Situación Actual
6º-11º // 1 enero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Sirius B.Mejor PJ ♂
Danielle M.Mejor PJ ♀
Valarr K.Mejor User
Coraline M.Mejor roler
Evans & DenzelMejor dúo
Steven & DrakeMejor amigos
Evans & JoshuaMejor dúo hostil
Sirius B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

We can be heroes, just for one day [Rebecca Howells]

Invitado el Sáb Abr 15, 2017 6:47 am

De alguna forma u otra Derek siempre acababa metido en aquellos fregados, aunque la verdad era que él no se esforzaba mucho por evitarlos. Sin embargo aquello en lo que se había metido esta vez no sólo no le desagradaba, sino que por el contrario, le apasionaba. Una o dos veces al mes se celebraban carreras ilegales de motos a las cuales él solía acudir. Aquellos eventos le proporcionaban aquella mezcla de temor y adrenalina a la que se había hecho tan adicto en los últimos años, y no sobraba decir que era ya toda una leyenda en aquel tipo de reuniones. Gracias a su habilidad sobre las ruedas se había ganado una reputación más que merecida, acompañada de su mote más usado por las personas con las que solía relacionarse.

- ¡Highway! - Acababa de llegar al lugar de encuentro con su Kawasaki z900 recién robada la noche anterior, lista y preparada para dar caña, cuando una voz familiar le llamó por su sobrenombre. Sin embargo no era alguien querido para Derek, ni mucho menos. - Está guapa la moto, así cuando te comas el suelo lo harás con más estilo.

- Si no te callas vas a ser tu el que se coma algo y sin haber empezado la carrera. - Le dedicó un precioso corte de manga y se alejó en dirección a un tumulto de gente que se encontraba pidiendo bebidas en una barra colocada de forma muy improvisada, ahí, en medio de la calle.

Derek saludó a un par de conocidos y pocos minutos después el organizador pidió a todos los que iban a participar que se acercaran a la línea de salida, donde ya estaban todas las motocicletas colocadas para el despegue. Sin embargo, algo extrañó a Derek: todos y cada uno iban en… ¿parejas? El chico se quedó mirando al grupillo que se había formado allí, percatandose de que era el único que se encontraba “solo”. - Os recuerdo que en esta ocasión correremos en parejas, para hacerlo más emocionante. - ¡ZAS! ¡En toda la boca! ¿Quién demonios había puesto esa estúpida regla? Derek miró al que hablaba con cara de pocos amigos y luego miró a su alrededor, echando una rápida ojeada en rededor en busca de alguien que pudiera acompañarle, puesto que no quería quedarse fuera de la carrera.

La primera persona que vio fue… ¿se llamaba Rebecca?, una chica que había conocido como hacía un año en una fiesta que había organizado un amigo común. La verdad era que en su momento le había llamado la atención, le había parecido simpática y una chica bastante interesante, pero nunca habían llegado a entablar demasiada amistad, de hecho no hablaron más de una o dos horas durante aquella noche (y ni siquiera recordaba muy bien sobre qué habían estado hablando), pero aún así se acordaba de su nombre, lo que de por sí era ya todo un mérito tratándose de Derek.

¿Qué estaría haciendo allí? Buena pregunta, pero lo que importaba ahora era que se trataba de la única persona que podría ayudarle en aquella crítica situación, así que se acercó a ella pidiendo un momento al organizador y sin siquiera saludar le pidió auxilio con aquella carilla de perrito degollado que tan bien se le daba.

- Si te subes conmigo te prometo que te lo compensaré con creces. - Le dijo, señalando a donde estaban las motos, por si se pensaba que se refería a otra cosa o algo. Ni siquiera estaba seguro de que se acordara de él, pero era su única salida. No se conocían de mucho y Derek le estaba pidiendo que se uniera a él en una carrera ilegal un tanto peligrosa si lo mirabas desde cierto punto de vista, así que de verdad esperaba que aquella cara diese resultado.

- Por favor. - Añadió. ¿Cuánto tiempo hacía que no usaba esas palabras?


