Situación Actual
20º-25º
15 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Sisabelle Zabini pj destacado
AJ & Joshua Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

A "lovely" night —Unuk.

Abigail T. McDowell el Vie Mayo 05, 2017 3:10 am

A "lovely" night —Unuk. RDMh3Kn

Había sido rápido, eficiente y satisfactorio. Y no, no estaba hablando de sexo.

Unuk y yo recién acabábamos de llegar de una misión inesperada que nos llegó repentinamente al Ministerio y que debía de ejecutarse casi de inmediato. Después de una gran calma por parte de los traidores, hoy se desató un un movimiento por parte de un gran grupo en el cual murieron mucho de los nuestros. La muerte era lo de menos, lo único que importaba es que eso pudiese servir como esa chispa de esperanza que hacía de un movimiento una revolución. Uno de los que estaban envueltos en esa contienda consiguió mandar a tiempo un mensaje al Ministerio, más concretamente a mí.

Desde que supe las coordenadas, las intenciones de los fugitivos y que había que actuar ya, no dudé en acudir al departamento en donde trabajaba Unuk y pedirle que me acompañase. No tenía tiempo de buscar un equipo y mucho menos de dar instrucciones. Él y yo siempre había trabajado bien y sabía que podríamos con eso.

Después de dos horas fuera en donde tuvimos que enfrentarnos no solo a varios duelos en donde éramos minoría, sino además a una persecución bastante complicada, volvimos los dos al Ministerio con un botín que muchos mortífagos se morirían por tener. Aquellos fugitivos que poseían varita están todos muertos, a excepción de algunos que, cobardes, huyeron; pero aquellos que debían de ser protegidos porque en algún momento perdieron lo que le daba la posibilidad de hacer magia, ahora estaban siendo llevado a Azkaban o al Área-M, dependiendo de si eran útiles o no.

Estaba herida y cansada, pero estaba bien, pues nada era grave. Solo un iluso pensaría que tenía posibilidad de salir ileso a un enfrentamiento como ese, llevando solo a un apoyo contigo. No obstante, confiaba casi tanto en Unuk como confiaba en Caleb y con ambos tenía una compenetración en batalla que era sencillamente envidiable.

Cuando los guardias se llevaron a los fugitivos a sus respectivos destinos, Unuk y yo volvimos a mi despacho, aquel que mucha gente anhelaba con poseer para gobernar y decidir por todos. Había sido todo un honor y orgullo que el Señor Tenebroso confiase en mí para guiar sus ideales en el mundo mágico. Paseamos por la planta en donde estaba no solo mi despacho, sino también la mesa de mi secretario y el despacho que anteriormente me pertenecía a mí, el del asistente del Ministro. Ahora mismo todo estaba oscuro pues a esa hora, a pesar de que el Ministerio siempre estuviese abierto, no había prácticamente nadie más que los servicios mínimos. Abrí la puerta de mi despacho con la varita antes de llegar, haciendo que la luz se encendiese. Mis pasos continuaron hasta una vitrina, aunque mi voz sonó antes de llegar a ella.

Voy a tomarme un Bourbon. ¿Quieres? —No sabía exactamente desde cuando, pero tenía una obsesión con el whisky desde hacía ya tiempo. Pero ahora mismo la situación lo requería. Había gente que se fumaba un cigarrillo en estas ocasiones, pero yo lo que necesitaba era uno doble de Bourbon y sin hielo.

Tomé dos vasos de la vitrina y serví en uno de ellos la bebida que yo iba a beber, para luego servirle a él lo que quisiera. Luego me acerqué a los sillones y me senté en uno de ellos tras pasarle el vaso. Por norma general cuando me encontraba en ese despacho poseía un aspecto mucho más elegante, cuidado y un porte mucho más respetuoso con mis invitados, ahora, sin embargo, vestía un ropaje de cuero ajustado, unas botas de tacón alto y mi aspecto maltratado por la pelea no daba precisamente una imagen propia de Ministra de Magia. Iba con el pelo despeinado y rebelde, el cual caía por mis hombros, mi rostro y mis brazos poseían magulladuras de caídas, tenía un dolor atroz por todo el cuerpo de los múltiples golpes, el labio inferior partido de un golpe y un corte que podría haber sido preocupante en el costado, no obstante, fue bastante superficial y si bien sangraba un poco, ya se había parado la hemorragia.

Pero, a pesar de todo, con él tenía confianza. Me conocía desde que tenía once años y no tenía que fingir la profesionalidad de ser una líder delante de él. Nos habíamos visto mil veces peor.

Hoy hemos hecho un trabajo que muchos son incapaces de hacer y sin apenas planificación, no sé si darle el mérito a la líder o a su equipo —apuntillé traviesa, consciente de que era mérito del dúo que conformábamos juntos; el equipo al completo—. Después de todo, el trabajo de oficina no nos ha vuelto débiles —añadí irónicamente, aludiendo al tiempo que ambos pasábamos dentro del Ministerio y lo eficaces que seguíamos siendo en batalla. De hecho, podía apostar que últimamente yo pasaba más tiempo entre aquellas paredes que fuera de ellas.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 34.362
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 876
Puntos : 643
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Unuk Christensen el Sáb Mayo 06, 2017 3:56 am

Hacía solo un par de horas me encontraba trabajando en el Dpto. de Cooperación Mágica Internacional. Estaba lleno de papeleo y demás, no me podía quejar porque era lo que había elegido y lo que me gustaba hacer, pero momentos como estos eran los que me hacían pensar que me hubiese ido mejor como Auror, ya que en esos momentos en vez de estar con papeles estaría cazando sangre sucias y traidores, por lo que cuando Abi fue a buscarme para una misión improvisada no dude ni un segundo en aceptar aquello y seguirla.

Nos conocíamos lo bastante con Abi como para confiar en ella y solo seguirla. Sabía que por la actitud de ella era algo urgente y grave, por lo que deducía que fue a buscarme directamente a mi porque era uno de los hombres de su mayor confianza y porque de seguro la situación necesitaba ser revertida y cuando Abi y yo luchábamos juntos nadie nos podía detener, el conocernos también hacía que supiéramos los movimientos del otro y que nos cuidáramos mutuamente, por lo que generalmente éramos una dupla letal, aunque últimamente ambos nos vimos desbordados por los papeles y documentos, ella por ser Ministra de Magia y yo por trabajar en la Oficina de la Ley Mágica Internacional.

Éramos excelentes magos y duelistas, pero no podía negar que los duelos que habíamos mantenido habían sido difíciles, ya que éramos minoría y ellos llevaban ventaja por eso, pero supimos sobrellevar aquello y luego de dos horas de arduos duelos pudimos capturar a los fugitivos que quedaban con vida, ya que la mayoría de ellos estaban sin vida y los que aún la tenían era porque habían huido con la estúpida esperanza de poder huir. No podía creer lo ilusa que podía ser la gente algunas veces, era más que obvio que sin varita no iban a poder ir muy lejos.

En estos precisos momentos me encontraba en el Ministerio con el botín de guerra con bastante valor, seguramente aquellos sangres sucias o traidores serían juzgados con mano dura y serían llevados a Azkaban o al Área-M, en cualquiera de esos lugares estarían sufriendo y gritando por piedad, lo cual deleitaría mis oídos, seguramente los dementores y extirpadores estarán muy felices por los regalos que les habíamos conseguido. Luego de dejarlos con los aurores fuimos hacía el despacho de la señora ministra, como le decía yo algunas veces cuando quería picarla un poco.

Al llegar al despacho pude observar que Abi se dirigía a una de las vitrinas de aquel despacho y mientras la chica hacía eso yo decidí ir hacía uno de los sillones de aquel lugar, tenía la suficiente confianza como para hacer eso y más, sabía que a Abi no le importaría y que le parecería estúpido que no lo hiciese, ya que nos conocíamos desde los 11 años.- Que raro, sabes que sí -Le dije sonriéndole mientras me acomodaba un poco más en el sillón, ya que los duelos de ese día me habían traído un par de heridas y la más grave era una que tenía en un brazo, pero no era nada que no se puede solucionar y era por ello que por ahora no le estaba prestando mucha atención a las heridas, había estado en situaciones peores.

