Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

The Magic of Coincidence —Rhea.

Ian Howells el Jue Mar 23, 2017 2:28 am


13 de marzo del 2017 - Londres muggle, Camdem Town - 19:30 horas - Ropita

Ay, madre.

Quedaba nada. ¡Nada! ¿Días, semanas, quizás? Ian todavía no se creía que fuese a ser padre. ¿Es que estamos locos? ¿Cómo es posible que alguien como él pudiese ser padre? ¿Qué clase de ley natural es esta? ¡Que Ian era tonto! Ian no debería de haber tenido descendencia nunca, pero ahí estaba la selección natural haciendo de las suyas. Ahí está, a punto de tener un bebé con la hermana mayor de su mejor amiga. Y eso que Ian había luchado para que Eris le dejase cuidar del bebé, pero ahora cada vez le parecía un asunto demasiado grande para lo cobarde que en realidad él era. Él podía ir de chulo, temerario e impulsivo... pero a la hora de la verdad no era más que una persona insegura que no es capaz ni de asimilar que dentro de poco iba a dejar de ser un mero adolescente e iba a ser padre.

Puff, eso era algo muy duro.

Era raro. Había una parte de él que estaba emocionada por lo que estaba a punto de pasar, a pesar de que no se veía para nada preparado, pero luego había una parte que si no se hacía caca en los pantalones era porque tenía un auto-control envidiable.

Ese día se había movido a la zona más comercial, turística y muggle de Londres: Camdem Town. Era un mercado alternativo en Londres en donde todo estaba lleno de comercios de todo tipo, lleno de mercadillos y tiendas de todo aquello que te viniese a la mente. Había ido porque sabía que allí era muy poco probable que se encontrase a alguien conocido y porque quería ir solo a esa compra que tenía en mente y si le decía a su madre que iba a eso, iba a insistir en ir con él. Y como su madre odiaba ese sitio, así se libraba de darle explicaciones. Al principio la madre de Ian estaba escandalizada con la noticia, pero ahora bien que está emocionada por ser abuela tan joven... además, estaba toda contenta porque por fin veía que Ian se tomaba algo en serio en su vida. ¡Un milagro de la virgensita de Guadalupe! como decía ella.

Así que Ian se había pegado casi dos horas yendo de puesto en puesto, buscando ropa para su futuro hijo mientras sus piernas le temblaban cada vez que veía un body o una camiseta de un tamaño que ni a él le cabría en la cabeza. Sabía que iba a tener ropa de sobra teniendo en cuenta cómo era la familia Howells y la familia Masbecth, pero Ian era el padre y quería aportar su granito de arena. Y no solo un regalo para el bebé... quería comprarle algo a Eris, al fin y al cabo es la que peor lo va a pasar aunque Ian esté al lado de ella recibiendo su primer infarto de miocardio e hiperventilado. Además... aunque al principio su relación fuese una mierda, ahora tenía una complicidad con ella increíble y sentía que se merecía los mismos mimos que el bebé.

Después de tener las compras realizadas y llevas varias bolsas en la mano, decidió ir al cine. ¿Por qué? Porque estaba agobiado e ir al cine era bueno para distraerse. Además, nunca había ido solo al cine, siempre le pareció de persona sin amigos, pero ahora incluso lo agradecía. Así que antes de irse, fue al cine más cercano al centro de Camdem Town, uno pequeñito y bastante poco conocido. Había una cartelera de mierda, pero tampoco le importó al universitario, ya que ese día estaba bastante poco exigente.

Estaba entre Cincuenta Sombras más Oscuras y Logan. Teniendo en cuenta que jamás había visto X-MEN y no tenía ni puta idea de qué iba la otra, se dejó llevar por las portadas. ¿Una pareja super cutre de portada o un tipo fortachón y varonil con cara de enfadado? Está claro que pagó por Logan. Se compró palomitas y una coca-cola y entró al cine, dispuesto a ver algo que no tenía ni pajolera idea de qué era. Entró distraído mientras estaban los trailers, colocándose en el centro en una fila que estaba libre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Rhea Jackson el Lun Mar 27, 2017 10:53 pm

Nunca me había dado verdadera cuenta de lo diferente que era Reino Unido de Estados Unidos hasta que me tocó irme de lo que ya consideraba mi hogar al lugar donde había nacido. Ilvermorny no tenía nada que ver con Hogwarts. Ni la gente, ni las diferentes casas, ni siquiera las lecciones. En algunas asignaturas era todo tan fácil para mi que me resultaba ridículo, en otras me notaba a años luz del resto de la clase y no precisamente en el buen sentido. Había aprendido mucho, eso no podía negarlo, pero en los meses que había pasado allí, el conocimiento más enriquecedor que había adquirido era que quien eres te persigue aunque intentes huir de ello.

Me había ido de Londres tras algo que se podría considerar un golpe de Estado. Había huido por miedo a que viniesen a por mi por nacer en las circunstancias en las que había nacido, por algo de lo que yo no tenía culpa  alguna. Y al llegar a USA me di cuenta de que...no hay lugar en el mundo en el que no te juzguen por haber nacido de un modo u otro. Y no solo eso. Si tienes la mala suerte de nacer en las circunstancias que no le gustan a la mayoría, supongo que porque las temen, no solo te van a perseguir a ti, si no a todos los que tengan relación contigo. En Reino Unido me perseguían por ser hija de muggles, en USA, me miraban raro por...bueno, por la idea que se les cruzase por la cabeza en ese momento. A veces por ser una chica, otras veces por tener acento inglés, otras por ser rubia y la mayor parte de ellas simplemente por existir. Esto de vivir se había vuelto agotador para mi. Fuese donde fuese. Sin embargo, huir perdía del todo su sentido cuando alguien a quien querías era atacado por tu culpa. Mi hermano había pagado por mi y no iba a consentir que nadie más lo hiciera, aunque tenía la sensación de que los mortífagos no iban a dejarlo solo por haberse llevado a mi hermano.

Mi vuelta a Londres fue un viaje cargado de odio, de sed de venganza. Luego vi en lo que se había convertido mi hogar. Fui a visitar mi casa y parecía la mitad de lo que era cuando yo me había ido. El edificio estaba destrozado y en la atmósfera flotaba la rabia y la tristeza de todos los que habían sufrido el asalto. Las ventanas estaban remendadas con cartones y cinta americana. El contenedor rebosaba sin que a nadie le importase y una pequeña familia de gatos callejeros habían hecho de aquel montón de basura su hogar. Observé aquella estampa descorazonadora para mi sabiendo que no podía hacer mucho por mi familia para protegerlos, salvo alejarme. Dejar pruebas de que renegaba de ellos. Romperles el corazón. Pero no sabía si tenía valor para eso todavía. Con el corazón desbocado por un nerviosismo inherente a la sensación que todo aquello me provocaba, forcé la entrada de lo que había sido mi garaje y robé mi propia moto. Sabía que me daría dinero… y eso me estaba matando todavía un poco más.

Días después, tenía un minúsculo apartamento en una zona cuestionable de Londres gracias al dinero que me había dado dejar mi preciosa moto en manos de un usurero de esos que parece que solo existen en las películas. Lloré durante días. Encontré un trabajo precario en un cine gracias a un encanto que desconocía tener y un coraje que me ayudó a mentir sobre mi edad. Quizás sea cierto eso de que entrar en cualquier sitio con un maletín y la confianza suficiente hace que todos piensen que eres el jefe.

Los días siguieron pasando y las lágrimas poco a poco se fueron secando mientras yo me aclaraba tras pasar la fase de: “Qué clase de estupidez estás cometiendo al volver aquí tú sola, maldita sea?” Tras mucho pensar, me di cuenta de que todo movimiento radical en la historia es como una fuerza de la naturaleza y una de las leyes de la física es que toda fuerza ejercida tiene una reacción igual y opuesta. O algo así, la física nunca fue lo mio. Así que, siguiendo eso, lo lógico, como había pasado en todas las guerras, es que hubiese un movimiento igual y opuesto a los mortífagos y seguidores de Voldemort. Pero como los espías de la Segunda Guerra Mundial, no tenía esperanzas en que fuese fácil encontrar a los miembros de este movimiento. Mientras no tuviese una idea brillante sobre cómo entrar en el mundo mágico sin morir tendría que esperar a una señal del universo. Lo que no esperaba es que fuese a llegar en forma de Ian Howells.

