Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Highway to...[Laith Gauthier]

Keith Collins el Dom 4 Jun 2017 - 12:28

Recuerdo del primer mensaje :

3 de Junio, 23:30.
Leicester square.
9º, nivel de precipitaciones, medio/alto.


Cada vez se hacía más frecuentes los sonidos que producían los pasos de los transeúntes al pisar pequeños charcos que se iban formando en la piedra del suelo de las calles adoquinadas del centro de Londres, y es que aunque estuvieran en verano, esto seguía siendo Londres, una ciudad donde el cielo estaba despejado más días de los que la gente se pensaba, pero también la ciudad donde el gris estaba de moda. La noche empezaba con una leve lluvia sobre las nueve y media de la noche, agravándose al punto de que las calles estaban vacías dos horas más tarde, un sábado por la noche, en una de las ciudades con más vida nocturna del planeta, y es que ni siquiera a los ingleses les gustaba que les lloviese encima de aquella forma.

Keith caminaba por la principal hacía Leicester, refugiándose bajos los toldos y las cornisas de los inmuebles de la zona, compartiendo de vez en cuando la acera con algunas chicas con tacones que preferían empaparse antes que ir más rápido y acabar con un tobillo roto, o con un grupo de tíos a los que les daba igual mojarse, ya estaban borrachos y sus cuerpos les pedían fiesta. Los comercios estaban casi todos cerrados, eran muy pocos los restaurantes que quedaban abiertos, y los bazares donde comprar alcohol y tabaco habían echado las vergas, la clientela ya no estaba así que no había motivos para seguir allí.

El castaño aceleró el pasó cuando llegó a la plaza, y es que allí no había manera de refugiarse, pero por suerte el lugar donde se estaba quedando esta temporada estaba cerca, al lado del cine Odeon, que al pasar por delante hizo que el chico virase un poco la cara al verse deslumbrado por los grandes carteles de neon anunciando el nuevo estreno de “Wonder Woman”, agachó un poco la cabeza resguardando su el mentón y parte de los mofletes dentro del cuello alto de la gabardina cuando se tope de frente con un hombre alto, casi se choca, pero consiguió reaccionar a tiempo, -Lo siento, disculpe, no iba mirando por donde caminaba- se disculpó de forma educada, algo que los ingleses hacían bastante incluso cuando ellos no tenían la culpa, pero aquel tipo ni se inmutó, se giró, y le sonrió.

Keith no dijo nada más, simplemente prosiguió su camino hacia la casa, y es que aunque podría secar la ropa con suma facilidad, no estaba muy seguro de poder curar un resfriado a base de magia y lo mejor sería no tentar a la suerte poniéndose malo en uno de los peores momentos. Sentía como aquel tipo lo miraba,  giró la cabeza y efectivamente allí estaba sin moverse lo más mínimo, -¿Pero qué diablos…?- se preguntó en voz baja, parándose en seco al escuchar otra voz, -No deberías usar ese vocabulario, el diablo no es cosa de bromas- soltó de pronto otro tipo un poco adelantado, apoyado en una farola que parpadeaba de vez en cuando, se irguió sobre sus pies y caminó hacía él, -Además el diablo es el menor de tus problemas ahora mismo- sonrió de forma desagradable, tenía los dientes picados y varios tatuajes por el cuello y la cara. Lo que le faltaba, además de empapado lo iban a atracar. Le agarraron el hombro por la espalda, -Venga amigo danos el dinero y lo que tengas de valor y no te pasará nada-, Keith titubeó, estaba en desventaja numérica, y aunque fuese por poco, uno de ellos lo doblaba en peso seguramente y muy probablemente estarían armados, pero el riesgo de que lo apuñalaran después de robarle también existía.

No dijo nada, espero, y cuando el tatuado, el que parecía el cerebrito se acercó para hablar el castaño le propinó un golpe en seco en la nuez, la tenía bastante pronunciada así que fallar era imposible y el dolor que le iba a propinar al otro lo iba a dejar un rato fuera de juego, con suerte hasta que consiguiera noquear al otro. Agarró el la mano que le agarraba el hombro, y consiguió zafarse llevándose un aruñón en el hombro, poniéndose en su espalda.

Retorció la mano del grandullón y le asestó una patada en la parte trasera de la rodilla izquierda, haciendo que casi estuviera en el suelo, lo empujó y este perdió el equilibrio cayendo de boca al suelo, probando la húmeda piedra de la plaza. El otro tipo ya se había recompuesto, aunque seguía con una mano en la garganta, con la otra sacó una navaja, predecible, -Te voy a rajar maldita escoria, no van a reconocer tu patética cara- amenazó abalanzándose sobre el hombre con el arma por delante. No conseguía desarmarlo, aquel tipo era escurridizo y estaba claro que no era un novato en eso de atracar.

No había conseguido mucho tiempo y el grandullón se levantó del suelo, limpiándose la cara y sacando otra navaja él también, parecía que las daban con el carnet de ratero profesional, en el gremio de ladrones cuando entrabas, te regalaban el primer tatuaje horrendo en la frente y la misma navaja cutre que se partiría si se clavara en algún hueso, las típicas que vendían en las tiendas de disfraces por Halloween, para gastarle alguna broma a alguien.

Keith seguía sin decir nada, estaba evaluando la situación, y si el otro se movía con la misma perspicacia y soltura que el primero con el arma, debería recurrir a la magia, pero delatarse ante los ojos del nuevo régimen utilizando magia sin pena ni gloria era peor que ser apuñalado por unas ratas.


Última edición por Keith Collins el Mar 6 Jun 2017 - 19:10, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Benjamin Eidem
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.215
Lealtad : ...
Patronus : Puma
RP Adicional : +2F
Mensajes : 31
Puntos : 16
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4437-keith-collins#69581 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Keith CollinsFugitivos

Laith Gauthier el Dom 11 Jun 2017 - 22:05

Sintió el peso de la cabeza de Keith contra la suya, inclinando un poco el teléfono para dejarlo mirar los títulos a ver si alguno de ellos le sonaba y le gustaba para el momento. — ¿Qué dices? Tú eres el raro que no conoce mi música… Pronto te acostumbrarás, tú tranquilo —le calmó con una sonrisa divertida, buscando y dándole un golpe en la mano cada vez que intentaba meter los dedos a mover su teléfono, colocó la canción que más le pareció en ese momento de acuerdo a lo que recordaba de Keith pareció gustarle.

