Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

La danza del fuego —Harper.

Silvanus D. Gates el Mar Abr 25, 2017 1:35 am

La danza del fuego
Silas Donovan Gates y Harper Collingwood  - 23:25 horas - Mansión Dankworth
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El extirpador no tenía muchas amistades, pero sí muchos conocidos. Si bien no era una persona que soliese fomentar sus relaciones, sí que era un hombre dado a las festividades de alta categoría, sobre todo desde que se había ganado un puesto en ellas casi por defecto con sus logros en muchos de sus ámbitos, tanto científicos como en las filas de Lord Voldemort. Como él había querido hace muchos años, ahora mismo el apellido Gates sobresalía por encima de muchos otros y si todavía no estaba al nivel de muchas familias puristas, era porque él era el único que portaba ese apellido actualmente. Pero no importaba; no había prisa. Pronto volvería a resurgir el apellido entre las más prestigiosas y puristas del mundo mágico.

Ese día había sido invitado a una velada, en pos de la celebración de un cumpleaños, a la Mansión Dankworth. El anfitrión de esa familia era un conocido de confianza con el que había compartido bastantes momentos, además de que uno no rechaza una invitación en la cual te invita no solo el soltero más millonario de todo el mundo mágico londinense, sino también su pareja: la Ministra de Magia. Sólo un necio no aceptaría.

Se atavió de un elegante y sencillo traje de color negro, con una camisa de color negro y unos zapatos brillantes de punta fina. No se colocó ni pajarita ni corbata, sino que se desabotonó los botones superiores para no agobiarse. Estaba elegantemente peinado hacia atrás y se había dejando la barba de varios días, pues consideraba que estaba más guapo con ella. Al entrar en la fiesta se mantuvo en pie en medio de la festividad, observando como unos cuantos bailaban en la pista mientras otros muchos se mantenían en una zona con sillones bastante íntima y tranquila en donde hablar sin problemas, la cual estaba ubicada en el extremo opuesto a la puerta principal de la entrada. Allí pudo observar a los anfitriones de la fiesta, recibiendo saludos por doquier de todo aquel que llegaba. Silas se abstuvo de sofocarlos, ya que tampoco ganaba yendo a saludar a alguien a quién no le importas; el compromiso social nunca había estado de la mano del extirpador.

Uno de los camareros se acercó a él con una bandera en la cual habían varias copas de champagne. Silas negó con la cabeza ante el ofrecimiento, pues no bebía absolutamente nada de alcohol. Éste asintió y continuó de largo, aunque al parecer los Dankworth había contratado a una panda de Hufflepuff sin futuro, pues el inútil del camarero se tropezó con una joven y cayó todo al suelo. El suspiró con desgana, pues le sacaba de sus casillas que las cosas se hiciesen mal en un evento social que debería tener mucho más nivel.

Se agachó, sujetó al tipo en cuestión para ponerlo en pie a la fuerza, aparentando una delicadeza inexistente. Sacó su varita para rápidamente recoger aquel estropicio lleno de líquido y cristales rotos. Una vez hecho, le dio un par de bofetones "cariñosos" al camarero como si fuese su padre reprochándole su mal conducta y lo mandó de vuelta a las cocinas en un murmuro inaudible para cualquiera que no fuese aquel tipo. Iba a obviar ese tema y volver a lo suyo, pero su mirada observó como en el suelo había una delicada cadena de color plateado tirada. Se agachó a recogerla y se acercó a la chica que parecía estar buscándola, la misma chica con la que el camarero se había chocado estrepitosamente y que probablemente la hubiese perdido por el golpe.

Me supongo que esto es suyo.

Con la cadena en la palma de su mano, se la tendió a la joven.
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harper Collingwood el Mar Abr 25, 2017 2:32 pm


Le había quedado claro las primeras cien veces que su abuela se lo dijo que el blanco no era un color apropiado para un evento de la alta sociedad purista del mundo mágico, pero ella parecía no escucharla nunca, todas y cada una de las veces intentaba vestirse de cualquier otro color menos el negro, y siempre terminaban discutiendo, por lo que esta vez dejó que fuera Penny Collingwood la que eligiera su atuendo, cuando lo vio no pudo evitar poner los ojos en blanco, no solo era negro si no que también enseñaba probablemente más que cualquier otro que fuera a escoger la joven, se dio cuenta de que de verdad no tenía ganas de pelearse con ella cuando acepto ponérselo sin rechistar.

No tenía demasiada idea de que se celebraba, la verdad es que tampoco le importaba mucho, estaba más que acostumbrada a que sus abuelos la arrastraran de un evento a otro de ese tipo. Los Collingwood eran una reconocida familia de puristas, leales al señor tenebroso, es más, prácticamente todos portaban la marca, pero no ella, los ideales de Harper, su forma de ser, no la llevaban a abrazar en lo que su familia creía, de todas formas estaba más que acostumbrada a moverse en ese ambiente, a comportarse como una más, por mucho que su carrera y desarrollo hubiera marcado la diferencia con los demás, era la nieta rara de los Collingwood, la única que no había estado en Slytherin, la que se había decantado por la magizoologia, la animaga que trataba con hombres lobo, la que sonreía cuando todos estaban serios, la oveja negra a la que no le importaba que todos allí la miraran por encima del hombro.

Una vez en la fiesta y tras recibir una breve explicación por parte de su abuelo sobre quiénes eran los anfitriones la dejaron sola, no sin antes instarla a que se relacionara con los presentes, Harper sabía perfectamente cuál era el tipo de relación que querían que trabara, estaban deseosos de que encontrara marido, uno que estuviera a su altura, un buen mago purista que no enturbiara el nombre de los Collingwood, si no habían intercedido en ese asunto antes es porque la bruja se había negado con todas sus fuerzas, de haberles dejado se habría casado tan pronto salió de Hogwarts y probablemente para esas alturas ya tendría un par de niños que la sacaran de quicio, pero Harper no quería ese tipo de vida para ella y no pensaba permitir que se la impusieran.

