Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Mala Influencia [Laith]

Adrien Lévesque el Mar Ago 01, 2017 9:03 pm

Agregue la hoja de mandrágora en un frasquito de cristal mientras es bañado con la luz de la luna, junto con el cabello, la cucharita de rocío y la crisálida de polilla. Esta mezcla debe dejarse reposar en un lugar tranquilo y oscuro hasta que haya una tormenta eléctrica.

Bien, eso fue lo que hizo pero no entendió que le había salido mal de la poción. Arrugó su entrecejo mientras leía las indicaciones, era bueno en pociones, uno de los mejores estudiantes que Hogwarts tenía muchos le pedían consejos, pero estaba demostrado que la animagia no solo requería de muchas habilidades, por algo no todos podían serlo. Bien recapitulemos, Hace dos días atrás fue a comprar los ingredientes para la poción de animagia, fue con Circe porque quería saber dónde consiguió rocío virgen, los demás ingredientes eran más comunes, pero ese se le hacía más difícil de conseguir. Cuando le dijo la tienda y le llevó a esta, ya ese problema fue tachado de su lista. Hoy en día se dispuso a realizar dicha poción siguiendo las instrucciones pero curiosamente no le quedó del color esperado, al menos no le explotó encima, no quería sufrir los efectos de una poción mal hecha, ha leído que podría no tener solución, además no quería ser un híbrido animal/humano. Se sentía frustrado porque era la primera vez desde que tenía 8 años que una poción no le salía mal. Volvió a leer las instrucciones pero parecía más sencillo que realizar una poción multijugos.

Tensó como estaba decidió hacer desaparecer todo mientras subía a su habitación a escribir una nota a Laith, no quería volver a molestar a Circe, además quería consultarle también sobre la poción que pensaba desarrollar. Había leído sobre los nutrientes, vitaminas, la alimentación sana y en ésta poción juntaba el díctamo con la sangre de dragón, además de la lavanda, ajo, tomillo, jengibre y diente de león que por supuesto eran muy buenos para la salud. Sin embargo no lograba tener un efecto deseado, había comprado un ratón para darle la poción experimental porque también estudió que estos animales compartían muchos genes con los humanos, eran los más acertados para hacer pruebas. Le redujo la porción de comida y le daba la poción, pero veía que se desnutría más rápido, así que el procedimiento de agregar sangre de dragón, tres vueltas en sentido antihorario mientras agregaba los ingredientes vegetales, esperando combinar sus propiedades dejando el díctamo de último porque no quería una explosión, luego una vuelta en sentido horario... No sirvió ¿eran los ingredientes? Se había asegurado que podrían servir, ninguno poseía cualidades que causaran un desastre y no eran venenosos.

Su segundo intento ese mismo día no era mejor, eso sumándole que la poción para la animagia le había salido mal hizo que escribiera a Laith, era un sanador y una animago, podría orientarle en ambos casos, tal vez a los ingredientes le hacía falta otra cosa, o era el procedimiento inadecuado para que los agentes que deseaba se activaran. Sabía que realizar una poción nueva no sería fácil, ingenuamente creyó que una tan sencilla como esa no sería tan complicada, pero aquí estaba sufriendo. Después de explicarle a Laith algunas cosas, como que no entendía porqué la poción le salió mal y qué podía hacer para extraer vitaminas involucrando una poción. Esperó su respuesta.

El lugar dónde se verían era totalmente nuevo para él, después de todo no salía mucho de la mansión y a penas si conocía muy poco el callejón Diagon. Llegar a Londrés Mágico, bueno a esa parte de Londrés Mágico fue todo un conflicto y casi se pierde, pero aquí estaba, lo había logrado, estaba maravillado por lo asombroso que se veía la ciudad, esperando a Laith sacó su caja de moscas de chocolate para comerlas, estaba sentado en una pequeña banca en aquella zona comercial aunque no era tan pequeña como el Callejon Diagon, había el suficiente espacio para que las personas caminaran sin chocarse.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Mar Ago 01, 2017 11:14 pm

Había despertado tarde y solo en la cama de un hotel, ya rozaban las diez de la mañana y no había hecho nada productivo con su vida. De hecho, haciendo un poco de memoria, la noche anterior no había trabajado y con el propósito de quitarse un poco el estrés de su día a día había llamado a un viejo conocido. Tomó una ducha en la habitación, sin esperar que entonces recibiese la carta de aquel pollo que siempre intentaba atacarlo, al que atendió en ropa interior en la ventana, maravillando al mundo al abrir y mostrarse tal cual era. Horus le traía la carta de Adrien y la leyó recargado en el ventanal con un cigarro en la mano.

Un rápido vistazo a la habitación y encontró un block de notas del hotel para sugerencias y peticiones y escribió en el reverso su respuesta, citándolo en un par de horas en la zona mágica de Londres por supuesto, no se animaba a llamarlo al mundo nomaj. Le quedaba a cuarenta minutos caminando de su departamento así que no era la gran cosa, lo esperaría en una de sus cafeterías predilectas mientras desayunaba algo y luego iría a buscarlo al punto de encuentro. Ató la hoja a la pata del halcón y lo dejó volar de regreso a su dueño, imaginando que debería ir a su departamento a cambiarse de ropa, la que llevaba tenía aroma a alcohol y no le parecía adecuado para un encuentro con el joven.

Al salir, montó en la motocicleta y condujo a través de Londres hasta llegar al estacionamiento donde él y Lindsay dejaban sus vehículos, el coche de la chica y la motocicleta del rubio. Vivían relativamente cerca en direcciones opuestas, el lugar estaba abandonado y nadie nunca cruzaba por ahí, con accesos al mundo mágico cercanos. Llegó a su departamento volando, tuvo que resistirse a la tentación de meterse entre las sábanas a seguir durmiendo a causa de la ligera resaca que tenía encima, pero al cabo de un rato en el que se dio una segunda ducha para espabilar y se vistió fresco para la ocasión.

Al cabo de un rato ya estaba dentro de la cafetería, leyendo las noticias en El Profeta. No se le cruzaba por la cabeza que el niño incluso podría perderse en las calles del Londres mágico. Estaba preocupado las noticias que leía con un gesto cansado. Pronto lo cerró, dejándolo a un costado de su mesa mientras tomaba del café. La cabeza le dolía un poco pero no se sentía especialmente mal, al menos eso pensaba hasta que vio en su reloj que era el momento de salir para encontrárselo. Pidió otro café para llevar, terminando rápidamente el de la taza, y salió del local.

Cuando lo encontró, le pareció más un pequeño cachorro en su primera salida de paseo que un joven casi adulto, lo observó unos segundos en un hábitat extraño, comiendo sus moscas de chocolate antes de soltar una risita, acercándose a él. — Eh, Fluffy —lo llamó por el tonto nombre de mascota que le había puesto. — ¿Perdido? —le sonrió, ofreciéndole del café que llevaba por si quería. Sabía que al niño le gustaba el chocolate, pero no se le había ocurrido comprarle uno, le compraría un helado o algo después. Lo invitó a caminar con un gesto de su cabeza. — ¿Qué hay de nuevo?

