Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Bounty hunter [Priv. Dylan Dickens]

Sebastian E. Winterburn el Sáb Jul 08, 2017 10:07 am

No había sido un buen día para salir. Bueno, no es que hubieran buenos días para salir para él, siempre que tocaba interactuar con la gente acababa muy irritado y por ello el día se le arruinaba. Al menos había llegado el verano y no volvería a saber del frío que cala en los huesos hasta dentro de algunos meses así que tan malas las cosas no estaban. Era recién media tarde, las seis de la tarde de un sábado en el que no es que tuviera planes de salir a divertirse con los amigos. Más bien llegaría a su departamento para sacar los cuadernos que necesitaba para un ensayo final que por más que se dijera que lo haría después de cualquier actividad iba a acabar siendo hecho hasta el lunes por la mañana a un par de horas de entregarse.

Luego de un viaje para conseguir un par de cosas para las vacaciones que llegaban muy próximas y dejarlas en su departamento, se le ocurrió volver a las calles para poder comprar algo de comida preparada puesto que la pereza de cocinar era tal que por el mero hecho de ahorrárselo podría irse a dormir sin cenar. Aún era temprano, así que, cámara en mano, esperaba poder capturar algunas buenas escenas para sus álbumes, quizá podría ampliarlas en esos centros muggle para poder venderlas y ganarse algo de plata extra. Qué lugar mejor que los alrededores del Valle de Godric para ello, tenía todo lo que necesitaba: silencio y buenos paisajes.

Estaba muy concentrado intentando capturar la esencia de un claro entre los bosques donde la luz crepuscular daba una imagen misteriosa y fascinante, el disparo salió con apenas un sonido y la fotografía salió de la cámara instantánea profesional, dejando que se secara para mirarla y sonreírse brevemente por haber conseguido una buena toma. Mientras guardaba la fotografía, notó un sonido extraño, el quebrar de algunas hojas, pasos que se acercaban a él presurosos entre una carrera, ¿quién venía a perturbarle la calma de aquella tarde?

Lo descubrió pronto cuando un sujeto no mucho mayor que él se chocó de lleno haciéndolo caer, sin que apenas pudiese hacer nada para esquivarlo. — ¡¿Pero qué demonios?! —se quejó el mayor de los dos hombres, quien fue bruscamente empujado por el universitario en cuanto sintió su peso encima, esperaba que no le hubiese dañado la cámara o iba a cabrearse mucho. El hombre tenía el cabello oscuro, muy oscuro, una barba de semanas y angustiados ojos de un marrón claro, contra su pecho asía una mochila más bien pequeña que por su interés parecía importante.

¿Qué rayos te pasa? —escupió Sebastian con la molestia creciente que de no haber sido porque notó a tiempo que su cámara estaba intacta su reacción hubiese sido mucho más brusca que ello. Lo que sí había hecho fue dañar la fotografía que se dobló al momento en que le tiró al suelo, y era bastante para provocarle una explosión a una bomba de mecha muy corta. El desconocido, sin embargo, no dio tiempo a reaccionar cuando ya se alejaba corriendo tropezosamente. — ¡Oye tú! ¡Vuelve acá! —quería decirle un par de palabras, tomando su mochila, la pobre fotografía y saliendo tras de él.

En un caso cualquiera le hubiese dejado ir y se habría encargado de sus propios asuntos. Ese, sin embargo, no iba a ser el caso, sin saber que podría estarse metiendo en problemas por su obstinación. Y es que le parecía bastante irritante que ni siquiera se haya dignado a disculparse, ¿quién se creía que era? Y por si no era suficiente, le daba curiosidad aquel paquete que cargaba, que si hubiese sido muggle habría pensado que llevaba un cargamento de droga para vender y venía persiguiéndolo la policía. Bueno, quizá no la policía, pero alguien sí que sí le perseguía, no sólo el iracundo rubio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dylan Dickens el Sáb Jul 08, 2017 12:09 pm

No era muy difícil imaginar que clase de trabajo era el que más aborrecía la morena. Durante todos sus años de estudiante se había pasado días, si no semanas u incluso meses sin hacer nada productivo para, una vez se graduó, seguir en el mismo plan hasta que su familia la enchufó en un puesto administrativo del Ministerio.

Trabajar no le gustaba por norma y, aunque esto de perseguir gente era dinero objetivamente fácil, muchas veces, el esfuerzo físico que implicaba no se acercaba, ni de lejos, a las seis cifras de recompensa que le entregaban por cada cabeza capturada.

Aquel día simplemente le había tocado el gordo. No figuradamente, por que si así lo fuera no estaría corriendo como una posesa (los obesos, en el asunto del cardio no es que fueran usualmente muy buenos), si no el premio gordo. Dos buscados, uno el que ella tenía en mente y otro que, aunque no había tomado el contrato, lo iba a atrapar igual estaban reunidos en un lugar oculto de el Valle de Godric.

Si hubiera sido solo uno aquello habría sido un trabajo fácil. Un Petrificus, unas esposas inhibidoras ¡y ale! Ese tío no usaba aparición ni queriéndolo. Pero no, dos eran los buscados y en cuanto vieron a Dylan esta no pudo tirar, de inicio, con la ofensiva.

¡Pienso daros cuarenta patadas en el estómago por obligarme a correr tanto! - Les gritó a toda voz. Por lo menos había algo bueno en que hubieran quedado por ahí. La aparición, por seguridad, estaba anulada. Un poco como Hogwarts.

Giraron una esquina - Ahora serán ochenta - La última sílaba fue extendida hasta que, un hecho algo inesperado captó su atención. Aquel par de tipos placaron a un muchacho. Pobre.

¡Y encima agredís a un civil! - Exclamó mientras este se recuperaba - ¿Creéis que eso sumará algo a mi recompensa? - No, tenía pinta de que no.

