Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Cazador cazado [Laith Gauthier]

Invitado el Mar Feb 28, 2017 11:07 pm

Llevaba ya un par de meses escondiéndome en la ciudad de Londres , mis planes no habían salido como esperaba , esperaba pasar desapercibido entre la comunidad mágica , no acabar perseguido por mortificaros y el ministerio , hasta la noche de hoy no había vuelto a tener ningún incidente , pero esos jóvenes me habían encontrado y pensaban entregar la cabeza de un fugitivo para escalar en sus puestos , no creo que supiesen quien era yo , seguramente me vieron esconderme de algunos de sus compañeros y por ello dedujeron que estaba siendo buscado por sus superiores. El barrio en el que me andaba escondiéndome esta semana estaba a la periferia de la ciudad , en este había una gran cantidad de casas vacías entre las que iba cambiando regularmente para que no me encontrasen con gran facilidad . Había abierto una nueva esa misma noche por lo que no esperaba visita tan pronto bajando así la guardia , grave error por mi parte.

Mientras descansaba la vista pude llegar a oír unos pasos dentro de la casa , por lo que decidí abrir los ojos y pude ver desde el salón unas sombras que se extendían por el pasillo , mientras que se acercaban al punto en el que podríamos llegar a vernos saque la varita y me puse en guardia esperando a que apareciese aquel que había entrado en la casa. No le dio tiempo a ver donde andaba parado esperándole antes de que cayese al suelo por mi primer hechizo , pero cometí otro error , el joven no estaba solo y sus dos compañeros cruzaron hechizos conmigo , iluminado la casa con las luces de colores que salían de las varitas , durante el intercambio un hechizo de dio lanzándome a través de el ventanal principal del salón . No era una ventana de estas finas que se rompen son nada , pero igualmente mi cuerpo paso a través de ella haciéndome rodar por el césped descuidado del porche delantero.

Noté en mi mano y mi cara la humedad del césped justo antes de darme cuenta de la humedad que surgía de mi tripa , la ventana me había cortado al pasar y ahora sangraba por la zona de la tripa. Me levanté y empecé a caminar a paso acelerado intentando dejar la casa atrás lo más rápido posible , esperaba que saliese alguno de los tres jóvenes y tuviese que enfrentarme otra vez , esta vez herido. Cada vez me iba alejando más de la casa pero de esta no salía nadie , a lo mejor había conseguido aturdir también a uno de los dos que quedaban en pie y el tercero se había echado atrás , o a lo mejor había ido a buscar más refuerzos para seguir dándome caza.

Me tambalee por los túneles y los callejones más cercanos hasta que que mis ganas de seguir adelante desaparecieron en mi cabeza , no iba a morir ese día , no podía morir a mano de esos novatos, encontré una puerta en uno de los túneles y me tumbé apoyado en esta , mi mano estaba húmeda de haber estado intentando mantener la herida cerrada con esta . Cierro los ojos y noto como cada vez hacía más frió en el túnel , aunque seguramente eso solo fuese una sensación por la perdida de sangre.
avatar
InvitadoInvitado

Laith Gauthier el Miér Mar 01, 2017 12:19 am

Ese día era de aquellos en los que no había tenido trabajo. Lo frustraba un poco, pero al final había conseguido hacer algo con su vida. Pensó que podría tener un día tranquilo, simplemente pasear por Londres, comer algo bueno y descansar, incluso podría pensar en dibujar un poco. Pero parece que su día no planeaba estar así. A veces le daban malos presentimientos, como un cosquilleo en la nuca que le robaba el aliento. Era un susurro en su oído que le pedía irse, huir. Laith a veces intenta ignorarlo, es un hombre ya maduro que debe aprender a controlar las emociones y no simplemente lanzarse al peligro, pero lo cierto era que no podía ayudarse. Si algo malo estaba sucediendo, significaban heridos, y él formaba parte importante en ese sentido para poder ayudar a los demás. Tanto nomaj como magos, su participación podía ser decisiva para ellos.

Su gusto por ayudar lo había llevado a una carrera de medimagia, y su interés por la comunidad nomaj lo invitó a tomar cursos de medicina, instruido en ambas profesiones aunque trabajara como sanador. De cualquier modo, sus pasos lo llevaron hasta una casa donde había un mago herido, por sus fachas y su manera de casi atacarlo supo que tendría que ser de aquellos puristas. Lo frustraba mucho que la guerra dentro del mundo mágico provocara tantos heridos que tenía que trabajar incluso en sus días libres, pero lo cierto era que era tan devoto a sus principios que no podía negarse al instinto de ayudar. Lo curó lo más que pudo bajo constantes amenazas y salió.

Pensó regresar al Londres común, prefería la delincuencia nomaj que las peleas de los magos, aunque algo más sucedió. El aroma de la sangre lo hizo fruncir el entrecejo, un camino de sangre desde el jardín frontal hasta algún lugar. Maldijo en francés mientras sacaba su varita y comenzaba a limpiar con un hechizo básico, siguiendo el camino y limpiándolo rápidamente de forma mágica mientras avanzaba. Sus pasos lo llevaban a través de callejones y túneles hasta que en uno vio algo distinto. Alguien, para ser más concretos, parecía alguien herido, probablemente la segunda parte de la pelea de aquella casa.

Su rostro le sonaba de algo, ¿lo conocía? Se lo dudaba. — Tranquilo, soy… —¿sanador? ¿Médico? ¿Era un mago o un nomaj? De pronto vio su rostro en un periódico imaginario salido de sus recuerdos en Estados Unidos, era un miembro de la MACUSA, ¿qué hacía ahí? — Soy sanador, puedo ayudarte —le hizo saber en cuanto encontró palabras, tratando de recordar su apellido. ¿Era un auror? No iba a hacer preguntas estúpidas, disponiéndose simplemente a suspirar mientras sacaba su varita con intenciones de que lo dejara curarlo. Era precavido por si lo atacaba, como le sucedió en la casa, así que quería ser cuidadoso con lo que hiciera.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 580
Puntos : 488
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Invitado el Miér Mar 01, 2017 1:27 am

Sigo sintiendo el frió pero cada vez más cerca de mi hasta llegar un punto en el que lo siento dentro de mi , en este momento no tengo miedo , se que no voy a morir , puedo sobrevivir bastantes horas con esta herida y a no ser que me sigan el rastro aquellos con los que acababa de batirme en duelo , mientras pienso en mis opciones para sobrevivir noto que una figura se va acercando hacia donde estoy tirado , esa figura la cual aun no distingo podría ser tanto mi salvador como podía ser perfectamente mi verdugo que viene a acabar lo que había empezado en esa casa vacía en el barrio de nomags , según se va acercando puedo distinguir que no era ninguno de los tres jóvenes que me habían tendido la emboscada , aunque también era joven era muy diferente a estos. Tenía una estética bastante moderna y no llevaba ninguna ropa típica de los mortifagos.

Cuando veo que se acerca más aun al lugar donde estoy tirado levanto la varita y apunto al joven preparado para usarla en combate si realizaba cualquier movimiento sospechoso , que no estuviese en la casa no significa que no hubiesen contactado con sus superiores y estos hubiesen decidido mandar a resolver el desastre a alguien mucho más hábil , alguien que podría hacer frente a una persona licenciada en magia con buena nota en las artes oscuras , algo que si hubiese estado atento no habrían logrado los de antes.