Ya era hora de que te gustara una —se quejó con diversión, dejándolo llevarse su móvil para colocarlo en la mesa con aquel improvisado amplificador. De haber sabido que su noche iba a terminar así se hubiese traído los amplificadores para el móvil. Cuando hubo terminado, se mordió el labio con diversión mientras observaba cómo imitaba la canción mientras él comenzaba a coger el ritmo poco a poco.

Una vez que llegó el estribillo ya estaba bailando abiertamente, divirtiéndose en el momento aunque en realidad no le ponía mucho empeño, no es que realmente quisiera llamar la atención de Keith sino simplemente divertirse. Miraba al castaño en ocasiones, observando cómo se acercaba a él entre aquel divertido movimiento hasta meterse con él por sus movimientos, una carcajada emergió de su garganta, negando con la cabeza, tratando de no reírse con los movimientos del cuerpo ajeno.

Si tienes tantas ganas de verme moverme puedes pedírmelo —le guiñó un ojo con un gesto coqueto mientras reía nasalmente, aceptó el reto mientras le colocaba más empeño a su baile, movimientos mucho más marcados. Quién necesitaba una discoteca si podían hacer su propia fiesta con un móvil y dos personas, pensó con gracia mientras negaba con la cabeza. Esperaba poder retomar el contacto con Keith, aunque seguramente no hablarían más cosas serias gracias a la cantidad de alcohol que ahora estaba en juego. — ¿Y ahora? ¿Son los aurores los que no saben moverse? Puedes hacerlo mejor que eso —fue su turno de molestarlo, sujetándolo un momento de los costados para hacerlo contonearse.

Nadie iba a quitarle de la cabeza que un hombre que sabe moverse es la cúspide del placer visual, así que podía decir con toda seguridad que no tenía nada de lo que quejarse en esa noche. Menos su chaqueta, pobre chaqueta, pero su mente no estaba en la prenda en ese momento, sino simplemente en divertirse junto con Keith, moviéndose al ritmo de la música con la pasión musical de la que estaba hecho el sanador. Se llevó las manos al cabello para acomodárselo, pasándose los dedos por entre los mechones ondulados rubios.

¿Hace cuánto no hacías una fiesta tan divertida? Ya veo la falta que te he hecho —se alzó el orgullo con una carcajada, cerrando los ojos. Tenía que admitir que se lo estaba pasando muy bien; la música seguiría en reproducción automática, aunque esperaba que mantuviese el mismo ritmo agitado y movido para que no les bajara el ánimo, en cierto momento se quedó sólo contoneándose mientras se servía un nuevo vaso de whisky. Les hubiesen venido mejor unos chupitos de tequila, pero era lo que había y no tenía por qué quejarse. Notó tarde que la botella no bajaba su contenido, lo que le pareció genial, ojalá fuera infinito y no encantado para rellenarse con alguna botella en otro sitio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 525
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Keith Collins el Dom 11 Jun 2017 - 22:56

La música los había poseído a los dos, haciendo que los cuerpos de ambos chicos se moviesen llegando a sincronizarse en el momento en el que Laith lo agarró por los costados para hablarle y contornear su cuerpo a la par. Se lo estaban pasando realmente bien y es que después de todo lo que había pasado en estos últimos meses, y en estos últimos años a Keith le venía bien tener una noche sin preocuparse si sería la última que dormiría. Se rió ante el comentario sobre la poco disciplina a la hora de bailar de los aurores, sin darse por aludido porque el castaño se consideraba muy bueno en eso de bailar, pero picándose un poco, sacando la artillería pesada.

Se acercó al cuerpo de Laith agarrándolo por la cintura pegando ambas caderas, y contoneándose como una culebra bajo el hechizo musical de un encantador de serpientes. moviendo todo su cuerpo de forma sutil y excitante rozando en algunos momentos el cuerpo del otro chico, sin tardar mucho en volver a despegarse y seguir bailando con el aire de la misma forma aunque con algunos pasos más de por medio que amenizaban el contoneo y no lo hacían repetitivo acabando la canción con una pequeña pirueta y su mano derecha recorriéndole el abdomen hasta caer como un peso muerto en el centro de sus piernas abiertas al acabar de girar. -Te ha encantado, no lo puedes negar- afirmó con recochineo con una pequeña risita y un jadeo de cansancio, llevándose una mano al costado derecho por debajo de la camisa, hacía tiempo que no bailaba de aquella forma así que como era lógico le había dado flato, peor había valido la pena.

Empezó a sonar una canción que desconocía pero con buen ritmo, -Sinceramente creo que la última vez que salí a bailar de esta manera fue antes de irme de Estados Unidos, y salí porque me obligaron algunos compañeros, que si no hubiera estado dormido antes de las diez- se rió recordando aquella noche, había sido bastante buena. Se acercó él también a la mesa cogiendo su vaso y luego la botella rompiendo el amplificador improvisado que había creado antes sirviéndose otra copa, la sexta, y aunque para muchos ese ya era el número en el que todo se volvía borroso a Keith le faltaban algunas más para poder decir que había llegado a su límite, y es que ser Auror va ligado a tener un buen aguante en el alcohol, además Keith tenía un cuerpo con bastante volumen, estaba en forma pero era un tío de espalda ancha y alto con un cuerpo compensado así que podía asimilar bastante bien el alcohol, y para ser sinceros llevaba tiempo bebiendo así que un poco inmunizado si que estaba.

