Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

I'm a runaway now (Laith Gauthier)

Leonardo Lezzo el Lun Jun 12, 2017 11:55 pm

A Leo le había costado muy caro su día de entrenamiento al aire libre. Salió al bosque de Hogwarts para practicar con la varita y terminó enzarzado en una pelea con un mortífago. Por suerte no lo mató. Aquel desalmado lo dejó moribundo en el bosque. Leo tardó varias horas en despertar, y a duras pena pudo desaparecer de allí. Dos días más tarde, cuando todavía no estaba recuperado, salió a pasear a Nico. Empezaba a hacer calor pero Leo debía salir tapado y con gorra, pues tenía moratones en la cara. También cojeaba levemente. El encuentro con el mortífago lo había dejado bastante mal. Cuando volvía a casa tras media hora escasa de paseo con su perro, pues el chico no caminaba bien, vio a unas personas en su edificio. No tenían pinta de muggles, lo reconoció enseguida por las pintas que llevaban. Además, todos iban con la mano derecha metida en sus chaquetas, por lo que Leo imaginó que sostenían sus varitas aunque escondidas.

El chico giró por la primera calle y se largó de allí lo más rápido que pudo. ¿Cómo había podido ser tan descuidado? Tras la pelea con aquel horrible hombre debió dar el aviso de que Leo estaba muerto, y querían cerciorarse de ello. Si habían entrado en el piso no podrían confirmar que estaba vivo, pues realmente estuvo dos días como muerto. Comió sobras de la nevera y helados, Nico igual. Jason estaba fuera esos días y nadie había limpiado desde hacía al menos una semana. Incluso puede que hubiese algún regalo de Nico por cualquier rincón de la casa pues Leo no había tenido el ánimo de salir a pasearlo hasta hoy. Cuando creyó estar en un lugar seguro miró en los bolsillos. Llevaba las llaves de casa, por suerte había cogido la cartera, la varita, dos bolsas para los regalos de Nico, un pañuelo usado y dos galletas de perro. Ahora esas eran todas sus pertenencias. Por suerte, sabía donde ir.

Las últimas semanas habían sido algo duras, pero el chico había conseguido sobrevivir. Buscó ayuda en la gente de la Órden del Fenix, y ahora tenía un techo sobre su cabeza y un trabajo diario. Intentaba no salir más de lo necesario, y solo lo hacía para trasladarse a su lugar de trabajo. Allí nadie podía verlo, pues trabajaba solo. Su tarea consistía en descargar camiones. Llegaba el camión, el sacaba todos los bultos hasta un almacén, el camión se iba y llegaba otro. Así durante siete u ocho horas al día. Luego volvía a su refugio junto a Nico. Hoy libraba, pero debía ir a comprar comida para él y para su perro. Así que salió de día en pleno Londres, no sin miedo. Llevaba la varita oculta en el pantalón. Vestía unos vaqueros, una camiseta de manga corta y una gorra y gafas de sol. Podía parecer cualquier turista, un turista cojo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Mar Jun 13, 2017 9:36 am

No había dormido toda la noche, había tenido trabajo nocturno así que no había mucho que pudiese hacer al respecto. Tampoco le apetecía dormir todo el día, qué pereza, así que sólo descansó un par de horas por la mañana y salió a la vida, la música en sus audífonos sonaba en una fiesta individual, un videoclip personal mientras vagaba por el Londres nomaj como solía hacerlo siempre. La camiseta de una banda musical que parecía de esas que uno utiliza más por moda que por saber que era una banda (la excusa por excelencia si alguien mágico lo miraba) por debajo de una chaqueta ligera abierta para guardar su varita en la manga derecha.

Damn, pick up the phone, I know I’m drunk again and you know my intentions ‘cause it’s two a.m. It’s fun and games until we both get hurt, we play with fire ‘cause we like the way it burns, no use in patching up a sinking ship: this is the last time we do this, baby, this is the last time you taste my lips —cantaba sus partes favoritas en voz baja, no caminaba al ritmo de la música porque de hacerlo se le caería el vaso de café que llevaba en la diestra. En la zurda un cigarrillo que lo ayudaba a mantenerse distraído con algo.

Se distrajo no obstante en un mal disimulado recorrido visual a un sujeto que caminaba en paralelo a él, ni siquiera los lentes negros consiguieron darle nada de reparo y cuando alzó la vista al frente otra vez se encontró chocándose contra un pobre tipo que parecía no tener mucha movilidad en una de sus piernas; encima viene Laith a hacer leña del árbol caído. Por suerte el café no se había derramado encima de ninguno de los dos, si bien quemó un poco de la mano del sanador al desbordarse un poco.

Lo siento, tío, no iba mirando a dónde… —empezó a hablar, mas se quedó en silencio a media oración. Vio el rostro del sujeto con quien chocó y pronto trajo a su memoria el artículo de El Profeta y el cruel ataque que había protagonizado. Casi inmediatamente luego su mente visualizó a un muchacho convertido en un crío que le confesaba su miedo a las agujas. No podían ser la misma persona el desalmado traidor y ese chico en su camilla. Creía ciegamente en la bondad de las personas que no lo asimilaba. — ¿Leonardo? —quiso corroborar que fuese él, de la impresión casi se cae su cigarrillo.

¿Y si fuese un traidor de verdad que odiaba a la gente mágica? Laith no buscó su varita, pecaba de inocencia y quería en serio creer que no iba a sacar la suya a atacarlo a diestra y siniestra. Además que no quería escandalizar a los nomaj de la zona, que lo último que quería era verse metido en un escándalo de ese tipo, él vivía bien con su perfil bajo y sus ayudas furtivas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 829
Puntos : 679
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Leonardo Lezzo el Sáb Jun 17, 2017 3:30 pm

Como realizaba su trabajo por las noches casi nunca salía a plena luz del día, solo en ocasiones como esta en las que necesitaba algo de las tiendas. Hay algunas que abren por las noches pero es imposible encontrar todo lo que él busca. Sobre todo la comida para Nico. Miraba en cada esquina, en cada banco, en cada rincón. Había visto carteles suyos. En el mundo mágico lo buscaban por traidor a la sangre, pero contando una historia falsa. Leo no había matado a nadie, casi lo matan a él. En el mungo muggle también era buscado. El gobierno mágico tenía mucho poder. Había visto algunos carteles con su cara, en los que hablaban de lo peligroso que es por ser un asesino y violador. Leo no era ninguna de las dos cosas, al menos la segunda no. Le conmocionaba ver esas palabras escritas junto a su nombre y una foto de su cara.

