Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

The little witch who was forgotten by absolutely everyone, even the owls, met the muggle teacher

Invitado el Miér Jun 14, 2017 7:38 am



The little witch who was forgotten by absolutely everyone, even the owls, met the muggle teacher
Septiembre, 2012 con Johan A. Edelman ♡
Más confiada después de su primera semana de clases, Úrsula comenzó a deambular por el castillo con total libertad. Había trazado un pequeño mapa en pergamino, de como ir a sus lugares de interés más rápido sin tener que encontrarse con nadie. Acostumbrada a estar sola, aquellos momentos en los que podía practicar libremente sus hechizos y demás, eran los que más valoraba. Sin embargo, Úrsula estaba triste, no se notaba en su rostro, autosuficiente e infantil, pero tenía gestos leves donde sus labios se curvaban hacia abajo y su frente se fruncía en un gesto de terrible angustia, por apenas fracción de segundos y es que, la correspondencia había llegado ya y ella no recibió noticias ni de sus padres, ni de su hermano.

Miró a todos en su mesa  y en las aledañas, sonrientes, alegres, leyendo algunos en voz baja las dulces palabras de sus madres y los sabios consejos de sus padres y ella, con las manos vacías, rodaba los ojos fastidiada. No es que los Clutterbucksy descollaran por su énfasis a la hora de demostrar amor, pero al menos una advertencia de su padre o una regañina de su madre... un saludo de su abuela, alguna broma de mal gusto de su hermano, nada. En los dormitorios, mirando a sus compañeras leer una y otra vez sus cartas, rodó ahora ella misma en la cama, abrazando a Cork, su sapo, quien indiferente, miraba hacia la ventana cerrada...


¿Dónde está mi sapo? — preguntó, palmeando la mesa de estudio, cayendo en cuenta que había dormitado sobre el voluminoso libro y que de pronto, no sentía más el peso ligero de la mascota dentro de su túnica. Las risitas de otras niñas, también de corbatín verde, la hicieron voltear despacio, con la mirada enfurecida y el rostro, gracioso y cubierto de pecas, de pronto se volvió amenazador. — ¿De qué se ríen, pestilentes sangre sucias? — vociferó, levantándose con tal rabia, que la silla patinó hacia atrás y casi cae de espaldas. Giró sobre sus talones y caminó, o más bien, golpeó el suelo con sus zapatos hasta quedar frente a las odiosas niñas.

- Seguramente estará en el mismo lugar que la carta de tus padres... - respondió una de ellas, altiva igual que la pelirroja que, alzó ambas cejas en señal inequívoca de que algo venía... Y no era nada bueno. Pero la bomba estalló de otra forma, y la sonrisa de Úrsula, pocas veces vista en los días de clases, amedrentó a las niñas que dejaron de reírse, temerosas, pero esa, la niña que había hablado, se levantó y encaró a la más bajita, atreviéndose incluso a apretar el mango de su varita. — Entonces... ¿No viste a mi sapo? — volvió a preguntar Úrsula, con total calma, ocasionando una sonrisa burlona en la niña que estaba a punto de tirar, seguramente, un hechizo. — No, no creo que lo hayas visto, no creo que veas nada en mucho, mucho tiempo... — aseguró Úrsula, agitando de forma sutil su varita mientras decía firme: Conjuntivitis. Abandonó, rato después, la sala común para ir a buscar a su pequeño sapo, dejando detrás de ella el griterio de la otra mocosa.

¡Cuando te encuentre te haré sopa y me comeré tus ancas mientras te hago ver como lo hago!, refunfuño, marchando casi mientras llegaba al invernadero, el siguiente lugar que sabía, le gustaba a Cork, a quien llamó, primero en voz baja, temiendo que la descubrieran ahí, después ya más fuerte, estaba preocupada, no quería volver a comprar un sapo, ese sapo le gustaba, le había saltado encima prácticamente, así que le pertenecía. — ¡Cork, sapo endemoniado, sal de donde estés! — volvió a decir, agitando las manitas mientras se agachaba para buscarlo entre las plantas, agarrándose del filo de la mesa para sostenerse una vez estiraba el cuerpecillo hacia delante, tanteando la tierra.  
Code by girl Anna-chronism;
avatar
InvitadoInvitado

Johan A. Edelman el Miér Jun 14, 2017 9:01 am


LUGAR
Invernaderos de Hogwarts & alrededores

FECHA
Septiembre de 2012 (Flashback)

CRÉDITO
- JENNA -
Salir a los exteriores a fumar. Uno de los tantos hábitos muggles que había adoptado entre clases cuando era estudiante y malote, y que, a pesar de haber crecido y cambiado, no se había podido quitar. Siempre lo hizo a escondidas, primero de las autoridades, cuando era alumno, y ahora no sólo de las autoridades superiores a él, sino también de los alumnos mismos, porque se suponía que debía ser una buena influencia para ellos, y si lo veían y lo imitaban, luego la culpa era suya.

