Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Summer lover [Priv. Adrien Lévesque]

Joshua Eckhart el Mar Ago 01, 2017 6:42 am

Recuerdo del primer mensaje :

Las vacaciones habían llegado después de mucho esperarlas. Las primeras semanas habían sido justo como esperó, o más o menos. Sólo encontró una carta en la mesa del comedor junto con una vasta cantidad de lectura sobre artes oscuras, encantamientos y más. La carta leía que no podría pasar por casa esas vacaciones, que quería que estudiase esos libros y poco más. Joshua hubiese deseado ser un poco más frío, le dolió leer la misiva. Al final no estaba tan acostumbrado al abandono como pensaba. No pudo evitar preguntarse si en algún momento su padre lo echaba en falta, ¿es que acaso era tan poco importante, tan insignificante para que no pudiese dejar el trabajo un solo día?

Como pudo, lo ignoró. No es que fuese muy complicado, estaba acostumbrado al silencio después de todo y a veces hablaba un poco con Blesk. Las cosas fueron lentas y aburridas entre el estudio hasta que finalmente, una buena mañana, recibió una carta de Horus en la que le decía su novio que al día siguiente se verían. Se habían citado en la heladería Florean Fortescue para comodidad de Adrien, puesto que llegaría a un sitio conocido y Joshua podría ir a buscarlo yendo hasta Londres. No era tan mala idea, de hecho aquella noche ni siquiera pudo dormir de la emoción que le daba ver a su novio finalmente al día siguiente, tanto así que muy temprano pensaba de casa.

Lo primero que hizo al despertar fue ocuparse cocinando un pastel de chocolate con cobertura de chocolate. Había usado un molde especial para darle forma de corazón y sus respectivas decoraciones. Hufflepuff no había ganado la copa de las casas, así que podía decir, más o menos, que era un premio de consolación para su novio, el comienzo de aquellos dos días bañados en chocolate. Eso le había prometido a Adrien, además de que no veía por qué no consentir a su novio un poco cuando éste siempre le cumplía lo que deseaba casi en el momento en que lo descubría.

Luego de tomar un baño, le había costado encontrar qué ponerse, a veces en el colegio era sencillo porque siempre tenían el uniforme. En las calles, siendo él mismo… Por Merlín, qué nervios. Estuvo un largo rato en frente del ropero buscando qué podría gustarle a Adrien, él siempre tan elegante y estilizado, ¿podría estar a su altura? Seguramente lo deslumbraría sólo con verlo, mientras que Joshua… bueno, no creía que tuviese precisamente un buen gusto al elegir ropa. Al final se decantó por una camisa de seda blanca con un chaleco negro, además de un pantalón negro por igual, esperando que realmente fuese del gusto de su novio.

Metió el pastel en una caja de cartón y emprendió su camino, primero tendría que tomar el tren hasta Londres, dos largas horas aburridas que se acompañó de un libro de temática muggle para no levantar sospechas. Así llegó, casi por milagro, al punto de encuentro, protegiendo el pastel para que no se dañase en el largo trayecto. Esperaba que Adrien no se aburriese del camino de dos horas en tren que tenía que hacer para visitar la ciudad en que vivía el mayor. Se preguntaba a veces si se veía bien, esperando poder ver al menor luego de aquellas semanas sin poderse ver. Estaba emocionado aunque sabía que debían tener cuidado con las apariencias, pero en ese momento eso no estaba en su mente.

El gorro le daba un poco de calor extra, pero no le importaba, lo prefería a tener la cabeza descubierta en medio del Callejón Diagon. Ahora lo esperaba a entradas de la heladería, la caja en las manos mientras esperaba pacientemente, estaría muy feliz de poder verlo finalmente, no dejaba de darle vueltas en la cabeza. El vientre lo sentía anudado como la primera vez que se dieron cuenta que tenían una cita juntos, hace más o menos un mes, ¡cómo pasaba el tiempo!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Maestro de Dados el Dom Oct 15, 2017 5:40 pm

El miembro 'Adrien Lévesque' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3514
Puntos : 1579
Ver perfil de usuario

Joshua Eckhart el Lun Oct 16, 2017 7:05 am

Su tonto novio se reía con cada una de sus protestas y, sin embargo, no podía ser más feliz que cuando lo escuchaba reír. Hablaban de las ardillas como si fueran las bestias más fieras cuando en realidad no lo eran, sólo eran animalitos que no querían tenerles en su territorio. Miró a Adrien cuando dijo que si hubiesen sido dragones él habría huido primero, sin saber cómo interpretarlo. Decidió no pensarlo demasiado y dejarlo pasar, estaban teniendo un lindo día entre juegos, así que no le importó ignorar un comentario que le pareció inadecuado. No era algo que uno trajese a colación en situaciones normales, después de todo.

En público se tenían que mantener lejos de las miradas que observaban, como dos criminales sin dejar rastro ni una pista que indicase la forma que se sentían. Llevaban máscaras sólo por el tiempo suficiente hasta que estuviesen escondidos y fuera de vista. Lo estaban haciendo bien mientras nadie lo supiera. A veces odiaba vivir una vida que debía negar, sintiendo algo tan fuerte sobre lo que debía seguir mintiendo. Y por momentos veía esa sonrisa tan cálida que le hacía querer meterse entre sus brazos y saber que no podía hacerlo le quemaba por dentro.

Qué gracioso, pensé que mi casa ya no era mi casa —lo molestó un poco, evitando sonreír al morderse el interior del labio. — Sí, tienes razón… Supongo que algo encontraremos para hacer de todos modos —le dio la razón mientras seguían esperando el tren hasta que llegó. Estando dentro le tomó sólo uno de sus dedos al menor para poder entrelazarlo con el suyo, acomodando las piezas para jugar al ajedrez y ver quién ganaba, dejando que el otro fuese quien comenzase con las fichas blancas. Y oyó algo muy tentador. — Vale, estoy de acuerdo con ello —le hizo saber, con el travieso y competitivo brillo en la mirada para empezar la partida.

Lentamente las piezas comenzaron a moverse, en su mente iba creando las jugadas con destreza, veía la pequeña frustración de su novio cuando las jugadas no le salían bien. Al cabo de algunos movimientos había encontrado finalmente el jaque mate, que no anunció, esperó hasta que Adrien se diese cuenta solo y, en ese momento, soltó una risita. Normalmente no se empeñaba tanto, pero las veces que había competencia de por medio se concentraba completamente. Las jugadas se completaban dentro de su mente de modo que sólo tenía que seguirlas aunque en un par de ocasiones el francés le arruinó los movimientos.

Dame mi chocolate —le dijo en un divertido canturreo. — Fuiste un digno oponente pero no puedes luchar contra mí, soy demasiado bueno en el ajedrez —lo molestó sólo por hincharse un poco el orgullo con diversión, le gustaba meterse con él. Quiso besarle, se controló bastante bien, sólo suspiró recibiendo el chocolate para abrirlo y darle un bocado para enfatizar su victoria. De todos modos siempre compartían las comidas, así que no significaba nada más que haber ganado, por supuesto. — ¿Quieres otro intento? Seré más suave contigo —bromeó con él.

Habían vuelto a acomodar las piezas para seguir jugando. Con el camino tan largo, se entretuvieron entre las partidas. A veces Joshua se distraía mirando a su novio y por ello es que al final acababa perdiendo, pero eso no dejaba de divertirlos hasta que finalmente el juego caducó su utilidad y tuvieron que guardarlo. Ya sólo faltaba la mitad del camino y empezaba a sentirse nervioso, se había terminado la barra de chocolate y ahora calmaba a Fényes quien ya se había aburrido de estar en oscuridad, no debía llamar la atención de la gente.

De la canasta de Adrien se robó un trozo de pan discretamente para que el francés no lo riñese por el hurto, se preguntaba qué podría hacer de cenar esa noche, asumía que cocinaría para el otro. Había prometido que habría chocolate, aunque podía dárselo como bebida, así que debía pensar en algo que conectase bien con ello. Pero no le iba a pedir su opinión a Adrien, quería sorprenderlo después de todo, ya vería qué se le ocurría cuando la hora de la cena, todavía lejos, empezase a acercarse.

Debo conseguir que en la próxima temporada no puedas elevarte en tu escoba, así que te daré de comer mucho —le molestó un poco en voz baja al mencionar aquello de la escoba, sólo porque era un buen juego para tener. Estaba un poco adormilado, los nervios poco le habían dejado dormir, por lo que casi sin darse cuenta se fue recargando en el hombro de Adrien, con la mirada puesta en la jaula del cuervo. Todavía no se creía aquel regalo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Adrien Lévesque el Lun Oct 16, 2017 8:52 pm

Rueda los ojos ¿Cómo esperar que Josh no se burlara de sus frases? Claro la había dicho con seriedad como si con ella explicase el gran misterio de la creación del mundo, pero la verdad no era nada congruente aunque para él lo fue, lo que quería decir es que sería la casa de Josh, de su novio, pero antes de novio, de su mejor amigo la cual no conocía en esos años de amistad, era un misterio para él como iba a ser y no importaba realmente si era fea, fría, calurosa o si estaba en una zona peligrosa (lo cual dudaba) o si tenía que convivir con muggles porque toda esa experiencia era tolerable si con eso conocía un poquito más del Ravenclaw, con eso se refería a esa corta frase, pero en vez de discutirlo, en vez de darle sus discursos largos que al final perdían el punto, su boca decidió decir una corta frase que encima era tomada como chiste ¿debería enfadarse? Si, por supuesto pero ¿lo estaba? No, porque al final era de esos chistes que se hacían uno a los otros, solo para molestarse, y solo para darle el gusto le sacó la lengua por un corto tiempo, pero de forma infantil - Gracioso - Comenta con un mal humor fingido.

Pero luego sonríe porque ha entendido el punto, o al menos eso cree, no importa que no se tenga que hacer mucho en esa casa, lo cual duda, ya hasta tenían la tarea de ver el Auguerey y había salido espontaneo, además tenían sus chistes, sus juegos, podrían incluso comer todo el día, eso se consideraba como una gran y deliciosa distracción, leer sobre el quidditch, hablar, cualquier cosa estaría bien, no importa si son cosas simples, aunque viva en lo ostentoso realmente es una persona que se conforma con poco, no es quisquilloso con el entretenimiento al menos - Siempre podremos fingir estar en Hogwarts y que en vez de estar en distintas casas podemos estar en la misma, así como tener nuestra propia sala común - Bromea, un muggle tras ellos los mira con sospecha pero cree que hablan de un colegio para ricos, aunque claro viajan en tren y no en limosina, de hecho ese caballero que estaba haciendo sus diligencias personales decide que mejor se va a otra fila, no tiene porque escuchar conversaciones de chiquillos mimados.

