Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Summer lover [Priv. Adrien Lévesque]

Joshua Eckhart el Mar Ago 01, 2017 6:42 am

Recuerdo del primer mensaje :

Las vacaciones habían llegado después de mucho esperarlas. Las primeras semanas habían sido justo como esperó, o más o menos. Sólo encontró una carta en la mesa del comedor junto con una vasta cantidad de lectura sobre artes oscuras, encantamientos y más. La carta leía que no podría pasar por casa esas vacaciones, que quería que estudiase esos libros y poco más. Joshua hubiese deseado ser un poco más frío, le dolió leer la misiva. Al final no estaba tan acostumbrado al abandono como pensaba. No pudo evitar preguntarse si en algún momento su padre lo echaba en falta, ¿es que acaso era tan poco importante, tan insignificante para que no pudiese dejar el trabajo un solo día?

Como pudo, lo ignoró. No es que fuese muy complicado, estaba acostumbrado al silencio después de todo y a veces hablaba un poco con Blesk. Las cosas fueron lentas y aburridas entre el estudio hasta que finalmente, una buena mañana, recibió una carta de Horus en la que le decía su novio que al día siguiente se verían. Se habían citado en la heladería Florean Fortescue para comodidad de Adrien, puesto que llegaría a un sitio conocido y Joshua podría ir a buscarlo yendo hasta Londres. No era tan mala idea, de hecho aquella noche ni siquiera pudo dormir de la emoción que le daba ver a su novio finalmente al día siguiente, tanto así que muy temprano pensaba de casa.

Lo primero que hizo al despertar fue ocuparse cocinando un pastel de chocolate con cobertura de chocolate. Había usado un molde especial para darle forma de corazón y sus respectivas decoraciones. Hufflepuff no había ganado la copa de las casas, así que podía decir, más o menos, que era un premio de consolación para su novio, el comienzo de aquellos dos días bañados en chocolate. Eso le había prometido a Adrien, además de que no veía por qué no consentir a su novio un poco cuando éste siempre le cumplía lo que deseaba casi en el momento en que lo descubría.

Luego de tomar un baño, le había costado encontrar qué ponerse, a veces en el colegio era sencillo porque siempre tenían el uniforme. En las calles, siendo él mismo… Por Merlín, qué nervios. Estuvo un largo rato en frente del ropero buscando qué podría gustarle a Adrien, él siempre tan elegante y estilizado, ¿podría estar a su altura? Seguramente lo deslumbraría sólo con verlo, mientras que Joshua… bueno, no creía que tuviese precisamente un buen gusto al elegir ropa. Al final se decantó por una camisa de seda blanca con un chaleco negro, además de un pantalón negro por igual, esperando que realmente fuese del gusto de su novio.

Metió el pastel en una caja de cartón y emprendió su camino, primero tendría que tomar el tren hasta Londres, dos largas horas aburridas que se acompañó de un libro de temática muggle para no levantar sospechas. Así llegó, casi por milagro, al punto de encuentro, protegiendo el pastel para que no se dañase en el largo trayecto. Esperaba que Adrien no se aburriese del camino de dos horas en tren que tenía que hacer para visitar la ciudad en que vivía el mayor. Se preguntaba a veces si se veía bien, esperando poder ver al menor luego de aquellas semanas sin poderse ver. Estaba emocionado aunque sabía que debían tener cuidado con las apariencias, pero en ese momento eso no estaba en su mente.

