Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

First things first [Flashfoward] [Priv]

Mikael Pussett el Dom Jul 02, 2017 5:10 pm

24 de agosto 2017

Ese día era su cumpleaños, el número once, quería decir que pronto recibiría el correo para ir a Hogwarts ¿Emocionado? No, tal vez si tuviera a su familia con él lo estaría, pero esos días bonitos quedaron atrás era consciente de ello. No había felicitaciones, ni abrazos, no más besos, su tío no le sorprendería con algo nuevo, no más tocar el violín... Se sintió con miedo, pensar en eso, debía de detener esos pensamientos, debía alejarlos de él pero muy tarde. Su respiración se aceleró al pensar en la muerte de su abuelo, al ver cómo se llevaban a su abuela, su padre inconsciente ¿dónde estaría? ¿estarían bien? ¿seguirían vivos? Su pecho dolió, se abrazó a sí mismo en la cama mientras temblaba tratando de acallar sus sollozos víctima de uno de sus tan famosos ataques de pánicos, quería que todo acabara, que las voces en su mente se fueran.

Tardó más de una hora en recomponerse, aún el malestar estaba ahí, le disgustaba esos síntomas, temía volverlos a sufrir. Decidió no pensar en nada, ese día era como cualquier otro ¿no? Salió de su habitación, al parecer Robin, ese mortifago que odiaba estaba fuera de casa, se acercó a la cocina por un vaso de agua ¿Debería preparar un pastel? No, no era momento para celebrar, sabía que solo con pensar en ello nuevos recuerdos de la vida que tuvo llegarían a su mente, tenía que alejarse de ello porque nuevamente estaba con pánico al reconocer los síntomas. Mejor, dejó el vaso a un lado y se preparó un té para relajarse ¿Robin tendría filtros de paz? Lo dudaba, ese hombre era un egoísta y si lo tenía no iba a permitir que tuviera una sola gota, ese era su propia cárcel.

Cuando el agua hirvió, le agregó el té de hierbas que se hizo, especialmente menta y rosas, no era su combinación favorita pero lograría calmarlo. Un sonido en una ventana le hizo sobresaltar, observó a la lechuza y se acercó a abrirle paso, creía que era para su tutor, que asco llamarlo así, apretó los puños con ira, ese hombre no era nada suyo pero a efectos legales estaban relacionados, él dejaba que se relacionaran, detestaba todo eso tanto como se odiaba a sí mismo por permitirlo, pero si quería ir a Hogwarts, estudiar, poder ayudar debía aguantar aquello.

La lechuza ululó llamando su atención - No está - Le indica, agregando un poco de azúcar a su té, la lechuza casi lo pica para que tome la carta. La taza en sus manos se resbala al ver de quién era, el sonido sordo que hizo la cerámica al estrellarse en el piso no lo sacó de aquel breve momento de felicidad, por fin llegó, el primer paso estaba hecho... Estudiaría en Hogwarts. No había tiempo que perder, por lo visto las clases estaban próximas, aquello era una gran lista, bueno de algo tenía que servir Robin ¿no? Que se hiciera cargo de sus compras. Salió de la casa no sin antes limpiar todo el desastre, un nudo estaba en su estómago.

Llegó al callejón Diagon, muchas veces lo ha recorrido aunque estaba más transitado, seguro por ser verano, algunas personas estaban ya de vacaciones y otras seguro iban como él a hacer las compras. Claro que estaba con menos gente que años anteriores, Mikael no lo sabría ya que empezó a visitarlo hace un par de meses atrás. No dejó que eso le afectara avanzó con tranquilidad, no había nada de malo en un niño de once años caminar solo por ahí, algunos ya le conocían por visitar a menudo sus tiendas.

Estaba ansioso, sus manos sudaban y no tenía que ver con el calor que pudiera estar haciendo pues era un sudor frío, su respiración se agitó y alguien le tomó del hombro - ¡Déjeme! - Se zafa del agarre, su mirada azul parecía un témpano de hielo - Eh, lo siento, es solo que estabas pálido, quería preguntarte ¿estás bien? - Habla con voz suave una joven, parece amable pero Mikael no se fía de nadie - Lo estoy - Gruñe.

- ¿Qué pasa aquí? ¿Este enano te fastidia amor? - Un hombre altanero se acerca a ellos, el tono meloso hace ver que son pareja, Mikael piensa irse cuando aquel hombre habla de nuevo - ¿Qué le hiciste enano? - Toma por su ropa al pequeño quien lo mira con odio, sin darse cuenta la mujer chilla y es que se le ha puesto la piel azul, aquello fue un error- ¿Te parece divertido? - Va a golpearlo, lo sabe al ver el puño alzado ¿se quedará sin hacer nada? Claro, no tiene oportunidad contra él, es un débil, su autoodio se hace presente, mira desafiante al mayor quiere que le golpee porque es tan cobarde que no puede hacerlo él mismo ¡que le odie! Eso es lo que merece, odio así como es lo que merece todos ellos de su parte. El puño no choca con su rostro, alguien lo ha detenido.


Última edición por Mikael Pussett el Lun Jul 03, 2017 4:29 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Laith Gauthier el Lun Jul 03, 2017 3:43 am

Durante toda la noche sólo había podido dormir media hora, despertó más cansado que antes, con los ojos rojos y bañado en sudor. Había estado llorando toda la noche, el alma le dolía. Podía resultar estúpido ser un globo de sentimientos en un mundo de alfileres, aquella sensibilidad que lo hacía único también lo hacía ahora sufrir. Todo empezó alrededor de las cuatro de la tarde del día anterior, un accidente tan horrible que estremeció el corazón de Laith. Un grupo de niños habían sido llevados a San Mungo en delicado estado de urgencia, siete de ellos en estado urgente.

A pesar de todo el esfuerzo de los sanadores de San Mungo, cinco no sobrevivieron. Cada vez que lo recordaba, el corazón de Laith se estrujaba y sus ojos se llenaban de lágrimas. Con el corazón en la mano, aceptó que no podría dormir y en la oscuridad de su habitación se encendió una llama, la del mechero mientras encendía un cigarrillo. Se quedó fumando, en la oscuridad, de fondo suavemente The Script le cantaba consuelos hasta que finalmente pudiera calmarse. Las lágrimas habían comenzado a derramarse en cierto punto, quizá luego del cuarto cigarrillo, y horas después amaneció.

Se sentía derrotado, al mirarse en el espejo se dio cuenta que realmente lucía demacrado. Una completa parodia de sí mismo. Sus noches a veces eran así, pero no sus días, así que ahora que había amanecido se desnudó y se metió a la ducha, el agua fría le recordó que no todo estaba perdido. Se vistió de forma sobria y elegante, le daba un par de años más de los que tenía en realidad, un abrigo negro y un sombrero del mismo color para salir al mundo.

Estaba casi cayéndose cuando salió de su departamento, las llaves en el bolsillo izquierdo del pantalón, el móvil en el derecho y en el trasero su billetera. Lo primero que hizo fue visitar la cafetería donde desayunó con un buen café, unas donas y música clásica de fondo, lo normal en el mundo mágico, los ojos se le cerraban y el día se le antojaba triste, no parecía que hace meses llegó el verano con el cielo nublado amenazando con llover. Quería ir al callejón Diagon a la botica y también necesitaba un par de cosas de la librería de ahí, un par de tomos antiguos sobre operaciones mágicas.

Luego de desayunar emprendió su camino, a paso lento y pausado, no llevaba música y eso lo entristecía; la música era el descanso de su corazón que ahora latía desbocado, dolorosamente, pues recordaba los rostros heridos y mallugados de los niños en cada pequeño que miraba. El trauma lo iba a tener al menos unas semanas, pero tenía que hacer uso de su conocimiento psiquiátrico para sobrellevarlo correctamente. Por ahora estaba de luto, no quería que nadie se atreviera a decirle nada al respecto.

