Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

A las 13:02 en la oficina de correos [Axel + O.]

Axel S. Crowley el Mar Mar 25, 2014 11:28 am

El sábado se había tornado como un día aburrido. Se despertó pronto sin poder dormir y no tenía ganas de estudiar, por lo que se pasó casi toda la mañana leyendo y organizando su baúl. Lo nunca visto, la segunda vez en sus siete años en dónde Axel organizaba su baúl estando en Hogwarts. La primera vez fue el primer año, ya que como novato recibió un regalo explosivo que dejó su arcón lleno de pulpa rosa de a saber qué tipo de concentración… Nunca se molestó en descubrirlo, puesto que tuvo una mala experiencia y no quiso saber nunca qué clase de sustancia tocó sus manos y sus cosas.

Por suerte, no todo el sábado pintaba mal, ya que la carta que había recibido de la misteriosa O. el día pasado le había citado en Hogsmeade a una hora relativamente especial. 13:02. ¿En serio? ¿13:02? Qué precisión numérica… Axel calculó más o menos el tiempo estimado y salió de Hogwarts con bastante tiempo, para ir a su ritmo. Hoy estaba perezoso, era uno de esos días nublados y tristes, perfectos para estar en tu casa violando al sofá mientras te leías un buen libro o jugabas al ajedrez con una buena taza de chocolate a tu lado. Evidentemente, con canela. Axel adoraba la canela. Se vistió con una camiseta blanca, una chaqueta de tela azul, gruesa y con unas pintas un tanto zarrapastrosa, así mismo, llevaba unos vaqueros desgastados, unas botas cortas de color negro y un gorro azul y negro, el cual le tejió su hermana por navidad. Tampoco se había afeitado, ya que toda la mañana se la había pegado recogiendo y no le había dado tiempo.

Con las manos por dentro de su chaqueta, caminó por las frías calles de Hogsmeade. El cielo amenazaba con precipitaciones, pero no hacía ni viento ni frío. Ligeras brisas corrían por las delgadas calles, suficiente como para llevar más de una capa de ropa de abrigo. Axel pasó por en medio de un grupo de alumnos de cursos inferiores, motivados con ingente cantidad de chucherías. El Ravenclaw hizo cálculos y todas esas golosinas no cabían dentro de esos pequeños cuerpos. Continuó su camino, saliendo de la calle principal y llegando a la estación de tren. Observó aquel lugar y no vio a O. por ninguna parte, sin embargo, si vio el famoso banco que nombró en su carta. Estaba ocupado, por lo que se acercó a la casa más cercana al banco y se sentó en las escaleras de la puerta, las cuales estaban frías como el hielo. Se calentó el trasero y estiró las piernas hacia adelante, apoyándose a la puerta de atrás.

Suponía que había llegado antes de las 13:02, su cuasi-alumna no podría quejarse…
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

O. Winslow el Mar Mar 25, 2014 9:00 pm

Había estado bastante liada con el tema de adivinación y sus extensas redacciones, así como los tres pergaminos que nos había mandado el profesor Binns en Historia de la Magia, estaba cansada de hablar sobre la quema de brujas, y hacerlo de un buen modo para no reflejar mis verdaderos pensamientos, mi apariencia de no ser tan “drástica” con los muggles debía seguir manteniéndose un poco. Lo cual hacía que tardara más de lo habitual en hacerla. Había estado hasta las dos de la mañana del sábado redactándola, lo primero los deberes, luego tendría el finde para mis entretenimientos, pero sobre todo para dormir. Adoraba levantarme a media mañana los sábados. Y este no sería una excepción, a las 11:00 me ponía en pie. Para desayunar era tarde, total, ya esperaba a las 12 y comía algo en el gran comedor. Así que me vestí con calma, algo con lo que estar cómoda.  Unos vaqueros con camisa blanca sencilla, una parka militar con botas a juego y un pañuelo de calaveras rojo, para aportar un toque de color.

Mis compañeras de habitación me miraron con extrañeza, al ver que en mi bolso guardaba dos libros, el de pociones y el de transformaciones, no les cuadraba que para ir a Hogsmeade llevara libros. No era frecuente, o sí, pero jamás antes me habían visto hacerlo.  – ¿Algún problema? – les pregunté con desdén, esperaba que alguna dijera que sí, lanzar una maldición para comenzar el día sería divertido, pero las cuatro agacharon la cabeza y salieron de la habitación. ¡Qué aburridas son!

Con todo listo salí de la sala común, subiendo al gran comedor, eran las 12, todo estaba extrañamente calculado. Tomé un sándwich y continué mi camino, saliendo con calma y paso seguro del castillo. Hogsmeade no estaba lejos, pero no iba a caminar tanto. Un grupito de segundo año estaba subiendo a un carruaje, así que aproveché para acompañarlos. Fue acercarme y su animada charla se apago. – ¿Os importa compartirlo? – pregunté sin darles tiempo a responder, pues ya me había subido al carro y ninguno rechistó. Eran antiguos conocidos, alumnos de la casa amarilla, tercero creo recordar. Estuve en silencio todo el trayecto, mas cuando me fui a bajar me giré hacia ellos, mirándolos con desafio. – Esperaba que fuerais más listos y al menos supierais retirar un sencillo conjuro, pero sois el más claro ejemplo de que los Hufflepuff no servís para nada. -  El mensaje no iba directamente para ellos, pero quizás captarían el sentido, seguro que conocían lo sucedido a sus compañeros de casa. Dicho eso continué mi camino, me quedaba todavía media hora para llegar a correos. Así que mi paso se volvió más lento y pausado. Disfrutando del entorno, observando a todos los presentes.  No tardé en llegar al lugar de encuentro, miré el reloj, eran las 13:05. El banco estaba ocupado, pero poco importaba, era sólo un lugar de reunión. Giré levemente la cabeza. ¿Dónde estaba? Acaso no había captado el mensaje subliminal de ser puntual. Me gustaba que me esperaran no tener que esperar. Fijé mi vista en un chico con gorro sentado en una puerta. Ladeé la cabeza, ¿era él o no era él? Di dos pasos hacia allí, pero no estaba del todo segura. – ¿Axel? – pregunté con duda, a una cierta distancia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Miér Mar 26, 2014 3:55 pm

Axel esperó pacientemente, dándose cuenta que no había elegido la mejor ropa de su repertorio al ver sus botas realmente desgastadas. Aquella chaqueta la tenía desde el tercer o cuarto curso en Hogwarts y fue un regalo de la madre de un amigo, la cual estaba muy agradecida por haber ayudado al cafre de su hijo a aprobar. Se mantuvo sentado, con las manos dentro de los bolsillos de su chaqueta y con la mirada fija en un lugar. Era un momento en dónde te quedas con la mente en blanco, o pensando en algo tan ínfimamente  En cierta ocasión se quitó el gorro, lo aireó y se lo volvió a poner. Justo en ese momento, una voz que reconoció preguntó por él.

Giró la cabeza y vio a O., por lo que se levantó y se acercó a ella volviéndose a meter la mano en los bolsillos. Como ella había preguntado por él, él decidió saludarla de la misma manera.

-¿O.? –arrugó el ceño por el camino para hacer el paripé.- Llegas tarde. Es raro que el profesor sea el que tiene que esperar al alumno…

Sonrió levemente y se percató de que la chica venía bastante guapa. Aunque bueno, debía de admitir que eso no era muy difícil viniendo de ella. Una vez en frente de ella, se paró en seco y desvió la mirada de su rostro a su bolso, en dónde veía sobresalir algunos libros que no terminaba de reconocer.

-Bueno, ¿y en qué puedo ayudarte? Soy un experto en todo menos en Adivinación. Esa mierda me la estudio de memoria… Yo creo que el problema es la profesora, tanta locura no es buena… -se vendió con cierta gracia y luego se encogió de hombros en un pequeño escalofrío, debido a que acababa de pasar una ráfaga de viento que él calificó como gélido, pues estaba congelándose allí fuera.