En esos momentos estaba bastante desalineado, ya que partes de mi traje estaban desgarradas y tenía varias heridas, comenzando por un golpe en la cara, por lo que tenía hinchado una de mis mejillas, tenía una herida en mi brazo derecho, alguna que otra costilla quebrada y el cansancio normal por todo lo que hicimos en esas dos horas porque no solo nos batimos a duelo con algunos fugitivos sino que también tuvimos que perseguirlos, cosa que me cansó un poco, pero no tanto porque tenía buen estado físico, por lo que podía correr una distancia considerable. Había sido algo bastante complicado luchar y correr con traje, pero me había podido adaptar y capturamos a los rebeldes.

- Sabes que somos distintos a la mayoría y eso es lo que nos hace mejores -Le dije de forma presumida, no era ningún secreto que ambos éramos grandes magos y que sabíamos luchar bastante bien y más si lo hacíamos en equipo. Luego de decir aquello tomé un poco de la bebida que me había dado Abi.- Necesitaba un poco de aire fresco y eso me ha venido bastante bien -Le dije luego de haberla escuchado atentamente y de haber tomado otro trago.- El Dpto. de Cooperación Mágica Internacional siempre me ha llamado la atención pero sin duda cazar a sangre sucias y traidores es más emocionante y satisfactorio -Comenté, la chica siempre supo que unas de mis más ansiadas y antiguas metas era llegar a ser Jefe del Dpto. de Cooperación Mágica Internacional y Jefe Supremo de la Confederación Internacional de Magos, todo eso era con el objetivo de tener un buen puesto en el Ministerio y además con esos puestos podría extender lazos con magos extranjeros que nos apoyaran y así también conquistaríamos toda Europa y no solo el Reino Unido, ese eran una meta muy ambiciosa pero así me ganaría aún más el respeto y consideración de mi señor.- Te ves sexy así, señora ministra -Le dije en un tono seductor mientras le sonreía juguetonamente, sabía que Abi entendería que estaba jugando.

- ¿Cómo llevas últimamente la vida de ministra? -Pregunté con curiosidad, ya que últimamente ambos no teníamos mucho tiempo para charlar ni nada, no habíamos perdido contacto pero si nos veíamos poco y la mayoría de las veces era gracias al Ministerio, ya que algunas veces la veía por cosas del Departamento en donde yo trabajaba.- En septiembre Cassi comienza su primer año en Hogwarts, está muy emocionada por ello y espero que estés ese día, ella te quiere mucho -Le dije con una verdadera sonrisa, aquella renacuajo era una de las pocas cosas que me hacían feliz de verdad y también hacía todo esto por ella porque con Voldemort en el poder no teníamos de qué preocuparnos y tendría una gran vida. Abi siempre me había ayudado en lo que podía y a pesar que no le gustasen los niños ella y su abuela siempre me apoyaron y ayudaron con la crianza de Cassiopea y mi primogénita supo cómo ganarse un lugar en el corazón de la pelirroja.
Unuk Christensen
Imagen Personalizada : A "lovely" night —Unuk. ECm6X1dl
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 41
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Abigail T. McDowell el Lun Mayo 08, 2017 2:21 am

Yo sabía muy bien lo que me hacía diferente a los demás y me había aprovechado de eso para llegar allí a dónde siempre había deseado. Yo era pura pasión y entrega en todo lo que hacía, además de que nunca me tomaba nada en broma. Muchos de mis compañeros se creen por encima del enemigo y lo demuestran en sus acciones, haciéndolos no solo predecible, sino también vulnerables. Parece que no aprendieron nada nunca.

Como bien había dicho Unuk, cazar sangre sucias y traidores era placentero y agradable. Aunque más que cazarlos como tal, era ese sentimiento de adrenalina y peligro que se libera en esas ocasiones. Esa emoción, junto con aquella que te invade cuando matas a la amenaza que se te enfrenta era justo por lo que yo me había vuelto adicta a las misiones de campo. Hubo una época en la que no paraba de hacerlas, incluso dejando de lado mis estudios, aquella época en la que uno descubre que algo no va bien con él y que ese sentimiento de plenitud al quitar una vida es propio de un camino que muchos cuestionarían. Pero yo... yo tuve bien claro por lo que sentía y lo que quería que solo había un camino para mí. En realidad siempre tuve bien claros mis ideales, pero cuando con diecisiete años maté a mi primera víctima fue cuando lo corroboré de una manera tan evidente que daba miedo.  

Una cosa no quita a la otra. Si yo, la Ministra de Magia, puedo hacer ambas cosas, tú también podrás. Uno es un trabajo por vocación y el otro por placer. Y los dos sabemos que siempre hay tiempo para el placer... —Enarqué divertida una de mis cejas, para llevarme el vaso a la boca y beber lentamente del líquido de su interior. Me humedecí los labios para recoger las gotas de whisky que se me habían quedado justo cuando Unuk me dijo que me veía sexy. ¿Acaso eso era algo nuevo?—. Dime algo que no sepa. Matar me sienta bien, ya lo sabes.

Egocéntrica, narcisista y vanidosa eran tres adjetivos que cualquiera que me conociera sabría que poseía. Que me dijeran que era atractiva era algo que me encantaba, pero también era algo que ya sabía. Aunque suponía que se refería a ese momento, con esas ropas y esas pintas. Últimamente cualquiera podría acostumbrarse a verme con un aspecto impoluto y una vestimenta bastante diferente en mi puesto en el Ministerio, algo que ni de lejos solía caracterizarme. Ahora, tal cual estoy, es la Abi que me gusta mostrar al mundo y que sin duda es mil veces más sexy y perversa que la que dejo ver cuando me llaman Ministra.

Pues no dista demasiado de la vida que tenía como Asistente de Milkovich, la única diferencia es que ahora yo firmo las cosas y me paso el doble de tiempo en el Ministerio, algo que evidentemente no me apasiona pero que ya tenía asumido cuando acepté el cargo —respondí, para luego escuchar lo que decía de Cassiopea. Ay. No entendía como es que siempre había huido de compromisos e hijos y ahora me veía envuelta en los dramas de los hijos de todos mis amigos o pareja, lo cual era irónico porque encima ahora ya tenía una colección de hijos que no son míos de todas las edades. Zack con sus dramas de chico de diecinueve años, Ícaro con no sé cuántos, Cassiopea con once y Grace con ahora mismo un año. ¿O dos? Ya no sé ni cuántos años tiene esa tampoco—. Qué rápido... Pues iré, sí, supongo. ¿Tengo que llevarle un regalo o algo, no? Así como apoyo moral y esas cosas. —Yo era lo puto peor con los críos y cualquiera podría dar fe de ello, pero es que... me incomodaban. No me gustaban y si obviamente se creaban un huequito en mi corazón de Adamantium es porque el roce hace el puto cariño y porque son puto adorables, pero no me gustaban. Unuk ya estaría acostumbrado a mi desinterés fruto de lo sosa que soy habitualmente con estos temas. Además, como él siempre estuvo con mi abuela y le ayudó, yo pude estar más en un tercer plano debido también al estilo de vida que llevaba. Pero con la hija de Caleb he tenido que hacer todo lo que no hice con Cassiopea, parece que es el karma, que me pone niños por todas partes—. Por cierto... —Me crucé de piernas de manera elegante, apoyándome en el posabrazos—. Puedes cobrar la recompensas de los fugitivos que hemos traído hoy, yo no lo necesito. Así le compras algo bonito a Cassiopea y a mi abuela. —Mostré una pequeña sonrisa interesada. Tenía a la pobre abuela abandonada, eso era cierto.

Desde siempre ambicioné poder y reconocimiento, mas el dinero y lo material nunca fueron de mis metas. Tenía dinero de sobra gracias a mi trabajo y apenas necesitaba para sobrevivir. De verdad que me parecía una estupidez tener tanto y todavía desear más, cuando en realidad no usas ni una cuarta parte de ello. El dinero está sobrevalorado, cuando es lo más fácil de conseguir de todo.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 34.362
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 876
Puntos : 643
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Unuk Christensen el Miér Mayo 10, 2017 8:25 pm

Abi tenía razón en lo que decía, ya que el hecho de que trabajara en la Oficina de la Ley Internacional no impedía que pudiera perseguir y cazar a fugitivos, aunque si se me dificultaba un poco porque el trabajo en el Ministerio era algo abarcativo, por lo que pasaba la mayor parte de mi tiempo allí tratando de mover influencias y llevando a cabo estrategias para poder escalar algunos puestos más en el Departamento en el que trabajaba, además de que también quería tener tiempo para mi vida personal porque si bien podía llegar a se una persona fría, calculadora y cruel, con Cassie era todo lo contrario y era por ello que la mayoría del tiempo que tenía libre lo pasaba con ella y este año y los siguientes sería menos tiempo, ya que empieza su primer año en Hogwarts y ese era uno de los motivos por lo que quería compartir todo el tiempo posible, pero tenía que dividir bien mis tiempos, entre Cassie, Lord Voldemort y mi trabajo.

