Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

It's the time ! [ Ian ]

Eris Masbecth el Vie Jun 09, 2017 2:05 pm

16 de Abril
Sala de Ingreso
A punto de dar a luz

He is coming ! ♥

Antes de llegar a San Mungo.

¡No tienes que decirme lo que tengo que hacer! — Gritó, estallando todo su enfado y demostrar que nadie le iba a decir, en aquel momento, lo que iba a hacer. Su madre le decía que se relajara, y eos solo la llenaba de más nervios. Sabía que el niño estaba por venir dentro de pocos días, pero nunca pensó que aquel día. — ¿Qué? — Miró confusa sus piernas y estaba realmente empapada como de un líquido que no sabía por qué. — ¡Has roto aguas! ¡Hay que ir a San Mungo! — Su cuerpo entró en alerta y fue cuestión de segundos que le entraran dolores en el vientre, provocando gemidos de dolor. Ese dolor era realmente desesperante, y por lo oído de su madre: no eran los peores. — ¡Llama a Ian!¡LLAMADLO! — Aquello iba con más ira que el anterior grito. Comenzaba a ponerse realmente nerviosa. ¿Cómo iba a dar a luz? ¡No estaba preparada para ello! No aún, necesitaba más días. Pero aquel iba a ser el día y tenía miedo de no poder ver a su hijo, después de lo ocurrido tenía más miedo de lo común.

Sus padres rápidamente la cogieron y la llevaron a San Mungo, todo autoritarios y marcando bien quienes mandaban en el asunto, al fin y al cabo ellos ya habían tenido cuatro hijos, ¿no? Eris se sentía segura, eso no lo podía negar, pero se estaba poniendo de muy mala leche. — ¡ARGH! ¡LLEGUEMOS YA! — Gritaba entre dolores mientras sujetaba la mano fuertemente a su padre. — ¡MALDITA SEA! — Su padre intentaba calmarla, aquello era nuevo para él dado que era su primera hija en dar luz. Su madre, por otro lado, estaba un poco distraída a su bola. Pasando un poco del tema porque sabía por lo que pasaba su hija. Lo cierto, es que en aquel momento, Eris le importaba una mierda la actitud que tomara su madre de camino a San Mungo. Lo único que quería hacer era llegar, llegar cuanto antes para expulsar a su hijo y escapar del dolor.

Ya en la sala de ingreso, a la espera de dilatar.

Estaba ya con las ropas de San Mungo, lista para que, cuando fuera el momento, pudiera empujar aquello de su interior. Eris estaba realmente alterada, las contracciones cada vez eran más seguidas pero aún estaba por dilatar. Le faltaba y no tenían medicamentos disponibles en aquel momento para ello. — ¿¡DÓNDE ESTÁ IAN!? — Gritó desesperada por coger y pegarle un tortazo. Sí, aquel fue su primer pensamiento. Por no estar justo en aquel momento, aunque era físicamente inhumano si lo hacía. A penas acababan de avisarle cuando estaban de camino. Mas en aquel momento, poco le importaba comprender otras cosas. — ¡Quiero empujar!¡YA! — Pero no, aun no era el momento.

Comenzó a sudar, intentó respirar como había estado aprendiendo tiempo atrás y sobretodo intentó mantener la calma porque sabía que se estaba poniendo demasiado alterada. Simplemente no se sentía preparada para ello, no sin Ian. Hasta había poco tiempo había pensado de él que era la peor de las compañías durante su embarazo, pero a día de hoy aquello había cambiado radicalmente por toda la atención que este tenía por su hijo, y la mujer que lo llevaba dentro. Eso sí, por su integridad viril, era mejor que llegase pronto.
Eris Masbecth
Imagen Personalizada : It's the time ! [ Ian ] HBG34Ps
RP : 10
PB : Amber Heard
Edad del pj : 26
Ocupación : Pocionista en San Mungo
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 4.323
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 218
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-welcome-to-my-chaos-eris-masbecth-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6521-welcome-to-my-story-deris-rs#94631 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthInactivo

Ian Howells el Sáb Jun 10, 2017 4:18 am

Ese día se encontraba tranquilamente sentado en un banco en la universidad, haciendo trapicheos con los empollones de la clase para que le prestasen los apuntes para los exámenes finales que estaban al caer. La verdad es que ese día aventuraba como un día bastante convencional y aburrido, ya que después de racanear los apuntes, su única intención era volver a casa para copiarlos. Sin embargo, nada más llegar a la casa, se encontró con una situación un tanto comprometida: su madre.

Su madre corría por todas partes, metiendo en una mochila todas las cosas que Ian había estado comprando estos días para cuando naciese el bebé. Entre que todo eso estaba siendo reunido en una mochila y que la madre de Ian estaba histérica, el universitario supo atar cabos rápidamente.

-¡Menos mal que has llegado! ¡¿Por qué no me contestas al móvil?!-Las lechuzas en momentos como éstos estaban sobrevaloradas. Ian tenía móvil, pero obviamente no lo llevaba consigo a la universidad, mucho menos con como están las cosas últimamente.-¡Me tenías nerviosísima! ¡Cuatro llamadas te he hecho! ¡Cuatro! ¡Que me va a dar algo aquí!

-¿Ya viene? ¿Eris ha llamado? ¿Está en San Mungo?-Preguntó con un sudor frío. Madre del amor hermoso. ¿Y qué les pasan a sus piernas? ¿Por qué no se mueven? De repente, se sintió paralizado.

Juliette, la hermana de Ian, caminó dos pasos al frente hacia donde estaba su mellizo y sin dudarlo un segundo le pegó un fuerte bofetón en la mejilla. Ian abrió los ojos y la boca, con intención de quejarse, aunque no le salió ningún sonido por la boca.

-Espabila, que voy a ser tía. ¡Coge las cosas y vete a San Mungo ya! ¡Eris ya está allí, la lechuza nos ha llegado hace diez minutos!-Le gritó con una determinación inusual en la modosita de Juliette.-Nosotros ahora te llevamos todo. ¡Vete!