Cuando habló lo note , no era ingles , seguramente pertenecía a mi mismo continente , o a Australia , nunca había hablado con un australiano así que no sabía decir. Su voz consiguió que me calmase , por su forma de comportarse descarte que fuese un duelista por lo que baje la varita y la guarde en una funda especial que tenía para poder sacarla con velocidad. Decía ser sanador , y aun pareciéndome una gran coincidencia prefería no cuestionar el como me había logrado encontrar , ya fuese por total casualidad o porque había logrado seguir mi rastro de sangre hasta la boca del túnel.

Abrí un poco los brazos en señal de que me dejaba sanar , no podía creer que hasta en esos momentos tuviese que quedarme pensando cuales eran las palabras con las que le iba a hablar , quedándome bloqueado sin saber como empezar , no sabía como era la manera adecuada para darle las gracias por lo que estaba haciendo ni como hablarle sin parecer una persona ruda y desagradecida. Tras unos minutos pensando pude reunir las fuerzas para entablar esa conversación que desde que empezó a pensarla estaba dando vueltas en mi cabeza.

- ¿Como te llamas, joven? - hice un parón en el que me sentí super estúpido por haberle llamado joven pareciendo un abuelo - Me llamo Theodore , creo ... creo , creo que me están buscando , si te ven curándome tendrás problemas - . Y era la verdad , toda aquella persona que ayudase a los enemigos del estado serian juzgados y las leyes desde la llegada de los mortifagos al poder se habían endurecido bastante , por lo que las penas eran desproporcionadas de acuerdo con el crimen que se había cometido.
avatar
InvitadoInvitado

Laith Gauthier el Miér Mar 01, 2017 5:51 am

La voz del sanador había sido suave para no preocuparlo de más, por no parecer amenazante. Su acento era americano, el inglés lo había aprendido en Estados Unidos y no en Canadá como lo había hecho con el francés, su idioma materno. El hombre entendió que era inofensivo, así que bajó su varita haciendo suspirar con calma a Laith, no quería otro problema de ninguna forma, no quería otro duelo por hacer algo bueno. Había limpiado toda la sangre en su recorrido, así que esperaba que nadie los hubiera seguido. El canadiense estaba acostumbrado a la gente malagradecida, así que no le extrañaría recibir una respuesta hostil.

Se había arrodillado en el suelo a intentar curarlo. Llevaba ropas bastante casuales y rozaba un poco lo nomaj, alzándole la camisa para poder ver qué tan profunda era la herida. Lo estresaban las heridas muy profundas cuando no estaba en San Mungo, pero suspiró y comenzó a curarlo lentamente en su intento, mirando a aquel hombre. Si no hubiera estado tan preocupado, se hubiese reído de ser llamado joven, si bien lo era no creía que el otro luciera particularmente viejo. Lo oyó decir su nombre y recordarle la desgraciada verdad que él sabía, no era idiota y conocía el riesgo que estaba corriendo, pero exhaló con toda la calma que pudo recolectar.

Mi nombre es Laith —se presentó, sin distraerse demasiado de lo que estaba haciendo. — Si no me delatas, nadie sabrá que yo te he curado, es lo mínimo que espero cuando salvo a la gente de casi morir —le confesó, mirándolo a los ojos unos segundos antes de seguir a lo suyo. Vivía con el constante miedo a que la gente lo delatara, como una realista fábula del sapo y el escorpión. Él sólo era un sapo intentando ayudar en un mundo lleno de escorpiones a los que les tendían la mano y cogían el pie. En un mundo tan retorcido como el que ahora les llamaba, no era en lo absoluto extraño, pero él tenía la esperanza de no ser juzgado por bueno.

Guardó silencio mientras intentaba curarlo. No iba a poder devolverle fácilmente la sangre pero podría cerrar su herida, y de pronto se le ocurrió algo, alzando su mirada de nuevo a su rostro. — Eres... Cooper, ¿verdad? Theodore Cooper, auror de la MACUSA —recordó repentinamente, observando al moreno hasta que finalmente terminó de curarlo. Le parecía un poco extraño, que pudiera encontrarse a un auror estadounidense en Londres. — ¿Qué es lo que estás haciendo aquí? —le preguntó, olvidándose del voceo y dedicándose a tutearlo, porque al final en las calles no eran absolutamente diferentes.

Limpió la sangre de las ropas del mayor mientras intentaba escuchar si no venían los jóvenes que antes había visto. Creyó que con lo mal parados que los había dejado la pelea no habían tenido más ganas de meterse en problemas, quizá pensaron que se habían metido con una presa bastante grande para sus fauces. Pero trató de mantener la calma, no quería estresarse de más ahora que la herida estaba cerrada. No tenía mucha experiencia más que algunos años, pero poco a poco se iría haciendo de ésta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 580
Puntos : 488
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Invitado el Miér Mar 01, 2017 7:40 am

Allí donde antes solo reinaba el frió empecé a sentir una sensación de calidez , calidez y un picor , un escozor que había dejado de sentir cuando el cansancio había invadido mi cuerpo , uno que sentí en el momento en el que me hice el corte pero según me tambaleaba había dejado de sentir , la calma que me invadía según me sentía cada vez más cansado , cada vez con más ganas de cerrar los ojos estaba desapareciendo y donde antes había calma volvía a gobernar el dolor . Normalmente una persona creería que esto era algo negativo, pero en verdad esto significaba que ya no estaba al borde de cerrar los ojos y perder la consciencia tirado en el suelo esperando a que alguien me recogiese , esto significaba que volvía a sentir porque volvía a estar activo y no adormilado.

Aun sabiendo que el dolor era algo positivo en esta situación , este nunca llegaría a ser agradable. Estos momentos me recordaban a mi vida como Auror , la cual no había dejado mucho tiempo taras pero que en mi cabeza había sido una eternidad , el dolor le hizo recordar aquellos momentos en los que había estado en situaciones similares o peores , tenía cortes por todo el cuerpo que eran la muestra de mis años como auror , pero el dolor le llevo a otro sentimiento , el sentimiento de perdida , no de perdida familiar o la muerte de algún ser querido , si no la perdida de una parte de uno mismo , en mi caso la pierna derecha y la mano izquierda que actualmente habían sido sustituidas por prótesis que había ocultado con unos pantalones largos y guantes. La perdida de un miembro no significaba desprenderte de un trozo de carne y hueso , también significaba oscurecer tu forma de ver el mundo , la perdida de cada miembro me había hecho cambiar la forma en la que veía el mundo, con cada una de estas perdidas el mundo perdió color ante mis ojos y se volvió gris y negro.

Asentí con la cabeza cuando menciono lo de no delatarle , no se me había pasado por la cabeza , solo se me habían ocurrido lo que le podía pasar si le encontraban en este mismo momento ofreciéndome asistencia medica, no se me había pasado por la cabeza pensar que otras personas eran capaces de delatar a aquellas personas que un día les había salvado la vida. Esto le hizo chocar con la realidad y darse cuenta de que no toda la gente seguía el código moral que yo considero respetable, entre lobos y tigres también caminaban las ratas, esperando el momento para traicionar a sus compañeros siempre que esto les libre de algún mal o les sirva para ascender en la cadena social a la que pertenecen.

