Situación Actual
19º-25º // 27 de julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Denzel S.Mejor PJ ♂
Caroline S.Mejor PJ ♀
Gwendoline E.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Andreas & NailahMejor dúo
Gwendoline E.Trama Ministerio
Aaron O.Trama Área-M
Freya H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

¡Qué aproveche! | Adrien | Flashback

Invitado el Mar Jun 27, 2017 1:58 am


2013 | CALLES DE HOGSMEADE | 10:00 A.M.


Las clases tenían apenas un mes de haber iniciado. Noviembre llegó helado, como si anunciara un invierno cruento, a pesar de que el otoño todavía no finalizaba. Y así como el viento parecía ulular profecías de heladas y posibles guerras con bolas de nieve, los merodeadores cuchicheando entre sí eran una clara visión de que pronto, habría problemas en aquella primer visita a Hogsmeade.

La primera parada había sido claramente Zonko, dónde James y Sirius compraron una pequeña caja de chocolates surtidos. Chocolate blanco, negro y de leche, todos rellenos de caramelo y… una poción que Peter había logrado robar de uno de los alumnos de séptimo, un Ravenclaw cuyo apellido, Sirius no lograba recordar. Lupin había dicho que se trataba de un laxante bastante potente, así que aconsejó que pusieran poco y no la cantidad que al final, tanto él como James habían decidido verter dentro de cada uno de los dulces.

El regalito iba especialmente para un tal Lévesque, un chico de la casa de los tejones que según James, tenía un problema gordo con los Gryffindor, o al menos eso era lo que había dejado entrever durante las pruebas que los equipos de Quidditch organizaban siempre durante las primeras semanas del año escolar. Sirius no podía permitir que alguien se metiera con su casa, no si podía hacer algo al respecto y James, por supuesto, le había seguido el juego, arrastrando a su espalda tanto a Lupin como a Pettigrew.

Una vez fuera del callejón al que habían ingresado para preparar su broma, y con la cajita cerrada una vez más, su mejor amigo apuntó con la barbilla en dirección a un chico que caminaba un par de metros más allá, ese debía ser al que buscaban. Sirius asintió con la cabeza y dejando a su grupo atrás se aproximó a la pobre víctima.

¡Ey! —llamó la atención del Hufflepuff, una sonrisa de oreja a oreja dibujada en su rostro—Eres Adrien, ¿cierto? —preguntó, aunque la consulta era un mero formalismo.

Uno de mis amigos es capitán de uno de los equipos de Quidditch, y supongo que no sabes porque eres de tercero, pero suele hacer regalos a los chicos nuevos dentro del campo, sin importar que sean de su casa o no —explicó, la sonrisa inamovible, un pulgar apuntando tras su espalda para señalar de este modo a James.

Chocolates, supongo que te gustan ¿no? —dijo, extendiendo el terrible paquete en dirección al chico que tenía frente a él.

Se le daba bien mentir, pero tenía que admitir que aquella era una de sus mejores actuaciones, incluso había logrado contener las ganas de soltar la carcajada que había estado conteniendo desde que se fijara una vez más en la elaborada y bonita etiqueta del paquete que estaba regalando.


Última edición por Sirius O. Black. el Vie Jul 14, 2017 8:45 pm, editado 2 veces
avatar
InvitadoInvitado

Adrien Lévesque el Mar Jun 27, 2017 9:05 pm

Este era su segundo fin de semana que asistía a Hogsmeade y aún se sentía emocionado ¿Alguna vez se cansaría de ir al pueblo? ¡Ahora podía ir a Honeydukes las veces que quisiera! Bueno las veces que quisiera no, solo los fines de semana pero se entendía el punto. Su primera visita había sido muy divertida al lado de su mejor amigo, creía que habían hecho alguna que otra travesura pero en realidad fueron cosas muy normales para los de su edad, aún así le gustó bastante esa pequeña libertad, porque aunque Hogwarts era un sitio nuevo donde siempre había algo que hacer y cada día era una aventura, seguía estando encerrado, la diferencia del castillo con su casa era las personas que habían, al menos no estaba solo.

