Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

May we meet again [Priv. Dannielle Maxwell]

Raymond Y. Logan el Sáb Abr 15, 2017 1:04 am

Últimamente no le gustaba demasiado estar entre otros seres humanos. ¿El motivo? No se sentía capaz de controlar todo lo que sentía en aquel momento, la rabia, la necesidad de desencadenar sus más oscuros instintos entre ellos lograba hacer que el joven terminase pensando en cuanto odiaba aquella parte de su naturaleza, impuesta por alguien que no sabía quién era, que probablemente no lo supiese jamás y es que si algo se había empeñado en hacer, había sido precisamente el escapar de todos aquellos que compartían su naturaleza pero no sus ideales, también huía de la mayoría de sus aliados, por que sí, tenía la sensación de que cualquiera que se acercase a él corría peligro, algo que se tomase por donde se tomase, era una maldita verdad.

Vale que estuviese viviendo en la clandestinidad, sin poder comunicarse con sus amigos y demás, pero supuso que podría encontrarla allí, al fin y al cabo en infinidad de momentos habían tratado el gusto de ambos por los cómics, por aquellas cosas que aún cuando todo estaba aparentemente destruido, conseguían alegrar un poco, alejarlo de todo lo que se le había venido encima en cuestión de cinco malditos meses en los que se había comenzado a hacer a la idea de la vida que le esperaba, de la maldición que había caído como plomo sobre su espalda y ahora se podía ver como las pequeñas marcas comenzaban a dejarse ver sobre su pálida piel.

Estaba cogiendo uno de los últimos cómics de Star Wars que había salido, pasándose la mano por la descuidada barba que ahora adornaba su rostro. No era demasiada cantidad de vello ya que la conformaba, pero el suficiente para tapar algunas de las pequeñísimas cicatrices que su rostro mostraba fruto de las dolorosas transformaciones que sufría durante la luna llena. Tragó saliva al ver aquella inconfundible cabellera rubia, finalmente había tenido éxito en su intento por encontrarla sin poder ser detectado, por lo que se acercó a la joven, extendiendo el cómic hacia ella esperando que cuando levantase la mirada se diese cuenta de quién era pese a los posibles cambios que aquel tiempo hubiera podido hacer en él.  - Me han dicho que es un buen cómic.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Abr 18, 2017 2:32 pm

Esto de tener dieciocho años, tener la licencia de aparición y poder utilizarla los fines de semana cuando tenía horas libres en las que ir a Hogsmeade... era algo liberador. Últimamente tenía demasiada hostilidad en mi interior en Hogwarts, lo nunca visto en alguien como yo. Entre que mi sala común cada vez se reduce más y que estoy prácticamente sola en mi habitación, la soledad no me sentaba nada bien. Luego está el otro motivo que recae en la soberbia y altanería de aquellos que se creen superiores por ser sangre puras. Cierto que soy mestiza y estoy libre de pecado —como dirían los más ignorantes—, pero eso no me eximía de las burlas de estar por debajo de lo que ahora se consideraba top. El trato a los hijos de muggles no ayudaba nada a calmar mi zen y mi ignorancia con prácticamente todo tampoco, así que estaba en un estado de antipatía preocupante.

Ese sábado había decidido madrugar e ir a Londres bien temprano aprovechando que podía ir a Hogsmeade de visita. Aparecí en casa de mi abuela y me pasé prácticamente toda la mañana allí con ella, hablando de absolutamente todo. Mi abuela era posiblemente la persona en la que más confiaba en el mundo y le conté todo; desde lo que pasaba en Hogwarts, hasta mis sentimientos. Acabé ahí ahogada en angustia. Yo no era mucho de llorar, pero necesitaba desahogarme con alguien que no fuese a mandarme a Azkaban por mi opinión ni por mis sentimientos. Necesitaba el cariño de una abuela y sus albóndigas para almorzar.

Por la tarde, como ella tenía cosas que hacer, aproveché mis últimas horas de libertad para ir a varios sitios que hacía mucho que no visitaba. Dejé para el final la tienda de cómics, ya que quería ponerme al día de todo lo que había salido después de casi tres meses sin estar actualizada. Vestía un peto vaquero, una camiseta negra básica y un pañuelo bastante regordete que me rodeaba varias veces el cuello. Llevaba colgada a la espalda una mochila pequeña de color negro, de cuero, la típica que usaba siempre para salir por ahí y llevarlo todo. Entré a la tienda sin prestar atención a nada. Saludé al encargado que estaba detrás del mostrador por pura cortesía y me dirigí directamente a la zona del fondo, allí donde se encontraban las mesas con montón de cómics. Iba a dejar para el final los de Star Wars, por lo que me planté frente a los de la Patrulla X para indagar un poco en las novedades.

Si no fuese porque allí había un ambiente bastante cargado por lo pequeño que era y lo cerrado que estaba, hubiese sentido ese soplo de aire fresco. Perdida en mis pensamientos, una voz conocida me sacó de mi ensimismamiento. Sin moverme abrí los ojos de golpe, por lo que al reconocer la voz giré lentamente con miedo, por si acaso no fuese a encontrarme con aquel que había venido a mi mente. Pero allí estaba. El rostro que conocía con más facilidad estaba escondido debajo de aquella barba a la que yo no estaba acostumbrada a verle. Ignoré por completo el cómic que me enseñaba y lo aparté para darle un fuerte abrazo. Llevaba meses sin saber de mis compañeros en Hogwarts que habían huido; de mis propios amigos. Había visto noticias en el Profeta sobre ellos, carteles en donde daban recompensas por sus cabezas. Pero desde el diecinueve de diciembre no sabía nada de todos ellos. Ver a Ray acababa de darme no solo una alegría, sino una increíble sensación de esperanza. Le apreté con tanta fuerza en ese abrazo que parecía que era una competición, pero quería asegurarme de que aquello era real.

Me separé de él y alcé la mirada para buscar la suya, sonriendo. Como siempre había sido, era mucho más alto que yo. En realidad no sé si debería de estar sonriendo. Él era un fugitivo y como me viesen con él, no solo se iba a meter en un lío él, sino que yo iba a estar en un lío para siempre. Tiré de él para ponernos detrás de una columna, de esa manera nadie podría vernos desde la puerta ni desde ningún lado. Era una defensa de mierda, pero yo me sentía más segura.

No sé qué narices decir... —Suspiré, sonriendo con emoción. Tener, al fin, a alguien a quién había echado de menos y por el que me había preocupado delante de mí, me hacía darme cuenta de que no todo estaba perdido. Rhea y Dorcas quizás estaban con él, o en una situación parecida—. Gracias por contactar conmigo, en serio, llevo meses pensando que en donde estarían todos, si estaríais bien, si estaríais a salvo. ¿Estás bien? ¿Estás a salvo? —pregunté al momento,  mirando entonces el cómic que todavía tenía en la mano—. ¡Y ni se te ocurra volver a anteponer un cómic antes que un abrazo después de todo lo que ha pasado! ¡Me he imaginado lo peor! No veas como me alegro de verte...—Le eché la bronca antes de volver a abrazarle, en voz relativamente baja. Había música en la tienda por lo que dudaba que nadie reparase en la conversación que estaba teniendo con él—. ¿Qué has hecho? ¿Qué te han hecho? ¿Por qué tienes que esconderte? —Ray era sangre mestiza, estaba segura. Pero aún así, llevaba desaparecido desde el día del ataque. ¿Se habría posicionado de manera tan extremista en el otro bando aquel mismo día? Es lo que decían los carteles, pero yo no quería creerme nada que saliese de la mano de ese Ministerio corrupto y lleno de injusticias.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Raymond Y. Logan el Mar Abr 18, 2017 3:30 pm

En el tiempo que llevaba escapando de todo y todos, había aprendido a ser una sombra, a pasar desapercibido aún cuando era un chaval que por estatura sobrepasase la media. La barba actual probablemente despistase a quienes le buscaban, pensando en un niñato de dieciocho años lampiño, sin apenas rastro de barba o de más vello que el que mostraba en su cabeza. También ayudaba el soler ir tapado, bufandas, pañuelos...Cosas que no destacaban entre los muggles pero que tampoco alteraban el ritmo natural de las investigaciones de los mortifagos en el ministerio. Estaba cansado de escapar, de correr por los bosques, de la maldición que le atormentaba...Pero era la vida que le tocaba vivir si no estaba a las órdenes del señor tenebroso, por lo que simplemente ayudaba a la gente que encontraba en una situación menos precaria que la propia, que no era complicado aunque tampoco era improbable, pasaba, desgraciadamente, había guiado a gente perdida por el mundo al refugio, por lo que estaba bastante conforme con su papel en aquella guerra mágica que nadie había pedido y en la que quien más, quien menos, estaba sufriendo por su cuenta.