Pensaba llevarlo a un sitio más privado para hablar aunque, tras pensarlo bastante, le dio una mirada a Adrien y sonrió con malicia. Él no había comido nada todo el día y ya el hambre apretaba, y tenía precisamente el sitio a donde llevar al pequeño mocoso mapache. Caminó entonces, guiando el camino, bebiendo de su café. A veces era una mala persona que le gustaba meterse con los demás, deshonor sobre él. Con lo fino que parecía Adrien, iba a llevarlo a un local de comida rápida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 579
Puntos : 487
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Dom Ago 06, 2017 4:24 am

Adrien estaba concentrado mirando la gente pasar por el lugar era muy diferente al Callejón Diagon donde parecía estrecho y casi sentía que todos tropezaban con todos, aunque era un sitio muy concurrido el favorito de muchos magos de Londres, pero conocer ésta parte de Londres Mágico era una nueva aventura, era más amplio no parecía que se atropellaban entre sí e incluso le daba la impresión que era un poco más relajante ¿Cómo es qué no conocía éste lugar? Quiso explorar todo pero decidió que era mejor quedarse sentado observando el comportamiento de las personas dejaba relucir sus dotes de guardián pues las veía como si fueran cazadores que buscaban conseguir las Quaffle y anotar en sus aros.

Sentado en aquel banco (en serio, el Callejón debería tener bancos así cree que los únicos lugares que lo tienen son las tiendas y no todas, pero sería más agradable) no sabe bien cual era su destino, anda un poco perdido pero cree que Laith puede verlo cuando llegue. Decidió entonces comer sus chocolates las moscas revoloteaban en su caja y cuando la tenía en la mano pretendían huir pero desde el accidente donde casi ahoga a un compañero así que ha tenido mucho cuidado con éstas. Entonces lo observa acercarse, no se ha dado cuenta cuando llegó realmente pero al estar viendo las personas ha logrado distinguirlo, Laith destaca mucho con sus tatuajes y su cabello rubio.

-¿Fluffy? - ¿Le estaba diciendo que era esponjoso o algo así? No entendía que le veía de mullido pues estaba consciente que su contextura era delgada, no estaba en los huesos no hay que exagerar pero no tenía músculo ni nada por el estilo además comía bastante bien era simplemente su cuerpo que era flaco, el pensaba que Fluffy podría ser para una persona que pudiera ser abrazada o infundiera eso como un osito de peluche - En realidad estaba esperando a alguien - Sonríe divertido cuando le indica que si estaba perdido, la verdad si, lo estaba pero prefiere no decirlo - ¿Por qué me llamaste Fluffy? - Pregunta mientras se levanta de su asiento y le ofrece de sus chocolates, no es de muy compartir esa golosina pero ve incorrecto que él la coma y no le ofrezca al sanador, además fue él quien lo citó.

- Muchas cosas han pasado - Aunque mantenía a Laith casi al día de las cosas - Ahora estoy intentando la poción de animagia pero no me ha salido tan bien creo que es gracias a Merlin que no tengo algún rasgo animal, no sé que pudo salir mal - Explica - Y bueno hay una persona, ehm mi novio - Ante esto se avergüenza, porque sabe que lo ha pensado y ha llamado a Josh como novio pero no es muy dado a decirlo a otras personas, incluso su hermano tuvo que sacarselo con cucharita como quien dice - él no ha comido mucho, tuvimos un año difícil y peleamos, claro ya lo sabes un poco, pero descuidó su alimentación me preocupa no come como antes aunque tengo varios meses, como dos o tres pendiente de él pero simplemente no le da hambre y pensaba en abrir su apetito, hacer que su cuerpo acepte más comida al mismo tiempo de evitar que siga adelgazando más - Expresa su preocupación mientras se dirige hacia el lugar que lo guia Laith.

Al llegar al sitio arruga su nariz por el aroma, huele bien pero no es el tipo de comida que está acostumbrado a comer, se ve que van magos un tanto necesitados y se pregunta ¿está bien? ¿Por qué un sanador quería comer en un lugar así? ¿Están comiendo con las manos? ¡Lo están! ¿Acaso son animales? A lo mejor no les alcanza el dinero para pagar por unos cubiertos - ¿Dónde estamos? - Su rostro no muestra gran expresión, solo una aversión al sitio, no piensa entrar ni comer nada de ahí, no se ve correcto, se ve sucio, la única comida que se come con la mano son las golosinas como las grageas, los chocolates o regaliz, no eso. Quiere salir corriendo de ahí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Dom Ago 06, 2017 10:33 am

No lo estaba llamando “Fluffy” porque fuese esponjoso, algo le decía que aquel joven era tan delgado que no era realmente una opción para ponerse cómodo. Una traviesa sonrisa apareció en sus labios cuando, presa de los recuerdos, su mente lo llevó tontamente a la noche anterior, sí, definitivamente la gente corpulenta era mejor… Sus pensamientos de adolescente hormonal desaparecieron pronto al ver la broma del niño a su pregunta sobre si estaba perdido, y, nuevamente, reparó en el apodo tonto que había usado, encogiéndose de hombros mientras negaba la golosina que le ofrecía.

No me he olvidado que eres mi mascota —le dijo en un tono cariñoso para hacer énfasis en que intentaba molestarlo. Pronto, no obstante, tendría que ponerse serio para escuchar su historia, lo que había hecho últimamente y no le había escrito en cartas. Se preguntaba a veces si era parecido a tener un hermano pequeño su relación con Adrien. — Hmn~… La poción de la animagia es delicada, muy quisquillosa para mi gusto, si la tormenta, si las nubes… Vayamos a un sitio donde me expliques con lujo de detalle qué es lo que hiciste —le sonrió con calma, no había prisa alguna, él al menos no la tenía.

El otro tema era un poco más delicado porque involucraba a un tercero, no era lo mismo que poder decirle todo directamente al enano. Se acarició el cuello, sintiendo algo de ternura por la preocupación del amor juvenil, si tan sólo supieran que el amor no era tan bello como ellos pensaban. Analizó desde varios puntos de vista la situación mientras caminaban a, irónicamente, un lugar donde ellos pudieran comer incluso si a Adrien no le hacía ninguna gracia. Tenía resaca y para la resaca qué mejor que comida basura, si bien los magos no eran muy dados a comerla siempre había un par de locales a los que podrían acceder.