Sin embargo Hogsmeade era visitar un pueblo, la emoción de salir del encierro era algo que no quería perderse por eso se había propuesto ir todos los fines de semana que pudiera. Se supone que debería ir a Honeydukes primero para luego ir a tomar el té con Madame Tudipie, donde le esperaba su amigo, los chocolates caliente que preparaba eran exquisitos más con el invierno acercándose, después de todo debía cuidarse de un resfriado.

Caminó por las calles como si las conociera de memoria, su rostro era inexpresivo, para ser de los tejones no actuaba como uno de ellos, en realidad no era sociable, ni que decir de meterse con los Gryffindors, aunque solo desprestigiaba esa casa porque antes de entrar a Hogwarts, Alexandre Lévesque, su padre, le había dicho que esa casa era la peor de todo el colegio, que los leones eran gente sin neuronas, que se creían mejores que todos y era la casa que más traidores a los magos generaba. Entiéndase como traidores porque aceptaban sangre sucia, eran gente con cierto gustos muggles, aunque ni que decir de la suya, los tejones también tenían sangre sucia, pero era diferente.

Aunque al inicio si fue por lo que dijo su padre, ahora solo la desprestigiaba, aunque no era siempre pero no se había dado la oportunidad de conocer a un Gryffindor, solo los observaba a la distancia. Por eso mismo era curioso que uno se le acercara con tanta confianza, no le gustaba eso ni que le llamara por su nombre. Hizo una mueca de disgusto, aunque se notaba que era mayor que él y más alto porque Adrien para sus 13 años era alguien bajito, su amigo gustaba de meterse con él por su baja estatura - No te he dado permiso para que me llames por mi nombre, soy Lévesque - Rueda los ojos, arrastrando las palabras con toda amargura. Otra cosa que detestaba de ellos, no tenían modales y se la pasaban hablando como si fueran grandes amigos.

No supo a que iba toda esa charla sobre el Quidditch, si, aplicó para ingresar a su equipo pero no había quedado, el puesto de guardián se lo llevó alguien más y ya tenían hasta el suplente. Era una lástima le gustaba mucho el deporte y sobre todo volar, pero ¿qué se podía hacer? Parece que los leones entendieron mal - ¿Crees que por ser Hufflepuff soy tonto? - Mira con desconfianza la caja de chocolates, maldiciendo internamente su debilidad por el dulce, preguntándose si no la aceptaba ¿se botarían? Esperaba que no, el chocolate era un gran manjar, una exquisitez.

Miró un momento al Gryffindor, pero era muy malo en descubrir segundas intenciones, por muy desconfiado que fuera de los leones o muy paranoico - Bien - Tomó la caja, no le iba a decir que no quedó en el equipo- ¿Eso es todo? - Responde con desdén sin saber la confabulación en su contra, ¿pretendía que le diera del chocolate? Estaba equivocado. Se iba a dar la vuelta para seguir con su camino a Honeydukes -Gracias - Lo dice con tono de soberbia, después de todo el sí era educado. Miró el paquete, parece que le han puesto mucho empeño, aquello era raro porque no tenía afinidad hacia los leones, abrió la cajita para poder disfrutar de un dulce cuando siente que el sabor es algo raro. Para alguien que come chocolate a todas horas desde los 5 años su paladar se había refinado. No era de Honeydukes ¿sería alguna nueva compañía?

"No hay que fiarse de los Gryffindors" Recordó las palabras de su padre, dio media vuelta para acercarse con rapidez hacia Black - ¿Qué tenían los chocolates? - Amenaza, aunque no pueda hacer magia fuera de Hogwarts y realmente no pareciera intimidante.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Invitado el Jue Jun 29, 2017 12:15 am


Oh, perdone usted su majestad —exageró, haciendo una ligera reverencia mientras su sonrisa se ensanchaba—. Pequeño capataz, quizá sea más de tu gusto —se mofó, haciendo referencia al apellido que si mal no recordaba, tenía raíz del griego: inspector. A veces, estudiar con Remus traía buenas consecuencias, como más ideas para sus bromas pesadas.

Nadie ha dicho eso, pero… ¿te queda el saco? —preguntó antes de poder evitarlo, sin siquiera borrar aquella expresión de autosuficiencia que se grababa inevitablemente en su rostro cada vez que molestaba a alguien.