Al escuchar mi nombre salir de su boca un escalofrió recorrió mi cuerpo , desde el día en el que comencé a esconderme no había escuchado mi apellido salir de la boca de otra persona , tampoco de la mía aunque mi cabeza me lo recordaba día a día. El apellido no era solo algo que se ponía detrás de mi nombre , era mi familia , y yo soy el legado de ese apellido al que tengo que hacer honor y por el que tenía que luchar , luchar por lo que soy , luchar por ser Auror , Auror como había sido mi padre , como habían sido los suyos , como eran mis hermanos , un Auror en cuanto a espíritu , MACUSA solo eran unas siglas del pasado , y todo aquel que trabajaba para el ministerio de magia de Gran Bretaña no podía ser considerado por mi como un Auror , pero yo si que lo había vuelto a ser tras el parón al haber abandonado el departamento años atrás , seguía cazando al mismo tipo de mago que había cazado entonces solo que ahora estos gobernaban con impunidad, un Auror no puede negar lo que es , y menos siendo un Cooper.

- He venido a cazar, como he hecho toda mi vida , lo único es que últimamente me ha tocado hacer el papel de presa - me aprieto las tiras de las pro tesis al darme cuenta de que ya puedo volver a moverme . La magia ya había hecho lo suyo , ahora solo faltaba encontrar un lugar seguro donde alojarme hasta recuperarme en mi totalidad, aunque sobre lo necesario para recuperarme en mi totalidad seguro que sabía más el doctor que el auror - deberíamos movernos antes de que registren la zona voy a seguir necesitando tu ayuda , aun habiendo curado necesitare ayuda para moverme. -
avatar
InvitadoInvitado

Laith Gauthier el Miér Mar 01, 2017 8:09 am

Dentro de la cabeza de Laith vivía la paranoia. Siempre que hacía algo bueno que parecía malo, sentía una constante monomanía a que las cosas se tornasen en su contra, ser bueno en un mundo donde serlo es juzgado puede llegar a ser peligroso. Su mente era clara y nítida mientras lo curaba, cerrando desde el centro la herida poco a poco, con tal maestría que no dejaría cicatriz al cerrarse por completo, aunque incluso así mucho cansancio y debilidad serían puestos en su lugar. El canadiense aún veía con ojos de color un mundo sepia, quería creer, se forzaba a hacerlo, en que no era el único en el mundo a quien no le importaba hacer cosas amables sin mirar a quién las hacía. Curar, ofrecer ayuda, eran cosas básicas que para él eran tan naturales que no concebía un mundo sin ellas.

Le compartió su inquietud sobre ser delatado, algo que por muy lógico que pareciera no lo era en lo absoluto. No con el actual régimen donde todo lo que hacía tenía que ser a puertas cerradas, con discreción y fingiendo no alterarse por nada. Por ello casi fue catártico saber que frente a él estaba un hombre de la familia que había admirado en sus épocas como estudiante. Siempre conseguía el periódico mágico y leía noticias sobre algunos aurores importantes, no recordaba que Theodore fuera realmente reconocido probablemente por sus colegas, pero tal como su familia esperaba que tuviera principios firmes tanto como él tenía firmes los suyos. Porque una persona sin principios simplemente no era nada. Había algo, sin embargo, que le disgustaba de la esencia del hombre frente a él, pero decidió no comentar nada al respecto.

Cielos, la vas a tener complicada… Aquí el extremismo es casi venerado y se han criminalizado personas inocentes por algo que ellos no pidieron como su familia o su sangre… Me temo que no podré apoyarte mucho en tu cometido —a pesar de que en su momento había considerado a los aurores de la MACUSA como personas geniales, ahora, en Londres, eran más bien malévolas personas con sed de superioridad. Si Laith sabía algo era que tenía que permanecer con vida y fuera de Azkaban si quería seguir curando personas y ayudando entre las sombras. — Fue una herida muy profunda, te va a costar recuperar sangre y aquí no es un lugar seguro… Dame un segundo, quédate aquí y buscaré dónde podemos resguardarte —apoyó su idea para ayudarlo a moverse a un sitio más seguro, pero no sabía a dónde dirigirse. No frecuentaba esa zona.

Se sacudió el pantalón y se guardó la varita, corriendo en dirección a la entrada del túnel y cambiando de forma en cierto momento que le separó los pies del suelo. Una pequeña ave colorida registró los alrededores con la velocidad de la que le dotaban sus alas, viendo que a un par de kilómetros había gente buscando a Theodore y una ruta segura hasta un sitio mucho más discreto para poder dirigirse, regresando y retomando su forma humana mientras se limpiaba la frente, recuperando el aliento de su pequeña forma animal tan hiperactiva.

Tenemos apenas minutos si queremos irnos antes de que alguien nos vea, no perdamos tiempo —no quería formar parte de un duelo. Se temía que tendría que abandonar a su suerte al moreno si las cosas se ponían peliagudas, así que prefería evitarlo, rápidamente colocando su brazo tras su nuca y ayudándolo a movilizarse por la ruta que había marcado. Eran caminos cada vez menos transitados hasta finalmente dar con un sitio medianamente seguro. Sería mejor si tuviera un escondite, pero como no lo hacía tenía que improvisar. En un sitio más boscoso sería más fácil coger cualquier dirección y encontrar un escondite como aquel donde estaban, una sobresaliente los resguardaba en una nada profunda cueva que daba espalda a la zona de peligro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 580
Puntos : 488
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Invitado el Miér Mar 01, 2017 8:35 pm

Ya me había dado cuenta de que esta sería la caza más complicada de mi vida, nunca me habían logrado perseguir durante más de tres días sin pasar a convertirme en el cazador de nuevo , pero las cosas habían cambiado , aquellos a los que daba caza siempre se habían escondido del mundo , formando pequeñas redes clandestinas de apoyo , muchas veces moviéndose de forma individual la mayoría del tiempo y solo reuniéndose con sus compañeros cuando era el momento de atacar algún objetivo , pero estos no , estos caminaban por las calles en grupo y tenían un estatus , podían llegar a compararse con la policía de los nomags y tenían más poder legal que los Aurores en la mayoría de los países , la ley les amparaba , eso era lo que había cambiado , eso y que la ley ya no estaba de mi lado. Antes si me veía en apuros podía contar con el resto de Aurores de la oficina , aunque la mayoría de veces prefería trabajar solo , ahora ya no es una cosa de preferencia , ahora estoy solo y solo uno no puede ir a la guerra , solo lo único que puedo hacer es llevarme conmigo a la mayor cantidad posible de malnacidos durante el camino a mi propia tumba , sabiendo que al final nada cambiará , porque los puestos que dejaría vacíos en su jerarquía pronto serían ocupados.