No fue consciente del momento en que llegó al callejón, los alumnos próximos a su curso en Hogwarts compraban sus cosas alegremente y eso lo iba contagiando a él de alegría. Estar triste no era para él, definitivamente. Llevaba un café en la derecha, aunque ésta vez en la zurda no fumaba, fumar estaba mal visto para la sociedad mágica, considerando este pequeño hecho como algo nomaj. Era una pena, pero al mismo tiempo era su cuerpo quien agradecía esa absurda ley para no dejarlo fumar más.

De pronto algo llamó su atención, parecía una discusión entre un hombre y un niño. El primero sujeta al segundo de su ropa molesto, parece haber un pequeño fallo mágico y van a golpear al niño. Su corazón se estruja, de nuevo está viendo gente que no está ahí, sus rostros reemplazados por aquellos heridos y ni siquiera él es consciente cuando el puño del sujeto choca en piel, pero no en el rostro del niño. La mano de aquel hombre cruje al chocar sus nudillos contra la mano del sanador, misma que se cierra en su contorno apretando hasta el grado de hacer daño.

¿A ti te parece divertido pegar a niños pequeños? Debería darte vergüenza —escupe el médimago mientras aprieta su mano, el sujeto suelta al chico para intentar pegarle cuestionando quién se creía que era, pero no terminó ni el golpe ni las palabras cuando su mano se torció en dolorosa posición en su espalda con un solo movimiento, el café ni siquiera se derramó. — El enano viene conmigo, así que ten cuidado —amenazó con una pequeña mentira piadosa, empujando al sujeto al tiempo que soltaba la mano del primer puñetazo.

El sujeto tuvo ganas de reclamar, su chica al parecer no, pues ella fue inteligente y lo detuvo a tiempo de hacer una pelea al más puro estilo nomaj. Laith metió su mano dentro de su bolsillo del abrigo dando un pequeño sorbo a su café, la mirada clavada en la espalda del par que se alejaba de ahí antes de buscar al enano que estaba haciendo tanto alboroto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 528
Puntos : 444
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Mikael Pussett el Lun Jul 03, 2017 4:15 am

No sabe que pensar, dudaba que alguien iba a ayudarlo, sentía que todos ya conocían su procedencia, que aquello se lo tenía bien merecido, pero no. Una persona vestida de negro, con abrigo incluso, le pareció algo ilógico su atuendo todavía era verano, a pesar de que Londres es una ciudad fresca el verano estaba agobiando a las personas, había mucho calor ¿Cómo esta persona podía lucir como si no le afectara? También desde su posición pudo ver algunos indicios de tatuajes, supo que no era un mago cualquiera ¿Tal vez no todo estaba perdido? Por favor, no iba a ser iluso de creer eso, puede tener 10 años pero le han hecho madurar con rapidez, así que no es de esos niños que piensan en algún futuro, su corazón se ha llenado de odio y le han cortado un poco sus alas sin salir del nido.

Por lo tanto resulta una sorpresa que le haya ayudado, sobre todo deféndiendolo de aquella forma, nunca en su vida lo ha visto pero miente diciendo que están juntos. No dice nada para no echar a perder el esfuerzo que el otro puso en ayudarlo. Solo cuando la pareja está lejos es que se atreve a observar al mayor, su cara no muestra miedo, había estado preparado para recibir el golpe. Irónico, no muestra miedo ante eso pero cualquier sonido puede o de un momento a otro puede tener un ataque de pánico. Solo espera que no vuelva a pasar.

-Gracias - Habla, no sonríe, no le ve caso a ello - ¿estás bien? - Prefiere preguntar aquello, con una sola mano ha puesto en su lugar al sujeto ¿Los magos sabían pelear como muggles? Bueno, su padre sabía, él había tomado un poco de entrenamiento policiaco para ser un gran auror... No, no debía pensar en ello, aunque su cuerpo tiembla como si una ráfaga de aire frío hubiera golpeado su piel.

Intenta relajarse, tiene su carta de Hogwarts, eso le alienta, solo tiene que resistir todo eso - Tengo nombre - habla con calma, con voz pausada, pero no muestra ese tono de ensoñación que pudiera presentar alguien de su edad, ni esa alegría, su rostro esta vacío de expresiones, solo anteriormente había mostrado genuina preocupación, no quería que alguien resultara herido por su causa, ya se odiaba lo suficiente como para que eso pasara - Mikael Pussett - Comenta, esperando el nombre del mayor, es un niño calmado, tranquilo, por eso su forma de hablar es igual, no experimenta hiperactividad, pero esa misma calma parece transmitir seguridad y protección, de alguna forma siente eso con ese hombre quien lo ayudó.

Puede notar algo en los ojos que le ve, ahora su pregunta de si estaba bien ya no era por si le habían lastimado, sino que parecía querer algo de compañía. Vaya, él también necesitaba alguien a su lado ¿por eso el negro? ¿Estaba de luto? Ahora se siente culpable por pensar que esa persona era extravagante, no debió creer aquello, el odio hacia sí mismo vuelve ¿Acaso su forma de pensar se veía reflejada por los mortifagos? Se supone que solo finge agachar su mirada y asentir con la cabeza lo que le dicen, se niega a creer que le están cambiando, se siente asqueado de sí mismo -Lamento que te vieras involucrado en todo esto - Los transeúntes pasan como si nada, hay personas de su edad yendo y viniendo comprando los artículos de Hogwarts, los suyos han quedado a segundo plano en este instante.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Laith Gauthier el Lun Jul 03, 2017 4:54 am

Laith tenía una pequeña particularidad: sentía un frío atroz cuando se sentía incomprendido. Fuera podían estar en pleno verano con tanto calor, pero en realidad si se quitase el abrigo tiritaría por frío, era percibido y lo sabía, un fallo perceptivo achacado a su estado emocional. Y es que nadie comprendía el dolor que un hombre podía llegar a sentir por cinco niños que no conocía, la impotencia de no poder hacer nada para ayudarlos, la culpa cuando le exigieron hacérselo saber a sus familias. Le dolía profundamente a un nivel que no todo el mundo entendía, así que simplemente se encerraba un poco en el dolor, porque sufrir a veces estaba bien.

Se encogió de hombros brevemente cuando le agradeció, se merecía ese agradecimiento, suponía. — No te preocupes —le pide en cuanto le pregunta si está bien. No es que le hayan hecho nada, y no va a ponerse a contarle sus problemas a un niño de diez años, puede saber su edad sólo con mirarlo. El niño lo tutea y eso le da gracia, gente más grande lo ha tratado con respeto, y el mismo pronto repone que tiene un nombre y no se llama “enano”, como se refirió a él. El apellido le suena un poco, pero qué importa, no tiene ganas de pensar. — Laith Gauthier —se presenta también, nombre y apellido, como él lo ha hecho.

Es un niño extrañamente sereno, lo inquieta verlo y escucharlo hablar. Su mente ahora es inestable y caótica, piensa las peores cosas en todo momento. Las ojeras no forman parte de su rostro, pero sabe que no puede esconder los ojos llorosos por haberse lamentado toda la noche, por no haber conseguido dormir nada. Sus ojos siempre han sido expresivos como un libro abierto, un cristal al que casi cualquier persona puede mirar y conseguir mirar su interior. Sólo en determinadas ocasiones conseguía ocultar sus emociones.

No es nada, no tienes que agradecer… Me molestan los imbéciles prepotentes que creen que pueden meterse con cualquiera… Pero deberías controlar mejor tu magia, ¿imagino que eres nuevo ingreso del colegio? —Laith podía ser el hombre más paciente del mundo, pero por razones de peso los sabios dicen que uno debe temer la ira del hombre amable. Es explosiva y destructiva, por ello a veces acababa enzarzado en peleas. — ¿Te ha hecho daño? —le pregunta con honesta preocupación, sin ponerse a su altura.