Ian asintió varias veces un poco trastornado por  la situación y el bofetón que le había dado su hermana y tras balbucear algo que era imposible de entender por otro ser humano, se desapareció. Apareció directamente en la sala de urgencias de San Mungo. Nada más aparecerse, sus piernas decidieron volver a quedarse sin fuerzas y por casi no se come a la enfermera que pasaba por allí con unos tubos de ensayo.-L-lo siento.-Volvió a balbucear, aunque poco a poco se le iba entendiendo un poco más. Fue hacia la recepción y la señora que allí se encontraba lo miró con preocupación, ya que estaba pálido como un muerto.

-¿Está usted bien, señor?

-Sí... ¿Me podría decir en qué sala se encuentra Eris Masbecth? Está de parto y es urgente que me presente de inmediato.-Dijo, sintiendo sus huevos en medio de su garganta. ¿¡Cómo es posible que estuviese tan asustado!? ¡Si hasta había hablado educadamente de lo nervioso que estaba!

-Segunda planta, habitación 202.-Respondió rápidamente, pues había sido la última paciente en ingresar por ese motivo.

-Gracias.

Se giró y comenzó a caminar lentamente, aunque no pasaron ni dos segundos hasta que empezó a correr como alma que lleva el diablo. Dos minutos después (pues subió por las escaleras y había un cúmulo de ancianitos bajando escalones) llegó a la habitación y la abrió sin llamar a la puerta.

-¡HOLA!-Dijo soltando una bocanada de aire. No era el saludo que nadie esperaba, pero no se le ocurrió otra manera de entrar en escena. Corrió hacia donde estaba Eris en la camilla, pasando por al lado del señor y la señora Masbecth que esperaba fervientemente que no se quedasen en la habitación. Bastante tenía con soportar esa locura con Eris como para encima tener a esos dos ahí recordándole no solo que había dejado preñada a su hija mayor, sino que encima estaba mintiendo a la menor. No, por favor, que se fuesen.-Siento haber tardado, no estaba en casa.-Se excusó como pudo, consciente de que eso a ella le importaría tres mierdas en esta situación.-¿Estás bien? ¿Te duele?-Por favor, Ian, ¿tan pronto quieres llevarte la hostia del siglo?-Lo siento, claro que te duele, no hay más que verte la cara.-No lo estás arreglando, Ian. Carraspeó y le sujetó la mano.-¿Hace mucho que estás aquí? ¿La enfermera ha dicho algo?-¡¡POR DIOS, NO SABÍA NI QUÉ HACER NI QUÉ DECIR!! ¿No podían controlarles las pulsaciones a él también? Sentía que se le iba a salir la boca por el pecho de los nervios. ¿Ha habido casos anteriormente en donde el padre se desmaye o algo? Que le tomasen la tensión, la azúcar y le diesen un plátano para el potasio, que el chico iba a tener una ataque ahí de algo, pero no sabía de qué.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Eris Masbecth el Sáb Jun 17, 2017 10:24 am

Estaba comenzando a querer explotar, a querer arrasar con todo de tal manera que acabara destruido. Los nervios estaban más a flor de piel que nunca, las ganas de matar a alguien jamás fueron tan intensas. Quería que aquellos dolores se acabara, no le importaba como mientras no fuera la muerte. El rostro de Eris era realmente un cuadro de desesperación, rabia y descontrol propio. Estaba realmente roja sus mejillas y sudando, sudando por todo ese calor que sentía y por esa alteración emocional por la que estaba pasando. Hubo simplemente unos segundos de paz y tranquilidad, donde parecía que había sido capaz de mantenerse controlada a sí misma. Hasta que volvieron las contracciones, que se habían más repetidas pero que, aún así, no llegaba a la medida necesaria.

Entonces escuchó a Ian llegar, aquello le hizo mirar bruscamente a la dirección de la puerta para observarlo con una cara de pocos amigos. La ira comenzó a invadirla a medida que este hablaba. ¿Pero cómo podía tener tanta facilidad este crío? — ¿¡Estás diciendo que tengo mala cara!? ¡A TI SI QUE TE DEJO MALA CARA! —Entonces tuvo que recuperarse de aquel grito con respiraciones cortas, como le habían dicho tiempo atrás mientras no apartaba la mirada asesina de Ian, al cual sabía, en el subconsciente, que le quedaba para rato. — Llevo MUCHO aquí, lo suficiente. Aguantando a idiotas como todos vosotros. — No estaba hablando la verdadera Eris, quizá, sino más bien la Eris hormonada que creía que dar a luz iba a ser más fácil en San Mungo pero claro.. ¿Dónde estaban los encargados de ellos? — ¿El problema? ¡QUE NO DILATO!— Otra vez perdía la tranquilidad momentánea, cogiendo la mano de Ian como rehén.

Cerró los ojos a la siguiente contracción, apretando la mano bastante fuerte. — ARGH. ¡Pideles algo ! Pídeles una poción, hay una. ¡PÍDESELA IMBÉCIL! — ¡Pero que mandona! No podía hacer otra cosa, aquellos eran sus peores pensamientos en aquel momento donde sólo la ira parecía tener lugar. — Por favor, Ian. Quiero dar a luz ya, por favor.. — ¿Y eso? ¿Se calmó de nuevo o era una falsa alarma? Fuera como fuese,parecía que estaba a punto de destrozarle la mano al menos con el apretón. Había que tener en cuenta que la fuerza era directamente proporcional al dolor. ¡Ahora ambos sentían dolor! La cabeza, con todo aquello, parecía uqe le iba a explotar y trataba de encontrar la tranquilidad en él. Dado que su familia no parecía estar por la labor y le dejaban demasiado espacio. Posiblemente para que aquellos no le salpicaran los cabreos que tenía por el cuerpo y que estaba expresando al universitario. Quien esperaba que comprendiera toda aquella situación, aunque era todo por su hijo. Si no la entendía debía aguantarse y acatar.