El abrazo de la rubia se le hizo extraño, pero no tardó en rodearla con sus brazos, con fuerza medida para no dañarla y es que en aquel momento no sabía como había sido capaz de medirse, de no haber cruzado el local en tres zancadas y espachurrarla entre sus brazos...Bueno, si lo sabía, por que no habría sido normal y tenía que medirse a la hora de dejarse llevar por sus impulsos, por cualquiera de ellos y es que la mitad de los que sentía normalmente eran algo violentos, pero por convicción era capaz de sacárselos de encima y seguir actuando como el chico que era antes de ser mordido. Dejó que le guiase, no estaba muy seguro de por qué, aunque tampoco estaba pensando en ello, solo en que al fin veía un rostro que le alegraba de verdad, no es que sus compañeros ocasionales no le gustasen, pero no se comparaban a lo que sentía por Danielle, era algo totalmente diferente, como si las cosas fueran bien por un pequeño lapso de tiempo, aunque fuera simplemente durante unos segundos merecía la pena arriesgarse aunque si viese peligrar la "tranquilidad" de la vida de la tejona, se iría por donde había llegado.

- Te diría que lo lógico es un "me alegro de verte" pero las cosas no son demasiado lógicas últimamente - Sonríe levemente mirando a la joven elevando las cejas. Negó con la cabeza pasándose la mano por la nuca, no estaban en una buena situación, ninguno de ellos, por lo que el agradecimiento le parece innecesario - Llevo un tiempo intentando contactar contigo, pero no era seguro dejar pistas, venía aquí todos los fines de semana que podía - Menos los de luna llena, le faltó añadir al muchacho que seguiría evitando el tema aunque conociéndose como se conocía, no podría ocultárselo, no a ella - Nadie está a salvo. He intentado ayudar a gente, en la medida de lo posible pero...No siempre llegamos a tiempo - Tragó saliva mirando hacia el suelo, respirando profundamente, volviendo finalmente la mirada hacia ella - Abrazarte en plan creepy no me parecía una opción, no tengo ganas de llevarme golpes por no controlar - Bromea siendo abrazado de nuevo, respirando profundamente aquel aroma que ella desprendía, claramente no lo recordaba tan intenso, pero su olfato no era en aquel momento lo que en un pasado fue - Pero era de Star Wars, vamos ¿No merecía la pena? - Vuelve a decir con tono de broma, separándose un poco de ella después - No sé lo que dicen que he hecho, pero por los carteles que he visto, probablemente me acusen de traición a la sangre y supongo que ayudando a muggles de ser asesinados y a los nacidos de ellos llevarlos a puerto seguro....Es probable que me tengan bastante manía - Aparte de ser un peligro social por su estatus actual de criatura no registrada, había dejado de ser un humano, un mago corriente para ser una abominación - Pero ya no soy quien fui, no solo el tiempo, pero...Todo ha cambiado, a mayores de lo que ha pasado en Hogwarts o en el ministerio. No soy el mismo chico que conociste en Hogwarts - No quería decirlo abiertamente en aquel lugar, que vale, que habría frikis y demás, pero no era el sitio para decir "Bella, soy un vampiro", o Danny, en este caso y licantropo. Hasta echaba de menos aquellas películas románticas infumables - Así que supongo que no he arrojado demasiada luz sobre tus preguntas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Jue Abr 20, 2017 3:03 am

Mi intención era ponerme un poquito feliz comprándome un cómic que tendría que leerme antes de volver a Hogwarts por el bien de mi integridad física, pero el hecho de encontrarme a Ray fue mucho más gratificante que cualquier cómic o experiencia en aquella tienda de frikadas. No sólo el hecho de poder ver que estaba bien, sino el hecho de que él se hubiese molestado en hacerme saber que estaba bien. ¿Sabéis lo importante que es eso para mí? Últimamente no sé nada de nadie y mis mejores amigos han desaparecidos por su bien, pero nadie me ha dicho nada. Nadie. Nadie me ha dicho nada y yo he tenido que quedarme en Hogwarts, sola en una habitación para cinco, mientras no tengo ni idea de si están bien. Es egoísta pensarlo y yo entiendo que ellos no hayan podido contactar conmigo... pero para mí también es inevitable sentirme sola. Así que esta iniciativa por parte de Ray había sido doblemente buena, al menos para mi estado de ánimo.

Yo es la primera vez que vengo este año aquí —confesé ante la suya—. No estaba de ánimos como para venir aquí. Hoy estoy aquí porque he quedado con mi abuela y he aprovechado que estaba por la zona. Y menos mal que he venido. —Sonreí divertida ante su excusa para no saludarme con un achuchón nada más verme y la verdad es que por mucho que Ray sea una persona genial, tampoco lo veía yo dando demasiados achuchones—. Hubiera sido creepy, vale. Y también un poco raro. ¿Tú dando abrazos? Pensaría que estás enfermo o algo. —Mantuve la sonrisa en el rostro. En realidad era cariñoso, pero yo lo era más y por eso los demás son todos unos sosos. Fin.

Yo había visto las caras de los buscados en El Profeta, pero no había visto muchos de esos carteles de "se busca". Sabía que habían porque he visto de algunos, pero precisamente el de Ray no. Entendía perfectamente su posición, pero no la compartía. Yo ayudé a las personas el día del ataque, pero frente a la realidad acepté lo que tenía que aceptar para poder tener una vida normal. ¿De qué servía estar oculto y siendo buscado? ¿Qué podía hacer Ray ahora con su vida más que huir y esconderse? Yo lucharía por mis ideales, pero no dejaría que el Ministerio ni nadie se diese cuenta de ello. No quería que nadie me privase de la libertad que me merezco como bruja, así como todos se la merecen. Hacer caer un gobierno era duro y teniendo en cuenta el poder que ahora mismo ejerce el gobierno de Lord Voldemort, aquello no tenía pinta de que fuese un cambio a corto plazo.

Yo tampoco soy la misma chica que conociste hace seis años, ni la que se quedó en Hogwarts hace cinco meses, Ray... —le respondí, soltando aire ante la cruda realidad. Todos habíamos cambiado y al menos yo me notaba muchísimo el cambio que había ejercido todo aquello en mí—. Esta mierda nos ha cambiado a todos. Ahora soy antipática con la gente, ¿te lo puedes creer? No me reconocerías en Hogwarts. El otro día llamé a una Slytherin "mierda" en medio de clase. Bueno, en realidad la llamé mosca cojonera que va alrededor de la mierda de su casa... Pero ella prefirió ser mierda, creo. No sé, fue confuso —expliqué divertida, pasándome el pelo por detrás de la oreja, poniéndome relativamente seria ante la posición en la que se encontraba Ray, la cual era hartamente complicada, como suponía que estarían todos los demás que se escondía—. ¿Fue el día del ataque en Hogwarts cuando tuviste que ayudar a los hijos de muggles? ¿O fue después? Tu eres mestizo, podrías haber tenido una vida relativamente normal, o al menos ayudar a la gente sin que el Ministerio quiera tu cabeza por traición. —Qué es básicamente lo que estaba haciendo yo, aunque yo tuve la suerte de que ayudé a personas desde las sombras el día diecinueve, por lo que nadie me vio y al día siguiente no tuve que dar explicaciones—. ¿Y dónde estás durmiendo? ¿Estás solo? —Lo dudaba, pero solo por si acaso en mi mente ya había aparecido la cama de la habitación de invitados de mi abuela, a la cual obligaría a adoptar a Ray si no tenía lugar en donde quedarse—. ¿Sabes de alguien más? ¿Rhea...? ¿Dorcas? —Él era consciente de que eran mis mejores amigas y ambas hijas de muggles, por lo que su posición frente al Ministerio estaba clara. Quizás como eran tres fugitivos, se habían encontrado en un bar de fugitivos, yo qué sé... Ahora mismo solo podía pensar en que si había podido verle a él, quizás podía verlas a ellas también.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Raymond Y. Logan el Jue Abr 20, 2017 10:51 pm

Para él el mero hecho de poder estar en pie en el mismo lugar que un ser querido como en este caso lo era Danny, ya era motivo de dicha. Tras los sucesos de los últimos meses, las cosas no le habían ido precisamente bien. Las noches de Luna llena lo consumían y le hacían querer, durante unas horas, la conciencia, no sentirse culpable por una condición de la que evidente mente no era culpable, él no había pedido que aquel ser odioso clavase sus dientes en su piel mientras ayudaba a salir a algunos de los jóvenes que, a diferencia de él, sí veían sus vidas amenazadas por su estatus de sangre, algo que le parecía una soberana estupidez. Vamos ¿Qué se regía por un estatus de sangre? Nada más que los necios que apoyaban a Lord Voldemort, nada más que los seres despreciables que valoraban más la ascendencia que las capacidades de uno y eso...Eso no lo encontraba ni lógico, ni coherente, ni justo, pero desgraciadamente era en el mundo en que vivían actualmente, uno en el que solo los necios e ignorantes parecían vivir cómodos.

