Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

DRAMA KINGS {Edward W.}

Ian Howells el Miér Mar 01, 2017 3:32 am

Recuerdo del primer mensaje :


Flashback de mitad de enero
Sábado por la noche


Era mitad de enero e Ian había decidido emborracharse duramente en medio de cualquier sitio. ¿Por qué? Pues porque podía. Podía porque era una persona joven y libre de responsabilidades... por lo menos por el momento. ¿Porque qué pasaría cuando naciera el bebé? ¿Eh? ¿Qué pasaría? Que él tendría entonces muchas responsabilidades y ya no podría cogerse esas borracheras monumentales que siempre le habían gustando tanto. Iba a perder la mejor etapa de su vida por emborracharse y olvidarse de ponerse el condón en un desenfreno de pasión. ¿Sabes cómo se le llama a eso? Gilipollismo agudo con severo retraso mental. Es que no había otra. Era eso, gilipollismo agudo con severo retraso mental, eso era lo que tenía Ian.

Cuando recordaba lo que se le venía encima, se deprimía muchísimo. ¿Qué iba a hacer él con un bebé? ¡Nada! ¿Pero acaso tenía valor como para simplemente dejar que Eris se encargase de él? No, claro que no. No tenía valor para nada de eso porque le parecía lo más ruin y por muy gilipollas y retrasado que fuera, tenía intención de ir a mejor y hacerse responsable de su errores.

Así que había metido una botella de whisky en el interior de un cartucho de papel y caminaba por las calles de Londres turístico con eso en la mano, bebiendo directamente de la botella. Parecía un borracho. Bueno, espera, ¿cómo que lo parecía? Era un jodido borracho en aquel momento. Hasta tenía barba de unos cuantos días que le había dado pereza afeitarse antes de salir ese día de casa. Necesitaba contarle sus penas a alguien, aunque fuese a un muggle borracho de la calle o tirado en el baño de alguna discoteca o pub. Era terriblemente frustrante tener algo que te pesa tanto y no poder decírselo a nadie de confianza con el cual desahogarte.

Llegó a la zona de fiesta por excelencia de Londres y quiso entrar en dos discotecas, pero ninguna de ellas le dejó entrar con una botella en la mano, por lo que finalmente tuvo que optar por entrar en un pub bastante más tranquilo. Había música country de fondo, lo suficientemente alta como para que las personas pudiesen hablar igualmente en el interior sin dejarse su garganta y cuerdas vocales por el camino. Se sentó entonces en una mesa en donde había una pareja de chicas, dejándose caer en la silla libre con todo su peso.-Ay...-Suspiró cual viejo anecdótico.-Hablemos sobre la importancia de ponerse el preservativo, chicas.-Dijo de repente a las dos jóvenes. Ellas, directamente, cogieron su copa y se levantaron, yéndose de allí.

Él se quedó en la misma posición, inamovible, con la mirada perdida en un punto fijo mientras se remaba con las patas traseras de la silla. Tenía un rostro bastante afligido, aunque cualquiera que lo viese simplemente podría relacionar ese rostro con un estado de inopia fruto del alcohol que ahora mismo estaba en su organismo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Edward Westenberg el Miér Oct 18, 2017 5:19 pm

Edward lo miró con el ceño monumentalmente fruncido, pero no de enojo, sino de confusión antes las palabras del castaño. Es que no podía entender que  él no entendiera sus palabras y pareciera sorprendido. Joder menudo trabalenguas que tenía en su cabeza. ¡Sus neuronas ya están borrachas, un poco de piedad! .- No, no, no.- comenzó a decir mientras le hacía una gesto con sus manos de detención.- No comprendes.- le dijo mientras se acomodaba en su silla para poder quedar frente a él y explicarle lo mejor que un borracho puede explicar cualquier tema de su vida. - Ella no es mi hermana, pero si lo es. DIgo, es porque la siento así, pero no lo es, no de sangre, es...- hizo una pausa ya que si seguía por ese camino terminaría enredándose con sus propias palabras.- ¡Es metafóricamente mi hermana! ¡Eso!.- exclamo como si ahora si hubiera dado en el clavo. Pero la mirada del chico le hacía comprender que estaba lejos de hacerse entender- En resumidas, bien resumidas cuentas: Ella me mordió, ella me protegió, ella ahora es mi hermana. FIN.- terminó por decir haciendo un mini reverencia a modo "Vengan los aplausos ya" . Es que su vida perfectamente serviría para una obra dramática, una saca lágrimas y risas (muchas risas).

- ¡Ah! Y no te miento cuando te digo que te mantengas alejado de ella. Después no me digas que no te lo advertí.- agregó sinceramente. Es que el ex- Slytherin podía tener una imagen de su hermana que bueno es real, porque es guapa, sí guapísima. Pero de ahí que Stella tome en cuenta a un chicuelo, hay un laaaargo trecho.

Angeles de Charlie junto  un licántropo con un pronto papá, recién salidos de una piscina de alcohol.

Hasta un ciego podría ver que era muerte desde un principio. Y lo fue, ok no hubo muertes pero si moretones del porte de Willy (la ballena) y una moral por el inframundo. ¡Pero no todo estaba perdido, señoras y señores! ¡No, no, no! Porque tanto Edward como Ian pertenecían al extraño y particular grupo de personas que cuando la vida les daba la espalda ellos descaradamente le tocaban el trasero.  Es por eso, que sin importar su penoso acto al interior de ese bar, campantes ambos jovenes se fueron a la casa de Howells en busca de unos voladores.  

Todos pensarían que aquel viaje traería consigo al menos un rasmillón en alguno. Pero no, llegaron enteritos, más borrachos y animados que antes. ¡Que nimbus, que Saeta de fuego! ¡La moto de Howells era la cumbia! Un Edward flipado se bajó de la motocicleta para luego girarse y descojonarse más aún. ¡Estaba frente a una jodida mansión! Miró al castaño con el único rostro posible que tenía a esas alturas de la noche (¡Dejen volar su imaginación!).

- Wow.- fue lo único que pudo articular después de las aclaraciones de Ian sobre cómo nació en cuna de oro siendo el todo un ranoso. Sólo despertó de ese sueño donde él se convertía en Bolton en su querida Comarca cuando el ex - Slytherin introdujo a la escena la delantera de su madre.

