Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Conditional freedom~ [Ian Howells |FB| +16]

Stella Thorne el Vie Mar 03, 2017 9:50 pm

Recuerdo del primer mensaje :



C O N D I T I O N A L   F R E E D O M
Domingo 05 de febrero - Las Tres Escobas - 18:30 hrs.

El fin de semana pasado por fin había podido ir a casa. Ya que el nuevo Dictador que tenían como Director se había dignado a dejarlos salir al ver que las cosas habían menguado un poco, pero no sin antes dejar las reglas fijas y claras ; Si no volvía la misma cantidad de personas que salió de las grandes puertas del Castillo, todos sin excepción sufrirían las consecuencias. Y si aquello no fuera ya de por sí la presión suficiente además debías dejar la dirección de tu casa y otro familiar.

¡Que le traigan el traje naranjo de una vez por todas!, gruñia mentalmente una y otra vez la Gryffindor. Es que si esto no era una cárcel ¿Qué era?

Definitivamente tras su excelente actuación aquel fin de semana junto a su padre y tío la castaña se merecía un Oscar a "Mejor Actriz" y de seguro al recibirlo hubiera hecho una performance toda rupturista dónde reclamaba por la injusticia del mundo y donde vilmente la cadena la hubiera cortado con la cortina musical, mientras por detrás se escucharía la voz Meryl Streep gritándole "I´m whith you Sis". Los medios arderian, y sería trending topic por semanas...pero no. En la vida real, la castaña sólo volvió a la soledad de su habitación con su tristeza, impotencia y rabia aumentada ocho mil. Porque tuvo que sonreír cuando sólo quería llorar, porque tuvo que decir que estaba así de delgada porque se había obsesionado con el ejercicio y no porque no tenía ganas ni de comer (Si ella,la saco sin fondo NO quería comer) y además cada segundo tener que contener las incontrolables ganas que le daban de decirle toda la verdad a su padre y tío para refugiarse en sus abrazos como cuando tenía tres años y escapar lejos, muy lejos ...al Polo Norte tal vez.

Pero nada de eso paso, ella lo había logrado y sin recibir ningún premio a cambio . Ellos creían que era feliz, y se habían quedado con la estupenda noticia que había atrapado la "pelotita dorada" en su primer partido como Buscadora.

Ahora otro fin de semana había llegado, se encontraba nuevamente en la fila para ser registrada por los con complejo de Dark Vader,  socialmente reconocidos como Mortifagos, o gilipollas descerebrados como solía llamarlos la Gryffindor en la seguridad de sus cuatro paredes o con gente de confianza.

Había quedado con Howells en Las tres escobas, le debía una cervezas desde el verano y pues ella era una mujer de palabra. Pero la verdad más que cumplir una apuesta perdida, se juntaba con él porque necesitaba salir de Hogwarts y hablar con alguien que, primero no debía disimular nada porque los dos sabían perfectamente en la mierda en que estaban metidos,  segundo estaba casi cien por ciento segura que lograría despegarse del encierro en que se encontraba y si tenía un poco suerte podría volver a reír sinceramente como hace tiempo no lo hacía. Un panorama para estos días sumamente tentador.

Camino a paso seguro hacia la taberna, más que nada para no congelarse viva. Cuando entró enseguida sintió el cambio de temperatura que hizo que su cuerpo se relajara. Miró para todas partes hasta que el castaño apareció frente a sus ojos, sonrió. Caminó hacia la mesa en dónde se encontraba sentado y cuando llegó dejó caer su peso en la silla que se encontraba al frente.- Hola ¿qué tal? Perdón que te moleste pero te ví desde la esquina y quería saber si te podía invitar un par de cervezas...- bromeó poniendo su voz toda galante y moviendo sus frondosas cejas de arriba a abajo, pero sin aguantarlo más soltó una pequeña risa.- Lo siento si me he demorado, es que para poder salir de Hogwarts tienes que dejar hasta tu alma a cambio.- agregó rodeando los ojos con una mueca de desagrado, para luego encogerse de hombros y soltar un leve suspiro.


Última edición por Stella Thorne el Jue Nov 02, 2017 5:49 pm, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 799
Puntos : 447
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Stella Thorne el Sáb Jul 15, 2017 10:05 pm

No pudo evitar soltar una risa al escuchar sus palabras, bajó su mirada divertida para luego clavar su ojos en los del Ex-Slytherin mientras se mordía el labio inferior.- Al parecer ya tenemos panorama para la próxima vez que nos veamos Howells.- soltó con una sonrisa de medio lado. Es que quizás viendo películas con Ian realmente se le iba a ir esa tensión de su espalda ¿no?.

Adiós, adiós maravillosa tarta de chocolate. Hola, hola fabulosa e increíblemente mejorada versión de salón de tatuajes de Tim. Abrió los ojos sorprendida, por todo lo ocurrido últimamente no había tenido la oportunidad de venir a visitar a sus amigos, que a decir verdad aún no entendía como la seguían llamando amiga al no estar con ellos casi el 80 por ciento del año, ok Hogwarts era una cárcel mucho antes de el nuevo régimen.  Admitamoslo.

Rió, al parecer su pueblo seguía siendo un pepa de ají.- Si abres esa puerta casi el setenta por ciento de los que verás será algo verde, flores, árboles, arbustos, animales. Todos se conocen, y casi la mayoría es muy conservador pero buena gente. Y esta calle es como...- arrugó la nariz para luego reír.- como el Callejón Knockturn pero muggle.- bromeó divertida. Es que realmente un lugar de tatuajes en un pueblo como Edale era  una obra de arte.

Arrugó su ceño al escuchar sus siguientes palabras.- Así es, mejor dejarlo de  lado por un tiempo.- susurró por lo bajo con tono amargo. Por unos minutos realmente había olvidado toda la mierda que estaba viviendo actualmente, y simplemente se encontraba con Howells como un día cualquiera en el tienda de tatuajes de su amigo Tim. Pero no,  estaba ahí a escondidas, con apenas tres horas a su favor.

Volvió a sonreír cuando escuchó el tono animoso con que el ex - SLytherin le decía todo, al parecer realmente había deseado esto al igual que ella aquella vez en la fábrica, una enorme sonrisa se apoderó de su rostro al recordar aquel momento.- Muy bien, empecemos entonces, que hoy ando con libertad condicional.- resopló haciendo una mueca.

