Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Highwayman ataca de nuevo [Ian Howells]

Invitado el Dom Abr 09, 2017 7:19 pm

Londres
Lunes; 22:52 pm

A esas horas Derek salía de casa de un amigo que vivía en el extrarradio de Londres. Habían pasado la tarde jugando a videojuegos y fumando ciertas sustancias no del todo legales, mientras se criticaban el uno al otro por la forma de jugar de cada uno.

A aquellas alturas de su vida, desde el punto de vista de muchas personas, éste debía aprovechar su tiempo de formas más productivas, como toda persona que se precie, pero las responsabilidades nunca habían ido mucho con él. Algún día, quizás, en algún futuro remoto, se plantearía la posibilidad de hacer algo útil, pero desde luego aquel no sería ese día.

Se había cansado de jugar, así que decidió irse relativamente pronto. Teniendo en cuenta que era lunes la cantidad de personas que había era ínfima en comparación con los fines de semana, de hecho a penas se veían un par de personas yendo y viniendo cada pocos minutos.  Su casa estaba cerca, así que no le pareció mala idea dar un paseo tranquilo de vuelta, puesto que no tardaría más de veinte minutos en llegar. Sin embargo no había día que terminara sin que Derek hiciese una de las suyas y, aunque no estaba planeado (de verdad, no lo estaba), el destino le puso frente a las narices la oportunidad de la semana.

Allí estaba, una flamante moto preparada para pasar a ser suya. - Es mi día de suerte. - En realidad, siempre lo era. El chico se colocó tras una esquina desde la cual podía ver perfectamente su objetivo, a la espera de que alguien diera alguna señal que le diese a entender que aquella moto era suya. No obstante no vio ningún indicio de ello, así que sin pensarselo dos veces corrió hacia la misma, cogió una navaja que tenía en el bolsillo interior de la chaqueta para deshacerse de la cadena que tenía puesta y luego se agachó totalmente decidido a puentear la misma para llevarsela. Tres minutos más y allí no habría pasado nada.

Quitar la chapa, un cable por aquí, el otro con el siguiente… Y listo. Derek se subió a la misma, miró a ambos lados de la calle para asegurarse de que nadie se había percatado de su hazaña, lo que en realidad era una pena, porque no muchas personas conseguían puentear una moto a aquella velocidad y con aquella destreza, y se dispuso a ponerla en marcha. Sin embargo algo no parecía ir del todo bien. Por más que trataba de arrancarla ésta no llegaba a hacerlo. - No me puedo creer que tenga el maldito bloqueo electrónico. - Aquel tipo de bloqueo era poco común en las motos que se veían asiduamente, pero pensándolo bien quizás se había precipitado demasiado al suponer que aquella tampoco lo tendría.

- Venga, joder.  - Volvió a intentarlo, una, y otra, y otra vez. No estaba dispuesto a desaprovechar aquella ocasión todavía, no hasta intentarlo un par de veces más. Aquello no era común, pero tenía la esperanza de conseguirlo en los próximos treinta segundos, si no, no le quedaría más remedio que largarse y abandonar aquella suculenta moto. - Una vez más…  
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Sáb Abr 15, 2017 6:10 pm

Cada vez quedaba menos. Mucho menos. Ian estaba que no se aguantaba de los nervios que tenía. Sólo de pensar que dentro de poco iba a ser padre y que Eris iba a dar a luz, le daba taquicardia. ¿Sabéis lo fuerte que era eso para un retrasado como lo era Ian? Todavía, después de casi cinco meses de consciencia, no había podido asimilar el hecho de que iba a ser papá. En serio, todavía su mente no podía procesarlo y eso que ahí estaba, en una tienda de bebés a punto de cerrarse porque no se decidía por un objeto u otro. Al final, terminó llevándose los dos. Le había cogido "cariño" a eso de comprar cosas de bebé, aunque no tuviese ni puta idea de nada. No veas que risas cuando compró eso para sorber los mocos.

Luego fue a cenar a un McDonald con las bolsas de la compra, solitario y forever alone, ya que había ido solo a realizar esos quehaceres. Podría haber ido con su madre, pero entre que necesitaba despejarse un poco de tanto estrés y que la indecisión entre objetos hubiera sido el triple de intensa con su madre delante, decidió que mejor dejarla en casita tejiendo unos zapatitos para su primer nieto. A esa pobre mujer sí que le iban a entrar taquicardias de tercer grado cuando viese a Ian sujetar en sus brazos a su nieto, por si acaso al zopenco de su hijo se le cayese de los brazos el bebé. Que teniendo en cuenta lo subnormal que es, no sería muy difícil. Toquemos madera, por si acaso.