Todo ese breve intercambio hace que Adrien ladee la cabeza y se encoja de hombros, ignorando todas las expresiones del muggle, de todas formas era un ser sin magia que debería ser inferior a ellos ¿cierto? Más bien debió sentirse halagado con la presencia de ambos. Bueno mejor no darle más vuelta al asunto, volvió a enfocar su atención en Josh al momento de subir al tres - Hace falta un poco más de privacidad - Al menos con el tren a Hogwarts la tenían, pero ahí sentía que los otros podrían estar pendiente de lo que hacían, sin embargo, esos nervios de ser observados quedaron a segundo plano en el momento que jugaron con aquella apuesta.

El tablero quedó inmóvil unos segundos, le tocaba mover alguna pieza pero no hallaba... esperen ¿era jaque mate? Se cruza de brazos y hace una mueca de desagrado, no se le daba mal el ajedrez, pero ciertamente tampoco era lo suyo por eso Josh tendía a ganar, igual que sus discusiones las ganaba el Ravenclaw, empezaba a sospechar del porqué no fue a esa casa... si, la lentitud también podría ser otra razón. Bah, al menos su casa era más cálida y sus camas más cómodas - Al menos pudiste decir la frase... ya sabes "oh Adrien, por cierto estás en jaque mate" - Imitando muy falsamente la voz de Josh. Refunfuñando como niño pequeño tuvo que despedirse de una de sus barras de chocolate, se detestaba a sí mismo por perder y por hacer la apuesta (un enfado infantil)

- Te acepto la revancha - Y así pasaron un camino a meno, tenía barras de chocolate perdidas, pero también había ganado varitas de regaliz, las que usaba para comer un extraño sándwich, usando las barras como pan y el regaliz como el relleno, ¿qué? le gusta el chocolate pero de todas las presentaciones esa ha sido la combinación favorita, tal vez porque se asemejaba a los besos.

Adrien no era de los que sabían lo que la otra persona pensaba pero podía darse una idea de los nervios que tenía Josh, así que le sonríe para tranquilizarlo -¿algo te preocupa? - Pregunta en un tono suave, sigue moviendo las piezas del tablero, prefiere el ajedrez mágico pero entendiendo que aquello no podría ser, tenía que conformarse con este, que tampoco lo desprestigiaba porque era muy ingenioso eso de que las piezas no se movieran del tablero a menos que las despegarás de éste, además era algo que Josh trajo para que se entretuvieran.

Guardando las piezas, torció los labios, no podrían jugar snap explosivo, había traído un paquete pero no pensaba que tenían que andar con muggles. En cambio decidió ver el paisaje que pasaba por fuera de la ventana, nunca había salido de Londres y era maravilloso. Por el reflejo del vidrio notó que Josh empezaba a comer, cosa que le causó gracia pero fingió no haberlo visto, aunque después lo retrataría sin duda alguna - ¿eh? Eso sería trampa señor águila, pensaba que ustedes no la hacían y que eran honrosas... Además ¿crees que pueda engordar? Me mantengo muy en forma - Bromea, hablando con elegancia y refinamiento, además de dedicarle una sonrisa de superioridad, porque estaba orgulloso de su cuerpo sin duda alguna, si todo el chocolate que comía no lo engordaba entonces dudaba que alguna comida lo pudiera hacer.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Mar Oct 17, 2017 8:54 am

Aquella regla implícita de “todo lo que digas puede y será usado para molestarte” hizo acto de presencia con la obviedad del comentario de su novio sobre su casa, aunque entendía un poco su punto. No estaba burlándose de él, sólo tenía las intenciones de fastidiarlo un poco, y creyó notar que no molestó en serio a Adrien ya que le sacó la lengua infantilmente con aquella queja. Ah, cómo lo quería. Podrían entretenerse de alguna manera, no creía que fuese difícil cuando los dos siempre tenían ideas bobas pero entretenidas para distraerse. Enarcó una ceja con burla cuando el otro le dijo que podían fingir estar en el colegio y fingir que estaban en la misma casa, poniendo los ojos en blanco.

Lo último que quiero hacer es jugar que estamos en el colegio… —masculló en son de queja, no quería realmente pensar mucho en Hogwarts cuando estaba en su casa, menos con ese mal año que habían pasado. La verdad es que el tren habitual no tenía mucha privacidad, pero no podían hacer demasiado, simplemente se quedan entretenidos con el ajedrez cuando se disponen a jugarlo. — Pude… pero no —se burló un poco, tonteando con él antes de darle un golpecito en el hombro por burlarse de él al imitar su voz de aquella forma, molestándose mutuamente de forma agradable y divertida.

La revancha tuvo su revancha y otra más, así intercambiaron regaliz y chocolate, viendo el raro sándwich que había hecho y girando los ojos con divertida resignación. Se limitó a negar con la cabeza cuando le preguntó si algo le preocupaba, no quería que él se contagiase de sus nervios, pero su sonrisa cumple con su debida función de tranquilizarlo. Adrien había desarrollado una manera de descubrir lo que sentía, a pesar de su habitual inexpresión. Con cada año juntos iba perdiendo la capacidad de hacerlo creer que nada ocurría, al menos sin mentirle. No estaba seguro de cómo sentirse al respecto, de si debería ser bueno o malo.

¿De qué hablas? No es trampa, es estrategia —repuso con vanidad. — Me gustaría que engordases, así no abrazaría sólo huesos —bromeó con él, aunque no hablaba en serio. Lo adoraba tal y como estaba, con ese cabello que perfectamente arreglado acababa un poco despeinado tras jugar con él, ese cuerpo delgado que rodeaba fácilmente con los brazos, las piernas largas que tenía o su pronunciada manzana de adán. O sus ojos que a veces eran puertas cerradas y otras transparentes como gotas de agua. Todo de él era perfecto, incluso las pecas de su cuerpo, todas y cada una de ellas en el exacto sitio donde estaban.

El resto del camino en el tren fue tranquilo, sin muchas demostraciones de cariño y más bien pocos juegos, estaban en público y debían comportarse. Para cuando llegaron a su parada, ellos junto con casi todos los demás de su vagón bajaron, pues faltaban tan sólo pocas paradas para llegar al final de la ruta. Nottingham era una ciudad preciosa, aunque ellos habían pasado ya estaciones atrás la zona céntrica de la misma, atrás quedaron las zonas turísticas que por la ventana Joshua le iba explicando a Adrien. No le gustaba estar mucho en esa zona, no cuando salía sin permiso, a veces era fácil encontrarse a su padre ahí, o al menos esa era la impresión que tenía por el par de veces que lo había pillado. La preciosa ciudad daba vida al hombre que protagonizaba una leyenda en los cuentos: Robin Hood. Mera cultura popular.

En fin, al bajar del tren había sido poco el tiempo antes de llegar a la zona mágica en la que él vivía. Las casas estaban apartadas de forma importante las unas de las otras, era un sitio tranquilo donde no parecía haber ni un solo ruido más allá de los cantos de los pájaros escondidos entre los árboles que abundaban en el verde paisaje. Cada casa tenía un estilo muy pronunciado, y algunos vecinos caminaban por las calles, los que Joshua saludaba sólo con un ademán de cabeza. Su casa estaba cerca del fondo, más allá de todas las demás, así que les costó un poco llegar a ella. Todavía se sentía nervioso del impacto que encontraría en ella Adrien. El césped perfectamente podado y era posible ver un lago al costado de la casa que colindaba por detrás y por el costado con su patio trasero.

¿Hogar, dulce hogar? —preguntó con una sonrisilla nerviosa, invitándolo a acercarse para abrir la puerta con una llave. La decoración era muy colonial e increíblemente fría, los tonos más resaltantes eran el café, beige, la escala de grises cruzando por el blanco y el negro y el azul. Demasiado grande como para que viviesen en ella sólo dos personas. Sólo ver el primer piso bastaba para saber que era un sitio enorme y además desde el exterior podían verse tres pisos. Lo dirigió hasta el fondo donde se toparon con unos escalones en descenso que llevaban al gran salón, lo único fuera de lugar era una taza de té vacía y un libro en una mesa de centro justo frente a un sofá donde había estado gran parte de la noche anterior. Blesk descansaba precisamente en ese sofá.

Otra cosa evidente eran los cuadros. La casa contaba con no pocos cuadros de pinturas, todas firmadas por el mismo autor. Muchas de ellas se movían, había paisajes también. Tal y como había pinturas más alegres, otras eran terriblemente deprimentes. Había una en particular que Joshua odiaba, era un bosque con un hombre pescando. A veces el hombre se levantaba y asomaba su cara por la pintura y decir que era aterrador era decir poco. Le gustaba asomarse durante las noches, como un acosador mirando por una ventana. Estaba cerca de la habitación de su padre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Adrien Lévesque el Dom Oct 22, 2017 11:37 pm

Adrien tardó en procesar las palabras de Josh, a él le hubiera hecho ilusión pensar que pudieron compartir habitación, si ambos estuvieran en Ravenclaw como su padre deseó, pero por mucho que se esforzó quedó siendo un tejón, no es que fuera malo le gustaba ser un Hufflepuff a pesar de no tener mucha relación con sus compañeros, solo eran tratos cordiales, además así era capitán de equipo y su novio del suyo, no tendrían porque pelear por el puesto aunque él en un inicio no se esperaba aquello, ser capitán con sus dificultades físicas era un gran logro, además de luchar en equipos contrarios con el otro ¿Quién diría que un cazador y un guardián de dos grupos equipos diferentes podrían ser novios? Eso demostraba que la lucha entre casas estaba más que vencida, claro a excepción de los Gryffindors, ellos siempre parecían buscar alguna clase de pelea y debía admitir que muchas veces no ganaba, puede que se creyera mejor que ellos, pero no tenía un claro ejemplo de insultarlos, de seguirles la corriente.