Sabía que Lévesque no había quedado en el equipo, pero para él eso no era importante, lo que realmente importaba era que el chico tomara los chocolates y se comiera aunque fuera uno sólo, una lástima que Black no fuese tan bueno en el arte de la sutileza.

Un silencio largo se extendió entre ambos, Sirius no sabía que estaba pensando Adrien, pero él estaba intentando no abrir la boca nuevamente para no arruinar todo el asunto, sin embargo, fue el Hufflepuff quien retomó la palabra, tomando la caja de entre sus manos.

Genial —dijo cuándo los chocolates estuvieron en posesión de Lévesque—, Supongo que sí, pero, ¿no probarás uno quizá? Podrías compartir un par —ofreció sin decir realmente si deseaba uno para él, o si estaba sugiriendo que le diera al chico que le acompañaba, aunque el pobre no tenía vela en el entierro siquiera.

Vale, vale, sé cuándo no me quieren cerca —rió al escuchar el agradecimiento mientras comenzaba a caminar de espalda, con ambas manos entrelazadas tras la misma. Aun así, paró justo cuando se dio cuenta de que Adrien abría la caja y colocaba un chocolate en su boca. Soportó la carcajada que estuvo a punto de escapársele, y apretó los labios hacía adentro, sus hombros agitándose al final, cuando el chico se giró para hacer su pregunta.

Caramelo, por supuesto —dijo entre risas—. ¡Oh!—exclamó de repente, como si recién recordara algo—Y laxante mágico —, entonces sí que rió con ganas, incluso hasta que el estómago comenzó a doler.

No puedo creer que realmente cayeras, digo, de verdad no te tomaba por tonto —llevó un puño hasta su boca, intentando parar la nueva oleada de carcajadas.

Un regalo de nuestra parte, ya sabes, por estar tan pendiente de todos los Gryffindor —dijo, guiñándole un ojo con descaro.
avatar
InvitadoInvitado

Adrien Lévesque el Jue Jun 29, 2017 12:54 am

¿Cómo fue que tomó los chocolates ofrecidos por el otro? Si quería más bien aventarle la caja en el rostro a ver si dejaba de burlarse. Mira que ha entendido aquello de pequeño capataz, aunque es un ignorante su apellido no se deriva del latín sino del francés, pero no va a discutir con un león por eso, ellos no tienen neuronas y hablar de raíces pues... Sería un gran dolor de cabeza para ambos, sobre todo porque quería compartir lo menos posible con un león.

- No pensaba que los leones pudieran saber algo de latín, bravo ¿quieres un premio? - Habla con voz fría, aplaudiría de forma sarcástica pero tenía ya su mano ocupada con los chocolates. No quería que fuera el mayor quien tuviera la última palabra, solo pro eso se había quedado a refutarle.  La mano que no tenía la caja, estaba apretada en un puño de ira, debía calmarse, un Lévesque no mostraba emociones ni debilidad ante nadie, menos con un patético león que se creía lo mejor del mundo - No tiene que importarte lo que yo haga con ellos - Debía empezar a sospechar algo, pero Adrien si bien no era tonto como el otro pensaba, asumía incluso por la respuesta que le dio, era ingenuo, estaba explorando el mundo con sus ojos, era como un pequeño de tres años que ha vivido 13, fue educado de una forma peculiar, pero aunque era consciente de que el mundo era malo, como todo niño si le ofrecían dulces, más si era su droga no iba a negarse a ellos.

Pero tuvo, tuvo que hacerlo porque en cuanto supo el contenido de aquella golosina - Chiant! salop! (1) - Rechina los dientes, no debe pelear a puños, no debe golpearlo - Je t’emmerde (2) - Sabe que no debe decir todo eso, si su padre lo escucha lo crucia y no está exagerando lo ha hecho por menos, pero esa no es la educación que le han dado, debe ser más inteligente que ellos pues ¡Sorpresa! No es un Ravenclaw ni un Slytherin, el Gryffindor lo ha molestado. ¡Laxante! ¡Eso era tan humillante! Menos mal que ni siquiera se encontró con su amigo.