La historia sobre lo que había pasado realmente tuvo que contársela a su madre, para que estuviese tranquila. Ella viajó a Londres buscándole, y él tuvo que dejarle unas pistas escondidas en lugares donde los magos no ponen un pie. Por ejemplo, salas de cine, centros comerciales o estaciones de metro. Pudo verla y abrazarla, y lo hizo como si fuese la última vez. El chico no tenía muy claro si podría sobrevivir a todo aquello. Ver a su madre llorar otra vez fue lo peor. También Leo lloró cuando se despidieron. El chico le aconsejó a su madre que fuese con cuidado pues podrían seguirla  para ver si le sacaban información sobre el paradero de su hijo. La única suerte que podía tener es que Yvette se encontraba demasiado lejos para conocer la historia. Dudaba que le hubiese llegado a oídos la historia falsa, aunque tampoco la verdadera.

Iba un poco despistado cuando chocó contra un hombre. La primera reacción de Leo fue bajar la cabeza y seguir caminando. No quería tener que detenerse por ningún motivo. Su cabeza era como un gps que tenía que ir a la tienda, comprar comida para Nico y para él, y volver a refugio donde estaría seguro. Pero reconoció la voz del otro hombre y levantó un momento la cabeza. Era Laith. También él le reconoció, y dijo su nombre. - Lo siento. - Murmuró. Leo negó con la cabeza e intentó escapar. Siguió su rumbo con paso apresurado. No quería tener que dar explicaciones. Tampoco quería ser denunciado ante las autoridades muggles y terminar pasando la noche en Azkaban. Lo cierto es que estaba asustado. Más asustado que cualquier otra cosa, por eso ni siquiera buscó la varita con la mano. Solo buscaba huir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Dom Jun 18, 2017 5:49 am

Al chocar, la otra persona bajó la cabeza y no parecía tener intenciones de hacer nada al respecto; Laith por otro lado se detuvo un momento para poder disculparse por el choque. Lo siguiente pareció ocurrir en cuestión de segundos: el extraño alzó el rostro y resultó no ser un completo extraño, sino un paciente que incluso había dejado abierta la posibilidad de invitarlo a beber algo aunque nunca llegó a concretarse nada, sino que el rostro ajeno se popularizó por un crimen de catastróficas magnitudes, tan triste y descorazonado que el sanador dudó por un segundo: ¿Leonardo en serio era ese criminal? ¿Lo atacaría a traición?

Lo que ocurrió fue, más bien, un escape. Se disculpó con él y acto seguido comenzó a caminar, ¿era ese el sanguinario asesino que enloqueció? Si a él le parecía un cachorro maltratado que le huye a los humanos. Se dudó durante unos segundos qué hacer, pero al final el corazón le ganó a la razón, como siempre. Oigan, él estuvo en Pukwudgie que es el corazón del mago, normal que sea tan obstinado. Sujetó del antebrazo a Leonardo mientras cambiaba completamente su rumbo para girar en su dirección y caminar junto con él. No estaba seguro de lo que quería hacer en principio, pero tampoco es que le diese mucha importancia.

¿Podemos hablar un segundo? Me debes unas bebidas —trató de hacer uso de aquel “vale por salida a beber” para ver si le funcionaba y le permitía un momento de su tiempo. Entendía que en su posición seguramente se sintiese perseguido, mundo nomaj y mágico por igual tenían su rostro pues el Ministerio se había encargado también de culpabilizarlo ahí. El plan era hacerlos sentir tan acorralados que por paranoia fuesen identificables. — No haré nada que te ponga en riesgo, sólo… Sólo quiero hablar —le explicó rápidamente para que se lo reconsiderase y no le diese una rotunda negativa.

No estaba seguro de si se lo permitiría, y estaba seguro de que tenía que ser cuidadoso para no llamar la atención de nadie y que no los inculparan, a Leonardo por sus supuestos crímenes y a Laith por cómplice y no entregarlo, eso en ambos mundos. Era complicado si se lo preguntaban, pero prefería arriesgarse un poco en pro de la verdad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 829
Puntos : 679
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Leonardo Lezzo el Miér Jun 21, 2017 9:43 pm

Podía estar seguro de que Laith le había reconocido, al igual que Leo a él. Por eso le costaba más seguir caminando sin más. Le hubiese gustado poder decir algo más que una disculpa, pero tenía miedo de que le pillasen. No había hecho nada malo, nada de lo que decían en los periódicos en el mundo mágico. No era un asesino, al menos no de ese modo. No había matado a nadie. No sabía exactamente que pasaría con él si le pillaban pero se hacía una idea. Es muy posible que no le maten, lo cual es peor, porque eso quiere decir que te torturan. Quizás para sacarle información, o puede que solo para divertirse. Leo preferiría morir que señalar a otros fugitivos. Luego le darían esperanzas de poder salir de allí, y finalmente le matarían lenta y dolorosamente. Tal y como hacen en las películas. No culpaba a Laith por eso, pero sentía que si se paraba a hablar podría terminar de ese modo.