Entonces fue cuando la enfermera se dignó a entrar a la habitación de Eris, tras posiblemente haber escuchado muchos gritos de ellas desesperada. Fue en aquel momento cuando empujó a Ian con fuerza, pero tampoco para hacerle caer, hacia la enfermera para que hablara con ella. — ¡No ligues y consigue esa poción! — Una parte de Eris pensaba aquello, y lo dijo sin más. Como si no tuviera filtro, aunque por otra parte pensara que no iba a hacer eso ni de broma, teniendo en cuenta la situación. El castaño comenzaba a ser como una marioneta de trapo, con quien estaba Eris enfadada por... ¿Nada? Quizá por todo. Lo único que se veía en toda aquella situación, era que parecía un teatro cómico.
Eris Masbecth
Imagen Personalizada : It's the time ! [ Ian ] HBG34Ps
RP : 10
PB : Amber Heard
Edad del pj : 26
Ocupación : Pocionista en San Mungo
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 4.323
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 218
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-welcome-to-my-chaos-eris-masbecth-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6521-welcome-to-my-story-deris-rs#94631 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthInactivo

Ian Howells el Lun Jun 26, 2017 1:40 am

En muy pocas ocasiones en la vida Ian se había quedado sin saber qué decir, pero ésta, sin duda, era una de esas ocasiones. No sabía identificar qué preguntas eran retóricas y cuáles no entre tanta hostilidad, por no hablar si ese odio era fruto del dolor o si de verdad estaba experimentando esas ganas asesinas de arrancar cabezas con la mirada. Porque sí, esa era la mirada que tenía Eris ahora mismo. Menos mal que no tenía la varita cerca o de tanto poder negativo podría salir disparada una maldición asesina hacia algún sanador.-A ver, alguna manera tiene que haber de que dilates...-Eris le sujetó la mano e Ian lo interpretó como un gesto de apoyo. Pobre iluso. ¡Pobre iluso! Cuando la sangre no le llegase a los dedos ya se daría cuenta de lo peligroso que había sido dejarle la mano cogida.

Y ahí vino, el primer apretón que hizo que Ian la mirase con cara de: "¿por qué narices quieres dejarme manco de repente?". Pero entonces lo entendió. Le dolía, claro. Le dolía. Y a él le dolía la mano. ¿Era una manera de traspasarle el dolor?, ¿un extraño método empático que él desconoce porque obviamente no se entera nada de bebés, partos y mucho menos de empatía hacia madres en el paritorio?-¿Y qué les pido?, ¿qué les pido? ¡Eres tu la pocionista, dime que les pido!-Respondió alterado por la actitud, aunque de repente ella se volvió dócil y amable y se sintió mal por haberle gritado como respuesta a su insulto. Se acercó a ella, sonriendo como pudo y sudando a mares aunque todavía no hubiese empezado a parir; estaba muy nervioso.-¿Qué quieres que les pida, Eris?

Pero entonces volvió a aparecer la Eris endemoniada, poseída por una especie de suprema. Más que un bebé parecía que iba a parir al diablo con tanta orden y tanta hostilidad. ¡A que no adivináis como se va a llamar el bebé! ¡Sí, exacto! De repente le empujó hacia la puerta, hacia donde había entrado una enfermera en la que Ian ni se había fijado de lo tenso que estaba.-¡Hola!-Al menos ahora sentía la mano, pues Eris se la había soltado para poder empujarle.-La señorita Masbetch pide por favor si podríais suministrarle algún tipo de... algo que le evite tantos dolores.-Dijo amablemente.-Parece muy dolorida con la vida.-Añadió finalmente.

La enfermera sonrió ante la actitud del chico y pasó de largo para ir hacia donde estaba Eris, sin contestarle nada. Ian se quedó un poco confundido. La persiguió y volvió también hacia Eris, colocándose en el mismo lugar, a un lateral en donde no molestaba demasiado.

-¿Las contracciones cuánto duran? ¿Cada cuánto tiempo las tienes? ¿Las habéis estado contando?-Preguntó la enfermera. Ian miró a Eris, encogiéndose de hombros.

-¡Yo acabo de llegar, no me mires echándome la culpa!-Se exculpó antes de que ella pudiese echarle la culpa. ¡Esa mirada que tenía era para echarle la culpa!-De toda manera dice que no dilata...-Dijo rápidamente para que Eris no se volviese como loca en contestarle.-¿No hay algo mágico que le ayude a hacerlo y a aliviar el dolor?-Coño, eran magos, tenía que haber una poción suprema de la vida que te aliviase el dolor y te abriese eso, ¿no? ¡Una poción paritoria o algo! ¡¿Qué clase de pocionista tenemos en el mundo mágico que no han inventado una poción paritoria?! ¡Parece mentira!

La enfermera pareció volver a ignorarle, pero porque estaba observando como iba la dilatación de Eris. Después de uno segundos, cuando le salió del chumino, respondió a las preguntas de Ian.

-Para el dolor podemos suministrar algo, pero muy leve. Para la dilatación... solo cabe esperar. La manera más rápida para que dilate naturalmente es ponerte de pie y caminar de un lado para otro. Que su pareja la sujete y camine por la estancia.-Dijo, refiriéndose a Ian.

De repente Ian se sintió un poco incómodo y zarandeó la mano. La enfermera observó el gesto retrasado de Ian moviendo la mano y lo miró confundida.

-¿Estás intentando decirme algo?

-Ehh... que no somos pareja. Somos los padres del pequeño que viene en camino pero no somos pareja.-Matizó.

-Bueno, eso ahora mismo es totalmente irrelevante. Sujete pues a la madre de su hijo y hágala caminar para que deje de sentir esos fuertes dolores cuánto antes.-Dijo con tono mordaz, yéndose de allí.

Ian se acercó a Eris para ayudarla a levantar.