- Ahora es cuando me siento un stalker de campeonato - Bromea mirando a la rubia, riéndose levemente como hacia tiempo que no podía o no encontraba las fuerzas para hacerlo.- ¡Eh! Tú precisamente no puedes quejarte de falta de cariño cuando estamos juntos, vamos, estás siendo terriblemente injusta conmigo - Se puso la mano en el pecho, exagerando claramente lo que estaba diciendo, poder dramatizar con semejante tontería también le había hecho sentirse bien, recordando lo que una vez vivió, lo bueno que había vivido en Hogwarts y que ahora parecía estar terriblemente lejano, eso que ahora parecía un mero sueño frente a la pesadilla que ahora todos estaban viviendo, independientemente del porqué.

Por suerte (O por desgracia) Raymond tenía el tiempo bastante controlado, estaba cansado de escapar, pero por otro lado, unirse al ministerio no era opción, no solo por sus ideologías, totalmente dispares, si no por que de unirse a ellos, los licantropos eran seres repugnantes, más de lo que él podía auto-considerarse. Había visto como los de su ahora especie cazaban sin control, cómo disfrutaban sobre sus víctimas, lo pudo ver cuando repelió a uno de los licantropos de la manada de su verdugo, cuando lo apartó de una mujer que nada tenía ya que hacer. Eran demasiado jóvenes para haber vivido aquellos horrores...Y los que le quedaban por ver, que estaba seguro de que para nada serían pocos. También estaba plenamente seguro de que no solo los verían si no que, como él, muchos habrían de tratar con nuevas naturalezas que para nada serían bienvenidas.

- ¿Ah no? Como en estatura no estás tan cambiada pensaba que estabas igual - Eleva las cejas mirándola de reojo, haciendo crujir levemente su cuello, incómodo por lo que para él significaba no ser el mismo, que probablemente no fuese lo mismo que para ella. Ambos habían madurado en aquellos cinco meses, pero claramente tenían motivos radicalmente opuestos aunque algunos fuesen comunes. - Es Slytherin, creo que dejé de entenderlos a la semana de entrar en Hogwarts, así que...Supongo que eligió lo que le permitiese odiar mas a tu casa...Si es que eso es posible, por eso de el odio si causa de los Slytherin a todo aquello que no les lama el culo - Él trataba de alejarse de los conflictos con los de la casa de Salazar, pero no siempre era tan fácil alejarse de ellos - Dejé de ser sólo un mestizo aquella noche - Aprieta la mandíbula mirando a la joven, puede que nadie más entendiese lo que diría a continuación como algo severo, pero la rubia lo haría - Me mordieron - Dijo con tono seco, la culpabilidad por aquella situación volvía a bullir en su interior y carraspeó mirando a la joven, tratando de alejar aquel tema lo más rápido posible, como si aquello lo hiciese menos real.- Estoy solo, si. Quiero decir...Algunas veces estoy con gente de la Orden pero nunca demasiado tiempo no querría...Hacerles daño - El tema era recurrente, quizás por eso no se había parado a ocultárselo a la joven, no tenía sentido real hacerlo. Se encogió de hombros mirando a la joven, pasándose la mano por la nuca antes de negar con la cabeza - Lo siento, no sé nada de ellas, tampoco me ha dado tiempo a preguntar con nadie pero...Intentaré informarme sobre el paradero de ambas para hacértelo saber o para hacértelas llegar. - Y lo intentaría de verdad, aunque hacer llegar a otros como él algún mensaje era bastante complicado si no se encontraban en el refugio o luchando contra el gobierno actual, una guerra silenciosa que consistía vagamente en salvar a los perseguidos esperando que se uniesen a la lucha que les esperaba cuando estuviesen preparados para atacar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Abr 25, 2017 12:50 am

Sonreí con sinceridad ante su dramática queja. ¡Aw, qué alivio, sonreír con sinceridad y ganas! Sentía que hacía eso realmente poco últimamente cuando antes lo hacía día sí, día también. Pero Ray tenía razón, tacharle de poco cariñoso era injusto, sobre todo si mi referencia para compararlo soy yo, que soy de las personas más cariñosas del mundo con las personas a las que aprecio.

Hace tiempo que no te veo, me he olvidado de lo cariñoso que eres —respondí con un guiño entre divertido y juguetón, encogiéndome de hombros. La verdad es que me rodeaba de amigos poco cariñosos, pero Ray estaba en la media que cumplía.

Tenía MUCHÍSIMAS COSAS que contarle. Y si resalto el "muchísimas" es porque son demasiadas y de muchos temas. Quería hablarle sobre todo lo que había pasado en Hogwarts, sobre todo lo que había pasado yo el día del desastre y todos los siguientes, quería contarle mis sentimientos y como me he sentido. Quería tener un amigo con el que poder hablar de todo lo que me atormentó en un pasado, lo que me atormenta ahora y lo que me incomoda del futuro. Ahora que le tenía delante, de verdad que sentía que no tenía tiempo para decirle todo lo que mi mente quería compartir con él.

Pero lo primero de todo, era ir por partes y ordenar las prioridades. Y, ante todo, que aquel encuentro fuese lo que era: una declaración de que ambos estábamos bien. A fin de cuentas, no sabía cómo iba a tratar él el tiempo, pues era el que era buscado. Yo lo único que tenía que hacer era estar en Hogwarts a la hora del toque de queda.

Me estanqué en mi estatura hace ya años, larguirucho. —Enarqué una ceja, visiblemente bromista. Obviamente sabía que él había interpretado lo que dije como quería que lo hiciera. Había cambiado mucho mental y emocionalmente. Lo físico era lo de menos. O no, porque sabiendo el gusto por cortar lenguas en Hogwarts, quizás no fuese lo de menos.

A pesar de las bromas, el exGryffindor se puso serio de repente y me confesó que le habían mordido. ¿La verdad? En una primera instancia no pensé que se refería a la mordida de un licántropo. Yo estaba demasiado exaltada en ese momento y la licantropía para mí era algo muy alejado del ambiente cercano de mi vida. Sin embargo, cuando continuó hablando y mi mente trabajó al doscientos por ciento —es decir, mi neurona comenzó a chocarse con otras desesperadamente en busca de alguna relación de ideas— y apareció en mi mente la solución.

Espera, ¿qué? —pregunté, moviendo las manos para que parase de hablar e ignorando lo de la ubicación de mis amigas aunque la información hubiese llegado a mi cerebro—. ¿Eres un licántropo? —añadí, quizás más alto de lo que me hubiese gustado. Miré para todos lados un poco estresada, pero luego me di cuenta de que era una tienda friki. Nadie se lo tomaría en serio o pensarían que estamos hablando de algún juego de rol. Entonces bajé la voz—. ¿Un licántropo de verdad? —Obviamente, no iba a ser de mentira. A ver, SERIEDAD. DANNY, CONCÉNTRATE—. ¿Pero estás bien? ¿Se los has contado a los de la orden? Ellos podrían ayudarte y no tendrías que estar solo... No vas a hacerles daño, Ray, el único momento en donde esa maldición te hace ser quién no eres es en luna llena. El resto del tiempo serás siempre tú.

De repente me sentí egoísta por el hecho de que él estuviese solo ahí fuera, pasándolo mal y con ese peso en su espalda. Y yo tranquila en Hogwarts por "esconderme" y con un futuro por delante que personas como él, ya declaradas enemigas del gobierno, no podían ni pensar en el mundo mágico.

