Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

I found you. {Alec Parrish}

Sam J. Lehmann el Miér Feb 15, 2017 10:18 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Había tenido que cambiar de paradero con bastante asiduidad, puesto que su cara era reconocida en todos lados en el mundo mágico. Desde el momento en el que huyó del Ministerio se había convertido en una fugitiva por la pureza de su sangre, por lo que la búsqueda y captura de personas como ella estaban a la orden del día.

Actualmente se estaba quedando en el Valle de Godric, en una cabaña abandonada que había encontrado gracias a los recuerdos que robó de un hombre que intentó capturarla hacía unos días en Londres muggle. Había protegido la cabaña con algunos hechizos y la verdad es que se sentía como una indigente pobre y sin recursos. Pero no podía ir a su casa, ni a la de sus padres, ni tampoco podía ocultarse con ningún amigo... básicamente porque todos sus amigos o estaban desaparecidos o ahora pertenecían al otro bando. Así que estaba sola. Más sola que nunca. Quizás tenía más oportunidades escondiéndose en el Londres muggle, pero no era la primera vez que la localizaban allí.

Se había prometido a sí misma no quedarse de brazos cruzados. Rodolphus le ordenó que se escondiese y se mantuviese con vida, por lo que no hacía nada malo defendiéndose de aquellos que venían a por ella; ni tampoco anticipando sus movimientos. Así que se abstenía de quedarse quieta por las noches en un mismo lugar, sino que iba en busca de aquellos que venían a por ellas. ¿Para matarlos? Claro que no. Sam no veía solución ninguna en participar en una matanza basada en ideas. Ella los encontraba y les cambiaba los recuerdos, de tal manera que abandonasen cualquier tipo de interés por ella o por cualquier sangre sucia que tuvieran en el punto de mira. Les hacía pensar que ya habían acabado con esa tarea y que no tenían que buscar más. Los hacía más mansos y tranquilos, por lo menos durante un tiempo, con respecto a los sangre sucias. Ella lo llamaba la domesticación del mal caótico. Cada vez que alguien venía a por ella, se defendía si podía o huía si veía que no era capaz de enfrentar a su contrincante, pero si ganaba, solía aprovecharse de sus recuerdos para buscar todo lo relacionado con ella para ir un paso por delante.

De algo tenía que servirle tanta legeremancia y estudios sobre el control mental. Ahora es cuando verdaderamente se daba cuenta del poder que tenía en sus manos.

Esa noche había aprovechado para ir a visitar a un mortífago que vivía con su familia en Godric gracias a la cercanía. Le había cogido antes de entrar en casa, por lo que fue rápido y más fácil de lo esperado debido a que nadie está con la defensa alta en su propia casa. Se llamaba Bernard y cualquiera que se metiese en su mente se daría cuenta de lo que era una persona ruin y despreciable. Tenía orden de capturar al máximo número posible de fugitivos y no era la primera vez que le seguía la pista a Sam, por lo que se encargó de borrarle todo tipo de recuerdo importante a cerca de cualquier fugitivo, además de mermar su deseo de sangre con los sangre sucias.

Después de eso, caminó con tranquilidad por las calles de Godric, aquellas más oscuras y deshabitadas, con intención de desviarse rápidamente hacia el bosque en dirección a la cabaña. Vestía con pantalones ajustados, vaqueros de color oscuro, mientras que el resto de su vestimenta eran una chaqueta de cuero y unas botas del mismo material.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 13.190
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 283
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t5108-el-baul-de-los-recuerdos-arcon-sam-lehmann#76494

Maestro de Dados el Jue Mayo 04, 2017 6:59 pm

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Invitado el Lun Mayo 08, 2017 3:18 pm

La decepción por aquel combate tan sencillo que había protagonizado Sam se podía ver reflejada en el rostro de Alec. No entendía como había conseguido escapar de sus redes durante tanto tiempo y caer ante él de aquella manera tan sencilla. Su hechizos le habían parecido tan débiles como los de aquel alumno que venció en la conquista de Hogwarts, el día en el que cayeron las máscaras y el mundo mágico fue de ellos.

Apagar aquella lengua de fuego no requirió de gran esfuerzo, menos aun cuando fue tan obvio lo que ella pretendía. Sin embargo ahora nada de aquello importaba, ella estaba destinada a caer en el regazo de la muerte tras recibir aquel hechizo. Un perfecto agujero se podía observar en su hombro, del diámetro de un dedo como mucho, pero letal sin embargo.

