Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Quand je t'ai connu, je ne pensais pas que j'allais T'AIMER AUTANT [flashfoward] [Josh y Evs]

Adrien Lévesque el Vie Jul 21, 2017 8:16 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Ya hace una semana que había empezado su septimo año, su último año en Hogwarts y ¿cómo decidieron empezarlo? Esos inútiles de Gryffindor le habían jugado una broma, pasó dos días en la enfermería porque decidieron que era divertido darle una poción que alteró sus nervios, en serio, Zonco tenía que ver que clase de bromas vendía porque la enfermera tardó esos dos días en poder tranquilizarlo. Cualquier ruido lo alteraba, descontrolando su magia, al inicio fue porque temió que algo le pasara, una enfermedad, su sorpresa fue grande al saber que solo era una broma pesada. Cuando lo tocaban se alteraba y lanzaba hechizos, cualquier ruido extraño, vivía estresado, neurótico, esos dos días fueron un infierno tanto para él como para la enfermera que tenía que acercarse de frente, de forma que Adrien siempre la viera, en ese estado no podía salir de ahí. Lo irónico es que empezando el año y la casa de los leones tenían puntos negativos, debían esa cantidad de puntos y aunque los ganaran el marcador seguiría en cero. No sabía como Evs vivía con esa cuerda de energúmenos, claro él podría llegar a ser uno, por suerte no era su objetivo en bromas pesadas.

Como secuela de esos dos días pasó toda la semana con un dolor de cabeza fuerte que rayaba en la migraña, mucho sueño porque en su estado de nervios sufría de insomnio por estar de vigilia, así que le costaba mucho no arrastrar los pies, estaba bien pero agotado y solo era la primera semana de clases. Así que queriendo regresar la broma a ese grupito, porque sabía bien quienes fueron, le escribió una carta a Laith para que le ayudara a preparar o si pudiera elaborar Amortentia para él, no le explicó mucho, además prefería tener a un experto en el tema, confiaba en sus habilidades, pero la poción era muy difícil de preparar y sinceramente deseaba que fuera perfecta, porque sería divertido verlos a todos enamorados, incluso entre ellos mismos.

Estuvo feliz cuando un par de días después Horus llegó con la poción, sonríe de medio lado, esa sonrisa que siempre muestra a todo el mundo que dejaba ver no era bueno que se metieran con él. Se dirigió al comedor, debía ser cuidadoso en que vaso colocarla, y cómo hacerlo, si tuviera los Elfos domésticos de su lado, pero le temían, como si él fuera el que los golpeaba o castigaba, Perry hubiera sido de mucha ayuda... uhm Perry podría de hecho ayudarle... Su mente ideaba maneras de hacerle llegar la poción a los leones cuando BAM su pecho choca con otro pecho y ambos caen al suelo - ¿No te enseñaron a ver por dónde caminas? - Por el impacto su mano aflojó el frasco, no se rompió para su alivio. Lo tomó mientras se levantaba, sacudía sus túnicas - león tenías que ser - Rueda los ojos y sigue su camino.

Lo que Adrien no sabe es que dicho león era fan de los Merodeadores, desde que dejaron Hogwarts ya no se hacían tantas bromas como antes, quería tener un lugar, ser famoso como ellos, continuar su legado. El chico, Chris, era del séptimo año, compañero de Evans, había pensado que su primera broma fuera dirigida hacia el gemelo del Hufflepuff que acababa de tropezar, más que todo porque en su sexto año, Evans se había mostrado insensible cuando le rompió un cromo invaluable de las ranas de chocolate. Esperó todo el verano para vengarse, compró la poción en una tienda de bromas, se supone que era para humillarlo y que sintiera el impulso de cantar, en rimas, todos sus secretos más vergonzosos. Desafortunadamente la poción tenía un color similar a la Amortentia y venía en un frasco idéntico, cuando chocó, la poción abandonó su mano y ya que el francés tomó un frasco asumió que el que él agarró era el correcto.

Nadie sabría que ambos se equivocaron de frascos, Adrien tomó la poción de humillación y Chris la Amortentia. Adrien hizo con alguna ayuda extra que los que le pusieron los nervios de punta tomaran la poción, por supuesto se sentó al lado de Josh, actuó con naturalidad pero de vez en cuando miraba de reojo hacia los leones. Chris se sentó muy cerca de Evans - Hey Evans creo que tu hermano te está saludando - Una distracción, unas cuantas gotas de la poción en el zumo que Evans estaba bebiendo y esperar que todo hiciera efecto.

Adrien supo que algo fue mal cuando el grupo de idiotas empezaron a cantar sobre masturbarse con la imagen de alguna chica, eso no podía ser cierto... Chris también se asustó porque se supone que esa era la poción de él ¿Entonces que le dio a Evans? Ambos esperaron y esperaron sin saber con qué se iban a encontrar.

____________________________________________
Título: Cuando te conocí no pensé que iba a amarte tanto. Pensé que iba muy bien con el tema jajaja, no me odien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 950
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 534
Puntos : 402
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Adrien Lévesque el Jue Jul 27, 2017 6:17 am

Nunca esperó verlos en aquella posición, su hermano encima de su novio todo por su culpa, sabe que no se están matando pero había que ir con cuidado, la Amortentia era la poción de amor más peligrosa que hay ¿por qué quiso jugar con ella? Se recriminaba una y otra vez, ahora no sabía que hacer realmente, quería ayudar a Josh, podía ver su rostro, incluso él mismo sentía desagrado por la situación, no podía ser un simple espectador, tenía que hacer algo, distraer a Evs hasta que la poción dejara de hacer efecto, esperaba que no fuera mucho, debió buscar al Gryffindor con el que cambió los frascos de pociones, pero su prioridad fue llegar al sitio, ahora estaban los tres, era irrisorio, pensaba que Evs nunca lo iba a lastimar, así como pensaba nunca tener que alzar su varita a alguna de las dos personas frente suyo pero véanlo aquí, con varita en mano, picando por lanzar un hechizo y alejar a su hermano de su novio.

Las palabras de Evs dolieron más de lo que pudiera doler un golpe, sin embargo escondió todas sus emociones perfectamente, no podía bajar la guardia, pero ¿realmente era así? Posiblemente no sabía amar, no sabía lo que era el amor, Evs lo quería y lo orilló, ¿así se sentía con respecto a él? ¿Decía eso por la poción o porque realmente lo sentía? No había tiempo para debatirse, por muy herido que estuviera, por mucho que sangrara por esas palabras que atacaban completamente su ser, que lo dejaba desprotegido, no bajó su varita, más no se esperó que le golpeara con ese hechizo, se movió y gracias a Josh no le había dado.

No podía dejarlo solo y pensó que podría golpearlo con un desmaius, tenerlo sedado hasta que la otra poción dejara de hacer efecto. Pero no era bueno en duelos, no sabía si su plan funcionaría por mucho que trató de practicar en todo el verano no se podía mejorar de un mes a otro. Miró todo con ojos analíticos, si las palabras de Josh le dolieron no lo mostró, solo asintió a lo que dijo como estando de acuerdo, no debía sentirse traicionado, era lo que se merecía por causar todo esto, por herir a dos personas que le importaban

" Algo que tú no eres capaz de hacer, ¿verdad? Tú no amas. Tú solo usas a la gente, gente a la que le haces creer que te importa. Y luego los descartas. ¿Amor? Tú no sabes una mierda. No serías capaz de hacer nada por amor."

Las palabras de Evs regresaron a su mente, mezcladas con el tono de su padre, no era para pensar en eso, debía hacer algo, cualquier cosa - Mitchell, cálmate, lo siento, no quise ofenderte - Claro, cometió el error de decirle que eso que sentía no era real, porque alguien bajo los efectos de una poción no creería lo que dijeran - Tienes razón, no sé amar pero sigo siendo tu hermano ¿cierto? Tampoco quieres lastimarme ¿si bajo mi varita bajarías la tuya? - ¿Debería buscar una poción calmante? ¿Debería esperar a los profesores? Ya había dicho a alguien que lo buscara, además los retratos se estaban moviendo también asustados por lo que pudieran presencia "No te crié de esa forma tan sentimental y patética" ¿Por qué, por qué justo ahora Evs le hacía dudar de lo que sentía? Mezclándose con su padre, ambos menospreciandolo. Además no podía atacar, si lo hacía temía lastimar a Josh, pero tampoco podía dejarlos solos su estomago se revolvía en pensar que podría pasar... Mira a su novio él era mejor en duelos que él ¿si distraía a Evs le podría lanzar un desmaius? No sabía como pasarle su plan al Ravenclaw, ni que pudiera leerle la mente, podía deducir que éste cuando le miró quería que encontrara alguna solución, si tan solo pudiera, lo mejor era gastar tiempo, de verdad quisiera distraerlo para que su novio lanzara algún hechizo aturdidor o lo desmayara pero no tenía cómo indicarle su plan.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 950
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 534
Puntos : 402
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Evans Mitchell el Sáb Jul 29, 2017 6:31 am

Lo que quería era acabar con ese imbécil, ¿¡es que su almita, su Jo-Jo, su pichoncito, no se daba cuenta!?, ¡esa mala imitación de sí mismo quería separarlos! ¡Estaba furioso! ¡Indignadísimo! Evans Mitchell era un cuerpo lleno de rabia que iba a… Mi león… Mi. Mi. Mi. León… Evans perdió la noción de su alrededor, ¿es que acaso lo había llamado…?, ¿y por qué estaba tan enojado? ¡Si no cabía en sí del gozo!, ¡de la dicha!, ¡del amor! Le dedicó a Joshua una sonrisa idiota, y encantadora.