Pero solo se sirvió el culo del cristal, bebiéndolo del tirón, como si fuera un chupito, llevándose la mano de nuevo al costado, -Pero tienes que admitir que tu también me has echado en falta- le sonrió con picardía enseñando los blancos colmillos, levantando una comisura más que la otra y con las cejas juguetonas. Seguía sin conocer la canción que sonaba así que decidió cambiarla, dándole un pequeño golpecito a la pantalla táctil del móvil, empezando a sonar la peor de las canción que podrían haber salido, para su gusto, -No no no- dijo llevándose las manos a la cara abriendo los ojos mucho, como si estuviera asustado, -Tío, ¿en serio?, esta canción es lo peor, no paran de ponerla en todos lados, por favor- dijo riéndose con algo de desgana, -Necesito otra copa para esto- dijo abriendo de nuevo la botella cogiendo volviendo a servir un poco más de whisky esta vez más que antes.


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Benjamin Eidem
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.215
Lealtad : ...
Patronus : Puma
RP Adicional : +2F
Mensajes : 31
Puntos : 16
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4437-keith-collins#69581 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Keith CollinsFugitivos

Laith Gauthier el Lun 12 Jun 2017 - 0:17

Luego de meterse con Keith, lo tomó por completa sorpresa que lo sujetase por la cintura; el cabrón le arrancó un jadeo al verlo moviéndose de esa forma que le nació tan excitante contra su cuerpo, cómo se atrevía, se preguntó con una risa. Se había movido a su capricho como víctima de un hechizo, Keith había resultado ser una caja de sorpresas; él del cansancio no jadeaba, pero sí del calor que de pronto le había dado aquel sujeto, a veces la madurez hacía milagros y ahora lo confirmaba, aunque por suerte todavía pensaba con la cabeza sobre sus hombros y consiguió tomar las riendas de su cuerpo antes de que fuese demasiado tarde. — Un poco de humildad no te vendría mal —bromeó un poco.

Hizo un gesto de aburrimiento cuando le dijo cuándo había sido su última salida a bailar; por cómo lo decía parecía que había sido hace ya tiempo, lo que lo había sumamente aburrido. Él trataba al menos una vez a la semana salir, aunque el trabajo claramente muchas veces no estaba de acuerdo con turnos rotativos. Ambos decidieron romper por completo aquel amplificador de vidrio para poder beber un poco más; Laith aún tenía para más a pesar de lo que había bebido antes, aunque claramente su cerebro ya empezaba a apagar algunas funciones como lo era el raciocinio, que no es que le sirva de mucho con frecuencia.

¿Honestamente? Sí, echo en falta a muchos del colegio, tú entre ellos, así que no te vas a poder perder de mí fácilmente ahora que te encontré —le guiñó un ojo con un gesto resuelto, en realidad hablaba con sinceridad, aunque tampoco era como para ponerse sentimentales aunque el alcohol lo propiciara. Se estaba sirviendo la siguiente copa en cuanto comenzó a sonar una canción en español que lo hizo reír por cómo el otro empezó a quejarse de ella. — Tío, la oigo en todos lados, que me la he aprendido ya y eso que mucho español no sé —era parte de la masa que no pudo contra el enemigo y decidió unírsele.

Lo dejó beberse el siguiente vaso de whisky y se lo quitó de la mano, volviendo a hacer el amplificador aquel mientras lo alejaba de la mesa. — No seas nena, hombre —se mofó con una risa divertida, cogiéndolo de la cintura ésta vez siendo él quien apegaba sus caderas para marcar el paso de la canción, iba a echarlo de su casa por hacerlo bailar aquella canción, moviendo los labios como si estuviese cantando mientras le bailaba. Era un placer culposo de Laith, aunque muchas letras no tenían ni el menor sentido el ritmo molaba. Un par de copas de más y ya era su ritmo favorito, en especial con un compañero sexy.

Al ritmo de la canción iba meneándose abusando por completo del espacio personal del otro, tanto que se había animado incluso a cantarle al oído resistiendo reírse. En cierto momento incluso le había tomado las manos para recorrer sus propios costados en su intento de sensualidad. Dentro de todo estaba seguro que esa noche no conseguiría nada, pero se estaba divirtiendo mucho con Keith, por lo que el reparo y la vergüenza habían quedado por completo a un costado, se los había quitado con la misma facilidad con que dejó la chaqueta y los zapatos.

Cuando la canción terminó, Gauthier soltó una carcajada, volviendo a desarmar aquel amplificador mientras tomaba su vaso y servía whisky de nuevo, estirándose mientras su cuerpo se movía al ritmo de la canción siguiente pero sin bailarlo, simplemente con el ritmo moviéndose en su lugar mientras bebía. — Nunca digas nunca, Collins —se burló un poco, secándose con la muñeca una gota de sudor que le recorría la sien.

Sensualidáh:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 525
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Keith Collins el Miér 14 Jun 2017 - 19:55

Había pasado el testigo al otro que era quien ahora agarraba las caderas de Keith para moverse de forma sensual, o al menos lo que Laith pensaba que era sensual que para el castaño era moverse un poco descarado, algo más de lo que a él le solía gustar, no entendía el hecho de marcar tanto trasero, todos tenían así que no era nada del otro mundo, aunque para ser sinceros había gente que lo tenía digno de alabar y era el caso del rubio, se notaba que hacía ejercicio y si no era así el tatuado tendría que darle las gracias a la jodida genética que tenía por aquellas nalgas. Siguieron bailando aquella canción, que aunque al mayor no le hacía mucha gracia, el otro había conseguido que tampoco fuera tan horrible, sobretodo cuando le soltaba algunas palabras mal pronunciadas o con un acento bastante forzado, el español no era su idioma pero sabía que así no lo pronunciaban o al menos Luis Fonsi no lo hacía así.Sonreía porque le hacía gracia y también porque el rubio le estaba haciendo cosquillas en el oído y el cuello, llegando a erizarse por un momento.