En fin, que aquel civil se terminó uniendo a la carrera con casi el mismo fervor que la morena, la cual, mientras corrían, se dirigió al chico - Eh, si me ayudas a atrapar a los dos te doy el treinta por ciento de la recompensa que hay por ellos ¿Que me dices? - Dejó de hablar unos instantes como es obvio, estaba corriendo y necesitaba tomar aire.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zoë Kravitz
Edad del pj : 30
Ocupación : Cazarrecompensas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.150
Lealtad : Neutral/Pro-Rebelde
Patronus : Pato
RP Adicional : ---
Mensajes : 231
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4579-ficha-de-dylan#71200 http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Dylan DickensMagos y brujas

Sebastian E. Winterburn el Dom Jul 09, 2017 2:23 am

Sebastian poco había pensado, simplemente lo único que pensó fue en atrapar a aquel sujeto… ¿y luego? No lo sabía, eso ya lo descubrirían después, en cuanto lo consiguiera. De hecho, el rubio ni siquiera había pensado en nada, ni siquiera en la mujer que venía persiguiendo también a aquel par, gritando cosas que no llegaban a los oídos del exSlytherin. Él simplemente parecía metido en su propia mente mientras corría, al menos hasta que la morena le dio alcance y ésta le habló, ¿a qué se estaba refiriendo?

¿De qué hablas? —y entonces todo pareció hacer click dentro de su cabeza, eran al parecer dos fugitivos a los que estaban cazando. Por lo que sabía, las cabezas de los fugitivos eran increíblemente bien pagadas, cifras bastante elevadas. Y aunque él no era partidario de joder gente y atraparles para llevarlos a encerrar, en ese momento sintió la presión. — El treinta y cinco —negoció, al menos que aquello valiese la pena. No podían hablar demasiado por la carrera en la que los dos magos estaban, los otros buscando hacer mayor la distancia entre ellos.

Generalmente el rubio vivía y dejaba vivir, de una familia muggle era comprensible que no sintiera interés de formar parte de las filas tenebrosas así como tampoco le interesaba demasiado hacer nada contra los fugitivos y los sangre sucia. Pero de dientes para afuera aquel muchacho juraba y perjuraba su odio contra los impuros, ¿su voz tendría mayor credibilidad si acaso conseguía ayudarle a cazar a aquellos hombres? Por lo demás, su interés en obtener algo de plata extra no pasaba desapercibido, le gustaba la buena vida y teniendo que costearse su vivienda y sus estudios no le quedaba demasiado para caprichos con su trabajo.

Luego de conseguir negociar la ganancia de Sebastian en caso de ayudarla, pues bien dicen que el perro que caza dos conejos no coge ninguno, pero dos pueden coger ambos, preguntaría. — ¿Cuál es el plan? —nunca se había puesto a cazar gente, todavía estaba profundamente resentido con los mortífagos por haber sido forzado a tomar una prueba de sangre a causa de su supuesta impureza sanguínea. Una que hasta la prueba realmente creyó tener, incluso si había formado parte de las serpientes en el colegio. De cualquier modo, había una primera vez para todo.

Sacó su varita del bolsillo, sería fácil usar un par de hechizos para entorpecerlos para conseguir atraparlos, aunque si ella no lo había hecho debía ser porque no era tan sencillo. Estaba ya empezando a jadear, no tenía la mejor condición física cuando el deporte no le gustaba, pero estaba haciendo su esfuerzo por no perderlos de vista, esperando a que ella le explicara cómo se supone que tendrían que atraparlos. Sólo esperaba que no tuviese que matar a nadie.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dylan Dickens el Mar Jul 11, 2017 2:39 am

¡De perseguir a estos maromos, por supuesto! - Exclamó la negra tras inspirar el suficiente aire.

Ya se lo decía su abuela "Dylan, querida, corre todo lo que quieras pero cierra la boca mientras lo haces, no sea caso que te entren moscas" ¡Y que razón tenía! Aunque bueno, en esa situación el no abrirla era par ano hablar ¡Que hablar cansaba! Bueno, normalmente no cansaba pero en esa situación si. Por que estaba corriendo como una posesa.

Pero claro, el tío quería negociar en plena carrera ¡Manda cojones! ¡Y quería el treinta-y-cinco del botín! ¿Que se creía? ¿Un profesional? La diferencia no era tan alta, casi nimia, realmente, pero Dickens era lo suficientemente agarrada con sus ganancias como para no ceder ante aquella propuesta.

Treinta-y-dos por ciento y medio - Dijo sin detener su carrera, tragando aire por la boca y pegando zancadas lo más altas que pudo varita en mano - ¡Mi última oferta!

A ese ritmo, con apenas fuerzas para seguir el ritmo a aquel par de grandullones no estaba par alanzar hechizos a nadie, necesitaban arrinconarlos y... Bueno, con las tornas igualadas eso podía ser mucho más fácil.

El plan es fácil, yogurín - Se dirigió a el - Les arrinconamos en algún lugar con una pared muy alta antes de que lleguen a una zona... - Realizó una profunda y remarcada inhalación de aire para no ahogarse - ...donde puedan aparecerse ¿O es desaparecerse? Bah, da igual, la cuestión es que tenemos que arrinconarlos, entonces los petrificamos si no dan combate y si lo dan les fundimos a pa... - Nueva inhalación - ...los hasta que les pueda meter las cadenas, luego ya veremos que... - Y otra más, cada vez se sentía con menos aire - ...hacemos

No abrió la boca por unos segundos más hasta que se sintió decente. Sin que el corazón le fuer a asalir por la boca, vaya. Una vez ya se vio capaz centró su mirada en aquellos tipos. Seguían no muy por delante de ellos puesto que, al ser tan grandes, por mucho más fornidos que fueran, les costaba más avanzar, así que todo aparentaba ser isi pisi.

