Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Estudiando... o esa es la intención [Alexandre + Axel]

Axel S. Crowley el Miér Mar 19, 2014 11:13 pm

Estudiar con Alexandre se volvía una tarea difícil para el Ravenclaw. No estaban estudiando lo mismo, ni siquiera compartían apuntes, pero eran amigos y el Gryffindor le había pedido ayuda para poder aprobar los TIMOS, ya que de no ser así, su padre le castigaría infinitamente sin poder hacer nada, durante verano, el próximo curso y toda su vida. O por lo menos, esas fueron las exageradas palabras del Gryffindor cuando le pidió ayuda a Axel.

Se encontraban en la biblioteca, en una zona en dónde se puede hablar en bajito, sin molestar a los de tu alrededor. Era un lugar habilitado para ello, para estudiar en grupo y poder explicarle al cateto de tu amigo cómo narices se hace la poción rejuvenecedora sin que te explotara en la cara. O, como ahora, explicándole las propiedades del bezoar, ya que era algo con lo que la profesora Sproud parecía que soñaba, ya que siempre lo mencionaba. Al parecer la Herbología no era el fuerte de su amigo, tampoco el de Axel, pero como buen Ravenclaw, una vez retenía algo, no se le olvidaba. Y él ya tuvo que pasar los TIMOS.

- A ver tío… -se quejó, haciéndose hacia él para mirar lo que había hecho, ya que le había puesto par de ejercicios de reconstrucción continua de una poción, para ver cómo lo haría teóricamente. Ya que si en la teoría lo hace mal, no quiera imaginar la práctica…- No puedes unir estos dos ingredientes… -los señaló en sus apuntes-. Si haces eso te va a explotar en la cara, en ninguna poción se echan ambos a la vez, sólo en la explosiva y ya puedes imaginarte el por qué. –le dijo Axel, haciéndose nuevamente hacia atrás.– Recuerda lo que te dije antes del bezoar. También lo has puesto mal -le dijo de buen rollo, para que lo solucionase.

No tenía puesta la túnica, de hecho, debido al caldeado calor en la biblioteca iba con la camiseta blanca remangada, la corbata y nada más. El suéter lo tenía sobre la mesa.

Acalorado, se aflojó la corbata y sujetó el libro de Aritmancia que recién le había llegado hace nada. Acababa de enviarle la última carta a O., lo cual había hecho que estuviese durante un rato pensativo sobre qué ponerle.

Ahora mismo estaba escribiendo una redacción de quinientas palabras sobre la importancia de la Aritmancia en el mundo mágico, no obstante, él ya llevaba más de mil palabras, lo cual casi le había ocupado tres pergaminos. Era un chico con mente abierta y muchas ideas. La mayoría de las veces nunca se reprimía de decir ninguna, por mucho que le sonase una estupidez. Quizás esa estupidez para otra persona sea una obra de arte.

Ambos estuvieron un rato callados, cada uno a lo suyo. Axel tenía el semblante serio y tranquilo mientras escribía. De vez en cuando, tenía la manía de mordisquearse los labios mientras escribía. Cuando se quedó conforme, cogió los pergaminos, los enumeró y los enrolló, cogiendo un pequeño lazo y enrollándolo alrededor.

- Listo. –sentenció dejando el testamento de la biblia enrollado a un lado. Se percató en sus apuntes-. ¿Tú como lo llevas?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Mar 20, 2014 1:16 am

Los TIMOS estaban a la vuelta de la esquina y los tenía que aprobar si o sí. Ya no por querer ser un buen estudiante o tener una buena profesión el día de mañana, no. Era por mi maravilloso y perfecto padre (nótese la ironía). Y es que me seguía el culo todo el tiempo para que fuera a todas y cada una de las clases. Ya que un profesor le había chivado que no estaba asistiendo demasiado a algunas de ellas. Seguro que fue la de Astronomía o la de Aritmancia, esas que no asisto ni aunque me paguen. Por eso y porque estoy harto de escuchar las continuas amenazas de mi padre si suspendo, pedí a fiel amigo Axel que me ayudara con alguna que otra materia que me costaba. *¿Qué mejor que un Ravenclaw empollón para que te ayude?* Además que aprender con Axel era constructivo, me lo explicaba tan bien que se me quedaba a la primera, a veces.

Axel me citó en la biblioteca justo después de comer. No me dejo ni echar la siesta. Así que saque la poca fuerza voluntad que tenía y fui hasta la biblioteca en el cuarto piso. Pasé por varias mesas en silencio hasta que di en la que estaba el Ravenclaw. Sin decir mas que el típico saludo entre nosotros, me senté a su lado, prepare mis pergaminos y mis cosas. Una vez preparado, expliqué a el Ravenclaw en que estaba atascado para que se hiciera una idea donde necesitaba una ayudita.

- A ver tío... - Comenzó a explicarme Axel con paciencia, mirando mi pergamino. - Sí, si hasta ahí lo entiendo. Por eso luego mezcle estos dos... - le comentaba a mi compañero intentando entender todo aquello de una sola vez. - Vas tío. El bezoar. Maldito bezoar. Siempre se me olvida. Ahora entiendo porque no me funciona. Vale, creo que ya lo voy a empezando a entender.- Tras venirme la iluminación divina gracias a Axel mi pastor, me engullí en la fórmula de la poción y la modifique para que esta vez me saliera bien.