Bueno, verás… Aquí hay dos escenarios, el físico y el mental; en el físico está la opción, como tú crees, de abrirle el apetito con base a suplementos alimenticios, el cuerpo se malacostumbra muy rápido a cosas que le hacen daño… Hay algunas formas que no son muy conocidas aún para poder contrarrestar esos efectos que puedo conseguirte si tú quieres —estaba hablando, claramente, de suplementos alimenticios nomaj. Aquellas pastillas antes de cada comida, por supuesto. — Por otro lado, en el ámbito mental… La falta de apetito puede ser tan sólo un síntoma de una afección mental y/o emocional en algunas ocasiones, las cosas que han pasado en el colegio son tan duras que yo no lo descartaría… —le comentó, tratando de hablar del tema delicadamente.

No creía que Adrien estuviese saliendo con un loco, no al menos sólo basándose en lo que le contaba, pero sí pensaba que podría llegar a ser una pieza de ajedrez importante al final del día. Llegaron pronto a una pizzería cercana, ya que era un local no precisamente caro había gente de todo tipo ahí metida. No es un lugar sucio, es lo primero en lo que Laith se fija al entrar a un sitio a comer, pero sí que es un sitio donde el señorito podría sentirse incómodo. Su cara de espanto y desagrado es tan divertida para el sanador que, casi forzándolo, le pasó un brazo por la nuca y lo intentó obligar a entrar. Adrien iba a odiarlo pero él iba a divertirse mucho, luego se lo compensaría.

Se llama “pizzería” y venden “pizza” —le dijo con una sonrisa traviesa. Viendo su cara de disgusto, notó entonces que no parecía nada cómodo no sólo con el tipo de local sino con la gente que compraba, los menos favorecidos particularmente. — ¿Algún problema, Adrien? —habló con un calmo tono maduro. Podía tolerar muchas cosas, pero no el desprecio hacia los que menos tienen, incluso si sólo se debía a que no quería comer con ellos. Él había sido en alguna ocasión de ese grupo de personas.

Es que lo cierto era que Laith había tomado muchas malas decisiones en su vida y algunas de ellas lo habían afectado más que otras. Sabía lo que era que a uno le mirasen con ese gesto, y por ello es que era el primero en interceder por alguien desfavorecido. Incluso de antes lo hubiese hecho sin pensarlo. El rubio era un hombre tan empático que no podía evitar ponerse en los zapatos de todo el mundo.


Última edición por Laith Gauthier el Lun Ago 07, 2017 5:15 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 579
Puntos : 487
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Lun Ago 07, 2017 4:51 am

Alza una ceja ¿su mascota? Pensaba que era mejor no saber aquello, además era extraño que alguien lo llamara así o le viera de esa forma porque no creía haber hecho algo para ese calificativo, tampoco recordaba cuando Laith lo proclamó como su mascota, como si fuera un perro, un gato, un ratón, un sapo... Aunque Fluffy no le sonaba a un buen nombre para un sapo así que probablemente era uno de los dos primeros animales que pensó ¿Y por qué seguía dándole vueltas al asunto? Tampoco era que se sintiera ofendido (más que nada porque no entendía como se podía ver a alguien como su mascota).

Accedió a ir a un sitio más tranquilo, así que lo siguió pero escuchaba con atención lo que le decía, los motivos del porqué Josh no comía, no dijo nada analizando todo pero también porque quería llegar a ese lugar para hablar con calma. Al verse frente a la pizzería su rostro palideció veía a las personas comer sin modales, como animales una comida redonda que ciertamente se le asemejó a comida de cerdos porque veía que había muchas cosas en ella. Ni siquiera sintió curiosidad por probarlo, solo quería irse de ahí pero al parecer al sanador le hacía ilusión comer en ese sitio - ¿Tenemos que comer aquí? - Ese era su problema, no pensaba alimentarse en un sitio así.

Ajeno a los pensamientos de Laith porque siendo sinceros no sabía leer las expresiones, eso solo le pasaba con Josh y especialmente con Evs pero éste último era por su vínculo de gemelos, parece que mientras mejor se llevaban más se fortaleció al punto de conocerse mutuamente, de estar sincronizados para muchas cosas como para hablar y por supuesto su comunicación con la mirada que pareciera mantener una larga conversación sin palabras. Pero con el resto le costaba, más con Laith que la mayoría eran cartas, es decir no ha podido observarlo y descubrir que facción corresponde a cada cosa porque es de esa manera que sabe como se sienten las personas, no es porque tenga alguna clase de don o sea lo suficientemente empático o intuitivo con ello a pesar de que ha mejorado mucho esa parte con los años por el contacto con humanos que no se comportaban realmente con apatía.

- Podemos ir a otro lugar, un restaurante ¿quizás? - Le indica, no va a entrar a la pizzeria, casi estaba haciendo un berrinche infantil, casi porque le faltaba cruzar los brazos y berrear como un pequeño niño. Pero debe mantener la compostura, hacer eso rompería toda la educación que le han inculcado, educación que le dice que no debe estar en ese sitio, que debe buscar comida real, gourmet, no... lo que sea que sea esa comida redonda con muchos ingredientes que hasta parece una poción.

___________________________________________________________
Leyenda: ¿Sabías que la pizza era la comida de la gente pobre en Italia? El origen de la pizza es incierto pero se dice que empezó como un pan plano y que como la gente no tenía mucho dinero le agregaban ingredientes económicos y los variaban, volviéndose su comida diaria, no había una manera de comer la pizza. Años, décadas, hasta diría siglos después es que se le empezó a poner la salsa y el queso que era, si no me equivoco tradición de Napolés
Off: Resumen, Adri no comerá pizza kidding me
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun Ago 07, 2017 6:25 am

Laith asintió con la cabeza, simple y sencillamente. Quería comer ahí y tenía todas las intenciones de empecinarse en así hacerlo, ¿cómo parecía tan disgustado por algo que nunca había probado? Adrien está comportándose como todo un crío y eso en el fondo le divierte mucho al sanador, todo aquello era un reto a su paciencia y esperaba salir vencedor. A veces el sanador podía llegar a ser la persona más obstinada y cabezota del mundo, ese era uno de los momentos en que realmente le apetecía serlo, el francés deliraba con un mundo en la gloria cuando la vida no era fácil, su deber no era otro que el de enseñarle todos los escenarios.

No, quiero comer aquí, Adrien —usa ese tono maduro y serio del que a veces hace uso, no admitía negaciones como respuesta. — ¿Qué tiene de malo? ¿El lugar, la comida? La comida estoy seguro que nunca la has probado, ¿es el sitio entonces? —y ahí estaba por comenzar ese sermón que iba formándose desde que notó esa mirada. Empecinado en lo que creía, no había otro modo. — No vas a morirte por comer algo que no estás acostumbrado una vez en tu vida… Y, en mi humilde opinión, deberías probar la experiencia, el destino tiene trampas horribles a veces, nunca sabes cuándo vas a ser tú quien no tenga plata de costearse restaurantes —soltó sin filtros, porque estaba seguro de lo que decía.