- Pues...un elefante porque es uno de mi animales favoritos, y...- hizo una pausa para luego encogerse de hombros y suspirar.- también me recuerda a mi familia.- agregó. Muy pocas eran las personas que sabían de su familia, pero el padre de la Gryffindor es veterinario por lo que desde pequeña sabe muchas cosas o datos de animales que no todo el mundo debería saber. Es por eso una amante de los animales desde que tiene uso de razón, y el elefante es uno de sus favoritos, porque vive en manada, porque es leal, porque te escucha siempre, pese a la lejanía...por todo eso y más  Robert, su tío Earl y ella eran una manada de elefantes. - Lo quiero en mi antebrazo derecho.- dijo segura, mientras le señalaba la zona con la mano contraria.- No sé muy bien cómo lo quiero, veamos algunos ejemplos y creemos algo.- sonrió ampliamente.

Rió y negó con la cabeza divertida mientras rodeaba los ojos.- «Draco Dormiens Nunquam Titillandus».- dijo con una amplia sonrisa. Jamás olvidaría la primera vez que había escuchado esa frase, primero porque se había enterado de que realmente si existían dragones y segundo porque le había gustado mucho su significado, y en la actualidad le resonaba más que nunca.- Y lo quiero...- hizo una mueca pensativa para luego sonreír, se levantó la camisa que tenía puesta aquel día hasta un poco más arriba de la costillas.- Lo quiero aquí.- le señaló con su dedo índice horizontalmente su costilla izquierda.

- ¿Contraseña?.- preguntó con el ceño fruncido para bajarse nuevamente la camisa. ¿Desde cuándo su amigo tenía contraseñas en sus cosas? se acercó al pórtatil, arrugó su nariz pensativa por un par  de segundos para luego estirar sus brazos y marcar lo primero que se le venía a la cabeza, era correcto, sonrió ampliamente.- Papasconkeptuch.- dijo en voz alta la contraseña de su amigo, al parecer pese a las distancias lo seguía conociendo bien.

Las dos horas tuvieron que  traducir las ideas de la Gryffindor a papel, para luego ponerse de acuerdo y aceptar más que feliz el dibujo que le había hecho Howells. El elefante que le había gustado. Lo de frase fue mucho más sencillo, simplemente le había dicho de que tamaño la quería y que fuera estilo máquina de escribir. Objeto muggles ¡Paf! ¡Gracias google, por favor concebido! Cuando las dos ideas ya estuvieron claras vino la parte favorita de Stella. Ok, podría sonar algo extraño que la parte favorita de la Gryffindor fuera cuando le marcan el tatuaje en la piel, pero por alguna extraña razón le encantaba ver cómo iba quedando ese algo escogido marcado para siempre en su piel. Bueno, tampoco todo era maravillas, que sí a veces si se tuvo que morder la lengua por el dolor, más que nada con el de las letras, jodido lugar que había escogido. Le habían dicho mil veces que el peor lugar para tatuarse era cerca del hueso, pero ella igual se lo hizo sobre la costilla porque creía que era un gran lugar, a veces podía llegar a ser muy testaruda.

La mayoría del tiempo estuvo callada observando atentamente cómo la tatuaba Howells, el otro resto se lo pasó canturreando una que otra canción que sonaba del portátil gracias al gran youtube. Sintió como terminaba de poner la protección sobre su costilla y sonrió ampliamente. Se levantó de a poco, y se dedicó una mirada a sus tatuajes nuevos.- Quedaron magníficos. Muchas gracias Howells.- miró al castaño y le dedicó una sonrisa radiante. - Ahora...- de un salto salió de la silla quedando de pie.- Tenemos que pasar al modo Elfos.- dijo poniendo una pose graciosa, para luego reír.- Si somos rápidos aún no queda algo de tiempo para ir en busca de algo para comer.- sonrió de manera traviesa para luego ponerse nuevamente su camisa.

Sí, sentía un leve dolor en ambos lugares. Pero el hambre era más fuerte, así que mientras antes arreglaran todo mucho mejor.

offrol: Perdón por la demora Sad Pero ya soy un elfo libreee Very Happy !!!

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 799
Puntos : 447
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Ian Howells el Miér Jul 19, 2017 2:08 pm

¿¡QUÉÉÉÉÉÉ!? ¿ESE SERÍA EL PANORAMA PARA LA PRÓXIMA VEZ? Que iluso por parte de Ian pensar que eso sería pronto. O que sería en condiciones normales. Claro que Ian no sabía que dentro de un par de meses Stella escaparía de Hogwarts y sería un fugitiva con la que no debería de tener contacto, al menos teóricamente. Pero claro, tras esa indecente proposición por parte de Stella, Ian no pudo quedarse callado. -Ya no vale echarse atrás. No olvidaré esas palabras tan fácilmente ni tampoco esa sonrisilla, Thorne. -Le respondió con una sonrisa encantadora.

La verdad es que el pueblo de Edale no sabía ni en dónde se encontraba en el mapa, pero poco le importaba, sinceramente. Si allí había una tienda de tatuajes libre y con todo lo necesario para que Ian pudiese hacerle un tatuaje a Stella, él era más que feliz. No solo iba a poder tatuar por fin a una persona de confianza, sino que encima iba a hacerle dos tatuajes. Diseñarlos y todo estaba en su mano y eso le hacía sentirse reconfortado. ¡Por fin su arte iba a salir de aquella tienda y recorrer el mundo! Quizás Stella era la primera de muchas. -¿Draco dormiens nunquam titillandus? -preguntó sorprendido, ya que él jamás pensó en el lema de Hogwarts como algo verdaderamente significativo. Aunque ahora que lo pensaba... tenía su gracia eso de no hacerle cosquillas a una dragón dormido. -Será original, sin duda, no creo que mucha gente haya pensado jamás en tatuarse el lema de Hogwarts. -respondió, sin ser consciente de que en un mundo paralelo en donde ellos eran ficción si que sería bastante más común ese tipo de tatuajes.

Stella hizo su magia con la contraseña de Tim y por fin empezó la magia. Estuvieron como media hora buscando un diseño que le gustase a Stella del elefante. Le gustaba el realismo, pero también le gustaba la geometría, por lo que finalmente Ian hizo una síntesis de ambas cosas, combinando con una técnica suave que no remarcaría las sombras en demasía, haciendo así que el tatuaje quedase grisáceo y con un toque bastante elegante y sutil. Respecto al otro lo quería con letras más de máquina de escribir, por lo que se limitó a acudir a internet para ello. Después llegó el momento de la verdad. Cogió material nuevo y totalmente esterilizado, limpió la piel en donde iba a tatuar y la limpió, para marcar en ella el tatuaje de manera esporádica. Se puso guantes, abrió la tinta y puso en marcha la máquina para tatuar y, tras dar unos breves pinchazos al aire para que el exceso de tinta se cayese, comenzó a tatuar.