- Ahora que me lo dijiste, no podré evitarlo. Lo siento, es la teoría de los negativos. Mientras más me lo niegas más...- no pudo continuar su gran pensar ya que la voz más aguda e intensa que ha escuchado hasta el momento llegó como un gran ¡BOOM! a sus oídos.

Dicho y hecho. Edward lo primero que hace ante la aparición de la madre del castaño fue mirarle la delantera. Es que ¡Menuda delantera! ¡Gracias Zeus por tan hermosas vistas! Sonrió como un gilipollas hasta que volvió a escuchar a Howells y apartó su mirada al segundo y miró lo primero que estaba a su alrededor ; Un sombrero color amarillo en el colgador de entrada.

¡AHHHH PILLADO! ¡AAAAAH DELANTERA FRENTE A MÍ! ¡AAAAAAAAAAAAH!

- Buenas noches, Señora Howells.- dijo articulando letra por letra exageradamente para parecer menos borracho de lo que estaba. Con un resultado deplorable, claro está. ¡LEVANTA TU MALDITA MIRADA! le gritó una voz en su cabeza al ver que  su mirada bajaba inconscientemente hacia sus...hermosos atributos, como si de imanes se tratasen.  

La escena a continuación para los ojos del ex - Gryffindor se volvió en cámara lenta y con esta canción de fondo. Épica. Es que las pelas con las madres o padres enfadados siempre son épicas. Monumentales. Para suerte de Edward él simplemente era el actor secundario, ese que lo arrastra el viento a sus circunstancias. Al menos así lo veía la madre de Howells quien tenía una proyección vocal envidiable, que de seguro ya a esas alturas despertó a toda la cuadra.

Sonrió ante su presentación, y sintió cómo su estomago hacia acto de presencia al escuchar la palabra "bocadillos". Si ahora tenía hambre no quería ni imaginar cuánta tendría después del volador prometido por el castaño. ¡Huyan comidas! ¡Huye Refri! Que se aproxima una masacre. - Podríamos devorarnos el mundo, de lo hambrientos que estamos.- agregó todo melodramático apoyando a las palabras de Howells.

Siguió a Howells y subió las escaleras, no sin antes dedicarle una última mirada a la madre furiosa, pero guapa, tan tan guapa que hasta aceptaría un chancletazo de su parte, gustoso.  Ahora, cambio de escenario. - ¡La buena vida!.- exclamó animado, mientras como si de un niño de seis años se tratase comenzó a curiosear de aquí para allá todo el cuarto del castaño. Deteniéndose un par de segundo más frente a los afiches de chicas guapas y patéticamente les guiñaba un ojo como si realmente estuvieran frente a él.  

- Gran paraíso...- dijo después de saciar un poco su curiosidad y tenderse descaradamente sobre la cama de Howells. Es que la confianza con alcohol encima se gana muy rápidamente.-... y gran madre.- agregó. Ok, se había pasado, sí, sí. Lo admitía, así que se mantuvo alerta ante cualquier ataque de improvisto del castaño.

- ¿Y? Alguien me prometió voladores..- comenzó a decir para levantarse de un sopetón.- Y Aquí estoy, listo y dispuesto.- sonrió ampliamente mientras que con sus manos se pegaba en el pecho para acentuar su presencia voluntariosa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.960
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 315
Puntos : 201
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Ian Howells el Vie Oct 20, 2017 2:16 am

-Tío.-Ian se acababa de quedar alucinando con lo que le había dicho, ¿en serio su hermana había sido la misma perra que le había mordido hasta convertirlo en licántropo?, ¿qué cojones?  Las neuronas de Ian sí que acababan de implosionar intentando entender eso. -¿Qué le pasó? ¿Te mordió porque es una perra mala bajo la luna llena pero luego se sintió mal y fue a ver qué tal estabas? -Dijo lo de 'perra mala' con humor, haciendo cara referencia a que un lobito tenía mucho parecido a un perrito. -Debéis de tener una relación fraternal cojonuda. -En realidad era ironía, pero el tono no le salió del todo bien.

Ian no se mordía con su hermana. Debería de empezar a morderla más a menudo para afianzar la relación tan bonita que tenían, seguro que poco a poco crearían un vínculo todavía mayor del que tenían a base de mordidas, cuales licántropos. -Bueno bueno, la verdad es que con eso que me has dicho que en luna llena muerde, no me llama mucho ya conocerla. -Que le muerde el pito o algo. Ese dato no le gustaba. Si al menos hubiera sido una persona normal con gusto en morder, vale, pero una licántropa con gusto en morder... eso daba puto miedo. ¡Y ojo! Que a Ian le gustaba que le mordiesen, ¡era super sexy! Pero había un límite.

Antes de entrar a la casa le advirtió QUE NO LE MIRASE LA DELANTERA A SU MADRE, pero se la miró de manera descarada durante mucho tiempo. -Tío... -Murmuró dándole un codazo para que dejase de mirarle los jodidos pechotes a su madre. ¡Que sí que eran enormes, pero eso no se miraba! Ian era incapaz de verlos de otra manera que dos grandes bultos que proteger de la pervertida mirada de los hombres y punto. Pero claro, él era tan pervertido como el resto de hombres y sabía perfectamente la clase de cosas guarras que se le pasaban por la mente al ver aquellas dos pedazos de... ¡Y CLARO! Esos pensamientos con su madre SÍ QUE NO.

Ian consiguió meter prisa para irse de allí rápidamente, que su madre dejase de echarles la bronca (bueno, echársela a él solo) y que Edward dejase de mirarle las tetas a su madre. Una vez ya en su habitación, le pegó un golpe en el hombro con el puño cerrado. -¡Colega, a mi madre se la respeta! ¡Si parecía que estabas hablando con sus tetas! -Se quejó, para entonces ir a echar un meo mientras Edward alucinaba con su habitación Y SU MADRE. Ian lo escuchó perfectamente desde el baño, pero como tenía la puerta abierta y era un baño pequeño, pudo no perder detalle de sus palabras. -¡Como vuelvas a nombrar a mi madre voy y te meo! ¡Te meo en la boca! ¡Más te vale empezar a pensar ya en culos feos y peludos y quitarte de tu cabeza a mi santa madre! -Se quejó mientras meaba. Es decir, literalmente se estaba quejando con el pene en la mano, lo cual hacía que la situación fuese super poco seria.