Tosió un poco dando la última calada y se dispuso a guardar la pipa de nuevo en su bolsillo; fue en ese momento que escuchó a sus espaldas:

—Hey, yo también quiero de eso.

Del susto, pues hasta entonces creyó que estaba completamente solo, lanzó la pipa por los aires y, cuando ésta cayó, escuchó un «¡Ouch! ¿Qué crees que haces?». Era una voz grave, ronca, como la de un anciano doblemente más fumador que él; pero al mirar alrededor, no vio a nadie.

—¡Aquí abajo, zoquete! —dijo la misma voz. Era un sapo, un simple sapo—: Mira, seré breve, ¿puedes llevarme al invernadero? Tengo un poco de prisa y las patas no me dan.

¿Por qué quieres ir allá? —preguntó Johan, frunciendo el ceño. ¿Realmente un sapo lo estaba mangoneando?

—Es un favor que te estoy pidiendo. ¿O quieres que les cuente a todos que estabas fumando?

Error. El sapo no lo estaba mangoneando, lo estaba extorsionando. Bufando, Johan lo levantó del suelo.

Maldita criatura del mal. —Y caminó hacia los invernaderos, con intenciones de dejarlo ahí y seguir de largo. De todos modos, iba para ese lado; nada le costaba llevarlo aunque el animal no hubiera sido nada amable para pedirlo.

Le dio un pequeño sermón relativo a eso hasta llegar a destino, donde el sapo lo calló con un «¡Shh!».

¿Qué pasa? —le preguntó al anfibio, que de inmediato aprovechó la distracción para saltar de sus manos y huir.

Johan no tuvo tiempo de hacer nada. Alzó la vista y vio a aquella niña rebuscando entre las plantas. No se suponía que estuviera ahí fuera de los horarios de la clase de Herbología, aunque tampoco era ese el invernadero de los grados inferiores. Tal era así que, cuando estaba a punto de preguntarle qué se le había perdido, detectó la cercanía de una Tentácula venenosa. Enseguida se lanzó sobre la niña para apartarle la mano de la vegetación de un manotazo:

¡No! ¡Diffindo! —dijo en voz alta para cortarle los brazos a la planta que intentaba agarrar a la niña sin que ésta se diera cuenta, sólo para advertir él, un instante más tarde, de que la había apuntado con la pipa—. Oops. —Entonces metió la mano en el otro bolsillo, sacó la varita y repitió—: ¡Diffindo!



Última edición por Johan A. Edelman el Jue Jun 15, 2017 4:14 am, editado 3 veces
avatar
Imagen Personalizada : Yep.
RP : 10
PB : Julian Casablancas
Edad del pj : 30
Ocupación : Empleado de tienda
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.900
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : León albino
RP Adicional : ---
Mensajes : 72
Puntos : 48
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Miér Jun 14, 2017 10:33 am

Septiembre, 2012 con Johan A. Edelman ♡
Tsk, ya me estoy saboreando esas anquitas, sapo feo, pensó dando un manotazo fuerte, esperando poder sentir la rugosidad y verrugas de Cork, pero no, en cambio, lo que recibió fue un lo que ella misma había dado, lo que la hizo pegar un gritito, entre el dolor -más bien ardor- y la sorpresa, por no decir el susto. La voz adulta de otra persona (¿cómo es que había siempre alguien a donde iba?) la hizo reaccionar. Pero no atisbó el peligro, lo que vio en cambio fue una pipa apuntar hacia ella y durante una fracción de segundos, el silencio imperó en la escena. Úrsula pestañeó un par de veces hasta que por fin, lo vio sacar una varita y lanzar el hechizo que reconoció. Se levantó de inmediato, aún sujetando su mano azotada con la otra y lo miró, hacia arriba por supuesto, no de forma agradecida, sino recriminándole.