Tras escribir la fórmula de nuevo de cero y terminarla, solté la pluma y me agarré la cabeza frustrado. En ese momento escuche a Axel. - Pues creo que mal, esto no tiene sentido. ¿Por qué tengo la sensación que si hago esto a la práctica me explotaría? Creo que he tenido en cuenta todo lo que me has dicho. - *¿Cómo se me podía dar tan mal, algo tan sencillo para él? Es que vivo bajo presión. Sí, tiene que ser eso.* Resoplé y me eche hacia atrás decepcionado conmigo mismo. Eché un vistazo a cualquier cosa intentando distraerme y vi a una preciosa chica. No quería que mi amigo se perdiera esas maravillosas vistas que alegran a cualquiera, por lo cual le metí un buen codazo y le alerté. - Axel, Axel, mira hacia las seis con disimulo. - Y aunque le dijera a Axel que mirara con disimulo, yo no podía seguir mi propio consejo ya que la miraba un poco embobado sin apartar demasiado la mirada. - Así da gusto estudiar ¿no crees? - dije sonriendo.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Jue Mar 20, 2014 8:26 pm

Axel se había quedado un poco en la parra después de terminar su tarea, ya que le había terminado mucho más pronto de lo que se esperaba. Cuando se percató de que la mirada de su acompañante no era la más contenta del mundo, le preguntó que cómo lo llevaba, a lo que su amigo volvió a decirle que mal. No obstante, Axel se preguntaba si algún día podría llevarlo bien, ya que parecía su mismísimo némesis esa asignatura. ¿No era más normal que se le atravesase Aritmancia, Adivinación o Runas Antiguas? No, al muy extraño se le atravesaba Herbología y Pociones, que solo es casi todo práctico.

-A ver déjame mirar… -Alex le pasó la hoja de pergamino y Axel se puso a revisarlo con tranquilidad.

Por el momento todo parecía tener una baja probabilidad de explosión… Hasta que Axel vio la polvora. A lo que río con cierta diversión sólo al leerlo. Sin embargo, antes de poder decirle nada a Alex, éste se distrajo llamándole la atención para que mirase hacia las seis.

Axel le miró con una ceja alzada y como sólo utilizaban esa jerga cuando se trataba de algo realmente bueno, miró sin hacer preguntas hasta la hora estipulada, es decir, girándose por completo puesto que uno estaba en frente del otro. Nada más mirar se percató de la perfecta anatomía trasera de una chica cuya facciones superiores no eran de su interés en esos momentos. Sin embargo, la chica se movió con un grácil movimiento que hizo que Axel se percatase de su reconocible melena pelirroja, lo cual lo asoció directamente al ver su túnica amarilla, la chica de Hufflepuff con la que había tenido la agradable ocasión de pasar una divertida noche en las cocinas del colegio. La chica se dio la vuelta rápido a lo que Axel hizo lo mismo para disimular y volvió a mirar a Alex.

- ¿Se dio cuenta? –preguntó el Ravenclaw con cierta precaución. Alex no supo que responder e hizo la señal de desesperación de disimulo, por lo que Axel captó la indirecta y se alongó hacia él para enseñarle el pergamino que le había corregido para aparentar.- Cateto, has metido por la cara este ingrediente… -dijo Axel carraspeando.- ¿Sabías que casi todas las cosas del Erumpent son explosivas? Los fluidos del mismo todavía más. ¿Además cómo se te ocurre meter fluidos de una bestia como esa en una poción que se supone que se toma vía oral? ¡Es asqueroso! –Al final, lo que era una tapadera se convirtió en una pequeña regañina convertida en un asqueroso pensamiento.- Quita eso anda y te falta la raíz de jengibre cortada.

Todo aquello lo dijo susurrante y supo saber cuándo pasó el peligro cuando la cara de Alex (que era el que veía todo de frente) fue mucho más tranquila. Axel era consciente de que las chicas no se tomaban muy bien que les mirase su anatomía trasera. Cuando Axel se hizo hacia atrás tras pasarle el pergamino para que lo corrigiese, una mano fina, fría y delicada le pasó desde la nuca hasta la cabeza despeinándole. Fue un gesto amistoso y tranquilo y, cuando fue a girar la cabeza a su lateral, vio a Tea pasar de largo.

-Hola peque –le dijo a Axel, guiñándole un ojo.  

Axel la miró con reprobación, ya que odiaba que le llamasen así. En sí, odiaba los motes. Pero desde primero le llamaba así por el hecho de ser un par de meses más grande que él. No obstante, había terminado por consentir ese mote tan poco masculino. La chica siguió de largo y Axel se percató también en su llamativo trasero. Frunció los labios y llamó a Alex con un susurrante silbido, señalándole con la mirada a la Ravenclaw que acababa de pasar de largo.