El gorro le daba un poco de calor extra, pero no le importaba, lo prefería a tener la cabeza descubierta en medio del Callejón Diagon. Ahora lo esperaba a entradas de la heladería, la caja en las manos mientras esperaba pacientemente, estaría muy feliz de poder verlo finalmente, no dejaba de darle vueltas en la cabeza. El vientre lo sentía anudado como la primera vez que se dieron cuenta que tenían una cita juntos, hace más o menos un mes, ¡cómo pasaba el tiempo!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 9.700
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 667
Puntos : 520
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Maestro de Dados el Dom Oct 15, 2017 5:40 pm

El miembro 'Adrien Lévesque' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Joshua Eckhart el Lun Oct 16, 2017 7:05 am

Su tonto novio se reía con cada una de sus protestas y, sin embargo, no podía ser más feliz que cuando lo escuchaba reír. Hablaban de las ardillas como si fueran las bestias más fieras cuando en realidad no lo eran, sólo eran animalitos que no querían tenerles en su territorio. Miró a Adrien cuando dijo que si hubiesen sido dragones él habría huido primero, sin saber cómo interpretarlo. Decidió no pensarlo demasiado y dejarlo pasar, estaban teniendo un lindo día entre juegos, así que no le importó ignorar un comentario que le pareció inadecuado. No era algo que uno trajese a colación en situaciones normales, después de todo.

En público se tenían que mantener lejos de las miradas que observaban, como dos criminales sin dejar rastro ni una pista que indicase la forma que se sentían. Llevaban máscaras sólo por el tiempo suficiente hasta que estuviesen escondidos y fuera de vista. Lo estaban haciendo bien mientras nadie lo supiera. A veces odiaba vivir una vida que debía negar, sintiendo algo tan fuerte sobre lo que debía seguir mintiendo. Y por momentos veía esa sonrisa tan cálida que le hacía querer meterse entre sus brazos y saber que no podía hacerlo le quemaba por dentro.

Qué gracioso, pensé que mi casa ya no era mi casa —lo molestó un poco, evitando sonreír al morderse el interior del labio. — Sí, tienes razón… Supongo que algo encontraremos para hacer de todos modos —le dio la razón mientras seguían esperando el tren hasta que llegó. Estando dentro le tomó sólo uno de sus dedos al menor para poder entrelazarlo con el suyo, acomodando las piezas para jugar al ajedrez y ver quién ganaba, dejando que el otro fuese quien comenzase con las fichas blancas. Y oyó algo muy tentador. — Vale, estoy de acuerdo con ello —le hizo saber, con el travieso y competitivo brillo en la mirada para empezar la partida.

Lentamente las piezas comenzaron a moverse, en su mente iba creando las jugadas con destreza, veía la pequeña frustración de su novio cuando las jugadas no le salían bien. Al cabo de algunos movimientos había encontrado finalmente el jaque mate, que no anunció, esperó hasta que Adrien se diese cuenta solo y, en ese momento, soltó una risita. Normalmente no se empeñaba tanto, pero las veces que había competencia de por medio se concentraba completamente. Las jugadas se completaban dentro de su mente de modo que sólo tenía que seguirlas aunque en un par de ocasiones el francés le arruinó los movimientos.

Dame mi chocolate —le dijo en un divertido canturreo. — Fuiste un digno oponente pero no puedes luchar contra mí, soy demasiado bueno en el ajedrez —lo molestó sólo por hincharse un poco el orgullo con diversión, le gustaba meterse con él. Quiso besarle, se controló bastante bien, sólo suspiró recibiendo el chocolate para abrirlo y darle un bocado para enfatizar su victoria. De todos modos siempre compartían las comidas, así que no significaba nada más que haber ganado, por supuesto. — ¿Quieres otro intento? Seré más suave contigo —bromeó con él.

Habían vuelto a acomodar las piezas para seguir jugando. Con el camino tan largo, se entretuvieron entre las partidas. A veces Joshua se distraía mirando a su novio y por ello es que al final acababa perdiendo, pero eso no dejaba de divertirlos hasta que finalmente el juego caducó su utilidad y tuvieron que guardarlo. Ya sólo faltaba la mitad del camino y empezaba a sentirse nervioso, se había terminado la barra de chocolate y ahora calmaba a Fényes quien ya se había aburrido de estar en oscuridad, no debía llamar la atención de la gente.

