Situación Actual
10º-14º // 30 de abril luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Leo L.Mejor PJ ♂
Sam L.Mejor PJ ♀
Denzel S.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Leo y EvaMejor dúo
Beatrice B.Más cotilla
Evans M.Más voluble
Juliette H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Bienvenue dans ma réalité [Priv. Adrien Lévesque]

Laith Gauthier el Vie 26 Mayo 2017 - 22:53

Una de las cosas que más disfrutaba de los fines de semana era ir a Hogsmeade. Era un hombre sencillo aunque muy ocupado, por lo que cuando tenía oportunidad iba ahí, compraba algunas cosas y luego se disponía a conversar con los alumnos de Hogwarts. Sabía que lo estaban pasando mal y él tenía esa extraña aura que transmitía calma y confianza, por lo que siempre estaba dispuesto a hablar con un chiquillo que necesitara algo de apoyo o unas palabras de aliento para poder seguir con su semana y su día a día.

Había comprado algo de tinta que tapó bien al meter a su mochila, algunos artículos de broma para sus amigos, un par de objetos mágicos y algunas cosas de un boticario escondido en el pueblo mágico para hacer algunas pociones simples. Todo lo metía en su mochila que llevaba a la espalda, era nomaj y sin embargo no pesaba mucho con las cosas que traía encima. Se había puesto a hablar con un grupo de chicas durante un rato que le contaban cosas del castillo y él a cambio les daba algo de información de ahí fuera en Londres.

Acabada la conversación, se separó de ellas. Recargó la cadera contra una farola mientras encendía un cigarrillo y se ponía a fumar, pensando en cosas interesantes que le pasaron durante la semana. Si llevase su guitarra consigo se hubiese puesto a tocarla en medio de la calle, aunque no era el caso. Simplemente empezó a tararear suavemente hasta que su tarareo le hizo girar la vista a un par de estudiantes que llevaban instrumentos. Tras mostrarles en el cuaderno que llevaba en su mochila unos acordes, ya tenía banda sonora.

Laith era así, espontáneo y nunca le importaba llamar la atención. Al poco el sanador ya estaba dando su propio espectáculo en el pueblo. — Donnez moi une suite au Ritz, je n’en veux pas! Des bijoux de chez Chanel, je n’en veux pas! Donnez moi une limousine, j’en ferais quoi? —decidió cantar una de las primeras canciones en francés de Francia que aprendió. Su idioma madre era el quebequés, el francés de Quebec, que tenía sus ligeras variaciones. — Offrez moi du personnel, j’en ferais quoi? Un manoir à Neuchâtel, ce n’est pas pour moi. Offrez moi la Tour Eiffel, j’en ferais quoi? —llamaba la atención fácilmente, ¡menudo loco! Pensaría la mayoría, pero poco a poco los estudiantes se congregaban a su alrededor para ver aquel show callejero. — Je veux d’l’amour, d’la joie, de la bonne humeur. C’n’est pas votre argent qui f’ra mon bonheur. Moi j’veux crever la main sur le cœur —ni siquiera los dos chicos que tocaban instrumentos parecían creer que llegaría a ese nivel su pequeño espectáculo, haciéndolo sólo más divertido. — Allons ensemble, découvrir ma liberté, oubliez donc tous vos clichés, bienvenue dans ma réalité.

La canción continuó hasta terminar, llegando a su fin con risas y aplausos. El sanador se divertía mucho en situaciones así, y agradecía que ningún profesor o adulto estuviese para regañarlo, aunque un par de trabajadores de las tiendas se habían acercado a mirar también. Por alguna razón que no entendía habían empezado a dejar propinas aunque el cantaba por pura y dura diversión, por atraer la atención. Laith era ese tipo de personas que necesitaba todas las miradas para sentirse visto.

Bien hecho, chicos… Vayan y cómprense dulces con esto —les sonrió, negándose a tomar un solo Knut de aquello. Cuando tocaba por recreación llevaba las propinas para personas que lo necesitaran o lo donaba a asociaciones. Ahora que ellos se lo habían ganado, por derecho merecían tener el dinero. Guardó entonces el cuaderno y se despidió de ellos, comenzando a caminar con una sonrisa en los labios.

Pero entonces sintió un cosquilleo en la nuca. Gauthier era sumamente sensible a los malos presentimientos y aquel era uno, mirando a su alrededor. Había una niña con un gato, el cual vio saltar de su regazo casi en cámara lenta. El animal corrió y se tropezó con las piernas de un chico al que hizo caer. Le caminó entonces por el cuerpo antes de volver a salir corriendo. Se acercó a ayudar al chico sólo para darse cuenta de que aquello parecía ser un muy grave caso de alergia.

Tranquilo, todo estará bien —le prometió. No era la primera vez que le tocaba atender un caso así, por lo que su serenidad era patente, acomodando al chico en la posición recomendada. Lo que eran segundos parecían casi horas, sacando su varita de su manga derecha pues su mano predominante era la izquierda. — Anapneo —le dirigió el hechizo al cuello mientras se quitaba la mochila y buscaba en su interior algo que pudiera ayudarlo, leyendo las etiquetas de las pociones antes de encontrar la que estaba buscando.

Tenía consigo una pequeña dosis de poción vigorizante robada de San Mungo que solía usar desde hace un tiempo con sus sanaciones clandestinas, aunque ésta vez tendría otro uso, abriéndola a fuerza de dientes al tener la zurda todavía apoyando a la respiración del joven. Luego se lo dio a beber, ayudándolo con el proceso. En su formación como médico nomaj sabía que un caso así se trataba con adrenalina y eso era lo más cercano que tenía, aunque esperaba que no le pusiese muchos problemas al haber actuado tan rápido.


Última edición por Laith Gauthier el Sáb 27 Mayo 2017 - 20:36, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Sáb 27 Mayo 2017 - 20:33

Fin de semana de Hogsmeade, era relajante cambiar un poco del ambiente tétrico del castillo, el colegio no se parecía en nada a sus últimos años, a pesar de meterse siempre con Dumbledore extraña un poco sus excentricidades ¡Pero solo un poco! Que le parecía injusto la preferencia por la casa de los leones, pero al menos cuando era director se respiraba cierta paz, los profesores ponían castigos no tan tortuosos como la nueva dirección. Sin embargo no podía quejarse, solo sobrevivir como le había dicho su amigo, eso era lo bueno de los últimos días, retomar su amistad, paso a paso. Iba con él a Hogsmeade solo para relajarse, tomar un té donde Madame Tudipié, tal vez pasar por Zonco aunque realmente no eran de hacer travesuras pero solo para intentar ser normal, fingir ser adolescentes como cuando lo hacían antes de sexto año.

Al estar en aquel pueblo le indicó a Josh que necesitaba tinta, podía ir él sin necesidad de que le acompañara, además podía ir viendo lo que necesitaban de Honeydukes, no pensaba tardarse mucho en la tienda, solo iba por los artículos necesarios, nuevamente había retomado los dibujos por eso las plumas y la tinta se le estaban acabando con mayor rapidez. Fue rápidamente a la tienda, no quería hacer esperar a su amigo, junto a él habían otros alumnos en las mismas; le atendieron, se llevó varios envases de tinta, estaba alegre aunque no lo dejaba mostrar como siempre debía mantener apariencias.