Camina tranquilamente por el salón saludando a algunos que conoce de eventos como aquel, otros son rostros conocidos del ministerio y a la gran mayoría no les ha visto en su vida, se queda quieta observando el lugar hasta que finalmente ve algo que si despierta su interés, la mesa de aperitivos, camina hasta ella y una vez que la alcanza se queda mirándola con curiosidad, eran tantas las cosas apetecibles que no se veía capaz de decidirse. Como salido de la nada un camarero choca con la morena, el golpe no es demasiado importante pero si escandaloso, siente como con la bandeja se lleva la joya que adornaba su cuello, Harper se lleva la mano al mismo, el tirón le ha causado una ligera molestia, probablemente hasta habrá enrojecido su piel, suspira mirando como otro de los invitados ayuda al camarero y ella aprovecha para buscar la joya.

Está a punto de darse por vencida en su búsqueda cuando escucha una voz que se dirige a ella, deja de mirar al suelo para encontrarse con un hombre que porta en su mano la cadena, Harper sonríe y estira su mano para recuperarla – Muchísimas gracias – la toma sonriente mientras hace el intento de volver a ponérsela, pero entonces se da cuenta de que el broche está roto y aprieta un poco los labios mostrando un leve gesto de descontento. – No todo podía salir bien después de un choque así – comenta mirando al hombre de medio lado con una ligera sonrisa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Oso Pardo
RP Adicional : ---
Mensajes : 82
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4232-harper-collingwood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4244-relaciones-de-harper-collingwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Silvanus D. Gates el Miér Abr 26, 2017 2:31 am

Nunca había sido un fan especial de los elfos domésticos, pero en estas ocasiones su sumisa habilidad servicial era mil veces más útil que la torpeza innata de los humanos. Dejó de darle vueltas al asunto ya que ya había mandado a aquel camarero a quedarse en las cocinas para que su incompetencia no diese una mala imagen al evento.

El extirpador, por su parte, recogió del suelo una cadena de plata y no le costó demasiado dar con la muchacha a la que le pertenecía al ver cómo buscaba algo y la piel de su cuello estaba ligeramente rojiza. La verdad es que no se había fijado en ella hasta ese momento, pero era una joven muy hermosa, vestida con un sencillo traje de color negro. Silas solía preferir la sencillez y elegancia de ese color que los escandalosos colores que algunas señoras decidían poner sobre su piel. De verdad que todavía no entendía la absurda moda del color rosa. ¿De verdad era necesario ese color en la vida de la gente?

Si me permites...

Tendió la mano, pidiéndole permiso para volver a coger la cadena. Con un sencillo hechizo el broche de aquella cadena podría arreglarse y no tenía por qué no ponérselo por culpa de un incompetente. Volvió a sacar elegantemente su varita de manera brillante y negra, bastante sencilla y con un mango de lo menos ostentoso.

Claro que se puede, somos magos. Los irónico sería que aún así, un choque así nos amargase la velada. Te lo puedo arreglar en un momento.

Ofrecerse a hacer eso era digno de la caballerosidad que solía representar en esos eventos. Por regla general Silas no  era un hombre amable, pero en eventos como aquel solía querer dejar su apellido en buen lugar y, para eso, adoptaba una posición mucho más jovial frente a las personas. Hacerse pasar por quién quisiera era algo que se le daba de maravilla.

Se percató de que una señora observaba a la chica con interés. Conocía a la señora, Penny Collingwood. Lo que no entendía era por qué los miraba tanto, ya que para Silas la chica que tenía delante era totalmente desconocida y no la relacionaba para nada con esa prestigiosa familia purista con la que tenía un poco de relación.

La señora Collingwood no te quita la mirada de encima. ¿Qué le has hecho?

Preguntó eso fingiendo diversión, mirando a la señora Collingwood y saludándole con la mano. Silas no se cortaba y ella era muy poco cuidadosa disimulando, por lo que era evidente que los estaba mirando. Aquella mujer de avanzada edad era un buen contacto de Silas, además de una de las anfitrionas de unas de las familias que comenzaban a ver el apellido Gates como un apellido con reputación, algo que no todas las familias puristas hacían.
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harper Collingwood el Miér Abr 26, 2017 7:39 pm

Harper esboza una sonrisa hacia el hombre con el que ahora interactúa, parece alguien amable, incluso agradable, eso es lo que percibe a primera vista, puede estar equivocada, sabe que probablemente lo este, en aquel tipo de fiestas no solías encontrar gente que encajara con esos dos adjetivos, pero siempre tenía la esperanza de estar equivocada de encontrar alguien que se saliera de los cánones puristas aun siéndolo.

Le tiende la joya, ella misma podría arreglarla pero era demasiado correcta y educada como para rechazar las palabras de su interlocutor – Toda tuya – dice sin eliminar la sonrisa de su rostro, estirando la mano para dejar la cadena sobre la de su acompañante, le mira de medio lado, en ocasiones era una joven tímida, sobretodo con el sexo opuesto, cuando la intimidaba, porque si, el porte de aquel hombre era intimidante, se coloca el pelo detrás de la oreja observando como saca su varita, la mira con curiosidad, era negra como la suya.

- Esa es una mentalidad muy positiva – sonríe de medio lado – pero estoy de acuerdo en lo de que no debe amargar la velada un incidente sin importancia – hace un gesto con la mano indicándole que tiene su beneplácito para arreglar la cadena si gusta hacerlo.

La incisiva mirada de su abuela se clava en su nuca, Harper levanta la vista un segundo, Penny Collingwood tenía ese brillo reprobatorio en los ojos, uno que solamente usaba para mirar a su nieta la huérfana, a la oveja negra de la familia, finge no verla hasta que se da cuenta de que su acompañante no ha pasado por alto como los está mirando, no sabe lo que puede estar pasando por su cabeza pero seguramente nada bueno dado los ojos de maniática de la anciana.