Era un día como otro cualquiera. El trabajo era el mismo que otro día. La gente era para mi una sucesión de caras que no me importaba demasiado porque yo no solía importarles a ellos tampoco así que sonreía y fingía mirar a la gente cuando en realidad estaba pensando en mis cosas. Sin embargo, Ian era un suceso extraordinario en lo que se estaba convirtiendo poco a poco en mi rutina diaria. Estaba haciendo palomitas en una vieja olla casi del todo destartalada pero que curiosamente tenía el toque perfecto para hacer unas palomitas deliciosas cuando un olor conocido llegó a mi. Al principio no lo identifiqué pero los pelillos de la nuca se me erizaron inconscientemente. Cuando me giré para atender, pues había visto a un chico por el rabillo del ojo, me encontré cara a cara con un Ian Howells que miraba a todas partes menos a mi.

Mi corazón se disparó. No sabría decir si de emoción o de miedo. Ian era muy importante para mi, aun cuando hacía muchísimo tiempo que no sabía nada de él. Pero su círculo de amigos no era algo que me conviniese ahora mismo. Ian era una de esas personas que podía hacer que me matasen pero el Ian que yo conocía no lo haría. El tema estaba en cuánto podría haber cambiado en estos meses que no lo había visto ni había sabido nada de él. Sería un radical anti-sangre sucia más?

Le atendí de manera automática, inconsciente, y me alegré un poco al darme cuenta de que era uno de esos clientes que tampoco se fijaba en la gente que lo atendía. Lo vi alejarse y meterse en la sala en la que proyectaban Logan y de algún modo era como ver a un alien en el medio de tu propia casa. Me quedé paralizada hasta que el siguiente cliente me quitó de mi ensimismamiento. Atendí a un par de personas más, pero podrían haber sido unicornios y focas de colores y yo no me habría inmutado lo más mínimo. Cuando llegó la hora de mi descanso, me serví un Nestea y con una decisión en la cabeza me metí en la sala de Logan que ya estaba más o menos por la mitad. Si estaba en la zona muggle…tan mortífago no podría ser o todo habría explotado ya.

No me costó localizarlo incluso en la oscuridad. Era un cine lo bastante pequeño como para habituarse a sus instalaciones en un par de días, así que fui hacia él y me senté a su lado. Por suerte solo había otras 3 personas en la sala.

No dije nada. Ni siquiera lo mire. Me llevé la pajita del Nestea a la boca aunque no tenía sed, solo por hacer algo que no fuera quedarme quieta. Si la película no hubiese sido tan ruidosa, las palpitaciones de mi corazón podrían haberse oído perfectamente...En el fondo esperaba que él lo oyese y se diese cuenta de que estaba allí, rezando para que eso no supusiera mi fin.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Ian Howells el Miér Mar 29, 2017 4:39 am

¿Pero y él por qué no se había enterado antes de ese tipo de películas? Ese poderoso actor cuadrado pegando hostias a diestro y siniestro con esas super zarpas de metal super duro saliéndole del cuerpo. ¡Wow! ¡Era pura adrenalina! Si Ian tuviese eso en los nudillos sus puñetazos serían mil veces más efectivos cuando quería partirle, literalmente, el jeto a algún subnormal. Por un momento, se olvidó de que recién había ido a comprar ropa de bebé y que dentro de un par de semanas nacería su primogénito. Ahora sólo podía pensar en lo INJUSTA que era la vida cuando aquel pobre hombre calvo, demente e inválido murió a manos de un clon malvado del prota buenorro por el cual el 90% de las chicas posiblemente babearían.

Mientras se terminaba las endemoniadas palomitas con tres mil kilos de sal que estaban dejándole los labios muy salados, sintió como una persona se dirigía a su posición por el rabillo del ojo. La sala estaba prácticamente vacía, ¿por qué elegía su misma fila? Encima no fue suficiente con elegir la misma fila, sino que se sentó a su lado. ¡En la butaca de al lado! ¿Qué clase de violación a la intimidad era esa? ¿Y por qué llegaba con la película a mitad? Se sentía acosado, como si una presencia ajena estuviese absorbiendo parte de su tranquilo zen en el que se encontraba. Uno ya no podía ver una película tranquilo, hostias.

Como Ian no es una persona que se sienta acosada y simplemente lo ignore, miró a la persona en cuestión con intención de pedirle amablemente que se moviese a un lado.-Señora, me molesta. Hágase para allá.-Dijo en voz baja con cara de pocos amigos, pero cuando la pantalla se iluminó y por tanto el rostro de la "señora" también, se quedó ojiplático y también mudo. Observó a Rhea con tanta intensidad que creo poder afirmar con total seguridad que su neurona hizo "pluf" y desconectó del mundo real para sopesar en un ámbito mucho más abstracto lo que suponía tener a aquella chica frente a él en ese preciso momento. Sin decir nada volvió a mirar a la pantalla, pero ya no atendía a la película, ni al tipo de las hostias ni mucho menos al argumento. Ahora mismo sólo veía imágenes pasar por delante de sus ojos, pero su mente estaba en un lugar muy distinto. De hecho, la película había dejado de tener relevancia.

¿Debía de hablar con ella? ¿Ahora o después de la película? Ignorarla no era una opción. A pesar de que Ian ahora mismo había jurado lealtad a los ideales Lord Voldemort aunque todavía no tuviese la marca tenebrosa y sólo porque la madre de su hijo era mortífaga, él jamás aceptó esas gilipolleces pues el purismo siempre le resultó una tremenda gilipollez. Rhea es su amiga, o por lo menos lo era. Y para desgracia de ambos (más de ella que de él), era sangre sucia, por lo que debería de estar pasándola verdaderamente mal. Pero si él se relacionaba con ella y le veían se iba a meter en un lío. Y si él se metía en un lío podía terminar muy mal y ahora mismo no estaba en un buen momento ni para terminar mal ni para poner en peligro a los que le rodeaban. Volvió a mirar a Rhea, abrió la boca, pero no dijo nada y volvió a mirar a la pantalla. Pudo darse cuenta de que tenía el uniforme de aquel cine, por lo que se hizo su propia historia mental (errónea) de por qué Rhea había dado con él ahí dentro.

Tras unos largos minutos en donde el protagonista lo pasa tan mal que hasta Ian se sofoca, volvió a mirar a Rhea sin creerse todavía que estuviese precisamente ella allí. Después de no saber nada de ella después del ataque Ian la había asumido como una de las víctimas o de las desaparecidas. Había asumido en cierta manera que por muerte o por su seguridad, no iba a volver a saber de ella. ¿Pero encontrársela aquí trabajando en un cine? Eso la ponía en constante peligro. Cómo alguien la viese no tardarían en mandar a alguien por ella. Ian había ido a por chicos que estaban en lugares trabajando igual o mejores ocultos que este. Sujetó las bolsas antes de que acabase la película y puso la mano boca arriba en el posabrazos que había entre Rhea y él.-¿Puedes?-Preguntó en bajito, en referencia a la aparición. Las otras tres personas de la sala estaban por delante de ellos y la parte de la cabina quedaba muy por encima de ellos, por lo que nadie podría ver que se desaparecerían.

Pretendía llevarla a su habitación en casa de sus padres, el único lugar en donde sabría que estarían a salvo. Porque sabiendo como estaban las cosas, hasta en su propia casa podía tener visita que la pusiese en peligro (ajena a sus padres y hermana), sobre todo ahora que la familia Howells se ha declarado evidente aliado del nuevo régimen.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Rhea Jackson el Dom Abr 02, 2017 9:24 pm

Había visto aquella película y sabía lo impactante que podía ser. Si seguías la historia, era un final digno. Si no la seguías, era una gran película de todas maneras. Pero en aquel momento ni siquiera Hugh Jackman podía hacer que me evadiera  de lo que estaba pasando. Esperé temblorosa a que Ian reaccionara a mi presencia y su frase de persona acosada en el cine hizo que apareciese en mi rostro una sonrisa triste al recordar tiempos mejores, carácteres mejores, circunstancias mejores. Me giré cuando me habló y un plano especialmente iluminado dejó ver nuestras expresiones...Puedo afirmar sin temor a equivocarme que nunca antes lo había visto tan en shock como en ese momento. Los ojos se me llenaron de lágrimas pero no sabría decir si él llegó a notarlo. Él se giró y yo me giré y de repente éramos de nuevos dos desconocidos en una sala de cine viendo una película violenta.