Si, ha sido un tonto, puede escuchar la voz de su padre, lo ha decepcionado una vez más pero eso no se quedará así. Sin pensarlo mucho, ni saber que está haciendo un escándalo le tira los chocolates en la cara a Sirius ¡Deseaba que se tragara la caja entera! ¿Cuánto tiempo tendría? Debía buscar algo que contrarrestara el laxante, ya empezaba a sentirse mal pero esto no acababa aún - Va te faire foutre (3) - Le empuja por el pecho con todas sus fuerzas, no está actuando bien, no debe enojarse tanto... ¡No puede evitarlo! ¡Quiere golpearlo!

______________________________
(1) Chiant= Molesto, plasta. Salop = cabrón
(2) ¡Que te jodan!
(3) ¡Vete a la mierda!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Invitado el Miér Jul 05, 2017 10:46 pm


Ante aquella primera respuesta no pudo hacer otra cosa que soltar una nueva carcajada, aún más fuerte que las anteriores, Merlín, de verdad aquella había sido una idea genial. No entendía absolutamente nada de lo que le estaba diciendo el otro chico, pero era claro que se trataba de insultos, podía adivinarse por la manera en la que el Hufflepuff lo estaba diciendo y porque estaba utilizando palabras cortas.

Alzó las manos, todavía con unas cuantas lágrimas en los ojos por la risa y negó con la cabeza.

Ya, ya, cálmate —le pidió, sin embargo, la sonrisa amplia que continuaba adornando su rostro claramente no estaba ayudando a que eso pasara—. Fue solo una simple broma, además, ¿no eres tú el que se ha estado metiendo primero con varios Gryffindor sólo porque sí? —preguntó, bajando al fin las manos, aunque estuvo atento a cualquier movimiento brusco por parte del tejón, no fuera a ser que de verdad se le lanzara encima de un momento a otro.

Lo que deberías hacer es volver a Hogwarts ya mismo, porque creo que si no, podría ocurrirte un desagradable accidente —rio entre dientes de nueva cuenta. No sabía que tan potente era la poción que Peter había conseguido, pero el sólo hecho de mencionar aquello era gracioso en sí mismo.

¡Ey! —exclamó con fingida ofensa cuando Adrien le tiró los chocolates a la cara, levantando nuevamente las manos para parar los que pudieron haberle caído encima—. No deberías tirar la comida, ¿es que no te enseñaron eso tus padres? —se mofó sin poder parar la guasa, y es que Sirius jamás sabía cuándo detenerse, ese era uno de sus más grandes defectos, después de todo.

Trastabilló cuando Lévasque le empujó por el pecho y cayó al suelo de sentón, sin embargo, lejos de sentirse mal o enfadarse, comenzó a reír a carcajada limpia otra vez mientras se sostenía el estómago que ya había comenzado a dolerle. Aquello era demasiado divertido, siempre había tenido debilidad por las personas que se enfadaban con aquella facilidad, quizá porque de esa manera podía fingir que tenía control sobre su propia vida o lo que fuera.

Si no trajeras la túnica de tu casa, jamás habría adivinado que eres un Hufflepuff —dijo entre risas, de forma entrecortada, retorciéndose en el suelo todavía. Trató de controlarse lo más rápido que pudo, pero le resultó imposible, así que continuó sobre el piso, los hombros vibrándole todavía debido a la continua risa que simplemente se negaba a parar.
avatar
InvitadoInvitado

Adrien Lévesque el Jue Jul 13, 2017 3:52 pm

Si Adrien antes pensaba que los Gryffindors no tenían neuronas, ahora estaba más que comprobado. ¿Cómo aquel idiota pretendía que se calmara? El saber lo que tenían esos chocolates fue suficiente para que realmente desconfiara de esa casa. Su pequeño odio hacia los leones era inicialmente por su padre, claro que en dos años, próximo a tres se ha dado cuenta de algunas cosas de los Gryffindors que le hacían darle crédito a su padre, pero nunca, nunca se metió con ellos de forma física; por dos razones: la primera, un Lévesque no debería caer tan bajo como llevar su odio a esa forma; la segunda, Adrien no era malvado, podría tener esa fachada burlona, altiva, frívola pero no era cruel, su pulso temblaba al querer maldecir a alguien por muy pequeño que fuera o tonto, por más que sea un hechizo fácil, o una poción bromista, nunca se caracterizaba por eso, claro nadie conocía, error, solo dos personas conocían que Adrien solo era un charlatán, en el fondo era alguien dulce y cariñoso.