—¿Eh…? Sí, lo que tú digas, mi amor—Las palabras le brotaron por sí solas, espontáneas, sin que él las pensara demasiado. Porque en lo único que él podía pensar era en esos ojos… ¡Aaaargh! ¡Pero el otro tenía que arruinarlo todo! ¿¡Es que no podía quedarse calladito ni un momento!? ¡Como si fuera algún héroe de comic que no puede esperar a soltar su frasecilla heroica! Pero Adrien era el villano, ¡el único villano!

Sigo siendo tu hermano, dice. Pfff.

—¿Qué? ¿Ya no más ‘Evs’? ¿Qué pasó con el amor entre hermanos?—Quiso saber, resentido y sarcástico. Había sujetado a Joshua por la muñeca, sin importarle si le hacía daño, y se adelantaba, provocador, con la varita preparada—¿Ya no hay confianza entre los Lévesque...? ¡Oh, claro que no!—exclamó, histriónico—Nunca la hubo. Porque nunca fui un Lévesque, en primer lugar. Tú te encargaste de eso, ¿verdad? Y yo no sé por qué no... —Se interrumpió, irascible. Y agregó, con énfasis—: Yo te amé. Antes de conocer a Joshua, yo te amaba. Más que nada. Pero, ¿sabes qué?—Sonrió, con una mueca horrible, y hablando en confidencia le soltó—: Eres un hermano de mierda.

Si en algo era preciso con elegancia, si en algo era rápido, era en atacar con su varita. Lo provocó, instándolo a ponerse en guardia, al tiempo que le arrojaba encantamientos con fuerza, como si manejara un látigo, como si le bastara chasquear los dedos para acorralarlo. Pero eso era un duelo, y nadie acorralaba a nadie: estaban expuestos, cualquiera podía ser el blanco. La adrenalina, Evans amaba la adrenalina en un duelo. Y ejecutar el golpe final, eso le gustaba más.

¡Aargh!, pero algo iba mal.

Sus encantamientos fallaban. Nunca fallaban. ¿Su mano dudaba? No, no era eso. Era como si su varita se resistiera.

—¡AVADA KEDAVRA!—gritó, lleno de furia asesina.

En el amor y en la guerra, todo se vale.

La frustración por su penoso desempeño en el duelo lo había puesto con los nervios al rojo vivo. El odio por ese otro que se creía que podía tener a Joshua (su pollito), había hecho que su obsesión degenerara rápidamente en algo sumamente letal. La Amortentia, esa poción, tenía pleno control sobre su juicio, y demostraba que no por nada, era una de las pociones más peligrosas que un mago pudiera imaginar. Pero algo más sucedió que escapaba a la imaginación, algo realmente extraordinario.

El maleficio debió haber atacado a Adrien, pero en vez de eso, las varitas se cruzaron en un haz de luces, conectadas por alguna extraña razón, haciendo que a Evans se le hiciera imposible manejar su varita —que evidentemente, actuaba por su cuenta—,  o siquiera entender la situación. Incluso si sus ataques se hubieran cruzado, el hilo de luz que unía a las varitas era de un color dorado intenso y brillante. Evans no llegó a adivinar por qué o cómo es que había ocurrido eso. Intentó soltarse cuando sintió una descarga eléctrica de su varita, pero no pudo. Parecía imposible romper la conexión. Y, para su asombro, los rayos dorados los encerraron a ambos dentro de un campo de luz en forma de campana.    

¡Aaargh!, ¡las cosas en las que se metía por su pollito!



¡Sorpresa!:
Sacado de la wikia: Cuando una varita y otra comparten el mismo núcleo se le denominan varitas hermanas o gemelas. Si dos varitas hermanas se enfrentan en duelo, estas se negarán a atacarse y hará que se produzca el extraño fenómeno mágico Priori Incantatem. Los dueños de las varitas hermanas pueden atacarse y herirse, pero no pueden asesinarse. Un caso de varitas hermanas es el de Harry Potter y Lord Voldemort, quienes en su primer duelo tuvieron un Priori Incantatem.

Me pareció que un Avada Kedavra era demasiado exageradoXD (además, ni creo que Evans pueda ejecutar el maleficio) ¡Pero lo puse de todas formas! Porque me pareció que realzaba el efecto cómico (…) ¡Sí, a mí se me hace súper cómico! (!!!) jajajaXD Evans me va a matar cuando ‘despierte’, pero no importa. ¡Por cierto! Encontré un antídoto para la Amortentia. Se llama Vane y tiene efectos secundarios (?) Aunque, siempre puede ocurrir que a ustedes se les ocurra algo mejor.

Por cierto, la parte del Priori Incantatem es un ‘homenaje’ de como sucede en el libro excusa para un plagio brutal

https://www.youtube.com/watch?v=2bujRZhOt9w

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.400
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 181
Puntos : 139
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Joshua Eckhart el Sáb Jul 29, 2017 7:19 am

Creía que había tenido resultado lo que estaba intentando, llamarlo de aquella forma le causó que se distrajera por completo de su hermano, con esa encantadora sonrisa y dándole la razón espontáneamente. Su corazón estaba latiendo agitadamente de los nervios, no podía controlar las ganas de querer proteger a Adrien. Es que no había nada en esa habitación más importante para él que el tejón, por ello es que valía la pena simplemente ponerse en el punto de mira para que Lévesque buscara una respuesta.

Eso es, mi león… Sólo no le prestes atención, ¿sí? —trataba de controlarlo fingiendo que lo amaba, eso era lo que Mitchell creía y lo que podía ayudarlo a tener a salvo a su novio. O eso pensaba, Adrien no parecía aburrirse de ponerse en peligro, volviendo a captar la atención de su hermano. El pecho se le estrujó y las palabras no le salieron para hablarle de nuevo a Evans. No podía creer que ahora que lo tenía en la palma de su mano volvía a llamar su atención.

Sintió la presión alrededor de su muñeca mientras Evans se levantaba de su regazo para jalarlo al encuentro de su hermano, apretando los dientes por el dolor de la sujeción. Le sujetó la mano, intentando que aflojara su agarre. Lo llamaba por su nombre, tratando de callarlo, lo que estaba diciendo no era verdad, ¡él era testigo de lo mucho que su novio amaba a su hermano! ¡Tanto que a veces incluso lo jodía! No era un hermano de mierda como Mitchell decía sino todo lo contrario, Adrien no tenía la culpa de nada.

¡Evans! ¡Evans, por favor! ¡Detén esto! —le rogó, sujetándolo del brazo, tratando de alejarlo de Adrien. Aquella obsesión los estaba matando a los tres lentamente, quería despertar de aquel mal sueño y finalmente poder estar junto con Adrien de nuevo. — ¡Evans, es tu hermano! ¡Adrien, vete de aquí, no lo empeores! —le suplicó a su novio, estaba dispuesto a aguantarlo un poco más si eso le aseguraba la total seguridad del menor, ¿por qué era tan complicado hacer las cosas bien?

No recordaba haberse sentido tan angustiado nunca. Cuando Evans conjuró el maleficio asesino sintió cómo todo el color se le cayó del rostro y palideció, más de lo que su blanco rostro ya estaba, incapaz de oír apenas nada aquellos segundos, ni siquiera sintió cuando su voz escapó en la forma del nombre de Lévesque de su garganta. Lo que sí que sucedió, es que como una onda expansiva salió disparado a otra zona de la habitación, sin entender cómo había sucedido aquello.