Con las compras hechas, guardadas en su bolso iba hacia Honeydukes, necesitaban reponer sus reservas de dulces, había estado agotando la suya de una forma abrupta, comía más de lo que había hecho en un año, así de mejor se sentía. Claro, aún tenía sus inseguridades, pero era algo que venía cargando por mucho tiempo, no iban a desaparecer así como así, siempre iba a quedar la duda en él pero era culpa de como ha vivido. Lo importante es que ahora tenía a una de las personas más importante en su vida de vuelta.

Se distrajo al escuchar una canción en su lengua natal, aunque no distinguía que decía, las palabras llegaban en susurros, debía estar lejos aunque había bastante gente que se dirigía hacia ahí. Tal vez podía llevar a Josh antes de que acabara, así que apresuró el paso... Estornudó. Eso le sacó de balance, dejándolo confundido, no entendía porqué estornudaba... Nuevamente estornudó y esta vez con una leve tos. Reconocía los síntomas, miró a su alrededor, debí haber algo a lo que era alérgico cerca.

Fue tarde cuando se dio cuenta del animal que tropezó con él, lo tiró al piso y entonces todo empeoró. Su cara hubiera mostrado miedo de no ser porque empezó a toser con fuerza, su pecho dolía, sus ojos se nublaron. No podía respirar, ni siquiera podía moverse para sacar su inhalador, su alergia le estaba induciendo a un shock anafilactico que desataba un ataque de asma. Cuando sus fuerzas empezaban a amainar alguien llegó, se sentía cálido ¿era su fin? Escuchaba como le decía que todo estaría bien hasta que respiró, era como si hubiera estado a punto de ahogarse y lo hubieran sacado del agua.

El alivio no fue de inmediato, pero al menos respiraba, tosía levemente pero era parte del proceso para despejar su vía respiratoria. La poción también le había ayudado bastante, poco a poco recuperaba el color en su rostro pues se había puesto pálido al no respirar bien - Gr..gracias - Algunas lagrimas salieron de sus ojos por el esfuerzo imprimado en su cuerpo, además de la alergia que se los había irritado, fue un gran susto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Sáb 27 Mayo 2017 - 21:17

El muchacho debía estar muy asustado, por lo que Laith actuó con calma y tranquilidad, completamente seguro de que podría ayudarlo. Apuntando a su garganta le abría las vías respiratorias lo suficiente para que lo dejase buscar la poción sin sentirse a contratiempo. Le ayudó con suavidad a beber la poción antes de que fuera demasiado tarde, y poco a poco fue aliviándose, quedándose a su lado mientras aún apoyaba a su respiración con su varita y sujetando su mano con la propia para mostrarle apoyo. Muchos jóvenes se inquietaban mucho si se sentían solos durante un evento así de aterrador.

Tranquilo, todo va a estar bien ahora, ¿sí? —su voz tenía acento americano, pues su inglés había sido aprendido en Estados Unidos. Por otro lado, sabía usar el acento quebequés y el de Francia para su francés, aunque con el inglés el acento nunca se le pegó. De cualquier manera, le tenía un punto débil a las personas indefensas y en ese momento ese muchacho era uno. — ¿Te sientes mejor? Calma —seguía apoyándolo con un tono de voz suave, quitándole la varita cuando consideró que podría empezar a respirar por su propia cuenta. Rebuscó entre su mochila hasta conseguir un pañuelo desechable y prestárselo para limpiarse los ojos.

No iba a apartarse de su lado hasta que estuviese seguro de que no iba a sucederle nada malo. Un instinto sobreprotector le impedía hacerlo, siempre quería saber que las cosas iban a estar bien. Se levantó poco tiempo después, aún sujetándolo de la mano, para jalarlo con él y ayudarlo a ponerse de pie, dándole apoyo hasta llegar a sentarse junto con él en una banca cercana, habiendo aprovechado para sacudir su ropa con el fin de quitarle la tierra de haber caído en el suelo.

¿Tienes alguna complicación más achacada a la alergia? —fue su siguiente pregunta, aún con la varita en la mano por si le hacía falta. — Soy médimago, puedes confiar en mí —le sonrió cálidamente. Era demasiado suave para tratar con las personas, les daba tiempo a reaccionar y se esmeraba en transmitirles confianza. La apariencia de chico rebelde con su cabello teñido, sus expansiones y tatuajes estaba reservada sólo para un público específico.

Lo tocó con las yemas de dos de sus dedos, el medio y el anular, por la espalda mientras acercaba su cabeza quedándose en completo silencio para concentrarse un poco. Su respiración aún silbaba un poco, haciéndolo suspirar, seguramente tuviera asma y eso sólo complicaba las cosas. Esperaba que pudiera recomponerse lo suficiente como para no tener que llevarlo a la enfermería del colegio o, en su defecto, a San Mungo para tratarlo.

¿Tienes un inhalador contigo? Creo que te hará falta una dosis todavía —le indicó. Ya tenía sus años de experiencia, por lo que estaba completamente seguro de lo que tenía que hacer con sólo un chequeo general. — Soy Laith, por cierto —se acordó tarde que en todo ese encuentro no le había dicho su nombre ni una sola vez, así que se presentó sólo con su nombre de pila. No le gustaban en lo absoluto las formalidades, así que para qué le decía su apellido, luego querría llamarlo señor y ew.

Se preguntó si él tendría uno, aunque era obvio que no. No tenía ningún problema respiratorio aunque quizá debería por lo mucho que fumaba y más en esas épocas que encontraba tan estresantes, aunque en ese momento no iba a ponerse a compadecerse a sí mismo, sino que tenía que asegurarse que el muchacho estuviese bien y pudiera regresar sano y salvo al colegio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom 28 Mayo 2017 - 3:49

No se había fijado en el acento con que le hablaba aquella persona que le ayudó, de hecho ni se había dado cuenta de su aspecto, en ese momento esas cosas eran triviales dado que su salud había decaído por aquel gato. Sabía que el animal no tenía la culpa, era él por haber nacido tan débil, corría ese riesgo cuando estaba en la calle, era alérgico a muchos animales, animales que eran mascotas comunes para muchos magos. Por eso creía que estuvo encerrado en su casa por tantos años porque su padre se preocupaba por él y no quería que su asma se agraviara. Claro que para cualquiera que supiera la situación era un pensamiento ingenuo el de Adrien, que a pesar de todo aún mantenía, no como el inicio pero si tenía esa esperanza de que su padre lo protegiera.

Respiraba profundamente, la voz de aquel sujeto era calmada, le relajaba. Se supone que no debería mostrar esa debilidad, menos en un sitio público, ante un desconocido. Nuevamente se vio presa del pánico pero esta vez por lo que su padre haría si se enterara. Asintió a la pregunta pero era difícil volver a poner su corteza dura, su rostro engreído, no cuando esa persona le había ayudado, le ofrecía apoyo y su voz transmitía calma, serenidad. Dejó que le guiara hasta sentarse en un sitio más cómodo, esperaba que Josh no se preocupara por él cuando no llegase a tiempo o que no pensara que lo dejó plantado. Pero aún se sentía débil, había estado a punto de desmayarse de no ser porque recibió ayuda a tiempo.