- Pues sí que da gusto estudiar así. ¿Qué más tienes que hacer para poner contento a tu padre? –preguntó el Ravenclaw, apartando la mirada del culo de su amiga y mirando al Gryffindor, intentando desviar el llamativo tema de los traseros femeninos con ansias de grandezas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Mar Mar 25, 2014 12:33 am

Al terminar de reescribir la maldita fórmula, pedí a Axel que me la volviera a revisar. *Más bien él me esta viendo con cara de mono experimental intentando meter un cubito con cierta forma en su ranura, sin dar mucho resultado. Lo sé, yo sé que el me mira de esa forma. Pero que puedo hacer yo, si es esta mierdi asignatura se me atraviesa con tanto ingrediente y tanta cosas juntas. Yo no estoy hecho para cocinar estas porquerías...*

Frustrado e intentando hacer tiempo para que Axel me corrigiera el pergamino, me puse a investigar la biblioteca con la mirada. Los resultados al principios no fueron nada agradables. Sólo había alumnos estresados intentando comerse los libros con la mente. Sin embargo, siempre se podía destacar algo entre aquella fauna. Tal maravilla no se la podía perder mi amigo, por lo cual lo avise y disfrutamos del esplendido panorama. Nos quedamos por segundos embobados a sus curvas y en especial, a su trasero de una chica en concreto. *Me pregunto porque el tejoncito dejo de hablarme, tendré que hacer una intervención con ella* De repente ésta se giró bruscamente y Axel se asustó por si le había pillado mirándola y me miró alarmado. Al ver la reacción de mi compañero yo también me asusté por puro impulso y me giré de golpe e intente buscar algo con lo que disimular con desesperación, pero una vez mas Axel me leyó el pensamiento y empezó a explicarme el error de mi pergamino. - Vale, entiendo que tengo que meter la raíz de jengibre, pero... entonces que hago con este ingrediente de aquí ¿me lo como, o qué? - A pesar de ser una super cuartada de nuestro crimen, me tomé en serio sus indicaciones, tanto, que incluso lo razoné como era debido y me relajé metiéndome de lleno. Sin embargo una dulce y fina voz me distrajo por momentos. Alcé la cabeza como Timón (el suricato del Rey León) y espié a los dos Ravenclaw con el pergamino delante de mi cara a modo de camuflaje (Aunque eso solo me hacia el doble de cantoso). - ¿Cual es el nombre de ese culito, macho? Cuando pensabas contarme que ESO, se pasea por tu sala común todos los días. ¿Eh, eh cuando? Mal amigo - le decía mientras le zarandeaba por los hombros con cierta brusquedad. No obstante, me deje de boberías cuando me preguntó por la otra materia que se me atravesaba. - Pues adivina... si no se me da herbología... menos pociones. - Axel al escuchar mi respuesta me miró con incredulidad - No me mires así tío. Odio estas materias, me revientan el alma estudiarlas, no puedo con ellas... Voy a suspender y Snape se reirá de mi y mi padre me hará un harakiri. Creo que... ya lo estoy sintiendo en mi pecho - comenté en plan victimista a la par que bromista mientras que me iba escurriendo de la silla con la mano en el corazón y aparentando estar muerto. - ¡Sálvame! - finalice mi discurso poniéndole ojos de corderito.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Mar Mar 25, 2014 5:20 pm

Para Axel enseñar a Alex era como enseñar desde la nada. ¿Qué había estado haciendo estos cinco años de Hogwarts? Le hacía gracia que las preguntas más simples y sencillas saliesen de los labios del Gryffindor. No le juzgaba, el mismo Axel había tenido dudas tan simples que al resolverlas, se preguntaba a sí mismo que dónde tenía la cabeza como para que se le olvidasen ese tipo de cosas. Los dos tuvieron un pequeño tiempo de descanso en dónde aprovecharon para contentar sus vistas. El primer objetivo fue el trasero de una Hufflepuff pelirroja que Axel conocía de un día que se conocieron en las Tres Escobas y que, por desgracia, les pilló con la mirada en la masa.

Ambos, con cierta exageración, se giraron para aparentar normalidad y para cuando la muchacha comenzó a caminar en esa dirección, ellos empezaron a hablar de la tremenda desgracia de ejercicio que le había tomado tanto tiempo hacer a Alex. Axel no se cortó lo más mínimo y le dijo todo lo que tenía mal y todas las locuras que había puesto.

Cuando el Gryffindor le preguntó que qué hacía con ese otro ingrediente, Axel alzó una ceja y lo miró con diversión.

-Te aconsejo no comértelo, eso supondría, por tu parte, la segregación constante de una sustancia que te aseguro que no querrás saber qué es.-sonrió con cierto misterio y por si acaso no lo había entendido…-Quítalo, no va ahí. Esto de relacionar elementos no se te da, ¿eh?

Le devolvió el pergamino y fue entonces cuando notó la presencia y escuchó el saludo de su amiga Tea. Era con una de las Ravenclaw con las que mejor se llevaba, era de su edad, simpática y una loca. Desde el primer año se habían llevado realmente bien y a Axel le gustaba mucho su actitud despreocupada y pasota, le hacía realmente llamativa.

Para cuando Axel alertó a Alex de la perfecta fisionomía anterior de la Ravenclaw, el Gryffindor exclamó con diversión unas palabras que hicieron sonreír a Axel.

-Se llama Tea y tiene mi edad. Lo siento pequeño, es demasiado mujer para ti… -continuó con la sonrisa, pero la pronunció ladeadamente para molestar al león. Al fin y al cabo se trataban como iguales, pero Axel tenía dos años más que él, aunque en Hogwarts fuese tan poco notable la edad.