Cuando reaccionó, notó para su sorpresa aquel campo de luz que lo separaba de los dos gemelos. Iban a matarse. — ¡Adrien, Evans! —soltó el nombre de ambos, sacando su varita. No importaba cuántos hechizos vocalizó ni cuantos chocaron contra la cúpula, simplemente no hubo modo de que se quebrase para dejarlo entrar. Se sentía terriblemente culpable aunque la culpa no fuera suya sino la del idiota que había dado aquella poción a Mitchell, quería que salieran de ahí con bien, ¿era mucho pedir?

Como aquellas rarísimas veces, la mente agitada del Ravenclaw se quedó en completo silencio. No podía pensar en nada, no se le ocurrió ir a buscar a un profesor ni nada, los hechizos se consumían o rebotaban contra la luz, y él más angustiado estaba. El campo era tan brillante que ni siquiera conseguía divisar qué era lo que estaba sucediendo dentro, sólo sabía que tenía que romperlo y de ahí separarlos por el bien de los dos, ¿cómo es que un día tan tranquilo iría a deformarse tanto?

Ya había usado todos los hechizos de su arsenal y ninguno había surtido efecto, ni siquiera los más tontos y banales, ¿es que realmente no iban a salir de ahí hasta que su estúpido duelo terminara? Lo que peor le sentaba era saber que podrían hacerle daño a Lévesque sólo por una obsesión hacia su persona, Mitchell nunca haría eso en su sano juicio, su hermano era el objeto de su profundo amor, no él. Todo estaba mal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 7.650
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 638
Puntos : 503
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Adrien Lévesque el Lun Jul 31, 2017 4:56 am

A Adrien le estaba costando mantenerse firme, borrando toda emoción de su rostro, hasta que Evans le arremete emocionalmente otra vez, no se ha recuperado del todo del "golpe" anterior, aún su mente procesaba si era muy malo en saber querer a alguien cuando nuevamente le ataca en sus inseguridades. ¿Tan mal hermano fue? ¿Era? Dejó de respirar por unos segundos, la opresión en su pecho se hizo mayor y todo se derrumbó, la determinación, la firmeza que mostraba colpasó mientras sus ojos se abnegaban en lágrimas que no soltó, era por la Amortentia, su hermano sabía de su relación con Josh y la Amortentia le hacía herirlo porque lo veía como una amenaza que quería quitarle el objeto de su deseo. Pero por más que trató de asegurarse que solo era eso, se preguntaba si la poción solo le estaba dando esa valentía para decirle las cosas o le había abierto los ojos a la realidad que ninguno era consciente.

- Yo nunca quise lastimarte - Habla, no tendría caso discutir, lo mejor era buscar un profesor, bueno esperaba que el estudiante de primer año lo estuviera buscando, no sabe cuánto más puede soportar, de hecho ha bajado tanto su defensa que Josh tuvo que alertarlo de un nuevo ataque ¿la maldición asesina? ¿Su hermano realmente le odiaba? ¿Cuándo la aprendió? Pero no podía morir, por mucho que no quería alzar la varita hacia su gemelo - Expelliarmus (1)- Los duelos no se le daban bien, ningún hechizo que rayara en lo oscuro o hiriente realmente, pudo usar Aura pero su mente reaccionó de esa forma queriendo desarmar a su hermano para que no fuera tan grave.

Sus ojos por un momento se cruzaron con Josh, ambos angustiados pero cuando los dos rayos de los hechizos chocaron ninguno de los tres pudo ver venir aquello. Era como si ambas varitas se rehusaran a dañarse mutuamente, venían del mismo unicornio, eran hermanas así como sus duelistas, no era de extrañarse aquello pues Evans y Adrien eran gemelos, pero parecían ser la misma persona dividida a la mitad sin debilidad alguna, su magia era casi la misma, increíblemente a ambos se les dificultaba Artes Oscuras, a parte de eso la personalidad de Evans era lo opuesto a la de Adrien, como si juntos formaran un equilibrio.

Su mano tembló pero mantenía aquel hechizo negándose a perder pero no por orgullo sino porque observaba a Josh intentar ayudarlos y ello le daba fuerzas para continuar aquel duelo - ¡Evans! No quiero luchar contra tuya - Ambos hechizos iban perdiendo fuerza, más no se sabía si había un ganador, por parte del Hufflepuff realmente no quería lastimar a su hermano, solo sabía que debía tranquilizarlo o en su defecto desmayarlo pero no podría lanzar otro hechizo, está ocupado manteniendo el Expelliarmus para repeler el Avada (2)

______________________________________________________________
(1) Vamos a darle el gusto y darle homenaje a la escena que no es plagio pero en realidad tampoco sabría que otro hechizo lanzar para hacer que se diera el Priori XD so... no me pueden culpar por eso.
(2) Tuve una gran lucha interna con esto porque no sé hasta donde dura un Priori ¿Todo el duelo? ¿Solo cuando uno de los dos hechizos se mantenga firme? ¿Se puede lanzar otro hechizo y el Priori seguiría en pie aún cuando los dos que lo hicieron ya hubieran desaparecido? Muchas dudas y las wikias no las responde, no sé que tanto sería canon, que tanto nos saldríamos. Por lo mismo no hice mucho en este post porque de verdad me siento caminando por la cuerda floja con la poca información que hay y no me gustaría cambiar mucho el canon. Espero no les moleste lo poco participativo que estuvo el post.
Off: Por otro lado me alegra que nos dejaran tener varitas hermanas :A wa
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 950
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 534
Puntos : 402
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Evans Mitchell el Vie Ago 04, 2017 9:09 am

Hubiera querido redirigir su maleficio hacia Adrien, pero el rayo de luz que conectaba las varitas había anulado el efecto de la magia asesina. ¿Era eso posible? No había otra explicación. Lo que resultó de aquel cruce de varitas, fue un lazo difícil de romper, algo con lo que ni siquiera sabía qué hacer, porque, aunque forcejeara, la conexión no parecía ceder. Había que verlo allí, a Evans Mitchell, maldiciendo a un palo de madera, quemándose las manos sin poder hacer nada al respecto, sacudiéndose encabritado y nervioso, sin tener una sola pista de sobre qué iba todo aquello. Hasta que su corazón se sintió tocado por una extraña, incómoda, entrañable sensación, y quedó anonadado en el lugar, mientras su alrededor era invadido por el suave sonido de unos cascos trotando por sobre lo que sería una explanada de césped o pradera, como si se tratara de un caballo o… Hasta hubiera podido jurar que estaba allí, con ellos, relinchándole al viento con la blanca crin ondeando detrás. Podía jurarlo, porque pocas cosas como la presencia de un unicornio podían cautivar los corazones de los hombres con esa visión de pureza, inocencia y vitalidad. Los unicornios eran una rareza tan exquisita, tan inspiradora, que no los confundías nunca, incluso aunque fuera tu primera vez frente a una de esas magníficas criaturas.

—Adrien…

Supo, instintivamente, que no habría peligro en romper la conexión. Porque esa presencia, ¿irreal?, le transmitía tranquilidad, seguridad. Y ahora sabía que provenía de la conexión en sí misma. Podía no entender cómo ni por qué, pero él sabía. Una magia que no comprendía le estaba hablando, en un dialecto tan puro, tan benigno, que no pudo menos que reblandecerse y aceptar que eso tenía que terminar.

—¡Adrien!—llamó, por encima del tormentoso rayo de luz dorada, imposible de controlar—¡Rompe la conexión!, ¡a la cuenta de tres… uno, dos, AHORA!

Evans tiró con todas sus fuerzas, levantando su varita, y la conexión se partió. La campana se desvaneció y la presencia del unicornio dejó de sentirse. Todo a un tiempo. Evans, sin embargo, no volvió en sí enseguida. Se aisló en sus pensamientos, observando detenidamente su varita mientras la examinaba entre sus dedos. No tenía daños visibles. Estaba intacta. Pero el verdadero Evans Mitchell nunca se hubiera detenido a preocuparse por su varita teniendo a su hermano tan cerca, ¡y luego de tal conmoción!

—¿Qué es lo que acaba de pasar?—preguntó, todavía sin poder cerrar la boca del asombro. Respiraba pesadamente, como quien acaba de echarse una carrera por las escaleras cuesta arriba. Y distraídamente, levantó la mirada.

Ay, pero lo que vio.

—¿Polli…?—La expresión de dolor era imposible de fingir. Evans intentaba sonreír, pero tenía el corazón en la boca y una tremenda angustia lo arrastraba al borde del llanto, que contenía, con un leve tic, y como una cuestión de orgullo. ¡Ah, pero el amor mataba el orgullo en un hombre!—Ven conmigo, sólo ven…—Evans avanzó lentamente, guardando la varita en el bolsillo con cuidado y alzando las manos en son de paz. No, era otra cosa, en un gesto invitaba a su pollito a que se arrojara a sus brazos—Déjame… Por favor, por favor Joshua—pidió, desde el fondo de su corazón entristecido—, sólo ven a mí. Vuelve conmigo—Lo miró, desesperanzado. Sus labios le temblaban.