Una hora y media tardó en hacer el elefante, mientras que solo tardó media hora en hacer el de las costillas. Ese último era muchísimo más fácil ya que no tenían sombras ni nada, pero se tomó su tiempo tatuando esa parte tan sexy de una mujer. ¡Había que aprovechar!

Una vez terminó, limpió ambos tatuajes con agua y jabón para luego aplicarles una crema y envolvérselos en papel de plástico, de ese mismo con el que te envuelves el sándwich. Fue cuando terminó de envolverle el del torso cuando por fin sonrió contento por el resultado. Sí, llevaba prácticamente las dos horas serio, concentrado en lo que hacía y perdido en su mundo. Sujetó su antebrazo para volver a ver el del elefante. -La verdad es que me ha quedado de puta madre, ¿eh? -Dijo divertido, admirándolo contento. -Sí, claro, espera que recojo esto. Somos magos, la limpieza rápida sin mover ni un dedo es nuestra especialidad.

Sacó la varita y en un santiamén estaba todo en su sitio o, en su defecto, en la papelera. -Modo elfos eh... que pena que se haya hecho tan tarde, me hubiera gustado hacer el plan de las pizzas y las películas en mi cama. -Dijo, ladeando una sonrisa de lo más pícara. -Pero puesto que no podemos... ¿te hace una pizza en cualquier otro lugar?-Stella fue a ponerse la camiseta, pero Ian le dio un manotazo a la camiseta como quién no quiere la cosa para que no lo hiciese. -Así estás más sexy. -Dijo, señalándola de arriba abajo. -La camiseta sobra. Que por cierto, ¿cómo me vas a pagar?, ¿en carnes no era? Te perdono el dinero, pero una recompensa tendré que tener por haberte hecho esos dos pedazos de tatuajes, digo yo.-Se hizo el víctima, sonriendo como si fuese un niño bueno, algo que los dos allí presentes sabía que no era.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 866
Puntos : 545
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Stella Thorne el Sáb Jul 29, 2017 5:13 am

No logró contener la risa al ver el rostro de Howells tras escuchar sus palabras. ¡Click! Fotografía mental para el recuerdo. – Nunca ha sido mi intención que olvides mis palabras y mis sonrisillas, Howells.- contratacó con una sonrisa de lado y la mirada clavada en la suya. Es que vamos, ¿siempre va a estar esa cara de sorpresa?, suspiros mentales.

¿Cómo es que había conseguido su licencia de aparición? Pues mira no sé, pero lo había hecho y ahora se encontraba a punto de tener dos nuevos tatuajes en vez de estar tomando un par de cervezas y comiendo algo. Sabía que después su estómago se encargaría de reclamarle a gritos dicha elección, pero ahí estaba feliz y campamente junto a Howells en la tienda de su amigo Tim.

Soltó un soplido divertida al comprobar una vez más, que pese a los años Edale seguía siendo su Comarca. Ese pueblo pequeñito y alejado de todo  y que ni  el gran ojo de Sauron puede ver. Trató de explicarle en dónde se encontraban, pero ni explicándole con sumo detalle el castaño podría entender siquiera el uno por ciento de lo curioso y encantador que podía llegar a ser  ese pueblo y sus personas.

Sonrió satisfecha y feliz cuando vió ante sus ojos el boceto final de Ian, realmente el chico dibujaba muy bien o al menos supo hacer tangible sus ideas, que la mayoría - por no decir todas las veces- podían ser muy dispersas. Como algo histórico se quedó quieta durante todo el tiempo de realización, aun así el ex – Slythering no  logró salvarse de  sus canticos improvisados y su irremediable afán de cambiarle la letra a las canciones. Es que no era su culpa, nunca ha tenido buena memoria.

¡Tararará! Miró con ojos brillantes sus nuevos tatuajes. Muy parecida a la mirada que suele poner cuando de la nada alguien le regala un chocolate. Joder, estaban maravillosos.

- Dah…- se retó a su misma llevándose la mano al frente y rodeando los ojos.- Yo no sé cómo aún no pierdo mi varita.- lanzó medio en broma y medio en serio. ¡Tienen varitas! obvio que tendría todo limpio y ordenado antes siquiera de repetir tres veces  Rumpelstiltskin.  Y así fue ante sus ojos todo había quedado impecable, hasta se podría decir que hasta un poco mejor de cómo lo habían encontrado, arrugó la nariz y desordeno un poco las cosas.- Demasiado ordenado, le causará extrañeza.- explicó divertida.

Miró a Howells y sonrió, era muy consciente de que después de lo dicho anteriormente él chico no lo dejaría pasar del todo fácil. Aunque a decir verdad, no es que ella quisiera que lo hiciera. No logró ponerse la polera porque el castaño se encargó de tirarla al suelo antes que llegase a siquiera tocar su piel, soltó una risa divertida. - ¿ A sí?- preguntó con falsa inocencia antes sus palabras, mientras ladeaba su cabeza y miraba con picardía al ex Slytherin.

¡JÁ! ¿Alguien en este mundo podrá creerle alguna vez ese rostro al chico? Se preguntó mentalmente mientras soltaba una leve carcajada. Se mordió el labio y miró al mago, fugazmente lo miró de arriba abajo sin vergüenza alguna para luego dibujar una sonrisa de medio lado visiblemente coqueta.

Se acercó lentamente al Slytherin sin apartarle la vista hasta quedar a un paso de distancia, estiró sus manos  tomó con ellas la polera del chico tirándola hacia ella.- Pues, déjame decirte que no sólo a mí me sobran cosas…- susurró sin perder su sonrisa.

Tiró más de su camisa atrayéndolo más cerca suya.- Dime, ¿Cuál recompensa tienes pensada? Soy toda oídos.- le tentó. Su estómago le rugía, sus tatuajes aún le causaban un leve dolorcito, y sabía que seguir ahí no era la mejor de las opciones. Pero ahí estaba, una vez más jugando con fuego con Howells, y quizás esta vez sí terminará por quemarse.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 799
Puntos : 447
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Ian Howells el Mar Ago 01, 2017 7:36 pm

Iba a tener que replantearse seriamente eso de quedar con Stella. Siempre pasaba algo entre ellos cuando apenas quedaba tiempo de desarrollarlo y... ¡cada vez le ponía más nervioso! No sabía si es que ella prefería mantener las distancias, si es que no quería tener nada con él, si sí que quería pero luego en el momento no surgía... ¡no lo sabía! Pero le ponía de los nervios. ¿Acaso no quedaba claro al menos que por parte de Howells sí que había interés? No era un secreto que deseaba acostarse con ella desde hacía más de un año. ¡Más de un año!