Outfit superultra moderno:
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Abr 16, 2017 5:59 am

Últimamente solía tener más movimiento de lo normal, yendo de fiesta cada vez que tenía la oportunidad, sin descuidar ninguno de mis deberes siquiera un poco, por lo que se podría decir que llevaba una vida bastante equilibrada. No acostumbraba a hacer este tipo de cosas, pero unos amigos mayores me habían convencido por esta noche, y nunca estaba de más probar algo nuevo. Carreras de motos ilegales, aunque de por sí me gustaban las motos y la velocidad, no era precisamente una amante de ellas, y nunca había presenciado una carrera, así que tomé esa oportunidad como algo nuevo, que no estaría nada mal para variar.

Había bebido un poco mientras que esperaba que todos los participantes se pusieran en su lugar, aunque no era nada exagerado, tenía todos mis sentidos activos del todo, por lo que no me perdería ni un momento de la carrera - ¿Quién creen que gane? - Leonardo, un muchacho de cabello castaño de diecinueve años,  era una de las personas que me habían acompañado y me habían arrastrado hasta el evento, ellos ya habían venido un par de veces y conocían algo sobre esto, aparte también estábamos con dos varones más, Marcos, un rubio bastante alto, y que era personalmente quien más me interesaba de todo el grupo, ya que ciertamente tenía lo suyo, y por último Christopher, que también era castaño, aunque de cabello rizado, últimamente se había unido a ellos varias veces a la hora de salir a festejar en Londres, ya que conocían muchos lugares y claramente eran bastante expertos si se refería al Londres nocturno.

- Es obvio, ¡Roy ganará! - Comentó Christopher, con suma emoción, según lo que pude notar con anterioridad, él personalmente era quien más adoraba esta clase de carreras - Te equivocas, Highway es bastante bueno - Repuso Marcos, luego de unos segundos del anterior comentario - ¿Highway? - Pregunté, era un apodo, claramente, y a pesar de que nunca lo había escuchado anteriormente, se escuchaba bastante interesante, ya que no muchos de los que se encontraban en el lugar parecían tener un mote - Es aquel de allá - Inmediatamente, el rubio dirigió su mano hacia la zona en que se encontraban los participantes, y se pudo distinguir a un joven vestido de negro y con una chaqueta de cuero que para mí era algo familiar.

En estos casos era donde apreciaba mi buena memoria. Derek Lindström, era un mayor que había conocido hace algún tiempo en una fiesta, hace mucho que no le veía, aunque había llamado bastante mi atención en primera instancia. Era rebelde, y claramente bastante atractivo, aparte se podía decir que era divertido, no había hablado con él en más de una ocasión, por el contrario, sólo entablamos conversación una vez en una fiesta durante un par de horas, luego nos dispersamos y no le vi nunca más, y si hacía las cosas bien, esta podría ser mi oportunidad para tener un nuevo acercamiento con él.

Permanecí en silencio durante un rato, intentando pensar una forma para acercarme al muchacho, mientras que mis acompañantes se encontraban platicando los posibles resultados de las carreras, e incluso comenzaron a apostar algo de dinero al intentar adivinar los resultados. Mi mirada se iluminó durante unos segundos al ver como el joven empezaba a caminar a paso apresurado hacia donde me encontraba, aunque no estaba segura de que venía exactamente a por mí, hasta que lo tuve en frente y me dirigió unas palabras - Hmmm... - Pensé durante un par de segundos, la verdad era que me gustaba montarme en motocicleta, aunque nunca habría pensado en hacerlo para una carrera, aunque claramente sólo iría de acompañante, así que no tenía nada de malo al fin y al cabo, ¿no? - Me gustaría ver exactamente cómo piensas compensarme por esto - Una sonrisa jovial se posó en mi rostro al escuchar la súplica del mayor, giré a observar a mis acompañantes, los cuales observaban la escena con total detenimiento.