También se sintió furioso consigo mismo, sus manos quedaron en sus rodillas, las cerró en un puño mientras la ira burbujeaba en su interior ¿Por qué tenía que ser un mago tan débil? ¿Tan patético? Colapsar en un sitio público. Incluso se avergonzaba de si mismo, no sabía que sentir en realidad, estaba frustrado, disgustado y sin darse cuenta se recargó en el cuerpo de su salvador necesitando apoyo, Josh no estaba con él para brindarselo - Soy asmático - Murmura cuando le dijo que era sanador. Pudo haber respondido algo como "no sé, el médico eres tu" Pero no lo veía apropiado por mucho que pudiera enorgullecer el comentario a su padre, aunque a la vez le hubiera reñido por ser grosero. Sinceramente a esta altura de su vida no sabía que hacer para ganarse la aceptación de su progenitor, se sentiría perdido de no ser por su gemelo y por Josh.

Asintió a la pregunta del inhalador - En mi bolso está - Sino, podía buscar a su amigo que siempre cargaba uno consigo. Ah, cómo deseaba que estuviera con él en ese momento pero se alegraba de no preocuparlo, por un momento había pensado que no iba a contarlo. Estaba muy agradecido con ¿Laith? Sí, así dijo que se llamaba, ¿qué clase de nombre era ese? -Adrien - Responde - Lévesque - Agrega rápidamente su su apellido, no sabe si lo reconocerá, su padre es empresario y pertenece al Wizengamot.

Busca con su mirada su bolso para sacar su varita de su túnica, con un simple "accio" decide atraer sus cosas con su inhalador, esperando también que la tinta no manchara sus pergaminos. Para su alivio estaba todo intacto, ingresó su mano en su bolso, entre uno de los bolsillos para encontrar su ihnalador, el cual mejoró bastante su salud. Sin embargo se sentía paranoico y observado - Gracias - Musita, avergonzado por recargarse en él, va a levantarse pero no tiene fuerzas aún, le empezaba a doler la cabeza porque su cerebro se había visto privado de oxígeno, incluso estaba algo mareado. Empezó a estornuda, seguro su ropa tendría algún pelo de aquel animal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Dom 28 Mayo 2017 - 4:23

El chiquillo se había recargado en él, haciendo que sonriera a medio lado. Siempre le dejaba un buen sentimiento saber que hacía las cosas bien, pero no se preocupó demasiado por ello, notando que parecía incómodo. A él, como con la mayoría de las cosas en su vida, le daba igual quién viese o quién no lo que hacía en público, no parecía ser el caso del muchacho. El sanador, no obstante, era sumamente perspicaz y pudo notar pronto que no parecía muy cómodo con haber desfallecido en medio de aquel pueblo, aunque por suerte nadie parecía reparar en ello.

Hubiese podido saber sin que se lo dijera que tenía asma por la forma en que su respiración silbaba, aunque le hacía las cosas más sencillas que se lo confirmara. Le dio mucha gracia ver su expresión de confusión cuando oyó su nombre. — L-A-I-T-H —le repitió deletreando el nombre. Era homófono con la palabra “luz” (Light), por lo que consideró que no estaba de más aclararlo. Le sonó el apellido, aunque lo cierto era que no le importaba en lo más mínimo. — Curioso, ¿eres francés? —había un colegio en Francia y por eso le resultaba raro, sin recordar si Beauxbatons era mixto o sólo para señoritas.

Lo cierto es que no es que le importase mucho, estaba intentando forzarlo a hablar. Con ello conseguiría saber si estaba mejorando o todo lo contrario, aunque acató su indicación y utilizó una dosis de su inhalador. Laith cree que podría irse y dejarlo ya, pero el intento en vano de levantarse le hace saber que sería sumamente imprudente siquiera considerar hacerlo, sin incomodarse por el hecho de que estuviera recargado en él. Era un hombre de contacto, así que este muchas veces no conseguía incomodarlo.

Tranquilo, no hagas esfuerzos todavía, nadie te está presionando —lo advirtió, acariciándole la espalda con dos intenciones: la primera era asegurarse de que todo estuviese en marcha con su respiración y la segunda era transmitirle tranquilidad. — ¿Cómo tienes la presión? ¿Te sientes cansado? —necesitaba encontrarle algo dulce si eso ocurría, alzando la mirada para ver una niña que por su edad debía de ser de tercero o cuarto de colegio. Sacó algunos galeones de su bolsillo y le pidió ir a buscar dulces a la tienda por excelencia para ello.

A Laith no le dolía poner de su dinero para ayudar a alguien, así que esperó a que la chiquilla le trajera lo que necesitaba. Aunque en ese momento oyó el estornudo de Adrien, como le había dicho se llamaba, y utilizó su varita para realizar un hechizo limpiador en su ropa por si algún pelo había quedado pegado a ésta. Estaba honestamente preocupado por el niño que se recargaba en él, que no era un niño porque el propio sanador sabía que debía tener unos diecisiete, pero seguía siendo casi diez años menor que él y por ello tenía el derecho de verlo tan pequeño.

Cuéntame algo mientras esperamos, ¿sí? ¿Estudias en Hogwarts? ¿A dónde te mandó el sombrero? —“en qué casa estás” era aburrido. A él le gustaba meterse con Hogwarts y su sombrero con piojos mágicos, ¡era de lo más divertido! Ilvermorny era mucho más creativo para su selección de casa y lo hacía notar en cada una de sus conversaciones respecto a colegios mágicos, que era una pregunta por excelencia que hacerle a los magos británicos o, en su defecto, a los extranjeros que estudiaban ahí.

Además, era una pregunta con muchas intenciones. Aunque él no sabía mucho de sus casas, conocía más o menos las características generales y esto solía dar una visión de cómo era una persona. Había sus excepciones, claro, aunque casi siempre acertaban de una u otra manera, así que sabiendo a qué casa pertenecía era una introducción básica a su comportamiento más superficial. Luego venían las profundidades, aunque no pensaba profundizar mucho con un estudiante.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom 28 Mayo 2017 - 6:18

Volteó su rostro para verlo, su entrecejo fruncido el que deletreara su nombre le hizo sentir un tonto, alguien que padecía de alguna enfermedad que no podía entender las cosas o un simple Gryffindor que solo servía para vanagloriarse. Así que alzó su barbilla como cada vez que lo hacía para parecer orgulloso, digno - L-a-i-t-h es un placer conocerte - Responde con el mismo tono en que el otro deletreó su nombre, hizo acopio de toda su fuerza de voluntad para mantener esa postura erguida, para responderle burlista cuando solo quería dejar todo eso de lado, seguir recargado en la banca y hablar sin tener que aparentar.

- No es tan curioso, si soy francés - Puede que sea una familia extranjera que recientemente se mudó a Inglaterra, se habla de recientemente que ha sido en esta última década, no llevaban ni diez años establecidos ahí, pero había otras familias de origen francés, un ejemplo era los Lestrange y los Malfoy, dos apellidos que vienen de ese país pero que tienen siglos en Inglaterra, por eso ya no se le hace extraño escuchar de ellos. Además como él, habían otros de apellidos extranjeros que vivían en Inglaterra, no sería nada nuevo, por eso no entiende que puede verle de curioso que su apellido venga de Francia. Por su mente no se le pasaba que aquel sanador sería la persona que cantó en su idioma materno, el que lo distrajo unos segundos los cuales le trajeron a su situación actual.