- No me he metido con ustedes solo porque si, tengo mis razones y como verás solo me has dado más motivos para pensar que son la peor casa de Hogwarts, que se creen divertidos y que no tienen neuronas - Porque estaba convencido que aquella "broma" de muy mal gusto y humillante a su parecer, pudieron haberla planeado pero ciertamente no pudieron haber hecho esa poción, eran tan idiotas que compraban las cosas hechas, asumía que venía de Zonco, porque ciertamente los leones no hacían algo tan elaborado, su capacidad mental era patética para eso.

Al verlo en el piso se hubiera sentido mejor de no ser porque... bueno se estaba riendo ¡El infeliz! Además era cierto que muchos podrían pensar que debió quedar en otra casa, quien sabe a cual, igual estaba agradecido de no ser un león y tener que compartir su sala común con un loco, ahora que lo pensaba ni sabía quién era este cretino, poco le importaba, solo deseaba poder vengarse ¿Quién diría que iba a ser una persona rencorosa? Debería odiar a su padre que cosas peores le ha hecho pero ante ese hombre era un dócil cachorro, de hecho que el recordase no había estado tan furioso en toda su vida.

Otro Gryffindor se acerca ¿Se multiplican o qué? Parece que gentilmente le da una poción que contrarrestaría los efectos del laxante ¿Lo creían idiota? Tomó el frasco y en cambio se lo tiro en la cabeza al pelinegro, si el vidrio le hería no le importaba en ese momento - Todos son unos idiotas - Se va de ahí, él buscaría su propio remedio, en algún lugar debería estar, no creía que era le enfermería, podía apostar que eso no era un plan muy elaborado, quizás solo entraron en Zonco y pensaron "hagamos una broma".

Al final logró conseguir la poción en el mismo Zonco. Se había ido a reunir con Josh quien su presencia lograba relajarlo. Lo que no esperó es que después de dos horas en Hogsmeade, caminando por las calles hacia Honeydukes se volvería a encontrar con el Gryffindor, ahí todo su odio regresó de solo verlo y se le ocurrió una idea. Le dijo al Ravenclaw que lo acompañara que tenía algo que hacer, le dio una leve sonrisa y entró a la tienda de bromas, no podían hacer magia fuera de Hogwarts, pero había logrado ver cuando ingresó con anterioridad una broma que te haría oler mal por días. Esencia de zorrillo era su ingrediente principal.

No dijo nada, solo destapó la poción y se la tiró a Black, no le importó si el frasco se rompía o cubría a los otros amigos, bien merecidos se lo tenían. A diferencia del Gryffindor él no lo hizo tan público pero si mostró una sonrisa de satisfacción
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Invitado el Lun Jul 17, 2017 9:28 pm


Sirius al contrario de Adrien, era cruel, amable y noble tan solo con quien quería de verdad, pero altivo, indolente y cínico con el resto. Lévesque, lamentablemente, era de esos que sobraban en su vida, y ni por un solo segundo, paró a pensar en lo terrible de su broma. Jamás pensaba en los demás y aunque los padres de James habían intentado enseñarle a tratar a las personas que se encontraban por debajo de él con amabilidad, era algo que no había conseguido dominar hasta ahora, nadie jamás le había dicho aquello no hasta que comenzara a frecuentar la casa de los Potter, era diferente, algo ajeno a su personalidad y a todo lo que había vivido dentro del hogar de Orion y Walburga Black.

Oh, buhu —dijo, fingiendo que limpiaba su rostro justo bajo sus ojos con ambos puños cerrados—, me vas a hacer llorar —agregó, volviendo a sonreír de oreja a oreja. Había pocas cosas que le hacían sentir aquella adrenalina, el hecho de tener poder sobre alguien más de ese modo, quizá porque el mismo no tenía control sobre su vida, porque ésta siempre había pertenecido de cierta forma a sus padres a pesar de que Sirius se había rebelado desde que tenía memoria. No había sido suficiente, aún sentía que había gruesas cadenas uniéndolo a la sangre de los Black, y sin saberlo, tenía incluso más en común con ellos que su hermano.