-Está muy buena pero que jodida antipática.-Dijo con respecto a la enfermera.

Entre la hostilidad de Eris y la de la enfermera, el niño iba a salir cargado de odio.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Eris Masbecth el Miér Jul 05, 2017 12:57 pm

Estaba bastante hasta arriba de Ian, y eso que acababa de llegar. Todo le estaba jugando malas pasada a ambos, cada uno a su manera. No iba a negar que la peor parte, aunque no del todo, era la de Ian por tener que aguantarla a ella. ¿Pero y los dolores? Aquello eso no lo sufría él, o al menos no creía que estuviera sufriendo aquellos dolores. La mayor tan sólo sabía que iba a matar a alguien como no la acabasen calmando. — ¡Te prometo que como no me tengas la varita lejos, os pienso destruir !— Estaba hablando los nervios y el genio que tenía adentro. Se podía ver a la legua gracias a ese rostro rojo vivo y su respiración tan acelerada que tenía.Todo giraba, giraba a su alrededor. Haciendo que por unos segundos se tumbase con los ojos cerrados y apretando más aún la mano de su acompañante en aquel camino de la paternidad.  — ¡Pide lo que malditasea que necesite! ¿Crees que estoy para pensar en pociones ahora, imbécil? — Gritó toda desesperada, no era el mejor momento para ponerse a pensar en remedios. Al menos ella no.

¡Maldita sea! Estamos en San Mungo. ¡Esos que se llaman Sanadores o enfermeros deben saber que darme! ¡Pregúntale a ellos, inútil! — Soltaba en aire por partes de manera rápida, esas cosas de la respiración que enseñaban para el pre-parto. Entró cierta esperanza en la enfermera, o quien fuera, pero las palabras de Ian llegaban a alterar más su ánimo. — ¿DOLIDA CON LA VIDA? ¡A TI SI QUE TE DOLERÁ!— Madre mía, parecía una loca. Tal cual, ¿cómo podía ser tan escandalosa? Tal vez porque las contracciones eran más dolorosas de lo que ella estaba preparada. El dolor físico nunca su punto fuerte, nunca lo aguanto demasiado bien a no ser que tuviera que ocultarlo. Resultaba bastante sensible, a la vista estaba.

Por unos momentos quiso coger a la enfermera para tirarle del pelo, tal que así. Incluso llegó a coger fuerzas para incorporarse. No lo hizo porque se había puesto a ver cómo estaba de dilatada. ¿Aun no del todo? Aquello solo eran malas noticias. Sobretodo el escuchar que no iba a calmarle demasiado el dolor. — ¿Cómo que todavía no? ¡Llevo aquí mucho tiempo! ¡Algo tuvo que dilatarse! — La enfermera pasaba totalmente de la madre del bebé y se dirigió a Ian, dándole indicaciones. Cosa que no pudo evitar reírse por lo de pareja. ¿Acaso ahora era bipolar? El zarandeo de la mano le hizo sentirse avergonzada de la actitud de Ian. — No seas idiota, soy mejor que esas mujeres a las que quieres meterle el pene. — Aquello lo diría enfadada, dado que sintió como si fuera la peor opción como pareja. Si, de un momento a otro se enfadó sin más. Le había dado en el corazón, el aquel corazón oscuro pero que aun así tenía sentimientos. Sabía que no era la mejor mujer del mundo pero era especial, al menos quería verse así. Aquel tonto rechazo no le había sentado bien.

Cuando la enfermera se marchó, tomó enfadada del brazo de Ian para tirar de él y que la ayudase a bajar de la camilla para ponerse de pie. Con una mano rodeó a Ian para sujetarse y con la otra la llevó a la tripa por pura inercia. —Como me caiga pienso hacer que te caigas conmigo, yo no pasaré vergüenza sola. —Aseguró. Así iban a ser las cosas y así comenzaron a caminar para que dilatase. — Tu hijo es igual de pesado que tú. Cómo empuja el jodido. — Suspiró profundamente, parándose por unos segundos antes de seguir caminando. Aún estaba enfadada con el menor por haber demostrado ese gesto tan feo con ella, para ella aquello había sido un mundo. Quizá porque también con la sensibilidad se hubiera sentido una mala madre sin haber traído aún el bebé al mundo. — Deja de pensar en mojar el pene, estamos a punto de tener un puto bebé los dos y estás pensando en lo buena que está la enfermera. ¿Acaso eres subnormal? — Aquello le salió del corazón. — ¿Sabes cómo me haces sentir acaso? No, claro que no. Nunca te importó. —Y de enfadada pasó a seria, con un toque triste. Tras aquello simplemente se quedó callada sin saber que más decir, tratando de calmarse porque estaba a punto de perder los estribos, o quizá ya los había perdido. Eso sí, los gemidos de dolor cuando le llegaba una contracción no los dejaba.
Eris Masbecth
Imagen Personalizada : It's the time ! [ Ian ] HBG34Ps
RP : 10
PB : Amber Heard
Edad del pj : 26
Ocupación : Pocionista en San Mungo
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 4.323
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 218
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-welcome-to-my-chaos-eris-masbecth-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6521-welcome-to-my-story-deris-rs#94631 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthInactivo

Ian Howells el Miér Jul 12, 2017 6:38 pm

Obediente, el universitario se acercó a la sanadora en cuestión para pedirle un remedio pero... la zorra inmunda de los cojones era más antipática que una gitana cuando no le das tres euros por el romero. ¡El puto romero! Pues aquella sanadora era peor. Tenía cada de necesitar un buen polvo, definitivamente. Ante la hostilidad de Eris, se tragó su orgullo y fue a preguntar, recibiendo una respuesta por parte de Eris que hizo que le mirase. -¡Estás dolida con la vida! ¡Déjame hablar tranquilo! -Volvió a mirar hacia adelante para prestar atención a la enfermera.