Al fin la canción terminó y el rubio parecía sediento, había sido su momento de darlo todo en la pista de baile que se habían improvisado, y lo había hecho, dejándola claro a Keith que si en algún momento salen a bailar tendría competencia para acaparar los focos del antro en cuestión. Él también cogió el vaso sintiendo el buen ritmo de la siguiente canción para beberse otra copa, y probablemente sería la última, porque sabía donde estaba su limite, y aunque no conocía el de Laith apostaba a que se estaba acercando también y por si fuera necesario, quería poder estar bien si el otro no controlaba como él, pero no iba a pararlo, no era su padre, y tampoco quería aguarle la fiesta, aunque dudaba si para el rubio la fiesta solo era buena si acababa potando.

-Tienes razón- se rió -nunca diré nunca, ha estado bastante bien, aunque creo que te hace falta mejorar un poco ese contoneo de zorrón- le lanzó aquella pulla como un cuchillo candente, pero sabía que su amigo no se lo tomaría a mal, aunque si esperaba picarlo un poco. -La verdad, es que yo también te he echado de menos- le dijo dejando la botella en la mesa y cogiendo más cosas para picar de la cocina, aunque cada vez iba quedando poco, tenía bastante hambre y si se gastaba al día siguiente podría ir a comprar, -Y sinceramente me sorprendió que dejarás de escribir, te mandé la respuesta de como me iba el primer año en la universidad, tenía compañeros guays, los profesores eran geniales, aunque te seré sincero no me apetece volver a verle la cara a ninguno- se llevó el cristal a los labios tomando asiento dejando sobre la mesa otra bolsa de chips y un combinado de frutos secos, -incluso te decía que había conocido a alguien- lo miró con la mirada algo triste y fría, -supongo que te cansaste de escribir, o que te lo estabas pasando bastante bien en mi ausencia, o que te pusiste celoso- dijo aquello último con una pequeña sonrisa en la cara.

-Aunque tampoco te lo hecho en cara, sé que es difícil mantener el contacto cuando las vidas van en diferentes direcciones, además después de irme debiste convertirte en el rey del mambo en ese colegio- le sonrió con complicidad, -Sabíamos como pasárnoslo bien- se pasó la lengua con el labio inferior mirando el interior del cristal y volvió a dar un sorbo de su contenido, volviendo a sentir aquel sabor tan agradable recorrerle el paladar, al cual no le había prestado ningún tipo de atención en las últimas copas.


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Benjamin Eidem
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.215
Lealtad : ...
Patronus : Puma
RP Adicional : +2F
Mensajes : 31
Puntos : 16
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4437-keith-collins#69581 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Keith CollinsFugitivos

Laith Gauthier el Miér 14 Jun 2017 - 23:09

Aquel baile le había resultado bastante divertido, aunque luego de ello tomaría una copa más. Gracias al cansancio se sintió un poco mareado, así que supo que no podía seguir bebiendo mucho más si quería aguantar consciente para poder regresar a su departamento cuando fuera momento de irse. Recargó la cintura en la mesa para tener un poco de estabilidad extra cuando escuchó que le parecía que sus contoneos eran de zorrón, pero lo que le picó fue escuchar que debía mejorarlos; era obvio que Laith mismo se daba cuenta cuando estaba bailando descaradamente, aunque en su opinión personal iba bien de la mano con lo sensual y un buen polvo.

¿Tú crees? Es que mi maestro me abandonó, pero ahora que ha vuelto me va a enseñar cómo contonearme como todo un zorrón —le hizo un cariño en la barbilla para confirmar, si no era bastante obvio ya, que estaba diciendo que Keith era más zorrón que él. Pero se le borró la sonrisa en cuanto le dijo que le sorprendió que dejara de escribir, ¿él había dejado de escribir, cuando Keith nunca le contestó? No lo interrumpió mientras le explicaba el contenido de una carta que nunca tuvo en las manos. — Seguramente me hubiera puesto celoso de saber que conociste a alguien, pero… Yo no recibí de ti nada luego de la carta donde te pregunté cómo lo llevabas todo sin mí —ahora se sentía bastante tonto, debía de haberle escrito preguntando si lo odiaba o algo en lugar de esperar en vano una respuesta que quizá se perdió o fue recibida por alguien que nunca se la hizo llegar.

Tuvo la ligera sospecha de que aquello pudo haber sido una jugarreta de mal gusto. Había sido, después de todo, tan apreciado como odiado por su personalidad, no era moneda de oro para gustarle a todo el mundo. También había cometido muchos errores que le costaron amistades, y esas amistades también cometieron errores, cosas de jóvenes, después de todo. Buscó quitarse los pensamientos de la cabeza, era demasiado tarde como para ponerse a buscar culpables, quizá la lechuza se había perdido simplemente aunque se ubicaran de forma mágica, exhalando mientras se acariciaba el cabello y cerraba los ojos unos segundos.

Enarcó sin embargo una ceja, bufando divertido. — Yo era el rey del mambo incluso contigo ahí, fueron buenos años —recordaba el colegio con mucho cariño. A pesar del acoso que tuvo los primeros años por su forma de actuar hasta que aprendió a defenderse y en todos los problemas en que se metió, al final lo había pasado bien. La ignorancia hace la felicidad, y él había sido muy feliz. — ¿Qué ocurrió con ese alguien? —decidió preguntarle, pues realmente sentía curiosidad por ello. Keith no parecía nada feliz con la experiencia y por ello era que sentía cierta necesidad de descubrir lo que había ocurrido. — ¿Te molesta si fumo? —cuestionó, pues si lo hacía tendría que acercarse a una ventana o bien aguantarse las ganas hasta que se fuese.