Algo se quebró en su pecho, y prorrumpió en palabras que nunca le había dicho a nadie en su vida.

—Tú pusiste mi mundo patas arriba—confesó, alzando la voz, ¡con verdadera valentía! Y al continuar, frunció las cejas, contrariado y triste—Mi mundo era peligroso, solitario, y tan miserable, y de repente tú llegaste a mi vida con tus… con tus… con nuestras peleas, con tu llanto, con tu adorable torpeza, y todo lo que había antes de ti empezó a parecerme aburrido, vacío, mediocre… Yo ya no era nada si no podía correr tras de ti (mientras tú huías de mí... ¿pero por qué tú harías eso? Pero de todas formas, lo que quiero decir es), si no podía estar contigo. Tú, mi otra mitad.

Oh, Díos mío.

—Y me enamoré—susurró.

#unicornpride:
jaja Adri, que tierno, imaginarte buscando como un loco XD

Dato: En el libro, cuando sucede la conexión, Harry escucha el canto del fénix y siente su presencia. Así que, saqué a pasaer al unicornio (?)

jeje Por cierto. Chicos, los reto a llegar a los 30 posts (!) Bueno, no digo tanto, pero de verdad, la amortentia salió cara, viste (a Laith, le salió cara XD). No me voy a rendir tan fácil. SALIÓ MUY CARA XD Y mi mente de pobre no me permite darme el lujo de desistir con facilidad, eh. Tengánlo en cuenta. Sólo digo.  
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.400
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 181
Puntos : 139
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Joshua Eckhart el Sáb Ago 05, 2017 5:29 am

El hechizo, de pronto, se rompió. La barrera que separó al tejón y al león del águila había sido, inesperadamente, rota, dejando a Joshua sin saber qué hacer durante algunos segundos. Parecía que el mundo a su alrededor se detuvo, Evans no reaccionaba, ¿habían conseguido romper aquel encantamiento que lo tenía preso de sus inexistentes encantos? La primera vez que se rompió el silencio fue gracias a Mitchell, preguntando lo que los tres cuestionaban en silencio, nunca había leído de magia semejante a la que había ocurrido en ese momento, ¿qué era lo que había ocurrido? No parecía tener sentido alguno para el Ravenclaw.

Miró a su novio, sintiendo las piernas débiles y queriendo lanzarse a sus brazos, deseaba tanto estar con él, proveyéndole de consuelo de aquellas cosas tan amargas que Evans le había dicho, de las horribles imágenes que presenció, del terror de ser atacado por alguien a quien amaba. Sólo había dado un paso en su dirección cuando lo interrumpió Evans llamándolo, de nuevo, por ese apodo estúpido. Eckhart temblaba de miedo, habiendo sentido un pánico horrible de que pudiesen hacerle daño a Adrien. Hacerle daño por su culpa, porque sí, se sentía tremendamente culpable por ser el objeto de deseo de Evans, incluso si no había hecho nada por ello.

Parecía que el Gryffindor iba a llorar, lo llamaba casi suplicando a sus brazos, sitio donde él no quería estar. Era un cuerpo parecido, pero no tenía nada que ver con el chico al que quería abrazar. Joshua retrocedió un par de pasos de ambos gemelos, era el tercero en discordia en esa situación, separando a los dos hermanos. ¿Qué debería hacer? Aunque no sentía ningún agrado por Evans, sí que sentía empatía, él no tenía la culpa de haber sido hechizado. Volvió su mirada buscando a su novio, como si este fuese capaz de hacerle saber lo que debería hacer. Hubo algo en Adrien, en la forma en que lo miraba, en el gesto que hizo con su cabeza, que le hizo entender algo.

Adrien adoraba a su hermano, no era un secreto para nadie. El mayor de los tres notó que quería que consolase a su gemelo, no podía hacerlo él en esa situación tan incómoda. Quería creer que Lévesque estaba seguro de lo mucho que lo quería, que aquello no era su deseo, para él no había otro que no fuese ese francés. Joshua estaba convencido de que las palabras de Mitchell eran falsas y vacías, una ilusión: Evans no lo amaba, nunca se había enamorado de él, lo odiaba por el simple hecho de respirar el mismo aire que Adrien, odiaba su torpeza y siempre buscaba herirlo al punto de quiebre, hacerlo sentir miserable después de cada pelea. Muchas veces lo conseguía. No podría engañarlo, un rato no corregía todo lo sucedido en seis años, era estúpido pensarlo.

Bajo aquella petición silenciosa que notó del menor, de su novio, dio un pequeño paso dubitativo en dirección a Mitchell. A ese le siguió otro, y otro más, hasta empezar a caminar y abrazarlo. Era lo mínimo que podía hacer por Adrien cuando Evans lo estaba haciendo pedazos por culpa suya. — Ya… tranquilo, todo está bien… —lo calmó. No iba a decirle que lo amaba porque no lo amaba, no quería mentirle a ninguno de los tres a pesar de que accediese a consolarlo a petición de su novio. Tuvo que esforzarse en imaginarse que aquel chico era su novio para no sentir ese desagrado que le daba tocar a alguien más. Era un día horrible.

Abrazado a Evans, miraba a Adrien, una mirada dolida y culpable. No tenía ni idea de cómo Lévesque le toleraba tantos fallos, aquel evento en clase de Artes Oscuras por ejemplo también los había dejado marcados, y había heridas aún abiertas del verano anterior a aquel. Necesitaba hablar con él a solas, estaba desesperado por hacerlo, pero no deseaba otro arranque de violencia de Mitchell.

[OFF]: Las acciones de Adrien han sido previamente acordadas con su user.

If you wanna be my lover:
Acepto tu reto de llegar a los 30 post, hagamos buen uso de la plata de aquel maromo
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 7.650
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 638
Puntos : 503
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Adrien Lévesque el Dom Ago 06, 2017 7:56 am

En ese momento se dejó ver porqué eran gemelos, cuando Evs le indicó que rompieran la conexión, al llegar la cuenta a tres ambos hicieron lo mismo de una forma tan sincronizada como si lo hubieran ensayado, pero así eran ellos, quiso creer al final que esa conexión de gemelos seguía ahí. Evs era parte de su mundo, de su vida no quisiera que se alejara de él por un tonto error, además pudo haber un momento en que si él se retiraba la maldición del Gryffindor le hubiera impactado pero decidió confiar y no se arrepintió de los resultados aunque si se sintió agotado y es que no sabe cuanto tiempo estuvieron en eso.

Mira a su hermano suplicar por algo de cariño de Josh, eso le rompe el corazón, es su culpa, todo esto es su culpa y ese sentimiento crece más y más dentro de él. Mira a su novio, le indica con la mirada que está bien, puede abrazar a Evs, lo necesita más que él, quiere creer que es así, además rechazarlo podría desencadenar otro ataque de ira, parece bastante calmado y confía en que no le hará daño a Josh. Mientras él se deja caer en contra de la pared, parece no parpadear, aún asimilando todo.

Aunque ve la escena le rompe el corazón... No sabe amar, solo daña a los que quiere, es lo que piensa en ese momento, arrojó en brazos de su hermano a su novio ¿qué tan irónico es? Suena a uno de esos libros de romance que a veces lee pero que cree algunas escenas son absurdas, ahora siente que vive en una de ellas con la diferencia que se siente como el villano que se interpone en un amor puro, porque él está dañado, la única muestra de amor que conoció en su infancia eran los golpes, Evs y Josh le habían enseñado, creía que sabía pero no, no sabe lo que es amar incondicionalmente. Las palabras de Evs se han calado tan dentro suyo que duele pero soporta todo en silencio y retirado de las dos personas más importante de su vida.

Es cuando escucha pasos que comprende que son los profesores - Iré a hablar con ellos - No los mira, en cambio enfoca su vista en la pared tras ambos, sale del salón, realmente confía que no pase nada ¿Debería ir a ver a la directora? ¿Debería entregarse como el culpable de todo? Hay dos profesores que están yendo hacia ellos y el pequeño de primer año los sigue apurados - Fue un mal entendido, ¿necesitan el salón? No hay heridos, Mitchell fue atacado con un confundus pero ya se calmó - Hace todo lo posible para que no vayan al salón, insisten en que posiblemente deban traer a la enfermera pero Adrien toma la situación, al final regresa donde están su novio y su hermano - Los profesores piden el salón para continuar con sus clases - Les avisa, les dedica a ambos una sonrisa, queriendo creer que mientras exista esta calma los efectos de la poción no hará daño a nadie más.