Axel se preocupó por los estudios de su amigo y se rio ante la teatralidad de su amigo cuando empezó a escurrirse por la silla en busca de salvación. No entendió uno de los conceptos que dijo, por lo que cuando exclamó el “sálvame”, el sonido de unas estiradas de Gryffindor exclamando todas a la vez “shhhhh” les hizo callar de golpe.

-¿Qué es un harakiri? ¿Una criatura mágica? –preguntó. Ignoraba por completo lo que fuese, pero le había hecho gracia la manera de decirlo de su amigo. Sin embargo, dudaba que fuese una criatura mágica… sabiendo las capacidades de estudio de Alex dudaba que se supiese más criaturas mágicas que Axel. No obstante, el nombre “harakiri” le recordó a ese campo.- Dime qué poción se te atraviesa o qué no entiendes y te lo explico. O te pongo un ejercicio, depende, pero no me creo que con Snape no te enteres de la gran mayoría. Es un gran profesor. Aunque un poco tocapelotas... -dijo, recordando la pillada in fraganti que le hizo a Axel y a O.

Al momento volvió a aparecer la pelirroja del principio con una preciosa sonrisa en los labios y con un libro entre las manos, acompañada de una rubia mientras reían. Axel supuso que estarían felices por haber encontrado un libro… Se inclinó hacia adelante para hablar con Alex.

Señaló con la mirada a la Hufflepuff y susurró:

-¿La conoces?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Mar 27, 2014 9:38 pm

A pesar de la gratificante pausa de antes, volví a sumergirme en mis tareas de clase al ver el clarísimo error que me había iluminado Axel. *Debería proponerle encogerle y meterlo en mi estuche. No, mejor detrás de mi oreja y que me chive las respuestas. Yo nunca he tenido la necesidad imperiosa de hacer trampas en el examen, pero es que esto supera ya mis posibilidades. Malditas piedras, hierbas y pociones en general. ¿De que me va a servir eso para el futuro magil? Vale, para muchas cosas... pero LAS ODIO. Así, para que quede claro.*

- No me digas que no me la tengo que comer, y yo echándome esto al sándwich, creía que era un buen condimento - le digo con clara ironía. - ¿Tu crees? - Termine de nuevo mi comentario con un sarcasmo y sabía que ya estaba tocando un poco las pelotas, pero es que me estaba frustrando no poder sacar el problema de herbología como él, o por lo menos intentar verlo tan fácil como dice que es. Sin embargo, no me fui con las manos vacías en esta materia del demonio. Ya sabía hacer esa fórmula sin que me quedara sin cara en el intento. Ahora viene la peor asignatura de todas, pociones.

En lo que recogía los apuntes de Herbología y veía como Alice se marchaba con una amiga, me fijé en una Ravenclaw singular que tocaba a su antojo el pelo de mi fiel escudero Axel. Yo le hago eso a Axel y me quedo sin mano como mínimo, pero claaaaaro, como ella es una tía y tiene dos domingas bien puestas puede ponerle la mano encima DESPEINARLE y encima ponerle un nombrete. ¿Pero en que mundo vivimos, estamos locos o qué? Las tías se quejaran, pero yo sólo veo ventajas en ser una tía, quitando eso de parir y lo de la sangre cada mes, eso es una guarrada. A lo mejor me hago travelo, con esa fusión definitiva dominaré el mundo. - No hay ninguna mujer que se me resista, mi niño. A esa me la ligo yo en dos minutos - dije con chulería.

De repente unas Gryffindors nos mandaron a callar. Abrase visto... mandándonos a callar en un biblioteca que desconsideradas, aquí no se viene a estudiar. Iba a hacerles un gesto obsceno pero me detuve en seco a escuchar a mi compañero de enseñanzas. - ¿Cómo no vas a saber que es un Harakiri? Si tú siempre lo sabes todo. Si hasta hace poco pensaba que solo te faltaba leerme la mente y ya no tendría ni que preguntarte por las cosas - Puede que yo también lo tuviera en un pedestal, pero era como el hermanoprimopadre que nunca tuve. SI, PADRE. - Pues es una auto-ejecución que hacían los samuráis para morir con honor y no a manos de sus enemigos. Y se trataba de coger su katana y clavársela, así sin más, sin miedo. Eran unos cracks en verdad - Como a los viejos les gusta el Western pues yo lo mismo pero con las historias de samuráis y ninjas, me flipan. Me encantaba de niño imaginarme estar en una misión secreta y matar al malo malote que hace cosas malas. Muy malvado sí. - TODAS. En verdad yo sé mas en esta que herbología, aunque no te lo creas. Me se lo básico y las cosas que no debería hacer y las mezclas que si puedo hacer, pero no sé como lo hace Snape para sacarse una fórmula del orto totalmente nueva y pillarme a mi en bragas sin poder hacer nada, excepto mirar el pergamino como un idiota por una hora - Creo que le resumí bastante bien mi problema con pociones. - En resumen, ponme ejercicios con dificultad y de mi curso. No seas tramposo que te veo venir - Axel al terminar de escucharme cogió uno de mis pergaminos y empezó a plantear las fórmulas mientras que en un despiste volvió a ver a la pelirroja. A lo cual me preguntó por ella. - Pues sí. Pero no sé que le paso conmigo tío. La conocí en los baños de los chicos, ya te contaré el por qué la conocí ahí. El caso es que ya ni me mira ni siquiera me saluda y no tengo ni idea de por qué. No la entiendo - Dije frustrado.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Miér Abr 02, 2014 9:54 pm

Axel alzó una ceja con ironía cuando la chulería del Gryffindor fue tan palpable en el ambiente a la hora de adjudicarse el éxito con cualquier chica. Se notaba que no conocía a Tea… Para ganarse a esa mujer hace falta tener una ración doble de ese famoso programa televisivo muggle de cuarto milenio, ya que ya siempre sacará el tema de los extraterrestres cuando estés hablando con ella… Y si no sabes, probablemente te volverá loco con el asunto.