Sin embargo cuando entendió el porque se sintió algo culpable, él tenía cierta habilidad (suponía que era un método de preservación) de olvidar los malos tragos con rapidez, podría ser porque después se tanta hostilidad, de tantos castigos de su padre terminaba bloqueando esos recuerdos, solo manteniéndose con los felices, así podría ser esa persona que tiene un padre cariñoso, que le muestra que le ama, sonreír como si nada le preocupara, pero no todos tenían esa capacidad, Josh no era de los que posiblemente olvidaran fácilmente, parte de ese mal año se debió a su culpa, así que le tomó de la mano de forma conciliadora, arrepentido por proponer algo así - Lo siento, tienes razón ¿quién quiere pensar en el colegio cuando está de vacaciones? - Prefirió irse por ese lado, sin dar a entender algo referente a los mortifagos, a su pelea, a algo malo realmente, sino que era mejor pretender ser adolescentes normales que les fastidiaba estar en un colegio, que preferían tener vacaciones perennes.

- Pero mira que cruel eres, las reglas del juego indican claramente que debes anunciar cuando tu oponente está en jaque o en su defecto en jaque mate - Hace un leve puchero, que no le dura mucho pues inmediatamente ríe ante el golpecito travieso que Josh le da a su hombro, se la pasa muy bien a su lado, recuerda que es una de las personas importantes en su vida, él y su hermano le enseñaron a sonreír con sinceridad, a dejar de lado su crianza, a ser un poco más suelto, gracias a ellos es que puede tener esa actitud bromista, que puede considerarse un adolescente promedio aunque evidentemente estaba lejos de serlo - Claro, puros huesos, entonces no me abraces y ya - Terminó su delicioso sándwich, para cruzarse de brazos y mirar por la ventana, fingiendo molestia, sabe que es delgado, pero mirando de reojo a Josh observa que de los dos él está más delgado, claro ha recuperado un poco su peso pero sigue preocupándose por su alimentación, entonces recuerda que si hubiera terminado o logrado avanzar con la poción que tenía en mente se la pudiera aplicar aún. Pero su proyecto se vio aplazado y realmente necesitaba este descanso, no era lo único que estaba aprendiendo a hacer, también estudiaba Artes Oscuras y practicaba los movimientos que Laith le enseñó, claro que con estos últimos no le iba tan bien, pero iba aprendiendo, sobre todo porque encontró el hechizo anti aparición, podría ser una ventaja por si se encontraba con un fugitivo... Ah, mejor no seguía esa línea de pensamientos o se iba a deprimir ya tenía tiempo para pensar en ello cuando estuviera nuevamente a solas.

Se bajó en la estación siguiendo a su novio, estaba un poco perdido al menos sabía que no estaba en Londres, ni que era parte del mundo mágico, escuchaba con atención cada relato sobre esa hermosa ciudad, más que todo para aprender del lugar donde su novio vivía. C'est magnifique! Todo era tan maravilloso, estaba asombrado por la cultura, la leyenda sobre ese tal bandido Hood, incluso por el bosque (1), le gustaría visitarlo, bueno en realidad le gustaría conocer tantas cosas de se lugar pero temía decirlo, no quería que Josh tuviera conflictos por sus caprichos así que observaba lo que podía, guardando ese recuerdo, esperando repetirlo en otro momento - Impressionante! (2) - Exclama cuando observa la casa de Josh, era muy linda, pero lo que más le gusto fue cuando ingresó, llena de cuadros, se veía un hogar y casi siente un vacío en su ser porque su casa era fría, en este caso el interior estaba decorado, personalizado y la sonrisa de emoción se borra levemente siendo sustituida por un nudo en la garganta ¿Por qué su casa no podía ser así? Puede que se notara la ausencia del patriarca Eckhart sin embargo se notaba que ahí vivían personas, que no era algo sacado de un catálogo - Es muy linda tu casa Josh - Se acerca a una pintura, observando la firma, los trazos, se muerde el labio, reconociendo la firma en otras pinturas más del lugar, parece que tiene un gusto por ese artista que no sabe quien es.

Aleja todo pensamiento de soledad para luego girarse (le había dado la espalda a Josh al momento de acercarse a una pintura) y sonreirle con amplitud, ocultando lo que pasaba por su mente, no hay que ponerse tristes - Es maravilloso poder conocerla después de seis años, gracias - Se acerca a Josh, no lo besa porque no sabe si hay gente en casa, pero le toma las manos totalmente entusiasta, para luego abrazarlo - Tienes una casa muy linda - Susurra, de repente el ambiente es más íntimo, como si fuera un secreto, algo maravilloso, está impresionado eso no se puede dudar, parece un pequeño en ese entorno nuevo, en ese hogar.

_______________________________________________________________
(1) En ese bosque se da el tema con Circe XD
(2) Impresionante... no hacía falta una gran explicación xD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Mar Oct 24, 2017 9:04 am

Miró a Adrien cuando éste le sujetó la mano, comprendiendo sus motivos para no querer recordar demasiado el año escolar. Se sintió pronto reconfortado por él, así que asintió con la cabeza para que entendiese que no tenía que preocuparse, el francés agregó también un comentario que no mencionaba nada de las cosas que había pasado, sino que pasaban como dos chicos normales que simplemente no querían pensar en la escuela en sus vacaciones. La verdad es que lo había pasado muy mal esos meses, desde el día en que discutió con Adrien hasta el banquete de ese mismo año, pero ahora estaba comenzando a aprender a lidiar con ello. Le hacía falta mucha inteligencia emocional todavía, pero por lo menos comenzaba a aprender cómo sobrevivir a su vida actual.

O mejor te gano y me río de tu cara mientras te das cuenta de que has perdido, ¿con quién me vas a acusar? ¿Con el creador del ajedrez? —se metió un poco con él, molestándolo y dándole un golpecito travieso, jugando con él porque podían. No tenían una vida simple, en especial Adrien, aunque al menos lo intentaban. — ¿Así como tú no vas a besarme porque te duele la espalda…? —se quejó en un murmullo, no quería que nadie lo escuchase pero quería quejarse por ello, aunque sólo lo estaba molestando. Ya lo había hecho besarlo antes así que seguramente no lo tomase demasiado en serio, no creía que pudieran durar sin darse cariño cuando ya se habían probado, eran un par de adictos al contacto con el otro.

Al cabo de un rato había conseguido llegar a su casa junto con Adrien. Sus nervios iniciales se habían calmado cuando el otro pronunció aquella exclamación, sin haber notado aquella repentina tristeza que su novio sintió. Lo dejó entrar y explorar los cuadros. Joshua se había metido en el salón principal para dejar el bolso donde llevaba algunas cosas en su sofá favorito donde Blesk descansaba, a dos espacios donde podía acostarse mientras leía. Descubrió la jaula de Fényes, preguntándose si ir a dejarlo a la lechucería de su casa o si debería dejarlo en el salón por el momento, aunque entonces había notado que el francés regresaba a mirarlo a él.

Estás exagerando —lo riñó divertido, apretando sus manos con cariño y abrazándolo también. — Gracias —dijo ante el halago, apretándolo entre sus brazos con cariño. Sólo se separó un poco de él para besar sus labios, sabiendo que no había riesgo alguno de que nadie los pillase ahí. Era en ese mismo instante algo bueno, después de todo. — Probablemente no haya nadie en casa en estos días —le comentó, no tenían actualmente trabajadores así que tampoco había riesgo de ello. — Llevaré a Fényes a la lechucería para que se adapte, ¿me acompañas? —le preguntó, sin aflojar todavía su abrazo. Era posible descubrir que si fuera por él nunca lo soltaría.

Había a la derecha del salón principal un arco donde podían acceder fácilmente a la sala de estar si caminaban recto y a la cocina si giraban un poco hacia la derecha. Tenían que caminar por un pasillo a un costado de la amplia cocina para llegar a la lechucería que conectaba con el patio. Era una habitación seca y bien ventilada con un tragaluz a través del cual Skus entraba y salía, el suelo tenía algunas de sus plumas pero nada realmente serio, y había varios nidos y jaulas donde poder tener aves de correo. El malhumorado Skus dormía en uno de los nidos, pero despertó tan pronto oyó la puerta abrirse. Por su emoción, Joshua supo que creyó que sería su padre, pero no era así, por lo que sólo chilló en su dirección y siguió intentando dormir.

No vengo a verte a ti —se quejó con la lechuza, acomodando la jaula del cuervo que se removía inquieto a través de toda su celda. — Te voy a sacar pero no te vayas volando, ¿está bien? —le pidió, metiendo la mano para tomarlo con cuidado y ayudarlo a salir. Fényes se dejó manipular por él hasta que le permitió pararse sobre la jaula, rebuscándose entre las plumas para acomodárselas. — Hmn~ ¿Lo entrenaste, lindo? —le preguntó, mirando de reojo a Adrien, le parecía raro que un ave se comportase tan bien la primera vez. Seguramente porque estaba acostumbrado al malhumorado de Skus, a quien no parecía importarle lo que hicieran.

Acercó su mano con lentitud, esperando que lo picara, pero no sucedió. Volvió la mirada a Adrien otra vez y luego volvió a mirar al cuervo que no parecía tener problema con que le tocase. Era un gran regalo, un ave que para variar no lo picase. Decidió dejarlo ahí un rato, sería lo mejor para que se ambientase, regresando a su novio para volver a abrazarlo. Lo hacía tremendamente feliz que estuvieran juntos, dándole algunos besos en la mejilla para mostrar así lo feliz que estaba. A veces las palabras no parecían estar de su lado, pero en esos momentos las acciones decían más que mil palabras.

¿Quieres chocolate? —le sonrió travieso, pensando que podría darle un poco entre aquel rato que estaban perdiendo, todavía seguía preguntándose qué debería hacer para la cena, asumía que iba a cocinar así que no le daba mucho problema. — Puedo hacerte chocolate de beber y ponerle bombones flotando —le sugirió, para ver qué le parecía aquella idea. Iba completamente en serio con el tema de llenarlo de chocolate.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Adrien Lévesque el Lun Nov 27, 2017 4:07 am

No debía hacer expresiones... No debía hacer expresiones... Ah, al diablo, al final hizo un puchero por las palabras "crueles" de su novio, claro que no tenía con quien quejarse sobre la trampa que hizo, así que para que no viera su rostro volteó su cara hacia la ventana del tren - no quiero hablar contigo - ¿Estaba siendo infantil? Si, esa no era la conducta que un Lévesque debería tener menos en público pero había algo en estar junto a Josh que se le dificultaba mantener su fachada, era peor cuando bromeaban juntos, no era un ser sin sentimientos, muchas veces se le escapaba algún gesto o expresión espontánea pues acostumbraba tanto a hacerlas cuando estaba en soledad con Josh que a veces no lo controlaba, además podría culpar a la ansiedad de conocer la casa de su novio, seis años y por fin iba a ir.