Fue con un movimiento de mano como consiguió quitarle la camisa de la mano a Stella, haciendo así que no pudiese ponérsela. Sí, había sido un gesto tremendamente infantil, pero había que admitir que Ian no era lo que se decía un hombre demasiado maduro. Sin embargo, recibió por parte de ella una reacción que hizo que le devolviese esa pícara mirada. ¿Ves? A eso me refería. ¡Esa mirada quiere mambo!, ¡esa mirada es de deseo! ¿Qué hace Stella que no le está cogiendo por el cuello de la camisa y no le está besando apasionadamente? ¡No lo dice Ian, lo dice sus ojos llenos de lujuria! El ex-slytherin dio un paso hacia adelante cuando ella tiró levemente de él, pegando más su cuerpo al de ella. De manera inconsciente al hacer aquello posó una de sus manos sobre el costado desnudo de la chica, acariciándolo suavemente sin apartar la mirada de ella. -¿Acaso noto en tus palabras el deseo de desnudarme, Thorne? -Susurró encantador. -Puedes quitarme lo que quieras, con la condición de que luego te aproveches de ello. -Añadió, esbozando una sonrisa de lo más traviesa y bajando ligeramente su cabeza para esconderla en su cuello y besar su piel.

Era consciente de que si eso empezaba, tendría que ser ella la que parase esa vez. No estaba borracha como aquella vez en la fiesta en la playa de Australia e Ian llevaba mucho tiempo deseando aquello aunque en éste preciso momento estuviese probablemente en su momento más inseguro desde la primera oportunidad que pudieron haber tenido. Llevaba meses sin tener ningún tipo de encuentro así con ninguna chica y es que aunque no lo pareciese, eso de enterarse que iba a tener un bebé le había traumatizado un poco. Aún así, también era consciente de que ella tenía un toque de queda importante que no podía saltarse si no quería meterse en problemas con el matrimonio Lestrange en Hogwarts. ¿Pero sabes qué? Ian no pudo pensar demasiado en nada de eso, ya que ahora mismo lo que quería era comérsela entera, literalmente. Se le había quitado el apetito y le había entrado otro muy diferente al verla de aquella manera, con aquella actitud tan sensual y segura.

No quería pedir nada como recompensa, sino que a esa pregunta lo único que hizo fue subir con una caricia la mano que reposaba en su costado por toda su piel hasta llegar a su nuca, lugar en donde sujetó su rostro para poder atrapar sus labios otra vez. ¿Tercera vez, o ya la cuarta? No las estaba contando, pero no era la primera vez que lo hacía, ni tampoco sería la última. Llevaba ya mucho tiempo deseando que ese beso se convirtiese en algo más y poder saciar esa tentación que se plantó en su interior cuando Stella le besó en aquellas cocinas de Hogwarts hace ya más de un año. Besándola, Ian empujó con suavidad el cuerpo de Stella hacia atrás, haciéndola retroceder hasta que quedó apoyada sobre una mesa de escritorio en donde estaba el portátil de su amigo. -Si no quieres seguir, dímelo ya. -Susurró separándose levemente de sus labios.- Sino, déjame hacerte disfrutar. -Bajó sus dos manos hasta el trasero de Stella y lo sujetó firmemente para elevarla lo suficiente como para sentarla en el escritorio, pegando su cuerpo al de ella.

Ian tenía varias políticas sexuales con las chicas, entre ellas tener sexo sin compromiso, aburrido y para la satisfacción de ambos, o la idea de hacer querer repetir a una chica que le gustase, esforzándose en hacerla disfrutar para que hubiera una segunda vez. Por norma general general enfocarse en el placer de una mujer sin que el suyo estuviera implícito era algo que Ian no solía hacer, pero la gryffindor tenía algo que al ex-slytherin le gustaba. Y ahora mismo no quería ninguna recompensa de ella, sino dejarle claro lo mucho que le atraía, lo mucho que la deseaba y hacerlo recíproco. E Ian sabía muy bien cómo hacer que una chica disfrutase.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 866
Puntos : 545
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Stella Thorne el Miér Ago 16, 2017 4:28 am

Negó con la cabeza divertida al comprobar cómo un vez más, ahí estaba ella junto a Howells jugando a quemarse con fuego, juego que ha decir verdad - en el fondo-  disfrutaba enormemente. Era como una especie de tensión que existía entre ellos, o al menos así ella lo sentía y que de una u otra forma siempre terminaba por generar algo más entre los dos, que por diversas razones siempre los pillaba en escenarios desfavorables. En esta ocasión era el hecho de que en menos de una hora debía estar impecable en las puertas de la nueva cárcel mágica llamada Hogwarts para no meterse en serios problemas.

Sí, todo decía que debía detenerse ahí mismo y ser una buena chica. Ir a saciar sus necesidades básicas: comer un delicioso chocolate o porción de papas fritas. Escuchar buena música, seguir flipando con sus nuevos tatuajes y como acto de rebeldía tomarse un par de cervezas junto al ex – Slytherin para luego regresar al Castillo. Pero, ¿quién ha dicho alguna vez que Stella es una buena chica?

Sin pudor alguno se acercó al castaño y le arrastró tomándolo de su camisa  hacia ella.- Hoy estas muy asertivo, Howells.- le piropeo irónicamente. Pero para que quedaran más claras sus intenciones sin previo aviso tomo con ambas manos la camisa del chico y se la sacó lentamente. Disfrutando realmente la vista y cómo de a poco se iban poniendo al descubierto los innumerables tatuajes del chico, sonrió de lado.- Miau.- susurró divertida al ver el felino que tenía Howells en el pecho.

Clavó su mirada y se mordió por unos segundo el labio inferior.- Hecho.- terminó por decir para terminar de sacarle la camisa del chico y tirarla al suelo. ¿Se aprovecharía de aquello? Se preguntó mentalmente, se acercó a él y le preguntó sin más rodeos cuál era exactamente la recompensa que estaba esperando. Sí, sabía que estaba cruzando terrenos peligrosos. Pero algo le decía hace mucho tiempo que serían sumamente divertidos y placenteros.