Laith había comido en los sitios más lujosos tanto como había comido en las calles, apenas sin dinero. Por ello sabía de primera mano que la vida era incierta; su pesimismo lo hacía saber que quizá Adrien alguna vez tendría que aprender a sobrevivir sin el nivel de lujo al que estaba acostumbrado. Era un señorito bastante malcriado. Sentía que era un poco su deber darle lecciones de realidad, no quería dejarlo en el mundo sin armas y menos cuando el mundo no era un lugar fácil para vivir tal y como estaba actualmente. Tenía un par de ideas en mente, enseñarlo a que no todo se haría como él quería era tan sólo el primer paso de ese camino.

Tú eres el que necesita de mí, Adrien… Si en serio me vas a hacer obligarte a entrar, toma esto como mi precio —estaba jugando con fuego, pero a veces el riesgo a quemarse valía la pena. Digamos que al canadiense le gustaba apostar por juegos inseguros, motivo por el que básicamente amenazaba con no prometer ayudarlo si no le cumplía el capricho a él en esta ocasión. No es que fuese un mal lugar, no estaba sucio ni destartalado, es sólo que por sus módicos precios había algunos magos sin mucho capital. También había gente de un nivel socioeconómico normal, pero el enano no parecía tener ganas de fijarse en ellos.

Se llevó una mano al bolsillo, una expresión corporal decidida y obstinada. No es que se hiciese líos por ir a otro sitio, es que no quería responder al capricho de Adrien. A veces, sin motivos aparentes, tenía esos arranques de testarudez, ese era uno de ellos. Probablemente se debiese a que le dolía un poco la cabeza por su estado y tenía antojo de pizza, no podrían matarlo por eso, era natural que de vez en cuando se decidiera casi aferrándose a algo. No entendía por qué Lévesque no aceptaba simplemente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 579
Puntos : 487
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Lun Ago 14, 2017 7:48 am

¿Qué tenía de malo? ¿En serio Laith le está preguntando eso? No discrimina que puede ser para personas que no se costean los mejores restaurantes, es posible que actúe como un niño rico, incluso tenga algunos pensamientos así pero de verdad él puede comer en cualquier sitio, ha ido a las Tres Escobas, a la casa del té de Madam Pattifue, a la heladería, a restaurantes incluso de menor calidad cuyo menú es sencillo. Pero una cosa es eso y otra que ni siquiera se preocupen por el protocolo, la etiqueta y los modales ¿Por qué las mesas no están decoradas como todo restaurant? No tienen ni un mísero mantel, no ve cubiertos y la gente come con la mano, no, no eso está mal. Aunque tampoco es culpa de Adri que piense en eso en éste momento, después de todo antes de entrar a Hogwarts etiqueta y modales fue una de sus enseñanzas, vaya que su institutriz era ruda, una anciana con una cara tan seria como la de Alexandre, cuyas sanciones por no hacerlo bien eran tan exigentes como las de su padre, aún le dolía la mano por escribir los ensayos con aquella pluma de sangre, sin embargo fue tan cuidadosa que no le dejó marca. También recuerda la vez que le ató a una silla para mostrarle la postura correcta de cómo sentarse... Ahora viendo esa gente sin eso, claro no necesitaban memorizar para qué servía cada cubierto o cada copa, hay restaurantes que solo te sirven un juego de cubiertos, pero ¿comer con las manos?

En ese momento miraba a Laith como si le hubiera dicho que Horus murió, estaba casi en estado catatónico. Inhaló, exhaló, creía que Laith hablaba muy en serio cuando le dijo de comer ahí ¿y si le salía una cucaracha? Porque creía que el hecho de no tener cubiertos era porque son muy sucios y las personas prefieren comer con las manos. Torció sus labios, no quería mostrar esa faceta a Laith pero no podía evitarlo a veces las máscaras se adentran en la piel de una persona que al final quedan rasgos de ésta en su propia personalidad. Así que Adrien cuando actuaba como todo niño mimado es porque tenía algo de eso, ahora estaba mostrando ser todo un cínico, prepotente y eso le hizo sentir algo perdido porque le salía tan natural hacer un berrinche por algo tan pequeño.

-Bien entremos - Dice resignado, no solo fue el discurso del sanador, sino que al final era mejor hacerlo en compañía ¿cierto? Pero el sitio le daba tantas nauseas que de repente el buen sabor del chocolate le supo amargo. Alzó su barbilla lo que le hizo ver más alto de lo que era, a duras penas entró al sitio, arrugó su nariz como si oliera peste, pero en ese momento se "calmó" la verdad quería huir, irse de ese sitio, no creía poder soportarlo. No estaba hecho para él, todas sus enseñanzas se aglomeraron la voz de la institutriz junto con la de su padre podrían reclamarle por estar en un sitio así. Esperó a que Laith se sentará en una mesa, cosa que hizo, caminando como si él fuera gran cosa y ese lugar no valiera nada, no podía evitarlo a veces esa muralla también lo protegía, era un mecanismo de defensa que en éste momento le salía como si ese hubiera sido siempre y no el muchacho alegre que saludó hace momentos atrás, como puede cambiar una persona solo por su entorno.

Se sentó en la silla, cruzó sus piernas en todo un gesto de cualquier noble antiguo, más bien como un rey, mientras su espalda estaba erguida, correctamente apegada al espaldar de la silla. Miró a Laith, alzando una ceja, ya estaba ahí como le indicó, estaba pagando un precio muy alto, pero una duda se instaló en él ¿y si el sanador se decepcionaba de él? La decepción, el rechazo era algo que no podía manejar, menos de alguien que podría considerarse apreciado para él, porque el adulto a pesar de solo verse una vez, creó cierto vínculo con él mediante las cartas, era un gran amigo, le dolería si le dijera algo malo o no quisiera saber nada por como se comportaba. Decidió no encararlo, como si ver las paredes, analizarlas y criticarlas mentalmente era mejor, no quería ver los ojos verdes de Laith y notar vergüenza en ellos, por su actitud.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun Ago 14, 2017 10:46 am

Le dolió ver la imagen de sorpresa, casi de angustia, del niño cuando le amenazó finalmente para entrar. El rubio, sin embargo, no quería dar su brazo a torcer, era cierto orgullo de hombre de haber insistido tanto para conseguir algo que al final pensar que daba un paso atrás le jodía. Ah, Laith podía ser tan obstinado a veces. Por suerte es Adrien quien retrocede el paso que ambos necesitan para aligerar la tensión, así que decidieron entrar. Por ese momento quería que Adrien viese un poco de su mundo, no pensaba que fuera demasiado pedir, sentándose en una mesa sin pasar desapercibidos los gestos de Lévesque. Sentía que trataba más con un cachorro malcriado que con un joven casi mayor de edad.

No le agradaban mucho las reacciones del francés, pero en ese momento no se hacía dramas, no era su padre para reñirlo por no comportarse aunque había cosas que por respeto a los demás tenía que hacerle saber. — Puedes culparme de todo, odiarme un rato, pero no incomodes a la gente que está alrededor —lo advirtió, era algo que no pensaba tolerar, el odio a su persona era un tema a veces tan usual que ni le importaba. No era moneda de oro para gustarle a todo el mundo. Pidió una pizza mediana, si el otro quería coger podría, de lo contrario se veía perfectamente capaz de acabarla por su propia cuenta.