Busca en su abrigo un dulce de nata, siente la boca amarga y no tiene nada que ver con el café, lo abre a fuerza de dientes y una sola mano, entonces guardando el envoltorio en su abrigo de nuevo. Saca otro para ofrecérselo, los niños suelen tener una cosa en común: les gustan los dulces. En toda su vida ha conocido contados niños que no sienten ese gusto, así que es más una regla en la que hay excepciones que casos aislados. Qué decir niños: personas, incluso adultos. De todos modos, no le dio mucha importancia.

Todavía tenía que ir a la botica y a la librería, suspiró. — ¿Dónde están tus padres? —los niños usualmente iban en compañía de adultos que les enseñaran dónde conseguir todo, — ¿tienes tu lista contigo? Quizá pueda decirte dónde encontrar algunas cosas… —dice con suavidad sin dar apenas tiempo a responder. Él su primera vez había ido solo en compañía de amigos, y vaya que había sido divertido. Ese niño, sin embargo, parecía solitario, era extraño. Le dedicó una sonrisa, la mejor que tenía, contagiada de un poco de tristeza pero brillante por ser honesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 528
Puntos : 444
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Mikael Pussett el Lun Jul 03, 2017 5:54 am

Laith Gauthier, esa persona era extraña, pensaba que todos tendrían una actitud fría, que le repudiaban pero se ha equivocado, no es como los mortifagos ni ningún mago que haya conocido y ha conocido unos cuantos, pero cada quien es cruel, egoísta, esta persona que tiene frente no teme a nada, le hace recordar un poco a su padre sin embargo duda que sea auror. Sabe que no debe bajar la guardia, puede que sea alguien fuera de lo normal para los momentos que están viviendo sin embargo no puede asumir que no sea mortifago, de lo contrario no estaría por las calles con tranquilidad.

- La controlaré cuando me enseñen a hacerlo, aunque lo que has visto es algo poco inusual - Desde que tenía ¿qué? ¿Seis años? No le pasaba eso, su padre le enseñaba a controlar esos arrebatos escasos aunque le decía que lo mejor era cuando tuviera una varita, podría canalizarla y hacer toda clase de hechizos con ella. Mikael hubiera sonreído emocionado, lo hubiera abrazado y dicho que ya quería estar en Hogwarts, ahora ese pasado ya no existía, fue marcado con la muerte de su abuelo, la desaparición de su padre, el encarcelamiento, posible muerte de su abuela. Además su magia fue inestable por el hecho de haber presentado un cuadro de ansiedad junto a su agorafobia al sentir esos síntomas, el error fue de la mujer ahora que lo piensa es la segunda persona que se le acerca para ayudarlo, claro que Laith tuvo más éxito que la anterior.

- Sí, iré en septiembre - No habla con emoción, si va al colegio es para aprender a defenderse, precisamente para que no le pase lo de momentos atrás - No, estoy bien, solo me tomó de la ropa pero llegaste a tiempo -Alza su rostro para que le vea, quiere indicarle que no le pasó nada así que espera que note como no tiene ni un solo roceton.

Acepta el dulce, más no lo come, lo guardará para después, en ese momento ha notado la mirada triste de esa persona, como si estuviera llorando toda la noche, reconoce aquello porque se ve reflejado en esa mirada cuando las pesadillas le atacan y el color verde inunda sus sueños junto con aquellas palabras, aquel conjuro que asesinó a su abuelo. De alguna forma quiere confortarlo así que da un paso, se queda quieto, lo mejor es brindar compañía. Toma la mano ajena - Gracias - Agradece por el dulce pero su toque es ligero, darle un poco de apoyo emocional, no es mucho, son solo extraños después de todo.

- No lo sé, vivo con un tutor - Arruga su entrecejo con desprecio, le cuesta controlar esa emoción, pero le repugna pensar en ese ser que pretende llamarse humano - Me conozco el sitio gracias, lo he caminado varias veces, pero la compañía no vendría mal - Después de todo no es el único que la necesita, si esa persona que se interpuso en una pelea quería acompañarlo no le negaría aquello, si necesitaba ser escuchado aquí estaba, no debían subestimarlo, era un niño sí, pero en siete meses ha vivido mucho, tantas cosas que le hicieron madurar y comprender la crueldad del mundo en el que se vive. Prefiere decir que es él quien necesita a alguien, los adultos tienden a guardar su dolor cuando están en presencia de menores - ¿A dónde te dirigías? Puedo esperar a que tomes el café con calma, no tengo prisa -
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Laith Gauthier el Lun Jul 03, 2017 7:48 am

Buena respuesta —concedió el sanador cuando el chiquillo alegó que controlaría cuando supiera cómo. Él, hombre de mundo, sabía que había sitios donde la magia no se usaba con varita, lo que le hacía creer que se precisaba de muchísima maestría. Sonrió, quizá debería buscar a Niara algún día de estos, ¿qué habría sido de ella? Se estiró un poco mientras hacía un poco de conversación, estaba desesperado por interacción social, era un hombre extrovertido por naturaleza, no soportaba estar en silencio mucho tiempo.

Su curiosidad crecía conforme el niño más apático le parecía. No tenía la emoción de un chiquillo a su edad yendo por primera vez al colegio mágico, se temió que estuviera herido, así que le cuestionó si lo estaba. No era el caso. ¿Estaba siendo demasiado paranoico, tal vez? A veces lo era, no sería de extrañar. Por el momento notó que el niño tomaba el dulce que le ofreció, uno semejante al que intentaba quitarle la amargura de la boca, aunque su corazón da un vuelco cuando nota que, luego de guardar el dulce, le toma la mano. Los ojos verde oliva de Laith lo miran sin comprender del todo qué está sucediendo.

Su expresión se relaja en cuanto se da cuenta de qué ocurre. El niño ha notado que no es su mejor día. — No hay de qué, Mikael —realiza un gesto condescendiente con la cabeza, breve y tranquilo. Todo tiene sentido, encaja como piezas de rompecabezas, cuando le dice que no sabe dónde están sus padres. No en el callejón sino en la vida, pues convive con un tutor al que no parece tenerle mucho cariño por cómo reacciona a su mención. Cree que debe aceptar y no ser un pesado, irse por donde llegó, no quiere parecer un secuestrador de niños ni nada parecido.

Tira de su mano suavemente para romper el contacto que aún necesitaba. Era un hombre de contacto, después de todo. El niño repone que podría acompañarlo si él quiere, suelta una nasal risa mientras sonríe de lado, pensando en lo adorable que es que parezca preocuparse por su estado, ¿de verdad lucía tan mal? Creía que podía pasarlo desapercibido. Quizá debió salir con lentes de sol. Quería llamar a Lindsay, pero sabía que ella podría estar un poco cansada de escucharlo lamentarse, no quería ser una carga para nadie.

A la Botica de Slug & Jigger —es su breve respuesta cuando le pregunta a dónde se dirigía, era su primera parada. También tenía que pasar por una farmacia nomaj, estaba desesperado por algo de sueño, compraría pastillas para dormir aunque se había prometido que no volvería a usarlas. Él era la persona a la que más le fallaba, un fallo más no lo mataría. — Puedo tomarlo mientras camino… ¿Qué te falta comprar a ti? —con aquella pregunta se sintió más un colega de colegio que un sanador buscando materiales para sus pociones.