Una vez terminó de hacer pis, se lavó las manos y volvió a la habitación. -Lo sé, lo sé, lo tengo aquí. -Se dirigió con un rostro de niño pequeño a su mesa del escritorio, allí en donde se suponía que deberían de haber cosas serias de universitario, no obstante, lo que había era una cajita bien limpia en cuyo interior habían varios petas, cada uno con un estilo diferente de marihuana. Algunos al estilo tradicional y otros al estilo Odiseo Masbecth, es decir, vete tú a saber qué puta mierda había añadido a la base original como para que eso fuese terrible. Se sentó al lado de Edward en la cama y le enseñó su mercancía. -Verás, ahí dentro tengo varios con la mercancía de toda la vida, de esa que te hace alucinar y emparanoiarte con la vida. No obstante, también tengo algunos que están modificados por mi camello mágico de confianza, por lo que probablemente tengan efectos que no nos esperemos. ¿Lo divertido y a la vez peligroso? -Se rió con un rostro de gilipollas integral, mirando a Edward. -No sé cuál es cual, ¿así que a ver que pasa, no? Elige el que más te enamore el alma. -Le tendió la caja y se levantó.

En verdad si lo pensábamos fríamente, lo mejor que les sentaría ahora sería exactamente eso. Quizás era un poco gay eso de invitar a un tipo a tu casa para fumar un peta mientras están borrachos y colocados... Es decir, por norma general ese plan sólo lo hubiera hecho si su acompañante se trata de una tía, pero debía de admitir que después de tanto tiempo sin un amigo con el que hablar de esas cosas, no venía nada mal tener una noche de tíos y hablar de tetas, culos y desgracias ajenas. Cogió del mismo cajón de un mechero y se lo lanzó a Edward desde allí. -Haz los honores. Hip. -De repente le entró hipo. -Puta mierda, hipPpo. -Puso los ojos en blanco y cogió el mando de la televisión antes de sentarse en su silla y encender la tele, poniendo el típico canal de vídeos musicales.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Edward Westenberg el Jue Nov 09, 2017 12:34 am

Frunció un poco el ceño, para luego soltar su expresión y asentir. Es que realmente había sido un poco así la historia. Un poco porque no es que fuera una "perra mala" porque sí. Joder, es que él también ha cobrado vidas bajo luna llena. De animales, pero vidas al fin y al cabo.

Dato random: Es ley que las as peores cagadas son siempre después de luna llena. Sin excepción.

- Pues, algo así. Sí, sí. Aunque tampoco no. Que vamos, cuando está la lunilla no nos controlamos mucho.- dijo encogiéndose de hombros.- Pero sí, después me fue a buscar y voilá me ves aquí, borracho como una cuba pam pam.- dijo divertido para pegarse otro shot. - Sí, la tenemos.- dijo con una sonrisa idiota en el rostro pero luego frunció el rostro.- ¿O teníamos' ¡No, no, no! Tenemos.- terminó por decir pelandose más con él mismo que otra cosa.

¿Cuántos tragos llevaba ya? ¡Ni idea y no importa! Jujujujuuuiii.

Se rió cuando escuchó que se le habían quitado las ganas de acercarse a su hermana. Bueno, tampoco es que ella estuviera como para que Howells lo comprobará... Edward había olvidado completamente ese vaivén insufrible que a veces te denota el alcohol. Ese feliz,  no feliz, feliz y no feliz. Feliz ¡Oh! y no feliz. Y aún le quedaba tanta noche joder...

***

Ya, es que tenían que entenderlo. Él desde que tiene uso de razón cada vez que le negaban algo más le daban ganas de hacerlo. No sabía por qué pero así era. Esa cosa de lo  prohibido o riesgoso siempre logra cautivar su atención. Y claro que en esta oportunidad la Sra. Howells y sus chimi-chimis lo habían capturado por completo.  LO habían dejado así pegado, como si de pronto lo hubieran puesto un pause. Y si no fuera porque Howells le dedicaba miradas asesinas, o de lleno golpetotes nada amigables se hubiera quedado allí pegado como un niño en el ventanal con los mejores juguetes.

Para su desgracia el lapsus junto a la Sta Howells fue breve, pero intenso. Es que joder esa mujer si que era intensa, y vaya que vozarron y tremenda te... Ok, ok debía detenerse. Sacudió su cabeza y levantó ambas manos en modo de inocencia.- Joder, tío. Yo no tengo la culpa ¡Ellas me hablaban a mí! .- exclamó divertido pero no le duró mucho ya que de pronto una imagen de un CULO ENORME Y PELUDO se le vino a la cabeza.- ¡Que va! ¿Me odias o qué? ¡Menuda imagen, tío! .- dijo con un rostro de asco monumental, sintiendo como todo el alcohol que había ingerido hasta allí comenzaba a bailar el cha-cha-cha en su estomago. - ¡Oh! Y me meas y te hago pedazos en luna llena Howells. Recuerda que;  Mi meado es más letal que el tuyo.- le dijo último como propagando de paz ciudadana. Haciendo un gesto con la mano y encogiéndose de hombros modo " C'est la vie".

- Pero ok, ok, ok. A la madre se respeta.- terminó por decir llevándose una mano al pecho, y otra levantandola modo "promesa, promesa".

Metió su narizota por aquí y por allí como buen lobo y león curioso que era. Hasta que Howells volvió a la habitación y le pidió los voladores prometido que lograran que él se levantará de esa acera en la que pretendía tenderse y no levantarse hasta el otro día cuando la caña moral lo golpease de sopetón.  Sonrió ampliamente y le siguió para sentarse junto a él en la cama. Y con ojitos brillantes tan hermosas sustancias que poseía el ex- Slytherin.- Seeeh.- le respondió con la misma sonrisita gilipollas del castaño. - Uhuhuhuh a veeeer.- susurró emocionado para luego acercarse más a la cajita.  Todo lo veía borroso y medio movedizo, pero que va algo veía. Además de primera ya todo le habían enamorado el alma ahora más que nada estaba escogiendo al azar cualquiera de esas bellezas voladoras.