Ya tarde, pues se había metido por una calle peatonal bastante grande y su moto quedaba en la otra esquina, se dirigió a su transporte, caminando con soberana tranquilidad por allí. Ian se había vuelto un poco más paciente después de todo lo que se le venía encima, por lo que de vez en cuando, caminar para no volverse loco, le iba muy bien.

Sin embargo, si ahora mismo residía en un zen pacificador, cuando vio a un gilipollas subido en su moto intentando ponerla en marcha, se le hinchó la vena de la frente. ¡Ese retrasado le estaba intentando robar la puta moto! Comenzó a correr hacia allí, gritando por el camino.-¡¡EH, TÚ, GILIPOLLAS!! ¡¡BÁJATE DE MI MOTO AHORA MISMO!!-Gritó, corriendo con aquella bolsa en una de sus manos hacia allí.

Ian era rápido y aquel pobre chico no tuvo la habilidad suficiente como para bajarse de la moto a tiempo sin caerse junto a esta al suelo, por lo que cuando justo tuvo ambos pies en el suelo, Ian le pegó un fuerte puñetazo en el rostro que lo hizo caer al suelo. Soltó su bolsa con utensilios de bebé junto a la moto, para luego ponerse de gallito frente a aquel gilipollas.-¿¡De qué vas, tío!? ¿Intentabas robarme la moto, en serio? ¿Un pringado como tú? ¿Quieres recibir la puta paliza de tu vida, o qué?-Preguntó con evidente hostilidad y amenaza. Si no estuviese a punto de  tener un bebé, ahora mismo la moto sería posiblemente el amor de Ian y lo más IMPORTANTE DE SU VIDA. ¿Sabéis cuánto tiempo llevaba queriendo una? Ahora que la tiene, ni de coña va a amedrentarse si ve que alguien intenta robársela.

Miró a la moto con preocupación y vio como había estado hurgando con los cables y algunos de los tapacubos.-Menudo cabrón, que me la has destrozado. ¡Podrías habérmela roto, gilipollas, que tiene el bloqueo eléctrico y todo lo que has hecho no ha servido para nada!-Añadió, visiblemente enfadado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Lun Abr 17, 2017 9:36 am

Derek no recordaba la última vez que le había costado tanto hacerse con algo y aquel sentimiento de incapacidad le ponía nervioso, haciendo que perdiera la compostura por momentos. No estaba acostumbrado a que las cosas no le salieran a la primera y si tenía algún defecto era su falta de paciencia en aquel tipo de situaciones. Su mente no procesaba la información como una persona adulta y por tanto le costaba buscar soluciones a corto plazo cuando algo era aparentemente fácil. Era como si le pillara tan de sorpresa que reaccionar le llevara más tiempo del recomendado.

Sin embargo no se daría por vencido aún, eso estaba claro. Una moto nunca se le había resistido y aquella no iba a ser la primera, así que volvió a tratar de arrancarla con la mayor energía de que era capaz. No obstante su corazón dio un vuelco cuando escuchó gritar a alguien que se acercaba. ¿En serio le habían pillado? Aquello era totalmente nuevo para él, pero aún así no perdió la compostura, sino que miró al susodicho con cara de pocos amigos y en lugar de bajarse de aquella moto volvió a tratar de arrancarla una vez más. Con suerte aquella sería la definitiva y podría largarse en sus narices, pero sus intenciones no podrían haber estado más alejadas de la realidad.

Consciente de su desventaja trató de bajarse entonces de la moto, dispuesto a encararse con el dueño de la motocicleta, pero ésta cayó hacia un lado y con ésta Derek, que no tardó en ponerse en pie. Aún así no lo hizo lo suficientemente rápido, puesto que antes de que se diera cuenta un puñetazo salió volando hacia su cara, haciendo que perdiera el equilibrio y por tanto, cayera al suelo por el impacto. - Serás cabrón… - Dijo casi en un susurro, mientras examinaba el golpe y sentía un punzante dolor en la parte derecha de la sien.

Quizás una persona más coherente o más razonable se hubiese decantado por abandonar la escena lo antes posible, evitando así problemas mayores, pero Derek no poseía ninguna de esas cualidades, sino que más bien era un poco necio, e incluso obstinado. Apenas escuchó las palabras del chico, que por cierto estaba bastante desquiciado, puesto que su mente aún estaba concentrada en aquel terrible dolor que podía sentir aún palpitante. No obstante, en cuanto aquel imbécil distrajo su mirada en dirección a su moto Derek se levantó y se colocó en posición de ataque.

- Igual el que se va a llevar la paliza de su vida eres tu, deficiente. - Por un momento su cabeza se llenó de todas las lecciones que había recibido en sus clases de Krav Magá y se sintió preparado para devolverle el mensaje al chaval, que sin duda no sabía en qué se había metido. En unos minutos desearía haber dejado que Derek se llevara la moto, porque no sólo seguía siendo su intención, sino que ahora su nuevo amigo se llevaría una paliza de regalo. ¿O acaso creía que podía pegarle una piña e irse tan campante? La llevaba clara.