Abrió levemente su boca soltando un pequeño suspiró cuando sintió la mano del castaño en su cintura, sintiendo un escalofrío recorrer toda su cuerpo cuando sin más se acercó a ella dándole un beso. A diferencia de aquella vez en la playa no se alejó extrañada. Si no que se permitió disfrutar de aquello y retrocedió junto a él. Frunció el ceño cuando en esta oportunidad fue él quien se alejó y le puso fin.

Escuchó sus palabras, preguntándose ¿desde cuándo el labio inferior de Howells se volvió tan mordible? Sacudió su cabeza y volvió a mirarlo , iba a responder a lo primero que le había dicho cuando sin previo aviso él ex – Slytherin la levanta , sentándola en el escritorio quedando pegada a su cuerpo, en una posición que a decir verdad le habían ocasionado cierto cosquilleos por el cuerpo a la Gryffindor.

Su corazón latía fuertemente, pero su accionar no demostraba aquello, su mano derecha fue tranquilamente y de manera segura a depositarse sobre el pecho del castaño, para comenzar a trazar suavemente con la yema de sus dedos el contorno de los tatuajes que tenía en esa zona el chico.- Creo que…- comenzó a decir con voz pausada y con un tono más bajo de lo habitual.- …esta tarde, y el tiempo que me queda…- siguió diciendo, mientras que con su dedo anular e índice comenzaba a  subir caminando por el pecho y luego el cuello de Howells, para detenerse allí y depositar su mano tras su cuello y clavar nuevamente su mirada en la de él.- …quiero disfrutar.- terminó por decir, para luego volver a besarlo, pero en esta ocasión con mucha más intensidad que las veces anteriores.

Abrió su boca para permitirle un mejor acceso, con un intento y ganas de sentir la piel del castaño más cerca de la suya,  cruzó sus piernas detrás de la  espalda del chico y llevó su mano libre a la espalda del castaño. Para luego por fin saciar sus ganas de morderle el labio inferior a Howells, sin apartar su boca soltó una risita coqueta para luego volver a besarlo y enterrar sutilmente las uñas en la espalda del joven mago.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 799
Puntos : 447
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Ian Howells el Mar Ago 22, 2017 3:01 am

Ay...

Si es que aquella mujer tenía un don innato para que Ian se perdiese en sus cabales. Estaba cien por cien seguro de que no era consciente del efecto que tenía en el chico, tan grande después de tanto tiempo. Ese día había quedado con ella sin ninguna intención de llevársela a la cama (no como otras veces en donde sí que lo ha pensado), pero como no podía evitar pasar, Ian tuvo que hacer de las suyas y dejarle bien claro que él no iba a rendirse tan fácilmente y recordarle que él seguía ahí precisamente para eso. Lo primordial era que no se olvidase de que Ian no se había olvidado de ella.

Y lo cierto es que si ese día fue sin ningún tipo de intención fue porque lleva meses sin tener interés en acostarse con nadie. Eso de enterarse de que iba a ser padre la verdad es que le cortó un poco el rollo sexual con las féminas del mundo. Sin embargo, Stella no era cualquiera. Era Thorne, la gryffindor más felina y atractiva que había visto nunca. La misma que había conseguido que cada vez le tuviera más ganas y no lo contrario ante las evasivas. Habían estrechado lazos de amistad que habían conseguido mostrarle una parte de ella que no conoció en Hogwarts y que aún así desea que sean suyos en algún momento.

Es por eso que, un tanto contrariado por las señales del pasado, tuvo que pedirle que si no quería seguir, lo dijese antes de que él se emocionase. Por él estaba bien si ella no quería, pero él quería y mucho. Y quería que ella supiese que así era.

Ya sin camisa, con esas palabras recien salidas de sus labios y siendo partícipe del beso más pasional que Thorne nunca le había dado, Ian cambió totalmente el chip de una manera enteramente inconsciente. Su cuerpo se volvió sumiso al de ella, sus manos la buscaban como si de un imán se tratase a cada rincón de su piel, manteniendo el cuidado en las zonas en donde le había hecho el tatuaje hace apenas un rato. Con toda la atención puesta en ella, sus labios bajaron por sus labios, su barbilla, su cuello, su garganta, su clavícula… hasta finalmente hundirse a besos en la piel bajo su oreja, mezclando su respiración con el suave aroma que desprendía ella. Con una de sus manos le desabrochó lo único que le quedaba arriba, dejándola parcialmente desnuda. No miró directamente, sino que con los ojos aún cerrados, disfrutando de aquel momento, comenzó a bajar con esos mismos besos hacia abajo, por su pecho y por la perfecta y delicada curva que había liberado. En aquel momento, la frase de “me la quiero comer enterita”, era cien por cien literal. En aquel momento estaba deseoso de hundir sus besos en un lugar muy diferente.

Sin embargo, cuando siguió agachándose y bajando con sus labios hasta el principio de sus pantalones, abrió al fin los ojos para mirar hacia arriba y volver a quedar a la altura de los suyos mientras sus manos desabrochaban con tranquilidad el botón de su pantalón y su mirada se quedaba fija en la de ella. -Baja. -Le pidió para que se pusiera de pie delante de él, de ésta manera él bajó sus pantalones, agachándose hasta quedarse justo delante de su más atrayente intimidad. Ian mordió el elástico de su ropa interior, pero no la quitó, sino que volvió a levantarse hasta quedar justo delante de ella, esta vez sin sentarla sobre la mesa, sino pegándose todo lo posible. Una de sus manos subió a su cabeza, sintiendo como los mechones de su pelo se entrelazaban con sus propios dedos, mientras que su otra mano bajaba persuasivamente por toda su piel, tocando con ahínco cada centímetro. -Quiero que me digas todo lo que se te pase por esa cabeza que quieras que te haga, ¿queda claro? -preguntó susurrante con una traviesa y encantadora lascivia que más que perversa, sonó francamente atractiva. Tras morder ligeramente su labio, volvió a atrapar los labios de la chica, pero esta vez de una manera lenta y muy, muy intensa, totalmente acompasada con esa mano que bajaba hasta querer amigarse con su ropa interior.

No buscó el placer a través de la ropa, sino que se coló por dentro hasta estar totalmente en contacto con ella. Con todo ella. En aquel momento le acababa de regalar su propia intimidad y se la había confiado, aunque Ian todavía no fuese consciente de ello. Fue en ese momento en el que a Ian se le subió por completo la motivación y en donde la presión de sus pantalones comenzó a ser verdaderamente molesta.