Veo con sorpresa como Laith se transformaba en una ave roja y surca el cielo para ver por donde seria seguro movernos , no me esperaba que tuviese tal habilidad, no era tan propia de magos sanadores y aunque es más común entre Aurores yo no tengo los conocimientos como para transformarme en animal , esto me había limitado muchas veces en cuanto a como afrontar situaciones del día llevándome muchas veces por el camino más difícil. El ave vuelve y retoma la forma humana de la que provenía. Laith me explica el plan y sin decir una palabra asiento con la cabeza , parecía que era cierto lo que pensaba , habían ido a buscar refuerzos aunque lo más sensato habría sido seguirme y acabarme evitando así la posibilidad de que escapase y que por alguna coincidencia de la vida me hubiese cruzado con un medimago con la voluntad de curar a fugitivos.

Apoyo mi brazo izquierdo sobre los hombros de Laith y saco la varita con la mano buena ,por si acaso llegan a alcanzarnos en algún momento y dejo el brazo apuntando hacia el suelo , me notaba vivo , por lo menos más vivo que antes , pero el cansancio se hacía presente con cada paso que daba , estaba agotado y por mucho que tuviese la varita preparada no estaba en las mejores condiciones para ganar ningún duelo con un mago medianamente competente aunque no se como de bueno es Laith en combate. - Laith- ya no me podía echar para atrás , ya había comenzado a hablar y aun no sabiendo como continuar la frase sin que suene de alguna manera extraña tenia que hacerlo para no parecer que había dicho su nombre sin ningún motivo -Por casualidad no conocerás a más gente como yo , ya sabes - en este momento me paro unos segundos a pensar , ¿como yo? , tenía que buscar una frase que lo dejase claro, como yo podía ser tantas cosas : gente que se ha encontrado sangrando en callejones , Estadounidenses , Aurores ... pero no , no me refiero a nada de eso , gente como yo , gente que este luchando de manera individual o en grupo, gente que de forma separado no llegaba a marcar la diferencia , pero unidas podríamos dar golpes lo suficientemente fuertes como para cambiar el las cosas y dejar atrás un mundo mejor. - Gente que este luchando ... solo solo estoy consiguiendo que me maten poco a poco... – se que existen estas personas porque el ministerio se encarga de llenar las paredes de la ciudad con sus caras y una recompensa pero no había ningún indicio de que fuesen parte de algo más grande , o por lo menos no me lo parecía a mi.

Paso a paso nos habíamos alejado del túnel , y aunque caminábamos lento gracias a mi , ya no podía ver detrás de mi la boca del metro, sigo dando pasos y me avergüenzo por haberme convertido en un lastre para este extraño que había decidido ayudarme, el riesgo que había corrido al ayudarme era el mismo que corrí yo al ayudar a el nacido de nomags con dos mortifagos , el mismo que me había llevado  a tener que esconderme y en definitiva a esta situación. Susurro un – Gracias - sin saber si me ha llegado a escuchar y continuo caminando.
avatar
InvitadoInvitado

Laith Gauthier el Miér Mar 01, 2017 9:17 pm

Laith ya se temía que las cosas sólo iban a empeorar, aunque mantenía la esperanza de regresar a la paz. De lo contrario no tendría sentido para él seguir ahí, su vida en constante riesgo y su salud mental deteriorándose víctima de la monomaniaca paranoia. Estaba seguro de que la paz tenía que ser otra cosa que esa preocupación y constante estrés que sufría diariamente desde hacía ya algunos meses. Pero tiene que mantener la cabeza fría, es un profesional y como tal tiene que actuar, no como el sensible joven víctima de sus impulsos que es la mayor parte del tiempo. Aunque era su día libre, sentía como si estuviera de turno, la vida de un hombre dependía de su voluntad de ayudar.

Se convirtió en un colibrí de colores vibrantes, dador por excelencia de buenas noticias de acuerdo con la mitología. Le gustaba aquella habilidad, porque se sentía con poder. Los colibríes tienen fama de mensajeros, sean de los dioses, de los buenos pensamientos de las personas, o incluso traen consigo noticias de que los seres amados están bien. A Laith le gustaba pensar que sólo con su presencia conseguía una mejora, aunque en la práctica fuera infantil pensarlo. Es muy pequeño y por eso rápidamente surca todo el territorio. Es una habilidad que en los últimos tiempos lo ha dotado de cierta discreción, aunque no es infalible. Está registrado en el Ministerio y por ello pueden descubrirlo si se requiere.

Cuando vuelve, le advierte que tienen poco tiempo y sin pensarlo más se disponen a marcharse. Es paciente con el hombre que camina lento por el dolor, con todos sus sentidos bien agudizados para intentar descubrir a algún intruso mientras escapan, aunque su nombre lo hace girar la vista hacia Theodore, a quien mira por la pausa tan extraña. Pese a todo, entiende a qué se refiere, pero duda en contestarle. Se teme que puedan obligarlo a dar información y su nombre salga de sus labios, pero tiene que confiar en él. Tiene que creer que pueden ganar, se debe obligar a hacerlo aunque días como ese le hagan saber que el mundo cada vez va a peor.

Escucha… No sé mucho de esto, pero hay un grupo que se hace llamar Orden del Fénix, trabajan en las sombras para ayudar a la gente y tratar de erradicar este mal —le confiesa. No forma parte del grupo ni conoce a nadie que lo haga, así que es algo inútil de su parte comentárselo. Pero, si acaba de llegar, peor es nada. — Si los buscas, encontrarás aliados en ellos… No todo está perdido —cierra sus ojos. Aquello último se lo ha dicho más a sí mismo que a su acompañante. La esperanza era lo último que se perdía, aunque seguramente hubiese una gran diferencia en cantidad de aliados.

Sigue caminando hasta oír que susurra un agradecimiento que él no contesta. Tiene que admitir que es agradable de vez en cuando recibir un agradecimiento, aunque se lo merece. Su integridad física y moral estaba en peligro por meter las manos al fuego por la gente. No se detuvieron hasta que estuvieron definitivamente lejos. Tiene que agradecer que se ejercite porque de lo contrario no hubiese podido cargar con el peso de Cooper hasta aquel lugar, pero ahora están lejos lo suficiente como para poder tomar un pequeño respiro.

Podrás descansar aquí… Es menester que descanses para que te recuperes y necesitas comer algo, la herida no volverá a abrirse pero puedes desfallecer y estoy seguro que eso no es recomendable en un duelo —le aconseja, sentándose a su lado durante un momento. Intentaba recordar cómo se manejaba en América el nacimiento de hijos de nomajs, estaba seguro que no los cazaban hasta matarlos o encerrarlos, aunque sí estaba penada la interacción mago-nomaj. — Me gustaría alegrarme de que hayas venido a cazar como dices, te admiraba mucho a ti y a tu familia cuando estudiaba en Ilvermorny… Pero lamentablemente, aquí intentarlo parece más bien un acto suicida —le confiesa.