De la canasta de Adrien se robó un trozo de pan discretamente para que el francés no lo riñese por el hurto, se preguntaba qué podría hacer de cenar esa noche, asumía que cocinaría para el otro. Había prometido que habría chocolate, aunque podía dárselo como bebida, así que debía pensar en algo que conectase bien con ello. Pero no le iba a pedir su opinión a Adrien, quería sorprenderlo después de todo, ya vería qué se le ocurría cuando la hora de la cena, todavía lejos, empezase a acercarse.

Debo conseguir que en la próxima temporada no puedas elevarte en tu escoba, así que te daré de comer mucho —le molestó un poco en voz baja al mencionar aquello de la escoba, sólo porque era un buen juego para tener. Estaba un poco adormilado, los nervios poco le habían dejado dormir, por lo que casi sin darse cuenta se fue recargando en el hombro de Adrien, con la mirada puesta en la jaula del cuervo. Todavía no se creía aquel regalo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 9.700
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 667
Puntos : 520
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Adrien Lévesque el Lun Oct 16, 2017 8:52 pm

Rueda los ojos ¿Cómo esperar que Josh no se burlara de sus frases? Claro la había dicho con seriedad como si con ella explicase el gran misterio de la creación del mundo, pero la verdad no era nada congruente aunque para él lo fue, lo que quería decir es que sería la casa de Josh, de su novio, pero antes de novio, de su mejor amigo la cual no conocía en esos años de amistad, era un misterio para él como iba a ser y no importaba realmente si era fea, fría, calurosa o si estaba en una zona peligrosa (lo cual dudaba) o si tenía que convivir con muggles porque toda esa experiencia era tolerable si con eso conocía un poquito más del Ravenclaw, con eso se refería a esa corta frase, pero en vez de discutirlo, en vez de darle sus discursos largos que al final perdían el punto, su boca decidió decir una corta frase que encima era tomada como chiste ¿debería enfadarse? Si, por supuesto pero ¿lo estaba? No, porque al final era de esos chistes que se hacían uno a los otros, solo para molestarse, y solo para darle el gusto le sacó la lengua por un corto tiempo, pero de forma infantil - Gracioso - Comenta con un mal humor fingido.

Pero luego sonríe porque ha entendido el punto, o al menos eso cree, no importa que no se tenga que hacer mucho en esa casa, lo cual duda, ya hasta tenían la tarea de ver el Auguerey y había salido espontaneo, además tenían sus chistes, sus juegos, podrían incluso comer todo el día, eso se consideraba como una gran y deliciosa distracción, leer sobre el quidditch, hablar, cualquier cosa estaría bien, no importa si son cosas simples, aunque viva en lo ostentoso realmente es una persona que se conforma con poco, no es quisquilloso con el entretenimiento al menos - Siempre podremos fingir estar en Hogwarts y que en vez de estar en distintas casas podemos estar en la misma, así como tener nuestra propia sala común - Bromea, un muggle tras ellos los mira con sospecha pero cree que hablan de un colegio para ricos, aunque claro viajan en tren y no en limosina, de hecho ese caballero que estaba haciendo sus diligencias personales decide que mejor se va a otra fila, no tiene porque escuchar conversaciones de chiquillos mimados.

Todo ese breve intercambio hace que Adrien ladee la cabeza y se encoja de hombros, ignorando todas las expresiones del muggle, de todas formas era un ser sin magia que debería ser inferior a ellos ¿cierto? Más bien debió sentirse halagado con la presencia de ambos. Bueno mejor no darle más vuelta al asunto, volvió a enfocar su atención en Josh al momento de subir al tres - Hace falta un poco más de privacidad - Al menos con el tren a Hogwarts la tenían, pero ahí sentía que los otros podrían estar pendiente de lo que hacían, sin embargo, esos nervios de ser observados quedaron a segundo plano en el momento que jugaron con aquella apuesta.