¿Has hecho daño a alguien? —pregunté, mirándole a los ojos, con la única intención de querer entenderle y ayudarle. Si estaba tan temeroso... quizás era porque ya había experimentado lo peor de su condición.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Raymond Y. Logan el Mar Abr 25, 2017 3:28 pm

- ¡No puedes estar hablando en serio! Solo han sido...¿Seis meses? - Intenta hacer memoria y cree que ha acertado, cinco o seis en realidad - Deberíamos tener un móvil muggle para poder comunicarnos, los otros nunca se harían con uno para intentar encontrarnos - Dice más a tono de broma que otra cosa, aunque la verdad, es que no le parecía para nada descabellada la idea, por estúpida y simplona que pudiera sonar, enseñar a los magos de la orden que no entendían de tecnología muggle a usar móviles seguro que les solucionaba un par de problemillas de comunicación entre ellos y sus familiares o amigos, que al fin y al cabo, era con quienes más habían perdido el contacto.

Su tiempo lejos de Hogwarts había sido terriblemente monótono, que no aburrido. Viajar de un lado a otro, escapando o buscando gente a la que ayudar había sido algo que no se habría esperado tener o querer hacer por otros, sin embargo los agradecimientos de la gente eran terriblemente reconfortantes, incluso alguno de los magos le había regalado alguna cosa, detalles generalmente sin importancia pero que para el joven eran terriblemente necesarios y es que para bien, o para mal, ahora era un activo de la Orden, uno que intentaba hacer lo mejor no solo para progresar en la misma, si no para ayudarlos a todos.

- Lo sé, por eso puedo burlarme de ti - Le pone la mano en la cabeza, dando un par de golpecitos - Bromeó mirando a la joven de reojo, cruzándose de brazos manteniéndose de frente a ella, negando con la cabeza - No soy un larguirucho, simplemente crecí bien, mi padre aún no se explica como diablos puedo sacarle dos cabezas si no tenemos antecedentes de gigante en la familia...O quizás si - Se frota la barbilla negando con la cabeza, ambos sabían por donde iban los tiros, a qué se refería el otro, pero quizás bromear un poco con el tema les haría sentirse un poco menos presionados por la sociedad en que les había tocado vivir, al menos, por aquellos meses y posiblemente los venideros.

Hacía unos meses había tratado el tema de decir lo que era con el sanador, Laith, quien le ayudaba desde entonces a mantenerse cuerdo con aquella maldita poción, que, por cierto, sabía a rayos, pero claramente no podía esconderle algo como aquello a Danny, simplemente no sería capaz de mirarla a la cara manteniendo aquello lejos de la información que ella pudiera tener sobre él, que, además, estaba claro que terminaría por ser sabido y probablemente, sería algo molesto enterarse por otras fuentes que no fuese la boca del mismo afectado por aquel asuntillo.

- Me gustaría poder decir que soy uno de los "fluffy" tipo los de Crepúsculo, pero no, es real - Dice en tono relativamente bajo, aunque como bien habría pensado, en aquel lugar, probablemente lo achacasen a su personaje en algún rol de mesa o simplemente una locura transitoria que se le pasaría cuando madurase aunque la realidad estaba bastante lejana a lo que fuera que estos pudieran pensar sobre su persona. - Solo lo saben mi madrina y Dumbledore...Bueno y el sanador que me está ayudando para no volver a perder el control durante la luna llena, me encontró después de mi primera transformación y se apiadó de mi - El tema le resulta incómodo pero entiende las dudas que la muchacha pueda tener al respecto y es que a él mismo le hubiera gustado tener otro en su posición para poder hacérselas, el saber como debía reaccionar a todo aquello.

- No, que yo recuerde al menos la única noche que me descontrolé fue la primera y estaba perdido en el bosque y me desperté en el bosque así que creo que no - Dice mirándola con una leve sonrisa - Pero por eso no estoy refugiado y me dedico a vagar por el mundo ayudando a la gente, es la mejor manera de hacer las cosas, alejarme de todos a los que os pueda hacer daño, aunque solo sea por si acaso - Dice apretando los labios con una leve sonrisa - Pero bueno, cuéntame algo de ti, aunque no sea bueno, quiero ponerme al día con tu vida también.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Miér Mayo 03, 2017 1:16 am

¿Tienes móvil? —pregunté directamente desde que a él se le ocurrió la idea. Claro, yo desde que tuve una edad, tuve móvil por petición de mis padres, aunque evidentemente lo dejo en casa de mi abuela para cuando vengo a Londres ya que en Hogwarts no me sirve para absolutamente nada—. Yo tengo móvil, lo que solo lo uso cuando estoy en Londres y de vacaciones. Si tú tienes, deberíamos usarlo. Podría avisarte cada vez que vengo a Londres sin que tengas que venir todas las semanas aquí para ver si cuadra un día en el que yo estoy —respondí más animada de lo que podría haberse esperado de una bruja. Normalmente los móviles no eran algo que tuviesen muchos magos, ni siquiera cuando estaban metidos bastante en el mundo muggle.

No me había esperado para nada que me contase que él era un licántropo. De hecho, era algo tan alejado de mi entorno que aún no podía procesar el hecho de una persona cercana a mí lo fuese. Obviamente con la edad que teníamos yo era consciente de cómo era un licántropo y todo lo que conllevaba la maldición, motivo principal de que me hubiese mostrado tan preocupada desde un principio. Era algo con lo que se podía vivir, claro, pero no era nada que tomarse a la ligera.

¿Tu madrina? —pregunté con curiosidad, ya que no sabía si se refería a su madrina de bautizo o la de la Orden del Fénix, ya que hasta hace poco es cuando me estoy enterando de que hay gente de mi círculo de confianza que también pertenece a esa asociación—. Pues lo saben personas que pueden ayudarte y te ayudarán. ¿Por qué quieres seguir alejándote de la gente? —añadí con curiosidad.

Yo no era licántropo —menos mal—, pero podía llegar a entender el peso que conlleva serlo, por la responsabilidad, sobre todo teniendo en cuenta cómo era Ray y que odiaba la injusticia y hacer daño a la gente que no se lo merecía. Pero aún así... yo al menos no soportaría tener que alejarme de lo único que tengo por mi condición, cuando todo lo que está fuera también está en mi contra. Tenía curiosidad por saber qué le habían dicho esas tres personas. ¿Le animarían a seguir con esa actitud solitaria o a unirse más al grupo?

¿Ellos que te dicen? —De repente me sentí pesada y lo miré con una mirada conciliadora para que no se sintiese presionado por mi opinión ni por mis preguntas. Yo iba a respetar su decisión fuese cual fuese, solo que dada las circunstancias, pues tenía dudas, como era evidente—. Lo siento si soy pesada, pero bastante sola me siento yo en Hogwarts como para imaginar por lo que estarás pasando tú. Ya que el mundo mágico está en contra de todos nosotros y hay que escondernos, al menos que sea juntos, ¿sabes?

Teniendo en cuenta que en mi vida no había habido ningún cambio tan grande como convertirme en licántropo, parecía bastante insulsa. No obstante, estar bajo la dirección del matrimonio Lestrange conllevaba a vivir casi en una dictadura en la que personas como yo no éramos muy bien recibidas a pesar de dejar claro nuestro apoyo a la causa, aunque fuese mentira. Había que hacer cosas desagradables para comprobarlo.

Algo de mí... —Enarqué una ceja y desvié ligeramente la mirada a un punto alejado, haciéndome la pensativa—. Bueno, aparte que creo que mi empatía hacia gente conocida está siendo notablemente reducida y que mi agresividad está aumentando de manera exponencial... yo creo que la nueva dirección de Hogwarts ha tenido una reacción negativa en mí. Te juro que todo me molesta. ¿Sabes esa estúpida creencia de que las mujeres somos hostiles y despreciables antes de la menstruacción? Bueno, pues yo parezco un monstruo las veinticuatro horas del día en Hogwarts. Ese ambiente me consume la vida, te lo juro —respondí, sintiéndome aliviada de poder contarle a alguien como me sentía allí dentro—. Es una cárcel en forma de colegio, pero no tiene nada que ver con lo que tú dejaste atrás.

No me apetecía quedarme detrás de esa columna hablando en voz baja por si acaso, sino que me apetecía poder tomarme algo con mi amigo tranquilamente mientras él me contaba con tranquilidad todo lo que había vivido, así que mi proposición fue casi instantánea.