Se quedó sin saber qué hacer durante un rato, así que simplemente comenzó a caminar en dirección a la botica. Tenía una lista de cosas que comprar, así que por eso no se preocupaba, su mente a veces vagaba al día anterior y negaba con la cabeza, no quería pensar en eso. Siempre había pensado que era mejor tener el corazón roto que tener el corazón de piedra, pero no quería romperse en medio callejón Diagon. Empezó a tararear una canción de Daughtry, quizá más tarde saliera a tocar a la avenida, era terapéutico sentir tantas miradas encima, lo obligaba a mantenerse fuerte.

¿Sabes algo de las casas del colegio? Sé que hay una de unos mapaches que es genial, a mi parecer, o está la de las serpientes o la de los gatos —trataba de hacer, torpemente por cierto, conversación. Mapaches no estaba seguro, pero un mamífero sí que era y con toda posibilidad podía ser ese. Las serpientes, como la Serpiente Cornuda en Ilvermorny, y el gato como el Wampus, que en realidad era un león. Sólo era un extranjero sin mucho interés en la escuela local, no era su culpa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 528
Puntos : 444
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Mikael Pussett el Lun Jul 03, 2017 9:11 pm

Al mayor le parece una buena, a su propia opinión era la más acertada, si no tenía varita ¿cómo iba a controlarla? Si era a penas un niño ¿Cómo podría canalizar su magia? No le han adiestrado para eso, vivía con muggles a pesar de su padre ser un auror. Extrañaba a sus amigos que dejó atrás ¿Se preocuparían por él? ¿Les habrá pasado algo? Lo mejor era abandonarlos, prefería su odio por irse sin avisar aunque fue en contra de su voluntad, pero eso ellos no lo sabían; a que los lastimaran por su culpa, al final la mejor opción era esta, vivir con ese intento de tutor, estudiar magia, al menos tenía los gastos pagos solo tenía que resistir los intentos de los mortifagos por quebrar su voluntad pero se mantenía fuerte, claro era un niño con su alma quebrada pero no permitirían que le hicieran cambiar de opinión, solo fingía que entendía que debía odiar a los muggles.

Cuando tomó el dulce y la mano ajena era un acto de que realmente no iban a poder con él, claro que tenía sus dudas pero Laith le pareció diferente a los demás magos que ha conocido en esos meses, magos y brujas desalmados, crueles, egocéntricos, esta persona sufría por algo aquello le hizo querer brindar su apoyo. Dejó que fuera el otro quien considerase cuanto tiempo quería su tacto, no fue más de un minuto pero esperaba que haya sido diferente, su rostro había cambiado y eso, le hizo sentirse más tranquilo, en ningún momento sonrió, no era alguien que lo hiciera pero también sus facciones se relajaron.

- Te acompaño, necesito ingredientes de ahí - Según recordaba en la lista había algunos que le pedían, en el callejón había tres boticas y no sabía a cual ir a comprar, de lo que conocía las tres eran buenas, no tenía preferencia por ninguna. La solución se le presentó cuando el otro le dijo hacia el lugar que se dirigía, de todas formas no había trazado ningún plan solo quiso salir cuanto antes de las paredes que le encerraban, se negaba a sentirse como Rapunzel atrapado en una torre por alguien malvado.

-A penas vengo llegando, no he ido a ninguna tienda - Saca el pergamino con su lista, hace una mueca duda que pueda conseguir todo ese día, son bastante cosas y las tiendas se ven intimidadoramente abarrotadas de personas ¿tanto así iban a Hogwarts? Bueno no solo estaban los de primer curso, tal vez los de más avanzado estuvieran buscando su nueva lista - Sí, conozco un poco - Alza su rostro hacia el mayor con extrañeza ¿De qué le estaba hablando? Claro, no conocía otra escuela mágica, tal vez era de Hogwarts y los llamaba así para molestar - ¿A qué casa fuiste? - Claro asocia a los gatos a los Gryffindors, la casa de su padre, las serpientes a Slytherin... ¿Se supone que los mapaches son Hufflepuff?

Llegan a la tienda, Mikael suspira mientras sus manos tiemblan un poco, no es claustrofobico pero tanta gente en un espacio pequeño le da cierta ansiedad. Una melodía se le viene a la mente, imagina que la está tocando en su violín, mientras tararea en voz baja, es lo único que puede hacer en ese momento - ¿Qué necesitas de aquí? Hay otras dos boticas - Le indica por si desea ver si las otras dos están tan llenas como ésta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Laith Gauthier el Mar Jul 04, 2017 9:17 am

Laith era un hombre que por bondadoso a veces pecaba de ingenuo, pero el niño no podía engañarlo, aunque era difícil de interpretar. Estaba particularmente susceptible a los niños, tenía un instinto paternal muy desarrollado a pesar de su aversión a los compromisos y, con ello, a la paternidad. El niño apenas venía llegando, notando su lista, no la leyó pero por lo que pudo ver era medianamente larga. Uno podía comprar todo si sabía dónde ir, si el niño lo dejaba podía ayudarlo con eso. No es que tuviera más cosas por hacer después de todo. Intenta de forma torpe hacerle conversación con las casas de Hogwarts, la de los gatos, los mapaches, las serpientes y los cuervos, según se acordaba, los cuervos por el nombre: Ravenclaw, garra del cuervo.

¿Hmn? Yo fui a Pukwudgie… ¿Sabes de qué colegio es? Está en Norteamérica, se llama Ilvermorny —le sonrió con suavidad, explicándole un poco sobre su colegio y suponiendo que no iba a saber de dónde era la casa le dio también datos del resto, su localización geográfica por ejemplo. Hogwarts era un sitio que no le llamaba la atención porque, vamos, nunca iba a estudiar en él, sus épocas de estudiante de colegio habían quedado en el pasado y saberse de memoria todas sus casas y todo no era de su interés.

Llegaron a aquel boticario y Laith tuvo que hacer uso de toda su fuerza de voluntad para poder soportar entrar a ese sitio tan desagradable. Adornado con barriles llenos de una sustancia viscosa, el aroma a huevos y coles podridas le causaba arcadas nada más entrar. Buscó en su bolsillo un trozo de pergamino con su impecable letra escribiendo el nombre de ese sitio. Justo antes de entrar, notó que el más pequeño parecía nervioso, estiró su mano para sujetar la suya unos segundos, notó su temblor por aquella donde sujetaba el pergamino con la lista de útiles escolares.

Necesito entrar aquí y a la que está ahí al lado, la del Sr. Mulpepper —le dijo, mas no dijo qué tenía que comprar. Eran secretos del oficio de sanador. — Si hay algo que puedas comprar de aquí, puedo pedirlo por ti, o bien entrar al otro mientras resuelvo asuntos aquí —le dijo amablemente. Tras su respuesta, entraría sosteniendo profundamente la respiración. Con seriedad, dejó el papel sobre una mesa, donde el encargado lo tomó y, con una cara de muy pocos amigos, le gruñó exigiendo identificarse. — Sanador médimago Gauthier para usted —se presentó con sus dos títulos, y más tenía, pero con ellos se conformó y le mostró su identificación laboral.

El encargado volvió a gruñir y se marchó a la parte trasera del local. Laith respiró contra el cuello de su ropa, odiaba ese aroma, así que se embriagó con su propio perfume con los ojos cerrados hasta que el hombre regresó. Tenía con él un saco que le entregó al médico y éste sacó a su vez una cantidad bastante considerable de dinero. Formaba parte de movidas secretas que sólo pocos privilegiados como él tenían la opción de hacer a la luz del día. Tras ello, si el niño había entrado con él, esperaría que hiciese sus compras antes de salir y dar una fuerte bocanada de aire. El boticario vecino era diez veces más higiénico que aquel otro.