El tablero quedó inmóvil unos segundos, le tocaba mover alguna pieza pero no hallaba... esperen ¿era jaque mate? Se cruza de brazos y hace una mueca de desagrado, no se le daba mal el ajedrez, pero ciertamente tampoco era lo suyo por eso Josh tendía a ganar, igual que sus discusiones las ganaba el Ravenclaw, empezaba a sospechar del porqué no fue a esa casa... si, la lentitud también podría ser otra razón. Bah, al menos su casa era más cálida y sus camas más cómodas - Al menos pudiste decir la frase... ya sabes "oh Adrien, por cierto estás en jaque mate" - Imitando muy falsamente la voz de Josh. Refunfuñando como niño pequeño tuvo que despedirse de una de sus barras de chocolate, se detestaba a sí mismo por perder y por hacer la apuesta (un enfado infantil)

- Te acepto la revancha - Y así pasaron un camino a meno, tenía barras de chocolate perdidas, pero también había ganado varitas de regaliz, las que usaba para comer un extraño sándwich, usando las barras como pan y el regaliz como el relleno, ¿qué? le gusta el chocolate pero de todas las presentaciones esa ha sido la combinación favorita, tal vez porque se asemejaba a los besos.

Adrien no era de los que sabían lo que la otra persona pensaba pero podía darse una idea de los nervios que tenía Josh, así que le sonríe para tranquilizarlo -¿algo te preocupa? - Pregunta en un tono suave, sigue moviendo las piezas del tablero, prefiere el ajedrez mágico pero entendiendo que aquello no podría ser, tenía que conformarse con este, que tampoco lo desprestigiaba porque era muy ingenioso eso de que las piezas no se movieran del tablero a menos que las despegarás de éste, además era algo que Josh trajo para que se entretuvieran.

Guardando las piezas, torció los labios, no podrían jugar snap explosivo, había traído un paquete pero no pensaba que tenían que andar con muggles. En cambio decidió ver el paisaje que pasaba por fuera de la ventana, nunca había salido de Londres y era maravilloso. Por el reflejo del vidrio notó que Josh empezaba a comer, cosa que le causó gracia pero fingió no haberlo visto, aunque después lo retrataría sin duda alguna - ¿eh? Eso sería trampa señor águila, pensaba que ustedes no la hacían y que eran honrosas... Además ¿crees que pueda engordar? Me mantengo muy en forma - Bromea, hablando con elegancia y refinamiento, además de dedicarle una sonrisa de superioridad, porque estaba orgulloso de su cuerpo sin duda alguna, si todo el chocolate que comía no lo engordaba entonces dudaba que alguna comida lo pudiera hacer.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Mar Oct 17, 2017 8:54 am

Aquella regla implícita de “todo lo que digas puede y será usado para molestarte” hizo acto de presencia con la obviedad del comentario de su novio sobre su casa, aunque entendía un poco su punto. No estaba burlándose de él, sólo tenía las intenciones de fastidiarlo un poco, y creyó notar que no molestó en serio a Adrien ya que le sacó la lengua infantilmente con aquella queja. Ah, cómo lo quería. Podrían entretenerse de alguna manera, no creía que fuese difícil cuando los dos siempre tenían ideas bobas pero entretenidas para distraerse. Enarcó una ceja con burla cuando el otro le dijo que podían fingir estar en el colegio y fingir que estaban en la misma casa, poniendo los ojos en blanco.

Lo último que quiero hacer es jugar que estamos en el colegio… —masculló en son de queja, no quería realmente pensar mucho en Hogwarts cuando estaba en su casa, menos con ese mal año que habían pasado. La verdad es que el tren habitual no tenía mucha privacidad, pero no podían hacer demasiado, simplemente se quedan entretenidos con el ajedrez cuando se disponen a jugarlo. — Pude… pero no —se burló un poco, tonteando con él antes de darle un golpecito en el hombro por burlarse de él al imitar su voz de aquella forma, molestándose mutuamente de forma agradable y divertida.

