Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Conociendo a la juventud (O.Winslow)

Invitado el Miér Mar 19, 2014 10:45 pm

Tenía el día libre y decidí aislarme de la muchedumbre de Londres, la gente a veces se portaba demasiado odiosa...Y no quería encrisparme de los nervios delante de todos. Como media elfa que soy, de vez en cuando me aislo a los bosques a relajarme...Y andando por ahí, llegué al pueblo donde tantas veces pasaba horas y horas haciendo...nada, tal vez planeando cosas malas que me gustarían hacer pero como alumna no podía...Si alguien miraba, porque a escondidas llené los terrenos de cadáveres...De animales, de personas uno por curso...cuando estaba en séptimo fueron tres personas...Los inciniré y nadie supo lo que les pasó...Pobrecillos.

Todo estaba como lo había dejado, las mismas tiendas pero evidentemente no eran los mismos dependientes que aquella vez. Si llegan a estar vivos, había un gran problema. Me paré enfrente de la tetería, estaba en medio de la calle pero la gente prefiere Las Tres Escobas...Y yo veía buscando tranquilidad, así que no voy a meterme en un lugar lleno de gente. Entré en el local y me senté en la mesa de la esquina que estaba al lado de la ventana, desde ahí tenía una vista de toda la calle y de paso podía disfrutar de mi soledad. Sonreí cuando mellevaron mi té de hierbas a la mesa, quería saber si tenían el mismo sabor que antaño...Pero primero hay que dejar que se enfríe un poquito, no quiero quemarme la lengua.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Miér Mar 19, 2014 11:53 pm

Fin de semana, esas eran las tres palabras que más me gustaban. Podía dejar el castillo por unos instantes, encomiarme a los designios del sino, andar sin rumbo fijo por un lugar diferente pero ya de sobra conocido. Tenía mis lugares predilectos, poco transitados y encantadores a mis ojos. No había sangresucias por las cercanías, tampoco profesores, eran mis lugares. Sólo para mí, o eso creo yo. A saber quién va por ahí cuando yo no estoy.

Aunque ese día había ido a Hogsmeade por una cuestión en concreto, hablar con Lrog, ese elfo se había olvidado de enviarme las ratas, y sin ellas no podía avanzar en mi experimento. Tenía que probarlo con ellas, no quiero que falle sobre la sangresucia. Al llegar a la entrada del pueblo sacó su espejo – Ven – dijo con autoridad, a los pocos segundos frente a mí apareció el pequeño elfo de orejas puntiagudas. – ¿Porqué no me has enviado las ratas? – pregunté, el elfo me miró con suma tristeza – Perdóneme ama, pero el señor Winslow me ha tenido ocupado – dijo el elfo, siendo consciente de que esas palabras podrían traerle problemas. Sin embargo, fue todo lo contrario, podía ver que se había autolesionado la pierna izquierda. – Anda, vete a casa, pero tienes dos días para enviármelas, que sea una de campo y otra de ciudad – Le exigí, era la única forma de que lo cumpliera. Me daba pena que se lesionara, pero conocía bien a mis padres, y al menos seguía con vida. Poco más se podía decir.

Con una reverencia y un chasquido de dedos, Lrog desapareció de mi vista. Una cosa menos que hacer. Ahora tenía la tarde libre. Podía dedicarme a mis entretenimientos. Si bien no podía hacer magia fuera de Hogwarts, no significaba que no pudiera usar algunos truquitos con mi pequeña daga. Infunden más miedo los cuchillos para algunos que las varitas. Sólo tendría que buscar a alguien con quien probar nuevos cortes. ¿Pero con quién? ¿Quién sería capaz de dejarse embaucar por mi cara de niña buena y poder arrastrarlo hasta el bosque? Eso era más difícil, muchos me conocían, encontrar  a un desconocido que tuviera la misma limitación respecto a la magia que yo, podía ser misión imposible. Qué soy impulsiva, pero no tonta.  