¿Tienes que irte o algo? No sé como va la vida de un fugitivo. ¿Es muy estresante? —pregunté jovialmente, para quitarle un poco de hierro al asunto—. Te iba a invitar a algo, pero creo que ir por ahí a tomar algo desinteresadamente no es buena idea. ¿Quieres venir a casa de mi abuela? Ahora ella está con sus amigas, pero yo sé hacer té y ella tiene muchos tipos de té. —No era la mejor invitación del mundo, pero oye, prefería mil veces estar en un sitio tranquilo a tener que preocuparme de nada. Y suponía que él también.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Raymond Y. Logan el Miér Mayo 03, 2017 4:02 pm

- No lo tengo pero conseguirlo no es tan complicado...O eso creo al menos - Se pasó la mano por la frente, echando su cabello hacia atrás, sonriendo levemente después. Nunca se había planteado el necesitarlo, esperaba que con su lechuza y poco más pudiera hacer todo lo que un móvil muggle terminaba haciendo pero claro, no se esperaba estar escapando de la justicia, del mundo en general y sobre todo haber dejado Hogwarts sin terminar dadas las circunstancias. - Supongo que puedo lograr hacerme con uno, al fin y al cabo tengo algo de dinero ahorrado, del muggle también - Tenía bastante ya que, rácano o previsor, había sido un joven al que le gustaba guardar por si venían las vacas flacas y vaya si lo estaba agradeciendo - Así que supongo que será una buena idea eso de ir a por uno, al fin y al cabo ellos de eso no entienden - Suponía que sabría a qué se refería hablando de "ellos".

- La de la Orden, supongo que los fugitivos ahora somos casi como afiliados obligados de ellos, aunque yo estuviese algo más implicado antes de todo esto - Sabía que podía confiar ciegamente en ella, de hecho si no se había comunicado antes con la rubia había sido meramente por que no quería ponerla en peligro - Alejarme de la gente es lo único que puedo hacer para saber al cien por cien que no voy a hacer daño a nadie. No es algo en lo que ellos puedan mediar, desgraciadamente.

La poción que Laith le entregaba cada mes hacía que las cosas estuvieran en un punto más agradable para el moreno y es que para bien o para mal (por el nefasto sabor de la pócima) le ayudaba a no perder el control, a ver el mundo pasar como el animal que tomaba su cuerpo cada noche de luna llena sin que él pudiera hacer absolutamente nada y que con el paso del tiempo, obviando un poco la dolorosa transformación, estaba comenzando a ve como algo no tan malo, quizás no podía hablar de una bendición, pero quizás, pensándolo bien y si se sintiese seguro, podría ayudar a mucha gente con aquella "maldición".

- Pues creo que todos creen que lo mejor sería unirme al grupo, retomar contactos con la gente que quiero y aprecio pero quizás no esté preparado para decirles a todos que ahora soy un monstruo, de esos de los de las pesadillas de los críos. Aunque lo llevo un poco mejor, las cosas no son ideales para ponerme de nuevo en medio de gente que no merece tener a alguien como yo a su lado - Se ríe levemente negando - Para nada eres pesada, si fuese al revés ya te habría cosido a preguntas así que... No es tan fácil cuando no eres capaz siquiera de ver tu reflejo sin sentirte...Un extraño.

- He oído que los Lestrange han asumido el control, así que lo raro es que siguieran estando las cosas relativamente bien y ante ver esas caras amargadas de ambos probablemente se explique el que odies al mundo durante ciertos intervalos de tiempo, vamos, lo entiendo perfectamente, deberían haber puesto a alguien más agradable aunque visto lo visto...La verdad es que entre sus filas dudo que haya alguien realmente agradable. - Se encogió levemente de hombros, no quería hacerla pensar que como se sentía estaba mal o que a él mismo le pareciese algo poco coherente dada la situación - Azkaban sin dementores pero con los Lestrange, supongo que el evitar la cárcel les ha hecho estar bastante creciditos la respecto...Sé que ha habido alumnos que se han escapado...¿Por qué no lo has hecho con ellos? ¿O ahora que estás en Londres? - Aclara la garganta y la mira poniendo una mano en su hombro - El mundo ya no es lo que era, Charles - Dice con voz grave, riéndose después esperando que la joven entendiese aquella referencia.

- La vida de un fugitivo es simple. Lo único que tienes que hacer es escapar, da igual si te quedas quieto o corres cual pollo sin cabeza, evitar sitios concurridos por magos, las calles demasiado abiertas o los callejones donde puedan encerrarte al no saber aparecerte, ese tipo de cosas - Se encogió de hombros mirando a la joven - Pero también necesitamos algo de comer y pensaba que quizás haya algo muy muggle que tomar antes de meter en problemas a tu abuela aunque ir a una casa de verdad suena casi a un sueño por cumplir en este momento - Bromea mirando a la rubia - Cualquier sitio seguro es bienvenido, en realidad y el té suena todavía más tentador. Así que...Usted dirá como llegar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Jue Mayo 04, 2017 4:44 am

¿Cómo no se me habría ocurrido la idea del teléfono móvil antes? En realidad... ¿Yo tenía el teléfono de Rhea de algún verano? Debería revisarlo, porque quizás era tan fácil como llamarla por el móvil para ver si podía saber si estaba bien. Teniendo en cuenta que ella debería de estar alejada del mundo mágico, es altamente probable que tenga el teléfono con ella... O no. ¡Bueno, por intentarlo no pierdo nada!

A mí me habían asignado un padrino antes de la batalla, pero debió de desaparecer después de ella, ya que no había sabido nada de él. Todavía no me había implicado demasiado en ello como para saber cómo iba.

¿Y qué haces con tu madrina? ¿Es como un consejero o así? —pregunté, curiosa—. De todas maneras es normal, supongo que la Orden es la encargada de hacer que todos aquellos que necesiten cobijo y alimento, lo tengan. Teniendo en cuenta como están las cosas, es lo más que pueden ofrecer a la gente que necesita ayuda.

Dumbledore siempre había apostado por un lugar igualitario, suponía que su principal tarea ahora mismo era cuidar de todos aquellos que no merecían la vida que le habían obligado a tener. Luego, cuando todo eso estuviese arreglado, será cuando la ira de Dumbledore se cierna sobre todos los subnormales que han intentado "purificar" el mundo mágico. Serán retrasados, en serio.

Yo apoyaba fervientemente aquello que los demás le decían, ya que me parecía lo mejor no solo para los demás, sino para él. Entendía que se sintiese inseguro siendo lo que es y que no quería hacer daño a nadie, pero al final iba a terminar haciéndose más daño a sí mismo alejándose de todos.

No tienes que decírselo a nadie, Ray. Es un problema tuyo que no tienes que ir pregonando si no quieres. Al final es una maldición que tendrá la importancia que tú quieras darle. Yo no te voy a tratar diferente porque lo seas, porque sé que por mucho que te inquiete hacernos daños, no lo harás —le dije con sinceridad. Obviamente lo mejor era no acercarse a él en luna llena porque eso podía ser catastrófico. ¿Pero mientras no lo fuese? Entonces seguiría siendo el mismo de siempre—. Y... bueno nada. —Iba a aprovechar su compresión a mi curiosidad para preguntarle una cosa que siempre me había dado curiosidad sobre los licántropos, pero no era el momento. Lo dejaría para después.

Que los Lestrange fueran la nueva dirección de Hogwarts era... una puta mierda. Tenían una autoridad que daba miedo y su sola presencia erizaba la piel. Mira que siempre he sentido indiferencia hacia esas personas, pero ahora que sé cómo son y lo que son capaces de hacer... sé que debo de contenerme y comportarme.

Actualmente no he visto a nadie agradable entre sus filas, no —respondí divertida—. Algunos sarcásticos e irónicos sí que hay, pero eso de sonreír alegremente creo que no está en su código genético. No me extraña que no puedan conjurar un patronus si no son capaces de reír con alegría... —apuntillé como curiosidad. No sabía si los mortífagos podían o no, pero en clase nos habían dicho que los magos oscuros, por regla general, no podían por el odio que albergaban en su interior. Y yo me supongo que esta gente tiene de odio un montón.

Esbocé una bonita sonrisa ante el guiño de X-Men y simplemente me pude encoger de hombros ante lo que me había preguntado. ¿En realidad tenía una respuesta para esas preguntas? Yo también me las había hecho en su momento y la verdad es que mi auto-respuesta ni a mí me gustó.