Intentó buscar con la mirada el sitio que decía ella por allí, pero acababa de llegar un tren y aquello se había abarrotado de gente en hora punta, así que lejos de molestarse en mirar el lugar que podía haber sido, optó por preguntarle a la Slytherin que tenía delante.

- Aunque casi mejor si es a cubierto, ¿qué sitio decías tú?

Hizo un galán y educado movimiento de posicionar la mano por delante de él para dejar paso primero a la chica y que ella marcase el camino.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

O. Winslow el Miér Mar 26, 2014 11:44 pm

Tenía ciertas dudas sobre si era o no era él. Ese gorro y esas pintas en sí, no se parecía mucho a como lo había visto en navidades. Estaba desconcertada, pero más aún al comprobar que sí era él. Está más mono con el uniforme, bueno, prácticamente todo el mundo gana con uniforme, sobre todo con uniforme militar…es algo que sobrepasa fronteras. Los uniformes dan ese no sé qué que yo qué sé.  Me superan.

Una media sonrisa surgió en mi rostro, mirándolo con incredulidad ante su actuación. Yo era inconfundible, preguntarme si era yo no venía a cuento. Cuando entro a algún sitio todos se giran, es así, ya sea por miedo o por curiosidad, o por saber de quién huyen algunos novatos, pero todos se giran hacia mí. *Sigue soñando* Me diría mi hermano si estuviera aquí, pero como no lo está y tampoco tengo abuela, todos se giran para contemplar mi belleza.

- Es de caballero esperar por una dama y no al revés. – respondí a sus palabras, retirando un mechón de pelo de mi rostro. Me gustaba hacerme de rogar, y tener la ocasión para que alguien espere por mí es una delicia, no solía darse la ocasión con frecuencia. ¿Quién me iba a esperar? Con poca gente me entretenía lo suficiente como para quedar con ellos. El resto del mundo eran meros objetos en este mundo, títeres a los que algún día movería a mi antojo. Lo haría, algún día los tendré a todos a mis pies.

- ¿Cómo diantres estudias adivinación de memoria? Es imposible hacerlo, es una asignatura de dejarse llevar por la imaginación, y nunca mejor dicho. – expuse incrédula al oír su “extenso” curriculum en materias escolares. Adivinación era la asignatura más chora que había, es decir, miras una bola de cristal, dices que ves una oscura sombra cernirse sobre un rayo de luz y ya tienes el aprobado, porque la profesora Trelawney se inventa ella sola el resto de la predicción. No respondí directamente a su pregunta, pues una ráfaga de viento frio me hizo encogerme levemente de hombros. Pasé el dedo índice por el párpado inferior de mi ojo derecho, del frio me había salido una pequeña lágrima, muy pequeña.

Sugirió ponernos a cubierto, va de suyo que no me quedaría fuera, menos donde pudieran verme otros alumnos, no iba a permitir que nadie supiera que estaba pidiendo ayuda para clase. – Sígueme – fue lo único que respondí, dedicándole una sonrisa a su caballeroso gesto. Había bastante gente en la zona, lo cual ayudaba a pasar desapercibidos. Pegados, casi, a la pared de la estación del tren, caminamos hacia el lado este. Me paré en seco al llegar a la mitad de la pared, se podía ver como se abría un hueco en ella, aunque estaba camuflado por una doble pared, algo arquitectónico, imagino. Fuera como fuera, había una pequeña puerta semi-oculta a la vista. Si no te fijabas. – Creo que antes era un cuarto de apero, o algo así. – Le expliqué. Dentro no estaba muy oscuro, pues había un par de lámparas y un pequeño ventanuco que daba al exterior. Era frio, pero no tanto como el exterior. Unos pales de madera en el suelo podían servir de asientos, así los he utilizado durante unos años, mas estaba preparada. Una caja cerca de esquina, me acerqué a ella y saqué una manta, tendiéndola sobre la madera. Dos cojines también habían dentro, los cuales puse  también sobre la misma. Antes de sentarme, podría pasar por un sofá, si no fuera tan duro. – Gentileza de Lrog. - le expliqué una vez me había sentado. – Necesito ayuda en transformaciones y tengo algunas dudas sobre pociones. Espero que comprendas que quiera guardar el secreto de que me ayudas, siempre he tenido muy buenas notas sin ayuda de nadie. – le expliqué poniendo cara de niña buena, realmente no quería mostrar debilidad ante nadie, y necesitar ayuda era una debilidad. Aunque no fuera ayuda para el temario que daba en clase, pero eso ya se dará el momento de explicarlo. Si fuera necesario.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Jue Mar 27, 2014 1:56 pm

Axel hizo un mohín para darle la razón a lo de que era caballero esperar y no hacer esperar, por lo que no le refutó nada. Por otra parte, cuando el Ravenclaw comentó que estudiaba Adivinación de memoria, ella lo refutó con incredulidad. Suponía que no todos estudiaban las mismas cosas de las mismas maneras. Axel era creativo y tenía imaginación, pero a él no le valía con un siete. Él quería un diez y quería poner lo que la profesora Trelawney quería que pusiéramos, de ahí que siempre se estudiase todo de memoria.

-Todo depende. Pretendo sacar un diez y para eso tengo que poner lo que la profesora quiere leer, no lo que mi imaginación ve. Supongo que no todos tenemos los mismos métodos de estudio, ni tampoco la misma ambición a la hora de conseguir nota.-dijo encogiéndose de hombros, ya que, por ejemplo, era consciente de que mucha gente estudiaba haciéndose esquemas y para él no había una más pérdida de tiempo que esa. Así mismo, lo dijo con cierta ganas de picar a O., ya que era consciente que sus notas eran buenas y en ambiciones, los Slytherin son los que tienen las de ganar. No obstante, Axel viene de una familia en dónde cada miembro vive de la ambición, por lo que él no se quedó atrás.

La chica le dijo “sígueme” y él la siguió tranquilamente por las calles paralelas a la vía del tren. En cierta ocasión llegaron a una pared que se abrió, dejando ver en su interior un pequeño habitáculo iluminado por unas lámparas y la escasa luz que entraba del exterior, la cual era poca, puesto que no era un día especialmente soleado. Era pequeño y lo único que había para sentarse era un pequeño pal de madera de dónde sacó una manta y unos cojines. Axel subió las cejas sorprendido por la eficacia de la chica y cuando se sentó, nombrando a Lrog, Axel sonrió.

-Ese pequeño te trata como una reina.-Miró alrededor y se percató del sitio en dónde estaban. Era acogedor, pero jamás lo utilizaría como un área de estudio, ¿quién se concentra con el reflejo de las llamas de las lámparas?, ¿O con el sonido de fuera? Por suerte él no tenía que estudiar hoy.- ¿Este sitio qué es? ¿Es tuyo? –preguntó mientras se sentaba a su lado y estiraba las piernas.

La siguiente afirmación de guardar el secreto hizo que Axel esbozase una sonrisa. No estaba en su cabeza “joder” la reputación de nadie. A él no le importaba ayudar con las materias a la gente que le caía bien, por tanto, no iba a hacer algo que empeorase la relación entre ella y él.

-Lo comprendo. Aunque no considero que pedir ayuda sea algo malo como para ocultarlo. Eso sí, ya que te guardo el secreto, ¿qué tal si me dices tu nombre? Y sabes que un “No” sólo va a hacer que siga insistiendo...-le preguntó tranquilamente, teniendo la mano para que O. le diese uno de los libros por el que quisiese empezar.

Axel cogió el libro a la espera de que ella le dijese su nombre, evidentemente no iba a llamarla por su nombre si no le agradaba. A Axel, por ejemplo, no le gustaba lo más mínimo que le llamaran Samuel o Sam. Era horrible. Dudaba que el nombre de O. fuese peor que Samuel.

- Empieza entonces. ¿Qué dudas tienes? –se apoyó hacia atrás y se quitó el gorro, pasándose una mano varias veces por el pelo para que no se le quedase aplastado.