______________________________________________________
Off: Desafío aceptado :3 presumiré de que podemos llegar a más de tres paginas, solo hay que soltar la imaginación
Censo: ¿Adri dirá la verdad? ¿Si, no? ¿Que coma nuez y vuelven perdices? ¿Que los deje en su nidito de amor? (?)
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 950
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 534
Puntos : 402
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Evans Mitchell el Lun Ago 07, 2017 6:15 am




Evans nunca fue de esa clase de personas que se dan cuenta de la situación, especialmente, cuando ésta se moldeaba a su favor; porque todo lo que no fueran sus caprichos, pasaba inmediatamente a quedar relegado a un segundo, tercer, plano. Y mientras sus deseos se consumaran satisfactoriamente, ¡nada podía ir mal en el mundo! En todo caso, las cosas, finalmente, iban como tenían que ser. Y en esas circunstancias en particular, en ese momento, ¡él era tan feliz! Y por supuesto, ¡todos debían ser tan dichosos como él! ¿Por qué sería de otra manera?, ¿a quién se le ocurriría amargarse? Incluso Adrien había admitido que él y su pollito estaban destinados a ser (¡bastaba verle la cara de derrotado!), ya se le habían calmado las hormonas, y había aceptado que nadie podía interponerse en el camino del amor verdadero. Y lo que era más importante, ¡su pollito había elegido!

—Sólo vayámonos—
murmuró Evans, entre risillas y besos, habiendo recibido a Joshua en sus brazos, caluroso y juguetón—Dejémos a la marmota, y tengamos ese picnic—Se estregaba contra el cuello de Joshua y subía en besos por su mejilla, divertido, contento, insistente—Sólo tú y yo—Lo miró a los ojos, con una gran, gran sonrisa. Pero, en un instante, se quebró en una mueca de reproche—Tú sí que estás flaco—Lo apretó contra él, ¿explorando sensaciones?— ¡Eres puro hueso, es casi espeluznante! Ya sé, iremos a las cocinas. No, no, no discutas. Cocinaré para ti—Le guiñó un ojo. Parecía que le gustaba jugar a la parejita feliz— ¿Qué?, ¿no sabías que cocino? Mi hermanita, Aimee, ama mis panqueques—Se jactó. Acarició el rostro de su pollito con una mano suave, acercándose a él, queriendo romper las distancias ¿para un beso?, y agregó, en un tono desmesuradamente meloso, caldeado, ¿seductor?—Las cosas que te haría a ti con una sartén…

Y Adrien llegó. Evans se desprendió de su Jo-Jo (con un tremendo dolor, como siempre que te arrancan de los brazos de tu ser amado), sabiendo que tenía que aparentar frente a los profesores, hasta perderlos de vista. A ellos y al resto del mundo. Porque Evans tenía planes, para él y su pollito, planes que no involucraban a nadie más. Pero, cuando se encaró a Adrien, como si tuviera alguna riña pendiente, algo en su pecho se desinfló, como si su propio corazón gimiera herido. ¡Aaaargh! No podía hacer como si toda aquella situación no lo hubiera conmocionado. Y tenía la terrible, ¡y por sobre todo incómoda!, sensación de que algo le faltaba. ¿Debería ir a la enfermería? Por supuesto que no, esa vieja de la enfermera le tenía tirria. ¿Y cómo explicar esa sensación, de todos modos? Quería enojarse con Adrien, de vedad que quería, pero… ¿seguro que era con Adrien con quien estaba tan enojado?, ¿o consigo mismo? ¡Odiaba ese sentimiento! Porque eso es lo que era. Un sentimiento, que lo acechaba desde algún rincón de sus emociones, y lo estaban convirtiendo en una presa de la ansiedad, la bronca interna, la necesidad… ¿Por qué es que sentía que le faltaba algo importante? ¡Si tenía a su pollito a su lado! ¡No necesitaba nada más!

¡Ah, no! Evans ya sabía de qué se trataba. Después de todo, él era un hombre de buen corazón, y sumamente comprensivo. Ya sabía lo que pasaba consigo. Sentía lástima por el Lévesque. Sí, pobrecito el Lévesque. Debía ser eso. Su buen corazón, compadeciéndose del patetismo. De lo que Evans, sin embargo, no se daba cuenta, era de su propio estado lamentable. Había palidecido (¿o estaba casi amarillento? ¡Que aspecto!, ¡parecía enfermo!), sus manos temblaban, su respiración era irregular, y su visión se nublaba por momentos (él se enjugaba los ojos de a ratos, sin darle importancia). Y su temperatura, ¡su temperatura!, sus piel ardía si lo tocabas. Y así y todo, Evans no reparaba en todos estos síntomas. En lo que a él respectaba, estaba perfecto. Tenía la energía febril de los caracteres vehementes, el pulso acelerado, la cabeza delirante, ¡pero él estaba perfecto! Mejor que nunca.

—¡Muerto!, ¡deberías estar muerto!—gritó, inesperadamente, sintiendo un escalofrío—¿¡Entiendes lo que te he hecho!?—soltó, desesperanzado, sujetándose la cabeza. Parecía terriblemente angustiado. Pero al segundo, se recompuso y tomó al Lévesque del cuello de la camisa, como si le asqueara (¿habría olvidado su repentino arrebato?). Y sin embargo, fue muy delicado al preguntar (no sin una terrible mueca de amenaza)—: ¿Quieres un panqueque?  

Por alguna razón, todo su ser ardía en deseos de cocinar panqueques bañados en chocolate.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.400
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 181
Puntos : 139
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Joshua Eckhart el Lun Ago 07, 2017 9:21 pm

No podía culpar a Adrien de que le pidiese ir con su hermano cuando sabía lo mucho que repudiaba que lo tocase cualquiera que no fuese él. Ambos sabían que era lo más adecuado en el inestable estado de Evans, le daba, al menos, un poco de control sobre el león. Sólo espera que Lévesque sea capaz de soportar sólo un poco de dolor, luego volcaría toda su culpa y todo lo que lo necesitó con él, lo podría consolar y todo. Por ahora era menester no permitir que Mitchell siguiese haciéndole daño a los demás, para colmo de males sólo de esa manera Joshua podía manejar un poco al hermano de su novio, usando un supuesto amor para ello.

No puede hacer otra cosa más que suplicar con sólo una mirada que el tejón no lo deje solo con su hermano, pero es en vano. Antes de darse cuenta, no había nadie más dentro del aula que ellos dos, con los ojos cerrados, haciendo uso de toda su fuerza mental, toleraba al Gryffindor restregándose contra su cuerpo, besándolo como si le perteneciera, causando punzadas de asco y desagrado. Seguía firme a la idea del picnic, Joshua por otro lado estaba seguro que no quería estar en un sitio completamente solo con él.

¿Por qué no simplemente… nos quedamos en un sitio y conversamos, dentro del castillo? —trató de persuadirlo, no obstante dio un respingo al sentirlo apretándolo más contra su cuerpo, no era la misma sensación cuando Adrien se preocupaba por él, la preocupación de Evans era sobrecogedora. — No creo que… —pero ahí va a decirle que no discuta con él. — ¿Cocinar…? —en realidad no pensaba que aquello fuera adecuado, más porque le preocupaba que le envenenase en el proceso de recuperar su consciencia que por no saber que cocinaba, a él le daba completamente igual aquello.

Sabía dos cosas: la primera era que los besos en la boca no estaban dentro del contrato, y la segunda era que no quería descubrir qué le haría con un sartén. Sí, quería con todo su ser pensar que hablaba de comida, pero ese tono sugerente lo hacía dudarse que el tema fuese por ahí. Tragó secamente, y jugó con la suerte. — Ehm… ¿alguna comida…? —soltó en voz baja, dubitativo, pero por suerte Adrien llegó antes de que al otro se le ocurriese terminar con las distancias que ya eran incómodamente cortas en su opinión. Deseaba marcharse, largarse de ahí, esconderse y no salir hasta que estuviese seguro que Evans ya no estaba preso de la poción.

Hablando de eso, ¿quién en su maldito sano juicio le había dado amortentia a Evans Mitchell? ¿Quién carajo había pensado que sería inteligente drogar a aquel peligroso sujeto con una poción así? ¿Y por qué él se había visto involucrado con el estúpido hermano de Adrien? Era escalofriante, realmente escalofriante, él no tenía por qué soportar aquello y sin embargo helo ahí, intentando que no saliese nadie más herido a partir de entonces. Además, seguía sudoroso y sentía pegajosa la parte de su rostro que le habían lamido, de sólo pensarlo le daban arcadas, esperaba que, tanto como él, Mitchell se muriese del asco en cuanto recordase lo sucedido.