Su sonrisa desapareció de repente, a pesar de que él hubiese sido capaz de burlarse por horas y horas, al notar como Lupin se acercó al otro, el gesto desapareció con un plop, como un encanto. ¿Qué demonios estaba haciendo? Giró para mirar a James y a Peter, quienes simplemente se encogieron de hombros y después volvió a clavar la vista sobre la espalda de Remus, lo que lo distrajo lo suficiente como para que el antídoto le diera de lleno en la cara.

¡Ey! —se quejó, frunciendo el ceño al fin, no por el nuevo insulto que el Hufflepuff le había dirigido, sino porque uno de sus compañeros le estaba traicionando. Afortunadamente, el frasco rebotó sobre la frente del chico y cayó al suelo, rompiéndose ahí—. ¿Era eso realmente necesario? —preguntó al aire, suspirando resignado mientras intentaba ponerse de pie, enterrando la mano en los trozos de frasco que había a un lado en un descuido. Retrajo la mano de inmediato soltando una queja antes de mirar el daño.

Genial —murmuró para sí mismo—¡Gracias Remus, Santa madre, patrona de todos los perdedores en Hogwarts! —gritó con sarcasmo, desde que sus investigaciones sobre el mundo muggle le remitieran a lo que era la religión, había comenzado a sacar bastantes bromas pesadas al respecto, vinculando siempre a Lupin con ellas.

James le ayudó a retirar todos los vidrios y el propio Remus vendó su herida a pesar de todo, aunque había insistido antes en volver a Hogwarts para que pudiese curarlo la enfermera, pero Sirius se había negado por completo, no iba a perder su día en Hogsmeade por aquello. Continuaron entonces con su paseo, hasta después de un par de horas, se volvieron a encontrar con el pequeño tejón. Abrió la boca para decir algo, la media sonrisa socarrona ya asomando en la comisura de sus labios cuando notó la poción volar directo hasta su pecho, intentó atraparla, pero no lo consiguió a tiempo, ésta resbaló hasta los adoquines donde se reventó liberando un humo asqueroso que les envolvió a los cuatro por completo.

¿Esencia de zorrillo? —preguntó, apretando su nariz, su ceño al fin fruncido—, ¿de verdad? —agregó rodando los ojos antes de clavarlos una vez más en Adrien. De tres zancadas estuvo a su altura y con la mano sana, lo tomó por la parte de enfrente de su túnica, apretando ahí hasta jalar para acercarlo a él.

No te conviene meterte conmigo, Lévesque —dijo con la voz más grave que encontró dentro de su arsenal preadolescente. Quería fingir que no le importaba, que la idea del tejón era tonta y pobre, pero la verdad era que iba a tardar mucho en quitarse aquello de encima y eso no le gustaba, no le gustaba para nada—, quizá pienses que todos los Gryffindor somos iguales, pero no es así, la mayoría son idiotas pero buenas personas, yo en cambio… —dijo y sus ojos brillaron como los de un ave rapaz.
avatar
InvitadoInvitado

Adrien Lévesque el Sáb Jul 22, 2017 4:18 am

Si por él fuera le hubiera lanzado diffindos sin importar causarle daño alguno, pero seguía las normas, él no se comportaba de forma tan descuidada, de hecho a pesar de detestar y meterse verbalmente con los Gryffindors todos esos años ha tenido una conducta intachable, no se salta las normas, acata lo que le dicen, es un estudiante ejemplar de buena conducta. Por lo mismo, al estar fuera de Hogwarts, existía la regla de no hacer magia, Adrien buscó su venganza de forma que se cumpliera, claro no era la que quería, no lastimaba a nadie pero servía para humillarlo, era muy concentrado el olor y ni todos los hechizos de limpieza, ni los baños de pasta de tomate podrían eliminarlo, la poción, aquella travesura estaba programada y solo se desvanecería cuando se cumpliera el lapso de tiempo, en ese caso de 12 horas.

Alzó su barbilla de forma digna, aunque fuera alguien bajito en ese momento, pero miraba retadoramente hacia Black, no estaba satisfecho pero algo era algo, tampoco su mente podría decirle algo más cruel - Lo mismo debería decir... - Lo mira de arriba a bajo, deja la frase inconclusa pues daba a entender que el nombre de un Gryffindor era tan poca cosa que no valía la pena recordarlo, la verdad es que Adrien no sabía quienes eran ellos, no le interesaba, solo eran leones que de paso le han echo una broma de mal gusto. Después de todo, aquel dicho tiene algo de verdad, la violencia genera más violencia.