- Tienes dos opciones: o me llevo la moto por las buenas, o me la llevo de todas formas y a ti te ingresan en un hospital por subnormal. - Igual se estaba pasando con el palabrerío, pero Derek era así de charlatán, qué se le iba a hacer.

Claramente la intención del chico no era aceptar la primera alternativa, por lo que Derek no dudó en asestar el primer golpe. No tenía ganas de volver a llevarse otro golpe como el anterior, el cual el muy cobarde se lo había dado mientras estaba “indefenso”. Éste esquivó el golpe con bastante astucia y trató de contraatacar, pero Derek lo bloqueó instantáneamente, levantando su pierna derecha con la intención de darle un golpe en el costado. En aquella ocasión sí que consiguió propinarle el ataque, pero no fue tan fuerte como esperaba, así que volvió a bajar la misma y volvió a colocarse en posición de defensa, consciente de que su contrincante sería el siguiente en atacar, o al menos eso era lo que predecía. - Venga, te toca. - Inquirió, haciendo una breve seña como provocamiento.

El Krav Magá se especializaba en la defensa contra todo tipo de ataques, por lo que la parte ofensiva no era tan efectiva en ocasiones, aún así por lo menos podría evitar otro puñetazo como aquel, que sin duda le dejaría alguna marca futura.  
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Vie Abr 28, 2017 6:45 pm

Robándole la moto a Ian. ¿Sabías lo que era eso? Bueno, para eso teníamos que cuantificar la cantidad de mala hostia que ahora mismo estaba hirviendo en las venas de Ian, la cual se convertirían en un motivo válido y casi instantáneo para pegar hostias a diestro y siniestro a aquel subnormal que se creía con potestad como para robarle la puta moto. Era su segunda cosa más importante en esta vida, después de la vitalidad de su pene, así que necesitaba urgentemente tranquilizarse  o aquel señorito retrasado iba a recibir la puta paliza de su vida.

El tipo se levantó del suelo, dispuesto a darle guerra a Ian. ¡Vaya por Dios, que tenemos a un chulillo del tres al cuarto! Ian no soltó las bolsas en plan épico porque ya las había soltado antes, pero se puso con una pose un poco chulesca que denotaba que no tenía miedo a sus amenazas.-Deficiente tú, que no sabes ni robar una moto sin parecer gilipollas. Si vas a hacer algo, hazlo bien, que das puta pena.-Respondió, mirando a su alrededor rápidamente en ese momento para ver que no había nadie. Quería darle una paliza sin que nadie le grabase ni mucho menos se metiese en medio.-Yo creo que tengo una tercera opción. Te voy a pegar tremenda hostia que te voy a hacer tragar todos tus dientes y vas a tener que meterte el  cepillo de dientes por el culo para cepillarlos.-Le devolvió la amenaza. Había escuchado esa frase recientemente en una película y no podía estar más contento de haber tenido la oportunidad perfecta para usarlo con ese retrasado.

Fue él el que comenzó a repartir leña, sin esperar a que ninguno soltase más verborrea de la necesaria. Allí estaba claro que había un conflicto de intereses. Él subnormal quería la moto de Ian e Ian quería reventarle la moto en la cara al subnormal, por lo que ahí algo fallaba. Frente a la discordia, lo más fácil era pegarse entre ellos y así resolver el puto problema. Al principio le cogió desprevenido, por lo que frente a un par de defensas, consiguió acertar una patada en el costado de Ian que si bien pudo ser grave, no lo fue tanto. A pesar de eso, continuó con su actitud altiva.-Te vas a enterar.

Y entonces comenzó una contienda de lo más reñida. Se notaba que el tipo sabía de defensa personal, pues casi todos los golpes de Ian eran interceptados por algún tipo de defensa efectiva. Sin embargo, Ian no había pagado años de entrenador personal para perder contra alguien así, por lo que cuando las tornas cambiaron, él también supo defenderse de prácticamente todo. En cierta ocasión Ian aprovechó que le estaba agobiando para apartar uno de sus puñetazos y empujarlo hacia atrás con fuerza. De un salto se encaró contra él, pegándole un puñetazo tras otros que defendió poniendo los antebrazos en cruz a la altura del rostro. Entonces, ante esa defensa que exponía prácticamente toda su parte baja, le dio una patada a uno de sus pies para desestabilizarlo y tirarlo al suelo. Ian se puso encima de él, con intención de continuar con aquello. Lo que no se esperaba es que en el momento menos esperado el tipo consiguiese girar las tornas y dejarle en desventaja.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.