No sabía que estaba pasando por su cabeza en aquel momento, pero podía ver algo parecido al terror reflejado en su expresión. ¿Habría cometido el peor error de mi vida entrando en aquella sala? ¿Estaría a punto de tirar por la borda todo por lo que había luchado desde que llegué de nuevo a Londres solo por una corazonada? Quizás me había equivocado desde el principio con Ian. Quizás era un cabrón más, un fascista en el mundo muggle, un nazi con todas las letras pero en otras circunstancias. Pero algo me decía que no era así...quizás era mi última esperanza gritándome desde el fondo de mi cerebro, pero me aferré a ella como si fuese un clavo ardiendo y no me moví de aquella butaca mientras Logan se las arreglaba para salir adelante. No pude evitar pensar que los hijos de muggles eran los mutantes del mundo real. Aquellos niños perdidos de la película eran como yo...solo que si yo usaba mi magia, estaba perdida.

Los minutos pasaron e Ian no hizo mucho más que mirarme sin decir nada. Me temía que mi descanso acabase antes de intercambiar una sola palabra con él cuando de repente me tendió la mano y me preguntó si podía. Lo miré y bajé la mirada, sabiendo exactamente a lo que se refería. Negué con la cabeza. No solo no tenía la licencia de aparición si no que aquel trabajo era el único sustento que tenía y no podía arriesgarme a dormir debajo de un puente cuando tanta gente me buscaba.

- Mi turno termina 5 minutos antes que esta película- le susurré acercándome a su oído.- Te espero en el baño de hombres, en el penúltimo retrete- terminé y me volví a sentar en mi butaca. Era extraño percibir el olor de Ian después de tanto tiempo. Había sido muy familiar para mí ese olor y ahora me llevaba a otro sitio, a los invernaderos de Hogwarts concretamente. Lástima que todo hubiese cambiado tanto.Cogí mi nestea y me fui de allí como un fantasma. Estaba ya acostumbrada a entrar y salir de las salas sin que nadie notase mi presencia así que ya era un arte que me gustaba cultivar.

Volví a mi puesto cuando aún faltaba un buen trozo de película y a mi me quedaba mínimo media hora más de turno. Había desarrollado una magnífica capacidad de autocontrol pero si me conocías bien, podrías deducir, por mi pie izquierdo, que estaba histérica. Atendí a más personas, hice todas mis tareas y cuando me tocó cerrar, todo estaba en orden. Sorpresivamente, hasta la caja me dió correctamente. Fui al vestuario a cambiarme pues, no solo no quería parecer la misma persona, sino que no quería que, fuera de esas paredes que encerraban el cine, me relacionasen con él. Guardé mi uniforme y fui al baño que le había dicho a Ian sin que ninguno de mis compañeros se diese cuenta siquiera de que acaba de pasar por su lado y mucho menos me hubiera metido en el lavabo de hombres. Ellos estaban acostumbrados a no verme salir pues hasta llevaba peluca y lentillas cuando iba por la calle. Había desarrollado un talento especial para la caracterización incluso...no quería correr ningún riesgo.

Me encerré en el cubículo que le había indicado a Ian y esperé a que apareciese. De nuevo esa esperanza estúpida al fondo de mi cerebro me diría que aparecería pero mi parte racional me recordaba que era agarrarse, una vez más, a un clavo ardiendo. No lo juzgaría si no aparecía...pero esperaba que lo hiciera.

Al oír el inconfundible ruido de la puerta general del lavabo, todos mis músculos se pusieron en tensión. Me llevé la mano a una pistola que llevaba escondida y esperé.

“No me falles, Ian….”
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Ian Howells el Mar Abr 04, 2017 2:49 am

Tonto, tonto, tonto, pues claro que no va a aceptar la mano de un Slytherin que ha sido siempre un capullo integral en un momento en donde los ideales de la gran mayoría de Slytherin están vigentes en el nuevo gobierno y personas como ellas están en el más absoluto y profundo pozo de miseria. Él no tenía ninguna intención oculta contra ella y lo menos que le había pasado por la cabeza al verla era entregarla a pesar de que era un claro objetivo del Ministerio de Magia. Pero no. Ian tenía un gran aprecio por la chica por mucho que sus amistades no compartiesen ese cariño por la Hufflepuff y si el chico le había ofrecido la mano para desaparecerse con ella, no era más que para saber de ella en un lugar seguro, ya que por mucho que aquel cine pareciese un lugar tranquilo y seguro, nada lo era.

Cuando Rhea se fue del asiento tras decirle en donde quedar, se sintió como un estúpido por creer que ella confiaría en él. En esos momentos se daba cuenta de lo mal que estaba el mundo actualmente y cómo dos personas que nunca tuvieron problemas de confianza, parecían ser ahora más enemigos que amigos. Pero no la iba a juzgar. En realidad, ¿qué le impedía a Ian capturar a Rhea cuando ha hecho cosas mucho más despreciables por unirse a una Causa que se la suda y solo apoya porque Eris está ahí? No quería que Eris, estando embarazada, se arriesgase, por lo que se ha ofrecido a todo aquello a donde ha tenido que ir ella, aunque evidente no de del todo la talla. ¿Pero apoyar esos ideales? ¿Ser purista? Ian jamás ha sido ni será purista. Menuda gilipollez más soberanamente estúpida.

Ni se enteró de la final de la película, una pena, ya que el final de Logan era super bonito, pero Ian se había estresado repentinamente y eso le impidió prestar atención a la pantalla. No se estresó por lo que había pasado, sino más bien por lo que iba a pasar. Pensaba asistir a esa cita en el penúltimo retrete, ¿pero qué iba a pasar después? Si mantenía relación con Rhea se iba a poner a sí mismo en peligro y a todos los que le rodean, pero negarle ayuda cuando seguramente estuviese sola... tampoco es de un buen amigo. Y al menos Ian se consideraba un buen amigo.

¡QUÉ DIFÍCIL!

Al acabar la película, recogió sus bolsas con ropita y artilugios de bebé y se dirigió al baño de hombres. Abrió la puerta y no había nadie en el interior, no obstante, continuó caminando hasta que posó su mano en el pomo del penúltimo retrete y, al entrar en el interior, se encontró con Rhea apoyada en una de las paredes. Ian cerró rápidamente la puerta tras de sí y la miró, dejando las bolsas en el suelo y alzando las manos en señal de inocencia.-No pienso hacerte daño ni entregarte. Puedes confiar en mí. Prometido.-Dijo antes que nada, pensando que el rechazo de aceptar su mano antes no era porque tenía trabajo, sino porque no confiaba en él.-Pensé que habías muerto después del ataque en Hogwarts. Te mandé una carta para ver si estabas bien, pero visto lo visto, no te debió de llegar nunca.-Tragó saliva.-Me alegro de haberme equivocado estrepitosamente y que estés bien.-Añadió, aún con las manos en alto y sin apartar la mirada de sus ojos, los cuales no parecían de su color natural. No estaba hablando en alto, sino más bien todo lo contrario, en voz baja y solo para ella.

No sabía si ella se fiaba de él, por eso su precaución. Él, sin embargo, sí se fiaba de ella.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Rhea Jackson el Dom Abr 16, 2017 9:44 pm

El cubículo de aquel retrete era mi cárcel. Me encontraba allí sola, esperando al que podía ser el responsable de que me encarcelasen o me matasen o me torturasen y todo eso lo hacía por una simple corazonada que podía salir de ninguna parte. Al oír la puerta, la tensión de mi cuerpo llegó a su punto álgido y esto no cambió en absoluto en los primeros momentos después de que Ian cruzase el umbral de la puerta de aquel cubículo y la cerrase tras él.