- Ánimo campeón… -le animó con cierta diversión.- Cuando quieras te la presento, cronometraré esos dos minutos. –esbozó una chulesca sonrisa, como había hecho él hace unos segundos.

Axel era un traidor a la sangre, no odiaba a los muggle, no sentía esa obsesa necesidad de matarlos para sentirse mejor, tampoco esa sensación de asquerosidad al estar a su lado… Eran persona y, hasta ahora, no ha notado ningún hedor muggle que le cause nauseas, por los que le daba exactamente igual. Así mismo, era partidario de fomentar la competitividad, sí, pero hasta cierto límite, puesto que los sangre sucias tampoco presentaban esa aura sucia que todo el mundo parece ver menos él. Axel, a pesar de pensar que exactamente los sangres sucias eran inferiores por su linaje mágico, no los despreciaba. Y todo esto era extraño viniendo de una familia en dónde sus ideales clasistas están escritos a sangre, sin embargo, era así y por eso todo rastro profundo con el mundo muggle era casi inexistente para él desde pequeño, así que cosas de cultura general como podía ser un “harakiri”, para él era algo totalmente inédito.

Axel sonrió cuando Alex le halagó por su inteligencia. Él sabía que era bastante rico en conocimientos generales, pero sólo sobre el mundo mágico. Al fin  y al cabo, el conocer era poder y si en algo se parecía a su familia era en la obsesión que tenía para conseguir poder.

Atendió a la explicación de Alexandre y luego intentó buscarle el sentido y como no lo consiguió, hizo un comentario rudo.

- Pues entonces si es una auto-ejecución, ¿por qué iba tu padre a hacértelo a ti? –bufó sin darse cuenta de que era el tema más estúpido del que había hablado en toda la semana, ya que no tenía pajolera idea.

Axel soltó una carcajada que fue callada por las antipáticas chicas de Gryffindor algunas mesas más allá cuando nombró “orto” y “bragas” en la misma frase. A Axel le hacía gracia la manera de expresarse de Alex, ya que el Ravenclaw había tenido una educación tan estirada y estricta que incluso en una conversación casual utilizaba la jerga educada a la que se había acostumbrado. Además de que casi nunca decía palabrotas.

- No te preocupes, yo también pasé por ese curso y tengo una lista enorme de ejercicios destinados para TIMOS, todos perfectamente resueltos… Te los vendería por una generosa oferta. –miró entre la lista que tenía con las pociones más difíciles, pero se centró en las de quinto curso. Arrugó la nariz con diversión mirando a Alex.- Haz esta. El Felix Felicis le encanta a Snape, si no recuerdo mal la puso tres años consecutivos en los TIMOS. Pero todo, por regla general no solo te pide la composición, sino los efectos principales, los secundarios, tiempo de efecto, tiempo de duración…

Y le tendió una hoja en sucio de pergamino para que no gastase más en hacer ejercicios como ese que, probablemente, en su primer intento estuvieran mal. A no ser que tuviese un haz de iluminación divina, lo cual dudaba. Mientras él se ponía manos a la obra, Axel volvió a fijarse en la chica y le preguntó a Alex si la conocía.

- ¿En serio? –susurró sorprendido con las cejas en alto.- Algo le habrás hecho, ¿acaso no sabes que los hombres siempre tenemos la culpa? –sonrió irónico.- Anda, haz memoria. Yo la conocí también en navidad en las Tres Escobas, pero hemos perdido el contacto… -Después de aquella vez en las cocinas, Axel dejó de saber de ella.- Pero qué se le va a hacer. Ponte con eso, ¿sabes por dónde empezar?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Dom Abr 06, 2014 5:06 am

Me mordí el labio inferior para no soltar una burrada de piropo cual obrero muggle de construcción y es que no era para menos con tal fauna ante mis ojos. Sin embargo Axel me distrajo, haciendo que desviara la mirada del culito respingón de Tea y del meneo de caderas de Alice, las cuales alternaba entre culo y caderas por partes iguales. - ¿Por qué lo dices? ¿Es la típica que se hace la difícil? - miré extrañado a Axel escrutándole. - O será que tú ya lo has intentado y te dio calabazas. Es eso ¿verdad? No puede ser tan difícil conquistar a esa mujer. Además me gustan que sean mas grandes que yo. Lo tiene todo - Ahora que lo pensaba con frialdad, nunca había visto a Axel con una chica, ya fuera de rollo o algo un poco mas serio. Me daba en que pensar que, o era muy discreto, o simplemente no tenía ningún interés en las mujeres y su ferviente amor eran los libros. La homosexualidad la descartaba por completo, ni siquiera me lo podía imaginar besando a otro hombre... sería tan extremadamente raro. Aunque en esta vida nunca puedes descartar nada.