¡Evans! —soltó de pronto, saliendo de sus pensamientos al verlo sujetar, histérico, la ropa de Adrien, sujetándolo del hombro, tragó secamente, no entendía nada. ¿Si se escapaba por ahí, alguien lo notaría? Sí, podría usar precisamente ese momento, pero lo retenía el no querer que Adrien sufriese las consecuencias. — Sí, vamos… Vamos a las cocinas, cocinarás panqueques, ¿recuerdas? Sólo vamos… —quería, primeramente, que soltase las ropas del tejón. En cuanto volvieran a estar solos, quería encontrar el modo de huir y esconderse el tiempo necesario, no debía ser tan difícil.

Se sentía muy angustiado, pero tomó la mano de Evans, dubitativo. Lo jaló un poco en dirección a la salida del aula, le dirigió una sentida mirada a su novio. Ese día iba a recordarlo y no precisamente de forma agradable, lo sabía desde el vamos. Sólo quería llegar a las cocinas, distraerlo con los panqueques y salir corriendo de ahí, encerrarse ahí donde nadie pudiese encontrarlo durante las próximas horas. Sólo esperaba que fuese una dosis baja de poción, no como la que aquel estúpido le había dado el curso pasado, no podía ni imaginarse a Evans siguiéndolo así por más de un día.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 7.650
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 638
Puntos : 503
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Adrien Lévesque el Dom Ago 13, 2017 7:49 am

Le tomó más de lo pensado el convencer a los profesores, estaba nervioso pero ha sabido controlarse correctamente, después de todo podía mantener su rostro libre de expresiones. Además era un prefecto y debía mostrar un buen dominio de la situación ¿no? El de primer año parecía que lo miraba con cierta admiración, esperaba que realmente eso no pasara ya tenía suficiente con un perseguidor como para tener otro, podría ser paciente pero no sería bien visto para él después de todo no era dado a socializar. Por otra parte estaba ansioso de no dejar mucho tiempo a solas a Evs y Josh, aunque realmente quiso confiar en que su hermano no le haría nada, parecía más tranquilo, bueno posiblemente a quien quiera hacerle daño sea a él mismo y eso le había dolido. No negará que estuvo nervioso cuando ingresó nuevamente al aula para avisarles que deberían desalojar el lugar, sin saber que escena podría encontrarse.

El imaginar lo que estaba pasando Josh le estruja el corazón, debe ser firme hasta que todo eso se resuelva, lo importante es que no se sienta amenazado, recuerda lo cuidadoso que debe moverse con respecto a alguien que ha consumido la poción, su nivel de obsesión es tanta que podría considerarse alguna clase de animal protegiendo su territorio. Pero no se esperaba que deseara atacarlo en cuanto pusiera un pie en el aula, se vio amenazado, sus cuerpos quedaron apegados y esperó un golpe pero eso no pasaba. Se estremeció ante sus palabras ¿tanto lo odiaba? Pero alejó sus pensamientos al ver el dolor en su hermano - Evs lo entiendo - ¿Qué podía decir? Deseaba consolarlo y se maldijo él mismo por hacerle daño a dos personas que ama, al ver a Josh éste no estaba en el mismo estado que su hermano, pero podría apreciar el desespero.

Está aliviado, Josh parece saltar en ese momento para calmarlo y llevarlo a la cocina, más la invitación le sorprende ¿Evs estaba batallando contra la poción? - Claro - En cualquier otro momento le hubiera dicho que los pancakes son imitaciones pobres de las crepas francesas, pero éste no es un momento idóneo para bromear sobre ello. De hecho está tan desorientado, vamos que sabe de pociones pero no de qué hacer en éstos casos, solo cree que lo mejor es seguir con esa calma. Se lame los labios algo ansioso mientras van a las cocinas, él se queda un poco rezagado observando la interacción entre ambos, se arrepintió de su venganza, no debería haberlo hecho, sabe que no trae nada bueno ese rencor y lo estaba viviendo en carne propia.

En la cocina son ellos y los elfos, las criaturas se mantienen recelosas de Adrien después de todo no les trata muy bien pero sin embargo obedecen como es su naturaleza - ¿Le pondrás chispas de chocolate? - Porque sinceramente, por mucho que se quejara que prefería las crepas, amaba los pancakes de su hermano (1) siempre le ponía chocolate y aunque sentía que traicionaba sus amadas crepas, pues solo comía los hecho por Evs. Aunque claro hasta ese momento se había mantenido en silencio, cuando habló lo hizo con timidez pero rápidamente se echó para atrás sin saber como iba a reaccionar, al caminar hacia atrás choca con un elfo que tira una bandeja de frutas, manzana, naranjas y peras salieron rodando mientras las fresas pintaron el piso de rojo, Adrien no se dio cuenta que había bananas también, pisó una haciendo que cayera al suelo. Sí, dolió el golpe pero de la nada empezó a reír de su propia torpeza sin importarle que lo catalogaran de loco (2).

______________________________________________________________________
(1) Imagino a éste punto que no es la primera vez que come pancakes de Evs y aunque no sé que tan buenas sean las habilidades culinarias del gemelito igual le gustan (?)
(2) No, no se volvió loco pero me pareció una escena digna para despejar un poquito la tensión causada por la amortentia, además es una risa como descarga emocional cuando ya no sabes que más hacer y solo ríes (?) pasa cuando lloras pero mucho drama mejor que ría alegremente (?)
Off: Tampoco quiero saber lo que se hace con la sartén... mentira me da curiosidad XD sigo diciendo que si no es para cocinar es para golpear a alguien y reventarle la cabeza... xD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 950
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 534
Puntos : 402
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Evans Mitchell el Miér Ago 16, 2017 6:17 pm

Un panqueque es un arte. ¿Pero el truco? Tienes que saber cómo usar una sartén. Tienes que ser un pro con ese mango, tienes que sentirlo, familiarizarte con la dureza, el grosor, ¡y nunca lo aprietes como si se tratara un frasco de kétchup! ¿Estás loco? Tiene que encajar perfecto en tu mano, y puedes ser rudo con las sacudidas, pero todo el trabajo es pura delicadeza. Porque sí, tienes que manipular a esa sartén, esa belleza de vajilla en caliente, ahora que la tienes bien sujeta, ahora que es tuya y tú tienes el ritmo. Para que te salga perfecto, ha de haber sincronía con tu cuerpo, tú haz de hacerte a la idea de que ese mango y esa sartén son una extensión de ti mismo. Y si te figuras esto en tu mente, sólo dale hacia adelante, y de vuelta hacia atrás, ¡y logra que ese panqueque se ponga a volar!, ¡que toque el cielo! Pero no el techo, porque eso dejaría marcas. Todo tiene que ver con el flow, amigo. Sólo déjate llevar, y haz los mejores panqueques. Que disfrutes.

Ah, Evans estaba irreconocible con ese teatrito de chef profesional, haciendo girar esos panqueques en el aire, dándose todos los aires de un queridísimo presentador de gourmet, de esos que te hacen hacerte agua la boca con lo riquísimos que se ven sus platos. Y la verdad, en lo que se refería a panqueques, conseguía que estos se vieran muy apetecibles. ¡Y todos cubiertos de chocolate! Raro, porque a Evans no le gustaba el choco. No lo probaba nunca. ¿Pero por su pollito? ¡Él cocinaría cualquier cosa! Tenía una sartén y sabía cómo usarla, así que, ¿qué no haría por él? De lo que no se dio cuenta, es que ese menú: chispitas de chocolate, salsa de chocolate, ralladuras de chocolate, etc., era un menú fijo porque esos eran los panqueques favoritos de su hermano. Vaya casualidad, ¿no? Ni se molestó en preguntarle a su Jo-Jo si era alérgico a algo de eso. Se lo haría tragar de todas formas, ¡porque era su amor! ¿Cómo no querría meterse su amor por la boca? Timidez, a lo sumo.

—Di, ‘Aaah’—Evans, tan amoroso el chico, ¿amenazaba a Joshua con un tenedor en la mano? No, no. Simplemente quería alimentarlo, con todo su cariño, directo a su boquita, y tan apegado a él, que daba escalofríos—Oh, ¿será que quieres que le ponga más chocolate?

En ese momento, ¡ruido con las cacerolas! Evans levantó la mirada, y al ver al otro bufó, contrariado. Pero, vaya, fue el primero en ir ayudarlo. Es que, ¿qué más podía hacer? Él era un tipo comprensivo. Y le daba pena el Lévesquito. Sufrir una decepción amorosa debía ser terrible. Y más, si el que te rechazaba, era su pollito. ¡Así que lo levantó del suelo!, sujetándolo por debajo de los hombros, haciendo palanca y atrayéndolo hacia arriba. AH, ¿qué era ese sentimiento?