¡Me golpeó! — chilló, mostrándole la manilla pequeña y regordeta. No le importó mucho que la hubiese salvado de aquella ponzoñosa plantita, no, sino el hecho de que la ofendió dándole un buen golpe. Hubiese querido seguir reclamando, pero por el rabillo del ojo detectó lo que andaba buscando, así que, rápida como todos los niños solían ser, pegó un brinco en el cual giró el cuerpo hacia un costado y atrapó, en pleno vuelo, al sapo mandón que tenía por mascota. — ¡TE TENGO! — lanzó la victoria al aire, mientras el sapo estiraba las patitas para liberarse. — Suéltame enana mortífaga — bramó el sapo, deseando saltar directo a los brazos venenosos de la planta.

Cállate o te vuelvo a vestir de rana — le advirtió la niña Clutterbucksy antes de prestar atención, de nueva cuenta, al adulto que le había dado aquel golpe en la mano. Alzó una ceja y apretó los labios, parándolos para dejar unos morritos de duda. Qué alto es, pensó, antes de apretar un poco más la barriga de Cork. — Deja de apretarme, no hay forma de escapar de ti — advirtió el sapo, resignándose a seguir siendo la mascota de aquella niñata siniestra. — Si te hubieses apresurado a soltarme, no me encontraba, es tú culpa — acusó el anfibio al castigado adulto. Úrsula entonces, abrió los labios y emitió una clase de suspiro hacia dentro, cargado de indignación.

¿Lo ibas a ayudar a escapar? ¡Jum!.



Code by girl Anna-chronism;
avatar
InvitadoInvitado

Johan A. Edelman el Miér Jun 14, 2017 11:09 am


LUGAR
Invernaderos de Hogwarts & alrededores

FECHA
Septiembre de 2012 (Flashback)

CRÉDITO
- JENNA -

Apenas la planta retrocedió, se volteó hacia la niña con intenciones de preguntarle si estaba bien, por si acaso la planta había alcanzado a atacarla. Pero la forma en que la niña reaccionó le indicó que no, pues no parecía lastimada, sino ofendida… lo cual, de alguna manera, lo ofendió a él también.

¿Sabes qué planta es esa? Ah, no, qué vas a saber, con suerte eres de primer año —aludió a la pequeñez de la muchachita—. Pues esa porquería es venenosa. ¡Acabo de salvarte la v…! —No alcanzó a terminar la oración; la niña desapareció de su vista, no con magia, no, sino con un rápido movimiento que hizo para atrapar al sapo, vio después. ¿Así que era de ella?—. ¿Así que estabas huyendo? —le dijo al sapo—. Puedo ver por qué… —Miró a la niña que amenazaba con vestir al animal de rana.  E igualmente, recibió un reclamo de éste—: Hey, yo no soy quien te viste de rana —le dijo entonces.

Pésimo escapista, ni siquiera le había dicho la verdad. En casos como éste, hubiera entendido, debía ser muy duro ser la mascota de un niño de doce años como mucho; él mismo no fue nada bueno con la mascota que tuvo en Hogwarts a esa edad… Admitió:

De haber sabido que le hacías esas cosas, sí. ¿No te enseñaron cómo tratar a una mascota? —Obviamente no, o sí, pero rebelde como eran todos los chicos de esa edad, ¿por qué la niña habría de escuchar los sermones de los adultos? Increíble que él ahora estuviera en esa posición del adulto que sermonea, y aunque sabía por experiencia que no le prestaría atención, no podía evitarlo—: Ahora vamos afuera, no se supone que haya nadie aquí fuera de las horas de clases, mucho menos niños de tu edad —dijo, incitándola a salir.

Tal vez por eso el sapo había elegido ese refugio: porque no debía haber nadie ahí. Así que la niña estaba en doble falta: por torturar a su mascota primero, y por estar en lugares prohibidos después.

Más te vale que cambies tu actitud con ese animal. No me obligues a acusarte con los directivos. Y no quiero verte más por aquí a menos que estés cursando Herbología, ¿de acuerdo? —le dijo mientras la llevaba hacia la puerta.

avatar
Imagen Personalizada : Yep.
RP : 10
PB : Julian Casablancas
Edad del pj : 30
Ocupación : Empleado de tienda
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.900
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : León albino
RP Adicional : ---
Mensajes : 72
Puntos : 48
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Jun 15, 2017 5:26 am

septiembre, 2012 con johan a. edelman♡
El gesto de indignación de Úrsula fue acentuándose con cada frase dicha por aquel entrometido, ¿quién se cree?, pensó la niña antes de que las cosas empeoraran, es decir, que aquel hombre sin modales (a su manera de ver) la llevara fuera del invernadero con todo y sapo. Úrsula, quien prácticamente fue arrastrada hasta la salida, una vez fuera, volteó el rostro muy, muy despacio, con los ojos achinados y los labios fruncidos de ofuscación. ¿Así que me acusará con los directivos?, sentenció, antes de voltear por completo y alzar el mentón, señal inequívoca de que iba a comenzar a repelar.