- Me está culpando desde lejos del accidente con el camarero – comenta acercándose a él para hablar, como si estuviera contándole un secreto – Además estará intentando que la mire para dejarme claro que incomodarte con mi presencia no es una buena opción – se encoge un poco de hombros – Así es mi abuela cuando se trata de mi persona - comenta divertida - Harper Collingwood – le tiende la mano esperando que se la estreche.

Su familia era conocida en el mundo mágico, pero probablemente ella era la que más desapercibida pasaba de todos ya que no había destacado de la misma forma que los suyos, de todas formas su figura era conocida entre algunos puristas, la nieta rebelde de los Collingwood, la que había pertenecido a Gryffindor y estudiado magizoologia, la vergüenza de la familia, pero aun así, no dejaba de ser familia, no dejaba de llevar el apellido y de destacar como un miembro valioso para la sociedad mágica, en su campo, pero valioso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Oso Pardo
RP Adicional : ---
Mensajes : 82
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4232-harper-collingwood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4244-relaciones-de-harper-collingwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Silvanus D. Gates el Sáb Abr 29, 2017 1:50 am

Quizás hace tiempo Silas había tenido una mentalidad pesimista y cargada de oscuridad, pero hoy en día se había convertido en un hombre adulto con las ideas bien claras, consciente de sus posibilidades. Optimismo, pesimismo... En realidad todo dependía de la situación y él prefería considerarse un ser realista. Y era obvio que un pequeño problema como aquel no era motivo suficiente como para hacer de aquel evento algo malo. Sujetó entonces la cadena de la joven y con un sencillo hechizo que realizó de manera no verbal aquello se arregló. No se la devolvió por el momento, sino que guardó su varita.

Exactamente.

Prestó atención a la inquisidora mirada de Penny Collingwood, probablemente la única de esa familia con que la Silas tenía una relación, pero lo que menos se esperaba es que estuviese en frente de otro miembro de esa familia. Creía conocerlos a todos, pero aquella joven no estaba en la lista mental que un día creó. La miró sorprendido por sus palabras, aunque más que impresionado, estaba sorprendido por la manera de analizar la mirada de su abuela. Silas era un fiel amante de la psicoanalisis, por lo que ver aquella situación le divirtió.

Tu abuela puede estar tranquila, no me incomodas. Si lo hicieras, se me notaría, créeme. No se me da bien fingir.

Fingir era una de las cosas que mejor se le daban, pero no solía soportar a las personas que le caían gordas. Su desdén salía a la luz cuando se cruzaba con personas que no merecían su atención. Sin embargo, en aquella ocasión mintió pues sí que se le daba bien fingir y, sobre todo, frente aquellas personas que le caían mal y debía de aceptar de la manera más políticamente correcta, al menos en eventos sociales. Tendió la mano a la chica con suavidad pero determinación.

Un placer. Yo soy Silas Gates. Creía poder enorgullecerme de tener una estrecha relación con la familia Collingwood, o al menos con gran parte de ella... Pero creo que me dejaba a alguien en el tintero. Si Penny es tu abuela, ¿de cuál de sus hijos eres hija?

Cuestionó, visiblemente curioso. El extirpador tenía treinta y ocho años, estaba soltero y tenía intención de casarse con alguna chica purista con la que tener un par de críos que portasen con orgullo su apellido; un apellido que había jurado llevar a lo más alto. A pesar de que ese fuese el motivo de su curiosidad: información sobre las mujeres puristas en el mundo mágico, no tenía intención alguna más que el conocimiento. Silas era un ser por naturaleza soso, por lo que todavía no tenía muy claro cómo avanzar con eso de la búsqueda de una esposa digna. Era algo que no iba con él para nada y solo mostraba cierto interés porque algún día tendría que hacerlo y porque, según las señoras, pronto se le pasaría el arroz.

Entonces se dio cuenta de que aún tenía el collar en la mano y que se le había olvidado por el tema de la familia, por lo que lo alzó levemente en alto, abriéndolo para sujetarlo con ambas manos frente a ella.

¿Me permites?
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harper Collingwood el Sáb Abr 29, 2017 10:48 pm

Se queda observando con una sonrisa como arregla su cadena, le parece un gesto bastante galante, para que negarlo, ella misma podría haberlo hecho, pero que se ofreciera le hacía pensar que quería agradarla, no estaba mal que alguien de vez en cuando quisiera hacerlo.

Cuando la cordialidad se instala entre Harper y su interlocutor puede notar como la mirada de su abuela cambia, la conoce, sabe que ha dejado de estar preocupada por lo importuna que pudiera resultar su nieta al hombre para empezar a verles con otros ojos, unos que la ponen bastante nerviosa, su abuela era bastante insistente y testaruda cuando se lo proponía.

- Creo que nunca estará tranquila – sonríe mientras se coloca el pelo detrás de la oreja – un hombre que no puede ocultar sus emociones – se ríe – Al menos no las de rechazo, interesante, me pasa lo mismo – le dice con toda la sinceridad del mundo, Harper sí que no era una mujer que ocultara cosas, era realmente sincera, a veces hasta metía la pata al decir todo lo que se le venía a la cabeza sin pararse pensar en la posibles consecuencias, la única realidad que era capaz de ocultar era sus lealtades.

Conocía a su familia, no era raro que lo hiciera entre los círculos puristas daban mucha importancia a los linajes, seguramente el pertenecía a uno de relevancia al igual que ellos. Le estrecha la mano mirándole a los ojos y nuevamente sonriendo – El placer es mío Silas – cuando menciona que no había oído de ella en su rostro aparece un ligero puchero – La verdad es que soy la nieta que los Collingwood se encargan de ocultar – estaba bromeando, pero sí que era menos conocida en ese círculo social que sus primos – Mi madre era Eleanor Collingwood, ella y mi padre fallecieron cuando yo solamente era un bebe, puede que ni supieras que tenía una hija – se encoge de hombros, muchas de las amistades de sus abuelos habían llegado a considerarla una hija del matrimonio. – Me han criado mis abuelos y como siempre he sido la rebelde de la familia – se acerca a él para hablarle de nuevo como si estuviera contándole un secreto – Me mantienen escondida – se ríe un poco.