Se dio cuenta de que era casi imposible que en una reunión con alcohol no se tocase el tema de las relaciones fallidas, era gracioso en su opinión. Cuando terminó con el vaso de whisky decidió darse un respiro, dejándolo en la mesa mientras miraba su móvil, era una buena canción, formaba parte de aquellas que vivían en el fondo de la memoria del teléfono y que sólo en determinados casos hacían acto de presencia, como esa reproducción automática. Era de los que si le gustaba la bajaban sin más aunque no volviesen a escucharla nunca en la vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 525
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Keith Collins el Jue 15 Jun 2017 - 1:03

Levantó ora vez una ceja y la comisura del mismo lado esbozando una pequeña sonrisa cómplice con un gesto agradable y divertido al escuchar como Laith  insinuaba que el castaño era más zorrón que él, cosa que no era totalmente cierta, zorreaba de vez en cuando sí, pero conociendo al rubio sabía que él lo hacía mucho más, y seguramente mucho mejor, porque ya el mayor había perdido práctica en eso de salir y poder coquetear con quien fuera, aunque en realidad nunca se caracterizó por ser alguien con mucho desparpajo y poca vergüenza como para ir insinuándose a cualquiera, -¡Más quisieras haber aprendido algo de mí, chaval!- le soltó, lanzándole una snack a la cara sin conseguir que sufriera mucho, solo molestar sentándose en la silla para confesarle que él también lo había echado de menos en sus momento aunque dejando caer que no había sido totalmente culpa de él el hecho de haber perdido el contacto ya que le escribió una carta de la cual nunca tuvo respuesta, carta que al parecer el rubio nunca recibió, -Tal vez debí haber enviado otra preguntándote si todo estaba bien, pero ya sabes, las clases y el hecho de ser un vago tampoco ayuda mucho, lo lamento- dijo con algo de lastima, susurrando casi las últimas palabras, sin poder quitarse de la cabeza a la persona a la que se refería antes, fingiendo una sonrisa cordial cuando el otro respondió a su comentario acerca de ser el rey del mambo.

La verdad es que sabían pasárselo muy bien en aquel colegió y no porque fueran los tíos más populares o enrollados, ni por asomo, y aunque se conocieron de una forma no muy amistosa aquel día en el aula de castigo de la señora Poutsch se echaron unas risas a costa de un libro de fotos móviles de la misma profesora que guardaba en un cajón sin protección alguna.

Aquella pregunta lo sacó de sus recuerdos, rodó los ojos por la sala, desde el punto al vacío al que miraba hasta los ajenos para suspirar un poco y acomodarse en la silla, sabía que iba a preguntar, era obvio, eran amigos y la curiosidad es un rasgo que el rubio nunca había tenido miedo de dejar ver, -Puedes fumar, pero ahí tienes la ventana- le dijo señalando en la dirección de la vidriera la cual tendría que abrir un poco al menos si quería poder fumar dentro de su casa.

Se acomodó en la silla, -La verdad es que simplemente se acabó, no duró mucho, aunque era obvio- se rió porque a día de hoy aún no entendía como había podido ser tan incrédulo para haberse enamorado de ella en tan poco tiempo y de aquella forma. -Estaba en último curso, se llamaba Lara, bueno, se llama, espero...- hacía tiempo que no sabía nada de ella, -...estaba en último curso cuando yo entre, y por alguna razón se fijó en mí, era una chica bastante guapa, y lista, y encima estudiábamos lo mismo así que para mí era un pozo de sabiduría ¿sabes?, nos conocimos porque entré en su clase sin querer y me senté a su lado, ella sabía que no debería de estar allí y cuando empezó la clase yo también me di cuenta, pero no quería interrumpir levantándome y quedar en vergüenza, un tipejo nuevo que se confunde de aula, que idiota- dejó escapar un sonidito de molestia al recordar aquello, -Le debí parecer mono, o muy tonto, así que cuando acabó la clase, me quitó mi itinerario de clases y me dijo "Será mejor que dejes a una veterana, si sigues confundiéndote de clases no vas a pasar el primer semestre"-  suspiró -Lo dijo de forma fría, pero luego me sonrió y creo que ahí fue cuando me robó el corazón- confesó con un pequeño brillo en los ojos y el tono animado, aunque pronto aquello se acabó, -Obviamente no fue amor  aprimera vista, no del todo, coincidiamos en varios sitios y al final pues empezamos a hablar, intercambiar apuntes, bueno, ella me pasaba sus apuntes, y la invité a salir. Pasados los meses me confesó que había sido un gran pasatiempo pero que se había aburrido- terminó la historia de forma breve sin dar más rodeos, levantándose de la silla sirviéndose otra copa que no tardo en tomarse, aunque había decidido dejar de beber desde antes, necesitaba una más.

Se acercó a la ventana abriendo la otra hoja de la misma, ya no llovía, caía una pequeña llovizna, fina y casi imperceptible si no fuera por el contraluz a causa de la farola que tenía frente a la ventana, un poco más baja porque él vivía en un tercero. Buscó un cigarro registrando los bolsillos de su amigo, hasta que este le dio uno junto con el mechero, -No fue tan mala en realidad, simplemente yo lo masifique, fue, mi primer amor, perdí la virginidad con ella- se rió al confesar aquello.

Se ladeó un poco par ver a Laith mejor, -¿Y tú?- le preguntó dándole una pequeña calada al cigarro soltando el humo por la nariz, -¿Ha habido alguien especial?- lo miraba con curiosidad, y es que el chico era bastante atractivo y tenía una personalidad super divertida así que seguramente habría tenido alguna que otra historia de amor y de desamor.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Benjamin Eidem
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.215
Lealtad : ...
Patronus : Puma
RP Adicional : +2F
Mensajes : 31
Puntos : 16
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4437-keith-collins#69581 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Keith CollinsFugitivos

Laith Gauthier el Jue 15 Jun 2017 - 5:04

Soltó una risa en cuanto le soltó que desearía haber aprendido de él, recibiendo el snack intentando cogerlo fallidamente con la boca por lo que cayó en el suelo. Ambos habían cometido el error de no haberse preocupado en volver a escribir luego de no recibir respuestas, una cosa de la que honestamente se arrepentía. — Yo también debí haber escrito de nuevo, pero el hubiera no existe… Lo siento —le respondió, aunque no pasó desapercibido que se había decaído fácilmente con la persona que le mencionó; era obvio que Laith no podría quedarse callado. No era un cotilla, pero se interesaba por sus amigos. Parecía ensimismado, así que preguntó por ese alguien, y aprovechó el silencio también para preguntar si podía fumar en su casa.