- Observa este lugar Sam, va a ser lo último que veas antes de morir. –
le dirigió una sonrisa vacía. -  ¡Petrifucus totalus! – rugió aquel hechizo, sentenciándola a morir allí parada, sin la posibilidad de mover ni de usar su varita para algo mas que para aparentar ser una estatua mientras la muerte extendía sus brazos hacía ella con cada segundo que pasaba y conforme el veneno se extendía por su cuerpo. Esperaba dejarla allí tirada, no quería verla más. Nunca más.

OFF: Dado de mierda xD, me da que hasta con el -8 por el mortis te defenderás jajajaja. Menos mal que tiene más efectos secundarios conforme avanza buahahha,


Última edición por Alec Parrish el Lun Mayo 08, 2017 3:21 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Lun Mayo 08, 2017 3:18 pm

El miembro 'Alec Parrish' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Sam J. Lehmann el Lun Mayo 08, 2017 8:08 pm

Había quedado claro una cosa: Sam no era una buena duelista y se estaba enfrentando a alguien que sí lo era. Era cierto que tenía los conocimientos básicos de todo duelista, pero no tenía esa perspicacia en combate que poseían los demás, la cual seguramente había sido adquirida por la experiencia. ¿Pero Sam? Sam rara vez ha tenido que enfrentarse en un duelo a muerte hasta estos últimos meses, ya que antes se dedicaba expresamente a volcar su tiempo y esfuerzo en la legeremancia, algo que en un combate de ese estilo no tiene cabida.

Al recibir aquel golpe en el hombro no dudó en mirar para ver cómo se formaba aquel pequeño círculo que marcaría un solo un final. Se asustó tanto que sus ojos se quedaron ojipláticos y su cabeza comenzó a agobiarse por el tiempo que le quedaba. Era un Mortis Scarlatte y sólo podía salir de esa con un bezoar. Ella tenía un bezoar, pero en su tienda y como no pudiese llegar iba a quedarse allí muriéndose lenta y dolorosamente sólo porque Alec era un humano asqueroso y una persona todavía más ruin. Al ver aquello impactar contra su cuerpo, Sam retrocedió en el suelo, notando como aquello se propagaba de una manera escandalosa por su interior. Lo sentía. Podía sentir como aquel veneno le devoraba lentamente por dentro: lo sabía por su energía y su ánimo y, sobre todo, por el dolor que empezaba a sentir. Ahora sí que Alec se había ganado un asiento privilegiado en el infierno de Sam. Aquel odio y sentimiento de repudio y crueldad no era algo que Sam pudiese perdonar ni en los últimos momentos de su vida. Era buena por naturaleza, sí, pero no era gilipollas. Ahora mismo lo único que deseaba es ver cómo alguien le devolvía aquello a Alec y le triplicaba el dolor que ahora mismo estaba sintiendo ella—Nunca le he deseado el mal tanto a nadie antes. Espero que te pudras. —Le respondió con desdén sin atender a sus palabras estúpidamente filosóficas de que observase sus últimos minutos. Será imbécil.

Lo único que hizo fue alzar al varita cuando aquel hechizo salió de sus labios, con la sencilla idea de defendérselo para tener su última oportunidad.


OFF: Tiro dado de defensa, necesito un 10 para poder defendérmelo. Sam 2 - 0 Alec. Si no me defiendo ya ganas y tal.  
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 13.190
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 283
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t5108-el-baul-de-los-recuerdos-arcon-sam-lehmann#76494

Maestro de Dados el Lun Mayo 08, 2017 8:08 pm

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Sam J. Lehmann el Lun Mayo 08, 2017 9:25 pm

Había cerrado los ojos detrás de ese Protego, ya que si aquello le impactaba no quería tener que seguir viendo el rostro de aquella persona que no solo le decepcionó como humano, sino que se ganó su odio en menos de media hora de hostilidad y crueldad. No obstante, aunque sus esperanzas fueran pocas, funcionó. Seguía bien y lo sabía porque podía sentir que con cada mínimo movimiento que ejecutaba que todo su interior ardía por culpa del veneno que la estaba recorriendo a una velocidad que daba miedo.