La revancha tuvo su revancha y otra más, así intercambiaron regaliz y chocolate, viendo el raro sándwich que había hecho y girando los ojos con divertida resignación. Se limitó a negar con la cabeza cuando le preguntó si algo le preocupaba, no quería que él se contagiase de sus nervios, pero su sonrisa cumple con su debida función de tranquilizarlo. Adrien había desarrollado una manera de descubrir lo que sentía, a pesar de su habitual inexpresión. Con cada año juntos iba perdiendo la capacidad de hacerlo creer que nada ocurría, al menos sin mentirle. No estaba seguro de cómo sentirse al respecto, de si debería ser bueno o malo.

¿De qué hablas? No es trampa, es estrategia —repuso con vanidad. — Me gustaría que engordases, así no abrazaría sólo huesos —bromeó con él, aunque no hablaba en serio. Lo adoraba tal y como estaba, con ese cabello que perfectamente arreglado acababa un poco despeinado tras jugar con él, ese cuerpo delgado que rodeaba fácilmente con los brazos, las piernas largas que tenía o su pronunciada manzana de adán. O sus ojos que a veces eran puertas cerradas y otras transparentes como gotas de agua. Todo de él era perfecto, incluso las pecas de su cuerpo, todas y cada una de ellas en el exacto sitio donde estaban.

El resto del camino en el tren fue tranquilo, sin muchas demostraciones de cariño y más bien pocos juegos, estaban en público y debían comportarse. Para cuando llegaron a su parada, ellos junto con casi todos los demás de su vagón bajaron, pues faltaban tan sólo pocas paradas para llegar al final de la ruta. Nottingham era una ciudad preciosa, aunque ellos habían pasado ya estaciones atrás la zona céntrica de la misma, atrás quedaron las zonas turísticas que por la ventana Joshua le iba explicando a Adrien. No le gustaba estar mucho en esa zona, no cuando salía sin permiso, a veces era fácil encontrarse a su padre ahí, o al menos esa era la impresión que tenía por el par de veces que lo había pillado. La preciosa ciudad daba vida al hombre que protagonizaba una leyenda en los cuentos: Robin Hood. Mera cultura popular.

En fin, al bajar del tren había sido poco el tiempo antes de llegar a la zona mágica en la que él vivía. Las casas estaban apartadas de forma importante las unas de las otras, era un sitio tranquilo donde no parecía haber ni un solo ruido más allá de los cantos de los pájaros escondidos entre los árboles que abundaban en el verde paisaje. Cada casa tenía un estilo muy pronunciado, y algunos vecinos caminaban por las calles, los que Joshua saludaba sólo con un ademán de cabeza. Su casa estaba cerca del fondo, más allá de todas las demás, así que les costó un poco llegar a ella. Todavía se sentía nervioso del impacto que encontraría en ella Adrien. El césped perfectamente podado y era posible ver un lago al costado de la casa que colindaba por detrás y por el costado con su patio trasero.

¿Hogar, dulce hogar? —preguntó con una sonrisilla nerviosa, invitándolo a acercarse para abrir la puerta con una llave. La decoración era muy colonial e increíblemente fría, los tonos más resaltantes eran el café, beige, la escala de grises cruzando por el blanco y el negro y el azul. Demasiado grande como para que viviesen en ella sólo dos personas. Sólo ver el primer piso bastaba para saber que era un sitio enorme y además desde el exterior podían verse tres pisos. Lo dirigió hasta el fondo donde se toparon con unos escalones en descenso que llevaban al gran salón, lo único fuera de lugar era una taza de té vacía y un libro en una mesa de centro justo frente a un sofá donde había estado gran parte de la noche anterior. Blesk descansaba precisamente en ese sofá.