Todo su cuerpo parecía decir que venía en son de paz. Bolsas en el suelo, manos arriba y palmas hacia mi. La expresión de su rostro no hacía más que corroborar lo que decía y por eso, poco a poco, mi cuerpo se fue relajando hasta quedar frente a él en una pose menos forzada que la que tenía cuando él había entrado.- Nunca me llegó, no- dije refiriéndome a su carta mientras me llevaba la mano a la cabeza y me sacaba la peluca pelirroja. Intentaba tenerla puesta el menor tiempo posible porque me daba mucho calor, aunque con las lentillas no tenía tanta suerte para poder ponerlas y quitarlas.

Lo miré durante unos segundos tragándome las ganas de abrazarlo. Tragándome la felicidad que en el fondo sentía por saber que estaba bien y sobre todo que no parecía tener ganas de querer matarme. Al final, simplemente suspiré.

- Qué haces en medio del mundo muggle, Ian? Eso no puede decir nada bueno de ti en la sociedad de ahora mismo…-dije actuando casi como una madre con lo que en realidad era un escudo para proteger lo que verdaderamente sentía- No contaba con encontrarte aquí. Quizás no debería haber ido a tu encuentro pero...Dios...hacía demasiado tiempo que no veía una cara amiga- dije casi con agotamiento. En momentos como ese en los que la realidad me golpeaba más que nunca me costaba no echarme a llorar como los primeros días que había pasado en Londres. El cambio en la vida era demasiado grande como para no ser doloroso. Pero aunque las lágrimas ya habían empezado a empapar mis ojos me las tragué, pudiendo ya más mi orgullo que mis sentimientos.

Suspiré de nuevo y me senté en la taza del váter con la peluca entre las manos mientras la miraba para asegurarme de que no tenía ningún nudo. Quería mirarlo a él a la cara, pero los breves momentos que lo había hecho ya habían sido demasiado contundentes para mi como para poder hacerlo de nuevo. Si alguien me había gustado alguna vez de verdad, ese era Ian. Jamás había hecho nada para cambiar nuestra relación de amistad y lo que surgiese, y no había estado en mis planes hacerlo tampoco. Pero ahora que las circunstancias habían cambiado, el conocimiento de haberlo llegado a querer aunque solo fuera como amigo era doloroso, porque sabía, que a pesar de que algo me decía que podía confiar en él, Ian formaba parte del bando contrario.

-Te…-”he echado de menos” me tragué- Te ha gustado la película?- pregunté sin levantar la mirada. Algo en mí estaba congelado y su parte latente me decía que debería dejarme llevar y abrazarlo y recuperar la confianza pero...Cómo podía hacer eso? Con aquel encuentro los dos estábamos en peligro y quizás en situaciones como esa no había espacio ni siquiera para el cariño.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Ian Howells el Vie Abr 21, 2017 1:56 am

Suponía que no le había llegado nunca, pues no quería pensar que la hubiese leído y no le hubiese contestado. Aunque de haber sido así, hubiera tenido también toda la lógica del mundo. Aprovechó el momento de iniciativa que tenía para dejarle claro a Rhea su posición; no tenía intención alguna de delatarla y mucho menos de declararse su enemigo. Ian, a pesar de lo que pudiese pensarse de él, tenía sus ideales muy claros. Si seguía los pasos y las órdenes de Lord Voldemort era por decisión propia y para proteger al pequeño que venía en camino y a su madre, ¿pero él? Si fuese por él, dejaría esa mierda pues lo único que le ofrece es diversión. Sí, Ian se divertía con lo que hacía, siempre ha sido de esos tipos que se divierten en las situaciones más temerarias y sintiéndose superior a los demás, por lo que pertenecer a la causa le daba todo eso casi de gratis. Pero no, él era consciente que era una mierda y si lo hacía lo hacía por conveniencia. Eso, sin embargo, no era para nada un motivo como para darle la espaldas a sus auténticos amigos.

El chico sonrió cuando Rhea no reparó en situaciones demasiados serias, sino que aludió al hecho de encontrárselo probablemente en uno de los lugares más muggles de todo Londres: un cine. Él se encogió de hombros.-Hacía años que no venía al cine y recordé que era un buen método para despejarse. Además, hasta el más purista sabe que hay cosas que no puedes encontrar en el mundo mágico y hasta el momento visitar el mundo muggle no está castigado por la ley. Sería increíblemente estúpido.-Respondió Ian, dándole a entender que personas como él, de sangre limpia y en el bando adecuado estaban totalmente tranquilos haciendo cualquier cosa. Lo que faltaba, que también jodiesen a los puristas limitándoles sus vidas.-Hombre, viniendo a mi encuentro me has liberado de una incertidumbre y también me has metido en un lío... pero yo creo que valió la pena.-Esbozó una sonrisa.-Ahora tendré que vivir con el secreto de que la fugitiva Rhea Jackson ha contactado conmigo y que trabaja en este cine. ¿Sabes lo mal que se me da guardar secretos, tía?-Preguntó, visiblemente preocupado, aunque con una mirada de pura burla. Sí que se le daba mal guardar secretos, pero los de este tipo eran sencillamente sagrados.-Es broma.-Recalcó, para que no se preocupara. A veces Ian pecaba de ser demasiado gilipollas y sincero y cualquiera podría creerse lo que sale por su boca, lo cual no le convenía en este momento.

Apartó las bolsas a un lado y se puso de cuclillas delante de Rhea cuando se sentó sobre la tapa del váter. Estaba mil veces más guapa sin la peluca y eso que Ian siempre había siendo infinitamente más de pelirrojas. Pelirrojas con rastas, ¡esas son las que enamoran a Ian! Y mira que habían pocas pelirrojas con rastas en el mundo. Pero los ojos azules de Rhea iban perfectamente bien con su pelo rubio, nada que ver. Allí sentado, escuchó la pregunta más... extraña en boca de Rhea. ¿Que si le había gustado la película en serio?-¿En serio me preguntas eso? Si me has destrozado la película. Desde que me di cuenta que la persona que acosaba mi espacio vital eras tú, me desconcentraste. No sé que cojones pasó. Bueno, sé que al final murió pero la parte sentimental supongo que me la perdí con tanto estrés mental.-Confesó, divertido. El universitario se encontraba de cuclillas justo delante de ella, por lo que para no caerse para atrás colocó ambas manos en los gemelos de la chica, manteniéndose así frente a ella.-Te noto... extraña. Aunque bueno, normal. Nunca he tenido fama de ser demasiado atento y dada mi reputación, supongo que esperas que mi apoyo esté en el bando enemigo. Y no te equivocas; para sobrevivir hay que hacerlo. Pero hasta yo sé que apoyo y lealtad son cosas diferentes y si bien apoyo al bando enemigo por conveniencia, mi lealtad está en mis amigos y familia. Me la suda tres pueblos el Ministerio y sus estúpidas leyes, mucho más el Voldemort y sus gilipolleces de purista retrasado.-Frunció el ceño hablando tremendamente bajito, consciente de que se metería más en líos por decir eso delante de la persona equivocada que por estar hablando con una fugitiva. Todo el tiempo habló mirando al rostro de Rhea, ya que ella no estaba muy por la labor de levantar la mirada.-Así que deja de mirar a la peluca, mírame a mí y dime cómo has terminado aquí. ¿Tienes de todo para sobrevivir bien? Puedo ayudarte. Darte dinero, un lugar donde dormir, sexo desenfrenado...-Con eso último, Ian esbozó una pequeña y burlona sonrisa que no esperaba más que hacerla sonreír a ella.-Es broma, pero estaba quedando demasiado serio con ese monólogo y necesitaba soltar alguna burrada. Aunque si quieres sexo, sigue sobre la mesa, ¿eh?

Hacía mil que Ian no tenía sexo, ahora pensando. Eso de convertirse en padre le había roto todos los esquemas, ahora ya hasta le daba miedo meter penes en agujeros ajenos por si acaso sus super espermatozoides decidiesen seguir penetrando óvulos. Quita, quita.