Anduve por las calles, sin encontrar ningún posible objetivo. Me había desanimado. Entré en lo primero que tuve a mano, la tetería. Aflojé la bufanda de slytherin que llevaba al cuello, todavía hacía bastante fresco.  Pedí un té de frutas del bosque con un chorrito de miel. Me senté en una mesa, cerca de la ventana. Saqué mi libro negro, comenzando a apuntar ingredientes y los posibles efectos que podrían tener sobre las ratas. Sobre el papel quedaba bien, la cuestión es que fuera igual luego.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.100
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 712
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Invitado el Dom Mar 23, 2014 1:21 pm

Supuestamente en los fin de semana esto estaría repleto de alumnos pero veo que pillé un horario tranquilo...Mucho mejor, porque si no las casas de Hufflepuff, Ravenclaw y Gryffindor estarían exterminadas definitivamente, podría construirme una mansión con sus huesos, y creo que con los sobrantes haría estatuas para el jardín...Ains, que bonito quedaría...Pero primero habría que desinfectarlos, no quiero mi casa contaminada con restos de sus sangres...

Y ahí estaba yo, bebiéndome un té calentito mientras mentalmente hacía planos de mansiones hechas con huesos...Alguno que me escuchara me mandaría directamente a Azkaban, pero siempre tengo la excusa de que es una historia para un libro...Fijo que me hago famosa, y si encuentran a alguien muerto pueden echarle la culpa a que algun fan me quisiera imitar...Ai Hannibal que estragos me haces querido...Es una pena que no seas real, fijo que seríamos muy muy amigos...Yo mato y tú te llevas comida gratis...Y quien sabe, quizás acuda a cenar más a menudo a tu casa y siga tus pasos culinarios.

De repente, alguien captó mi atención...Una alumna...Me estaba llevando la mano a la varita cuando de repente me fijé en su bufanda, Slytherin...Salazar, ¿me has enviado una señal? No era normal que una pequeña serpiente llegara a los aposentos de la araña...Quien sabe, a lo mejor me puede servir...Pidió otro té y sacó un libro negro...ese libro parecía interesante...Tenía que buscar la manera de poder acercarme a ella... -Helen, yo pago el té de esta señorita...Me recuerda a mi cuando yo era alumna, me entró nostalgia de los viejos tiempos. Comenté mientras caminaba con mi taza vacía sonriendo a la camarera, con mi pelo negro suelto. Parecía una adulta normal y corriente...Le di una señal a Helen como que quería otro té y cuando se dio la vuelta clavé mis ojos verdes a los de la alumna...Mi mirada cambió, ahora era más oscura, tenebrosa. Sabía que ella no se asustaría, notaba potencial oculto... -¿Pociones? Gran asignatura...Yo siempre metía arsénico en las pociones de los Hufflepuff...Pobrecitos. Suspiré un momento sin dejar de clavar mi mirada en ella...Me recuerda a la primera vez que vi a Abi, y mírala ahora...Helen me trajo mi nuevo té y bebí el primer sorbo, callada y recatada...Si ella realmente valdría, me correspondería y si no vale...Saldría huyendo cual gatito asustado.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Dom Mar 23, 2014 4:57 pm

Si añadía los ingredientes que había “comprado” en el callejón aquellas navidades tenía la certeza de que podría funcionar perfectamente, pero realmente quería matarla o sólo obligarla a confesar. Me gustaría torturarla, sería lo apropiado, a fin de cuentas es lo que le ha hecho a mi familia, torturarla con la falsa acusación de que mi hermano es un traidor a la sangre. Sí, podría encontrar la fórmula correcta para que confesara y aún así muriera. Pero, ¿cómo podría lograrlo? La única fórmula que veía factible era inventar una poción que la hiciera enfermar, y ofrecerle un antídoto a cambio de que confesara lo que hizo, más el antídoto jamás existiría. Encantador sería verla morir entre sufrimiento y dolor, mucho dolor. Verla morirla a mis pies, sería idílico. Escuchar sus gritos, escuchar sus súplicas, darle falsas esperanzas de que vivirá para que su muerte sea más dolorosa. Sería una buena opción.

Opción que no dudé en apuntar en mi diario, aunque yo lo llamaba mi libro negro. Lo que había en él era secreto, sólo yo sabía lo que en él ponía, es más, deformaba mi letra adrede para que nadie pudiera entenderla o vincularlo conmigo en caso de que se perdiera. Sé que estoy un poco ida de la cabeza, pero no quiero terminar en San Mungo. No tardaron en traer mi té, apenas me percaté de que había llegado, estaba ensimismada. Por mi mente no dejaban de pasar imágenes de esa sangresucia retorciéndose de dolor, mil y una maneras de matarla se paseaban por mi mente cada día.