- Si, así mismo - Le mira de reojo pero luego sonríe, no puede estar mucho tiempo enojado con Josh, al menos no por esos juegos entre ellos. Se muerde el labio deseando que fuera más privado los asientes, no podía tomarle la mano a Josh, ni abrazarlo, ni siquiera creía correcto que sus hombros se rozaran más allá de lo necesario, debería estar cansado de estarse escondiendo pero la realidad es que ese estado de alerta ya era común en él, actuar de esa forma, suprimir sus deseos. Estuvo conteniéndose todo el viaje de hacer alguna tontería, y cuando llegaron a la enorme casa pues se le olvidó todo eso por la emoción, apreciando lo hermosa y decorada que era, de alguna forma también era más caliente, pareciendo un niño pequeño explorando el lugar nuevo, al menos la sala pues tenía educación y si no le ha dado permiso de pasar a las siguientes habitaciones entonces se quedaba ahí.

- No exagero - No, Josh creía que lo hacía pero su expresión fue genuina ¡Cuántas decoraciones había en una casa! Su pecho dolió un poco por notar la diferencia, pero no entendía como Josh nunca mencionó algo al respecto. Se quedó observando la cara de su novio antes de dedicarle una leve sonrisa apenado por su actitud - Si, me gustaría conocer más de tu casa - Accede a acompañarlo a la lechucería. Notando al buho dormido en uno de los nidos, ríendose por la emoción que sintió creyendo que era el padre de Josh - Somos nosotros Skus - Saluda como si nada, como si nunca hubiera recibido picotazos de ese buho, ni que le sacara sangre o casi que le quisiera desgarrar un dedo, Adrien siempre lo trataba bien a ese búho, como que nunca aprendía la lección.

Sonrió emocionado al ver que toda la "charla" con Fényes sirvió de algo, se dejaba manipular por Josh cosa que le derritió el corazón, sabiendo que fue buena opción el haber comprado ese cuervo, claro peleaba con él por su inhalador y prácticamente no le hacía caso, pero podía ver que tendría una buena relación con su novio - Eh, bueno no... Entrenarlo propiamente dicho no, solo le hablé de ti y parecía que estaba ansioso por conocerte - Finge observar el lugar para que no se le note lo avergonzado que estaba, hasta la lechucería era diferente, a pesar de que su casa era un poco más grande la lechucería solo residía el búho de su padre, Horus se quedaba en su cuarto por el tamaño del espacio, había otra más grande por supuesto, pero al igual que los establos y otras construcciones para animales, estaban vacíos y muy pulcros.

Recibió el abrazo emocionado de Josh, creía que era por lo bien portado que se estaba comportando Fényes, ah, valía la pena los inhaladores rotos o perdidos si ese era su agradecimiento. Envolvió con sus brazos el cuerpo de su novio para apegarlo a su cuerpo sintiendo el calor que emanaba - No tienes que agradecer, me alegra que te guste - Miró al cuervo, quien graznó, cosa que le hizo reír, no, no le iba a dar su inhalador, sobre todo porque solo cargaba uno consigo, solo pensaba ¿debería advertirle a Josh el amor que tenía el cuervo por las cosas brillantes? No, sería muy pronto para desilusionarlo, pues Fényes si bien no mordía tenía sus irregularidades que no le hacían perfecto como tal, solo esperaba que Josh siguiera encantado por él.

-¿Chocolate con bombones? Sabes que no puedo negar nada que tenga chocolate - Sus ojos brillaron con cierta emoción por tener la bebida - No exagerabas con tener chocolate a todo momento para mi ¿cierto? -Comenta con suavidad, sobrecogido por saber eso, en ese lugar no tenía porqué contenerse ¿cierto? Ya no estaban en una estación o en el tren, estaban solos, Josh le dijo que no habría nadie así que le acarició el brazo antes de atraerlo hacia el y darle un corto beso - Pero no me engordaras, tu estrategia para que Ravenclaw gane la copa este año no funcionará - Bromea tomando su mano, esperando llegar a la cocina, sabe que su novio cocina, le hizo un pastel de chocolate que estaba cuidando recelosamente, hasta por primera vez en su vida le daba penita tener que comerlo - Oh podemos acompañarlo con la torta de chocolate! - Si, chocolate con chocolate, cualquiera vería eso raro pero no era inusual si se conocía a Adrien -Quiero probarla también, esta parece ser una buena ocasión -
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Mar Nov 28, 2017 11:38 pm

Trató de no reírse cuando su novio hizo un pequeño puchero por la forma en que lo había molestado, quiso besarlo pero frenó sus ganas, viéndolo apartando su vista y diciendo que no quería hablarle. Era adorable. En cuanto Adrien le dijo que no lo abrazara si le molestaban sus huesos, él le recordó que no iba a besarlo porque le dolía la espalda, dándole la razón al hacer la comparación. Sin embargo, no podían bromear mucho cuando estaban en el tren, así que esperaron pacientemente hasta llegar a su casa donde ya no importaban los demás, pues no había nadie que pudiese decirles algo por la forma en que se comportaban.

Le sacó la lengua juguetonamente cuando le dijo que no estaba exagerando, así invitándolo a ir con él a la lechucería para poder instalar al pequeño cuervo y que se ambientara a aquel sitio que sería su casa al menos hasta que terminasen las vacaciones. Skus estaba enfadado de que no fuese Francis quien lo iba a visitar, aunque Joshua consiguió ignorarlo bastante bien. A veces eran dos críos peleando por la atención de su padre. Muchas veces, la lechuza ganaba. Pero volcó toda su atención en el pequeño cuervo. — ¿Le hablaste sobre mí? ¿Qué le dijiste? — no pudo evitar preguntarle con curiosidad, acariciándole las alas suavemente.

Entonces regresó al joven que compartía las vacaciones con él, abrazándolo con cariño. Le sonrió cuando le dijo que no tenía que agradecerle. Fue en ese momento que se le ocurrió una bebida que no iba a rechazarle, riendo cuando le dijo que realmente no podría decirle que no. Negó con la cabeza en cuanto le preguntó si no exageraba con la cantidad de chocolate que iba a tener sólo para su novio, correspondiendo a su beso con suavidad y sujetando su mano para empezar a caminar a la cocina.

Eso dices ahora, pero voy a cumplir mi malévola estrategia —bromeó también como si esperase que le creyese que realmente pretendía hacer eso. Salieron de la lechucería cerrando la puerta y caminaron hasta llegar a la cocina, oyendo su plan sobre acompañarlo con la torta, asintiendo con la cabeza, estaba totalmente de acuerdo aunque no era de su especial interés comer demasiado chocolate. — Lindo —lo llamó, y cuando consiguió que lo mirase, friccionó levemente su nariz con la de él, regresando su atención a la cocina.

Encendió con cuidado dos quemadores de la estufa para poner a hervir agua en una tetera y en una olla empezar a hervir leche. No pretendía que fueran bebidas demasiado calientes, pero sí sería agradable, ya que el interior de la casa era bastante más fresco que el exterior. Fue preparando el chocolate que usaría en la bebida de Adrien y sus bombones, además de té para la suya. Mientras esperaba a que estuviera listo, se acercó a él de nuevo. Estaba feliz de tenerlo ahí y más de poder estar juntos a solas, algo que pocas veces conseguían cuando estaban en el colegio, estaba emocionado como un chiquillo.

Lo que hizo a continuación fue colocar una de sus manos sobre su mejilla, acariciándola suavemente con el pulgar. — Baila conmigo —le pidió al final, sujetándole las manos. Le había perdido el miedo a aquello luego de la noche de fin de curso, con toda la práctica que Lévesque le obligó a tener para la gran noche. Para su gran noche. Tampoco es que pretendía un baile demasiado largo considerando que no había música y sólo tonteaban cariñosamente, además de que tuvo que separarse para terminar de preparar las bebidas, llevándolas a la mesita del salón y luego regresar a tomar un par de platos para servir un trozo del pastel. Casi le dolió un poco partirlo luego del trabajo que le dio hacerlo. — Lindo, hay… algo de lo que quiero hablar contigo.

Fueron sus palabras mientras se sentaba en el sofá del que Blesk ya había huido para perderse en el resto de la casa e invitando al tejón a sentarse a su lado. Tomó con cuidado del té rojo que había preparado, habiendo dejado su chocolate frente a su asiento. Se quitó los zapatos para subir los pies al sofá, aún algo inseguro de si quería hablar de ese tema, pero sabiendo que tenía que tocarlo en algún momento. Mejor antes que nunca.

Sé que esto es… difícil, para ti, para… nosotros… Y espero de verdad que no me juzgues… Pero… no quiero seguir el camino de los… tú sabes… de… los mortífagos… —se había dado cuenta hace tiempo. Synnove sólo lo había ayudado a confirmarlo cada vez más, pero se había estado callando todo porque no podía soportar decepcionar a su padre y a Adrien. Pero el tejón le había prometido que podrían hablar con el otro cuando lo necesitaran y ahora necesitaba ser honesto con el chico que quería. — Eso no significa que vaya en contra, sino que... no quiero tomar partido... —le explicó. Iba a respetar lo que Adrien hiciera, pero él no deseaba hacer aquello.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Adrien Lévesque el Lun Dic 04, 2017 3:09 am

Fingió observar el techo del sitio, mordiéndose los labios algo avergonzado por haber soltado aquella tontería, bueno no era tontería pues si le habló al cuervo sobre él y al parecer captó toda su atención en sus palabras, le alegraba que comprendiera la situación, que supiera cómo debe comportarse con Josh, pero expresar todo lo que le dijo en esas semanas que lo tuvo pues hicieron que sus mejillas se sombrearan de rojo - Verás... le hable de un chico que me gustaba mucho, bueno más que gustar que era muy importante para mi pero tenía un ave mensajera muy cruel con él, lo picoteaba y no le hacía mucho caso, de hecho prefería al padre de este chico, así que pensaba regalarle un ave que lo quisiera, que le fuera leal, fiel y amoroso, que lo amara tanto como yo, no me importaba si esta ave bueno me picoteara o se robase mis inhaladores, mientras hiciera feliz a este chico. Le conté como te trataba Skus, como quería que fuera el regalo ideal y me alegra que me escuchara, no puedo quitarle sus mañas pero al menos sé que te quiere y eso me hace feliz - No se atreve a ver a Josh, de hecho le da la espalda como si fuera más interesante un ave invisible pues no estaba observando nada realmente, pero decirle eso requería de mucho esfuerzo, no es que se le dificultase expresar sus sentimientos pues en privado podría ser muy cariñoso pero digamos que le daba mucha vergüenza decirlos tan abiertamente, más aún porque sentía que aquello era algo raro, hablarle a un ave y creer que ésta le entendiese.