¿Y quién se cree usted? — esa última palabra, la dijo con bastante desdén. El sapo, quien se había dado cuenta ya con quien hablaba la niña y movido por una suerte de amistad confusa hacia ella, le advirtió con un "Shh" para que guardara silencio. Ella, incapaz de obedecer, y menos a un sapo que había intentado abandonarla -como todos, al final- continuó desafiando al gigante que tenía enfrente. Para su mala suerte, antes de que pudiese asestar otro de sus comentarios, una voz masculina la llamó firme y molesta por el apellido, el cual sonó muy feo. Úrsula, a sabiendas de lo que era, volteó fingiendo desconcierto. — ¿Sí? — preguntó tranquila, agarrando mejor a su mascota y dando un paso hacia un lado para que el adulto ahí, que estaba detrás de ella, sirviera un poco de contrapeso para su evidente desventaja.

- ¿Lanzaste un hechizo contra una de tus compañeras? No deja de llorar y hacer escándalo - preguntó por fin aquel otro adulto, acercándose amenazadoramente, era Prefecto de su casa. La reacción de Úrsula fue inmediata, y con evidente -y falsa- indignación.

¿Yo?, pero si he estado aquí casi toda la tarde, estudiando herbología aquí con... ehm... con... — vaciló, volteando a ver al hombre alto, enfatizando con sus enormes ojos oscuros el hecho de que quería que la ayudara a justificarse. Di tu nombre, vamos, ¡dilo!, pensó, moviendo la cabeza para señalar al prefecto que comenzaba a impacientarse. El sapo, desde las manos de Úrsula, miraba a uno y a otro y hacia croak, esperando en la incomodidad del silencio, junto a su humana y el prefecto.


Code by girl Anna-chronism;
avatar
InvitadoInvitado

Johan A. Edelman el Jue Jun 15, 2017 6:03 am


LUGAR
Invernaderos de Hogwarts & alrededores

FECHA
Septiembre de 2012 (Flashback)

CRÉDITO
- JENNA -

Conocía a los niños. Él también había pasado por esa etapa de rebeldía. Sabía que decirle quién era —no quién se creía— no la haría desistir de desafiarlo. Esto era una guerra, una lucha de poderes y él no tenía la suficiente edad para imponer el respeto que otras autoridades tal vez sí, o quizá esta niña no respetara a ninguna autoridad de todos modos, salvo —le tocó ver después— cuando estaba a punto de meterse en problemas.

Vio cómo se hizo la inocente ante una acusación que claramente era cierta y esperable del tipo de persona que aparentaba ser, por lo que no le sorprendió; y cuando ella lo miró buscando su ayuda, le sonrió como diciendo que quien ríe último, ríe mejor. No tenía motivos para defenderla; tal vez fuera algo hipócrita de su parte, pero la única lección que quería darle a aquella niña, era una de modales.  

Deja de mentir. A mí las únicas plantas que me gustan son las que se fum… Las del otro invernadero —corrigió—. No va a creer eso, prefecto. No soy profesor de Herbología y ella ni siquiera sabe mi nombre, sólo la encontré aquí, escondida en el invernadero —se ocupó de mencionar el lugar prohibido para los alumnos, para que los cargos fueran mayores.

Luego miró al sapo, esperando que se uniera a las denuncias por los malos tratos que recibía; si quería escapar de las garras de aquella niña, ahora era un buen momento.


avatar
Imagen Personalizada : Yep.
RP : 10
PB : Julian Casablancas
Edad del pj : 30
Ocupación : Empleado de tienda
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.900
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : León albino
RP Adicional : ---
Mensajes : 72
Puntos : 48
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Jun 15, 2017 7:02 am

septiembre, 2012 con johan a. edelman♡
La reacción de Cork y de Úrsula fue la misma: la quijada se abrió de golpe, y ambos, con los ojos puestos en aquel traidor, no cabían de la impresión. El Prefecto, que si bien pertenecía a la misma casa de la niña, no podía permitir que se fuesen haciendo daño de esa manera, aunque debía haber una razón pues hasta ahora, Clutterbucksy no había dado problemas sino que al contrario, había destacado por su empeño. - Ven conmigo, Úrsula - dijo, mientras se hacía a un lado para que la niña avanzara.