Otra cosa evidente eran los cuadros. La casa contaba con no pocos cuadros de pinturas, todas firmadas por el mismo autor. Muchas de ellas se movían, había paisajes también. Tal y como había pinturas más alegres, otras eran terriblemente deprimentes. Había una en particular que Joshua odiaba, era un bosque con un hombre pescando. A veces el hombre se levantaba y asomaba su cara por la pintura y decir que era aterrador era decir poco. Le gustaba asomarse durante las noches, como un acosador mirando por una ventana. Estaba cerca de la habitación de su padre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 9.700
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 667
Puntos : 520
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Adrien Lévesque el Dom Oct 22, 2017 11:37 pm

Adrien tardó en procesar las palabras de Josh, a él le hubiera hecho ilusión pensar que pudieron compartir habitación, si ambos estuvieran en Ravenclaw como su padre deseó, pero por mucho que se esforzó quedó siendo un tejón, no es que fuera malo le gustaba ser un Hufflepuff a pesar de no tener mucha relación con sus compañeros, solo eran tratos cordiales, además así era capitán de equipo y su novio del suyo, no tendrían porque pelear por el puesto aunque él en un inicio no se esperaba aquello, ser capitán con sus dificultades físicas era un gran logro, además de luchar en equipos contrarios con el otro ¿Quién diría que un cazador y un guardián de dos grupos equipos diferentes podrían ser novios? Eso demostraba que la lucha entre casas estaba más que vencida, claro a excepción de los Gryffindors, ellos siempre parecían buscar alguna clase de pelea y debía admitir que muchas veces no ganaba, puede que se creyera mejor que ellos, pero no tenía un claro ejemplo de insultarlos, de seguirles la corriente.

Sin embargo cuando entendió el porque se sintió algo culpable, él tenía cierta habilidad (suponía que era un método de preservación) de olvidar los malos tragos con rapidez, podría ser porque después se tanta hostilidad, de tantos castigos de su padre terminaba bloqueando esos recuerdos, solo manteniéndose con los felices, así podría ser esa persona que tiene un padre cariñoso, que le muestra que le ama, sonreír como si nada le preocupara, pero no todos tenían esa capacidad, Josh no era de los que posiblemente olvidaran fácilmente, parte de ese mal año se debió a su culpa, así que le tomó de la mano de forma conciliadora, arrepentido por proponer algo así - Lo siento, tienes razón ¿quién quiere pensar en el colegio cuando está de vacaciones? - Prefirió irse por ese lado, sin dar a entender algo referente a los mortifagos, a su pelea, a algo malo realmente, sino que era mejor pretender ser adolescentes normales que les fastidiaba estar en un colegio, que preferían tener vacaciones perennes.

- Pero mira que cruel eres, las reglas del juego indican claramente que debes anunciar cuando tu oponente está en jaque o en su defecto en jaque mate - Hace un leve puchero, que no le dura mucho pues inmediatamente ríe ante el golpecito travieso que Josh le da a su hombro, se la pasa muy bien a su lado, recuerda que es una de las personas importantes en su vida, él y su hermano le enseñaron a sonreír con sinceridad, a dejar de lado su crianza, a ser un poco más suelto, gracias a ellos es que puede tener esa actitud bromista, que puede considerarse un adolescente promedio aunque evidentemente estaba lejos de serlo - Claro, puros huesos, entonces no me abraces y ya - Terminó su delicioso sándwich, para cruzarse de brazos y mirar por la ventana, fingiendo molestia, sabe que es delgado, pero mirando de reojo a Josh observa que de los dos él está más delgado, claro ha recuperado un poco su peso pero sigue preocupándose por su alimentación, entonces recuerda que si hubiera terminado o logrado avanzar con la poción que tenía en mente se la pudiera aplicar aún. Pero su proyecto se vio aplazado y realmente necesitaba este descanso, no era lo único que estaba aprendiendo a hacer, también estudiaba Artes Oscuras y practicaba los movimientos que Laith le enseñó, claro que con estos últimos no le iba tan bien, pero iba aprendiendo, sobre todo porque encontró el hechizo anti aparición, podría ser una ventaja por si se encontraba con un fugitivo... Ah, mejor no seguía esa línea de pensamientos o se iba a deprimir ya tenía tiempo para pensar en ello cuando estuviera nuevamente a solas.