Estiró las piernas y se puso el libro en el regazo. No se había molestado ni en mirar los datos del exterior del libro, con la misma podía ser un libro de sexto como de primero, él simplemente leyó el título. Dejó el gorro encima del libro y esperó a que la Slytherin empezase a hablar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

O. Winslow el Jue Mar 27, 2014 7:36 pm

Me quedé boquiabierta al oírlo. ¿No todos tenemos la misma ambición? Eso estaba claro, que mi objetivo era tener las mejores notas de mi profesión, lo que suponía sacar más que un simple 10, que dijera eso me irritó levemente, y no pude controlar responderle, no podía quedarme en silencio ante esa expresa manifestación hacia mi persona.

- Pues se ve que tu imaginación no es ni por asomo como la mía, ya que sin memorizar ni poner lo que quiere la profe, como alegas decir tú, yo sigo manteniendo mi Extraordinario en adivinación desde que comencé a cursarla. – Hice una pausa un poco dramática. – O será que tu ambición no es para tanto. – sentencié. Quería picarlo un poco, como había hecho conmigo. Nadie podía decir que no tenía ambición por lograr muy buenas notas. Tenía una grata recompensa económica por cada extraordinario que lograba, y eso era una buena motivación, además de que quería conocer todo respecto a la magia, el conocimiento es lo que te da el poder. Y esa era mi mayor ambición, tener poder.

No tardamos mucho en llegar al pequeño cuarto que tantas veces había utilizado para alejarme de la inmundicia que había en la escuela. Me ponía enferma pasar mucho tiempo con los sangresucia, y tener a varios de ellos en mi clase era vomitivo. Mas no podía quejarme en alto sin llamar la atención. Era mi remanso de paz, una metáfora palpable de cómo solía ser mi mente. – Es su trabajo a fin de cuentas - repuse sin más, cierto era que Lrog no era un elfo doméstico más, y le tenía cierto aprecio, pero era un elfo y su obligación era servirme. – Obviamente no es mio, es de la estación, o de quien sea su dueño, pero es un refugio para mí, llevo un par de años viniendo, y siempre está igual, por lo que asumo que se han olvidado de que existe. – respondí con calma. Odiaba su curiosidad, pero a la vez me gustaba poder hablar con alguien. Extraño sí, normal no, pero agradecía poder hablar un poco. Ahora que lo pienso, ¿con cuánta gente puedo mantener una conversación sin querer apuñalarlos? Creo que con una mano me sobran dedos, así que mejor no pensar en ello y cuidar lo que sale de mi boca, que el mundo está lleno de desagradecidos.

Le di unas ligeras pinceladas sobre la cuestión de este encuentro, dudas sobre dos materias que no tenían realmente relación con mis clases, pero necesitaba ayuda de alguien y no consideraba apropiado preguntarle a los profesores, que luego salía a la luz el porqué de tantas cuestiones y podría terminar en Azkaban, o peor, en la unidad psiquiátrica de San Mungo. Mientras él hablaba saqué el libro de pociones, consideraba que sería mejor comenzar por esta parte, era más simple, entre comillas. Sin embargo, al oír su pregunta comencé a reír. Lo miré con incredulidad un segundo, agaché la cabeza, negando un par de veces para volver a fijar la mirada en sus ojos. – Sabes que no te lo diré, y cómo de escribí, si te lo dijera tendría que matarte, y sería un desperdicio deshacerme de una de las pocas personas que no me desagradan en este mundo. - Fue la respuesta que le di, terminando con una inquietante sonrisa en el rostro. Sí, había confesado que me parecería una lástima que muriera, se podría considerar un cumplido.

Le tendí el libro de pociones, el cual abrí y comenzó a ojear. Yo saqué mi diario negro, un tintero y mi pluma. Busqué lo que necesitaba en el diario y tras leer un poco comencé a explicarle. – Veras, mis dudas radican en los efectos de algunos elementos en concreto. Por ejemplo, los fluidos explosivos de Erumpent, está claro que su principal efecto es la explosión, pero ¿y sí lo combinamos con semillas de Tentácula Venenosa triturada?  - Quizás no era realmente lo que tenía en mente, pero había conseguido algunas semillas, junto a otra sustancia más prohibida, bueno, más bien maldita.  Me quedé observándolo, esperando ver cuál sería su opinión al respecto. Más que un profesor particular, lo tenía como compañero de teorías, algo que no iba a confesarle. – Ten en cuenta que esto son solo casos hipotéticos, pero debo hacer una redacción sobre posibles efectos, y quiero que mi redacción sea más excepcional, Snape es un hombre al que cuesta asombrar. Aunque a él se le da de maravilla sorprender… – añadí lo último en casi un susurro, dejando la pluma en el suelo para recogerme el pelo con una coleta, así estaría más cómoda. Y ya que estaba, retiré el pañuelo de mi cuello, no quería mancharlo con tinta.

- También pensé en los posibles efectos que podría tener el polvo de cuerno de unicornio al mezclarlo con acónito y judías soporíferas escachadas, que no cortadas. Pero algo no me termina de cuadrar. ¿Produciría el efecto de un sueño del que no despertar? ¿O tendría un destino peor? – pregunté con suma duda. –  No quiero meter la pata. – Añadí siendo totalmente sincera. No quería meter la pata, eso estaba claro, pero para eso estaban las ratas, para probar con ellas. Lrog tenía que traérmelas cuanto antes, sino no podría comenzar a poner en práctica estas locas ideas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Vie Mar 28, 2014 10:06 pm

Axel se sintió bien consigo mismo al escuchar a O. responderle a la defensiva, lo cual le hizo ver qué le había conseguido picar, su único propósito. No obstante, al Slytherin no se quedaba atrás, aquello parecía un partido de tenis sobre quién era mejor que quién en Adivinación. Axel rio, ya que su contestación fue muy parecida a la que se esperaba. Al fin y al cabo, no esperaba menos de O.

-En tal caso, es que tú estás tan loca como ella.-dijo con un guiño divertido, sin tomarse lo más mínimo en serio sus palabras. Al fin y al cabo, él seguía conservando su Extraordinario con su método, así que poco le importaba cómo lo consiguiesen los demás.- Buff… -ironizó a su último comentario.- No sabes hasta dónde puede llegar la ambición de un Crowley. Algún día te sorprenderás.-sonrió, mientras desviaba su vista al suelo y continuaba caminando.

No tardaron en llegar a ese pequeño habitáculo en las paredes contiguas a las vías del tren. El muchacho asintió a lo que decía la chica. Era extraño que un lugar así, tan íntimo, pequeño y solitario estuviese abandonado. Es decir… podría ser perfectamente una pequeña tienda o la casa de un ocupa. O. le explicó que todo había sido gracias a Lrog y no tardó en pedirle ayuda con pociones y transformaciones. Axel intentó persuadirle para conseguir su nombre, ya que al no estar en la misma clase, no tenía la manera de saberlo.

Al escuchar la negativa de O., Axel se llevó una mano al corazón con un sarcástico y divertido gesto.

-Qué cosas más bonitas me dices… pero aun quiero saberlo. ¿Y si te prometo no llamarte por tu nombre aunque me lo digas? Sabes que soy un chico de palabra.-intentó poner una mueca un tanto persuasiva y de hecho él era el primero que sabía que volvería a recibir una negativa, lo cual, realmente, no le importaba del todo. Confiaba con averiguarlo algún día y que se lo dijese ella.

No tardaron en ponerse manos a la obra y O. empezó a acribillarle con preguntas sobre distintos ingredientes y sus posibles efectos en pociones. Axel se había quedado con la mirada fija en ella, pero lejos de estarla mirando su mente se había puesto a pensar en las posibles reacciones que harían esos elementos en un mismo caldero con agua a temperatura de ebullición. Se rascó la cabeza mientras ella seguía hablando y al final escuchó su susurro cuando dijo que Snape sorprendía de maravilla, sin embargo, en lo que ella se quitaba esas prendas que debían de acalorarla allí dentro, él comenzó a dar su opinión.