Esperaba que a pesar de la broma de Ian, Rhea le contase si estaba bien o si necesitaba algo. Ella debía de saber que las personas como ellas (sangre sucias) estaban en una situación muy comprometida, pero al menos Ian quería hacerle las cosas más fácil, ayudarla a pasar desapercibida y que viviese como una persona normal, o por lo menos lo más normal posible.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Rhea Jackson el Jue Mayo 04, 2017 7:07 pm

Todo aquello era tan absurdamente CONFUSO. ¿Cómo pasa alguien de ser un alumno más, a un fugitivo, a algo así como un justiciero? No me consideraba una justiciera pero si era cierto que cada día que pasaba tenía mi meta más clara. Quería recuperar a mi hermano y lo que quedase de él. Quería tirar abajo aquel régimen de terror absurdo. Y, además, una pequeña parte de mi, la más oscura y oculta, quería que todos aquellos que nos habían hecho todo esto a los “sangre sucia” viesen arder su mundo tanto como nosotros habíamos visto arder el nuestro. Pero en esa última parte no entraba Ian. No en ese momento de reencuentro en el que me recordaba tantas cosas buenas que había vivido en un mundo que por aquel entonces parecía mucho más justo.

Toda mi represión interior, en cambio, no pudo con mis ganas de preguntarle qué hacía allí y de algún modo justificar el haber ido a su encuentro. Sus palabras sobre el cine me hicieron sonreír, aun sin mirarlo, pero lo de que censurar de algún modo la vida en el mundo muggle sería estúpido me hizo soltar un bufido claramente sarcástico. Por primera vez, levanté la mirada durante unos segundos para mostrarle cómo levantaba una ceja.- La primera cosa estúpida de este gobierno…-dije midiendo mis palabras. Había aprendido a ser pasivo-agresiva en muchísimas cosas dejando ver lo que pensaba pero en el caso de que alguien me preguntase nadie podría decir que había dicho algo malo.

Mi cuerpo se tensó de nuevo cuando dijo que se le daba mal guardar secretos. Yo sabía que se le daba mal, pero confiaba en que algo como eso sí se lo callase. Cuando dijo que era broma, intenté sonreír de nuevo aunque ya hacía que había vuelto a bajar la mirada. Ese intento de sonrisa volvió a relajarme ligeramente pero, seamos francos, desde mi vuelta a Londres no había estado totalmente relajada en ningún momento.

Con sus manos sobre mis gemelos, viéndolo agachado delante de mí, mi corazón se disparó. Era un contacto amigo. Casi tan fuerte para mi como lo habría sido abrazar a Danny. Era algo familiar que ahora se parecía más a un sueño que a algo que realmente hubiese podido pasar. - Lo siento, es una buena película- Había dicho sin más tras hacer la pregunta más random que se me había ocurrido. Pero lo que vino después...lo que vino después fue para mi corazón como si me acabase de meter 3 rayas de cocaína. Escuché sus palabras sin mirarlo. Asustada todavía. Jugando con mi peluca pelirroja mientras contemplaba de algún modo en mi cerebro como todo lo que decía tenía sentido para mi y como, de algún modo, me encontraba ante lo que parecía ser un Ian mucho más maduro de lo que lo había sido el que había dejado atrás. Cuando terminó, quizás él no se dio cuenta, pero estábamos igualados. O igual se dio cuenta, y precisamente por eso me contó todo aquello.

Llegó mi turno de escuchar sus preguntas y cuando iba a contestar llegó lo del sexo desenfrenado. Supongo que entre nosotros, las palabras sexo desenfrenado siempre eran la clave. Levanté la mirada y sonreí como hacía mucho que no hacía. No tenía unas especiales ganas de sexo de ningún tipo pero aquel comentario me había hecho sentir en casa. Lo miré a los ojos por fin y suspiré. -Estoy bien- dije aun manteniendo un pequeña sonrisa. - Tengo donde vivir, y qué comer. Todavía estoy perfeccionando mis habilidades para esconderme, pero no me va mal. Soy una chica más así que nadie se fija en mi. Así que a lo único que podría decir que sí es al sexo desenfrenado - dije riendome ligeramente al final.

Me pasé la lengua por el labio inferior y me dispuse a contarle lo primero que me había preguntado, aun tragándome las ganas que tenía de un abrazo desde el inicio de aquel encuentro- Cuando ocurrió todo lo del ataque a Hogwarts, mis padres decidieron que este ya no era un buen lugar para mi. Me mandaron a USA con mis abuelos mientras que ellos se quedaron aquí con mis hermanos. Yo allí estaba segura, pero si te tengo que ser sincera, da igual en el país que estés ahora mismo, son todos iguales… -dije con una sombra en la mirada- El caso es que mi familia aquí no estaba tan bien como ellos creían. Y cuando secuestraron a uno de mis hermanos delante de mis padres, ellos decidieron que también debían esconderse y yo…-lo miré a los ojos y suspiré- decidí que tenía que hacer algo.- concluí con una mirada dura- Contra mi pueden tener lo que quieran, pero la familia es sagrada- dije mientras en mi palabra familia englobaba a mi familia y a todas las personas que quería.

Tomé una respiración profunda. Había sido sincera mientras aún un miedo latente me decía que debía mantener la guardia. Aun así, a nadie le importaría lo que yo dijese del régimen de Voldemort porque ya era una ladrona de magia que no le importaba a nadie.- Ahora estoy bien. Sobrevivo y no tan mal como cabría esperar. No necesito nada...Salvo tal vez ver alguna cara amiga de vez en cuando- dije con una pequeña sonrisa intentando dar a entender que, a pesar de todo, me alegraba de verlo.

- Y tú? Cómo estás? Cómo es la vida al otro lado del espectro?- dije soltando una pequeña carcajada por cómo había sonado aquello- Parece que estemos en universos paralelos ahora mismo- concluí como una broma aunque realmente lo pensara.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Ian Howells el Mar Mayo 09, 2017 1:54 am

Él no sabía cómo era la vida de un fugitivo, si es que vivían en una casa, vivían en cuevas o si por el contrario vivían debajo de un puente. Suponía que en el mundo muggle tendrían una mayor amplitud de posibilidades a la hora de trabajar y demás, y es que el Ministerio tiene muy poco poder en el mundo muggle. Pero al parecer... ella estaba bien y tenía todo lo que debía de tener, excepto libertad, claro. Eso era algo que al menos en Inglaterra no iba a encontrar al cien por cien teniendo en cuenta como estaba el gobierno mágico de Londres.-Pues ya sabes tía, llámame cuando quieras.-Bromeó con lo del sexo.

Aún de cuclillas y sintiendo como se iba a quedar sin rodillas de un momento a otro, prestó atención a la historia de Rhea. No se esperó para nada que hubiese ido a América para mantenerse alejarse de toda la mierda de aquí y mucho menos que tuviese que volver porque fueron a por su familia. Hay que ver los rastreros que son los mortífagos, a veces Ian se sentía hasta buena persona en comparación con ellos.-¿Ahora mismo tus padres, que son muggles, están escondidos por culpa del mundo mágico?-Preguntó con evidente sorpresa.-¿Y uno de tus hermanos está desaparecido porque lo han capturado? ¿No sabes dónde está?-Añadió con el mismo tono de sorpresa que antes, ya que le parecía increíble lo lejos que pueden llegar para atrapar a una adolescente. Que podría llegar a entenderlo pero... ¿Desde cuándo un sangre sucia vale tanto? No estaba menospreciado a Rhea ni a nadie, pero no entendía qué esperaban solucionar yendo a por una persona que está huyendo. ¡Están huyendo, coño! ¿No sería lógico ir a por esas personas que presentan una amenaza? ¿Esas que van de valiente portando varitas en contra del Ministerio? Parece de razón lógica ir a por esas personas y no por familias inocentes y chicas que intentan mantenerse más allá del límite. Ian no entendía nada.-¿Cuándo fue todo eso? Puedo intentar enterarme si está bien o en donde está, no sé. Aunque no me sienta demasiado orgulloso de esto, tengo contactos cercanos que fácilmente podrían saber dónde está esa gente o qué pasó con ellos. No creo que si tu hermano es muggle haya terminado en Azkaban, al menos no en la zona convencional...-Si se lo habían llevado, lo más lógico es que estuviera en el Área-M, pues en Azkaban no pintaba nada, pero obviamente no quería decírselo porque era mil veces peor el Área-M.