Fue entonces cuando Laith le sujetó del brazo. Leo se giró y aparató su brazo con fuerza. No quería hacerle daño al sanador que tan bien se había portado con él, pero so seguía empeñado en hablar con él debería confundirlo para poder escapar. Es muy posible que busque entretenerlo para poder avisar a las autoridades. El chico lo tuvo claro cuando Laith recurrió a las bebidas que Leo le había prometido tomar fuera del trabajo del sanador. - No es un buen momento, tengo prisa. - Alegó. Entonces Laith insistió, diciendo que no haría nada que lo pusiera en peligro. Solo quería hablar. Leo puso la mano cerca de la varita, pero sin sacarla. - No puedo hablar en medio de la calle, cualquiera podría reconocerme. Me buscan, tanto del lado mágico como del mundo de los muggles. Es algo que ya debes saber. Lo que no se si sabes es que me buscan por algo que yo no he hecho. ¿Me crees? - Esa era la pregunta más importante. Aunque Laith bien podía mentirle y decirle que no lo creía un asesino. Pero no parecía interesado en venderle, ni siquiera había sacado la varita. Leo tampoco aunque su mano estaba muy cerca.  

Leo miró a ambos lados de la calle vigilando que nadie les estuviese mirando. Él pensaba que era bastante difícil reconocerle con la gorra y las gafas de sol, nunca llevaba gorra y le empezaba a molestar en la cabeza. Le estaba haciendo sudar el pelo y odiaba esa sensación. Pero debía mantener su apariencia, comprar comida y volver a su refugio. Nico ya estaría hambriento, y con ganas de salir a la calle. El chico intentaba sacarlo más veces por la noche, aprovechando la oscuridad, y menos veces por el día.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Jue Jun 22, 2017 7:00 am

Cuando lo sujetó por el brazo, Leonardo reaccionó arrebatándoselo, era claro que no iba a confiar en él a la primera cuando había tanto que temer, intentó hacer uso de aquel encuentro que habían acordado, aunque nuevamente recibió una rotunda negativa que, como era de esperarse, no iba a aceptar tampoco. Cómo convencía a un sujeto que pensaba que iba a entregarlo; no era la primera vez que lo hacía, pero realmente no se hacía más fácil con cada ocasión. Leonardo pareció ser el más alterado con la situación, y sin embargo le dio una ventana de donde podría entrar si se las arreglaba lo suficiente.

No lo sé, no sé si eres inocente, pero no creo que tú seas capaz de algo así, no quiero creerlo —mucha gente no era lo que al principio parecía, y sabía que todo podía ser su mente haciéndose historias. Algo le decía que no. — No tienes por qué rendirme cuentas a mí, pero quiero escuchar tu versión de la historia, y ayudarte si puedo… Y creo que puedo —señaló con un gesto hacia el suelo, haciendo evidente que había notado el cojeo con el que caminaba, era médico después de todo, sería ingenuo creer que dejaba pasar detalles de ese tipo.

Laith no era ningún santo, pero tampoco era juez. Sólo era alguien que sabía que la gente en situación de fugitivo podía tenerlas muy duras, era un miembro activo pero oculto de la alianza de resistencia pasiva. Era más útil como un puente de los dos mundos que un fugitivo al que también estaban persiguiendo, así que, en la medida de lo posible, salvaría su pellejo para que nadie lo inculpase de nada, hasta el momento parecía estar haciendo las cosas bien y por ello tanto como Leonardo temía que alguien los viese lo temía el sanador.

No tiene por qué ser en medio de la calle… Podemos ir a un lugar más cómodo para hablar, tienes mi palabra que nadie sabrá que nos vimos —Gauthier era un hombre de palabra, por lo que era sumamente serio decirle aquello. El problema era que el exuniversitario lo entendiese, que creyese en lo que estaba diciendo. Quería revisarle la pierna que parecía tener lastimada, esperaba que al menos le permitiese hacer aquello, sería incómodo tener que obligarlo a que se dejara revisar así que eso sólo lo usaría como un recurso extremo, pues ni siquiera había acercado su mano a su varita aunque notó que el otro probablemente lo hubiese hecho. Estaba deseando realmente que Leonardo no fuese una amenaza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 829
Puntos : 679
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Leonardo Lezzo el Jue Jun 29, 2017 6:40 pm

Bien mirado Leo estaba bastante irreconocible. Solía afeitarse muy a menudo, y en su cara ahora se dibujaba la barba. Además del pelo, que lo llevaba escondido debajo de la gorra, pero estaba más largo de lo normal. Hubiese podido arreglarlo con magia, pero intentaba no usar mucho su varita por si rastreaban la magia o algo así. El chico desconoce si algo así puede llegar a ocurrir y prefiere no exponerse. También se une a su nuevo look la cojera, que le hace parecer más viejo de lo qué es. Lo que no esperaba era ser reconocido por la calle, aún así reaccionó bien. Laith era un buen sanador que le trató muy bien en el pasado. En realidad no hacía tanto de ese primer encuentro. Leo tuvo problemas con mortífagos y acudió a San Mungo diciendo que se había hecho daño en clase. No mintió, en clase se le abrió la herida mal curada.

Leo puso a Laith entre la espada y la pared preguntando si le creía inocente. Estaba cansado de sentirse perseguido por algo que él no había hecho. La historia que habían contado era totalmente ficción. El sanador no dijo que lo creyera inocente, pero si dijo que no le veía capaz de cometer aquellos crímenes. Laith quería escuchar su versión de la historia, y ayudarle. Sobre todo, dijo eso último mirando la pierna de Leo. El chico desconfió, pero río mirando su pierna. - No es nada. - El sanador sabía que la cojera podía deberse a una herida en la pierna, o una fractura del hueso mal curada, o ambas cosas. Para Leo no era más que el dolor que le recordaba lo que había ocurrido meses atrás. Un mortífago lo atacó, y quiso matarlo. Por suerte ese dolor en la pierna y una leve cojera era mejor que estar muerto. El sanador quería escuchar su versión de lo ocurrido, y le proponía ir a un lugar más cómodo. - No sería muy inteligente por mi parte ir a cualquier local, en todos ellos tienen periódicos con fotografías de los más buscados. Por mi seguridad, y por la de otros que están en la misma situación que yo, no puedo llevarte a mi refugio. Así que...no hay muchas opciones. - Miró al hombre, luego un callejón que había cerca, y de nuevo a Laith. - ¿Qué propones? - Leo no alejó su mano de la varita, por si la necesitaba.