El dolor fue el desencadenante de que reaccionase rápidamente, por lo que aún con la varita en la misma posición, fue ella esta vez la que conjuró un hechizo contra él. No iba a ser la necia que pierde el tiempo intentando cosas que solo alargarán el proceso, ya que ella lo que necesitaba ahora mismo y de manera rápida era irse de allí cuánto antes. Y dado que no podía (por tiempo) ni tenía el poder como para ganar a Alec en batalla, tenía que optar por lo rápido y sucio. De su varita salió un Cylon cerebrum que impactó directamente contra el mortifago. Él había usado un hechizo que te enseñan en primer año para acabar con ella, pues ella utiliza uno que aprendes en Hogwarts con quince años y que podría servirle muy bien. ¿Por qué optó por ese hechizo? Porque estaba cien por cien segura de que nadie en su sano juicio se lo habría lanzado nunca y no sería tan fácil que se acostumbrase a él. Si le llega a lanzar un confundus, con su capacidad de oclumante apenas sería útil ni le daría tiempo a ella a hacer lo que tenía pensado.

Al ver como Alec retrocedía por el impacto, Sam se dio la vuelta para buscar por el suelo una piedra. Sentía como uno de sus brazos apenas le respondía y como ese dolor ardiente le bajaba lentamente por el costado hacia las piernas. Estaba temblando y sus ojos estaban llenos de lágrimas de impotencia. Al encontrar la piedra, la golpeó con un portus para convertirlo en un traslador instantáneo, ya que ella no podía aparecerse por culpa del encantamiento protector de Alec. No pudo pensar en ningún sitio idóneo como hubiese sido su propia tienda de campaña, ya que se encontraba en un sitio que ahora mismo no reconocía ya que cambiaba día sí y día también de ubicación. Así que el traslador la llevaría a las calles de Godric, aquellas que daban a un parque infantil que en aquel momento estaría vacío. ¿Por qué ahí? Porque esperaba estar a salvo para poder aparecerse en su tienda a tiempo y era el único sitio que se le había ocurrido así de rápido. Podría haber ido a la casa de algún ser querido pero... ahora mismo no tenía a nadie que diese un duro por ella.

Sin embargo, nada más tocar el traslador y ver como Alec recuperaba la compostura, desapareció de aquel lugar y apareció en aquel parque infantil. No salió todo como esperaba. Los efectos de trasladarse con un traslador habían hecho que los efectos del veneno se propagasen con más rapidez y le fuera imposible siquiera pensar en aparecerse debido a su estado.

Se dejó caer al suelo y soltó un grito de dolor, apoyándose en un tobogán. Se sentía como si todo su cuerpo ahora mismo estuviese en su contra, como si algo en su interior estuviese creando agujas que poco a poco van creciendo e incrementando su dolor como si de una ola muy densa de cristales estuviese matando todo en su interior. Allí en donde Alec le había impactado con el Mortis Scarlatte (el hombro derecho), estaba negro por culpa del veneno y podía verse como el veneno había inundado varias venas y éstas recorrían gran parte de su cuerpo en todas las direcciones. Volvió a proferir un grito agonizante de dolor, el cual le seguían otros de puro delirio. Cayó al suelo, totalmente incapacitada para hacer nada. Una de esas venas de color negro llegaba lentamente hasta su cabeza y pudo notar como poco a poco iba perdiendo la visión de un ojo, algo que no le importó teniendo en cuenta el dolor que estaba sintiendo en ese momento. ¿Acaso había vuelta atrás para aquello? Era sin duda lo más doloroso que había experimentado en toda su vida. Lo más humillante también. Pero sobre todo era lo más desesperante. Había llegado a un punto en donde sentía tanto dolor y estaba tan débil, que ya no podía ni resistirlo con gritos. Ahora lo único que profería eran estímulos involuntario del cuerpo ante tanto daño interior, mientras ella solo podía observar el cielo estrellado probablemente por última vez en su vida y por muy poco tiempo. Comenzó a llorar y las lágrimas comenzaron a caer por su mejilla, ya que eso era un estímulo por el que apenas tenía que esforzarse.