Las cosas han cambiado, sus ideales también y poco a poco estaban consiguiendo doblegarle el orgullo. En Estados Unidos poseía el apoyo de la ley para juzgar a los que actuaran mal, pero en ese lugar parecía estar favoreciendo de manera importante a aquellas personas y las que se querían hacer con la justicia ahora estaban o bien tras las rejas o bien en una tumba. Ahora empezaba a admirar a las personas que ante el riesgo intentaban ayudar, más que a las que peleaban contra ellos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 580
Puntos : 488
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Invitado el Miér Mar 01, 2017 11:16 pm

Ya llevábamos un tiempo caminando entre los arboles cuando Laith decide parar , según mi experiencia este lugar estaba suficientemente alejado y escondido como para que nos pudiesen encontrar , la fatiga estaba acabando conmigo por lo que tomo la decisión de sentarme en una roca plana que queda a la entrada de la cueva , era un buen lugar donde esperar a que las cosas se calmasen y para retomar fuerzas. La calma de aquel lugar me transmite seguridad , seguramente los mortifagos me andaban buscando en las casas vacías y los callejones de la ciudad , y si no fuese por las coincidencias de la vida estaría en uno de esos lugares predecibles esperando a que me encontrasen.

Al escuchar las palabras que salían de la boca de Laith, algo en mi se encendió, no había oído hablar de la 'Orden del Fénix' en ningún lugar, yo como un estúpido creía que la resistencia se movía solo de manera individual y pensaba que era al primero que se le ocurría la creación de un grupo en la que unir a estos individuos, claro , tenía sentido, era algo que se le podría haber ocurrido a cualquiera y que alguien ya había puesto en practica de forma secreta.

Entendí que me hubiese contado la existencia de esta organización que parecía que nadie conocía, el sabía quien era yo y las habilidades que podía aportar a esa organización, me había visto sangrar por los mismos motivos por los que puede que sangren los miembros de esa grupo clandestino, por lo que no vi necesario preguntarle el por que de hablarme a mi de su existencia , al fin y al cabo yo ya estaba luchando , puede de una manera bastante nefasta , por mi cuenta , pero por lo menos lo estaba intentando con todas mis ganas.

Laith había resuelto una de mis dudas, pero la respuesta que que me habían dado a esta duda solo me producía más y más preguntas en mi cabeza , mil ideas chocando en mi cabeza intentando crear una imagen de como era el grupo, una imagen que no era fija ya que cada vez que me surgía una duda esta se alteraba , modificándose lo suficiente para que la primera no tuviese nada que ver con lo segundo, parecía como cuando te empiezas a escribir con una persona y no logras imaginar como es , acabas creándote una imagen en la cabeza , pero esta imagen va cambiando según el día y según el animo en el que uno esta cuando lo piensa. En este momento para mi la orden del fénix representaba esperanza por lo que tomaba una forma más idealizada que realista , me imaginaba a grandes magos que día a día iban ganándole terreno a sus enemigos , pero de ser así esto lo sabría más gente. No era una guerra abierta , no debía haber terreno que ganar, si no una búsqueda de lugares y métodos para ocultarse, lugares donde estar seguros entre ataques esporádicos al estilo de las guerrillas urbanas nomags.

Busco entre los bolsillos de la chaqueta y saco de una de estos un trapo donde guardaba unos panes redondos que había encontrado durante el día y que tenia la intención de comérmelos con tranquilidad en la casa en la que había decidido refugiarme el día siguiente , plan que se vio alterado por el ataque. Estos panecillos le iban a salvar la vida , empece a comer siguiendo el consejo del medimago porque no , no sería bueno desmayarme durante un duelo o mientras intentase seguir escapando de aquellos que me buscaban.


- Muchas gracias por tu ayuda Laith – hago una pausa de unos segundos pensando como decirle de una forma no demasiado ruda mis pensamientos, mucho menos después de haberme salvado esa noche. Por mucho que lo pensase seguía sonando de una forma chocante , pero lo tenía que decir por el bien de el mago – Creo que es hora de separar nuestros caminos , no quiero que mi compañía te traiga más problemas- podía sonar extraño echar a la persona que te acaba de curar , pero era por el bien de los dos , ahora que habían perdido mi rastro ya sabía como esconderme y poder descansar dentro de la cueva sin levantar sospechas y Leith podía seguir adelante con su vida haciendo como si nunca me hubiese visto – Espero que la próxima vez que nos crucemos sea en una situación totalmente diferente- esbozo una sonrisa y sigo comiéndome el panecillo. Tampoco iba a rechazar su compañía si decidía quedarse , pero era lo mejor para los dos y en cuanto Leith desapareciese del lugar me adentraría en la cueva para poder descansar , lanzando antes un hechizo de protección. Y un par de alarmas en la cercanía para avisarme si se acercaba algo o alguien.
avatar
InvitadoInvitado

Laith Gauthier el Jue Mar 02, 2017 5:30 am

El ex-auror lo había retrasado un poco pero al final consiguieron llegar a un sitio apartado donde encontraron refugio, dejándolo sentarse mientras se sentaba también. Había decidido compartir con él algo que no sólo le costaría su libertad sino inclusive su vida. El conocimiento de aquel oculto grupo lo había recibido de la persona más inesperada, y no estaba del todo seguro de si aún estaba activo, pero si Theodore los encontraba tendría más posibilidades de no morir en el intento al menos. Creía él que era un nombre prohibido en el mundo actual, pero se temía que de no darle esa información perdieran un punto importante del grupo.

La resistencia que se moviese de forma individual no sobrevivía mucho. En grupo tampoco, pero al menos duraban más, había un movimiento inteligente y planificado y no sólo tirarse a matar. Le hubiese gustado saber quién era la mente maestra, pero sus conocimientos no llegaban tan lejos, y por su propia seguridad prefería mantenerse lejos de la resistencia. Quedarse en esa cuerda floja que era su actual posición entre el deber y lo que se esperaba de él. Agradeció que no hubiera preguntas de más, que ni siquiera podían responder y podrían escucharlos oídos indiscretos. Algunas paredes tenían oídos, o al menos los tenían de acuerdo a la paranoia de Laith cuando hacía algo que a los ojos puristas era malo.

Como si hasta pensarlo pudiera condenarlo, desechó el pensamiento y se dedicó a lo que estaba haciendo. Proteger a Theodore era más fácil de decir que de hacer, pero de todas maneras hacía su intento, pero casi sentía que si se iba tal cual iba a estarlo dejando dentro las fauces del lobo a su suerte y eso le daría un cargo de consciencia terrible. Ya lidiaba con suficientes cargos de conciencia en su trabajo cuando no podía ayudar y los pacientes se le iban como agua entre los dedos, no iba a ocurrir si podía evitarlo. Por ello había decidido hacerle compañía, al menos hasta que pudiera hacer un hechizo lo suficientemente poderoso como para defenderse. La debilidad que sentía debía dejárselo difícil.

Al menos había comido algo, unos panecillos por lo visto, dejándolo hacerlo. Si descansaba lo suficiente iba a estar recuperado completamente en un par de días, aunque con algunas horas de descanso ya podría continuar normalmente su camino si no se arriesgaba demasiado. Era lo malo de las personas obstinadas y gallardas, que al final siempre acababan metiéndose en líos otra vez y gente como él, médicos y personas caritativas, al final eran quienes tenían que apoyar. Aunque dentro de sus cabezas era más algo hecho por querer que por deber, no dejaba de ser un poco frustrante ver la misma cara siempre en San Mungo.