Nuevamente siente la mirada de su abuela en ellos, Harper se la devuelve y esta sonríe, lo que se temía, llevaban tiempo dándole la paliza para que encontrara un para pareja, recordándole a cada momento que debería haberse casado tan pronto terminó  su carrera, pero la joven no estaba demasiado predispuesta a ello y los Collingwood lo sabían, por eso en más de una ocasión habían arreglado encuentros para ella con algunos solteros de familias puristas de los que ella siempre se escaqueo, pero se temía que tarde o temprano terminaran por prometerla contra su voluntad.

Sale de sus pensamientos cuando él le recuerda que todavía tiene su cadena – Claro, faltaría más – sonríe mientras se sujeta el pelo con una mano facilitando así que el hombre pudiera poner la joya son problema alguno – Gracias, eres muy amable – le mira esbozando una sonrisa un poco cohibida por la cercanía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Oso Pardo
RP Adicional : ---
Mensajes : 82
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4232-harper-collingwood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4244-relaciones-de-harper-collingwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Silvanus D. Gates el Jue Mayo 04, 2017 2:26 am

No merece la pena ocultarlas, al final terminas tú peor que la otra parte y si tan mal te llevas con esa persona, hasta siente bien decirle las cosas a la cara.  

El extirpador era de esas personas que decían las cosas claras, sin vaselina y con un tacto inexistente. Ahora mismo no le convenía, además que frente a una chica como ella no tenía nada en su contra ni motivos para ellos. Al menos por el momento. Prefería adoptar una actitud amable, como la que siempre adoptaba en eventos de ese calibre.

Se sorprendió cuando dijo que era la nieta que se encargaban de ocultar, ya que eso parecía un poco sospechoso. ¿Por qué Penny querría ocultarla? Quizás fuese algo así como un deshonra para los Collingwood, una familia purista y prestigiosa... y eso solo le daba que pensar a Silas en una posibilidad muy típica en familias enteramente de sangre puras. Sin embargo, antes de preguntar cualquier cosa, continuó atendiendo a lo que decía, intentando hacerse una idea mental diferente a la que en un principio le había llegado a la cabeza. Era curioso como algunas palabras podían hacerte una idea equivocada de algo que no tiene nada que ver. O quizás sí y la realidad de Harper es mucho más complicada de lo que aparenta ser.

Eleanor. Me han hablado de ella pero como bien dices ignoraba que tuviese una hija. ¿Y tu padre quién era?

Sabiendo como eran los Collingwood, suponía que su padre también era de una familia que al menos tuviese la misma fortuna y prestigio que la de ella. Sonrió ante la manera que tenía de dirigirse hacia él, como si fuese un confidente al que le contara un secreto. Hacía mucho tiempo que nadie le trataba así, a excepción de algún que otro loco del Área-M que ha desarrollado una especie de síndrome de Estocolmo por el extirpador. Aprovechó ese momento para ponerle la cadena y seguir hablando del tema de su familia cuando se lo puso con maestría y rapidez. Ante su agradecimiento no hizo más que mostrarle una sonrisa.

Entiendo entonces el marcaje que te tiene tu abuela. Penny siempre ha sido muy estricta con las etiquetas y eso de tener un rebelde en la familia debe de sacarla de sus casillas. Debe de pensar que me estás diciendo cosas muy feas y perturbadoras y por eso no deja de mirar hacia aquí. ¿Qué has hecho para convertirte en algo que quieran esconder? No me imagino a nadie enfadando a esa mujer, aunque tú eres su nieta, supongo que contigo será benevolente.

Otro camarero, esta vez más serio y con menos cara de panoli, se acercó a ellos para ofrecerles champán. Antes de negarse, ya que él no bebía ni quería beber alcohol, le ofreció a Harper una copa para que la cogiese si deseaba. Finalmente, él negó con la cabeza. Llevó ambas manos a la parte baja de su espalda, en una pose bastante conciliadora y elegante.
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harper Collingwood el Sáb Mayo 06, 2017 7:43 pm

Esboza una ligera sonrisa – Bueno a veces el exceso de sinceridad también es malo para las relaciones – se encoge un poco de hombros, con eso se refería a que cuando piensa algo negativo de alguien decírselo directamente les ofenderá seguro, lo mejor es guardarlo para uno mismo, Harper era demasiado educada como para considerar la idea de poder estarle faltando a alguien con sus palabras, no podía permitírselo, iba contra su forma de ser.

No era de extrañar que no supiera nada de sus padres, habían fallecido cuando ella no era más que un bebe, poca gente que frecuentaba a la familia Collingwood tenía información sobre ellos, ni ella misma sabía mucho, es más de su padre apenas tenía información, por eso cuando le pregunta le cuesta un poco responder – Al parecer pertenecía a una familia de la que era el último miembro y poco más se de él – le costaba hablar del tema sus abuelos siempre le decían que había querido adoptar el apellido de su mujer porque su familia era de linaje puro pero no de tan prestigioso apellido como ellos.

Realmente estaba bromeando con el tema de que su familia la ocultaba, en cierto modo sus abuelos no la mencionaban tanto como a sus primos por que no creían que su carrera fuera algo que debieran destacar, tampoco era una rebelde, lo era por no seguir lo que se esperaba de ella, lo que debía hacer una bruja perteneciente a una familia purista, pero para el resto del mundo, Harper era una joven ejemplar, responsable, educada, incluso valiente por el trabajo que desempeñaba – La verdad es que lo he hecho para que me tenga tan marcada no es en parte culpa mía – se ríe un poco encogiéndose de hombros – El sombrero seleccionador decidió mandarme a Gryffindor en lugar de Slytherin y esa fue la primera decepción para mi abuela, después que decidiera estudiar magizoologia y por último que decidiera trabajar con hombres lobo – algo le decía que el hombre que tenía delante también reprobaría su carrera pero no podía ocultar quien era y a que se dedicaba.