- No te subirás a una motocicleta con un desconocido, ¿O sí? - Comentó el rubio con rapidez, pasando su mirada a través de todo mi cuerpo, como si me creyera incapaz de hacerlo. Una nueva sonrisa se asomó por mis labios, y sin dejar de observar a los tres chicos, cogí la mano de Derek - No es precisamente un desconocido - Sin nada más que acotar, me giré y, sujetando la mano del mayor comencé a caminar con él hasta donde se encontraban las motocicletas - Hacía tiempo que no te veía, ¿No, Derek? - Una sonrisa triunfal se posó esta vez en mi rostro, ya que no había tenido que hacer nada para acercarme a él, sino que había venido por su propia cuenta, y eso era bastante decir.

Vestuario de Becca:
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Abr 17, 2017 9:01 pm

Pedir favores no era ni de lejos la especialidad de Derek, de hecho en la mayoría de las ocasiones trataba de evitarlo a toda costa y sólo se sentía capaz de hacerlo cuando su vida dependía de ello, y bueno, quizás su vida no dependiera de aquella carrera, pero si su reputación, lo que a fin de cuentas venía a hacer casi lo mismo. Derek no tenía amigos cercanos, ni familia, por lo que en parte su vida giraba en torno a lo que dijeran de él, aunque se tratase de completos desconocidos. Su “prestigio” ya formaba parte de él y era a lo que se había acostumbrado en los últimos meses.

Fue por esto que en parte tuvo que armarse de valor para acercarse de aquel modo a aquella chica a la cual apenas conocía para pedirle que le ayudara. Ya no porque le diera vergüenza, ni mucho menos, sino porque básicamente no le gustaba pedir favores a nadie. En el pasado no había tenido buenas experiencias al respecto. No obstante no tenía muchas más opciones a mano, así que allí estaba, poniendo en práctica sus mejores encantos para que la chica no le diera calabazas. Hasta había usado AQUELLAS palabras: "por favor".

La susodicha pareció pensárselo por un momento, lo que en realidad tenía su lógica, hasta que finalmente pareció aceptar su petición, o al menos eso le había dado a entender con aquellas palabras y aquel gesto divertido. - Si ganamos te doy lo que quieras, sin excepciones. - Le dijo, devolviéndole aquella animada sonrisa.

- Oye, no creo que seas tu el que tenga que decidir por ella. - Contestó Derek al que parecía ser su amigo, con claros aires de suficiencia, aunque no hizo falta que interviniera de nuevo, puesto que Rebecca (aún no estaba seguro de que ése fuera realmente su nombre) no dudó en zanjar la conversación muy al estilo badass, cogiendo de la mano al chico, que no pudo evitar soltar una pequeña carcajada ante los rostros atónitos de sus acompañantes.

Ambos comenzaron a caminar hacia la meta de salida, dispuestos a comerse el mundo, aunque Derek no creía que Rebecca hubiera participado alguna vez en una carrera y pensaba que quizás estaría algo nerviosa, aunque desde luego no lo parecía, sino que por el contrario parecía aún más decidida que él, lo que a Derek le gustaba, y mucho. - Pues si, bastante, ¿me has echado de menos? - Comentó con una socarrona sonrisa. - Ni siquiera recuerdo de qué hablamos cuando nos conocimos, pero me caíste bien. - Agregó, siendo del todo sincero, ¿para qué mentir?

Tras aquella breve conversación ambos llegaron a donde estaban todas las motos y Derek le indicó con un gesto cuál era la suya, no obstante se chocaron accidentalmente con alguien de camino a la misma, o al menos eso pensaba Derek, pero no, era el imbécil de Hank, que aquella noche parecía tenerla cogida con él. - ¿De dónde has sacado a esa preciosidad Highway? ¿No es demasiada mujer para ti? - Derek vaciló un instante, como queriendo enfrentarse a él, pero por una vez en su vida consideró la idea de pensar antes de actuar y llegó a la conclusión de que era mejor darle una lección a aquel capullo en la carretera. Al fin y al cabo estaban allí para eso, así que se limitó a mirar a la chica y a poner los ojos en blanco, en señal de fastidio. - Ignoralo, al pobre a veces no le llega la sangre al cerebro, deberían prohibir que personas con discapacidades participaran en estas carreras.