Sin embargo no me esperaba que me pagaran el té, alcé la mirada levemente, observando a la mujer que se acercaba a mí y hablaba. Era una mujer normal, de unos treinta, más o menos. Me miró de una forma…Espera, ¿pretende intimidarme? Pues va bonita si cree que lo logrará. – Gracias, supongo. – dije con tono neutral, volviendo a fijar mi atención en mi libro, releyendo lo que acababa de escribir. ¿Tanto le costaba a la gente estar a su bola? Pensé que con la misma que dijo que le recordaba a ella se iría, pero no era mi día de suerte. Tenía que soltar una típica frase. Volví a mirarla, esta vez con cara de pocos amigos, odiaba que me molestaran. Pero… ¿acaba de soltarme que ponía arsénico en las pociones de los hufflepuff? Tenía gracia, la verdad, pero no creo que sea una buena forma de presentarse a nadie.  Es como si yo llegara y le decía *Hola, soy O. En mi tiempo libre me dedico a hacer la vida imposible a algunos sujetos del colegio, encantada.* Ésta está más loca que yo, y eso es decir. Bueno, no, yo no estoy loca, los locos son el resto.

- Me alegro por ti – comenté con total indiferencia – Pero no es pociones, aunque tampoco es de su incumbencia. – Concluí, quizás no fue lo apropiado, acababa de pagarme el té, pero nadie se lo había pedido, tenía suficiente para pagarme un mísero té. Elevaba y volvía a bajar la mirada, sin centrarme mucho en sus rasgos o facciones, la verdad es que me daba igual. Era una treinteañera solitaria, si necesitaba entablar conversación con una alumna de Hogwarts a la que le importa un bledo ver a alguien solo, salvo que sea para torturarlo, entonces es otra cuestión.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.100
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 712
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Invitado el Dom Mar 30, 2014 8:14 pm

¿Qué es la vida? La vida es...según dicen, algo importante en una persona...¿Para mi? La mía, la de los demás me importa una mierda. Cada noche, en mis sueños aparecen los rostros de esas personas a las que les he quitado la suya, ojos vacíos, sin vida...Me veo tocando con mis dedos la piel de mis víctimas...Suavemente...La sangre se cuela entre ellos, la tinta que marca su recorrido. Recordaba esa serie que veo en mi casa, mi amigo Hannibal...mi inspiración para innovar en mis diversiones nocturas...Y ese talento culinario...¿De verdad que haces lo mismo? Por supuesto, pero mis sirvientes hacen el trabajo sucio, separar cada parte, limpiar...Yo hago el arte, la magia...Sal, pimienta, una buena salsa...Los comensales se quedan encantados con el gusto de la comida...Pobres necios, creen que es filete de primera cuando en realidad es de un compañero suyo...Bueno, de primera si es, alto cargo del Ministerio Alemán.

Dejando atrás mi vida privada, me centré en la pequeña culebra que tengo delante. Recia..me gusta esa forma de ser, solo que tengo que recordar como se lidiaba con adolescentes de este tipo, estar todo el rato con adultos te hace perder un poco la costumbre. Le pagué el té, primer paso..Sabía que a ella le daría igual que se lo pagara, también estaría un poco molesta con mi presencia...Bien pequeña, sigue mis pasos en este baile...

-Bueno Slytherin, ai perdona...ese título todavía te queda grande todavía... Hablé con desprecio, evidentemente hablé cuando Helen estaba al fondo, no podía escucharnos. -Tú no me gustas, ni yo tampoco te gusto, lo puedo notar en tu mirada querida... Hablé mientras caminaba lentamente de un lado hacia otro con mi vaso en la mano, ahora mismo estaría pensando que soy una loca y mierdas varias que dicen los críos a su edad. Rápidamente y sin que se diera cuenta, agarré el libro negro y lo leí detenidamente...Una poción...¿sangre de unicornio? Jum...