¿Que nadie le estaba presionando? Tenía que verse con alguien, tenía que mostrarse fuerte, salir de esa debilidad, no iba a darse por vencido solo por una alergia. Vale, que la alergia le desencadenó una serie de problemas, pero solo era malestar de su cuerpo, la mente podía vencerlo si se lo proponía. Por eso bufa con ese comentario, de verdad que podía ser sanador pero no conocía de la persona que estaba atendiendo - Solo siento un dolor de cabeza - Murmura a regañadientas, por muy pronto que quisiera levantarse su cuerpo parecía todo lo contrario, así que le tocaba esperar ahí. Refunfuñando como lo estaba haciendo Adrien parecía más un chiquillo, un niño de 10 años que alguien de 17 años.

- ¿Para qué quieres saber? - No quiso sonar rudo, a pesar de que esa debía ser su intención, se le hizo curioso que buscara algún dulce pero sospechó que al otro se le antojaba comer algo asi. En su bolso aún le quedaban algunas barras de chocolate, por eso iba a Honeydukes, en esos días había agotado toda su reserva de chocolate, comiendo más que el resto del año, era sorprendente como solucionar los problemas hacía que el cielo se despejara. Aún estaba gris, con tormenta eléctrica pero era por toda la situación que se estaba viviendo, aún así se filtraba entre las nubes algún rayo de sol - ¿quieres algún dulce? -Comenta cansado, en ese momento realmente no quiere fingir, aunque aún tenía desconfianza en el sanador, se le hacía interesante.

- Soy de Hufflepuff, los tejones, colores amarillo y negro, aunque no me quejo, me gusta la combinación de esos colores, es mejor que la de Gryffindor - No era solo por meterse con esa casa pero en serio ¿A quién se le ocurría combinar dorado con rojo? Era espantoso, como si buscase resaltar por todos lados, llamando la atención - Tu no eres de por aquí ¿cierto? - Empezaba a notar su acento ¿cómo no se dio cuenta antes? Claro estaba convaleciente, pero esa no era excusa, su padre siempre le reclamaba que no importa la situación en que se esté uno debe mantenerse calmado, atento y observador.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Dom 28 Mayo 2017 - 6:48

Más que enfadarse por aquel tono altanero con el que le repitió su nombre soltó una risita. Le daban gracia las personas que se creían superiores a los demás, porque la mayoría no lo era. — El placer es mío, Adrien —le respondió de forma resuelta, sin preocuparse por nada. Le sonrió cuando le dijo que efectivamente era francés. Francia era un país que le gustaba mucho, lleno de su propia cultura que le había servido como pared de apoyo cuando necesitó algo para descargarse y distraerse.

En Francia había hecho cursos de medicina nomaj, de psicología y un par de especializaciones en medicina mágica y muchas cosas más. Básicamente llenó cada segundo de su horario para no tener tiempo apenas para pensar. El país del amor lo había enseñado a amarse a sí mismo, y un par de tips de moda que nunca le venían mal. Pero eso no tenía por qué saberlo el muchacho, estaba convencido de que ni siquiera le interesaba. Laith prefería muchas veces guardarse cosas para que no lo mandasen a callar, y esa era una de aquellas ocasiones.

Bueno, prefiero que te quedes sentado hasta que se te pase ese dolor de cabeza a tener que curarte porque te abriste una brecha en la frente por no obedecerme —lo miró con una ceja enarcada. Si iba a comportarse como un crío, como un crío iba a tratarlo, que no le daba ningún reparo. De hecho, le daba algo de diversión, así que no iba a quejarse, siempre le resultaba agradable tratar con un crío necio en el hospital.

Su mirada se mostró algo abnegada, aunque a su paciencia aún le faltaba mucho para terminarse. Decidió no contestarle pregunta tan tonta y le pidió a la chiquilla que fuese a conseguirle dulces, necesitaba algunos para darle azúcar al muchacho. Lo que sí que lo confundió fue que de pronto, luego de hacerlo, le preguntara si el que tenía un antojo de dulce era él, negando con la cabeza tras estar un poco fuera de concentración con la pregunta que tomó al sanador por sorpresa.

Al menos resultó más agradable cuando le dijo que era de la casa de los mapaches, aunque pronto lo había corregido en sus pensamientos porque dijo que era la casa de los tejones. Bueno, eran mamíferos después de todo, más o menos lo mismo. Pareció curioso de cómo se dispuso a criticar abiertamente a otra casa, eso le parecía de mal gusto, en especial cuando siempre oía que era la de los mapaches la que era desprestigiada. Pagar con la misma moneda es muy bajo.

No, soy de Canadá —le dijo, decidiendo no decir nada por lo que no le gustó de su comentario. No era su padre para reñirlo. — Antes de que intentes engañarme o venderme tiempos compartidos, llevo años viviendo aquí —hizo un movimiento con su mano de restarle importancia. Siempre se encontraba con el idiota que no sabía eso y se basaba en su acento para intentar venderle cosas a precios desorbitados o venderle aquellos viajes de tiempo compartido. — ¿Y tú? ¿Llevas mucho viviendo aquí? —le devolvió la pregunta.

Creía notar que había perdido un poco el acento francés y tenía que resistirse a la tentación de hablarle en ese idioma, era siempre más cómodo hablar en el idioma que uno más domina, aunque el inglés ya era tan natural como respirar. Además le resultaba curioso que hace minutos estaba dando un espectáculo callejero con una de sus canciones favoritas en francés como para venir a toparse a un chiquillo de ese país, eran las vueltas que daba la vida.

La niña había vuelto para entonces con la bolsa de dulces, de la que tomó algunos a ofrecimiento de Laith. Entonces el rubio dejó la bolsa en el regazo del estudiante que tenía a su lado. — Comer algo dulce te ayudará a que te baje el dolor de cabeza —le hizo saber, era algo de conocimiento popular aunque aún le faltaba un poco para que su cerebro se oxigenara de forma correcta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom 28 Mayo 2017 - 19:18

Francia era hermoso sí, pero para alguien con una vida normal. Adrien, lastimosamente no era esa persona pues no conoció Paris a pesar de vivir a los alrededores de la ciudad, nunca vio el Arco del Triunfo, ni paseó por la Plaza de la Concordia, todo por estar encerrado en su mansión, estudiando como su padre quería, no tuvo amistades ni contacto con la humanidad hasta que llegó a Hogwarts, un año después de mudarse de aquel país. Sin embargo extrañaba un poco su lengua materna, estaba consciente que su francés se estaba oxidando, realmente no quería olvidarlo pero no tenía con quien practicarlo ¿Su padre? Ni siquiera le mandaba una carta, aunque si muchos aulladores cuando se enteraba que hacía algo mal..

Hace una mueca al escuchar lo de herirse por no obedecer - Eso no pasará, se muy bien cuando quedarme quieto - ¿Quién creía que era? ¿Un Gryffindor? No era tonto por mucho que el otro quisiera pensar que sí, entendía muy bien los riesgos de levantarse cuando tenía un dolor de cabeza y sus piernas se sentía como si le hubieran lanzado un hechizo que las hiciera sentir como gelatina. Aunque si tenía un compromiso, temía llegar tarde a este o preocuparlo. Tal vez debería mandarle alguna carta pero Horus no estaba con él, así que ni chance tenía de avisarle. Después se disculparía, su amistad era muy valiosa como para perderla por su salud.