Ambos siguieron así su camino, hasta llegar a su moto. Tardaron lo suyo, puesto que era un poco difícil andar entre el tumulto de gente, el cual dispersarían segundos antes de que comenzara la carrera. Derek le cedió un casco que tenía guardado en la parte trasera de la moto a Rebecca, mirándola con un gesto divertido. - Sabes ponertelo, ¿no? - Bromeó. - Ahora en serio, ¿has montado alguna vez en moto? - Aunque no lo pareciera era un dato importante, porque si no era así tendría que explicarle un par de cosas básicas sin las cuales la carrera se dificultaría un poco. - Tranquila, soy el mejor de todo este grupo de ineptos. - Le aseguró, guiñandole un ojo como señal de convencimiento.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Abr 18, 2017 12:28 am

A pesar de no ser muy experta en motocicletas, ya me había subido bastantes veces a ellas, y sabía bien como andar en ellas incluso a una gran velocidad, por lo que no dudé mucho al momento de aceptar la petición del mayor, que había venido voluntariamente a pedirme que lo acompañara a la carrera, y quién podría negarse viniendo de un chico tan apuesto como él, ¿no?

La verdad, el chico había llamado mi atención con anterioridad hace bastantes meses, aunque había perdido completamente la oportunidad de conseguir una forma de contactarme con él, y aquí la tenía, esa oportunidad viniendo directo hacia mí, era imposible dejarla pasar. Una sonrisa un tanto pícara se escapó de mi rostro al escuchar sus palabras - "Lo que yo quiera..." - Pensé, era algo tentador ese comentario, y realmente había más de una cosa que podría pedirle, aunque para mí resultaba mucho más llamativo dejarlo a su criterio.

- No pienso pedir nada, sorpréndeme - Esbocé una nueva sonrisa, esta vez acompañada de un corto guiño. Me pareció de buen gusto que Derek contestara al comentario de Marcos, ya que no pareció inmutarse ante él en nada. Ignoré completamente cualquier otra clase de comentarios que pudieran hacer los chicos con quienes había venido esta noche, pues de igual manera no estaría haciendo nada malo, y ya sabía cuidarme sola, por lo que no tenía ninguna clase de preocupación.

Observé a mi alrededor durante unos segundos cuando comenzamos a caminar, había una gran cantidad de gente aguardando ansiosa el comienzo de las carreras, por suerte, yo no padecía de ninguna clase de pánico, así que no se me dificultaba en lo más mínimo subir a una motocicleta en una carrera, algunas personas también dirigían sus miradas hacia nosotros con algo de curiosidad. No miré nuevamente al mayor hasta escuchar su voz, acompañado de una sonrisa un tanto burlona - No, pero no me habría quejado en caso de recibir un mensaje tuyo - Seguidamente, solté un suspiro como si me doliera el no haberlo vuelto a ver alguna vez, lo cual no era cierto, pero claramente habría sido bastante interesante mantener algo de contacto con él, en especial considerando el hecho de que cuando estaba en el colegio no solía recibir demasiada correspondencia.

Intenté hacer memoria sobre nuestra pasada conversación, aunque no recordaba mucho aparte de el momento en que nos presentaron, recordaba haber hablado algunas cosas, compartiendo intereses y demás, pero no lograba recordar exactamente sus respuestas - Siendo franca, yo no tengo ningún recuerdo preciso sobre aquel día, pero igual me agradas bastante - Esta vez no esbocé una sonrisa, sino que preferí mantener una expresión neutra mientras que analizaba mi entorno, algunos de los corredores y las motocicletas, aunque no sabía mucho sobre ellas, habían algunas que reconocía como unas estupendas motocicletas, y otras no tenían mucho que envidiar.

Un gesto de desagrado apareció en mi rostro al observar como nos deteníamos por algunos segundos, chocando con otro hombre, el cual parecía ser un corredor, y que llamaba a Derek por su apodo - Para él no, pero para ti si que lo soy - Sonreí, aunque esta vez de forma bastante burlona, y con el propósito de hacer enojar al hombre, el cual simplemente dirigió una mirada un tanto frívola hacia mí y continuó su marcha sin agregar nada más.

- Es una lástima que exista esa clase de gente en el mundo - Al observar a mi alrededor, pude percatarme de algunas personas que se encontraban un tanto pasadas de tragos, algunas incluso eran corredores, lo que sería una clara ventaja para mi acompañante, quien estaba totalmente sobrio y tenía sus sentidos completamente intactos.