-Querida...¿La sangre la compraste en donde tú y yo sabemos? Es una pena que ese vendedor estafe a los alumnos...Si hubieras ido de mi parte a lo mejor te hubiera hecho un 2x1 y a mitad de precio. Hablé en tono serio y lamentable, cerrando el libro de golpe y dejándolo encima de la mesa. Vamos enana...Cae...cae...Abi ya lo hizo y mírala...Sigue sus pasos sucia serpiente. De repente vi una pequeña araña encima de la mesa, le lancé un mini cruccio y la araña cayó con la misma. Nadie se enteró de lo que pasó, siempre actúo con total discreción y elegancia. Si es como yo imagino, la niña que tengo delante ni se inmutará, todavía es muy verde...Verde Slytherin.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Mar Abr 01, 2014 12:02 am

¿Es que no puedo tener una tarde tranquila para mí sola? ¿O es que mi magnetismo es tan inmenso que atraigo a todo dios? Por qué sino no entendía la razón de que todo quisqui me incordiara, desde el más tonto al más interesante. Aunque de este último grupo habían muy pocos. Unos cinco o seis, y exagerando.

Miré a la mujer con cara de pocos amigos y con suma indiferencia. Se creerá poderosa por decir esas palabras tan absurdas. Reí a carcajada limpia, decirme con ese tono de desprecio que ser Slytherin me quedaba grande…ni que ella fuera hija del mismísimo Salazar Slytherin. Me daba pena la gente que iba así por el mundo, subestimando a los demás para hacerse notar. Cosa que yo hacía, pero con más elegancia, sabía dar donde dolía y salir siempre airosa. Esta mujer no sé si será capaz de salir igual de airosa que yo.  Enarqué las cejas ante sus palabras. Si tan lista era para notar que no me gustaba ¿porqué no seguía su camino? Estaba claro, era mi magnetismo. Soy así, atraigo todas las miradas, ella es la prueba de ello.  – Si te caigo mal ¿porqué no te largas por dónde has venido? Si sigues aquí, molestando a una alumna es que tu vida es tan lamentable que no tienes nada mejor que hacer que dártelas de dura. – respondí con frialdad y malicia. Si ella quería jugar a ser dura, que comience la partida.

Me robó el libro sin apenas percatarme. Maldita bruja. Leyó algunas palabras, y comencé a reírme en su cara ante lo que dijo. – Querida, tengo tres cosas que decirte. – dije con ironía y con desdén, cogiendo el libro una vez lo puso en la mesa. - La primera, deberías ir a San Mungo a que te revisen la vista, porqué ahí pone “pelo” de unicornio. – Enfaticé la palabra pelo, jamás había escrito nada sobre sangre de unicornio en mi libro, jamás, no soy tan tonta para dejar pruebas de lo que tengo en mente, solía usar acrónimos, no algo tan concreto que me vinculara con una sustancia cuya venta se penaba con Azkaban. – La segunda. Si fueras tan importante en ese mundillo, en el cual dices que podría haber comprado esa cosa, lo cual no hice, reconocería tu cara, y la verdad no me suenas de nada. Además, creo que te engañarían a ti antes que a mí. -  repuse. ¿Qué se pensaba que por parecer una muerta viviente iba a tener más importancia que yo en ese mundillo? Ella lo conseguiría a mitad de precio, pero yo lo conseguí gratis, y ese pequeño frasco de sangre de unicornio era mi mayor tesoro ahora mismo.

Lanzó un crucio a una araña que había en la mesa. ¡Qué falta de higiene hay en este lugar! La maldición la reconocí, el bailoteo de la araña sobre la mesa me era muy familiar. Por lo que reí de nuevo. – Y la tercera. Si esperas impresionarme con eso pierdes tu tiempo, hasta un tejón de segundo año lo haría sin dificultad. – Mi voz sonó  despreciable, realmente quería que me dejara en paz, pero no iba a desaprovechar la ocasión de humillar a nadie.