- Sí, supongo que tengo que ordenar bien mis prioridades y en base a ellas organizarme yo, así también hago un poco de espacio para torturar y perseguir que es una de las cosas que más me apasionan -Dije sonriendo de manera cínica para luego tomar un poco del whisky. A lo largo de mi vida me había destacado por varias cosas y una de las que más me destacaba era el torturar, muy poca gente torturaba como yo lo hacía y me sentía orgulloso de que algunos magos me tuvieran miedo por lo que se hablaba acerca de mí, ya que siempre se había dicho que era un mago sumamente despiadado y vil, lo cual no difería para nada de la realidad.- Sin duda siempre hay tiempo para cualquier tipo de placer -Dije mientras le daba una sonrisa divertida y revolvía un poco mi cabello. Con Abi siempre habíamos tenido la suficiente confianza como para insinuarnos cosas de manera despreocupada porque sabíamos que no iba a pasar nada o por lo menos así era hoy en día y sería siendo así, ya que cuando jóvenes se podría decir que eramos un poco más sueltos en cuanto a nuestra amistad.- Eres sexy pero no más que yo -Comenté para luego soltar una pequeña carcajada divertido por aquello.

Siempre le tuve mucho aprecio y admiración a Abi, más aún ahora al hacerse con la confianza de nuestro señor, ya que él no era ningún idiota y no pondría a cualquiera para que lidere el Ministerio y por lo tanto el Mundo Mágico Británico en su nombre, además de que tampoco cualquiera era capaz de conseguirse siquiera una pizca de confianza de mi lord, con lo que estaba totalmente de acuerdo. Nunca se podía saber quien era capaz de apuñalarte por la espalda y era por ello que uno tenía que estar cien por ciento seguro de quien podía confiar.

- No sabes cuanto, parece que fue ayer cuando la cargué por primera vez o cuando dijo su primera palabra -Dije notablemente nostálgico y sonriendo bobamente. Eran pocas las cosas o personas que me ponían en ese estado y mi primogénita era una de esas personas que lograba aquello en mí.- No, solo con estar ahí y darle un par de consejos bastará -Cassi siempre había sido una niña completamente desinteresada con el dinero, no era una de las cosas que más le importaran y era así porque la había criado de ese modo porque así lo veía yo, el dinero iba y venía, pero las demás cosas no. Gracias a la ayuda de la abuela de la ministra pude criarla mucho mejor de lo que podía haberlo hecho yo solo, aunque también estaban sus abuelos maternos, al contrario de mis padres los cuales nunca conocieron a la niña por mi propia decisión, era primordial que no se contagiara de esas sucias y estúpidas ideas de igualdad y paz entre magos y muggles.

- No es una mala idea y algo a ti también, una manera de compensar aunque sea un poco todo lo que han hecho por Cassi y por mí -Le dije sonriendole de manera sincera como pocas veces lo hacía. Según tenía entendido y lo sabía por buena fuente, Abi no veía a su abuela desde hace un tiempo algo considerable, aunque yo diría que era totalmente justificable porque no era fácil gobernar cuando se tenía a un montón de fugitivos revolucionarios que harían lo que sea para derrocarnos, hasta uno se había atrevido a entrar a Azkaban y ayudar a escapar a otro, eso era algo que no se podía quedar en la nada y por ello era uno de los más más buscados.

- ¿Cuándo me ascenderás? -Comenté con falsa intriga, sabía que ella entendería que era una broma porque si eso dependiera de Abi ya me hubiese ascendido a la hora de haber asumido como ministra, ya que ella siempre supo cuales eran mis ambiciones y objetivos y además eso ayudaba mucho a nuestra causa, pero por desgracia ella tenía las manos atadas. La decisión de aquel ascenso la tenía el señor tenebroso y respetaba que aún no le hubiese dicho a Abi nada de aquello porque seguramente tenía cosas más importantes que atender.- Espero en algún momento llegar a ser jefe de mi departamento y de la Confederación Internacional de Magos -Expresé sinceramente mis deseos, no tenía prisa pero mientras más pronto sea era mejor. Luego de decir eso tomé lo último que quedaba de Whisky.
Unuk Christensen
Imagen Personalizada : A "lovely" night —Unuk. ECm6X1dl
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 41
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Abigail T. McDowell el Jue Mayo 11, 2017 3:09 am

Desde siempre había organizado mi vida muy bien, incluso en esa etapa de fiestas, alcohol y sexo en donde cualquiera no hubiera apostado nada por mí. Pero era mi etapa universitaria, una etapa en donde la cantidad de dedicación que le daba a la universidad debía de verse contrarrestada por algo: la vida de un joven londinense y la vida de una joven mortifaga. Gracias a Celyn me convertí en una mujer de provecho y dejé de ser esa estúpida niña que se cree que con poco se consigue mucho. Me volqué en mis carreras y aquí estoy. Por eso sabía que si se quería, se podía organizar perfectamente todo lo que te propusieses. A fin y al cabo, yo dividía mi vida no hace mucho en una que era una auténtica farsa frente a la Ministra Milkovich frente a otra en la que se veía quién era la auténtica Abigail McDowell. Y créeme, una distaba mucho de la otra.

Él me dio la razón en casi todo menos en una cosa, a lo que enarqué una ceja entre divertida e irónica. ¿Él más sexy que yo? Eso habría que verlo...

Ambos sabemos que no —le respondí sin apartar la mirada de él—. Que no te quito méritos, pero jugamos en distintas ligas —apunté con un guiño de lo más sarcástico y pícaro.

Me parecía de lo más surrealista que me pidiera que fuera a despedir a su hija para darle algún consejo antes de entrar a Hogwarts. ¿Yo, dando consejos, en serio? Nunca me había visto como una consejera de niños de once años, pero algo podré decirle: que se aproveche de los Hufflepuff, que se copie de los Ravenclaw y que les haga bullying a los de Gryffindor. Yo creo que son tres puntos importantes a tener en cuenta en Hogwarts siendo Slytherin, porque suponía que después de la vida que ha tenido, terminase en la casa de Salazar.

¿Te imaginas que caiga Hufflepuff? —Sonreí divertida ante la broma que ello supondría. Yo, sinceramente, me descojonaría—. O peor, Gryffindor, que en esa casa solo hay gente que se cree alguien y en verdad no es nadie. En Hufflepuff al menos asumen su inutilidad. Me supongo que caerá en Slytherin, pero no es la primera vez que el Sombrero sorprende con una decisión diferente. ¿Ella a qué casa quiere entrar? —pregunté por mera curiosidad, ya que en realidad me daba igual en qué casa cayera, pero debía de ser un poema la cara de Unuk al enterarse que ha caído en Gryffindor.

Si no veía a mi abuela en realidad era por pereza y porque soy una nieta de puta pena. Al salir del trabajo prefiero mil veces volver a la Mansión Dankworth a estar con Caleb que ir a casa de mi abuela a visitarla. Ella siempre fue bastante independiente y yo me parecía mucho a ella, por lo que esperaba que entendiese que prefiero follarme a mi novio todos los días a que ella me de albóndigas con las que almorzar al día siguiente. Además, tenía a Unuk y a Cassi que aunque no fuesen de su sangre, seguro que los quería más que a mí. Soy una sosa, eso hay que admitirlo.

A mí no tienes que comprarme nada, gástate mi parte en un regalo para mi abuela de mi parte. —Sonreí irónicamente, fingiendo una sonrisa amigable. Estaba saliendo con probablemente el mago soltero más multimillonario de Inglaterra, así que no me preocupaba ni el dinero ni ningún tipo de detalle hacia mí. Era complicado superar lo que él solía regalarme. Y respecto a mi abuela... en realidad debería hacer un esfuerzo por ella, al fin y al cabo es la única familia de sangre a la que no quiero descuartizar, a excepción de mi hermano, claro, del cual hace mucho que no sé nada—. Debería ir más a menudo a visitarla, pero no me apetece. —Así, con honestidad. Si no iba era porque no me apetecía y esa era la cruda realidad—. Menos mal que mi abuela sabe que soy una nieta de mierda y que no debe esperar que ejerza como tal. Sería molesto tener que cumplir expectativas por obligación.