Y parece que lo que dijo motivo a Josh pues sintió como le abrazó cosa que le hizo sonreír de inmediato como si su cuerpo estuviera programado para hacer ese gesto cada vez que sentía los brazos de su novio rodearle y transmitirle cariño, por eso decidió besarlo, aquello y la promesa de tener todo el chocolate que quisiera - Oh mon chér si todo el chocolate que me he comido en toda mi vida no me ha engordado dudo que el tuyo lo haga a menos que - Lo mira con falso recelo, luego lo acusa con su dedo mientras finge dramaticamente estar sorprendido - Le pondras una poción para que engorde! Me veré feo! No es una estrategia para que Ravenclaw gane, es una estrategia para decirme que ya no me quieres - Se cubre la cara con ambas manos, estaba aguantando las ganas de reír por lo que le salían sonidos amortiguados que podrían ser sollozos falsos, incluso tuvo que morderse el labio ¡era tan difícil! Podía sentir que casi no respiraba, necesitaba dejar escapar la risa, pero no era el momento, su drama no iba a caerse solo porque no pudiera fingir llorar.

Pero solo basto una palabra para que dejara atrás su drama, bajando sus manos para observar a Josh, le desarmaba cada vez que le decía "lindo" al inicio se oponía porque leyó que los hombres no podrían ser considerados lindos, no eran peluches, ni cachorros, pero al final era un apodo que provocaba cierto calor en sus mejillas, que su corazón se acelerara y hasta quisiera besar los labios de su novio. Sin duda lo dejaba sin defensas, a merced de Josh - uhms ahdt - Si, tan desarmado que no pronunciaba palabra alguna, su reclamo quedaba reducido a balbuceos sin sentidos, más cuando le da una especie de beso de esquimal ¿cómo pretende Josh que finja estar molesto con tales muestras de cariño? Ay, lo que provocaba en él era inexplicable se sentía como la primera vez que hablaron, esa emoción de tener un amigo sin lazos sanguíneos, la vez que le tomó la mano y pensó que Josh tenía sangre de elfo doméstico por tratarlo con tal suavidad, se sintió confortado.

Sus ojos brillaron de emoción y soltó una pequeña risa por recordar eso. Con curiosidad se acercó para ver lo que hacía Josh, quedando su pecho casi apegado a la espalda del Ravenclaw, la diferencia de altura era una ventaja pues tenía una gran vista al chocolate caliente - toujours (1) - Susurra como una promesa, sonriendo mientras bailaban en un ritmo algo descoordinado pero que le resultaba divertido, le gustaba que Josh tomase la iniciativa en bailar, le alegraba que hubiese perdido el miedo a aquella expresión artística corporal ¿quién diría que crearía un monstruo del baile? Bueno exageraba - ¿Te he dicho que me encanta bailar contigo? ¿Cuánto me alegra que perdieras el miedo a bailar? Mira ya eres un profesional - Le halaga mientras rompen el baile, fue corto pero no por eso menos divertido, le transmitía muchas emociones.

Sin embargo la alegría del baile se esfumó, por lo visto era algo serio y Adrien perdió su semblante alegre - Sabes que puedes decirme lo que sea, si algo te preocupa podemos resolverlo juntos - Le consuela, tomando una mano ajena para acariciarla con cariño, dándole apoyo. Pero no estaba preparado para recibir esas palabras, pareciera que le hubieran dado un golpe pues dio unos pasos hacia atrás sorprendido ¿no quería ser mortífago? Lo entendía, no era un camino agradable pero pensó... pensó que si estaban juntos podría ser mejor. Casi no respira pero se obliga a inhalar, no quiere que vea lo que le ha afectado sus palabras - ¿le has dicho a tu padre de ello? - Al menos, se consuela, no le dijo que quería ir en contra del Señor Tenebroso, solo le dijo que no iba a tomar partido en esa guerra - Si esa es tu decisión me alegra por ti Josh - Aunque quisiera que estuviera a su lado, no podía ser egoísta, era la felicidad de su novio, si era lo que quería lo iba a apoyar. Sin embargo le daba un poco de envidia, si el padre de Josh aceptaba eso (porque creía que lo hacía) el suyo solo podría castigarlo por decir esa estupidez, su destino estaba sellado, ni siquiera ha podido confrontarlo con su deseo de estudiar medimagia - Me alegra que no quieras participar en esto, estarás a salvo si no tomas partido - Por mucho que le alegraba, también sentía que se alejaba de él ¿cómo podría aguantar servir al Lord sin Josh? Es como si cada plan que se trazaba en un futuro se rompiera y ¿dónde estaba aquella promesa de que iban a protegerse mutuamente? No lo diría pero se sentía un poco traicionado, ese sentimiento lo confundía, no sabía como actuar - Aunque me has tomado por sorpresa -

Se sentó en el mueble, tomó el chocolate sin importar lo caliente que estaba, necesitaba calmar su ansiedad y ¿qué mejor que con su adicción? El líquido calentó tu sistema que parecía frío, congelado por la idea de sentirse abandonado, no se lo tomó todo, no quería causarse un daño a su cuerpo pero de repente la bebida le supo amarga - sin embargo, soy sincero cuando te digo que te apoyo, si esa es tu decisión - No sabe si lo decía para si mismo, para acallar esa voz que le gritaba que lo dejaban solo, sin opción a escoger, que él también quería ser libre o al menos tener un apoyo - pero yo no puedo salirme de la guerra, debo tomar un partido y temo que sabes cuál es - No suelta la taza, se queda observando los bombones flotar en el líquido dulce, tiene el impulso de hacerse un ovillo pero lo resiste, primero no es su casa, segundo si hace eso demostrará cuánto le afecto la noticia lo cual no es la idea, tercero según su educación alguien de su linaje no se vería bien actuando de esa forma. Debe pensar en frío, calmarse, serenarse - Gracias por decírmelo - Después de todo, ese año separados le mostró que lo mejor era comunicarse, Josh hizo un esfuerzo por expresarlo, así que debía apreciarlo sin importar como se sintiera en ese momento - Esto... ¿no cambiará nada entre nosotros? - Teme hacer la pregunta, su mente le grita que cambiará todo, porque ¿cómo alguien neutral puede andar con alguien que toma partido? Su lógica le indica que aquello no tiene sentido porque la parte neutral tarde o temprano se verá involucrada, una parte pesimista le dice que todo acabará mal y una pequeña parte de él le dice que si quiere que eso funcione debe esforzarse más en volverse un buen discípulo para que el Lord no se fijara en Josh, teme que si haga algo mal su novio sufra las consecuencias por no estar a favor, así que debe entrenar, debe ser un buen mortífago para proteger a quienes quiere, esa es la solución que haya para que Josh tenga un poco de paz, fingir que no hay una batalla, ni una guerra, que no será un mortífago.

_____________________________________________________
(1) A riesgo de sonar como Snape XD dice siempre en francés
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Lun Dic 11, 2017 1:50 am

Al principio pensó que podría hacerle un pequeño drama a Adrien, pero pronto se arrepintió, cuando su corazón se agitó cálidamente en cuanto le escuchó: “un chico que me gusta mucho”, “que es muy importante para mí”, “que lo amara tanto como yo”, eran pequeñas frases que le calentaron el pecho tanto como lo agitaron. La vergüenza lo tomó como presa y volcó toda su atención en las plumas del pequeño cuervo para distraerse y que no le notase el sonrojo del rostro o los nervios que lo tenían cautivo. Cuando consiguió calmarse, se aproximó a él para abrazarlo con cariño, sintiendo los brazos del tejón rodearlo muy pronto.

No es así, tonto —se quejó con él, — es para que Ravenclaw gane y para que no le gustes a nadie más que a mí, así nadie te robará de mi lado —le dijo en un pequeño susurro, como si realmente fuera un plan súper secreto y malévolo para conseguir monopolizar a Lévesque y encima darle la victoria a su equipo. Entonces lo llamó por ese mote cariñoso que le había puesto, logrando que lo mirase y dándole ese pequeño beso de esquimal. Tal y como lo pensó, consiguió tumbarle aquel tonto enfado para dejarlo atontado de forma bastante graciosa.

Se distrajo preparando el chocolate para su novio y su té. Estaba tranquilo finalmente, sintiéndose un poco nervioso cuando el menor se le apegó tanto que sentía su pecho justo en su espalda, haciéndole tener una pequeña sonrisa. Momentos luego ya le estaba pidiendo bailar con él, no era el gran baile del siglo, sólo un rítmico movimiento descoordinado y divertido con el que los dos jugueteaban un poco. Todavía era un mal bailarín, pero mientras sólo Adrien fuese capaz de mirarlo estaba bien. El baile terminó y lo miró atentamente al escucharlo hablando.

Mientes —repuso inmediatamente, — pero eres un tonto muy persuasivo —se defendió de todos modos, como si fuera malo que le perdiese el miedo a bailar. Lo que sí que fue malo fue el siguiente tema que quería abordar, al que le había estado huyendo y que le daba tanto miedo. Asintió con la cabeza al oírlo decir que podía decirle lo que quisiera, aunque no estaba tan seguro.

Apretó su mano con las dos suyas, sabiendo que su efecto en Adrien iba a ser negativo. Odiaba sentir que estaba decepcionando a su novio y lo hacía arrepentirse de su decisión. Negó con la cabeza, no se lo había dicho a su padre porque sabía que iba a reaccionar muy mal, no se atrevía ni a pensar en el tema en su presencia. Sintió que el tejón no estaba siendo del todo sincero con él, a pesar de que lo asegurase. No podía sentarle bien su decisión luego de todo lo que habían pensado, pero era demasiado para él. Él no era así y no quería defender ideales que no eran suyos por un hombre que nunca había hecho nada por él, no le debía nada al Señor Tenebroso.