No obstante algo extraño sucedió a su último giro a la esquina, cerca de una casa de gominolas bastante famosa en la localidad "Grinful & Markkle" que rivalizaba en cuanto a popularidad con Honeydukes, solo que no estaba tan cerca de Hogwarts.

La cuestión es que al girar la esquina de la tienda, dando a un callejón no precisamente oscuro, las figuras parecían haberse desvanecido. Dylan frenó en seco y patinó un poco hasta casi resbalarse, pero tras un poco de balanceo se equilibró.

¡Joder! - Exclamó - ¡Cagoendios!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zoë Kravitz
Edad del pj : 30
Ocupación : Cazarrecompensas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.150
Lealtad : Neutral/Pro-Rebelde
Patronus : Pato
RP Adicional : ---
Mensajes : 231
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4579-ficha-de-dylan#71200 http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Dylan DickensMagos y brujas

Sebastian E. Winterburn el Mar Jul 11, 2017 5:57 am

Sebastian reconocía que en media carrera no era momento para ponerse a negociar, así que no pensaba insistir en su negociación; la mujer, de hecho, parecía igual de reacia a hacer tratos en medio de una persecución, así que puso un punto intermedio como su última oferta, de modo que el rubio entendió que no debería seguir insistiendo. Además, siendo sinceros, ni siquiera sabía cuánto valían aquellos dos, a veces los precios por cabeza costaban diferente de acuerdo a la cantidad de crímenes cometidos.

Treinta y dos y medio —aceptó, oyendo luego el plan que ella tenía, arrinconarlos podría parecer fácil, además uno no siempre se atrevía a hacer apariciones en media carrera porque podrían dejarse partes del cuerpo detrás. Él no hablaba, prefería esperar a oírlo todo porque hablar al correr era increíblemente agotador. Podría haber cuestionado cómo lo llamó, ¿yogurín? Pero no lo hizo. Quizá, si se acordaba, lo haría luego.

La carrera pareció terminar cuando dieron la vuelta dentro de un callejón y el par desapareció como si nunca hubiese estado ahí. La mujer empezó a soltar improperios a viva voz, luego de casi caerse, Sebastian pudo frenar mejor. Algo no estaba bien, supo desde el comienzo, apretando los labios mientras pensaba. Miró alrededor, dando uno, dos, tres, seis pasos hacia el frente. No había bajado la varita mientras jadeaba recuperándose del esfuerzo. Algo no estaba bien, no habían desaparecido, no estaba esa tensión mágica que quedaba al aparecer.

Deja de maldecir un segundo —le pidió, intentando concentrarse. Le molestaba tanto que lo miraran fijamente, que podía decir que alguien lo estaba mirando en ese momento y no era su sorpresiva cómplice. — No se han ido —se atrevió a asegurar. — Quizá… un hechizo desilusionador… o una capa de invisibilidad… ellos siguen aquí esperando —estaba concentrado buscando escuchar si había pasos, ya no había nadie corriendo a pesar de los ruidos típicos del Valle de Godric y su vida habitual.

Desde algún sitio alguien lo estaba mirando, esperando a que los dos perseguidores se aburrieran. Tampoco habían seguido huyendo, sus pasos hubieran dicho claramente dónde estaban. Tenían que encontrarlos antes de que consiguieran suficiente mentalización para hacer una aparición correcta, deteniéndose quizá a mitad del callejón antes de apuntar su varita a la mujer.

Incendio —conjuró, y el hechizo hizo efecto a medio metro de la morena, haciendo un camino buscando que, si estaban dentro de aquel callejón con alguna ayuda que les volviese invisibles, salieran de su escondite o se revelaran. Las llamas que salían de la punta de la varita de Sebastian cogieron algunos papeles y anuncios quemándose al paso del hechizo y había hecho sólo cien grados del círculo que planeaba cuando a sus espaldas oyó un encantamiento.

Uno de los hombres salió de una capa de invisibilidad, el mismo que había chocado contra Sebastian, sacando su varita. — ¡Circumvensus Ventus! —soltó el mago mientras de su varita salía una ráfaga de aire tal que, de no haberse movido a tiempo, hubiera hecho a Sebastian salir disparado como lo hicieron las cajas y papeles donde impactó, probablemente malherido de la violencia del viento.

El universitario se sintió orgulloso de su propio análisis, aunque no era momento de alzarse el cuello y maravillarse el orgullo, pues el par parecía no haber terminado todavía su persecución, no pensaban dejarse atrapar fácilmente. Algo, seguramente la culpa y la empatía, le removieron al rubio las entrañas, pero no le hizo efecto alguno, quien tenía la varita alzada hacia el hombre descubierto y el segundo, por el hechizo del primero, había sido desprovisto de su capa de invisibilidad.

¡Expulso! —pronunció el segundo mago alzando su varita ésta vez contra la mujer; todo parecía ser efectuado en apenas segundos, Sebastian había intentado recuperar el hechizo de fuego para atacar aunque los ventarrones que debía esquivar no se lo permitían. No les iban a dejar nada fácil la captura.

__________
[OFF]: El hechizo en dirección a Dylan es indiferente cómo decidas tomarlo; si le da, si se defiende. A partir de aquí quiero saber si prefieres que lo hagamos todo narrativo o si quieres hacer uso de dados~
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dylan Dickens el Miér Jul 12, 2017 3:10 am

Weeeee, tenemos un tra - Inspiró una vez más - to. Te estrecharía la mano pero... Como te puedes imaginar, no me es posible - Y es que el solo hecho de hablar ya estaba fastidiando la sola acción de respirar a la morena. Debía centrarse en quien perseguía y en correr ¡Que para eso estaba! Que si no los perdería y chaito a todo el dinero.