No hay nada que agradecer —le indica, aunque ya sospecha a dónde quiere llegar,  incluso así lo dejó hablar cuando su respuesta ya estaba decidida, para bien o para mal. — Me gustaría, pero me quedaré hasta que puedas defenderte por tu cuenta —no quería su nombre pesándole en la espalda como el hombre que murió por negligencia, aunque su vida peligrase no tenía más remedio que el acceder a sus impulsos. — Espero no volver a verte casi morir de nuevo pronto, pero insisto que me quedaré el tiempo que yo encuentre necesario —le hizo saber, estirándose. Le había dado hambre, pensando en comprar algunos paquetes de comida instantánea al volver a casa. Por ahora iba a quedarse tranquilo, atento por si escuchaba algo y disponiendo planes por si acaso algo sucedía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 580
Puntos : 488
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Invitado el Jue Mar 02, 2017 6:54 am

Estaba esperando que Leith se fuese a su hogar como si nada hubiese ocurrido , pero las palabras de este fueron totalmente distintas a las que esperaba, la gente cada vez me sorprendía más, cada día pensaba que no encontraría nada que me sorprendiese a partir de ese momento, pero cada mañana era un día nuevo y la mayoría de estos acababa pasando algo que me descolocaba, la gente parece tener desde siempre la manía de contradecir mis expectativas , a lo mejor se debe a que espero poco de la gente , siempre espero que tomen el camino más fácil y no se compliquen la vida con situaciones que en un principio no estaban relacionada con ellos , y si se la complicaban esperaba que fuese solo durante unos momentos , realizar el apaño más rápido al problema , dándole la solución más sencilla dentro de su código moral. Tampoco esperaba la preocupación más allá de la preocupación momentaria , entiendo que se preocupen de una persona ajena a ellos si veían en el momento sufrir a alguien , llegando a socorrerle , pero no esperaba del resto una preocupación después de que el problema más urgente fuese solucionado.

Yo ya tenía las tripas en buen estado y estaba en un lugar que parecía seguro por lo que pensé que la preocupación por mi que había surgido en Leith al verme sangrando en el suelo había desaparecido al saber que estaba ya minimamente bien . Se nota que el es mejor persona que yo , el se ha quedado conmigo y yo en ningún momento después de salvar a ese nomag de los mortifagos me había preocupado por si esta bien , ni siquiera me lo había preguntado , solo le veía como una persona a la que había salvado mientras estaba en apuros y no como a una persona que después de haber sido salvada seguiría existiendo y puede que teniendo los mismos problemas que tenía cuando le encontré . Podría haberle ayudado a llegar a algún punto donde esconderse de los mortifagos , pero no , después de luchar en el duelo junto a él contra los dos mortifagos ni siquiera le dirigí unas palabras , seguí mi camino sin preocuparme del futuro próximo de ese hombre, ni siquiera sabía su nombre , ni siquiera podía recordar su cara.

Aunque me encantaría que Leith siguiese por su camino, no podía le podía obligar a marcharse y dejarme en ese lugar, en parte porque se que si se marcha y algo me llega a pasar era muy probable que se lo echase en cara a si mismo , esto era muy común entre doctores que sienten cierta obligación hacia la salud de sus pacientes , tanto dentro del hospital como lo que les pase fuera del hospital , aquellos que no solo hacen un trabajo si no que ofrecen un servicio a la comunidad que son sus pacientes. Estos pueden no ser tan comunes como aquellos que ven la medicina como un simple trabajo , pero son los que al final marcan la diferencia. El segundo motivo por el que no iba a echarle es el de que es medimago , con esto quiero decir que es tanto medico como mago , como medico puede revisar que no me de ningún problema durante las próximas horas , y como mago es una varita más , una que como mínimo sabía algún hechizo que otro para luchar , y esto podía llegar a equilibrar las cosas en caso de que se pusiesen feas.

Tampoco quiero menospreciar sus habilidades en el área del combate , pero esto era una cosa que siempre andaba haciendo , cuando alguien estaba a mi lado y nunca había oído sobre sus habilidades en combate , esto siempre lo cogía con palillos porque la gente tiende siempre a exagerar, o les había visto luchar me esperaba lo mínimo , esto me había mantenido a salvo al nunca confiar en habilidades que luego el aliado no tenia. - Bueno , si te vas a quedar por lo menos come algo- saco uno de los panecillos y se lo extiendo , para que lo tome acompaño la frase con un – Tengo un par más y cuando pueda moverme sin problemas, me acercare a conseguir más- no podía dejar que pase hambre la persona que me había salvado y con lo que me queda en la bolsa aguantaría lo suficiente como para acercarme a comprar algo para el día siguiente.

Ahora que las cosas se habían calmado un poco le volvió a surgir la duda que me había rondado en la cabeza desde que me había encontrado en el túnel , y la cuestión trataba de el origen , que le había llevado a ese túnel y a encontrarme tirado en el suelo . Mantengo contacto visual pero rápidamente bajo la mirada , odiaba tener que aguantarla , siempre me había costado mirar directamente a los ojos , esto producía una sensación incomoda en mi interior. - Hay algo que me gustaría saber , ¿que es lo que te llevó al túnel donde me encontraste tirado?
avatar
InvitadoInvitado

Laith Gauthier el Jue Mar 02, 2017 7:58 am

Laith era un hombre sensible, tanto que a veces su sensatez se ponía en juego. Con un desarrollado lado humano, siempre se preocupaba de más por las personas, le sucedía frecuentemente que si se encontraba a alguien con hambre en la calle le invitaba a compartir su mesa, si había alguien herido le daba seguimiento hasta curarse por completo. Y sufría como desgraciado cuando algo le salía mal y alguien objeto de su preocupación salía mal parado por su culpa. Por ello, muy a diferencia de Theodore, lo acompañaría, lo cuidaría de ser necesario con dedicación y esmero tal y como había tratado sus heridas. Mañana al despertar pensaría en él y en si había salido bien de aquella turbia situación. Era de esas personas escasas que lo entregan todo por una sonrisa. Los corazones más grandes se llenan con poco.

No era presumido, aunque los duelos no eran su cosa favorita podía llevar uno bien, o daba su mejor esfuerzo. Había después de todo estudiado como la media en un colegio donde se enseñan casi todas las asignaturas y luego uno ya decide qué rumbo tomar, el suyo la medicina, el de otros, quién sabe, los duelos, la adivinación, cualquier cosa. Y aunque prefería mantener su rostro en el anonimato, en el peor de los casos tendría que hacer algo por Theodore si la situación lo ameritaba. Esperaba que no fuera así, que desde las sombras pudiese ser apoyo. Su mente divagaba en un mundo silencioso. Recordar a Cooper como un policía lo invitaba a traer a su memoria sus épocas de estudiante, el Quodpot del colegio, miró su mano izquierda casi sin darse cuenta, una herida mal cicatrizada de una explosión de Quod. Se preguntó si aún la tendría si un sanador como él hubiese estado presente, pero el que estaba no era muy bueno y le dejó la cicatriz.