Se bajó en la estación siguiendo a su novio, estaba un poco perdido al menos sabía que no estaba en Londres, ni que era parte del mundo mágico, escuchaba con atención cada relato sobre esa hermosa ciudad, más que todo para aprender del lugar donde su novio vivía. C'est magnifique! Todo era tan maravilloso, estaba asombrado por la cultura, la leyenda sobre ese tal bandido Hood, incluso por el bosque (1), le gustaría visitarlo, bueno en realidad le gustaría conocer tantas cosas de se lugar pero temía decirlo, no quería que Josh tuviera conflictos por sus caprichos así que observaba lo que podía, guardando ese recuerdo, esperando repetirlo en otro momento - Impressionante! (2) - Exclama cuando observa la casa de Josh, era muy linda, pero lo que más le gusto fue cuando ingresó, llena de cuadros, se veía un hogar y casi siente un vacío en su ser porque su casa era fría, en este caso el interior estaba decorado, personalizado y la sonrisa de emoción se borra levemente siendo sustituida por un nudo en la garganta ¿Por qué su casa no podía ser así? Puede que se notara la ausencia del patriarca Eckhart sin embargo se notaba que ahí vivían personas, que no era algo sacado de un catálogo - Es muy linda tu casa Josh - Se acerca a una pintura, observando la firma, los trazos, se muerde el labio, reconociendo la firma en otras pinturas más del lugar, parece que tiene un gusto por ese artista que no sabe quien es.

Aleja todo pensamiento de soledad para luego girarse (le había dado la espalda a Josh al momento de acercarse a una pintura) y sonreirle con amplitud, ocultando lo que pasaba por su mente, no hay que ponerse tristes - Es maravilloso poder conocerla después de seis años, gracias - Se acerca a Josh, no lo besa porque no sabe si hay gente en casa, pero le toma las manos totalmente entusiasta, para luego abrazarlo - Tienes una casa muy linda - Susurra, de repente el ambiente es más íntimo, como si fuera un secreto, algo maravilloso, está impresionado eso no se puede dudar, parece un pequeño en ese entorno nuevo, en ese hogar.

_______________________________________________________________
(1) En ese bosque se da el tema con Circe XD
(2) Impresionante... no hacía falta una gran explicación xD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Mar Oct 24, 2017 9:04 am

Miró a Adrien cuando éste le sujetó la mano, comprendiendo sus motivos para no querer recordar demasiado el año escolar. Se sintió pronto reconfortado por él, así que asintió con la cabeza para que entendiese que no tenía que preocuparse, el francés agregó también un comentario que no mencionaba nada de las cosas que había pasado, sino que pasaban como dos chicos normales que simplemente no querían pensar en la escuela en sus vacaciones. La verdad es que lo había pasado muy mal esos meses, desde el día en que discutió con Adrien hasta el banquete de ese mismo año, pero ahora estaba comenzando a aprender a lidiar con ello. Le hacía falta mucha inteligencia emocional todavía, pero por lo menos comenzaba a aprender cómo sobrevivir a su vida actual.

O mejor te gano y me río de tu cara mientras te das cuenta de que has perdido, ¿con quién me vas a acusar? ¿Con el creador del ajedrez? —se metió un poco con él, molestándolo y dándole un golpecito travieso, jugando con él porque podían. No tenían una vida simple, en especial Adrien, aunque al menos lo intentaban. — ¿Así como tú no vas a besarme porque te duele la espalda…? —se quejó en un murmullo, no quería que nadie lo escuchase pero quería quejarse por ello, aunque sólo lo estaba molestando. Ya lo había hecho besarlo antes así que seguramente no lo tomase demasiado en serio, no creía que pudieran durar sin darse cariño cuando ya se habían probado, eran un par de adictos al contacto con el otro.