No quería pensar mal del sanador, pero era sabido por todos que el Ministerio daba recompensas por los fugitivos. En concreto, a Leo le habían puesto un precio alto y muy goloso.  Entendía que cualquier mago o bruja que le reconociese querría entregarle, y por más que lo intentaba, no podía pensar qué Laith haría lo contrario. No le conocía tanto, ni le tenía tanta confianza. Simplemente fue amable cuando le curó, y Leo quedó con invitarle algún día a unas copas. Desde luego esta no era la situación perfecta para ello. El fugitivo sentía miedo, y se sentía amenazado, y Laith buscaba ayudar. Un callejón no era la mejor opción, quizás en la tienda de comida para perros no habría tanta vigilancia, pero Leo no quería proporcionarle ese tipo de dato todavía. No confiaba en el sanador, no confiaba en nadie.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Vie Jun 30, 2017 11:34 pm

Laith estaba siendo completamente transparente para aquel fugitivo, como siempre lo había sido. Sabía que podía costarle lo suyo, pero estaba realmente tranquilo, poseía el beneficio de la duda por no estar en búsqueda y captura. Si alguien le tomaba del pie cuando le tendía la mano, podía convertir la situación en algo a su favor, aunque no quisiera pensar en que tendría que hacerlo. A pesar de eso, sabía que no todo el mundo era como él, si esperase que las demás personas hicieran por él lo que estaba dispuesto a hacer por ellos, seguramente viviría triste y amargado.

El otro soltó una risa cuando sugirió notar la herida de su pierna, pero no se fío de ello, quería revisarlo de todos modos. Cuando sugirió ir a un lugar más discreto, Leonardo demostró lo mucho que desconfiaba de él, aún parecía tener la mano próxima a la varita cuando Laith en ningún momento había acercado la suya. Bebió del café mientras miraba a otro sitio. — Mi sitio no queda muy lejos de aquí, si quieres… También podemos rentar un rato una habitación de motel si no te doy confianza… —trató de darle opciones para que él le dijera cuál era la que más le gustaba. Podían llegar a pie a su departamento, aunque también podía aparecer dada la cojera de Leonardo.

No se sentía personalmente agredido con la desconfianza de Leonardo; conocía personas en su misma situación, él lo estaba en cierta medida, conocía la paranoia, las ganas de esconderse de todos y de todo. Tenía todos los sentidos alerta por si alguien sospechoso los miraba, aunque Leonardo había cambiado mucho considerando la última vez que se vieron, su memoria envidiable para los rostros lo había reconocido de inmediato. Lo único que sabía es que no iba a quedarse de brazos cruzados si podía hacer algo.

Sabía de las tentadoras recompensas que había por entregar fugitivos, pero no eran de su interés. De qué le servía ganar todo el dinero del mundo si se perdía a sí mismo en el proceso. No era precisamente pobre, su trabajo era muy bien pagado en el mundo mágico, el dinero no le escaseaba y aunque lo hiciera jamás se lo consideraría. Pero eso el otro no tenía modo de saberlo, así que sólo le quedaba intentar convencerlo de darle sólo un voto de confianza.

Si crees que hago algo sospechoso, podrás irte y no te retendré más… Sólo quiero revisar tu pierna, te lo prometo, podemos aparecer en mi departamento para que nadie te vea en el mundo mágico —y que él proponga una aparición es mucho que decir, que realmente odia con todo su ser aparecer, es de las pocas cosas que es capaz de odiar. Espera la respuesta de Leonardo, saber si tienen que aparecer o si debe buscar en su mente algún motel muggle de los alrededores para tener un rato de privacidad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 829
Puntos : 679
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Leonardo Lezzo el Miér Jul 12, 2017 12:30 am

Debido a la educación que había recibido Leo, tendía a pensar que todas las personas son buenas por naturaleza. Al menos solía pensarlo. Dejó de creerlo cuando tuvo el conocimiento suficiente para conocer a su padre y darse cuenta de que esa no era la forma normal de tratar a tu familia. Más tarde aprendió que su padre era un caso aislado, y que no todos los hombres eran así de crueles. Cuando llegó a Hogwarts vio realmente la bondad en las personas. Si no fuese por todos esos buenos compañeros que el ayudaron a empezar una vida mágica ahora mismo no sería nadie. Pero después de la paliza casi mortal que le había dado aquel mortífago Leo no estaba dispuesto a ceder. No iba a dejarse engañar, no podía confiar en Laith de buenas a primeras. ¿Y si quería engañarle y venderle a las autoridades? No rehusaba hablar con él, pero insistió en que debía ser en un sitio seguro tanto para él como para los demás refugiados. Así que no podía llevarle a su escondite, pero tampoco podían hablar en una cafetería como si nada.

Las propuestas del sanador no mejoraban la oferta. Dijo de ir a su lugar, o de alquilar una habitación. Leo se quedó atónito. No quería ir a ningún sitio donde Laith pudiese tenderle una trampa. La mejor elección era ir a un lugar neutral. Pero... ¿justamente una habitación de motel como si fuesen adolescentes con un calentón? Adolescentes gays, más concretamente. Probablemente la cara de Leo estaría encendida y roja, más por vergüenza que por rabia. No quería dejarse engañar, pero siempre pensaba lo mejor de las personas. Y realmente le iría bien que alguien como Laith le revisase la herida de la pierna.  El chico tardó en contestar quizás más de lo debido, pero estaba bloqueado. No esperaba encontrar a nadie conocido, pero mucho menos a alguien conocido que le ofreciese ayuda. No es que confiase plenamente, solamente le dio el beneficio de la duda. - Está bien. Pero nada de ir a tu sitio. Mejor algo neutral. Pero donde yo diga. - Se notaba dureza en las palabras de Leo. Más que enfadado estaba preocupado, y un tanto aterrado por la situación.