Cuando el camarero se acerca a ellos la joven sonríe de manera amable y estira la mano para coger una copa, no solía beber, pero se le hacía raro estar allí parado sin nada en las manos, era como si le costara mantener un porte regio. – Gracias – dice con amabilidad para después volver a mirar a su acompañante – Sabes mucho de mí, pero yo muy poco de ti – dice de manera bastante tímida, le picaba la curiosidad sobre él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Oso Pardo
RP Adicional : ---
Mensajes : 82
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4232-harper-collingwood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4244-relaciones-de-harper-collingwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Silvanus D. Gates el Jue Mayo 11, 2017 1:39 am

La chica estaba equivocada y cuando alguien estaba equivocada, a Silas le encantaba hacérselo ver. En esta ocasión no fue menos, pues su ego solía ir siempre por delante. Eso sí, decidió ocultarlo un poco para no sonar tan prepotente.

No lo es. Lo malo de una relación tanto de amistad como romántica es que alguna de las dos partes se ofenda con facilidad por algo que no quiera oír, sea verdad o no. La honestidad nunca es mala, es malo quién se ofende por ella. Uno debe saber sus virtudes y defectos; lo que hace mal y lo que hace bien.

Evidentemente esa era su opinión y, por tanto, era una valoración totalmente subjetiva. Él no esperaba convencer a la chica, pero bajo su propio criterio la opinión de la joven era errada. Podía equivocarse o no, pero él se tenía en demasiada estima como para pensar que su forma de ver las cosas es la manera mala.

Le pareció curioso escuchar que su padre pertenecía a una familia de la cual era el último miembro, ya que Silas precisamente también era el último miembro de la familia Gates. No lo comentó, ya que no era algo de lo que al hombre le gustase hablar. La familia era algo que había dejado en un baúl bastante alejado, cuyo interior no estaba dispuesto a compartir en demasía con la gente. Su apellido no estaba muy bien visto todavía, a excepción de por algunas familias, por lo que prefería no explicar nada que pudiese dar pistas sobre su procedencia y ganarse la valoración por sí mismo.

Lo de Gryffindor puedo entenderlo.

Confesó con una sonrisa irónica y divertida. Por favor, Gryffindor era con diferencia la peor casa de todo Hogwarts, incluso por encima de los Hufflepuff y eso ya era mucho decir. La valentía nunca ha sido algo que se pueda medir en las personas. Todos, absolutamente todos, somos valientes y poseemos el coraje suficiente como para sobrepasar cualquier cosa en las condiciones adecuadas. Lo único que se encontraba en la casa de los leones eran rebeldes sin causa con aires de grandeza. No había que confundir eso con valentía. Silas poseía no odio, pero sí cierto asco frente a las personas que conocía de esa casa de su misma generación.

¿Pero qué tiene de malo la magizoología o especializarte en hombres lobos? Es cierto que es un tema aburrido, pero si a ti te divierte poco debe importar. ¿Quería que estudiases para Fiscal de Wizengamot o para Ministra de Magia? Es algo muy típico en las familias puristas, querer estudios que te lleven a los más alto. Quitarle las pulgas a los hombres lobos no creo que te lleve muy lejos.

Cuestionó con cierta retórica. Normalmente eran los Ravenclaw quienes solían dedicarse a ese tipo de trabajos aburridos y de puras leyes y administración. Al extirpador le parecía de lo más aburrido, motivo por el cual ahora mismo trabaja prácticamente todo el día ejerciendo práctica y no teórica.

Al ofrecerle bebida, él se negó, para luego volver a poner ambas manos en la parte baja de su espalda en una elegante pose que denotaba tranquilidad y comodidad. Esbozó una sonrisa por sus palabras, ya que le parecía bastante enternecedor que quisiese saber de él. Estaba seguro que no sería mujer para soportar todo lo que él esconde. Aún así, decidió participar en su juego, consciente de que no le contaría nada significativo.

Bueno, como puedes ver, no bebo. No me gusta.

Mintió parcialmente. Si no bebía era porque era abstemio casi por obligación personal, pero en su momento bien que le gustaba el sabor del alcohol. Y probablemente ahora le seguiría gustando si probase algo de ello. Aún así, no quería arriesgarse, pues precisamente en eso no se fiaba de sí mismo.  

Puedes preguntar lo que quieras, al fin y al cabo es un evento para socializar, qué feo sería si me negase a hacerlo.
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harper Collingwood el Sáb Mayo 13, 2017 7:40 pm

Harper no se creía equivocada pero tampoco era el tipo de persona que fuera a ponerse a discutir por algo como eso, cada uno tenía su punto de vista en ese tipo de temas y le parecía muy respetable, escucha a su interlocutor manteniéndose seria y asintiendo de vez en cuando antes de volver a expresar su opinión – Sigo pensando que hay formas y formas de decir las cosas intentando buscar la manera de no ofender al contrario, lo siento si me he explicado mal, no creo que la sinceridad sea mala, pero creo que se puede expresar de diversas formas – le sonríe un poco, realmente pensaban lo mismo, pero aun sin conocerle veía a Silas de esas personas que dicen las cosas sin filtro, pero podía estar equivocada.

Obviamente alguien como él, dentro de aquel lugar en el que se encontraban iba a pensar que haber ido a Gryffindor era una deshonra, por lo que para nada se sorprende de sus palabras – Gracias, supongo – se ríe un poco, siente que aquella revelación cambia ligeramente la opinión que él podría estarse formando de su persona, estaba tan acostumbrada a que pasara que prácticamente no le importa, más bien lo acepta, no iba a encontrar a alguien en el círculo social de su familia que sintiera un poco de aprecio por ella. – Exactamente eso es lo que esperaba mi familia, que llegará a ser alguien reconocida en el mundo mágico, pero no reconocida por tratar con criaturas fantásticas – o con seres humanos que habían tenido la desgracia de terminar infectados y convertidos en hombres lobo, pero eso no iba a decirlo en alto porque intuía que a él no le gustaría su opinión – De todas formas debo decir en mi defensa que no quito las pulgas a nadie – le mira de medio lado y se lleva la copa a la boca intentando no mostrarse demasiado ofendida.