Tras ver los ejercicios -los mas simples- de pociones, me derrumbé en mi asiento fingiendo hacerme un harakiri, técnica samurai que Axel desconocía por completo. - La bronca y el castigo serían de tal magnitud que ni siquiera él tendría que hacérmelo, yo mismo me haría el harakiri. Imagínate lo cansino que podría llegar a ser con sus sermones. Es demasiado estricto a veces me gustaría que me diera un respiro ¿sabes? - Lo menos que quería era a hablar de Christopher en estos momentos, ya estaba lo suficientemente deprimido con pociones para empeorarlo aún más. Tampoco pretendía tener a Axel de profesor y de terapeuta, sería un abuso. - ¿Felix... Felicis? ¿Composición, tiempo...? Tío como puedes aprenderte todo esto más lo de herbología y no hacerte una sopa mental. Maldito Snape con sus Felix y malditas pociones - dije mientras veía el ejercicio que me había planteado Axel con las manos en las sienes y con los codos apoyados en la mesa. *Voy a morir, no podré salir en fin de semana. No podré salir con los colegas, ni salir de fiesta, nada. Sí definitivamente voy a morir.*          

En lo que intentaba resolver aquel problema escrito en chino mandarín, hablamos de Alice. -  Si no le he hecho nada, solo he hablado con ella un par de veces. Intente recordar un instante que podría haberla cagado con ella, pero nada, no encontraba ese momento. - Yo que sé, si le hice algo no sé el qué ni cuando, pero lo que si está claro es que me odia porque sí - Suspiré e intente no pensar mas en ella ya que mi compañero me alentó a seguir con el ejercicio. - Échame un cable al principio a ver si recuerdo algo de las clases de Snape - Si no sabía algo de esas clases parte de culpa la tenía yo, y a pesar de que asistía a todas sus clases, no se podría decir que le prestara demasiada atención.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Mar Abr 08, 2014 9:38 pm

Axel miraba a Alex cada vez decía una pregunta sobre Tea. Axel era consciente de que Alex no conseguiría nada con Tea, eran dos polos opuestos, Alex no era el típico clasista, pero simplemente eran opuestos y, los polos opuestos, se repelen.  Al escuchar sus palabras no pude evitar sonreír a cada acusación y afirmación que decía.

- Que yo sepa no se hace la difícil… -contestó, alzando una ceja con reproche ante su acusación posterior.- No me ha rechazado. Y déjame decirte que el problema no eres tú, simplemente esa mujer es inconquistable. –sonrió a lo de que le gustaban mayores que él.- ¿Sí? ¿Te gusta que lleven las riendas? Quién lo diría de Alexandre Höhner, yo pensaba que te gustaba ser el alfa de la relación… -opinó para cambiar las tornas de la conversación.

A Axel le gustaban las mujeres, mucho, demasiado. Era un hombre al fin y al cabo, pero nunca había tenido la necesidad de unirse a ninguna, en plan pareja formal. Era una persona que actualmente tenía sus metas bastante claras, por lo que las mujeres no eran precisamente una prioridad. Así mismo, tenía una obsesión con, como la llaman los más bastos, “maduritas”. Sin embargo, no había nada que le atrajese más que una personalidad diferente, misteriosa, de las que cada vez que hablas con esa persona, descubras algo nuevo. Eso era algo irresistible para él. Por eso, por una parte, Tea siempre le había caído tan especialmente bien, ya que nunca dejaba de sorprenderle.

Axel asentía ante las quejas sobre los problemas de Höhner padre con Höhner hijo. Para Axel, el profesor Höhner era alguien bastante bueno, pero claro, como padre no podía opinar y tampoco quería meterse en medio de esa discusión familiar. Así que simplemente le apoyó con un asentimiento de amigos, sin comentar nada.

Sonrió divertido cuando Alex se desesperó por la facilidad de Axel por aprenderse todo y se encogió de hombros. Tras eso le preguntó por Alice y volvió a encogerse tranquilamente cuando le dijo que no tenía ni idea de qué hizo y que le odia simplemente porque sí.

-Algo le habrás hecho. Las mujeres estarán loca, pero casi siempre tienen razón… -sonrió divertido, ya que él era el primero siempre en discutir con las mujeres.- A ver, apunta los pasos… efectos, efectos secundarios, ingredientes… Empieza describiendo la poción: hace al bebedor un ser afortunado un cierto tiempo, condicionado a la cantidad tomada… -lo dejó en el aire para que él siguiera.- Y luego empieza con su aspecto una vez terminada la poción y luego comenta todo lo que lleva y los efectos de cada uno de los ingredientes.


Le explicó y ambos se pusieron a trabajar, Axel se puso a hacer un sencillo trabajo sobre los tres equipos que eligieras de la liga británica de Quidditch. Axel había elegido a las Arpías de Holyhead, de los Puddlemere United y de los Kenmare Kestrels. Sin embargo, tras unos largos minutos en silencio Axel se hizo adelante. En el mundo muggle entre los jóvenes era normal hablar de coches o deportes, en este caso, de Quidditch y escobas.