No, no, lindo —le pidió que lo escuchara, casi agobiado, cuando preguntó si algo iba a cambiar entre ellos. Le sujetó el rostro para obligarlo a mirarle. — Adrien, escúchame: eres una de las personas más importantes para mí, ¿lo entiendes? No pienses que voy a abandonarte, yo… nunca podría hacerlo, no podría alejarme de tu lado, a pesar de que sé que tienes que tomar un partido y yo… yo siempre voy a estar para ayudarte, si necesitas que vaya contigo a algún lugar, o que haga algo por ti, lo haré… Porque mi lealtad no está con ese hombre, está con los míos, contigo… —su voz atropellada y bañada de angustia trató de convencerlo de abandonar la idea de que iba a alejarse porque no compartían ideales. — Haré lo que sea porque estés bien…

Decir eso eran palabras mayores. Quizá más grandes de lo que le gustaría. Pero realmente estaba entregado a su compromiso con el francés, en su plenitud, estaba poniendo mucho en su amistad y su amor. Si Adrien necesitaba que fuese un demonio, lo sería sólo por él. Si necesitaba atacar inocentes, sangre sucia, lo haría por él. No por el Señor Tenebroso. Por Adrien y por su padre, por nadie más. Tanto como por Synnove haría lo contrario. El mundo lo estaba tirando a distintos lados e iba a partirse mientras no decidiese un camino. Pero creía que podía caminar en la cuerda floja, justo en medio de un extremo y el otro.

Se acercó, todavía sin soltarle las mejillas, para besarle los labios con cariño. Entonces lo abrazó, acunándolo en su pecho, dándole espacio para que la espalda no le doliese aprovechando la extensión del sofá. — No dudes de lo que siento por ti, ¿sí? No podré cambiar lo que siento ni siquiera si… —todavía tenía esa duda, ¿cuándo llegaría la prometida de Adrien? Pero decidió callar, apretándolo contra su cuerpo. — No quiero que pienses que… que te estoy abandonando, o que me iré, o que voy a despreciarte… Siempre que me necesites, ahí estaré, sólo tienes que pedirlo… —le prometió, besándole la frente de forma cariñosa. — No quiero tampoco que te lo guardes todo tú solo… Nos necesitamos… te he mostrado que te necesito contándote esto…

Era tan típico de Adrien callárselo todo y fingir que no pasa nada. Hasta que lo que esconde lo desborda y explota como veneno corrosivo que daña todo lo que hay a su alrededor. Ya había ocurrido una vez, explotó y le dijo en la cara que le mentía, le hizo daño a Joshua y éste también se lo hizo al francés. No quería que eso sucediese de nuevo, quería que Adrien confiara en él para tenerlo como su confidente y no guardarle secretos, sino dejar que Joshua los guardase como un secreto para dos. Que le contase lo que le hacía daño y lo dejara consolarlo. Esperaba no estar pidiendo mucho.

Tendremos nuestra… casa con thestrales… y halcones también… Curarás mis heridas y yo te cuidaré… ¿No es lo que soñamos? —sabía en el fondo de sí que esa imagen podría no ser su futuro. Porque al final Adrien tendría que darle su mano a otra persona, algo le decía que no podría desobedecer a su padre en su deseo de darle una buena esposa. Él quedaría relegado a un segundo puesto con las promesas rotas y las fantasías como único acompañamiento. Pero mientras pudiesen soñarlo, mientras estuviesen juntos, parecía posible.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Adrien Lévesque el Lun Dic 11, 2017 3:05 am

¿Cómo es que su día agradable y alegre terminó siendo esta confrontación de su futuro? De decisiones que repercutirían en su vida. Habían estado bromeando, le habló sobre como el cuervo escuchaba atentamente sus historias, luego se lanzaban sus chistes competitivos, haciéndole un falso drama sobre no quererlo más por estar gordo, cuyas palabras de Josh le calentaron el corazón, indudablemente cuando sacaba su lado posesivo le enamoraba más. Y por supuesto terminaron bailando mientras la estancia se llenaba del dulce aroma del chocolate caliente, todo había sido perfecto, un sueño del cual tuvo que despertar.

De todas las cosas que pudo decirle, preguntarle, exteriorizar, solo mencionó la que más le agobiaba ¿Algo cambiaría entre ellos? Y, aunque estaba observando a Josh gracias a que éste sostenía su rostro, sus ojos verdes que tenían matices amarillos se encontraban con los azules como el cielo despejado, como el agua cristalina y calmada, era un oasis pero que reflejaban preocupación por hacer llegar sus palabras hacia él. No se supone que las cosas debían ser así, su novio le confesó algo de gran importancia, supuso que no sería fácil considerando lo que se esperaba de él, Josh tenía la misma carga que él y se supone que debería confortarlo, apoyarlo pero los papeles se invirtieron, su corazón se sintió pesado como si estuviera hecho de plomo puro en su pecho, amenazando con romper su alma mientras se sentía egoísta.

Aún así, con todas esas lindas palabras ¿Valdría la pena? Negó con la cabeza, no era una respuesta a su pregunta interna sino a lo que Josh decía - No, ya tomaste tu decisión - Sintiendo las manos de Josh entre una de las suyas, la que no sostenía la taza de chocolate ¿Cuándo pasó eso? ¿Era tanto lo que estuvo abstraído como para no darse cuenta de esa cercanía? Entonces se dio cuenta que sus palabras sonaban a reproche - Lo siento, no lo quise decir así, simplemente es... -Respira hondo - Si no quieres formar parte de esto no lo formes, no debes estar afuera en quien sabe donde haciendo quien sabe que solo por mi o tu padre, es tu decisión Josh, se te permite ser egoísta. No tienes que preocuparte por mi - Se inclina para dejar la taza en la mesa y apoyar su ahora mano libre, en la unión que mantenían las manos de Josh con la suya. Ya fue su momento de ser egoísta ahora era su turno de hacer ver a su novio que quería lo mejor para él.

-Me complace escuchar que todo entre nosotros seguirá igual - Sin embargo la duda seguía plantada en él, esa vocecilla maligna que se regocijaba en el sufrimiento le decía que nada sería igual. Tal vez se estaba volviendo loco al escuchar voces, ese no era la quid del asunto - Si nuestros planes siguen en pie, entonces solo quédate a mi lado, no me persigas, solo aguarda por mi - Era todo lo que pedía, si iban a formar el futuro en su propia casa, con Thestral, halcones y otras criaturas, Josh no tenía porqué acompañarlo, porqué ser fuerte, solo necesitaba que lo esperase en casa, en ese futuro prometedor pero que empezaba a turbar.

Se dejó inclinar hacia el cálido pecho, apoyando su cabeza ahí, cerrando los ojos mientras escuchaba la respiración ajena, estaba dejándose mimar por Josh y aunque pensaba que volvía a ser egoísta creía que lo merecía por sentir que lo dejaban de lado. Además, Josh no se lo ha dicho a su padre, la realización de ello le trajo un amargo sabor, aquí estaba sufriendo por sí mismo cuando... Lo besa, recibe gustoso el beso, al menos sabe que estará con él, que siguen siendo pareja y que éste no es un beso de despedida sino uno desesperado por hacerle entender que está siendo sincero.

- No lo dudaré, me lo has demostrado. Lamento ponerte en aprietos Josh - Recarga nuevamente su cabeza en el pecho ajeno, vuelve a cerrar los ojos y una de sus manos se apoya en el pecho de su novio al lado de su propia cabeza. Cierra los ojos inhalando profundamente, debería sentirse satisfecho con las palabras que el otro le dice pero la pesadez sigue en su corazón, solo que ahora lucha con el sentimiento de egoismo y envidia, quiere poder tomar una decisión igual, no quiere luchar, cada día que pasa siente que está sellando su destino y lo único que se le ocurre es que si Josh estará a su lado, que sea esperándolo, no luchando porque lo quiere a salvo, al menos tiene la sensación que él puede vivir tranquilo sin tantas pesadillas.

- ¿Planeas decírselo a tu padre? Tienes mi apoyo en esto Josh, se que no lo parece - Susurra sus palabras como si de un secreto se tratara, tal vez estaba dando esa impresión y por eso el ravenclaw estaba diciendo y haciendo todo eso - Pero realmente te apoyo, si esto te hace feliz entonces yo lo soy, en caso que no le digas a tu padre podemos encubrir tu decisión con alguna mentira, todo estará bien. Me acabas de decir que harías todo porque esté bien, entonces vive tu decisión y sé feliz con ella es todo lo que pido, pero de verdad no quiero verte haciendo cosas que impliquen favorecer este bando - y con "este bando" se refería evidentemente a los mortífagos- Se libre mon petit oiseau (1) -

Ríe con suavidad, una risa ahogada entre la alegría y la desesperación - Eso es todo lo que necesito de nuestro futuro, que estés en él de esa forma, que nuestros planes sigan en pie a pesar de todo - Entonces alza su mirada, viendo a Josh desde su posición que es estar apoyado en el pecho ajeno, de alguna forma el otro hace que la diferencia de altura no se note cuando están juntos de esa manera, no es la primera vez que pasa ello, cuando están recostados parecen de la misma altura - Solo te pido un favor, si ese futuro se llega a dar no preguntes lo que hago, lo que me encomiendan, solo abrázame cuando llegue, quédate a mi lado y - Se estira para que sus rostros queden a la misma altura - Bésame - Susurra antes de ser él quien de el paso para sellar esa promesa, besando con desesperación los labios ajenos, la mano que está en el pecho de Josh se cierra en un puño tomando la tela entre sus dedos, arrugándola pero eso no podría importarle en esos momentos, solo quiere que lo bese y que prometa lo que le pidió, no quiere que pelee solo que lo acompañe en silencio porque no quiere que le vea como un monstruo, está seguro que se convertirá en uno de seguir al Señor Tenebroso pero ¿Cómo decirle que no a su padre? Algo en él le dice que esa promesa es crucial para las cosas que se puedan avecinar en un futuro.


______________________________________________________________
(1) Mi pequeña ave
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Miér Dic 13, 2017 2:02 am

Sentía claramente que Adrien no estaba feliz con su decisión, cada gesto, cada mirada, se lo decían y eso lo agobiaba. Quería arrepentirse y decirle que mentía, que era broma, que no quería hacerlo aunque fuese lo que quería. Por eso nunca conseguía hacer las cosas que realmente quería, por querer ajustarse a los moldes que los demás le proponían. Por el miedo que le causaba la decepción en la mirada, por no saber cumplir con los deseos de las personas que quería. Se sentía tan carente de voz, siempre viviendo lo que los demás querían para él.

Bajó los hombros derrotado cuando le dijo que ya había tomado su decisión, negándole arrepentirse de ella. No sabía qué hacer y la ansiedad crecía devorándolo como un cáncer, las palabras de Adrien no lo tranquilizaban. A pesar de que le dijo que iba a seguir todo igual y que lo ayudaría, Lévesque estaba reacio a dejarlo apoyarlo de esa manera, lo miró directamente a los ojos cuando le dijo que le alegraba que todo fuese a seguir igual entre ellos dos, aunque sus ojos contaban otra historia. Lo veía acongojado, totalmente absorto en sus propios pensamientos, se mordió el labio inferior con ansiedad.