Parte uno de la misión, conseguida —se atrevió a bromear con un guiño luego de la seriedad que lo había gobernado dentro de la botica anterior. — En esta de acá podrás encontrar más cosas, Slug & Jigger se centra más en pociones, el Sr. Mulpepper está más enfocado a los ingredientes —y de ahí compraría una sarta de ingredientes para uso personal y uso médico ilegal. En éste segundo sitio su rostro no se ensombreció, simplemente compró las cosas que necesitaba sin ser cuestionado y, más importante, sin tener que mostrar identificación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 528
Puntos : 444
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Mikael Pussett el Mar Jul 04, 2017 7:37 pm

¿Pudin qué? Definitivamente Mikael no sabía que le estaba diciendo este hombre, claro conocía de Hogwarts ¿Qué inglés con algún pariente mágico no lo conocía? Más porque su padre siempre le contaba de sus travesuras de ahí, de las casas que habían, de los profesores, las asignaturas, se creció con el deseo de ir a un sitio donde estudiaría magia y de aquella de circo como creían los muggles, podría hacer hechizos y pociones. Lo que no sabía es que estaría en esta situación con su padre perdido y hablando con un extravagante adulto de mirada enrojecida, que parecía estar cómodo en su presencia.

Con razón no escuchó del pudin ¿Qué clase de casa se llamaba así? Claro que no sabía que era una criatura mágica, él tenía conocimientos muggles muy poco se ha instruido en aquello por eso sus arrebatos de magia accidental, aunque ya las controlaba cuando se enojaba es cuando más le pasaba. Observa la transacción mientras el pide algunos ingredientes de su lista, son comunes y poco tóxicos, no sabe de pociones así que no tiene ni idea en qué pueda utilizarse, seguro son cosas de primer año.

- Puedo pedirlo por mi cuenta, solo que hay mucha gente - Voltea a verlo cuando indica su especialidad ¿Sanador medimago? Oh, eran aquellos que era como médicos, quien pensaría que estaría con un doctor mágico. Al terminar logra pagar todo, mejor dicho a ponerlo en la cuenta de su tutor, no le dan dinero, solo una identificación mágica de que está a cargo de esa persona y que se lo descuenten en su cuenta del banco.

La segunda tienda le anima más, ha entablado unas cuantas conversaciones con el Sr. Mulpepper en sus visitas ahí, de hecho era una tienda que frecuentaba porque le agradaba el dueño, a veces lo ayudaba porque llegaba a aburrirse mucho en casa, ahora estuviera saliendo al cine con sus amigos, bromeando, comiendo helado, pero esa etapa quedó atrás - Buenos días Sr Mulpepper- Saluda, estaba igual de llena de gente, pero no le asqueaba el sitio

- Pero si es Mikael ¿Qué te trae por aquí? ¿Por fin te llegó la carta? - Saluda el hombre con amabilidad, a pesar del ambiente de desolación intenta que sus clientes se sientan a gusto, aunque la mayoría son hijos de sangre limpias que le agradan que el poder sea del Señor Tenebroso -¿Quién te acompaña? - Pregunta con mucha curiosidad

-Es un Sanador medimago se llama Laith, necesita algunas cosas y yo necesito un kit para pociones - Le enseña su carta, el señor se acerca a Mikael y le alborota los cabellos - Porque no le sirves tu ¿eh? - Le guiña un ojo y se va a atender a otras personas, el menor conoce donde está cada cosa, se lleva bien con el dueño del lugar, así como se lleva bien con el de la librería y la heladería, son sitios que frecuenta mucho.

- ¿Qué necesitas? - Le pregunta, mientras se mueve por la tienda con tranquilidad, ignorando la complicidad del dueño para con él, ayuda a Laith a conseguir todo, nuevamente habla con el Sr. Mulpepper para pagar todo, dejando nuevamente que le descuenten el dinero a Robin. Al salir de ahí va tachando las cosas de su lista, aún le falta por recorrer bastante, conoce que su siguiente parada será la Flourish y Blotts, pero se recuerda que no está solo.

Observa al mayor, parece un poco más animado que al inicio - ¿Dónde quieres ir? - Le da a escoger él, tiene todo el tiempo del mundo, no debe preocuparse por ello, así que puede compartir más tiempo con el sanador - ¿tienes trabajo que hacer? - Pregunta, cargando sus compras, no han sido muchas pero lo más pesado será el caldero y los libros, además del uniforme ¿Cómo hacen los magos para hacer sus compras en un día? ¿Hay algún hechizo para eso?

Algo golpea sus piernas, nota que es un gato callejero, le han lanzado un hechizo para herirlo, seguro se ha robado algo de algún lado. Se agacha a su altura, el animal parece huir - Tranquilo no te haré nada - Saca entonces, el dulce que le dio Laith, no se siente mal por dárselo a alguien que lo necesite, el gato tiene miedo pero se acerca a Mikael - Lo siento es lo que tengo - Su voz y expresión se suavizan bastante, logra tomar al animal para ver su herida y rasga un trozo de su camisa para hacerle una venda, su cintura está llena de sangre - ¿Puedes ayudarlo? - Claro, está en presencia de un sanador ¿implicaba eso que era un veterinario también? Esperaba que sí, el animal podría morir si no se hacía algo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Laith Gauthier el Mar Jul 04, 2017 11:24 pm

Había algunas diferencias sutiles pero importantes entre los sanadores y los médimagos, al resaltar dicha diferencia hacía que su título fuera más reconocido. El niño parecía manejarse bien por su propia cuenta, así que se concentró en sus propias compras, algunos venenos potentes, pociones tóxicas, cosas que se encargó en acomodar en el maletín que llevaba para protección de aquellas cosas y la gente a su alrededor. Cuando terminó, simplemente salió de ahí, más tranquilo de lo que antes estaba, aún le dolía la cabeza y sentía que podía quedarse dormido de pie, pero lo ignoraba de la mejor forma que podía, atento a su pequeña compañía.

El dueño de aquel segundo local le conocía de poco, se habían visto en múltiples ocasiones a lo largo de los años para abastecer al sanador de sus ingredientes. Podría ser que por las sombrías pintas del normalmente llamativo rubio no le reconociese, pues preguntó al niño sobre quién era, y éste, para sorpresa de Laith, respondió con sus títulos Se quedó en todo momento en silencio; el Sr. Mulpepper no lo conocía por nombre, pero Gauthier se sintió un poco avergonzado que el niño viese aquella batalla de orgullo con el dependiente anterior para que no cuestionara sus compras.

Hmn… —el de ojos verdes sacó su lista destinada para esa tienda, volviendo a sonreír brevemente. — Vamos a ver… Necesito bayas de murciélago, basilius de gusarapo, roca volcánica, díctamo, pelos de inp, alas de hadas, sangre de dragón pura, acónito… —y fue diciéndole su larga lista, dándole tiempo a encontrarle cada ingrediente. Tenía cientos de pociones que hacer, así que le iba pidiendo los ingredientes y los acomodaba dentro de su maletín de cuero negro, hasta que finalmente terminó con todo. Lo ayudó a hacer cálculos para saber cuánto cobrarle y le dio los galeones indicados para ello.

Le quitó la lista de materiales para leer y armar un plan que les economizara tiempo. A un par de metros estaba la tienda de calderos, avanzando encontrarían la librería más popular, la tienda de ropa y finalmente Ollivander’s al final del callejón. Él debía torcer en cierto momento para entrar al callejón Knockturn durante un momento. Podría pedirle esperarlo o separar sus caminos en ese momento, pensó con un suspiro, necesitaba de ahí un par de ingredientes más y un libro que no encontraría en la librería de Flourish y Blotts. Le explicó brevemente su plan entonces, antes de mirarlo.

Hoy no —le confesó, ese día no trabajaba aunque a veces lo llamaban de urgencia y tenía que ir, incluso siendo su día de descanso. No quería hablar de su trabajo. Estaban por seguir su camino cuando el niño se detuvo, un gato callejero herido hacía acto de presencia; los ojos oliva del hombre miraron la escena silenciosamente, cómo le dio el dulce, cómo lo trataba tan suavemente y lo intentaba ayudar. Claro, antes de que le pidiese eso a él, ayudarlo. — Cariño, no soy magizoólogo… —lo advierte, pero tiene que darle una oportunidad, suspirando.