Cerró los ojos y  mientras movía la mano cantaba mentalmente "De tin, marin, de, do, pingue..." para que lo ayudara a escoger y ....- Éste.- exclamó para luego abrir los ojos y tomar el que estaba bajo su dedo índice.- El elegido...- exclamó elevando en los aires modo "Rey León".

- Merci, merci.- agradeció sonriente tal privilegio y tras recibir el encendedor, se llevo el volador a su boca, lo prendió y a inspirar profundo, contenido y ....- Cof, cof. Bah, esta picante.- dijo tosiendo un poco, para luego sonreír, y volver a fumar otro poco ya más ambientado. Sintiendo esta vez mucho más ameno el entrar del humo a su cuerpo. - Ñam, ñam. Sabrosa.- dijo sonriente para luego tenderselo al castaño.

Si era weed de Odiseo, pues aún no notaba nada extraño. Solo no normalito, ese relajo común, esa sonrisa de idiota y ojos orientales. Se hecho en la cama de espalda mientras la música le llegaba a los oídos.- ¿Haces Kickboxing?.- preguntó de pronto al ver los materiales, sonrió y se levantó de sopetón de la cama.- Wow, wow...- dijo  deteniendose tras sentir que todo se le daba vueltas.- Comenzó el despegue, myfriend.- dijo cerrando los ojos y despegándose del suelo.

Oh, oh... LITERALMENTE.

- ¡Joder, estoy volando!.- exclamó antes de que un ataque de risa lo invadiera. Al parecer la noche estaba recién empezado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.960
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 315
Puntos : 201
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Ian Howells el Jue Nov 09, 2017 10:20 pm

Hombre ya, coño. No podía llevar chicas a casa porque entonces su madre se hacía sus amigas y no llegaban en una hora a la habitación y cuando llevaba chicos, todos, absolutamente todos, siempre se quedaban embobados con la delantera. ¡Pero es que su madre es demasiado intensa! Que podía entenderlo, seguro que si su madre no llega a ser su madre, sino la madre de otro amigo, pues Ian sería de los primeros que le miraría la delantera y la catalogaría como una MILF (Mother I Like to FUCK), pero no. ¡No! Era su madre y exigía respeto over 1000.

Mientras meaba, estiró la cabeza hacia atrás para poder mirar a Edward a través de la puerta. -¿Que tu meada es mas letal que la mía? ¡Lo que es más letal son tus fauces de perro malo, pero a mí nadie me gana en meada! -Aseguró, como si la meada realmente fuese algo importante y el hecho de que le hubiera 'retado' hubiera hecho que cogiera una importancia que en realidad no tenía, ¡para empezar una meada no podía ser letal!

Finalmente le tendió no solo su caja con todos los petas en el interior, sino también el encendedor para que hiciese los honores. Su madre no estaría orgullosa, ¿pero sabes qué? Al menos en su casa había una política de no abrir nunca la puerta sin permiso cuando una persona está acompañada por otra. Ya habían habido malas experiencias pasadas por el exceso de confianza, por lo que esa norma había quedado impregnada en la mente de todos los Howells, así que no se iba a enterar nunca de que estaban fumando. Seguro que ya se había ido a dormir nuevamente, o más bien había vuelto a la cama a quejarse a su marido de  lo idiota que es su hijo. Algo muy habitual.

Cuando Edward le pasó a él el peta, se lo llevó a los labios, tomando una calada bien grande y sintiendo como le llenaba todos los pulmones. ¡Eso no debía de ser nada bueno! ¿Pero qué mejor opción que esa para aliviar los pesares de que iba a ser padre? ¡Ninguna!

Dejó la colilla sobre un cenicero que estaba en su mesa y se acercó a sus cosas de kickboxing, asintiendo con la cabeza mientras todavía soltaba humo por la nariz. -Sí y soy el puto amo. Así que no me vengas con tus meadas letales y tus poderes de perro malo, que te cojo y te reviento. -Contestó divertido, ya que le hacía gracia llamar 'perro malo' a la licantropía.

Y entonces, Edward comenzó a levitar. ¡Joder, mira que había allí muchos petas y tuvo que elegir uno de Odiseo! La verdad es que hacía mucho tiempo que no se fumaba uno de su querido camello de confianza, pero es que a veces los efectos secundarios eran un poco... complicados a la hora de tenerlos dentro de la casa de tus padres. Pero oye, al menos este parecía inofensivo. Segundos después, Ian comenzó también a elevarse como si fuese un globo de helio, subiendo hasta chocar contra el techo con suavidad. -Vaya... HIP... por Dios... -Se quejó divertido.- Ahora además de borracho, estoy literalmente volao' -Se rió divertido. -Te iba a proponer ir a comer algo y ahora hasta parece más divertido intentar llegar a la cocina así. -Añadió de igual manera. De repente aquello se había convertido en un juego de niños.

Ian intentó moverse, pero tras usar sus pies para impulsarse, se movió demasiado rápido y terminó chocando directamente con su cabeza en la puerta de su habitación, haciendo un gran ruido. -¡Joder! -Se quejó, llevándose las manos a la cabeza. -Cuidado, esto es peligroso. Hay que moverse con lentitud.

Entonces consiguió llegar al pomo y abrir la puerta, para salir al exterior. Justo ahí vio a su hermana Juliette, su melliza, en pijama. Le estaba mirando muy, muy sorprendido al verlo levitar de esa manera.

-¿Ian? -preguntó.

-¡Hermana mía! No te preocupes por esto. Odiseo, ya sabes.

Juliette puso los ojos en blanco.