Aunque no mostró emoción alguna, su corazón se detuvo, asustado cuando le tomó de aquella forma tan agresiva, el no conoce ese estilo de pelea porque le han educado para ser un mago, que su magia es quien lo defiende y con la que puede herir. Está asustado, más no debe mostrarlo, tiene sus emociones bajo control, solo sonríe de medio lado - ¿Qué? ¿Te quieres hacer el rudo? Muestra la verdadera cara de los Gryffindors, todos son iguales ¿Buenas personas? Solo cuando les conviene - Musita con frialdad, no le va a engañar con ese discurso, los leones son unos idiotas, se la creen que son los mejores, los héroes, los más nobles pero en realidad son unos patanes, Black se lo está demostrando con esa amenaza y él, a pesar del miedo que pueda provocarle, no debe retroceder, no va a permitir que alguien como el gryffindor gane.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Invitado el Dom Jul 23, 2017 11:05 pm


El que se quiso hacer el rudo aquí, fuiste tú —dijo, acercando su rostro un poco más, todavía mirando al otro con ojos afilados—. No tienes idea de lo que hablas —agregó frunciendo el ceño ligeramente, alzando las cejas un momento después.

Sonrió de medio lado al escuchar aquellas últimas palabras, apretando con más fuerza el agarre sobre la camisa del Hufflepuff antes de finalmente soltar al otro y empujarle por el pecho lo suficientemente fuerte como para hacerlo trastabillar.

No vales la pena, supongo —suspiró, fingiendo hastío, mirándolo con ojos entrecerrados y mentón alzado. Le molestaba que el otro le viera como poca cosa, acostumbrado por supuesto, a que fuera lo contrario, al menos entre sus amigos y entre las personas que le respetaban o temían. Era diferente a otro tipo de enemigos, que aunque gritaban y aseguraban que Sirius era una basura sin talento, en el fondo le consideraban un igual. No, Adrien estaba convencido.

De todos modos es obvio por qué no comprendes la verdadera naturaleza de un Gryffindor —dijo sin retroceder—, digo, al fin y al cabo parece que eres un cobarde —musitó, sonriendo de nueva cuenta de forma amplia, pateando después un par de piedrecillas en dirección a Lévesque.

Frunció la nariz, como si de repente hubiese recuperado el sentido del olfato, sintiendo de lleno el nuevo olor que su cuerpo despedía. Su ceño volvió a fruncirse, pero sus manos simplemente se dirigieron hasta su túnica, jalando de esta para acomodarla en su lugar.

Esencia de zorillo —repitió para sí mismo entre dientes—, qué tontería —estaba más bien molesto porque la idea no se le había ocurrido a él y porque en realidad, la cosa le había molestado más de lo que le hubiese gustado admitir.

avatar
InvitadoInvitado

Adrien Lévesque el Mar Jul 25, 2017 4:53 am

- Te equivocas, yo no quise hacer "ruido" - Arruga su entrecejo ¿qué clase de expresión sin clase era esa? Los Gryffindors eran unos bárbaros sin educación ni refino en su forma de actuar o hablar - No, si tengo idea y solo me lo estás confirmando - Señala, porque ¿qué mal le ha hecho a los leones? Sólo les hacía ver sus debilidades, claro con burla pero allá ellos que se lo tomaban a mal cuando el "sugería" las cosas, además ¿porqué ahora decidían tomar represalias? Ha estado con el mismo discurso desde su primer año, por mucho que su gemelo fuera un gryffindor eso no cambiaba su concepción a ellos y definitivamente este león cuyo apellido le daba igual recordar.

Cuando le empujó para soltarlo perdió el equilibrio y casi cae del suelo, se arregla su ropa como si eso fuera en ese momento importante, incluso arruga su nariz había estado aguantando el olor a zorrillo del otro pero realmente no podría ni estar cerca, algunos estudiantes que pasaban ahí señalaban a Sirius y se tapaban la nariz, apurando el paso para alejarse de la peste. Ante eso Adrien sonríe de medio lado, burlón y satisfecho con esa humillación pública, se la ha regresado, claro que su conducta no es la mejor pero a su parecer no fue él quien empezó todo eso, solo le ha dado una advertencia que con él no se debe jugar, no es ninguna víctima a la que puedan gastarle bromas.