Al llegar a la motocicleta la examiné durante unos segundos, tenía buena pinta y recordaba haberme subido a una similar a esta en una o dos ocasiones, aunque nunca a la velocidad que solían llevar en una carrera, sería la primera vez que experimentaría una velocidad tan alta, aunque no resultaba ninguna clase de problema para mí. Sonreí de forma bastante jovial ante el chiste de Derek - Es mi primera vez, así que no deberías ir muy veloz - Bromeé con él un poco, para luego coger el casco que me había dado y ponérmelo sin ninguna clase de problema - Sí, diría que estoy bastante acostumbrada, no te preocupes -

Analicé completamente el cuerpo del muchacho, que se encontraba en frente de mí, viendo como algunos de los corredores que se encontraban a nuestro alrededor se preparaban para la carrera, mientras que otros se encontraban platicando tranquilamente con otras personas, como si no tuvieran nada por hacer - Me gustaría ver que tan bien lo haces - Le guiñé un ojo de vuelta, mientras que una pequeña carcajada se escapaba de mi boca, no sabía absolutamente nada sobre las habilidades del mayor, aunque esperaba ganar la carrera, a pesar de que no fuese algo que me interesara, me veía involucrada en esto y no me gustaba tener ninguna clase de relación con la derrota.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Abr 24, 2017 1:01 am

Al chico le pareció gracioso que Rebecca tampoco recordara sobre qué habían estado hablando cuando se conocieron, aunque la verdad era que no le extrañaba en absoluto. Aquella fiesta había sido un desmadre increíble y estaba seguro de que el ochenta por ciento de los que acudieron no acabaron muy bien. Ahora pensandolo tenía ganas de ir a otra fiesta como aquella, perder el conocimiento estaba entre los hobbies favoritos de Derek y hacía tiempo que no lo hacía, así que ya tocaba. La vida era más bonita desde la inconsciencia, y más fácil, también, aunque de por si Derek no solía complicarse demasiado la misma.

Aquella chica siempre le había recordado un poco a su amor platónico, una estudiante un poco mayor que él que conoció cuando estudiaba en Hogwarts. Había sido la única vez que Derek  se obsesionaba con alguien, aunque al final aquello no quedara en nada. Apenas hablaban y con el tiempo cada uno siguió su camino, de forma que no sabía nada de ella desde hacía un par de años, y tampoco es que tuviera tantas ganas de saberlo.

Sin embargo, siempre recordaría aquellos nervios que se acumulaban en su estómago cuando hablaba con ella, o cuando la veía pasar. Aquellas eran las únicas veces que Derek, el gran extrovertido y desvergonzado, podía llegar a quedarse sin palabras.

Desde luego con Rebecca no le ocurría aquello, pero su forma de comportarse y su desparpajo le recordaban mucho a aquella chica, lo que obviamente le gustaba, y mucho. Derek no era alguien que se fijara demasiado en las chicas, o que estuviera obsesionado con ellas (como la mayoría de los chicos hormonados de su edad), pero desde luego si tenía alguna debilidad por un tipo de chicas era por aquellas que se parecían a él, que no tenían problema alguno en decir lo que pensaban, a pesar de las consecuencias, lo que Rebecca demostró con creces al enfrentarse ella misma al imbécil de Hank. Tras aquello Derek le dedicó una confidente sonrisa y ambos se encaminaron hacia donde estaba su moto, dejando al pobre Hank bastante desconcertado, puesto que obviamente no se esperaba aquella respuesta de la acompañante de su peor enemigo.

- No es una lástima, gracias a gente como esa nosotros destacamos tanto. - Comentó divertido, sintiéndose claramente superior a su contrincante.

No obstante Derek había participado en muchas carreras de aquel tipo, pero nunca con un acompañante en su misma moto, así que en parte aquella experiencia también era nueva para él. Aún no estaba seguro de si le agradaba o le incomodaba la idea, pero desde luego era “original”, el resultado de la carrera dictaría si finalmente le gustaba o no aquella nueva modalidad.

