió. De repente, en vez de ver aparecer a Sirius Black, un tipo aparentemente heterosexual con el pelo un tanto descuidado y pintas de rebeldillo cutre, apareció su amigo gay, ese con el que siempre estaba. Lo peor no fue que se tomase las confianzas para sentarse frente a él, sino lo que dijo a continuación.-Ehh...

Mientras escuchaba lo que decía aquel Gryffindor, Ian sólo pudo pensar en la mala suerte que tenía. ¿Había sido Sirius que había leído sus intenciones o habría sido pura casualidad y mala suerte? No solo no iba a poder pegarle un puñetazo a Sirius, sino que encima ahora iba a tener que lidiar con aquel tonto. El exSlytherin tuvo que bufar cada vez que Remus le decía que estaba enamorado de él y esas mierdas. La verdad es que la Amortentia era jodidamente divertida, ver cómo humilla a algunas personas por sí solas con tanta seriedad en lo que decían. Eso sí, miró a ambos lados porque le daba vergüenza que la gente escuchase eso. No es que fuese homófobo o algo así (de hecho no lo era para nada), pero le daba apuro que pensase que pudiese ser gay con lo varonil y machote que él era. ¿Y si su futuro polvo estaba ahí? No, no, no.-¿Ves? Eso mismo les digo yo a todas, que soy perfecto para ellas, que las complementos y que las voy a hacer suspirar y luego ninguna me hace caso. Luego vienen todas dándose cuenta de que en realidad estaban equivocadas en busca de un poco de Ian. Como tú, ahora.-Respondió con soberbia, bebiendo del botellín de cerveza.-¿Y ahora por qué iba a tener que hacerte caso yo a ti? Yo no soy una cosa con la que se pueda jugar.-Fingió estar indignado, obviamente de coña. Le parecía divertido ponerse en el lugar de las múltiples personas a las que había acosado en busca de un polvo. ¡Ahora él era el acosado! Se sentía bien sintiéndose querido, aunque rápidamente se le pasó el entusiasmo al pensar que a lo mejor el tipo que tenía delante había tenido pensamientos húmedos con la entusiasta relación entre ambos. Iugh.

Iba a levantarse de allí e irse, porque la verdad es que no tenía ganas de perder el tiempo con aquel tipo del que no recordaba ni el nombre. No obstante, se le ocurrió una brillante idea en base a que estaba dispuesto a entregarlo todo si se lo permitía. ¿Cuánto duraban los efectos de la Amortentia? Porque quizás podía conseguir algún tipo de beneficio de ella... (Y no, no seáis malpensados, Ian es demasiado machote como para aprovecharse de esa manera). Así que se apoyó en la mesa, mirando a aquel chico de cerca mientras apoyaba su bebida sobre el cristal. Ahora le dio igual lo que pensara la gente, pues tenía otro objetivo.-La verdad es que yo también me he dado cuenta de que perdimos el tiempo en Hogwarts. La de tías que me he tenido que tirar para descubrir que pertenezco a la otra acera...-Dijo con evidente ironía, aunque se lo curró lo suficiente para que él no se diese cuenta. Si él pertenecía a otra acera era a la de la poligamia.-Pero no puedo estar contigo ahora... estoy ocupado con un asunto que debo resolver...-Se hizo el afligido, poniéndose fingidamente tristón con un rostro decaído.-Hasta que no lo solucione, no puedo permitirme perder el tiempo en el amor...-Esperaba que le preguntase por ello y así Ian podría comenzar con su plan improvisado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Mar Mar 07, 2017 5:05 am

Remus suspiró, sintiendo que le dolía bastante el que él hablase de todas esas otras mujeres en su presencia. Ya sabía que era uno más, siempre lo era en realidad. Siempre el amigo, el colega y nunca el amor. Sin embargo por Ian estaba dispuesto a esperar el tiempo suficiente.

- No esperaba que sintieras algo por mi –confesó, bajando la mirada- es solo que siento mi pecho ardiendo, que explotaría si no lograba decirte lo mucho que me gustas –entre sus manos la servilleta que no había parado de retorcer se rompía cada vez más evidenciando su nerviosismo y desesperanza.