En realidad era Madeleine —mi abuela—, la que me había enseñado a vivir despegada de la familia. Fue la que me animó a buscar un referente en quién volcar mis experiencias y a olvidarme que provengo de un sitio. ¿Qué más da de donde venga, si ni siquiera me considero parte de ello? Lo importante siempre ha sido a dónde vas, sea lo que sea lo que dejes atrás. Es una visión un tanto egoísta, pero siempre me ha ido bien y hasta aquí he llegado, gracias a ella.

Una pequeña sonrisa cargada de diversión asomó en mis labios cuando me preguntó que cuando le ascendería.

Pues cuando te lo merezcas. Yo te veo aquí muy vago aprovechándote del mejor whisky que hay. ¿Qué haces que no me estás demostrando tu valía como jefe? —le reté, siguiéndole la broma. En realidad yo podría perfectamente meter la mano y ascender a quién me diese la gana, soy la Ministra de Magia, por favor. Pero si algo tengo bien claro de mi trabajo es que aquellos que tengan el poder tienen que ser personas que se hayan ganado ese poder. No es la primera vez que veo que alguien que no se lo merece está en un puesto que le queda grande. Era consciente de que Unuk daría la talla, pero si no había conseguido el puesto todavía, por algo sería. Poco le quedaría para hacerse con él, de eso si estaba segura—. Si te lo propones, en nada lo conseguirías, sobre todo ahora que prácticamente todos los cargos importantes están libres. La gente lucha por ellos, así que ponte las pilas y quizás seas el próximo líder británico de la confederación internacional de magos. No te queda mucho, eres uno de los mejores de los de tu departamento. Además, te lo recomendaría encarecidamente... dentro de poco vamos a tener que expandir nuestros ideales por el resto de países y necesitamos a alguien con una férrea mentalidad que los consiga llevar lo más lejos posible.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 34.362
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 876
Puntos : 643
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Unuk Christensen el Mar Mayo 16, 2017 9:21 pm

!Ja!, ¿Hufflepuff?, esa niña tenía de Hufflepuff lo que yo tenía de Gryffindor, es decir, nada de nada, había solo dos posibilidades que yo aceptaría y que según yo caería seguramente en algunas de esas dos casas, la primera era mi casa, la de las serpientes porque se crio entre Slytherins toda su vida y porque veía cualidades de esa maravillosa casa en ella, aunque eso me llevaba a la segunda opción ya que era una niña muy inteligente y eso sin duda la colocaría en Ravenclaw, lo cual no me molestaría para nada, entre los Ravenclaw había buenos magos pero sin duda preferiría que fuese a la gloriosa casa de Slytherin.- Ni lo menciones, sería una desgracia que cayera en alguna de esas casas, solo la admitiría si fuese a Slytherin o a Ravenclaw, porque como dices los Hufflepuff son unos inútiles, aunque hay excepciones y los Gryffindor son idiotas con ideales de igualdad, además obviamente prefiero que caiga en nuestra casa -Dije para luego pensar que en la familia Christensen, mi familia, nunca hubo un mago o bruja que no perteneciera a Slytherin y que no fuese sangre pura, lo de las casa solo se mantenía por los Christensen de sangre porque algunos matrimonios era un Christensen de Slytherin y una bruja de cualquier casa pero sangre pura e ideales puristas, como debería ser en cualquier familia, no teníamos ni un solo impuro en nuestra familia, la únicas excepciones y que yo las considero manchas en nuestro legado eran un ancestro squib y mis padres que luego de años se convirtieron en traidores, razón por la cual los asesiné apenas pude.- Lo hemos hablado y quiere ir a Slytherin, es una niña muy decidida y sabe lo que quiere, no me sorprendería verla en un futuro en un alto cargo tanto en el Ministerio como entre los mortífagos -Comenté. Sin duda estaba muy orgulloso en la niña que se había convertido y estaba muy seguro que llegaría lejos si se lo proponía, era astuta, inteligente y decidida, todo lo necesario para triunfar, aunque todavía solo era una niña, mi niña.

A veces podía llegar a ser algo despistado y un claro ejemplo era el hecho de que sin duda a Abi no le importaría que no le reglasen nada porque su pareja tenía una muy buena cantidad de galeones en Gringotts, por lo que seguramente vivía llena de riquezas y demás, aunque yo no la envidiaba ni nada por eso, es más me alegraba que le fuera bien, para mí el dinero nunca fue algo importante solo era con lo que podías sobrevivir y darte algunos gustos, pero en mi opinión era mucho más importante el poder y el respeto que uno podía tener. Si tenías dinero pero nadie te respetaba no servía de nada, además de querer ser el jefe de mi departamento para extender los dominios de mi señor también lo hacía para ganar poder y respeto.- Yo la respeto mucho por lo que hizo por Cassie y por mí, pero si no viviese conmigo o si fuese mi abuela lo más seguro es que haría lo mismo que tú, además ambos sabemos que eso no le afecta mucho -Le dije sinceramente, Madeleine era una gran persona y sabía que había cosas muchísimo más importantes que ir de visita, como por ejemplo ayudar a la causa de nuestro señor y cazar a los estúpidos fugitivos.

Había estado en las filas de mi señor, Lord Voldemort, desde mis 16 años cuando aún estaba en Hogwarts y era todavía era un crío, pero con grandes ambiciones y ganas de luchar en el nombre del mago tenebroso más poderoso de todos los tiempos, aquel que le hace frente al mismísimo Dumbledore, quién a mi parecer los años ya le jugaron en contra y ya no es ni la sombra del hombre que fue capaz de derrotar a Grindelwald, además el señor oscuro es muchísimo más poderoso y astuto que aquel mago de antaño. Esperaba que pudiera llegar a ser Jefe del Departamento de Cooperación Mágica Internacional y Jefe de la Confederación Internacional de Magos.

¿En serio?, estoy seguro que estoy dando todo de mí para ser capaz de obtener el puesto y también estaba seguro que cumplía con las expectativas, además de que estaba haciendo las cosas excelentemente, Abi siempre supo cuáles eran mis objetivos y ambiciones, por lo que sabía que lo que más quería era extender los ideales puristas a toda Europa y que nuestro Señor sea el dominante de este continente.- Eso puede ser, pero lo  que no me puedes negar es que estoy dando todo de mí y que lo estoy haciendo excelentemente, solo me tome un descanso y eso no quiere decir que deje todo tirado -Dije sonriéndole de forma sincera, ya que lo que más apreciaba de mis allegados era que me pudiesen decir lo que pensaran de mi o de mis actos sin ningún pelo en la lengua.- Sabes que ese es mi objetivo desde que entré al departamento y es lo que más deseo -Añadí para dejar el vaso de whisky sobre una mesita, no tenía que excederme en aquello si quería mantener mi compostura y seguir trabajando de manera eficiente, ya que no lo haría de la misma manera si tenía unas copas de más.

- ¿Cómo están las cosas con Caleb?, ¿Te acostumbraste a tener más contacto con niños? -Dije largando una carcajada luego de preguntar aquello último, ya que sabía que a Abi no le agradaba para nada los niños y que si tenía que hacerse un poco más cargo de la niña de Caleb.
Unuk Christensen
Imagen Personalizada : A "lovely" night —Unuk. ECm6X1dl
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 41
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Abigail T. McDowell el Vie Mayo 26, 2017 3:00 am

Siempre había excepciones. Habían Hufflepuff útiles, Gryffindor cobardes, Ravenclaw con un retraso cerebral que les impedía respirar y caminar a la vez y Slytherin sin ningún tipo de meta en la vida. Teníamos en demasiada estima a nuestra casa porque de ella han salido personas que admiramos, además de que regodearnos en nuestra grandeza siempre ha sido algo que se nos da muy bien. Pero subestimábamos las otras casas con muchísima facilidad, como si los valores de lealtad, inteligencia, valentía y trabajo duro no significasen nada en nuestra vida. Yo tenía mucho de esas cuatro cualidades y sé que lo único que hizo que la balanza se inclinara hacia Slytherin fueran no solo mis ideales, sino mis férreas ambiciones. ¿Pero si hubiese caído en otra casa hubiera sido diferente? Lo dudaba, y mucho.