Al terminar de acomodar su ropa alza su rostro, mirando al otro como si lo que dijo no le importara ¿Cobarde? No, el no se arriesgaba de forma estúpida como ellos, tampoco tenía la loca idea de que era mejor que los demás y que por ser populares podrían hacer lo que les plazca, eso no era ser valiente, era ser un cínico y patán buscapleitos pero ¿cómo hacerselo ver a personas sin neuronas? Ah, tenía tres años para que lo notaran pero ahí estaban con un orgullo herido porque no era un lame botas ni besaba el suelo que pisaran, la casa de los leones no tenía dignidad alguna - Esencia de zorrillo, te deseo algo de suerte con eso - Sonríe burlón, puede ser más bajito que los demás pero en ese momento se sentía como un gigante. Ha logrado enojarlo, esta feliz por eso, aunque se siente un poco mal ¿habrá sido mucho? Él no quería lastimar a nadie... No, le han hecho tomar laxante, es lo que se merece, además nadie se ha muerto por oler mal un tiempo, debe ser firme y no retractarse.

Contrario a lo que se pensaba, Adrien solo mostró su sonrisa satisfactoria pero tampoco se regocijó de su triunfo - Son tan lentos - Musita para él mismo, y es que parece que el Gryffindor aún estuviera asimilando todo eso. Bueno, no tenía más que hacer ahí ¿cierto? Alza la barbilla y le da la espalda al león para disponerse a caminar para regresar al castillo, da una mirada de reojo ¿estaría bien? Aún la duda persistía porque todo fue en un arrebato de adrenalina pero ahora que su cuerpo ya la había descargado toda, se empezaba a sentir culpable.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 696
Puntos : 506
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Invitado el Sáb Ago 05, 2017 7:36 am


Arrugó la nariz nuevamente y tuvo que soportar la urgencia de apretar su nariz entre sus dedos o aguantar la respiración por el sólo hecho de mantener la dignidad, pero lo cierto era que el olor era terrible y que estaba comenzando a marearle.

Vio a Adrien trastabillar y el que lograra recuperar el equilibrio antes de caer al suelo únicamente le hizo sentirse aún más contrariado. Todo fue peor cuando notó como algunos de sus compañeros y demás estudiantes de Hogwarts le señalaban. ¡Eso, eso era lo que más le desagradaba! Pero por sobre todo, lo más detestable era saber que le causaba tanto conflicto el darse cuenta que, el que dirán no era algo que le fuera tan indiferente. O quizá era sólo que odiaba perder, que le dieran un trago de su propia medicina de forma tan contundente le dañaba hasta cierto punto, mucho más de lo que le hubiese gustado admitir.

Yo que tú no sonreiría ni medio milímetro bufón —dijo, señalando el gesto que el tejón esbozó con un movimiento de barbilla—. El que ríe al último siempre ríe mejor.

No es que Sirius fuese un idiota, de hecho era un joven bastante inteligente, su problema en definitiva siempre había sido que su carácter era el de un completo patán, un hooligan detestable que parecía atesorar tan sólo cosas estúpidas. Era difícil llegar a conocer a Sirius Black y aunque en definitiva no era la mejor persona del mundo, tampoco era la peor.

¿Suerte? —preguntó tras un segundo, incrédulo—Suerte es lo que tú vas a necesitar para sobrevivir después de esto. Créeme que me lo voy a cobrar, y bastante caro. Revisa los pasillos por los que pasas, las pociones que preparas… mi venganza podría aparecer por cualquier sitio —alzó las cejas al fin, deshaciendo el ceño fruncido y sonriendo de nueva cuenta como si el mundo le perteneciera.

Por tu propio bien, espero que tú no seas tan lento como nosotros —dijo tras aquel último murmullo, pues a pesar de haber soltado a Adrien, éste aún se encontraba lo suficientemente cerca como para que Sirius pudiese escucharlo con claridad.

Le miró irse en aquel instante y se dio la media vuelta también, regresando con sus tres compañeros, sólo entonces Black se permitió arrugar la nariz una vez más a la par que soportaba las ganas de devolver su desayuno ahí mismo, sobre sus pies.


TEMA FINALIZADO.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.