El rubio asintió con la cabeza y caminó hasta la ventana que le indicó, aunque decidió esperar un poco mientras lo miraba explicarle lo que sucedió con Lara. No lo interrumpió ni siquiera cuando le dio una oportunidad de molestarlo, porque Gauthier podía llegar a ponerse serio si lo necesitaba, y siendo honestos le enternecía que Keith tal y como lo conocía se hubiese pillado tanto por una chica que incluso sus ojos parecían brillar ante su recuerdo. Se dio cuenta de que había gente muy hija de puta en el mundo, ¿cómo a una persona no se le ocurre decirle a otra que no quiere nada serio? Era como él hacía las cosas, pues entendía lo mucho que podría herir a una persona de lo contrario.

Siento escucharlo, viejo... —le dijo, pues realmente lo sentía, encaminándose hacia la ventana para abrirla un poco y sacar su caja de cigarros, una caja de metal de la que sacó uno y el encendedor por igual. — Alguien me dijo una vez… que si pudiste querer así a una persona equivocada, imagínate cómo vas a querer a la correcta —trató de animarlo de esa manera, aunque sabía que podía no ser demasiado buena. Cuando a uno le rompen el corazón lo último que piensa es en la siguiente pareja. Se quedó mirando al exterior de la ventana unos segundos, con una larga calada hasta ver a Keith tomar posición cerca suyo, pues el rubio estaba recargado con su hombro en uno de los marcos de la ventana. — Cuando menos te lo esperes llegará la chica de tus sueños que no te vea como un pasatiempo.

Esperaba que Keith realmente fuese feliz con una chica que lo quisiera, creía que se lo merecía. Lo sintió tocándolo en sus bolsillos, registrándolos hasta que se sacó de un bolsillo trasero la cajetilla de donde podría tomar el cigarro y el encendedor, y llegó la inevitable pregunta de regreso conforme guardaba la caja. — ¿Te sorprendería? —le sonrió. Desde su juventud había sido ese tipo de chicos que le huyen a Cupido y a sus flechas, la promiscuidad había sido su ley de vida. — No perdí la virginidad con él, pero fue mi primer amor —la verdad por delante, nunca había esperado a ese alguien especial que sabía que no llegaría.

No lo vi venir… Lo conocí aquí, era profesor de la universidad, su nombre es, o al menos era, Cormac… Tenías a un estudiante de primero siguiendo todo el día con la mirada a un profesor, muy clásico… Siempre he tenido un problema con los mayores —hizo un gesto con una de sus cejas. — Lo perseguí meses hasta que me di cuenta que era imposible… Ese día llegó y me ofreció clases particulares, y al principio era así, me enseñaba cosas sobre medimagia, duelos, todo en lo que flaqueara… Una mañana creo que debí tomarme una Felix Felicis, me sentí poderoso y le pedí salir conmigo —no lo había hecho, pero así se había sentido. Dio una larga calada mientras pensaba en sus siguientes palabras, el humo salió lento haciendo formas amorfas a la luz de la farola. — Nunca supe mucho de él, no conocía sus amistades, poco de sus gustos, quién había sido, pero para mí estaba bien porque creí que podría desenmarañar sus misterios… Me enamoré como un estúpido, durante los primeros dos o tres años todo iba de maravilla, le bajaba el cielo y estrellas si me lo pedía, incluso me saqué la licencia de aparición sólo porque él me lo pidió —y era un secreto a voces que él daba asco apareciendo.

Tuvo que quedarse callado un segundo, el estúpido alcohol lo ponía bastante más emocional de lo que acostumbraba serlo. — Un buen día me enteré que no cabía por la puerta de los cuernos que llevaba, desde el principio, cada vez que me daba vuelta, se revolcaba con otras personas… Pero yo estaba enfermo de amor y le perdonaba todo, él me prometía que las cosas iban a ser diferentes, y yo como imbécil me lo creía… Traté de pagarle con la misma moneda y nunca me había sentido tan sucio —dirigió de nuevo su mirada hacia el exterior junto con una nueva calada. Los ojos le brillaban de humedad pero seguía convenciéndose de que todo había quedado en el pasado. — Lo aguanté un año o dos más, más o menos, hasta mi graduación… No quería darle importancia, porque no quería perderlo… Pocos días luego me citó en la parada del tren, y me dejó diciendo que no volviese a buscarlo y que nunca había significado nada para él… —todavía recordaba el tren marchándose mientras él se quedaba en las vías sin saber qué hacer.

Había tratado de resumir lo más posible, aún ahora le parecía increíble cómo cuatro años acababan siendo narrados en pocos minutos. — Cuando empecé a desintoxicarme de mi adicción me largué a Francia una temporada —así terminaba su historia, aunque claramente omitió todo el proceso entre aquella noche con el tren y su viaje a Francia, le parecían detalles sin importancia. — Haré un club de solterones despechados, por si quieres unirte —intentó bromear al final de todo, tirando la colilla del cigarrillo por la ventana.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 525
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Keith Collins el Vie 16 Jun 2017 - 23:43

Estaba frente a otro corazón roto, y aunque al principio Keith pensó que el rubio había tenido suerte en el amor, escuchar aquella historia igual de trágica que la suya le había hecho cambiar de idea. Le puso la mano en el hombro apretándolo un poco, con cariño en señal de apoyo, era lo que se solía hacer, y lo que el castaño solía hacer cuando no tenía o más bien no podía decir nada sin parecer imbécil, prefería hacer aquel gesto, un simple movimiento que casi siempre la otra persona con recibía con agrado, consiguiendo trasmitir lo que no conseguía decir con palabras. Se rió aunque su comentario y le dio la última calada al cigarro para luego dejarlo caer a la calle adoquinada de la que hacía un rato que habían subido, cayendo un pequeño charco que extinguió la pequeña llama que ardía dentro del tabaco, quemándolo, con un sonido característico que solo un cigarro conseguía hacer cuando se mojaba.