Él, sin embargo, no cesó en ningún momento. La velocidad, la pasión, las ganas y el frenetismo de aquel beso que compartían estaba en perfecta harmonía con todo lo que hacía para ella. La penetración estaba sobrevalorada y si Ian tenía que decir qué era lo que más le gustaba del sexo, era ver a una mujer disfrutar. Los gemidos, los jadeos, las peticiones… eran un placer para sus oídos. Aquella fragancia que emitían, una mezcla de sudor y hormonas, era placer para su olfato. Sus movimientos, sus leves arcos, sus curvas en perfecto y delicado movimiento… esa manera de morderse el labio, esa manera de cerrar los ojos o de abrir la boca cuando llega el momento del clímax… eso era sencillamente placer para su vista.

Abrió sus ojos y dejó de besarla en el momento en el que se introdujo en ella, sólo para poder disfrutar de su rostro. Fue en ese momento al ver su cara, normalmente pícara y traviesa, rebozar de una inocencia sublime. Sin dejar de tocarla con lentitud y de darle placer, la miró a los ojos para hacerle una pregunta crucial. -¿Es tu primera vez?

Porque Ian apostaría de que no era así, que ella ya habría tenido ese tipo de experiencias con otra persona antes que él. Pero si no era así... aquello iba a ser muy, muy divertido. Sobre todo para ella.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 866
Puntos : 545
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Stella Thorne el Miér Sep 27, 2017 4:32 am

La castaña no sabría explicar en palabras que era exactamente lo que le provocaba Howells, pero tampoco le importaba mucho descubrirlo. Ya que jamás ha sido esa clase de personas personas que necesitara denominar las cosas, ella era más bien de acciones. Y si de algo estaba segura es que el castaño tenía un don innato para sacar su lado más felino y coqueto. Que por cierto cabe destacar, la Gryffindor jamás ha sido una lumbrera en aquel ámbito de la coquetería, al menos no conscientemente.

Pero ahí estaba una vez más, mordiéndose el labio y queriendo hacer lo mismo con el de Howells. Respirando entrecortado pero al mismo tiempo queriendo inspirar una bocanada de aire. Sintiendo y pensando una y mil cosas a la vez. Era extraño porque pese a entrar a terrenos completamente nuevos, la castaña no tenía ni una pizca de miedo, sino todo lo contrario estaba más curiosa que nunca.  Es por eso que no dudó a la hora de sacarle la camisa a Howells y poder tener una visión panorámica de todos los tatuajes del ex – Slytherin (o al menos de la parte superior de su cuerpo).

No pudo evitar soltar una risita y felicitarse a ella misma mentalmente por su respuesta, ya que al parecer sus palabras habían desatado esa parte del chico que la Gryffindor estaba esperando ver hace mucho (aunque no lo admitiese). La forma de tocar y besar que tenía Howells hizo que por unos instantes Stella bajara todas sus guardias y simplemente se permitiera disfrutar. La combinación del respirar del castaño en su oreja y el click de su sujetador hizo estremecer el cuerpo de Stella provocando que su boca se abriera inconscientemente soltando un pequeño gemido. Cuando comenzó a bajar nuevamente por su cuello a base de besos la Gryffindor cerró sus ojos, y apoyando una de sus mano en el mueble mientras la otra se perdía en los cabellos del castaño, dejó caer su cabeza hacia atrás disfrutando de las caricias que estaba recibiendo de su parte.

Cuando sintió al chico besarla más allá de su ombligo se mordió el labio y abrió sus ojos mirándolo con una sonrisa traviesa, que se mantuvo hasta que él volvió a quedar a su altura. Como nunca, Stella fue toda una chica obediente y bajo del mueble, pero no sin antes arrebatarle un beso fugaz y todo menos tierno al mago. Sintió como sus piernas reaccionaron ante esta inesperada liberación pero en vez de detenerse allí como en otras ocasiones ayudó al chico a sacarse el pantalón de la mejor manera, quedando sólo con unas pequeñas bragas de color negro. Que a la joven leona ya le estaban estorbando. Es que no sabía si era idea suya pero la temperatura había aumentado considerablemente de un momento a otro.

Para su sorpresa Ian no le quitó la última prenda que le quedaba encima, sino que volvió a quedar a su altura y fundiéndose con su cuerpo le dijo unas palabras que hicieron que los ojos de la chica se volvieran de un felino que observa la mejor de sus presas, y una sonrisa de lado traviesa. Eso ¡Ahí está! Esa era una de las cosas que le gustaba del castaño, ese “tira y afloja”. Esa tensión innegable, que pese a que le estaba pidiendo que le dijera todo lo que ella  desease, al mismo tiempo era una orden.

Asintió coquetamente con su mirada clavada en la suya pero antes de poder decir una palabra tenía nuevamente los labios de Howells sobre los de ella, abrió su boca por inercia permitiéndole mejor acceso a ella, disfrutando enormemente el ritmo que poseía el beso.

Cuando el castaño introdujo su mano bajo su ropa interior, por primera vez en la tarde un sonido de alerta sonó en la cabeza de la Gryffindor. Pero la manera de tocar que tenía Howells que se sincronizaba perfecto con el beso que estaban teniendo logró que toda duda se fuera lejos. Habían sido unos días y semanas horribles para la joven leona, donde la mayoría del tiempo debía estar alerta, carcomiéndose sus emociones e impulsos. Pero ahora estaba con Ian, y por más que jamás pensó confiar de esa manera en una serpiente, ahí estaba  dándole acceso a una parte de ella que no se la había dado a nadie antes.

Su gemidos de a poco comenzaron a volverse más audibles se veían callados por el beso que aún mantenían con el ex – Slytherin, y que al menos ella aún no tenía deseos de terminar. Todo lo contrario mientras más pasaba el tiempo más aumentaban sus deseos, de querer más.

No fue hasta que sintió a Ian introducirse en su intimidad que Stella se descolocó. Nadie jamás había llegado hasta ese punto. Stella no era  una blanca paloma, ya que cualquier que la conociera sabía lo curiosa que podía llegar a ser la chica si es que algo le llamaba su atención. Pero por alguna extraña razón siempre las circunstancias o su cabeza no estaban a favor deteniendola antes de llegar al final.  Desvió rápidamente la mirada del chico para no dejarse en evidencia, pero no logró evitarla por mucho tiempo ya que tras escuchar su pregunta la volvió a elevar mirándolo directamente a los ojos.