-¿Eh?- ¿Antes de que intente qué? No comprendió a que se referia, ni que tenía que ver Canadá con aquella extraña frase, tampoco la cantidad de tiempo que llevase en Inglaterra. Su cara realmente parecía desconcertada por no entender nada a aquel extraño sujeto, incluso se le quedó observando como si le hablase en mandarin porque no tenía ni idea de lo que intentaba vender - No soy un vendedor... ¿qué clase de frase es esa? No tengo la menor idea de lo que hablas pero soy un estudiante, te lo dije, de Hufflepuff ¿para qué quiero venderte un.... compartido lo que sea? - Y ahí estaban sus nulas habilidades sociales, aunque no lo decía en tono altanero, realmente no intentaba demostrar que era mejor que los demás ¿para qué? En ese momento aquel sujeto era su compañía, aún con todas sus frases raras, le había ayudado, Adrien sabía ser agradecido, más cuando le vio en un momento de debilidad.

- Uhm... - Pensó en la respuesta a esa pregunta, ya sin esa fachada pedante, se sentía mal después de todo, si su padre se enteraba de este suceso igual le reclamaría, así que ¿qué caso tenía? Se permitía solo un poquito de amabilidad con aquel sanador que pacientemente le ayudaba - Llevo siete años aquí, más o menos - Comenta con naturalidad.

Al ver la bolsa de dulces en su regazo, notando que era de Honeydukes, la acarició con tristeza, ah sus planes todos habían ido a la basura, se sentía tan débil y nada tenía que ver con su enfermedad, aunque era la causante de esto. Observó con curiosidad que había dentro pero al parecer nada de chocolate, bufa levemente, de su bolso saca una caja de ranas de chocolate - No debiste gastar tu dinero en un desconocido, pero gracias - Sonríe levemente - Aunque no hay chocolates - Se queja, era una queja dramática dejando aflorar su lado bromista, aunque si pensaba que era de niño mimado no le sorprendería, era en parte esa fachada la que debía mantener y la que había dado a entender que era su actitud. Vio también varitas de regaliz, se quedó con estas - Oye... - Alza su rostro hacia el canadiense, por primera vez notando su aspecto ¿perforaciones en las orejas? Podía ver a través de ellas - Tu no pareces sanador- Habla con cierta desconfianza ¿y si quería secuestrarlo para pedir rescate? Aunque eso no era lo que quería decir cuando empezó a hablar su verdadera pregunta es ¿qué se siente ser sanador?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Dom 28 Mayo 2017 - 21:24

Eso espero, buen chico —se mofó un poco de él, aunque no era por ser un Hufflepuff. Se mofaba de él por su superioridad y narcisismo de pega, Laith disfrutaba de molestar a las personas así con encanto y mucha gracia, si uno no era lo suficientemente suspicaz no se daría cuenta de que el sanador intentaba joderle. Lo notaba inquieto, quizá estuviese con alguien más, pero eso realmente al sanador no le importaba, sólo quería que se sintiera mejor para que no se tuviese que preocupar de más. Era del tipo de personas que no podía dejar de preocuparse incluso cuando se marchaba.

Se dio cuenta muy tarde que había cometido un error. Aquellas cosas de las que habló estaban más relacionadas con la comunidad nomaj y el que no le entendiese le hacía ver que no estaba muy informado al respecto, aclarando la garganta mientras pensaba cómo salir bien parado de aquella situación. Eso le pasaba por excesos de confianza, se quejó mientras pensaba.

Bueno, fuera de Hogwarts y aquí lógicamente, hay gente que vende cosas nada más ver que eres extranjero… Están los que quieren venderte cosas a precios inimaginablemente exagerados y otros que te venden estos tiempos compartidos, son… como si rentaras un sitio para alojarte en tus vacaciones, pero que acaban siendo muy caros —le explico con suavidad mientras esperaba no ponerse en evidencia más de lo que ya estaba, aclarando la garganta sin poner en evidencia lo incómodo que se había puesto. Él había crecido en esa fina línea entre lo nomaj y lo mágico, por lo que era parte de ambos mundos.

Asintió con su cabeza cuando le dijo que llevaba siete años ahí, seguramente hubiese empezado a estudiar el colegio en ese lugar debido a su edad. Él también llevaba más o menos ese tiempo, que fue cuando comenzó la universidad, pensó mas se abstuvo de comentarlo como tantas otras cosas. En cambio, se distrajo dándole la bolsa de dulces cuando la chiquilla se la trajo, y lo dejó sumamente extrañado que le sonriese e incluso jugase con él.

Vaya, lo siento… ¿Quieres un helado de chocolate para compensar? —le propuso con buen ánimo y un tono honesto, como si fuese su obligación darle chocolate aunque no fuera el casi ni de lejos. Si podía hacer algo para ayudar a alguien estaba completamente dispuesto a hacerlo. No le molestaba que fuese un crío mimado si es que lo era, simplemente disfrutaba del momento sin pensarlo demasiado. Pensar demasiado era una enfermedad que de a poco iba consumiendo la energía y la alegría.

Miró de regreso al muchacho mientras éste llamaba su atención. Laith poseía unos claros ojos verdes que parecían más cristales que dejaban ver mucho de lo que pensaba o sentía, así de sincero era el caballero. Y su expresión se tornó confundida cuando le dijo que no parecía sanador, en cuestión de segundos lucía abnegada. Siempre hay cada persona que encima de no creerle el oficio creía que estaba en malos pasos sólo por su aspecto.

¿Qué parezco, entonces? —se atrevió a cuestionar, esperando verdaderamente una respuesta. ¿Qué iba a decirle, que parecía un delincuente? No sería la primera vez que se lo decían, pero no por ello le divertía más. Siempre jode que a uno lo limiten por su aspecto. Luego de que le diera una respuesta, sacaría su billetera. Si uno se fijaba con suficiente atención llevaba una licencia de conducir, su documento de identidad nomaj y mágico, su licencia de aparición y su licencia de animago registrado. Detrás de ésta última sacó su identificación como sanador de San Mungo. — ¿Suficiente evidencia? No soy un secuestrador ni nada —se burló, como si hubiese leído sus pensamientos aunque no era así. Simplemente le pareció que pensó algo semejante.

Tenía una fotografía reciente, aunque en algunas de sus demás identificaciones podía vérsele el cabello castaño; nombre y apellido, nacionalidad, fecha de nacimiento. Era un libro abierto para leer y nunca le ponía peros a demostrar la veracidad de lo que hacía y decía. El que nada debe, nada teme, dicen algunos, y él no temía nada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom 28 Mayo 2017 - 23:25

Arruga su entrecejo, no era un niño o un animal para que le tratara así, solo faltase que le acariciara la cabeza - No me trates como una mascota - Hubiera inflado sus mejillas de no ser porque estaban en público y no quería parecer realmente un niño, además no conocía a esa persona; es decir, no podía bajar todas sus defensas con alguien que solo le ayudó, ya mucho estaba haciendo con no tratarla con indiferencia u hostilidad, a pesar de estar realmente agradecido con la compañía y la ayuda. En estos días todos se preocupaban por sí mismos, el que ayudaba lo hacía con doble intención, los otros solo se hubieran asegurado que estaba bien y lo hubieran dejado ahí para marcharse por su cuenta. Pero Laith le intrigaba, no creía que era solo por su profesión, además estaba cómodo a su lado aún con toda la desconfianza que le tenía.