-Teniendo en cuenta que la tentácula venenosa expulsa el veneno de sus brotes, si la trituras el veneno se conservaría en toda su esencia y si lo juntas con los fluidos del Erumpent eso podía ser una bomba de matar. Explotaría y encima dejarías el veneno en el aire. No sé exactamente cómo funcionaría, pero el veneno no pasaría desapercibido, es bastante fuerte cuando se utiliza dentro de las pociones y se combina con otros elementos. De hecho, creo que podría ser incluso más fuerte el veneno que el propio Erumpent. –opinó tranquilamente.- A mí nunca me mandaron esa redacción. Parece interesante. –añadió con curiosidad. Luego continuó con sus teorías y Axel se acomodó de lado en aquel improvisado sofá, quedándose en frente de ella mientras le atendía. Le encantaba sacar conjeturas.- Hmm… polvo de cuerno de unicornio y acónito, eso es como juntar blanco y negro. El polvo de cuerno de unicornio purifica y el acónito es venenoso, sería extraño juntarlos en una misma poción. No obstante, las judías soporíferas producen somnolencia así que si juntas esos creo que, entre esas dos opciones, produciría un sueño bastante profundo, pero podrías despertar.-sonrió y luego se rascó la mejilla.- Eso sí, con quitarle el polvo de cuerno de unicornio esa poción sería mortal y si ya introduces el fruto del asfódelo, no hay quien se levante de ahí envenenado de la manera más dulce posible. Pero con el cuerno de unicornio es difícil equilibrar eso, ya que es como si anulara cualquier tóxico. –terminó de hablar tranquilamente.

Se quedó callado, pero aún seguía pensando en el asunto. Frunció los labios, pensativo.

-Estoy casi seguro, pero hace bastante que no repaso esos ingredientes en pociones. Y nunca me mandaron nada así, ¿de qué va exactamente la redacción? –preguntó con tranquilidad cruzándose de brazos y prestándole atención, ya que podría surgirle alguna otra duda.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

O. Winslow el Dom Mar 30, 2014 12:40 am

Empezamos bien, un pique no viene nunca mal. Pero decirme que estaba tan loca como Trelawney no era lo que esperaba. Yo no considero que esté loca, puede que el resto lo vea así, pero desde luego yo no estoy loca. Todo lo que hago es perfectamente racional. ¿Qué tiene de malo en dejar volar mi imaginación en clase de adivinación? Era de lo más sencillo, ponerte frente a la bolita de cristal y decirle a Trelawney que veía oscuridad en mi futuro, muerte cercana. Esa mujer adoraba escuchar que veías algo relacionado con la muerte. Es lo único que ve siempre.

Negué con la cabeza, mordiéndome el labio y mirándolo con resignación. No toleraba que nadie me atacara tan gratuitamente, llamarme loca mucho menos. Pero sorprendentemente capté el tono y ese guiño divertido con el cual lo acompaño. Sin embargo, no se me iba a olvidar fácilmente.  – Dudo mucho que puedas llegar a sorprenderme. – comenté con tono burlón, aunque totalmente convencida de mis palabras. Dudaba que alguien de Ravenclaw tuviera mucha ambición, pero también conocía a mucha gente ambiciosa y esa ambición no era tal como la determinación que tenía yo por lograr mi principal meta en este mundo. Sabía de la fama de los Crowley, pero no me asustaban, no me impresionaban en absoluto, quizás eso es lo que determina mi forma de pensar sobre Axel y mis grandes dudas a que sea capaz de sorprenderme.

Caminamos hasta llegar al pequeño cuarto que en otras ocasiones había visitado. Había una especie de sofá improvisado, caprichitos que me hace Lrog. Una vez sentados Axel no perdió ocasión de preguntarme por mi nombre. Ese horrendo y raro nombre. ¿No podía todo el mundo contentarse con una simple O? Cotillas que son todos. Deberían morir como el gato curioso.  Me quedé perpleja ante su actuación, llevarse la mano al pecho y todo. – Deberías apuntarte a teatro, o algo así, tienes dotes interpretativas – comenté a modo de respuesta. No iba a decírselo, pero me estaba poniendo en bandeja tirarle de la lengua. – Cuando te conocí me dijiste que no pensarías que estaba loca, y hace unos instantes has dicho que estoy tan loca como Trelawney. – fue la respuesta a su pregunta. En un arrebato por no parecer borde, le sonreí levemente y le lancé un beso volado, riendo levemente luego. Hombre de palabra era, o eso me había demostrado hasta ahora, pero de ahí a decirle mi nombre había un gran abismo.  

No quería perder mucho el tiempo, y dado que había preguntado por mis dudas, le tendí mi libro de pociones, uno que había sacado de la biblioteca, y comencé a exponerle mis dudas. Se las dije todas de golpe, algo en mi esperaba  que  hubiera atendido a todo lo que había dicho. Ya se sabe, los hombres no atienden al cien por cien a las mujeres, algo tenía que ver con el tono de la voz de las mujeres y su no tan desarrollado cerebro. Pero era de la casa de los inteligentes, no era como los de Slytherin que se adormilaban ante una mujer más lista que ellos. Comenzó a darme su opinión, era bastante lógica y llenaba todas las lagunas que tenía. Así que fui anotándolas, mirando intermitentemente mi diario y a mi cuasiprofesor. Era interesante lo que estaba diciendo, así que fui anotando cosas sueltas. *Veneno más poderoso que el Erumpent* *Bomba de matar* Eran cosas interesantes que podría poner en práctica en un futuro no muy lejano. Por probar que no fuera. Sonreí lo más inocentemente que pude y encogíme de hombros levemente.  Esperaba que no me interrogara sobre el porqué de la redacción. Quizás debía de comenzar a pensar en una forma de salir del paso.

Seguí tomando notas de lo que me decía, a la vez que en mi mente comenzaban a formarse nuevas preguntas y teorías. Según lo que decía el veneno de la tentácula sería muy fuerte, podría causar la muerte instantánea, pero sí lo mezclaba con sangre de unicornio, que proporciona una prolongación de la vida, pero una vida maldita, aumentaría el sufrimiento durante un periodo de tiempo, el suficiente para que esa zorra sufra lo que debe sufrir y a la vez confesar lo que hizo. Esa podría ser mi salida. Todo lo anotaba, tanto lo que Axel me decía como lo que se pasaba por mi mente.  

- O sea, acónito más judías soporíferas y asfódelo sería equivalente a un largo y profundo sueño. Un sueño del que no despertar con tanta facilidad. Pero ¿y si buscaras una combinación más letal y dolorosa de la cuál pudieras obtener a la vez un antídoto? ¿Qué añadirías o qué quitarías? Está claro que el polvo de cuerno de unicornio está descartado. Aunque sería una opción a despertar de esa maldición. – comencé a hablar, obviando un poco su pregunta. Suspiré levemente y dejé mi mente en blanco, para que surgiera sola la mejor respuesta/escusa. – Pues no deberías tener tan oxidado el temario, a fin de cuentas tienes cerca los EXTASIS. Eres de la noble casa de Ravenclaw, no puedes fallar – dije con cierto tono risueño, dándome tiempo para pensar un poco más. – Es normal que no te mandaran algo así, no tuviste que compartir clase con Sal Potter. – comenté, realmente era una buena escusa, todo el mundo sabía que Potter y Snape tenían una relación bastante tirante, quizás con eso bastaba para que el cuervo dejara de tener curiosidad. – La redacción consiste en explicar razonadamente cómo crear una poción desde cero, teniendo claro los pros y los contras. Y obviamente que sea lo más lógica posible. – Hablé con tono calmado, dejando notar una pizca de fastidio por tener que desarrollar algo así. Aunque todo fuera mentira.