—Por supuesto, siempre le pongo chispitas. ¿Y qué es tan jodidamente gracioso?—Pero le estrujaba el corazón cuando reía. ¿Eso era placer, alegría, am…?—Reponte, maldición—Se quejó, arreglándole las ropas—¿No eres un señorito?

En todo ese tiempo, raro, se desentendió de su pollito —de quien había estado pendiente a cada segundo, como un perro vigilante—, casi como olvidando que existiera.

Por su parte, Chris Andersen, muy inoportuno, como siempre, rondaba por esos lares, buscando a su objetivo de ese día, ¡para resolver unos asuntos que debían resuelto hace años con Evans Mitchell! ¡Venganza!
psss:
¡Adri! :3 Esto es para vos----> Panqueques  jaja Sí, tu hermano ama hacerte cosas de chocolate. Pero shhh, es un secreto.

Y esto es lo que hacés con una sartén (?)----> No intentar en casa.

Josh, decías que tu chico quería escapar. Ese es su momento. Si querés, sólo si querés, manipulá al npc de Chris. Ponele que se crucen en el camino de huida, y Chris le ofrezca su ayuda (un plan muy oscuro para vengarse de Evans, aunque sin mencionar los detalles escabrosos). O simplemente, tengamos en cuenta a Chris para otro post. O, lo que sea.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.400
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 181
Puntos : 139
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Joshua Eckhart el Jue Ago 17, 2017 7:33 am

Dejó a Evans cocinar sus panqueques, un poco más impaciente con cada sonrisita sugerente o mirada intensa que le dirigía. Estaba intentando aguantarlo por respeto a lo que Adrien le pidió, pero no podía culparlo si su paciencia se iba deshaciendo. Adrien había pasado a ser un mero espectador que parecía sólo cuidar que su hermano no se pusiese violento, no se imaginaba el agobio que le daba tener que aparentar en frente de él que quería a su hermano. El aroma a chocolate con chocolate y más chocolate lo empalagaba, pero le daba paz porque sabía que en el fondo Evans parecía estar luchando contra la poción. Parecía haciendo cosas que a Adrien le gustaba, no a Joshua, la muestra más tangible de que no lo odiaba como decía.

Claro, la felicidad se le acabó en cuanto le pidió con tanto cariño que abriese la boca para alimentarle él. La única vez que había hecho algo parecido era con su novio, en esos jueguitos cursis y melosos ocasionales, fue por ello que por pura inercia rechazó el bocado del tenedor, estaba teniendo problemas con aquello e iba a pedirle más chocolate para tener un poco de espacio libre cuando oyeron las cacerolas y cosas que se cayeron con el tropiezo de Adrien. Preocupado quiso levantarse a ayudarlo pero Mitchell le ganó levantando a su hermano sin agresión, momentos antes de que Adrien comenzase a reírse sin motivo aparente.

Le hubiera gustado disfrutar un poco más la risa de Lévesque, pero algo más fuerte lo llamaba. Su propia supervivencia. Ver al león tan distraído con el tejón le desencadenó un pensamiento difícil de ignorar y antes que los dos gemelos se diesen cuenta, el águila abrió las alas y se fue volando. En realidad sólo comenzó a caminar en dirección a la puerta discretamente y, una vez fuera, comenzó a correr como alma que lleva el demonio. Necesitaba ponerse a salvo, esconderse el tiempo suficiente hasta que la poción pasara, a que la locura de Evans terminase, no era mucho pedir. Lamentaba dejar a su novio con aquel lunático, pero no pretendía esperar ni un segundo más a que Mitchell lo siguiese estrujando, manoseando, sin poder ni siquiera quejarse al respecto.

Su camino se vio entorpecido por un alumno que se cruzó en su camino y había tropezado con él al no fijarse en dónde caminaba. — ¡Hey, hey, hey! —soltó Chris, entonces, sujetando por el brazo al prefecto de Ravenclaw que por los pelos se le escapa. No había pasado desapercibido cómo aquel idiota de Evans lo miraba, no sabía qué le había dado a beber pero era algo con lo que estaba seguro iba a partirse el culo durante meses si le salía bien su venganza. — ¿A dónde vas tan rápido, dónde está Evans? —Andersen lo tenía todo planeado, su mente ya maquinaba mil y un formas de humillar a Mitchell.

Escucha, no tengo tiempo para hablar, ve a molestar a otro —se excusó rápidamente Joshua, tirando de su brazo para conseguir que lo soltase. — No, no, escucha, voy a ayudarte a escapar de Evans, es eso lo que quieres, ¿no? Claro que es eso lo que quieres —era evidente por la forma en que los ojos grises del águila lo miraron entre la sorpresa y el alivio. Seguro todo fuese diez veces más complicado de lo que en realidad era, pero no le importaba en ese momento, ni siquiera cuestionar la supuesta amabilidad de aquel chico. Esperaba no estar cometiendo un error muy grande.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 7.650
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 638
Puntos : 503
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Adrien Lévesque el Mar Sep 05, 2017 6:00 am

¡Evs le estaba dando de comer a Josh! Lo hacía tan libremente que su corazón se oprimió, a veces desearía que su relación no fuera un secreto, que pudieran hacer lo que quisieran pero debían aguardar apariencias para que nadie supiera lo suyo, Adrien incluso temía que averiguaran sus gustos hacia los hombres. Sin embargo trata de no pensar en eso, en cambio se enfoca en la comida porque el chocolate le hace sentir mejor y como tal pide a su hermano que le haga pancakes con chispa de chocolates. Hizo un desastre con las cacerolas que al final le hizo reír, tal vez era porque Evs le dijo que siempre le pondría chispas de chocolate ¿modificar la percepción de los pensamientos te hacían olvidar? Puede que si o tal vez tu mente no lo asociaba, era increíble como la Amortentia funcionaba, simplemente su gemelo parecía haber olvidado lo que ambos han convivido estos años, el comentario de las chispas de chocolate fue tan casual, se preguntaba si sabía que lo hacía porque a él le encantaban con mucho chocolate

-¡Evs! - Se sobresalta, todo ese tiempo se ha estado riendo de forma confusa, su mente divagando pero ahí está su gemelo, aquel ser tan idéntico a él levantándolo del suelo ¿se está reponiendo? De reojo observa a Josh, su novio parece pasarla mal todo es su culpa, así que decide hacer que la atención de su gemelo esté puesta en él, por el rabillo del ojo nota como el Ravenclaw ha dejado la cocina - No lo sé... - Se encoge de hombros su ropa está arrugada por la forma en que su hermano lo levantó así que las arregla con calma - Puedo serlo pero también soy una persona se me permite reír ¿no? - En ese momento entra a la cocina aquel detestable Gryffindor, justo con el que chocó en la mañana, aquel con el que cambió de pociones.

-¡Tú! - Se aparta de Evans para ir tras esa sabandija, porque oh si, el haber intercambiado de frascos no era culpa de Adrien, claro que no, el que le diera Amortentia a su hermano tampoco era su culpa, todo era por ese Gryffindor, quien al parecer tenía intenciones de burlarse hasta ver la cara furiosa del Hufflepuff que se congeló en su lugar. Un hechizo de Adrien le rozó, usualmente era malo en artes oscuras pero sus Diffindo eran poderosos, un hechizo de primer año si, pero el que mejor le salía cuando quería lastimar a alguien, un Desmaius que hizo a Chris caerse al suelo

- Yo..yo no hice nada - Chris solo venía a vengarse de Evans pero al parecer su hermano podía ser peligroso, debía salir de ésta - ¡Joshua está en peligro! - Fue lo primero que se le ocurrió - Vi que entre cinco personas le apuntaban con la varita, vine corriendo a buscar ayuda, se lo llevaron... - Tal vez Evs pudiera reaccionar con la Amortentia y arrastrar a su gemelo... no quería morir, esperaba que la distracción fuera suficiente para vivir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 950
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 534
Puntos : 402
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Evans Mitchell el Jue Sep 21, 2017 5:21 am

Joshua no podía estar mejor de la vida (suelto por fin de las garras de un amor no correspondido), pero los que sí iban a estar en peligro, eran los gemelos. Eso Chris lo sabía. Era un cobardica, ¿para qué mentir? Pero cuando vio a los otros dos perderse por la puerta de las cocinas —por Merlín, sí que se parecían hasta el escalofrío cuando se lanzaban con tanto brío, por alguien—, echando a correr entre la furia y la desesperación, lo atacaron las tremendas punzadas ¡de la risa! que le daba saber de antemano lo equivocados que estaban. Bueno, el que estaba en el error era Evans, quien preso de los efectos de la Amortentia, no hacía caso de lógica o razón alguna, e iba a por todas, sin pararse a pensar.    