No digas tonterías —le medio corté ante lo que estaba diciendo, pues a pesar de que le entendía, no lo compartía. —¿Y qué vas a hacer si tu hija cae Hufflepuff? ¿Deshederarla porque el sombrero considera que es una persona leal y que trabaja duro por conseguir lo que quiere? Mientras la enseñes a ser una persona que lucha por lo que quiere y por lo que cree, no creo que sea para tanto el color que adorne su estúpido uniforme. El problema no es la casa, es la carroña que se junta en esa casa. Y lo dos sabemos que tu hija no se va a dejar influenciar por esa gente. Si algo bueno tiene Cassiopea, es que es una chica muy lista y sabe lo que quiere —le respondí a mi compañero. Claro que me gustaba meterme con ese tipo de cosas, pero hablando claro y seriamente, en realidad era un absoluta tontería. O al menos, después de más de diez años fuera de Hogwarts, ahora lo veo así. —A mí tampoco me sorprendería.

El tema de mi abuela era algo que no me gustaba demasiado tocar. La familia de sangre jamás ha sido algo a lo que estuviese demasiado apegada y lo cierto es que a pesar de que Madeleine ha sido la única que sigo conservando y a la que le tengo un poco de aprecio, ambas sabemos que nuestras vidas están separadas. Lo único que me une a ella, en realidad, posiblemente sea Unuk.

Sabía perfectamente cuales eran las ambiciones de mi amigo, pero yo nunca daba nada por sentado. Así como yo me gané el puesto que siempre ambicioné, él sería capaz de ganarse el suyo más pronto que tarde. Ambos habíamos pegado un estallido de profesionalidad y prestigio dentro del Ministerio, yo, por mi parte, más notorio por evidentes razones. Ser Ministra de Magia en realidad nunca fue mi intención, pero supongo que dentro del saco de "tener el poder de controlarlo todo", entraba el de ser la líder todo lo que me rodea. Y ahora que estoy aquí, no entiendo como es que nunca antes lo pensé si es que estoy diseñada para este cargo. Lo mejor que hizo Lord Voldemort el diecinueve de diciembre fue ponerme a mí al frente de este Ministerio.

Ya sé que lo estás haciendo genial, por eso sé que pronto tendrás tu ansiado ascenso. Las cosas están todavía un poco revueltas y de lo que menos nos preocupamos ahora es en ascender a alguien que lo está haciendo bien. Nos preocupa más que no haya ninguna revolución en nuestra contra —le respondí a Unuk.

No me solía gustar que me preguntasen por Caleb, ya que ese tipo de preguntas solían dejarme sin saber qué decir. Si aún mantenemos la relación, es obvio que va bien, ¿no? ¿Quiere detalles o algo por el estilo? Apolo también era la típica persona que siempre me preguntaba por mis relaciones personales y... de verdad, no molaba nada.

Están bien. —Mi contestación era sublime y rebosaba información útil. Tomé un sorbo de mi vaso —Ya sabes que nunca sé que contestar a esas cosas. —Me excusé solo para que no dijese algún comentario irónico por mi poco interés al contestar, aunque luego pasé a su siguiente pregunta. —Y con los niños... qué te voy a decir. Jamás quise tener relación con esos mocosos en mi vida  y ya he tenido la suerte, o desgracia, de tener muy de cerca a Cassio y ahora a Grace. ¿Sabes cuál es la parte buena de que Caleb ya tenga dos hijos? Que al menos está saciado, porque yo no pienso tener hijos nunca. Así que no me quejo. —Elevé con diversión el vaso como si brindase por mi suerte. Unuk debía de saber cuáles eran mis razones y opiniones sobre tener hijos y que estaba totalmente en contra de ello.

La gente diría que cómo es posible que estando presente en el crecimiento de la hija de Unuk y ahora con Grace, no me despertase el sentido maternal... pero creo fervientemente de que yo nací sin esa predisposición para ser madre o crear una familia. Yo era independiente y, todavía, no me acostumbraba a estar tan unida a Caleb y su familia.

¿Y tú no le vas a buscar una madre a Cassio? Yo creo que ya es hora. Pero ten cuidado, que mi abuela no te va a aceptar a cualquiera. Purista, de buena familia y con mucho dinero. ¿Por qué te crees que estoy yo con Caleb? —Bromeé eso último, mojándome los labios con diversión. Me encantaba sacar ese tema, pues la gran mayoría de la prensa rosa en su momento, siempre decía que si estaba con él, era por su millonaria fortuna.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 34.362
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 876
Puntos : 643
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Unuk Christensen el Mar Jun 27, 2017 8:25 pm

Si era sumamente sincero y con los demás tendría que decir que la verdad era que no me importaba a que casa cayera mi hija porque no dejaría nunca de serlo, obviamente prefiero que valla a Slytherin pero no la dejaría nunca de querer si fuese seleccionada para otra casa que no fuese la de las serpientes, siempre será mi princesa consentida, pero para no generar conflictos solo opino eso boca para adentro porque siempre he dicho que sería una deshonra que fuese seleccionada en Hufflepuff o Gryffindor, pero Cassie siempre ha sabido que eso no me importaba, aunque además estaba seguro que iría a Slytherin por su personalidad, la cual fue moldeada por mí y un poco por Abi, su abuela y Catriona, la última ha formado parte de la vida de Cassiopea aproximadamente desde hace tres años.

Era difícil explicar lo que teníamos con Cathy, se podía decir que era algo estable y que no teníamos ataduras entre nosotros, era algo muy parecido a una relación pero no lo era, o por lo menos no lo era para nuestro entendimiento, aunque estos últimos meses estoy experimentando un cambio en cuanto a eso, ya que antes estaba seguro que era una relación basada en lo carnal, pero ahora no estoy muy seguro de aquello.

No pude evitar sonreír cuando Abi me cortó y empezó hablar acerca de que era una tontería eso de desheredar a mi primogénita por la casa a la que sería seleccionada por el sombrero seleccionador el primero de septiembre.
Esperaba que Cassie pudiera experimentar un sin fin de cosas en aquel castillo y sin duda ahora ese castillo era mucho más majestuoso e imponente que el Hogwarts comandado por el viejo chiflado de Dumbledore.- Tienes razón, no me cabe duda de que Cassie no dejaría ser mi hija por eso, pero eso no quiere decir que me moleste el hecho de que puede que valla a Gryffindor, pero también esta el hecho de que hay varias excepciones en todas las casas, además en mi opinión Cassie será seleccionada para Slytherin -Comenté. Tenía que reconocer que no me sorprendía la opinión que me había dado Abi, la conocía lo bastante como para saber que opinaría aquello y además me agradaba que de cierta manera saliera en defensa de Cassiopea porque sabía que aunque no lo demostrase mucho ella la quería.

Al salir de Hogwarts y al no tener ningún interés en carreras como la de auror, la de medimagia, entre otras, decidí comenzar desde cero en el Ministerio y tratar de ganar respeto y prestigio para ir subiendo de puesto, por lo que a los 18 años comencé a trabajar en el Departamento de Cooperación Mágica Internacional, más precisamente en el Cuerpo de Normas Internacionales de Comercio Mágico, era y sigue siendo un trabajo administrativo y en donde las buenas relaciones internacionales son esenciales, por lo que por ese departamento podía obtener unos buenos contactos de magos extranjeros muy predispuestos a colaborar con la causa de mi señor. Luego de unos dos años fui transferido a la Oficina de la Ley Mágica Internacional en donde seguí con mi buen desempeño y en donde pude realizar mucho más lazos a lo largo de los años en el extranjero. Era un trabajo de papeles, pero era algo que me gustaba y apasionaba por lo que no me molestaba realizarlo, también me servía como medio para otros fines, además me daba el gusto que con los mortífagos si tenía más acción y ahora más que nunca.