Al llegar a donde se dirigían Derek no tardó en interesarse por la experiencia previa que la chica había tenido de cara a las motos, o a carreras de aquel tipo. En primera instancia la respuesta de Rebecca le estremeció por un momento, llegando a creerse aquello de que “no debería ir muy veloz”, pero por suerte ésta dio signos rápidamente de estar de coña, por lo que Derek soltó un leve suspiro, claramente aliviado. - Por un momento me habías asustado, lo admito. - Comentó, mientras cogía su propio casco. Era su casco de la suerte, con él había ganado la gran mayoría de carreras en las que había participado, y algo le decía que, a pesar de sentirse seguro de sí misma, aquella noche iba a necesitar algo de suerte para que las cosas salieran bien. Lo quisiera o no aquel cambio de reglas había sido inesperado para él y por primera vez no tenía las cosas tan bien atadas como le gustarían, ya que el futuro de aquello ya no dependía únicamente de él, sino también de una tercera persona.

- Te lo demostraré en breve. - Le contestó a su pequeña provocación, poniéndose finalmente el casco, a la espera de que diera comienzo la carrera.  Estaba que explotaba de la adrenalina contenida, necesitaba acción cuanto antes.

- Hora de subirse. - Su voz tras el casco sonaba más amortiguada, pero igual de clara. Había visto cómo el organizador se acercaba a la línea de salida, por lo que aquello daría comienzo en pocos segundos.

- Agárrate fuerte, he analizado la carretera antes de venir y hay bastantes curvas. - Derek palpó con delicadeza el manillar de la moto, sintiéndolo como si fuera una parte más de su propio cuerpo. Entonces éste alzó la cabeza, echando un último vistazo al resto de participantes, esta vez más detenidamente. Todos estaban ya preparados o ultimando detalles, todo completamente normal, sin embargo…

- Qué demon… - El chico se sobresaltó levemente al ver que Hank llevaba un arma en la zona trasera de su pantalón, inteligentemente escondida, pero no lo suficiente como para que Derek no se percatara. Le pareció que Rebecca quiso enterarse de qué había pasado, debido a su expresión, pero no había tiempo para charlas, el organizador ya estaba preparado para la cuenta atrás.

- ¿Todos preparados? Espero que sí. - Derek tragó saliva, sintiendo las manos de la chica alrededor de su cintura, por alguna razón aquello no lo tranquilizaba, sino que por el contrario parecía incluso molestarle, aquella visión había irritado al chico. Sabía que Hank era un insensato, pero aún así seguía creyendo que era incapaz de usar un arma en un momento como aquel sólo por ganar una carrera. Sin embargo, ¿por qué iba a llevarla? Aquello debía incluso molestarle. - 3,2… - La voz del organizador hizo que despertara de sus profundos pensamientos. - 1… - Derek cerró los ojos, se concentró todo lo que pudo, visualizó la carretera en su mente y… - ¡Ya! - Apretó el acelerador, notando cómo las revoluciones de su moto aumentaban a toda la leche.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Abr 26, 2017 12:13 am

No era común en mí mostrar nervios incluso en la más difícil de las situaciones, y era completamente igual en esta ocasión, aunque no estaba acostumbrada del todo a las altas velocidades y mucho menos en una motocicleta, pero esto no me detendría ni un poco, aparte no era de mi agrado mostrar los nervios, mientras más segura me mostrara sería mucho mejor.

También había algo en la personalidad de Derek que me hacía sentir un poco más segura, ya que él no había tenido nada de vergüenza al momento de venir como si nada y luego de mucho tiempo desde la última vez que hablamos pedir que fuera su acompañante para la carrera, él era bastante seguro y confiaba en sí mismo, tenía toda la apariencia de chico rudo, pero a la vez era bastante amable, o hasta el momento así se había comportado conmigo, y saber que ya había venido a varias de estas carreras como para tener un sobrenombre me daba algo más de seguridad, pues no estaría acompañando a un novato.