¿Y que pasó? Que los perdió. Que los puto perdió.

Maldiciendo a toda voz la negra no se planteó en lanzar un hechizo rastreador o hacer algo útil par ala captura, no, una vez giraron aquella esquina lo que se puso a hacer fue gritar como una histérica suficiente insultos como para ganarle la etiqueta de PEGI-18 a aquella situación.

¿Un segundo? - Exclamó - ¡Con lo que he corrido ese apr se merecen la paliza de su puta vida!, ¡Joder!

Si es que muy lista, lo que se dice muy lista, Dylan no era. Era Hufflepuff a fin de cuentas (o al menos lo había sido) nunca se podía esperar algo decente de los tejones ¡No señor!.

Pero bueno, dejando los gritos de la negra de lado lo que decía el muchacho tenía bastante lógica. Simplemente debían lanzar un hechizo, alguno de los de la rama Revelio ¡Y ale! Debería solucionarse. Dickens se tomó su rato para calmase, eso si, pero pasados unos segundos, con la mirada fija al callejón. Alzó la varita y empezó a realizar las florituras con su canalizador blanco.

Lástima que el Yogurín fuera más rápido.

Sintiéndose como una tonta apartó la mirada (colocada al rabillo de su ojo) del chico y se preparó para lo que pudiera surgir que, a todos los efectos, fue un caos.

Los hombres fueron revelados con aquel hechizo, y eso estaba bien, pero por otro lado su primer ataque fue un hechizo de lo más terrorista contra la negra que, pillada de imprevisto, se lo tragó más rápida y violentamente que un buen bollo a las doce de la noche.

En fin. Dejando las coñas a un lado, nada más recibir el impacto Dylan salió volando en el aire un par de metros a lo alto y aproximadamente el doble a lo largo hasta aterrizar sobre unas bolsas de basura convenientemente situadas en su trayectoria. Si no hubieran estado, en vez de tener varias fracturas, seguramente estaría lisiada y sin besos para el resto de sus días.

Se levantó con dificultad, tambaleándose un poco y con dificultades par mantenerse en pie - ¡Petrificus Totalus! - Exclamó lo mejor que pudo, apuntando al hombre que veía mejor de los dos mientras seguía maldiciendo en voz baja.

Same as conmigo, elige tu el resultado (?).
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zoë Kravitz
Edad del pj : 30
Ocupación : Cazarrecompensas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.150
Lealtad : Neutral/Pro-Rebelde
Patronus : Pato
RP Adicional : ---
Mensajes : 231
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4579-ficha-de-dylan#71200 http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Dylan DickensMagos y brujas

Sebastian E. Winterburn el Miér Jul 12, 2017 9:48 am

Será en otro momento —jadeó cuando le dijo aquello de estrecharse la mano, prefería no irse de boca mientras estaba corriendo. No debería ser tan complicado, pensó el estudiante, sería dinero fácil y rápido; no era un profesional pero al menos tenía conocimiento que no muchos fugitivos poseían todavía sus varitas, la mayoría eran desarmados apenas estaba la posibilidad y era muy difícil sino imposible conseguir una varita nueva, puesto que la tienda por excelencia para ello no estaba abierta a ese tipo de público ilegal.

La mujer empezó a gritar histérica nada más notaron que los dos hombres ya no estaban, aunque Sebastian no estaba tan seguro de ello. Estaba, de hecho, más seguro de que estaban ahí que de lo contrario, pero ella no lo dejaba concentrarse. Lejos de usar un hechizo para revelar su posición, el universitario optó por un método más destructivo, hacer uso del miedo para que ellos mismos se revelaran. Una serie de ataques fueron y vinieron de aquí a allá, la mujer salió volando con un ataque de uno de aquellos hombres haciendo que el rubio hiciese un pequeño gesto de dolor, aquello no debió ser nada agradable.

El segundo mago iba a atacar al rubio justo cuando le llegó el sorpresivo ataque de la mujer; por lo inestable de ella, su petrificación no fue total sino parcial, suficiente como para que no pudiese mover la varita con la mano dominante ni las piernas, tratando inútilmente de hacer hechizos con su mano aún móvil y soltando improperios puesto que su cabeza estaba libre del hechizo por igual. El primer mago en revelarse pareció dudar apenas un segundo en qué hacer, si liberar a su compañero o atacar a los dos perseguidores.

¡Frigus! —atacó a Sebastian, de su varita saliendo hielo para buscar apresar y congelar a su contrincante. El universitario no pudo hacer un hechizo protector a tiempo, pues un par de capas heladas que le erizaron cada pequeño vello del cuerpo le redujeron la temperatura corporal.

¡Expelliarmus! —su única concentración en ese momento era desarmarlo para que ya no siguiese enfriando su cuerpo. Por suerte, la medida tan desesperada mandó a volar la varita de aquel hombre como si se la hubiesen arrebatado y tuvo que retroceder un par de pasos por la potencia del ataque. El rubio estaba temblando de frío, cada segundo más irritado hasta que finalmente se animó a volver a atacar. — Incarcerous —exhaló, sintiendo cómo sus dientes chocaban los unos contra los otros mientras realizaba la floritura de la varita.

De la punta de la varita de espino salieron cuerdas que tardaron más bien poco en apresar al mago ahora desarmado. Sebastian estaba tan molesto que tuvo que controlarse para que las ataduras no se ciñeran al grado de llegar a hacer un daño irreparable en aquel hombre. Probablemente la mujer lo prefiriese con vida, teniendo que dejarlo simplemente atado mas no herido mientras cruzaba sus dedos por sus rubios cabellos, intentando quitar de estos la escarcha que el hechizo gélido había provocado. Y en pleno verano, sólo esperaba no resfriarse.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dylan Dickens el Vie Jul 14, 2017 2:34 am

Genial, aquella situación era simplemente genial para la morena. Sentía cierto dolor en la espalda, de como se le había clavado alguna lata entre dos vertebras. Todo un inconveniente para poder centrarse y mucho menos apuntar ¡Pero bueno! Aún con esas convirtió en lo que se dice "un poco piedra" al tipo de la barba que estaba por convertir en kevab de blanquito de mierda a su juvenil compañero.