Si… si eso es lo que quieres de mí entonces lo haré, te esperaré todo el tiempo que haga falta… Pero tienes que volver… no puedes dejarme solo, te necesito —le dijo, la angustia en su voz había conseguido deformar un poco la inexpresión usual del inglés. Llevaban apenas un par de meses juntos y ya se sentía tan dependiente de él, como si no fueran sólo dos meses sino aquellos seis años que tenían de conocerse los que hablaran por su relación. — Por eso mismo tampoco quiero que sufras y que lo soportes todo tú solo… Sé que es duro, Adrien… —le dijo en intimidad, abrazándolo con cariño.

Lo mimó suavemente, acariciando su cabello y dejándolo escuchar su respiración y su corazón. Sabía que estaban dividiendo sus caminos, pero eso no separaba sus destinos. Todos los caminos llevan a Roma al final, eso es lo que dicen. La duda de decírselo a su padre era más dolorosa todavía, porque Adrien nunca lo había presionado, él sólo lo escuchaba y le contaba sobre su vida. En cambio, su padre sí que había puesto expectativas en él que esperaba que cumpliese, sin saber que era un saco demasiado grande como para que él lo llenase. Lo miró cómo pudo desde su posición cuando le hizo saber que tenía todo su apoyo.

No sé qué hacer, lindo… Siento que estoy caminando a ciegas y tú eres lo único que puedo ver… Todo lo demás parece tan lejano y tengo miedo de equivocarme… —le dijo en un susurro. Tenía miedo, más del que un chico de su edad debería tenerlo de su futuro. Un futuro que a ratos parecía bello y prometedor y en ocasiones era más como un engañoso bosque espinoso del que no saldría ileso. Parpadeó cuando le pidió un favor, lo que quería que hiciera en ese futuro. Cuando lo besa, sellan la promesa cuando sus labios se juntan y él lo rodea cariñosamente con sus brazos, prometiendo no preguntar nada y amarlo sin cuestionarle.

Lo siguió besando, lentamente respirando con la nariz mientras sus labios se movían debajo de los suyos. Le acarició las mejillas y el cabello también llegando hasta cruzar a su espalda. Cuando se separaron, pegó su frente a la ajena, mirándolo directamente a los ojos en silencio. El cariño se reflejaba en los ojos azules, intensos y torturados. Entonces sonrió ligeramente, casi con travesura mientras le daba un pequeño beso de esquimal, rozando su nariz con la ajena en un dulce movimiento cariñoso, queriendo recuperar aquel buen ánimo.

Te abrazaré cuando llegues, me quedaré a tu lado, te besaré y luego te daré chocolate, ¿eso te haría feliz? —le dijo con un tono cariñoso y travieso, queriendo arreglar el ambiente que él mismo rompió. — Quizá en otro orden… qué importa —consideró, besándole la mejilla dulcemente. — Estaré ahí contigo siempre, no tienes por qué dudarlo —le aseguró, jugando con su cabello. Estaba medio acostado contra el brazo del sofá, dándole espacio a Adrien para poder recostarse en su pecho cuando lo abrazó, ahora mirándolo directamente a los ojos. — Sé que suena loco, pero cada día es un poco mejor cuando estoy contigo… Incluso si estuviera a un millón de kilómetros de distancia, regresaría a ti todos los días si pudiera.

Quería que lo supiera, que lo quería a pesar de todo. Dejar de prometerle cosas y sólo demostrarle lo que sí sabía: que lo quería y que iba a estar con él no por obligación sino porque quería estar con él. Tomó cuidadosamente el chocolate para invitarlo a darle otro sorbo, ese día era especial para ellos, con el pecho un poco más libre pero también más pesado. Tenían que aprender a sobrevivir con eso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Adrien Lévesque el Dom Dic 17, 2017 2:14 am

Ambos estaban tensos, comprendía a Josh, no era una decisión fácil y así como el otro quería apoyarlo, él también quería hacerlo, ambos se complementaban y de alguna forma, Josh era su fortaleza, quería ser la fortaleza para Josh también, pero dudando, temiendo, no iba a serlo jamás, así que alzó el rostro y le dedicó una sonrisa, algo vacilante pero era una sonrisa al fin y al cabo, era sincera porque el simple hecho de saber que estaría con él le bastaba, se quería asegurar que Josh no le viese como un monstruo por eso le pidió que no preguntara, además garantizaba su seguridad, mientras menos supiera mejor - Gracias - Susurra, tomando con sus manos el rostro ajeno para besarle con delicadeza los labios - No te sientas mal por tu decisión ¿de acuerdo? Lamento si no reaccioné con alegría pero no me molesta ¿Lo entiendes? Estoy feliz por ti - Apoya su frente con la de Josh - No lo soportaré solo, te tengo a ti ¿cierto? Mientras permanezcas a mi lado y me sigas queriendo eso es suficiente. Lo mismo para mi ¿sabes? Tomar esa decisión no debió ser fácil ¿Desde cuando lo estuviste pensando? Lamento no haberme dado cuenta que tenías ese conflicto tu solo, así que estaré para ti en lo que sea que necesites. No tienes que pasar por las cosas por tu cuenta, yo también estoy para apoyarte y brindarte consuelo - Y eso no iba a cambiar, si Josh le aseguró que su relación iba a seguir entonces su futuro no estaba arruinado, estarían juntos a pesar de todo, cosa que le confortaba.

Besó a Josh varias veces en el rostro, le desalentaba verlo tan perdido, era una persona muy íntegra, muy objetiva y notar que no sabía que hacer le encogía el corazón, así que esta vez fue su turno para acariciarlo, llenarle de mimos, consentirlo porque lo merecía - ¿Con respecto a tu padre? Tarde o temprano lo tendrá que saber, preferiblemente temprano ¿te imaginas que te diga de tomar la marca y en ese momento te niegues? No, eso sería catastrófico, ¿No hay un dicho que... ahm "qui ne risque rien n'a rien"?(1) Tu tienes mucho que ganar Josh y es tu padre será compresivo - Le alienta, claro no le dice que le suelte la noticia al primer momento, pero quiere que sepa que estará ahí. Además Francis se escuchaba como un padre cariñoso, algo distante eso sí a menos que Josh sea como él, que su padre lo presione a tal punto de... No, no podría ser un Alexandre ¿cierto? Pero ¿cómo saberlo? Alexandre y él ocultaban muy bien lo que pasaba dentro de su casa, aunque en realidad su padre no le daba importancia, y si ¿A Josh le pasase lo mismo? Entonces lo estaría sentenciando.

Además, parece que Josh olvidó algo importante - Eres humano - Sí, hablaba como si equivocarse fuera algo malo, pero resulta que tenía emociones, sentimientos y - Puedes equivocarte Josh, si crees que nuestros padres no se equivocaron pues... -Suelta una pequeña risa traviesa, muy leve y de forma amistosa le golpea la nariz con suavidad - Te equivocas - Dice a propósito, quiere que vea su punto - No tienes que ser perfecto Josh porque amo tus imperfecciones, tus defectos - Entonces aventura una mano por debajo de la ropa, justo donde estaba la cicatriz de la quemadura, sintiendo la piel no tan lisa - Amo lo que eres y estoy seguro que tu padre también. Pero lo importante no es equivocarse, sino aprender de ellos, de nada sirve si quedas atascado en el mismo error... Aunque el ser humano es el único ser que cae dos veces con la misma piedra - La otra mano acaricia las cejas ajenas, para empezar a bajar por su rostro, contorneando su silueta como un ciego "ve" a una persona, grabando con su tacto la cara.

Parece que la crisis ha sido superada, al menos él se siente más ligero y espera que Josh también - ¿Sabes? Espero tener más charlas como éstas - Sonríe traviesamente - Porque parece que tengo muchos mimos de ti - Lo dice por ese sentido, y no es que se queje, después de todo está jugando, Josh siempre le da bastante mimos, caricias, besos y abrazos, espera que sea lo mismo de su lado. Aunque hay algo de cierto en sus palabras y es que, han podido hablar su situación, Josh tomó una decisión importante y han podido discutirlo con calma, claro tuvieron que pasar un mal trago pero no se gritaron. Se preguntó si era que su relación estaba avanzando o ellos estaban madurando, tal vez sus propias experiencias, su falta de comunicación los llevó a una pelea, ahora pareciera que ninguno quiere repetir eso. Ah, pero él entonces se sintió atascado, Josh le confiesa eso, pero ¿él? ¿Qué puede confesarle? ¿La animagia? No, no es tan iluso como para pretender que ese secreto no lo sepa, pero espera alargar el tiempo ¿Entonces? Tal vez solo es Josh quien está madurando, él sigue cometiendo los mismo errores y espera no perjudique su relación

Ante cada pensamiento, de forma distraída acaricia el brazo ajeno, en su propio análisis de la situación, arrugando el entrecejo al descubrir que él seguía estancado. Suspira, no vale la pena pensar en eso ¿cierto? - Si pudiera hacer un juramento inquebrantable te diría que no me separaría de ti sea el bando que decidas tomar, te prometería apoyar cada decisión, hacerte comprender tus errores - Es un pensamiento que le vino de repente y sin darse cuenta, pasó por su boca sin filtro alguno, su voz dejó su garganta a medida que su mente pensaba.

_____________________________________________________
(1) El que no arriesga no gana
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Joshua Eckhart el Dom Dic 17, 2017 6:04 am

Correspondió al beso cuando le sujetó el rostro para besarlo, mirándolo después a los ojos mientras lo escuchaba. Estaba Inquieto todavía, pero lo escuchaba, asintiendo con su cabeza aunque no estaba del todo seguro de si Adrien estaba siendo del todo honesto con él. — Meses —fue su única respuesta cuando le preguntó cuánto tiempo llevaba pensando en su decisión. Joshua era de los que pensaban las cosas hasta el último detalle antes de hacerlas o desecharlas por completo, y por ello acababan adquiriendo forma definida. Y estaba acostumbrado a hacer las cosas así.