Sonreí ante el comentario del mayor, analizando el entorno podía decir que por mucho habían unos tres competidores que realmente podían ser una amenaza, otros tenían una pinta que desde encima se les notaba lo imbécil, como el sujeto con el que nos habíamos topado recién, así que no parecía haber suficiente competencia para Derek - En cierta forma son un poco útiles - Justo en ese momento observé fijamente a mi acompañante mientras nos encontrábamos esperando a que iniciara la carrera, más allá de su nombre no recordaba mucho sobre él, ni siquiera recordaba su edad, aunque sabía que tenía más de veinte.

Usualmente me gustaba estar con hombres mayores a mí, de unos veinte, así que no tenía inconveniente alguno con la edad de Derek, pues eran algo más maduros y no decían tantas idioteces como solía ocurrir con algunos de los cabezones que tenía por compañeros en Hogwarts, aunque también habían unos chicos incluso menores que tenían una personalidad sumamente atractiva.

No era que me gustaran mucho los cascos de las motocicletas, pero no había más remedio que usarlo, sólo por precaución, aunque preferiría no usarlo. La última vez que me había subido a una motocicleta había sido hace un par de días, así que recordaba claramente lo que tenía que hacer, y no es como si fuese muy complicado de igual manera. Aguardé a que el castaño se subiera a la motocicleta primero, y luego subí a ella, rodeándolo con suavidad a través de su cintura con mis brazos, se sentía un poco peculiar esta clase de contacto con alguien que no conocía mucho, aunque no era como si le fuera a dar importancia a esta clase de cosas - Está bien, ¿Es muy larga? - Pregunté, refiriéndome al circuito en el que correrían, ya que había venido aquí casi sin saber nada sobre el asunto, así que no sabía mucho sobre la carrera de hoy.

Comencé a analizar mi entorno y faltaba poco para que iniciara la carrera, ya todos estaban preparados para echar a correr, mientras que otros se intentaban apresurar para terminar de ajustar algunas cosas de sus motocicletas o aguardaban aún por un acompañante, a lo lejos podía ver a los tres chicos con los que había venido esta noche, los cuales se encontraban observándome aún algo anonadados por el hecho de que me había ido y los había abandonado por completo sin darles ninguna explicación, aunque no podía evitar que esta situación me ocasionara algo de gracia.

Me sobresalté un poco al escuchar nuevamente la voz de Derek, aunque esta vez se escuchaba un tanto más preocupado que anteriormente, así que de forma casi instantánea me incliné hacia un lado para intentar observar su rostro, ya que podía haber visto algo malo o incluso podía haber sentido algún problema en la motocicleta, pero al ver como él no añadió nada más, no me molesté en preguntar siquiera - Buena suerte - No sabía si esto lo había dicho por darle ánimos al mayor o quizás porque mi vida dependía de su desempeño en esta carrera, aferré un poco más mi cuerpo al de él y apliqué mayor fuerza con mis brazos para darle un pequeño abrazo, en caso de no haber tenido los cascos quizás le habría dado un beso en la mejilla, solía hacer esto al desear suerte, aunque esta vez era imposible por obvias razones.

Me sostuve nuevamente a su cintura con una fuerza más bien intermedia, ya que escuchaba la cuenta regresiva para iniciar la carrera, y al estar aferrada al cuerpo del mayor simplemente observaba hacia un lado, viendo que había una motocicleta algo similar a la de Derek, aunque quizás un modelo anterior, aunque como no sabía mucho sobre esta clase de carreras ignoraba completamente quien se encontraba conduciéndola. Sentí la adrenalina recorrer todo mi cuerpo al momento en que la motocicleta comenzó a acelerar, y apenas en unos segundos sentí como ya íbamos a toda máquina, el mayor claramente se manejaba bien en altas velocidades, y por un momento parecía estar igualado en los primeros puestos con tres personas más. Tal como él dijo, no pasaron más que unos pocos segundos antes de llegar a la primera curva, y luego de esa habían varias curvas posteriores en las cuales muchos debían disminuir la velocidad considerablemente para lograr atravesarlas - Si que lo haces bien, lo admito - Dije en un tono de voz alto, ya que entre el increíble viento que había debido a la velocidad que había adoptado la motocicleta, y el casco, apenas el chico lograría escuchar mi voz.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.