- Si uno el veneno de la tentácula con un elemento que ralentice sus efectos podría estar cerca de lograr una poción que produjera un gran sufrimiento y que podría ser letal. Mas usando el antídoto natural para contrarrestar los efectos de la tentácula venenosa con algunos añadidos, cómo podría ser el pelo de unicornio, que es purificante, tendría una poción venenosa y un antídoto. Es decir, tendría dos pociones diferentes a partir de una misma línea de razonamiento. ¿No? – pregunté con ánimo. La última parte sobraba, jamás crearía tal antídoto. Era una poción de un solo uso, y jamás volvería a hacerla, a no ser que fuera necesario. Y en principio no lo era.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Miér Abr 02, 2014 10:21 pm

Axel no hizo más que sonreír confiado a la poca fe de la chica en que él pudiese llegar a sorprenderla. Axel no lo intentaría, pero estaba seguro de que O. tenía la mala costumbre de subestimar a todo aquel que no entre en su vida con una pose seria, malévola y vista una capa verde como la de ella. Probablemente de existir alguien así, caería a los pies. Personalmente, Axel la consideraba una Slytherin con “estilo”, por llamarlo de alguna manera. No era la que vivía de las rentas, ni tampoco las que se conformaban, era alguien inteligente que se molestaba en aprender y conocer y no de las que van sobradas simplemente porque su linaje mágico parece ser el que les aprobará los TIMOS. O. parecía independiente y seria, pero algún día se sorprendería al darse cuenta todo lo que ha ido subestimando por el camino. Lo dejó estar y volvió al tema que realmente le interesaba.

Su nombre.

Insistió, pero ella rehusaba, por lo que paró de insistir, ya que tarde o temprano, lo terminaría sabiendo, o eso esperaba. Sonrió ante lo que dijo y alzó una ceja ante el beso volado.

- No confundas. Estás loca por entender a Trelawney, el hecho de querer meterte en el Callejón Knockturn es bastante cuerdo, siempre y cuando sepas salir con vida. Aunque tengo un pase para llamarte loca ahora sabiendo cómo nos escapamos por los pelos… -la miró con perspicacia y luego sonrió. En el fondo lo pasado era agua pasada y ahora recordarlo, por lo menos para él, era divertido.

Axel rememoró todo sus apuntes de pociones por su mente cuando O. le preguntó esas preguntas tan específicas. Si fueran uniones conocidas con anterioridad en alguna poción famoso, sería más fácil contestarle, pero como parte de la base de unir ingredientes aleatorios, Axel tuvo que indagar un poco más en los recovecos de su mente. Por suerte, Axel siempre tuvo las expectativas altas con Snape y siempre quiso sorprenderle, algo inusual, pero pociones siempre fue una de sus asignaturas favoritas sólo por la motivación que sentía. Al fin y al cabo, Snape era un gran profesor.

Según los ingredientes que le había dado al chico, éste empezó a indagar sobre sus efectos en solitario, para luego ponerlos en una puesta en común. Al principio podía parecer una poción inútil puesto que algunos elementos eran contrarios, sin embargo, aquella suposición de poción empezó a transformarse en una poción mortal si se unían en las cantidades indicadas. Cuando Axel le dio su opinión sobre todo, O. seguía manteniendo algunas dudas, por lo que él volvió a atenderla para no hacerla repetir nada, puesto que él conocía lo asqueroso, indignante y cansino que era repetir las cosas una y otra vez por el déficit de atención de la persona con la que estás hablando.

- ¿Buscar una combinación más letal? –preguntó retóricamente, cruzándose de brazos y cruzando las piernas como los indios. Continuó pensando la posibilidad de crear una poción letal de dónde pudiese sacarse su antídoto, pero era un poco incongruente. Pero cortó sus pensamientos la palabra “fallar”-. Parece mentira O., yo nunca fallo… -sonrió y volvió a ponerse manos a la obra, obviando un poco la explicación de la redacción.- Pues no sé si le hará gracia a Snape que le lleves una poción letal. Aunque bueno, eres de Slytherin, lleves lo que lleves, le gustará.  –se encogió de hombros y luego alzó el dedo porque se le ocurrió una idea, pero dejó que O. terminase de hablar. Como lo que dijo había ocupado su cabeza y tenía toda la lógica del mundo, se le había olvidado lo que iba a decir en un princpio.

- Sí, ese parece ser el camino correcto. Lo que está claro que llevaría el antídoto es el polvo de cuerno de unicornio, no el pelo… -le corrigió amistosamente.- Pero si lo que quieres es que la poción produzca una muerte lenta y dolorosa te aconsejaría combinar los efectos de la poción de resistencia con la tentácula venenosa. Ya que esto último por sí solo tiene un efecto casi inmediato, el veneno recorre su cuerpo y lo deja sin fuerzas en casi segundos, debido a la fuerte presencia del veneno en los órganos vitales. No obstante, mézclalo con Tórax de dragón volador, Alas de hadas, Caballitos de mar voladores y Huevos de Doxy y tendrás un efecto opuesto pero que no anule, como pasaba con el unicornio. Por una parte harás que el usuario resista la oleada más fuerte de dolor, manteniéndolo con vida, pero no perderá la consciencia en lo que el veneno lo mata desde dentro. –le comentó tranquilamente.- ¿En serio le vas a dar una redacción sobre una poción así a Snape? ¿No sería muy perturbador? –preguntó, ya que le parecía de lo más extraño.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

O. Winslow el Sáb Abr 05, 2014 12:07 am

Quedar con Axel no sé hasta qué punto podía serme útil, pero mucho menos era consciente de hasta qué punto podía sacarme de quicio con su incesante curiosidad. Siempre era igual, preguntas y más preguntas. Parecía que su curiosidad nunca se saciaba. Quizás era esa la razón por la que lo soportaba, tener a alguien que no se da por vencido ante un no rotundo. Alguien con quien poder pasar horas de cabezonería pura sobre el mismo tema, un partido de tenis interminable. Donde ninguno cedería nunca ante el otro. Era estimulante.

Me alegró ver que dejó el tema aparcado, a saber por cuánto tiempo. Lo miré de manera fulminante cuando dijo tener un pase para llamarme loca. Sin embargo acabé sonriendo a la vez que agaché la cabeza unos instantes. Luego lo miré con fijación y estiré mi brazo hacia él, tendiéndole la mano. – Te permito llamarme loca si no vuelves a preguntar por mi nombre. ¿Trato hecho? -  Le ofrecí. Estaba ofreciendo algo que no ofrecería a nadie en este mundo. Suelo dejar sin lengua a quienes insinúan que estoy loca, digamos que es de las cosas que no tolero, me gusta que me respeten, aunque sea a base de temor. Pero él era todo lo contrario. Lo odiaba.

Hablar de ingredientes y de hipotéticas redacciones de Snape era entretenido. A la vez que me ayudaba a dar más forma a mi plan. Mi principal meta en este mundo, matar a la asquerosa sangre sucia. Toda ayuda era bienvenida, aunque fuera de manera inconsciente. Todo lo que decía lo iba anotando, más o menos, sólo recogía lo importante, lo que me pudiera servir. Todo era útil. Si no para ahora, podía serlo para otra ocasión. Quién sabe, quizás mi poción llegue a hacerse famosa. Lo dudaba, pero de ilusión también se puede vivir.  

Le expliqué mi razonamiento, con cierta sorpresa al ver que tenía oxidado el temario de los ingredientes. Algo ilógico en los Ravenclaw, siempre se las dan de ser enciclopedias andantes, o cerebritos con patas. Estaba claro que los estereotipos no siempre acertaban. *Yo nunca fallo* esas palabras resonaron en mi mente. Reto aceptado. Iba a ponerle aprueba, sería entretenido ver como fallaba, demostrar que por muy listo que sea todos fallamos. Sonreí a su afirmación, de todos era sabido que Snape tenía fama de favorecer a su casa, pero era algo que hacían todos los profesores. Sin embargo yo no estaba muy segura de que Snape lo hiciera, a fin de cuentas nos metía cierta presión para no quedar mal.