Entonces notó que no lo estaba mirando, le huía a su mirada como un animalillo asustado, como si esperase encontrar reprobación o algo parecido en ella. Con una mueca no pudo evitar pensar en lo herido que la reprobación tenía a ese muchacho, él sabía que a veces el rechazo dolía como un infierno, y más porque sospechaba que ese desprecio venía de arriba, de su supuesto pilar que no paraba de aplastarlo. Lo que hizo fue acercar suavemente su mano hasta acariciar la del menor en un gesto cariñoso y casi paternal, pidiéndole sin palabras que alzase su mirada a su rostro y dejase de inspeccionar las paredes.

Cuando consiguió que Adrien lo mirase, lo recibió con una sonrisa. — Vamos a jugar un juego, ¿te parece? Esta comida era mi favorita a tu edad y a día de hoy me sigue gustando mucho… Así que, hagamos esto, tú me dejas enseñarte un poco de mi mundo, y te prometo que antes de separarnos te llevaré al sitio más lujoso al que tengo acceso fácil y rápido —le dijo alegremente, esperando ver si tenía suerte. Lo bueno de ser como él era radicaba en que tenía algunos favores pendientes. A veces se aprovechaba un poco de la gentileza de los demás, era un buen modo de hacer las cosas en su opinión, y sería un detalle para Adrien por hacerlo pasar ese mal rato.

Se preguntó si su plan daría resultado mientras suspiraba, mirando un poco alrededor. No conocía a nadie y suspiró por ello mientras miraba a la mesera que trajo la pizza y el refresco que Laith había pedido. Ni corto ni perezoso con las manos cortó un trozo de la pizza con peperonni y jamón, dos ingredientes sencillos para calmar el hambre, y le dio un mordisco importante sin importarle nada más. Bendita liberación de los dioses comer algo decente después de todo, porque aunque no lo fuera para el menor para Laith era lo más decente del mundo. Era una diferencia en educación y crianza muy importante que no pasaba desapercibida en ninguna situación.

¿Por qué no me cuentas a detalle, mientras tanto, qué hiciste en esa poción tuya? —su pregunta era ambigua con motivo, limpiándose con una servilleta desechable los dedos para tomar el refresco y darle un sorbo. El sanador esperaba que le fuese diciendo los pasos que siguió para hacer la poción de la animagia, sin que oídos indiscretos lo identificaran. Asumía que Adrien no pensaba registrarse y era mejor que fuesen reservados al respecto. Él a veces deseaba no haberse registrado, así que lo entendía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 579
Puntos : 487
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Lun Sep 25, 2017 12:12 am

No sabía como reaccionar, ni siquiera pretendía incomodar a las personas pero ahí estaba, sentado en aquella pizzería que no era su tipo de ambiente. Estaba en una encrucijada porque él era el que se sentía que no encajaba, el incómodo y venia Laith pidiéndole que no hiciera sentir incómodo a los demás comensales pero ¿cómo hacerlo? Esta no era la clase de lugar para él. Tampoco quería hacerlo enojar, se sentía frustrado de que esa situación le sobrepase , sabe que no hay culpables pero no entiende porque tiene que pasar por todo esto cuando bien pudieron haber ido a un restaurante, ni siquiera tenía que ser de lujo pero que sirviera comida de verdad. Solo pudo sentir que Laith se decepcionaba de él, se mordió el labio ¿cuántas personas pensaba defraudar? Era como si estuviera nadando contra una fuerte corriente que al final lo arrastraba alejándolo de las personas, era frustrante por eso había optado por no verle, no quería sentir esa mirada de decepción sobre él.

Pero pudo sentir alguien tomando su mano y sacándolo de esa corriente que lo arrastraba, era como un alivio, claro que todo era metafóricamente pero algo similar se sentía, la mano que lo ayudó era la de Laith, lo observó con sorpresa, alzando su rostro en un reflejo por el asombro, el cual buscó disimular tratando de eliminar un poco de esas emociones que lo rebasaban. Respiró profundamente antes de que le observara con curiosidad - ¿un juego? Uhm no quise despreciar tu mundo es solo... - ¿es solo qué? ¿Qué podría darle de excusa? "Nunca he estado en estos sitios" "Mi padre se enfadaría bastante, aunque bueno lo haría si sabe que salí" "No fui educado para esto" "No acostumbro a ir a estos lugares" ¿Qué podría servir mejor? Prefirió callarse y pensar en aquel juego ¿qué podría perder? - De acuerdo - A pesar de sus pensamientos estaba algo dudoso, era bueno conocer de la vida de una persona que la consideraba como cercana pero no sabe a qué costo lo hará, ya estaba en ese lugar ¿qué otras cosas similares tendría que pasar?

A su olfato llegó el aroma de la deliciosa comida, el queso derretido mientras el otro la mordía, no tenía hambre pero debía admitir que lucía bien lo malo es que la comían con las manos, una comida decente no se comía de esa manera. Optó por ignorar todo eso, trató de fingir que no veía la falta de educación y refinación, se enfocó en la pregunta que le hizo entendiendo la ambigüedad con la que habló, agradecido por eso - Bueno agregué en un frasco de cristal el cabello, el rocío y la crisálida, todo con la luz de la luna, sé que debía ponerse de un color pero simplemente no lo hizo, no entiendo que hice mal si esas eran las instrucciones - Comenta sin dar mucho detalles en los ingredientes, esperando que captara que el rocío era virgen y la crisálida era la de polilla. Además no debería serle difícil, vale que la poción de animagia era compleja pero seguía siendo una poción, él era muy bueno en ello... entonces ¿por qué no le resultó? No es que presumiera de sus habilidades pero era muy consciente de éstas, pociones nunca representó un problema para él y por más que buscó no encontró el error. Era eso lo que le había traído a este momento
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Miér Sep 27, 2017 11:19 am

Supo que tenía que distraer a Adrien y eso fue lo que hizo, tocándolo apenas, un roce familiar que lo trajera suavemente a la realidad. Sólo así podría volver en sí mismo. Le daba quizá hasta pena que el pobre joven ni siquiera pareciese acostumbrado a un gesto cálido, le recordó a un animalillo que al intentar tocar se encoge en sí mismo. Le propone un juego, un simple juego. Más bien es un sistema de incentivos, de premios. Haciéndolo pasar por una experiencia desagradable, lo dejaría tener una experiencia agradable. Muy para su sorpresa, el jovencito había dejado de criticar, incluso se detuvieron esas miradas desagradables, estaba complacido con el resultado.