-¿Fuiste a ver el partido de los Murciélagos de Ballyscastle contra los Puddlemere United? Fue alucinante, fui con mi familia en navidad. Gladys Boothby tiene una Moontrimmer y por mucho que Ellerby tuviera la Saeta, Gladys controlaba demasiado bien su escoba. Me resulta fascinante que una escoba bien utilizada supere a la mejor del mercado actualmente. Personalmente la Saeta es para los que son malos jugadores y necesitan un incentivo de ventaja –bufó, observando su redacción de vuelo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Vie Abr 18, 2014 12:33 am

Seguía mirando a algunas Gryffindors para alegrarme la vista, menos a las repelentes que siempre nos mandaban a callar. Y es que era difícil concentrarse en pociones cuando acabas de ver a esas dos mozas pasar y más aún cuando se hablan de sus atributos. Cerré el puño y me lo llevé a la boca, para no decir un piropo o simplemente ir hasta las chicas y pedirle algo más que sus nombres, pero me contuve, hay que mantener las formas y no podía dejar a Axel solo, ya que ya hacía el sacrificio de venir a enseñarme pociones, no iba a dejarlo tirado. - A ver ¿Qué tiene de especial...? - Que me pusieran como reto un objetivo solo lo hacía más interesante. *Inconquistable... ya lo veremos* - No malinterpretes mis palabras, me gustan más grandes por la experiencia, no por otra cosa - *No había otra cosa mejor que una mujer experimentada, sin tener que enseñarla ni tener que decirle como ponerse o que tocar, y por supuesto que si puede aportar algo para enseñare a ti, mejor que mejor.Que ellas se pusieran encima, uffff... era demasiado bueno para rechazarlo y si lo hacen, es poque tienen experiencia y no sienten ninguna vergüenza.*

Poco a poco fuimos dejando el tema de las chicas, ya que por muy buenas que estuvieran y te deslumbraran moviendo esos culitos respingones... y cuando hacen deporte... Uffff... Sin embargo debía dejarlas aún lado así que enterré la cabeza en el pergamino y me puse las manos en la nuca para resistir la tentación. No obstante volvió a salir el tema, pero esta vez el nombre de la chica era Alice. - No lo sé tío, yo estoy convencido de que no le he hecho nada, pero tendré que hablar con ella y zanjar esto - respondí dando por finalizada esa conversación, no quería hablar más de ella. Ya fue suficiente todo lo que e comí la cabeza innecesariamente. Subí una pierna al asiento para estar más cómodo mientras escuchaba las explicaciones de Axel. - ¿Cómo demonios aprendes todo ésto de todas las pociones? Si es una burrada ¿Tú vives en la biblioteca o qué? - Bromeé con Axel y resoplé mirando a los pergaminos sabiendo todo lo que se me venía encima. Cogí mi pluma y comencé a escribir todo lo que me sabía sin necesidad de estar mirando el libro y el resultado fueron tres pobres líneas, sin contar el nombre de la poción que con eso, serían cuatro. - Definitivamente. Voy a suspender - dije tras ver aquella bazofia luciéndose en el pergamino. Así que solté la pluma y cogí el libro para engullirme todas aquellas propiedades y los efectos, para luego hacer algo como Dios manda.

Después de pasar unos minutos en completo silencio aprendiéndome parte de la materia, Axel rompió con el lúgubre silencio de la biblioteca. - Nooo tío, me lo perdí, no pude ir. Me dijeron que estuvo increíble ¿Es cierto? - Pregunté rememorando aquel día. Todos mis colegas yendo al partido mientras que yo tuve que ir a una dichosa cena familiar con mi padre y mi tía Jane, me encantaba mi tía Jane, me llevaba genial con ella, pero no podíamos ir otro bendito día, no, tenía que ser especialmente ese.- Estoy de acuerdo contigo por esa parte. Imagínate entonces lo que podría hacer Gladys con una saeta, aunque la veo muy apegada con la actual escoba como para sustituirla - Adiós pociones, hola Quidditch. Y es que me encantaba el juego, como sobrevolaban tan grácilmente, otros no tanto, pero eran buenos en sus posiciones y me encantaban tanto los guardianes como los golpeadores, eran la base del equipo y nunca quitandole la importancia a las demás posiciones. Sin embargo yo prefería jugar como buscador.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Miér Abr 23, 2014 8:56 pm

Axel tenía curiosidad por saber con cuántas chicas había estado Alex para estar tan seguro que prefería a las chicas con experiencia. La verdad es que Axel era un chico bastante sencillo con las relaciones justas y necesarias y, sinceramente, él opinaba lo contrario a él, ya que él se sentía, por lo menos sobrio, con muy poca experiencia por lo que se cortaba mínimamente ante alguien directa o con experiencia que lo demostrase. Como había confianza y él parecía tan seguro de sí mismo hablando de esas cosas, decidió preguntárselo más o menos camuflado.

-¿Ah sí? ¿Con cuántas has estado como para saber que prefieres las que tienen experiencias? ¿Y si luego no llegas a sus expectativas? –le preguntó con un tono de voz pícaro y a la vez con sorna, para picarle un poco.

Hablaron de Alice y Axel se encogió de hombros, pues no tenía ni idea. Realmente él tampoco tenía mucha relación con ella, por lo que tampoco podría ayudarle. Después de eso Axel volvió a mandarle otro ejercicio de pociones y él no sabía ni cómo empezar.

Con algo de desesperación se lo explicó todo de nuevo, con pelos y señales. Por dónde tenía que empezar, cómo debía seguir, cómo continuar… En realidad no le molestaba repetírselo, pero no estaría mal que cogiese un pergamino, mojase la pluma y lo apuntase para futuras necesidades.