Para colmo, ¡para colmo! Eris malinterpretó la señal de Ian para avisar de que no eran pareja. ¡Lo decía por ella, no por él! Eris había dejado bien claro en un principio que Ian era un niñato y uno de sus motivos para no decir quién era el padre era básicamente él, por lo que supuso que lo lógico sería que nadie diera por hecho que fueran pareja. ¡Joder, ojalá Ian pudiera tener como pareja a alguien tan sexy como Eris! Bueno, como pareja no, pero como folla-amiga si eso. -No me refería a eso. -Tuvo que dar explicaciones ante lo ofendida que se sintió Eris. La jodida enfermera tenía que estar partiéndose interiormente por la jodida actuación de éstos dos. -Obviamente eres mejor que muchas a las que le meto el pene, si recalqué que no éramos pareja es porque supuse que no querías que te juntaran con un cafre como yo. -Explicó, lenta y pausadamente para que Eris lo entendiese y dejarle de gritarle enfadada por todo. Se estaba poniendo MUY NERVIOSO. Sudando estaba ya, ¿a él no podían darle un tranquimazín o algo? Le iba a dar taquicardia ahora mismo.

Cuando la enfermera se fue, Ian fue directo de nuevo a Eris, sujetándola con fuerza pero con suavidad para mantenerla en pie y ayudarla a caminar por la estancia. Parecían dos viejitos y eso le hacía mucha gracia a Ian, no obstante, ahora mismo estaba tan nervioso que sonreír por la gracia no estaban en sus planes. -¿De verdad crees que estás pasando vergüenza sola? Si tu te caes, me tiro contigo para amortiguar la caída. -Le dijo con sinceridad. Le parecía super guay que Eris dijera "tu hijo", le hacía sentir un señor mayor, con responsabilidades y con la aceptación de la gente. No sé, ¿era bonito, no? A él le parecía bonito.

Fue entonces cuando parecían que habían tenido un momento de prórroga de tanto odio cuando Eris tuvo en cuenta la última frase de Ian y se volvió sentimentalmente inestable. ¡¡Pero eso a qué venía!! -¡No estoy pensando en lo buena que está la enfermera, era solo un dato! -¡Arrggg! -Es como decir, "vaya, Eris está muy buena pero qué genio tiene hoy que está pariendo, ¿no?" Simplemente comparaba un pro con un contra, ¡no estaba fijándome sexualmente en ella! ¡En realidad tiene una cara fea! -Madre mía, menos mal que la enfermera se había ido o aquello hubiera sido jodidamente incómodo. -¿Cómo que nunca me importó? -No entendía nada. De repente, su cerebro implosionó. ¿Qué tenía que importarle? ¡¿Había algo que debiese importarle?! Su neurona funcional empezó a trabajar al doscientos por cien de sus capacidades... cuando se acostaron, solo fue una noche, después de esa noche no mantuvieron más contacto... así que eso no era. No podía ser eso. ¿O Eris esperaba una llamada de Ian al día siguiente? No, ni de coña vamos. Eris era demasiado mujer como para querer dos veces a Ian en la cama, desgraciadamente. ¿Sería cuando se enteró de lo del bebé? ¿Quizás debería de haberse implicado más? Pero entonces no tendría sentido, ¿por qué ahora se pone triste porque Ian esté con otras chicas o hable de ellas? ¡Pero si en realidad desde que se enteró de que iba a tener un hijo se traumó tanto que ni ha follado en todos estos meses! Soltó aire, profundamente. -¿A qué te refieres? Si te he molestado en algún momento con mi actitud te pido perdón. -Se tragó el orgullo y pidió perdón POR LO QUE FUESE porque no tenía ni idea de lo que estaba hablando y no quería que se enfadase más  todavía. -No sé que idea crees que tengo sobre ti, pero ahora mismo eres una de las mujeres que más me importa. No solo por ser la madre de nuestro hijo, sino porque me has enseñado mucho estos meses y me has hecho ser un poquito menos gilipollas, así que no digas tonterías -dijo finalmente con sosiego, esperando que ella también se tranquilizase al escuchar las bonitas palabras del universitario.

Si os digo la verdad, ahora mismo Ian tenía ganas de gritar y mucho. Tenía ganas de echarle la bronca a alguien por cualquier nimiedad, pero tenía bien claro que con una mujer a punto de parir no se juega ni mucho menos se la enfada, por lo que estaba apoyándose en técnicas pasivas en pos de que ambos saliesen de allí de una pieza.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Eris Masbecth el Lun Oct 16, 2017 5:57 pm

Qué el quisiera recalcar con aquellas palabras que lo hacía más por ella que por él, le daba igual. No le interesaba aquellas palabras ya. El daño estaba hecho y no tenía solución, no en aquel momento. Realmente quería creen en sus palabras, y hacerlas más bellas de lo que él había dicho. Quería pensar en cosas bonitas, en todo lo que fuera bueno para ella y su bebé. Sólo que en aquel momento sólo podía pensar en coas malas y se ponía muy nerviosa. ¡Peor aún cuando vea a Ian tan nervioso! Podía sentir sus nervios fácilmente y aquello tan sólo empeoraba la situación para todo. Para todo lo que pudiera pasar en aquel momento. Quería pensar, para no sentirse mal consigo misma. Quería pensar en cosas que realmente era mentira. Justo en aquellos momentos de tensión, se le venía todo lo malo encima. Todo. No sabía que hacer, que pensar o qué decir. Todo lo que decía no lo pensaba,al menos no la mayoría de las cosas que salían por su boca. ¿Lo haría? Quizá no, realmente era la desesperación de que aquel bebé saliera de sí y las hormonas. ¡Peor que la menstruación!

¿¡Amortiguarme tú la caida!? ¿¡Estamos locos!? Tengo un culo enorme para que lo puedas conseguir. ¡No vales ni para eso!