Oyó los ingredientes que usó, pensando en ello, no le hacía falta demasiado para saber de qué estaban hablando. Repasó los pasos en su mente que le sonaban hasta ambiguos, hacía mucho tiempo no se había visto en un lío semejante. Hace meses fue la última vez que tuvo que ayudar a alguien con algo semejante. — Bien, vamos por partes… Tuviste la hoja de luna llena a luna llena, ¿no? En ningún momento la sacaste, ¿verdad? Las dos noches estaban despejadas y la luz le daba a los ingredientes al mezclarlos… La mezcla debió quedarse en un lugar tranquilo y oscuro hasta una tormenta eléctrica, donde se pondría de color rojo —le dijo más o menos lo que recordaba al dedillo. — No podías mirar ni dejar que le diese luz a la mezcla hasta que la tormenta, como consejo puedes envolverla con alguna tela para aislar la luz —le explicó, a él tampoco le había salido a la primera y eso que un experto lo había estado guiando.

Él seguía comiendo también, sin un solo impedimento, entendiendo el problema con la poción. Probablemente la hubiese perturbado antes de que fuese momento de sacarlo, era un error de principiantes, la mezcla era muy susceptible a los cambios y pudo haber tenido horribles consecuencias si llegaba a beber el resultado. La poción era tan complicada que era por eso por lo que había tan pocos animagos, las posibilidades de que salieran mal eran tan grandes que muchos ni siquiera se atrevían a hacerlo. Era, de hecho, una inteligente decisión.

No bebas nada que no estés seguro que has hecho a la perfección —lo advirtió, le preocupaba un poco dejar a un joven hacerlo todo por su propia cuenta, pero asumía, que Adrien no le dejaría participar demasiado en un proyecto personal tan importante. — Es una poción complicada, no te estreses por un error, no conozco a nadie que la haya conseguido a la primera —tranquilizó, esperando que no se estresara por ello demasiado. No era bueno que se decepcionase por un fallo. — ¿Y la otra poción en que estás pensando? ¿Hay algún avance? —eran los dos temas que tenían que abordar por el muchacho. Luego él tenía una pequeña lista de temas que quería tocar.

En realidad, quería aprovechar el momento para hablar con Adrien un poco de todo. Algunos jóvenes como Adrien le despertaban ese instinto maduro que lo hacía buscar darles una resolución de adulto. Sabía que el francés no tenía una figura adulta en la que apoyarse, quería él ser esa figura para él, era parte de esa necesidad de querer salvar a todo el mundo, el complejo de héroe que lo empujaba a buscar el bien de todo el mundo. Entre todos sus pensamientos comía, no, más bien devoraba su pizza, aún la resaca era un punto importante y al menos comer algo le ayudaría a no morir en el intento de dedicarle su tiempo a Adrien.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 579
Puntos : 487
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Vie Sep 29, 2017 1:54 am

Se removió incomodo y nada tenía que ver con el sitio ¿la hoja de luna llena a luna llena? Tragó grueso, se sentía un tonto por no pensar en ello, aunque ahora que lo pensaba no lo había leído en los libros ¿lo mantenían oculto para hacer más difícil el proceso? De ser así no habría animagos ¿cierto? Pero era imposible que no fueran libros confiables, siendo que ha estudiado el proceso por más de un año, leído inclusos libros universitarios que Circe le prestaba, definitivamente se sentía un tonto, sonrojándose de la vergüenza, ¿cómo pudo olvidar inclusive que la poción tenía que reposar hasta una tormenta eléctrica? Al menos recordaba el hechizo que tenía que hacerse ¿y era el que sacaba las calificaciones más altas en pociones? O Hogwarts perdía calidad o él era un retrasado.

- Uhm... no... - Murmura con timidez, ahora fijando su vista en el desagradable sitio solo para huirle la mirada a Laith, en serio estaba sumamente apenado consigo mismo, frustrado, enojado. Había colocado las manos en su regazo, estrujando la tela del pantalón, deseando que el leve roce del sanador para tranquilizarlo regresara pero no podía depender siempre de él ¿cierto? Sentía que era alguien pesado con el tema, pareciendo que siempre que hablaban era con la animagia cuando empezaba a estimar al canadiense, realmente siempre le daba consejos, lo escuchaba, atendía sus cartas sin importar la hora, estaba aquí con él aunque el sitio no fuera de su agrado, sin duda parecía mucho trabajo tenerle de amigo, pero Laith era tan amable que le brindaba alguna caricia suave que no le hacía pensar en algo más allá de un tacto fraternal, dulce.

- No intentes animarme, Laith, fue un grave error, debería saber que las pociones son muy precisas, he trabajado con ellas por mucho tiempo - puede que sonara exagerado cuando pasaba a septimo año en Hogwarts, pero hacía pociones sencillas antes de ir al colegio, tenía tutores para educarlo en eso, pero sobre todo no se iba a la parte solo práctica sino que realmente podía realizar la magia en los calderos, sin necesidad de una varita y ahora cometer tantos errores le hacían sentirse negligente ¿Así quería ser medimago?

Genial, el hecho que le advirtiera que no bebiera ninguna poción hasta no estar seguro que se hizo de forma correcta le hizo sentir como un sangre sucia que nunca ha hecho una poción en su vida, como la primera clase de pociones que el profesor lo dijo como si uno no supiera, eran reglas básicas que un mago sabía sin necesidad de ser un pocionista, estaba inmerso en la educación. Si, sin duda eso no le ayudó a sentirse mejor, pero agradeció el cambio de tema a su otra poción- No, no hay avance, los ingredientes son muy volubles, estoy intentando con tejidos vegetales y animales que no se han probado nunca, además de mezclarla con sangre de dragón para la regeneración rapida. Según la aritmancia para que las propiedades requeridas de los ingredientes se mezclen correctamente debería darle tres vueltas, lo hice a la izquierda pero no tuve resultados, lo hice a la derecha pero está en lo mismo, estoy experimentando con un ratón que he comprado pero sigue muriendo. Verás, no soy un gran experto en el área pero pensaba en una poción nutricional, que mantenga la dieta balanceada - Murmura, se supone que es un secreto, bueno no tan secreto como la animagia, pero iba a ser un regalo sorpresa así que debía tener resultados pronto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Lun Oct 02, 2017 5:42 am

Por la incomodidad y el sonrojo de vergüenza pudo notar que había más de una cosa que a su coleguita se le había olvidado al momento de crear su poción. No mostró burla, sólo sonrió cálidamente para mostrarle su apoyo, otra vez le estaba huyendo a su mirada. Odiaba cuando le apartaban la mirada. Era parecido a cuando a los hombres más obscenos se les pierde la mirada en los pechos de una chica, pues así de ofendido se sentía él, “¡mis ojos están por aquí!”. También se dio cuenta de que había apartado sus manos, impidiéndole volver a tocarlo para llamar su atención, creyó percatarse de que lo estaba haciendo con propósito, con el propósito de no dejarlo consolarle.