Pensó que la comida para Nico tendría que esperar, y caminó hacia el lado contrario de la calle. Londres está plagado de hoteles, moteles, apartamentos y habitaciones para alquilar. Pero en su caso, tendría que buscar algo discreto, rápido y barato pues no llevaba mucho dinero encima y la comida para su perro era incluso más importante que la suya. No conocía el lugar, pero caminó dando vueltas buscando un lugar que no fuese conocido por Laith. La mano de Leo continuaba cerca de la varita, y no dejaba de mirar al sanador de reojo. No podía despistarse. Al fin vio un cartel decente. Los demás moteles que habían visto eran un tanto deprimentes. Además, estaba en una calle muy transitada y muy cuidada. - Ese nos servirá. - Leo entró primero, disimulando como pudo su cojera e intentando sonreír. - Buenas tardes, queríamos una habitación ahora mismo. - El chico miró al sanador con complicidad, intentando parecer una persona decente que quería una habitación con otro chico. No sabía como aparentar decencia y normalidad en un momento así, de modo que su cara dibujó una extraña mueca. El hombre detrás del mostrador sonrió y les habló con voz cantarina. - ¿Para una semana, para una noche o para unas horas? - Cuando les guiñó el ojo Leo cayó en al cuenta de que aquel hombre estaba pensando mal de ellos y a punto estuvo de soltar un improperio. - Con una hora bastará. - Contestó Leo con brusquedad. Aquel hombre no dejó de sonreír, y les habló con tono confidencial. - Lo mínimo son dos horas, y se paga por adelantado. - Leo dejó de vigilar su varita, y sacó la cartera. Su mente intentaba sacar cuentas, y esperaba tener suerte con ellas. - Está bien. - Contestó intentando acelerar el proceso. El hombre sonreía detrás del mostrador y les miraba con dulzura. ¿Qué cree que van a hacer en esa habitación? Está muy equivocado. Leo pagó el precio, mayor de lo que esperaba, y cogió la llave de la habitación tan precipitadamente y nervioso que ni siquiera se acordaba de dónde había dicho el hombre que se encontraba la habitación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Jue Jul 13, 2017 12:12 am

Laith propuso su sitio, aunque realmente pensaba que el otro ni de broma aceptaría, o un motel. Para él a su edad no era nada raro rentar una habitación de motel, así que tampoco es que fuese la gran cosa. Creyó que el otro por el color de su rostro estaría enfadado, aunque se dio cuenta tarde que aquello era más vergüenza que molestia. Con un gesto condescendiente de su cabeza, el rubio le permitió escoger el sitio a donde se dirigirían. No es que quisiese tenderle una trampa, así que le era totalmente indiferente el lugar mientras se callara y se dejara revisar sin ponerle más peros. Dio un breve sorbo a su café mientras comenzaba a caminar a su costado, le iba a ser difícil a Leonardo encontrar un sitio que el sanador no conociese.

La naturalidad de Gauthier podría ser incluso rara para la paranoia de Lezzo, simplemente caminaba, sorbía de su café y a veces miraba el reloj de su mano derecha. Un reloj llamativo y lujoso. Alzó la mirada cuando notó el lugar al que el otro planeaba entrar, siendo el más joven quien habló primero. La mirada de complicidad, de no haber sabido las reales intenciones del chico, hubieran podido escandalizarlo un poco, normal que el pobre hombre malinterpretase todo. Laith no corrigió nada, conocía al sujeto del mostrador, en algunas ocasiones paró en su sitio a mitad de la noche de calentón con algún acompañante, no estaban muy lejos de la zona de bares y antros de ambiente que el sanador frecuentaba.

Iba a pagar cuando Leonardo ya estaba pagando a toda velocidad para tomar las llaves e irse. — Bastante tímido, ¿eh? ¿Es su primera vez? —le preguntó el hombre a Laith, pues el mayor se había quedado un poco atrás entre la prisa de Leonardo. Éste soltó una risa por aquello, la situación se le antojaba anormalmente divertida. — Un caballero no releva secretos ni tiene memoria —le sonrió con un gesto galante antes de ir detrás del exuniversitario. Qué le importaba que le sumaran o restaran uno a su lista, aunque lo que estaba por ocurrir en esa habitación estaba lejos de ser lo que el recepcionista pensaba.

Él, quien sí que había oído el número de la habitación, avanzó e incluso dejó atrás a Leonardo hasta parar frente a aquella puerta, esperando a que tomase la llave y la metiera en su sitio. Tuvo que quitársela de la mano, parecía de más inquieto, no necesitaba estar tan estresado; creyó, con un suspiro, que era homofóbico y de ahí su reacción, lo que no le importaba demasiado a Laith. Simplemente no pensaría en ello y haría lo que tenía que hacer, cerrando la puerta tras entrar y dejando el café encima de un mueble.

Déjame ver la herida y túmbate en la cama —le pidió sin perder un segundo, buscando dentro de su mochila para asegurarse de llevar algunos medicamentos. — No eres mi tipo, si quieres estar más tranquilo —bromeó un poco, aunque hablaba en serio. De buenas a primeras, ese sujeto no le llamaba en lo más mínimo, encontrando un par de frascos para acercarse a la cama. Hizo una breve pausa para quitarle la billetera a Leonardo, abriéndola sin el menor reparo e introduciendo en ésta una generosa cantidad de moneda nomaj que pagaba el precio de la habitación y un pequeño extra, sin decir nada al respecto antes de devolvérsela. — ¿Lleva doliéndote mucho tiempo? ¿Tienes una idea de cómo ocurrió? —otra pausa fue acercarse a la ventana a correr las densas cortinas para que nadie espiase y lo vieran usando magia.

Realizó también un hechizo impasibilizador para que nadie pudiera oír su conversación desde el exterior, muchas veces las habitaciones de moteles tenían paredes tan gruesas como el papel y se escuchaba todo. Entonces y sólo entonces se dispuso a revisarlo, con un profundo suspiro, ¿estaba metiendo las manos demasiado al fuego? Sí, seguramente, pensaba mientras le acariciaba con cuidado de no lastimarlo, buscándole fracturas, no le gustaba nada el estado en que tenía la extremidad, se daba cuenta con sólo verlo que era una herida que no había sido tratada en su momento, aunque no le podía culpar cuando el servicio médico ahora le era negado.