-¿Otra vez? -Pero de repente, al salir el otro chico de la habitación de Ian, Juliette se vio más cohibida y retrocedió un par de pasos. Estaba en pijama, qué vergüenza. -En fin... asegúrate de que mamá no te vea así o te vas a llevar una buena. Y no estás tú como para perder más neuronas por collejas de mamá, que si te quedas más tonto vamos a cobrar por ti y todo. -Se metió con su hermano. Con respecto a Edward, simplemente lo miró y se dio la vuelta para volver a su habitación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Edward Westenberg el Dom Dic 03, 2017 11:46 pm

En su defensa cumplir la petición del castaño era prácticamente imposible. Era como si le pidieran de la noche a la mañana que subiera la montaña más grande de todas. Algo absurdo. La madre de Howells era como un jodido Everest. Aunque -cabe destacar- había puesto todo su esfuerzo (pese a su estado etílico) en bajar la mirada la mayor cantidad de tiempo posible. Sí, admitía que en más de una ocasión se había congelado en el lugar prohibido por más de diez segundos, pero luego la desviaba a lo primero que veía más cercano. Promesa de niño (no)explorador.

Ahora ya en la pieza del ex Slytherin las cosas eran distintas. Ya no había tensión y su instinto de gato curioso de siete vidas se había despertado. Miraba de aquí y allá abriendo cajones, moviendo revistas, tocando cosas como si se tratara de su propia habitación. Es que borracho él solía tomar mayor confianza que otras veces. Y no se avergonzaba de ello sino hasta el otro día (si es que llegaba a recordarlo) . - ¡Tío, que te digo: En luna llena todo lo mío el letal!.- le exclamó encogiéndose de hombros.  Se lo decía con cero afán (Bueno tal vez un poco) de querer ganar esa batalla improvisada de meadas letales, sino como una verdad inminente. Cuando era hombre lobo todo, pero todo era algo digno de ser destrozado o devorado.

Su vida podía estar siendo un perfecto desastre, pero algo bueno ha de haber hecho en la vida para que se le este devolviendo representada en la cajita mágica que ahora le tendía el castaño. Que de todas las personas del mundo haberse topado con él debía haber sido por algo. O quizás ya la borrachera y la cercana voladera le hacían ver las cosas de un modo más reflexivo. Queriendo encontrarle un sentido a las cosas que simplemente no lo tenían.

Escogió el primero que su instinto le gritó "fuma ese" le dedicó una sonrisa traviesa para luego hacer los honores y prender el fuego de la felicidad. Observó en un esquina unas cosas de Kickboxing que le hicieron levantarse de la cama del castaño. Pero en cuanto sus pies tocaron el suelo un mini torbellino le sacudió por completo haciéndolo poner una sonrisa  enorme y unos ojos orientales en su rostro.

- Blé, blé, blé.- le dijo burlón moviendo su mano como forma de boca.- Yo sé Kung-fu .- hizo un par de poses de tal arte marcial, una imagen bordeando lo patético pero terminando siendo graciosa.- Así que cuando quieras hacemos una lucha de formas de batalla.- le dijo abriendo los brazos sonriente mientras le movía las cejas . Cuando de pronto tanto físico como mentalmente comenzó su despegue...

- Uh... comer.- dijo relamiéndose los labios mientras flotaba por los aires mientras que por su cabeza pasaban los más increíbles platos de comida existentes.- ¡El último en llegar es un caracol baboso con cinco ojos!.- exclamó mientras comenzaba aletear como cual pajarraco para ganar velocidad. Lo que había dicho no tenía sentido alguno pero eso no le importaba, porque él quería comer y ya.

- JE JE JE- se rió idiotamente al ver como Howells chocaba con el umbral de puerta y por estar pendiente de ello terminó chocando con la lámpara de la habitación.- Auch.- dijo bajito. Es que nuestro querido Karma no podía dejar de estar presente.

En eso escucha otra voz en el exterior , claramente femenina. Siguiendo los consejos del castaño fue con más cuidado al pasillo encontrándose con una chica muy, muy guapa. Escuchó la palabra hermana y retrocedió (en la medida de lo posible)

 ¡Joder, qué tienen en los genes esta familia! .

Se quedó en un rinconcito calladito mientras le ofrecía una sonrisa toda gilipollas a la hermana de Howells Ho..hola ¿Qué tal?.- preguntó todo coqueto olvidándose por completo que estaba flotando por los aires y más borracho que una cuba. IGNORADO MONUMENTALMENTE por ella, claro está.

Observó como la castaña desaparecía dentro de una habitación y suspiró. Hasta que sintió la mirada toda recriminatoria del chico sobre él.- ¿Qué?.- le miró con falsa inocencia.- Solo era un saludo de cortesía.- le dijo encogiéndose de hombros para luego "flotar/nadar" hacia la cocina. La escalera había sido todo una odisea, pero una jodidamente divertida. Que hasta podía hacer unos flip-flap por el aire, giraba para un lado, giraba por el otro.

Luego de pasar por una trilogía completa de aventuras y desventuras para llegar a la cocina... lo lograron.  Ante sus ojos el paraíso de los paraísos. Se acercó sin pudor alguno hacia el refrigerador del lugar, su estomago bailó la conga euforicamente al ver su contenido. No comía bien desde tiempos inmemorables (el alcohol lo vuelve exagerado).

-  Joder, que aquí tenemos comida para todo un regimiento.- exclamó con ojos brillantes de cabeza mientras de a poco se iba metiendo al interior del refrigerador. - ¿Salado o dulce?.- le gritó desde el interior.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.960
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 315
Puntos : 201
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Ian Howells el Dom Dic 10, 2017 9:30 pm

Lo miró extrañado. ¿En serio sabría Kung Fu o lo decía para las risas? Kung Fu le sonaba tan poderoso que parecía que lo estaba diciendo de coña. -¿Es broma, no? ¿En serio sabes hacer Kung Fu? -Sonrió como quién le asegura de que existe Papa Noel. -¿Como Jackie Chan? -Imitó una forma de Kung Fu, cunado en realidad no sabía si Jackie Chan sabía eso, Karate, Taekwondo o a saber qué mierda china. -Cuando quieras te dejo claro que el Kung Fu no tiene nada que hacer contra el Kickboxing, ni que Edwardsimundo tiene nada que hacer contra Howells. Te demostraré que soy el campeón. -En realidad hablaba por hablar (como siempre hacía Ian en su vida), ya que nunca había luchado contra ninguna persona que supiese esa disciplina. Con la misma Edward le pegaba tremenda patada en la boca que le callaba de repente, pero oye, siempre está bien que uno alardee, por si acaso gana tenga motivos para decir: 'te lo dije'.