Salió de su mente en cuanto oyó la voz que lo invitaba a comer algo, mirando el panecillo mientras escuchaba cómo se excusaba, haciéndolo sonreír. Había cenado hacía algunas horas ya, pero Laith tenía un muy serio problema con la comida y siempre parecía tener hambre o al menos ganas de comer, por lo que muy amablemente rechazó. — He cenado algo no hace mucho, no tienes que preocuparte por mí… Además, creo que tengo más fácil acercarme a cualquier sitio a comprar algo, guarda lo que tienes, te hará falta —lo invitó con calma, sin preocuparse demasiado. No esperaba estar con él más de un rato, quizá un par de horas a lo mucho si no mejoraba su estado, pero parecía que la palidez difícil de decir en una persona morena pero que él como médico conseguía identificar poco a poco iba bajando. Eran los detalles de ser médico, uno conseguía una habilidad observadora impresionante. Tenía que saber decir si una persona mentía al decirle sus síntomas y otros trucos del oficio para facilitar su existencia.

Lo único que hizo fue sacar un dulce duro nomaj y metérselo a la boca para quitarse la ansiedad de estar comiendo algo. Le gustaba la comida y si era sincero le dolía rechazarla, pero era prudente y sabía identificar cuando las personas la necesitaban más que él. En cualquier otra situación no hubiese tardado en aceptarla, aunque no era el caso, así que no tenía más remedio que ceñirse a su decisión e insistir en que Theodore conservara sus panecillos por su propio bien. Él no estaba en búsqueda y captura, libertad de la que el otro no gozaba lamentablemente. Aunque fue él quien de nuevo rompió el silencio, dándose cuenta de que había estado callado mucho tiempo. Él no frecuentaba ser así.

Te cuento, si no te encontraba tirado yo, te encontraban tus perseguidores, que no era nada difícil seguir un rastro de sangre desde un jardín hasta el túnel. No sé a quién preferirías haber encontrado, la gente dice que soy muy molesto, aunque tienes suerte, no soporto ver cosas sucias y pues he limpiado el rastro —se permitió bromear un poco en el ambiente que poco a poco perdía la tensión. Era obvio que de un sanador a un enemigo había una brecha enorme de preferencia. — ¿Por qué te atacaron? ¿Había algún nomaj de por medio…? Ah, no estoy acostumbrado, aquí les dicen muggles pero no me gusta así que no lo uso —también se dio el permiso de ser un poco entrometido. Le preocupaba que hubieran atacado a un nomaj que él no vio, no curó y que por lo tanto no sabía si estaba a salvo no.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 580
Puntos : 488
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Invitado el Jue Mar 02, 2017 10:32 am

Laith tenia razón en cuanto a la facilidad para conseguir comida , el dinero no era un problema para mi , ya me había preparado para una situación como esta y había dejado dinero guardado en diferentes lugares donde podía ir a recogerlo , tanto dinero nomag como el dinero que se usa en la gran bretaña mágica , estos cúmulos de dinero los había dejado en las casas de personas de confianza , que aun no pudiendo esconderme a mi por la gran cantidad de riesgo que esto podía llamar la atención del ministerio y acabar llevando a estas personas a Azkaban, el único lugar que es peor que la muerte. Aun con los peligros que esto conllevaba se ofrecieron a guardarme parte del dinero con la condición de que si lo necesitaba me pasaría breve-mente a recoger todo lo que me hiciese falta. Evitaba ir a por dinero a un mismo lugar dos veces seguidas , esperaba bastante tiempo antes de volver al mismo lugar para evitar que los vecinos me viesen como algún amigo de la persona que me andaba ayudando.

El dinero no era el problema , el problema era caminar por los mercados y las tiendas sin ser reconocido y perseguido , sobre todo al caminar por los callejones donde se reunía la comunidad mágica para comer , beber y comprar todo lo que les hacía falta para el día a día de el mago . La seguridad en la ciudad era bastante increíble , no sabía si antes de la llegada al poder por parte de los mortifagos las calles estaban tan llenas de agentes del ministerio , pero ahora era difícil no cruzarse con un grupo de agentes del ministerio o de mortifagos o una mezcla de ambos. A parte de estos peligros , por las ciudades de los nomags vagaban con total libertad dementores , la criatura de todo los horrores , una de las peoras bestias a las que me había enfrentado en el pasado y que aun no había llegado a comprender, lo único que sabía de estos era lo que podían hacerle a una persona y su alma, y con que hechizo se les puede repeler y alejar.

Al fin y al cabo no había sido una total casualidad que me hubiese encontrado en el túnel , había ido siguiendo el rasgo de migas que iba dejando a mi paso gracias a la herida del estomago , esto quería decir que me había salvado desde antes de que le hubiese visto , al limpiar el rastro del suelo había retrasado considerablemente la llegada de los jóvenes de la casa. Este rastro era la prueba de que me había descuidado , normalmente lo habría borrado según lo iba creando , pero con lo rápido que había sucedido todo no me había puesto a pensar en estos detalles tan importantes, por una vez esta falta de cuidado era la que me había salvado la suerte , pero esto no podía suceder en el futuro o acabaría en Azkaban o siendo ejecutado por uno de esos seguidores del señor tenebroso.

- No , no fue por un nomag , fue por un hijo de nomags , su único delito fue el de llevar una varita – con el nuevo régimen esto estaba prohibido y acarreaba duras penas , a parte de lo que podían hacer legalmente , los mortifagos maltrataban a estas personas y muchas veces las llegaban a matar sin juicio previo – nos enfrentamos a los mortifagos que le estaban intentando llevar a un callejón - hago una pausa mientras respiro profundamente – llevo dos meses escondiéndome por ello , y parece que hoy durante el día coincidí con algún ,mortifago que me ha reconocido por la descripción que han dado de mi ... Eran muy jóvenes.- Hasta aquellos que hasta hace poco habían convivido con gente nacida de nomags se habían unido a las filas del nuevo gobierno , traicionando y torturando muchas veces a los que había considerado amigos con tal de salvaguardar su seguridad , ascender en la escala social o porque se habían creído toda la propaganda que inundaban los medios ; cuando se hicieron con el poder también se hicieron con los medios para manipular los medios llegando a conseguir que gente que antes les veía como sádicos criminales ahora les acepten sin rechistar y gente que antes no tenía una opinión al respecto empezasen a engrosar las filas de este nuevo régimen.
avatar
InvitadoInvitado

Laith Gauthier el Jue Mar 02, 2017 8:26 pm

Theodore comprendió su punto y no insistió en ofrecerle la comida, cosa que Laith agradeció. No podía imaginarse cómo sería su vida en otra situación, si su sangre lo hiciera objeto de rechazo y condena. Tener que meterse en las sombras, con miedo a que sus colegas lo delataran por ladrón de magia. Era difícil imaginarlo y por ello sabía que les esperaba una vida triste a todas aquellas personas en esa situación. Esconderse para sobrevivir, viviendo apenas. Por ello era que tenía que hacer algo para ayudar, así fuera algo tan simple como curarlos, intentar proveerles un poco de comida o cosas simples y que a la vista no parecieran significativas, pero que en realidad lo eran. Si Laith no era parte de la fuerza bruta, sí podría serlo con la resistencia pasiva, ayudando en secreto.