Le interesaba saber cosas de él, ¿Por qué no iba a interesarle? Él en sí mismo le parecía bastante interesante y misterioso y a Harper siempre le gustaba destapar un buen misterio, aunque tuviera forma de hombre – Primer dato que me apunto – dice levantando ligeramente la copa para después sonreír – No serías el primero que se niega – comenta con diversión. – Pero ya que hemos hablando de profesiones, ¿Cuál es la tuya? Estoy segura que nada tiene que ver con la mía por la manera en la que has hablado de ella – comenta arqueando un poco las dejas, si, se había ofendido levemente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Oso Pardo
RP Adicional : ---
Mensajes : 82
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4232-harper-collingwood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4244-relaciones-de-harper-collingwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Silvanus D. Gates el Jue Mayo 25, 2017 1:27 am

En eso estamos de acuerdo, entonces.

Posiblemente hubiera habido un malentendido, ya que en eso estaban de acuerdo. Era gracioso, ya que Silas solía ser un fiel defensor de la honestidad, pero luego era el primer mentiroso que hacía gala de la facilidad que tiene el ser humano para mentir. Pero bueno, él no era una persona en la que hacer un estudio objetivo sobre la honestidad, ya que era de todo menos leal y por norma general la honestidad y la lealtad van cogidas de la mano.

Escuchar su opinión fue un placer de lo más culpable, ya que le divertió en demasía cómo demostraba de molesta por su comentario. Evidentemente no lo dijo de broma, pero aún así, Silas esbozó una amable y encantadora sonrisa, mirándola con un gesto de lo más afable.

Era una pequeña broma. Siento haberte ofendido. Jamás criticaría un trabajo en el que no sé ejercer, sería de hipócritas.

En realidad él era médico y se consideraba a sí mismo perfectamente capaz de tratar con criaturas mágicas, pero no se lo iba a decir a la cara, no cuando intentaba mostrarse como un caballero y no como un imbécil. Ya tendría tiempo de mostrarse como un imbécil fuera de esas paredes en donde la elegancia reinaba. Era sabido que la elegancia y el estilo no iban ligados al dinero y si bien el noventa por ciento de los allí presentes poseían ambas cualidades gracias al dinero, Silas no. Siempre había sido un hombre con un estilo inigualable, aunque luego su verborrea por regla general la arruinase. Por suerte, la edad le ha ayudado a que ambas cosas vayan de la mano.

Soy médico.

Respondió con bastante simpleza, observando como un amable camarero le ofrecía un pequeño aperitivo. Una especie de canapé de salmón con caviar. Cogió uno y se lo llevó a la boca, comiéndoselo de un bocado y masticando rápidamente. Unió el dedo índice y el pulgar en señal de que estaba muy bueno, para animar a la chica a que cogiese uno.

Trabajo en un área especial en San Mungo, encargada de la investigación. En realidad, si nos ponemos técnicos me gusta más considerarme un científico en vez de un médico, solo que la rama de la ciencia en la que soy un profesional es aquella en la que engloba al ser humano como ser vivo.

Recitó el discurso son soberana delicadeza.

Tú te preocupas por el bienestar de las criaturas mágicas y buscas la manera de crear un entorno mejor para ellas, y yo hago exactamente lo mismo, pero para los seres humanos. En realidad, no estamos tan alejados en cuanto a objetivos, lo único que nos faltaría es coincidir en los sujetos de trabajo.

Había escogido las palabras adecuadas para quedar bien. No quería decir que trabajaba en el Área-M, no cuando todavía poseía mucho secretismo. No le interesaba que nadie lo supiese. Para muchos, su antiguo trabajo —en San Mungo— era el que seguía conservando; mejor que siguiese así.

Tengo una pregunta para ti, como magizoologa que es, especializada en hombres lobos. ¿Qué haces por ellos? ¿Facilitarles una poción que les haga la vida menos dura o darles un lugar seguro en donde pasar la luna llena? Porque según tengo entendido, aquellas personas que luchan por sus derechos están en conflictos entre varios departamentos del Ministerio, ¿no es así? El departamento de control y regulación de criaturas suele luchar por sus derechos mientras que el de catástrofes y accidentes mágicos va en contra de ellos. Debe de ser terrible. Corrígeme si me equivoco, claro. Yo de la burocracia ministerial sé bien poco.

Se mostró curioso de verdad, aunque humilde por apariencia.    
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harper Collingwood el Jue Jun 15, 2017 2:11 pm

La había pillado, eso estaba claro, para nada le gustaba el comentario que había hecho sobre su trabajo, Harper se lo tomaba totalmente enserio, además después de tanto tiempo tratando con licántropos veía el ser humano que sufría dentro de aquella maldición por lo que intentar ayudarles era su principal prioridad, pero si preguntara no lo diría, si lo hiciera, tampoco negaría que había castigado a los que dejaban a un lado la humanidad para volver criaturas perversas – No lo ha parecido, pero estas perdonado – termina por decir esbozando una ligera sonrisa, sincera, no le importaba demasiado su comentario, sabía dónde estaba, rodeada de quien estaba.

La morena es consciente de que en aquel ambiente ambos guardan las apariencias, lo que no puede intuir es que estaba escondiendo Silas, ella por su parte escondía una joven afable, divertida, cariñosa, pero él ¿Quién podía saberlo? Aquel lugar podía esconder lobos disfrazados de corderos o corderos de lobos, aunque la primera opción era la más posible, siempre lo había sabido. – Médico no sé por qué, pero no habría imaginado que lo fueras – reconoce con sinceridad, había pensado que era alguna especie de empleado del ministerio que tenía alguna labor burocrática y no un medico.

Llega el camarero con los aperitivos y le ve tomar uno, sonríe ante el gesto pero rápidamente niega con la cabeza, le encantaba el salmón, por supuesto, sobre todo a su parte animal, pero en ese momento no le apetecía demasiado comer nada – Lo siento, no tengo hambre ahora mismo pero gracias – le dice al camarero para que se aleje de ellos con una elegante reverencia.