Lo único bueno que tenía beber y fumar es que el apetito te lo abría muchísimo y claro, comer es bien. Comer siempre es bueno, sobre todo cuando estabas en tu propia casa y había un noventa por ciento de probabilidades de que la abuela se haya pasado ese finde y haya dejado la nevera llena de tuppers de croquetas, caldo pollo y de albóndigas.

Al salir apareció la hermana de Ian, en pijama pero tan guapa como siempre. La hermana de Ian era una chica FABULOSA. Ian no entendía como era posible que no hubiera tenido ninguna relación seria con ningún chico en ningún momento de su vida. Era guapa, inteligente, divertida... Si no fuera su hermana melliza, ¡hasta seguro que Ian hubiera intentado algo con ella! Aunque claro, a lo mejor era tan inteligente que sabía que tenía que mantenerse alejada de los chicos de su edad, que eran todos unos idiotas. Después de tener un hermano como Ian, debía de saberlo muy bien. O eso, o era lesbiana. ¡Pero tampoco había tenido ninguna novia ni nada! Era raro.

-Adiós, hermanita.-Despidió a Juliette.

Entonces miró a Edward con ojos asesinos al ver como miraba a su querida y puritana hermana.

-Ya claro, un saludo de cortesía. ¡He visto como le mirabas el culo! -Se impulsó contra la pared para volar contra Edward, placándolo en el aire. ¡Los efectos secundarios de ese porro eran la polla de divertidos! Los dos chicos volaron por el aire varios metros hasta llegar prácticamente a la escalera. -¡A mi familia ni te acerques, chucho pulgoso! ¡Lo que me faltaba, un licántropo en la familia! Bastante tenemos con un caso perdido en la familia. ¡Yo! -Le dijo a su compañero de esa noche.

Después de todo, llegaron a la cocina, lugar en donde abrieron el frigorífico y... voilá! Su abuela había ido, señores. Su abuela había estado ahí ese día con el amor de un abuela, repartiendo amor y sabiduría comida. -A ver, a ver. Aquí solo hay una cosa en claro: EL CALDO DE POLLO DE MI ABUELA, ES SUBLIME. Y las croquetas también. Así que de dulce nada, vamos a cenar como reyes. -Apartó de un culazo a Edward de su frigorífico para sacar los tuppers pertinentes después de que su experimentada nariz oliese e identificase la sustancia milagrosa hecha por su abuela. Sacó los tuppers, sirvió dos raciones y los metió en el microondas. Tardó lo suyo, pero como estaban tan hambrientos y drogados, el tiempo pasó más rápido de lo que en realidad fue.

Aún levitando, dejó los platos sobre la isla del centro y le tiró un tenedor y una cuchara a su amigo. -SABOREALO. Es el sabor de los Dioses.

Y entonces volvió a aparecer la hermana por la puerta de la cocina, mordiéndose el labio por la traición de su hermano.

-Lo sabía, capullo, que te ibas a comer la comida de la abuela. -Corrió a coger un tenedor para unirse, ella sentada en un taburete, a comerse las croquetas. De hecho, pinchó en una de las de Edward. -Lo siento, tío, pero esta comida pertenece a la familia Howells y estoy en mi derecho. -Le sonrió. -Tú pareces normal, ¿qué clase de retraso tienes como para que te juntes con mi hermano?

-En esta familia todo el mundo me hace bullying y ahora mismo estoy demasiado drogado como para defenderme... -Le dijo a Edward. -Y en verdad tiene razón, soy el más tontito. Ella salió con toda la inteligencia, pero yo con toda la belleza.

Juliette sonrió, mirando hacia arriba para negar con la cabeza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Edward Westenberg el Lun Ene 22, 2018 4:53 pm

Asintió con una sonrisa toda vanidosa en el rostro. Que ok, quizás no sabía Kung-fu en todo lo amplió de us significado, pero  lo practicaba hace dos años, así que al menos algo sabía de esa disciplina de arte marcial y pensaba esa noche, por lo borracho que estaba, alardear más de la cuenta de sus conocimientos. - ¿Vas a olvidar alguna vez lo de Edwardsimundo?.- preguntó con el ceño fruncido cambiando radicalmente de tema. Pero sin poder dejar pasar más el malestar que sentía cada vez que escucha ese apodo, le hacía recordar la voz chillona de Myrtle y un escalofrío recorría su espalda. - Y cuando quieras.- agregó después respondiendo a lo anterior.- Nunca está mal un poco de práctica.- reconoció sinceró encogiéndose de hombros.

De ahí en adelante, bueno...¿Cómo decirlo? Todo es un poco borroso.

Escogió el caño que le parecía más idóneo, ese que lo miras y dices ¨Hello, Major Tom¨. Y luego mental y físicamente literalmente voló. Por lo aires, o para ser más exactos en la monumental habitación de Howells. Su estomago no se hizo de rogar y empezó a generar una orquesta de protestas, que lo llevaron a ir en busca de la comida perdida. Al lograr salir se encontraron con otro integrante de la familia, que no hizo más que comprobarle una vez más que la belleza de esa familia venía del sector femenino, sin lugar a dudas.

Pusó el rostro de inocencia que mejor podía poner bajo el estado en que se encontraba, para validar sus buenas intenciones al mirar a la hermana de Howells. Pero este sin siquiera creer un poquito en sus palabras lo correteó en el vuelo.- Hey.- reclamó al escuchar como le llamaba pulgoso (una vez más). Pero lo olvidó en menos de medio minuto, estaba tan borracho y volado que sinceramente la vida le parecía demasiado hermosa y divertida para andar molestandose por cosas que ya ni recordaba.

JODER, SE HABÍA SACADO LA LOTERÍA. Pensó para sus adentros en una explosión de emoción universal. Ya que cuando  Howells pronunció las palabras abuela, cenar y sublime juntas comprendió que había venido a las cocinas por vino y había vuelto con oro. ¡Que dicha!  . Se dejó correr del refrigerado, y aún flotando agarro al vuelo un pedazo de pan que había sobre la mesa de centro llevándoselo a la boca como buen gordinflón que era.