¿Por qué no me cuentas mientras tanto qué fue lo que pasó? Ah… No tengo demasiados tratamientos, pero si te duele algo de lo que hago puedes decírmelo con confianza —le pidió. Todo era más complicado tan lejos de San Mungo, pero no iba a fallarle a un paciente que lo necesitaba. Aún le pesaba en el pecho a aquel muchacho que le pidió ser su sanador particular, no pensaba quitarle la imagen de médimago capacitado que tenía de él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 829
Puntos : 679
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Leonardo Lezzo el Miér Jul 19, 2017 12:55 am

El chico nunca había estado en una situación parecida. Jamás necesitó alquilar una habitación por horas para nada. Sabía lo que ocurría en estos sitios. Jóvenes indiscretos pagaban ingentes cantidades de dinero para poder tener sexo con otras personas en un lugar privado. Lo cual, bien mirado, era mucho mejor que tener sexo en medio de la calle o en cualquier callejón. Era algo que Leo ni siquiera pensaba. No es que no tuviese esa clase de deseos, simplemente tenía otra manera de pensar. Además, debido a su precario trabajo de universitario podía alquilar un piso compartido donde hacer esas cosas. Bueno, al menos antes si. Cuando no era un chico buscado y cuando su Yvette estaba más cerca. Ahora no sabía nada de ella, y no sabía si la volvería a ver. En ocasiones pensaba que hubiese sido mucho mejor morir en aquel bosque. En cierta manera, su vida había dejado de existir desde aquel día.

La habitación era bastante acogedora, aunque Leo seguía un tanto taciturno por el modo de hablar del empleado del motel. Había pensado que Laith y él iban a tener sexo. El chico aceptaba que hubiese gente con otros gustos sexuales, pero estaba muy seguro de no pertenecer a esa minoría y le molestaba que le tomasen por algo que no era. Aún así se resistió, y entró en la habitación dispuesto a recibir una cura y a dar explicaciones. Quedaba bastante claro que no era una trampa y el sanador solo buscaba ayudar al chico. Así que Leo obedeció y se quitó el pantalón para dejarle ver la herida. Se contrajo un poco al escuchar que no era el tipo de Laith. ¿Entonces es gay? El fugitivo se sorprendió, aquellas cosas le sorprendían. No era culpa suya, la educación que había recibido era más bien cerrada. Si lo hubiese sabido antes quizás no se hubiese quedado en calzoncillos. - Me duele desde el día en que me lo hice. Y si, se como ocurrió. - Leo aguantó la respiración mientas el sanador revisaba la herida, incluso soltó un poco de aire cuando le tocó la pierna.

Le dolía como si tuviese algo roto dentro. No tenía más que contarle todo. - Yo no maté a aquellas personas, ni siquiera sé si esas personas son reales. Yo no maté a nadie. Pero aquel día casi acaban conmigo. Fue muy imprudente al estar en un bosque practicando hechizos contra los árboles, pero es algo que tengo que hacer para ser mejor que ellos. La carrera de Auror ha cambiado mucho y necesito entrenar. Entonces, se acercaron dos mortífagos hablando sobre un campamento que iban a atacar. Yo no podía permitirlo. Uno de ellos se fue pero el otro empezó a atacarme. El duelo acabó mal para mí, quedé inconsciente. Quizás por eso sigo vivo. Aquel inepto pensó que me había matado. Antes de aquello hizo chocar rocas contra mí, partía árboles que me caían encima, y la peor parte la recibió mi pierna. La herida no se ha cerrado del todo y me duele bastante. Me la he estado curando con remedios muggles. Me duele menos si la llevo vendada, pero si la tengo tapada muchos días se pone más fea. No es para tanto, la verdad. Está mejor que estaba. - Leo intentaba restar importancia a su herida a pensar de que había llegado a temer el perder la pierna. Sobre todo los días de más trabajo que la llevaba vendada demasiadas horas. - Supongo que me la hice con rocas, astillas, y puede que algún hechizo directo. No hay nada roto, puedo caminar... - Insistió en hacerse el valiente a pensar de que el sanador bien sabría lo que pasaba en su pierna después de inspeccionarla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Sáb Jul 22, 2017 5:47 am

Laith había notado perfectamente aquella reacción de Leonardo, y quizá por eso es que se encontraba tan divertido. Había algo que se le antojaba divertido, aunque no pensaba molestarlo de ninguna manera, estaba, más o menos, trabajando, y él era muy profesional. Leonardo se había quitado el pantalón tal y como lo hizo la primera vez en su consultorio, tratando inútilmente de distender el ambiente con una leve broma. Por mero respeto no soltó una carcajada al ver la expresión que se le había quedado a Lezzo, con tanta sorpresa que parecía que acababa de revelarle planes ultrasecretos cuando no tenía nada que ver con aquello.

Paró de meterse con él cuando empezó a revisarlo, haciéndole algunas preguntas mientras miraba. No le gustaba nada el aspecto de aquella extremidad, y palpaba examinando conforme oía la versión de la historia de Leonardo. Exhalaba pesadamente entre algunas oraciones, no entendía cómo podía existir gente así aunque lo hiciera. Si tenía que ser honesto, la herida era más seria de lo que había pensado, y no tenía la mayor parte de las cosas que necesitaba para hacer una curación rápida y eficiente. — Y ahora estás huyendo… ¿Has encontrado grupos? No me des detalles, sé que hay grupos por ahí pero no quiero enterarme de nada —su miedo más frecuente era que le leyeran la mente y metiese en problemas a los grupos de resistencia; la ignorancia hace la felicidad.

Esto es… más complicado de lo que pensaba, me temo —confesó, buscando su mochila para buscar alguna cosa. No tenía ni siquiera buenas pócimas para controlar el dolor, se quejó en voz baja. Su opción más viable no iba a ser fácilmente aceptada por Leonardo, recordaba claramente que le había dicho su miedo a las agujas, pero los medicamentos nomaj eran su mayor aliado en ese momento. — Cierra los ojos y confía en mí, esto terminará pronto —le pidió, esperando que lo obedeciera sin rechistar. Si es que lo conseguía, se levantaría para ponerle una almohada en el rostro, de modo que se aseguraría que realmente no viera.