- Sé que lo que menos importa es un ascenso y es por ello que solo lo menciono para bromear un poco, es importante la estabilidad de este gobierno y no podemos permitir que seamos derrocados, nunca hay que descuidarse y hay que estar siempre alerta -Sin duda lo que menos quería era que fuesemos nuevamente derrotados por esos traidores y sangre sucias que solo servían para estorbar en nuestros objetivos, debíamos acabar con esa raza de una vez.- En mi opinión debemos estar atentos y vigilar a cada funcionario no mortífago que este trabajando aquí en el Ministerio, nunca se puede saber si hay un traidor, eso puede ser fatal -Dije dando mi opinión acerca de ese tema, ya que podía ser una terrible debilidad tener un traidor en el Ministerio porque podían hacernos lo mismo que nosotros a ellos, ya que ese método fue el esencial para poder derrocarlos.

- Eso te viene perfecto me imagino,nunca te han gustado los niños pero por alguna razón te has visto arrastrada por ellos desde siempre, no tienes mucha suerte en ese sentido -Dije para luego largar una risa. Respetaba el hecho de que a Abi no le gustasen para nada los niños y era por ello que apreciaba y admiraba el hecho de que fuese capaz de tolerar a Cassie hasta incluso tener un poco de cariño.

- Digamos que sigo en algo con Catriona, ese algo es desde hace como tres años así que es lo más estable que tengo hasta el momento y ella se lleva bien con Cassie y Cassie con ella así que seguiremos así -Comenté. La señora ministra sabía quien era Catriona e incluso la conocía, desde siempre le he compartido sobre mi relación con ella, que era siempre carnal y eso, pero ahora no sabía si decirle que ahora no sabía si seguía siendo así y por lo que podía notar ese cambio no solo venía de mi parte sino del de Cathy también.- ¿Por el dinero?, si no es por eso te juro que estaré decepcionado contigo -Dije siguiendo la broma con una sonrisa divertida.
Unuk Christensen
Imagen Personalizada : A "lovely" night —Unuk. ECm6X1dl
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 41
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Abigail T. McDowell el Vie Jun 30, 2017 1:22 pm

Yo también pensaba que Cassie iba a terminar en Slytherin sin ningún tipo de dudas, pero no por eso pienso en lo horrible que sería que no lo fuese. No, en realidad es una absoluta gilipollez. Yo estoy segura de que si hubiese caído en Ravenclaw, algo que podría haber sido perfectamente dado mi historial y la pequeña conversación —o más bien monólogo— que tuvo el sombrero cuando se posicionó en mi cabeza, hubiese sido igual que ahora. Una casa no hace a la persona. La casa solo influye si la persona es una pusilánime sin personalidad y para la suerte de Unuk, su hija no lo era.

Yo sabía que Unuk bromeaba con lo del ascenso, aunque era evidente que lo deseaba más que nadie en este momento. Sería un jefe excepcional, pero al igual que todo el mundo, el mérito para serlo era algo que se ganaba con acciones, no con amistades. Soy Ministra de Magia y ni mi propia pareja ha tenido la facilidad de ser jefe del departamento en el que lleva trabajando años.

Es difícil, pero es cierto que posibilidades hay de ser derrotados. ¿Pero sabes qué? —Tomé un sorbo de mi whisky, haciendo una leve pausa de misterio. —Todos están demasiado ocupados preocupándose por sus vidas y las de sus seres queridos en un ámbito mucho más íntimo. El día en el que se pongan de acuerdo para atacar... serán una minoría que será incapaz de hacer nada. Ahora mismo... somos la élite y nuestro poder es incuestionable. Hemos creado una defensa impenetrable pero... como bien has dicho, la mayor amenaza está siempre en el interior. —Le di la razón, acomodándome mejor en el sillón en el que me encontraba. —Tú hablas de los que no son mortifagos, pero yo hablo de todos. En muy pocas personas confío yo. Hay muchos seguidores de Lord Voldemort que no son más que carroña, ¿qué te hace pensar que esos no nos traicionarían? —pregunté retóricamente. —Hay muy pocas personas en las que poder confiar. Sé de primera mano lo asquerosos que son nuestros compañeros, lo sucios y ambiciosos que son. No me fio ni un pelo de nadie que no me haya demostrado su lealtad.

Pero sabía perfectamente de lo que hablaba Unuk, yo misma había tenido mis sospechas de mucha gente, sobre todo de Fiona. Sí, había sido Slytherin, pero pasé mucho tiempo en su misma habitación y la conocía bastante bien. Ella no apoyaba esto; ella no era purista. Para colmo, está embarazada y su marido en Azkaban, ¿en serio cree que me voy a creer que está de nuestra parte? Se había intentado buscar evidencias que dijesen lo contrario, pero no se encontró nada aunque —para mí— fuese evidente que era una amenaza. Sólo esperaba que mantuviese sus narices bien ocultas en su trabajo y tanto él como su crío podrían estar bien, no porque me preocupase su bienestar, sino más bien porque me preocupaba lo que fuese capaz de hacer.

Hablar de los niños me daba igual, lo que me molestaba normalmente era tener que encargarme de ellos. Puse los ojos ligeramente en blanco ante su comentario.

Dímelo a mí —bufé, encogiéndome de hombros. —Empiezo a verlo como una ventaja.

Solía ser la peste para nombres de personas que me importan una mierda, pero al menos esta vez tenía la suerte de que esa chica que me había nombrado era la misma de hace años. En realidad la conocía bastante poco, aunque para ser sinceros, tampoco es que me hiciese especial ilusión conocerla mucho más. No suelo hacer muy buena migas con las mujeres, no les caigo bien y no me caen bien. Con la una de las pocas personas con las que he hecho migas y voy y le meto a su estúpido marido Hufflepuff en Azkaban. Está claro que tengo mano de santo para honorar a mis amistades. Menos mal que la gran mayoría me dan igual.

Ah, claro, Catriona. —En realidad me había olvidado de ella, por eso había preguntado. —Siempre pensé que era solo una amiga con derecho a roce. ¿Van a empezar a ir en serio? —pregunté para cerciorarme. Luego sonreí con picardía cuando habló del dinero de Caleb. —Claro, por el dinero, por los terrenos, las propiedades en más de siete países, la cantidad de herencias que aún le quedan por cobrar... pero sobre todo por lo que tiene entre las piernas. —Curvé una sonrisa de lo más traviesa. Sonaba a cazarrecompensas, pero la verdad es que frente a todo el mundo era cómo solía mostrarme, evidentemente en broma. Creo que soy la mujer a la que más le suda el dinero.

Era una mezcla. No quería demostrar delante a nadie mis auténticos sentimientos con respecto a Caleb y tampoco quería dejar claro que soy tan zorra como para estar con él por su dinero o por su polla. Caleb era consciente de por qué estaba con él y que todo lo demás eran gilipolleces y la verdad, con eso me valía. Me daba un poco igual lo que pensase el resto o la apariencia que puedo dar.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 34.362
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 876
Puntos : 643
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Unuk Christensen el Sáb Jul 29, 2017 7:13 pm

Se podía decir que en estos momentos era algo completamente estúpido pensar que los fugitivos llevasen un ataque, pero hasta el más mínimo o pequeño de los ataques por parte de ellos sería malo de diversas formas, ya que eso les daría una falsa confianza de que podían con nosotros y eso podía ser tanto un ventaja como una desventaja, ya que esa falsa confianza haría que se mostrasen más frecuentemente y así podíamos capturarlos, también era una desventaja porque en esas apariciones frecuentes podían atacar y por lo tanto eso daría un revuelo en el mundo mágico y quizás hubiese una revolución imprevista que sin duda sería algo grave, por toda esas posibilidades yo consideraba que teníamos que ser cautelosos y prevenir cualquier represalia. Suficiente era ya el hecho de que un fugitivo llamado Jason Poulter pudo entrar a Azkaban y sacar a un ex-auror, Drake Ulrich, todo ese tema era algo raro y sin duda Poulter obtuvo alguna ayuda desde dentro, pero nadie había podido encontrar nada que incriminara a nadie, ni siquiera a la esposa del ex-prisionero, Fiona Shadows.

Había compartido mi época en Hogwarts con la pareja e incluso con Abi íbamos junto a Fiona a Slytherin y sin conocerla mucho sabía que no estaba muy de acuerdo con la asunción de nosotros y nuestro señor al poder, es más, podía casi asegurar que no era neutral y que estaba a favor del viejo de Dumbledore, pero como ya había dicho no se había podido confirmar nada. La auror todavía seguía en sus funciones a pesar de las sospechas y el hecho de que estaba embarazada, cosa que ponía más en duda la verdadera lealtad de la bruja.