Mírame a los ojos cuando me hables —no pudo evitar reprochar aquello. Estaba dedicándole tiempo y ponía todo lo que estaba en sus manos para ayudarlo, lo mínimo que esperaba era un poco de respeto. — Fue un error y nada más, ¿entiendes? Todo el mundo comete errores, las pociones son precisas, sí, pero el ser humano no lo es —le explicó con un tono sereno, — si te vas a decepcionar tanto por un error, me temo que las pociones no son para ti, están llenas de errores siempre, no eres un profesionista aunque se te den bien en el colegio, no puede mermar tu ánimo tanto —lo riñó suavemente por la falta de ánimo que mostró repentinamente. — Sólo descubriste una forma de no hacer las cosas.

Le hizo cambiar, sin embargo, el tema a otra poción. Ahora sí que sabía cómo hacer la primera así que sólo uno o dos intentos más deberían bastante. Preguntó por avances que no existían. Hizo un largo sonido pensativo, tejidos vegetales y animales, sangre de dragón. Necesitaba saber más detalles, bostezó perezosamente, estirando un poco su cuello haciéndolo crujir. Le había quedado un trozo de pizza que no le apetecía comerse, podría sentirse mal si comía demasiado. Una idea retorcida se le ocurrió, empujándolo en dirección a Adrien para hacerle saber que esperaba que se lo comiese. Era parte de lo que Adrien había aceptado al confirmar que lo dejaría mostrarle su mundo, ¿no? Creía que era una divertida y cruel prueba.

¿Qué tejidos has utilizado? Hay tipos de hierbas que influyen en la sensación de hambre, deberías concentrarte en esas, te escribiré una carta con un listado, yo opino que deberías usar tejidos animales altos en proteína, si dices que no come bien no me extrañará saber que se encuentra físicamente debilitado —iba comentándole, sin prestarle atención si pretendía quejarse con su petición, no iba a darle a opción ni siquiera de negarse. No pretendía que la acabase, con que sólo la probaba se daba por servido. — Tengo formación en nutriología, así que déjame pensar un poco y hoy te envío algunas ideas, ¿de acuerdo? Luego puedes jugar con la idea para mejorarla —eran más bien pocas las prácticas médicas que Laith no conocía.

Se sentía profundamente orgulloso de que pudiese haber alguna idea entre las suyas que lo ayudara. Cuando había empezado sus clases se había encargado de ser el mejor de lo mejor, la crème de la créme. Se había prometido formarse en cada área médica existente y por el momento lo llevaba bastante bien, incluso en medicina forense se había visto involucrado. Laith era así, hambriento de conocimientos, cada tema que tocaba lo absorbía como suyo y lo dejaba escapar en el instante que alguien necesitaba información o ayuda al respecto, todo lo hacía con el único afán de ayudar a los demás, estaba comprometido a ello.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 579
Puntos : 487
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Sáb Oct 07, 2017 10:53 pm

No era tanto el error, podía entender si se equivocaba en una poción nueva que nadie ha hecho, como en el caso de la que pretendía crear, pero en una que ya muchos han sabido realizarla, podría comprender la dificultad pero él no era como los demás, debió hacerla bien a la primera, tal vez era porque dentro de su personalidad estaba ser un perfeccionista o porque el no haber fracaso le podría apegar a su progenitor, siempre buscando satisfacerlo, pensando en Alexandre, por eso debía hacer todo bien. Sin embargo, aquel error demostraba cuán incapaz era de hacer las cosas, el valor nulo que representaba, el que era su presencia.

Miró a Laith cuando este le reprochó, no sabía que podría encontrar en su mirada, la verdad esperaba que no fuera ese sentimiento de poco valor, de baja autoestima, de desesperación, de enojo hacía si mismo - lo siento - Se disculpa porque no era su intención rehuirle a la mirada, sino era un acto reflejo, como esperando un castigo que evidentemente no llegaba porque Laith no era Alexandre, el tono que usaba era como si le hablase a un animal herido, queriendo transmitirle alguna especie de calma que no lograba su cometido, no del todo pero Adrien podría fingir que todo pasó, podría guardarse sus emociones, fue educado para eso. Pareció encogerse en la silla ante el discurso de Laith, asintiendo como si comprendiera todo lo que le dijo, aunque hubo algo que caló muy hondo en él "las pociones no son para ti" Si pociones era lo único en lo que era bueno y no eran para él ¿entonces qué sería lo suyo? Aquello le desconcertó, sera que ¿su padre tenía razón? ¿Lo mejor era ser Inefable? Se mordió el labio, no dijo más, siente que si abre la boca saldrán muchas idioteces que enfadarán al mayor, además que posiblemente descubra sus pensamientos, teme que aquello pase.

Si ya de por sí estaba incomodo al descubrir su error con la poción de animagia, ahora estaba peor al saber que tendría que comer la pizza - ¿hay cubiertos? - Laith nunca le dijo que debía comer como ellos, es decir, con las manos. Simplemente le indicó que comiera lo faltante así que eso pretendía hacer, aunque sentía su estómago encogerse en su sitio, negando aquella comida. Le dio muchas vueltas esperando la respuesta de Laith, mientras tanto hablaban de su segunda poción.

- Usé varios vegetales como el ajo que leí tiene muchas propiedades médicas - Explica, indicando así cada tejido vegetal usado por él, cada parte animal que en realidad no mataba a la pobre criatura, solo eran que si cabellos, garras, algún diente, teniendo cuidado con el animal, incluso unas cuantas gotas de sangre porque su idea no era ser un asesino, ya sus manos tenían sangre ajena como para de paso ser un asesino de animal, tal vez por eso había dejado de comer carne, bueno, seguía comiendo algunos animales pero redujo su cantidad - Me parece perfecto - Esta vez, que le dijera que podría conseguirle alguna información logró que le subiera el animo, solo esperaba que no se diera cuenta que en realidad no ha probado bocado alguno de la pizza
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Laith Gauthier el Mar Oct 10, 2017 7:38 am

El sanador inhaló profundamente y soltó el aire despacio cuando Adrien se disculpó, no estaba dando al objetivo que quería, no sabe cuáles son las palabras mágicas que le hicieran entender al crío lo que quería decirle. Creyó notar, sólo por segundos, cierta consternación dentro de los ojos del muchacho. — Escucha, no eran las palabras para lo que quería decir… —trató de resolverlo, de corregirlo de alguna manera. — Sólo quiero decir que esta es una práctica muy delicada, ¿entiendes? Sólo imagina que estás en un sitio donde tú eres el médico designado, te equivocas en una poción, ¿vas a sentarte a lamentarte? No, vuelves a intentarlo, y con menos tiempo, ¿comprendes mi punto? Nadie necesita más de ti que tú mismo, tienes que confiar en lo que haces y tenerte paciencia —le explicó.