Tenía la jeringa y un pequeño frasco con agujas que tuvo que armar antes de sacar algo del líquido de un frasco rojo. Volvió a asegurarse que Leonardo no mirase. — Si quieres que sea honesto contigo, realmente no creí que fueses capaz de haber matado a sangre fría… Quiero decir, incluso querías ser auror, ¿de qué te hubiese servido ser así de cruel? Sé que no puedo hacer nada por ti, pero al menos restauraste un poco mi fe en la humanidad —mientras le estaba hablando, había introducido la aguja por su pierna, un pinchazo que por la mano tan ligera del sanador apenas y se había sentido. Sí, hablar era la táctica milenaria para distraerlo con su voz y que no pensara en lo que hacía en su pierna, y es que incluso poco antes de acabar de hablar ya se la había sacado de la piel.

Lo siento por el pinchazo a traición, si te avisaba iba a ser más difícil —se disculpó mientras guardaba las cosas, la aguja en un frasco aparte que iba a desechar. — Necesito dormir tu pierna o seguramente me putearás por el dolor, es por un bien superior… Ya habíamos hablado de esto y las lesiones que se dejan mucho tiempo son difíciles de tratar, aunque esta vez no sea tu culpa —le explicó brevemente, sentándose al borde de la cama para dejar que la inyección hiciera efecto. Mientras tanto, sacó su teléfono móvil, había estado recibiendo mensajes pidiéndole ayuda para guiar una curación en un sitio al que no podían llevarlo, eran fugitivos después de todo, aunque al parecer ahora todo estaba bien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 829
Puntos : 679
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Leonardo Lezzo el Mar Jul 25, 2017 12:58 am

El chico sabía perfectamente que su pierna no estaba bien, la cosa es que no podía ir a San Mungo ni tampoco a un hospital muggles como si nada. En todo el país habían colgado fotografías suyas acusándolo de asesino violento, secuestrador y un sinfín de barbaridades más. Por supuesto Leo era inocente de todas esas atrocidades pero no tenía como demostrarlo. El nuevo régimen era muy duro, y era difícil combatirlo solo. Al menos había encontrado ayuda. La Orden del Fénix estaba más viva que nunca. Muchos magos trabajaban para asegurar el bienestar de los magos que habían tenido que huir por razones de clase. El nuevo gobierno no les considera magos si no descienden al menos de un padre mago. El caso de Leo era diferente. Estaba acusado de traidor por enfrentarse a un mortífago. Laith quiso saber si Leo se había podido unir a grupos, aunque le pidió que no le hablase de ellos. - Si, hay grupos, así que no estoy solo del todo. - Contestó sin dar más explicaciones. Que el sanador no quisiera saber nada más le daba cierta confianza.

La pierna de Leo estaba mal. Hacía un par de días al quitarse la venda después del trabajo le pareció que olía raro y todo. Como a podrido. El chico pensó que se debía a la humedad que podía haber facilitado al venda. Pero Laith le confirmó lo que ya sospechaba, la herida era mucho peor de lo esperado. No era un simple hueso roto o un rasguño. La herida era profunda, estaba infectada, y ni siquiera unos puntos lo podían solucionar. El sanador no podía llevar de todo en su maletín, así que a Leo solo le esperaba confiar en él. Hizo lo que le dijo, cerrando los ojos. Sabía que después de eso solamente podían venir dos cosas. La muerte, o una aguja. Y sabía que era lo segundo pues Laith continuaba hablando tan tranquilamente. El sanador no le creía un asesino por lo menos. - Aún quiero ser auror, pero del tipo de auror que protege a las buenas personas. Aunque te equivocas en una cosa. Si que hubiese sido capaz de matar a sangre fría. Si uno de esos aliados del señor Tenebroso intenta hacer daño a alguien, creo que sería capaz de matarle. - En ese momento notó el pinchazo y tuvo que reprimir un grito. Le había dormido la pierna para poder curarle sin dolor.

Pero Leo desconfió un poco al verle sacar el móvil. ¿Y si estaba avisando a otros de que lo tenía? - ¿A quién llamas? Laith, por favor, no me vendas. Sé que la recompensa que dan por mí es muy buena. Pero no merezco morir en Azkaban. Este régimen tiene que acabar, están muriendo demasiados inocentes. No quiero decir que yo sea un inocente, pero estoy ayudando a gente que si lo es. - Leo habló con total seriedad, dejando a parte el pinchazo y las ganas de poder echarse a correr que sentía. Lo último que quería era morir a manos de sus enemigos. Quería luchar teniendo opciones de vivir y salvar al país de la desolación. Temía a la muerte, y temía dejar sin protección a otros que estaban en su misma situación o peor que él. Pero sobre todo temía que le hiciesen contar mediante pociones y hechizos dónde estaban los demás. 
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Laith Gauthier el Miér Jul 26, 2017 10:54 pm

Laith simplemente habría de asentir con su cabeza cuando le dijo que, efectivamente, había encontrado un grupo al que pertenecer. Uno en comunidad era más apto para sobrevivir que por su propia cuenta, así que le daba calma que no estuviese solo. No pidió detalles, ¿para qué quería saberlos? No iba a acercarse a ningún grupo rebelde, así que lo mejor era vivir tranquilo sin saber demasiado. La herida de Leonardo había sido privada demasiado tiempo de ventilación, se había infectado a un punto catastrófico y se sentía profundamente aliviado de haberlo encontrado ahora y no cuando tocase literalmente cortar la pierna, que podría ser una opción a futuro tal y como iba.

Bueno… Soy muy ingenuo, supongo, quiero creer que nadie sería capaz de las cosas que yo no sería capaz de hacer —le confesó, siempre quería pensar que las personas eran buenas y les dolía hacer daño. A veces no era así. No estaba seguro ni siquiera de ser capaz de matar en defensa propia, pese a saber que con la cabeza nublada de adrenalina a veces uno hace cosas impensables. Le pinchó la pierna y esperaría a que el pinchazo hiciese efecto, iba a ser un rato muy largo intentando reparar el daño que tenía Leonardo.