Si ella obedeció, fue simplemente porque debía hacerlo, pero aquella afrenta personal no la olvidaría jamás. Se grabó bien el rostro de aquel desconocido y juró que se vengaría, no importaba el tiempo que eso le tomara. — ¡Alto! — dijo el sapo, que estaba entre las manitas de la niña. Úrsula, reaccionó parando de golpe y alzó a Cork para verlo sin entender. ¿Qué sucede?, parecía preguntarle con la mirada. El sapo, resignado a su suerte, casi le sonrió a la niña y de forma articulada y sabia, comenzó a relatar lo sucedido:

Úrsula no estaba escondida en el invernadero, ella y yo hemos pasado toda la tarde estudiando, pero por razones lógicas yo me he perdido en los alrededores y ella me buscaba —. Para ese momento, el prefecto miró a Úrsula como si quisiera que corroborara tal información y ella, por supuesto, asintió.

- ¿Entonces jamás lanzó el hechizo contra Patricia? - preguntó el Prefecto, cruzándose de brazos.

No a menos que tenga ese grado tan avanzado de magia — respondió el señor sapo, con evidente elocuencia y razón. — Y como podrá notar, no la tiene — coronó su razonamiento, haciendo que Úrsula inflara las mejillas.

- ¿Y usted que hace aquí? - preguntó el Prefecto al profesor, que hasta ahora, permanecía en el anonimato para Úrsula y Cork. Éstos últimos, voltearon a ver al hombretón. — Estaba fumando — murmuró la niña, al recordar el incidente con la pipa, cuando intentó lanzar el encantamiento para la Tentácula. Sonrió, oh, sí... el que ríe al último, ríe mejor.

Code by girl Anna-chronism;
avatar
InvitadoInvitado

Johan A. Edelman el Jue Jun 15, 2017 8:03 am


LUGAR
Invernaderos de Hogwarts & alrededores

FECHA
Septiembre de 2012 (Flashback)

CRÉDITO
- JENNA -
¿Tú estudias? —le dijo al sapo, ¿por qué la defendía?—. Creí que te vestía de rana y por eso la odiabas… —Miró brevemente al prefecto—: Eso es lo que me contó. Es todo lo que sé —le explicó al superior, quien afortunadamente no era el de su casa, aunque de todos modos sentía que le debía explicaciones, especialmente cuando la niña murmuró que estaba fumando. ¿Cómo sabía eso? Ah, claro, la pipa…  

La palpó, en el bolsillo de sus pantalones donde estaba; no, maldita sea, esa era la varita. Palpó el otro bolsillo y miró al prefecto con los ojos bien abiertos —quien le devolvía una mirada inquisitiva, esperando efectivamente la explicación—; tragó grueso.  El primer impulso, por supuesto, fue el de mentir, como cuando era adolescente y lo atrapaban haciendo algo indebido, pero esos tiempos habían quedado atrás y ahora tenía ciertos derechos.

Bueno, ¿en qué parte del reglamento dice que está prohibido fumar? —argumentó—. Yo no lo estaba haciendo delante de ningún alumno, bueno, de ella, pero porque no se suponía que estuviera aquí, no habrá clases de Herbología hasta mañana. No es un delito fumar —concluyó, mirando a Úrsula de reojo—, en cambio, entrar a los invernaderos fuera de los horarios de clase…

—Está bien, está bien, ya entendí —interrumpió el prefecto, fastidiado—. Muggle...

«Espero que estés contenta, mocosa», le decía Johan con la mirada a la muchacha —cuyo nombre todavía desconocía—, hasta que oyó lo último que pronunció el prefecto, por lo bajo, como un maldito cobarde.