Era fácil decirlo pero difícil aplicarlo, él lo sabía. Laith era uno de los principales ejemplos de que se podía, así que estaba seguro que Adrien podría conseguirlo. Quería que el chico entendiese que aunque era peligroso equivocarse, tampoco podía demonizarse sólo por un error. Negó con la cabeza cuando le preguntó si había cubiertos, uno no comía pizza con tenedor y cuchillo. Quizá podría arreglárselas para conseguirlos, bien conocido era que la pizza muchas veces se acompañaba de espagueti, pero no se lo iba a decir. Podría descubrirlo solo o arriesgarse a comer con las manos, era divertido verlo así de inquieto.

Escuchó cada uno de sus ingredientes, algunos le convencían más que otros, había muchos ingredientes que no pensaba que fueran adecuados o que podían cambiarse por otros mejores. Pensó que podría inventarse algunas recetas y decírselas a Adrien para que las probase, a ver si alguna le funcionaba. Sólo quería aquello para poder marcharse de ahí y hacer otras cosas, tenía ideas planeadas para llevar a cabo ese día. — Quiero llevarte a mi departamento, ¿sabes? Quiero mostrate algo —le dijo, mas no dio mayores detalles al respecto. Sólo siguió esperando con paciencia, sin moverse mientras esperaba que el muchacho diese ese bocado a la pizza que tanto estaba esperando.

Adrien era un chiquillo listo, así que imaginó que se las arreglaría. Cuando fue suficiente tortura, Laith sacó algunos galeones para pagar por la pizza y se levantó para salir del local. No iba a aparecer en su departamento y tenía otra parada antes de llegar, así que comenzó a caminar sacando su cajetilla de cigarrillos y llevándose uno a los labios para encenderlo, aunque lo llevaba en la mano contraria a donde Adrien se encontraba, así como exhalaba el humo para el mismo sitio. No quería que se enfermase por su asma debido al humo. Caminaron entre algo de conversación hasta el momento en que llegaron a su calle, desolada como siempre, encaró a Adrien.

Saca tu varita y atácame —le pidió, lanzando la colilla del cigarrillo a un costado, esperando. — Esto es importante, atácame, si te dicen algo por hacer magia fuera del castillo responderé por ti —repitió, sin dar mayores razones. Insistiría todo lo que tuviera que insistir hasta que Adrien pronunciase cualquier sílaba de hechizo con la varita fuera. En ese preciso momento, acortó distancias con él, sujetándolo por la muñeca y de un solo movimiento ocasionó que Adrien le diese la espalda y soltase la varita. — En realidad quiero mostrarte dos cosas. La primera es que la magia es útil, sí, pero es más útil la habilidad —dicho aquello, lo soltó. — No puedo enseñarte todo en un día, pero me interesa que sepas algunos movimientos sólo por si te hacen falta —lo miró, esperando que entendiese su punto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 25
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.750
Lealtad : Neutral
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 579
Puntos : 487
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier

Adrien Lévesque el Sáb Oct 14, 2017 12:16 am

Trató de entender lo que Laith le decía ¿Confiar en sí mismo? ¿Cómo eso le iba a ayudar a solventar un error? No estaba seguro de lo que le quería decir más allá de que errar era de humano y que no debería darse por vencido, o eso creía que todas esas palabras significaban, pero si confiaba en él al momento de hacer una poción o es que ¿era engreído? Se le daba fatal estas cosas de identificar sus rasgos y todo lo que tenía que ver con la persona, al final solo creía que hacía bien pero le salía mal y ¿debía confiar en lo que hacía? - Creo... que entiendo tu punto - Pero en realidad no quiere pensar más en eso, siente que de seguir dándole vueltas le dolerá la cabeza, prefiere quedarse con su interpretación de intentarlo y no derrumbarse.

- Yo no veo lo divertido - Musita, no iba a comer la pizza con las manos ¡absolutamente no! - Ya vengo - Se levanta para dirigirse al baño, se lava las manos varias veces hasta que siente que podría tocar comida con ellas, aún así llamó a su elfo doméstico, pidiendo el favor que le trajera un tenedor y un cuchillo de su casa. No tardó ni cinco minutos Perry era eficaz en su trabajo, se desvivía por atenderlo, algo que apreciaba. Cuando salió del baño traía consigo los cubiertos, se sentó de forma elegante, empezó a picar la pizza cosa que le costó cuando llegó a la masa, ésta era crujiente y algo dura por lo bien cocinada que estaba, sin embargo no perdió la compostura, comiendo como toda persona de la realeza, llevándose trozos precisos y justos, tomando una servilleta cuando sentía sus labios sucios. Pero esperando que no se le notara el desconcierto cuando probaba esos sabores juntos, no era una mala combinación, lastima que era comida para pobres.

- Uhm claro - Comenta limpiándose la boca, dejando con un gesto delicado la servilleta encima del plato, los cubiertos los guarda en su pequeño bolso que carga consigo, llamenlo paranoico pero siempre carga un pequeño kit de emergencia más que todo por su enfermedad. Se levanta de la silla - Yo podría haber pagado - Comenta al observar los galeones en la mesa -¿qué es eso? -Pregunta al notar el cigarro, no cree que sea algo de magos, no que el sepa pero ¿cuál era su experiencia con magos? Solo fiestas, reuniones, las clases y algunas salidas de compras.

Siguió a Laith con algo de timidez, no sabía dónde se encontraban, pero nuevamente no era alguien que saliera de casa. Ladeó la cabeza observando la calle hasta que se detienen -¿eh? ¿que te ataque? Pero... - Aunque diga que se hará cargo no está seguro, no es que dude de las habilidades del sanador, es un adulto y bueno él era alguien patético en duelos - Rictu.. - Pero ni terminó el hechizo cuando sintió que le volteaban, cerró los ojos por el leve malestar de la posición, involuntariamente buscó safarse de aquel agarre hasta que soltó la varita por el dolor en su muñeca - ¿Qué fue eso? -(1) Abriendo sus ojos sorprendido, al ser soltado, se sobó su muñeca, moviéndola para amenizar el malestar. Luego recogió su varita -¿me vas a entrenar? - Pregunta sin entender a dónde quería llegar, aunque si le ayudaba en duelos, bueno estaba de acuerdo con eso - Espera, ¿esto no es muggle? - Pregunta algo horrorizado, no quería nada que ver con muggles, si alguien se enteraba, si su padre se enteraba... El pánico cubrió sus ojos que rápidamente compuso intentado que no se notara sus pensamientos -Sé que no soy bueno en duelos, necesito aprender de eso no... técnicas muggles - Dice con una voz suave, sabe que Laith es susceptible a esos comentarios, por eso trata de sonar no tan despreciativo.

________________________________________________
(1) Lo dijo en francés... me da pereza buscar la frase en concreto XD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.650
Lealtad : Ambigua
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 546
Puntos : 411
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t4368-adrien-levesque-relaciones#68716 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4369-mi-diario-cronologia#68721 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4359-adrien-levesque-id#68627

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.