- Ahora, si me permites, quiero disfrutar de mi té y mi lectura sin patéticas actuaciones en mi entorno – Era lo último que pensaba decir, la miré con desprecio, para luego mirar hacia la calle, cogiendo la taza de té y dando un sorbo, mientras con la otra mano cogía mi libro y lo abría de nuevo por donde estaba leyendo, entre garabatos y fórmulas extrañas de difícil comprensión. Sin embargo no me fiaba de esa señora que no paraba de dar vueltas a mi alrededor, parecía una abeja rondando una flor, obviamente yo era la flor más bella del lugar, por eso me rondaba. Por lo que tenía la varita preparada en la manga cardigan, con un simple movimiento del brazo caería y estaría en posición para defenderme si era necesario. Obviamente atacar no era lo mío, no fuera de Hogwarts.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.100
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 712
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Invitado el Mar Abr 15, 2014 7:12 pm

Vale, creo que he subestimado a esta chica...Me recuerda a ella salvo que cuando la conocí era de más edad...¿Me estaré haciendo vieja? ya apenas sé responder a la juventud, ya sólo me dedicaba a matar y torturar que apenas había olvidado eso que la gente lo llama hablar, conversar. Me senté a su lado cerrando los ojos suspirando, evidentemente no me había rendido pero tenía que cambiar el chip...

-Bien, discúlpeme usted por empezar de esta manera. ¿Qué puedo hacer para hablar contigo de tú a tú? Suspiré bebiendo el té suavemente, no me estaba rajando...Sólo lo aparentaba para ganarme su confianza, se que con los niños hay que hacer esto.

-Puedes preguntarme lo que sea, estaré encantada de contarte lo que me pidas. Sonreí amablemente, ai que gran actriz soy...que ganas de llevarmela al baño, violarla mientras la torturo, matarla y luego comérmela...Joder que rica estará, pero primero cautela mi joven elfo...cautela...
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Mar Abr 15, 2014 9:46 pm

Adultos que intentan hablar con adolescentes para hacerse los enrollados, eso es lo que parecía esta mujer. Patética era la mejor palabra que la definía. No había otra forma de describir a una mujer que probablemente ronde los cuarenta e intenta entablar una conversación a como dé lugar con una quinceañera. Incluso si lo hiciera alguien con veinte años sería patético.

No replicó a nada de lo que dije. Sólo suspiró y se sentó. Hay que estar desesperada. Para no comprender que no quería compañía, y eso que había sido bastante clara, pero no, ella insistía. No habría nada más importante en su vida que intentar parecer moderna, debe ser eso. Pues no encuentro otro motivo para que alguien insista tanto.

Cerré mi libro de golpe, al escucharla de nuevo. Me terminé de beber el té. Me giré levemente hacia ella, observándola mientras hablaba. Sonreí levemente, forzando la sonrisa. – Creo que he sido clara, pero parece que va a necesitar también acudir a un otorrino. No hay nada de lo que usted pueda decir que a mí me pueda interesar. – Respondí con burla en la voz. La situación me resultaba surrealista.  Me levanté guardando el libro en mi bolso, para colocarlo en mi brazo, colgando del codo, hasta salir del local. Pero antes de irme me acerqué a su rostro, mirándola fijamente y con total malicia. – Debería tener cuidado, la gente podría comenzar a pensar que se ha escapado de la unidad psiquiátrica de San Mungo si la ven siendo tan plasta con alumnos de Hogwarts. – Eché un vistazo a Helen, que estaba atendiendo a un cliente en ese momento. Para mirarla de nuevo. – Yo no tengo la culpa de que su vida sea tan patética para que venga a darme la tabarra queriendo hacerse la interesante. – Fue lo último que dije, emprendiendo mi camino hacia la puerta. Aunque una vez llegué allí, me giré una vez más hacia ella. – De nuevo, gracias por el té. – repuse con amabilidad y una sonrisa, en alta voz para que me oyeran todos los presentes. Ante todo era educada.  Una vez fuera del local, anduve por la calle sin más, pensando en qué lugar podría disfrutar de paz.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.100
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 712
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Invitado el Vie Mayo 02, 2014 10:03 pm

¿Estaba perdiendo mis facultades persuasivas? Supongo que si, porque ya los jóvenes tardan más en caer a mis pies...Notaba potencial en esta chica, solo que debía encontrar la manera de llegar a ella...Al parecer la Rebecca buena y amiga de los niños no daba resultado con ella, un punto bueno ya que eso significaba que era una chica lista. Aunque ahora que la miraba de cerca...Esos ojos...esa forma de ser...Me recordaba a él...En ese instante me vino una punzada de recuerdos.