Pues... si no vuelvo a Hogwarts antes del toque de queda me considerarán una fugitiva y si huyo de Hogwarts en cualquier momento, también. ¿Y de verdad me merece la pena? —Era retórica, ya que no esperaba respuesta. Mi tono de voz había adoptado un matiz triste y bastante pasivo—. Entiendo que muchos hayan tenido que huir porque sus acciones podrían verse comprometidas con la ley, pero yo tuve la suerte de que el día diecinueve de diciembre apenas me vi envuelta en nada que me comprometiese a mí. Me quedé en las sombras, ayudando a aquellos que necesitaban de mi ayuda. Ahora mismo estoy en Hogwarts, terminando mis estudios en una mierda de colegio, vale, pero al menos hago algo. Y luego, gracias a eso, podré estudiar y hacer algo con mi vida mientras lucho por lo que creo. ¿Pero y si huyo, que tendré? Si huyo, mi cara estará en todas partes. Si huyo... al final no seré nadie —expliqué con tranquilidad, intentando ordenar mis ideas—. Eso por una parte, pero la otra parte es miedo. Sí, tengo miedo ahora de que se enteren de cualquier apoyo por mi parte hacia la Orden, pero más miedo tengo de hacerlo evidente y que den conmigo. No sé, creo que oculta no serviría para nada, mientras que al menos teniendo una vida normal, puedo ayudar a todos aquellos que tienen que esconderse.

Sonaba... egoísta, ¿no? Aprovechándome de mi posibilidad de tener una vida normal mientras todos mis amigos tienen que esconderse, pero no era fácil tomar la decisión de traicionar un gobierno que te amenaza con la muerte. Esperaba que Ray no mal-interpretase mi manera de ver las cosas y mucho menos la decisión que tomé. No por ello iba a desentenderme de mis amigos o de mis creencias. Es más, no pensaba dejar de lado nada de eso por una farsa. Mis ideales y mis seres queridos siempre irían por delante.

Ven, sígueme —le fui a coger de la mano, pero en vez de hacerlo la alcé para llamar la atención del tipo del mostrador—. Perdone, ¿dónde está el baño? —El tipo me señaló hacia una esquina y con una sonrisa se lo agradecí. Caminé hasta el baño en cuestión junto a Ray y miré a todos lados antes de que ambos entrásemos al baño. Era pequeñito, pero estaba bien limpio. El papel higiénico tenía dibujos bastante infantiles de los vengadores y lo cogí para observarlo mejor y reírme, antes de dejarlo sobre su lugar y tenderle la mano a Ray. —¿Confías en mí, Aladdin? —pregunté divertida—. Tengo la licencia desde el año pasado, ya soy toda una experta, puedes confiar en que nada se quedará por el camino... —le prometí con una sonrisa. Cuando me diese la mano, me desaparecería en casa de mi abuela. Ella no estaría, por lo que ni la metería en problemas ni tampoco tendríamos que estarnos preocupando por ir a algún sitio muggle. Aún así, yo estaría preocupada por si alguien nos viese.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Raymond Y. Logan el Dom Mayo 07, 2017 4:21 pm

- Algo así, aunque he de decir que la mía es una mujer un tanto peculiar, aunque terriblemente inteligente y la verdad, me alegra haberme topado con alguien que dice las cosas tal como le vienen, sin filtros y sin condescendencia - Dice con tranquilidad, Fiona era una mujer bastante extraña depende para qué cosas, pero la verdad es que había encontrado el encanto de la joven en cuanto a su manera de comportarse.

- Claro que es un problema mío, pero podría hacer daño a mucha gente, tal como me lo hicieron a mi. ¿Y si le muerdo a alguien al perder el control? No creo que pudiera vivir con eso en mi conciencia - Dice simplemente encogiéndose de hombros mirando a la joven, negando con la cabeza - No soy uno de los de crepúsculo, no creo que sea grande y adorable como un perrito hinchado de esteroides, dejo de ser...Yo - Se encogió de hombros nuevamente, estaba nervioso ante aquello, pasándose la mano por la cabeza antes de seguir escuchando lo que fuera que tuviese que decir - Pregunta cuanto quieras, vamos, no todos los días se tiene a uno al que poder preguntar sin que quiera arrancar la cabeza del que pregunta - Bromea mirando a la rubia, con ella poco le importaba decir las cosas por incómodas que le pareciesen.

- Quizás alguno perdido, ya sabes, el típico que no sabe donde se ha metido pero como le molaba el tatuaje pues...Claro que se metieron en las filas del señor tenebroso - Bromea mirando a la rubia, apretando levemente los labios - ¿Seguro que ninguno puede? Quiero decir, los hay con familia ¿Es que no significa nada para ellos? - Se pasó la mano por la nuca manteniendo su mirada en la de ella pero claramente pensativo, era algo que le causaba bastante curiosidad pero sin embargo, nunca sería capaz de sacárselo de encima ya que dudaba que ningún mortífago fuera capaz de aclarárselo.

- La verdad es que no la merece - Dice pensando casi para sí mismo que lo hubiera preferido, sin embargo no estaba seguro de que hubiera sido realmente capaz de soportar la tensión que mantenía la rubia en el colegio de magia, él probablemente habría acabado huyendo antes de terminar con todo patas arriba y más tocado de lo que estaba,además de que ser un licantropo en aquel ambiente no era para nada propicio y es que acabaría de verdad mordisqueando a todos los que pudiese para de alguna manera librarse de ellos de una vez por todas, pero claro, él no era el monstruo que querían que probablemente fuese. - Pero haces bien, lo habría hecho pero sin embargo no me dio tiempo a quitarme los dientes de encima antes de que me amargasen la existencia - Bromea mirando a la joven - Ahora puedo decir que me parezco Chewbacca una vez al mes - Se encoge levemente de hombros riéndose. - Siempre habría querido ser Han Solo pero...Bueno, me conformo con ser un Wookie. Pero ya sabes, gradúate por los que no vamos a poder y haznos sentirnos orgullosos de tener a alguien lo suficientemente fuerte para soportar eso y darles en las narices después a esos imbéciles.

Cuando se dirigieron hacia el baño no pudo evitar pensar que iba a ser ciertamente extraño, pero no dijo nada, simplemente caminó con ella, mirando aquel cubículo, no era incómodo estar allí realmente, pero sí un poco...Raro el estar encerrado con ella allí - Quiero pensar que no voy a morir o que me vas a dejar algo atrás, confío en ti - Agarró su mano con suavidad, sintiéndose extraño al sentir de nuevo el contacto con otro ser humano - Venga vamos, no me hagas echarme atrás - La mira de reojo mirando hacia los lados por si acaso alguien los buscaba allí o a saber qué podría pasar - Llévame a un mundo ideal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Lun Mayo 08, 2017 1:55 am

Yo quería un padrino o una madrina. Cuando me graduase, intentaría buscar a alguien que tuviese ese papel y me inculcase un poco todo lo que tengo que saber de ahí fuera junto en la orden. Aunque a mí me gustaban los filtros, mejor que mi madrino o padrina tenga filtro.

Pero es obvio que los días en donde pierdas el control te escondas para no hacer daño a nadie, pero mientras tanto sigues siendo Ray. —Algo no estaba entendiendo yo, pero iba a dejar de preguntarle tantas cosas porque al final me iba a terminar estresando yo por no entender su manera de ver las cosas y claro, él era el que tenía el problema y estaba cien por cien segura de quién estaba viendo las cosas demasiado fáciles ahí era yo. Ser licántropo dudo mucho que sea tarea fácil—. Te seguiré preguntando, pero espera que mi mente se adapte a la idea y lo procese para poder preguntarte con coherencia.

Me reí ante la broma de los mortífagos y los tatuajes, para luego encogerme de hombros con la duda que él tenía sobre el patronus. Yo no sabía conjurar ninguno, pero lo poco que sabía lo sabía por lo que habíamos dado en clase lo que nos habían dicho los diferentes profesores de Defensa contra las Artes Oscuros.

Supongo que la excepción cumple la regla y quizás haya alguno, pero los profesores siempre nos decían que normalmente los magos oscuros poseen demasiado odio y oscuridad en su interior como para hacer un hechizo tan luminosos y defensa que requiere de un recuerdo tan alegre y feliz —respondí casi automáticamente—. No todos los mortifagos son magos oscuros ni todos los magos oscuros son mortifagos, supongo. Así que... ahí hay un gran abanico de posibilidades. Obviamente generalicé —añadí finalmente.