Aquellas fueron sus duras palabras, bueno. Quizá no tan duras pero las decía con mucha rabia. ¡Si incluso se estaba dando asco de tan gorda como se veía. Sin embargo, eso le daba cierta fuerza a querer mantenerse de pie a pesar de todo el peso hacia abajo como tenía. A pesar de toda la debilidad que tenía en las piernas en comparación como caminaba de normal. Estaba un poco dolida, espera... ¿Un poco? ¡Bastante! Por eso se aferraba cada vez más a Ian,a cada paso estaba más agarrada a él y no pensaba soltarse para nada. Aunque estuviera enfadada, triste y todas esas emociones con él. A pesar de todo, tan sólo quería tenerlo al lado como su mayor apoyo en aquellos momentos en los que sabía que todo se le iba a venir encima. Sobretodo cuando sentimentalmente acababa por explotar por completo. El hecho de sentirse sola, el hecho de no sentirse querida y utilizada. Ser el centro de atención por tener un bombo de un crío, aunque solo fuera en su cabeza. Pero a pesar de todo, escuchó todas las palabras que tenía que decirle el castaño. Comenzó enfadada pero finalmente acabaría por rendirse a las lindas palabras que le había dado.

¿Y por qué no me lo has dicho, imbécil? ¿Sabes lo que es sentirse sola? ¿Sabes que seguiré sola después de esto?

Tras eso se paró y se abrazó simplemente a Ian, se abrazó lo fuerte que pudo mientras se le caían lágrimas de manera como si fuera un río. No sabía qué estaba pasando pero algo pasaba. Simplemente quería estar abrazada a él en aquel momento y así aliviar su dolor, por motivos desconocidos para la maga. Todo se pararía en aquel momento. Abrazada a él simplemente, con los ojos cerrados. Fue ahí, cuando más cómoda estaba, que las contracciones se volvieron mucho más intensas que nunca, y cada vez una más cercana a la otra. Sabía que estaba pasando, podía sentirlo y sentía las ganas de aquello.

¡VIENE! ¡VIENE YA! ¡AARGH!

Gritó desesperada, dolorida como la que más. Estaba a punto de explotar, o así su cara roja mostraba. Sus manos rodearon su barriga y se puso con las piernas flexionadas mientras seguía gritando. Si seguía así, pronto explotaría el hospital o se romperían todos los cristales. Muchos de los pacientes en el pasillos hasta podían ensordecerse y es que esas eran las consecencias de estar en el mismo pasillo que una mujer que estaba a punto de dar a luz y no sabía controlarse, o no quería.
Eris Masbecth
Imagen Personalizada : It's the time ! [ Ian ] HBG34Ps
RP : 10
PB : Amber Heard
Edad del pj : 26
Ocupación : Pocionista en San Mungo
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 4.323
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 218
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-welcome-to-my-chaos-eris-masbecth-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6521-welcome-to-my-story-deris-rs#94631 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthInactivo

Ian Howells el Vie Oct 20, 2017 2:15 am

¡Dar explicaciones en ese momento era muy pero que muy poco recomendable! ¡Tanto para él como para ella! Es decir, ahora mismo lo importante era visualizar el momento importante del parto y CENTRARSE EN ESO. Pero claro, Eris estaba siendo partícipe de una especie de tornado hormonal que madre mía, qué dolor de cabeza. Primero que si estaba enfadada, luego estaba triste, luego eufórica, luego quería arrancarle los huevos a Ian. ¡Que a ver, era normal, estaba a punto de soltar un humano por ahí abajo! Si Ian tuviera que soltar a un jodido bebé por ahí abajo también se vería con la absoluta libertad de insultar a quién quiera y hacer lo que le saliese del culo. Pero no sé, has tenido como nueve meses para mentalizarte de esto, ¿no podría guardar un poco la compostura? Era una pregunta para hacerla en voz alta, pero Ian no se atrevía, no fuese a pegarle semejante hostión que le dejase inconsciente minutos antes de ver nacer a su hijo.

Pero al menos hizo algo bueno por la causa. Dijo lo que debía decir en el momento perfecto y es que en realidad no lo pensó en absoluto. Eris le estaba poniendo un poco nervioso y se había limitado a decirle con sinceridad lo que pensaba. Eris había sido una persona muy importante en la vida de Ian estos últimos meses, ayudándole a crecer no solo como proceso de padre sino también como persona. Que sí, que el universitario seguía siendo igual de idiota que siempre, pero tenía las ideas más claras y, aunque nadie lo notase, había madurado un poquito. Por su parte, la Masbecth se había ganado un puesto muy bonito en su corazón y por mucho que esa relación no pudiese funcionar, Ian no tenía ninguna intención de dejar de lado en ningún momento a la madre de su hijo. No sé, era más que eso, ¿no? Se había convertido en su amiga.

De una manera un tanto amorfa, Ian le dio un fuerte abrazo para ayudarla a tranquilizarse y que se enfocase en lo importante: empujar mucho para sacar a ese ser de su interior. Fue ella la que dijo que ya venía, por lo que la matrona apareció rápidamente con un par de auxiliares para atender a la chica.

-¡Vamos, vamos, que ya viene! -Dijo emocionada la matrona.

Ian sujetó fuertemente la mano de Eris.

-¡Que ya viene! -Dijo él sonriente.

La matrona comenzó a dar las indicaciones e Ian, sin poder evitarlo, las repitió todas cerca de la oreja de Eris en susurros bien altos para que no se le olvidase nada y sintiese un poco el apoyo.

-Respira progresivamente y vete empujando, cuando te diga, empuja fuerte.

-Respira... respira... y empuja suavecito...

Unos segundos después, la matrona dijo la palabra mágica.

-Ahora, ¡empuja!

-¡¡EMPUJA!! -Repitió Ian mientras daba saltitos y sujetaba una de las manos de Eris con las dos suyas, para que ella apretase todo lo que quisiera. ¡Le daba igual salir de ahí con la mano rota por la fuerza! -¡Vamos, fuerte! ¡Tú puedes, todo lo fuerte que puedas! -Entonces Ian la hizo parar, la miró a los ojos e hizo un movimiento para inhalar lentamente. -A la de tres inhalamos y lo sueltas todo haciendo fuerza, ¿vale? Venga... uno, dos y... ¡tres!