Tenía razón en lo que decía. El tórax de dragón volador o el polvo de doxy serían más útiles que el pelo de unicornio. Pero yo quería que sufriera y evitarle la mayor oleada de dolor no era factible, sin embargo que fuera consciente de cómo el veneno la iba matando era placentero. Sólo de imaginarlo me entraban unos calores. Me quité la chaqueta, dejando ver mi camisa blanca, la cuál era casi trasparente. – Quién no arriesga no gana, Axel. No es perturbador, le estoy dando una poción letal y un antídoto a la vez. Yo lo veo como algo ambicioso, brillante. Una muestra de mi capacidad mental para ponerme en lo mejor y en lo peor. – Respondí con exasperación, mirando al techo y suspirando. ¿Por qué insiste tanto? ¿No le vale lo que he dicho anteriormente?

- Creo que has aportado lo suficiente para obtener en esta redacción una gran calificación. Si logro la máxima nota te deberé una. – creo que van dos, pero qué más dará, no creo que lo recuerde. Le sonreí con una perturbadora naturalidad. Fui bajando la mirada desde sus ojos a mi libro, con calma y lentitud. Cuando posé la mirada en el libro me incliné hacia delante y se lo arrebaté. – Con esto hemos terminado. – añadí mientras cerraba el libro y lo volvía a guardar en mi bolso, así como mi diario negro, el tintero y la pluma.

Me senté en la misma posición que él, cual indio, y sonreí alzando las cejas. - ¿Qué animal crees que me representaría? -  pregunté con un tono inocente, tenía curiosidad por conocer su respuesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Mar Abr 08, 2014 9:09 pm

Por una parte, aceptar el ofrecimiento era decir que no a todas las oportunidades de preguntarle por el significado de esa misteriosa O. por la que se hacía llamar, no obstante, el hecho de poder llamarla loca todas las veces que quisiera resultaba aún más provechoso para Axel. Se hizo levemente el pensativo, como si no fuese un trato justo, pero al final terminó esbozando una ladeada sonrisa.

-Trato hecho. Entonces déjame decirte que sí, realmente fue de loca entrar al callejón Knockturn. Es de locos entender la filosofía de Trelawney y más de locos es entregarle una poción como esa a Snape… -sonrió ante su acusación.- No obstante, te arriesgas, por lo que tu locura está justificada por tu decisión y ambición. Y… -cambió de tema.- Aunque no vuelva a insistirte con tu nombre, ten en cuenta que aun quiero saberlo. –lo miró de reojo y volvió a atender al libro que le había puesto delante.

Empezaron con pociones. A Axel le encantaba esa asignatura por el simple hecho de que podías crear de la nada cualquier cosa que te propusieras. La cantidad de ingredientes y elementos capaces de convertir un caldero de agua en una poción mortal o en una simple poción casual, le resultaba fascinante. Sin embargo, una de las razones más importantes para que esa asignatura fuese su favorita, era el profesor. Snape tenía un odio irracional por todas aquellas casas que no vistiesen de plateado y verde, por lo que para Axel le resultaba un reto ser aceptado por el profesor Snape y reconocido como un alumno excelente, que era lo menos que él se esperaba en todas las asignaturas y Pociones era la única que era incapaz de conseguirlo por el simple hecho de que el profesor parecía odiarle sin razón aparente.

Las preguntas de O. le resultaron de lo más misteriosa. Por su parte, nunca había tenido la iniciativa de crear una poción desde cero, por lo que le resultó interesante y envidiable la iniciativa del profesor de mandar una tarea así. Por otra parte, también le gustó darle a coco intentando ayudar a O. con las posibles reacciones al unir algunos ingredientes con otros.

Tras algunas discusiones, ella se quedó satisfecha con lo que le dijo Axel de mezclar la poción que tenía en mente con otra, para conseguir los efectos que ella quería. Le parecía todo un poco doloroso y agresivo para tratarse de un ejercicio de clase, lo cual le dio que pensar, pero igualmente, iba a ser respetuoso y no meter las narices en dónde no le llamaban. Por lo menos por el mero hecho de ayudar a una compañera. Se dio por satisfecho con su contestación. A él no le parecía ambicioso, ni brillante… una poción letal la encontrabas a montones y antídotos sólo si se vierten en ese periodo de tiempo en dónde el corazón aun late. Sin embargo, esta poción estaba destinada a hacer sufrir al usuario, lo cual era perverso. Algo que, por una parte, era atrayente, pero por otra, descabellado.

Dijo que le debería una si sacaba la máxima nota, a lo que Axel sonrió. Axel no era de los que olvidaban. Alzó la mano con el índice y el corazón en alto.

- Dos. –guiñó un ojo con diversión y se quitó el gorro, despeinándose hacia atrás varias veces y dejándolo sobre su regazo. Ella dio Pociones por terminado y  Axel se acomodó en aquel lugar.

Su siguiente pregunta hizo que Axel abriese los ojos de golpe, ya que le había cogido de sopetón. Cogió aire lentamente mientras pasaba de mirarla a ella a mirar al techo como si ahí estuviese la respuesta.

- Déjame meditarlo… -comentó, mordiéndose el labio inferior pensativo mientras apoyaba la espalda. Observó a O., de arriba abajo y tras algunos largos segundos (quizás incluso un minuto o dos) contemplándola, decidió dar su veredicto.- Pues en un principio pensé en un gato, pero tú eres demasiado O. para ser simplemente un gato… -dijo como introducción, ya que como buen Ravenclaw, tenía incluso un buen por qué a su decisión.- Creo que me decanto por el tigre blanco y no me digas nada hasta que te lo explique… -le advirtió con cierta perspicacia-. Como comprenderás, no te conozco lo suficiente como para juzgar con toda la lógica que me gustaría, pero desde mi ignorancia… Por una parte creo que tienes la belleza necesaria para hacer justicia a lo exótico del tigre. El tigre me inspira energía, pasión y atrevimiento. Tiene un carácter rebelde, imprevisible y orgulloso. Inspira temor y respeto a todos los que les rodea, las demás personas no suelen sentir más sentimientos hacia ellos que la admiración, el miedo, el respeto o… incluso la envidia. Es audaz y ardiente. Y, sobre todo, solitario. –explicó, tranquilamente con las pausas necesarias para decir todo lo que había pensado de ella, haciendo una leve pausa para carraspear antes de continuar:- ¿Animagia? –intentó adivinar, aunque era bastante evidente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

O. Winslow el Miér Abr 09, 2014 1:30 am

Aceptó el trato. Era algo absurdo que pensé que no aceptaría, pero me había mínimamente sorprendido. Sonreí con mi pequeña victoria, escuchando lo que decía. Loca por esto, loca por lo otro… ¿Qué más daba? Yo sé que no estoy loca. Sin embargo admito que me alagó que justificara mi “locura”.

- ¿Acaso en este mundo de locos no sería el más cuerdo al que acusan de loco? – Pregunté sin querer preguntar, sólo pretendía hacerle dudar o yo que sé. Simplemente me pareció oportuna soltar esa frase, era diferente, entretenida y podía ser un rompecabezas. – Querrás conocerlo, pero no puedes preguntarme ni insistirme sobre él. Ahora te devorará la curiosidad, cuervito. – repliqué, haciéndole una mueca de burla y con tono infantil. Nadie comprendería jamás la importancia de esa letra. Quizás debía comenzar a propagar el bulo de que no tengo nombre, sino simplemente una letra porque a mi madre se le ocurrió esa estúpida idea….así me libraría de la curiosidad de todo quisquí. O era la hora de matar a un gatito curioso, para que comprendieran la verdad del dicho.