-Se llama memoria y tú también la tienes. ¿Pero sabes que se atrofia si no se usa? –sonrió amistosamente.- Y no es coña. Memorizo las cosas rápido porque llevo haciéndolo toda la vida. Tú lo que eres es un pequeño vago. –y le miró con una ceja alzada. Él era el primero que lo sabía.- Y no vivo en la biblioteca, realmente muchas de las cosas se te quedan por repetición. Y muchas son intuitivas, búscate reglas nemotécnicas de esas. A mucha gente le funciona. –le recomendó como consejo.

Él se puso a hacer una tarea de vuelo y fue entonces cuando recordó aquel fabuloso partido al que había asistido. Se lo comentó a Alex, pero él no pudo ir. El Ravenclaw hizo un trivial comentario sobre dos jugadores y sus escobas y al parecer Alex opinaba igual.

-Cierto es. –Rara vez Axel se perdía un partido, la familia Crowley era rica tanto en contacto como en dinero, por lo que siempre tenían un palco privilegiado junto a otras familias.- No creo que Gladys se compre una Saeta, es muy rápida, quizás por eso prefiera la otra. Mejor manejo, se ha acostumbrado y hasta la hora nadie puede con ella. Si algo te va bien, ¿por qué cambiarlo? –preguntó retóricamente.

Tras eso le entraron unas irrefrenables ganas de ir al baño y de paso descansar un rato. Eso de pegarse mucho rato allí dentro no parecía algo bueno. Dejó la cosas sobre la mesa y miró a Axel, tirándola la pluma sobre sus apuntes para llamar su atención.

-Me meo. Ya sé que eso de ir en parejas al baño es muy de chicas, pero está super lejos. ¿No tendrás por casualidad ganas de hacer pis? –dijo con una divertida mueca.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Sáb Mayo 03, 2014 3:01 am

Tenía delante de mi el pergamino a medio hacer sobre los ejercicios de pociones, había adelantado algo gracias a las explicaciones que me había dado Axel. Menos mal que él era más diestro para enseñarme que Snape. Comprendiendo un poco más las mezclas entre ciertos ingredientes sin que después pasara nada explosivo, escuchaba a Axel de vez en cuando distrayéndome de mis qué haceres. Axel dudaba de mi capacidad para satisfacer a las mujeres, pero pensándolo bien siempre estuve con mujeres mucho más jóvenes que yo, por eso me cansaba estar enseñándolas a como hacer las cosas, pero visto por esa parte *¿Y si yo decepcionaba a esa mujer mas madurita que yo por ese mismo hecho?* Alcé las cejas pensativo mientras asentía con la cabeza levemente. - He estado con las suficientes para saber que no quiero volver a instruirlas más,  a veces mola que cambien las tornas de vez en cuando ¿No te parece? Aunque es un hecho que yo prefiero ser el que domina. Y ahora que lo dices... no sé si por esa razón una mujer madurita me dejaría entrar en su vida espóradicamente - Agaché un poco la cabeza algo decepcionado. *Yo quiero a Tea... ese culito...* Me mordí el labio inferior rememorandolo.

Volví a trabarme con la poción de veritaserum, por lo que le miré con ojitos de corderito degollado. Sí esa típica cara de cachorrito mojado pidiendo de comer. Pero es que funciona, como ahora, ya que vi a Axel resoplando mirando hacia con una mirada amenazante de: "Te voy a matar ¿sabes?" A lo que en mi defensa recurrí a sonreír esa táctica nunca fallaba o por lo menos no con las chicas. - Qué gracioso ¿Cómo crees que he llegado a quinto... - Mis primeros años académicos eran fáciles todo era divertido, hechizos nuevos, profesores nuevos y compañeros nuevos, pero como dicen, visto uno vistos todos y claro perdí todo el interés menos por algunas asignaturas. Hasta que en tercero llego mi inspiración divina llamada Axel, desde ese momento mis notas mejoraron considerablemente y mis castigos disminuyeron y así ha sido desde siempre hasta el día de hoy *Moriré cuando Axel se gradúe el año que viene. Lo sé* - Axel no seas iluso, esto ni con la magia me entra... - dije con demasiado pesimismo, de todas maneras sabía que a base de releermelo un par de veces acabaría dominando la parte teórica de pociones. Por ello volví a sumergirme en mis ejercicios, esta vez mas concentrado que nunca, podía hacer tres ejercicios seguidos sin tener que preguntarle a Axel, sin embargo mi amigo me interrumpió pidiéndole que le acompañara al baño. - No, pero me quiero ir de aquí ya. Esas Gryffindors pesadas de allí ya me han echado tres maldiciones y un crucio por lo menos. Te acompaño y creo que luego me iré. Por cierto el sábado hay partido de las Arpías de Holyhead contra los murciélagos de Balleycastle quiero unas entradas en mi mano para el viernes maldito burgués - le digo bromeando. A pesar de que no era un partido muy caro pretendía que Axel me invitara, total, por probar.

Me levanté recogí todas mis cosas incluidos todos los pergaminos desechados de rayones, garabatos y otras cosas varias. Luego de camino al pasillo para la salida de la biblioteca les guiñe el ojos a las Gryffindors, las cuales me giraron la cara ignorándome. *Antipáticas...* Me encogí de hombros y salí de allí junto a Axel.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.