Cuando este se apoyó en la mesa Remus se hizo un poco hacia atrás, sorprendido por su reacción. En realidad pensó que él simplemente se iría al darse cuenta de que, por muchos chocolates que le hubiera enviado, no le convenía estar con alguien como él, sin embargo que le confesara de que probablemente también pertenecía a la otra acera le dio un poco de esperanzas ya que, al fin y al cabo, él también acababa de descubrir de que le iban los chicos, sin embargo su esperanza se apagó cuando este le dijo que no podrían estar juntos. Ese “ahora” simplemente le sonaba como una forma muy sutil de decirle “nunca”.

- Yo… no necesito excusas, ¿Sabes? Sin embargo esperaré hasta que estés preparado. Si en algún momento descubres lo que sientes por mi simplemente envíame una lechuza pues te esperaré el tiempo que sea necesario –confesó, sin siquiera insinuar estar interesado en sus problemas ya que jamás había sido cotilla.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Lun Mar 13, 2017 3:29 am

"Normal", pensó sarcásticamente cuando él dijo que no esperaba que él, Ian Howells, el hetero de los heterosexuales, el machote supremo, sintiera algo por él. POR ÉL. Un esmirriado Gryffindor sin aparentemente mucho que ofrecer. Se reprimió las ganas de bufar con cierta altanería, metiéndose en el papel. Quería intentar a ver si Remus sería capaz de pegarle un puñetazo a Sirius de su parte aprovechando que estaba enamorado hasta los huesos de Ian... quizás si le prometía amor eterno, no le importaba pegarle un buen golpe a su mejor amigo. No sabía muy bien como iba la Amortentia, pero esperaba que fuese lo suficientemente poderosa como para conseguirlo. ¡Y tenía que ser rápido! Porque lo fatal sería que aceptara pero luego no llegase a tiempo a donde Sirius como para que continuasen los efectos del amor eterno.

Él se mostró afligido por el hecho de pensar que Ian le estaba contando excusas. Él era experto en contar excusas, por lo que quizás se le había ido de la mano y lo que quería sonar como una necesidad, sonó como una excusa. Aunque en verdad no supo en donde tuvo el fallo a la hora de pronunciar sus palabras. ¿No quedaba clara la confusión en los sentimientos del chico?

Se serenó, intentando parecer algo confundido pero decidido. Repito, no tenía ni puta idea de cómo funcionaba la Amortentia, pero iba a arriesgarse. Una pena que no recordase el nombre para poder decirlo en voz alta con un toque dramático-romántico.-No es una excusa.-Respondió.-Sólo es algo que tengo que terminar antes de emprender un nuevo camino, pero mis sentimientos por ti están claros.-Añadió, mirándole a los ojos, esbozando una pequeña sonrisa conciliadora que DESEABA convertirse en una carcajada de lo más poderosa.-Hace poco...-Iba a comenzar a contarle una trola como una casa, a ver si colaba.-Tuve un problema hace algunas semanas con tu compañero de cuarto, Sirius... De repente un día andaba por Hogsmeade y... me tiró una piedra por detrás en la cabeza, llamándome maricón, desviado y engendro...-Dijo visiblemente afligido.-La verdad es que me ha costado mucho salir del armario e intenté defenderme, pero al final recibí yo un puñetazo porque él estaba acompañado y en multitud son más, pero no puedo vivir con la idea de que ese... estúpido está por ahí juzgando a personas como nosotros. Y que mucho menos me haya humillado de esa manera...-Bajó la mirada, frunciendo el ceño.-Quiero que Sirius reciba lo que yo recibí para que no se crea que tiene el poder sobre nadie, mucho menos sobre personas como nosotros...-Volvió a mirarlo a los ojos.-¿Tú lo harías por mí?-Preguntó, con unos ojos que fingían estar cargados de sentimiento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Dom Mar 26, 2017 9:24 am

No era sencillo desnudar tus sentimientos frente a la persona por la que estás completamente colado y entregarle el corazón en bandeja para que puedan lastimarte, es sólo que él realmente sentía que no podía pasar un día más sin decirlo pero eso no quitaba los nervios que aún ahora sentía, a pesar de la esperanza, los mismos que demostraba aún retorciendo la servilleta de forma neurótica y patosa, terminando con decenas de pedacitos que se dedicó a juntar uno a uno mientras Ian hablaba.