- Tienes razón, esos idiotas ahora están más preocupados por reagruparse y encontrar a sus seres queridos que por atacar o si quiera planearlo, pero algo que sé es que siempre hay que estar preparado para lo que sea y nosotros tenemos que ser lo suficientemente inteligentes y astutos para mantener en pie a este gobierno y por eso me alegro que tu encabeces el Ministerio -Le dije dándole la razón en una parte pero dejando ver mi opinión de estar preparados ante cualquier situación que se pudiese presentar.- Los carroñeros son tratados como escoria igual o peor que antes, pero saben que de nuestro pueden tener rienda suelta y pueden matar, morder en caso de los lobos e incluso algunos se creen las promesas de nuestro señor, cuando sabemos que eso no va a pasar y seguirán siendo la escoria social, pero sí, hay que tener un ojo en todos, yo solo confío ciegamente en ti y unos pocos -Sin duda Abi tenía toda la razón en esto, no había que desconfiar solo de los que no eran parte de los mortífagos, ya que podíamos tener algún traidor allí, nosotros mismos habíamos tenido alguna vez un topo en las filas de Dumbledore que nos contaba sus avances, pero incluso se podía desconfiar de u propio espía porque nunca sabes si este es en realidad un doble agente.

Hace solo unas semanas había podido tomar contacto con un miembro de un Ministerio de Europa que compartía nuestro ideales y que en este nuevo régimen había visitado frecuentemente este Ministerio, por lo que al ser miembro del Departamento de Cooperación Mágica Internacional pude obtener la oportunidad de hablar con él, en dicha conversación noté que era mu fiel a nuestro ideales e incluso a nuestro señor, pero no podía estar seguro del todo así que todavía no podía confiar mucho en él, pero si sus ideales eran genuinos eso podía convertirse en un gran movimiento para poder apoderarnos y conquistar el Ministerio de aquel país, pero debíamos conseguir más fieles en aquel país para poder tener cierta influencia y de apoco irnos a apoderarnos de él, cosa que sería el comienzo del dominio en Europa de mi señor.

- No se lo he contado a nadie, pero hace algunas semanas he estado en frecuente contacto de manera extraoficial con un miembro de un Ministerio europeo, que por ahora prefiero mantener en secreto el nombre de mi contacto y el país, por lo que he podido evaluar en estas semanas es una persona muy fiel a nuestros ideales y a nuestro señor, pero todavía no confío en él y me tomará un tiempo más hacerlo, hemos hablado un poco y según me contó hay una buena cantidad de magos en su país con la suficiente predisposición por servir al Señor Tenebroso -Dije comentándole un poco a Abi la información que había obtenido en las variadas charlas con mi informante extraoficial que tenía en un país europeo, el cual prefería mantener en identidad desconocida por mera seguridad y no por Abi sino porque el Ministerio no era el mejor lugar, uno nunca sabía quien podía estar detrás de las puertas de cada oficina.- Si lo que dice es cierto sin duda podríamos en un tiempo conquistar el mundo mágico de ese país, sería el comienzo del dominio de nuestro señor y también nuestro dominio -Dije siguiendo hablando sobre lo del informante y de mi opinión acerca de todo eso.

- Ni yo sé eso, es una opción y no me desagrada para nada -Dije sonriendo mientras que pasaba una de mis manos por mi cabello.Reí cuando escuche su respuesta sobre el motivo de su relación con Caleb, sabía que Abi no era para nada materialista y que si estaba con Caleb era porque verdaderamente quería estar con él y todo eso, pero tenia que reconocer que el hecho de que fuese multimillonario no era algo que tampoco disgustara, quizás se podía tomar algo así como un bonus.- Creo que soy uno de los pocos que sabe que lo que más te resbala es el dinero y que si estas con él es por tus sentimientos y no por nada más, aunque tienes que reconocer que sea multimillonario es algo que no es para que desagrade a alguien, tómalo como un bonus -Le dije honestamente a la vez que le sonreía, sabía que podía sonar algo bastante sentimental, pero me gustaba que Abi estuviese feliz con alguien, ella sin duda se lo merecía.
Unuk Christensen
Imagen Personalizada : A "lovely" night —Unuk. ECm6X1dl
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 41
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Abigail T. McDowell el Vie Ago 04, 2017 12:34 am

Mi presencia como Ministra de Magia estaba siendo un absoluto éxito y había sido la mejor opción para encabezar un gobierno como el que Lord Voldemort quería hacer que prosperase. No sabía si tenía alguna otra opción para que tomase el mando una vez su ideología estuviese a flote, pero elegirme a mí como Ministra fue probablemente su mejor decisión en el plan del diecinueve de diciembre. Había conseguido mucho en poco tiempo y pretendía seguir haciéndolo, erradicando por el camino todo tipo de amenaza que pudiese ponernos en peligro.

Yo, literalmente, podía contar las personas en las que confiaba con una sola mano. Caleb, Apolo, Celyn y Unuk. Ni siquiera en Lord Voldemort. ¿Quién se podía fiar de un ser tan poderoso que al mínimo error decide sacrificarte? Mi sentido de la perfección y mi increíble capacidad para estar en esta posición y hacerlo bien eran incuestionables, pero Lord Voldemort, por muy poderoso que era y muy leal que yo fuera hacia él... todos aquellos que portamos la marca tenebrosa sabemos que esa lealtad no es recíproca. Él hace y dice lo que quiera y por eso es nuestra obligación hacernos valer para alguien como él.

Los carroñeros son unos necios si piensan que su situación va a cambiar. La definición de la palabra carroña define por sí sola lo que son para el Señor Tenebroso —bufé, poniendo de manera irónica los ojos en blanco. —Si son carroñeros es porque no tienen nada mejor que hacer y saben que si no lo son, no son absolutamente nadie. Siendo lo que son, al menos pertenecen a una causa por la que luchar y no morir. No son leales por ideología, son leales por miedo.

Decir "confío en ti" en mi jerga habitual era como decir algo demasiado empalagoso, por lo que me lo ahorré. Unuk era lo suficientemente inteligente como para asumir que, evidentemente, yo también confiaba en él. Solo confiaba en cuatro personas ahora mismo: en Celyn porque siempre me protegió como si fuese una de sus propias hijas y el respeto y lealtad que nos profesamos es incuestionable, en Unuk y Apolo porque con diferencia habían sido, después de todo este tiempo, dos personas a los que podría considerar una amistad sincera y, con diferencia, en Caleb, el único que me había demostrado que mi vida valía tanto como la suya. Eso era la mayor prueba de confianza que una persona podía hacer por otra.

Me sonó un tanto extraño que no quisiese decirme ni el nombre del país ni del contacto del que me estaba hablando. Decir hace uno segundos que era una persona en la que confiaba y luego no decirme eso no era precisamente una muestra de confianza. Lo miré extrañada, con una ceja alzada ante sus palabras. La información era interesante, sin duda, pero faltaba información que quería saber.

¿Rusia? —pregunté por intentar atinar, ya que había vivido en mi propia piel la ideología de muchas de las familias rusas mágicas con respecto al gobierno que regía en ese país. —No tienes por qué temer que alguien pueda escucharte aquí. Estás en mi despacho y sé que es un lugar seguro. No entiendo por qué no me quieres decir qué has conseguido, ¿el tipo quiere mantener su identidad a salvo por si se entera su gobierno de que está atentando contra él? —pregunté como opción. —De todas maneras, no sé que tendrá en mente el Señor Tenebroso, pero es igual de importante hacerse con el resto de países mágicos como hacerse con Inglaterra. Sabes que nuestro señor apunta alto y los muggles de Inglaterra no le caen en gracia.

Había muchas personas, entre ellas yo incluida, que querían gobernar por encima de los muggles, pero era consciente que enfrentarnos a una sociedad como esa era un mundo que iba por encima. La mejor manera de comenzar con eso sería desde el interior, pero haría falta mucho, mucho trabajo para tener el control desde el interior y hacer que poco a poco ellos bajen y nosotros cada vez nos alcemos más. Sin embargo, éramos muy pocos y lo primero que necesitábamos era gente que apoyase lo mismo que nosotros.

¿Sentimientos? —bufé. —¿Eso acaso se come?

No lo iba a conseguir por mucho que lo intentase. Yo no iba a abrirme con nadie en ese sentido ni a aceptar nada de eso en voz alta. Obviamente me daba muy igual que fuese multimillonario, aunque he de decir que gracias precisamente a eso me ha llevado a sitios increíbles y ha conseguido impresionarme, algo de lo que no mucha gente puede alardear.