"Muchas gracias Dylan por salvarme la vida" - Medio murmuró, más para ella que para el chico, sobretodo por el tono bajo en el que lo dijo, aunque bueno, en parte debió ser bueno que no le escuchara, casi que aquello fue una burla - "Podría haber terminado muerto, o peor aún, mutilado" - Continuó como si nada, los hechizos volaban y juraría haber visto a uno apresado, pero ella seguía con sus burlas.

De hecho... Percibió algo de frio pese a estar un par de metros atrás - ¿Que coño? - Murmuró en voz baja - ¡En serio habéis congelado parte de la calle? En serio... Si os dejarais atrapar los cargos serían mucho menores, chicos...

Fue agitando la varita, desviando un poco como podía alguno de los hechizos que le venían. Paró un Expelliarmus (gracias a dios) y más o menos un par de hechizos petrificadores. ¿Por que más o menos? Bueno, realizó los típicos surcos con la varita, ya se sabe, esos en que se pilla el hechizo con la punta y se lanza a otro lado causando unas chispas y algo de destrucción de la propiedad donde se impacte ¿El problema? Bueno, que entre pitos y flautas un desvío de esos fue a aparar a su pie y otro a la rodilla de la pierna alterna del pie petrificado. Conclusión: Estaba andando con una pierda completamente tensa y recta mientras la otra arrastraba el pie.

Si es que a eso se le podía llamar andar, claro.

Lanzó un par de Petrificus más al atado para que no se resistir amucho y, acto seguido se desplomó al andar por colocar mal el pie tieso cayendo al grito de "Joder", evidentemente, con exclamaciones, mayúsculas, y la última letra más estirada que la saga de Transformers.

Así que, estando tirada en el suelo en el más completo y redundante estado de decadencia lo único que pudo hacer la negra fue maldecir (literalmente) y lanzar maldiciones (mágicas) contra el contrincante restante, con suerte luego tendría tiempo para recuperar la movilidad a golpe de Finite.

Por cierto, si alguien se pregunta, así, por mera casualidad, por que ninguno de esos insultos fue incluido en dialogo... Agradecédselo a la censura ¡si señor!. Hay que mantener los temas para todos los públicos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zoë Kravitz
Edad del pj : 30
Ocupación : Cazarrecompensas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.150
Lealtad : Neutral/Pro-Rebelde
Patronus : Pato
RP Adicional : ---
Mensajes : 231
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4579-ficha-de-dylan#71200 http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Dylan DickensMagos y brujas

Sebastian E. Winterburn el Vie Jul 14, 2017 10:29 am

Sebastian no era la persona más agradecida del mundo; de hecho, era correcto asumir que era de las personas más malagradecidas que el propio rubio conocía. Eso sumado al hecho de que en media pelea uno no puede ponerse a dar las gracias, dejaba claro que probablemente no hubiese ninguna de por medio, incluso aunque él hubiese escuchado las quejas de la mujer.

Se concentró principalmente en defenderse, por suerte, su cómplice no estaba teniendo mucha suerte con ello. Sebastian, aunque a medio congelar, no había recibido muchos ataques, al menos podía andar como una persona normal. El combate se alargó más de lo que el universitario habría querido, a veces, en medio de defenderse y atacar, pensaba que no debió haber aceptado y debió marcharse simplemente de vuelta a su departamento. Las ideas eran breves porque justo entonces había que redireccionar un ataque para su protección.

Le costaba un poco concentrarse en medio de todas las maldiciones y garabatos que soltaba la mujer, menuda dama estaba hecha, maldecía más que hablaba, lo había notado quizá una o dos series de improperios antes. Cuando finalmente tuvieron al par bien petrificado en el suelo, Winterburn pudo finalmente respirar tranquilo, quitándose la escarcha y revisándose algunos impactos de hechizo, nada serio. Quizá con alguna poción simple podría curarse sin más, iba a robar algunas pociones de la universidad.

¿Cuánto costaban ellos, por cierto? —fue su pregunta. Claro, no había agradecimientos por las veces en que la morena le había salvado de recibir de lleno un hechizo, tampoco esperaba recibir ninguno. Esperaba, ni más ni menos, la paga por haberla ayudado tal y como lo dijeron. Al menos tenía que admitir que se había relajado de aquella molestia inicial que había desencadenado la serie de sucesos hasta ahora estar ahí.

Era mentira decir que no sentía culpa. Con la cabeza más fría, Sebastian sentía culpa por ayudar a atrapar a aquellos dos fugitivos que, como él, tenían una familia muggle tal vez. La diferencia era que el universitario había abandonado la misma con una sorpresiva sangre aceptable para la comunidad mágica y ahora vivía tranquilo sin que nadie lo persiguiese, quizá muy a diferencia de aquellos dos hombres. También podían ser verdaderos criminales que no habían robado sólo magia, qué sabía él.