No ha escuchado de cosas por el estilo pero realmente ¿qué sabía él del mundo exterior? Sus experiencias se limitaban a Hogwarts, Hogsmeade, su casa y un poquito (no mucho) de Londres, así que no era extraño que términos como aquellos se le hicieran curiosos - ¿ Por qué quieren venderte cosas por ser extranjero? y ¿por qué asumes que yo quería venderte algo así? No tengo objetos conmigo que no los puedas adquirir en cualquier tienda, solo soy un estudiante ¿te oferto tinta? - Se encoge de hombros, no entendía realmente el pensamiento de vender a extranjeros ¿qué? ¿recuerdos? Tampoco le veía la lógica a que el otro pensara que pudiera ser uno, tenía cosas mejores que hacer en Hogsmeade que adivinar si las personas eran de otro país para darles recuerdos o cualquier cosa impensable como eso del tiempo compartido.

Aunque lo que pudiera vender en todo caso serían sus dibujos, justo ayer en la noche, en su sala común había hecho uno de un cup, era lo más cercano que podía estar a uno, en un pergamino dibujado o retratado. Tuvo ganas de bromear con eso pero mejor se quedó en silencio, no había esa confianza para contar chistes, era mejor guardar un poco las apariencias.

- ¿en serio me comprarías un helado de chocolate? - No supo como sentirse con esa oferta, le gustaría aceptarla pero una voz interna le decía que era ingenuo, seguro tenía algún truco, por otra parte se sintió devuelta a su primer año en Hogwarts en aquella biblioteca donde un niño le ayudó con un ensayo de DCAO. Contempló sus opciones - No hace falta pero te puedes agarrar los dulces, son tuyos de todas formas. No lo tomes a mal pero a veces es mejor compartir y gastaste tu dinero - Oh no, no otra vez, empezaba a hablar sin razón, ese chico lo puso algo nervioso con esa propuesta, así que se obligó a sellar sus labios, no iba a divagar más de lo que estaba haciendo.

Debía respirar pausadamente para frenar las ansias de decir cualquier tontería que se le pasara por la mente, además de controlar su corazón que latía acelerado por el temor, el desconcierto, la timidez. Realmente ¿quién era Laith? - Creo que estoy bien - Comía su chocolate, solo lo decía para que se fuera, estar a su lado le alteraba pero no de forma positiva, no era como con Josh en un inicio, pero tampoco podía dar fe de que era, no se entendía, era patético para las relaciones sociales.

- No lo sé, siempre me ha parecido que los sanadores son recatados y tu pareces ¿un vago? - Por mucho que le mostró el documento, aún dudaba de él, pero ya no como un secuestrador sino que realmente no parecía un sanador, tampoco se asemejaba a algún mago que haya conocido en su vida, el único tatuaje que ha visto era la marca oscura - Y tienes esas extrañas cosas en las orejas, a ninguna mujer se las he visto ¿es algo de Canadá? - No había insulto en él, simplemente curiosidad aunque su forma de decirlo era algo directa pero eso era debido a aquella lucha interna de mostrarse como el hijo de Alexandre Lévesque contra ser el verdadero Adrien
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun 29 Mayo 2017 - 0:32

¿Aquí es donde te doy un premio? —le habló con malicia disfrazada de ternura para molestarlo un poco, aunque tampoco es que planease ser pesado con él, simplemente lo fastidiaba en dosis moderadas. Laith era de esas personas en peligro de extinción con un corazón grande que se llenaba con poco, nunca pedía nada a cambio para ofrecer su ayuda y simplemente sentía que tenía la necesidad de hacerlo aunque no recibiera ni un solo agradecimiento por ello.

Trató de explicarle aquellas cosas y a veces le dolía ver la brecha cultural tan enorme entre dos comunidades que ya no coexistían en paz. El pequeño enano no parecía comprender esa parte de lo que le estaba explicándole e incluso le preguntó si pensaba en que le vendiese tinta, haciéndolo negar con la cabeza con una sonrisa que no sabía si era divertida o resignada.

Estaba bromeando, ¿sí, Adrien? Lo de las ventas es porque los extranjeros no conocen los precios locales y les aumentan el precio para engañarlos… Y con decirte que tú me pretendías engañar sólo bromeaba, ¿bien? —explicar una broma era como diseccionar una rana. Se entendía mejor, pero el chiste moría en el proceso. Se sacudió el cabello que no se movió mucho de su sitio por lo bien arreglado que lo tenía, pensando en cosas que sólo a él le interesaban antes de ofrecerle el helado.

Parpadeó, el francés era una contradicción. Era inocente y soberbio al mismo tiempo, parecía un cachorro apaleado tanto como parecía un gato orgulloso. No sabía tratarlo bien, asintiendo cuando le cuestionó si en serio le compraría helado aunque se negó después. Ah, él no aceptaba bien las negaciones, era bastante obstinado algunas veces, por eso se levantó sin preguntar para dirigirse al puesto que metros más allá vendían helados, comprando dos, uno para él y otro para el chico. Luego de comprarlos se sentó a su lado y se lo ofreció sin preguntar.

Al hablar de su oficio trató de tomar de buena manera los comentarios para no ofenderse, mirándolo con serenidad mientras le explicaba lo que le decía, sanadores recatados y sin “apariencia de vago”, además de que insinuó que sus perforaciones eran propias de una mujer aunque a ninguna se las había visto. No sabía si reírse o enfadarse, aunque, siendo él, la respuesta era lógica, sonriendo.

¿Un vago, te parezco? —le hizo reafirmarlo, suspirando. Era cierto que no cumplía con muchos de los arquetipos de los magos. — Nene, es de muy mal gusto juzgar mi experiencia y habilidad por mi apariencia —él era de los mejores sanadores de San Mungo pese a su joven edad y lo había demostrado al atenderlo. — Estas son expansiones, en el mundo real son comunes —no tanto, sólo ciertas personas las usaban, pero sí que no escandalizaban a la gente. — También los tatuajes son comunes ahí fuera, me temo que es algo apartado de la comunidad mágica pero también hay excepciones como yo —le trató de explicar sin darle a entender que estaba conforme con la cultura nomaj.

Guardó su identificación y volvió a meter su billetera de cuero en la chaqueta que llevaba, comiendo el helado sin ninguna prisa. Él estaba tranquilo y no le importaba mucho, estaba acostumbrado a que lo infravaloraran por su aspecto, así que el que un niño lo hiciera no es que hiciera gran diferencia. Se había dado cuenta entonces que era mínimamente más bajo que aquel otro sujeto, ¿cómo era posible que esa generación fuese tan alta? Joder.

Como sea, si no quieres creerme, no voy a obligarte, espero de hecho no verte en San Mungo pronto —nunca quería ver a nadie en su trabajo, no quería ver a las personas enfermas o mal, aunque él servía para que se sintieran mejor y pudieran salir pronto. Aún no estaba suficientemente bien como para dejarlo solo, pero al menos parecía menos agotado que antes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Lun 29 Mayo 2017 - 2:20

Alzó una ceja ante la pregunta, quiso decirle de todo, pero se abstuvo de responder groseramente aunque el comentario si le había fastidiado, incluso hizo notar un leve mohín infantil - No soy un perro para que me trates como uno -Alza su barbilla, cruzándose de brazos y con el rostro viendo hacia otro lado, era una posición muy digna de alguna nobleza, pero Adrien lo usaba para demostrar su enojo, un enojo que no era real, solo estaba un poco indignado porque él no era ningún cachorro para que lo trataran como uno.