Dejó el maletín en el suelo para tomar al gato con cuidado, las manos se le manchan de sangre al hacerlo. Parece que ha sido atacado con un hechizo cortante y el mayor cierra los ojos, colocando una rodilla en el suelo al acomodarlo con suavidad. Con sus dientes saca de su manga derecha su varita para evitar que su ropa se ensucie, después la toma con la mano izquierda. Busca al niño con la mirada y le hace un gesto a su maletín.

Busca de ahí una poción morada con etiqueta “Poción para heridas” y con el gotero pon tres gotas aquí —él tendría que sujetarle las patas al animal para que no le arañase al sentir el ardor. Tras esterilizada la herida, que echó humo en contacto con el líquido y causó que el animal maullase desgarradoramente, con su varita consiguió cerrarla en un hechizo no verbal. — Ahora busca una roja con etiqueta “BRP”, esa tienes que ayudarme a hacérsela beber —él introdujo el meñique por la fuerza en el hocico del animal para mantenérselo abierto y el niño pudo derramar una pequeña cantidad del frasco en su boca. — Eso bastará —supuso encogiéndose de hombros.

Con un par de hechizos se limpió las manos y el pelaje del animal que aún estaba adolorido. Lo malo de las curaciones mágicas es ese fantasma que dejan de dolor aunque ya no esté el motivo del dolor presente. Volvió a acomodar las pociones dentro de su maletín y lo cerró, incorporándose mientras lo tomaba. Miró al niño durante algunos segundos antes de sonreír a medio lado. — Creo que… podrías adoptarlo, ¿no crees? Si no me equivoco se permiten gatos mascota en el colegio… —sugirió, aunque sólo era una idea improvisada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 528
Puntos : 444
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Mikael Pussett el Dom Jul 16, 2017 5:20 pm

Vaya que el sanador necesitó de muchas cosas, la lista de ingredientes fue larga, claro que los conocía pero sinceramente no tenía ni idea para qué servía cada uno ni en que se usaban, evidentemente en pociones sin embargo no sabía en cuales, él había estudiado en una escuela muggle, pregúntenle de matemáticas, gramáticas, biología, pero no de magia, no sabe mucho solo lo que le contaba su padre de cuando fue a Hogwarts y claro de lo que ha visto en esos meses o lo que su progenitor le mostraba en casa.

Más no preguntó solo se limitó a entregarle todo como si fuera el mismo señor Mulpepper quien atendiera a Laith, al salir le preguntó si tenía algo que hacer pues no quería ocupar su tiempo, él podría hacer sus compras solo, era muy autosuficiente ya que técnicamente vivía solo, lo único que le daban era el dinero necesario para sus necesidades, más bien llenaban la nevera y la despensa con comida, porque dinero como tal no manejaba y si compraba algo tendría que rendirle cuentas a su tutor, pero aún así se ha sabido manejar en el callejón Diagon y ha aprendido que no debe visitar el callejón Knocturn si no quiere acabar presa de ataques de pánico, ese lugar era tétrico, la vez que lo pisó fue por error, no quería repetir la experiencia.

Aún así le tranquilizaba que no le quitaba su tiempo a Laith, entonces llegó aquel gatito - ¿Magizoologo? Imagino que es algo así como veterinario, aunque suena más a biólogo que también es diferente - Analiza en voz alta - Entiendo que no seas un veterinario mágico pero algunos principios aplican ¿cierto? - Lo observa, igual el gato tiene vértebras, huesos y órganos como los humanos, tal vez en otra distribución pero si no hacían algo iba a morir, no quería pensar en ello, por un momento se asustó de ver un as verde, recordando la muerte de su abuelo. No, Mika, respira hondo, calma, estás en el Callejón Diagon con un pequeño gato desangrándose esperando que un médico mágico logre al menos estabilizarlo.

Acata la orden, mira el humo de la poción pero por extraño que suene no se asusta, seguro el otro sabe que está haciendo, no parece mala persona. Incluso el tono de voz que usó para dirigirse a él, suave, parecía cariñoso le hace recordar un poco a su casa en Swidon con sus abuelos. Nuevamente hace lo que le pide - trataré de dársela, espero no te lastime ni él se mueva tanto - Indica, no quiere que el animal se mueva porque podría agravar su condición, destapa el frasquito, cuando sujetó su hocico aprovecha para que beba la poción ingresandola en la boca. Solo quedaba esperar pero le alivio ver que estaba mejor.

-Gracias por ayudarlo - De verdad no muchos se detendrían a eso - ¿Adoptarlo? Aún falta para el colegio no me van a permitir cuidarlo - Lo dudaba, si por el fuera lo tuviera aunque nunca ha tenido alguna mascota y no creía tenerla en este momento, incoscientemente se acaricia su ante brazo, recordando cuando su tutor se molestó, Robin podría ser indiferente a su presencia pero si lo enfadaba realmente podría ser cruel. Aprieta la mandíbula, ni con toda la magia se pudo evitar que no le quedaran marcas de ese suceso, no iba a arriesgarse tenía una racha de buena conducta por eso podía salir con libertad. Acarició las orejas del felino - Tal vez seas tú quien deba tenerlo o podríamos buscarle alguna casa, hay muchos niños alguno podrá adoptarlo - Sugiere en cambio por si alguno de los dos no podría, tampoco iba a darle esa carga al mayor en caso que no quisiera.

Se levanta pensativo ¿Qué haría con el animal? Dejarlo en la calle a riesgo de que muera por supuesto no era opción, pero tampoco llevarlo consigo, eso sería un pequeño desvío de sus planes pero aún quedaba unos días para comprar todo y de todas formas ese día estaba empezando. El gato parecía irse pero Mikael lo sostuvo en brazos - No, no irás a que logren terminar contigo, vamos a buscarte alguna casa - Aunque era un niño serio, que no sonreía mantenía un tono de voz suave, acarició al animal para calmarlo, tal vez estaba resentido por darle esa poción que si no se equivocaba podría ser reconstituyente de sangre, una con la que estaba bastante familiarizado, su sabor no era agradable pero no lastimaría al animal y este debería saber que no lo iban a lastimar cuando lo ayudaron, así que trató de ganarse la confianza hasta que el gato dejó de removerse en sus brazos algo resignado pero empezando a ronronear.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Laith Gauthier el Lun Jul 17, 2017 5:36 am

El niño pareció no entender el concepto de “magizoólogo”, y entonces entendió que debería, quizá, venir de padres nomaj y recién se estaba familiarizando con el mundo mágico, esperaba que no fuera así porque de lo contrario se iba a encontrar muchas cosas malas en su camino. — Un magizoólogo es mitad biólogo mitad veterinario, es alguien que estudia a las criaturas mágicas y en ocasiones les cura… Pero yo en tu lugar no les compararía, el recibimiento para los términos “no-mágicos” no está siendo muy bien recibido con el gobierno actual —le explicó rápidamente y sin vacilar, de modo que el niño preguntaría menos terminología nomaj para seguridad de los dos.

Hizo a Mikael partícipe de su curación, porque los animales, como los niños pequeños, no entendían lo que uno estaba haciendo para ayudarlos y nunca se quedaban quietos. Para atender un niño se necesitaba al menos un enfermero para hacer sujeción, aunque si eran demasiados al final le asustaban más de lo que le calmaban. De todos modos, trataba con calma tanto al jovencito como al animal para evitar los rasguños en la medida de lo posible, si bien le había conseguido herir un poco no era la gran cosa, era muy superficial. Al final, el gato no moriría por la herida reciente.