Escucha la explicación sobre su profesión y poco a poco va intuyendo que la labor del hombre no era tan noble como él quería pintarla o decorársela a ella, pertenecía a una familia purista como él, tal vez no tenía tanta información como otros pero se escuchaban rumores, palabreo de experimentos con cautivos de todas formas decide hacerse la tonta, como siempre hacía en eses temas – Suena fascinante – se lleva la copa a la boca y se coloca el pelo detrás de la oreja – Espero que en algún otro momento podamos seguir hablando del tema, me gustaría comparar ambas búsquedas de bienestar para los seres vivos y como las llevamos a buen puerto – le sonríe de forma encantadora, realmente si le gustaría saber más de eso, simplemente porque estar informada de lo que se hacía era una buena forma de evitar convertirse en víctima.

Le mira de medio lado, la siguiente pregunta iba a pillarla, así lo siente ella por lo que le deja terminar de hablar para después carraspear antes de contestar, en ningún momento le había dicho que luchara por los derechos de los hombres lobo, eso lo cuidaba mucho en aquellos ambientes -  Realmente no lucho por sus derechos – se encoge de hombros – Solo hago mi trabajo como empleada del ministerio, les ofrezco opciones a sus problemas, la posibilidad de consumir matalobos, de encerrarse en luna llena, de intentar no quebrantar nuestras leyes, si lo hacen también me he encargado de atraparlos para que sean debida y justamente castigados – le mira sonriendo esperando que su respuesta le complaciera pero quiere añadir algo más – Lo que me hace una especializada en el tema es mi capacidad para tratar con ellos, puedo parecer una joven inofensiva pero no te fíes – le dice esto último como si fuera un secreto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Oso Pardo
RP Adicional : ---
Mensajes : 82
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4232-harper-collingwood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4244-relaciones-de-harper-collingwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Silvanus D. Gates el Jue Jun 22, 2017 12:05 am

El extirpador podía parecer muchas cosas, pero hasta él mismo sabía que fuera del Área-M y sin ataviarse de esa clásica bata blanca, no parecía un médico. Quizás tenía el alma demasiado oscura después de tantos asesinatos que eso se veía reflejado en su cuerpo, el cual no parecía ni de lejos predispuesto a ser un salvador.

No es la primera vez que me lo dicen, pero es que sin la bata blanca pierdo mucho.

Estaba delicioso aquel tentempié de salmón con caviar, el cual la jovencita no quiso probar. En realidad él tampoco tenía hambre, pero eso era tan poca cosa y tenía tan buen aspecto, que ni se cuestionó eso.

Es tan fascinante como suena, aunque hay gente que no lo apoya, bien porque no se fían de la ciencia junto a la magia, bien porque no quieren salir de su zona de confort o bien porque tienen una mente retrógrada. En realidad, el mundo mágico siempre lo ha tenido, ¿no cree? El mundo muggle evoluciona constantemente con avances en muchos ámbitos y nosotros como que... nos quedamos atrás. Faltan más inventores e investigadores en nuestro mundo que se preocupen por nuestro futuro y dejen de lado las comodidades del pasado.

Recitó su opinión con un tono de voz prácticamente soñador. Había muchas ramas de la magia que podían ser perfectamente explotadas y en donde se sacarían miles de avances, pero no sabía si era porque la gente no se atrevía, o porque estaba demasiado cómoda tal cual estaba todo. Él, por su parte, se había prometido conseguir resultados y, hasta el momento, lo había hecho.

Le resultó de lo más divertido que una magizoologa dedicada a los hombres lobos no luchase por los derechos de los mismos. Silas tenía el pensamiento de que todo magizoologo terminaba adoptando cierto aprecio por la criatura a la que estudiaba, pero al parecer Harper no. Podía entenderlo en cierta medida, a fin de cuentas, Silas estudia a los humanos y en ningún momento ha luchado por sus derechos.

Curioso.

A simple vista Harper parecía una joven bastante sencilla y agradable, sin muchas fauces con las que sacar los dientes. Sin embargo, su último comentario era justamente advirtiéndole de lo contrario.

No lo pongo en duda, tratar con hombres lobos tiene que ser todo un riesgo. Cualquier no podría hacerlo.

Al menos civilizadamente, claro. Cualquiera con una varita en la mano pondría a los hombres lobos en su lugar, pero supongo que no es lo que busca el Ministerio y mucho menos los especializados en hombres lobos. Había que sacar como una especie de empatía violenta para tratar con ellos.

Un hombre rechoncho entonces se acercó a ellos, con el rostro un tanto rosado quizás por haber bebido más de la cuenta. Abrió ambas manos como si quisiese abrazar a Harper y a Silas en un único abrazo.

¡Collingwood y Gates! Deberían cogerse de la mano, caminar elegantemente hasta el centro de baile y bailar una pieza de este hermoso vals que resuena. ¿No creen?

Silas se cruzó de brazos. No le apasionaba lo más mínimo bailar, de hecho no era un buen bailarín y se defendía lo mínimo en el arte, pero no iba a ser él quién se negase. Quedaría un poco feo y no iba acorde a la imagen que quería dar. Ignoró al hombre rechoncho y miró a la chica.

Si gustas...
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harper Collingwood el Mar Jun 27, 2017 3:36 pm

Esboza una ligera sonrisa cuando escucha las palabras del hombre, estaba claro que prácticamente nadie en aquella reunión tenía aspecto de médico, de preocuparse por el bienestar de los demás, es más, todos los allí presentes o casi todos, en apariencia eran los típicos que solo se preocupaban por si mismos – Tal vez puedas invitarme alguna vez a tu puesto de trabajo no? para comprobar lo de la bata. – le deja caer mirándole de reojo, sentía curiosidad por lo que le parecía que le ocultaba, pero tal vez estaba equivocada.