Se abalanzó flotando hasta donde se encontraba el plato junto a los servicios, y se entrego por tres segundos a rendirse (metaforicamente) ante el olor que desprendía aquel caldo, que prometía venir directamente del paraíso alimenticio. - Te creo, te-cre-o.- musitó de manera épica antes de tomar colosalmente la cuchara y llevarla al caldo, para sacar un sorbo que llegó a su boca en un tiempo que podría definirlo como eternamente lento.

Iba a hacer audible su alucinación al probar la comida de su abuela cuando una voz lo interrumpió en medio del trance de felicidad culinaria que había entrado, sacándolo de sopetón. Clavó su mirada oriental en la hermana de Howells. Y cabe destacar, que como sentía un deber ser por haber sido bendecido por la confianza de probar el caldo de la abuela puede re-jurar y prometer que jamás en todo lo que resto de esa noche le miró el culo a Juliette.

Miró como frente a sus narices la castaña le sacaba un croqueta de su plato, hizo un morrito con su boca por la reciente perdida, pero no rebatió más nada, ya que él un hambriento por naturaleza sabía las leyes de la comida y reconocía el derecho absoluto de Juliette sobre las delicias de su abuela.

Y no fue hasta que la castaña le preguntó algo de manera directa que dejó de pensar en la comida para mirarla y emitir sonido.- Hola, Edward Westenberg. Un gusto.- dijo más formal de lo que le hubiera gustado sonar, pero realmente juntar letra con letra para formar palabras (ojala existentes) le estaba resultando toda una osadía. - ¡Oh! y pues no lo considero un retraso, pero  me gusta el alcohol, las motocicletas, volar...y el drama ¿o es la?.- hizo una pausa existencial para descubrir el genero de aquella palabra para luego sacudir su cabeza y continuar.- por lo que tarde o temprano tú hermano y yo  nos veríamos y ¡PAF! ...- terminó por decir encogiéndose de hombros y tomar nuevamente la cuchara todo feliz.

- ¿También estás viendo las cosas modo saturación máxima?.- le preguntó a Howells soltando una risa toda idiota al ver cómo de un momento a otro todo lo que veía era de un color extremo, sobrecargado,  hasta podría decir que con un leve brillo que volvía todo...majestuoso. - Joder, lejos lo mejor que he fumado en mi vida.- reconoció alucinado. Aunque tampoco es que hubiera probado mucho, pero andaba exagerando todo el día de hoy.

En eso sintió unas extrañas necesidad de escuchar música.  Y controlando todo su impulso de ir y buscar como condenado algo que emitiera sonidos se detuvo pensativo y miró a los hermanos Howells.- Ok, sé que soy eldescarado que llega borracho a las tantas de la noche, se droga y se come la comida de la abuela.  Un total desastre. Peeeeeeeeeeeeeeeeero ¿no creen que a todo esto le falta música?.- preguntó con una sonrisa de par en par.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.960
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 315
Puntos : 201
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Ian Howells el Miér Ene 24, 2018 9:38 pm

La hermana de Ian se había unido a esa comida nocturna, aunque al menos el hambre de ellos estaba justificado porque estaban borrachos y fumados, ¿pero la de ella? ¡GULA PURA Y DURA! Luego venía quejándose de esos kilitos de más. ¡Pues normal, chata, si te vienes a esta hora a comerte croquetas! Ian se comió con tranquilidad la sopa mientras escuchaba la conversación entre su hermanita y el hombre lobo. De hecho, se le iluminó los ojos. -¡Ha dicho que no me considera un retraso! ¿Lo has escuchado, Juliette? No soy un retraso. Le caigo bien porque bebe conmigo, porque le llevo en moto y porque le cuento mis mierdas. -Hizo una pausa. -Que también podría contarte mis mierdas a ti, ¿sabes? Pero emborracharte es super difícil, así que prefiero contárselas a un desconocido que puede ser mi amigo sólo una noche, ¿sabes? -Carraspeó, ya que un fideo se le fue por el otro conducto de la garganta.

Edward preguntó que si él lo veía también todo saturado y... la verdad es que Ian todavía no era muy consciente de lo que estaba bien y lo que no, o más bien de distinguir entre la realidad y lo que su imaginación estaba dando por sentado. -Creo que sí... -Contestó, para entonces escuchar esa frase que a cualquier camello le pondría feliz; en su caso, a Odiseo. -Es que mi camello de confianza es un crack. En realidad no sé ni qué cojones estamos fumando, ya que él me pasa cosas para que yo las pruebe cuando pueda y ya le de mi feedback, ¿sabes? Eso que has elegido de la caja llevaba ahí la hostia de tiempo sin que hubiera tenido la oportunidad de fumármelo.  

Su hermana se dio cuenta de que ya la estaba desvariando demasiado y, como no quería ser partícipe de semejante conversación filosófica, cogió un platito con un par de croquetas y se giró para irse de nuevo sin decir absolutamente nada. Eso sí, cuando Edward comentó lo de la música, fue Ian quién le miró sin mucha convicción. -Tío, que es super tarde. Mis padres están durmiendo. Bueno, mi madre estará quejándose a mi padre de cómo hemos venido, pero se supone que en un rato se volverán a acostar. No podemos poner música. -Dijo como un chico responsable. -Ven, cógete el plato.

Ian cogió su plato de sopa en una mano y un platito con unas cuantas croquetas en otro, para entonces dirigirse a la puerta que daba al patio desde la cocina. Salió al exterior, dejando la puerta abierta para que Edward le persiguiese. Llegaron al patio, en donde se encontraba... pues el patio. Una fuentecita, césped húmedo por la humedad (obviamente), un par de bancos en donde sentarse y muchas muchas flores. Ian dejó los platos sobre la piedra de la fuente y se mantuvo flotando mientras miraba al cielo y se comía una croqueta. Habían muchos efectos secundarios cuando estabas drogado, pero en ese momento Ian no tenía ganas de escuchar música y hablar, sino que se sentía TERRIBLEMENTE inspirado con la vida.