¿Qué crímenes tenían? —la curiosidad le pudo al final del todo. Ella debía ser una de esas cazadoras, no tenía pinta de ser aurora, así que era una idea descartada. Mortífaga tal vez, por qué no. Un hechizo verbal de aire caliente lo ayudaba a aumentar la temperatura de su cuerpo luego de que media calle estuviese congelada, claro que iba a limpiarse las manos y decir que nada era su culpa porque, vamos, no lo era. No le nacía compartir celda o algo peor con esos dos sujetos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dylan Dickens el Mar Jul 18, 2017 2:35 am

Aquello era la decadensia. Sí, en definitiva el estado en el que Dylan se encontraba, sin siquiera poder mantenerse de pie, era la más extrema de las decandensias, con solo pudiendo mover sus muñecas (o bueno, su muñeca) solo para lograr lanzar los conjuros más sencillos del manual de los hechizos.

Más o menos lograba dar algo, eso si, sobretodo por que eventualmente lograron reducir al último de los malhechores, pero eso no arreglaba que la chica se hubiera llevado varias hostias con aquel conflicto.

Suspiró, aliviada, y bajó su varita a la pierna que tenía congelada.

Finite incantatem - Dijo una vez, realizando la floritura sin que nada se canalizara por sus dedos. Agotada, dejó de tensar el cuerpo y cerró por unos instantes los ojos.

A repetir.

Finite incantatem - Repitió - Finite incantatem, Finte incantatem, Finite incantatem - Para la tercera vez que realizó la floritura un rayo translucido con una vaga iluminación turquesa salió de la punta de su varita y liberó su pie, acto seguido lo repitió un par de veces más y, finalmente, se puso de pie y estiró un poco la espalda.

Joder que hostión - Se quejó colocando la mano derecha en el inicio de su cadera y apretando mientras alzaba el pecho ¿El ministerio tenía seguro para trabajadores autónomos? Ojalá lo tuviera por que hasta donde recordaba las medidas de austeridad no habían sido tan chungas ¡Que no estaban en Estados Unidos! Por el momento.

Casi seis cifras uno - Contestó tras un leve gemido de dolor, si Sebastián hubiera estado algo más cerca hubiera escuchado un par de vertebras de la chica crujir - Poco más de cuatro el otro

Agitó una vez la varita conjurando un hechizo sanador sobre su persona, abriendo la boca, por supuesto, y mirando de nuevo al chico - Supongo que con esto podré aguantar hasta el ministerio - Miró a los tipos desplomados - No te preocupes por la recompensa, te has llevado un buen pellizco... - Tendió la mano a este y empezó a agitara lentamente, a ver si decía su nombre - Como te llames

Guardó su varita en el bolsillo trasero del pantalón y colocó ambas manos en su cintura - Presupongo que quieres acompañarme a la recompensa, ¿no?

Se había ido acercado don dificultad a uno, el cual parecía conservar algo de mobilidad en sus pies - ¡Petrificus Totallus! - Repitió una vez más, inmobilizandolo finalmente hasta que, una vez a menos de veinte centímetros de su cuerpo, tendido e inmobilizado, empezó a darle puntadas de pie en el dorso del abdomen - Quien avisa no es traidor - A cada sílaba, como es obvio, soltaba una patada.


Última edición por Dylan Dickens el Miér Ago 30, 2017 12:02 pm, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zoë Kravitz
Edad del pj : 30
Ocupación : Cazarrecompensas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.150
Lealtad : Neutral/Pro-Rebelde
Patronus : Pato
RP Adicional : ---
Mensajes : 231
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4579-ficha-de-dylan#71200 http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Dylan DickensMagos y brujas

Sebastian E. Winterburn el Miér Jul 19, 2017 5:25 am

Lo cierto es que ayudar a la mujer no le nació, así que la dejó liberarse y finalizar aquellos hechizos por su propia cuenta. No era problema suyo, que mucho había hecho ya para entonces, aunque ella había sido quien tuvo la mayor participación en aquel conflicto. No había salido especialmente herido, pero querría revisarse cuando llegase a casa, por el momento y la adrenalina no sentía nada si es que había salido con algún daño, probablemente conforme se calmara iría sintiendo más hasta notar alguna lesión o cosas por el estilo. Ella, por otro lado, parecía no tener la misma ventaja, o desventaja, de no sentir lo que sufrió.

Preguntó por la recompensa, porque no estaba seguro de que hubiese valido la pena. Según lo que ella decía, realmente lo había valido. Respondió a aquel saludo tomando su mano y apretándola, con ese usual movimiento. — Sebastian —le dio su nombre, pues sintió que entre sus palabras, ese “como te llames”, se lo estaba pidiendo. — ¿Y tú? ¿Tienes nombre o algo? —fue innecesariamente mordaz al preguntarlo.

Odiaba que hubieran usado un hechizo de hielo, pero por lo menos con un buen hechizo había conseguido recuperar un decente calor corporal. Luego de hacerlo, se guardó la varita de nuevo, suponiendo que no iba a necesitarla. No había aparentado en ningún momento ser un traidor, todo lo había hecho en pro de aquella movida para “limpiar” las calles mágicas, así que le parecía que no tenía nada de lo que preocuparse.

Por supuesto —repuso sin pensarlo, tenía que acompañarla, de lo contrario quién le aseguraba que iba a pagarle aquello que por su esfuerzo y negociación se había ganado. Aquella tipa era bestial, aunque en su lugar tampoco hubiese dejado que aquellos dos se fueran ilesos por mucho que fuera a entregarlos a un destino aún peor que algunas patadas ganadas a consciencia. Él no iba a meterse y la dejó descargar su ira, mientras se acomodaba las ropas en gestos altaneros. — Imagino que iremos con una aparición.

Se animó a suponer aquello, no tenía muchas ganas de ir arrastrando a un par de fugitivos todo el camino. Tendría que dejarla a ella tomar el mando de aquella aparición, porque realmente nunca había hecho una aparición en el Ministerio por su propia cuenta, y si había estado ahí había sido para su juicio del que salió bien parado. A riesgo de poder tener alguna extremidad menos, él podría intentar hacer la aparición, aunque claramente no se haría responsable de desparticiones generadas por el intento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dylan Dickens el Vie Jul 21, 2017 10:45 am

¡Por supuesto que lo tengo! - Exclamó Dylan con un ligero tono de indignación en sus palabras - ¿Por que no iba a tenerlo? - Puso un rostro serio y miró fijamente a los al chico - ¿Es por que soy negra?