Hace unos años, por estas mismas calles...Era de noche, estaba torturando a un borracho que me había manoseado el culo...A punto estaba de hacerle explotar la cabeza cuando dos alumnos me descubrieron...Dos Slytherin, una pelirroja y un chico...El chico era mas joven, pero tenía la misma mirada que la chica...Mi misma mirada sedienta de sangre. Abi y Tom...desde ese día se convirtieron en mis dos hijos del mal, mis dos pequeñas flores...Pero sólo una consiguió florecer...La otra no se lo que pasó, aún no me perdono de perder a esa flor, la Madre Araña no está contenta de perder a un retoño, y más cuando ella no ha sido informada.

-¿Sabes que me recuerdas mucho a una persona? Tienes los mismos ojos que él... Hablé con un pequeño nudo en la garganta cuando salí detrás de ella, antes de salir me había bebido mi té de un golpe y dejé el dinero en el mostrador. -Se llamaba Tom...Tenía más o menos tu edad cuando lo conocí, se le pillaba cariño al chico. Sonreí mirando la nada, con la brisa meciendo mi pelo...La Madre Araña recordaba a su retoño con ternura...Es de las pocas veces que le he pillado cariño a alguien, con Abi era algo igual, es mi hija del mal. -Ya me quedo callada, es normal que no quieras escuchar la historia de esta mujer desconocida. Sonreí sin expresión, había tocado un tema que era un poco delicado para mi. Suspiré y comencé a girarme para irme, iriá a casa a desahogar mis penas con la botella.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Sáb Mayo 03, 2014 10:43 pm

Ya estaba fuera, pero parecía no querer darse por vencida, menuda plasta. No había tardado ni dos segundos en salir y ella ya estaba tras de mí, hablándome y diciendo que le recordaba a alguien. Patética era la estratagema que estaba usando. No tenía sentido su pesadez, ese ímpetu en querer que hablara con ella, era muy pesada. *Merlín, haz el favor de enviar a alguien para que quite a esta mujer de mi camino.*  Supliqué en mi mente. Sí, estaba rezando, pero es que era demasiado pesada.

Paré en seco al escuchar ese nombre. ¿Tom? ¿Ha dicho Tom? Los mismos ojos que yo…No, no podía ser, esa mujer no podía conocerlo. No era posible que lo conociera. Tom, mi Tom. Joder, ¿por qué se había ido?

Tom nunca mencionaba a gente tan mayor, quiero decir, hablaba en ocasiones de sus compañeros de casa, algunos habían ido a nuestra casa alguna que otra vez, aunque apenas los recordaba, yo era muy pequeña. Hace cinco años que dejé de verle, algunos más desde que no veía a sus amigos, salvo a Stuart, que me hacía los trapicheos en el Callejón Knockturn. He mirado entre sus cosas cientos y cientos de veces, he mirado una y otra vez las fotos que dejó atrás, pero esta mujer no aparecía en ninguna. ¿Por qué decir su nombre?¿Por qué precisamente ese nombre?

Me giré lentamente y apresuré el paso hacia ella, agarrándola de la mano y mirándole con fiereza y exigencia. – ¿De qué Tom hablas? ¿Cuál es su apellido? – pregunté con seriedad. Tenía que darme una buena respuesta.  Si estaba hablando de mi hermano podría darle una oportunidad a escuchar sus idiotas batallitas, pero si realmente lo conocía y realmente le tuvo cariño, podría serme útil, podría ayudarme.

Por unos segundos me había olvidado de todo lo anterior, me había olvidado de que estábamos en medio de la calle en un día en que estaba plagado de alumnos y profesores. Que me vieran en esos momentos con esa actitud me fue completamente indiferente, me olvide de las apariencias, me olvide de todo, sólo quería una respuesta. Una simple respuesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.100
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 712
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Invitado el Miér Mayo 07, 2014 11:14 am

No sé el motivo por el cual la chica esta me hizo recordar a mi joven aprendiz, la verdad es que los ojos se parecía pero hay mucha gente que se parecen a otras personas y no son familiares y ni comparten genética alguna, será el recuerdo que me invadió, ese sentimiento de nostalgia repentina. Recordaba esos años, Abi, Tom y yo realizando andanzas los fines de semana, un tiempo considerable para hacer lo que nos apeteciera.