En resumen, la poción se quedaría en: semillas de tentácula venenosa machacada combinada con la poción de resistencia, mézclarlo con Tórax de dragón volador, Alas de hadas, Caballitos de mar voladores y Huevos de Doxy, esto hará que el usuario resista la oleada más fuerte de dolor, manteniéndolo con vida, pero no perderá la consciencia en lo que el veneno lo mata desde dentro. Esto es lo que me había quedado en claro de lo dicho por Axel. Tenía sentido, sería una de las que probara, sin embargo en mi mente se figuraba otra alternativa. Que ya iría desarrollando con más detenimiento y que mejor no comentarle. No quiero cabos sueltos.

¿Deberle dos? Já. Eso creía él, jamás le debería dos, era obvio, redacción inventada igual a nota falsa. Pero probablemente debía guardar las apariencias en ese aspecto también, al menos hasta llevar a cabo mi plan con impunidad.

El tema de la poción estaba zanjado, ya tenía todo lo que necesitaba y más. Contenido innecesario alguno, pero había que cuidar un poco ese aspecto. No dar a entender que estoy creando algo así. Por ello le hice una respuesta fuera de lugar, relacionada con la otra materia con la que tenía “dificultades”. Lo observé con detenimiento. ¡Qué mono! se muerde el labio también, lástima que no tenga en mí el mismo efecto que tiene en él. Lo pensó durante unos minutos, deleitándose con la mirada, ¿para qué si no mirarme de arriba abajo?

Su respuesta me gustó. Fui haciendo una lista mental sobre las cualidades que decía tener el tigre en común conmigo, las cuales cuadraban bastante. *Orgulloso, temible, envidiado,  belleza exótica, ardiente, imprevisible, respetado* Podría cuajar conmigo. Esperé a que terminara de enumerar las cualidades. – ¿Así que te parezco una belleza “exótica”? – pregunté con una pícara sonrisa en el rostro. Todo había cuadrado, salvo que un tigre blanco en medio de Londres llamaría demasiado la atención. Pero bueno, la descripción me encantó. – Si, animagia. Quería una opinión objetiva sobre que animal sería acertado para mí, pero no te preocupes, no te daré la lata con esto. El profesor Gray se ofreció a ayudarme. – respondí mientras me ponía en pie, para estirar un poco las piernas. La postura del indio era cómoda, pero a la vez terminaba volviéndome loca.

Lo miré con cierta malicia. – ¿Supones que soy imprevisible y atrevida o lo das por hecho? – pregunté de nuevo, tenía curiosidad por saber que le había llevado a esas elucubraciones, pero no le di demasiado tiempo a responder, pues me acerqué a él lo suficiente para poner mis manos sobre sus hombros, quedando inclinada sobre él.  – Ya que la clase para mí ha terminado, ¿te apetece jugar? Quiero ver si eres capaz de sorprenderme. -  pregunté sin más, algo pasaba por mi cabeza y me gustaría llevarlo a cabo. Por una vez, mis planes no iban a terminar en muerte o sufrimiento alguno. Si aceptaba genial, si no, él se lo pierde.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Miér Abr 09, 2014 5:23 pm

Axel miró a O. con una sumisa mirada en las palabras que dijo sobre la locura, las cuales le dieron qué pensar al Ravenclaw, aunque la Slytherin cortó sus pensamientos al repetir que se quedaría con la curiosidad por su nombre. Algo que no le gustaba a Axel era quedarse con la curiosidad, al fin y al cabo, era un chico muy curioso; tanto como paciente, por lo que esperaría. En algún momento se enteraría. Aunque no sabía cuándo ni cómo.  

-Sobreviviré. –contestó a su burla con tranquilidad.

Una vez concluido el tema de la poción para la redacción de Snape, ella saltó con una pregunta sobre animagia. Axel no era experto en transformaciones, por lo menos no en lo profundo, ya que él era bueno en casi todas las materias, pero todavía era menos avispado para intentar adivinar el animal que sería O. al transformarse. Axel desconocía muchas facetas de la muchacha, pero necesitó algún tiempo para pensar una respuesta adecuada en base a lo que sabía. No quería decir cosas que la ofendieran, pero teniendo en cuenta que era un chico bastante sincero, puesto que no le importaba mucho las reacciones ajenas, dijo directamente lo que pensaba.

Su explicación fue bastante completa, como la de todo Ravenclaw con un poco de imaginación y al parecer, a la chica no le desagradó la respuesta, algo que hizo que Axel sonriese, sobre todo cuando recalcó lo de la belleza exótica. No sabía por qué, pero algo le decía que eso iba a gustarle a la chica.

-Así es. No acostumbro a ver chicas de rasgos como los tuyos de dónde vengo. En Noruega hay demasiados rubios de ojos azules, ver a una morena de ojos color miel resulta extravagante y atractivo.-dijo tranquilamente.- Al contrario, creo que un moreno de ojos marrones como yo, los tienes más que vistos.-añadió, antes de que ella confirmase sus sospechas sobre la animagia.

La animagia era una poderosa magia de transformación, pero nunca había llamado la atención del Ravenclaw, ya que no aportaba poder, solo estrategia, por lo que intentó pedir la opinión subjetiva de la chica, para saber por qué se volcaba en algo como eso. Quizás le convenciese de lo contrario y se diese cuenta que lo que piensa es un error.

-¿Qué te animó a centrarte en la animagia? ¿En qué animal habías pensado tú?-preguntó curioso, ya que ahora a él le había entrado la curiosidad de saber qué animal le pegaba a él.

Se levantó tras unos segundos y por lo que parecía seguía dándole vuelta a la comparación que le había hecho Axel, ya que añadió algo más sobre ello. Axel estiró las piernas y luego las flexionó, metiendo su gorro por una de sus rodillas. Sonrió ante su pregunta.

-Sé que eres atrevida… y lo de imprevisible lo doy por hecho, aunque no estoy seguro. Como he dicho,  mi comparación tenía matices de error, ya que no te conozco lo suficiente. –se encogió de hombros, con una pequeña sonrisa al notar cómo se apoyaba sobre sus hombros.

En aquella posición, entre que tenía una camisa ligeramente transparente y que estaba inclinada, las visiones eran bastante claras, por lo que evitó mirar directamente aunque la mirada se le fuese a raudales. Sonrió ante su proposición, sin saber a lo que se refería. Sin embargo, no creo que le obligue a meterse en un lío peor que lo de Callejón Knockturn, algo que repetiría ahora que la conoce, por lo que como pedía confirmación antes que nada, Axel se dejó de rogar un poco, antes de aceptar.

- ¿Y a qué quieres jugar? –contestó mirándola directamente, ya que estaba cerca de él y sólo tenía que alzar un poco la vista para encontrarse con sus ojos a escasos palmos de él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

O. Winslow el Vie Abr 11, 2014 1:06 am

Dijo que sobreviviría, eso espero, pues de mi nunca iba a obtener mi nombre. Era algo básico, pero la curiosidad del resto del mundo siempre se encontraba conmigo, y cada vez me aburría más. Tanto que había comenzado a decir que no tenía nombre, sólo una letra. No sé de donde lo había sacado, pero me pareció una buena idea y por el momento estaba funcionando.

Dejando atrás el tema de las pociones, le pregunté por la animagia, no directamente, pero sí sobre que animal podría ir más conmigo. Me dio una respuesta acompañada de una muy buena explicación, digna de su casa. Lo cierto es que me había conquistado con ese razonamiento, pero no lo veía factible. Yo veía la animagia como una forma de pasar desapercibido, aprovechar la ocasión, y desde luego un tigre blanco en medio de Inglaterra no era algo que pasara desapercibido. Ni que se hubiera escapado del zoo. Pero me llamó la atención sobre todo el hecho de que insinuara que podía ser una belleza exótica. Algo que no dude en preguntarle. Su respuesta fue tan tópica. Que me desilusionó un poco, aunque mi rostro siguió igual que antes, con esa pícara sonrisa. – En Noruega tu pasas por belleza exótica, seguro.  - dije guiñándole un ojo, para evitar responder a su comentario. No solía fijarme en el atractivo de la gente, al menos no es si unos ojos de un color y otro lo hacían diferente, o el color de pelo. Eran cosas que no destacaban para mí.