Su rostro fue así por unos segundos más y, a continuación echó una corta carcajada.

¡Que no...! - Exclamó - ¡Que es broma! ¡Que te lo has creído!

Realizó un nuevo gesto con el cuello, uno que hizo sonar otro pequeño crujir entre sus vertebras mientras le extendía la mano - Dylan Dickens, un placer - Se presentó - Diría que me llamaras DiDi, pero eso es solo para amigos - Le guiñó el ojo - Y aún no lo eres

Se siguió crujiendo sus propios huesos por unos segundos más hasta que finalmente se dignó a parar unos instantes para mirar al chico - ¿Aparición? Claro ¿Tienes el carnet? Por que arrastrar a cuatro personas, dos atadas, puede ser algo un tanto incómodo

Miró al tipo que había estado golpeando, cansada y con cierto dolor en su pie. Solo paró por eso, como era evidente.

Con su varita usó un Wingardium Leviosa para atraer al tipo más alejado a sus pies, le dio un par de patadas con el otro pie y finalmente los agarró de los hombros para aparecerse, inclinando levemente su espada y no escatimando en los quejidos por ello.

Si aún no sabes aparecerte agarrate a mi hombro - Dijo a Sebastian - Si ya sabes... Bueno, agarrate igual por que a saber donde aterrizamos si estamos por separado ¿Okidoki? Okidoki

Se esperó a que cumpliera con sus ordenes y entonces cerró los ojos. A ver como iba ¡Era simple! Solo tenía que pensar en que debía ir al ministerio, girar sobre si misma y... ¡CRACK!.

Fue un revoltijo para el estómago pero llegaron al ministerio, en la zona de apariciones, de una pieza y con todas las extremidades en su lugar ¡Perfecto! Dylan soltó a los tipos y miró al chico con una sonrisa.

¿Cual quieres llevar con el Levicorpus? - Preguntó.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zoë Kravitz
Edad del pj : 30
Ocupación : Cazarrecompensas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.150
Lealtad : Neutral/Pro-Rebelde
Patronus : Pato
RP Adicional : ---
Mensajes : 231
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4579-ficha-de-dylan#71200 http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Dylan DickensMagos y brujas

Sebastian E. Winterburn el Dom Jul 23, 2017 7:54 am

El rubio aguardó mirando a la mujer cuando ésta chilló (porque así se lo pareció a él) de la indignación al cuestionarle si es que tenía un nombre. Y es que, siendo honestos, ni siquiera el mismo Sebastian supo por qué había usado esas palabras, así que su expresión era, más o menos, una mueca de confusión, sorpresa y disgusto, alargando segundos que le nacieron incómodos, al menos hasta que fue llenado con la carcajada de la morena. ¿De qué se estaba riendo esa loca? Cuestionó sólo mentalmente, aunque con su expresión no era muy secreto lo que estaba pensando.

Y es que, con lo extraña que le parecía la mujer aquella, no habría interpretado que era broma si no se lo decía. O quizá lo hizo y esa mirada de “Qué ha fumado esta” la tenía con la mayoría de las personas con un mínimo del sentido del humor, que era muy probable. — Ya… Dylan será —no es que le supusiese un verdadero problema no ser amigo de ella, si bien era buena peleando hasta ahí llegaba su interacción. No se le iba a hacer costumbre atrapar delincuentes, esos dos se lo merecían, según su atrofiado sentido de la justicia.

Oírla crujir tanto sus huesos le estaba dando ya hasta asco, cómo era posible que a una persona le crujiese cada puto hueso, iba a darle artritis o algo, qué sabía él. No era difícil descubrir que el universitario tenía más bien poca paciencia, después de todo muchos sonidos, como el crujir de los huesos, le resultaba horrible de tener que escuchar, casi lo mismo que las personas que no sabían comer con la boca cerrada.

Si se permite el hecho de que les quede un pie o algo aquí, puedo intentarlo —indicó, pues no estaban libres del riesgo de una aparición mal ejecutada. Ella al parecer no quiso correr el riesgo ya que había acabado por decirle que se sujetara a su hombro. Iba a renegar, pero no le apeteció quejarse porque, siendo honestos, no quería que la mujer cambiase de opinión y le negara su parte del botín que iban a recibir.

La opresión en el estómago le resultó desagradable pero por suerte no pasó de ello; no era como esos idiotas que sentían vértigo por las apariciones. En menos de dos segundos ya estaban en la zona del Ministerio en donde permitían aparecer. Lo primero que hizo fue revisar que no le faltase ninguna parte del cuerpo, sería horrible si llegaba a faltarle algo, pero por suerte no era nada así. Los dos hombres no le interesaban, pero nada serio parecía haberse separado de su cuerpo.

¿Hmn…? —miró a ambos hombres, — Al menos golpeado —no había ningún motivo en particular, así que sacó su varita para realizar el hechizo y alzarlo en el aire, decantándose por el que no había recibido tantas patadas de parte de la mujer, cuyo nombre ahora sabía era Dylan. — Te sigo —él nunca había entregado criminales, así que no tenía ni la más miserable idea de a dónde deberían llevarlos. En experiencia al menos aquella mujer sí que parecía ganarle. — ¿Vienes aquí seguido?