La alumna se quedó quieta y cambió el tono al hablarme, era más serio pero a la vez sentía algo de dolor...Quizás ella conocía a alguien con ese mismo nombre, capaz que sean la misma persona...Habrá que adivinarlo a la de ya. Me paré y me giré mirándola, comenzaba la ronda de preguntas. -Fue un alumno de tu misma casa, se llamaba...Tom Winslow. Dije seriamente con las manos metidas en los bolsillos de mi chaqueta negra, estaba tocando un tema del que no me gustaba mucho hablar pero ya tenia 100 años y debía asimilarlo como una mujer adulta. -Fue mi aprendiz durante su época de estudiante, junto con otra alumna mayor que él. Desde que se graduó no lo he vuelto a ver, desapareció como la nada. Suspiré estirándome sin dejar de perder la seriedad, no puedo derrumbarme ahora, que luego aparento ser débil y no es plan. -¿Te suena de algo? Pregunté con voz neutra, no quería aparentar ser desesperada ni nerviosa, todo con calma y no atosigarla para que me suelte todo lo que sabe, quizás saque nuevas pistas gracias a esta niña, o quizás no.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Jue Mayo 08, 2014 11:10 am

Nunca había estado tan pendiente e interesada en las respuestas de alguien, no frecuente en mi forma de ser. Sin embargo el tema requería de toda mi atención, si esa mujer podía mínimamente saber algo sobre mi hermano no iba a dejar pasar la ocasión.

Mi pregunta fue sencilla, quería conocer el apellido de ese Tom. Su voz se torno seria, tanto como la mía. Le solté el brazo cuando oí el nombre completo. Tom Winslow. No había otro en este mundo, era imposible. Miré al suelo, con gesto semiabatido mientras escuchaba lo que decía. Fui asimilando poco a poco lo que decía. ¿Su aprendiz? ¿Con una chica mayor que él? ¿Eso quiere decir que seguía interesado en las malas artes o que se estaba desviando de nuestro camino? Debía preguntar más cosas a esta extraña mujer, no podía quedarme con las dudas.

Mi rostro se volvió frio e inexpresivo cuando dijo que Tom había desaparecido. – No lo hizo a voluntad. – Susurré mientras apretaba mis puños, maldita sangresucia, si Tom tenía planes, porqué le había coartado tanto su vida. – Es mi hermano. – Le respondí con una voz casi de ultratumba, una lucha entre la furia que sentía por la asquerosa sangresucia y la tristeza que me invadía al recordarlo.

- ¿Exactamente que le enseñabas? – pregunté después de unos segundos intentando recomponerme para parecer seria. Debía obtener respuestas, quizás pudiera sacar provecho de esta mujer y usarlo a mi favor con el fin de recuperar a Tom. Mi plan podría adelantarse en el tiempo, pero mataría a esa mujer, la mataría aunque fuera lo último que hiciera en mi vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.100
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 712
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Invitado el Lun Mayo 12, 2014 10:30 pm

Le conté que el chico era mi aprendiz y su nombre, mis pensamientos fueron acertados al descubrir que ella era su hermana...La pequeña que veía cuando iba al hogar de los Winslow, habrá crecido pero esos ojos son inconfundibles. Mi senblante fue totalmente serio cuando dijo que no se fue por voluntad...Vaya vaya...algo ocurre aquí. -¿No fue a voluntad? Mmmm...Bueno, no hace falta que me lo cuentes ahora, siempre puedes contarlo en otro momento. Hablé con el mismo tono de voz, ahora se una pista más sobre él...Pobre niño, con lo buen estudiante que era. Sonreí cuando me preguntó sobre mis enseñanzas, por lo que empecé a explicar en un breve resumen toda la historia.

-Desde hace años iba a tu casa, desde antes de tu hermano nacer. Ya te imaginarás lo que soy ya que tus padres son muy exigentes con las visitas. Sonreí satisfecha tras acabar de contar mi breve resumen, para luego acabar contándole lo que hacía con su hermano en sus tiempos libres, no me llamen pederasta porque por ahí no iban los tiros, soy una mujer que elije bien sus comañías. -Por lo que he contado, te harás una idea de mis enseñanzas a tu hermano...Y creeme, tenía un gran potencial...Gran mago, aprendía todo enseguida. Rei levemente al recordar esas escenas, era un garn mago pero seguía siendo un niño...Mi retoño, mi flor perdida. Aunque...tengo otro capillo sin abrir delante de mis ojos, quizás pueda cuidarla y hacer que florezca grande y fuerte. Di un paso a donde estaba ella y la miré de frente, ojo con ojo.