Ya Ian se había encajado en esa posición en cuclillas, de ahí no se movería a no ser que tres grúas tirasen de él para arriba. Lo que le decía Rhea le encajaba perfectamente, pero no quería imaginarse la situación en la que vivía. Teniendo en cuenta que sus padres estaban escondidos, su casa estaba descartada; sería un sitio muy obvio.-¿Y en dónde te quedas? ¿Tú sola?-Preguntó al asumir que si necesitaba una cara amiga, es porque estaba sola.-¿Y tus amigas? ¿Por qué no te juntas con tus amigas? ¿Las Hufflepuff no son todas hijas de muggles? Tienen que estar huyendo como tú.-Eso era un poco clasista de mentalidad subnormal, pero todos sabemos que Ian siempre había sido un poco clasista de mentalidad subnormal.-Quiero decir... hay un montón de gente huyendo, no tienes por qué hacerlo sola. Que no te equivoques, no lo estoy diciendo para yo lavarme las manos y no tener que preocuparme por ti. Si no lo hiciera, nada más salir de la sala del cine me hubiera ido pitando a mi casa.-Soltó una pequeña sonrisa, totalmente sincera.

Entonces le preguntó a él por su vida, una vida que había cambiado demasiado desde la última vez que hablaron, de eso no cabía duda.-Bueno... en realidad sí que parece totalmente que estamos en universos muy diferentes.-Cogió la bolsita que tenía a un lado y se la puso delante de él, aún cerrada.-Pues... a eso iba un poco con lo que en tu posición tendrías que buscar a alguien que esté en las mismas que tú. Puedes verme a mí siempre que quieras ver una cara amiga, me daría igual arriesgarme si mi vida hubiera seguido igual que hace unos meses. Pero... no sigue igual que hace algunos meses.-Le pasó la bolsa, para que mirase libremente lo de su interior, lo cual era todo ropa y utensilios para bebés. Confiar en Rhea era incuestionable, al fin y al cabo ella había confiado en él ahora mismo SU VIDA, ya que con una llamada podría jodérsela para siempre. Y decirle a ella que iba a ser padre... además de que no iba a contárselo a nadie, la confianza que ella había depositado en él era tres mil veces mayor.-Ahora si me arriesgo tengo algo que perder.-Dijo una vez vio lo de dentro.-Algo que perder y lo que poner en peligro. Y no quiero. Bastante me lo he currado para que la madre me deje ser su padre como para ahora echarlo todo por la borda.-No le estaba diciendo que no quería ayudarla, ni tampoco que no pensaba volver a verla. ¿Estamos loco? ¡Ian era un buen amigo! Le estaba diciendo que ahora mismo sí tenía una prioridad y que obviamente era lo primero y que si por alguna razón encontrarse con una fugitiva del gobierno pudiera ser el desencadenante de que él se quedase sin poder ver a su hijo, pues... que no lo haría. ¿Sonaba egoísta? Pues un montón. ¿Lo era? Quizás. Ian no tenía pensado que nadie se enterase jamás de que ha visto o verá a Rhea, por lo que en cierta medida no había problema. Eso sí, Rhea se merecía saber que al menos Ian ahora sí que tenía un límite. Ya no todo le sudaba tanto la polla como antes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Rhea Jackson el Miér Jun 07, 2017 11:18 am

Asentí con la cabeza a esas preguntas que me hacía y que de algún modo solo estaban repitiendo lo que yo le había dicho a él. Suponía que era difícil de asimilar, pues para mi también lo había sido y seguía en mi cabeza esa pregunta del eterno ¿Por qué? Si yo no era ni mínimamente importante para ellos...pero todo lo que sabía sobre historia y sobre el mundo, todo lo que había leído a lo largo de mi vida, que no era poco, me inclinaba a pensar que me habían escogido como ejemplo. Yo, hasta ahora, era una persona más, una bruja más, una alumna ejemplar y hasta la ganadora del Torneo de los 4 Magos. No era nadie, pero la gente me conocía. No era una amenaza...pero podría ser un ejemplo de lo que les pasa a los sangre sucia simplemente por existir y estar en el lugar equivocado en el momento más inoportuno.

Sonreí al ofrecimiento de Ian de buscar a mi hermano gracias a sus fuentes, pero jamás le pediría algo así.- No te preocupes, estoy en ello. Y sería mejor para todos que nadie supiera que estás preguntando sobre cosas que tengan que ver con un sangre sucia. Al fin y al cabo, no es un secreto de estado que tú y yo éramos amigos- dije con cierta amargura al usar el tiempo pasado del verbo. Supongo que seguíamos siendo amigos, pero como lo eran los alemanes y los judíos en la segunda guerra mundial...éramos amigos de guerra.

Mi historia y aclaración de que estaba bien dio paso a más preguntas por su parte. No era de extrañar, supongo. Pero seguramente yo tenía tantas preguntas para él como él para mi. Me lo tomé con paciencia, esa característica que siempre había reinado en mi personalidad, y dejé que las cosas siguieran el curso natural de una conversación antes de meterme en que había tenido que hacer Ian para formar parte del círculo privilegiado. Su comentario sobre las Hufflepuffs me hizo soltar una carcajada silenciosa antes de contestarle una vez más- ¿De verdad crees que toda la casa Hufflepuff es hijos de muggles?- dije con una sonrisa recordando como era Ian en Hogwarts- La única casa que no quería hijos de muggles era Slytherin. De mis compañeros de clase...creo que solo dos éramos hijos de muggles.- Aclaré aunque la verdad es que había dicho un número aleatorio. Jamás me había preocupado demasiado la procedencia de mis compañeros- No dudo de tus intenciones, Ian- le dije algo más seria. No sabía cómo explicarle que no necesitaba de él absolutamente nada salvo saber que estaba bien. Que vivía sola, pero no estaba sola. Pero...como dicen los abuelos, todo tiempo pasado fue mejor.

Cuando le pregunté por él esperaba que la respuesta fuese simple: “Dando por culo y ligando, como de costumbre” Aunque quizás no con esas palabras exactamente. Sin embargo, lo que me dijo hizo que me pusiese pálida por un segundo. Al principio, cuando empezó a explicarse, no entendía a donde quería llegar. Entendía que no se quisiese arriesgar para verme, lo veía como algo lógico, pero cuando me dijo que su vida había cambiado me esperaba algo que ver con los mortífagos (aunque me jodiese), no lo que me esperaba dentro de aquella bolsa y la explicación posterior.

Miré dentro de aquella bolsita y algo en lo que había sido el mundo que conocía se derrumbó. Ian Howells, padre? Una de mis manos se dirigió irracionalmente a mi tripa aunque sabía que yo no era la madre claro...pero había estado ahí, me explico? Lo miré con el entrecejo fruncido como quien acaba de ver un perro violeta con alas de purpurina cruzando Trafalgar Square.- Pero….como…? Quien….? Pero si tú siempre fuiste…? No entiendo nada….Vas a ser padre!- dije al final tras balbucear como una estúpida.- Déjame un segundo que aclare mis pensamientos...Quién es la madre? Cuándo va a nacer?....Cómo ha pasado? Si tú siempre fuiste muy cuidadoso! Al menos conmigo.- dije confusa como me hallaba y a la vez sintiendo que de debía felicitarlo- Ian...esto es enorme! Un bebé!- dije mientras una sonrisa se colaba en mi rostro de manera inconsciente. De algún modo, un bebé era algo bonito para mi. Una buena noticia. Una gran noticia! Aunque...si todo seguía como hasta ese momento yo nunca llegaría a conocerlo. Ese pensamiento apagó un poco mi expresión aunque intenté controlarlo a la espera de su respuesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Ian Howells el Sáb Jun 10, 2017 4:11 am

En eso tenía razón la Hufflepuff. Preguntar por personas así podía resultar contraproducente y aunque Ian confiase en sus fuentes, era mejor no arriesgarse por si acaso. Sabiendo lo cabrones que eran los de su bando, una traición estaba a la orden del día.-Yo creo que después del beso que me diste en aquel baile de navidad quedó claro que éramos más que amigos.-Apuntilló divertido con una sonrisa traviesa, aunque no duró mucho, pues finalmente volvió a adoptar un rostro más pasivo por el tema que estaba tocando.-Si me entero de algo, te avisaré. ¿Tienes móvil? No quiero arriesgarme a usar una lechuza convencional, el Ministerio tiene a todas controladas, incluso las privadas.-Preguntó por curiosidad. Ian era una rico de mierda, así que tenía de todo, inclusive móvil, aunque no lo usase para casi nada.