- Ya sabía que bromeabas, solo no entendí a qué te referías - ¿Era malo querer entender el chiste? Aunque mintió un poco porque realmente no sabía que estaba bromeando, eso de igual forma no le calmó porque siendo sincero de verdad quería saber de qué estaba hablando, al final no captó mucho el juego. Sólo sabía que el otro había bromeado con respecto a estafarlo sobre algo de mayor precio, en sí suponía que el chiste era por su nacionalidad y que pensara que era realmente extranjero. Quién sabe, a él no le ha pasado una situación así como para identificar el chiste y reírse. Sin embargo, no quiso sonar como idiota, por lo tanto solo sonríe como si realmente le hubiera causado gracia.

- No estoy juzgando, si te estuviera juzgando ni siquiera te dejaría acercarte a mi con esas pintas. Simplemente digo que no pareces un sanador - ¿Un nacido de muggles? Se le vino esa idea a la mente, miró a todos lados arrugando su entrecejo, esperaba que nadie supiera que el otro era un nacido de muggles (Adrien pensaba que era un sangre sucia) porque con este nuevo régimen seguramente lo torturaría. A él debería darle igual, pero ciertamente no lo hacía, menos si le ayudó, eso explicaría su atuendo, su forma de hablar.

- Son cosas muggles -Susurra, temiendo que alguien le escuchara - No deberías hacer esas referencias tan abiertamente - Debería darle asco hablar con ese sanador, pero recordó a Dorcas, era una conocida, quizás un amiga, no estaba seguro de como catalogarla, había hablado con ella, fue agradable pero su amistad fue escondida porque él tenía que ser un purista, aunque esas cosas del todo no le importaban, simplemente tenía la idea de que debían estar separados de los muggles, ellos no comprenderían su poder y a su vez los magos deberían estar alejados para evitar lo que estaba sucediendo, deberían quedarse entre ellos mismos, acoger a los bebés nacidos de muggles y alejarlos de ese mundo, era extremista pero así ambos podrían coexistir.

El helado le había sorprendido, por mucho que le trataba de molestar, el gesto le agradó, sonriendo imperceptiblemente como un niño emocionado solo por el dulce - No tenías que comprarlo - Se repuso, fingiendo que no le había encantado el helado, aunque estaba que su rostro brillaba totalmente encantado con solo probarlo - uhm yo también espero no ir a San Mungo sino dentro de 4 o 5 años - Aunque él solo quería ser sanador para curar a Josh, lo más probable es que terminase trabajando en el hospital sin embargo su prioridad sería Josh, también podría ayudar a su gemelo, ahora que lo pensaba y curar a su padre ¿se sentiría orgulloso? Lo más probable es que no, él deseaba que fuera un inefable.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun 29 Mayo 2017 - 3:08

No lo eres, claro que no —y le sonrió. Ahora hablaba en serio aunque pudiese confundirse con sarcasmo, no quería hacerlo enfadar aunque le parecía muy divertido cómo se enfadaba. Además, enarcó una de sus cejas en cuanto le dijo que entendía a lo que se estaba refiriendo, ¿en serio sabía que estaba bromeando? No se lo parecía. — Claro, cómo pude pensar yo que no te darías cuenta que era una broma… —no sabía qué efecto tendrían sus palabras, pero simplemente las pronunció mientras suspiraba con suavidad.

¿No dejaría que se acercara a él con esas pintas? Vaya, era la primera vez que alguien en la calle le decía algo tan hostil cuando acababa de ayudarles para que no muriesen, todos los días se aprendían cosas nuevas. Supo esa mirada exactamente qué significaba, le recordaba a la mirada de aquel otro paciente, el que le había despertado cada pequeña parte de su ser, al que invitó a los quince minutos a un bar a saciar las ganas. Era la mirada de alguien que cree que es superior por sangre, o que al menos lo aparenta.

Para tu información, vengo de una familia mágica importante, mi apellido es Gauthier, cariño —aquellos ojos verdes lo habían desarmado con una mirada, los del francés lo hacían sentirse quizá hasta ofendido. Cualquiera con un poco de interés en pociones sabría quién era Clark Gauthier, el mejor pocionista canadiense, muchos libros de pociones lo citaban aunque éste nunca publicó un libro. Eileen Gauthier había sido la mejor aurora de su época, por lo que en su linaje habían magos importantes más allá de su abuelo incluso. Del lado de su padre, bueno, dejaba mucho que desear, cuando de partida ni siquiera le conocía.

Sólo por un segundo el suave y amable sanador se convirtió en el hombre orgulloso y obstinado que podía llegar a ser antes de suavizarse otra vez. Laith poseía personalidades que cambiaban de acuerdo a la situación y quién lo acompañaba y una de las cosas que más odiaba en el mundo es que lo juzgaran por su linaje. No le importaba si estaba manchado cuando podía llegar a ser un mago excepcional desde los conocimientos que adquirió del hombre que lo educó hasta lo mucho que había conseguido por su propia cuenta. Nadie tenía derecho de decirle a otra persona que era menos sólo por quiénes eran sus padres, pero el mundo actual no lo entendía.

Sin embargo, Gauthier no era rencoroso y pronto había dejado aquel tema a un lado para comprarle un helado. Vio cómo aquel niño parecía inseguro de cómo comportarse con él y le pareció raro también que le dijera que ya tenía planes de visitar San Mungo dentro de cuatro o cinco años, lo que le pareció como poco curioso, cruzándose de piernas mientras pensaba en ello, formando un cuatro con éstas.

¿Tienes planes de visitar San Mungo en cuatro o cinco años? Qué curioso, ¿algún motivo en particular? —decidió preguntarle, aunque le fue imposible no analizar a aquel chiquillo. Había estudiado psicología y quería ver si estaba bien encaminado. — ¿Puedo preguntarte alguna cosa sólo por curiosidad? —esperó a que se lo permitiera antes de sonreírse a sí mismo. — Tienes diecisiete años, creo que tienes una familia purista y te riges más por lo que la gente piensa que por lo que tú verdaderamente quieres, ¿no es así? —aquellas miradas que tenía desde que sospechó que no era puro eran raras. Como si lo asustase que alguien lo viese hablando con él.