Al final la curiosidad fue más fuerte que él; no conocía muchas personas que tuvieran como hobbie ir atrapando criminales, y no es que le pareciera el trabajo más interesante del mundo. A veces simplemente lo mejor era vivir y dejar vivir, que era lo que intentaba, aunque había momentos en los que se tropezaba en existir con esa filosofía. De cualquier modo, en ese momento estaba más interesado en la gente que los miraba al pasar, todos ellos como aves de rapiña sólo sedientos de dinero y poder, al menos para los ojos del rubio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dylan Dickens el Miér Jul 26, 2017 12:40 am

Dentro de lo que se podría esperar el aterrizaje en el Ministerio fue lo más calmado que Dylan había tenido aquel día. Sobretodo después de la carrera y el duelo de hechizos callejero aterrizar con solo el estómago revuelto dentro de las altas y negras paredes de ladrillo del Ministerio era hasta... Relajante.

Después de toda aquella pelea Dylan se había quedado con una incómoda sensación en la muñeca derecha. Como si esta no estuviera en su lugar y anduviera más salida que la propia Dylan cuando tomaba más de dos copas de tequila. Así que bueno... Mientras andaban por el lugar, o se estaban quietos o... Simplemente hablaban. La negra, lo que hacía, era agitar la muñeca una y otra vez mientras sus huesos, al rotar, habían un constante crujido.

Le encantaba como sonaba aquello.

¿El menos golpeado? - Preguntó Dylan con clara retórica - Jopelines, y yo que pensaba que habría repartido los panes por igual - Sus manos se posaron en sus caderas formando un angulo de aproximadamente noventa grados con su antebrazo - Me gusta mucho esto de tratar a todo el mundo por igual, ¿sabes? Es de lo mejorcito del mundo

Apuntó con su varita al otro tío y vocalizó el encantamiento Levicorpus sobre el. Jugueteó un poco con el cuerpo inerte moviéndolo arriba y abajo hasta que finalmente apuntó con el a la dirección general (un largo pasillo al este) de donde debían ir.

Pues supongo que siempre que atrapo a alguien - Comentó, llevándose el índice de su mano libre al labio, levantándolo unos centímetros - ¿Eso cuenta como "seguido"?

Sonrió y empezó a andar - Bueno señorito que se llama Sebastian, ¿Que estudias? ¡Hablame de ti! ¿Que piensas hacer con la pasta?

No lo preguntaba por hacer el paripé, eh. Que Dylan le gustaba interesarse por la gente y mantener charlas banales, sobretodo por que así se conocía a las personas ¡Y a Dylan le gustaban las personas! En especial si no tenían una polla en la entrepierna ¡Pero bueno! Ese día no estaba para ligar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Zoë Kravitz
Edad del pj : 30
Ocupación : Cazarrecompensas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 11.150
Lealtad : Neutral/Pro-Rebelde
Patronus : Pato
RP Adicional : ---
Mensajes : 231
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4579-ficha-de-dylan#71200 http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Dylan DickensMagos y brujas

Sebastian E. Winterburn el Miér Jul 26, 2017 10:33 pm

El sonido del crujir de la muñeca de Dylan, una y otra vez, en ese molesto sonido, lo estaba haciendo perder la paciencia. Le disgustaba tanto que no conseguía ignorarlo, ni siquiera cuando decidieron a quién llevaría cada cual. Se basó en su percepción de cuál había salido mejor parado del encuentro posterior a la pelea con la morena. Muchas cosas de las que ella hablaba no las entendía, seguramente porque no estaba prestando suficiente atención como para hacerlo, así que asentía con la cabeza como si estuviese enterándose cuando no era el caso.

Dylan se estaba divirtiendo mucho con aquel sujeto que incluso lo usó para señalar el camino, mismo que empezó a seguir intentando hacer un poco de conversación, mera curiosidad. — Depende de qué tan buena seas atrapándolos y la frecuencia, supongo —mencionó; podía atrapar uno al mes y eso no era seguido, imaginaba, aunque no le dio muchas vueltas al asunto porque no le concernía. Ni que fuese a volverse cazador o algo.

Por Sebastian, hubiesen seguido en silencio hasta que entregasen a los dos hombres. Dylan, al parecer, tenía otros planes, llamándolo de aquella absurda forma para buscar su atención y pedirle que le contara sobre él. La expresión del rubio dejaba claro que se preguntaba para qué quería que le hablase de él, seguramente lo hiciera sólo para hablar por hablar.

Estudio runología y… con la pasta, no sé, probablemente la ahorre, no es que piense comprarme una saeta de trueno o algo por el estilo —comentó; ya que controlaba su propio flujo de dinero no es que fuera a ponerse a gastar a diestro y siniestro cuando conseguía un ingreso extra. — ¿Y tú? ¿Trabajas atrapando criminales o es por pasatiempo? —él al menos se había visto metido en el tema, pero ella pudo haberlos buscado desde el comienzo, que parecía bastante cansada por la persecución cuando se encontraron.

Él también iba jugando con el sujeto que levitaba, aunque de forma mucho más discreta que Dylan. No era su culpa tener un pequeño gusto por el poder, pese a ello sólo lo movía ligeramente de arriba hacia abajo, sin distraerse demasiado del camino. Se sentía un poco como un personaje de una película de acción muggle. Pese a todo, cayó pronto en sí mismo, mirando de reojo a la morena.

Este lugar sigue siendo igual de aburrido —comentó en voz alta, toda esa gente supuestamente elegante del Ministerio le daba una sensación a falsedad impresionante. Era, con toda seguridad, el lugar que menos quisiera visitar en su vida, pero ahí estaba, entregando criminales… Era una buena historia para contar, si tuviese a alguien a quién contársela claro, que su perro lo escuchaba pero no era lo mismo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Will Tudor
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Runas)
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 5.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Incoming
RP Adicional : ---
Mensajes : 149
Puntos : 114
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4546-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4592-relaciones-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/t4591-cronologia-de-sebastian-e-winterburn http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.