Si no fuera porque sería muy poco correcto, en ese momento Ian se quitaría la camisa porque sentía que estaba ARDIENDO del calor que hacía allí dentro y de los nervios que estaba sintiendo. Notaba caer por su frente varias gotitas de sudor y es que en realidad toda su piel ahora mismo estaba brillando. -Vamos... queda poco...-Dijo, mirando a la cara de la matrona que parecía ver un milagrito salir entre las piernas.

-Debería mirar el padre, esto es hermoso. -Dijo la matrona.

Él se lo creyó y soltó suavemente a Eris, aunque no del todo, para acercarse allí, iluso. Creyó que de verdad ver como de allí sale un bebé iba a ser hermoso. ¡Era horrible! ¡Feísimo! Se quedó en shock mirando aquello, hasta que vio salir una considerable cantidad de sangre que hizo que soltase la mano de Eris y cayese redondo al suelo. Iba a denunciar a esa señora por decir que aquello era hermoso.

Una de las auxiliares que ya no necesitaba atender el parto ayudó a levantar a Ian.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Eris Masbecth el Mar Oct 31, 2017 11:19 am

Todos los sentimientos quedarían de lado en aquel momento en el que empezó a sentir las contracciones. No lo quería ni pensar ni nada, simplemente se agarraba a lo que pilló porque realmente le estaba doliendo y poco a poco se "relajó" de sus gemidos de dolor. Respirando de una manera que parecía que iba a hiper-ventilar. Quería expulsar aquella criatura de su cuerpo ya, en aquel momento se estaba lamentando de haberse quedado embarazada. Miraba a Ian y le daban ganas de ponerse a llorar, sin saber si era de felicidad o tristeza. Lo de Eris realmente no era algo normal, quizá porque era una persona muy complicada y sin duda le estaba afectando todo aquello de una manera que nunca se imaginó antes. ¿Tener un hijo? ¿Ella? ¿Tan joven? Le estaba matando la vida pero a la vez se la daba. El bebé era un encuentro de sentimientos enormes, con el miedo de morir sola. Si su hermana se enteraba de aquello le mataría, lo sabía. Lo extraño es que no se hubiera enterado aún, tenía miedo. Demasiado miedo en aquel momento de muchas cosas.

No me sueltes la mano, por favor.

Pidió mientras le tomaba la mano en el parto, ya que estaba todo listo para ello. Ella realmente estaba intentando no destrozarle la mano a Ian, pero era algo muy complicado. También intentó respirar como le estaba diciendo pero.. ¿Eran conscientes de que aquello era más una tortura? ¿Aguantar empujar? Respiró, respiró y siguió respirando como le estaban diciendo. Empujó cuando le indicaron empujar pero no pudo hacerlo progresivamente,al menos posiblemente no como ella quisiera. Eris simplemente tenía el impulso de empujar, y así hizo cuando le dijeron con sus ganas y sintió aquello que sentía no era normal. ¿No estaba ya afuera? ¡Le iba a dar algo de tanto respirar y empujar. Pero todo esfuerzo merecería la pena después de que todo aquello terminase. No obstante, lo primero que vio fue a Ian asomarse y desmayarse. ¿¡Tan feo era!?

Quiero verlo.

Pidio cuando recuperó algo de aliento, y al verlo... ¡Por Merlín! Eris se puso a llorar de felicidad, una felicidad increíble. Se lo acabaron dando en sus brazos y lo tuvo ahí sin querer separarse ni un segundo. No había visto cosa más hermosa nunca, nunca. Aquello volvió a darle más vida. ¿Más vida se le podía dar? ¿Eso había salido de dentro suyo? No se lo podía creer y lo primero que hizo fue intentar enseñárselo a Ian, pero este seguía en el suelo. Siendo atendido por las matronas que ya estaban libres. Trataban de hacerle despertar con mucho métodos para que no se perdiera aquel momento. Eris no pudo evitar reír, por lo feliz que estaba y de ver a Ian así. Aquello le parecía un tanto tierno y no se lo tomó ni mal.

Cuando lo vea ahora... Esta hermosura...

Eris seguía llorando de felicidad de ver aquella criatura entre sus brazos de manera tan hermosa, una parte de sí misma y de Ian, no es que amase a Ian pero... Aquella experiencia era hermosa y no podía verle ningún mal en aquel momento. Justo en aquel momento: se había enamorado de su criatura. De su hijo.
Eris Masbecth
Imagen Personalizada : It's the time ! [ Ian ] HBG34Ps
RP : 10
PB : Amber Heard
Edad del pj : 26
Ocupación : Pocionista en San Mungo
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 4.323
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 218
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-welcome-to-my-chaos-eris-masbecth-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6521-welcome-to-my-story-deris-rs#94631 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthInactivo

Ian Howells el Jue Nov 09, 2017 10:21 pm

No entendía, de verdad que no entendía qué clase de persona ve bonito ver nacer a su hijo. ¡Era horrible! ¡Feo! ¡Terrible! ¡Aquello era obra de un ser destinado a hacer cosas horrendas! Se cayó al suelo, porque estaba claro que aquellas cosas no iban para nada con él. Sin embargo, para cuando recobró la consciencia, ya todo había pasado. Ya Eris, con un aspecto mucho más tranquilo aunque su rostro denotase claro cansancio, sujetaba a su hijo entre sus brazos con una sonrisa que cursaba todo su rostro.

Ian se levantó de allí y se acercó lentamente, mirándolos mientras él también sonreía inconscientemente, esperando encontrar dos bellezas unidas. Ian no iba a mentir: ¡aquel bebé era super feo! ¿Qué le pasaba en la cara? ¿Habían tenido un bebé humano o era una mezcla entre humano y pasa podrida? ¡Madre mía! Pero bueno, vamos a calmarnos. Se supone que los bebé al nacer siempre son feos y arrugados. Tiene sentido, llevan nueve meses en una jodida bolsa de agua, ¿no? Si Ian se pasaba dos minutos en la piscina y ya parecía que tenía dedos de abuelo.