Pero cómo le había dicho hace unos minutos atrás ella quería disfrutar, y eso es lo que haría. Se acercó al chico, pegó aún más su cuerpo al de él, y acercó su rostro dejando sus labios pegados a los suyos.- Si…- comenzó a decir suavemente mientras comenzaba a subir desde la comisura de su boca hasta su oído derecho repartiendo pequeños besos.-…pero, siempre me ha gustado mucho aprender cosas nuevas.- terminó por susúrrale para luego morderle suavemente el lóbulo de su oreja.

- Y puedo llegar a ser muy buena en ello…- comenzó a decir alejándose levemente para poder volver a mirarlo y sin despegar sus ojos bajó ambas manos, y como una gatita de garras suaves desabrocho los pantalones de Howells. Es que algo debajo de ellos estaba reclamando hace un buen tiempo ser liberado, y Stella jamás se ha caracterizado por negarle la libertad a nada ni nadie. - …si me llega a gustar.- terminó por decir junto a una sonrisa picarona, y dejando de lado toda inocencia introdujo una de sus manos para sentir empíricamente la erección del chico.

Y como buena alumna imito el accionar del castaño , cortó la poca distancia que separan sus labios y comenzó a besarlo pausada pero intensamente mientras que su mano comenzaba a darle caricias que mantenían el mismo ritmo que su boca a su zona más íntima.

No sabía exactamente cuánto era el tiempo que les quedaba, pero al menos Stella pensaba disfrutarlo lo máximo posible.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 799
Puntos : 447
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Ian Howells el Sáb Sep 30, 2017 3:48 am

El único motivo de saber si era su primera vez era para poder apuntarlo en su lista era simplemente para saber cómo tratarla. No de bien o mal, sino más bien en base a su experiencia. No es lo mismo tener sexo con una persona que tiene experiencia en el asunto, a tenerlo con una persona que nunca ha estado con nadie. De todas maneras, Ian llevaba ya tiempo imaginándose todo lo que iba a hacerle a Stella si éste día llegaba y, aunque hubiese sido ideal tener una cama, se podía conformar con aquel escritorio. Sería suficiente para hacer que ella lo recordase con cariño. Lo último que se esperaba era que ese momento con Stella llegase precisamente en un estudio de tatuaje en el que están ilícitamente y justo después de que se dejase tatuar por él. A decir verdad, eso aumentaba considerablemente la atracción que sentía en ese momento por ella.

Su manera de tomar la iniciativa después de admitir con naturalidad que era su primera vez hizo que se tomase unos segundos de descanso en regocijarse en sus susurros y en cómo su mano iba en busca de colarse a través del elástico de su ropa interior. Sus últimas palabras quedaron impregnadas en la mente de Ian mientras le robaba cualquier oportunidad de respuesta de nuevo con un beso. La gente subestimaba los besos. Ian lo solía hacer. ¿Para qué besar unos labios si puedes besar otras muchas cosas? ¿Para qué besar cuando puedes morder? ¿Para qué besar, cuándo hay otras tantas cosas que hacerle a una mujer? No solía recrearse mucho en los besos porque los veía... innecesarios. Sin embargo, en aquel momento lo eran todo; o más bien una parte importante del todo. Sin esos besos estaba cien por cien seguro que ahora mismo no se encontraría en el estado en el que se encontraba: acalorado, desesperado y cada vez más seguro de que iba a asegurarse de que a Stella le gustase aquello más que nada.

Menos del chocolate. Todos sabemos que es imposible que a Stella le guste algo más que el propio chocolate.

Es por eso que finalizó aquel intenso beso atrapando el labio inferior de la chica con los dientes, abriendo los ojos a la vez que le lanzaba una pícara y perversa sonrisa directa a sus felinos ojos. -Me aseguraré de que te hagas muy buena en ello... -Susurró de manera encantadora, sujetando a la chica por la parte baja de su espalda para hacer que se pegase al borde de en donde estaba sentada. -...Porque esto que te voy a hacer te va a gustar.

Se agachó, sintiendo todavía una presión incómoda en su entrepierna y lo que pasó a partir de ahí es de conocimiento privado. El ex-Slytherin se encargó de que disfrutase antes de pasar a la 'faena' convencional y que estaba tan sobrevalorada, dudando después de eso qué parte de Stella prefería besar con más frecuencia. No fue hasta que escuchó salir de sus labios un gemido ahogado acompañado de ese recuperar aire de manera acelerada, hasta que volvió a ponerse en pie. Ya había dicho con anterioridad lo mucho que le ponía el hecho de ver a una mujer tocar el cielo... y es que ver y sentir tan de cerca a la chica que te has imaginado ya muchas veces (aunque suene un poco creepy) le hacía todavía más afortunado en aquel momento. Las ganas que le tenía no eran ni normales.

Después de eso, se enfrascaron ambos en un vaivén de sensaciones; caricias, besos, tacto. Las caricias se convertían en la lectura de cada surco de su piel, los besos eran la puerta a la pasión desentrañada y el tacto... bueno, Ian perdió el norte, el sur, el este y el oeste nada más unirse a ella.

No se desesperó, pero sí que estaba desesperado. Al final, cuando tienes a una mujer delante solo te quedan dos opciones: o piensas en ella, o piensas en ti. Si piensas en ti, ella no disfruta; pero si piensas en ella, tú tienes que hacer un esfuerzo doble. Pero sinceramente, ¿no merecía acaso la pena?


***

Merecía totalmente la pena.

Ian, aún sudando como hacía tiempo que no sudaba, buscaba su camiseta, la cual debía de estar debajo del escritorio en el que... bueno... El ex-Slytherin sonrió solo de pensarlo. Había tenido sexo, ¿cómo no iba a sonreír? ¡El sexo es la clave de la felicidad! Además, no solo había tenido sexo. No. ¡Había tenido sexo con Stella! Por favor, Ian ya tenía su edad y su experiencia en el acto sexual y aún así siempre terminaba bien emocionado y contento después de cada encuentro sexual con personas que eran realmente de su interés. Parecía un niño pequeño que recientemente acaba de jugar con su juguete favorito.