También podía equivocarse, aunque usualmente no lo hacía, quedándose tranquilo mientras recargaba su espalda en la banca. Todavía seguía comiendo el helado que compró para sí mismo, el chico iba mejorando su estado y eso lo hacía sentir más tranquilo, sabía que dentro de poco podría volver a levantarse con su propia fuerza y seguiría su camino, aunque se temía que aún sintiera débiles las piernas y el mareo no hubiese pasado del todo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Lun 29 Mayo 2017 - 5:03

- Ya pensaba que me querías llevar a tu casa y ponerme un nombre absurdo - Rueda los ojos, aunque no lo dice con malicia, Adrien de por si es alguien sarcástico, solo que él ironiza como una burla, un leve pique; mientras que el Adrien que todos ven, el que tiene que fingir ser superior, lo hace con malicia para herir a las personas. En este cuando cuando lo hizo fue solo por jugar, puede que el sanador estuviera diciéndolo en serio, pero él solo restaba importancia al asunto - Eso, ya sabía que era una broma, simplemente no la entendía - Apunta con su dedo acusándolo de que era culpa del sanador por haber creído que no reconocería el chiste (aunque realmente no lo hizo). Sin embargo algo en esa situación le pareció divertida, porque quiso reírse, más solo apoyó su mano en sus labios para ocultar su sonrisa, tratando de tragarse las carcajadas que querían salir de sus labios. No, no debería reír abiertamente, de hecho no debería mostrar emoción alguna pero llegaba en un punto en que se cansaba de todo y simplemente liberaba parte de su ser porque sino sentía que explotaría, le pasaba eso últimamente, le pasó con Danny, la buscadora y capitana de su equipo, con la Ravenclaw de primer año que conoció en la biblioteca y ahora con el sanador ¿Se estaba volviendo blando? La situación ameritaba más que nunca de sus máscaras, pero parece que ésta se estaba desgastando o precisamente era por la situación sombría que ya no quería participar en esta, sin embargo tenía que.

No sabía que estaba pasando con él realmente, debía volver a ser el Lévesque que todos conocía por su frialdad, pero ¿cómo? ¿Qué pasaba con él? ¿Era por ser amigo de Josh otra vez? ¿Era porqué en esos meses dejó de sentir y ahora era como si le regresaran las emociones y todas se pelearan por salir? No estaba seguro, pero le asustaba, porque si no podía controlarse, no podría ser el hijo que Alexandre deseaba, no podría estar al lado de Josh para ser fuerte por él. Escuchar el apellido ajeno le hizo alzar su vista ¿cuándo la había bajado? Seguro cuando se sumió en sus pensamientos algo depresivos; miró a Laith sin creerse que era su apellido, claro en el documento pudo verlo pero no lo detalló realmente - ¿Pariente de Clark Gauthier? ¿El mejor pocionista de Canadá? - Puede que estuviera al otro lado del mar, pero para todo aficionado de las pociones conocían a ese mago - Es increíble - Y entonces toda la fachada que había intentado construir se derrumbó.

- Él es tan asombroso, he seguido cada uno de sus descubrimientos y trucos para pociones, de hecho lo admiro mucho, quería estudiar pociones por él, ser un maestro de pociones como Clark Gauthier - Empezaba a hablar, como era usual cuando se emocionaba o se ponía nervioso por algo, su boca dejaba de tener filtro - Pero, no te pareces en nada, con ese aspecto de vago... - ¿quién diría que conocería a un pariente de ese pocionista? ¡Encima era sanador! Aunque claro, el comentario de vago no es que pensara que era uno, respetaba a los sanadores, él había demostrado serlo, pero lo llamaba así porque no tenía otro nombre para los tatuajes y las perforaciones muggles.

-¿eh? Si - sorprendido aún porque este se apellidara como uno de los magos que admiraba. Ahora se sentía avergonzado por su conducta, parecía como una niña cuando le hablaban de su banda favorita. Incluso sus mejillas se pintaron de rojo - Yo quiero ser sanador, esa es la cantidad de años que me faltan para serlo aunque no sé si trabaje ahí - Mira sus manos que aún sostenían el helado, del cual ya casi no quedaba. ¡Un familiar de Clark Gauthier le compró un helado! Quería golpearse la cabeza como un elfo doméstico por su idiotez - Uhm se puede decir es algo complicado - Murmura al final, comiendo lo que quedaba de su helado, mirando al piso totalmente avergonzado y tímido, el verdadero Adrien saliendo a flote.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun 29 Mayo 2017 - 5:37

Te pondría Fluffy, aunque en mi complejo no me dejan tener mascotas así que te tendré escondido —le daba gracia poder molestarlo así y si podía iba a hacerlo, sonriéndole con gracia hasta que ironizó que sabía que era una broma y aquel jovencito se lo tomó en serio mientras lo acusaba de haber entendido el chiste y que él no lo sabía, a pesar de saber que realmente no había sido así. A veces le parecía un chiquillo y eso le resultaba gracioso, incluso él parecía querer reírse y sin embargo no parecía querer hacerlo, qué curioso.

Laith se había ofendido por cómo había repuesto que no era en realidad puro y aquello acabó por revelarle su apellido, creyendo que lo reconocería fácilmente y así lo hizo. No sabía si su sangre era puro aunque pensaba que podría no serlo, aunque no es que le importara en realidad. Estaba seguro con su linaje y estaba orgulloso con su familia, por lo que no tenía en serio que molestarse. Adrien, sin embargo, pareció de pronto emocionarse cuando le dijo el nombre de su abuelo y lo reconoció como un gran pocionista, el mejor según su nieto y muchos otros pocionistas.

Había ya conocido a otra jovencita que sintió también interés por su abuelo, y éste lo halagaba porque por él quiso ser un pocionista. Aunque le dolía que hablara de él en presente, no muchas personas sabían que había fallecido. Entrecerró sus ojos cuando le dijo que con ese “aspecto de vago” no se le parecía en nada. — Pues este vago fue criado por Clark Gauthier, para tu información, él era mi abuelo —se jactó alzando su cuello, sabiendo que no era un vago pero utilizándolo para esa situación.

Clark había sido famoso por mezclar ingredientes naturales con mágicos, potenciando en gran medida las capacidades de las pociones. También fue inventor de algunas de ellas, un pionero en la materia, aunque un pusilánime en potencia. Su nieto nunca consiguió convencerlo de que publicara uno de los tantos libros que escribió, los que ahora tenía el sanador en su departamento para su uso personal.

¿Quieres ser sanador? Impresionante, ahora entiendo por qué te interesan las pociones —uno necesitaba una gran nota porque curar y dar pociones y brebajes iba muy de la mano. Parecía que había conseguido al verdadero muchacho debajo de aquel orgullo y prepotencia y eso le hacía sentir mejor. — Sólo era una duda, no puedo permitirme el lujo de perder la práctica en psicología —le comentó, aunque estaba casi seguro de que no se equivocaba. Con lo perspicaz que era, resultaba complicado un error suyo.

Terminó pronto el helado, limpiándose las manos con la servilleta que tiró en una papelera que estaba a un par de metros de él al lanzarla y asestar dentro. Creía que poco a poco el muchacho iba mejorando, aunque ahora sospechaba que debía tener algo más de interés en él. No le gustaba que la gente sintiera interés por cosas como su apellido, por lo que muchas veces se limitaba a su nombre de pila, pero la situación lo ameritaba.

Zut, mec. Tu es trop bien (Demonios, tío. Estás muy bueno) —había reconocido a un dependiente de tienda que había estado en su pequeño espectáculo callejero y le había sonreído, guiñándole el ojo en respuesta. Por un segundo se había olvidado que estaba junto a aquel muchacho y pronto lo recordó; solía ser demasiado abierto con su sexualidad, en más de una ocasión tuvo una pelea por ello pero no es que importara demasiado para el muchacho que sabía defenderse.

Lo que aquel joven pensara de él, de sus pintas, de sus gustos le importaba bastante poco. Su apariencia no tenía que gustarle a nadie más que a sí mismo, así de alta tenía su autoestima aquel sanador, y a nadie le interesaba a quién se llevase a la cama, por lo que fingir algo que no era no resultaba nada atractivo para aquel rubio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 12.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 756
Puntos : 618
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.