Está bien… —se encogió de hombros para restarle importancia a aquello. Entonces le sugirió adoptarlo, porque podría ser una buena idea en su opinión, el niño se negó a pesar de ello. — ¿Yo? No me es posible, enano, en mi complejo no permiten animales —tampoco tenía la intención de tener mascotas, no tenía tiempo para brindarles con su vida tan ocupada. El sanador sonrió nada más ver que el animalillo tenía intenciones de simplemente salir huyendo y decidir por su cuenta su destino, pero el joven no iba a permitírselo.

Para Laith era realmente curioso ver un niño así, parecía muy serio, más de lo que uno esperaría ver a un niño de su edad. Además de lo independiente que era, que lo dejaba imaginar que no es que sus padres fueran muy atentos con él… Espera un segundo, si el niño le había dicho que vivía con un tutor a quien no le tenía mucha estima por lo visto. Apretó los labios, incómodo, unos segundos, ¿por qué es que las cosas tenían que torcerse así? En su mundo utópico todo el mundo era feliz, nadie odiaba a nadie y los niños crecían sanos en familias unidas. Lamentablemente, su utopía era eso, una fantasía que era imposible de cumplir.

Podríamos ir cerca de la tienda de mascotas y ofrecerlo, si te parece… Así los niños que están buscando mascotas lo mirarán y podrán adoptarlo —le dio una idea que podrían utilizar en ese caso, ya que ninguno de los dos tenía intenciones de quedárselo. Aunque una idea más vino a su cabeza en ese momento y, como quien no quiere la cosa, miró de reojo al niño. — O… bueno, ¿sabes? Si quisieras quedártelo… podría ocultarlo, ¿qué son? ¿Dos o tres semanas para el colegio? Y así te lo llevas… —sugirió, pues Laith no dejaba de ser ese joven que cree que las reglas son mejores rotas.

Si el niño quería, no veía por qué no. Su casero ya lo odiaba después de todo porque odiaba que fumase dentro del complejo, así que añadir un par de quejas no iba a hacer que lo sacase a patadas del recinto. O eso esperaba el rubio. Si lo echaba, también tenía una excusa muy válida para poder comprar una casa más grande que el reducido complejo en el que vivía, que si bien estaba perfecto para un soltero joven para él, a veces se sentía limitado entre las paredes y necesitaba un espacio más abierto, no sólo la terraza encima del edificio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 528
Puntos : 444
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Mikael Pussett el Lun Jul 17, 2017 4:55 pm

El sanador era un buen sujeto a su parecer, asintió a lo que le dijo tomando el consejo aunque se rehusaba a dejar sus términos muggles, al menos en el exterior y no es que con todos los usara, simplemente sentía que Laith podría entenderlo de alguna forma - Lo siento, no quiero meterte en problemas - Solo por eso no diría nada, tampoco iba a ser tonto y hablarlo a los cuatro vientos, tenía un dos meses de buena conducta con su tutor, entiéndase como que no le molestaba con su agorafobia, ni con sus pesadillas e imitaba el comportamiento de "los muggles son perversos hay que matarlos". Pero de verdad no pensó que en su pequeña charla podría arrastrar al sanador a sus problemas, ya le había visto con mal semblante antes, no quería ser motivo de empeorar su estado de ánimo, aunque ahora que se fijaba las actividades que se habían trazado parecían haberlo animado y eso a él, internamente le aliviaba.

- Entonces habrá que buscarle algún dueño - Desvia su mirada azul hacia el pequeño animal que aceptó ser cargado, descubriendo que estar en brazos no era tan malo, de alguna manera le recordaba un poco a él mismo, el hechizo de la herida era similar al que Robin usó con él, aunque sabía lo que era tener cariño se lo habían arrebatado y el felino parecía andar en las calles toda su vida que no conocía otro estilo. Pero así como él se adaptó, aprendiendo que debería tener un bajo perfil, a pesar que cometía ciertos errores como el de comparar las carreras con las muggles, por supuesto conocía algunas pero no todas, solo relatos como saber que Aurores eran como policías, Inefables eran como ¿científicos paranoicos? Algo así lo había definido su progenitor, los sanadores eran médicos pero la magizoología no recordaba haberla escuchado, tal vez si.

Pasó por alto que le llamara enano, al menos no lo hacía con el tono de Robin, molesto y enojado, arrastrando las letras como un insulto. Dio un paso para dirigirse a la tienda de mascotas como había sugerido, esa había sido una buena idea, pero detiene su andar para observarle - ¿En serio? - La verdad se había encariñado con el pequeño animal, tal vez por las similitudes que tenían y Laith de alguna forma le recordaba a la calida presencia de su Ethan, como lo extrañaba. Trago grueso, debía ser fuerte en ese momento hasta mostrar ser apto para valerse por sí mismo - Si te vas a meter en problemas por eso es mejor que no, estoy seguro que habrá alguien para él, de verdad no quiero causarte molestias y aunque lo sugerí me doy cuenta de lo idiota que soné porque es evidente que no podrás atenderlo ¿cierto? Aunque lo hagas sonar como menos tiempo, unas semanas son varios días, no es como si ya mañana fuera al colegio - Niega con la cabeza - No voy a darte esa carga, pero gracias por ofrecerte - Aunque habló con cierta frialdad, su agradecimiento fue suave, cambiando su expresión a realmente de gratitud, más sin sonrisa aunque su tono fue más cálido.

- Madre ¡yo quiere ese gato! - Habla una voz chillona de una niña, había algo de malicia en sus palabras mientras señalaba al animal que Mikael tenía en sus brazos, y es que aunque la herida estaba ya casi cicatrizada, estaba libre de sangre aún le faltaba pelaje, estaba delgado no era de esos gatos bonitos que vendían en la tienda pero con buen cuidado podría llegar a serlo. Esa niña se veía muy refinada, sonaba malcriada, caprichosa ¿por qué iba a querer un gato callejero? A Mikael no le inspiró confianza

- ¿Cuánto por el animalucho? - Rueda los ojos por los capricho de su hija, pero la mujer se acerca a Laith, no iba a hablar con un niño, además faltaban varias cosas que comprar, estaba dispuesta a pagar una gran cantidad de dinero por el animal. Mikael mira al sanador - No está a la venta - Dice con voz firme, la mujer le observa - No hablo contigo niño - Solo le dirigió una mordaz mirada antes de volver a posar sus gélidos rostro a Laith -¿cuánto? -Empezaba a desesperarse no tenía todo el día para eso.

Mikael torció los labios cuando le respondió de aquella forma, ahora pensaba que era mala idea dejar al gatito en la tienda de mascotas, quien sabe cuántos niños lo iban a querer y para qué, porque podía asegurar que esa niña lo veía como algo sacrificable y no estaba dispuesto a que el animal corriera con tal destino. Observaba a la mujer pero permaneció en silencio por unos minutos - Lo siento señora, no querrá a este gato, verá tiene rabia el cual es una enfermedad muy grave y contagiosa que le hace violento así como le hará sacar espuma por la boca a todo aquel que muerda y la enfermedad no se cura, ahora mismo lo tenemos con un hechizo para que no esparza la enfermedad íbamos a ver al magizoologo para que lo sacrificara, además sufre del intestino, el pobre hace sus necesidades por todos lados, no querrá ensuciarse ¿cierto? - Le explica con "amabilidad" claro que lo dicho era una mentira, pero a juzgar por sus ropas finas dudaba que quisiera tener tal peste cerca de ella - Ah, creo que acabo de ver una pulga brincar - Le "informa" a Laith, pero evidentemente es para que la tipa lo escuche - No deberíamos perder tiempo -
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Laith Gauthier el Mar Jul 18, 2017 7:33 am

Laith simplemente asintió con su cabeza en cuanto lo oyó corregirse, no le apetecía meterse en problemas. En muchas ocasiones no le habría importado demasiado, pero estaba muy cansado en ese momento, sólo se había limitado a tratar al animal para tener al niño tranquilo. Luego iniciaría una pequeña discusión acerca de qué hacer con el animal; Laith en condiciones normales no podía, y ciertamente no era un hombre de gatos, prefería a los perros en todo caso. Aunque aceptó darle hogar temporal si el niño al final se lo llevaba al colegio, por cómo le pidió confirmarlo estuvo seguro de que le había gustado su idea a pesar de su rostro apático.