¿No era una excusa? Sonrió de forma tan tímida como triste puesto que él sabía que tarde o temprano terminaría dándole una. Además hablaba de sentimientos que estaban claros, pero él jamás le había hablado de amor. “Nadie podría quererme” gritó algo en lo profundo de su subconsciente.

Bajó la mirada ante sus ojos escrutadores, perdiéndose la sonrisa que él había dado, por suerte, sino su autoestima maltrecha la hubiese malinterpretado, pero escuchaba atentamente mientras amontonaba aún los papelitos repartidos sobre otra servilleta, pero alzó la cabeza nada más escuchar hablar de Sirius.

Le observó con las cejas fruncidas en clara señal de no entender y simplemente negó con la cabeza mientras volvía a bajar la mirada.

- Lo siento, no creo que haya sido él. ¿Tal vez alguien que se le parecía? –propuso pues, a pesar del enamoramiento, seguía teniendo presente quién y cómo era Sirius Black- Sirius es como mi hermano y le conozco bien. Él no iría por ahí juzgando a la gente por cosas que no puede cambiar… incluso supuso antes que yo que podía ser que me fueran los chicos y hasta intentó conseguirme una cita. Tienes que haberlo confundido… –haciendo una bolita con la servilleta para proteger que ningún papelito cayera de esta, la tomó en su mano mientras se levantaba- ya sabes que estaré esperándote hasta que te decidas. Espero que pronto encuentres al culpable de haberte gritoneado. Ser gay no es algo de lo que mi amigo se burlaría y te aseguro de que él te recibiría encantado si acaso decidieras definitivamente quieres algo entre nosotros.

Acercando la silla a la mesa para no dejar muestras de su presencia en el lugar le sonrió- no te pondré presión, por eso me iré ahora. Necesitas tiempo y espacio para aclarar tus sentimientos, pero ten presente que puedo darte todo lo bueno que hay en mi interior. Gracias por no ser un idiota y tomarlo mal, Ian… y por ser tan comprensivo que incluso preferiste ilusionarme a decepcionarme. –con una última sonrisa se dio la vuelta y salió del café, perdiéndose entre la multitud.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Miér Mar 29, 2017 5:25 am

Méh. Misión fallida.

Desde que el tipo le dijo que debía de haberse confundido, ya Ian supo que aquello no iba a resultar. Resopló con desgana y quitó de su rostro esa cara de gilipollas simpático que había fingido tener para intentar que el Gryffindor se creyese sus palabras. Ahora que sabía que no le iba a servir para nada, evidentemente no pensaba seguirle más el juego. ¡Qué pena! Hubiese sido muy divertido. Se ve que la Amortentia no te vuelve tan loco después de todo.

Se notaba que aquella persona no conocía lo más mínimo a Ian, ya que obviamente si Ian fuese gay, no dejaría que absolutamente nadie se metiese con él. Tenía la mano demasiado suelta y el puño demasiado cediendo de golpes como para permitir eso. Sin embargo, él fue tan necio de creerse no solo eso, sino incluso que podía ser correspondido por el tipo más superheterosexual del puto planeta. Si no tuviese su propio pene, tendría penefobia sin duda. Sin duda aquella cosa te volvía más estúpido de lo normal.

El universitario zarandeó la mano varias veces cuando él le agradeció sus mentiras para que se dejase de tonterías y no tardó en irse. Menudo fracaso. A este paso no iba a terminar de devolverle a Sirius aquella jugarreta y, entre más tiempo pasase, menos sentido tendría. Ya se veía dentro de tres años encontrándose al subnormal ese por la calle y pegándole un puñetazo ya solo por la costumbre de intentarlo. En fin, tendría que esperar a que la magia de la casualidad los uniese en el mismo sitio en el mismo momento para poder darle libertad creativa a sus nudillos en el rostro de Black.

Se levantó de allí tras terminarse la cerveza y sacó unas monedas de su bolsillo, señalando al camarero para que viese como las ponía sobre la mesa antes de irse de allí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.