Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

David Glowie — Priv.

Invitado el Miér Jul 26, 2017 2:23 am

SHINY, LIKE A TREASURE FROM A SUNKEN PIRATE WRECK
LONDRES MUGGLE | FLASHBACK | POR LA NOCHE | INVIERNO



Entró azotando la puerta tras de sí, llevaba un par de bolsas en las manos y una mochila asquerosa colgando al hombro. Caminó por el departamento que ya conocía de memoria y cuando localizó a Mildred, le acarició la cabeza, no como cuando la había notado por primera vez en aquel mismo lugar, creyendo que estaba teniendo visiones producto de la droga o que en definitiva se le había botado un tornillo.

¡Odiseo! —alzó la voz, contrariado, la vaca estaba ahí, pero no el dueño o amigo o lo que fuera, todavía no terminaba de comprender cuál era la relación que su camello tenía con aquella extraña y peculiar mascota. Siempre que iba ahí era para olvidarse un rato de los típicos problemas que tenía constantemente, era como un oasis de sin sentido que le hacía recargar baterías para continuar con lo que fuera que tenía fuera de ahí.

¡¿Masbecth?! —preguntó nuevamente, pero tan sólo el eco de la habitación contigua le respondió—. Raro —se dijo a sí mismo, dejando las bolsas que llevaba a un lado para quitarse la chamarra que llevaba puesta y sentarse después en el sofá justo a un lado de Mildred. Abrió una de las cervezas que llevaba y se giró para mirar al animal.

¿A dónde fue tu amo? —preguntó, agitando la cabeza después, riendo antes de tomar un sorbo de su bebida—, ahora comencé a hablarte, bien, creo que cada vez que vengo a esta casa me vuelvo un poco más tonto, o lo que sea —se dejó caer entonces sobre el respaldo del sillón y miró por la ventana que tenía al otro lado. Mildred bufó como si comprendiera sus palabras y agitó la gran cabeza. ¿Cómo es que había logrado Odiseo subirla hasta un sexto piso? se preguntó, recordando al instante que se trataba de un mago.

Claro —dijo con incredulidad, todavía encontraba demasiado raro todo aquel mundo a pesar de que su mejor amiga le hubiese confesado que ella misma era una bruja hacía ya bastante tiempo. Bebió otro largo sorbo de cerveza y entonces escuchó a alguien cantar desde el baño, o sería desde otro de los apartamentos contiguos.

Se acomodó en el sillón subiendo una de sus piernas sobre el mismo, flexionándola para poder torcer el torso y mirar hacia atrás de donde se encontraba sentado.

¿Odiseo? —volvió a preguntar, aunque en esta ocasión su voz salió ligeramente más apagada que antes mientras una de sus cejas se alzaba.
avatar
InvitadoInvitado

Odiseo Masbecth el Mar Ago 01, 2017 2:10 am

Odi había dejado de preocuparse cuando se despertaba sin saber cómo había llegado a algún sitio o que había pasado la noche anterior. Era parte de su día a día ya. Como camello y como, llamemoslo, adicto funcional. Y pongamos unas grandes comillas en funcional. Simplemente intentaba reconocer el sitio donde se encontraba y si no lo lograba, pues se iba de allí. La gente se preocupaba mucho por las cosas. Si no podía recordar algo ¿que le iba a hacer? De vez en cuando, a lo largo del día, venían recuerdos esclarecedores de lo que había pasado la noche anterior. Pero esos eran las minorías de los casos. Casi siempre simplemente lo dejaba estar, sin preocuparse y asumiendo que había sido una noche tremendamente divertida e inofensiva. Como solían serlo.

Aquel día se había despertado en su cómodo apartamento de hombre soltero (con vaca) y se había visto cubierto de pintura fluorescente y una mancha que olía… bueno, no sabría decir a qué y era claramente de origen desconocido. Su pelo era un ente apelmazado y duro. Lleno también de la susodicha materia fluorescente. No había llegado a la cama y se había desmayado en sueño en, vaya usted a saber porqué (aquí ya se sabe que no preguntamos) en el closet. El cuerpo le dolía como si hubiese saltado toda la noche y encaramado gente pequeña- que era la gran mayoría desde su punto de vista- en sus hombros. Salió del closet gateando y de la misma forma llegó a la ducha. Necesitaba una, dictaba su cuerpo y Odiseo siempre obedecía a los deseos de su cuerpo.

Se desnudó con mucho esfuerzo, haciendo muecas por sus músculos. Abrió la llave del agua caliente y dejó que esta corriera por su cuerpo, relajando sus ancianos músculos. Ancianos según él, que era un dramático. Ahora, deben saber algo sobre Odi. Odi es una de esas personas que si se siente de buen humor -que casi siempre es el caso- empezará a cantar alguna canción en la ducha. Nada de opera y no especialmente bien, pero lo hará de todos modos. Mientras se enjabona empezará a tararear y para cuando se está echando el shampoo ya habrá perdido toda vergüenza y estará cantando alguna canción. Esta ocasión no fue menos y por eso fue que no escuchó entrar a Didier, su viejo amigo. Nunca se molestaba en echar llave a la puerta. La casa no tenía nada interesante que robar y sus enemigos eran escasos y normalmente estaban muy drogados para recordar que lo eran.

Así que tan solo se fue a dar cuenta de la presencia del hombre cuando estuvo saliendo de la ducha, con una toalla amarrada a la cintura y la otra hecha un turbante en la cabeza cual vil reina de belleza. Estaba bailando con el sentido del ritmo de un tronco en invierno, haciendo gestos exagerados y cantando

-Let’s have a kiki. I wanna have a kiki. Let’s close the door, tight -hasta estaba intentando imitar la coreografía que había visto en el video musical. Sí, Odi sabía de ese tipo de cosas. Aunque si le pidieran manejar un smartphone le darían un paro cardiaco.

Sus ojos se posaron en la oscura cabeza que se veía en su sofá y se detuvo en seco. Claramente confuso. Pero cuando se dio cuenta que era Didier su confusión se fue tan rápido como había venido, con la misma volatilidad que tenían todas las emociones de Odiseo.

-¡Didi!-dijo, alegremente, con una enorme sonrisa en los labios- abriendo sus brazos para acercarse al sofá y caer aparatosamente sobre él en un abrazo- ¡Tanto tiempo sin verte! ¿Qué te trae por aqui? Ah, me ha llegado un nuevo cargamento de pastillas magnificas que dan excelentes experiencias extracorporales.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lee Pace
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.950
Lealtad : A Mildred
Patronus : Lombriz de tierra
Mensajes : 246
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3068-odiseo-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3083-i-know-just-what-you-need http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.