Tras mi confesión el pareció estar de acuerdo en que al final lo perdería todo si decido huir o ponerme en contra de lo que ahora mismo es ley. Él no había tenido la suerte de poder elegir, pero al menos está vivo. Era algo que mucha gente ahora mismo no podía decir. Reí cuando dijo que era Chewbacca una vez al mes, lo cual esperaba que no, porque Chewbacca era ciertamente muy achuchable y yo lo menos que me imaginaba de un licántropo era su achuchez. No obstante, lo último que me dijo me hizo sentirme bien por la decisión que había tomado y que en cierta manera me hacía verme a mí misma un poco egoísta.

Una vez en el baño, esbocé una sonrisa por lo que dijo y sin añadir nada más me desaparecí con él a casa de mi abuela. Era una casa señorial, de esas que se encuentran en una calle una al lado de otras como si fuesen duplex, todos iguales y contiguos. La casa poseía dos pisos y ahora mismo acabábamos de aparecernos en el salón principal, el cual tenía un ventanal que daba para un pequeño jardín y por la otra parte daba directamente a la cocina a través de un arco. A la derecha también teníamos otro arco, que daba a un hall y a las escaleras que subían al piso de arriba, en donde estaba la habitación de mi abuela, la mía que utilizaba normalmente y la de invitados, además del baño superior.

No es el mundo ideal, ¿pero mola, no? —Le solté entonces la mano, me quité la mochila y lo dejé sobre el sofá para hacerle un movimiento con la cabeza para que me siguiera a la cocina—. ¿De qué quieres el té? En verdad parecemos unas señoras mayores tomando té mientras nos contamos desgracias. ¿No prefieres una coca-cola o un batido de fresa? —pregunté divertida ante la imagen que me había creado mentalmente, abriendo por inercia la despensa en donde estaban la bolsitas de té. Entonces me quedé ahí como en stand-by, imaginándome la cara de los tipos de la tienda friki cuando entramos al baño y no vamos a salir en buen rato, o directamente a no salir—. En verdad, no lo pensé, pero los de la tienda friki van a flipar cuando vea que no salimos en tanto rato del baño. —No quería decirlo en voz alta el porqué, pues creo que quedaba bastante claro y me daba vergüenza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Raymond Y. Logan el Vie Mayo 12, 2017 1:25 pm

Él se sorprendía aún a día actual de que Fiona hubiese aceptado ser su madrina, él era bastante mediocre a ojos del resto y encontrarse con alguien como ella, claramente le gustaba esa manera de hacer las cosas tan suya, profesional pero personal, era algo que admiraba terriblemente de la auror.

- También tengo más pelo ahora - Bromea pasándose la mano por la poco poblada barba que ahora adornaba su rostro, un rostro que previamente había sido totalmente lampiño y que ahora, pese a ser poco cabello que la conformaba allí estaba - Si que sigo siendo yo, quiero decir, no del todo, pero... No puedo evitar pensar que algo malo vaya a pasar cuando no sé del todo si me mantengo cuerdo, aunque un chico, un sanador...Se encarga de que me llegue la poción para poder mantenerme más relajado durante las noches de luna llena, así que... - Se rió levemente - Puedes hacer una notita con todas las dudas que tenga y luego te hago esquemas. - Bromea mirando a la rubia.

- No creo que esa gente pueda tener algo bueno dentro realmente, pero ya sabes, no puedes generalizar y esas cositas que solemos hacer sin querer. - Se encogió de hombros mirando a la joven - Una persona que es capaz de matar a sangre fría, de permitir todo lo que está pasando en el mundo ahora no puede tener nada bueno en su interior, salvo el miedo de ser juzgado como los traidores a la sangre que según los mortífagos somos todos aquellos que no pensamos como ellos así que... - Rió levemente mirando a la chica con una leve sonrisa.

Cuando se aparecieron en la casa de la abuela de la menor, se sintió extraño, no estaba acostumbrado a aparecerse en general, era una sensación diferente a la que esperaba que fuese a sentir, por lo que tras un leve mareo sacudió la cabeza mirándola - He de decir que ha sido bastante menos incómodo de lo que había pensado - Comenta con una leve sonrisa mirando a la chica, analizando después la casa y es que hacía mucho que no veía una de aquella manera, desde dentro, cómodo y tranquilo, como si estuviese simplemente visitando a su amiga, como si nada de lo que había pasado en aquellos meses no hubiera sido más que un mal sueño, aunque claramente no lo era y los dos lo sabían para bien o para mal.

- Bueno, para mí a día de hoy es bastante ideal, a decir verdad - Se rió levemente quitándose la cazadora y es que tenía bastante calor, por lo que simplemente se quedó con ella sobre el antebrazo - Apreciaría más un batido, la verdad, té es prácticamente lo único que puedo tomar en donde estoy y cuando puedo bajar al pueblo pues algo más, pero rara vez lo hago para evitar problemas a cualquiera que me pudiera haber visto, ya sabes - Elevó las cejas mirando a la joven, apoyándose en la mesa de cocina - Así que te dejo elegir lo que quieras, incluso si es té tomo de prácticamente cualquiera - Cuando escuchó las palabras de la joven se quedó pensativo, lo había manejado mentalmente, pero no había pensado en decirlo abiertamente. - Si volvemos a salir por ahí sí que nos mirarán muy raro - Se rió levemente tratando de alejar la timidez que podría ocasionar aquel posible segundo sentido de sus palabras. - Quizás pensarán que nos hemos atascado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Miér Mayo 17, 2017 2:07 am

No pude evitar imaginarme a Ray, como fiel entregado a los estudios que era, haciéndome esquemas para explicarme las mil y una preguntas que me pasaban por la cabeza sobre su licantropía. No era fácil asimilar que uno de tus mejores amigos es licántropo y que si hoy fuese luna llena, en unas horas estaría sufriendo una transformación inhumana. Sólo de pensarlo se me ponía el pelo de puntas y me creaba un sentimiento empático de lo más triste hacia Ray. No quería compadecerle porque a nadie le gusta sentirse así, pero me daba pena y sentía que yo no podía hacer nada más que preguntar para saciar mi curiosidad. ¿Pero a él de verdad que no le importaría contármelo todo? Por eso paré con las preguntas, hasta que por lo menos yo pudiese interiorizarlo un poco más y él pudiese hablarme de otra cosa.

Le di una rápida e impersonal caricia en la mejilla para tocar la barba que se había dejado. Él no solía dejarse nunca, por lo que suponía que lo había hecho para aprovechar la diferencia y que no fuese tan fácil relacionarlo.

Te queda muy bien, te hace parecer más machote y adulto, aunque sobre todo machote —le respondí, poniendo una voz más grave para darle énfasis al machote—. ¿Y ese sanador está contigo, ocultándose? ¿O lo conocías de antes? —La opción real era para mí la más improbable, por lo que ni la ofrecí como posibilidad.

Estaba muy harta de la corrupción, el odio, el rencor y la crueldad de todo lo que nos rodeaba. Pero sobre todo estaba harta de la hipocresía, cuando yo era la primera que fingía ser algo que no es por pura supervivencia. ¿Pero todo lo que me rodea? Sentía que todo era pura falsedad y estaba muy cansada de que todo lo que ahora mismo reina en el mundo mágico sea un nido de carroña que ha conseguido una superioridad injusta a base de violencia. No quería buscar un milagro entre tanta oscuridad perturbada, por eso había generalizado y lo seguiría haciendo hasta que no me hiciera falta engañarme más.

Ya sé que generalizar está mal, pero lo hago con consciencia. No quiero buscar un milagro divino entre tanta hipocresía. Si estuvieses en Hogwarts y te rodeases de tanta falsedad como la que me rodeo yo, también se te quitarían las ganas —dije, con un gesto visiblemente derrotado—. Sabes que no soy así, pero me he cansado.

Yo siempre había sido la chica de las oportunidades, esa chica alegre y feliz que siempre perdona aunque no olvide. Era es que siempre intentaba buscar las cosas buenas de todos e intentar que todos viesen las cosas buenas de la vida. Era entusiasta, enérgica... Pero ahora... ¿De verdad podría haber seguido igual? Yo creo que no. Entre que lo que me rodea me gasta muy rápido y los que me daban energía ya no están a mi lado... Era muy difícil estar en Hogwarts y aparentar que todo seguía igual.