Se mantuvo unos segundos callados, hasta que de repente se vio con las fuerzas suficientes para hablar. -Tío, ¿sabes qué? En verdad no es tan malo que haya dejado embarazada a la hermana de mi mejor amiga, ¿sabes? Ahora mi mejor amiga será la tía de mi hijo. Y yo estaré en su familia para siempre. Y en verdad... tener un hijo tiene que estar guay, ¿no? Quizás no a tan temprana edad, pero si lo piensas fríamente, así podré disfrutarlo durante más años, ¿sabes? Podré enseñarle a jugar al quidditch. Y enseñarle a ligar. Y también podría a enseñar a peinarse así super sexy para que conquiste corazones. Y a pegar un buen puñetazo. Un buen Slytherin siempre tiene que saber encajar un puñetazo; y seguro que sale Slytherin porque está claro... -Le contó todo lo que pensaba, aún mirando a las estrellas. -Tío... ¿esas estrellas forman un pene, verdad? -Preguntó entonces, señalándolas. -Esas de ahí, ¿las ves? -Siguió señalándola. -Es la constelación Polluda Mayor. -Y se carcajeó divertido.

Spoiler:
Holi :pika: ¿Te parece cortar por aquí este rol asumiendo que se quedan ahí la noche hablando de paridas? Te dejo decidir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.255
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 819
Puntos : 513
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Edward Westenberg el Lun Feb 12, 2018 2:05 pm

Podía prometer que seguía escuchando atentamente toda la conversación, solo que la comida estaba tan buena que su visión al menos estaba centrada en esa delicia. Pero como buen compañero de parrandas se dignó a subir su pulgar arriba para corroborar las palabras del castaño al decir que no lo encontraba retrasado. Oye, y que era verdad.  No mentía,  además aunque solo hubiera estado tan solo unas horas con él,  al compañero de dramas se le defiende a morir, eh.  ¿Era un jodido unicornio el que venía nadar en su sopa? se rió y frunció el ceño por igual, desconcertadamente divertido de toda la situación.

Luego de un rato en que su estomago le quiso dar un breack, porque sí ese aparato de su cuerpo tenía vida propia y manejaba sus acciones. Por fin pudo levantar la vista y observar que de un momento a otro las cosas se habían vuelto de un color intenso nivel yisuscraist. Pestañeo un par de veces pero todo seguía igual o más que antes. Se rió y se entregó simplemente a disfrutar lo que el caño tenía para ofrecerle. Y como dicen por ahí a caballo regalado no se le miran los dientes, y este tenía una mega dentadura, al menos en su opinión.- Tío, dame el contacto que yo solo tengo muggles y sí me hacen volar pero no literal, y mola.- terminó la frase con una sonrisa idiota del porte de un titanic y unos ojos orientales que indican que pronto se convertiría en Edward San.

Y de repente como de las entrañas le entraron ganas de escuchar música y bailar. Pero pese a su estado de no control logró detener ese impulso irracional de poner canciones a todo volumen y mover el esqueleto como si mañana se acabará el mundo para primero preguntarles a los dueños de casa. La primera respuesta fue por parte de la hermana del castaño que tan solo se sirvió más comida y sin dirigirle una miradita (cosa que le partió su corazón alcoholizadosdroguisdramaking) se fue nuevamente hacia el piso de arriba.- ¡Que descanses! .- le gritó en un vano intento de sonar racional y no quedar tanto como un gilipollas ante la chica, pero no obtuvo respuesta por lo que solo se digno a suspirar y encogerse de hombros. - Entiendo, entiendo... claro, sí ¿ qué cosas digo? tú tan solo ignorame .- preguntó haciendo una mueca para comenzar a recoger cosas él también y seguir al castaño hacia el exterior, se demoró un poco porque es un maldito saco sin fondo y más aún si tiene droguis encima, ahí le entraba una hambre desquiciada.

- Tío, ahora puedo manejar mejor mi super poder.- exclamó animadisimo al ver que podía hacer piruetas en el aire.- Ok, no hagas esto que es un pésima idea, repito pésima idea.- dijo deteniéndose de sopetón al ver como el barril de alcohol mezclado con comida que tenía ahora de estomago le refunfuñaba que si seguía así le tiraría todo, literalmente, por la borda.  Por lo que mejor decidió como buen chico ir al lado del castaño, tenderse de espalda como si estuviera sobre el césped en vez de estar flotando en los aires. - Será genial, tío. Ya verás. O sea de seguro hay momento en que querras sacarte la cabeza y entregarla a una manada de perros, eso me decía una prima que tengo...- hizo una pausa para reír y recordar a Sussy, una de sus primas favoritas.- Pero son los menos, la mayoría es pura diversión y amour. Y como dices tienes a tu mejor amiga de tía, te has sacado la lotería  .- quizás exageraba, porque él ni de coña sentiría que se había ganado un premio teniendo un hijo, pero vamos, había sido una noche tan buena después de todo que subirle los ánimos a su compañero de dramas no le costaba nada.

- ¿Qué dices?.- preguntó divertido para ver hacia donde indicaba Howelles, no veía nada, hasta que...- AHÍ ESTÁ.- exclamó para luego reírse de buena gana. Lo que continúo fue descubrir si es que las estrellas se movían o ellos, discutir sobre la inmortalidad del cangrejo y tratar de ordenar el caos que ambos tenían en su cabeza inventando canciones improvisadas al mejor estilo de freestyle.¿Recordalo? Pues no le pidan tanto que al otro día despertó en su habitación sin saber ni puñetera idea cómo lo había hecho y con un dolor de cabeza que lo mantuvo muerto en vida hasta bien tarde del día siguiente. Prometió todas esas cosas que uno jura después de una noche borrachera como "nunca más" "ahora si que sentaré cabeza" "no quiero ver el alcohol nunca más", cosas que claramente olvido al pasar de dos días, pero que en aquel entonces lo dijo con una convicción tal que hasta él se lo creyó por un momento.

Y aunque solo recuerdes retazos de esa noche podía asegurar que lo había pasado muy bien, era como una especie de sensación  que le venía cada vez que recordaba esa noche. Ni siquiera había intercambiado contactos con el ex Slytherin, pero qué más da, si la vida quiere los volverá a juntar, o sus dramas tal vez.

Holí y chaí. :

Tío, me la pase genial.
Si quieres desahogar tus dramas con alcohol, ya sabes
estoy a un Mp de distancia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 19
Ocupación : Empleado Borgin & Bur
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 8.960
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 315
Puntos : 201
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg http://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.