Miró su teléfono, sin esperar que el otro empezara a hablar de ese modo, pidiéndole por favor que no lo entregara como si pensase que iba a hablar con un purista o algo por teléfono, había que joderse con lo paranoico que estaba. — Escucha, sé que estás asustado, sé que no confías en mí, pero no te vendría mal darme un voto de confianza para variar, ¿no crees que de querer hacer algo ya lo habría hecho? —le cuestionó, aunque sin mirarlo, estaba ocupado texteando, — Y para tu información, los puristas no usan teléfonos, demasiado nomaj para su gusto, supongo… No sé yo, pero creo que más de uno me tacharía de loco si trajese una lechuza en la mochila —soltó una repentina broma en medio de la tensión.

Realmente entendía la postura de Leonardo, pero creía que para entonces al menos ya debería estar del otro lado de la línea de desconfianza. Es decir, ¿para qué gastaría sus medicamentos en él si fuera a entregarlo? No tenía sentido, no sería rentable. De cualquier modo, para entonces ya había guardado el aparato en el bolsillo interno de su chaqueta para buscar un par de cosas más dentro de la mochila, algunas telas gruesas y poción desinfectante. Tenía que ponerse creativo en momentos así, por lo que tendría que hacer lo que podía con las cosas que tenía.

Sé que ahora mismo no soy tu persona favorita… Pero te apuesto a que me odiarás más cuando termine —se sonrió, quitándole hierro al ambiente mientras se quitaba la chaqueta y la dejaba en otro sitio, no planeaba ensuciarse demasiado. Se cubrió las manos con guantes desechables y tomó su varita. — Te explico más o menos el procedimiento: primero hay que eliminar la parte superficial y localizar qué tan profundo ha llegado la infección hasta este punto, no cantaré victoria todavía así que el paso dos te lo diré cuando haya hecho el primero —le dijo sin demasiados detalles, no necesitaba saberlos.

Si la inyección había hecho su efecto adecuado, no sentiría nada al menos en ese paso. En los siguientes no podía prometer nada. Con la varita y hechizos cortantes tan primorosos dignos de un médimago de su categoría iba realizando el estudio, haciendo uso de uno de los trapos para atajar la sangre, habiendo extendido otro debajo de la zona afectada, no iba a dejar la masacre en Texas en esa habitación incluso si pretendía limpiarla mágicamente al terminar.

Soy de los tuyos, Leonardo, más o menos… Pero yo no sirvo ahí fuera en el campo de batalla, tampoco muerto ni tras las rejas… Sirvo aquí dentro, proveyendo ayuda médica, medicamentos, pociones… A mí no me sirve de nada ser rico a costa de vender personas —su voz era tenue y pausada porque estaba concentrado en lo suyo, pero su voz fluía intentando poner clara su postura. Normalmente no le costaría tanto hablar, mas era una situación delicada en un sitio donde no tenía las herramientas adecuadas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 16.255
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 829
Puntos : 679
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Leonardo Lezzo el Miér Ago 02, 2017 1:43 am

Finalmente Leo no tuvo más remedio que intentar relajarse y dejar que Laith lo curase. Por un momento se puso en la piel del otro. Estaba en un motel de mala muerte para intentar sanar a un fugitivo acusado de traidor a la sangre. Además, tenía razón que los magos que se jactan de tener sangre pura no utilizan teléfonos ni otros tecnologías muggles avanzadas. Solamente lechuzas, ciertos tipos de hechizos, y aparición. Si algo tiene los magos puristas es que solucionan las cosas cara a cara, sin cortos mensajes de móvil. - Lo siento, pero debo ser desconfiado. De lo contrario moriré pronto. Si no muero por la infección... - Intentaba quitarle hierro al asunto. El chico siempre hacía eso. En cualquier situación que estaba, su mente automáticamente pensaba eso de “podría ser peor”. Y es que siempre podía ser peor. Pero alguna vez también podría ser mejor. Poder llevar una vida más fácil, que la felicidad no fuese tan efímera como siempre lo había sido.

Del mismo modo que él se ponía en la piel de Laith, el chico esperaba que se pusiese en su lugar. Es lógico ser desconfiado. Por confiarse demasiado es que estaba en esta situación. Si tan solo no hubiese estado en aquel bosque practicando hechizos entre los árboles... El sanador iba a ponerse manos a la obra, y las explicaciones que estaba dando no gustaban nada a Leo. Le iba a doler, mucho. Eso lo tenía claro. En todo este tiempo no había dejado de sentir dolor, no podía ser muy diferente. Solo le adelantó uno de los pasos. Solo le hablaría del segundo paso luego, cuando hubiese terminado con el paso uno. Lo de localizar la profundidad de la infección sonaba a que se iba a quedar sin pierna. Eso no lo permitiría. Leo se veía con una pata de palo, y estaba tan nervioso que se rió. Respiró hondo, intentando calmarse.

La inyección servía para que no notase el dolor, así que no iba a doler tanto. Entonces, para entretener al chico, el sanador le contó que él ayudaba a la causa a su manera. Sanando y curando a la gente, pues era lo que mejor sabía hacer. - De nuevo lo siento. Si hubieses querido venderme ya lo hubieses hecho, lo sé. Te agradezco lo que estás a punto de hacer por mí, y anticipándome al daño que pueda sentir te pido disculpas de nuevo. - Leo se recostó mirando el techo, fijándose en los detalles de la lámpara. No sentía dolor, pero si como Laith trabajaba en su pierna. Se sentía extraño, nervioso y cansado. - Entonces, ¿te dedicas a curar a gente que está en mi situación? ¿Cómo sabes de ellos? ¿Quién te pasa información? ¿Eres miembro de...? Ya sabes. ¿Lo eres? - El chico no quiso hablar directamente de la Orden, pues era la mejor arma que tenían contra un gobierno podrido. Pero imaginaba que Laith estaba al corriente, por eso sanaba a otros fugitivos como él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 470
Puntos : 181
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.