¿Cómo me llamó?... —saltó, de inmediato.

avatar
Imagen Personalizada : Yep.
RP : 10
PB : Julian Casablancas
Edad del pj : 30
Ocupación : Empleado de tienda
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.900
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : León albino
RP Adicional : ---
Mensajes : 72
Puntos : 48
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Jun 15, 2017 8:38 am

septiembre, 2012 con johan a. edelman♡
Soltó una especie de risita satisfactoria, a punto de dar todo ya por terminado. Cork, se había devuelto a su lugar dentro de la túnica de Úrsula y ésta se había dado la vuelta para volver al castillo pues la hora de la cena estaba próxima y se estaba muriendo de hambre. Sin embargo, la palabra muggle la hizo voltear a ver al prefecto y después a aquel aún desconocido que reaccionó de forma defensiva.

Alzó de nuevo los morritos y miró hacia abajo, hacia Cork que también había escuchado. — Será mejor que nos vayamos — le dijo el sapo y Úrsula, insospechadamente, asintió. — ¿Puedo reti... — comenzó a hablar, antes de que el Prefecto, un alumno seguramente de los últimos cursos, espetara de nuevo aquella sucia palabra. - Muggle, ¿está sordo?

Ughh... será mejor que me apresure, pensó la pequeña, antes de agarrar fuerte el bolsillo donde su sapo iba, para que no azotara tanto contra su pierna mientras se apresuraba a buscar el camino directo de vuelta al castillo. Ya estaba comenzando a oscurecer y el frío de la noche le enrojeció la nariz. Dentro del castillo, corrió hasta la zona de habitaciones de su casa y entró a prisa a la suya, dejando a Cork en la cama. — ¿Crees que pelearan? No le vi la túnica al tipo grande, ¿será alumno? Mhhh, no, se ve viejo y además, es muggle... ew —. Su sapo, dio un par de brincos para llegar hasta su jaula en donde estaba siempre servido su alimento. — Deberías lavarte las manos, he andado por lugares sucios y vas a comer... Anda.

Code by girl Anna-chronism;
avatar
InvitadoInvitado

Johan A. Edelman el Jue Jun 15, 2017 10:12 am


LUGAR
Invernaderos de Hogwarts & alrededores

FECHA
Septiembre de 2012 (Flashback)

CRÉDITO
- JENNA -

¡No! —le respondió enfáticamente a la niña, alterado por la palabra que acababa de escuchar a manera de insulto. Eso era lo que más le molestaba: él, a final de cuentas, no era muggle, pero su padre sí y que despreciaran a los muggles era como si lo despreciaran a él, porque una parte muggle tenía, sí, una bastante grande (no por nada daba una asignatura relacionada con los humanos comunes y corrientes), y estaba orgulloso de ello.

Para colmo, el tipo tenía el descaro de repetir la palabra y, para suerte de la pequeña, prácticamente se le olvidó que había una alumna irreverente allí que tenía pendiente un castigo, el que había tratado de conseguirle por meterse en donde no debía, por lo menos. Pero el prefecto parecía más preocupado por ofenderlo y él no pudo evitar caer en el juego.

¿Cómo te atrev…? —Se le plantó delante al prefecto. Era un superior, sí, y tal vez esa no era la mejor forma de solucionar las cosas, pero no podía tolerar tanta desfachatez y el otro tampoco tenía derecho a faltarle el respeto de esa manera, ¿verdad? Casi era más grave esto que lo que había pasado con la chiquilla, porque en última instancia, los niños eran niños, pero este tipo… tremendo adulto imbécil.

—Oh, Edelman, hasta para pelear eres muggle, ni atinaste a sacar la varita… —le señaló el otro, quien sí tenía la propia en la mano y hasta había osado tocarlo con ella en la mandíbula.

Johan hizo un esfuerzo sobrenatural para controlarse.

Ya veo por qué los niños de tu casa son tan insolentes… —comentó simplemente, palpando (esta vez sí correctamente) la varita en el bolsillo por si acaso al otro se le ocurría utilizar la suya, cosa que dudaba mucho, pues tanto el prefecto como él ponían en riesgo sus puestos si permitían que esto pasara a mayores. Con esto en mente, decidió partir—: Hasta luego.

—¡Ja! —rió el otro—, los niños de mi casa son los mejo… Un momento, ¿dónde está Úrsula?

Eso ya no era asunto de Johan, quien se burló por lo bajo de la ineptitud del prefecto mientras se alejaba.


avatar
Imagen Personalizada : Yep.
RP : 10
PB : Julian Casablancas
Edad del pj : 30
Ocupación : Empleado de tienda
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.900
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : León albino
RP Adicional : ---
Mensajes : 72
Puntos : 48
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.