-Te voy a proponer algo...¿quieres aprender como lo hizo tu hermano? No hace falta que me respondas ahora, si quieres preguntar sobre mi, no tengo ningún problema. Hablé en voz neutral y luego me separé empezando a marcharme, me giré por última vez para verla. -Cuando sepas bien tu respuesta, búscame. Sonreí y al instante me desaparecí hasta el salón de mi casa, tenía que quedarme en ropa interior y reflexionar lo que ha pasado...He sabido más de mi pequeño hijo, pero puede que gane una nueva...La Madre Araña está preparada para volver a tejer su tela cuando sea el momento, hasta entonces hay que esperar pacientemente.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Vie Mayo 16, 2014 6:53 pm

No podía estar sucediendo. Era imposible que alguien tan mayor conociera a mi hermano, pero más aún me sorprendía que fuera la misma mujer que hace unos minutos parecía una auténtica pesada y una vieja amargada con necesidad de contactar con adolescentes para sentirse viva. No me podía imaginar a mi hermano relacionándose con alguien como ella. Pero todo parecía indicar que se conocían.

Mis palabras hicieron mella en ella, pues su tono de voz y el repetir de mis palabras me dejaron claro que estaba convencida de que yo llevaba razón. No como mis padres, que creyeron ciegamente a la estúpida carta que escribió la sangresucia. Sí, tuvo que escribirla ella, mi hermano jamás pondría esas cosas en una carta. No…me niego a creerlo.

¿En mi casa? No la recuerdo. Pero ¿y si es cierto? De ser así debía ser o estar relacionada con el señor tenebroso. En mi casa sólo entraban personas determinadas, había un control de calidad para pasar las puertas de la gran casa de los Winslow, y obviamente no podía superarlo cualquiera, había requisitos esenciales, entre ellos ser de sangre limpia y no tener buenas intenciones para con el resto de magos promuggles.

La miré con intriga, tenía curiosidad por saber si sus palabras eran ciertas o no, si todo era un simple juego, sí había usado la oclumancia para adentrarse en mi mente y decía todo eso con la intención de que me acercara y vete tú a saber con qué intenciones.  Sin embargo la idea de que pudiera ayudarme a recuperar a Tom, de saber que Tom fue un gran mago, que podría sacar provecho de ella, eran cuestiones que aumentaban mi interés en esta extraña mujer. Tenía una extraña sensación, la sensación de que cría en Tom lo suficiente para confiar en mi teoría. Aunque obviamente no se la diría así sin más.

Todo daba vueltas en mi cabeza, cuando sus palabras me hicieron despertar.  ¿Enseñarme como a mi hermano? No estaba muy segura de sus habilidades, dado lo sucedido. Además ¿qué podría enseñarme que yo no supiera ya? Nada o todo. Pero apuesto más por lo primero, dudo mucho que pueda enseñarme algo más de lo que me enseñan mis padres o de lo que aprendo por mí misma.  

La miré con seriedad, sin mostrar ningún sentimiento o pensamiento en mi rostro o mirada. Observando cada movimiento que hacía y sus últimas palabras. Desapareció sin más. *¡Qué lista y poderosa esa que no dice ni su nombre para poder contactar con ella!* Repuso mi mente con suma ironía. Era curioso como actuaban algunas personas. Viene a ponerse por las nubes haciendo demostraciones de crucios sobre arañas y soltándome una historia sobre mi hermano pero luego no dice ni su nombre….vaya, vaya, luego los maleducados somos los jóvenes….si es que hay cada adulto que manda c******.

Después de que esa mujer desapareciera, continué mi camino,  con intención de volver al castillo con paso lento y calmado. Tenía cosas en las que pensar, preguntas que hacer, y sabía perfectamente quién tenía todas las respuestas. Lrog.


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 22.100
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 712
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.