Cogió su camiseta después de pasarle a Stella la ropa de ella que estaba en el suelo, para entonces ponérsela y sentarse en la camilla en donde había la había tatuado para mirarla con expectación mientras se vestía. -¿Estás segura de que no quieres repetir? Podría comerte toda la noche. No me importaría que incluso fueras mi desayuno. -Comentó con una sonrisa ladeada y encantadora sin apartar la mirada de ella. -Prometo no tirarte el preservativo a la cara esta vez. Pero lo hice con amor. -Ian tenía la estúpida manía de tirar los preservativos a las chicas, ¿por qué? No lo sabía, pero según él era gracioso y quitaba 'tensión' al asunto de 'la primera vez'. Y en verdad lo hacía, sólo que era un método un poco extraño. Pero bueno, al menos tenía la decencia de hacerlo después de hacerlas disfrutar, ergo ya estaban felices como para que le mandasen a la mierda. Después de un orgasmo todas las mujeres son encantadoras.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 866
Puntos : 545
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Stella Thorne el Jue Nov 02, 2017 5:46 pm

De un momento a otro y como casi siempre sucedía entre los dos la conversación dio un pequeño giro que los llevó una vez más a entrar a un territorio donde las palabras simplemente no tenían cabida. Muchas veces las circunstancias no estuvieron a su favor y esta vez no era la excepción; se encontraban en un lugar de manera ilegal y todo menos idóneo, y en menos de una hora la castaña debía mostrar presencia si no quería que sus “seres queridos pagarán las consecuencias”. Pero como dicen por ahí, querer es poder. Y ambos chicos querían, así que nada les resultaba del todo imposible.

Soltó quizás una de las sonrisas más inocentes vistas antes en su rostro cuando escuchó su pregunta. Ella no era de las que se avergonzará de su virginidad, pero en las circunstancias en la que se encontraban esperaba que no fuera algo determinante. Es que ella no le mentía al decir que si le llegase a gustar sería una muy buena alumna. Y algo le decía que realmente le iba a gustar todo aquello.

Soltó una pequeña risita. Es que si algo le gustaba de Howells, aparte de reír a borbotones a su lado era su jodida desfachatez. Que en ocasiones te hacía reír  como también enojarte a montón. El castaño desbordaba seguridad. Por lo que cuando escuchó esa casi promesa de volverla la mejor alumna del salón le creyó profundamente. No por nada hace mucho tenía esa tentación constante de terminar quemándose junto al ex Slytherin.

Y así fue, a medida que el castaño avanzaba por su cuerpo con besos o caricias sentía como comenzaba a surcar un mapa por su cuerpo sin dirección alguno pero increíblemente placentera. Haciendo que su piel reaccionaba a su tacto y aumentará considerablemente su temperatura. De un momento a otro simplemente soltó amarras y se entregó por completo al accionar de Howells, cerró sus ojos y disfrutó de ese vaivén de sensaciones nuevas.

Lo que más le sorprendía a la castaña que a medida que pasaba el tiempo más que saciarse sentía más curiosidad y ganas de algo más. Y en eso Ian al menos para la mirada de Stella, que poco y nada ha tenido de experiencia, le hacían sentir que el castaño era un un muy buen traductor de sentires. En el sentido que en el momento exacto que ella sintió la necesidad de más cercanía él se re incorporó y quedó pegado a su cuerpo, para ahora ella tomar más las riendas de la situación. Es que a la Gryffindor al igual que los gatos cuando realmente se sentían mimados, ella devolvía ese cariño con el doble o más.
 
Además ella podía ser novata en todo aquello, pero su curiosidad y tempestuosa forma de ser le permitían tener la confianza suficiente para poder ser más osada pese a su nula experiencia. Además cabe destacar que al menos para la castaña, el ex Slytherin era un muy buen profesor. De esos que uno se levanta feliz a las seis de la mañana pese al sueño.

No sabría decir exactamente cuánto tiempo había pasado, pero sí que si no se apuraba estaba a un pelo de llegar tarde a “la hora de queda” impuesta por Hogwarts. Pero por más que su cabeza sabía de aquel relevante dato, su cuerpo se encontraba en un total relajo. Comprobando que efectivamente el sexo era mejor que ser la esponja de un gigante. Soltó una risa por haber siquiera comparado las dos cosas anteriormente.

Comenzó a recoger sus cosas sintiendo que de pronto la sonrisa se  le hubiera congelado en el rostro, negándose a marchar tan fácilmente, tanto así que sus mejillas se alzaban curvándole sus ojos dándole un aire Oriental. Es que como hace mucho, y aunque le durará tan sólo una fracción de tiempo Stella se encontraba feliz. Ya más tarde volvería a la realidad, y lo más probable que cayéndose de bruces. Pero por el momento se encontraba en un  gran paréntesis.

Recibió lo que le faltaba de ropa y se la puso sin pudor alguno. Sintiendo en ese accionar un leve dolor en algunas partes de su cuerpo. Pero era como ese dolor que uno siente tras una dura y extendida sesión de Kick-boxing o cuando se elongaba posteriomente, que pese al dolor de alguna extraña manera también te recordaban algo muy placentero. Paf, el cuerpo humano y sus extrañezas.

Sonrió y negó con la cabeza divertida.- No, no estoy segura. De hecho me encantaría repetir.- admitió con una sonrisa y mirada traviesa.- Peeero, no debo.- concluyó haciendo un leve puchero.- Ya sabes, Hogwarts se ha vuelto en la versión de Azkaban para menores.- dijo encogiéndose de hombros quitándole más importancia de lo que debería. Es que aún no quería volver a pensar en todo aquello, aún le quedaban diez, o cinco minutos de libertad.

- Con tal de que lo uses por mí bien.- le soltó mordaz pero sin perder la sonrisa. Que vamos, ella podía haber dejado pasar momentáneamente esa conversación de “¿CÓMO FUISTE TAN JODIDAMENTE IDIOTA?” pero que alguna vez le iba a tirar de todos modos la bronca lo iba hacer.  

Se sentó a su lado ya vestida y girando su rostro le sonrió.- Bueno, creo que llego la hora del adiós. Yo me aparezco en Hogwarts y tú… vaya a saber uno.- dijo divertida dándole un empujoncito con su hombre al de él.- Te sigo debiendo una cerveza, así que de mí aún no te liberarás Howells.- lanzó en broma para luego incorporarse de la silla y quedar de pie.

Le dedicó una mirada a todo el lugar para cerciorarse de que todo seguía en su sitio, para luego volver a clavar su mirada en el castaño.- Además, en el verano tendré mucho más tiempo para seguir practicando.- agregó osadamente acompañando sus palabras con una traviesa sonrisa.

- Cuídate, Howells.- le deseo sinceramente y más aún en esos tiempos. – Nos vemos pronto.- le dijo ofreciéndole una última sonrisa para desaparecer sobre sus mismo eje. Sin saber que muy pronto sus vidas tomarían un giro totalmente diferente. Y que ni libertades condicionales podían entrar al juego.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 799
Puntos : 447
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.