Pues él hubiera apostado que toda la casa de Hufflepuff eran hijos de muggles, pero así con la mano en el fuego y todo. Quizás no fuesen sangre sucias, pero el alma lo tenían. O ya me ibas a decir tú que los alumnos de Hufflepuff no eran lo jodidamente más muggle que había en el mundo. Que a él no le importaba, pero era un hecho incuestionable.-Eso ya lo sabía, pero pensé que Helga los cogía a todos en plan ejército. No sé, déjame. Ya sabes que a mí las cosas fáciles como que me cuestan y luego aquí me ves estudiando Legislación Mágica. Ironías de la vida.-Bufó, negando con la cabeza.-Está bien...

Es que ahora Ian se encontraba en un dilema porque no quería dejar a Rhea ahí sola viviendo una vida de mierda. Que oye, él podría lavarse las manos y no tener nada que ver, pero obviamente no quería. Ian era un buen amigo y aunque en ocasiones no lo pareciese, se sentía muy unido a aquellas personas con las que creó un vínculo y... no sé, quería creer que Rhea había sido una de esas personas, en un ámbito totalmente alejado del sexo, claro. Había sido una amiga, no solo una más a la que llevarse a la cama. Pero claro... él poco podía hacer por ella sin arriesgar su pellejo, algo que evidentemente no quería. ¿Ves? La vida es jodidamente complicada. Quién fuera teletubbie, en serio.

Sopesó la idea de si contarle o no a Rhea que iba a ser padre y finalmente lo hizo. ¿Por qué? Porque era un fugitiva y era consciente de que no podría chivarse a nadie. Además de que era la primera vez que la veía y en aquel momento tenía la sensación de que podría pasar mucho tiempo hasta la próxima vez que la viese. ¿Y si cuando lo hiciera, ya era padre? Sería sin duda mucho más violento, algo así como le pasaría a Circe. Rió ante el derrame cerebral que le dio a Rhea ante la noticia y se puso de pie, ya que estaba sintiendo como las piernas iba a dejar de responderle en aquella posición agachada. Se apoyó a la puerta del baño de espaldas, mirando a la chica desde allí.-Es demasiado enorme para alguien como yo, aún me estoy haciendo caca encima solo de pensar lo que está por venir.-Le confesó divertido.-Y ya sé que siempre me cuidaba. Jamás, Rhea, jamás había tenido sexo con una mujer sin preservativo, ¿vale? Jamás en mi vida. La primera vez que ocurrió fue esa y al parecer tengo un esperma infalible que impactó de manera súbita en unos de los óvulos y PUM. Fecundado. Mis espermatozoides son magníficos.-Todo eso lo relató gesticulando con las manos para que fuese más gráfico.-Estábamos borrachos, los dos y si te digo la verdad, en su momento pensé que me lo había puesto. Ambos la cagamos y... pasó lo que pasó.  Fue un momento de calentón y los dos íbamos muy pasados como para pensar en eso.-Respondió, dejando para el final las dos preguntas más importantes.-Nacerá en poco, quizás una o dos semanas. Y la madre... En realidad, nadie sabe que yo soy el padre de la criatura que Eris Masbecth lleva en su vientre. Y cuando te digo nadie, es nadie a excepción de mi familia y ahora tú. Y te lo cuento porque sé que no dirás nada y para que me adviertas de la patada en los huevos que Circe me va a dar cuando se entere después de haberle ocultado esto todo este tiempo.-Se llevó las manos al rostro.-Me va a matar, joder.-Dijo, estirándose la piel de las mejillas un tanto frustrado.

No, Ian no le había contado a Circe ni que se había acostado con su hermana en su momento ni que era el padre del hijo que iba a tener. ¿Por qué? Porque Eris así se lo había pedido como promesa inquebrantable que le daría a saber la confianza que podía depositar en él. Y claro, ¿se lo decía a Circe y la cagaba con la madre su hijo para que le prohibiera volver a verlo? ¿O mentía a Circe pero aseguraba su buen rollo con la madre de su hijo? Ian era demasiado simple para una premisa tan complicada, joder.

Sinceramente, el tema del bebé era un tema que ahora mismo le tenía muy agobiado.-Quiero pensar que todos esos problemas que me vendrán, son del Ian del futuro, ya que yo poco puedo hacer ahora mismo por ellos más que aguardar por la patada de los huevos de Circe-Se encogió de hombros.-Al menos ya lo sabes. Me alegra haberte encontrado y habértelo dicho. Supongo que hubiera sido un poco raro encontrarnos más adelante y que me vieses con un mini-Ian entre los brazos. Y, no sé, necesitaba soltárselo a alguien después de tanto tiempo; a alguien de confianza.-Confesó con un rostro serio, mirándola a los ojos. Daba gusto decir lo que llevas meses guardándote, sobre todo cuando tienes tan presión sobre tus hombros y sabes que la estás cagando vilmente con el silencio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Rhea Jackson el Lun Jul 17, 2017 5:32 pm

Sonreí brevemente de medio lado al recordar el beso totalmente inapropiado según algunos que le había dado en aquel baile de navidad. Para mi había sido un momento glorioso y ni siquiera todo el mal rollo que le siguió pudo arrebatarme eso. Pero ahora era algo lejano, como un recuerdo de una vida pasada.

Cuando me preguntó por un teléfono móvil me llevé la mano al bolsillo y se lo enseñé. Era el mismo móvil que mis padres me habían comprado hacía ya mucho, pero funcionaba perfectamente.- Apúntame ahí tu número- dije tendiéndole el aparato ya en la aplicación adecuada para hacer lo que le decía. -Te llamaré. Solo lo dejaré sonar una vez para que así tengas mi número tú también. Quieres que te guarde con algún nombre en concreto? Supongo que poner Ian Howells aquí no será seguro en absoluto a pesar de todo- dije mientras lo observaba. Era extraño que tras ser amigos no hubiésemos intercambiado jamás teléfonos. Supongo que las lechuzas cumplían esa función demasiado bien para nosotros, pero ahora la mía estaba libre en un bosque de Estados Unidos y las suyas las paraba un gobierno corrupto.

-Legislación mágica? Pero que coj….? Ian, de verdad eres tú?- pregunté extrañada mientras sentía como algo en mi se decepcionaba. No es que fuese una mala carrera. Suponía que era una profesión que daba mucho dinero y que en familias como la suya pues...dinero llama a dinero pero Ian jamás había sido un abogado o un burócrata o alguien que ni siquiera fuese capaz de llevar sus deberes al día...Cómo leches pretendía llegar a ser abogado o fuese cual fuese su homólogo mágico? Definitivamente el mundo estaba patas arriba.

Aunque en el momento en el que lo hablábamos todos esos pequeños temas parecían super importantes, el hecho de que fuera a ser padre opacó todo lo demás. El huir de la justicia, los estudios, los trabajos...trivialidades al lado de que una nueva vida vaya a ser traída al mundo y vaya a estar bajo los cuidados de Ian Howells. El Londres en el que vivía en ese momento cada vez se volvía más extraño. Estaban todos locos, joder!

Después de una especie de ictus que me dio al recibir la noticia, no pude más que felicitarle y preguntarle como se había visto envuelto en tal situación si yo sabía que era un chico muy preocupado por cuidarse. Escuché su historia con atención y cuando llegó a la parte del alcohol y los errores...directamente me llevé la mano a la cara y la dejé resbalar como en un completo FacePalm arrastrado- Ian….-dije como una madre recriminadora.- Obviamente no diré nada. Como si pudiera….Pero sí, Circe te va  matar. Es más, si la recuerdo bien, es posible que te corte los huevos y te haga suplicar antes de matarte así que yo que tú...me pondría unas bragas de castidad o algo así a modo protección- dije y, aunque podía sonar a broma, lo decía totalmente en serio. Por la expresión de Ian, ya se había dado cuenta de a lo que se enfrentaba en ese sentido.