Ah, pero espera, espérate un momento. ¡Claro que era una trampa! ¿Ir hasta los invernaderos?, ¿el bastardo de Chris sintiendo un repentino amor por el prójimo?, ¿y él preocupándose por lo que le fuera a pasar a ese gorras? ¡Evans olió enseguida que algo estaba muy, muuy mal!, ¿¡QUÉ CARAJ…!?, ¿en qué mundo bizarro a él le iría a importar si al avechucho le enterraban la cabeza en una maceta?, ¿quién era el culpable de que le apuntara a su hermano con un maleficio MORTAL? ¡Iba a matar a ese desgraciado! ¡CHRIS!

—¡Espera, Adri!—Evans hizo a tiempo a saltar sobre su hermano desde atrás, sujetarlo por los brazos con determinación y arrastrarlo fuera de ese invernadero, antes de que un montón de macetas cayeran del techo, estrellándose contra el suelo y… —¡No entres…!—Ay, ¡cerró la puerta! ¿Y qué?, ¿seguían vivos?, ¿estaban todavía en sus cinco sentidos? ¡Demonios con ese jodido, Chris!, ¿mandrágoras en macetas?, ¿quería matarlos? Bueno, a lo sumo, los hubiera desmayado, pero para cuando empezaron a chillar, Evans ya había cerrado de un portazo. Dentro del invernadero se ahogaron los llantos de esos horribles bichejos, puestos allí, para que flotaran en sus macetas por encima del aire hasta que ellos fueran a poner un pie en el lugar, como una trampa.

Ah, pero algo más lo atormentaba.

—¡No está ahí!, ¡te lo prometo!, ¡era una mentira!—(Obvio que era una mentira) Había intentado atraparlo tantas veces a ese avechucho, y siempre sabía cómo escaparse. No lo iban a agarrar unos cinco tipos, si no pudo él. Evans encaró a Adrien, aferrándolo a la altura de los hombros con ambas manos. Tenía una expresión de terrible consternación. Lo abrazó, enterrándose en ese abrazo—Adri, Adri, ¡nunca te heriría!, ¿lo entiendes?, ¡nunca!—Lo tomó del rostro y lo besó, subiendo por el costado de su cara, hasta detenerse en su oído, con la boca tibia y la voz apenada.

Le habían quitado lo que más atesoraba, con una simple mezcla de hierbajos. Él nunca perdonaría eso. Hasta que se diera cuenta de quién había sido, claro. Algo que le costaría imaginar al principio, por lo que Chris la tendría difícil ese año. Y no podría quitarse de la cabeza que lo odiaba. ¡Por inoportuno!

Era de no creer. Priori Incantatem. Eso es lo que había sido, ahora que pensaba sobre ello, como Evans Mitchel y no un hurón en celo. Maravilloso y terrible. Pensar que tenían esa clase de conexión. Quizá, no todo hubiera sido en vano ese día. Porque otra vez, se reafirmaba cuan unido estaba su hermano, su sangre, su debilidad.

—Si tu savais combien je t'aime... (Si TÚ supieses cuanto te AMO...)—susurró, con una musicalidad tan viva y sentida puesta en sus palabras, rápidas, venidas del corazón—Quand je t'ai connu, je ne pensais pas que j'allais t'aimer autant (Cuando te conocí, no pensé que iba a AMARTE TANTO)—Lo adoraba. No había otra forma de describirlo cuando lo veías enredado en los brazos de su hermano, estrechándolo, con toda esa ardorosa manía que tiene el cariño con las cosas que aprecia—et je t'aime bien plus que tu ne peux le penser  (y te AMO más de lo que puedas imaginar)—Lo miró a los ojos, tocándose, frente con frente. El pecho le quemaba, y las chispas de esa agonía podían verse a través de sus ojos—Rien n'est égal à toi et à l'amour que j'ai pour toi (Nada es igual a TI y al AMOR que siento por TI); je te le dis pour te rappeler que tu es la meilleure chose qui me soit arriveé dans le vie. (Te lo digo para recordarte que eres la MEJOR COSA que me ha pasado en la VIDA).

psss:
Jaja Yeah, hice un mega mix súper cursi de frases sexys para que se digan entre ustedes (?), y sí, lo saqué de una pág. Que feo Joshua, eso de que el gorras no sepa francés. Que muera de la envidia (!)
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.400
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 181
Puntos : 139
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellGryffindor

Joshua Eckhart el Mar Sep 26, 2017 5:28 am

Aquel sujeto había resultado ser de inesperada ayuda, sólo le había dicho que fuese a su dormitorio y él distraería a los gemelos. Y sí, podría parecer que había algo detrás, pero, ¿honestamente? No pensó en ello. Todo lo que sabía era que quería estar lejos de Evans, y todavía más lejos quería estar cuando Evans regresara en sí mismo. Pero algo era raro, no confiaba en aquel muchacho, así que no se dirigió a su dormitorio sino que salió del castillo, debería haber cientos de sitios ahí fuera donde poder ocultarse algunas horas. No sabía cuánto había bebido de esa poción, pero tampoco quería descubrir su duración.

Se había subido a un árbol en los alrededores del castillo, de donde podía ver perfectamente la entrada del invernadero y, más importante, el acceso al castillo de donde podría ver si alguien salía de ahí. Estaba agotado de ir y venir a través de todo el castillo, así que sólo bastó acomodarse un poco en la rama en que estaba sentado para que cayese dormitando durante algunos minutos. En medio de sus sueños sólo podía ver a los gemelos, más una pesadilla por su contenido que es preferible no narrar, pero el caso es que no había conseguido descansar nada de aquel rato dormitando.

Se sobresaltó y casi se cae de la rama cuando oyó el griterío proveniente del invernadero. Tras ver entre las ramas y hojas consiguió detectar a dos personas. Su cabeza dolió, caliente, cuando se sentó debido al susto, llevando sus dedos a su cabello, sintiendo sus hebras y… ¿dónde demonios estaba su gorro? Claro, todavía lo tenía Evans. Lo daba por perdido, iría a su dormitorio por otro simplemente. Bajó de la rama, un par de pasos torpes en falso por el mareo de despertar tan agitadamente y empezó a caminar en su dirección. Más bien poco le hizo falta para saber quiénes eran las dos personas.

Entre la jaqueca que sentía, los gritos del invernadero y la creciente molestia que trataba de controlar de ver a Evans abusando del espacio de Adrien (lo que por cierto le hacía creer que ya había vuelto en sí, lo que significaba que tenía que irse pitando de ahí), se aproximó. No parecía ser mandrágoras adultas, cuyo llanto provoca la muerte, pero una joven ya bastaba para dejar a alguien inconsciente si se escuchaba lo suficiente. Por ello fue que sacó su varita, apuntando hacia el invernadero quizá todavía sin ser identificado por los dos gemelos.

Imperturbate —era un hechizo que había aprendido muy recientemente y que, para su sorpresa, funcionó bastante bien insonorizando las paredes del invernadero para ahogar los gritos de las mandrágoras que a coro lloraban. Aquel par estaba tan enfrascado en ese cariño que faltaba poco para darse cuenta que el que sobraba era él. No extrañaba la obsesión de Evans, pero no podía evitar sentirse tan irritado. — Nos veremos luego, Adri; Evans —se despidió del par al paso.

Al menos lo tenía tranquilo que Evans no intentaría lastimar a Adrien ahora en sus cinco sentidos, así que podía marcharse y encontrarse con Adrien. No tenía conocimiento de que habían sido llevados ahí como una trampa, todavía no pensaba claramente a tan poco tiempo de haber despertado del breve sueño. Tampoco entendía del todo por qué habían seguido ahí al oír a las mandrágoras, pero eso no era asunto suyo, pensaba, al menos ahora no se desmayarían al escucharlas a través de las paredes.

Lo único que tenía claro, ahora mismo, era lo mucho que necesitaba un baño. Sentía esa parte de su rostro donde Evans había lamido pegajosa y desagradable, ni siquiera quería pensar en eso por las arcadas que le daba. Por ello empezó a caminar, sin mirar a nadie, en dirección al castillo, las manos dentro de los bolsillos pero la varita muy a la mano por si el idiota de Evans tenía la mala idea de atacarlo o algo parecido. No sabía si le preocupaba más obsesionado o consciente… No, definitivamente obsesionado era peor, mejor no tentar a la suerte.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 7.650
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 638
Puntos : 503
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.