Pueden estarte buscando por traición a la sangre, se supone que si ayudas a una persona sangre sucia o a un nomaj tienes que afrontar la misma condena que ellos, no me extrañaría ver tu rostro en los murales de búsqueda y captura —le confesó. No solía mirar esos murales porque cada vez había menos delincuentes reales y sólo gente inocente que no tuvo la culpa de nacer con magia. Lo mismo con los periódicos, ahora sólo miraba algunas secciones y otras las ignoraba por completo, o bien ni siquiera lo leía. En el hospital a veces uno se enteraba de muchas cosas, así que tampoco rechazaba una gran información en su vida. — Si me lo preguntas, la mejor manera que tienes es vestir como nomaj, actuar como uno y pasearte por la zona sin magia de la ciudad. Muchos de ellos aún les tienen aberración y no la frecuentan mucho, pero nunca bajes la guardia —le hizo saber, en un susurro, como si se temiese que alguien lo oyera.

En sus paseos por el Londres nomaj en contadas ocasiones se había encontrado con algún mago purista. Y si lo hacía, tenía tan fácil como decir que estaba buscando ladrones de magia en fuga, lo que era una completa mentira, y lo dejaban marchar luego de enseñar su identificación. Para bien o para mal, los sanadores eran necesitados en el mundo mágico y no siempre solían ser interrogados demasiado. No obstante, también formaba parte el hecho de que él no estuviese en búsqueda que no levantaba sospechas, un asunto complicado para Theodore que ya debería estarlo por lo que le mencionaba de aquel encuentro con sus enemigos. Era una pena, la discreción había pasado a ser la cumbre de la lógica en los días actuales.

Me gustaría poderte dar más consejos, pero no estamos en las mismas situaciones —se lamentó, pensando un poco. A fin de cuentas, era cierto que mientras uno tuviera un perfil bajo con la sangre correcta no corría muchos peligros. — ¿Por qué dejaste de ser un auror? No pude ver desde hace unos años noticias estadounidenses, ¿te metiste en algún escándalo o algo por el estilo? —le preguntó por mera curiosidad. Era normal tener curiosidad de qué había pasado con la carrera de un Cooper, cuando eran reconocidos por estar generación tras generación en el negocio. Además que si no hablaba Laith se aburría, así que lo mejor era no quedarse mucho tiempo callado aunque cuidando siempre el tono por si acaso. Aún prestaba atención a su alrededor, aunque iba a llevarles un poco de tiempo encontrarlos si es que lo hacían.

Recordó que había roto contacto con América desde que llegó a Londres a estudiar, y ni se diga de cuando estuvo en Francia haciendo cursos de medicina nomaj. En ocasiones recibía cartas y llamadas pero no hablaban demasiado de hechos actuales ni nada de eso, así que estaba más bien poco informado de los hechos que acontecían en Estados Unidos y todavía menos de lo que sucedía en Canadá. A veces las redes sociales nomaj ayudaban, pese a que dejaban mucho que desear con respecto a informar del mundo mágico, peor era no tener nada de información. Pero eran detalles del joven que ahora eran secretos tachados de inmorales, ¿cómo un mago va a tener redes sociales? ¿Cómo va a tener aparatos electrónicos? Casi se sentía como si fueran a echarlo a la hoguera por nomaj.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 580
Puntos : 488
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Invitado el Vie Mar 03, 2017 1:43 am

Ya no era un auror , ahora había pasado a ser un simple traidor a la sangre , antes los crímenes de sangre solían referirse al uso de magia letal , acabar con un nomag o otro mago usando la magia , ahora lo primero dejaba de estar penado y hasta el mismo gobierno a veces vagamente incitaba la cacería de estos , no lo reconocían abiertamente , pero habían eliminado las leyes que habían condenado anteriormente estos actos y algunos de los que cometieron estos actos que ya no contaban como crimines ahora eran recompensados con puestos en el ministerio y son condecorados con honores.

Los puristas no eran los únicos magos peligrosos , los puristas solo querían saber sobre el mundo mágico por lo que despreciaban el mundo nomag , el peligro eran estos seguidores del poder que estaban dispuestos a hacer lo que fuese para contentar a la élite purista , dando caza a los fugitivos , delatando a aquellos que confiaban en estas personas , incluso mintiendo y entregando a sus rivales a los tribunales como traidores al ministerio , consiguiendo ventajas que acomodaban su vida cada vez que le hacían el trabajo sucio a los puristas. En cambio la mayoría de puristas solo se sentaban a debatir y ver como sus objetivos se realizaban sin tener que hacer nada , engordando sus riquezas ya avanzando en cuanto a poder compitiendo entre familias , solo aquellos que eran leales a los mortifagos de hecho , no solo de palabra , se mojaban las manos y luchaban por ver sus objetivos , estos eran los más peligrosos , no les interesaba tanto la riqueza como lograr llevar la visión de su señor y crear un nuevo mundo.

No , no estábamos en las mismas situaciones , pero seguramente lo que me había delatado no era mi forma de vestir si no mi apariencia peculiar llena de marcas y el hecho de ir siempre intentando cuidar mis espaldas , aunque no tuviesen una foto mía describirme era bastante fácil , no sabía si ya se habían dado cuenta de quien era en verdad , mi pequeña fama era solo conocida por estados unidos y tras llevar un par de años sin trabajar como auror la mayoría de la gente ni se acordaba de mi existencia , y con lo hermético que se había convertido Gran Bretaña , toda la información entre los gobiernos mágicos habían sido cortada y reducida , los periódicos de el resto del mundo no se emitían ya en Gran Bretaña por la censura y por la enemistad entre la mayoría de estos periódicos y los mortifagos , entre censores y libre pensadores.

Era complicado explicar por qué había dejado el puesto de Auror de MACUSA , sobre todo al traicionar el legado familiar , siendo este una presión para seguir dentro haciendo lo que mejor hacía mi familia. Cuando abandone el trabajo la rama mágica de mi familia me dio la espalda y con la única persona con la que seguía teniendo contacto era con mi madre , aunque desde que empece a esconderme ya no tenía noticias de ella . No sabía como explicar la mayoría de los motivos , no quería hablar sobre como mi ansiedad social limitaba lo alto que podía llegar en el departamento y tampoco quería tener que explicar la relación que tenía con la mayoría de mis compañeros de trabajo , siendo esta normalmente negativa por mi incapacidad para relacionarme con normalidad con ellos , pareciendo muchas veces que no hablaba con ellos porque me creía superior aunque este no fuese el caso.

-Demasiada burocracia , solo subías a base de favores- aunque no era falso este solo fue el motivo que colmo el vaso y acabo con mi paciencia , aunque muchas veces esto se veía como algo positivo al final era un modelo de corrupción y de jerarquía informal. - al final no importaba lo que te habías esforzado para llegar a atrapar a un criminal , solo importaba la política , como te llevabas con la prensa , los favores que le hacías al jefe y yo... yo me había atascado en mi puesto – quería ascender y poder formar a futuros aurores , dejar de trabajar en solitario y recibiendo ayuda solo cuando los compañeros veían que podían sacar fama del caso y dejándote tirado cuando este no era un caso que importase a la prensa o que se lo hubiese tomado como algo persona el jefe. No sentían amor por el trabajo , no eran tan diferentes como aquellos que le hacían el trabajo sucio a los puristas para mejorar su vida .
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.