Si quieres otro día podemos quedar en un lugar que consideres más privado y hablar con tranquilidad del tema que propones. Soy la Ministra de Magia y tu amiga, supongo que ambas partes tienen razones para saber de ese tema. Podría ayudarte. Sabes que soy muy buena persuadiendo y juzgando a la gente —le ofrecí con tranquilidad, terminándome mi vaso de whisky.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 34.362
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 876
Puntos : 643
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Unuk Christensen el Vie Ago 18, 2017 1:46 am

Abi opinaba lo mismo que yo y teníamos razón acerca de los carroñeros, porque ellos sabían que aunque nosotros los sigamos tratando como carroña o escoria no estarían para nada mejor si el antiguo gobierno estuviese en el poder, no podían negar que a pesar de eso estaban mejor ahora con este nuevo gobierno. Pero sin dudas si algo tenía claro era el hecho de desconfiar aún de ellos y quizás siempre lo haría, había que prevenirse de cualquier posible traición que se pudiese llevar a cabo, algo como eso no se podía escapar de nuestros ojos y ya era una ventaja que por lo menos supiéramos que había una cierta probabilidad que tuviéramos traidores, tanto en el Ministerio, Hogwarts o inclusive dentro de los propios mortífagos. Era por todo eso que solo se podía confiar en pocas personas y tener vigilados a los demás, no podíamos correr riesgos.- Hay que tener bien vigilados a todos en los que no confiamos verdaderamente, nunca se sabe de donde puede venir el traidor, incluso puede estar en los mortífagos como tu misma dijiste -Dije dando a entender que ambos opinábamos lo mismo acerca de un posible traidor en nuestras filas y en nuestro gobierno.

Sonreí un poco con gracia luego de que la señora ministra quisiera atinar el país de donde provenía mi informante. Decidí contarle por lo menos el país involucrado en mi charla extra-oficial, ya que el nombre de mi informante si quería tenerlo en secreto por petición de él mismo porque uno de sus temores era que su gobierno se enterase de las concurrentes charlas de traición que manteníamos, aunque todavía tampoco ninguno de los dos habíamos reconocido abiertamente entre ambos que lo que estábamos conversando era de un golpe de estado al gobierno mágico de dicho país, yo podía presumir de una cierta "habilidad" de poder leer a las personas y no estaba hablando de la legeremancia, sino algo así como una gran intuición sobre las personas y por dicha lectura podía decir sin ningún problema que no le disgustaría para nada a mi topo el hecho de reconocer que era alta traición al mundo mágico lo que estaba realizando él.

- Puedo decirte el país, solo quería generar misterio -Le dije sonriéndole divertido para luego continuar hablando.- El nombre de mi informante sí no te lo puedo decir porque no te equivocas al decir que el tipo quiere mantener su identidad a salvo por si se entera su gobierno de que está atentando contra él, aunque por ahora solamente ambos estamos tanteando el terreno y no hablamos como si nuestra verdadera intención fuese derrocar el gobierno mágico noruego -Dije debelando de que país provenía mi contacto y el motivo por el cual quiere mantener su identidad anónima, yo era la única persona que sabía quien el traidor en el Ministerio de Magia Noruego, aunque como ya había dicho con anterioridad, todavía no era nada concreto y solo eran charlas "casuales" pero ambos sabíamos las intenciones de cada uno detrás de estas aparentemente inofensivas charlas.

- No lo sé, creo que sí -Dije en broma, no era una sorpresa que Abi respondiese así y me hubiese parecido muy raro si no lo hiciese así, ya que desde prácticamente siempre he sabido que a ella las cosas sentimentalistas o empalagosas no le iban y si eso llegaba a pasar era más que seguro que nunca lo admitiría, por lo que no esperaba que se abriese conmigo acerca de sus sentimientos y todo eso.

- Estoy de acuerdo, trataré de avanzar un poco con mi contacto y luego de eso hablaremos bien de como avanzar con él y si es verdaderamente un traidor o alguien enviado de Noruega para investigar la situación aquí, esa es una de las razones por las que fui bastante cauteloso, ya que la duda siempre esta y todavía no pude pasar el suficiente tiempo como para tener una cierta confianza -Dije estando sumamente de acuerdo con el hecho de reunirnos en otro lugar, ya que sin duda el Ministerio de Magia a pesar de este nuevo gobierno todavía seguía con varias par de orejas dispuestas a escuchar detrás de puertas, aunque también para eso existían hechizos.- Nunca esta demás un poco de ayuda y menos si es de la Señora Ministra, aunque no tengo que dejar que se tome tantas molestias -Dije sonriéndo sin evitar que se me escapara una carcajada, siempre que tenía la oportunidad bromeaba sobre el hecho de que Abi fuese Ministra de Magia y lo hacía porque conocía a Abi y sabía que no se lo tomaría a mal.

- Bueno, creo que ya es hora que vaya a trabajar a mi departamento -Le dije para luego levantarme del pequeño sillón en el cual había estado sentado hasta hace unos instantes.
Unuk Christensen
Imagen Personalizada : A "lovely" night —Unuk. ECm6X1dl
RP : 10
PB : Zack Efron
Edad del pj : 29
Ocupación : Dep. Relaciones
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 550
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Es mortífago
RP Adicional : ---
Mensajes : 41
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4301-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4304-relaciones-de-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4305-agujero-negro-de-recuerdos-unuk-christensen http://www.expectopatronum-rpg.com/t4306-arcon-de-unuk-christensen#68203

Abigail T. McDowell el Lun Ago 21, 2017 12:24 am

Le eché una mirada de lo más reprobadora cuando dejó caer que solo había ocultado información para hacer de la historia algo más misteriosa. Erré al suponer que se trataba de Rusia y lo cierto es que es normal... en Rusia tienen una ideología y una manera de operar muy diferente a la de Inglaterra. De querer ir en contra del Ministerio Ruso, seguramente no necesitarían ayuda de nadie.

Vaya, qué leal te has vuelto con eso de respetar los deseos de personas que ni conoces, ¿no confías en mí? —pregunté, consciente de que era una pregunta trampa. En realidad me daba muy igual que no me dijera el nombre del tipo, ya que sabía que tarde o temprano lo descubriría, pero era curioso ver cómo prefería salvaguardar el secreto de un hombre que no es nada para él, a decirme el nombre. —Cuidado, no vaya tu hija a copiarse de ti y acabar en Hufflepuff con tanta lealtad... —bromeé eso último, alzando las cejas divertida.

Él pareció aceptar el pequeño trato de quedar en otro momento y que me contase con más detalle de qué trataba todo el asunto que se traía entre manos. Esperaba, al menos, que cuando quedásemos ya hubiera quedado atrás tanta insistencia en salvaguardar un nombre que no conoce nadie. Aunque para ser sincera, lo que más me llamaba era saber de qué habían hablado y a lo que habían llegado.

Sabes que la ayuda de la Ministra de Magia es la que mejor te viene en estos momentos... —respondí divertida ante su broma. —Y encima me he ofrecido yo, porque me interesa ese tema. No es el primero que apoya nuestra causa al ver que el Ministerio Británico ha cambiado después de un  golpe de estado. Muchos quieren que pase lo mismo en su país.

Aquello era un tema serio que tratar con delicadeza, algo que haríamos en un futuro cercano. Ahora, por el momento, ya habíamos terminado con nuestras obligaciones fuera del Ministerio pero volvían las del interior. Unuk se levantó de su asiento y yo le imité después de terminarme mi vaso, acercándome a la puerta para despedirlo de mi despacho. Yo también tenía cosas que hacer antes de volver a casa, por lo que lo mejor sería ponerme manos a la obra antes de que me recorriese la pereza.

Pues espero tu lechuza. Quiero tener esa conversación más pronto que tarde —le dije, persuasiva y directa. —Nos vemos pronto —me despedí de él, abriendo la puerta de mi despacho para darle paso al exterior.

Tras un leve y amistoso beso en la mejilla, Unuk salió del despacho y caminó hasta el ascensor más cercano. Yo, por mi parte, cerré la puerta y me quedé en el interior, sentándome en el escritorio que ahora mismo tenía mi nombre para terminar algunas cosas antes de volver a casa.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 34.362
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 876
Puntos : 643
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.