Se giró para volver dentro del cuarto y casi tropieza con sus propias piernas, consiguiendo mantenerse en pie, desequilibrándose un poco terminando por apoyarse en la pared, -Creo que he bebido suficiente- dijo llevándose una mano a la nuca cerrando los ojos y con una tímida y cansado sonrisa en la cara. Lo miró con confianza, como si no hubiera pasado tanto tiempo desde la última vez que se habían visto, y también con algo de agradecimiento, porque aquello noche prometía ser una de las patéticas que había tenido el mayor hasta el momento, pero gracias a él había sido un noche totalmente inesperada.

-Se ha hecho bastante tarde- dijo mirando el reloj de la pared que marcaba más tarde de la una de la madrugada, con el secundero activo, impaciente por llegar a la siguiente raya antes que las otras dos manecillas, conquistando el tiempo, siendo el que más recorrido hacía dentro de aquel circulo plano, con doce números y cuarenta y ocho rayas, -¿Estás bien para irte a casa?, te puedo preparar el sillón si quieres, aunque te aviso que no es nada cómodo- gesticulo para enfatizar en la advertencia de la incomodidad del mueble mientras se dirigía a la mesa para recoger todos los cacharros, llevándolos a la cocina, abriendo el grifo del fregadero para enjuagarlos un poco, guardando luego la botella en su sitio y lo que quedó de los snacks, sin ni siquiera preguntarle a su compañero si quería más.

No lo estaba echando, pero estaba cansado, y después de la nochecita y de la semana que llevaba necesitaba dormir todo lo que pudiera, -Bueno, entonces ¿qué haces?, ¿te quedas, te vas, vienes mañana a prepararme el desayuno?- bromeó acercándose a su amigo cruzándose de brazos, -Pero de forma desinteresada, no esperes que te deje entrar en mi cama a desayunar conmigo- le guiño un ojo mordiéndose el labio inferior.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Benjamin Eidem
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.215
Lealtad : ...
Patronus : Puma
RP Adicional : +2F
Mensajes : 31
Puntos : 16
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4437-keith-collins#69581 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Keith CollinsFugitivos

Laith Gauthier el Sáb 17 Jun 2017 - 7:15

Se había esmerado en que la frialdad volviese a él; completamente sobrio podía contarlo con una sonrisa y bromas de por medio, cuando estaba ebrio no era tal sencillo. Keith pareció notarlo y lo miró en cuanto sintió su mano en el hombro con un apretón ligero, asintiendo con la cabeza y una sonrisa para que supiera que no tenía que decirle nada, notaba el apoyo en un silencioso gesto breve. Por ello fue que al final se animó con la broma de aquel grupo aunque no esperaba que fuese demasiado gracioso, sabía que a fin de cuentas no era un tema nada agradable para ninguno de los dos

Laith había cerrado la ventana que abrieron para fumar cuando Keith se apartó de ella, notando luego que parecía habérsele subido el alcohol a la cabeza; él también había bebido bastante pero aún controlaba lo suficiente como para no irse de bruces contra el suelo. — Preferiría que me acomodaras tu cama —bromeó con él, sopesando maduramente las dos opciones. Sabía que si lo intentaba al menos al final del día siguiente estaría en casa, pero ahora con los cazadores de traidores prefería no tomar demasiados riesgos, tampoco es que se temiese que Keith fuese a matarlo mientras duerme o algo parecido.

El mayor había empezado a lavar todo sin objeción de Laith, recargando los brazos sobre la cabecera de una silla para hacerse apoyo mientras lo miraba. Sonrió divertido cuando le dijo que si le haría el desayuno y su sonrisa se ensanchó más con su siguiente comentario. — Si no me da acceso a tu cama para desayunar contigo, que te cocine el desayuno otro —jugó con la idea mientras negaba con una breve risa. — Aunque en realidad, consejo de amigo, no me dejes entrar en tu cocina, soy un sol cocinando: lo quemo todo —le guiñó un ojo con un gesto resuelto, y tarde se dio cuenta de que estaba divagando. — Me quedaré al menos hasta que pueda caminar sin que el mundo gire a mi alrededor, probablemente me vaya temprano y antes de que despiertes para que no me pidas hacerte de comer —a pesar de su tono, hablaba medianamente en serio, esperaba irse en cuanto se sintiera mejor.

Dicho aquello y sin esperar más nada, se tumbó en el sofá que, de hecho, era bastante incómodo como lo decía el otro, duro como una roca y pensó que sería más suave tumbarse en el suelo. Al empezar a relajarse todo empezó a darle vueltas, parecía que se acababa de bajar por décima vez de una atracción de un parque de diversiones. — Keith —lo llamó, esperando a que lo mirase antes de acomodarse en un fallido intento de recrear una escena de película. — Píntame como a una de tus chicas francesas —un tono meloso duró hasta que comenzó a reírse a carcajadas; cabe señalar que eso se le habría ocurrido incluso sobrio. — Aunque soy canadiense, ¿tus chicas canadienses? ¿Tienes chicas canadienses? —siguió desvariando unos cuantos minutos más, él mismo se dijo: “Laith, estás muy mal” en cuanto lo pensó de nuevo.

Da igual, ponle pestillo a tu puerta que no me hago responsable de nada, descansa y que no te piquen los mosquitos —se despidió cerrando los ojos, bajando una pierna para hacer tierra y no sentir que estaba completamente encima de la nube de Goku moviéndose a vertiginosas velocidades. Seguramente al amanecer le haría el desayuno, un cereal si tenía, era lo poco que sabía hacer bien, aunque a veces no calculaba bien y ponía más leche que cereal o viceversa. La cocina lo odiaba, no era su culpa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 525
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Keith Collins el Lun 19 Jun 2017 - 16:34

Se había hecho bastante tarde, ya pasaba el reloj ya marcaba más de la una de la madrugada y aunque por mucho que le gustaría seguir allí charlando y bebiendo con su amigo con el que se acababa de reencontrar, Keith tenía que trabajar ese día temprano si quería seguir viviendo, y aunque no era tan necesario, lo conservaba por mantenerse ocupado mientras era un espectador de los hechos que se iban desarrollando en el mundo mágico, y es que a pesar de querer no podía o más bien no sabía que hacer, porque a pesar de haber barajado la opción de presentarse en el ministerio armado hasta los dientes y empezar a crucificar a todo aquel que se declare como fiel seguidor de Voldemort y su ejercito de carroñeros, el chico en su interior sabía que no era un gran plan,