Voy en serio, no es que me haga lío… No van a echarme del complejo, y si lo hacen me estarías haciendo un favor, ¿sabes? No podría darle mucho tiempo, pero al menos unas horas al día y comida, no morirá viviendo así algunas semanas —trató de justificarse, aunque el niño no parecía de acuerdo a que tomase la responsabilidad. Él estaba completamente de acuerdo para hacerlo a pesar de que el otro intentara hacerlo cambiar de opinión, aunque en ese momento algo lo distrajo, una voz chillona proviniendo de la lejanía, que parecía muy interesada en el pequeño gato que su coleguita estaba cargando.

La que el mayor creyó era su madre se acercó a él para pedirle el precio del gato, asumiendo que era pariente o algo así del niño, el adulto a cargo. Mikael intentó inútilmente decirle que no estaba en venta, pero ella insistió en preguntárselo al rubio. No tuvo más remedio que respaldar al niño, a él tampoco le daría confianza dejar al animal con aquella chiquilla, y en cierta parte le daba pena pensar que no podrían evitar que comprase cualquier otro animal de la tienda de mascotas bajo su capricho, pero al menos podría respaldar al enano que lo acompañaba a él.

Como ha dicho el niño, el gato no está a la venta —iba a darle alguna excusa cuando el menor le ganó la palabra, inventándose una gran historia de las últimas horas de aquel gato; el gesto de desagrado que puso automáticamente Laith, más por imaginarse al gato ensuciando todo que porque aquello fuera real, dio más peso a la historia del menor. Era cierto que el gato podría tener pulgas, pero eso no parecía en serio molestarle a Mikael. — Tienes toda la razón, deberíamos apurarnos —concedió con fingida pena, colocándole la mano en el hombro del niño.

La señora se escandalizó y de un tirón separó a su hija de ellos para alejarla del gato, y entre una discusión en que intentaba convencerla de comprar un gato de la tienda de mascotas, la niña iba haciendo un muy molesto berrinche. ¿Era él, quien tenía poco aguante en ese momento? Sí, era probable, nadie podía culparlo, supuso mientras se estiraba haciendo crujir algunas vértebras al hacerlo, mirando al niño mientras cargaba al gato. No pudo evitar sonreír ligeramente, era un chico agradable, realmente le gustaba su presencia.

Creo que… podríamos evitar que caiga en malas manos siguiendo nuestro pequeño plan… Puedo cuidarlo, no me haría mal un poco de compañía antes de que entres al colegio —insistió un poco, aunque si ésta vez no lo conseguía a no creía que lo más inteligente fuera continuar con la insistencia. Estaba empezando a darle algo de hambre, pero aún tenía algunos sitios que quería visitar. Se detuvo en cierto momento, con un gesto de su cabeza. — Entra aquí para que compres tu caldero, necesitas uno, ¿no? —él al menos había necesitado uno, no estaba seguro de si era el caso del niño, así que se lo sugirió.

Le daba cierta diversión acabar encontrando compañía en un crío tan peculiar, tan extraño por ser distinto a los demás. Al menos estaba consiguiendo quitarle de la cabeza los malos pensamientos y eso era de agradecer; tanto como era la persona más optimista del mundo, también era muy fácil para él quedarse encerrado en los malos pensamientos y eso al final acababa por mermarle un poco el buen ánimo. Se preguntaba cómo debió haber sido la vida de aquel niño para que fuera como era, aunque por el momento sólo pretendía acompañarlo a hacer sus compras mientras él hacía las suyas por su lado. Necesitaba otro café.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 2.300
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 528
Puntos : 444
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Mikael Pussett el Dom Jul 23, 2017 2:41 am

El episodio con aquella desagradable mujer le estaba haciendo considerar la propuesta de Laith, no quiere causar gran molestia a éste, un animal es una responsabilidad más si es uno callejero que no sabe cómo comportarse en un hogar. Además está el hecho que sí, pueden ser unas semanas hasta que vaya a Hogwarts pero ¿y luego? ¿En las vacaciones de verano? ¿Dónde lo dejaría? No era un par de semanas, serían dos meses al año por siete años hasta que pudiera ser independiente y no necesitara de su tutor. Parece que el mencionar pulgas no solo molestó a la señora sino que pudo ver como el sanador no había considerado esa opción, por un momento la expresión de Mikael se suavizó hasta casi una leve sonrisa.

-Sé que podrías cuidarlo pero no quisiera abusar de ti, además, no es solo un par de semanas ¿Estás consciente que se tendría que quedar contigo durante el verano? – Expone su punto de vista, realmente se está encariñando tanto con el felino como con el sanador y no cree poder poner en aprieto a ambos. Al menos todo esto es una distracción porque en cuanto Laith le sonríe sabe que está mejor anímicamente, aún puede haber un largo paso para que se reponga, quisiera saber qué fue tan malo para que se sintiera así, pero a veces la curiosidad solo puede empeorar. Decide que todo siga su curso, además duda que un adulto le diga sus problemas, lo consideran como un niño incapaz de comprender cuando realmente puede hacerlo si le dan la oportunidad. Más nuevamente se calla ese pensamiento, solo es eso un ser inferior que ni magia puede hacer correctamente.

-Claro – Se detiene en la tienda, observa a Laith y le dedica una muy leve sonrisa – Gracias por acompañarme – Está acostumbrado a hacer las cosas por su cuenta, en ese momento temió perder su humanidad, el contacto con la sociedad que si bien no se parecía en nada a la que estuvo acostumbrado a vivir, personas eran personas, le faltaba esa calidez de un adulto. Su corazón se aceleró ante el pensamiento, miró hacia la tienda para entrar, no sabe si lo dejaran con el gato, se ha dado cuenta que muchos animales están en jaulas ¿Habría problemas con el suyo?

-Buenos días – Saluda al dependiente, no ha entrado a ese sitio y le abruma que todos sepan qué hacer, hacia dónde ir cuando él no tiene la mínima idea. Puede que conozca la tienda de vista así como muchos dueños de los negocios pero este no ha ingresado nunca, ahora se arrepiente por ello

-Buenos días amiguito ¿perdido? ¿Vienes por un caldero? Deberías poner tu mascota en una jaula, no queremos crear un desastre ¿cierto? – El tono es extremadamente amable, tanto que Mikael da un paso hacia atrás sintiéndose desorbitado y confundido, el sonido empieza a taladrar sus tímpanos, no es como la presencia de Laith que es calmada, esta le agobia. No puede respirar y rápidamente sale de la tienda sin darse cuenta que choca con el sanador que al parecer lo esperaba, empieza a hiperventilar, tiene que dejar el gato en el suelo, aquello fue demasiado para él. El felino parece captar algo porque no se mueve, empieza a adaptarse a la compañía de ambos humanos, entendiendo su posición, además le agrada la presencia de ambos, pero siendo un animal no logra saber
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 3
PB : William Franklyn-Miller
Edad del pj : 11
Ocupación : Alumno 1º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.050
Lealtad : Pro-muggle
Patronus : No tiene aún
RP Adicional : ---
Mensajes : 63
Puntos : 37
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4558-mikael-a-pussett#70969 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Mikael PussettGryffindor

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.