Al cabo de un rato había conseguido llegar a su casa junto con Adrien. Sus nervios iniciales se habían calmado cuando el otro pronunció aquella exclamación, sin haber notado aquella repentina tristeza que su novio sintió. Lo dejó entrar y explorar los cuadros. Joshua se había metido en el salón principal para dejar el bolso donde llevaba algunas cosas en su sofá favorito donde Blesk descansaba, a dos espacios donde podía acostarse mientras leía. Descubrió la jaula de Fényes, preguntándose si ir a dejarlo a la lechucería de su casa o si debería dejarlo en el salón por el momento, aunque entonces había notado que el francés regresaba a mirarlo a él.

Estás exagerando —lo riñó divertido, apretando sus manos con cariño y abrazándolo también. — Gracias —dijo ante el halago, apretándolo entre sus brazos con cariño. Sólo se separó un poco de él para besar sus labios, sabiendo que no había riesgo alguno de que nadie los pillase ahí. Era en ese mismo instante algo bueno, después de todo. — Probablemente no haya nadie en casa en estos días —le comentó, no tenían actualmente trabajadores así que tampoco había riesgo de ello. — Llevaré a Fényes a la lechucería para que se adapte, ¿me acompañas? —le preguntó, sin aflojar todavía su abrazo. Era posible descubrir que si fuera por él nunca lo soltaría.

Había a la derecha del salón principal un arco donde podían acceder fácilmente a la sala de estar si caminaban recto y a la cocina si giraban un poco hacia la derecha. Tenían que caminar por un pasillo a un costado de la amplia cocina para llegar a la lechucería que conectaba con el patio. Era una habitación seca y bien ventilada con un tragaluz a través del cual Skus entraba y salía, el suelo tenía algunas de sus plumas pero nada realmente serio, y había varios nidos y jaulas donde poder tener aves de correo. El malhumorado Skus dormía en uno de los nidos, pero despertó tan pronto oyó la puerta abrirse. Por su emoción, Joshua supo que creyó que sería su padre, pero no era así, por lo que sólo chilló en su dirección y siguió intentando dormir.

No vengo a verte a ti —se quejó con la lechuza, acomodando la jaula del cuervo que se removía inquieto a través de toda su celda. — Te voy a sacar pero no te vayas volando, ¿está bien? —le pidió, metiendo la mano para tomarlo con cuidado y ayudarlo a salir. Fényes se dejó manipular por él hasta que le permitió pararse sobre la jaula, rebuscándose entre las plumas para acomodárselas. — Hmn~ ¿Lo entrenaste, lindo? —le preguntó, mirando de reojo a Adrien, le parecía raro que un ave se comportase tan bien la primera vez. Seguramente porque estaba acostumbrado al malhumorado de Skus, a quien no parecía importarle lo que hicieran.

Acercó su mano con lentitud, esperando que lo picara, pero no sucedió. Volvió la mirada a Adrien otra vez y luego volvió a mirar al cuervo que no parecía tener problema con que le tocase. Era un gran regalo, un ave que para variar no lo picase. Decidió dejarlo ahí un rato, sería lo mejor para que se ambientase, regresando a su novio para volver a abrazarlo. Lo hacía tremendamente feliz que estuvieran juntos, dándole algunos besos en la mejilla para mostrar así lo feliz que estaba. A veces las palabras no parecían estar de su lado, pero en esos momentos las acciones decían más que mil palabras.

¿Quieres chocolate? —le sonrió travieso, pensando que podría darle un poco entre aquel rato que estaban perdiendo, todavía seguía preguntándose qué debería hacer para la cena, asumía que iba a cocinar así que no le daba mucho problema. — Puedo hacerte chocolate de beber y ponerle bombones flotando —le sugirió, para ver qué le parecía aquella idea. Iba completamente en serio con el tema de llenarlo de chocolate.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : George Boleyn
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 9.700
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 667
Puntos : 520
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.