¿Pero sabes lo peor? Que aunque Ian era consciente de que era super feo, aún así tenía ganas de cogerlo, admirarlo y... apachurrarlo. Aunque fuese una pasita podrida, era SU pasita podrida. Y su pasita podrida era un amor que a pesar de ser feo, era muy mono. No lloraba y tenía los ojos cerrados, buscando con sus manitas algo a lo que agarrarse entre las manos de Eris. Ian acercó una de sus manos a él y el pequeño sujetó con su debilucha mano el dedo de su padre. Ayyyyyy... Ian se emocionó, cómo no. Pero no lloró. ¡Él no lloraba! Si su hijo no lloraba, él tampoco lo haría. -¿Puedo cogerlo, por favor? -Se lo pidió 'por favor' ni sabía por qué. Por un momento estaba tan bonita la imagen de la madre con su hijo que hasta le parecía un sacrilegio querer cogerlo y separarlo de ella. Ella aceptó e Ian, con suavidad, lo cogió como pudo. Una de las enfermeras se dio cuenta de que Ian en su puta vida había cogido a un bebé, por lo que se metió de por medio.

-Permíteme... -Colocó entonces los brazos de Ian y colocó al niño sobre ellos, perfectamente colocado de tal manera que lo sujetase por el culete con la palma de la mano y con el codo fuese el apoyo de su cabeza. -Siempre tiene que tener la cabeza bien sujetada, ¿vale? Es lo más importante.

Sonrió a la enfermera y entonces bajó la mirada para ver a esa cosa tan mona y arrugada. Se le quedó mirando durante unos largos segundos, sin hacer mas nada que acariciar la piel rosada de sus piecesitos. Miró entonces a Eris, sonriendo como un idiota. -Gracias, en serio, por dejarme estar aquí y poder cogerlo y no haberme mandado a la mierda como seguro que muchas veces deseaste. -Confesó, con una sinceridad que muy pocas veces se veía en él. -Gracias por dejarme ser padre de esta pasita arrugada... -Dijo divertido, acariciando un moflete con ternura, para entonces volver a dárselo a Eris, que era quién más se lo merecía. -Tenemos que ponerle un nombre.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Eris Masbecth el Jue Nov 16, 2017 2:45 pm

Aquel momento no era el más bonito que había vivido jamás. ¿Cómo era aquello posible? ¿Podía ser más feliz? No, no creía que fuera a ser posible. Justo en aquel momento, no estaba prestando atención a nada más a su alrededor que no fuera el pequeño. Estaba segura, en el fondo, de que sus familiares estaban por llegar, y los de él. Ya le habían metido en la habitación a parte y habían limpiado incluso al bebé con un ligero momento de varita, con mucho cuidado. Eris es que ni si quiera quería soltarlo, estaba enamorada de su bebé. Gracias a él conocía lo que era el amor a primera vista, y jamás creía que lo fuera a experimentar de nuevo. ¿Cómo? ¡Aquello era único! Y bien tenía razón su madre cuando le decía: cuando seas madre lo entenderás y estaba comenzando a entenderlo en momentos como aquellos.

Entonces, Ian le pediría coger el bebé. La madre miraría con cierto recelo al padre, sin querer dárselo realmente,pero comprendió que eso era algo que ambos debían disfrutar. Así que no tardó en dárselo, con muchísimo cuidado de que no se cayese al suelo, capaz con la torpeza de su padre. O al menos esa torpeza que tenía Ian a ojos de Eris.

Claro, toma. Ten cuidado...

Sabía que tendría cuidado, no lo dudaba. Tan solo había que verle la cara de embobado que tenía viendo a su hijo,y le entendía- ¡Ays! Aquel día era de entender tanto que no podía creer lo que estaba pasando. Había pasado por cosas muy malas y sabía que pronto comenzarían las cosas buenas. Así era como funcionaba la vida, ¿no es así?Verle sonreír de vuelta, mirándole a los ojos, le hizo sentirse mucho más feliz. Por fin había hecho feliz a alguien que no era a sí misma y aquello no tenía precio. No recordaba las veces que había intentado hacer feliz a alguien con quien compartía sangre, y pocas veces conseguía, y sin embargo... Ahí estaba Ian con aquella sonrisa que realmente le tenía embelesada.

Gracias a ti por dejar esa semillita dentro de mí, supongo.

No pudo evitar bromear y reír, había recuperado su sonrisa y aquello no tenía precio alguno. Claro que tenía razón el padre, en cuanto al nombre que había que ponerle. Eris realmente lo tenía muy claro, había que ponerle un nombre digno de ser acompañado al apellido Masbecth.

Perseo, ¿te gusta ese nombre?

Le daba igual si le gustaba o no, lo cierto que hasta se dio el lujo de acomodarse en la cama mientras le veía con el bebé en los brazos. Fue entonces cuando se fue relajando, más y más. Mirándole callada con una gran sonrisa y dejando que el cansancio fuera invadiéndole hasta el punto de llevarle a dormir. Dormir porque había sido unas largas horas muy duras, porque necesitaba recuperar toda esa energía gastada empujando y gritando. Recuperar que sus hormonas volvieran a su estado. ¿Y lo mejor de todo? Que al día siguiente por fin podría volver a ser feliz y esta vez junto a su hijo, y porqué no... Junto a su padre.
Eris Masbecth
Imagen Personalizada : It's the time ! [ Ian ] HBG34Ps
RP : 10
PB : Amber Heard
Edad del pj : 26
Ocupación : Pocionista en San Mungo
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 4.323
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 218
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-welcome-to-my-chaos-eris-masbecth-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6521-welcome-to-my-story-deris-rs#94631 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.