Nos aparecimos en casa de mi abuela, aprovechando que no estaba. Mi abuela podía ser una mujer muy intensa y, teniendo en cuenta que pertenece a la Orden del Fénix, como viese a Ray allí, además de ofrecerle albóndigas, potajes, galletas y una habitación en la que dormir, sería verdaderamente pesada. Le haría incluso hasta más preguntas que yo. Y yo sabía perfectamente que Ray se incomodaría. No le hubiera llevado si llega a estar mi abuela.

Pues claro, mi habilidad para aparecerme es sublime —fingí, con diversión, un altanería y auto-confianza que en realidad no tengo. Cerré el armario de los té y me dirigí al congelador, donde cogí fresas, luego cogí leche y azúcar y lo llevé todo a la batidora—. Para mí también ha sido un día genial. Fui a esa tienda con la intención de evadirme entrando en otra realidad de ciencia ficción y me encontré con alguien que es de lo mejorcito de mi realidad. ¡Y que creía desaparecido! Pero bueno, a pesar de las alegrías, no puedes negarme que sólo nos hemos dicho cosas malas... —admití, abriendo las fresas para echarlas dentro de la batidora, así como leche y azúcar. Lo hice al tuntún porque yo y las medidas nos odiamos—. Los dos sabemos lo que estarán pensando los tipos de aquella tienda... —Me llevé una mano a la cara y con la otra encendí la batidora. El ruido hizo que no tuviésemos que hablar más del tema. Qué vergüenza.

Medio minuto después, paré la batidora y vertí su contenido en dos vasos que había sacado en ese tiempo. Le puse una pajita a cada uno de ellos y le tendí uno a Ray, para luego hacerle una señal de que brindásemos. Bebí a través de la pajita, aún allí en la cocina, pero sin dejar de mirarle.

Creo que no te haces una idea de lo feliz que estoy ahora mismo. Verte, estar contigo y notar que eres real, el mismo que recordaba, no sé... me hace sentir esperanzas, ¿sabes? Que en realidad todos aquellos que están desaparecidos, siguen ahí, luchando por lo que es justo. —No sabía si me estaba explicando—. Es complicado mantenerse optimista en estos tiempos —dije como si fuese algo obvio. Entonces recordé algo y se me notó, ya que abrí los ojos de golpe—. Ven —le dije mientras me acercaba al teléfono, en donde había una libretita en donde apuntar los recados. Apunté el número de mi móvil, arranqué esa pequeña hoja y se lo tendí—. Disponibilidad, solo los fines de semana. Avísame y podemos quedar cuando quieras, preferiblemente en alguna zona muy alejada a la mágica. Confío en que te hagas con un móvil, que espero tu llamada el próximo sábado. —Lo miré divertida, sentándome en el sillón. Me quedé un momento callada, para luego volver a centrarme en él—. ¿Y dónde duermes cuando no estás con los de la Orden? ¿O qué comes? ¿Tienes dinero y todo lo que necesitas? —Mi abuela pertenecía a la Orden, pero no había querido saber absolutamente nada de ello, al menos mientras estuviese en Hogwarts. Me sentía tan débil ahí dentro que no quería cagarla ni que nadie se aprovechase de lo que puedo saber.  

Estaba ahí en una cruz interna. Por una parte, si lo que yo quería era llevar una vida normal, relacionarme con fugitivos que cuestan veinte mil galeones no me iba a ayudar lo más mínimo. Pero no podía permitirme volver a perder el contacto con el primer amigo que veo en meses. Si era por mí, ya me quedaba ahí todo el tiempo, pero a diferencia de cómo vivía él, yo tenía que volver a Hogwarts en un par de horas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Raymond Y. Logan el Jue Mayo 18, 2017 2:11 am

- Él no está conmigo, me hace llegar la poción matalobos para que pueda salir adelante sin tener tanto miedo de dañar a otros pero...No es algo que me garantice al cien por cien el no perder el control, o quizás si pero aún no me fío de ello - Sonrió ante el comentario sobre la barba que adornaba su rostro y es que realmente era un modo de pasar un poco más desapercibido en lugar de tener la misma cara de cuando estudiaba en Hogwarts y con ello poder encontrar algún tipo de documento que le hiciera verse más claramente que el de los carteles era él.  - Le conocí tras mi primera transformación, me encontró desnudo en medio de la nieve.

Era un tanto vergonzoso decir aquello, pero no había otra manera de explicarlo a decir verdad, por lo que simplemente se encogió de hombros mirando a la rubia - Ninguno somos como se supone que debemos ser, ni a nuestra edad ni con nuestro propio carácter...No puedes culparte por ello, de verdad, para mi es muy valiente lo que estás haciendo, mantenerte fiel a lo que quieres y no escapar...Ya ves que no todos hemos tenido los huevos de hacerlo - Dice tratando de animarla, estaba claro que todos los que estaban en contra del nuevo gobierno estaban jodidos de una u otra manera, por lo que simplemente intentaban seguir adelante como buenamente podía, ella luchando por lo que quería y él...Escapando de precisamente lo mismo para así no terminar de mala manera o finalmente dejándose gobernar por los impulsos que llegaban a su cuerpo cuando comenzaba a perder la humanidad.

- Permíteme que tenga mis dudas si te pareces mínimamente en la práctica a la teoría - Dice bromeando, recordando que cuando estudiaban juntos ella tendía a estar bastante dispersa, por lo que rió levemente negando - Estoy seguro de que todos estamos bien, vamos, somos una generación lo suficientemente cabezona como para desaparecer por que unas cuantas ratas salgan de la cloaca. Por favor - Se rió levemente mirando a la joven después, mirando como hace aquel batido, las medidas claramente no serían las necesarias, pero lo cierto es que le daba bastante igual, estaría fresquito y con el tiempo que llevaba sin tomar algo demasiado dulce, le iría de perlas. Estaba por contestar pero ella encendió la batidora, aunque el tema no iba a quedar así por lo que cuando terminó aquel sonido infernal, se encogió de hombros mirando a la joven - Era una tienda de frikis, dudo que piensen que uno de ellos ha llegado a ese tipo de base - Bromea elevando las cejas.

Tomó el vaso con el batido, elevándolo para chocarlo contra el de ella antes de beber un buen trago. - ¿Soy real? - Dice pellizcándose, poniendo mala cara - Vaya sí que lo soy, me iba a marcar un "Ayúdame, Obi Wan Kenobi, eres nuestra última esperanza" pero creo que debería estar más rollo holograma - Bromea mirando a la chica, caminando con ella cuando se acerca a la libretilla y le da el papel - Prometo que iré en cuanto me vaya, será lo primero que haga, comprar un teléfono y apuntar tu número ,probablemente será el único y estará ahí más solo que la una, pero bueno, merecerá la pena - Sonríe levemente volviendo a dar otro largo trago al batido que acababa de hacer. Las preguntas volvieron a salir de los labios de la contraria y el joven no puede evitar sonreír. - Vayamos por partes - Aclaró su garganta mirando a la joven esperando no terminar alterándola con sus problemas actuales, por lo que se queda mirándola con toda la tranquilidad que él mismo ostenta en ese preciso instante y se pasa la mano libre por la nuca - Llevo desde enero arreglando una cabaña en medio de la nada, básicamente. Solo estoy con la Orden cuando necesitamos hacer alguna misión, si no, estoy en mi retiro y tengo hasta un huertecillo. Tengo ahorros para ir saliendo adelante aunque creo que si dijese que me falta algo, mis compañeros me ayudarían sin problema alguno. La próxima vez que nos veamos, puedo llevarte allí aunque no te esperes nada del otro mundo, es una cabaña con lo básico y perdida en medio del monte - Asiente levemente mirándola.

- Buscaré a los demás, te doy mi palabra e intentaré decirte algo para la semana cuando nos veamos pero antes - Dice dejando el vaso sobre una de las mesas, abrazando a la rubia con cuidado contra su cuerpo, siendo esta vez un contacto más sentido y quizás más personal que el de antes, pero de verdad lo necesitaba. - Me alegra ver que estás bien, de verdad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Francisco Lachowski
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.450
Lealtad : Orden
Patronus : .
RP Adicional : ---
Mensajes : 50
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4233-raymond-yoel-logan#67214 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.