Le acariciaba en cabello mientras lo dejaba besarle el rostro, permitiendo que lo consintiera en ese momento que tanto necesitaba su cariño. Sabía que tendría que decírselo a su padre, pero no sabía cuándo era un buen momento y mucho menos un buen lugar, sabiendo de partida que era rara la ocasión en que se encontraban. Aunque se preguntaba qué hacía a Lévesque pensar que su padre era tan comprensivo cuando ni siquiera le conocía, sólo esperaba que tuviera razón y no le obligase a nada cuando decidiera decírselo. No sería pronto, de eso estaba seguro.

Joshua sufría un miedo atroz a ser imperfecto, equivocarse no formaba parte de las cosas que tenía aceptado hacer. Adrien, sin embargo, se encargó de intentar que comprendiese que errar era humano. — No quiero equivocarme, Adri —le confesó, suspirando. Se sobresaltó de sorpresa cuando Adrien introdujo su mano dentro de su ropa para tocar sus cicatrices. — Es gracioso que lo digas tú, que siempre pareces tan obsesionado con ser perfecto —en una comparativa, Joshua era más relajado que el tejón, aunque en realidad los dos eran el mismo tipo de persona.

Había que admitir que le gustaba escucharlo hablarle con tanta calma, escuchar que lo amaba a pesar de todo lo relajaba. Lo dejó recorrer su rostro antes de abrazarse a él, escondiendo su rostro entre su cuello y su hombro durante algunos segundos. Era liberador haber podido contarle aquel tema tan delicado sin que se enfadasen o peleasen como ocurrió el año pasado, le hacía ver que no había cometido un error cuando decidió dejar entrar de nuevo a Adrien en su vida. Ambos habían dejado atrás el rencor para tenerse y había sido la mejor decisión que había tomado en todo ese año.

No necesito un juramento inquebrantable… Te creo, creo todo que me has dicho… Gracias por escucharme —le besó la nariz con cariño, pasándole los dedos por entre el cabello. — En mi casa no se permite estar peinado —lo molestó de pronto, despeinándolo juguetonamente, sabiendo que no le gustaba estar despeinado. Aunque entonces lo sujetó con cariño del rostro, besándolo igual que lo besó ahí en el parque, con cierta intensidad mientras sus manos lo mantenían con cuidado moviéndolo a su gusto mientras le mordía los labios suavemente y con cariño, teniendo cuidado de no chocar los dientes en medio del beso.

Cuando terminó de besarlo, sonrió tontamente y lo empujó con cariño, quitándoselo de encima para poder sentarse de forma correcta en el sofá y poder tomar su té para beberlo. Estaba ligeramente sonrojado, pero se recargó en su hombro con cuidado. Era extraño estar así de juntos, aunque pronto dejó la taza encima de la mesa, jugueteando al acariciarle la mejilla con la nariz y acabando por morderle la mandíbula cariñosamente sin hacerle daño, le gustaba jugar así con él en la calma de la tarde, aunque debería ir pensando qué iba a hacer de cenar pronto para no hacerla tan tarde.

Sin embargo, salió de sus pensamientos pasados unos minutos, ya que escuchó repentinamente la puerta abrirse. Le besó la mejilla a Adrien y se puso de pie, sabiendo perfectamente quién era, llevándose la taza que estaba vacía y haciendo ruiditos con la boca hasta que Blesk salió de su escondite y se le trepó por la ropa. — Bienvenido a casa, ¿qué tal el trabajo? —preguntó desde la cocina. La entrada, que quedaba justo frente al salón, permitió que Francis detectase rápidamente la presencia de un tercero en su casa.

Bien, ¿y el colegio? —preguntó, mirando hacia la cocina mientras pasaba a la sala de estar. — Bien —fue la breve respuesta que obtuvo, mientras Joshua regresaba al salón dejando una taza de café y El Profeta frente a un amplio sillón individual donde Francis se sentó. — No me dijiste que vendría alguien —le reprochó a su hijo, dirigiéndole una mirada al jovencito que ya conocía de otras historias tales como “el ataque en el mundial de Quidditch”. — Dijo que no vendría —fue su única respuesta, arqueando una ceja. — Eso no te da permiso de invitar gente —su discusión continuaba mientras el mayor tomaba el periódico y se disponía a leerlo. — Lo siento, ¿va a quedarse hoy? —le preguntó después, caminando al sofá donde estaba con Adrien. — No.

Así de breves eran sus discusiones que no continuó a partir de entonces. Joshua sólo suspiró, sentándose a un lado de su novio. El sofá de Francis se dirigía hacia una de las ventanas y estaba casi completamente de espaldas a su sofá, tal como el de ellos estaba de espaldas al suyo haciendo un rombo con otro sofá y la mesa de centro. Por eso no le preocupó sonreír para él y tomarle la mano, entrelazando sus dedos con los suyos y tomando su taza. En un rato le pediría a Adrien ayudarlo en la cocina para estar a solas en esa habitación, se preguntaba si Francis iba a quedarse a cenar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.960
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 999
Puntos : 768
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Adrien Lévesque el Dom Dic 17, 2017 8:45 pm

Lo suponía, meses pensando en eso y solo le habló cuando ya tenía una decisión. Bueno, era mejor así ¿no? Sí hubiera intervenido tal vez lo hubiera orillado en algo que no quería, lo hubiera encasillado, después de todo era algo que solo le competía a Josh. No se sintió mal porque no le comunicara sobre esa indecisión, con la resolución anterior hasta entendía, era de uno solo, así que nada podía hacer él más que apoyarlo y hacerle notar que equivocarse era de humanos. Le estrujaba el corazón verlo así, tan angustiado por algo que se supone era natural, jóvenes como ellos no tendrían porque sufrir por algo así ¿cuántas veces no leyó sobre los adolescentes cuyas únicas preocupaciones eran conseguir su alma gemela y saber que carrera estudiar? Pero también ha leído sobre personas más jóvenes que ellos que se ven envuelto en una situación similar, en una guerra, una batalla, claro era literatura pero algo de verdad debía tener.

Algo compungido le acaricia el rostro - Tarde o temprano nos toca equivocarnos Josh, pero no puedes vivir con temor por algo que es tu elección, se supone que lo haces por ti, para ser feliz, deberías disfrutarlo - Sonríe, pasando con suavidad el dorso de su mano por la mejilla ajena como si temiera que el otro fuera de porcelana y estuviera fisurado, a la más mínima presión podría romperlo. Aunque se sentía hipócrita, debería seguir su propio consejo y ser feliz con su elección, la diferencia es que su elección no era hecha para su propia felicidad, sino para la de alguien más que gobernaba su vida.

Resopla divertido sin oportunidad de seguir esos pensamientos autodestructivos ¡Su Josh estaba devuelta! Cosa que le alegraba, no perdiendo oportunidad para meterse con él - Es diferente, debo lucir bien para conquistar a una persona - Bromea, sí, su manía por la perfección era diferente a Josh, puede que ambos tuvieran el mismo problema pero lo reflejaban de diferente forma, por su parte él tenía que ser perfecto en porte, vestimenta, al hablar, modales, caminar, al comer, al sentarse, así lo educaron y así actuaba para enorgullecer a su padre. Josh al parecer no tuvo una educación tan estricta pero se esforzaba por ser perfecto para su propio progenitor, ambos queriendo tener un poco de reconocimiento de la persona que era importante en su vida, que le debían su existencia pero sin señal alguna de que estaban logrando su objetivo lo que creó en ambos un sentido de temor a decepcionar a las personas.

Tan parecidos pero tan diferentes.

Negó con la cabeza - Estoy para lo que quieras mon petit oiseau - Feliz de poder ayudarle, de poder aplacar un poco ese temor hasta que el otro le alborotó el cabello. Ah, Josh era el que tenía el privilegio de acariciarlo pero tampoco para que abusara de esa forma, algunos mechones incluso cayeron por su frente y el resto de su prolijo peinado quedó desparramado, algunas puntas salidas de su lugar que daba la impresión de recién levantado o de haber peleado contra el viento, quizás con el cepillo - Eso es jugar sucio Josh - Hace un puchero, para luego cambiar su expresión con malicia, queriendo hacerle cosquillas al otro pero siendo desarmado por el beso, relajando sus músculos y dejándose llevar, cerrando sus ojos para exprimir la última gota de aquel recuerdo, de aquella sensación. Al separarse no supo de sí, solo que terminó alejado del cuerpo de su novio quien se sentó.

Al recuperar la noción de sí mismo, se sentó nuevamente como se debía, pasando un brazo por los hombros de Josh para atraerlo más hacia si, aquello sin duda era felicidad. Tomó su chocolate que ya estaba tibio pero no le importaba, le gustaba el chocolate sea como sea. Observó los bombones aún flotando, tomó uno con la mano y sonriendo observó a Josh - Petit oiseau - Susurra en el oído ajeno para que volteara a verlo entonces coloca el bombón en los labios de su novio, para que muerda solo la punta, está sonrojado por lo que va a hacer pero no tiene tiempo de completar su acción, la puerta se abre y Adrien se pone tieso.

Deja partir a su novio mientras él trata de arreglar su cabello, su vestimenta y sentarse correctamente, con su espalda completamente erguida, solo que estaba nervioso y sonrojado ¿Cómo se le ocurrió querer besar a Josh con el bombón en su boca? Debía calmarse, si tenía visitas entonces no debía dar indicio a algo que se pudiera mal interpretar, aunque fuera verdad, nadie debería saber que ellos tenían una relación romántica.

Tentado a escuchar se obligó a permanecer en su posición, un Lévesque no escucha ha escondidas, así que observó el sitio hasta tener ante sí al padre de su novio. Uhg excelente momento para que apareciera ¿y ahora? ¿qué hacía? ¿Por qué no había un manual para estas situaciones? - Buenas tardes, señor. Lamento si mi presencia le incomoda - Susurra notando todo el intercambio, sabe que así no debe ser una relación entre padre e hijo, pero al parecer a Francis no le interesaba mucho su presencia ahí. También se felicitó por recordar sus modales, hablar sin titubear y portar su expresión calmada e indiferente cuando por dentro se moría de nervios. -Creo que no nos hemos presentado como se debe - Intenta hacer conversación además si no se presentaba iba a quedar como mal educado ¿cierto? - Soy Adrien Lévesque, señor Eckhart - Sus manos temblaban un poco por los nervios.

Solo se relajó al sentir los dedos entrelazados de Josh con los suyos, mirando de reojo hacia donde estaba el padre de su novio, tampoco podría preguntarle a Josh si quería que se fuera, susurrar cuando había más personas era de mala educación. Había notado todo ese intercambio, también deseaba saber si su novio estaba bien o si iría a estar bien, no quería meterlo en problemas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.100
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 674
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.