Respondí a la obviedad de su pregunta estirando un poco las piernas, aunque arremetió con nuevas preguntas. – La pregunta debería ser, ¿por qué no? Quiero decir, es una magia, una forma de magia de lo más compleja. Pone a prueba mis límites. Dominar esa magia es solo una forma de demostrarme que puedo con cualquier cosa, además, creo que la animagia es muy útil. – útil para despistar y sorprender, más que nada. – Realmente no había pensado con detenimiento en ninguno. Obviamente un gato no, odio a los gatos. Había pensado en, quizás un perro, uno bonito y que parezca adorable, o un ave majestuosa. Pero algo que pase desapercibido. En eso consiste la animagia, ¿no? En la opción de pasearte por ahí sin que nadie sea consciente de que eres tú. – la respondí, como si me estuviera respondiendo a mí misma, mientras estiraba un poco las piernas, dando unos pasos en círculo frente a él.  – ¿Tú no has pensado nunca en poder dominarla? – pregunte con curiosidad. Cualquiera querría dominar esa magia, pero no todos podían. – Yo te imagino como un búho o un lince. Eres un gatito muy curioso, pero tienes una aureola de misterio, que unida a tu inteligencia atraen. – Comenté como si me hubiera preguntado. Lo había meditado, me resultaba más sencillo imaginar a los demás como animales que a mí.

Me gustaba su sonrisa, tenía algo que llamaba mi atención. A saber porqué. Le hice una pregunta más, y su respuesta era la esperada. Seguía sin mojarse mucho. Se contradice para no caer en un error. Algo listo, pero hacía dudar de su intuición. ¿El sexo masculino tiene de eso? O quizás sólo era su imperiosa necesidad de no querer fallar, tal como había recalcado antes, él nunca fallaba. Aunque era algo que iba a poner a prueba. Por eso me apoyé en sus hombros, inclinándome hacia él y sugiriéndole jugar. Le había preguntado, era señal de que no sería nada malo. Aunque todo depende del prisma con que se mire. – Puedes mirar un poco más arriba – comenté con un susurró y picardía. No me disgustaba lo que hacía, eran instintos, pero ponerlo en apuros si me gustaba.

- Es un juego de preguntas. – respondí, obligándole a girarse un poco, dando la espalda al cojín que había usado yo antes. Más o menos la distancia era la correcta. Lo empujé hacia atrás a la vez que le decía – Tumbado, para que estés más cómodo. –prácticamente lo había obligado a tumbarse, usando el peso de mi cuerpo para logarlo. Una vez se acomodó, me quedé de pie junto a él. – Es simple, y te servirá para los EXTASIS. Yo te hago una pregunta, y tú debes responder, si aciertas puedes elegir algo. – Fue explicándole mi idea, mientras pasaba una pierna por encima de su cuerpo, y me sentaba sobre su vientre, con las piernas flexionadas a cada lado de su cuerpo. Desde esa posición lo miré con diversión y me mordí levemente el labio inferior.  – Puedes elegir algo, pero está prohibido pedir el fin del juego o preguntar mi nombre. ¿Qué dices, te animas? Es un juego sencillo, no puedes decir que no. – Terminé de comentarle mi idea. Aunque puede que no fuera tan fácil como el trivial. Con el dedo índice, comencé a dibujar una línea serpenteante sobre su pecho. Estaba segura que diría que sí, pondría la mano en el fuego. Mi intuición me lo decía. Si quería hacerse el remolón, le daremos más tiempo para hacerse el fuerte.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Vie Abr 11, 2014 7:59 pm

La contestación de O. hacia Axel sobre el porqué de aprender la animagia fue bastante evidente a pesar de que se explayó bastante para explicarlo. Simplemente lo hacía para corroborar que podía. Cierto era que muchísima gente se ha quedado en el camino del aprendizaje de esa habilidad mágica y es tremendamente complicada de aprender, por lo que para muchas personas lo consideraban un reto de superación personal. Axel era consciente de que si lo intentaba, probablemente lo conseguiría, ya que a dedicación no le gana nadie y terminaría por conseguirlo aunque fuese dentro de diez años.

Escuchó a la Slytherin y frunció los labios ante lo que decía sobre la elección de su animal para transformarse. Al parecer, alguien no tenía muy clara la teoría sobre animagia básica. Axel sonrió amistoso y negó con la cabeza.

- No puedes elegir en qué convertirte. No es elegido por ti, sino que viene determinada por tu forma de ser y tus características interiores. De ahí que intentase buscar tus dotes que más resaltan. Bueno, las únicas que conozco. –le explicó tranquilamente y se encogió de hombros ante su pregunta.- Lo he pensado en muchas ocasiones, pero en una lista de pros y contras veo más contras que pros para estar aprendiendo eso a esta edad… y no creo que consista en pasar desapercibido, yo creo que todo depende de para qué lo quieras y cómo seas. Por ejemplo, sé de una persona que es animago de león, evidentemente no es para convertirse en medio de la multitud o pasar precisamente desapercibido, pero a la hora de la luchar cuerpo a cuerpo o en sitios pequeños, tiene todas las de ganar en forma animal. –le explicó como curiosidad, ese animago era su propio hermano Vladimir.- Hay muchas maneras de usar tu animagia a tu favor. Muy pocos lo hacen para pasar el rato.

Le sorprendió que le diese su opinión sobre el animal que sería Axel, un búho o un lince. Sonrió satisfecho ante su respuesta, ya que él nunca se había parado a pensarlo. Desde que su patronus salió con forma de Chimpacé se esperaba cualquier cosa de la animagia. Le gustó que le considerara alguien misterioso, ya que por su parte, no se lo consideraba para nada, aunque como era evidente, él sabía todo de sí mismo.

- Gracias, la verdad es que si algún día me animo espero poder ser un animal volador, si no, ni me esforzaría, creo. –dijo sin hacer de aquello un monólogo.

O. no tardó en dar la clase por finalizada y proponerle a Axel un juego. Él, curioso, preguntó que de qué iba y ella simplemente concluyó diciendo que era de preguntas. Tenía un rostro pícaro y esa sonrisa que tanto le caracterizaba. Hizo presión lentamente para que Axel se terminase acostando en aquel sitio y él no opuso resistencia, al fin y al cabo, mejor para él.  

La mecánica del juego no tenía mucha ciencia, por lo que Axel curvó las comisuras de sus labios hacia abajo en señal de entendimiento, sin poner ninguna pega. Aunque igualmente a Axel no le vino a la mente ninguna otra cosa que no fuese el hecho de que la pierna de la morena pasaba por encima de él hasta sentarse sobre su cintura. Una postura que ahora mismo hacía que la mente de Axel desvariase exageradamente. Axel se llevó las manos hacia arriba y las puso detrás de su nuca, mirando hacia ella y viendo cómo se mordía el labio inferior. Alzó una ceja, con indignación.

- ¿No habíamos dicho que nada de morderse el labio? ¿Intenta tentarme, O.? –preguntó aun con la cena enarcada. Evidentemente, a la insistencia a recibir una respuesta, Axel asintió, le parecía un juego divertido, aunque por su cara asumía que aquello tenía doble sentido o algo por el estilo.- Me animo. Entonces yo solo contesto preguntas y si acierto puedo pedirte algo. Parece divertido para mí… ¿qué ganas tú en este juego? ¿Te limitas a preguntarme cosas y, o bien esperar a que falle, o bien complacer mis deseos? –sonrió con travesura.

Continuó con sus manos detrás de su nuca y fijó su mirada en el dedo de O. que trazaba una línea sobre el pecho del muchacho. Axel se humedeció los labios con cierta diversión al ver la atractiva confianza que la Slytherin se había tomado.

- Venga, dispara. Aunque… ¿Si fallo la pregunta no me penalizas? –preguntó antes de nada volviendo a mirarla a los ojos, esperando a que le resolviese la duda y comenzase con el juego.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.