OFF: No uso dado de ataque sino que uso mi turno de ataque para huir de la escena. Tengo permiso de Alec para poder golpearle con el hechizo que he puesto en mi post para tener oportunidad de huir. El duelo queda Sam 3 - 0 Alec, ya que aunque no le hayas dado el tercer toque, el Mortis Scarlatte la ha dejado peor que nada. Soy una cobarde y huyo. ¡Hasta nunqui! Jijiji.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 13.190
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 283
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t5108-el-baul-de-los-recuerdos-arcon-sam-lehmann#76494

Fiona T. Shadows el Jue Jun 01, 2017 5:36 pm

Ya había anochecido cuando dejó atrás las calles colindantes con el Ministerio de Magia. Apenas había avanzado un par de metros cuando recibió un aviso del cuerpo de Aurores, pues había salido del Ministerio antes de su horario estipulado. El aviso hablaba de un ataque en Godric, donde vecinos asustados avisaron a las autoridades pertinentes de dicho avistamiento. En los tiempos que corrían era difícil precisar quién era realmente la víctima y quién el agresor pero el nuevo gobierno trabajaba de manera que pareciese que defendían a los ciudadanos de las amenazas. Amenazas compuestas por magos que huían del peligro que les acechaba a la vuelta de la esquina. Amenazas compuestas por muggles cuyo único crimen era conocer la existencia de la magia por sus familiares o amigos cercanos. Amenazas que no eran tal salvo para el nuevo gobierno, que parecía pensar que cualquier signo de debilidad ante seres inferiores les haría perder el poder que en ahora ostentaban.

Fiona se apareció algo apartada del revuelo que podía encontrarse en las calles del pequeño pueblo mágico. Pudo oír, no muy lejos de donde se encontraba, como un grupo formado por magos del cuerpo de Aurores hablaba con unos pocos vecinos que, de manera casi imposible de entender debido al estado de ansiedad en el que se encontraban, relataban a unos y otros lo sucedido sin indicar de manera precisa dónde había sucedido todo.

No sabía exactamente qué estaba buscando. Suponía que simplemente tenía la vana esperanza de llegar antes que sus ahora compañeros y antiguos Mortífagos de encontrar rastro alguno de la víctima. O, en este caso, de aquel mago agresor que se había metido en problemas. Posiblemente algún traidor a la sangre deseoso de encontrarse con su familia cuando la mala suerte llamó a su puerta y fue atacado por un Mortífago. O por un miembro del nuevo gobierno.

Tuvo más suerte de la que habría podido esperar. Escuchó un leve susurro tras de sí. O más bien, un jadeo que alertaba de algo no muy lejos de donde se encontraba. Entre la maleza donde se encontraba escondida, se giró y miró en busca del foco del sonido y, con la poca luz que prestaban las farolas, pudo vislumbrar la figura de una persona tendida en el suelo.

No tardó en identificar su rostro. No como la persona que era con nombres y apellidos, sino como una de las caras que el Ministerio de Magia ponía en sus carteles de se busca y que ahora decoraban cada centímetro del país. Aquello bastó para que  Fiona tocase el hombro de la chica y se desapareciese lejos de allí.

El lugar elegido se encontraba lejos de allí. Situado bajo las calles de Londres, fuera del alcance de magos y muggles. Lejos del bullicio que metros por encima de ambas se encontraba.

- ¿Puedes oírme? – Preguntó Fiona no estando muy segura de si aquella mujer seguía consciente de lo que le estaba sucediendo. – Venga, despierta, no te ha llegado la hora todavía. – Añadió antes de conjurar un patronus que rápidamente desapareció portando un mensaje. – Cuéntame, ¿Cómo te llamas? No puedes dormirte ahora, así que tienes que contarme algo. ¿Sabes quién te ha hecho esto? – Sólo quería mantenerla despierta hasta que uno de los miembros de la Orden del Fénix apareciese con los recursos suficientes como para salvarle la vida.

Aquello no tardó demasiado en suceder. Un golpe alertó de la llegada de un hombre de unos sesenta años, con barba grisácea y marcadas entradas en ambos lados de la cabeza.

- Creo que la han envenenado. No ha perdido mucha sangre pero apenas tiene consciencia y… - El mago apenas cruzó palabra alguna cuando sacó de su macuto una manta de cortas dimensiones que tendió en el suelo. La abrió dejando ver un amplio contenido de frascos de diferentes colores y formas.

- Esto no va a ser agradable, querida. – Dijo antes de coger el primer frasco y verterlo en el interior de la boca de la chica.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 22.500
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 689
Puntos : 517
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.