Escucha la opinión del hombre con gesto impasible, Harper creía que si los muggles lograban avances también eran buenos para ellos, porque en el fondo no eran tan diferentes, era bueno para ambos que fuera quien fuera consiguiera mejoras en el campo científico – Estoy de acuerdo contigo, nosotros solemos dar prioridad a otras cosas, creo que podrías conseguir mucho si nos quitáramos la venda de los ojos – es lo único que va a decirle, unas frases ambiguas sobre sus pensamientos, no quería revelar sus simpatías hacia  el mundo muggle. Harper no puede evitar sentirse atraída por el misterio que rodea al hombre, siempre había sido una joven curiosa, por mucho que tuviera en mente la palabra, la curiosidad mató al gato, siempre terminaba atraída hacia el peligro sin remedio y claramente Silas era peligroso y la curiosidad que sentía por él y su profesión también.

Parece tragarse sus palabras en cuanto a los hombres lobo, era lo que pretendía, pero no era una buena mentirosa, ni si quiera lo era adornando palabras, pero en esa ocasión lo había conseguido y terminar por sonreírle – Creo que curioso es una palabra que pega bien con mi personalidad – termina por decir bromista, tratando de desviar un poco el tema de hilo principal, no le apetecía que siguiera presionando y terminara por cazarla.

La aparición del rosadito regordete hace que Harper sonría por cortesía, no porque le agradara demasiado que se acercara a ellos de aquella forma interrumpiendo su conversación – Los que tenemos elegancia debemos lucirla no? – no puede evitar mandar la indirecta al inoportuno gordito que los había puesto en una clara situación de incomodidad, todavía estaban conociéndose y le costaba aventurarse a tener aquel tipo de acercamiento con el hombre.

Harper no puede negarse, no es educado – Por supuesto – le dice a su acompañante teniéndole la mano para que la cogiera y después pudieran encaminarse a la pista de baile, ella si era bastante buena, desde pequeña había tomado clases para moverse en ese tipo de eventos, como su abuela decía “no eres una dama si no sabes bailar”.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Magizoologa
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Oso Pardo
RP Adicional : ---
Mensajes : 82
Puntos : 59
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4232-harper-collingwood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4244-relaciones-de-harper-collingwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Silvanus D. Gates el Vie Jun 30, 2017 2:27 am

Asumió que esa petición por parte de la chica era totalmente cordial y que en realidad no quería ser invitada a ningún lugar, por lo que iba a contestarle de manera jovial, sobre todo por el comentario de la bata. En su defensa había que decir que Silas ganaba mucho con la bata puesta, le hacía parecer mucho más intelectual.

En cualquier momento.

Sonó escueto y mostró una sonrisa cómplice. No dio más detalles. Si por alguna casual recibía un correo de Harper Collingwood interesada en ver su trabajo, entonces no tendría problema por enseñarle los increíbles secretos que esconde el Área-M. Será todo un espectáculo. Mientras tanto... se limitó a aceptar, pero no a decir nada más relevante. En realidad no tenía ganas de hacer de guía turística en su propio trabajo.

Ella se mostró en acuerdo con el extirpador y su visión de futuro basada en la ciencia, aunque era normal. Cualquier mente joven e inteligente sería consciente de que era la única manera de resurgir como raza y dominar a aquellos que, obviamente, están en inferioridad de condiciones: los muggles. Los muggles por naturaleza eran inferiores, pero sus logros habían hecho que se posicionasen en un nivel amenazador que a ningún mago le gustaba; a ninguno que quisiera erradicarlos, claro.

Faltaría menos. Rowena no se sentiría orgullosa de ti de no serlo.

La curiosidad era una característica muy buena en un humano, siempre y cuando supiese saber cuándo saciarla y cuándo no, pero Silas encontraba vacía a una persona que no tuviese curiosidad por la vida y por el mundo. ¿Entonces, qué la mueve? Las metas y sus aspiraciones... pero igualmente se queda vacío si no buscas agranda tu conocimiento y tus logros.

Aceptó bailar y Silas emitió una sonrisa satisfecha. En realidad no tenía ganas de bailar y sólo por eso aquel señor rechoncho se acababa de ganar el odio del extirpador. ¿No había más gente en la fiesta a la que molestar con su afán de hacer bulto en la pista de baile? Y todo por unas malditas fotos para El Profeta...

Caminó junto a Harper hasta el centro de la pista de baile y se paró repentinamente, haciendo que ella con su movimiento grácil y femenino se terminase por colocar delante de él, un palo inanimado sin mucho ritmo musical. Silas posó la mano respetuosamente en su cintura y alzó la que estaba entrelazada a ella. Justo cuando la música comenzó un nuevo compás, el hombre comenzó a llevar a la chica con pasos básicos del vals. Se notaba un poco tosco, ya que entre que no le gustaba y no estaba cómodo, no era precisamente el mejor líder para llevar un baile.

No bailo bien.

Evidenció con tranquilidad. No era para él un problema aceptar sus carencias banales, era una manera de mejorar y que no te atosigasen exigiéndote más en una tarea que no te gusta.

La verdad es que creo que podría contar con los dedos de las manos la cantidad de veces que he bailado en mi vida. Además de que no se me da bien, no es santo de mi devoción. Pero ya me he acostumbrado a que en éstos eventos, no me escapo sin tener el placer de compartir un baile con una mujer. Se agradece que al menos esta vez no haya sido el objetivo de una señora de ochenta y dos años cuyo nieto no pudo venir al evento.

Eso último lo bromeó, esbozando una sonrisa ladeada e irónica. Silas no solía esbozar sonrisas amplias o sinceras, ya que muy pocas personas eran capaz de sacar eso, actualmente, en él. Aún así, fingía muy bien la sonrisa de jovialidad que solía mostrar en estos eventos.

A ti, sin embargo, veo que se te da genial. Parezco un inepto a tu lado.
avatar
Imagen Personalizada : ¿Tortura a hijos de muggles para sus experimentos?
RP : 10
PB : Daniel Brühl
Edad del pj : 38
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 92
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4140-silvanus-d-gates#66257 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4145-relaciones-de-silas-d-gates#66268 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.