-Puff, te imaginas? Nos vemos por la calle o lo que sea y mientras se supone que yo debo estar muerta o algo, tú llevas un niño en brazos. Sería el reencuentro más hardcore de la historia de los reencuentros.- dije imaginándome la situación e intentando quitarle un poco de hierro al asunto- Sé que no puedo hacer mucho por ti desde las sombras, pero cualquier cosa que necesites dímelo, vale? He aprendido a moverme bastante bien por casi todas partes, así que igual podría resultarte útil en más de una ocasión.- dije con total sinceridad. Era consciente de que una fugitiva no es precisamente la persona a la que acudes buscando ayuda, pero era todo lo que tenía en mis manos para ofrecerle.

Lo observé, de pie contra la pared de aquel reducido cubículo y me di cuenta una vez más de lo absurdo de todo aquello.- Correremos peligro si salimos de aquí y nos encontramos en la calle? Peluca y lentillas incluidas -dije señalándolas- Es que creo que después de esta conversación nos convendría un poco de aire fresco.- comenté.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Ian Howells el Miér Jul 19, 2017 2:06 pm

Cogió el móvil de la chica para apuntarle su número, el cual menos mal que era fácil o la mente limitada de Ian no sería capaz de memorizar nueve números que no tienen relación ninguna entre ellos.Mientras lo estaba apuntando, ella preguntó que si lo llamaba Ian Howells y, aunque no lo desease, había una pequeña posibilidad de que en algún momento Rhea fuese atrapada por el gobierno y, en ese caso, esperaba no tener ningún tipo de relación con ella por el bien de sí mismo y los que le rodeaban. Así que con una sonrisa de niño pequeño travieso y malévolo, se renombró a sí mismo en el móvil de la chica. Se lo tendió de nuevo, aún manteniendo la sonrisa. -Genial, tú llama a El del Pene Gigante y así yo te apuntaré. ¿Cómo quieres que te renombre yo a ti? Tiene que ser algo igual de genial, ¿eh?-Sí, el muy infantil se había llamado "El del Pene Gigante" y en el interior de su cabeza de niño de tres años había un Ian partiéndose el culo por su jodida genialidad. ¿Y ese iba a tener un hijo? Sí, ese iba a tener un hijo...

Todos en este mundo sabían que Ian no iba a terminar la carrera de Legislación Mágica, ¿estamos tontos?, ¿Ian aprobando los cuatro años que son esos y luego sintiéndose abogado? No, definitivamente no. Él se auto-convencía creyéndose capacitado para serlo, pero seamos realistas: no lo era. Si se había metido ahí había sido por presión familiar, pero lo que a él verdaderamente le gustaba era tatuar. ¡Y menos mal que había tenido la iniciativa de apuntarse a cursos para aprender! En algún momento sería feliz haciendo eso y dejaría de lado la carrera, sólo que ahora... ahora ha tenido que sacarla porque no tiene nada mejor y porque, sinceramente, porque no quiere que su madre lo desherede todavía. -Soy yo presionado por una familia que considera que los estudios son primordiales en la vida de una persona. ¿Sabes cuántas creo que voy a aprobar este año? Tres. Y porque me he copiado.-Se encogió de hombros.-No te creas que voy en serio con eso. Pero si le decía a mi madre que iba a ser abuela con dos hijos de diecinueve años y encima le decía que iba a dejar la carrera a los tres meses de empezarla... yo creo que le iba a dar un puto infarto.

Ya sabía él que Circe se iba a enfadar mucho... pero es que él no podía hacer otra cosa. Había prometido a la madre de su hijo una cosa y, por el momento, iba a cumplirla hasta el final. Era consciente de que se arrepentiría muchísimo después, pero ahora mismo era un cobarde. ¿Decírselo a Circe por medio a lo que será después? No. Y no quería decírselo porque eso sería traicionar a Eris y bastante poco convencida estaba ya con lo de permitir a Ian ver al hijo como para encima cuestionarlo más...-Lo sé, lo sé. Me va a puto matar. Cada día que pasa lo sé y una parte de mí me anima a que se lo diga, pero no puedo. -Hablar de ese misterioso reencuentro cargado de sorpresas hizo que Ian mostrase una divertida sonrisa.- Hubiese sido horrible, la verdad. No sabría como explicártelo todo con ese bichillo ya entre mis brazos y ahí en medio de la calle. Al menos aquí tenemos privacidad y sabemos que nadie nos está escuchando.-Respondió, para luego asentir con la cabeza. Rhea podría ser "una asquerosa sangre sucia, traicionera y horrible" para el Ministerio de Magia y todo lo que sea, pero para Ian no lo era. Era su amiga. -Lo tendré en cuenta. Tú ten en cuenta a El del Pene Gigante, ¿vale? Todo el mundo me subestima porque se creen que soy tonto, jamás pensarán que me veo con una nacida de muggles buscada por la ley. Aprovéchame. -Le guiñó un ojo. Como ya había dicho, le daba cierta cosilla que pudiese pasar algo, por lo que mantendrían las distancias siempre que pudiese, pero como bien había dicho al principio, cualquier cosa en donde le necesitase, la intentaría ayudar. No eran como para irse de campamentos juntos como el año pasado... pero al menos estaría ahí para ella. Por cierto, ¿qué es de Davina? Otra de la que no sabe nada.

Salir era una buena idea, ya que había comenzado a sudar como un pollito asado allí dentro. Entre la noticia de verla, volver a rememorar el tema de Eris-Circe-Perseo y todo el rollo... al final se había enervado por los nervios, otra vez.-Yo creo que podemos salir. Eres irreconocible con esa peluca y esas lentillas. Póntelo todo, te espero fuera. ¿Te apetece tomar algo en algún lugar cerrado y poco conocido? -Preguntó una vez abrió la puerta del cubículo del baño para salir al exterior.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Rhea Jackson el Vie Sep 08, 2017 2:34 pm

-El del Pene Gigante...No sé porque esperaba un nombre más random tipo José Miguel de Todos los Santos antes que eso cuando claramente las alusiones al pene son lo que más te gusta- dije con una sonrisilla y negando con la cabeza casi con resignación cuando me dijo cómo había guardado su teléfono en mi móvil- Creo que yo quiero ser...La Vagina Dentata. Sí, eso suena a algo a la altura de tu nuevo nombre.- dije convencida de mis palabras.

Eso de que Ian estuviera estudiando era algo que me iba a costar ver durante mucho tiempo, pero una vez me explicó la situación todo tuvo muchísimo más sentido. Cierto era que a su madre le habría dado un infarto de verse en la situación en la que Ian tendría que ponerla...Que leches?! A mi madre también le habría dado un infarto si yo estuviese en la misma situación. Bueno, aunque seguramente ahora prefería mil veces que estuviese embarazada y queriendo dejar la carrera que escapando de la justicia. Como no tenía demasiado claro que decir al respecto me limité a asentir con la cabeza a modo de “lo entiendo” y nada más. Él parecía haber pensado más en ese tema que en ninguna otra cosa en su vida.

Que Circe lo mataría cuando se enterase de que era el padre de su sobrino y de que nos ayudaríamos si podíamos eran dos temas que desde el principio habían quedado claros, o al menos para mi. Una vez quedó finalmente aclarado yo sabía que no le iba a pedir nada a no ser que fuese un caso de vida o muerte, pero también sabía que si Circe le hacía algo realmente malo se las iba a tener que ver conmigo. Probablemente sin saber que era yo.

La idea de salir de aquel baño se me antojaba muy apetecible sobre todo teniendo en cuenta aquella conversación super adulta que estábamos teniendo y como la temperatura había subido por ser dos personas encerradas en tan reducido espacio. Ian salió primero y yo, poniéndome la peluca en su sitio y esperando un tiempo aceptable, salí detrás de él.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.