Le ofreció el sillón a su amigo si lo necesitaba, no le importaba que se quedara allí antes que irse a casa en condiciones poco saludables para su bienestar, -Lo siento Laith pero aún es demasiado pronto para compartir cama, primero invítame a cenar o al cine- le sonrió guiñándole un ojo dirigiéndose a un pequeño mueble donde sacó un par de mantas y unos cojines para dárselos al rubio, -No hace falta que te vayas temprano, quédate lo que necesites, aunque yo tengo que levantarme para trabajar- le confesó mientras le colocaba una sabana al mueble por encima y los cojines para que apoyara la cabeza, -La verdad es que no tengo chicas canadienses, y contigo creo que ya tengo bastante de ese país- se rió de él apagando la luz de la sala, que se iluminaba por la farola que había en la calle, de forma tenue, lo suficiente para si se levantara poder ir al baño sin caerse al tropezarse con algo, -Que descanses colega-.

Se despertó un par de horas después casi a las cuatro, un par de horas antes de tener que prepararse para ir al trabado, estaba amaneciendo y se colaba un poco de sol por la ventana que le daba de lleno en la cara y parte del pecho, estaba sudado y con sed, las temperaturas habían subido después del día anterior, tal vez se acercase una ola de calor. Salió del cuarto del cuarto y fue a la cocina a beber algo de agua, pasando por el salón vio que el rubio seguía allí, en una posición un tanto extraña, sin camisa y sin pantalones solo con la ropa interior y la manta que le había dado por encima tapándole parte de la parte derecha de su cuerpo, parecía que había tenido una pelea con el sofá. Siguió su camino y abrió el grifo de la cocina para llenar un vaso y refrescarse cayendo algunas gotas por su cuerpo descubierto, volviendo a girarse para entrar al salón y mirar a su amigo que se había dado la vuelta dejando a la vista su espalda y su trasero, camino despacio para no despertarlo, escuchándolo roncar de vez en cuando mientras se acercaba a la ventana para cerrar la persiana un poco y que no le molestara la luz, deshaciendo el camino para regresar a su cuarto luego, siendo interrumpido por un sutil gemido por parte del rubio dormido, pronunciando su nombre, el castaño se paró en seco y lo volvió a mirar al sofá y al chico que estaba en él, dibujando una pequeña sonrisa en su cara.

Se acercó, el otro se movió en el sofá y abrió un ojo, -¿Qué pasa?- preguntó Laith algo confundido. Keith no dijo nada, solo se agachó para besarlo metiendo la mano entre el sofá y el menor para rodarlo y ponerlo boca arriba, para luego dejar caer su cuerpo sobre el suyo mientras sus bocas se peleaban por conseguir comerse a la otra antes. El mayor puso una mano sobre el pecho ajeno dejándola libre, recorriendo el pecho del chico topándose con su pezón al cual no le prestó mucha atención siguiendo el camino hacía el vientre, y finalmente llegando a la entrepierna, cubierta por aquellos pequeños calzoncillos de algodón y elastano blancos de Calvin Klein.

-Keith...- comenzó a decir Laith cuando el otro paso de su boca a su cuello, mientras seguía con su mano en la entrepierna del rubio, -No, calla, ambos sabemos que esto es lo que quieres ¿no?- le cortó antes de que pudiera decir que no, por miedo a que se echara atrás o por que simplemente no quería hablar, lo único que quería escuchar de boca del chico eran gemidos de placer.

Se despertó sobresaltado, la alarma de su móvil estaba sonando, tenía el cuerpo sudoroso y estaba algo confundido, tardó un par de segundos en darse cuenta que estaba en su cama, solo, y que solo había sido un sueño, un sueño de lo más raro, pero comprensible, el alcohol, la excitación del encuentro, el hecho de que hacía más de 6 meses que no había tenido ningún tipo de contacto físico con nadie. Se sentó en la cama, estirando el cuello y preparándose para levantarse, apagó la alarma del móvil, y siguió estirando un poco más hasta que decidió que ya iba siendo hora de moverse, si no quería llegar tarde. Se había levantado veinte minutos antes de lo habitual para prepararle algo al rubio, no se fiaba mucho de sus dotes culinarias o mejor dicho, no se fiaba de que no le quemaría la cocina si intentaba freír un huevo.

Se asomó por el pasillo hacía el salón y lo vio durmiendo, estaba vestido, con un cojín en la espalda y el otro en la nuca, había conseguido una postura medianamente decente en aquel sofá y parecía que descansaba bien. Keith se duchó se vistió y preparó el desayuno, café, zumo, un par de rebanadas de pan que tostó, y huevos revueltos con bacon, lo último que le quedaba en la nevera, tendría que pasar por el supermercado a la vuelta si quería comer algo decente el resto de la semana. Terminó el desayuno en silencio, dándole vueltas al sueño que había tenido, sin quitarle los ojos de encima a su amigo que estaba en su salón. Dejó el plato y la taza en el fregadero, ya limpiaría luego, pues si se entretenía llegaría tarde.

No sabía si despertarlo, se le veía cómodo allí. Dejó una nota en la mesa diciéndole que tenía el desayuno en la cocina, y una toalla en el baño por si quería darse una ducha antes de irse, y además con una pequeña advertencia, "Tengo mi ropa interior contada Laith, así que no intentes robarme ningún calzón para tu altar de mi", acabando la nota con dos "x" y un "me alegro de haberte encontrado", dejó el bolígrafo al lado del papel y salió por la puerta del piso, cerrando con cuidado de no hacer mucho ruido aunque tanto la madera como las bisagras de la puerta, por no decir toda la casa, era bastante ruidosa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Benjamin Eidem
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 28.215
Lealtad : ...
Patronus : Puma
RP Adicional : +2F
Mensajes : 31
Puntos : 16
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4437-keith-collins#69581 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Keith CollinsFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.